Economia campesina

2,790 views

Published on

ejemplo

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,790
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
6
Actions
Shares
0
Downloads
25
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Economia campesina

  1. 1. CUADERNOS TIERRA Y JUSTICIA No. 2 LA ECONOMÍA CAMPESINA COLOMBIANA 1990-2001 JAIME FORERO ÁLVAREZ Profesor e investigador, Instituto de Estudios Rurales, IER, Pontifica Universidad Javeriana. Colaboradores: JUAN ANDRÉS GALARZA LUZ ELBA TORRES JOSÉ LUIS FOREROISBN 958-9262-21-X© Jaime Forero Álvarez
  2. 2. CONTENIDOIntroducciónLA POBLACIÓN RURAL EN EL MUNDO1. CAMPESINADO Y POBLACIÓN RURAL• Movimientos• Empleo rural2. EL PRODUCTOR CAMPESINO COLOMBIANO• Campesinado y empresariado agropecuario• Ámbitos económicos y ámbito territorial3. Campesinado, mercado y cambio técnico A PROPÓSITO DE PREJUICIOS• Competencia y complementariedad4. Producción campesina EVOLUCIÓN RECIENTE Y ESTADO ACTUAL• Producción pecuaria campesina• Los cultivos proscritos• Café: crisis y minifundización• Hortalizas y frutales5. EFECTOS DE LAS MEDIDAS LIBERALIZANTES6. INGRESOS DE LOS CAMPESINOS• Constatación de la viabilidad económica• Principal limitante de la producción campesina• Subremuneración del trabajo familiar7. PRODUCCIÓN FAMILIAR Y SISTEMA ALIMENTARIO• Producción campesina y dieta en Colombia• Circuitos de circulación de los alimentos• Sistema alimentario adecuado
  3. 3. INTRODUCCIÓNLA POBLACIÓN RURAL EN EL MUNDOLa población rural en el mundo es el 53% de la población totaly la agricultura continúa siendo la actividad económica quemayor empleo genera. En el Tercer Mundo, con excepción deAmérica Latina, los habitantes del campo superan numéricamentela población de las ciudades. Sin incluir lo que ocurre en lospaíses de altos ingresos, los empleados en el sectoragropecuario son mucho más numerosos que los ocupados en otrasactividades (cuadros 1 y 2). De otra parte, los productores familiares, aun en buenaparte de los países altamente industrializados, tienen unaparticipación muy importante en la producción agrícola y enmuchos casos, ampliamente mayoritaria (cuadro 3). Colombia figura entre los países en donde la participacióndel trabajo asalariado en la agricultura es mayor que la de lamano de obra familiar (cuadro 3). Sin embargo, como veremos másadelante, la producción familiar agrícola en nuestro país esmás importante que la capitalista. Esto se debe a que loscampesinos contratan jornaleros, en niveles altamentesignificativos, para muchas de las labores en sus fincas, demanera que si se toma la relación entre mano de obra asalariaday familiar como indicador de la participación de la produccióncampesina queda de esta forma subvalorada la participación dela economía familiar. De otra parte, se tiene información quemuestra que esta característica de la economía campesinacolombiana no es excepcional para nuestro país en el contextodel Tercer Mundo [Haubert 1999]. Puede pensarse entonces que enalgunos de los países en los que la proporción de trabajadoresasalariados es mayor que la participación de la mano de obrafamiliar, la participación de la economía campesina puede sermayoritaria. Con lo anterior queremos resaltar dos cosas. La primera, quela agricultura y la economía campesina continúan siendosumamente importantes en todo el mundo y por lo tanto laspolíticas agrarias, rurales, ambientales y agroalimentariasdeben seguir ocupando un lugar prioritario en las agendasnacionales e internacionales. Lo segundo que observamos es que son equivocados ciertosanálisis convencionales que ven la posición relativa de AméricaLatina como un caso interesante de progreso económico pues supoblación rural es relativamente baja en el contexto mundial.Desde otra óptica, esta situación se puede interpretar como unindicador de las serias limitaciones de la región paradesarrollar su sector agrario y de una hipertrofia urbana queno es capaz, ni lo será en las próximas décadas, de darrespuesta satisfactoria a las necesidades de los habitantes ensus urbes.
  4. 4. Cuadro 1 Población mundial urbana y rural. Millones de personas. Año 2000 Población Población % deContinente urbana rural población ruralÁfrica 310 521 62,7Asia 1.407 2.328 62,3Europa 548 181 24,8América Latina 401 123 23,5América del Norte 237 69 22,5Oceanía 22 91 80,5TOTAL MUNDIAL 2.925 3.313 53,1Fuente: Organización de Naciones Unidas, “Word Urbanizations Prospects.The 1994 Revision”, Hábitat 1997 Cuadro 2 Población activa mundial. Millones de personas. Año 1995 Agricultura Servicios Industria Desempleados Países con altos 20 220 110 30 ingresos Países con ingresos 210 250 170 50 medios Países con ingresos 800 470 200 50 bajos Total 1.030 940 480 130Fuente: Banco Mundial, en Bonnamour [1996].
  5. 5. Cuadro 3Distribución de los países del mundo según participación de la mano de obra familiar en la agricultura 1996REGIÓN Países donde la mano de obra Países donde el trabajo asalariado familiar empleada supera el trabajo supera la mano de obra familiar asalariado empleadaAsia del Este y Pacífico Brunei, China, República de Corea, Guam, Singapur. Hong Kong, Indonesia, Macao, Malasia, Filipinas, Polinesia Francesa, Tailandia.Europa y Asia Central Chipre, Grecia, Hungría, Malta, Bulgaria Polonia, Portugal, Rumania, Checoeslovaquia, Turquía, YugoslaviaAmérica Latina Bolivia, Brasil, Ecuador, Guatemala, Argentina, Bahamas, Barbados, Chile, Haití, Honduras, México, Panamá, Costa Rica, Cuba, El Salvador, Puerto República Dominicana, Venezuela. Rico, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay, Colombia, Malvinas.Medio Oriente Argelia, Barrein, Egipto, Irán, Israel, Emiratos Árabes, Kuwait, Qatar, Siria, Túnez.Países altamente industrializados – Australia, Austria, Bélgica, Canadá, EUA, Reino Unido, SuizaOCDE Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Japón, Luxemburgo, Noruega, Nueva Zelanda, Países Bajos, SueciaAsia del Sur Bangladesh, India, Maldia, Pakistán, Sri LankaÁfrica Subsahariana Botswana, Camerún, Cabo Verde, Santo Tomás, Seychelles Comores, Gana, Liberia, Malawi, Nigeria, República Centro Africana, Reunión, Togo, Zambia.Fuente: elaborado de acuerdo con los datos FAO,”Reporte sobre el desarrollo del mundo”, Bonnamour[1996]. Para Colombia, DANE – Encuenta Rural de Hogares.
  6. 6. 2 CAMPESINADO Y POBLACIÓN RURALLa población que vive hoy en los campos de Colombiarepresenta el 31% de la población total. Si a ella se le agregan loshabitantes que viven en las pequeñas cabeceras municipales (menores de10 mil habitantes), la población rural alcanza el 38%. En el país, la población rural creció a lo largo del siglo veinte,duplicándose entre 1938 y 1993, a pesar de la alta intensidad de lamigración de los campos hacia las ciudades. El hecho es que buenaparte las nuevas generaciones se queda en los campos aunque son máslas personas que salen hacia las ciudades. Esta tendencia se mantuvohasta 1993, año del último censo, a pesar de que desde 1988aproximadamente se viene presentando un acelerado proceso migratoriosuscitado por el desplazamiento forzado.MOVIMIENTOS En el cuadro 4 puede observarse que la población en el campocreció en el último período intercensal (1985 - 1993) a una tasasignificativamente positiva (0,93% anual). Sin embargo, un cálculo muyaproximado hecho por nosotros con las cifras sobre desplazamiento nosindica que muy posiblemente hoy se tenga un número de habitantes enlos campos (resto municipal) ligeramente inferior al de 1993. Esdecir, tendríamos por primera vez en la historia reciente del país unadisminución de la población en el campo, situación que obedecería alconflicto armado.Traslados en el mismo campo En la formación de nuestra sociedad rural se ha presentado unaimportante migración intrarrural. Personas y familias se trasladan deuna zona a otra pasando muchas veces por centros urbanos en donderesiden algún tiempo antes de volver a vincularse al campo. Las zonasde colonización reciente reciben gran parte de estos migrantes. El principal factor de movilización de población entre 1950 y 1965 1fue la llamada Violencia . Entre 1965 y 1985 (aproximadamente), estemovimiento se suscitó por la búsqueda de oportunidades económicas quehacían los campesinos –especialmente los andinos–, costreñidos por lainflexibilidad de la frontera agrícola que es a su vez unaconsecuencia de la concentración de la propiedad de la tierra y de sucontrapartida, la minifundización de ciertas áreas.1 Violencia con mayúscula en la memoria histórica 1946 - 1966
  7. 7. De 1988 a hoy, los movimientos poblacionales entre zonas ruralesse han suscitado fundamentalmente por el desplazamiento forzado, conlo que se han presentado traslados hacia afuera de las zonas decolonización reciente y en el interior de estas zonas. La baseeconómica para la recepción de migrantes en las zonas de colonizaciónreciente ha sido principalmente la producción cocalera y, en segundotérmino, la amapolera. Es por esta razón que la región amazónica –orinocense, en donde se produce la mayor parte de la coca, presenta lamayor tasa de crecimiento poblacional rural frente a las otras grandes 2regiones. Según Fajardo y Mondragón [1997, 84] , 60 de los 73municipios colombianos con mayor tasa de crecimiento poblacional entre1985 y 1993 tenían cultivos proscritos y en el 90% de los municipiosde reciente colonización hay ese tipo de cultivos. En el cuadro 5 puede observarse el panorama de la distribución dela población colombiana entre urbana y rural por regiones, según elúltimo censo. Debe tenerse en cuenta que en la primera columna(“Participación de la población rural”) se incluye la población encabeceras municipales de menos de 10.000 habitantes y la población quelos censos clasifican como “resto”, es decir, que vive por fuera delas cabeceras municipales. En la segunda columna se toma solamente lapoblación del “resto” municipal. El crecimiento de la población rural, sin embargo, no se presentaexclusivamente en las zonas de colonización reciente. Los datoscensales revelan, en efecto, que ciertos municipios que no pertenecena las áreas de colonización o de expansión de la frontera agrícolatienen tasas de crecimiento positivas. En estos casos, hasta dondeconocemos, se trata de municipios en los que los campesinos no estánsometidos a condiciones extremadamente desfavorables para acceder a latierra ni han vivido el desplazamiento violento. Por ello han podidoestabilizarse como productores agropecuarios. Un análisis de lo que ocurre con la población rural de la RegiónAndina confirma esa tendencia al crecimiento. La población rural,contabilizada como los habitantes del resto municipal y de lascabeceras menores de 10.000 habitantes, muestra una tendencia positivadel crecimiento, con una tasa de 0,7% anual para el período 1993 – 32000 .EMPLEO RURAL Es claro que los hogares rurales no trabajan exclusivamente en laagricultura, sino que combinan diversas actividades, llevadas a caboen sus propias parcelas o por fuera de ellas, en el campo mismo, o enlas cabeceras municipales. Por esta razón, las actividades no 2 Citado por Ferro [2001]. 3 Se calculó, en este caso, la población perteneciente estrictamente a la Región Andina. Para hacerlo se tomó, de un lado, la población de todos los municipios que tienen toda el área en la ecorregión. De otra parte, para aquellos municipios con territorio en esta y otras ecorregiones, se tomó la población de las cabeceras cuando estaban localizadas en los Andes y una parte proporcional de la población del resto municipal de acuerdo con la proporción de su superficie en esta región. Se trabajó con las bases de datos del DANE cruzada con mapas de altitud (véase Corrales, Forero, Salgado y Salazar 2000).
