MÓDulo Y GuÍA Pedagogia Y Subjetividades Funlam

4,614 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
4,614
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
22
Actions
Shares
0
Downloads
97
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

MÓDulo Y GuÍA Pedagogia Y Subjetividades Funlam

  1. 1. Pedagogía y subjetividades 1 UN ABORDAJE DESDE LAS COMPETENCIAS CIUDADANAS GUÍA DIDÁCTICA Y MÓDULO CLAUDIA ARCILA ROJAS FUNDACIÓN UNIVERSITARIA LUIS AMIGÓ FACULTAD DE EDUCACIÓN Medellín-Colombia 2005
  2. 2. Pedagogía y subjetividades 2 COMITÉ DIRECTIVO Fray Marino Martínez Pérez Rector Hernán Ospina Atehortúa Vicerrector Administrativo y Financiero Director de Planeación José Jaime Díaz Osorio Vicerrector Académico Francisco Javier Acosta Gómez Secretario General PEDAGOGÍA Y SUBJETIVIDADES Claudia Arcila Rojas Coordinación General: Ana Isabel Aranzazu Montoya Asesoría Conceptual y Metodológica: Adriana Arcila Rojas Asesoría Metodológica; Corrección de Redacción y Estilo: Nélida María Montoya Ramírez Diseño: Facultad de Educación 1ª Edición: Departamento de Publicaciones FUNLAM www.funlam.edu.co www.genesis.funlam.edu.co TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS Medellín – Colombia 2005
  3. 3. Pedagogía y subjetividades 3 CONTENIDO Pág GUÍA DIDÁCTICA 5 PROTOCOLO 7 IDENTIFICACIÓN 9 INTRODUCCIÓN 11 1. INTENCIONALIDADES FORMATIVAS 13 1.1 OBJETIVO GENERAL 13 1.2 ESPECÍFICOS 13 1.3 COMPETENCIAS 13 2. MAPA CONCEPTUAL 15 3. METODOLOGÍA GENERAL Y SISTEMA DE EVALUACIÓN 17 4. GLOSARIO DE TÉRMINOS 21 5. BIBLIOGRAFÍA 25 GUÍA DIDÁCTICA 27 1. ACTIVIDADES DE RECONOCIMIENTO 29 2. ACTIVIDADES DE PROFUNDIZACIÓN 43 3. ACTIVIDADES DE TRANSFERENCIA 63 MÓDULO 85 UNIDAD 1. EL SABER DEL HOMBRE EN EL APRENDIZAJE CON SU MUNDO 87 CAPÍTULO 1. EL RECONOCIMIENTO HUMANO 89 CAPÍTULO 2. LA DEMOCRACIA: UN ESPACIO PARA EL APRENDIZAJE 97 CAPÍTULO 3. EL AFUERA: OTRO HABITANTE DEL HOMBRE DONDE HABITA LO HUMANO 113
  4. 4. Pedagogía y subjetividades 4 UNIDAD 2. EL SABERSE DEL HOMBRE PARA EL 121 CONOCIMIENTO DE OTROS MUNDOS CAPÍTULO 1. ¿POR QUÉ EN LO COGNITIVO, EMOCIONAL Y COMUNICATIVO? 123 CAPÍTULO 2. LA TRASCENDENCIA DE LA VIDA EN LA BIBLIOTECA DE BABEL: OTRO SILENCIO PLURAL DEL HOMBRE EN SU NECESIDAD DE CONSUELO 131 CAPÍTULO 3. MEMORIA DE LO FINITO 143
  5. 5. Pedagogía y subjetividades 5
  6. 6. Pedagogía y subjetividades 6
  7. 7. Pedagogía y subjetividades 7
  8. 8. Pedagogía y subjetividades 8
  9. 9. Pedagogía y subjetividades 9 IDENTIFICACIÓN FICHA TÉCNICA Curso: Pedagogía y Subjetividades: un abordaje desde las competencias ciudadanas. Autor: Adriana Arcila Rojas Institución: Fundación Universitaria Luís Amigó Unidad Académica Facultad de Educación Campo de sociohumanístico formación Competencia El estudiante fundamenta general de las acciones y la aprendizaje: complejidad antropológica en las dimensiones democráticas, convivenciales y pluralistas. Créditos 2 (dos) Impresión 1ª, Octubre de 2005, Medellín
  10. 10. Pedagogía y subjetividades 10
  11. 11. Pedagogía y subjetividades 11 INTRODUCCIÓN El ideal de buenos ciudadanos debe ser una meta fundamentada en el proceso enseñanza – aprendizaje a partir de la implementación de rutas epistemológicas - reflexivas que pongan al estudiante en el saber, en el entender y en el transmitir de las competencias ciudadanas. Apoyar el proceso de la comprensión humana en sus acciones y enigmas, debe ser un enlace con el reconocimiento de la lógica del juego, con la profundización de los paradigmas conceptuales y con la transferencia de saberes para la construcción de nuevos escenarios epistemológicos. La crítica, la investigación, la participación y la postura de roles, implica comprometer las facultades de la persona con acciones concretas de la vida, en las cuales, los estudiantes, se ven y se sienten involucrados desde la toma de decisiones. Elegir supone encarar como premisa inicial para emprender un camino en las diversas situaciones que en él pueden presentarse. Encarar es asumir en primera persona una circunstancia determinada y darle trámite dentro de las eventualidades que subyacen como un nuevo reto para confrontar al estudiante en su perfil de persona, de género, de especie, de ciudadano, de ser y estar vinculado a un espacio de relaciones sociales y especulativas. Es por ello, que plantear métodos para comprender la realidad de lo objetivo y lo subjetivo, suscita necesaria y simultáneamente, la innovación en las experiencias pedagógicas, para hacer de la educación un nuevo campo de aprendizaje a la luz de las disposiciones conceptuales y sus múltiples fuentes de retroalimentación. Una de estas alternativas es el curso Pedagogía y Subjetividades: una mirada desde las competencias ciudadanas, material que propone dinamizar la enseñanza de las competencias ciudadanas para que el aprendizaje esté orientado a la vida como primer escenario donde se actúa desde la realidad y la especulación del ser humano. Tomar la vida como concepto de reflexión es a su vez, comprenderla como
  12. 12. Pedagogía y subjetividades 12 responsabilidad práctica en la búsqueda de nuevas y favorables proyecciones de la individualidad y la colectividad. Ahora bien, la comprensión del ser humano, debe estar determinada por su edad, sus expectativas, sus experiencias, sus búsquedas, sus decisiones, sus cambios, sus ambigüedades y su contexto social, cultural y económico; de ahí se deriva la necesidad de entender al individuo con unas particularidades tendientes al ensimismamiento, al cooperativismo y por ende, a la incidencia de sus acciones en su entorno psicológico y social. Entendiendo esta dimensión de lo global sin minimizar lo particular, se puede hacer de la educación una guía antropológica y sociológica en la que el análisis y su compromiso con lo cognitivo y vivencial, sea la mejor herramienta para comunicar al estudiante con la participación y construcción de los espacios de interacción en la diferencia, pero también en la tolerancia tendiente al consenso y a la justificación clara y equilibrada de cada acto. La educación apremia por reflexiones que hagan del conocimiento una pauta pragmática y exploradora; una plataforma de indagación que convoque a la opinión consciente y propositiva; un currículo en el cual lo humano teorice y la teoría se humanice; un maestro con amplios recursos de motivación y con la implementación suficiente para hacer de su vivencia docente un llamado a la acción crítica y a la actitud investigativa. Cuando se logra que maestro y estudiante participen del propósito formativo en una línea de disfrute y pensamiento, se alcanza el rigor de una lógica abierta a las nuevas posturas del mundo y del hombre, pero sin perder el núcleo de la identidad que se sirve de todo aporte para enriquecer y problematizar la actualidad y sus iniciativas. Este material constituye un cosmos de rutas exploratorias en el cual el estudiante es el protagonista en una secuencia de conceptos y realidades en las que se sufre, se triunfa, se debate y se promueve el tiempo y el espacio del pensamiento como una urgencia propia de la época y sus actores.
  13. 13. Pedagogía y subjetividades 13 1. INTENCIONALIDADES FORMATIVAS 1.1 OBJETIVO GENERAL Fundamentar el proceso educativo en las reflexiones filosóficas – metafísicas que conducen a la vivencia de las competencias ciudadanas como una experiencia de indagación que confronta al ser humano con la vida en comprensión de la certeza de la finitud desde la dimensión compleja. 1.2 ESPECÍFICOS • Apoyar la caracterización de la educación, la pedagogía, la investigación, el conocimiento, la democracia, la pluralidad y la convivencia en la antropología de la incertidumbre y por tanto, en la comprensión de un ser humano que se entiende y se sabe realidad de lo finito. • Construir en la dimensión física, comunicativa, ética, cívica, cognitiva, afectiva, estética, lógica y trascendente lineamientos simbólicos que representen el estado de los opuestos dentro de la conciencia humana y el devenir cósmico. • Aplicar los saberes filosóficos, metafísicos y epistemológicos en las realidades de pensamiento, palabra y acción con las que el ser humano interactúa con su entorno social, político, económico, cultural y ambiental. 1.3 COMPETENCIAS • El estudiante emplea coherentemente los conceptos que enlazan las razones filosóficas con las competencias ciudadanas desde la dialéctica compleja de un mundo de interacciones y un ser humano en búsqueda.
  14. 14. Pedagogía y subjetividades 14 • Articula procesos escriturales que den cuenta del significado de un ser humano confrontado con la experiencia empírica, con la especulación psicológica y con los paradigmas del saber multidimensional. • Transmite argumentativamente los esquemas conceptuales que recogen la realidad de un ser humano expuesto a la decisión, al contacto con la diferencia y al aprendizaje continuo de un mundo en expansión de culturas, códigos comunicativos, tendencias delirantes, estrategias de asociación, plataformas de consumo y regulaciones políticas.
