Manualdeurgencias

3,756 views

Published on

Published in: Health & Medicine
0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
3,756
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Manualdeurgencias

  1. 1. MANUAL DE URGENCIASHospitales UniversitariosVirgen del Rocío EDITORES José Miguel Cisneros Herreros Joaquín Carneado de la Fuente
  2. 2. MANUAL DE URGENCIASDE HOSPITALES UNIVERSITARIOS VIRGEN DEL ROCÍO
  3. 3. Edita: Hospitales Universitarios Virgen del Rocío José M. Cisneros Herreros Joaquín Carneado de la FuenteISBN: 978-84-692-1073-4Depósito Legal: SE-428-2009Maquetación e impresión: Lumen Gráfica S.L.
  4. 4. MANUAL DE URGENCIAS DE HOSPITALES UNIVERSITARIOS VIRGEN DEL ROCÍOEDITORES José M. Cisneros Herreros: josem.cisneros.sspa@juntadeandalucia.es Joaquín Carneado de la Fuente: JCARDLF@hotmail.comCOORDINADORESÁrea Médica: Máximo Bernabéu Wittel: MAXBW@telefonica.netÁrea Quirúrgica: José M. del Alamo Martínez: jmalamo@terra.es Pedro Cano Luis: pedro.cano.sspa@juntadeandalucia.esÁrea de Urgencias y Cuidados Críticos: Basilio Soto Espinosa-Monteros: basilio.soto.sspa@juntadeandalucia.es Mª Dolores Rincón Ferrari: mariad.rincon.sspa@juntadeandalucia.esÁrea Ginecología y Obstetricia: Rafael Torrejón Cardoso: rafael.torrejon.sspa@juntadeandalucia.esÁrea Farmacia: Javier Bautista Paloma: franciscoj.bautista.sspa@juntadeandalucia.es
  5. 5. ÍNDICE DE AUTORESBLOQUE I. URGENCIAS POR GRANDES SÍNDROMES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211. Reanimación cardiopulmonar avanzada. Algoritmo de actuación . . . . . . 23 Carlos Palacios Gómez y Nieves Romero Rodríguez Servicio de Cuidados Críticos y Urgencia y Servicio de Cardiología2. Síncope . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27 Encarnación Pamies Andreu, Antonio J. Vallejo Vaz, Pilar Núñez Castillo y Esteban Fernández-Hinojosa Servicio de Medicina Interna y Servicio de Cuidados Críticos y Urgencias3. Dolor torácico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 Luis Beltrán Romero y Ovidio Muñiz Grijalvo Servicio de Medicina Interna a. Síndrome coronario agudo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37 Ángel Sánchez González y Nieves Romero Rodríguez Servicio de Cardiología b. Tromboembolismo pulmonar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43 Enrique Calderón Sandubete, Isabel Martín Garrido, Patricia Mata Calderón y Remedios Otero Candelera Servicio de Medicina Interna y Servicio de Neumología c. Disección de aorta torácica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49 Enriqueta Bataller de Juan y Antonio M. Puppo Moreno Servicio de Cirugía Vascular y Servicio de Cuidados Críticos y Urgencias d. Neumotórax . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52 Javier de la Cruz Lozano y Ángel Milla Saba Servicio de Cirugía de tórax e. Ocupación del espacio pleural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55 Rafael Barroso Peñalver y Marta López Porras Servicio de Cirugía de Tórax4. Disnea a. Insuficiencia cardiaca, edema agudo de pulmón y shock cardiogénico 59 Emilio García Díaz, Ernesto Lage Gallé y Carmen Ferrándiz Millón Servicio de Cuidados Críticos y Urgencias y Servicio de Cardiología b. EPOC . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65 Francisco Ortega Ruiz y Eduardo Márquez Martín Servicio de Neumología c. Asma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70 Francisco J. Álvarez Gutiérrez y Alicia Cortés Caballero Servicio de Neumología
  6. 6. 8 MANUAL DE URGENCIAS DE HOSPITALES UNIVERSITARIOS VIRGEN DEL ROCÍO d. Obstrucción de vías respiratorias altas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76 Francisco Esteban Ortega y José F. Muñoz Villanueva Servicio de Otorrinolaringología 5. Arritmias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81 Alonso Pedrote Martínez y Manuel Frutos López Servicio de Cardiología 6. Urgencias hipertensivas. Urgencias hipertensivas y embarazo . . . . . . . . 87 Mª Luisa Miranda Guisado, Verónica Alfaro Lara, Eduardo Moreno Reina, Lutgardo García Díaz y Elena Flores Aznar Servicio de Medicina Interna y Servicio de Ginecología y Obstetricia 7. Síndrome febril a. Síndrome febril sin focalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93 Elías Cañas García-Otero y Nuria Espinosa Aguilera Servicio de Enfermedades Infecciosas b. Sepsis grave/shock séptico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100 Enrique Calderón Osuna y Jaume Revuelto Rey Servicio de Cuidados Críticos y Urgencias c. Neumonías . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106 Juan L. Haro González, Francisco S. Fernández Escribano, Elisa Cordero Matía y Juan F. Medina Gallardo Servicio de Enfermedades Infecciosas y Servicio de Neumología d. Meningitis y meningoencefalitis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111 Manuel E. Jiménez Mejías, María J. Rodríguez Hernández, Alfredo Palomino García, Ildefonso Pulido Ruiz Servicio de Enfermedades Infecciosas, Servicio de Cuidados Críticos y Urgencias y Servicio de Neurología e. Pielonefritis aguda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118 Marta Herrero Romero, José Molina Gil-Bermejo, Raquel González Resina y Pedro Campoy Martínez Servicio de Enfermedades Infecciosas y Servicio de Urologia. 8. Dolor abdominal agudo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125 Marina Pérez Andrés, David Molina García, Aranzazu Maraví San Martín y Antonia Sánchez Oliver Servicio de Cirugía General y Servicio de Ginecología y Obstetricia a. Dolor en fosa iliaca derecha . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130 Francisco López Bernal y Joaquín García Moreno Servicio de Cirugía General b. Pancreatitis aguda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133 Carmen Bernal Bellido, Cristina Sacristán Pérez, Carlos Ortiz Leyba, Ana Díaz Martín, Juan Andreu Álvarez y Diana Mendoza Giraldo Servicio de Cirugía General, Servicio de Cuidados Críticos y Urgencias y Servicio de Medicina Interna c. Colecistitis aguda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137 Carmen Martín Jiménez y Carmen Palacios González Servicio de Cirugía General