  8. 8. agropecuarias en el medio rural tienen un peso creciente, pero esindudable que la economía en este medio depende de la producciónagraria, dentro de la cual el campesinado tiene una participación muyimportante. Según las Encuestas de Hogares Rurales, el 56% del empleo ruralera agropecuario en 1997, mientras que en la industria se ocupaba al6,4% de los habitantes y en los servicios y demás actividadesterciarias, el 33%. Años atrás, en 1988, la proporción del empleo 4agropecuario era más alta: 61% . Esta disminución entre 1988 y 1997condujo a especular sobre un cambio estructural de la economía rural,caracterizado por la pérdida de importancia de las actividadesagropecuarias y el surgimiento con fuerza de algunas nuevasactividades. Esto se ha presentado como una de las característicascentrales de la denominada nueva ruralidad. No se trata de desconocer la importancia de ciertos aportes deesta concepción, como la muy justa exaltación de la relación a travésdel medio ambiente de la actividad rural y urbana, o la importancia dela combinación de múltiples estrategias de reproducción de los hogaresrurales. Sin embargo, la idea del arribo de una nueva ruralidad alpaís, como un cambio estructural significativo, en el que la actividadagropecuaria pierde importancia frente a otras actividades económicas,parece surgir de un traslado mecánico a nuestro medio de lascorrientes académicas europeas en boga y no se ajusta muy bien al casocolombiano, por al menos tres razones:• La caída porcentual del empleo agropecuario en la economía rural se debe a la crisis de una gran parte de los cultivos (especialmente el café y los transitorios-capitalistas) y al paso consecuente de un gran número de personas a actividades informales precarias. No se trata del surgimiento de posibilidades interesantes de carácter industrial (pequeña industria rural) o de nuevos servicios que prestaría el campo a la sociedad en su conjunto (venta de servicios ambientales, turismo y ecoturismo, etcétera) y que elevarían el nivel de vida de la población rural. Es decir, no parece estar surgiendo una nueva ruralidad en la que se abra un abanico de nuevas oportunidades para el campo, que haga pasar a un segundo plano a la agricultura. La caída del empleo agrícola es más bien el resultado de una prolongada crisis agropecuaria cuya superación podría, eventualmente, revertir estas tendencias. Un indicador que apoya esta opinión es la tendencia decreciente del empleo manufacturero en el sector rural, que disminuyó en 10% entre 1988 y 1997, mientras que el empleo agrícola decreció en 8%.• En nuestro país, el grueso de las actividades de los centros urbanos pequeños (cabeceras municipales con menos de 10 mil o 20 mil habitantes) se sustenta en la dinámica de la actividad agropecuaria. A partir de esta actividad, se forma la mayor parte de encadenamientos económicos. 4 Datos del DANE – Encuestas Rurales de Hogares procesados por López y otros 2000.
  9. 9. •Se ha observado que la producción agropecuaria constituye unafuente de ingresos para buena parte de los hogares que viven en lascabeceras municipales. Están, de un lado, los jornaleros agrícolas,que en ocasiones forman asentamientos relativamente populosos, comoocurre en las zonas cafeteras. De otra parte, hay personas que vivenen los pueblos y que tienen sus negocios agropecuarios: fincasadministradas por terceros, lotes de cultivo o ganado, administradasbajo diversas formas de asociación (datos del municipio de Fómeque, enTorres 2001b). Cuadro 4 Colombia. Tasas de crecimiento de la población 1985-1993 Cabeceras municipales 2,70% Resto municipal 0,93% Total 2,12% FUENTE: DANE ¿CÓMO SE MIDE EL CRECIMIENTO DE LA POBLACIÓN? El crecimiento total de la población rural se mide sumando el crecimiento vegetativo y las migraciones de la ciudad al campo. El crecimiento vegetativo es la diferencia entre nacimientos y muertes. Cuadro 5 Colombia. Distribución regional de la población 1993 Región Población total Participación de la Participación población (No. de habitantes) población rural (%) Resto (%) Caribe 7.965.695 39,12 33,11 Oriental 11.649.375 28,01 22,50 Central 9.418.953 40,80 32,51 Pacífico 6.713.638 42,38 36,46 Orinoquía y Amazonía 1.917.050 65,63 54,60 Total nacional 37.664.711 38,03 31,37Fuente: Fundación Social de acuerdo con los censos de población del DANE, este estudio.
  10. 10. 2 EL PRODUCTOR CAMPESINO COLOMBIANO¿Cuál es el espacio económico que ocupan los campesinos ennuestra sociedad? ¿Cuál es su especificidad como agentes económicos?Estas son las preguntas que intentamos responder en este capítulo sindesconocer las otras muchas dimensiones políticas y culturales delcampesinado. Dicho de otra manera, queremos dejar claro quiénes sonlos campesinos como productores agropecuarios.CAMPESINADO Y EMPRESARIADO AGROPECUARIO La estructura productiva del agro colombiano se compone de tresformas empresariales básicas:• La empresa agropecuaria capitalista.• El latifundio ganadero especulativo• La producción familiar (o comunitaria), En el cuadro 6 se presentan algunas de las característicascentrales de estas tres formas empresariales. En Colombia, los campesinos son en su mayoría productoresfamiliares agropecuarios. Se pueden considerar también como campesinoslos productores familiares forestales o pesqueros y las comunidadesrurales indígenas o afrocolombianas en las que la economía comunitariasustituye o complementa la producción familiar. Para todos los campesinos, sus unidades de producción son al mismotiempo unidades de consumo cuya finalidad es precisamente lareproducción de la familia o de la comunidad. Esta circunstancia losdiferencia esencialmente del empresariado capitalista agropecuario,cuya reproducción depende de la obtención de ganancias. A la vez, lafamilia o la comunidad le imprimen el carácter organizativo a laactividad productiva de los campesinos. La producción se organiza deacuerdo con el sistema de decisiones de la familia o de la comunidad yla división de tareas entre sus miembros, de acuerdo con su edad,sexo, jerarquías y con sus experiencias y conocimientos. Los campesinos colombianos son en su mayor parte estrictamenteproductores familiares. Aun dentro de varios grupos étnicos, indígenaso afroamericanos predomina la organización productiva familiar. Nosobra insistir que hay grupos sociales pertenecientes a este tipo deetnias cuya organización económica es, o tiende a ser, comunitaria,
  11. 11. pero su participación en términos poblacionales y en términosproductivos es marginal en relación con los demás productoresfamiliares, aunque su importancia cultural y territorial seaincuestionable.ÁMBITOS ECONÓMICOS Y ÁMBITO TERRITORIALLo monetario y lo doméstico Aunque la organización empresarial de la producción campesina esesencialmente familiar, los productores campesinos están muyintegrados al mercado. La mayor parte de los ingresos de sus sistemasproductivos se derivan de las ventas (cuadro 7). lo que implica a lavez que sus medios de subsistencia se adquieren en una alta proporciónen el mercado Una altísima proporción de los campesinos contratasistemáticamente trabajadores asalariados, hasta el punto de que laparticipación del trabajo familiar puede ser menor que la de la manode obra contratada. Al mismo tiempo, estos campesinos compran insumos y en ocasionesalquilan o compran maquinaria (tractores, trapiches, beneficiaderosmecanizados). Todo esto influye sensiblemente en la estructura decostos de su producción. Si bien los productores campesinos están muy integrados almercado, la participación de los elementos no monetarios es esencialpara su organización productiva – empresarial y para la subsistenciade sus familias (o comunidades). Tenemos de un lado la utilización de 5trabajo familiar que sigue siendo relevante: entre el 47% y el 83%, deacuerdo con los datos del cuadro 7 (productores típicamentefamiliares). Esta participación es por supuesto mucho más importanteentre los indígenas y las comunidades afrocolombianas. De otra parte, el autoconsumo agropecuario, que solventa una partede la dieta alimentaria de los productores familiares, es otroelemento central del ámbito doméstico de la economía campesina. Apesar de la intensa y creciente monetización de sus sistemas deproducción, los campesinos mantienen estrategias que les garantizan uncierto nivel de autoabastecimiento, equivalente en promedio a un 30%de la canasta de alimentos [Torres 2001 b]. El autoconsumo se componede residuos de las cosechas comerciales y de cierta producciónrealizada exclusiva o principalmente para este fin (se destaca laproducción de leche, de aves y de maíz). Las relaciones entre los campesinos mediadas por el parentesco ypor el vecindario son fundamentales para la circulación de mano deobra, tierra y capital y constituyen otro elemento clave del ámbitodoméstico de la economía campesina (no regulado por los intercambiosmonetarios). Están, de un lado, las asociaciones para cultivar o criarganado (medianerías; poramberías; ganado al aumento), los intercambios 5 La participación del trabajo familiar está implícita en el cuadro 7 y equivale a la diferencia con 100% de la participación del trabajo asalariado en el total.