  15. 15. Pedagogía y subjetividades 15 2. MAPA CONCEPTUAL
  16. 16. Pedagogía y subjetividades 16
  17. 17. Pedagogía y subjetividades 17 3. METODOLOGÍA GENERAL Y SISTEMA DE EVALUACIÓN El curso se estructura como una herramienta de apoyo conceptual y reflexivo, a propósito de los múltiples escenarios que el ser humano habita desde las dimensiones de su ser complejo, es decir, es una brújula que localiza los puntos de discernimiento en la corporeidad del cambio, en la lingüística de los multisentidos, en la convicción de criterios, en la civilidad del contacto, en la construcción del conocimiento, en las sensaciones del saber, en la simetría de las acciones, en el entendimiento de los opuestos y en la trascendencia de una existencia sujeta a las regulaciones de lo incomprensible y lo oportuno. Desentrañar epistemológicamente el sustrato humano y hacerlo partícipe de las relaciones complejas con el mundo, es un propósito conceptual que profundiza los componentes antropológicos en el marco de la educación desde el reto de preparar para asumir la incertidumbre. Es por ello que el curso se dinamiza en la secuencia del Reconocimiento, la Profundización y la Transferencia, pero no simplemente como categorías teóricas e históricas de análisis, sino como momentos de ilustración en la pausa inmediata de la reflexión; como ambientaciones conceptuales que toman el holismo humano y lo procesan como fragmento en necesidad de equilibrio. Esta metodología explora los cimientos pedagógicos de cada actividad de retroalimentación y dimensiona las columnas de la educación en las competencias ciudadanas, al entender la individualidad como un principio de diferenciación. Todas las actividades, se acompañan las dos unidades temáticas, serán consignadas como testimonio de un proceso que apoya los propósitos del mejoramiento de la calidad educativa, y a su vez, serán referenciadas en cada una de las fases de aprendizaje a partir de
  18. 18. Pedagogía y subjetividades 18 asociaciones conceptuales que precisan cada instancia epistemológica en relación con los contenidos abordados. El fondo metodológico estará entonces sustentado en la depuración de experiencias que trascienden como pautas pedagógicas desde la teorización contextualizada, es decir, compleja, compacta, unida en un trabajo recíproco de las partes que componen el todo. En este orden de ideas, el estudiante debe capacitarse para orientar la construcción del interrogante, el cual debe entenderse como una búsqueda que germina en el aula, en el entorno y en las posibilidades de un mundo nuevo por el que trabaja e interviene su proceso racional, consciente y analítico. La socialización pretendida por la formación educativa, debe estar encaminada a la estructuración de un ser idóneo, competente y sensible, pues este triángulo determina la integralidad de su espíritu con la materia y el raciocinio. A eso están llamados los estudiantes: a transpolar el conocimiento a la práctica y alimentar las acciones de su interioridad para proyectarlas a la exterioridad. De ahí que la evaluación deba ser un diagnóstico del desarrollo y, por tanto, una experiencia de interacción que le permita al estudiante ser eje argumentativo, analítico y crítico de los contenidos que ha hecho propios desde los ámbitos del Reconocimiento, la Profundización y la Transferencia. La evaluación es la puesta en escena de los actores del guión del conocimiento, desde la cual se confronta el nivel primario del saber en la relación sujeto objeto y la acción recíproca del uno sobre el otro, es decir, la interacción en la secuenciación: sentidos, asimilación, apropiación, adaptación y aplicación. Todo conocimiento es el resultado de una experiencia de saneamiento teórico desde la cual se rescatan los elementos de pertinencia real y se exponen como criterios evaluativos. Así pues, la construcción epistemológica es un vínculo con la lectura de la vida, de la sociedad, de los paradigmas y del hombre para quien, la máxima preocupación debe ser la transformación de la exterioridad, pues todo conocimiento debe legitimarse en su transpolación consecuente a cada una de las circunstancias que el estudiante deberá
  19. 19. Pedagogía y subjetividades 19 asumir desde lo conceptual y pragmático. El aprendizaje es la confrontación de la espontaneidad humana, lo señala Rosseau al afirmar que la pureza del espíritu está fortalecida en el contacto formativo por y en la naturaleza. Una vez que el educador ha diseñado esa premisa metodológica, el estudiante podrá definir la razón vivencial de los contenidos para delinear las dimensiones que forman al hombre en sus expectativas con la realidad exterior, con la representación cultural y con la pesquisa subjetiva.
  20. 20. Pedagogía y subjetividades 20
  21. 21. Pedagogía y subjetividades 21 4. GLOSARIO DE TÉRMINOS ACUERDO: convenio alcanzado una vez se han debatido puntos de vista en oposición. Desenlace positivo de un suceso en la convivencia, a la luz del debate sincero y de la plena disposición para darle cumplimiento a las alternativas definidas como apropiadas. APRENDIZAJE: proceso de creación individual o colectiva de nuevos significados, desde los cuales se pueden replantear comportamientos, sentimientos, conceptos y actitudes que abren la mente a una nueva comprensión de la vida, del mundo, de sus fenómenos y del hombre, con el fin de apropiarse de los elementos que permiten la construcción de proyectos individuales frente a la existencia. AUTOCUIDADO: reconocimiento y protección de la individualidad en su bienestar físico y psicológico, como una forma de proyectar el contacto con la vida desde el respeto y el cuidado de los otros y su entorno. COMPROMISO: madurez suficiente para asumir los términos de un tratado en el que se responsabilizan las partes para diligenciar un asunto de interés y prioridad institucional. DEBER: acción que compromete con el objetivo comunitario de velar por el bienestar común desde una obligación con las normas que se estipulan necesarias para la convivencia, el sano esparcimiento, los ambientes agradables y la comunicación clara. DERECHO: facultad para solicitar o hacer cumplir los requerimientos que la ley, la institución, la autoridad y la comunidad establecen a su favor. Todo derecho es una posibilidad determinada por los deberes que ligan igualmente con los derechos de los otros, es decir, para que los derechos sean obligación inviolable, se deben respetar los derechos de las personas con las que se comparte o convive. DESARROLLO: avance de las dimensiones humanas favorecido por las tácticas escolares que incentivan las habilidades de percepción y desempeño; canalización de pautas determinantes para las inteligencias
  22. 22. Pedagogía y subjetividades 22 y por ende, para el fortalecimiento de los significados que se revalúan con cada experiencia y disposición de ánimo. DIÁLOGO: principal instrumento de la sana convivencia que permite la exteriorización de estímulos, dificultades, inquietudes y propuestas La dimensión comunicativa debe ser la base de los ambientes escolares y laborales, ya que en ella se sustenta la acción educativa dentro del compartir conocimientos y espacios de interacción en lo diverso y cooperativo. ENSEÑANZA: técnica o método de trabajo a partir del cual se hacen de los principios de la investigación y la crítica pilares en la adquisición y transmisión del conocimiento, pero no como práctica que conduce a la apreciación y asimilación de una disciplina, sino que, estimula a la construcción epistemológica en el fundamento de la indagación y la depuración argumentada. ESCUCHA: responsabilidad comunicativa que redunda en las buenas relaciones y en los óptimos aprendizajes. Cuando se escucha, se respeta la individualidad en pensamiento y práctica y se permite que los procesos en curso tengan un desarrollo favorable, pero abierto a la retroalimentación complementaria, crítica o problematizadora, dentro de la sana búsqueda del conocimiento que se inaugura en la pregunta y avanza en el abanico de posibles respuestas. FORMACIÓN: acompañamiento individualizado y tutorial, disciplina independiente, responsabilidad personal, investigación en grupos colaborativos que orienta, traza, sugiere, comprende y conduce, desde la percepción que asume al estudiante con sus expectativas, anhelos y proyecciones. Formar es velar por la autenticidad del otro que deposita su confianza para estructurar una cadena de crecimiento en la holística antropológica de la palabra, la materia, la actitud, la sensación, la búsqueda, la afección y el pensamiento. De ahí que formar sea un correlato inmediato para formarse en la comunicación que plantea preguntas y construye respuestas, en la corporeidad que asume experiencias y asimila estímulos, en la ética de las decisiones y cambios, en la estética de las múltiples versiones de belleza y transpolación lingüística, en la espiritualidad de un acceso a la
  23. 23. Pedagogía y subjetividades 23 conciencia cósmica, en la emoción del contacto y el recuerdo y, en la cognición de los nuevos senderos de indagación y análisis. INSTRUCCIÓN: instruir es cualificar el criterio para intuir saber y cultivar pensamiento, para determinar acciones y validar posturas; es impulsar a la convicción del ser en sus actos y palabras, haciendo de lo significativo el punto de apoyo para crear y recrear las concepciones y condiciones del mundo que desea habitarse. MENTE: nivel de la conciencia que procesa las dimensiones vitales de los seres vivos y los pone en contacto con las resonancias naturales, anímicas y humanas. La alta complejidad mental del ser humano, hace de la instrucción, de la formación y del aprendizaje categorías subjetivas en las cuales el epicentro cognoscitivo define vertientes de análisis, de reflexión y de aplicación. NORMA: cláusula institucional que contiene regulaciones de acto para preservar los ambientes de interacción democrática, convivencial, diferencial y pluralista.
  24. 24. Pedagogía y subjetividades 24
  25. 25. Pedagogía y subjetividades 25 5. BIBLIOGRAFÍA BORGES, Jorge Luis. Ficciones. Buenos Aires: Alianza Emecé, 1987. GARCÍA MÁRQUEZ, Gabriel. Doce cuentos peregrinos. Colombia: La Oveja Negra, 1992. FRANCO RAMOS, Jorge. Rosario Tijeras. Santafé de Bogotá: Editorial Norma s.a, 1999.
  26. 26. Pedagogía y subjetividades 26
  27. 27. Pedagogía y subjetividades 27
  28. 28. Pedagogía y subjetividades 28
  29. 29. Pedagogía y subjetividades 29 1. ACTIVIDADES DE RECONOCIMIENTO Antes de realizar las actividades de Reconocimiento es fundamental realizar la lectura de la Unidad 1 del Módulo. ACTIVIDAD 1. ESCENARIOS EDUCATIVOS Teniendo presente que la educación es una experiencia permanente de aprendizaje, responda individualmente a los siguientes interrogantes: • ¿Cuál cree que sea el primer espacio de aprendizaje con el que se encuentra el niño o la niña una vez que han abandonado el vientre materno? • ¿Qué piensa de la afirmación de Rosseau: “La pureza del espíritu está fortalecida en el contacto formativo por y en la naturaleza”? • ¿Cuál es su opinión frente a la certeza de la finitud como una condición para explorar todas las experiencias que la vida depara? • ¿Está usted de acuerdo con el postulado filosófico que pone la sensación y la reflexión como las fuentes primigenias de las ideas? ¿Por qué? • ¿Frente a qué sensaciones ha experimentado la necesidad de la reflexión? • ¿Cree usted que está primero la sensación y después la reflexión o por el contrario, es prerrequisito reflexionar frente a un suceso o fenómeno para sentirlo y procesarlo como idea? Elabore un ensayo a partir de esta inquietud y expóngalo ante su grupo.
  30. 30. Pedagogía y subjetividades 30 • ¿Su experiencia le ha permitido pensar que la naturaleza es una fuente de formación? ¿Por qué? • ¿Cree usted que todas las sensaciones están originadas en la naturaleza? Sustente su respuesta • ¿Qué otro tipo de estímulos, diferentes a los suscitados por el entorno, le han hecho reflexionar? ¿Por qué? • ¿Ante qué circunstancias, cree usted, que la exterioridad no aporta razones de aprendizaje y reflexión? ¿Por qué? ACTIVIDAD 2. SISTEMA EDUCATIVO Responda con su pequeño grupo colaborativo los siguientes interrogantes: • ¿De qué manera el sistema educativo puede abordar la complejidad del ser humano y del mundo? • ¿Cuáles son los retos de la educación para pensar a un hombre y a una mujer inmersos en las problemáticas de un entorno de consumo, • competitividad, desigualdad y contradicción? • ¿Por qué la educación está llamada a ser la columna vertebral de la sociedad? • ¿Realmente, la ecuación está cumpliendo con el propósito de formar ciudadanos comprometidos con el cambio que la sociedad requiere? • ¿Hasta qué punto el sistema educativo se entiende como el segundo hogar? • Si el hogar es la semilla de la educación, ¿cómo pueden las escuelas, los colegios y las universidades, darle continuidad a un proceso fundado en el respeto, la tolerancia y la pluralidad?
