Revista de Filosofia, N° 52, 2006-1, pp. 65 - 79ISSN 0798-1171De la teoria de la complejidad a la filosofiaintercultural: ...
66 Mordn Beltrdn, L.E., Revista de Filosofia, N" 52, 2006-1, pp. 65 - 79attetnpts to construct a new area of knowledge whi...
MordnBeltrdn,L.E., Revista de Filosofia, N"52, 2006-1, 65-79 67Para nosotros, lo que se pone de manifiesto es el estar pre...
68 Mordn Beltrdn, L.E,, Revista de Filosofia, N" 52, 2006-1, pp. 65 - 79las disciplinas cientfficas creyeron desentrafiar ...
MordnBeltrdn,LE., Revista de Filosofia, N"52, 2006-1, 65-79 69gacion absoluta de cualquier dogma que disgregue, parcialice...
70 Mordn Beltrdn, L.E., Revista de Filosofia, N" 52, 2006-1, pp. 65 - 79miento entendidos como entidades independientes. L...
Mordn Beltrdn, L.E,, Revista de Filosofia, N"52,2006-1, 65-79 71Es una ciencia erigida sobre la simplicidad. Nos dice Edga...
72 Mordn Beltrdn, L.E., Revista de Filosofia, N" 52, 2006-1, pp. 65 - 79Asf la logica de la nueva ciencia incorpora la deg...
Mordn Beltrdn, L.E,, Revista de Filosofia, N"52, 2006-1, 65 - 79 73Se busca finalmente superar cnticamente la independenci...
74 Mordn Beltrdn, L.E,, Revista de Filosofia, N" 52, 2006-1, pp. 65 - 79incivilizados por no obedecer las pautas con las q...
Mordn Beltrdn, L.E,, Revista de Filosofia, N"52, 2006-1, 65 - 79 75miento y respeto a la diversidad reflexiva presente en ...
76 Mordn Beltrdn, L.E., Revista de Filosofia, N" 52, 2006-1, pp. 65 - 79En cambio, el proyecto de construccion de esta nue...
Mordn Beltrdn, LE., Revista de Filosofia, N"52, 2006-1, 65 - 79 77fomentando, por el contrario, el habito de intercambiar ...
78 Mordn Beltrdn, LE., Revista de Filosofia, N" 52, 2006-1, pp. 65 - 79Por ello -afirma Edgar Morin:Debemos abandonar la v...
Mordn Beltrdn, L.E., Revista de Filosofia, N" 52, 2006-1, 65-79 79nuevo saber que no consiste en la desaparicidn de las di...
teoria de la complejidad a la filosofia intercultural
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

teoria de la complejidad a la filosofia intercultural

1,393 views

Published on

De la teoria de la complejidad a la filosofia intercultural: hacia un nuevo saber

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,393
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
16
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

teoria de la complejidad a la filosofia intercultural

  1. 1. Revista de Filosofia, N° 52, 2006-1, pp. 65 - 79ISSN 0798-1171De la teoria de la complejidad a la filosofiaintercultural: hacia un nuevo saberFrom The Theory of Complexity to InterculturalPhilosophy: Towards a new UnderstandingLino E. Mordn BeltrdnUniversidad del ZuliaMaracaibo—VenezuelaResumenDesde la perspectiva de la teoria de la complejidad -de Edgar Morin- y de lafilosofia intercultural -de Raul Fornet Betancourt- el presetite estudio procura pre-sentar algunas de las criticas a las que el debate contemporaneo viene sometiendo ala racionalidad occidental surgida a raiz de la modemidad. Este analisis encuentraentre ambas reflexiones un elemento en comun, representado por la preocupaci6netica que procura la construccion de un nuevo saber que hace de la vida el centro dela reflexion. Se trata pues de la vuelta al sujeto, del respeto a la naturaleza y al reco-nocimiento del derecho de otros pueblos a tener un discurso reflexivo particular ydiferente al elaborado por occidente.Palabras clave: Teoria de la complejidad, filosofia intercultural, racionalidad oc-cidental, etica, Edgar Morin, Raiil Fornet Betancourt.AbstractFrom the perspective of the theory of complexity- by Edgar Morin- and ofInter-cultural philosophy- by Raul Fornet Betancourt- this study attempts to presentcertain criticism of the contemporary debate which challenges occidental rationalityfrom the perspective of modernity. This analysis finds that between bothperspectives, there is a common element, represented by the ethical interest thatRecibido: 09-09-05 • Aceptado: 18-01-06
  2. 2. 66 Mordn Beltrdn, L.E., Revista de Filosofia, N" 52, 2006-1, pp. 65 - 79attetnpts to construct a new area of knowledge which focuses on life as the centerof reflectioti. It deals with the return of the subject, respect for nature, atid therecognition of the rights of peoples to their own particular discourse, distinct fromthat elaborated by occidental thought.Key words: Theory of cotnplexity, intercultural philosophy, western ratiotiality,ethics, Edgar Morin, Raul Fornet Betancourt."Necesitamos un conocimiento cuya expllcacion no seamutllacion y cuya accidn no sea manipulacion. Hoy, enque lo mas oscuro de la evolucion humana actua socapa de ciencia, en que lo mas irracional se agazapatras la cobertura de la razon, lo importante es plantearel problema de un metodo nuevo ".Edgar Morin"...unimos la