Suelos

407 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
407
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Suelos

  1. 1. 31 Suelos 3. SUELOS. 3.1. UNIDADES DE SUELOS. Los suelos que correponden al área de estudio, se han clasificado según Soil Taxonomy (Soil Survey Staff, 1.992). Se agrupan en los siguientes órdenes: - Inceptisoles. - Alfisoles. - Vertisoles. La unidad de suelo que se ha considerado en el mapa multipropósito es la familia, según el mismo criterio de clasificación. El nombre de la familia incluye seis términos. Los dos primeros hacen referencia al taxon "subgrupo". Los cuatro siguientes hacen referencia, por este orden a: 1. Clase textural del suelo: para definirla hay que establecer una sección control, que en los Alfisoles es el primer horizonte argílico, o los primeros 50 cm de este horizonte si su espesor fuera mayor a 50 cm. En los otros suelos, la sección control considerada son los primeros 50 cm de profundidad. 2. Clase de mineralogía: la sección control para definirla es la misma que para las clases texturales. Con ella se indica la mineralogía dominante en la fracción fina del suelo. 3. Tipo de reacción del suelo: se considera para ello la reacción dominante en todo el perfil, y en nuestro caso pueden ser calcáreas y no calcáreas. Cuando el contenido en carbonatos es superior al 1 % en todos los horizontes, la reacción se considera calcárea. En caso contrario se considera no calcárea, aunque ésto no se indica en el nombre de familia.
  2. 2. 31 Suelos 4. Régimen térmico del suelo: en nuetro caso es térmico, es decir, temperatura media anual entre 15 y 22 o C, con una diferencia entre media de verano y media de invierno mayor que 5 o C. A continuación se describen cada uno de los órdenes considerados y en cada uno de ellos las familias que se han descrito al hacer la descripción de suelos de la finca "Rabanales". Cada unidad cartográfica se corresponde con la familia principal de suelos en el área indicada. Si existen suelos pertenecientes a otra familia ocupando una superficie superior al 15 % de la unidad, se indica en la descripción de la unidad. Las unidades están representadas en el mapa 4. En el Anejo D se incluyen fotografías de los perfiles más representativos. 3.1.1. Inceptisole s. Los Inceptisoles, como su nombre indica, son suelos incipientes, que manifiestan ciertas evidencias, aunque débiles, de evolución edáfica. Los Inceptisoles de la finca presentan un epipedión ócrico y pertenece al suborden Ochrepts; al ser el régimen de humedad xérico, el grupo en el que se incluyen es Xerochrepts. De todos los Xerochrepts, los situados cerca del arroyo Rabanales son los menos evolucionados, ya que se trata de una zona de reciente deposicición de materiales. Actualmente no es un zona inundable, pero las características de los horizontes difieren poco del material parental, y a nivel de subgrupo tienen el caracter Fluventic. En otras partes de la finca los que tienen un alto contenido en arcilla y, además, de tipo expansible, presentan, durante la época seca del año, grietas en superficie hasta una profundidad considerable y pertenen al subgrupo Vertic Xerochrepts. Estos suelos se asocian a margas como material parental. Si hay un horizonte de acumulación de carbonato cálcico, el subgrupo al que pertenece el suelo es Calcixerollic Xerochrepts. En este caso el material parental puede ser variable: aluvión del arroyo, aluviones del río más antiguos o margas. Cuando existan problemas de hidromorfismo, aparecen los Aquic Xerochrepts. Si el suelo no tiene ninguna de las características diferenciadoras
  3. 3. 31 Suelos mencionadas, es un Typic Xerochrepts. Dentro de este orden, las familias representadas en la superficie estudiada y representadas en el mapa de suelos multipropósito como unidades cartográficas (la abreviatura se incluye entre paréntesis) son: * Fluventic Xerochre p t s , franca fina, silícea, térmica (FX,ff,s). Corresponden a la pequeña llanura aluvial de arroyo Rabanales. En superficie presentan un horizonte ócrico de espesor variable y colores oscuros. El contenido en el epipedión de materia orgánica es relativamente alto, pudiendo llegar, incluso, hasta un 2 %. El contenido va disminuyendo en profundidad, aunque se mantienen niveles no despreciables en los horizontes inferiores. La única evidencia de procesos edafogénicos es la presencia de estructura en los endopediones. La textura varía desde franco- arenosa a arcillo- arenosa, dominando la clase franco- arcillo-arenosa. Esto es el resultado de aluvionamientos en épocas diferentes, en las que ha podido variar la textura de los sedimentos. La capacidad de intercambio catiónico es, en general, débil, y está condicionada por la mineralogía de la