  31. 31. Pedagogía y subjetividades 31 • ¿Cuál sería el orden coherente para la formación: reforzar los contenidos y principios de la escuela o fortalecer los criterios, ejemplos e indicaciones del hogar? ¿Por qué? • ¿Bajo qué circunstancias la educación debe modificar conductas de los estudiantes? • ¿Qué piensa usted del papel de la educación frente a la reproducción del sistema y a la cualificación de hombres y mujeres que le sirvan a las demandas y prioridades del Estado? ACTIVIDAD 3. EL SER DE LA PERSONA EN CONTACTO CON EL MUNDO Responda individualmente: • ¿Cómo cree que se puede conservar la autenticidad en la interacción con un entorno de cambios, culturas y diferencias ideológicas? • ¿Cuál cree que sea el mayor sacrificio del ser humano para contribuir a la armonía de su grupo o comunidad? • ¿Cuáles instancias considera pertinentes para resolver los conflictos que el contacto con la exterioridad supone? • ¿Ante qué sucesos cree usted que el ser humano debe permanecer neutral? ¿Por qué? • ¿Alguna vez ha sentido la urgencia de aislarse para organizar sus ideas y experimentar la intimidad de la soledad? ¿Por qué? ¿Bajo cuáles circunstancias? • ¿De qué manera cree usted que influye el ritmo del mundo en los proyectos de vida de los seres humanos? • ¿Cómo se imagina un mundo homogéneo, sin dificultades y por tanto sin participación? • ¿Cree usted que el conflicto es un nivel de confrontación con la persona? ¿Por qué?
  32. 32. Pedagogía y subjetividades 32 • ¿Hasta qué punto la armonía imperturbable puede generar lo que denominaba Sócrates “la llenura de la ignorancia? Sustente su respuesta en la elaboración de un pequeño guión teatral. • ¿Cuáles cree usted que sean los beneficios de compartir en la cotidianidad de las crisis sociales y humanas? ACTIVIDAD 4. ENSAYO COLABORATIVO A la luz de la expresión de María Isabel González: “Estamos contenidos en universos y contenemos otros universos y todos esos universos que contenemos y que nos contienen dependen de nuestro 1 funcionamiento” , establezca con su pequeño grupo colaborativo una relación de totalidad entre el cuerpo, la mente y el espíritu, nombrando el núcleo de unidad entre la armonía de la materia, la hilaridad de los pensamientos y las abstractas nociones de la espiritualidad. Pueden orientarse con las siguientes preguntas y no olviden reseñar la expresión “nuestro funcionamiento”, ya que ésta determina la individualidad de un universo que converge con todos los otros que le rodean. • ¿Están de acuerdo en considerar la mente, el cuerpo y el espíritu como universos independientes? • ¿Hasta qué punto puede el ser humano experimentar sometimiento al ser contenido de otros universos y contener los otros universos en sí mismo? • ¿Cómo entender la figura de la participación en lo diverso dentro de la unidad indisoluble? • ¿De qué herramientas se sirve la convivencia frente a la necesidad del acuerdo? • ¿Cómo puede empalmar la pluralidad con una estructura de convivencia compacta? 1 GONZÁLEZ, María Isabel. Comentario a la obra. En: GÓMEZ GÓMEZ, Sonia. Ecología Humana. El remedio está en mí. Medellín: Imprenta Departamental de Antioquia, 1999.
  33. 33. Pedagogía y subjetividades 33 • ¿A qué se refiere la responsabilidad de un “funcionamiento” con el funcionamiento total de todos los universos? • ¿Qué pasa si un universo falla? • ¿Cuál sería la cooperación de un universo ante la disfunción de otro? • ¿Cuál podría ser la relación de la democracia con la globalidad cósmica? • ¿Cuál sería el papel de la educación en el reconocimiento de lo múltiple en lo individual y viceversa? • ¿Cómo definir la tolerancia en el entrecruzamiento de universos que interactúan recíprocamente? • ¿Qué podría significar individualidad en un trabajo colectivo que tiene como principal propósito el buen funcionamiento del todo? • ¿De qué manera la armonía del todo incide sobre la armonía de las partes? • ¿Cuáles deben ser los aportes individuales para redundar en el equilibrio o en la completud colectiva? • Defina independientemente equilibrio y completud, indicando en cada concepto la responsabilidad y la convicción para formar parte activa de un proyecto colectivo. ACTIVIDAD 5. DRAMA ENTRE EL HOMBRE Y SU CONCIENCIA Acto primero: Hombre: encuentro la satisfacción del trabajo realizado. El mundo, mi obra, se ha transformado para hacerse homenaje. Mi espíritu se regocija con la palabra: “yo creo, yo invento”. Mi mano es la constructora de lo que soy y eso es mucho... He creado la confusión y el saber, la ciencia y la locura, el amor y el desamor, he inventado la historia... El mito lo creo y lo descreo, lo aniquilo y con el poder de los tiempos lo traigo de nuevo. No hay nada en la existencia que sea obstáculo para mí porque
  34. 34. Pedagogía y subjetividades 34 todo está abarcado dentro de mi perímetro visual y se debe a mí mismo porque lo he hecho lenguaje. Soy el guerrero que no conoce de cobardías ni derrotas; ni dioses, ni nadas, ni muertes, ni tiempos son fuerzas que pueden imponerme una trayectoria. ¡Tiembla oh mar, siente el poder de mi imperial razón! (Silencio) Acto Segundo: Hombre: ¿Quién me ataca... Qué hice? Conciencia: eres un infame H: ¿A quién pertenece esta voz que me acusa? C: soy tu conciencia, tu pecado, tu culpa. H: la conciencia es el estado de la realidad, el encuentro de las más altas proporciones de certeza. En ella y con ella todo es materia: sentir, olfatear, evidenciar... Experimentar la frialdad del momento o su aliciente tibieza. Así que no me vengas con que eres mi conciencia en su valoración de mi mal obrar. ¡No cabes! No existes, no estás en la regla, ni estás por fuera de ella. C: te equivocas de nuevo H: ¿De nuevo? ¿A que diablos te refieres? C: nuevamente te equivocas con tu presente así como lo has hecho con tu pasado. H: mi pasado fue el grito de gloria que hoy se ahoga en la tangibilidad del éxito. F: son miserables tus templos, se hace ruina la ornamentación de tu orgullo. No tienes reinos ni vasallos. B: no los necesito. Soy el fin de mí mismo; he gobernado mis empresas, conduzco los movimientos de mis afectos, destruyo la irreverencia de las miradas, aniqui... C: no continúes desparpajo de ficciones. H: no me trates como una marioneta en la función de tu desfiladero de corderos. C: yo manejo los hilos de tu esterilizada figura; tú eres ese cordero en senda estrecha, tú eres esa ánima de penumbra que se encandila y se abandona a los excesos de artificial destello que suelo ofrecerte. H: ¡No me digas! Ahora no sólo eres mi conciencia, también mi redentor. C: y no sólo eso títere de cansancio. Soy el que cierra el telón de tu escena, el que abre las puertas de salida a tu embrutecido público. Yo
  35. 35. Pedagogía y subjetividades 35 clausuro la respiración de tus sueños, estrangulo tu intento de madrugada, coarto... H: deja tu paroxismo, pon a dormir tu demencial anhelo –mírame bien- Soy el arquitecto, el demoledor; el resultado de mi propio proceso. El artista, el analista... el crítico de mi obra. ¿Qué tiempo y qué propósito te convierte en mi esclavo? C: no soy ánfora de tu servidumbre, soy tu sarcófago, tu cripta. Soy el ahora inclemente que agrupa tu antes y tu después. H: no se vive de lo que se marcha con el tiempo C: y ¿Qué es para ti el tiempo? H: el fugaz. La siempre presente fugacidad. C: eres el fugaz masculino y la presencia femenina. No tienes retorno ni anticipación. Eres esclavo de ti mismo. El instante presente es tu fiesta, la velada en la cual te embriagas con las mieles de tus creaciones. H: ¿Y eso que significa? C: que olvidas tu origen y tu futuro H: no me interesa conservarlos. Soy los ojos que todo lo ven. Soy el águila que divisa desde el vuelo. Mi prioridad es lo concreto, la inmediatez de lo que es claro, o debe ser claro y me basta. C: bien no tienes memoria ni ideales. Solo la irremediable muerte Coro: El tiempo es un hilo Que todo lo sostiene El tiempo es el verdugo Que siempre está presente H: estoy con el movimiento de la vida, con la dialéctica de los estímulos y los resultados. No deseo más; las opciones etéreas y suprasensibles son cloacas de mentes débiles, de espíritus clementes. C: me avergüenzo de ser el fruto de tu estéril terreno. H: un momento. No soy tu tierra, no soy tu origen. Nunca navegaste en mi semen; mi silencio desnudo y amoroso jamás ha alimentado semillas. Nunca he cultivado mañanas: no soy tu creador tampoco tu enemigo. C: eres la hoja de un árbol viejo fácilmente manipulable por el viento. No hay en ti silencio ni amor. Solo resultados. Y yo soy uno de ellos, pero ahora soy el más fuerte; soy la conjugación de todas tus inescrupulosas respuestas. ¡Soy la memoria de tus traiciones, soy la
  36. 36. Pedagogía y subjetividades 36 espada de tus envidias, el colmillo de tus injusticias...! ¡Refléjate en mis ojos y dime que ves! H: calla. Sin merecértelo he revelado mi verdad y no tengo porque soportar esta calamidad que me impones. ¡Márchate¡ C: Ja, Ja, Ja. Me esculpías con tu vanidad y arrogancia, pero mi aliento fue precisamente tu temor, ese fue tu soplo de vida... y ¿Sabes? Me hago más gigante, me lleno de tu poder y de tu soberbia. No voy a irme, soy tu aliento, tus fibras. H: estoy siendo víctima de tus mentiras, no lograrás lanzarme a lo que yo he invento, soy dueño de mi existencia y de mis apetitos, formo imperios, hago batallas, yo marcho, yo conquisto. C: ¡Déjate de tonterías cobarde! Tu imperio es un asesino de ancianos y niños ¿Dónde esta tu verdadero ímpetu? Tu hacer es fútil y sin comprensión. ¿Dónde quedó el espíritu de verdadero guerrero? Oh... acaso te conformas con ser un excremento que busca asilo donde ha vencido, desconociendo el fracaso identatario de su propia vida. H. ¡Escúchame bien escoria subterránea!: Soy la luz porque venzo en mi lucha. Me considero amo de mis sueños y de los medios que potencian su realidad. No podrás conmigo, conozco quién soy y qué puedo llegar a ser... Ahora márchate y púdrete en tu infierno, no seré la presa de tu fogata, no ritualizarás el humo que desdibuja mi existencia. C: Ja... lo sabía. Algo de desconocimiento hay de ti; abunda un destello mágico en tu semblante, hay vacío y soledad en tus palabras, pero no dejas de ser tosco. Tu razón en la potencia de sus relaciones te tiraniza. H: ¿Qué estás diciendo? Eres el enfermo que busca en mí la pócima de tu salvación y no voy a fenecer para justificar tu vida, no te voy a dejar la sonrisa de mi calavera, ni la blancura ósea de mi estructura de gladiador; puedo luchar contigo y devolverte al vientre de las tinieblas. C: vine por ti y no hay marcha atrás; todo tu poder, toda tu soberbia es insuficiente para cambiarle el cauce a este destino. Tu voluntad de permanencia, de dejar huella, de no desaparecer, es impotente ante mi unión. Todas las respuestas construidas con el tiempo, con la tecnología son insignificantes. La única salida para ti es afrontar el porvenir. H: –mi porvenir- ¡oh duda de innombrable angustia! Sólo cuento con este presente que obvia lo incierto. Quiero la araña que teje con autosuficiencia su morada, la ardilla que desnuda al árbol de sus frutos y los escupe con desprecio a la tierra. Quiero ser es fruto hecho semilla y besar el aire en mi nacimiento, abrazar el viento en mi infancia, amar la lluvia en mi adolescencia; poseer el astro gobernante del día, apropiarme de su reino y vestir de dorado mi encanto.