  12. 12. de productos e insumos a través del trueque y de trabajo por medio dediversos sistemas de contraprestaciones, conocidos en muchos casoscomo mano vuelta. De otro lado, entre las comunidades campesinas se mantienen losintercambios recíprocos basados en la lógica de la solidaridad y, aveces, del prestigio y de la sanción social. Especialmente importantesson las donaciones de alimentos (con y sin contraprestación), quepermiten a algunos hogares afrontar crisis productivas coyunturales yque son básicas para la reproducción de los hogares más pobres [Torres2001b]. Se conserva también la organización colectiva para realizarobras comunales o para ayudar a los hogares con situaciones críticas. Cuando las familias campesinas se ven enfrentadas a problemas económicos, acuden a las redes de solidaridad e intercambios recíprocos. Definitivamente se logró comprobar en Fómeque e inclusive en las otras zonas del país analizadas por medio de información documental que la gente acude a estas redes de solidaridad cuando están afrontando serias crisis económicas, ya sea por malas cosechas o por malos precios. Aunque el impacto de 1,4% en promedio sobre el ingreso total de los productores analizados es muy pequeño, queda claro que estos intercambios, que se intensifican en momentos de crisis, pueden ser muy importantes para los hogares que están en situación de pobreza extrema hasta el punto que pueden explicar, en algunos casos, su sobrevivencia [Torres 2001b]. En síntesis, en la economía campesina hay un ámbito monetario enel que las transacciones se rigen por el dinero y un ámbito doméstico, 6objeto de los intercambios acabados de mencionar .Lo individual y lo colectivo.Espacio productivo y territorio. En la economía campesina se presenta simultáneamente un ámbitoindividual y un ámbito colectivo. En el primero, la familia es la quetoma las decisiones, de acuerdo con sus jerarquías, su disponibilidadde recursos y según las restricciones del medio socioeconómico yecosistémico. Las decisiones en el ámbito económico colectivo se tomande acuerdo con las estructuras sociales de la comunidad (relaciones deparentesco, relaciones de vecindario, autoridades y líderes) y con lasrelaciones que tienen la comunidad y el Estado, la Iglesia, losgremios, los gamonales, los comerciantes y los políticos. El ámbito económico colectivo tiende a ser más amplio entre lascomunidades étnicas que entre los productores típicamente familiares(campesinos mestizos); pero no deja de ser importante entre estosúltimos. En varias comunidades indígenas y negras se observa una especie deequilibrio entre el ámbito individual y el ámbito colectivo. Enalgunos casos, la tierra que será explotada por la familia se asigna 6 Aun en el capitalismo más avanzado es básico lo que Claude Meilasoux en su obra Mujeres, graneros y capitales llama el modo de reproducción doméstico.
  13. 13. comunitariamente, bajo las pautas sociales y del poder político de lacomunidad. De otra parte, independientemente de que la familia acceda a laparcela mediante la asignación comunitaria o a través de la propiedadprivada, el ámbito de la economía colectiva en estas comunidades estáconstituido además por una serie de empresas productivas y de activospatrimoniales o productivos que se administran o se explotan a travésde acciones colectivas:• Acceso a fuentes de agua, a pasturas comunitarias y a los recursos silvestres.• Trabajos colectivos para obras de infraestructura o para auxiliar a familias que se encuentran en condiciones críticas (mejora de vivienda y labores en los cultivos de la familia asistida).• Parcelas colectivas para autoconsumo o venta.• Tienda comunitaria.• Transporte comunitario (chivas, camiones o mixtos; lanchas con motor fuera de borda). El ámbito colectivo en las comunidades de campesinos típicamentefamiliares abarca, de un lado, de manera casi generalizada, las obrascomunitarias para construir infraestructura. Se trata no solamente dela obra física hecha con aportes regulados de mano de obra sinotambién de las interrelaciones con el Estado y con la clase políticapara acceder a los recursos. En ese sentido, este ámbito de laeconomía ha sido inteligente e inescrupolosamente explotado yexpoliado, la mayor parte de las veces, por el sistema clientelista. Las regulaciones del acceso a los servicios ambientales (agua,leña, madera, cacería) entre los campesinos típicamente familiaresmestizos han sido más bien excepcionales pero tienden en los últimosaños a cobrar una gran importancia. Estaban limitadas a algunos gruposde productores que tenían acceso a riego por gravedad mediantesistemas de acequias y más raramente, todavía, a algunas comunidadesque poseían potreros colectivos (generalmente en los páramos o suscercanías). Pero hay una serie de circunstancias que se han acumuladoy que ponen al orden del día la necesidad de emprender accionesreguladoras. El corazón de este asunto es el problema del agua y delas coberturas vegetales que regulan el sistema hídrico. La demanda de agua ha crecido con la expansión poblacional de lascomunidades rurales y con su conexión a sistemas de acueducto. Haycada vez más dotaciones de agua domiciliaria: desde acueductos queatienden varias veredas hasta la manguera que instala cada familia.También se está multiplicando el riego por medio de aspersores,surtidos generalmente por medio de mangueras que cada usuario instalaal amparo de la propiedad pública de las fuentes o de concesiones deagua entre particulares (servidumbres). Este sistema ha sido la clavedel desarrollo agrícola de la producción familiar de ladera. No haypor supuesto estadísticas al respecto, pero nos atrevemos a decir queposiblemente habría que usar 6 dígitos para estimar el número dehectáreas regadas por este medio. Por último, la demanda de leña para combustible ejerce una fuertepresión sobre la cobertura natural. También la presión existe sobre de
  14. 14. las fuentes de agua para usarla como depósito de residuos domésticos yde los insumos agroquímicos.La economía y el espacio El ámbito espacial de la economía campesina se expresaterritorialmente y no solo en la parcela, de manera que esindispensable tener una perspectiva de regulación del uso y del accesoal territorio para entender los problemas de la economía rural yplanificar sus soluciones. Esta cuestión, evidente para lascomunidades indígenas y negras, es también muy clara para el resto delcampesinado. Hay varios aspectos que deben tenerse en cuenta:• El acceso a la tierra, elemento indispensable para la consolidación de la economía rural, está limitado territorialmente por la dinámica del latifundismo. Este tema se desarrolla en el primer cuaderno de esta colección.• De otra parte, la comunidad rural ve constreñido su espacio por el monopolio de poder local y regional ejercido por los políticos tradicionales y por los grupos armados que han desarrollado múltiples formas de dictaduras militares.• Insistamos por último en que en la economía campesina hay, como se dijo atrás, un ámbito colectivo consustancial a su sistema económico, que se potencia plenamente en la medida en que las comunidades puedan regular autónomamente su propio territorio. En este ámbito son esenciales la gestión de los recursos naturales en los ecosistemas circundantes, el ordenamiento del uso del territorio y su planificación.
  15. 15. Cuadro 6 Tipos empresariales básicos de la estructura agraria colombianaEMPRESA BÁSICA TIPOS PRODUCTOS/NaturalezasocioeconómicaCAPITALISTA AGROPECUARIA Finca agrícola Café, banano de exportación, frutalesSu reproducción depende Empresa itinerante Arroz, sorgo, maíz tecnificado, algodón,de la obtención Plantaciones agroindustriales soya.sistemática de Hato ganadero tecnificado Azúcar, palma africana, maderautilidades Hato ganadero extensivo y Leche principalmente y en segundo lugar, Semiintensivo carne Bioindustrias Carne principalmente y en segundo lugar, leche Aves – huevos, floresLATIFUNDIO GANADERO Latifundio ganadero especulativo CarneESPECULATIVOSu finalidad es la rentainmobiliariaespeculativa (o lalegalización decapitales), el dominioterritorial ysecundariamente laganancia derivada de laactividad pecuarias.FAMILIAR O CAMPESINA Empresa comunitaria Cultivos predominantemente campesinos.Su reproducción depende de los Empresas familiares de · Caféingresos (monetarios y en especie) autosubsistencia · Cereales: maíz, trigo, cebada, arrozque genera a la familia o al grupo Empresas familiares altamente secano manualsocial. integradas al mercado. · Oleaginosas: ajonjolí. Producción familiar capitalista. · Papa, plátano, yuca, ñame. · Hortalizas y frutas. · Agroindustrias en fincas: café, tabaco, coca, amapola, panela Pecuarios: leche; bovinos, aves. Madera silvestres. Pescado (pesca artesanal) Cuadro 7 Colombia. Región Andina colombiana. Grado de monetización de los sistemas de producción campesinos. Valores promedio anuales. Ventas anuales Relación Costos monetarios Trabajo asalariado Tipos de productores (en miles de pesos ventas/autoconsumo sobre sobre de 2001) % costos totales % trabajo total % Hortícolas 12. 545 99 58 44 Paperos en Lenguazaque – Cundinamarca 25. 362 92 71 50 aprox. Campesinos tradicionales en Santander 8. 806 99 38 29 Minifundistas en Nariño 1. 316 s.d 31 17 Cafeteros en Buga – Valle 13. 707 92 55 30 aprox. Cafeteros en Restrepo – Valle 16. 384 95 44 53 s.d: sin dato Fuentes: Forero y otros 2000 y 2001; Forero 1999; Paz 1999.