esperanza de un tejido de saberes y expe-riencias que nos impida, enfilosofia, la caida en el rela-tivlsmo y el aislamiento provinciano, pero sin opresidnni represion de ninguna particularidad".Raul Fornet BetancourtEn los actuales momentos se viene suscitando un apremiante debateen tomo a las nefastas consecuencias que ha originado la hegemonia de laracionalidad occidental sobre el universo discursivo de culturas que habitansobre el planeta. Occidente es portador de una racionalidad construida des-de la negacion del sujeto, que en tiempos de globalizacion ha constituido alas leyes del mercado en normas imperativas que deben regular la vida delos hombres y de la misma naturaleza.Son muchas las voces que se dan cita en esta discusion; el mismo occi-dente ha engendrado discursos que procuran una altemativa a la logica que halogrado poner en vilo la vida sobre la tierra. Es asf como entendemos la teo-ria de la complejidad, como una teoria fundada desde la afirmacion rotundade la vida, como una propuesta etica enfrentada a la cultura de la muerte.De manera similar, desde otros ambitos culturales se viene trabajandoen defensa de la vida. Es asf como surge la filosofia intercultural, fundadadesde el reconocimiento de la diversidad reflexiva de todos los entomosdonde la vida humana ha sido posible. Una filosofia que no pretende ser he-gemonica, sino abierta al dialogo y al respeto de los diversos sujetos cultu-rales existentes sobre la tierra.
  3. 3. MordnBeltrdn,L.E., Revista de Filosofia, N"52, 2006-1, 65-79 67Para nosotros, lo que se pone de manifiesto es el estar presente ante unproceso constructivo de un nuevo saber. Un saber que tiene como cimientoal sujeto, o mejor dicho a la vida del sujeto, es decir un saber construidodesde una perspectiva etica.La teoria de complejidad como critica a la racionalidad occidentalDesde una perspectiva semantica el termino complejidad hace referenciaa fenomenos u objetos que se componen de elementos diversos, los cuales esta-blecen relaciones recfprocas entre si y configuran un todo. Pero en esta confi-guracion del todo -la ciencia fisica- ha puesto de manifiesto que se sucedeneventos, acciones, interacciones, determinaciones y azares que le dan a nuestromundo fenomenico rasgos de confusion, incertidumbre y desorden.Esta apreciacion de lo complejo que busca profiindizar en los rasgosconstitutivos del mundo real es precisamente producto del desarroUo que -en elultimo siglo- experimentase la ciencia ffsica. Fundamentada sobre el atomocomo materia simple primigenia de todo lo real, ha descubierto el principio dedegradacion y de desorden, ademas de la existencia microfisica de particulascada vez mas pequefias y complejas, imprimiendole a nuestra percepcion delmundo una carga de caos e incertidumbre, ante la cual nos hemos hecho los in-diferentes pretendiendo comprender el mundo desde una perspectiva ngida ysimple que permite develar ante nuestros ojos las leyes que lo rigen.Es aquf cuando lo complejo no puede resumirse en una palabra, nopuede explicarse a traves de la formulacion de una ley, en fin no puede re-ducirse a una idea simple. Al mismo tiempo, la concepcion del conocimien-to cientffico surgido a raiz de la modernidad, le confiere a la ciencia, entresus objetivos, la mision de disipar la aparente complejidad de los fenome-nos, a fin de develar el orden simple al que se supone obedecen los fenome-nos que se suceden.Ahora bien, la ciencia contemporanea se encuentra en proceso de transi-cion entre los ideales de conocimientos propios de la racionalidad clasica-surgida a la luz de la modemidad-, y una emergente racionalidad que desdediversas teorias cientfficas viene desplazando la simplificacion desde la cual
  4. 4. 68 Mordn Beltrdn, L.E,, Revista de Filosofia, N" 52, 2006-1, pp. 65 - 79las disciplinas cientfficas creyeron desentrafiar los enigmas del mundo. Hoyesta propuesta epistemologica es expresada bajo el termino complejidad .En el marco de esta nueva propuesta teorica se busca articular los par-celamientos disciplinarios -quebrados por el pensamiento disgregador- afin de construir un conocimiento multidimensional que se oponga a la su-premacfa de una ciencia sobre cualquier otra, a una omniracionalidad. Setrata, en principio, del reconocimiento de los lazos existentes entre las enti-dades que nuestro pensamiento debe necesariamente distinguir, pero no ais-lar, entre sf. En este sentido Edgar Morin nos dice que el pensamiento com-plejo estd animado por una tension permanente entre la aspiracion a un sa-ber no parcelado, no dividido, no reduccionista, y el reconocimiento de loinacabado e incompleto de todo conocimiento. Esto hace necesario, antetodo, tomar conciencia de la naturaleza y de las consecuencias de los para-digmas que mutilan el conocimiento