  37. 37. Pedagogía y subjetividades 37 C: ¡Desvarías! Jamás podrás poseer la inconmensurabilidad de la naturaleza ni la riqueza de sus astros protectores. H: déjame aún ser libre en la intimidad de mis sueños. ¡Ah! Te ordeno con el coraje de creador que te envuelvas en silencio y te conviertas en distancia. No te quiero, no te necesito, no me haces falta; no podemos extrañar lo que nunca hemos tenido y si haz existido sin saberlo, te desalojo en este instante de mí ahora y mi recuerdo. C: Ya no puedes. H: ¿Por qué? C: porque tu coraje soy yo y el niño que esconde tu fantasmagórico guerrero ya no es el de tu infancia. H: ¡Vete! C: me voy contigo. Si no me deseas en tu vida, yo te deseo en mi muerte. H: ¡Vete bufón!: escarabajo de oscuridad y de mierda, traficante de sueños y pasajero de desventura. ¡Ay de mí!...Cuan desgracia pesa sobre mi existencia. Yo que con el grito diferencié la humanidad de las cosas; y a cada objeto lo dote de un nombre. Yo que le di sentido al mundo y lo situé bajo el orden y el desorden. Ahora me pesa toda la vida, tengo miedo, miedo de que desaparezca mi existencia, la existencia, lo existente. Tengo miedo de que no pueda existir algo. El horror es la nada (Cierra los ojos). C: ahora nos fusionamos en el lenguaje, nos definimos como uno solo... acepta y ama tu destino. Ten algo noble y desea tu aniquilación... escucha, escucha el silencio ensordecedor, aquel silencio negado por el ruido de tus máquinas... y abre los ojos. H. me niego, me siento indefenso. C: ábrelos, pronto los cerrarás definitivamente. (Estruendo) C: soy la muerte, tu muerte. La que haz elegido. Te sientes tranquilo, porque intuyes que soy otro, otra, alguien... piensa. Siempre has huido de ti mismo, te han amenazado tus pasos, te inquietan tus suspiros. No enfrentaste tu verano ni tu invierno y te apedreó la tormenta de tu espíritu, te acechó el rayo de tu frágil nostalgia. Aquella bota que huele tu fuga no es la del militar asesino, aquellos perros en furia de tu olor no son más que tu envenenado aliento. H: me aminoras con tus palabras que te hinchan. ¿Qué deseas de mí? No te es suficiente con tu amenaza proveniente del horizonte indescifrable. No quiero más rodeos. Que exista sufrimiento, que exista equivocación, pero que exista algo.
  38. 38. Pedagogía y subjetividades 38 C: tu nueva palabra: “soy un grano de arena en la inexistente existencia ahogado en el mar del tiempo” tu novísima palabra: “soy olvido” (simultáneamente Blom se desintegra en gritos tormentosos) H: nuevamente calla. No me llevarás. Huyo de ti, de la nada. Huyo de lo que pueda atentar contra la sana razón. No soy padre ni madre de esta descreación monstruosa. Soy todo saber, toda cordura, soy todo discurso... y eso queda, aunque sea restos. C: tu soberbia es tu propia sepulturera. Tu negación: tu inyección letal. H: soy un guerre... (Llora) soy un residuo... C: ¡Anda! Reconoce a los que te persiguen. Son las pulsaciones de tus pesadillas inconscientes. Tu mismo las alimentaste y las amaste... se hacen más fuertes cada segundo con tu horror, te están atrapando, te están destruyendo... terminan de construirme. ¡Vamos cobarde! Dame tu mano que ya edificaste tú verdugo. Ya el poder de los infames se bebió tu miedo y yo no puedo más que llevarte conmigo. El horizonte se abre y todo se confirma, todo se completa. La profunda tristeza se anuncia como una tempestad oscura y relampagueante... y se agita el alma, se abate. Es una serpiente que se come a sí misma. Es un cuadro tenebroso donde todo... todo desaparece. Coro: El tiempo es un hilo Que todo lo sostiene El tiempo es el verdugo Que siempre está presente Se marchan en la penumbra del bosque desconocido, pero no se perderán. La materia en su alternativa simbólica explora otras posibilidades; hace acto lo que su mente jamás logró... y se alejan, se están alejando de nuestro entendimiento, se van escapando de nuestra interpretación. Irán quizá a obedecer o a reafirmar su autonomía. Se resbalarán en las lágrimas de su desprendimiento, chocarán en la sonrisa de su más concreta huída, pero... ¿A dónde? ¿Dónde quién? ¿Para qué? ¿Cuál es el destino de ese piélago de dudas? Quizá con errar náufrago será suficiente. ¡No somos imprescindibles! ¿Habrá un lugar en el que jamás pereceremos? ¿Allí, en aquella humanidad mortal donde el pensamiento podrá redimirnos? Allí el diablo encontrará su adversario,
  39. 39. Pedagogía y subjetividades 39 allí el dolor encontrará su antítesis. La muerte beberá su contrario y no quedará memoria ¿qué restará? • El texto expresa la razón soberana de la humanidad sobre el progreso, el devenir y la incertidumbre. Sin embargo, la confrontación con la finitud es el principio para hacer conciencia de los pensamientos, las palabras y los hechos. Los temores del perecer también son los temores del asumir, por eso, la vida toma el testamento de la existencia y empieza a evaluar las acciones y a trazar los caminos del decaimiento; el innegable camino de avanzar hacia lo desconocido. Desde el texto y su implicación con el comportamiento humano en el proceder material y psicológico, responda: ¿Cuál es la concepción de educación en el marco de la instrumentalización mental y la codificación de criterios? ¿Cuál puede ser el sentido de una individualidad que genera apegos, avaricia, intolerancia, intransigencia e insensibilidad? ¿Cuál es el extremo de un ser humano que define su castillo de certezas para derribar la incertidumbre? ¿De dónde proviene el miedo de romper con los paradigmas que se han construido para sostener las creencias y búsquedas de explicación y sentido? ¿Hasta qué punto la educación ha sostenido esquemas en el sofisma de la supremacía humana sobre las circunstancias y los pensamientos? ¿Cómo puede la educación contribuir a la formación de un ser humano en armonía con la naturaleza de su esencia y permanencia en el mundo? ¿Cómo introducir y hacer comprensible y aceptable la cultura de la muerte en una sociedad regulada por el aprendizaje en la imagen y el sonido?
  40. 40. Pedagogía y subjetividades 40 ¿Cómo entender la intervención de otros universos en un estilo de vida sin vínculos de hermandad y cooperación? ¿De qué manera influye en la dinámica cósmica la resistencia de universos humanos a participar del movimiento de la vida en el ser y el perecer, el triunfar y el fracasar, el hablar y el silenciar, el intentar y el recapacitar, el brindar y el recibir, el vivir y el morir? ¿Cómo puede el ser humano comprender su protagonismo en el buen funcionamiento del universo? ¿Cuál es el llamado de la vida para experimentar plenamente su dinámica de opuestos y revelaciones? ¿En qué puede radicar la concepción de un destino cifrado solamente en resultados y ganancias? ¿Una educación fundamentada en la tolerancia y aprendizaje de la diferencia, puede ser el camino? Explique su respuesta en un ensayo de dos páginas tamaño carta para ser entregado a su asesor. ¿Cree usted que la democracia es una alternativa para conjugar diferencias? ¿Por qué? ¿Puede el ser humano convivir con la angustia de no depender de sí mismo? Si la mente, el cuerpo y el espíritu tienen un funcionamiento independiente, ¿se podría entonces hablar de un individuo en la naturaleza de la pluralidad?, es decir, ¿el ser humano, como un sujeto de deseos, de pensamientos, de emociones, de creencias, de sugestiones e intuiciones, es un mundo con diversas criaturas emanadas de sus facultades de búsqueda, raciocinio e imaginación? Explique la expresión: “Un instante es hermano del instante del tiempo, entonces el tiempo es el instante que completa el círculo” La convivencia y la paz son una meta validada por el proceso, pues resulta imposible lograr el equilibrio y el estado de bienestar sin antes
  41. 41. Pedagogía y subjetividades 41 haber planificado, en el peso de los argumentos, las razones que viabilizan la experiencia del respeto y la tolerancia. Explícita e implícitamente, la obra teatral plantea la vivencia absorta de la individualidad que pone al ser humano ante la desgracia del ensimismamiento y la egolatría. Vivir el escenario dialógico del drama es comprometer la conciencia con posturas claras y críticas ante la vida y sus experiencias convivenciales; por ello, la reflexión constante frente a decisiones, actitudes o movimientos que alteran la armonía de sus semejantes, es un móvil que predice consecuencias y que logra encajar la sensibilidad con la justa medida de todo proceder. Metodológicamente, el contenido y la forma teatral tramita en cada escena la historia del hombre alienado en las creaciones materiales; hace posibilidad el pensamiento colectivo desde la perspectiva de un evento egoísta, prepotente, pero enjuiciado por los propios argumentos de la razón. El telón existencial movido para el encuentro del ser humano con sus culpas, procura un ambiente de recogimiento y debate, en el que se pueden analizar los alcances de las intenciones del hombre atomista dentro de la esperanza de convivir en la justicia, la igualdad, el respeto y la tolerancia que la paz requiere. Todas las dimensiones del guión (filosófica, convivencial, paz, sociológica, lúdica y ética) son envolventes en los significados que sugiere, para que las reflexiones logren la profundidad en el pensamiento de la paz y la convivencia como un ideal que debe ser trabajo en el día a día de la cotidianidad en la escuela, el trabajo, la familia, los amigos y las relaciones de pareja. Abrir la discusión de la obra y asumirla como una encarnación de la experiencia de los otros, es poner la imagen del pasado en la objetividad del presente para construir un ya de buenas relaciones en la sana comunicación, en el entendimiento de las diferencias y en la depuración de los aspectos negativos que siembran dolor, ruina y desesperanza.
  42. 42. Pedagogía y subjetividades 42
  43. 43. Pedagogía y subjetividades 43
  44. 44. Pedagogía y subjetividades 44 2. ACTIVIDADES DE PROFUNDIZACIÓN Realice estas actividades después de la lectura de la Unidad 2 del Módulo. ACTIVIDAD 1. LO HUMANO EN LA TRAGEDIA DE ROSARIO TIJERAS a. Realice un análisis de la historia de Rosario Tijeras2 narrada por su autor, Jorge Franco Ramos. En este texto encontrará en la aventura por la vida las muchas estaciones que detienen en el sufrimiento y en la alegría. Se visualizará la convivencia con la esperanza y con la frustración, con los errores y aciertos; con un mundo compuesto por los muchos retazos que tejen el mapa humano. Por eso, al conocer la historia cortada por la tragedia de tolerar en la violencia y la venganza, establezca la misión del ser humano y construya un mapa antropológico, tomando cada uno de los órganos que señala la reflexión. b. Presente ante su grupo de curso el esquema de asociaciones convivenciales que referencien el concepto de patria, a la luz del conflicto y las múltiples maneras de proceder para la solución que les permite a todas las personas ser un territorio de paz y de convivencia. C. Responda cada una de las preguntas y actividades que encontrará a lo largo de los fragmentos del libro Rosario Tijeras, y fundamente las razones que dan lugar a cada situación y desenlace. 2 FRANCO RAMOS, Jorge. Rosario Tijeras. Santafé de Bogotá: Editorial Norma s.a, 1999.