arcilla (ilita, predominante en materiales arrastrados desde la Sierra). La presencia de carbonatos, salvo en el primer horizonte (1.3 - 1.5 %), es irrelevante y está en consonancia con la mineralogía dominante en la cuenca del arroyo. La presencia de carbonatos, en pequeña proporción, en el primer horizonte puede ser consecuencia de aporte en solución por aguas de escorrentía desde las terrazas adyacentes. Se trata, por lo general, de suelos profundos, bien drenados, con un contenido variable (según horizontes) pero no limitante en elementos gruesos, poca pedregosidad superficial y poca capacidad de retención de agua. Químicamente no tienen limitaciones graves, aunque la capacidad de intercambio catiónico es reducida. Tienen niveles altos de potasio y fósforo asimilable. Los perfiles pertenecientes a esta familia son los RBN 8, 9 y 44. * Calcicerollic Xerochre p t s , franca fina, silícea, térmica (CX,ff,s). Esta unidad de suelos se desarrolla en las márgenes del arroyo de la Cuesta. Su carácter incipiente y de evolución poco marcada es debido a la inestabilidad de la superficie. Los suelos se han
  4. 4. 31 Suelos desarrollado sobre aluviones del río Guadalquivir, del arroyo de la Cuesta, coluvios y subyacente mioceno. El horizonte superficial es arcillo-arenoso, de colores marrones y contenido medio en materia orgánica. Los horizontes cámbicos manifiestan poca evolución, con escaso desarrollo de estructura. La textura es muy heterogenea a lo largo del perfil, debido a los cambios con el tiempo en la deposición de los materiales sobre los que se formó este suelo. El pH siempre es alcalino, con contenido muy bajo de carbonatos en los tres primeros horizontes y muy alto en el cuarto. La razón de esta distribución de carbonatos puede ser que los materiales parentales de los primeros horizontes no contengan carbonatos al estar influídos por el arroyo. El drenaje es bueno y la única limitación física puede ser la abundancia de elementos gruesos a 45 cm de profundidad. Las capacidades de retención de agua y de intercambio catiónico son moderadas. La única limitación química podría ser el horizonte cálcico para cultivos sensibles con sistema radicular profundo. Los contenidos en fósforo son altos y en potasio moderados. A esta familia corresponde el perfil RBN 26. * Calcixerollic Xerochre p t s , fina, montm orillonítica, térmica (CX,f,m). Se trata de suelos que, al igual que en el caso anterior, están muy influenciados por el arroyo de la Cuesta. El material parental va a ser una mezcla de aluvión del arroyo y aportes coluviales de la terraza superior. El suelo es más arcilloso que en el caso anterior y relativamente homogeneo en cuanto a textura. Los elementos gruesos sólo aparecen de forma abundante en superficie, en el resto del perfil son escasos. Las características químicas son muy similares, aunque en profundidad la capacidad de intercambio catiónico es mayor por el mayor contenido en arcillas (25 - 46 %). A partir de los 70 cm de profundidad hay un horizonte con síntomas marcados de óxido- reducción. Este horizonte puede ser el límite superior de una capa freática, habida cuenta de la proximidad del arroyo. Está representado por el perfil RBN 27. * Calcixerollic Xerochre p t s , fina, montm orillonítica, calcárea, térmica (CX,f,m,c). Representan el estado menos avanzado de evolución de suelos a partir de margas calizas (Mioceno). Presentan
  5. 5. 31 Suelos un epipedión ócrico oscurecido, textura arcillosa, con contenidos moderados de materia orgánica (entre 1 y 1.7 %) y una estructura granular moderada o fuerte. Los colores oscuros son una consecuencia de la asociación entre materia orgánica y esmectitas. Los endopediones tienen, por lo general, colores amarillos de bajo croma y una estructura poco desarrollada, generalmente en bloques angulares. Hay uno o varios horizontes de acumulación de carbonato cálcico, que puede estar a una profundidad variable (entre 50 y 100 cm) y con unos contenidos que pueden ser superiores al 50 %, con contenidos en caliza activa superiores al 15 %. En general, los contenidos de carbonato cálcico son altos en todo el perfil. Puede tener frecuentes elementos gruesos en superficie, pero raramente se dan en el resto del perfil, por lo que no presentan limitación alguna. Los elementos gruesos son tanto más abundantes cuantos más próximos están los suelos a la parte alta de la ladera, pues son restos del aporte coluvial desde terrazas superiores (al menos en gran parte). El drenaje suele ser bueno. Presentan una capacidad de intercambio catiónico y de retención de agua moderada- alta, por lo que resultan interesantes desde el punto de vista agronómico. Las altas capacidades de intercambio catiónico y de retención de agua