y desfiguran lo real. Se trata de la ne-A decir de Carlos Delgado, en su texto Limites socio culturales de la educacion amhien-tal. Editorial Siglo XXI, 2002, el desarrollo cientiTico-tecnologico, ha generado paralela-mente un apremiante debate en tomo a las implicaeiones de este desarrollo en la vida.Nuevos conceptos se introducen, se evalua Ia responsabilidad cientifica, el alcance del co-nocimiento ,y su objetividad. Entre los participantes en estos debates sobresalen cientiTi-cos relevantes de nuestros dias como F. Capra, H. von Foerster, H. Maturana, F. Varela,entre otros. Desde sus obras hemos comenzado a comprender el mundo en terminos desistemas dindmicos, donde las interacciones entre Ios constituyentes de los sistemas y suentomo resultan tan importantes como el analisis de los componentes mismos. El mundoha comenzado a dejar de ser un conjunto de objetos para presentarse a la mente y al cono-cimiento como realidad de interacciones de redes complejas, emergencia y devenir. Lascontribuciones al estudio desde una perspectiva compleja han sido varias. Tambicn es va-riado el aparato conceptual e incluso algunos autores no emplean el termino complejidadpara earacterizar sus nuevas propuestas. DesarroUos teodcos en el terreno de las matema-ticas, la Idgica y la geometna (teoria de catastrofe, teoria del caos, logica difusa, geome-tria fractal), la cibemetica y la informatica, la ecologia, la biologia, la quimica, las neuro-ciencias, la antropologia, la ciencia politica y el estudio de organizaciones sociales hanconfluido hacia la fomiulacion de un nuevo tipo de vision de los objetos del mundo y delmundo en su conjunto. Es calificada como "filosofia de la inestabilidad" (Prigogine,1989), "teoria del caos" (Lorenz, 1963), "pensamiento complejo" (Morin, 1994), "cons-tructivismo radical" (Foerster, 1998), "complejidad" (Gell-Mann, 1998), "ciencias de lacomplejidad" (Maldonado, 1999). No obstante la diversidad, -incluso las profundas dife-rencias entre las propuestas concretas-, asistimos a la maduracion de una revolucidn cien-tifica de nuevo tipo cuyo resultado palpable es la elaboracion de un cuadro del mundoque podriamos denominar complejo.MORIN, Edgar.- Introduccion al pensamiento complejo. Editorial Gedisa, Mexico,2004, p. 23.
  5. 5. MordnBeltrdn,LE., Revista de Filosofia, N"52, 2006-1, 65-79 69gacion absoluta de cualquier dogma que disgregue, parcialice, aisle los ob-jetos de sus ambientes, desvincule al observador de la cosa observada. Setrata de un punto de vista que cuenta con el mundo y reconoce al sujeto.Mas aiin, -dice Morin- la epistemologia de la complejidad presenta a uno yotro de manera reciproca e inseparable} A partir de a^M/"-continua el au-tor- el problema del sujeto que se nos impone no es un problema de subjeti-vidad en el sentido degradado en el que este termino significa contingenciay afectividad, sino que es la interrogacidn fundamental del si sobre si mis-mo, sobre la realidad y la verdad. Es un problema que tiene que ver con lanaturaleza bio-antropologica y sociocultural del conocimiento.Esta afirmacion permite -desde la teoria de la complejidad- criticar laepistemologfa occidental -surgida a rafz de la modemidad- fundada sobre laeliminacion positivista del sujeto a partir de la idea de que los objetos, al te-ner existencia independiente del sujeto, eran observables y oportunamenteexplicados en tanto tales, gracias al metodo experimental y a los procedi-mientos de validacion que la ciencia modema habia permitido; se trata de unaepistemologfa fundada sobre un universo de hechos objetivos, liberados detodo juicio de valor. En ella, el conocimiento se expresd en terminos de cono-cimiento de algo extemo y distinto del ente humano. Por esto, la via de ob-tencion del saber no era un elemento mas a eonsiderar, sino un elemento fun-damental. De cuan legftima esta resultase dependeria el valor y la confiabili-dad del conocimiento que se obtendria. El metodo viene a constituirse asi, enel recurso indispensable para la obtencion del conocimiento valido, capaz dedesentrafiar los enigmas de la naturaleza, siempre rfgida. Cualquier indiscipli-na ante los pasos o pautas preestablecidas en el metodo haria incurrir en erro-res. La justificacion de la ciencia resulto entonces doble: de una parte, la ra-zon como principio organizador y creador del orden del mundo, y de otra, elmetodo de investigacion mediante el cual se garantizaba el camino concretode reconstruccion racional de los objetos del mundo en el conocimiento. Elacto cognoscitivo fue expresado mediante la formulacion de un esquema ge-neral que lo caracterizo como relacion entre el sujeto y el objeto del conoci-3 Ibidem, p. 64.4 MORIN, Edgar: El Metodo, La naturaleza de la naturaleza, Ediciones CStedra, Madrid,1999, p. 111.