  16. 16. 3 Campesinado, mercado y cambio técnicoA PROPÓSITO DE PREJUICIOSAlrededor de la economía campesina se ha formado unimaginario que no corresponde a su realidad. La concepciónconvencional y predominante de nuestro productor familiar rural poco onada se basa en una juiciosa observación, sino en un traslado mecánicode textos del marxismo, de la economía neoclásica y de la economíaneoinstitucional, así como de las directrices analíticas que aparecenen los textos de los organismos internacionales. Las caracterizaciones que a menudo se hacen de los campesinossuelen apegarse a tales esquemas teóricos y, a veces, a prejuiciosideológicos que las alejan, al menos en el caso colombiano, de lasparticularidades de nuestros productores rurales z }. Nuestra realidades precisamente la de un campesinado inmensamente heterogéneo y, entérminos generales, orgánicamente articulado a la economía del país. Muchos autores han establecido una generalización a menudocompartida por el grueso público, por los políticos y por buena partede las instituciones encargadas de fijar las pautas o de desarrollarlos programas de desarrollo rural. Se dice y se acepta que elcampesino es un productor tradicional que produce sobre todo para supropia subsistencia y solamente algunos pocos excedentes para elmercado. Se afirma también que su forma de producir es arcaica y queesto obedece a su marginamiento y quizás a su incapacidad paraintroducir cambios tecnológicos. El campesinado colombiano tiene importantes diferencias con el depaíses como Perú, Bolivia, Guatemala, entre varios otros deLatinoamérica en los que sus sociedades indígenas tienen un gran pesodemográfico. En nuestro país, la mayor parte de las comunidadescampesinas son de reciente formación (siglos diecinueve y veinte) yhan surgido y se han consolidado en buena medida en medio de susluchas por integrarse al mercado: lucha contra las trabas de lashaciendas republicanas de la Región Andina y de los latifundioscosteños, lucha por fundarse como colonos para sacar sus productos(café, panela, cerdos, plátano, fríjol, maíz, papa, coca) al mercado,lucha para construir la carretera que facilite la circulación debienes y servicios. Son luchas que han hecho del campesinado un 7protagonista de la construcción y economía del mercado colombiano .7 No se debe deducir de esto que los productores campesinos que existían antes de la irrupción delcapitalismo moderno a sus sociedades agrarias no entraron a la órbita de la economía del mercado o quedesaparecieron. Los campesinos de la mayor parte de los países europeos y de algunos asiáticos son ejemplosnotables de adaptación a las nuevas exigencias e imposiciones del capitalismo, los primeros apoyados
  17. 17. En Colombia predomina, en consecuencia, un campesinado integradoal mercado, que ha introducido intensos cambios en sus sistemasproductivos para adaptarse a la creciente y cambiante demanda deproductos agropecuarios. Esa demanda es tanto nacional (todo tipo dealimentos), como internacional (tabaco, café, marihuana, coca,amapola, algunos frutales). Es claro, entonces que la preconcepción deun campesinado tradicional, arcaico y refractario al cambio distamucho de la verdadera realidad. A partir de la década del setenta, los campesinos introdujeroncambios técnicos basados en la oferta de la Revolución Verde. Unresultado de este proceso es que los sistemas de producción familiaresincorporan en grados diversos la tecnología agroquímica.Excepcionalmente, hay productores que conservan sistemas de produccióntradicionales que se califican como orgánicos y está surgiendo unsector de nuevos agricultores, con un peso marginal en la producción,que viene implementando sistemas de esta naturaleza, retomandoprácticas tradicionales y aplicando nuevos conceptos promovidos poralgunas organizaciones no gubernamentales y otras gubernamentales comoPronatta. Se dice también que los campesinos no tienen capacidad de 8acumulación . Las evidencias muestran lo contrario. En el casocolombiano, la acumulación de capital de algunos campesinos ha sidouna de las fuentes de formación del empresariado agrícola. En ciertoscontextos productivos, los campesinos logran tener éxito y transitande su condición como productores familiares a la de empresarioscapitalistas, sobre la base de la ampliación paulatina de suscultivos. Un ejemplo notorio es el de los productores de papa ycebolla en el altiplano cundiboyacense [Raymond 1990], que han formadoenormes capitales. Otro es el de una zona de actividad hortícolatípicamente campesina del oriente de Cundinamarca, donde se detectó laformación de un nuevo empresariado cuya acumulación se origina en esaactividad [Forero y otros 2001]. Igualmente, muchos antiguos campesinos cafeteros se fueronconvirtiendo a lo largo de los años 70 y 80 en empresarioscapitalistas. Ahora bien, buena parte de la producción cafetera secapitalizó por medio de inversiones procedentes de sectores urbanos osurgió de la acumulación de grandes hacendados que no eran propiamenteproductores familiares [Rojas 1982]. Este ejemplo ilustra que laacumulación de capital procedente de la empresa familiar rural no esla única fuente de formación del empresariado capitalista colombiano;ni la principal.fuertemente por el Estado. Igualmente, ciertos sectores de los campesinos indígenas centroamericanos ysuramericanos funcionan orgánicamente, no sin problemas, como productores integrados a mercadosregionales, nacionales e internacionales. Al ubicarnos del otro lado, del de los perdedores, hay que reconocerque para buena parte de las sociedades agrarias o tribales del planeta, la entrada del capitalismo ha significadoprocesos trágicos de descomposición, desde la precarización de sus condiciones de vida, hasta la expulsión desus tierras y el genocidio. 8 Por lo regular, la producción campesina se caracteriza como una economía de reproducción simple, por oposición a la economía capitalista, cuya característica intrínseca es la acumulación de capital y la reproducción ampliada.
  18. 18. Pero valga la pena anotar que en los casos en los que loscapitales provienen de los campesinos se tiende a conformar unaeconomía rural estratificada en donde conviven funcionalmenteempresarios y pequeños productores [Forero 1999], por medio de unacompleja red de interrelaciones que conforman una especie de‘ecosistema económico – empresarial con sinergias mutualistas ycompetitivas’, para hacer una analogía con la ecología. Por el contrario, la economía capitalista, formada a través de laconversión de latifundios o haciendas, caso de la producción azucarerao bananera, tiende a excluir a los campesinos como productores ymuchas veces ha supuesto su desplazamiento.COMPETENCIA Y COMPLEMENTARIEDAD Se dice que la agricultura capitalista se opone al desarrollo dela campesina, que los dos sistemas de producción tienden a excluirsemutuamente. Esa es una interpretación basada en los tratadistasclásicos del siglo diecinueve y de la primera mitad del veinte. Pero, ¿qué intereses contradictorios pueden tener los campesinosproductores de hortalizas del oriente de Cundinamarca con losfloricultores de la Sabana de Bogotá? ¿O un campesino cafetero de lascordilleras que enmarcan el Valle del Cauca con los ingeniosazucareros de este departamento o con su vecino que tiene una fincacafetera capitalista? ¿O los pequeños productores de leche con losgrandes hatos? ¿O las mujeres que en sus fincas crían ‘pollosindustriales’ a pequeña escala, con los grandes avicultores? ¿En fin,los campesinos productores de papa o de cebolla junca (uno de losmejores negocios del sector agrario), arroz mecanizado, o de ganado apequeña escala con los financistas locales con los que se asocian paraobtener parte de los recursos que no les prestan los bancos? En cierto momento de nuestra historia la formación del capitalagrícola y agroindustrial en las tierras planas mecanizables implicóel desplazamiento de algunos núcleos de campesinos propietarios y laexpulsión de otros que trabajaban en las antiguas haciendas bajorelaciones de aparcería. Hoy, sin embargo, ya consolidado ese proceso,se tiene una distribución de la muy reducida área agrícola (menos de 4 9millones de hectáreas frente a 36 millones con pastos ), de modo quehay una cierta repartición territorial de la actividad agropecuariafamiliar y capitalista y no una competencia por el espacio de estasdos actividades productivas. No se pretende ocultar con lo dicho anteriormente que laestrategia de consolidación y expansión de ciertas empresas agrariasque se sigue en algunas zonas pueda tender a desplazar algunoscampesinos. En general, los campesinos ocupan zonas que loscapitalistas no pretenden disputar (laderas andinas, núcleos localesen la Costa Atlántica, zonas de colonización). Las empresascapitalistas, por su parte, se asientan en zonas sobre las que no hay 9 Para datos de cultivos, véanse cuadros anteriores. Para los de pastos, véase IGAC en CEGA [2000, 25]
  19. 19. una presión muy alta de campesinos sin tierra (segmentos de los vallesinterandinos, el altiplano cundiboyacense, fragmentos de las sabanascosteñas y de algunas vegas o sabanas orinocenses). Ahora bien, esa localización no es totalmente excluyente, demanera que en algunas de las zonas mencionadas se presentan relacionesintensas de asociación y de complementariedad entre productoresfamiliares y capitalistas [Forero 1999]. Un buen ejemplo de ello, noel único, es el caso del arroz. Se trata de los pequeños productoresarroceros que a lo largo de muchos años han permanecido en el Valledel Tolima al lado de los empresarios agrícolas utilizando, apenas conmuy pocas variaciones, la misma tecnología del arroz mecanizado o delos finqueros pequeños y medianos que se asocian con empresariosfinancistas en las vegas del Ariari. Estos últimos aportan lamaquinaria, el transporte, parte de los insumos agroquímicos y susconexiones con la cadena agroindustrial. Las asociaciones entre campesinos con poca disponibilidad detierra y otros campesinos o empresarios capitalistas para acceder alotes de cultivo significan por supuesto la transferencia de parte delos excedentes del productor al propietario en forma de renta. Pero enmuchas ocasiones estas transferencias tienen contraprestacionesinteresantes para los pequeños productores, en la medida en que elsocio financista asume buena parte del riesgo y cumple con eficienciafunciones que el sector financiero y el Estado no están dispuestos aasumir. En estos casos, más que pensar en la oposición de campesinos ycapitalistas, a partir de un discurso político preconcebido, esnecesario hacer un análisis fino que conduzca a establecer pautas deacceso a recursos y de concertación entre los actores implicados.Las reales explicaciones Volvamos a la idea expresada atrás: el actual desplazamiento delos campesinos no se debe (sino quizás en forma muy excepcional) a ladisputa del espacio económico productivo de los empresarioscapitalistas agrícolas -y agroindustriales- con los productoresfamiliares. La explicación está en otra parte:• En el monopolio del poder y de la propiedad territorial en torno a intereses relacionados con la dinámica del control militar y político (paramilitar, guerrillero, narcotraficante).• En el interés de poseer la tierra como activo inmobiliario, asociado a la expectativa de obtener dividendos de localización alrededor de grandes obras de infraestructura (carreteras, represas, puertos). Estas formas de control de la tierra y de su sustracción de laesfera económica como activo productivo gravitan tanto sobre lascondiciones empresariales de capitalistas como sobre las condicionesde los campesinos. Se suele afirmar que la economía campesina produce solamentebienes alimentarios de consumo directo. Sin embargo, muchos ejemplosmuestran que los campesinos a lo largo de la historia han tenido lacapacidad y la versatilidad para alimentar todo tipo de mercados.Piénsese en los productores de tabaco y fique, para comenzar por el
  20. 20. siglo diecisiete; o en los de base de coca y látex de amapola, parapasar al siglo veintiuno, y en los cafeteros a largo de los últimos130 o 150 años.Téngase en cuenta también que actualmente la producción familiar contribuye con el 18%de la producción arrocera moderna del país10 y que esta participación mantiene suimportancia en el algodón, el sorgo y la palma africana, cultivos predominantementecapitalistas. Mírese, en resumen, la incidencia de los campesinos en todos estos cultivosy su participación ampliamente mayoritaria en los alimentos de consumo directo queforman parte de la dieta básica de los colombianos. 10 Este dato corresponde a la participación de los cultivos de menos de 10 hectáreas en el área de arroz riego y de arroz secano mecanizado de acuerdo con los datos del censo nacional arrocero de 1999 [Fedearroz 2000].
