NiÑEz Bien Nutrida Parte 4 Lactancia

4,154 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
4,154
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
17
Actions
Shares
0
Downloads
109
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

NiÑEz Bien Nutrida Parte 4 Lactancia

  1. 1. Lactancia materna Indicaciones para comunicadoras y comunicadores La leche materna constituye, por si sola, el mejor alimento y la mejor bebida que puede darse en forma exclusiva a un niño o una niña hasta los seis meses y con otros alimentos hasta los dos años. Los niños alimentados con leche materna son más inteligentes, contraen menos enfermedades y están mejor nutridos que los que reciben otros alimentos. La lactancia con biberón, especialmente en las comunidades de bajos ingresos, representa una grave amenaza para la salud y la vida de millones de niños y niñas, por las dificultades para asegurar una higiene adecuada. El primer requisito para que la lactancia sea exitosa es que la madre reciba información completa, eficaz y amable de parte del personal de salud para que pueda tomar una opción libre. Esto le dará confianza en que puede amamantar a su hijo. En seguida necesita recibir estímulo y apoyo familiar y social, en especial del esposo o compañero y de la familia, pero también de la gente amiga, de los grupos organizados de mujeres que dan apoyo madre a madre para la lactancia y la crianza, de los medios de comunica- 55 Lactancia materna
  2. 2. ción y de las organizaciones patronales en los sitios de trabajo. De este modo se favorecen las condiciones sociales que hacen posible la práctica de la lactancia materna: nutrición, salud, apoyo en las tareas del hogar, mensajes sociales a través de los medios y cumplimiento a la legislación laboral. Actualmente en el mundo y en Colombia, muchas instituciones que prestan servicios de salud a madres e hijos están trabajando para convertirse en “Instituciones Amigas de la Mujer y la Infancia”, IAMI, lo cual significa instituciones que apoyan la lactancia materna, que ofrecen atención integral a las madres, niñas y niños y que mejoran la calidad de la atención que se les presta. La iniciativa IAMI se desarrolla a través de una metodología que le permite al personal de salud prestar un servicio integral con calidad y calidez. Consiste en cumplir 10 pasos que contemplan: 1. Disponer de una política institucional en favor de la atención integral a madres, niñas y niños. 2. Capacitar a todo el personal de salud en la manera de implantar esta política. 3. Educar y orientar a las gestantes y a sus familias en todos los aspectos de la gestación y el parto. 4. Ofrecer la posibilidad de un parto atendido con calidad, sin intervenciones médicas innecesarias en un ambiente de intimidad y respeto, favoreciendo la presencia del compañero, esposo o una persona querida para la madre. 5. Brindar ayuda práctica y efectiva a las madres en el posparto inmediato para que puedan poner en práctica la lactancia materna y los cuidados del recién nacido. 6. Favorecer la lactancia materna exclusiva y sin horarios. 7. Procurar el contacto permanente madre-hijo durante la estancia hospitalaria. 8. Eliminar el uso de chupos, biberones y leches artificiales. 9. Conformar grupos comunitarios de apoyo a la lactancia materna y a los programas dirigidos a prevenir enfermedades prevalentes de la infancia. El fomento a la lactancia materna es una de las líneas de acción del Plan Nacional de Alimentación y Nutrición cuyo liderazgo está bajo la responsabilidad del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF. Toda madre tiene derecho a recibir información precisa, veraz y oportuna sobre la manera de alimentar correcta- mente a sus hijos e hijas. Esto significa aprender cómo dar lactancia 56 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  3. 3. materna en forma exclusiva los primeros seis meses y cómo iniciar otros alimentos para complementar la lactancia hasta los dos años. En Colombia, el Ministerio de la Protección Social, las entidades territoriales de salud, las EPS, ARS, ESE, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF y ONG que trabajan por la nutrición, conocen la Iniciativa IAMI y pueden brindar información acerca de la manera de poner en práctica los 10 pasos. Los siguientes contenidos básicos pueden contribuir a con- seguir una lactancia prolongada que favorezca una infancia salu- dable. 57 Lactancia materna
  4. 4. Contenidos básicos 1. Una mujer que amamanta a su hijo o hija le proporciona el alimento más adecuado para su normal crecimiento y desarrollo físico, cognitivo y afectivo. 2. Los recién nacidos, incluyendo los prematuros sanos, deben comenzar a recibir leche materna en el transcurso de la primera media hora después del parto. 3. La leche materna es el mejor alimento y la mejor bebida que deben tomar los niños y las niñas como único alimento, desde su nacimiento hasta los seis meses de vida y deben continuar recibiéndola hasta los dos años, acompañada de alimentos complementarios sanos. 4. La succión frecuente del pezón ejercida por la boca del bebe, estimula la producción de leche materna en cantidad suficiente para satisfacer las necesidades del lactante. Es la regla de oro para la producción de la leche “A mayor succión, mayor producción”. Los líquidos suministrados a la madre ayudan a mantenerla hidratada y a calmarle la sed, pero no son los que causan directamente la producción de la leche. 5. La alimentación con biberón da sensación de llenura por lo cual el niño o niña dejan de mamar o succionar el pezón y se rompe la regla de oro, es decir se interrumpe la producción de leche. Adicionalmente, cuando no se usa agua potable o hervida ni elementos higiénicos para preparar los teteros la contaminación puede ser causa de enfermedades graves y de la muerte del niño o la niña. 6. La leche materna contiene múltiples elementos de defensa (células, anticuerpos y sustancias inmunes) que hacen a los niños y niñas más resistentes a las infecciones. 7. Durante la lactancia, las mujeres necesitan apoyo por parte 58 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  5. 5. de los agentes de salud y de la familia para resolver dudas y problemas que se les puedan presentar y para que tengan el tiempo y la tranquilidad de llevar a cabo una lactancia exitosa y prolongada. Información complementaria 1 Una mujermás adecuado apara hijo o hija le crecimiento el alimento que amamanta su su normal proporciona y desarrollo. • Dar de mamar es algo que la mayoría de mujeres puede hacer pero requiere de apoyo familiar y social. • El acto de amamantar favorece el establecimiento de un vínculo afectivo entre madre e hijo que les permite interac- tuar con sintonía, conocerse y aprender con amor. • La vida moderna ha hecho que algunas mujeres suspendan precozmente la lactancia, reemplazándola con alimentos de inferior calidad nutricional, lo que contribuye a la desnutrición y enfermedades en la población infantil. • En los lugares de trabajo se debe proporcionar el tiempo y el ambiente necesarios para que la mujer amamante a su hijo o se extraiga la leche para llevar a casa. Algunos países disponen de normas legales que apoyan a la mujer lactante en el sector laboral. Es necesario que las mujeres las conozcan y exijan su cumplimiento. • El esposo o compañero y la familia tienen la responsabilidad de compartir las tareas domésticas y de la crianza, de modo que la madre pueda dedicar su tiempo a la lactancia y cuidados del recién nacido. 59 Lactancia materna
  6. 6. 2 Los recién a recibir la leche materna en el transcursodeben comenzar nacidos, incluyendo los prematuros sanos, de la primera hora después del parto. • El recién nacido sano debe empezar a mamar en la primera media hora después del parto. Iniciar la lactancia materna durante este periodo estimula la producción de leche en la madre y le evita hemorragias. • Todas las instituciones que atienden partos deben crear las condiciones para el alojamiento conjunto de la madre y el hijo y así facilitar el inicio exitoso de la lactancia materna. • Existe la creencia equivocada de que el calostro o primera leche no se le debe dar a los niños. El calostro es bueno para los recién nacidos, porque contiene sustancias que contribuyen a protegerlos contra las infecciones más comunes, les proporciona energía y además ayuda a limpiar el intestino. • El recién nacido no necesita líquidos o alimentos adicionales mientras baja el calostro o primera leche. Solamente se requiere que la madre e hijo o hija permanezcan juntos. • Las madres gestantes y en lactancia deben recibir en forma cálida y respetuosa, información completa y veraz sobre la lactancia materna y permitírseles que opten libremente por ella. Sus decisiones deben ser respetadas. 3 La leche maternaniñoselymejor alimento yúnico alimento, desde deben tomar los es las niñas como la mejor bebida que su nacimiento hasta los seis meses de vida y deben continuar recibiéndola hasta los dos años, acompañada de alimentos complementarios sanos. • La leche materna es el alimento más completo porque proporciona al lactante todos los nutrientes y los líquidos que 60 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  7. 