  45. 45. Pedagogía y subjetividades 45 FRAGMENTOS DEL TEXTO ROSARIO TIJERAS • PRIMER CUADRO: “Nos acostumbramos tanto a su nombre que nunca pudimos pensar que se llamara de otra manera. En la oscuridad de los pasillos siento la angustiosa soledad de Rosario en este mundo, sin una identidad que la respalde, tan distinta a nosotros que podemos escarbar nuestro pasado hasta en el último rincón del mundo, con apellidos que producen muecas de aceptación y hasta perdón por nuestros crímenes. A Rosario la vida no le dejó pasar ni una, por eso se defendió tanto, creando a su alrededor un cerco de bala y tijera, de sexo y castigo, de placer y dolor.”3 La vida es un muro enladrillado con dudas y aventuras, con sueños y promesas; ese muro tiene la dureza de la venganza y la cicatriz de un recuerdo de abuso, pero también tiene un amanecer escondido tras el horizonte, un amanecer con los retazos de la vida y las heridas de la historia; un amanecer con el silencio de la calle atrincherada… un amanecer en la esperanza de un nuevo nacimiento A partir de la expresión: “La vida es un muro enladrillado con dudas y aventuras, con sueños y promesas; pero también tiene un amanecer escondido tras el horizonte, un amanecer en la esperanza de un nuevo nacimiento”, ¿cómo se podría entender la participación del ser humano dentro de una concepción de vida que implica necesaria y continuamente el encuentro con las diferencias y los proyectos colectivos? El territorio de ese nuevo amanecer es el cráneo, que representa un mirador desde el cual se puedes contemplar la ciudad y sus atractivos. 3 Ibid., p. 3.
  46. 46. Pedagogía y subjetividades 46 • SEGUNDO CUADRO: “Cada vez que Rosario mataba a alguno se engordaba. Se encerraba a comer llena de miedo, no salía en semanas, pedía dulces, postres, se comía todo lo que se le atravesar. A veces la veían salir, pero al rato llegaba llena de paquetes con comida, no hablaba con nadie, pero todos al verla cómo aumentaba de peso deducían que Rosario se había metido en líos.”4 Tapaba con exceso la culpa de su historia. El conflicto crecía en su vientre como una herida que no para de sangrar, como una balacera interminable, como un pecado sin confesión y una muerte sin dolientes. Rosario Tijeras nació en la pobreza y convivió entre la mentira de la abundancia. De la autocracia de las comunas aprendió el “ojo por ojo” y el “diente por diente”, pero no solamente miró y mordió su sufrimiento, también el de sus “parceros” y cómplices; el de sus calles, violaciones y muertes. De las siguientes expresiones ¿Cuáles cree que utilizan adecuadamente los conceptos “pobreza” y “sufrimiento” en el contexto de la convivencia y la paz?, fundamente sus respuestas, con la elaboración de un ensayo. En la pobreza se sufre el hambre, la humillación y el abandono. Se es pobre cuando el sufrimiento llama la venganza y convierte el silencio en confesor de una culpa. Desde la pobreza se aprende a sufrir con dignidad y a vivir en la agresión del medio. Ser pobre es tener el corazón abierto a cualquier sufrimiento, porque no se espera más de lo que la pobreza ofrece. No es pobre el que carece de los medios para comprar el mundo, es pobre el que no se arriesga a explorarlo y a vivir intensamente cada instante, incluso con su sufrimiento. Ahora tome el territorio de las costillas, que es una inmensa cordillera, en la cual se puede respirar el aire puro del porvenir y el bello paisaje de la sabana. 4 Ibid., p. 38.
  47. 47. Pedagogía y subjetividades 47 • TERCER CUADRO: “Rosario se fue de su casa a los once años. Inició una larga correría que nunca le permitió estar más de un año en un mismo sitio. Johnefe fue el primero que la recibió. La habían echado del último colegio donde se arriesgaron a recibirla a pesar de la historia del “rayón” y de otras cuantas faltas similares, pero esta última –secuestrar toda una mañana a una profesora y cortarle el pelo a tijeretazos locos- , no tuvo perdón sino más bien, nuevas amenazas de enviarla a un correccional.”5 Con las tijeras rompió las trincheras de su mundo y emprendió la difícil tarea de ser y hacerse en la contradicción, en la desigualdad, en las sospecha, en el amor y en la amistad. ¿Si tuviera la oportunidad de tomar unas tijeras para romper telas de la convivencia, cuáles de las siguientes cortaría y por qué? Lino egipcio tejido en ambición, superioridad, irreverencia y altivez. Lana española trenzada en intolerancia, irrespeto, atropello y exclusión. Algodón indio adherido en autosuficiencia, inflexibilidad, obstinación y riesgo. Seda china devanada en corrupción, violencia, impunidad y conveniencia. El sacro es el siguiente territorio significando una frontera donde se puede descansar mientras se espera para atravesar la sorpresa de un atardecer de verano. 5 Ibid., p. 27.
  48. 48. Pedagogía y subjetividades 48 • CUARTO CUADRO: “Cuando Emilio conoció a Rosario, ella ya no estaba con Ferney. Hacía tiempo había abandonado sus barrios y su gente. Los duros de los duros la habían instalado en un apartamento lujoso, por cierto muy cerca del nuestro, le dieron carro, cuenta corriente, y todo lo que se le antojara.”6 La ambición llevó a Rosario a otra experiencia tan dura como la de su origen y tan empañada como su propia vida, pero con el consuelo del amigo que escucha, comprende y permanece. La amistad es un soporte para la convivencia porque: Ayuda a entender que hay dificultades que pueden superarse con esfuerzo y perseverancia. Escucha para elogiar y hacer sentir al otro que es el mejor. Permanece cerca para no dar lugar a la experiencia de la angustia ni al desbordamiento en la celebración. Orienta los pasos del amigo para que no cometa errores. Comparte las alegrías y tristezas; acompaña a recorrer el mundo y ofrece su mano cuando se desfallece en un intento. Con la tibia, se marca un lago acogedor en el que habita la serenidad para tomar fuerza a un nuevo día. 6 Ibid., p. 28.
  49. 49. Pedagogía y subjetividades 49 • QUINTO CUADRO: “Rosario y yo nos podíamos pasar toda una noche hablando, y no miento cuando digo que hablábamos de todo un poquito, de ella, de mí, de Emilio. Las palabras no se cansaban de salir, no sentíamos sueño ni hambre cuando nos dedicábamos a conversar, las horas pasaban de largo sin darnos cuenta, sin estropear nuestra conversación.”7 Hablaba y convivía con sus recuerdos, con sus temores e ideales; con su incansable lucha por conservarse en una existencia agresiva, en medio de enemigos y aliados, protectores y tiranos. Siempre supo de los riesgos y retos de la vida, pero nunca desfalleció, porque llevaba el coraje de su sangre, la palabra de sus muertos y la escucha de una compañía. El diálogo es la columna de la convivencia porque: Permite argumentos y razones para decidir y actuar. Busca la conciliación en el análisis y la aceptación de las diferencias. Premedita los comportamientos y asesora frente al estilo de la comunicación. Deja que las personas se desahoguen y atiendan lo que más les conviene. Es una herramienta para el convencimiento y para las buenas relaciones. La columna vertebral, es un pueblo lleno de habitantes con quienes se puede aprender el valor de la unidad y de la constancia. 7 Ibid., p. 32.
  50. 50. Pedagogía y subjetividades 50 • SEXTO CUADRO: “Cada vez que Rosario contaba una historia, era como si la viviera de nuevo. Con la misma intensidad abría sus ojazos para asombrarse como antes o manoteaba con la ansiedad de un hecho recién ocurrido y volvía a traer el odio, el amor o el sentimiento de entonces, acompañado de una sonrisa o, como la mayoría de las veces, de una lágrima. Rosario podía contar mil historias y todas parecían distintas, pero a la hora de un balance, la historia era sólo una, la de Rosario buscando infructuosamente ganarle a la vida.”8 Y aunque toda su vida estuvo acompañada por el dolor, se mantuvo fuerte en sus circunstancias. Sabía de su debilidad y la soportaba con dureza… siempre fue terca y manipuladora, controlaba las situaciones aunque muchas veces era arrastrada por ellas. ¿Si tuviera que mirar al pasado a través de un espejo para encontrar la imagen que le gane a la vida, con cuál de las siguientes imágenes representaría esa victoria? Jugando en un parque con los amigos de infancia. Tomado de la mano de papá y mamá mientras el hermano mayor espera para recibir sus primeros pasos. Bañándose en un lago. Haciendo tareas. Corriendo detrás de un perro. La pelvis es una vereda donde el canto de los pájaros parece la música de la infancia y donde los árboles brindan la sombra de la protección y la serenidad de la confianza. 8 Ibid., p. 38.
  51. 51. Pedagogía y subjetividades 51 • SÉPTIMO CUADRO: “Rosario casi siempre lloraba por rabia, pocas veces la vi hacerlo por tristeza. Lo cierto es que no era adicta al llanto, sólo recurría a él en situaciones extremas, y ver a su hermano, el amor de su vida, enfadado con ella, era una de esas situaciones.”9 No conoció la felicidad que conduce a la plenitud. Se debatió entre balas y criminales, entre buenos y malos, entre rechazos y bienvenidas. Rosario cortaba un retazo de existencia, desafiando lo prohibido y buscando un apoyo donde recuperar sus fuerzas. Frente a un conflicto que toca sus más íntimos sentimientos, ¿cómo reaccionaría? • Expresa sus argumentos y escucha los de la otra persona, entendiendo que la diferencia también es otra justificación de encuentro y aprendizaje. • Se marcha y espera a que el otro recupere fuerzas y voluntad para buscarlo y explicarle sus razones. • Intenta desesperadamente darle claridad al mal entendido y superar la dificultad a cualquier precio. • Hace del conflicto una oportunidad de nuevas visiones y procura enriquecer una posición con los elementos de la otra y viceversa. Con la clavícula se asciende a una enorme montaña, desde donde se puede mirar la grandeza del universo y asumir responsablemente el bienestar y la armonía del entorno. 9 Ibid., p. 41.
  52. 52. Pedagogía y subjetividades 52 • OCTAVO CUADRO: “Ahora pienso que lo que siempre nos unió fue la adversidad. Lo siento así en este hospital, con ella adentro buscando un último milagro, y yo, sintiéndome privilegiado como su único acompañante.”10 Rosario nunca fue demasiado consciente de la honestidad que le rodeaba, pero siempre supo donde llegar para encontrar alivio, ya que en la misma persona superaba el dolor de ser diferente y excluida por esa diferencia. La misma persona que la amó, la entendió y la acompañó hasta su última respiración en este mundo: Cree que la adversidad es un camino de la convivencia porque: Cuando se tiene cerca la fatalidad surge el compromiso con la vida. Hace entender el sufrimiento de una persona como propio y sensibiliza para luchar conjuntamente por un cambio. Hace más fuertes a las personas para soportar los momentos difíciles. Conduce al reconocimiento de la vulnerabilidad y necesidad de la unión para encarar la incertidumbre de continuar existiendo. Hace de la debilidad un motivo de solidaridad y apoyo. En la rótula se visita la huerta que pide semillas, allí se puede iniciar una nueva cosecha y conseguir estar a la espera de mejores frutos. • NOVENO CUADRO “Desde la mañana en que amanecí queriéndola, me dediqué a construir mil mundos para Rosario. Mundos que nacían de mis deseos, que 10 Ibid., p. 59.