  21. 21. 4 Producción campesina EVOLUCIÓN RECIENTE Y ESTADO ACTUALLos productos agrícolas predominantemente campesinos sonaquellos cuya dinámica productiva depende de la participación de laempresa familiar. En algunos casos, las unidades familiares se asociancon empresarios-financistas agrícolas. Así ocurre con la papa en elaltiplano cundiboyacense o con la panela en la hoya del río Suárez. Los productos agrícolas predominantemente campesinos tienenactualmente un mayor peso que los capitalistas: representan entre el60% y el 61% (cuadro 8) del valor de la producción de la producciónagrícola total del país (de acuerdo con el valor que se le asigne a lacoca) Esa participación sigue siendo ampliamente mayoritaria si no secontabilizan la coca y la amapola: 58% (cuadro 8). [Sinsi–NacionesUnidas].PRODUCCIÓN PECUARIA CAMPESINA Las estadísticas nacionales no permiten saber cuál es laparticipación de la empresa familiar en la producción pecuaria. Sepueden tener indicios a partir de la información sobre distribución delos pastos por tamaño de predios, que da cuenta de una participacióndel 14% de las unidades pequeñas (menos de 20 hectáreas; datos de laEncuesta Nacional Agropecuaria, en CEGA 2000, 33). En 1988 se decíaque los campesinos tenían el 20% del hato bovino nacional y producíanel 40% de la leche [Minagricultura 1988, 358–359]. La producción lechera es una actividad que conoce un intensodesarrollo basado, en buena parte, en la construcción de cadenasagroindustriales en las que los campesinos de ciertas regiones(Antioquia, Nariño y el Piedemonte Orinocense, por ejemplo) han jugadoun papel muy importante.LOCALIZACIÓN DE LA ECONOMÍA CAMPESINA La producción campesina se distribuye por todo el territorionacional y de manera mucho más homogénea que la capitalista. Estaúltima tiende a concentrarse en ciertas zonas muy específicas. En losresguardos y en los territorios de poblaciones negras se produce bajoformas familiares y comunitarias que aunque en algunas partes sonmarginales, en su aporte a la producción total son fundamentales en
  22. 22. relación con la ocupación del espacio y con la identidad cultural deestos grupos y de la nación en su conjunto. Algunas características de la distribución regional de la economíacampesina son:• Aunque se concentra en la región Andina consistentemente con la concentración de la población colombiana, la producción agrícola familiar rural es también importante en las demás regiones colombianas, según puede apreciarse en el cuadro 9.• Producción campesina no cafetera y legal: se concentra en seis departamentos: Cundinamarca, Antioquia, Santander, Boyacá, Nariño y Córdoba, en orden de importancia (la mitad de la producción agrícola capitalista–legal se concentra en apenas tres departamentos: Antioquia, Valle y Tolima, en orden de importancia).• Ningún departamento concentra más del 15% del área sembrada en café.• La coca y la amapola son cultivos de los nuevos frentes de colonización: la coca, de la región amazónica y la amapola, del bosque alto –andino. El 78% de la coca se cultiva en la región amazónica y el 44% de todos los cultivos del país están hoy en la zona del Putumayo. El grueso de la producción amapolera se concentra en Cauca, Huila y Tolima. La producción familiar rural se atomiza en alrededor de un millónde unidades familiares: Las estimaciones en número también son variadas. Así, por ejemplo, la Misión de Estudios estimó que el número de campesinos aumentó de 971.000 a 1.388.000 entre 1951 y 1988, casi al mismo ritmo del aumento de la población rural, que pasó de 6,9 a 9,8 millones de personas en el mismo lapso. Zamocs [1992] por su parte estimó que el número de campesinos en 1988 estaba entre 860.000 y 1.200.000, de los que dependían entre 4,3 y 6,9 millones de personas, cifra muy por encima de la estimada por la Misión [1990], que estimó la población campesina total en 3,5 millones de personas. Recientemente, Valderrama y Mondragón [1988] han estimado, con base en el Censo de Minifundios y el Censo de Población del DANE en 890.000 el número de campesinos [CEGA 2000, 32].LOS CULTIVOS PROSCRITOS La coca y la amapola, con un área sembrada pequeña en relación conel área total (menos del 5%), tienen una participación entre el 13% yel 23% del valor de la producción agrícola (cuadro 10). La coca ha crecido en forma vertiginosa, mientras que la amapolaparece mucho más sensible a las fumigaciones. El área de cultivo dehoja de coca en Colombia pasó durante la década de los noventa de 36mil a 136 mil hectáreas, mientras que la amapola disminuyó de 19 mil a6.500. En estos dos cultivos, la participación de los productorescampesinos es mayoritaria —alrededor del 70% en coca y del 90% enamapola.
  23. 23. Colombia concentraba anteriormente el procesamiento y lacomercialización de la cocaína pero tenía una participaciónrelativamente pequeña en el cultivo. Hoy tiene la mayor área cocaleradel planeta. La disminución del área cultivada en coca del Perú, paísque actualmente tiene apenas unas 30 mil hectáreas, es la otra cara dela moneda. La producción de coca demostró su capacidad de movilidadterritorial tanto dentro del país entre algunos lugares del mundo, enrespuesta a las políticas coercitivas. Como se sabe, la cocaína es un producto penalizado judicialmente a 11pesar de ser mucho menos nocivo que el alcohol y el tabaco , mientrasque estos dos productos son millonariamente publicitados. Pues bien, através de la fumigación, la represión oficial desplazó la coca delCaquetá al Putumayo, con lo que se multiplicaron los problemassociales y políticos. En el Putumayo son mucho más intensas que en Caquetá lasinterconexiones con otros sectores de la población y de la economíanacional y del Ecuador. Pero al interior del departamento del Caquetáse está multiplicando aceleradamente el área cultivada, al amparo delcontrol territorial de las FARC en la que fue la zona de distensión[Ferro y Cadena 2001].CAFÉ: CRISIS Y MINIFUNDIZACIÓN El café perdió 160 mil hectáreas entre 1990 y 2000. Ellasrepresentaban el 16% de la superficie que se tenía plantada en 1990(cuadro 11). No obstante, es aún el cultivo de mayor importancia delpaís en términos de su participación en la superficie sembrada (22%),del valor de la producción agrícola (18%), de su contribución a las 12exportaciones agropecuarias (34%) y de la generación de empleo. El enorme retroceso en la producción de café es consecuencia de ladesregulación de los precios internos anteriormente sustentados por laFederación Nacional de Cafeteros, la caída y las fluctuaciones de losprecios internacionales en un nuevo escenario sin Pacto Internacionaldel Café, la afectación de la productividad por la broca. En fin, esresultado del sometimiento de la producción cafetera a las nuevascondiciones del sector agropecuario en general, impuestas por el nuevomodelo de liberalización económica. El resultado más notorio de la crisis cafetera es la salida de laescena productiva de la mayor parte de las empresas capitalistas, demanera que el sector quedó en manos de los pequeños productoresfamiliares. En forma complementaria, se fragmentó notoriamente lapropiedad, al punto en que hoy el cultivo del café es una actividad 13abrumadoramente minifundista . 11 Por sus efectos combinados (dependencia, enajenación, nocividad, peligrosidad, las drogas se clasifican de la siguiente manera, de mayor a menor nocividad: heroína, alcohol, fármacos, tabaco, cocaína y marihuana. El tabaco es el causante del mayor número de muertes por enfermedad y el alcohol, por accidentes y violencia.12 Según los datos oficiales del Ministerio de Agricultura (cálculos hechos con lainformación de la base de datos del anuario estadístico).13 Minifundio: unidad de producción con una extensión insuficiente para generar los ingresosde una familia campesina.