  6. 6. 70 Mordn Beltrdn, L.E., Revista de Filosofia, N" 52, 2006-1, pp. 65 - 79miento entendidos como entidades independientes. Les vinculaba unica-mente el orden racional del objeto y la constitucion tambien racional del su-jeto.Dentro de este marco de referencia -afirma Morin- el sujeto es recha-zado, como perturbacion o como ruido, precisamente porque es indescripti-ble segiin los criterios del objetivismo...El sujeto se vuelve fantasma deluniverso objetivo^. Se trata de una ciencia fundada sobre los principios dedisyuncion, reduccion y abstraccion, que en conjunto constituye lo que seconoce con el nombre de paradigma de simplificacion.En esta formulacion es cierto que participaron importantes figuras dela filosofia y de la ciencia, pero quizas es Renato Descartes, quien contribu-yo decisivamente a su plasmacion teorica. La busqueda de los fundamentosdel saber en el "Discurso del metodo", establece a la razon como fundamen-to de coherencia para producir un conoeimiento cientifico nuevo por su for-mulacion y su justificacion. Asimismo, caracterizo el basamento de objeti-vidad del saber como estudio de una realidad exterior, delimito lugares rfgi-dos para el sujeto y el objeto del conoeimiento como entidades centrales dela cognicion, y argumento la necesidad del metodo como medio adecuadopara alcanzar el saber sobre el mundo exterior. Tambien definio con clari-dad el nuevo ideal de conoeimiento puesto al servicio del hombre para bien,en aras de alcanzar el dominio sobre la Naturaleza.El ideal reduccionista queda formulado asf de forma sumamente atracti-va, al conjugar la certeza en el conoeimiento exacto garantizada por la cien-cia, con la nocion politica del dominio del hombre sobre la Naturaleza y elelevado fin de alcanzar con ello el bienestar humano. La ecuacion se cierra enestos tres elementos esenciales que conforman el ideal de saber: emplear laciencia para conocer con exactitud como es el mundo, dominar asf las fuerzasy propiedades de ese mundo, para finalmente ponerlas al servicio del hombregarantizandole bienestar. El ideal integrado en esta ecuacion se constituyo enun programa importante que coloco a la ciencia en el centro de la cultura yatribuyo a la Naturaleza el noble papel de tesoro afiorado; entidad pasiva po-seedora de secretos develables y recursos disponibles para el hombre.5 MORIN, Edgar: Introduccion al pensamiento complejo. Editorial Gedisa, Mexico,2004, p. 65.
  7. 7. Mordn Beltrdn, L.E,, Revista de Filosofia, N"52,2006-1, 65-79 71Es una ciencia erigida sobre la simplicidad. Nos dice Edgar Morin losiguiente a modo de ejemplo: El hombre es un ser evidentemente biol6gico.Es, al mismo tiempo, un ser evidentemente cultural, meta biologico y quevive en un universo de lenguaje, de ideas y de conciencia. Pero a esas dosrealidades, la realidad biologica y la realidad cultural, el paradigma de sim-plificacion nos obliga ya sea a desunirlas, ya sea a reducir la mas complejaa la menos compleja. Se estudia al hombre biologico en el departamento debiologia, como un ser anatomico, fisiologico, etc., y vamos a estudiar alhombre cultural en los departamentos de ciencias humanas y sociales. Enfin es una ciencia que olvida que uno no existe sin el otro y a pesar de elloson tratados con terminos y conceptos diferentes.Desde esta perspectiva la realidad es desintegrada en las disciplinas,las cuales gracias a su metodologia producen oscurantismos dado que nohay mas asociacion entre los elementos disjuntos del saber y, por lo tanto,tampoco posibilidad de engranarlos y de reflexionar sobre ellos. Es asfcomo se construye un conocimiento, cuya validez, viene dada en proporcio-nalidad a la distancia que el sujeto logre tomar del objeto observado. Encambio, la teoria de la complejidad busca reintegrar al hombre entre losotros seres naturales para distinguirlo, pero no para reducirlo,...se trata dedesarrollar una teoria, ttna logica, una epistemologia de la complejidadque pueda resultarle conveniente al conocimiento del hombre.Se trata de una transformacion multidimensional de aquello que veni-mos entendiendo por ciencia, que concieme a aquello que parece constituira algunos de sus intangibles imperativos, comenzando por la inevitabilidadde la parcelacion disciplinaria y el fraccionamiento teorico. Es decir, la nue-va ciencia que se pretende construir tiene que ser necesariamente transdisci-plinaria. Y es que para Morin, la ciencia moderna es una enorme institucionburocratizada fundada sobre en un cuerpo de principios que resiste al menorcuestionamiento, rechazando con violencia y desprecio como -no cientifi-co- todo lo que no corresponda o se adapte a su modelo.Para Morin, la simplicidad es un paradigma que pone orden en el universo, y hostiga aldesorden. El orden a su vez es reducido a una ley, a un principio. Es capaz de aprhenderlo uno y lo multiple, pero por separado, no simultSneamente.MORIN, Edgar: Introduccion al pensamiento complejo. Editorial Gedisa, Mexico,2004, p. 65.Ibidem, p. 39.
