(2013-04-16) PREVENCION DE ACCIDENTES INFANTILES (DOC)

1,697 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,697
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
490
Actions
Shares
0
Downloads
35
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

(2013-04-16) PREVENCION DE ACCIDENTES INFANTILES (DOC)

  1. 1. PREVENCIÓN DE ACCIDENTES INFANTILES Lourdes Craver * Sandra Martínez * Cristina Areta * Inés Pérez * *EIR enfermería familiar y comunitaria
  2. 2. Están mundialmente reconocidos los derechos de los niños. Entre ellos se encuentran el derecho a crecer en libertad, a una identidad, a ser niños, a una educación, a protección y socorro… Simplemente por esta condición de niños no pueden velar por sus derechos, por lo que los adultos, principalmente los padres, serán los encargados de que estos derechos sean respetados y llevados a cabo. Para esto hay que tener en cuenta una serie de situaciones consideradas de peligro para el menor, que se explican a continuación. CAÍDAS Uno de los problemas que se encuentra en los niños cuando empiezan a moverse son las caídas. Pueden caerse de la cuna, por lo que siempre, los barrotes de ésta tendrán la altura y separación entre uno y otro adecuadas para que el niño no pueda saltarlos ni tampoco meter la cabeza. Es recomendable no dejar juguetes o peluches grandes dentro de la cuna porque el menor podría subirse. Para evitar las caídas, otro aspecto a tener en cuenta es que nunca dejaremos al bebé solo en la mesa o en la cama cuando estemos cambiándole el pañal. Deberá comer en una silla adecuada e ir correctamente sujetado cuando lo llevamos en el carrito. BAÑO Otro lugar de la casa que se considera de riesgo es el baño. Las pautas a seguir para actuar correctamente cuando se baña a nuestro hijo son estas: • Comprobar la temperatura del agua. Si no se tiene termómetro, con el codo será suficiente. • Tener cerca todos los objetos que se va a necesitar antes de que el niño esté dentro de la bañera. • No dejar jabones o cosas pequeñas en el agua que el bebé pueda tragar. • Una vez metamos al niño en la bañera no lo dejaremos solo nunca. VENTANAS Y ESCALERAS Cuando el niño ya camina encontramos otro tipo de peligros como son las ventanas o balcones y las escaleras. Hay que saber que los niños son curiosos y si se tienen ventanas o balcones abiertos intentarán asomarse. Por eso cuando hay un menor en el domicilio habrá que tenerlos cerrados. También se tienen que cerrar las puertas que dan a las escaleras. Nunca dejar objetos en los que puedan subirse (como una maceta o un taburete) cerca de las ventanas o balcones. Tampoco dejar este tipo de objetos en las zonas donde suele estar el niño porque puede subirse y caerse del propio objeto (por ejemplo, de una escalera pequeña).