son una consecuencia de la textura arcillosa y de la alta proporción de esmectitas que hay en la fracción arcilla. Presentan contenidos medios de fósforo y elevados de potasio. Pueden incluír suelos pertenecientes a la familia Vertic Xerochrepts, fina, montmorillonítica, calcárea, térmica . Están representados por el perfil RBN 3. * Vertic Xerochre p t s , fina, mont m orillonítica, calcárea, térmica (VX,f,m,c). Representan un grado más avanzado en la evolución a Vertisol que la familia precedente. Ocupan una superficie considerable en el tercio Norte de la finca, y aparecen también al Sur de la nave de maquinaria. Se sitúan por debajo de los anteriores en las toposecuencias, donde la erosión es menor y la deposición de material coluvial mayor. En estas circunstancias hay más profundidad de los horizontes oscurecidos. Presentan grietas de tamaño considerable en el periodo seco y algunas caras de deslizamiento, que ponen en evidencia procesos incipientes de haploidización. La estructura es similar, pero más desarrollada que en el caso anterior (especialmente
  6. 6. 31 Suelos en profundidad). La textura es, por lo general, arcillosa en todos los horizontes. El contenido en carbonato cálcico es, también, muy alto (superior al 60 % en algunos casos) y puede haber horizontes de acumulación con grandes nódulos y manchas blancas de carbonato cálcico. Los elementos gruesos pueden ser frecuentes en superficie, pero, al igual que en el caso anterior, están ausentes en el resto del perfil. Son suelos bien drenados, ya que aunque en muchos casos la textura es muy arcillosa, están muy bien estructurados. Son interesantes agronómicamente por su capacidad de intercambio catiónico y de retención de agua moderada o alta. Los contenidos de fósforo pueden ser moderados o bajos y los de potasio, por lo general, altos o muy altos. En esta unidad pueden aparecer en menor medida suelos de la familia Calcixerollic Xerochrepts, fina, montmorillonítica, calcárea, térmica . Están representados por los perfiles RBN 2, 22, 25, 30 y 38. * Aquic Xerochre p t s , fina, mont m orillonítica, calcárea, térmica (AX,f,m,c). Se sitúan en el tercio Norte de la finca, junto al arroyo de la Cuesta. Se trata de suelos desarrollados, también, sobre margas, con un grado de evolución similar a la familia anterior. Las propiedades físicas y químicas son, prácticamente, iguales a los de la familia anterior. Sin embargo hay evidencias de una capa freática a partir de los 50 cm. El horizonte inundado que se observó puede ser el límite superior de una capa freática. Esto resulta lógico, ya que esta zona está relativamente deprimida, próxima al arroyo, y recibe agua de escorrentía superficial y subsuperficial de zonas superiores. Pueden aparecer dentro de esta unidad suelos de las familias Calcixerollic y Vertic Xerochrepts, fina, montmorillonítica, calcárea, térmica . Está representada por el perfil RBN 28. * Calcixerollic Xerochre p t s , muy fina, mont m orillonítica, calcárea, térmica (CX,mf,m,c). Son suelos desarrollados sobre margas alteradas puestas al descubierto con la realización de las obras de la antigua carretera de Madrid. Las propiedades van a ser muy similares a la de los otros Inceptisoles desarrollados sobre margas, aunque hay rasgos diferenciadores. La principal propiedad física
  7. 7. 31 Suelos diferenciadora es el contenido de arcilla, que es mayor (70 %). Presentan colores grises de bajo croma en todo el perfil, frente a los colores grises oscuros en superficie y amarillos en profundidad de los otros Xerochrepts montmorilloníticos. Una evidencia de que se trata de un material que ha quedado en superficie hace poco tiempo puede ser el bajo contenido en materia orgánica. La estructura es incipiente y la capacidad de intercambio catiónico resulta baja para suelos con un contenido tan alto en arcillas expansibles. Están representados por el perfil 37. * Typic Xerochre p t s , fina, mont m orillonítica, calcárea, térmica (TX,f,m,c). Estos suelos se sitúan en el límite del aluvial del arroyo Rabanales y el último subnivel de terrazas del río. El material parental va a ser una mezcla de aluviones y aportes coluviales del nivel superior de terrazas. La mineralogía y la textura son diferentes a los suelos de la llanura aluvial del arroyo Rabanales. Hay ciertas evidencias de procesos edafogénicos, además de la formación de estructura. En el penúltimo horizonte se observan formas de acumulación de carbonato cálcico y en el último evidencias de iluviación en los poros, que pudieron ocurrir antes de los últimos enterramientos por aluviones. Su posición, más elevada que el aluvión, junto con las evidencias de mayor evolución, hace que los consideremos Typic y no Fluventic. Tienen textura