  8. 8. 72 Mordn Beltrdn, L.E., Revista de Filosofia, N" 52, 2006-1, pp. 65 - 79Asf la logica de la nueva ciencia incorpora la degradacion, el caos, eldesorden, el azar, la contradiccion y la incertidumbre como elementos cons-titutivos de la realidad, de la vida. Y es que en la vision modema de la cien-cia, cuando uno de estos elementos aparece en el razonamiento, era exclui-do hasta su negacion o era una eminente muestra de error, lo que implicabadar marcha atras y emprender otro razonamiento. Mientras que desde laperspectiva de la teorfa de la complejidad estos elementos no significanerror sino el hallazgo de una capa profunda de la realidad que, justamenteporque es profunda, no puede ser traducida a la logica clasica o a la raciona-lizacion que -segiin Edgar Morin- pretende encerrar la realidad dentro deun sistema coherente y que descarta o coloca al margen, todo aquello quecontradiga a ese sistema. Es preciso, afirma el autor , cambiar de mundo.El universo heredado de Kepler, Galileo, Copemico, Newton, La-place era un universofrio, helado, de esferas celestes, de movimien-tos perpetuos, de orden impecable, de medida, de equilibrio. Es pre-ciso que lo cambiemos por un universo caliente, con una nube ar-diente, con bolas defuego, con movimientos irreversibles, de ordenmezclado con el desorden, de gasto, despilfarro, desequilibrio. Eluniverso heredado de la Ciencia Cldsica estaba centrado. El nuevpuniverso es acentrico, policentrico...El antiguo universo era un relojperfectamente reglado. El nuevo universo es una nube incierta. Elantiguo universo se instala en los conceptos...la ley, el ser. El nuevouniverso arroya los conceptos, les hace estallar.De allf que Edgar Morin insista en la necesidad de luchar contra ladeificacion de la razon, que es sin embargo, el unico instrumento fiable deconoeimiento. Lo que implica asumir una postura crftica al respecto desdela racionalidad, entendida esta como el dialogo incesante, entre nuestro es-pfritu, que crea las estructuras logicas, que las aplica al mundo, y que dialo-ga con ese mundo real. La racionalidad, afirma nuestro autor, no tiene ja-mds la pretension de englobar la totalidad de lo real dentro de un sistemalogico, pero tiene la voluntad de dialogar con aquello que lo resiste.9 Ibidem, p. 102.10 MORIN, Edgar: El Metodo, La naturaleza de la naturaleza, Ediciones Catedra, Madrid1999, p. 81.11 MORIN, Edgar: Introduccion al pensamiento complejo. Editorial Gedisa, Mexico,2004, p. 102.
  9. 9. Mordn Beltrdn, L.E,, Revista de Filosofia, N"52, 2006-1, 65 - 79 73Se busca finalmente superar cnticamente la independencia, hegemo-nia, y supremacia de la ciencia con respecto a otras formas de obtencion deconocimientos; el establecimiento de las categorias sujeto y objeto del co-nocimiento como entidades separadas y autonomas; la concepcion de la in-vestigacion como descubrimiento por 6l sujeto de las propiedades del mun-do, -ocultas como esencias-, pero existentes al margen del sujeto, objetiva-mente; y la concepcion del metodo, como garante de la confiabilidad de losresultados cognoscitivos. Todo esto stipone un cambio en el mundo de nues-tros conceptos, y cuestionar los conceptos maestros con los cuales pensa-mos y aprisionamos el mundo.Ahora bien, producto de la cultura occidental, esta manera de conoceraspira igualmente a la validez universal, negandole a otros saberes impor-tancia y validez. Es pues una ciencia hegemonica, como hegemonico pre-tende ser occidente desde sus postulados culturales, economicos y politicos.Sobre esta epistemologia pesa un tremendo determinismo. Nos impone-dice Morin- que hay que conocer, como hay que conocerlo, lo que hayque conocer. Manda, prohibe, traza las rutas, establece balizas, alza lasalambradas de espinas y nos conduce alli donde debemos ir. Todo estoimpone una vision del mundo y de las cosas, dado que este conocimientocontrola, de forma imperativa y prohibitiva, la logica de los discursos, pen-samientos y teorfas. Ademas, se trata de una ciencia al servicio de los masaltos intereses politicos, economicos y culturales de occidente. Es una cien-cia que contribuye a que desde la infaneia estemos culturalmente hipnotiza-dos. De este modo, vemos como un complejo de determinaciones socio—cul-turales se concentra para imponer la evidencia, la certidumbre, la pruebade la verdad de aquello qtie obedece al imprinting y a la norma. Es unaverdad que de manera absoluta se impone, casi alucinatoria, y todo lo que laconteste deviene repugnante, indignante, innoble. Es asf como, por ejemplo,saberes ancestrales de nuestros pueblos indigenas, que han servido de ci-tnientos para resistir a los embates de la cultura occidental y para mantenerrelaciones armonicas con la naturaleza se califican de barbaros, salvajes o12 MORIN, Edgar: El Metodo, La naturaleza de la naturaleza, Ediciones Catedra, Madrid,1999, p. 88.13 MORIN, Edgar: El Metodo, Las Ideas, Ediciones Catedra, Madrid, 2001, p. 27.14 Ibidem, p. 31.