  3. 3. HERIDAS En cuanto a la prevención de heridas, tenemos que tener en cuenta los objetos de decoración (jarrones, floreros,…) ya que se pueden caer y romper y se pueden cortar, así como plantas que puedan resultar peligrosas como pueden ser los cactus, dado que se pueden pinchar con ellos al tocarlos. Por lo que habrá que tener cuidado de dónde los colocamos y donde juegan los niños para evitar posibles accidentes. Así mismo, tendremos que tener precaución y estar atentos si juegan a saltar en los sofás o camas, porque se pueden caer y sufrir traumatismos. QUEMADURAS Otro sitio en el que tendremos que tener especial atención y tomar precauciones es en la cocina, ya que hay muchos objetos que les pueden llamar la atención, como utensilios de cocina (cuchillos), electrodomésticos (lavadora, lavavajillas). A la hora de cocinar hacerlo siempre que sea posible en los fuegos de atrás para evitar que los niños puedan llegar y colocar los mangos de las sartenes y cazuelas hacia dentro para que no puedan volcar y provocar una quemadura. Por todos los peligros presentes en la cocina, se recomienda que los niños no jueguen en ella. Además de heridas, los niños pueden quemarse con líquidos calientes (sopa, agua caliente, café…) con estufas, radiadores, velas, cerillas, mecheros, plancha, etc. por lo que procuraremos no tenerlos al alcance de los niños y tener cuidado cuando vamos con líquidos calientes para no tropezarnos con ellos. CHOQUES ELÉCTRICOS También tomaremos precauciones con los enchufes, ya que les suelen llamar la atención y tienden a meter los dedos en ellos, por lo que se aconseja tenerlos protegidos y tapados para prevenir choques eléctricos. INTOXICACIONES Son frecuentes las intoxicaciones accidentales en los niños, ya que suelen llevarse todo a la boca para probarlo y aprender a través de este sentido. Por esto hay que prestar especial atención a los productos de limpieza, pinturas, medicamentos…. No dejarlos a su alcance y no cambiarlos a otros envases distintos y no mezclar distintos productos para evitar así accidentes, ya que son sustancias peligrosas.
  4. 4. ATRAGANTAMIENTOS Los niños pasan gran parte del día jugando y para ello utilizan juguetes y otros objetos. Explorar aquello que les resulta nuevo: lo miran, lo tocan… pero también se lo llevan a la boca. Por este motivo se les debe prestar especial atención para evitar los atragantamientos. A la hora de elegir juguetes para los niños, se buscarán aquellos que no contengan piezas pequeñas que puedan ingerir y les causen problemas para respirar, deben ser adecuados a su edad, que no contengan sustancias tóxicas, comprarse en tiendas oficiales y de confianza, que cumplan con las normas de seguridad. Para ello, hay que fijarse que contengan el símbolo “CE” (Comunidad Europea). No solo los juguetes pueden causar atragantamientos. También pueden suponer un riesgo otros objetos pequeños que suele haber en todas las casas, y que deberán mantenerse lejos del alcance de los niños. Las agujas, alfileres, chinchetas… Estos objetos además les resultan atractivos porque muchas veces son de colores, y además del riesgo por ingerirlos, también existe riesgo de lesión por pinchazo. Los globos también pueden llamar su atención por los colores y existe riesgo de que los coman cuando están deshinchados o los fragmentos que quedan cuando se explotan. Más elementos a evitar son las monedas. Son algo cotidiano que los pequeños ven utilizar a sus padres. Los niños también aprenden por imitación y les gusta hacer lo mismo que los mayores pero no es conveniente dejarles monedas para que jueguen porque pueden tragarlas. Se debe prestar atención a las cadenas de los chupetes. No ponerlas alrededor del cuello, mejor sujetarlas con una pinza en la ropa. En ocasiones, la cadena se trata de una cuerda con bolas u otros abalorios. En este caso habrá que asegurarse de que no se sueltan ya que el niño podría ingerirlas. En caso de poner pulseras, collares, brazaletes o amuletos a los niños: se deben poner en zonas que no se puedan enganchar al cogerlos en brazos, cuando ellos se mueven o juegan, asegurarse de que no les aprietan ni les hacen daño o posibilidad de causar alguna herida. Si los adornos contienen objetos pequeños, deben estar bien asegurados para que el niño no pueda soltarlos e ingerirlos. Los frutos secos son alimentos que pueden resultar peligrosos para niños menores de 5 ó 6 años. Son de pequeño tamaño, duros y pueden tragarlos sin masticar de forma adecuada. Lo mismo ocurre con las aceitunas u olivas, ya que pueden tragarlas enteras, sin masticar y olvidar que contienen hueso. También se deberán evitar los caramelos duros. Las bolsas de plásticos son peligrosas por el riesgo de asfixia que pueden conllevar. No se debe dejar a los niños que jueguen con ellas ya que podrían meter la cabeza dentro. Es conveniente anudarlas antes de tirarlas por si el niño las coge.