  24. 24. El 60% de los cafeteros del país tiene cafetales con menos de 1 hectárea y responde por el 16,8% del área cafetera total. Si se agregan los cafeteros que poseen cafetales con tamaños inferiores o iguales a 5 hectáreas, los resultados son aún más impactantes: representan el 95% del total de los productores, es decir, 536.446, con un área de 540.221 hectáreas en café (62,2 % del área total) [Fonseca 1998, 79].HORTALIZAS Y FRUTALES Las hortalizas y los frutales se multiplicaron en los últimos añosen respuesta a la demanda interna de alimentos. Mientras el áreaagrícola del país creció en un 34% entre 1973 y 2000, la superficie enhortalizas lo hizo en 67%. Hoy se calculan 108 mil hectáreas de estosproductos, repartidas en parcelas que por lo regular no alcanzan lahectárea. En el mismo lapso, la superficie sembrada de los frutales deconsumo interno (se excluye el banano de exportación) aumentó en 14979% . En el cuadro 12 puede verse que el índice del área cultivada enhortalizas pasó de 100 en 1990 a 129 en 2000 y el de frutales, de 100a 172 en el mismo lapso. La expansión de hortalizas y frutales se ha basado en el modelotecnológico de pequeña escala con alta incorporación de agroquímicos yuso intensivo de mano de obra. El riego en ladera por gravedad y conaspersores ha sido fundamental para este desarrollo. Para ello loscampesinos han tejido un intrincado sistema de mangueras que se proveede toda suerte de fuentes de agua, con las posibles repercusionesambientales que pueden acarrear. Es frecuente oír que el negocio de los frutales (diferentes albanano) se lo tomó la empresa capitalista. Esta visión parecederivarse de algunos casos conspicuos, pero excepcionales, y no de unbalance de este sector productivo. Se ha observado en algunos estudiosque la producción frutícola en su casi totalidad está en manos depequeños productores (nos referimos a las 158 mil hectáreas 15mencionadas antes, que no incluyen el banano de exportación) . Anotemos finalmente que las exportaciones de frutales, diferentes al banano, hantenido un éxito muy reducido, de tal manera que actualmente la proporción de frutaexportada es ínfima en relación con la consumida internamente. Cuadro 8 Participación superficie y valor de la producción agrícola, período 1990-2001 Se incluyen coca y amapola Predominancia Período Superficie Variable cultivos en hectáreas14 Repetimos, aumentó en 979 %. Todos estos cálculos se han hecho con los datos oficiales del Ministerio deAgricultura.15 Investigación de Deproyectos Ltda., para la Corporación Colombia Internacional y entrevista del autor conRose Mary Sierra, funcionaria de una empresa procesadora de frutas localizada en Barranquilla.
  25. 25. 1990-1992 1999-2001 1999-2001 Superficie cosechada Campesinos 58,5% 67,2% 2.732.349 (hectáreas) Capitalistas 41,5% 32,8% 1.333.146 Total nacional 100,0% 100,0% 4.065.496 Valor producción escenario Campesinos 58,8% 60,1% de precios bajos para coca Capitalistas 41,2% 39,9% Total nacional 100,0% 100,0% Valor producción escenario Campesinos 61,8% 61,5% de precios altos para coca Capitalistas 38,2% 8,5% Total nacional 100,0% 100,0% Participación superficie y valor de la producción agrícola 1990-2001 Sin incluir coca ni amapola Predominancia Período Variable cultivos 1990-1992 1999-2001 Superficie cosechada Campesinos 58,2% 67,1% (hectáreas) Capitalista 41,8% 32,9% Total nacional 100,0% 100,0% Valor producción Campesinos 54,9% 58,1% (millones $ 1994) Capitalista 45,1% 41,9% Total nacional 100,0% 100,0%Fuente: Minagricultura y Desarrollo Rural - Urpas, Umatas; Augura, Federacafé, Asocaña, Fedepalma,Ascolflores, EUA/Pol. Nal – Torres 2001a. Productos predominantemente capitalistas Algodón, arroz, banano de exportación, café tecnificado en superficies mayores de 10 hectáreas, caña de azúcar, flores, palma africana, sorgo, soya, 30% de la coca, 10% de la amapola. Cuadro 9
  26. 26. Colombia: distribución de la superficie cultivada por los campesinos. 2002Región/Departamento Participación (%) Región/Departamento Participación (%)Caribe 12,47 Andina suroccidental 10,92Atlántico 0,41 Cauca 3,14Bolívar 1,78 Chocó 0,29Cesar 0,84 Nariño 3,54Córdoba 1,67 Valle 2,77La Guajira 0,71 CórdobaMagdalena 1,15 (serranías Abibe, San Jerónimo y Ayapel) 1,18San Andrés y Pacífico 3,14Providencia. 0,00 Cauca 1,48Sucre 0,63 Chocó 0,34Antioquia (Urabá) 2,72 Nariño 0,00Santander (Magdalena Medio) 2,56 Valle 1,32Andina oriental 30,00 Orinoquía 4,39Norte Santander 4,12 Arauca 0,82Santander 4,74 Casanare 0,15Boyacá 6,60 Guainía 0,07Cundinamarca 9,17 Guaviare 1,17Caquetá (piedemonte cordillera) 2,19 Meta 1,55Casanare (piedemonte cordillera) 0,15 Vichada 0,63Cesar (serranía de Los Motilones) 1,22 Amazonía 8,01Meta (piedemonte cordillera) 1,80 Amazonas 0,03
  27. 27. Andina centro – occidente 31,07 Caquetá 2,15 Antioquia 6,42 Guainía 0,07 Caldas 2,92 Guaviare 1,16 Quindío 2,26 Putumayo 4,35 Risaralda 1,89 Vaupés 0,25 Tolima 7,24 Huila 4,53 TOTAL NACIONAL 100,00 Bolívar (serranía de San Lucas) 1,44 Putumayo (piedemonte cordillera) 4,37Fuente: base de datos Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural.Cálculos de este estudio. Cuadro 10 Participación de la coca y la amapola en la producción agrícola Valor producción Campesina 16% escenario bajo Capitalista 8% Total nacional 13% Valor producción Campesina 27% escenario alto Capitalista 15% Total nacional 22%Nota: base de coca y látex de amapola.Fuente: Superficie de amapola y coca: Sinsi – Naciones Unidas. Cultivos lícitos: Base de datos deMinagricultura.
  28. 28. Los cultivos campesinos se concentran en la Región AndinaAllí se encuentra el 64,8% del área cosechada y el 89,2% del valor de la producción de cultivos campesinos[Corrales, Forero y otros 2000]. Los departamentos de la Colonización Antioqueña tienen la mitad del área dela economía cafetera familiar. En la producción no cafetera se destaca, por su parte, la Región Central Andina(departamentos de Cundinamarca, Boyacá, Santander y Norte de Santander), que tiene una participación del35% de la producción total de los demás productos campesinos legales. Cuadro 11 Colombia. Evolución del área cafetera 1990 – 2000 Promedios trienales en miles de hectárea Área según 1990- 19921993-19951996-19981999-2000 producción Tradicional 295 287 260 257 Tecnificada 691 672 609 602 ÁREA TOTAL 986 958 869 860 Campesina 445 534 646 670 Capitalista 541 424 223 189Fuente: Base de datos Minagricultura. Cálculos nuestros.
  29. 29. 5 EFECTOS DE LAS MEDIDAS LIBERALIZANTESHasta 1990, la producción campesina mantuvo su espacioproductivo y se expandió por encima del crecimiento poblacional y enrespuesta al ensanchamiento de la demanda urbana por alimentos, pero aun ritmo más lento que la producción capitalista. Por esta razón, supeso relativo (superior al 50% de la producción agrícola total), aúnmuy importante en esos momentos, había decrecido. A partir de 1990, el sector agropecuario en conjunto se viosometido a las medidas aperturistas y a los efectos del desmonte delos subsidios y de gran parte del sistema estatal de apoyo yservicios. También lo afectaron tasas de interés descomunalmentealtas. Ante esta situación, la producción capitalista sufrió másseveramente que la campesina las consecuencias de la liberalizacióneconómica. Atrás se mostró que los cultivos predominantementecampesinos aumentaron su participación en la superficie agrícola entre1990 y el 2000 (véase cuadro 8). Como se aprecia en el cuadro 12, los cultivos de los capitalistasfueron más severamente golpeados por la competencia de lasimportaciones que la mayoría de los productos campesinos. En elperíodo 1990 – 2001, mientras que el índice del total de los cultivoscapitalistas bajó de 100 a 64, el de los cultivos campesinos no varió. Algunos cultivos campesinos se mantuvieron estables e inclusivesostuvieron sus tendencias al crecimiento, entre ellos la papa, elplátano, las hortalizas y, a un ritmo mucho más lento, la panela. Enel cuadro 12 puede observarse cómo a lo largo de la década crítica delos noventa el área de la economía campesina sufrió variaciones menosfuertes que el de la capitalista. La mayor estabilidad que presenta la producción familiar se debe,de un lado, a la relación esencial del productor con su condición decampesino y con su comunidad rural y a la organización de los sistemasde producción, que da ciertas ventajas a los campesinos:• Costos monetarios por unidad de producto relativamente bajos• Combinación de actividades para la comercialización mediante un sistema muy flexible de cambios en sus líneas productivas.• Aporte significativo del autoconsumo al ingreso del hogar y flexibilidad del mismo para aumentar su contribución en épocas de crisis.