  10. 10. 74 Mordn Beltrdn, L.E,, Revista de Filosofia, N" 52, 2006-1, pp. 65 - 79incivilizados por no obedecer las pautas con las que se rige el conocimientooccidental modemo.Ciertamente muchos saberes han sucumbido ante la hegemonia de laepistemologia modema, pero hoy cuando nos enfrentamos a la real posibili-dad de que la vida desaparezca sobre el planeta, se plantea una valoracionde los aportes que desde otras perspectivas conocedoras engendran vida yno destruccion.Es un gran reto el que ahora se Ie plantea a la sociologia del conoci-miento. Ella no solo debe detectar los constreiiimientos sociales, culturales,historicos que inmovilizan y aprisionan el conocimiento. Tambien debe to-mar en cuenta las condiciones que la movilizan o la liberan. Es decir, debeser capaz de desentrafiar las potencialidades sociales, historicas y culturalesde pueblos diversos a occidente que tienen autonomia de pensamiento y po-sibilidades de objetividad, de innovacion y de evolucion en el dominio delconocimiento, y de procurar una exigente evaluacion de los postulados fun-damentales desde los cuales el mismo occidente ha venido aprehendiendo larealidad. Se trata a la vez de un reconocimiento de otros saberes existentesen otras culturas y de la reformulacion de la epistemologia occidendal.En este sentido la teoria de la complejidad afirma la posibilidad de unavida cultural e intelectual dialogica, caracterizada por la pluralidad y diver-sidad de los puntos de vista. Por ello -afirma Morin- toda sociedad com-porta individuos genetica, intelectual, psicologica y afectivamente muy di-versos, y por tanto aptos para tener puntos de vista muy variados. Es estadialogica cultural la que pertnite y propicia el intercambio de ideas, opinio-nes, teorias, lo que a su vez produce el debilitamiento de los dogmatismos eintolerancias y propicia la competicion, la concurrencia, el antagonismo, ypor tanto el eonflicto entre ideas, concepciones y visiones del mundo. Asfla dialogica cultural favorece la efervescencia cultural en la que las doctri-nas, renunciando a imponer por la fuerza sus verdades, aceptan ser contra-riadas y ceden a la autocrftica a favor del dialogo. Se trata del reconoci-15 Ibid.16 Para Morin este eonflicto necesita ser regulado para evitar los desbordamientos quetransforman las batallas de ideas en batallas ffsicas o militares como tan a menudo haocurrido en la querellas religiosas. De alli la necesidad de reconocer la ley del dialogocomo la regla misma de la dialogica cultural.
  11. 11. Mordn Beltrdn, L.E,, Revista de Filosofia, N"52, 2006-1, 65 - 79 75miento y respeto a la diversidad reflexiva presente en todas las culturas, in-cluyendo la consideracion de los aportes que la misma racionalidad occi-dental moderna ha hecho a la humanidad.La niosofia intercultural como critica a la hegemonia occidentalSimilares postulados caracterizan a la Filosofia Intercultural. Ella enpro del respeto a la diversidad discursiva existente sobre el planeta conside-ra urgente el establecimiento de un dialogo intercultural que desplace al lo-gos occidental como valido universalmente. Se afirma asf que la tradicionfilosofica de occidente, originada en Grecia, se ha venido construyendo des-de la negacion de los aportes que, culturalmente, otros pueblos han elabora-do para entender el modo de realidad que han edificado para sf.^ Esto se hamanifestado en la descalificacion abierta de textos y contextos cargados deeticidad. En respuesta a esto se plantea una apremiante reflexion que sitiiael nucleo de la filosoffa en centros diversos, diseminados por el planeta yque se han manifestado allf donde la vida humana fue posible.Estariamos hablando en este sentido de una filosofia intercultural, quepone en tela de juicio la hegemonfa de la etica y de la filosoffa occidentalcomo vdlida globalmente. Es asf como desde Descartes hasta Habermas, elhorizonte discursivo de la modernidad ha elaborado la reflexion filosoficadesde una vision parcial, provinciana, regional del acontecer etico histori-co, negando la posibilidad a otros horizontes culturales su derecho a ma-nifestar su modo de realidad particular.17 A decir de Carlos Delgado, en su texto Limites socio culturales de la educacion am-biental. Editorial Siglo XXI, 2002., p. 102. "La sociedad occidental tiene, desde la mo-demidad, entre los fundamentos sociales de su devenir la intolerancia cultural a la di-versidad de los entomos humanos: No solo la conquista de extensos territorios someti-dos a dominio colonial y sometimiento, sino tambicn la implantaci6n de sistemas deeconomia que ha disefiado modelos de realidad dominadores en relaci6n con el entomohumano y natural."18 Se estudian por ejemplo textos miticos como el de Homero o Hesiodo como ejemplosfilos6ficos, tomando en cuenta sus contenidos de eticidad, pero a su vez se descartancomo tales al Libro de los muertos egipcio y a todo el imaginario mitico-religioso delos pueblos prehispanicos de America y a los pueblos abongenes del resto de los conti-nentes.19 DUSSEL, Enrique: Etica de la liberacion en la edad de la globalizacion y la exclusion.Editorial Trotta, Madrid, 1998, p. 55.