  5. 5. EN LA CALLE Los niños también deben salir a jugar a la calle y relacionarse con otros niños. Hoy en día existen parques con suelos de goma, con columpios de plásticos duro, de esquinas redondeadas, situados en un entorno seguro alejado de las zonas de tránsito de vehículos… Aún así, siguen existiendo riesgos que se deben evitar. Se debe vigilar de cerca a los niños cuando juegan en los columpios y toboganes porque son altos para ellos y una caía puede ocasionarles un traumatismo importante. Enseñarles a no tirarse de cabeza de los toboganes, a pasar a una distancia prudente de un columpio si está en movimiento… Al caminar por la calle, es muy importante ir enseñando al niño normas de seguridad vial para los peatones: parar al llegar a un paso de peatones, cruzar con el semáforo en verde, mirar a ambos lados de la carretera asomándose con cuidado antes de cruzar. Cuando todavía son pequeños, cruzar de la mano de los adultos. Se considera que no son capaces de cruzar la calle con la suficiente seguridad hasta los 8-9 años. En caso de que esté jugando con un balón y se caiga a la carretera, el niño no debe salir corriendo tras el balón. Es conveniente que avise a un adulto para que vaya a buscarlo. Si el niño va a salir a realizar deportes en la calle, por ejemplo, bici o patines, debe ir bien protegido. Usar siempre el casco, es la mejor forma de que una caída leve no se convierta en un traumatismo importante, e incluso rodilleras y coderas. Las dimensiones de la bici y los patines deberán ser acordes a su edad. En caso de jugar a fútbol o baloncesto, las porterías y canastas deben estar bien ancladas al suelo para que no puedan caer encima de ninguno de los niños. PISCINA En España, según las estadísticas anuales de la OMS (1996-2000), los ahogamientos representan el 13% de las causas de mortalidad infantil por lesiones (0-14 años). Los más vulnerables son los niños varones de 1 a 4 años y los lugares comunes donde ocurren los ahogamientos son: bañeras, piscinas, estanques, arroyos, lagos o ríos y el mar. Si hay inmersión, la conciencia se pierde a los 2 minutos y el daño cerebral irreversible se produce tras 4-6 minutos, con una mortalidad del 50%. La prevención es el arma principal que tenemos para reducir esta mortalidad. Debido a la rapidez con la que un niño puede ahogarse (puede ocurrir en segundos), no hay que perderles de vista en ningún momento y debemos tener en cuenta que puede ocurrir con sólo unos centímetros de agua. Los manguitos y flotadores no sustituyen la vigilancia de un adulto. Algunos consejos que permiten que los niños lo pasen bien y disfruten con seguridad en la piscina o el mar son los siguientes: - Enseñarle a nadar y bucear. - No dejarle solo y asegurarse de que alguien pueda verle en caso de que necesite ayuda. - No bañarle en áreas no autorizadas y respetar las señales de seguridad de la piscina y de advertencia sobre el estado del mar:
  6. 6. • Bandera verde: baño sin peligro. • Bandera amarilla: baño peligroso. • Bandera roja: prohibición de baño. - Utilizar cremas protectoras solares, con factor 15 o superior, aplicarla 30 minutos antes de la exposición al sol, cada 2h y después de bañarse. - Protegerle los ojos con gafas de sol. Los rayos del sol pueden lesionar su piel y ojos produciendo quemaduras y cáncer. Son también importantes las siguientes instrucciones: - No meterse bruscamente en el agua. Hacerlo de forma progresiva, sobre todo después de las comidas, de tomar mucho el sol o de un ejercicio intenso. Esperar por lo menos dos horas para bañarte después de comer. - No te lanzarse al agua en zonas desconocidas, con poca profundidad, desde una altura elevada o donde pueda haber piedras o ramas. Tampoco tirarse de cabeza sin haber comprobado antes la profundidad del agua, ya que podría ocasionar una lesión grave en la cabeza o espalda. - Tener cuidado de no chocar con personas que están en el agua y evitar bucear o saltar en aguas turbias donde puede no verse a otros nadadores y objetos. - No beber alcohol ni drogas si se va a nadar. Alteran el nivel de conciencia y disminuyen los reflejos. - No te alejarse demasiado pues pueden agotarse las fuerzas para realizar la vuelta. - Si se hace de noche o hay un empeoramiento del tiempo con nubes, riesgo de tormenta, salir del agua. - Evitar el baño en ríos, lagos y pantanos. Puede haber corrientes internas, pozas y plantas acuáticas que nos atrapen o arrastren. - Usar chaleco salvavidas siempre que se suba a una barca o se haga algún deporte acuático. CALOR Y SOL Normalmente, un individuo sano tolera una variación de su temperatura interna de aproximadamente 3 ºC sin que sus condiciones físicas y mentales se alteren de forma importante. A partir de 37 ºC se produce una reacción fisiológica de defensa. Las personas mayores y los niños muy pequeños son más sensibles a estos cambios de temperatura.