  53. 53. Pedagogía y subjetividades 53 duraban lo que dura un sueño y que se derrumbaban con el golpe seco de la puerta de su cuarto, con su gemido atravesando paredes, con sus intempestivas fugas para donde los duros.”11 Cuando lograba limpiarse de las penas que le sacrificaron el alma, caía otra vez a su engaño, pero sin saber que otros más duros y más humanos deseaban su reconciliación con la paz. ¿Cuáles cree que son los mundos que reconcilian con la paz del alma y la paz del cuerpo? Un mundo en la tecnología y en el avance científico. Un mundo con oportunidades de trabajo digno en medio de la transparencia y la perseverancia. Un mundo en el respeto de la vida y de la diferencia, construido en la honestidad del esfuerzo y en la unidad de manos amigas. Un mundo sin fronteras, donde todos puedan vivir como humanos y no como extranjeros. Un mundo sin riesgos, sin ambiciones, sin egoísmos ni segregaciones El omóplato es la hierba en la cual se transforma la fatiga y se levanta en el entusiasmo de una nueva esperanza. • DÉCIMO CUADRO: “En las comunas de Medellín, Rosario Tijeras se volvió un ídolo. Se podía ver en la paredes de los barrios: “Rosario Tijeras, mamacita”, “Cápame a besos, Rosario T”, “Rosario Tijeras presidente, Pablo Escobar, vicepresidente”. (…) Su historia adquirió la misma proporción de realidad y ficción de la de sus jefes. Y hasta yo, que conocí los recovecos de su vida, me confundía con las versiones que venían de afuera.”12 11 Ibid., p. 74. 12 Ibid., p. 86.
  54. 54. Pedagogía y subjetividades 54 Producto de tanta adversidad y atrevimiento, Rosario Tijeras rompió los límites de su espacio y pasó a ser leyenda en una ciudad de crisis y violencia. Ella convivía con su realidad y los otros convivían con su idealización. Pero en el fondo, su vida era un rompecabezas de sicarios, escapularios, vueltas, fugas y motos. Para todos los seres humanos, la convivencia también es un rompecabezas de todo lo que sucede en derredor porque: • Los muros exponen la realidad social y económica. • El entorno determina las palabras y comportamientos. • Se participa de la realidad en la cual las personas se comunican en la cotidianidad del trabajo, los amigos, el disfrute y la crisis. • Se necesita saber lo de afuera para conocer lo de adentro. • Todo lo que sucede social, económica, política, cultural y ambientalmente, mejora o disminuye la calidad de vida. En el esternón se puede visitar y sentir la frescura de la tierra; se pueden unir los surcos y humedecer sus plantas; allí se encuentra un buen alimento y una acogedora morada. • CUADRO DÉCIMOPRIMERO “Varias veces le escuchamos decir “no importa cuánto se vive, sino, cómo se vive”, y sabíamos que ese “cómo” era jugándose la vida a diario a cambio de unos pesos para el televisor, para la nevera de la cucha, para echarle el segundo piso a la casa. Pero al verla así entendí lo democrática que era la muerte cuando se ponía a repartir dolor.”13 Rosario salió de la sombra de un anonimato en el que había sido víctima, y llegó a las luces de un teatro artificial donde fue princesa y cenicienta de su desventura. Nunca dejó de convivir con la cotidianidad de su desgracia; su pasado era la sombra que la opacaba y la encendía… era la brújula que le indicaba la dirección del sufrimiento. 13 Ibid., p. 165.
  55. 55. Pedagogía y subjetividades 55 El mejor cómo para vivir y favorecer la sana convivencia es: Luchar por conseguir el dinero para tener lo que se necesita. Participar democráticamente en las decisiones que determinan caminos comunes. Evitar pasar necesidades para no motivar situaciones de conflicto Hacer del conflicto una oportunidad para establecer acuerdos y dividir responsabilidades. Conservar el pasado como un rasgo de identidad y permanencia de valores. El húmero es una cumbre desde la cual se puede balancear y pensar en la tranquilidad del cielo que acompaña y el compromiso con la tierra que se espera. • CUADRO DÉCIMOSEGUNDO “Hasta la muerte te luce, Rosario Tijera”, no se me ocurre nada más al verla tendida para siempre. No fui capaz de levantar la sábana, alguien más lo hizo. Dormida, así dormía, con la apariencia tranquila que no tenía mientras estaba despierta.”14 Todo tiene un límite y lo humano es frágil. La vida quita lo que entrega y hace el testamento que cancela el juego con otras aventuras. Rosario eligió su camino y construyó sus metas; venía de la muerte y muy temprano volvió a ella. ¿Cree realmente en la democracia de la muerte? ¿Por qué? Comparta su percepción con el grupo en una mesa redonda. Ahora desde el fémur puede transitar el camino al lugar que le apetezca; tendrá un cosmos amplísimo para refugiarse, 14 encontrarse y regresar en la pureza del que se es. Ibid., p. 187.
  56. 56. Pedagogía y subjetividades 56 Convivir es asumir el riesgo de lo impredecible, es aprender que no solamente se es responsable del sí mismo, sino que el compromiso también implica responder por lo que el contexto determina, por eso, a través de esta historia, se buscan establecer todos los posibles contactos con el afuera, a partir de un estigma socio – económico que decreta costumbres, dialectos, símbolos y relaciones. Rosario Tijeras, se adapta como una historia en la columna de una convivencia marcada por situaciones, decisiones y acciones del pasado, es decir, se enlaza al preámbulo de un proyecto de vida, con un proceso de consecuencias, articuladas necesariamente en lo que se fue, en lo que se es y en lo que se puede llegar a ser o a suceder de no aplicar correctivos oportunos que cambien el curso de las conclusiones. Pero en este caso, se lleva una estructura conceptual lineal que conduce al análisis jerárquico, desde la autocracia de las comunas, implicada en la convicción de la venganza, en la inestabilidad, en la desconfianza, en la necesidad de comunicación, en el dolor y en la tragedia. Pensar la convivencia de Rosario con su mundo y adversidades, es repensar la convivencia en un mundo convulsionado, rápido y agresivo; es repensar el fenómeno antropológico como un producto de la historia individual que toma los matices de la época. En este sentido, la propuesta pedagógica de Rosario Tijeras, es sensibilizar frente a unos cuadros convivenciales, haciendo el llamado a un pensamiento lógico – práctico en el cual se une, se elige y se reflexiona. Cada cuadro es un episodio retroalimentado con la intervención del estudiante y en esa medida una experiencia cognoscitiva en atención al lenguaje, a la coherencia, a la localización terminológica y a las dobles alternativas que cada situación puede tener. Madurar la convivencia en la complejidad del entorno, es estructurar los elementos del tejido social con la vulnerabilidad individual de los sujetos que participan de ese ambiente. Ahora bien, aunque en la historia de Rosario Tijeras, se infiere el conducto causa – efecto, el estudiante podrá percibir opciones diferentes que lo pueden mantener al margen de
  57. 57. Pedagogía y subjetividades 57 resultados tan comprometedores como los que tuvo que enfrentar Rosario. El proceso entonces, se desarrolla en la perspectiva de la evolución de fases, o sea, de la superación de instancias primitivas en la conducta, que niegan el carácter racional del lenguaje y del comportamiento. La convivencia también es un aprendizaje en la elaboración de las emociones reactivas; es una escuela en el afincamiento vivencial, donde todo suceso es un síntoma determinante de la actitud y de la participación en ese contexto interventor de la persona, pero a su vez, intervenido por ella. Esa doble reciprocidad, le brinda autonomía al entorno y al individuo, y prueba cuál es más fuerte a la hora de asumir las decisiones que los implica con lo que sucede o genera pensamiento crítico frente a lo que está sucediendo. El ser para la convivencia tiene aquí un fuerte compromiso en la conducción de sus acciones, porque no solamente se está confrontando con una historia, sino, con las características sociales que debe abordar para suscitar conciencia del protagonismo de lo humano en la sociedad y de la sociedad en lo humano. ACTIVIDAD 2. LA DEMOCRACIA COMO UNA CONSTRUCCIÓN DIARIA a. Elaborar en grupo colaborativo una propuesta de apoyo pedagógico que contribuya a la implementación de formas y espacios de participación democrática. El ensayo debe estructurarse desde herramientas lingüísticas que favorezcan la construcción de preguntas como premisas del diálogo para la definición de situaciones y conceptos. Presentar el proyecto al asesor del curso y socializarlo ante el grupo en la secuencia: marco conceptual, campo de aplicación y repercusiones sociales. b. La educación en vínculo con los llamados de una sociedad en crisis y de un mundo en deterioro debe comprometerse con la ejecución de todas las posibilidades abiertas en la fundamentación filosófica desde la dimensión de individuos en búsqueda movidos por su incertidumbre y
  58. 58. Pedagogía y subjetividades 58 por tanto, con la inauguración de la pregunta al universo, al hombre y a las circunstancias en su aspecto destinal y azaroso. Cuando el educando se enfrenta a la contradicción, logra acceder a la identidad del pensamiento que se entiende como la palabra que ha auscultado los escollos mentales y los hace significado. Cuando la educación se compromete con un educando en asombro, en fractura, en despliegue de inquietudes e incertidumbres, está asumiendo la realidad del ser humano en su desprotección ante un universo dialéctico en los antagonismos; un universo complejo en el génesis del caos que procesa simetría, orden y armonía siempre cambiante. Desde esta perspectiva de hombre y de mujer, todo proceso formativo debe ser consciente de la necesidad de subvertir la jerarquía de la imposición y el sometimiento, derribando la antigua ecuación de profesor – alumno, para ingresar al proceso de la investigación en el aprendizaje, es decir, en la indagación conjunta de métodos, espacios y alternativas que comuniquen con la lógica epistemológica, humana, ambiental, emotiva y cósmica. Entender las eventualidades del cambio y sus incidencias directas sobre el ser humano y sus proyecciones, es determinar los sucesos cronológicos como fragmentos que componen la historia individual y colectiva de una manera estructural y no lineal para el trayecto del olvido. Hacer memoria de lo que se es y de lo que se puede, es una intención de identificación con el lenguaje que crea, debate, postula, depura, confronta y especifica; de ahí que, la demarcación de lo histórico sea un referente para el desarrollo del pensamiento y la inteligencia; un hito desde el cual la pregunta tome la dirección del análisis para transitar en la profundidad de los sentidos que el lenguaje otorga. Una vez que el ser humano se percibe pleno en su capacidad conceptual, se está preparando para la construcción de la pregunta y a su vez estará en condiciones de agrupar las diferentes disciplinas del saber y del ser y de hacerlas código de comprensión en el proceso de una indagación lingüística que sabe de lo estético, lo biológico, lo exacto, lo humano, lo reflexivo y lo propositivo.