  12. 12. 76 Mordn Beltrdn, L.E., Revista de Filosofia, N" 52, 2006-1, pp. 65 - 79En cambio, el proyecto de construccion de esta nueva filosofia surgidaa la luz del dialogo de culturas debe fundamentarse en un caracter interdis-ciplinar -como lo afirma Raiil Fomet Betancourt- que convoque la diversi-dad de saberes a la superacion metodologica de la racionalidad que ha veni-do parcializando el estudio de la realidad y con ello dejando oculto el senti-do de totalidad que da significacion a lo que acontece. Ademas, debe sermetodologicamente intercultural, dado que estamos asistiendo a la emer-gencia consciente de tradiciones de pensamiento que han sido sepultadas omarginadas por la dindmica de expansion imperial de un logos monocultu-ral que ha tratado de uniformar la historia de la filosofia.Se trata de una crisis similar a la que haciamos referencia al inicio deesta refiexion. La teoria de la complejidad ha develado la crisis de la cienciaoccidental modema, en sentido equivalente al conflicto puesto de manifies-to por la filosofia intercultural con relacion a la filosofia que ha venido cul-tivando occidente. Ambas posturas abogan por una nueva epistemologiaedificada sobre nuevos conceptos e ideas que, en principio, tienen prohibidopretender ser hegemonicos.El camino por andar presupone la disposicion de plantear el asunto de lafilosofia sobre la base de una discusion igualitaria entre las culturas en unasuerte de parlamento democratico que no concede a ninguna cultura derechoa veto, pero si el derecho a expresarse sin limitaciones conceptuales previas.La filosofia intercultural incorpora -al igual que la teoria de la comple-jidad- la incertidumbre; en el sentido de que sera una manera de hacer ypracticar la filosofia que brota de lo inedito. Es decir, no se trata de una reubi-cacion teorica de viejos esquemas, se trata de crear desde las potencialidadesfilosoficas de cada pueblo un punto de convergencia, sin la supremacia deninguna tradicion cultural. Se trata de un proceso eminentemente polifonicodonde se consigue la sintonia y armonia de las diversas voces por el conti-nuo contraste y el continuo aprender de sus opiniones y experiencias.Como fundamento de eso se propone una nueva actitud hermeneutica queparte del supuesto de la que la finitud humana, tanto a nivel cultural como indi-vidual, impone renunciar a la tendencia de absolutizar o de sacralizar lo propio;20 FORNET B. Raul: Transformacion intercuitural de la filosofia. Editorial Palimpsesto,Bilbao, 2001, p. 57.21 Ibidem, p. 29.
  13. 13. Mordn Beltrdn, LE., Revista de Filosofia, N"52, 2006-1, 65 - 79 77fomentando, por el contrario, el habito de intercambiar y de contrastar. Esdecir, -afirma Fornet Betancourt- que renuncia a operar con un solo modeloteorieo conceptual que sirva de paradigma interpretativo?^ Es una reflexionpolicentrica, diseminada donde la vida humana se encuentre. No es unicamenteanti-eurocentrica, va mas alia de la atadura exelusiva de la filosofia con cual-quier otro centro cultural. Procura abrir un espacio interdiscursivo donde sehaga posible el reconocimiento a la autodeterminacion cultural del otro.Es asi como en el centro del debate promovido por ambas teorias -teo-ria de la eomplejidad y filosofia intereultural— se hace presente una eriticaa la racionalidad occidental moderna, la cual fundada en la instmmentaliza-cion del conocimiento pone en evidencia extrema la posibilidad de que lavida desaparezca sobre el planeta. Es un debate en el cual se enjuicia laperspectiva occidental del progreso indefinido a costa de los recursos natu-rales, concebidos a su vez como inagotables y se propone la construccion deuna reflexion que tenga como eje la vida.La teoria de la eomplejidad y lafdosofia intereultural develan el ago-tamiento de la epistemologia occidental, confrontando al mismo hombrecon las amenazas que desde esta racionalidad se han creado y que da evi-dencias de no poder resolver los problemas engendrados por ella. Amenazasque representan limites absolutos -al decir de Dussel- al propio sistema ra-eional ideado por occidente. Un sistema que expresado en el campo econo-mico bajo el neoliberalismo se manifiesta en el hecho escandaloso que colo-ca al capital y al mereado por eneima de la vida misma del hombre.Nos enfrentamos asf a la destruccion de la humanidad.^ Cada vez sonmas los pueblos que se suman a los excluidos o sobrahtes de la racionalidaddel mereado neoliberal y que deben renunciar al futuro por estar confinadosa la miseria y a la muerte inminente. Lo grave se agudiza cuando encontra-mos como principio de la organizaeion eeonomica de la modernidad la acu-mulacion de miseria proporcionada a la acumulacion de capital.222324Ibidem, p.DUSSEL,Ibid.30.Enrique: Ob. Cit. Pag. 65