7. necesita desde su nacimiento hasta los seis meses de vida. El agua que contiene la leche materna es suficiente para satisfacer las necesidades de líquidos de un lactante, incluso en climas cálidos. • A partir de los seis meses, es necesario complementar la leche materna con otros alimentos y líquidos (ver capítulo: “Alimentación del niño y la niña menores de dos años”). • Las madres que trabajan fuera del hogar pueden extraerse la leche para suministrarla al niño o niña, teniendo presente recomendaciones tales como: lavarse las manos con agua y jabón antes de extraerse la leche, depositar la leche en un recipiente bien lavado (puede ser un frasco de biberón) y conservarla tapada en un lugar fresco. La leche materna no requiere ser calentada y al suministrarla se debe utilizar una taza o un vasito bien limpios (el frasco del biberón es solo para envasar la leche extraída pero no se debe dar con chupo). • La leche materna constituye una importante fuente de energía y de sustancias nutritivas y contribuye a proteger a niños y niñas contra las enfermedades durante su segundo año de vida. Además, los ácidos grasos esenciales que contiene la leche materna, mejoran el coeficiente intelectual y favorecen el desarrollo del sistema nervioso el cual se completa hacia los 2 años de vida. 4 Laproducción de leche la boca del bebe en el pezón, estimula la succión frecuente de materna en cantidad suficiente para satisfacer las necesidades del lactante. • Dar de mamar al niño o a la niña cada vez que lo desean, estimula la producción más abundante de leche materna y facilita el recambio continuo de leche lo cual evita que se acumule y que los pechos se hinchen o duelan. 61 Lactancia materna
  8. 8. • Es importante saber colocar a los bebés en la posición correcta para amamantar con el fin de evitar un mal agarre del pezón lo que ocasiona fisuras y dolor. • Dar al niño preparados de leche en polvo para lactantes, leche de vaca, agua u otros líquidos para “completar” la lactancia materna disminuye la producción de leche de la madre, porque se rompe la regla de oro de la lactancia que dice “a mayor succión mayor producción”. Esto ocurre porque al calmar el hambre y la sed con el tetero, el niño o la niña no mama con la frecuencia necesaria para estimular la pro- ducción materna de leche. La reducción de la cantidad de leche materna que toma el lactante trae graves conse- cuencias para su estado nutricional y su desarrollo cerebral. 5 La leche materna hace a los niños y niñas más resistentes a las infecciones. • La leche materna contribuye a proteger a los lactantes contra la diarrea, la tos, el catarro y otras enfermedades comunes de la infancia. Contiene elementos y sustancias de protección inmunológica tales como anticuerpos, células blancas, sustancias antivirales, etc. Esta protección se inicia con el calostro y llega a su máximo nivel cuando el niño o la niña toma solamente leche materna durante los primeros seis meses de vida. • Frecuentemente ocurre que se suspenda la leche materna cuando una niña o un niño está enfermo, ya sea porque la madre lo decide o porque algunas personas se lo recomien- dan. Esto no es aconsejable porque la leche materna proporciona elementos y células de defensa que protegen contra las enfermedades así como nutrientes que facilitan la recuperación. 62 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  9. 9. 6 La alimentación amamantamiento y puede ser la madrede abandonar el con biberón induce al lactante y a causa a enfermedades graves y de la muerte del niño o la niña. • El empleo de un biberón/tetero para alimentar al lactante puede inducir a abandonar por completo la lactancia materna porque desestimula la succión y disminuye la cantidad de leche producida por la madre, pero adicionalmente, porque los orificios grandes en los chupos imponen menos esfuerzo a la acción de succión por lo cual el lactante se acostumbra más fácilmente al chupo. De otra parte, el esfuerzo de la succión del pezón ayuda a desarrollar los músculos que tienen que ver con la fonación y el lenguaje. • La alimentación con tetero puede ser causa de enfermedades como la diarrea, si no se hierve el agua y se esteriliza el biberón y el chupo en agua hirviendo, antes de cada toma o si se deja el tetero al contacto con el medio ambiente (objetos, suelo, moscas, etc.). De otra parte, las leches artificiales producen la cáries dental del lactante y el niño pequeño. Esto puede presentarse en menor grado con la leche materna. En todos los casos los lactantes deben ser controlados en odontologia. • En las comunidades que no disponen de agua potable, un lactante alimentado con biberón tiene una probabilidad 25 veces mayor de morir como consecuencia de las diarreas que un lactante alimentado exclusivamente con leche materna durante los primeros seis meses de vida. • La leche de vaca o los preparados de leche en polvo, pueden provocar retardo en el crecimiento cuando se les añade demasiada agua “para hacerlos rendir”, o cuando se dejan a temperatura ambiente y se dañan rápidamente. La leche materna puede conservarse a temperatura ambiente durante ocho horas en clima frío o templado y entre 4 y 6 horas en climas cálidos, sin que pierda su calidad. 63 Lactancia materna
  10. 10. • En las comunidades de bajos ingresos, el costo de la leche de vaca o de las fórmulas de leche para lactantes (conocidas como leche de tarro), sumado al de los biberones/teteros, chupos y combustible para hervir el agua, puede llegar a re- presentar de un 25% a un 50% de los ingresos de una familia. 7 Durante la lactancia, lasymujeresfamilia paraapoyo por dudasde los agentes de salud de la necesitan resolver parte y problemas que se les puedan presentar y para que tengan el tiempo y la tranquilidad de practicar una lactancia exitosa y prolongada. • La mayoría de madres tienen la capacidad de producir suficiente leche para alimentar satisfactoriamente a sus niños o niñas durante los primeros seis meses de vida. Desarrollar esta capacidad requiere de algunas condiciones: tener confianza en si misma, alimentarse bien, mantenerse hidra- tada, amamantar frecuentemente a su hijo o su hija durante el día y la noche (de ocho a diez veces en 24 horas) y tener el tiempo y la tranquilidad para hacerlo. Por esto es necesario que reciba el apoyo de las personas que la rodean. • Algunas mujeres tienen dudas sobre su capacidad para amamantar a su hijo o hija o sobre la manera de poner en práctica la lactancia. La familia y el personal de salud pueden ayudarles a resolver sus inquietudes, enseñándoles la posi- ción correcta para amamantar, la extracción manual de la leche, la forma de darla con taza o vaso y cómo resolver problemas frecuentes. Con esto se logra transmitirles la con- fianza de que son capaces de producir suficiente leche de buena calidad y amamantar al niño o la niña sin problemas importantes. • En caso de pezón agrietado, congestión de los senos o bajo peso de la madre, ella debe acudir al personal de salud o a una madre con experiencia de lactancia exitosa, para que reciba ayuda y no suspenda la lactancia. 64 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  11. 11. • Cuando la lactancia ha sido interrumpida, la madre puede reiniciar y amamantar con éxito a su hijo o hija, colocándole nuevamente el seno cada vez que el niño o niña demande alimentos. Recuérdese la regla de oro de la lactancia por la cual la succión del bebé hace producir la leche. • Para lograr una lactancia exitosa y prolongada, la mujer puede seguir las siguientes indicaciones: - Colocar al niño o niña al seno de tal manera que su cuerpo este vuelto hacia el de la madre (“barriga con barriga”), su cara frente al seno y la cara de la madre y el pezón y la aréola (la parte oscura que rodea el pezón) se introduzcan lo que más se pueda en la boca del lactante. Así se obtiene una posición correcta y se evitan el mal agarre y las grietas en el pezón. - Alimentar al niño o niña sin horario, según sus necesidades; la succión frecuente estimula una producción abundante de leche. Una vez se establece un equilibrio entre la oferta y la demanda (lo que ocurre después del primer o segundo mes) se logra mantener un volúmen casi constante de leche lo cual favorece una cierta regularidad en las tomas del alimento. Esto lleva a que sean los mismos niños o niñas quienes establecen sus propios horarios. - Dar de mamar de los dos senos en cada sesión pero vaciando plenamente el primero antes de pasar al otro. Esto permite aprovechar los nutrientes en su totalidad ya que la leche del comienzo de la mamada es muy rica en azúcares y la leche del final rica en grasas. También ayuda a prevenir los desórdenes estomacales que a veces se presentan cuando solo se toma la leche del comienzo y el exceso de azucares no puede ser bien digerido por el intestino del bebé; también ocurre que al dejar de tomar las grasas de la leche del final el bebé no se sienta “lleno” y 65 Lactancia materna