arcillosa en superficie, y franco- arcillo-arenosa en el resto de los horizontes. La estructura es, por lo general, moderada. La cantidad de elementos gruesos que contiene es reducida en todo el perfil. El contenido en materia orgánica en superficie es aceptable para un suelo cultivado (1.6 % en superficie). Los colores son marrones de bajo croma. Presentan contenidos variables de caliza según los horizontes (del 2.5 al 21 %) y pH alcalinos. Tienen capacidades de intercambio catiónico y de retención de agua medias. Los contenidos en fósforo asimilable son medios y en potasio muy altos. Están representados por el RBN 45. * Typic Xerochre p t s , fina, mont m orillonítica, térmica (TX,f,m). Corresponden a los suelos situados en las pendientes pronunciadas excavadas por el arroyo de la Cuesta. Realmente constituyen una mezcla de suelos en las que, quizás, no haya
  8. 8. 31 Suelos predominancia de ninguna familia. Es posible que el material parental dominante sea la mezcla de margas y aporte coluvial, a la que en zonas más bajas puede sumarse un aporte aluvial del arroyo. Las características van a ser muy variadas, pero presentan una limitación común: la pendiente. Junto a la familia principal pueden aparecer suelos pertenecientes a Calcixerollic Xerochrepts y en las partes bajas Aquic e incluso Vertic Xerochrepts y con reacciones calcáreas o no calcáreas. 3.1.2. Alfisoles. Los suelos que dominan la parte de la finca situada al Norte del canal son los Alfisoles. Se encuentran sobre los distintos niveles de terrazas del río Guadalquivir. Son suelos muy evolucionados, que han ido perdiendo parte de la arcilla por erosión, meteorización o iluviación de los horizontes superiores. Este último es el proceso edafogénico más característico en este tipo de suelos: formación de un horizonte argílico por acumulación de arcilla iluviada. El régimen de humedad determina la clasificación en el suborden Xeralfs de todos los Alfisoles de la finca. Cuando el contraste textural entre el horizonte eluvial y el argílico es muy marcado, los suelos pertenecen al grupo Palexeralfs. El resto de los alfisoles de la finca son Haploxeralfs. El argílico puede ser un horizonte de muy baja conductividad hidráulica, dando lugar a problemas de drenaje y formación de capas de agua colgadas sobre el argílico. Este fenómeno tiene importantes implicaciones agronómicas. Los Alfisoles de la finca que presenten este fenómeno llevarán el prefijo Aquic de subgrupo. Si hay un horizonte de acumulación de carbonato cálcico (muy normal en este tipo de suelos) y no hay problemas de hidromorfismo, el subgrupo será Calcic. Los no englobados en ninguno de estos dos subgrupos pertenecen, en nuestro caso, al Typic. Las familias que se han considerado en los suelos de "Rabanales" pertenecientes a este orden son (la abreviatura
  9. 9. 31 Suelos correspondiente a la familia va entre paréntesis): * Aquic Palexeralfs, esqu el é tico- arcillosa, montm orillonítica, térmica (AP,ea,m). Esta unidad ocupa una de las plataformas de la parte más alta de la finca. El horizonte ócrico tiene colores claros (amarillo pardo o marrón amarillento) con un contenido en materia orgánica bajo (menos de 1 %) y textura ligera, oscilando entre franco- arenoso y franco- arcillo-arenoso. La estructura del ócrico es débil y el contenido en elementos gruesos muy variables (bajo en el centro de la plataforma y muy alto hacia los bordes, pudiendo llegar hasta el 70 %). La capacidad de intercambio catiónico de este horizonte es muy baja, debido al bajo contenido de arcillas y a la mineralogía ilítica de éstas, como consecuencia de la iluviación. El epipedión tiene también una capacidad de retención de agua muy baja. La saturación de bases es alta y el catión dominante es el calcio. A profundidades que oscilan entre 25 y 60 cm se encuentran los horizontes argílicos (Btg), que presentan un cambio de textura brusco respecto al horizonte superficial, y síntomas de que el agua no drena bien y se "cuelga": manchas de color de bajo croma y concreciones de óxidos de manganeso e hierro. En estos horizontes la estructura está bien desarrollada en bloques subangulares, aunque condicionada por el alto contenido de elementos gruesos, que suelen ser cantos rodados de tamaño grava y piedra. Los endopediones tienen mayor capacidad de intercambio catiónico que el epipedión, por el mayor contenido en arcilla y porque la montmorillonita es el mineral dominante en esta fracción. Son perfiles descarbonatados en su totalidad y con un pH que oscila entre 6 y 7. Tienen contenidos de fósforo asimilable muy altos (alrededor de 40 ppm Olsen) y contenidos bajos o moderados de potasio asimilable. Pueden alternar con Aquic Palexeralfs, esquelético- arcillosa, mixta, térmica . Los perfiles representativos de esta unidad son el RBN 5, 11, 17, 20, 21 y 43. El perfil RBN 43 está en el tercer subnivel de terrazas, en el que los suelos dominantes son Aquic Haploxeralfs. La razón de su existencia puede ser un menor aporte coluvial y neoformación de arcillas menor que en el resto de los suelos de este subnivel de terrazas. El contenido en elementos gruesos de este perfil es muy