  59. 59. Pedagogía y subjetividades 59 La pregunta bien formulada es una necesidad en el proceso educativo, ya que una de las mayores dificultades dentro del aprendizaje es el intento escritural en la lógica argumentativa, propositiva, interpretativa, reflexiva, explicativa e interrogativa. El estrecho paradigma en el que ha estado sumida la educación, ha reducido su acción socializadora a la creación de conciencias uniformes que obedezcan a un código disciplinario y normativo, en el cual el interés reside en la de transmisión, en el modelo y en los contenidos. Se deja de lado el campo de las dimensiones humanas y, por ende, la plasticidad imaginativa, la investigación crítica, la conducta del oportuno obrar, la aceptación y coordinación del cuerpo, la completud de la experiencia trascendente y la precisión y recursividad lingüística, que redunda en la experiencia democrática. Ahora bien, aunque la educación asuma al individuo como parte de un todo orgánico en el precedente socializador, es importante, en primera instancia, preparar para enfrentar las inquietudes, pues en ellas emerge la preocupación particular por los objetos, el sujeto y su relación con el mundo. La dificultad lingüística desde lo oral y escritural ha sido un fenómeno recurrente en la condición humana; el lenguaje se ha desconectado de los procesos de pensamiento y, por tanto, de la claridad, amplitud y profundidad para nombrar experiencias, percepciones, deseos, decepciones, inconformismos, incertidumbres e inquietudes. Desde temprana edad se le ha negado al educando el contacto con sucesos que impliquen su descripción desde lo sensorial e interpretativo, y, a su vez, la fusión con objetos conceptualizados desde lo explicativo y funcional. La opción de la pregunta ha quedado cancelada desde el mismo momento en que se abandona el espacio del diálogo tanto a nivel familiar como escolar. El maestro no se escapa de la invalidez de la palabra; él, al igual que el padre de familia ha omitido el valor de la pregunta espontánea, simple, obvia y se ha deslizado en una carrera acelerada por el tiempo y los resultados.
  60. 60. Pedagogía y subjetividades 60 Se abandona entonces, el esfuerzo del proceso y la interacción discursiva y dialógica en el afán acumulativo de la nota y la abarcabilidad temática, con el agravante de limitar la proyección mental a la fidelidad con los datos y con los referentes enciclopédicos. Frente a este escenario ilustrativo, el silencio es el detonante que anuncia la urgencia de la respuesta en la premisa de la pregunta. Se pierde el sendero interrogativo y se reduce el campo de exploración a la inmediatez de lo aprendido, sin atender al verdadero ritmo del saber. ¿Cómo preguntar por lo que no se sabe cuando el sentido mismo de la pregunta se ignora? Las preguntas que rompen el esquema textual pasan a ser un obstáculo relevante en la construcción de respuestas articuladas, claras y dirigidas. Si la pregunta conserva la linealidad de la fuente, lo inferido y creativo se aborta y por consiguiente el intento de multitexto tendiente a la definición y a la plasticidad literaria, filosófica y narrativa. El texto no debe ceñirse a fuente de consulta, debe ser una motivación a la investigación y a la recreación de escenas que pongan al estudiante en la riqueza del lenguaje y en la motivación por nuevos y propios momentos de creación. En lo literario, la inferencia del multitexto se une a lo ficticio para recrear y crear simultáneamente; en lo filosófico, lo construido se une al mundo de las condiciones espacio –temporales para nombrarlas en la dinámica del análisis, la reflexión, el raciocinio, la lógica y la crítica. En lo narrativo, la fundamentación descriptiva se desarrolla desde la apropiación sensorial que comunica lo facultativo con lo lingüístico para transcribir el entorno en sus variadas y cambiantes manifestaciones. La palabra connota nominal y transferencialmente las realidades tramitadas en la pregunta problematizadora para desplegar lo especulativo y con él, la experiencia de construir saber en la democracia, pues únicamente reconociendo el valor de la palabra, se emancipa la fuerza de la búsqueda El libro ha de ser un espacio de encuentro en el nervio del pensamiento que no cesa de escribir los capítulos de la vida. En la apropiación de hacer palabra el pensamiento, se equilibra el estado de disolución y se
  61. 61. Pedagogía y subjetividades 61 lleva la incertidumbre como la dosis estimulante del texto en la hermenéutica de todas las historias que componen la propia. En este orden de ideas, la pregunta espera un sujeto cognoscente que dinamice el objeto de estudio y que problematice los espacios en que dicho objeto interviene. Bajo este preámbulo formativo, la sociedad y el individuo podrán favorecer: • La participación activa y responsable en los encuentros académicos, que son a su vez, vivencias en la construcción y reflexión de las propias incertidumbres exteriorizadas como pregunta. • La formulación de posibles respuestas que abran el campo de la disertación y el diálogo a la luz de la participación espontánea en las reglas del debate y la concertación. • Propiciar ambientes de aprendizaje con la actitud, la disposición y el cumplimiento de responsabilidades investigativas, expositivas y creativas que permitan el óptimo desarrollo de las actividades y preguntas previamente planeadas. • Liderar las sesiones de trabajo que les son encomendadas, velando por el buen clima pedagógico, por el orden participativo y postulando estrategias de retroalimentación que faciliten la adquisición de hábitos de estudio. • Fomentar sanas actitudes de convivencia en plena convicción ética del derecho y el deber en el yo y en el otro. • Hacer de la convicción ecológica un hábito de vida evidenciado en el uso racional y amoroso de los recursos naturales, que permita también un contacto de aprendizaje con el entorno y una fuente de recogimiento trascendente en la unidad de la creación. • El buen ambiente en las relaciones humanas, guardando armonía en el compañerismo y en la forma de interactuar con el medio. • La prudencia como virtud en sí misma en un lenguaje y en un comportamiento claro, oportuno y sincero.
  62. 62. Pedagogía y subjetividades 62 ACTIVIDAD 3. REFLEXIÓN INDIVIDUAL • ¿Por qué importante para la sociedad y para el individuo el hacer de la incertidumbre una sensación comunicable y postulada como prioridad de indagación? • ¿Hasta qué punto es importante el diálogo en la confrontación de la pregunta y la respuesta? • ¿Cuáles son los ambientes óptimos para facilitar el aprendizaje en la vivencia democrática? • ¿Cuáles deben ser las características de un líder que oriente en la participación y en el reconocimiento de las particularidades de cada miembro de su grupo? • ¿Cuáles son los parámetros fundamentales dentro de un proyecto de convivencia amparado en los derechos y deberes? • ¿Qué piensa del lineamiento conceptual: convivir en el respeto y la tolerancia es adquirir la responsabilidad suficiente para abolir conductas de autoridad y control? Sustente su respuesta. • ¿Cuál es la responsabilidad del ser humano con el patrimonio ecológico y por qué la democracia también debe ser un proceso en prioridad de los recursos ambientales? • ¿Bajo qué principios se pueden sostener unas relaciones humanas saludables dentro de los ambientes familiares, laborales y afectivos? • ¿Por qué el lenguaje es la razón primigenia del acuerdo o el conflicto?
  63. 63. Pedagogía y subjetividades 63
  64. 64. Pedagogía y subjetividades 64 3. ACTIVIDADES DE TRANSFERENCIA ACTIVIDAD 1. ANÁLISIS LITERARIO En este suceso, mezcla de drama y locura, se narra la historia de una equivocación que tiene como resultado la dolorosa reclusión de María en un sanatorio. Se aborda la convivencia en un relato literario que expone la adversidad de un camino lineal al confinamiento y al absurdo de llegar al lugar equivocado. Entre suceso y acontecimiento, el drama enfrenta a sus actores con las sensaciones de impotencia, de dolor, de injusticia, de reproche, de súplica y de explicación ante la burla del destino que parece señalar a una víctima con el estigma de la exclusión y el abandono. Entendida la convivencia como el contacto, el encuentro, el compartir, el acompañamiento y experimentar en unas condiciones comunes con la individualidad de sujetos comprometidos en el afecto y en la búsqueda de mejores condiciones de existencia, parecería lógico que todo esfuerzo debería estar encaminado a la contribución de un ambiente armónico donde lo diferente se complementa y el complemento redunda en nuevas expectativas; pero la perspectiva de estas vidas se desenvuelve en un sufrimiento por el estar y permanecer en un espacio en el que ni lo común ni lo diferente es motivo de complacencia. Esta figura desgarradora en el desencuentro con un proyecto de vida, es el intento por reflexionar y reconceptualizar la convivencia como una construcción en la constancia, en la confianza y en la comunicación. Es por ello que los referentes que le aportan a la convivencia están manejados en el simbolismo literario de la tragedia que conduce a valorar y pensar las relaciones y hallazgos que la solidaridad en el compromiso convivencial permite.
  65. 65. Pedagogía y subjetividades 65 El lenguaje, lo antagónico, la comprensión, la angustia, la desconfianza, la desprotección, el encierro, el atropello, lo inverosímil, la injusticia, lo adverso y lo equívoco tejen el proceso de un infortunio en el que se arriesga la compañía del amor y el proceso de una vida en el sueño de compartirlo todo, de entregarlo todo, de atreverlo todo y de buscar el todo en la unidad de una esperanza que pone en juego la cotidianidad como una aventura en la cual siempre se hace aprendizaje del otro y del mundo. Pensar la convivencia dentro de la experiencia del absurdo y el infortunio es hacer análisis del sufrimiento de los personajes que ceden pautas para la reflexión profunda de cada escena. El propósito es enfático en la exteriorización de sensaciones, que necesariamente, confrontan a la víctima con las vivencias del pasado como un retorno inconfesable a lo que se fue y se desvanece con la idea de ser un mártir en su culpa o un vencedor en su satisfacción; el objetivo siempre será dejar planteada la inquietud para hacer del asombro un nuevo motivo por descubrir y valorar nuevos niveles de acompañamiento. Realice la siguiente lectura y conteste las preguntas que aparecen durante la narración: Sólo vine a hablar por teléfono15 Gabriel García Márquez Una tarde de lluvias primaverales, cuando viajaba sola hacia Barcelona conduciendo un coche alquilado, María de la Luz Cervantes sufrió una avería en el desierto de los Monegros. Era una mexicana de veintisiete años, bonita y seria, que años antes había tenido un cierto nombre como artista de variedades. Estaba casada con un prestidigitador de salón, con quien iba a reunirse aquel día después de visitar a unos parientes en Zaragoza. Al cabo de una hora de señas desesperadas a los automóviles y camiones de carga que pasaban raudos en la tormenta, el conductor de un autobús destartalado se compadeció de ella. Le advirtió, eso sí, que no iba muy lejos. 15 GARCÍA MÁRQUEZ, Gabriel. Doce cuentos peregrinos. Colombia: La Oveja Negra, 1992.