  12. 12. esté demandando frecuentemente el seno (recuérdese que las grasas dan sensación de saciedad o llenura). - Las madres deben alimentarse bien y tomar la cantidad de líquido que necesiten para calmar la sed y mantenerse hidratadas. No hay que tomar abundante líquido para estimular la producción de la leche porque según nuestra “regla de oro”, la leche se produce por acción de la succión del pezón. - Cuando un niño llora después de ser alimentado al seno, no siempre es porque ha quedado con hambre. El niño tiene otras necesidades que hay que atender. Puede ser señal de que el niño necesita recibir mayores cuidados y de que le tengan en brazos más a menudo. - Pregunte si en su hospital, clínica, puesto de salud o institución se favorece la lactancia materna y solicite ayuda. Usted tiene derecho a ser informada y a recibir apoyo para la lactancia materna. 66 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  13. 13. Alimentación del niño y la niña menor de 2 años Indicaciones para comunicadoras y comunicadores La inadecuada alimentación y las frecuentes enfermedades que padecen las niñas y niños en el mundo, son las principales causas de su muerte. La Organización Mundial de la Salud, OMS, estima que en los países con menor desarrollo, cerca de 54% de las muertes de niñas y niños menores de cinco años están asociadas con desnutrición. Desde el primer momento en que los niños y las niñas prueban los alimentos, la cantidad y calidad de lo que consumen influirá en el resto de sus vidas, tanto en su salud, como en los hábitos alimentarios que perdurarán hasta la edad adulta. Qué, cuándo, cómo y en qué cantidad comen los niños, muchas veces significa la diferencia entre la vida y la muerte. En algunas culturas se da preferencia a la alimentación del niño varón, o se cree que los niños comen más, determinando que la niña no reciba los alimentos necesarios para su buena salud y normal crecimiento, con graves consecuencias para ella, para la familia y la sociedad que integrará en el futuro. 67 Alimentación del menor de 2 años
  14. 14. La nutrición de madres y niños está estrechamente ligada. La malnutrición infantil a menudo comienza en el momento de la concepción (cuando ocurre en una mujer mal nutrida) determinando el bajo peso al nacer y de allí en adelante el mayor daño nutricional se ejerce en los dos primeros años de vida. La desnutrición crónica (cortedad de talla para la edad) es con frecuencia irreversible. Para asegurar que las nuevas generaciones tengan una vida activa y productiva, es fundamental asegurar su buena alimentación. Para la mayoría de las familias la buena alimentación de los niños y las niñas menores de dos años, no exige recursos adicionales a los que disponen normalmente, pero sí exige que se reconozca la importancia de su alimentación, se conozcan las pautas que se presentan a continuación y se pongan en práctica. En Colombia el Ministerio de Protección Social, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y la Fundación Nutrir, con el apoyo de OPS, elaboraron y produjeron las “Guías alimentarias para los niños y niñas menores de 2 años”. Se puede preguntar por ellas en las Secretarias de Salud y en el ICBF. 68 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  15. 15. Contenidos básicos 1. Desde que el niño o la niña nacen, hasta los seis meses de edad, deben tomar leche materna como único alimento, para lograr su óptimo crecimiento y para evitar las enfermedades. 2. A los seis meses de edad, además de la leche materna, el niño o la niña deben comenzar a recibir comidas blandas (no líquidos ni caldos) para iniciar el aprendizaje de la masticación, ejercitarse en la deglución de otras consistencias y obtener mayor cantidad de nutrientes. 3. A partir del primer año los niños y niñas pueden comer de la misma comida de la familia. Entre los siete meses y los dos años, se debe agregar una pequeña cantidad de aceite o grasa vegetal a la comida de los niños y niñas para enri- quecerla con la energía necesaria para su crecimiento. 4. Entre los seis meses y los dos años de edad, los niños y niñas tienen mayores necesidades nutricionales para su creci- miento y desarrollo. Por eso necesitan comer cinco veces al día, aumentando progresivamente la cantidad de alimentos en cada comida. 5. Antes de darle los alimentos al niño o a la niña, la persona encargada debe lavarse las manos, utilizar utensilios limpios y agua potable, para evitar enfermedades como la diarrea. Los alimentos que sobran de ninguna manera se deberán guardar de un día para otro, porque se descomponen fácil- mente y pueden producir diarrea. Los alimentos deben ser preparados con agua potable o previamente hervida. 6. La madre, el padre y la familia tienen la responsabilidad de asegurar que los niños y niñas coman bien, por lo cual deben suministrarles los alimentos con paciencia perseverancia y amor vigilando qué comen y cuándo comen. Es importante 69 Alimentación del menor de 2 años
  16. 16. que madres, padres y cuidadores/as se entrenen en pautas y prácticas de crianza que faciliten la comprensión de las necesidades e intereses de la niñez y estimulen la interacción afectiva. 7. En las guías alimentarias para la población menor de 2 años se encuentran con mayor detalle las indicaciones para una alimentación correcta. 70 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  17. 17. Información complementaria 1 Desdedeben tomar leche materna como único alimento, para edad, cuando el niño o la niña nacen, hasta los seis meses de lograr su óptimo crecimiento y para evitar las enfermedades. • La leche materna proporciona a los niños y niñas todos los alimentos nutritivos y el agua que necesitan desde su nacimiento hasta los seis meses de edad. Por eso, si la mamá interpreta que su bebé tiene sed, es suficiente con que le ofrezca más leche materna. • La mayoría de madres tienen la capacidad de producir suficiente leche para alimentar satisfactoriamente a sus niños o niñas durante los primeros seis meses de vida. Desarrollar esta capacidad requiere de algunas condiciones: tener confianza en su capacidad de amamantar, alimentarse bien, mantenerse hidratada, amamantar frecuentemente a su hijo o hija durante el día y la noche (de ocho a diez veces en 24 horas) y tener el tiempo y la tranquilidad para hacerlo. Por esto es necesario que reciba el apoyo de las personas que la rodean. 2 A la niña deben comenzar aademáscomidas blandas (no líquidos o los seis meses de edad, recibir de la leche materna, el niño ni caldos) para iniciar el aprendizaje de la masticación y ejercitarse en la deglución de otras consistencias. • Al sexto mes se comienzan otros alimentos, además de la leche materna. Para ello se debe observar la ganancia de peso. En caso de que el niño o la niña, entre el 4 y 6 mes, no ganen peso adecuadamente, sin que hayan estado enfermos hay que verificar sí están recibiendo la cantidad suficiente de leche y hacer los ajustes necesarios como ofrecer más frecuentemente el pecho. Si con esto no se logra aumentar el peso, es el momento apropiado para comenzar a darle otros alimentos (ver capítulo: “Vigilancia del crecimiento”). 71 Alimentación del menor de 2 años
  18. 18. De otra parte, si la ganancia de peso no es adecuada y existe la seguridad que la alimentación es completa, equilibrada, suficiente y adecuada, es necesario revisar el estado de salud de la niña o niño porque podría haber una infección o enfermedad oculta que estuviera afectando el crecimiento. • La introducción de otros alimentos diferentes de la leche materna no debe demorar más de los seis meses, porque ésta es la edad en que los niños y niñas están listos para aprender a comer otros alimentos y es cuando requieren más cantidad de alimentos. • Para introducir los alimentos complementarios se recomienda iniciar con unas cucharaditas de papillas de frutas (como banano, papaya, mango, manzana, guayaba) por ser de un sabor más suave y natural y porque no requieren adicionar azúcar ni sal; se debe probar un alimento diferente cada vez para saber si es bien tolerado hasta llegar a abarcar la mayoría de frutas, evitando las ácidas como naranja, tomate de árbol, maracuya, limón, lulo o mora. Después se introducen también en forma de puré o papillas, bien sea los cereales (maíz, trigo, arroz, avena), las raíces y tuberculos como yuca, papa blanca y criolla, arracacha, zanahoria, o ahuyama) y verduras verdes como espinaca, alverja, brócoli, habichuelas y acelga preparados en purés o compotas. Otros alimentos de gran importancia son las carnes de res y de pollo que se pueden iniciar en trocitos licuados o machacados con tenedor hacia los 7 meses. La yema de huevo, el yogurt o kumis y las leguminosas como fríjol, lenteja o garbanzo se inician hacia los 9 meses. No es importante cuál de los alimentos se introduce primero, se trata de ir probando la aceptación y tolerancia de cada uno, alternándolos y tratando de organizar las cinco comidas diarias. Debido a la proporción de proteinas que contienen los cereales, las coladas preparadas con los que se hallan disponibles en las tiendas comunes, ya sea en forma de harinas fortificadas o de hojuelas son más nutritivas, mientras que los productos industrializados a base de fécula 72 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  19. 19. de maiz son menos nutritivos y más costosos. Raíces y tubérculos también son alimentos de buen valor nutritivo y bajo costo cuando se combinan con leche materna y peque- ñas cantidades de alimentos de origen animal como carne de res, pollo y pescado. • La consistencia de la comida debe ser espesa. Las prepa- raciones líquidas (jugos, caldos) no contienen suficientes elementos nutritivos porque su mayor contenido es agua. A medida que el niño o la niña crecen, se van aumentando las porciones, la consistencia y variedad de los alimentos. • Las primeras veces que un niño o una niña reciben alimentos con cucharita, generalmente saca la lengua (como hace para succionar) y la madre puede creer que está escupiendo. Esto se puede solucionar colocando el alimento en el centro de la lengua del niño o de la niña, para evitar que escupa e insis- tiendo con paciencia hasta que lo reciba. Entre los 6 y los 12 meses, es importante que la madre ama- mante primero al bebé y luego sí, le ofrezca los alimentos complementarios. Si hace al contrario, la niña o el niño satis- facen el hambre con los alimentos complementarios y luego no van a querer tomar la leche materna. • Como los primeros alimentos que se administran al niño o a la niña son espesos, no hay necesidad de usar el biberón o tetero para su alimentación. El biberón desestimula la lactancia, pues al niño o a la niña les resulta más fácil obtener la leche de éste y después no quieren succionar del seno. El biberón produce trastornos en la oclusión dental y puede ser fuente de contaminación y causar diarrea cuando no se lava bien, pues aunque parezca limpio es difícil mantenerlo sin que le queden microbios. 73 Alimentación del menor de 2 años