  10. 10. 31 Suelos elevado. Los suelos a los que representa tienen mayor capacidad de intercambio catiónico y de retención de agua y mejor estructura superficial que el resto de suelos de la familia. Esto puede ser debido a una mineralogía de la arcilla distinta en el epipedión, con predominio de las esmectitas. * Calcic Palexeralfs, fina, mont m orillonítica, térmica (CP,f,m). Se sitúan en el segundo subnivel de terrazas, junto al límite Oeste de la finca. Está representada en una pequeña zona de colores marrón amarillento y rojos. Son suelos bien drenados, como ponen de evidencia los colores, y de textura superficial franco- arcillo-arenosa. Tiene abundantes cantos rodados, de tamaño grava y piedra, en el epipedión y menos en los horizontes subsuperficiales. Esta es la razón por la que tienen mejor drenaje y por la que han mantenido los colores rojos en parte del perfil. La estructura superficial es débil. El primer argílico es muy arcilloso, de estructura moderada en bloques angulares y de colores rojos. En superficie el pH es ligeramente ácido, mientras que en profundidad es neutro, hasta que llega a ser alcalino en el horizonte de acumulación de carbonato cálcico. La capacidad de intercambio catiónico en el epipedión es baja y aumenta considerablemente en el primer argílico por el alto contenido en arcillas. Tienen poca capacidad de retención de agua en el epipedión. Tienen niveles muy altos de fósforo asimilable y niveles bajos de potasio asimilable. El perfil representativo es el RBN 23. * Calcic Palexeralfs, esqu elé tico- arcillosa, montm orillonítica, térmica (CP,ea,m). Las características son muy similares a la familia antes descrita. Se sitúa en una ladera suave al noroeste de la nave de maquinaria. Presentan una estructura moderada en superficie y textura franco- arcillo-arenosa. Los contenidos en materia orgánica del epipedión son del 1 %. La reacción del suelo es ligeramente alcalina en todo el perfil. La capacidad de intercambio catiónico es moderada y la capacidad de retención de agua baja. Presenta, a diferencia de la anterior, pocos elementos gruesos en el epipedión, pero el argílico tiene un alto contenido en gravas y piedras (80 %). En profundidad aparece un horizonte desarrollado a partir de la marga subyacente alterada. Está
  11. 11. 31 Suelos representada por el perfil RBN 12. * Aquic Haploxeralfs, esqu elé tico- franca, silícea, térmica (AH,ef,s). Estos suelos se localizan en el subnivel más alto de terrazas, al Norte de la finca. Van a ser los suelos más evolucionados. La razón de que no haya un contraste textural mayor es la pérdida de material superficial por erosión. Esta es, también, la causa probable de la gran abundancia de elementos gruesos en superficie, que la hace, prácticamente, inutilizable para el cultivo. El epipedión es de color marrón amarillento o marrón, de textura franco- arenosa o arcillo- arenosa y bajo contenido en materia orgánica (alrededor del 1 %). La estructura es granular débil en el epipedión. El argílico muestra síntomas evidentes de hidromorfismo (aparecen a 25 cm de la superficie). Este horizonte tiene textura franco- arcillo-arenosa con mala estructura y abundancia de elementos gruesos, lo que contribuye a explicar la mala conductividad hidráulica. Los pH son ligeramente ácidos en todo el perfil (alrededor de 6). Tienen capacidad de intercambio catiónico y de retención de agua baja. Los contenidos en fósforo asimilable son muy altos y los de potasio moderadamente bajos. Está representada por el perfil RBN 24. * Aquic Haploxeralfs, esqu elé tico- arcillosa, montm orillonítica, térmica (AH,ea,m). Los suelos de esta unidad se sitúan en dos superficies geomorfológicas diferentes: laderas entre el segundo y el tercer subnivel de terrazas (representados por RBN 4, 13, 19 y 32) y tercer subnivel de terrazas (representados por RBN 14, 33, y 39). Se trata de suelos menos evolucionados que los anteriores. Según la superficie en la que se sitúan, hay características diferentes. Los suelos del tercer subnivel de terrazas han recibido un aporte coluvial importante, especialmente de arcillas expansibles. Esta es la razón de la mineralogía montmorillonítica, de los colores oscuros y de la profundidad del epipedión. El epipedión tiene contenidos en arcilla mayores que los de los suelos de los subniveles de terrazas superiores. El mayor contenido en arcilla y la mineralogía de esta (montmorillonítica) determina capacidades de intercambio catiónico y de retención de agua en el epipedión mayores que en los Palexeralfs y