  7. 7. Una temperatura muy elevada produce pérdida de agua y electrolitos que son necesarios para el normal funcionamiento de los distintos órganos. Algunos de los problemas de salud que pueden surgir por exposición a temperaturas excesivas son: • calambres • deshidratación • insolación • golpe de calor (con problemas multiorgánicos que pueden incluir síntomas tales como inestabilidad en la marcha, convulsiones e incluso coma). Por todo ello, es necesario concienciar a los niños para prevenir los efectos negativos del calor excesivo provocados por una respuesta insuficiente del sistema termorregulador. Consejos para evitar el calor: 1. Bebe frecuentemente agua o líquidos sin esperar a tener sed, salvo si hay contraindicación médica. Evita las bebidas alcohólicas, las muy azucaradas, el café y el té, que favorecen la deshidratación. 2. Refréscate con una ducha o, simplemente, mójate. 3. Haz comidas ligeras que te ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, zumos…). 4. En el exterior protégete del sol: Busca la sombra, cúbrete la cabeza, usa ropa ligera y de color claro en la mayor parte del cuerpo y un calzado fresco, cómodo y que transpire. Cuida tu piel con protectores solares adecuados y utiliza gafas con filtros ultravioleta. 5. Reduce las actividades físicas intensas al aire libre y durante las horas más calurosas y en su caso extrema las precauciones. 6. En casa, baja las persianas cuando el sol incida directamente sobre las ventanas y no las abras cuando la temperatura exterior sea alta. Refresca el ambiente con ventiladores y sistemas de refrigeración, siempre con un uso racional de los mismos. COCHES En España, según las estadísticas anuales de la OMS, las principales causas de mortalidad infantil por lesiones (0-14 años) son los accidentes por vehículos a motor. En las áreas urbanas, la mayoría de las víctimas son peatones. En este grupo, los niños y los ancianos son los más vulnerables. Es importante trabajar la educación vial con ellos.