  30. 30. • Asociaciones entre los productores campesinos y de estos con financistas agrarios para la circulación productiva de tierra, 16 capital y trabajo y para la minimización del riesgo . Con la apertura fueron drásticamente golpeados el maíztradicional, uno de los principales cultivos de la economía familiar,y algunos otros cultivos cuya participación es minoritaria: cebada,fique y ajonjolí. El fríjol y otros tuvieron reducciones importantespero en menores proporciones que los anteriores mencionadosanteriormente (cuadro 12). El maíz tradicional se cultiva sin mecanización, con baja incorporación de insumosagroquímicos y se siembra, en su mayor parte, en las laderas andinas. Es el productoagrícola de autoconsumo por excelencia. Se consume en forma directa, preparado demuchas maneras, o en forma indirecta, a través de la cría de aves. Al contrario de lo quehacen con los productos comerciales, los campesinos siembran el maíz paraautoabastecerse y venden la producción que sobrepasa sus propias necesidades. Fue eneste producto que se presentó la disminución más dramática. Hasta donde hemos podidoobservar [Forero y otros 1999 y 2001], los campesinos decidieron reducir sus siembrasante la drástica caída de rentabilidad del maíz, limitándolas al nivel requerido para suconsumo. Cuadro 12 Evolución 1987 – 2001 del área agrícola.Para cultivos predominantemente campesinos Hectáreas 2001 Índice ponderado 2001/1990 Índice 1997/1990 Café 627.881 147,4 s.d. Maíz tradicional 426.213 62,3 64,6 Plátano 381.198 104,8 108,2 Caña panela 222.024 110,7 106,9 Yuca 191.559 97,9 87,8 Papa 172.439 112,1 103,4 Frutales 164.738 171,6 181,9 Fríjol 115.356 82,7 82,2 Hortalizas 109.760 128,7 109,4 Cacao 93.048 77,8 90,8 Arroz secano manual 53.854 100,7 108,5 Ñame 21.815 368,8 271,2 Fique 16.813 109,2 133,4 Trigo 14.832 36,2 41,7 Plátano exportación 13.899 113,2 155,4 Cocotero 11.711 89,3 79,1 Arracacha 8.768 120,7 96,6 Tabaco rubio 6.941 92,4 60,4 Caña miel 5.731 s.d. s.d. Ajonjolí 5.434 74,5 s.d. Tabaco negro exportación 4.412 57,1 s.d. Cebada 4.300 11,6 s.d. Tabaco negro Consumo interno 2.025 68,1 s.d. TOTAL 2.674.751 99,6 s.d.Para cultivos predominantemente capitalistas16 Estos financistas han surgido por lo general entre los mismos campesinos.
  31. 31. Hectáreas 2001 Índice ponderado 2001/1990 Índice 1997/1990 Arroz riego 274.199 97,8 73,1 Café 177.119 34,2 s.d. Caña azúcar 170.068 145,8 141,9 Arroz secano mecanizado 151.518 112,2 70,7 Maíz tecnificado 148.615 134,4 97,9 Palma africana 138.500 133,1 135,7 Sorgo 69.845 25,6 37,6 Algodón 53.703 21,8 27,8 Banano exportación 39.049 113,0 127,9 Soya 23.658 23,1 37,4 TOTAL 1.246.273 64,8 s.d.Nota: el índice ponderado 2001 – 1990 es el cociente entre el promedio de los años 1999 a 2001 sobre elpromedio 1990-1992.El índice 1997/1990 es el cociente entre estos dos años y trata de reflejar los efectos más directos dela apertura económicaFuente: elaborado con la información de la base de datos de Minagricultura.
  32. 32. 6 INGRESOS DE LOS CAMPESINOSDe acuerdo con las estadísticas convencionales, la pobrezarural es extremadamente crítica en Colombia. Actualmente, el 60% delos hogares rurales estaría por debajo de la línea de pobreza. En elcontexto latinoamericano, los niveles de pobreza del sector ruralcolombiano serían superiores, a los de Chile (28%), Costa Rica (27%),Panamá (42%), Brasil (56%) y México (59%) y estarían muy cerca del 17promedio (63%) . Sin embargo, los datos muestran que la situación hatenido una cierta mejoría si se tiene en cuenta que los hogares coningresos por debajo de la línea de pobreza, en Colombia, eran delorden del 70%, en 1978 [Gómez y Duque 1998,14]. En la infraestructura social rural se ha presentado un progreso unpoco más notable. En 1973, el índice de necesidades básicasinsatisfechas era de 88% en el medio rural, mientras que el últimocenso, de 1993, muestra un índice menor: 60%.CONSTATACIÓN DE LA VIABILIDAD ECONÓMICA Algunas evidencias sugieren que los ingresos medidos por lasencuestas de hogares del Departamento Administrativo Nacional deEstadísticas, DANE, tienen una distorsión drástica de la remuneraciónque reciben los campesinos por concepto del trabajo agropecuario ensus unidades productivas. Según tales encuestas, esta remuneración esdesastrosamente precaria: los ingresos obtenidos por los campesinos(Trabajadores agropecuarios por cuenta propia) han tendido a estar pordebajo del salario mínimo legal, mientras que los de los jornaleros sesitúan siempre por encima (véase especialmente el trabajo de López yotros 2000). Señalan también los datos del DANE que sólo en dos años durante elperíodo 1988 – 1997 los campesinos obtuvieron en sus parcelas ingresospor encima del salario mínimo: 1,33 salarios mínimos en 1989 y 1,05 en1992. A partir de este año, las cosas parecieron empeorar, de talforma que en 1997 un campesino ganaba en su parcela apenas el 60% delsalario mínimo [López y otros 2000]. Nuestros datos muestran un panorama radicalmente diferente. En losúltimos 10 años, período en el que por lo demás se han manifestadoplenamente los efectos de la liberalización económica, los sistemas deproducción de un espectro de campesinos que representa su 17 Para Colombia, el dato es de 1997; para los demás países corresponde a información entre 1997 y 1998. Según Ocampo [2001, 24 y 25], de acuerdo con las encuestas de hogares de los respectivos países.
  33. 33. heterogeneidad socioproductiva y agroecológica remuneran la mano deobra familiar por encima del salario mínimo tal como puede apreciarseen el cuadro 13. En el cuadro 13 puede verse que en los 31 casos analizados(excepto el de la coca), en 9 diferentes regiones, los sistemas deproducción agropecuarios generan a los campesinos un excedente por día 18trabajado superior a la remuneración legal .• Más de cinco salarios mínimos en 16 casos.• Entre dos y cinco salarios mínimos en 6 casos.• Entre uno y dos salarios mínimos en los 8 casos restantes. Esa es la situación antes de pagar intereses y rentas. Es decir,es el excedente generado por el sistema de producción (por díatrabajado), sin tener en cuenta quién es el que aporta la tierra y elcapital (la remuneración técnica por día de trabajo doméstico en elcuadro 13). Ahora bien, cuando se descuentan estos rubros, lasituación no varía sustancialmente: la Remuneración neta del día 19trabajo doméstico (cuadro 13) es apenas ligeramente inferior a laremuneración técnica y ni siquiera los minifundistas de Nariño quedanubicados por debajo del salario mínimo. Obsérvese en el cuadro 13 que hay casos en los que la remuneraciónneta sube en relación con la remuneración técnica. Se trata de loscampesinos que reciben rentas derivadas de asociaciones con susvecinos, a quienes les aportan la tierra y parte de los costosmonetarios. En contrapartida, el peso de esta renta es sumamentegravosa para quienes no tienen tierra, situación que muestran losdatos del mismo cuadro, en donde puede verse cómo a los partijeros deFómeque y del Río de Oro se les reduce su remuneración en cerca lamitad, después de pagar las rentas. La información anterior nos lleva a concluir que los sistemas deproducción construidos por los campesinos, sobre la base de la ofertatecnológica de la Revolución Verde son viables en términos económicos.(Aunque es muy posible que a mediano y largo plazo, de continuar conestos paquetes tecnológicos, se produzcan impactos ambientales quehagan insostenible sus modelos productivos). La otra conclusión es quesobre esta viabilidad técnica (o productiva) gravitan fuertemente lasrentas de quienes tienen tierra insuficiente.PRINCIPAL LIMITANTE DE LA PRODUCCIÓN CAMPESINA 18 La remuneración técnica día en salarios mínimos se calcula con esta fórmula: RTD = (V + A – CM) / (NJF x SMLD), donde RTD = remuneración técnica día; V = valor de las ventas anuales; A = valor del autoconsumo humano anual; CM = costos monetarios anuales; NJF = número de jornales familiares invertidos en la producción agropecuaria durante el año; SMLD = salario mínimo legal diario. 19 La remuneración técnica día se calcula en forma similar restando en el numerador las rentas pagadas por concepto del acceso a la tierra (arrendamiento, asociaciones o aparcerías) y por intereses (a los bancos o a prestamistas privados). Cuando el productor recibe rentas por ceder su tierra en asociación, aparcería o arrendamiento estos ingresos se suman en el numerador. La diferencia central entre la aparcería y la asociación está en que en la primera el propietario aporta exclusivamente la tierra y en la segunda aporta además una parte sustancial de los costos monetarios. Es decir, en la asociación el propietario de la tierra asume el papel de socio – financista.