  12. 12. 31 Suelos que en los Typic Haploxeralfs del subnivel de terrazas inferior. En el cuarto subnivel de terrazas los contenidos en arcilla son muy similares a los de esta familia, pero ésta es de naturaleza ilítica en superficie, lo que determina una menor capacidad de intercambio catiónico y de retención de agua. Los epipediones van a tener texturas franco- arcillo- arenosas o arcillo-arenosas, estructuras moderadas o fuertes granulares y un contenido moderado en elementos gruesos. A partir del segundo horizonte (35 cm aproximadamente), el contenido en elementos gruesos puede ser muy elevado (hasta el 80 % del volumen del horizonte) y es un factor importante que influye en la conductividad hidráulica limitada. La recepción de aguas por escorrentía subsuperficial de niveles superiores de terraza puede complicar la conductividad hidraúlica. El alto contenido en elementos gruesos es un factor que contribuye a complicar el drenaje del suelo. Los pH de los perfiles son ligeramente alcalinos. Tienen contenidos altos de fósforo asimilable y medios o altos de potasio. Los suelos desarrollados en la ladera entre los dos subniveles de terraza presentan una discontinuidad litológica a profundidad variable, apareciendo material desarrollado a partir de marga. En superficie el aporte coluvial no ha sido tan importante, por lo que el epipedión no es tan profundo y tan bien estructurado como en los suelos anteriores (su espesor oscila entre 20 y 30 cm). Aparece un horizonte de acumulación de carbonato cálcio entre 50 y 100 cm. El contenido en elementos gruesos es variable, aunque en general, son poco frecuentes en los epipediones. Las estructuras son moderadas, tanto en superficie como en profundidad. Los pH son ligeramente ácidos en los dos primeros horizontes y ligeramente alcalinos en los otros. En los suelos del tercer subnivel, el pH es alcalino en todos los horizontes, por el aporte de cabonato cálcico desde las terrazas superiores. Los contenidos de fósforo son muy variables, oscilando entre niveles bajos y muy altos. Los niveles de potasio asimilable son más altos que en los suelos anteriores, pero aún así, cabe esperar cierta respuesta al abonado potásico. Pueden aparecer, además, suelos pertenecientes a la familia Calcic Haploxeralfs, esquelético- arcillosa, montmorillonítica, térmica . Los suelos representados por los perfiles RBN 4 y 13 se sitúan
  13. 13. 31 Suelos entre el segundo y tercer subnivel de terraza, rodeando la nave de maquinaria. La erosión ha determinado que haya desaparecido el epipedión casi por completo, apareciendo en superficie los colores amarillentos del argílico. Las características de estos suelos van a ser menos deseables para las actividades agícolas. No van a disponer de un epipedión profundo con buena capacidad de intercambio catiónico, aunque la capacidad de retención de agua es buena. La estructura superficial es mala. * Typic Haploxeralfs, fina, montm orillonítica, térmica (TH,f,m). Estos suelos se sitúan el cuarto subnivel de terrazas, junto al arroyo de la Cuesta y el Canal del Guadalmellato. En superficie tienen colores marrones, con textura ligeramente más arcillosa que el resto de los alfisoles, pero al ser los minerales de la arcilla predominantemente ilíticos, las capacidades de intercambio catiónico y de retención de agua en superficie no son altas. La estructura es moderada o fuerte en pequeños bloques angulares o prismáticos. El contenido de materia orgánica oscila alrededor del 1 %. Los primeros horizontes, hasta una profundidad de 60 cm, tienen un contenido mínimo de elementos gruesos. A partir de esta profundidad se hacen muy abundantes. No hay carbonatos en todo el perfil y el pH es ligeramente alcalino. Son suelos bien drenados, aunque puede haber cutanes de óxidos de manganeso en caras y grietas de elementos gruesos debidos a una saturación de agua muy transitoria. Contenidos medios o altos de fósforo y potasio asimilable. Los perfiles representativos son los RBN 15, 31 y 41. El perfil RBN 41 muestra contenidos de arcilla superiores en todo el perfil. Probablemente ha sufrido una pérdida erosiva del epipedión. Presenta colores rojos más intensos que los otros perfiles de la unidad. * Typic Haploxeralfs, esqu elé tico- arcillosa, ilítica, calcárea, térmica (TX,ea,i,c). Estos suelos pertenecen al quinto subnivel de terrazas, al Sur de los edificios del Centro de Enseñanzas Integradas. El epipedión tiene colores rojo amarillentos o marrón rojizos y, en profundidad, son algo más claros. La textura es franco- arcillo-arenosa y arcillo-arenosa. El contenido de materia orgánica oscila alrededor del 1 %. La estructura, que en la mayoría de los casos