  8. 8. - Se le debe explicar al niño el daño que pueden producir los coches y demás vehículos, y que por lo tanto debe cruzar una calle agarrado de la mano de una persona adulta hasta que sea mayor. - Se le debe enseñar los diferentes símbolos y colores de los semáforos. - Desde pequeños deben aprender que en una moto el casco es la línea que separa la vida de la muerte, por si en el futuro montaran en ese tipo de vehículo. - Cuando monten en bicicleta deben usar siempre casco, pues es la mejor forma de que una caída menor no se convierta en una lesión cerebral importante. - Dentro del vehículo hay que exigir al niño que lleve el dispositivo de retención específico para su edad y explicarle su utilidad. Bajo ningún concepto puede un niño ir en los asientos delanteros o en brazos de un adulto. El niño no puede ir suelto en el coche y siempre deberá utilizar las sillitas o dispositivos de retención homologados y adaptados a cada uno. Reglas de oro - No bajar la guardia en los trayectos cortos. En los trayectos de casa al colegio es donde se acumulan el mayor número de conductas de riesgo. - Nunca llevar al niño en brazos. - Los niños deberán viajar en sentido contrario a la marcha el mayor tiempo posible. Si se puede hasta los 4 años. - Los arneses o el cinturón no deberán ir retorcidos, ni holgados, ni doblados. - El SRI debe ir perfectamente instalado. No debe moverse. La mejor opción es el anclaje mediante el sistema Isofix. - Jamás coloque una sillita con el airbag conectado, sobre todo si está instalada en sentido contrario a la marcha. - La cabeza del niño nunca debe de asomar por encima del respaldo de la sillita. Si esto ocurre indica que es preciso pasar a otra del grupo superior. - Los padres deben dar siempre ejemplo, poniéndose siempre el cinturón.
  9. 9. Sistemas de Retención Infantil (SRI) Al igual que los adultos nos ajustamos el cinturón, en ellos el cinturón o arnés les debe quedar ajustado, sin holguras y sobre el hombro. La banda diagonal del cinturón ha de pasar por la clavícula sobre el hombro y bien pegada al pecho, mientras que la banda ventral ha de quedar lo más baja posible sobre la cadera. Si la banda del hombro toca el cuello o pasa bajo el mentón, el niño debe seguir utilizando un asiento elevador. Nunca se debe ir con la banda debajo del brazo o detrás de la espalda. A la hora de comprar un SRI: - Debemos tener en cuenta edad, altura y peso del niño. - La silla siempre ha de estar homologada, busca la etiqueta con la E que te indicará para que vehículos es válida y el peso de los niños que pueden utilizarla. - Prueba la silla que estés pensando adquirir con tu hijo y valora su comodidad y adaptación, garantizando así que acepte ir atado. - Comprueba que la silla se adapte perfectamente al asiento de tu automóvil y a los cinturones de seguridad. - Solicita que te expliquen las instrucciones de instalación y valora positivamente las que sean más sencillas. ¿Hasta cuándo debemos llevar a nuestros niños con un SRI? Obligatorio: Niños con altura inferior a 135 cm (aproximadamente 12 años). Recomendable: Hasta los 150 cm es recomendable que los menores sigan utilizando S.R.I homologados a su talla y peso.
  10. 10. DIRECCIÓN GRUPO PESO EDAD CONTRARIO A LA MARCHA 0 Hasta 10 kg 1 años 0+ Hasta 13 kg Aprox. 18 meses 0-I Hasta 18 kg Aprox. 4 años I De 9 a 18 kg De 1 a 4 años EN SENTIDO DE LA MARCHA I-II De 9 a 25kg Aprox. De 1 a 7 años I-II-III De 9 a 36 kg Aprox. De 1 a 12 años II-III De 15 a 36 kg De 4 a 12 años Lo que dice la ley Menores de 12 años con estatura inferior a 135 cm: Asiento delantero: Prohibido, salvo que utilicen dispositivos homologados al efecto. Asiento trasero: Obligatotio utilizar SRI adaptado a su talla y peso. Menores de 12 años con estatura igual o superior a 135cm: Asiento delantero: Pueden utilizar cinturón de seguridad de adultos. Asiento trasero: Indistinto SRI homologado adaptado a su talla y peso o cinturón de seguridad para adultos. Por todo lo anterior se hace indispensable que se incrementen las acciones preventivo-educativas ya que los accidentes no son tan inevitables ni son tan accidentales. La única forma de prevenirlos es saber cuándo pueden ocurrir, y actuar en este sentido, por lo que la PREVENCIÓN de los accidentes y lesiones debe de estar enfocada en los ámbitos donde se producen los mismos.

×