  34. 34. Pero este asunto de los ingresos hay que verlo con otra óptica, lade los ingresos totales anuales) generados por los sistemas deproducción agropecuarios de los campesinos (en el cuadro 13registramos los ingresos por día trabajado). Al verlo así, se observaque esos ingresos no alcanzan en varios casos al salario mínimo anual,a pesar de su eficiencia relativa en la remuneración de la mano deobra. Lo anterior se deriva de las limitaciones en el acceso a la tierray al capital, que impiden ocupar toda la mano de obra disponible en lafamilia. En el cuadro 14 se observa que en 6 de los 29 casosanalizados (con excepción de la coca) los ingresos que deja a lasfamilias su actividad agropecuaria, antes de pagar la renta de latierra (en el caso de los partijeros) e intereses, están por debajodel, salario mínimo anual. Después de pagar estas rentas, el número decasos con ingresos por debajo del salario mínimo sube a 8, y pasa a 11cuando se hace una simulación con intereses altos (del 40% efectivoanual sobre el total de los costos monetarios). Un salario mínimo es un ingreso precario que no alcanza paracomprar una canasta de alimentos. Consideremos, entonces, que elingreso es suficiente sólo a partir de tres salarios mínimos, paraatender las necesidades de las familias. Así las cosas, en 13 casos delos 30 (cuadro 14), los sistemas de producción serían suficientes paraarrojar un ingreso satisfactorio antes de pagar rentas e intereses. Alpagarlos, el número de casos que están por encima de tres salariosmínimos baja a 11 y cuando se le imputan intereses altos, desciende a10. En el caso de los productores de coca se tomó solamente elresultado de una hectárea, que corresponde a la extensión que tiende atener la mayor parte de los pequeños. Puede observarse que losingresos obtenidos por estos productores, si bien son altamentecompetitivos puesto que superan ampliamente el jornal mínimo anual, noestán por encima de todos los productores campesinos que tienencultivos lícitos. Debe tenerse en cuenta que los ingresos agropecuarios son uncomponente del ingreso de los hogares rurales. Cuando los productoresno pueden ocuparse por completo en sus propias parcelas, trabajan porfuera de ellas para obtener otras entradas. Eso ocurre en la mayorparte de los casos. Esta opción, compelida por la escasez de tierra,genera un nivel de remuneración menor que el trabajo en sus propiasfincas (insistimos: al contrario de lo que muestran las cifras delDANE).SUBREMUNERACIÓN DEL TRABAJO FAMILIAR Los datos presentados muestran que los ingresos agropecuarios delos hogares rurales son muy superiores a los que registra la Encuestade Hogares del DANE ¿Por qué la diferencia tan notable entre estosdatos y los de las encuestas de hogares rurales? ¿Son los campesinosmenos pobres de lo que comúnmente se piensa?
  35. 35. Sea como sea, parece que las encuestas no son un instrumentoadecuado para captar los ingresos de las fincas de los campesinos,debido a la complejidad organizativa y productiva de sus sistemas deproducción y de sus flujos de costos y gastos. Además, las preguntassobre ingresos agropecuarios que se formulan en la encuesta del DANEson muy limitadas. Se circunscriben a preguntarle al el campesino porlas ganancias anuales que deriva de su actividad agropecuaria,pregunta para la que puede esperarse cualquier respuesta que subvalorelos ingresos familiares, que muy poco o nada tienen que ver con elconcepto de ganancia. Pero esta subvaloración que el campesino generalmente tiende ahacer de su economía, en la búsqueda de la asistencia estatal, se estávolviendo en contra de él mismo. Los planificadores, y quienes decidencómo aplicar las políticas, concluyen que si la producciónagropecuaria le genera a los campesinos ingresos tan precarios que losmantienen en la miseria, no vale la pena continuar apoyando estaactividad. Es preciso entonces hacer trabajos en profundidad para acercarse ala comprensión de los sistemas de producción de los campesinos. Si losdatos que hemos presentado son más acordes con la realidad, la cosa esdiametralmente diferente. Nuestra información muestra que esossistemas de producción tienen un potencial productivo enorme y unagran capacidad de generación de ingresos, muy superior a la de muchasotras actividades. El problema central de la pobreza rural no está en los sistemas deproducción familiares, sino en que las limitaciones en el acceso a latierra, al agua y al capital impiden desarrollar más plenamente suspotencialidades. ¿Con qué tecnología? Con la mejor oferta tecnológicadisponible en función de la estrategia de los campesinos para obtenerlos ingresos que les permitan atender sus gastos:• Con la tecnología agroquímica hasta el momento y con las adecuaciones que los campesinos han hecho a lo largo de 30 años.• Con tecnologías alternativas que amortigüen o minimicen el impacto sobre los ecosistemas y la salud humana, si el país se decide a construirlas y a dedicarle los recursos que necesita un proyecto de esta naturaleza para salir de los intentos marginales de unas Organizaciones no gubernamentales o de unos programas de gobierno con escasos recursos.
  36. 36. Cuadro 13Sistemas de producción rurales. Remuneración diaria de la mano de obra familiar empleada. Valores en número de salarios mínimos. Tipo de productor y zona - Año estudiado Remuneración técnica Remuneración neta Día de trabajo doméstico día de trabajo doméstico A. HORTÍCULTOR Mediano productor Fómeque – 1999 1,9 1,7 Combeima – 1999 5,7 5,5 Río de Oro, con baja productividad-1998 4,5 7,8 Río de Oro, con alta productividad –1998 6,0 9,4 Minifundista de Fómeque 1999 5,4 5,1 Partijero Fómeque –1999 1,9 1,1 Río de Oro, con baja productividad – 1998 5,5 2,4 Río de Oro, con alta productividad - 1998 5,4 2,9 Productor de tomate bajo invernadero 5,4 5,3 B. PAPERO. LENGUAZAQUE, CUNDINAMARCA – 1999 Pequeño, con baja productividad 3,6 3,4 Pequeño, con media productividad 4,7 4,6 Mediano, con baja productividad 5,7 7,0 Mediano, con media productividad 7,7 8,9 Mediano, con alta productividad 11,7 12,9 C. CAMPESINO TRADICIONAL SANTANDER – 1999 Pequeño productor propietario, de Regadillo – Carare 1,3 1,1 Pequeño propietario aparcero mecanizado 3,2 2,2 Parcelero familiar, de Butaregua 1,7 1,8 D. MINIFUNDISTA, NARIÑO – 1998 Pequeño productor 2,0 1,9 Mediano productor 1,2 1,1 Pequeña producción ajustada 1,1 1,1 E. CAFETERO, BUGA - VALLE – 1998 Minifundista de baja productividad 4,5 4,3 Pequeño, de baja productividad 4,8 4,8 Pequeño, de mediana productividad 5,2 5,1 Mediano, de mediana productividad 5,6 5,4 F. CAFETERO. RESTREPO – VALLE – 1991 Minifundio 5,7 5,7 Pequeña producción semiintensiva 5,9 4,8 Pequeña producción intensiva 2,2 1,0 Producción familiar pequeña 6,2 4,7
  37. 37. Cafetero ganadera 13,1 11,7 Productor de coca en una hectárea - Productividad baja 5,9 Productor de coca en una hectárea.- Productividad alta. 12,4Nota: jornal mínimo legal: $9.533 diarios.Fuentes: Forero y otros 2000a y 2000b; Forero 1999; Paz 1999. Torres 2001b. Cálculos nuestros. Cuadro 14 Excedentes anuales de los sistemas de producción en salarios mínimos. EXCEDENTE NETO O Excedente de REMUNERACIÓN NETA ANUAL Tipo de productor - Año estudiado producción o Con Con Con remuneración intereses intereses intereses técnica anual bajos medios altos A. HORTICULTOR Mediano productor Fómeque – 1999 2,2 1,9 1,5 0,8 Combeima –1999 1,1 1,0 0,9 0,8 Río de oro con baja productividad – 1998 3,8 6,5 6,4 6,1 Río de oro con alta productividad –1998 5,0 7,8 7,7 7,4 Minifundista de Fómeque 0,8 0,8 0,7 0,6 Partijero Fómeque – 1999 1,6 0,9 0,9 0,6 Río de Oro con baja productividad – 1998 1,0 0,5 0,4 0,3 Río de Oro con alta productividad - 1998 1,3 0,7 0,7 0,6 Productores de tomate bajo invernadero 6,8 6,6 6,4 5,9 B. PAPERO EN LENGUAZAQUE-CUNDINAMARCA – 1999 Pequeño, con baja productividad 2,2 2,1 2,0 1,7 Pequeño, con media productividad 3,1 3,0 2,7 2,5 Mediano, con baja productividad 4,8 5,9 5,2 4,6 Mediano, con media productividad 6,4 7,5 6,7 6,0 Mediano, con alta productividad 9,7 10,8 9,9 9,0 C. CAMPESINO TRADICIONAL EN SANTANDER - 1999 Pequeño productor propietario de Regadillo -Carare 1,4 1,2 0,9 0,6 Pequeño propietario aparcero mecanizado 2,7 1,9 1,9 1,8 Parcelero familiar de Butaregua 1,2 1,3 1,3 1,3 D. MINIFUNDISTA EN NARIÑO - 1998 Pequeño productor 0,7 0,7 0,7 0,6 Mediano productor 0,6 0,5 0,5 0,4 Pequeña producción ajustada 0,5 0,5 0,5 0,5 E. CAFETERO EN BUGA - VALLE - 1998 Minifundista de baja productividad 1,5 1,5 1,5 1,4 Pequeño, de baja productividad 2,7 2,7 2,6 2,4 Pequeño, de mediana productividad 3,1 3,1 3,0 2,8 Mediano, de mediana productividad 5,8 5,6 5,4 5,0 F. CAFETERO EN RESTREPO – VALLE - 1991
  38. 38. Minifundio 0,5 0,5 0,5 0.5 Pequeña producción semiintensiva 2,8 2,6 2,3 2.3 Pequeña producción intensiva 2,2 1,6 1,1 1.0 Producción familiar mediana 4,1 3,5 3,1 3.0 Cafetero – producción ganadera 8,6 8,5 8,4 7.6 Producción de coca en una hectárea - Productividad baja 1,9 1,9 Producción de coca en una hectárea - Productividad alta 3,8 3,8Fuentes: Forero y otros 2000a y 2000b; Forero 1999; Paz 1999. Torres 2001b. Cálculos nuestros.

×