  20. 20. 3 A partir delcomida de lalos niños Alas niñas pueden comer de la misma primer año y familia. partir de los seis meses y hasta los dos años, se debe agregar una pequeña cantidad de aceite o grasa vegetal a la comida de los niños y niñas para enriquecerla con la energía necesaria para su crecimiento. Las familias que no disponen de aceite o grasa pueden utilizar azúcar como fuente de energía, sin abusar de ella. • Los niños y las niñas a partir del año pueden comer de los mismos alimentos que come la familia; ya pueden comer el huevo entero, queso, cuajada, pescado y frutas ácidas. El yogurt, kumis, mantequilla, yema de huevo y leguminosas se inician hacia los nueve meses. No es necesario prepararles la comida con alimentos diferentes a los que dispone la familia o la comunidad. Así se ahorra tiempo, combustible y dinero. • Entre el primero y el segundo año de edad, se deben ofrecer primero los alimentos complementarios y luego la leche materna. • Alrededor del año se les deben ofrecer algunas comidas en pedacitos para que aprendan a masticar. Al comienzo se darán pedacitos muy pequeños para evitar que se atoren, luego los pedacitos serán más grandes. 4 Entre los seis meses y los dosnutricionales para suniños y niñas tienen mayores necesidades años de edad, los crecimiento y desarrollo. Por eso necesitan comer cinco veces al día, aumentando progresivamente la cantidad de alimentos en cada comida. • Puesto que el niño o la niña menor de dos años tiene mayo- res necesidades nutricionales por su mayor crecimiento y actividad, la variedad de alimentos que requiere debe incluir alimentos de todos los grupos y desde los seis meses de edad debe comenzar a recibir más cantidad de comida. 74 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  21. 21. • La capacidad del estómago del niño o niña durante los primeros dos años de vida es pequeña, en relación con la cantidad de alimentos que requiere; por esta razón después del sexto mes, necesita comer cinco veces durante el día, además de la leche materna y de otras bebidas (jugos, coladas nutritivas). • Cuando se dice cinco comidas al día, se hace referencia a comidas establecidas en la misma comida familiar, es decir, el desayuno, el almuerzo y la comida más dos meriendas o entre-comidas, una en la media mañana (nueves) y otra en la tarde, preparadas con alimentos que estén disponibles en el hogar. • Desde los seis meses de edad, el niño o niña debe tener su propio plato, para que la madre o la persona que lo cuida pueda observar la cantidad que come cada vez que lo alimenta y conscientemente aumente la cantidad, de acuerdo con la edad. • A partir de los seis meses, el niño o niña necesita comer medio plato pequeño en cada tiempo de comida. Al año, la cantidad aumenta en un plato pequeño. A los dos años, necesitan comer la mitad de lo que come un adulto. • Como las necesidades nutricionales de los niños y niñas son altas, es importante que cada alimento que coman sea rico en nutrientes. Por eso, la llamada comida chatarra que ofrece el comercio, como snacks o golosinas, gaseosas, gelatinas, que casi no contienen sustancias nutritivas y son costosas en relación con su valor nutritivo, no son ade- cuadas. Se debe evitar el exceso de fritos y grasas como salchichas, hamburguesas, pizzas y chorizos que tienen altos niveles de colesterol y calorías, que crean malos hábitos alimentarios y predisponen a la obesidad. 75 Alimentación del menor de 2 años
  22. 22. 5 Antes de dar losutensilios limpios y agua potable odebe lavarse las manos, usar alimentos, la persona encargada hervida, pa- ra evitar enfermedades como la diarrea. Los alimentos que so- bran no se deberán guardar de un día para otro, porque se descomponen fácilmente y pueden producir diarrea. • Para que el organismo del niño o de la niña pueda aprovechar las sustancias nutritivas que contienen los alimentos, es necesario evitar la contaminación de los mismos, que es causa frecuente de diarrea. • Con excepción de la leche materna que se ofrece direc- tamente, cualquier alimento o bebida tiene posibilidades de contaminarse con microbios y ser peligroso para la salud. El lavado frecuente de las manos con agua y jabón, el uso de agua hervida en lugares donde no se dispone de agua potable y la buena disposición de excretas y basuras evitan la contaminación de los alimentos. • Cuando los niños o las niñas empiezan a comer otros alimen- tos diferentes de la leche materna, se aumenta el riesgo de enfermar de diarrea. Se debe tener especial cuidado de que los utensilios que los niños usan para comer estén limpios. • En lo posible, todos los alimentos que se ofrezcan a los niños y niñas deben ser frescos y preparados en ese momento. De ninguna manera se deberán guardar de un día para otro, porque se descomponen fácilmente y pueden provocar diarrea. 6 La madre, el los niñosla niñas coman bien, por lo cual deben asegurar que padre y familia tienen la responsabilidad de y suministrarles los alimentos con paciencia, perseverancia y amor, vigilando qué comen y cuándo comen. Es importante que madres, padres y cuidadores se entrenen en pautas y prácticas de crianza que les permitan reconocer sus necesi- dades e intereses, e interactuar afectuosamente. 76 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  23. 23. • Todo niño y niña tienen derecho a estar bien nutridos. Como los niños y niñas pequeños no están en condiciones de exigir este derecho, la familia tiene que garantizarlo. • Asegurar que los niños y niñas coman bien implica más que el simple suministro de alimentos. En muchas ocasiones, los niños y niñas se desnutren por falta de alguien que cuide su alimentación, que los acompañe, los entienda y los quiera. Durante estos primeros dos años, una persona responsable debe acompañar y vigilar su alimentación. • Mientras el niño o niña está aprendiendo a comer, a veces escupe los alimentos, los bota o pierde el interés en la comida. Su alimentación requiere la disposición de una persona para ofrecerles repetidas veces la comida, buscar comidas que les gusten y acompañarlos hasta que terminen de comer la cantidad de comida suficiente. Para esta labor se requiere tener paciencia y persistencia, pero sobre todo, mucho amor y respeto por los derechos de los niños. • Algunos niños y niñas no tienen habitualmente buen apetito, o lo pierden por cortos períodos, estando completamente sanos. Especialmente en estas ocasiones es cuando la pa- ciencia y la persistencia por parte de la madre, el padre o la persona encargada del cuidado de niños y niñas es fundamental. 7 En las guías alimentarias para la población menor de para una encuentran con mayor detalle las indicaciones 2 años se alimentación correcta. • Es posible consultar en las Secretarias Departamentales y Municipales de Salud con las funcionarias y funcionarios del Plan de Atención Básica, PAB, en los Puestos de Salud y en los centros regionales y zonales del ICBF por las guías Alimentarias para la Población Menor de 2 años. 77 Alimentación del menor de 2 años
  24. 24. NOTAS 78 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  25. 25. Alimentación de la niña o niño enfermo y convaleciente Indicaciones para comunicadoras y comunicadores La desnutrición y las enfermedades infecciosas alteran el crecimiento físico y el desarrollo mental de millones de niños y niñas en situación de pobreza. En las comunidades pobres, las enfermedades infecciosas son muy frecuentes en los primeros dos años de vida. Este período de la vida es también el de mayor riesgo de desnutrición. Las enfermedades infecciosas, especialmente la diarrea, el sarampión y las infecciones respiratorias, son una causa importante de la aparición o agravamiento de la desnutrición y también de la muerte de niños y niñas en países en vías de desarrollo. Se calcula que, aproximadamente, uno de cada 200 niños y niñas que tiene diarrea, muere por deshidratación causada por la enfermedad. Esto se debe a que durante la enfermedad hay menor absorción, mayor gasto y pérdida de sustancias nutritivas y, frecuentemente, también una disminución del consumo de alimentos por reducción del apetito o por restricciones en la cantidad o calidad de alimentos que se les ofrecen a niños y niñas. 79 Alimentación de la niña o niño enfermo