  14. 14. 78 Mordn Beltrdn, LE., Revista de Filosofia, N" 52, 2006-1, pp. 65 - 79Por ello -afirma Edgar Morin:Debemos abandonar la vision de un hombre dueno y poseedor dela naturaleza, no sdlo porque ha conducido a violencias destruc-toras y danos irreparables sobre la complejidad viviente, sinotambien porque estas violencias y danos retroactuan de maneraperjudicial y violenta sobre la esfera humana misma. El mitobdrbaro de la conquista de la naturaleza, lejos de humanizar lanaturaleza, la instrumentaliza y degrada a su degradador.Se trata, en otros terminos, de una racionalidad que define al ser hu-mano como individuo, reduciendolo a su capacidad de producir ganancias yconsumir, y a la naturaleza como ambito pasivo capaz de resistir toda ac-cion depredadora que el hombre emprenda sobre ella.Una breve conclusionMientras que la racionalidad occidental ha venido promoviendo laacumulacion de capital, hoy, las voces de la teoria de la complejidad y de lafilosofia intercultural constituyen un discurso en pro de la vida. Son pro-puestas que denuncian la instrumentalizacion ilimitada que sobre la vidaha encontrado justificacion desde occidente. Hoy, cuando el ambito de labio-industria nos confronta a la posibilidad de manipular a cualquier ani-mal, por tanto, al hombre, las perspectivas son a la vez exaltantes y terrori-ficas, al igual que resulto -hace cincuenta anos- exaltante y terrorifico elpoder del hombre sobre la energia atomica.Es la vida el epicentro de la refiexion tanto de la teoria de la compleji-dad como de la filosofia intercultural. Ambas ponen de manifiesto profun-dos cambios en el saber humano, que rompe tanto con los modos cotidianosanteriores como con la ciencia y la filosofia anterior. Ambas promueven un25 MORIN, Edgar: El Metodo. La vida de la vida, Ediciones Catedra, Madrid, 2002, p.495.26 Edgar Morin afirma que ante las destrucciones ecologicas y el impulso de la bio-indus-tria nos conducen a redefinir y elegir finalidades de salvaguardia de la vida. Las mani-pulaciones sobre genes, celulas, cerebros -afirma- nos conducen a formular fmalidadesde protecci6n de las autonomias individuals. Considera que nuestro poder sobre Ia vida-desde ahora infmitamente mortifero- nos hace totalmente responsables de la vida. Setarta de defender, proteger e incluso salvar la vida.
  15. 15. Mordn Beltrdn, L.E., Revista de Filosofia, N" 52, 2006-1, 65-79 79nuevo saber que no consiste en la desaparicidn de las disciplinas ni en lacreacion de una ciencia unica. Es una tendencia hacia la superacion de lasbarreras disciplinarias, metodologicas y el establecimiento de un cuadro delmundo nuevo, que reconozca su diversidad y defienda la vida.Es una tendencia hacia la incorpbracion del sujeto en el ambito de laciencia y hacia el reconocimiento de las refiexiones que desde diversos am-bitos hagan los hombres para comprenderse y comprender el mundo. Es unapropuesta que no representa una actitud oscurantista frente al saber cientifi-co-tecnico, sino una critica del tipo de saber cientifico-tecnico y de la for-ma en que ha sido apropiado en el seno de un proyecto que procura dominaral mundo. Este proyecto implica la destruccion de la alianza hombre-natu-raleza, a favor de interesen exclusivamente utilitaristas y escasamente soli-darios. No se ha tenido en cuenta la subjetividad, la autonomia y la alteridadde los seres y de la propia naturaleza.No obstante, es importante reconocer que el proyecto cientifico-tecno-logico ha aportado innumerables comodidades para la vida humana. Nos hallevado hasta el espacio exterior; ha universalizado formas de mejora devida -en la salud, en la vivienda, en el transporte, en las comunicaciones,etc- como nunca antes se habia producido en la historia de la vida humana.Hoy, sin embargo la prolongacion de este tipo de apropiacion utilitarista yantiecologica puede alcanzar lfmites infranqueables y, por tanto, desastro-sos. De hecho, para conservar el patrimonio natural y cultural acumuladotenemos que cambiar. Si no cambiamos de paradigma civilizatorio, sino re-inventamos unas relaciones mas armonicas con la naturaleza y de mejor co-laboracion entre los diversos pueblos, culturas y religiones, dificilmente po-dremos mantener la sustentabilidad necesaria para realizar un proyecto hu-mano abierto al futuro y en pro de la vida.

×