Rc evlj 2011 sesion 6 discípulos sanos para una misión sanadora

999 views

Published on

Sesion 6 de la Escuela Virtual de Lideres Juveniles de la Rcc de Colombia

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
999
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
13
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Rc evlj 2011 sesion 6 discípulos sanos para una misión sanadora

  1. 1. Discípulos sanos para una misión sanadora (Transmisora de vida)<br />EVLJ 2011 RCCJ Col Sesión 6<br />
  2. 2. Pedro me amas?...Apacienta mis ovejas(Jn 21, 15-19) <br />
  3. 3. 1. La tarea: Vivir y comunicar la vida nueva en Cristo a nuestros pueblos<br />
  4. 4. Nuestros pueblos no quieren andar por sombras de muerte; tienen sed de vida y felicidad en Cristo. Lo buscan como fuente de vida. Anhelan esa vida nueva en Dios, a la cual el discípulo del Señor nace por el bautismo y renace por el sacramento de la reconciliación… (DA 350)<br />Con el pecado, optamos por un camino de muerte. Por eso, el anuncio de Jesucristo siempre llama a la conversión, que nos hace participar del triunfo del Resucitado e inicia un camino de transformación. (DA 351)<br />
  5. 5. La gran novedad que la Iglesia anuncia al mundo es que Jesucristo, el Hijo de Dios hecho hombre, la Palabra y la Vida, vino al mundo a hacernos “partícipes de la naturaleza divina” (2 Pe 1, 4), a participarnos de su propia vida. … (DA 348)<br />
  6. 6. 2. La Misión exige Discípulos misioneros sanos.<br />
  7. 7. De los que viven en Cristo se espera un testimonio muy creíble de santidad y compromiso. Deseando y procurando esa santidad no vivimos menos, sino mejor, porque cuando Dios pide más es porque está ofreciendo mucho más: “¡No tengan miedo de Cristo! Él no quita nada y lo da todo”.<br />(DA 352)<br />
  8. 8. Discípulo misionero sano<br />- Que tenga como centro la persona de Jesucristo, nuestro Salvador y plenitud de nuestra humanidad, fuente de toda madurez humana y cristiana. <br />- Que tenga espíritu de oración, sea amante de la Palabra, practique la confesión frecuente y participe de la Eucaristía. <br />- Que se inserte cordialmente en la comunidad eclesial y social, sea solidario en el amor y fervoroso misionero. (DA 292)<br />
  9. 9. 3. La Misión exige una formación generadora de Discípulos Misioneros. (DA 280) <br />
  10. 10. Dimensiones en la formación del Discípulo Misionero<br />Dimensión Humana y Comunitaria. que lleven a asumir la propia historia y a sanarla, en orden a volverse capaces de vivir como cristianos en un mundo plural, con equilibrio, fortaleza, serenidad y libertad interior. <br />Dimensión Espiritual. experiencia de Dios manifestado en Jesús y que lo conduce por el Espíritu a través de los senderos de una maduración profunda. <br />Dimensión Intelectual. expresada en una reflexión seria, puesta constantemente al día a través del estudio que abre la inteligencia, con la luz de la fe, a la verdad. <br />Dimensión Pastoral y Misionera. Un auténtico camino cristiano llena de alegría y esperanza el corazón y mueve al creyente a anunciar a Cristo de manera constante en su vida y en su ambiente. <br />
  11. 11. 4. Signos evangélicos del Discípulo misionero<br />
  12. 12. Actitudes sanas oSignos de madurez espiritual.<br />Convencimiento<br />Experiencia de continua conversión. <br />Discreción. <br />Docilidad al Espíritu Santo<br />Capacidad espiritual para ir penetrando, cada vez más, en los misterios de Cristo <br />
  13. 13. Actitudes sanas oSignos de madurez espiritual.<br />Compromiso radical y total con Dios, <br />Perseverancia. <br />Integración de la propia personalidad en Cristo: <br />Compromiso en y por la Iglesia y el mundo: <br />Fidelidad. <br />Capacidad de ser “último”. <br />Creatividad<br />Fortaleza<br />
  14. 14. Signos de 'inmadurez" espiritual.<br />- Incapacidad de aceptar el evangelio en su totalidad de contenido y exigencias (cfr. 1 Cor 5, 1ss)<br />- Dejarse mover por la "carne" y no por el "espíritu": envidias, celos, rencores, etc.<br />- Autosuficiencia y presunción del poder de las propias fuerzas. <br />- Afectividad centrada sobre sí mismo.<br />- Concepción burda de la libertad de los hijos de Dios como libertinaje .<br />- Renuencia a discernir las cosas y las acciones según los criterios de Cristo y los de una sana espiritualidad.<br />- Afán de carismas llamativos, y no aspirar seriamente a dones más altos y a comprometerse por el "camino superior", el de la caridad. <br />- Inestabilidad y volubilidad en la fe y en la vida no anclada sólidamente en el evangelio llevada por los estados emocionales. <br />- Ausencia de convicciones sólidas y la falta de firmeza de la personalidad cristiana adulta. <br />
  15. 15. Misión de los discípulos al servicio de la vida plena. “Quien verdaderamente desee curar al hombre, deberá verlo en su concepto integral y debe saber que su última curación sólo puede ser el amor de Dios” (Benedicto XVI, Jesús de Nazareth, pag. 174)<br />

×