  66. 66. Pedagogía y subjetividades 66 - No importa -dijo María-. Lo único que necesito es un teléfono. Era cierto, y sólo lo necesitaba para prevenir a su marido de que no llegaría antes de las siete de la noche. Parecía un pajarito ensopado, con un abrigo de estudiante y los zapatos de playa en abril, y estaba tan aturdida por el percance que olvidó llevarse las llaves del automóvil. Una mujer que viajaba junto al conductor, de aspecto militar pero de maneras dulces, le dio una toalla y una manta, y le hizo un sitio a su lado. Después de secarse a medias, María se sentó, se envolvió en la manta, y trató de encender un cigarrillo, pero los fósforos estaban mojados. La vecina del asiento le dio fuego y le pidió un cigarrillo de los pocos que le quedaban secos. Mientras fumaban, María cedió a las ansias de desahogarse, y su voz resonó más que la lluvia o el traqueteo del autobús. La mujer la interrumpió con el índice en los labios. - Están dormidas -murmuró. María miró por encima del hombro, y vio que el autobús estaba ocupado por mujeres de edades inciertas y condiciones distintas, que dormían arropadas con mantas iguales a la suya. Contagiada por su placidez, María se enroscó en el asiento y se abandonó al rumor de la lluvia. Cuando se despertó era de noche y el aguacero se había disuelto en un sereno helado. No tenía la menor idea de cuánto tiempo había dormido ni en qué lugar del mundo se encontraban. Su vecina de asiento tenía una actitud de alerta. ¿Cómo podría describir la sensación de un nuevo mundo donde el elemento común es una manta? ¿Cuál cree que debe ser el elemento compartido en la experiencia de convivencia? justifique la respuesta - ¿Dónde estamos? -le preguntó María. - Hemos llegado -contestó la mujer. El autobús estaba entrando en el patio empedrado de un edificio enorme y sombrío que parecía un viejo convento en un bosque de árboles colosales. Las pasajeras, alumbradas a penas por un farol del patio, permanecieron inmóviles hasta que la mujer de aspecto militar las hizo descender con un sistema de órdenes primarias, como en un parvulario.
  67. 67. Pedagogía y subjetividades 67 Todas eran mayores, y se movían con tal parsimonia que parecían imágenes de un sueño. María, la última en descender, pensó que eran monjas. Lo pensó menos cuando vio a varias mujeres de uniforme que las recibieron a la puerta del autobús, y que les cubrían la cabeza con las mantas para que no se mojaran, y las ponían en fila india, dirigiéndolas sin hablarles, con palmadas rítmicas y perentorias. Después de despedirse de su vecina de asiento María quiso devolverle la manta, pero ella le dijo que se cubriera la cabeza para atravesar el patio, y la devolviera en portería. - ¿Habrá un teléfono? -le preguntó María. - Por supuesto -dijo la mujer-. Ahí mismo le indican. Le pidió a María otro cigarrillo, y ella le dio el resto del paquete mojado. quot;En el camino se secanquot;, le dijo. La mujer le hizo un adiós con la mano desde el estribo, y casi le gritó quot;Buena suertequot;. El autobús arrancó sin darle tiempo de más. María empezó a correr hacia la entrada del edificio. Una guardiana trató de detenerla con una palmada enérgica, pero tuvo que apelar a un grito imperioso: quot;¡Alto he dicho!quot;. María miró por debajo de la manta, y vio unos ojos de hielo y un índice inapelable que le indicó la fila. Obedeció. Ya en el zaguán del edificio se separó del grupo y preguntó al portero dónde había un teléfono. Una de las guardianas la hizo volver a la fila con palmaditas en la espalda, mientras le decía con modos dulces: - Por aquí, guapa, por aquí hay un teléfono. Estando en esta situación. ¿Qué mensaje transmitiría a través de un teléfono? ¿Cree que la comunicación es una fortaleza de la convivencia o está de acuerdo con lo dicho: todo conflicto nace en el lenguaje? Piense y justifique su respuesta María siguió con las otras mujeres por un corredor tenebroso, y al final entró en un dormitorio colectivo donde las guardianas recogieron las cobijas y empezaron a repartir las camas. Una mujer distinta, que a María le pareció más humana y de jerarquía más alta, recorrió la fila comparando una lista con los nombres que las recién llegadas tenían
  68. 68. Pedagogía y subjetividades 68 escritos en un cartón cosido en el corpiño. Cuando llegó frente a María se sorprendió de que no llevara su identificación. - Es que yo sólo vine a hablar por teléfono -le dijo María. Le explicó a toda prisa que su automóvil se había descompuesto en la carretera. El marido, que era mago de fiestas, estaba esperándola en Barcelona para cumplir tres compromisos hasta la media noche, y quería avisarle de que no estaría a tiempo para acompañarlo. Iban a ser las siete. Él debía salir de la casa dentro de diez minutos, y ella temía que cancelara todo por su demora. La guardiana pareció escucharla con atención. - ¿Cómo te llamas? -le preguntó. María le dijo su nombre con un suspiro de alivio, pero la mujer no lo encontró después de repasar la lista varias veces. Se lo preguntó alarmada a una guardiana, y ésta, sin nada que decir, se encogió de hombros. - Es que yo sólo vine a hablar por teléfono -dijo María. - De acuerdo, maja -le dijo la superiora, llevándola hacia su cama con una dulzura demasiado ostensible para ser real-, si te portas bien podrás hablar por teléfono con quien quieras. Pero ahora no, mañana. Algo sucedió entonces en la mente de María que le hizo entender por qué las mujeres del autobús se movían como en el fondo de un acuario. En realidad estaban apaciguadas con sedantes, y aquel palacio en sombras, con gruesos muros de cantería y escaleras heladas, era en realidad un hospital de enfermas mentales. Asustada, escapó corriendo del dormitorio, y antes de llegar al portón una guardiana gigantesca con un mameluco de mecánico la atrapó de un zarpazo y la inmovilizó en el suelo con una llave maestra. María la miró de través paralizada por el terror. ¿Habría reaccionado igual a María o piensa que un error en la comprensión comunicativa también puede ser la oportunidad de una nueva vivencia?
  69. 69. Pedagogía y subjetividades 69 - Por el amor de Dios -dijo-. Le juro por mi madre muerta que sólo vine a hablar por teléfono. Le bastó con verle la cara para saber que no había súplica posible ante aquella energúmena de mameluco a quien llamaban Herculina por su fuerza descomunal. Era la encargada de los casos difíciles, y dos reclusas habían muerto estranguladas con su brazo de oso polar adiestrado en el arte de matar por descuido. El primer caso se resolvió como un accidente comprobado. El segundo fue menos claro, y Herculina fue amonestada y advertida de que la próxima vez sería investigada a fondo. La versión corriente era que aquella oveja descarriada de una familia de apellidos grandes tenía una turbia carrera de accidentes dudosos en varios manicomios de España. Para que María durmiera la primera noche, tuvieron que inyectarle un somnífero. Antes de amanecer, cuando la despertaron las ansias de fumar, estaba amarrada por las muñecas y los tobillos en las barras de la cama. Nadie acudió a sus gritos. Por la mañana, mientras el marido no encontraba en Barcelona ninguna pista de su paradero, tuvieron que llevarla a la enfermería, pues la encontraron sin sentido en un pantano de sus propias miserias. No supo cuánto tiempo había pasado cuando volvió en sí. Pero entonces el mundo era un remanso de amor, y estaba frente a su cama un anciano monumental, con una andadura de plantígrado y una sonrisa sedante, que con dos pases maestros le devolvió la dicha de vivir. Era el director del sanatorio. Antes de decirle nada, sin saludarlo siquiera, María le pidió un cigarrillo. Él se lo dio encendido, y le regaló el paquete casi lleno. María no pudo reprimir el llanto. - Aprovecha ahora para llorar cuanto quieras -le dijo el médico, con voz adormecedora-. No hay mejor remedio que las lágrimas. ¿Qué sentiría si tuviera que comprender una convivencia en un espacio y con unas personas a las que se consideran diferentes?
  70. 70. Pedagogía y subjetividades 70 María se desahogó sin pudor, como nunca logró hacerlo con sus amantes casuales en los tedios de después del amor. Mientras la oía, el médico la peinaba con los dedos, le arreglaba la almohada para que respirara mejor, la guiaba por el laberinto de su incertidumbre con una sabiduría y una dulzura que ella no había soñado jamás. Era, por primera vez en su vida, el prodigio de ser comprendida por un hombre que la escuchaba con toda el alma sin esperar la recompensa de acostarse con ella. Al cabo de una hora larga, desahogada a fondo, le pidió autorización para hablarle por teléfono a su marido. El médico se incorporo con toda la majestad de su rango. quot;Todavía no, reinaquot;, le dijo, dándole en la mejilla la palmadita más tierna que había sentido nunca. quot;Todo se hará a su tiempoquot;. Le hizo desde la puerta una bendición episcopal, y desapareció para siempre. - Confía en mí -le dijo. Esa misma tarde María fue inscrita en el asilo con un número de serie, y con un comentario superficial sobre el enigma de su procedencia y las dudas sobre su identidad. Al margen quedó una calificación escrita de puño y letra del director: agitada. ¿Cree que sentirse comprendido es motivo suficiente para adaptarse a un nuevo estado de objetos y situaciones? Tal como María lo había previsto, el marido salió de su modesto apartamento del barrio de Horta con media hora de retraso para cumplir los tres compromisos. Era la primera vez que ella no llegaba a tiempo en casi dos años de una unión libre bien concertada, y él entendió el retraso por la ferocidad de las lluvias que asolaron la provincia aquel fin de semana. Antes de salir dejó un mensaje clavado en la puerta con el itinerario de la noche. En la primera fiesta, con todos los niños disfrazados de canguro, prescindió del truco estelar de los peces invisibles porque no podía hacerlo sin la ayuda de ella. El segundo compromiso era en casa de una anciana de noventa y tres años, en silla de ruedas, que se preciaba de haber celebrado cada uno de sus últimos treinta cumpleaños con un mago distinto. Él estaba tan contrariado con la demora de María, que no pudo concentrarse en las suertes más simples. El tercer compromiso era
  71. 71. Pedagogía y subjetividades 71 el de todas las noches en un café concierto de las Ramblas, donde actuó sin inspiración para un grupo de turistas franceses que no pudieron creer lo que veían porque se negaban a creer en la magia. Después de cada representación llamó por teléfono a su casa, y esperó sin ilusiones a que María le contestara. En la última ya no pudo reprimir la inquietud de que algo malo había ocurrido. De regreso a casa en la camioneta adaptada para las funciones públicas vio el esplendor de la primavera en las palmeras del Paseo de Gracia, y lo estremeció el pensamiento aciago de cómo podía ser la ciudad sin María. La última esperanza se desvaneció cuando encontró su recado todavía prendido en la puerta. Estaba tan contrariado, que se le olvidó darle la comida al gato. ¿Acepta que la convivencia se deteriora en el silencio y en el desconocimiento de las razones del otro? Sólo ahora que lo escribo caigo en la cuenta de que nunca supe cómo se llamaba en realidad, porque en Barcelona sólo lo conocíamos con su nombre profesional: Saturno el Mago. Era un hombre de carácter raro y con una torpeza social irremediable, pero el tacto y la gracia que le hacían falta le sobraban a María. Era ella quien lo llevaba de la mano en esta comunidad de grandes misterios, donde a nadie se le hubiera ocurrido llamar a nadie por teléfono después de la media noche para preguntar por su mujer. Saturno lo había hecho de recién venido y no quería recordarlo. Así que esa noche se conformó con llamar a Zaragoza, donde una abuela medio dormida le contestó sin alarma que María había partido después del almuerzo. No durmió más de una hora al amanecer. Tuvo un sueño cenagoso en el cual vio a María con un vestido de novia en piltrafas y salpicado de sangre, y despertó con la certidumbre pavorosa de que había vuelto a dejarlo solo, y ahora para siempre, en el vasto mundo sin ella. ¿Puede entender la angustia de Saturno? En la experiencia de convivencia explique: “despertó con la certidumbre pavorosa de que había vuelto a dejarlo solo, y ahora, para siempre en el vasto mundo sin ella”.

×