  26. 26. El efecto negativo de la enfermedad sobre el estado de nutrición es mayor cuando ésta es frecuente o prolongada, lo cual es común en los primeros dos años de vida. Además, las niñas o niños desnu- tridos, permanecen más tiempo enfermos y tienen mayor dificultad para recuperar su estado de salud. La mayoría de las enfermedades en los primeros años de vida se pueden evitar con el amamantamiento y la alimentación complementaria suficiente y adecuada. Igualmente vacunándolos a tiempo y realizando acciones sencillas de higiene personal en el manejo de los alimentos y en el hogar. Si se siguen los mensajes básicos expuestos en este capítulo, se pueden prevenir o disminuir significativamente los efectos negativos que tienen las enfermedades sobre el estado nutricional de niñas y niños pequeños. 80 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  27. 27. Contenidos básicos 1. Las enfermedades infecciosas como la diarrea, el sarampión o las infecciones respiratorias pueden provocar la desnu- trición y la muerte de niñas y niños. Esto es menos probable si, durante la enfermedad, se continúa la alimentación normal incluyendo la lactancia materna. 2. Aunque la niña o el niño enfermo esté inapetente, el padre, la madre y la familia deben continuar ofreciéndole alimentos frecuentemente, con comprensión, paciencia y persistencia, para evitar que pierda peso. 3. La pérdida de líquidos y sales corporales provocada por la diarrea puede causar la muerte. Por ello, es esencial que los niños y niñas con diarrea beban líquidos en abundancia, particularmente el suero oral que se prepara diluyendo en agua las sales de hidratación oral, desde el comienzo mismo de la enfermedad, a fin de reemplazar los líquidos y sales perdidos y prevenir la deshidratación y aún la muerte. 4. Después de que el niño o la niña se recuperan de una enfer- medad, necesitan consumir una comida adicional diaria, al menos durante dos semanas y, si es posible, deben añadirse pequeñas cantidades de grasa o aceite vegetal, o azúcar a los alimentos ofrecidos, para ayudarles a recuperar las energías que perdieron. 81 Alimentación de la niña o niño enfermo
  28. 28. Información complementaria 1 Lasinfecciones respiratorias pueden provocar lael sarampión o las enfermedades infecciosas como la diarrea, desnutrición y la muerte de niñas y niños. Esto es menos probable si durante la enfermedad se continúa la alimentación normal incluyendo la lactancia materna. • Las enfermedades infecciosas producen un aumento de las necesidades de energía y de sustancias nutritivas, debido a un mayor gasto y pérdida de las mismas, especialmente en la enfermedad diarréica. Si estas necesidades de sustancias nutritivas y energía no son satisfechas conducen a la pérdida de peso y a la desnutrición. Se ha observado que después de una enfermedad infecciosa pueden aparecer signos de desnutrición. • Para prevenir o disminuir la pérdida de peso y la desnutrición en la niña o el niño enfermo, es necesario ayudarle a reem- plazar la energía y las sustancias nutritivas perdidas, man- teniendo la alimentación normal durante la enfermedad. • Si se suspende la alimentación a la niña o el niño enfermo, el tiempo necesario para su recuperación será más prolongado y los efectos negativos de la enfermedad serán más severos. • Cuando un niño o niña lactante tiene diarrea, se debe con- tinuar dándole pecho y, si es posible, con mayor frecuencia que antes. • Si un niño o niña que ya come alimentos sólidos, tiene diarrea, debe continuar recibiendo la alimentación normal en forma de purés espesos. Se deben añadir a su comida, pequeñas cantidades adicionales de grasa o aceite vegetal, o azúcar, para recuperar la energía que perdió. • Algunas enfermedades aumentan el gasto de vitamina A o 82 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  29. 29. tienden a agotar sus reservas y agravan la deficiencia de esta vitamina. Además, algunas infecciones y parasitosis gastrointestinales incrementan las pérdidas de hierro. Para evitar la aparición de estas deficiencias y favorecer la recuperación, la alimentación debe incluir, además de leche materna, verduras de hojas verdes, frutas y verduras de color amarillo, naranja o rojo y pequeñas cantidades de alimentos de origen animal. 2 Aunque layniña o el niño enfermos estén inapetentes,alimentos la madre la familia deben continuar ofreciéndoles el padre, frecuentemente, con comprensión, paciencia y persistencia, para evitar que pierdan peso. • En algunos niños y niñas la enfermedad puede producir disminución del apetito o vómito por un período corto, lo cual desafortunadamente ha sido utilizado como razón para no ofrecerles alimentos. Esto puede traer graves consecuencias. Por el contrario, el apetito, debe tratar de recuperarse lo más rápidamente posible. Para ello, se recomienda ofrecerles pequeñas cantidades de alimentos frecuentemente y presentárselos en forma atractiva, en preparaciones de consistencia blanda y que les gusten. Los alimentos que co- múnmente son consumidos por la familia son adecuados para la alimentación de las niñas y los niños enfermos. • Es falsa la creencia de que durante la diarrea se debe sus- pender la alimentación para poner en reposo al intestino. Mientras más pronto coman, más rápida será su recupe- ración. • Si se presenta vómito después de recibir alimentos, es con- veniente interrumpir temporalmente la alimentación, mejorar la hidratación y posteriormente, intentar nuevamente, dán- dole pequeñas cantidades de alimentos hasta que el niño los tolere. Inicialmente, se deben ofrecer alimentos predilectos en forma líquida o de puré y evitar alimentos grasosos. 83 Alimentación de la niña o niño enfermo
  30. 30. • En caso de que el vómito sea muy persistente, se requerirá la ayuda de personal de salud para su tratamiento. 3 La pérdida de causar la ymuerte.corporalesesprovocadaque los diarrea puede líquidos sales Por ello, esencial por la niños y niñas con diarrea beban líquidos en abundancia (en especial el suero oral que se prepara diluyendo en un litro de agua hervida un sobre de sales de hidratación oral) desde el comienzo mismo de la enfermedad, a fin de reemplazar los líquidos perdidos y prevenir la deshidratación. • El suministro temprano de líquidos y sales durante la diarrea previene la deshidratación y la muerte y reduce o elimina la inapetencia y el vómito, facilitando así la alimentación. Las sales de re-hidratación oral reponen las pérdidas de agua y sales que se pierden durante la diarrea. Se pueden adquirir en sobres en las droguerías. El suero se deja enfriar, se ofrece en sorbos o cantidades pequeñas y frecuentes tratando de reponer la misma cantidad que se perdió con cada deposición o cada vómito. • Entre los líquidos que se pueden dar durante la diarrea para evitar la deshidratación, se encuentran los siguientes: leche materna, papillas diluidas de cereales cocidos con agua, sopas o puré de plátanos, arroz, ahuyama, caldo licuado de pollo, jugos de frutas con poco azúcar, infusiones (tés o aguas aromáticas), otros líquidos caseros y las sales de rehidratación oral. Nunca gaseosas. 4 Después de que el niñounaniña se recupera de una al menos dad, necesita consumir o comida adicional diaria, enferme- durante dos semanas y, si es posible, debe añadirse pequeñas cantidades de grasa o aceite vegetal, o azúcar a los alimentos ofrecidos, para ayudarle a recuperar las energías que perdió. 84 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  31. 31. • Inmediatamente después de que el niño o la niña se recupere de la enfermedad, requiere un mayor consumo de alimentos para acelerar su recuperación nutricional y su crecimiento. • La familia tiene la responsabilidad de ayudar al niño o niña a recuperarse nutricionalmente de la enfermedad, para lo cual, una vez que haya recuperado su apetito, se deberá dár alimentos en preparaciones espesas, añadiéndo aceites o grasas vegetales, o azúcares y ofrecer una comida adicional al día. • Con el objetivo de lograr la recuperación de las reservas de vitamina A y hierro, las cuales frecuentemente disminuyen durante la enfermedad, la alimentación durante la conva- lecencia debe incluír verduras de hojas verdes, frutas y verduras de color amarillo, naranja o rojo y pequeñas cantida- des de alimentos de origen animal como carnes. 85 Alimentación de la niña o niño enfermo
  32. 32. NOTAS 86 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  33. 33. Alimentación de la niña, la adolescente y la mujer Indicaciones para comunicadoras y comunicadores Lastimosamente más de un millón de niñas mueren en el mundo cada año simplemente porque nacieron mujeres. La causa de estas muertes es la discriminación que hace que la niña reciba menos atención, cuidados y alimentación que el niño. La adecuada alimentación de la mujer desde la infancia, es un derecho que debe ser reconocido y garantizado. Su cumplimiento permitirá a la mujer adulta, desempeñar en mejores condiciones físicas y emocionales, sus múltiples roles como actora social y política, que participa en el mercado laboral, generadora de ingresos, reproductora de la especie y corresponsable con el esposo o compañero del cuidado de los hijos e hijas y del apoyo emocional, afectivo e integrador de la familia. La insatisfacción de las necesidades nutricionales en la mujer tendrá graves consecuencias en su estado nutricional, en su capacidad productiva y reproductiva y determinará bajo peso de sus hijos al nacer. 87 Alimentación de la mujer