  14. 14. 31 Suelos es muy débil, y la cementación superficial (hard- setting) los hacen poco aptos para el uso agrícola. La capacidad de intercambio catiónico es baja, condicionada por la mineralogía de las arcillas y, quizás, por la iluviación, que determina la pérdida de esmectita en los primeros horizontes. El contenido en carbonatos es bajo (1.7 - 4.3 %). La capacidad de retención de agua es media- baja. Los elementos gruesos varían según los horizontes, pero, en algunos casos, pueden suponer hasta un 50 % del volumen de los horizontes. Son suelos bien drenados y de abundante pedregosidad superficial. No hay limitaciones químicas, aunque la fertilidad esté algo limitada por la baja capacidad de cambio, y los niveles de fósforo y potasio asimilable son muy altos. Por el subnivel de terrazas en el que se sitúa (35 m sobre el nivel del río), el grado de evolución correspondiente a estos suelos debe ser el de Alfisol, de ahí que se hayan clasificado como tal. La razón de que no se haya observado la presencia de un argílico puede ser: pérdida por erosión del horizonte eluvial o pérdida de material por actividad humana, habida cuenta de que esta zona fue bastante alterada por las construcciones de la Universidad Laboral. Pueden aparecer Typic Haploxeralfs, esquelético- franca, silícea, térmica y Typic Haploxeralfs franca fina, silícea, térmica . El perfil que corresponde a esta familia es el RBN 36. * Typic Haploxeralfs, esqu elé tico- franca, silícea, térmica (TX,ef,s). Se sitúa en el mismo subnivel de terrazas que los suelos anteriores, lo que explica las características muy similares a la familia anterior, incluyendo el "hard- setting". En la fracción fina del suelo el contenido en arcilla es menor. Los contenidos en carbonatos son más altos que en el caso anterior. Se ha supuesto, como en el caso anterior, una alteración del suelo original, por lo que no se llega a observar el argílico. A esta familia pertenece el perfil RBN 35. * Typic Haploxeralfs, franca fina, silícea, térmica (TX,ff,s). Pertenece al mismo subnivel de terrazas que las anteriores, por lo que las características son muy similares. También se manifiesta el fenómeno de "hard- setting" en superficie. Los fragmentos rocosos no son tan abundantes y la textura es algo más gruesa (franco- arcillo- arenosa). Los contenidos en carbonatos son muy similares a la familia
  15. 15. 31 Suelos anterior y la capacidad de intercambio catiónico y la de retención de agua son más bajas que las anteriores, quizás por el menor contenido en arcilla. El RBN 10 es el perfil representativo de esta familia. * Calcic Haploxeralfs, esqu el é tico- arcillosa, montm orillonítica, calcárea, térmica (CH,ea,m,c). Se sitúan en partes bajas de laderas, al Oeste de la finca, junto al canal del Guadalmellato y en la zona central. Son oscuros en superficie, de croma bajo y contenido en materia orgánica relativamente alto (alrededor de un 2 %). La textura es arcillosa en el epipedión, con predominio de la esmectita, debido al aporte coluvial desde las terrazas superiores. La importancia del aporte coluvial se debe a su localización en el elemento cóncavo de las laderas. Esta es la razón de las capacidades de intercambio catiónico medias o altas y de las capacidades de retención de agua medias. Son suelos con una estructura en el epipedión fuerte granular y variable en los endopediones. Hay poco contenido de elementos gruesos hasta llegar al argílico, donde son abundantes (50 - 60 cm de profundidad).En profundidad (alrededos de 100 cm), aparecen horizontes formados a partir del subyacente mioceno. El drenaje es, en general, bueno. Hay presencia de carbonatos, en mayor o menor medida, en todo el perfil y el pH es moderadamente alcalino (entre 7 y 8). Los contenidos de fósforo y potasio asimilable son muy altos. Los perfiles representativos son RBN 6, 7 y 16. * Calcic Haploxeralfs, fina, mont m orillonítica, calcárea, térmica (CH,f,m,c). Estos suelos se sitúan en el borde del primer subnivel de terrazas, en el tercio Norte de la finca. A diferencia de los anteriores, no ha habido un aporte coluvial tan intenso y el contenido en elementos gruesos en el argílico es muy reducido. No hay colores oscuros en el epipedión como en la unidad anterior y el contenido en elementos gruesos de este horizonte es superior. Tiene alta capacidad de intercambio catiónico y de retención de agua. La reacción es alcalina en todo el perfil. El subyacente mioceno aparece a partir de los 45 cm. Tiene contenidos de fósforo y potasio asimilable muy altos. Están representados por el perfil RBN 29.