  34. 34. Las mujeres de bajos ingresos están sujetas a condiciones de mayor carga de trabajo y menor ingesta de alimentos, lo que implica un mayor gasto calórico y mayor riesgo nutricional, con graves consecuencias especialmente durante la gestación y la lactancia materna. Las guías alimentarias para la población colombiana ofrecen toda la información detallada para tener una correcta nutrición. Los cuatro contenidos básicos que se presentan en este ca- pítulo, podrán ayudar a la familia y a la comunidad a mejorar las condiciones de salud y nutrición de la niña, la adolescente y la mujer. Contenidos básicos 1. La niña tiene las mismas necesidades nutricionales que el niño y el mismo derecho a crecer y desarrollarse de acuerdo con su potencial, por lo cual debe recibir la misma cantidad y calidad de alimentos que el niño. 2. Durante la adolescencia, la mujer tiene elevadas necesidades nutricionales debido a su rápido crecimiento y a los procesos de desarrollo propios de esta edad. Por eso, debe consumir una alimentación que cubra estas necesidades para asegurar un buen estado nutricional durante este período de la vida y disminuir los riesgos nutricionales en la edad adulta. 3. La mujer adulta debe asumir una alimentación adecuada a sus necesidades nutricionales, compartiendo los alimentos disponibles en el hogar en igualdad de derecho que los demás miembros de la familia, para que pueda cumplir en mejores condiciones sus responsabilidades familiares y sociales y su realización personal plena. 4. Toda mujer adulta tiene derecho a condiciones de trabajo que no afecten su estado nutricional y de salud. 88 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  35. 35. Información complementaria 1 Laelniña tiene las mismas necesidades nutricionales que con su y mismo derecho a crecer y desarrollarse de acuerdo el niño potencial, por lo cual debe recibir la misma cantidad y calidad de alimentos que el niño. • En algunas culturas la niña es amamantada durante menos tiempo que el niño y se le ofrece una alimentación de inferior cantidad y calidad. No hay razones justificables para dismi- nuirle a las niñas su alimentación y cuidado, porque tiene las mismas necesidades nutricionales y los mismos derechos que los niños y, en consecuencia, necesitan prepararse para el mejor desempeño de sus vidas como mujeres adultas. La niña debe recibir una alimentación tan adecuada y completa como el niño, incluida la lactancia materna. • En algunas culturas se ha observado, que los padres buscan mejor atención de salud y mejor alimentación para los niños que para las niñas, aumentando así el riesgo de desnutrición en la niña. Ella tiene necesidades de alimentación y salud similares a las del niño, que deben ser atendidas con la misma urgencia y calidad. La buena salud permite que los alimentos se aprovechen al máximo en beneficio del crecimiento y el desarrollo. • En la edad preescolar la velocidad del crecimiento disminuye en relación con los primeros dos años de vida. Esto se refleja en cambios en el consumo y preferencia de alimentos tanto en cantidad como en variedad. Por eso, si los niños y niñas rechazan algún alimento o no quieren comer, no se les debe amenazar, obligar o castigar; lo mejor es comprenderlos y con paciencia buscar otras alternativas en variedad, com- binaciones o equivalencias de alimentos así como en los tiempos para hacerlo. • Entre los seis y los doce años las ganancias en talla son 89 Alimentación de la mujer
  36. 36. prodigiosas ( a los 12 años se triplica la talla del nacimiento, 50 cm x 3 = 150 cm), se adquiere la dentadura definitiva y se aumenta la actividad física e intelectual. Es muy conveniente estimular el ejercicio físico y los deportes en estas edades, porque ayudan a formar buenos músculos y huesos, a mol- dear el cuerpo y a desarrollar la atención y la concentración. • La niñez es la época clave para crear hábitos alimentarios saludables y éstos se forman con la ayuda de la familia y la sociedad. Por eso los padres y madres, los sistemas de salud, los centros educativos y los medios de comunicación tienen la responsabilidad de ayudar a formar hábitos y conductas adecuadas. 2 Durante la adolescencia, la mujercrecimiento y a los procesos nutricionales debido a su rápido tiene elevadas necesidades de desarrollo propios de esta edad. Por eso, debe consumir una alimentación que cubra estas necesidades para asegurar un buen estado nutricional durante este período de la vida y disminuir los riesgos nutricionales en la edad adulta. • Por lo general, la adolescencia se inicia más tempranamente en la mujer que en el hombre, por lo cual sus necesidades nutricionales deben ser satisfechas más tempranamente. • La adolescencia es un periodo de desarrollo y crecimiento acelerado por lo cual se requiere una elevada cantidad de energía y nutrientes. Una alimentación adecuada en calidad y cantidad permite a la adolescente formar adecuadas reservas nutricionales que le proporcionen las mejores condiciones para desempeñar sus funciones, entre ellas las reproductivas, en la vida adulta. • La mujer adolescente tiene necesidades aumentadas de hierro y ácido fólico, las cuales deben ser satisfechas con una alimentación rica en estas sustancias nutritivas, como frutas y verduras que proporcionan vitaminas y minerales (ver 90 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  37. 37. capítulo: “La vitamina A, el hierro y el yodo”). A veces la publicidad hace creer a los adolescentes que necesitan algún tipo de suplemento vitamínico que por lo general es costoso. La mejor manera de tener una dieta balanceada es con alimentación variada, completa y adecuada para la edad, y acompañarla de ejercicio y deporte. • La adolescencia, por ser una etapa de crecimiento acelerado y, por consiguiente, de mayores necesidades nutricionales, no es un período apropiado para el embarazo, el cual a su vez incrementa sustancialmente las necesidades nutri- cionales. 3 La mujer adulta debe asumircompartiendo losadecuada a dis- necesidades nutricionales, una alimentación alimentos sus ponibles en el hogar en igualdad de derecho que los demás miembros de la familia, para que pueda cumplir en mejores condiciones sus responsabilidades familiares y sociales y su realización personal plena. • La edad adulta es un periodo de estabilidad en cambios físicos por lo cual la función de la alimentación es mantener y conservar el cuerpo. Para esto se debe procurar que en todo momento la alimentación sea completa, equilibrada, suficiente y adecuada. La energía y los nutrientes que requieren las personas se deben calcular de acuerdo con su composición corporal, es decir su talla, peso y masa corporal. • Es muy frecuente que las mujeres consuman una proporción menor de la cantidad de alimentos consumidos por los demás miembros de la familia; esta práctica equivocada es a veces reforzada por patrones culturales de género que imponen a las mujeres una ética del cuidado al otro e inducen en ellas una actitud sacrificada, por la cual postergan sus necesidades y aún sus derechos en beneficio de los demás. 91 Alimentación de la mujer
  38. 38. Al momento de distribuir los alimentos dentro de la familia, la mujer debe considerarse a sí misma en igualdad de impor- tancia con respecto a los otros miembros, y la familia debe ser consciente y consecuente con esto. La mujer necesita una alimentación variada y en cantidades adecuadas para su actividad física, su bienestar y el desarrollo de sus poten- cialidades. 4 Toda mujersu estado nutricional yade salud. de trabajo que no afecten adulta tiene derecho condiciones • Las mujeres de bajos ingresos están sujetas a condiciones de mayor carga de trabajo físico para atender las tareas del hogar, lo cual ocasiona mayor gasto calórico y aumenta el riesgo nutricional, especialmente durante la gestación y la lactancia. • Es necesario que la mujer tenga períodos de descanso suficientes y que otros miembros de la familia compartan con ella las tareas del hogar y la crianza. • Las familias pueden organizar actividades o servicios comunitarios que permitan disminuir la carga de trabajo de la mujer, mediante el cuidado compartido de los niños y pro- porcionando medidas para facilitar el acceso al agua y al combustible necesario para la alimentación. 92 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  39. 39. Alimentación de la gestante Indicaciones para comunicadoras y comunicadores La gestación constituye el mayor esfuerzo fisiológico al que está sometida la mujer en el curso de su vida. Sin embargo, con frecuencia se ha olvidado el derecho de la mujer a una buena ali- mentación, nutrición y salud durante esta etapa. En Colombia una gran proporción de las mujeres gestantes son adolescentes, tienen exceso de trabajo físico, anemia, alimen- tación inadecuada, insuficiente peso y talla al inicio de la gestación y/o escasa ganancia de peso durante la misma. Bajo estas con- diciones, cada nueva gestación significa un mayor deterioro del estado de salud y nutrición de la mujer y un mayor riesgo para la vida del niño o niña que va a nacer. Una de las principales consecuencias del mal estado nutri- cional de la mujer antes y durante la gestación es el bajo peso de sus hijos al nacer (menos de 2.500 gramos), lo que aumenta el riesgo de que el niño o la niña mueran antes de cumplir el primer año de vida. Se calcula que, en América Latina, entre 8% y el 13% de los nacidos vivos pesan menos de 2.500 gramos y un al- 93 Alimentación de la gestante
  40. 40. to porcentaje muere antes de cumplir el primer mes de vida; en Colombia esta cifra es de 7% y para el 2010 se espera reducirla en una tercera parte. Acciones destinadas a resolver el problema del bajo peso al nacer deben llevarse a cabo antes de la gestación, desde la niñez misma y deben considerar los factores culturales, entre ellos los roles de género, que como se dijo antes pueden afectar la nutrición de las mujeres. Por esto se debe prestar atención especial a la adecuada alimentación de la niña desde su nacimiento, incluyendo la lactancia prolongada, la oportuna atención de su salud y la satisfacción de sus elevadas necesidades nutricionales durante la adolescencia, para contribuir significativamente a romper el círculo vicioso de la desnutrición materna que engendra niños y niñas desnutridos con bajo peso al nacer. A continuación se presentan siete mensajes básicos que ayudarán a la mujer gestante, a su familia y a la comunidad a comprender mejor la importancia de una buena alimentación en este período de la vida. Ponerlos en práctica significará el reconocimiento del derecho natural a la salud y al bienestar de la madre, las niñas y niños. 94 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  41. 41. Contenidos básicos 1. Durante la gestación, la mujer necesita aumentar la cantidad y variedad de alimentos que consume diariamente, para proteger su estado de salud y nutrición. 2. La mujer gestante debe mejorar su alimentación, para asegurar el crecimiento del niño o la niña en formación y proteger su nutrición antes y después del nacimiento. 3. La mujer gestante, su familia y la comunidad, deben conocer las señales de alarma que pueden presentarse durante la gestación, entre ellas las que están relacionadas con una alimentación inadecuada, así como la conducta que se debe seguir en cada caso. 4. Toda mujer gestante debe consultar lo más pronto posible a un servicio de salud para vigilar el desarrollo de su gestación y su ganancia de peso y para participar en los programas que protegen la salud de la madre y del niño o niña. 5. Durante la gestación, la mujer tiene mayores necesidades de hierro y ácido fólico, que debe satisfacer consumiendo alimentos ricos en estas sustancias nutritivas y suplementos de hierro en tabletas o en forma líquida. 6. El consumo de bebidas alcohólicas, cigarrillos o drogas de poder adictivo durante la gestación, representa un riesgo para la salud de la madre y la vida del niño o de la niña. 7. Las Guías alimentarias para mujeres gestantes y madres en lactancia, ayudan a orientar la educación nutricional en este importante periodo. 95 Alimentación de la gestante
  42. 42. Información complementaria 1 Durante la gestación, la mujer necesita aumentarpara proteger variedad de alimentos que consume diariamente, la cantidad y su estado de salud y nutrición. • Las necesidades nutricionales de la gestante aumentan, ya que a sus propias necesidades se agregan las del feto en formación. Por esto, la mujer gestante debe consumir diariamente una comida más de las que consumía antes, para que no se agoten sus reservas nutricionales. • Toda mujer gestante, a menos que se presente exceso de peso, debe aumentar la cantidad de alimentos que consume diariamente; esto es aún más importante si es adolescente, delgada o de baja estatura. • La gestante necesita incluir en su alimentación y, dentro de sus posibilidades, alimentos como leche y sus derivados, carnes, leguminosas secas, frutas y verduras. También puede mejorar el valor nutritivo de su alimentación, consumiendo en un mismo tiempo de comida, leguminosas secas, cereales, verduras y frutas. • Si durante la gestación la mujer presenta vómitos excesivos, tolerará mejor los alimentos si los divide en un mayor número de comidas. Es importante que no disminuya la cantidad de alimentos que debe consumir diariamente. • Todos los miembros de la familia son igualmente importantes. Por consiguiente, la gestante debe tener la misma opor- tunidad de satisfacer sus necesidades nutricionales con los alimentos disponibles para todos los miembros de la familia, para proteger su estado nutricional y asegurar el crecimiento del niño en formación. 96 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  43. 43. 2 Lacrecimiento deldebe mejorar suen formación y proteger su el mujer gestante niño o la niña alimentación, para asegurar nutrición antes y después del nacimiento. • Durante el período de gestación, el feto obtiene de la madre, a través de la placenta, todas las sustancias nutritivas que requiere para su crecimiento y desarrollo. Si la alimentación de la gestante es insuficiente, el niño o la niña obtiene las sustancias nutritivas a expensas de las reservas maternas, agravando con ello la situación nutricional de la madre. La mujer gestante debe comer para ella y para su bebé en formación. • Cuando una mujer inicia la gestación y se encuentra muy delgada, es decir con bajas reservas nutricionales y no recibe la alimentación necesaria para que mejore su estado nutricional, tiene mayor riesgo de presentar problemas de salud durante la gestación y el parto como también que su hijo o hija nazca con bajo peso (menos de 2.500 gramos ), lo que aumentará la posibilidad de que los niños se enfermen o mueran antes del primer año de vida. • En algunos sitios existe la falsa creencia de que si la madre aumenta el consumo de alimentos, el niño crecerá grande y el parto será difícil. Por el contrario, un mayor consumo de alimentos asegura el normal desarrollo del niño o la niña y mejores condiciones de la madre en el momento del parto. Sinembargo, no se recomienda una ganancia exagerada de peso durante el embarazo. • La relación entre el peso y la estatura de la madre antes de la gestación es de mayor importancia para predecir el crecimiento fetal, que la ganancia de peso durante la gestación. Esto debe llamar la atención a procurar la buena alimentación de las niñas para que alcancen el crecimiento correcto en la edad adulta y puedan emprender una gestación en óptimas condiciones. 97 Alimentación de la gestante
  44. 44. • La mujer gestante necesita consumir mayor cantidad de alimentos para formar las reservas nutricionales necesarias para la producción de la leche (ver capítulo: “Alimentación de la madre lactante”). • La familia gestante, incluido en primer lugar el esposo o compañero y la mujer misma, tienen la responsabilidad de velar por su buena alimentación y asegurar así el nacimiento de un niño o niña en condiciones óptimas de salud y nutrición. 3 La mujer gestante, su familia pueden presentarse durante la las señales de alarma que y la comunidad, deben conocer gestación, entre ellas las que están relacionadas con una alimentación inadecuada, así como la conducta a seguir en cada caso. • Durante la gestación se pueden presentar las siguientes señales de alarma que están relacionadas con la alimentación y deben ser atendidas con prontitud: • Falta de aumento de peso: Si una mujer inicia la gestación con un estado nutricional adecuado, se espera que aumente de 10 a 12 kilogramos durante los 9 meses y en ningún caso menos de 6 kilos. Si la mujer es delgada, el aumento de peso debe ser mayor. La falta de aumento de peso indica que la cantidad de alimentos que la mujer está consumiendo es insuficiente y que debe comenzar de inmediato a consumir mayor cantidad de alimentos. • Palidez extrema interna en el interior de los párpados, la lengua o las uñas: éstos deben tener un color rojo o rosado intenso; cuando se ven pálidos o blancos indica que la gestante presenta anemia nutricional y necesita suple- mentación con hierro. 4 Toda mujer gestante debe consultar lo más prontogestación,un servicio de salud para vigilar el desarrollo de la posible a la 98 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  45. 45. ganancia de peso y para participar en los programas que protegen la salud de la madre y del niño o niña. • Tan pronto la mujer crea estar en embarazo o gestación, debe acudir al servicio de salud para confirmar el diagnóstico e iniciar el control prenatal. El control prenatal es de beneficio para la gestante y para el niño o niña, ya que a través de este control, la mujer vigila su estado general de salud, su ganancia de peso y la posible aparición de signos de riesgo. • Es importante que la gestante se inscriba y participe en los programas de atención de salud maternoinfantil que ofrecen los servicios de salud y reciba orientación sobre cómo alimentarse mejor para que el niño o la niña en formación crezcan bien y ella se prepare para el parto y la lactancia. Así mismo debe iniciar los exámenes médicos y de laboratorio que le aseguren una buena salud integral. 5 Durante la gestación, la mujer tiene mayores necesidades ali- hierro y ácido fólico, que debe satisfacer consumiendo de mentos ricos en estas sustancias nutritivas y suplementos de hierro en tabletas o en forma líquida. • En América Latina la anemia es un problema nutricional frecuente en la mayoría de las mujeres y se agrava aún más durante el embarazo. En Colombia el 42% de las gestantes sufren de anemia por falta de hierro. • La gestante debe consumir alimentos ricos en hierro y ácido fólico, tales como carnes, vísceras rojas, leguminosas secas, verduras de color verde intenso y frutas. Además, es fundamental que reciba suplementación con hierro (En Colombia está reglamentada por ley para ser entregada por el Plan Obligatorio de Salud) y así satisfacer sus elevadas necesidades de esta sustancia nutritiva ( ver capítulo: “La Vitamina A, el Hierro y el Yodo”). 99 Alimentación de la gestante