  16. 16. 31 Suelos 3.1.3. Vertisoles. Estos suelos tienen una alta capacidad de expansión, debido a su alto contenido en arcilla (superior al 35 %) y que el mineral dominante en esta fracción son las esmectitas (montmorillonita, esencialmente). Dominan los procesos de "haploidización", ya que en la estación seca las arcillas se secan, contrayéndose, originando grietas de considerable anchura y profundidad (hasta 50 cm por lo menos) de forma que por ellas cae material superficial. Al humedecerse de nuevo el suelo, las arcillas se hidratan, se expanden y el material que cayó por las grietas se mezcla. Cuando el suelo se satura de agua se producen presiones que dan lugar a desplazamientos en los bloques iniciales, formándose superficies lisas y brillantes (caras de deslizamiento). Dentro del orden Vertisol, el suborden al que pertenecen los que nos vamos a encontrar en nuestra zonas son los Xererts (régimen térmico de temperaturas y apertura de grietas durante 60 días después del solsticio de verano). A nivel de grupo son todos Haploxererts. Los más claros son Chromic Haploxererts y los más oscuros Typic Haploxererts. Las unidades de suelos en las que las familias dominantes pertenecen a este orden son las siguientes: * Typic Haploxer er t s , muy fina, montm orillonítica, calcárea, térmica (TV,mf,m,c). Estos suelos se sitúan al Sur y Este de la nave de maquinaria y, en menor extensión, en el tercio Norte de la finca. Son suelos desarrollados sobre margas azules de Tortoniense Superior. Al encontrarse en el elemento cóncavo de la ladera, han recibido un aporte coluvial importante de partículas y de solutos, que en un ambiente confinado como este, se ha podido dar lugar a esmectitas de neoformación. Este aporte coluvial y la posible neoformación de minerales de arcilla expansibles han sido factores importantes en el desarrollo de estos Vertisoles. El alto contenido en esmectita, y su asociación con la materia orgánica determinan los
  17. 17. 31 Suelos colores tan oscuros. La textura es uniformemente arcillosa en todo el perfil. Los elementos gruesos son muy escasos, y, en profundidad, prácticamente inexistentes. Presentan una estructura fuerte en el epipedión (granular) y en los endopediones (bloques angulares). Son suelos profundos y, a pesar del alto contenido en arcillas, son suelos bien drenados, gracias a su buena estructura. El contenido de materia orgánica (epipedión) oscila alrededor del 1.2 %. El contenido en carbonato cálcico es homogeneo en todo el perfil, oscilando alrededor del 15 %. El pH es ligeramente alcalino. La capacidad de intercambio catiónico y de retención de agua es alta debido al alto contenido en arcilla y a su mineralogía. Presenta contenidos de fósforo asimilable medios y de potasio muy altos. Los perfiles representativos son los RBN 1 y 42. * Chromic Haploxer er t s , muy fina, mont m orillonítica, calcárea, térmica (CV,mf,m,c). Se localizan al Oeste de la finca, próximos al canal del Guadalmellato. Tienen propiedades similares a los anteriores, pero los colores son más claros. La razón esencial es la pendiente, que determina más erosión, menos aporte coluvial y menos neoformación de esmectita, pues el ambiente no es confinado. El que no haya neoformación puede explicar la menor capacidad de intercambio catiónico para contenidos muy similares de arcillas. Presenta contenidos muy bajos de fósforo asimilable y muy altos de potasio asimilable. El perfil representativo es el RBN 40.

×