  46. 46. 6 El consumo de bebidas gestación, representa unoriesgo para poder adictivo durante la alcohólicas, cigarrillos drogas de la salud de la madre y la vida del niño o de la niña. • El consumo de bebidas alcohólicas durante la gestación afecta la salud de la madre y el crecimiento intrauterino, ocasionando bajo peso al nacer. • Fumar cigarrillo o tabaco durante la gestación aumenta el riesgo de bajo peso al nacer y puede producir nacimientos prematuros y abortos. • El consumo de drogas de poder adictivo, tales como: marihuana, cocaína y derivados, durante la gestación representa un riesgo para la salud de la madre y el niño o niña y afecta el peso al nacer. • Durante la gestación, la mujer no debe consumir ninguna de estas sustancias, para proteger su salud y la de su hijo o hija. 7 Las Guías ayudan a orientarlas mujeres gestantes y madres en lactancia, alimentarias para la educación nutricional en este periodo. • Es posible consultar por estas guías en las secretarías de salud departamentales y municipales, en los centros regionales y zonales del ICBF. En ellas podrá ampliar la información necesaria para una correcta alimentación. 100 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  47. 47. Alimentación de la madre en periodo de lactancia Indicaciones para comunicadoras y comunicadores La mujer que amamanta a su hijo o hija, necesita consumir ma- yor cantidad de alimentos y líquidos para satisfacer sus propias nece- sidades y para garantizar una producción de leche en cantidad y calidad adecuadas a las necesidades del niño o de la niña. Una mujer bien alimentada durante la gestación, acumula parte de las reservas necesarias para iniciar la lactancia. Pero una mujer desnutrida, con reservas nutricionales escasas y alimentación insuficiente, produce la leche a expensas de sus propias reservas, lo cual resulta injusto porque ocasiona su desgaste físico y el deterioro de su estado de salud y nutrición. Esta situación se agrava aún más cuando se dan ciclos contínuos de gestación y lactancia, es decir cuando el intervalo entre dos embarazos es menor de dos años. La familia de la madre lactante, así como la comunidad en general, deben estar conscientes de que la mujer amamantará mejor a su hijo o hija si recibe una alimentación adecuada, apoyo emocional que le brinde seguridad y confianza en su capacidad de amamantar y ayuda efectiva en las tareas del hogar y la crianza de los otros niños. 101 Alimentación de la madre en lactancia
  48. 48. Contenidos básicos 1. Durante la lactancia, la madre debe consumir mayor can- tidad de alimentos con el fin de proteger su estado de salud y nutrición y asegurar suficiente producción de leche para amamantar a su hijo o hija. 2. Un buen estado de salud y nutrición en la madre lactante es fundamental para garantizar la crianza del niño o de la niña y el bienestar del grupo familiar. Para ello, es necesario espaciar los nacimientos, asegurar a la madre una alimen- tación adecuada y corresponsabilizarse en las tareas del hogar y la crianza a fin de que la madre lactante tenga el descanso necesario y la disponibilidad para alimentar y atender a su hijo o hija recién nacido. 102 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  49. 49. Información complementaria 1 Durante la lactancia, la madre debe estado de mayorycantidad de alimentos con el fin de proteger su consumir salud nutrición y asegurar suficiente producción de leche para amamantar a su hijo o hija. • La madre en período de lactancia, puede comer toda clase de alimentos, sin restricciones, incluso en el primer mes después del parto. La producción de leche implica un gasto extraordinario de energía, que la madre debe cubrir con alimentos, con el fin de evitar el deterioro de su estado de salud y nutrición. • La madre en período de lactancia, necesita comer mayor cantidad de alimentos que los que consumió durante la gestación. El padre del niño o la niña, así como la familia de una madre lactante, deben velar porque ésta reciba por lo menos un alimento más en cada comida. Por ejemplo: 1 tortilla ó 1 pan ó 1/2 taza de arroz o pasta adicionales. • Para que la madre pueda cubrir sus necesidades nutricionales de calcio y de hierro, es importante que en su alimentación incluya alimentos como leche, carnes, vísceras rojas, legu- minosas secas, frutas y verduras. La madre lactante puede mejorar el valor nutritivo de su alimentación, consumiendo, en una misma comida leguminosas secas, cereales, verduras y frutas (ver capítulo: “La Vitamina A, el Hierro y el Yodo” y las Guías alimentarias para la gestante y la madre en lactancia). • La madre en período de lactancia, necesita tomar líquidos para mantenerse hidratada de modo que pueda mantener la cantidad suficiente de leche; el mejor indicador de la cantidad de líquidos que la mujer requiere es la sed; por esto es importante que consuma agua, leche o jugos cada vez que sienta sed y es importante que la calme tomando agua, jugos o leche, pero sin olvidar que la producción de la leche 103 Alimentación de la madre en lactancia
  50. 50. se garantiza por la succión del bebé. • En diferentes culturas se utilizan mezclas de hierbas en infusión o alimentos para aumentar la producción de leche materna. Estas no hacen daño al niño o niña. En la madre produce un efecto benéfico, dándole confianza de poder amamantar y en algunos casos, por su valor nutritivo, com- plementan su alimentación. El hinojo (en infusión) ha demos- trado su propiedad de aumentar la producción de leche. • El éxito de la lactancia materna no sólo depende de la alimentación consumida por la madre, sino también de otros factores como el apoyo afectivo y efectivo del padre del niño y la familia, así como de la confianza de la madre en su capacidad de amamantar (Ver capítulo “Lactancia materna”). 2 Un buen estado de salud ypara garantizar madre en periodo de lactancia es fundamental nutrición en la la crianza del niño o de la niña y el bienestar del grupo familiar. Para ello, es necesario espaciar los nacimientos, asegurar a la madre una alimentación adecuada y corresponsabilizarse en las tareas del hogar y la crianza a fin de que ella tenga el descanso necesario y la dispo- nibilidad para alimentar y atender a su hijo o hija recién nacido. • Tradicionalmente la mujer ha sido el eje de la vida familiar. Sobre ella recae la mayor responsabilidad del cuidado de los niños y de la interacción familiar. Las razones para ello no estriban en su “naturaleza femenina” ni en su “instinto ma- ternal”, sino que obedecen a modelos culturales y sociales que atribuyen roles de género a hombres y mujeres para justificar la división sexual del trabajo con lo cual se pretende destinar a la mujer al espacio de lo doméstico y al hombre al mundo de lo público. Esta es una división falsa e injusta, que ha subordinado a la mujer y obstaculizado su desa- rrollo en otros campos de la vida y ha negado a los hom- bres la dimensión de los afectos, la ética del cuidado y la expresión de sus sentimientos. 104 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  51. 51. Sinembargo, se pueden comenzar a cambiar los roles de género, vinculando al esposo o compañero en la co-res- ponsabilidad del hogar y la crianza con lo cual se procura a la mujer, el descanso necesario y la alimentación que ella necesita para su propio bienestar y el de su hijo o hija recién nacido y se incrementan el amor y la solidaridad en el seno del hogar. • Los ciclos continuos de gestación y lactancia, especialmente en madres mal alimentadas, provocan desgaste físico y envejecimiento prematuro de la madre. El espaciamiento de los nacimientos de por los menos 24 meses entre cada embarazo y una buena alimentación, aseguran en la madre un mejor estado de salud y nutrición, y le facilitan el amamantamiento y el cuidado de los niños y niñas. 105 Alimentación de la madre en lactancia
  52. 52. NOTAS 106 Por una Niñéz Bien Nutrida:
  53. 53. La vitamina A, el hierro y el yodo Indicaciones para comunicadoras y comunicadores La vitamina A, el hierro y el yodo son sustancias vitales que todo ser humano, especialmente las mujeres, las niñas y niños, necesitan para crecer y mantenerse saludables y activos. Puesto que para su buen funcionamiento el organismo humano requiere sólo una mínima cantidad de estas sustancias, se las ha llamado “micronutrientes”. La deficiencia de micronutrientes puede no ser aparente a simple vista debido a que afecta en primer lugar procesos bio- químicos y metabólicos antes de revelar signos físicos evidentes de desnutrición, como sí ocurre con la desnutrición debida a macro- nutrientes (como grasas, proteínas y carbohidratos). Es por eso que la desnutrición por micronutrientes ha sido llamada “el hambre oculta”. La Vitamina A es una sustancia nutritiva esencial para el crecimiento, para la protección de los ojos y de los sistemas digestivo y respiratorio, para el normal funcionamiento de la visión y para la defensa contra las infecciones. Cuando la deficiencia de vitamina A 107 Vitamina A hierro, yodo

×