  7. 7. ÍNDICE DE AUTORES 9 d. Diverticulitis aguda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143 María Socas Macías y Rosa M. Jiménez Rodríguez Servicio de Cirugía General e. Síndrome oclusivo intestinal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148 Mercedes Flores Cortés y Zoraida Valera Sánchez Servicio de Cirugía General f. Perforación esofágica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154 Francisco Ibáñez Delgado y Juan M. Suárez Grau Servicio de Cirugía General g. Isquemia intestinal o mesentérica aguda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159 Gonzalo Suárez Artacho y Luis Tallón Aguilar Servicio de Cirugía General h. Aneurisma de aorta abdominal roto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163 José M. Sánchez Rodríguez y Cristobalina Martín García Servicio de Cirugía Vascular9. Diarreas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167 Angeles Pizarro Moreno y Cristina Verdejo Gil Servicio de Digestivo10. Hemoptisis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 173 Demetrio González Vergara y José A. Rodríguez Portal Servicio de Neumología11. Hemorragia digestiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179 Antonio Garrido Serrano y Sami Aoufi Servicio de Digestivo12. Ictericia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185 Claudio Trigo Salado y Elena Gómez Delgado Servicio de Digestivo13. Dolor anal. Urgencias proctológicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191 Felipe Pareja Ciuró y David Domínguez Usero Servicio Cirugía General14. Isquemia arterial periférica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197 Francisco T. Gómez Ruiz y Juan J. Castilla Carretero Servicio de Cirugía Vascular15. Cefalea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203 Fernando Gómez Aranda y Francisco J. Jiménez Pando Servicio de Neurología16. Síndrome confusional agudo y coma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209 J. Salvador García Morillo, Mª. Dolores Nieto Martín, Hernando Pérez Diaz y Emilio Franco Macías Servicio de Medicina Interna y Servicio de Neurología17. Accidente cerebrovascular agudo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 215 María Ronquillo Japón y Francisco Moniche Álvarez Servicio de Cuidados Críticos y Urgencias y Servicio de Neurología
  8. 8. 10 MANUAL DE URGENCIAS DE HOSPITALES UNIVERSITARIOS VIRGEN DEL ROCÍO 18. Crisis epilépticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 221 Hernando Pérez Díaz, Juan J. Rodríguez Uranga y Francisco Villalobos Chaves Servicio de Neurología y Neurofisiología Clínica 19. Debilidad neuromuscular aguda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 229 Paloma González Pérez, Rosario Amaya Villar y Celedonio Márquez Infante Servicio de Neurología y Servicio de Cuidados Críticos y Urgencias 20. Patología por calor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 237 Manuel Montaño Díaz y Mariano Zamora Sierra Servicio de Cuidados Críticos y Urgencias 21. Intoxicaciones agudas a. Urgencias por abuso de drogas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241 Emilio Montero Romero y José M. Camero Macías Servicio de Cuidados Críticos y Urgencias b. Inhalación de tóxicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 247 Máximo Bernabéu Wittel y Manuel Cassani Garza Servicio de Medicina Interna 22. Fracaso renal agudo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253 Miguel A. Pérez Valdivia y María J. Marco Guerrero Servicio de Nefrología BLOQUE II. URGENCIAS POR ESPECIALIDADES MÉDICAS Y QUIRÚRGICAS . . . 259 23. Urgencias urológicas a. Hematuria, cólico nefrítico, obstrucción vías urinarias . . . . . . . . . . . 261 Enrique Argüelles Salido e Ignacio Osman García Servicio de Urología b. Síndrome de escroto agudo y priapismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 268 Manuel Conde Sánchez y Raquel González Resina Servicio de Urología 24. Urgencias oftalmológicas: ojo rojo, pérdida súbita de visión y trauma ocular . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 275 Ana Muñoz Morales y José Á. Fernández Villalón Servicio de Oftalmología 25. Urgencias otorrinolaringológicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 281 Antonio Abrante Jiménez y David Castro Gutiérrez de Agüera Servicio de Otorrinolaringología 26. Urgencias endocrino-metabólicas a. Urgencias del paciente diabético . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287 Miguel Á. Mangas Cruz e Irene González Navarro Servicio de Endocrinología y Nutrición b. Trastornos agudos del equilibrio ácido-base . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 293 José Muñoz Terol y Marta Suñer Poblet Servicio de Nefrología
  9. 9. ÍNDICE DE AUTORES 11 c. Trastornos agudos de la hidratación, del sodio, potasio y calcio . . . 299 Francisco J. González Roncero y Manuel López Mendoza Servicio de Nefrología27. Urgencias hematológicas: diátesis hemorrágica. Anticoagulación . . . . 307 Montserrat Vinuesa Vilellay, Doris A. Ramírez Duque Servicio de Hematología y Hemoterapia28. Práctica transfusional de hemoderivados en situaciones de urgencia . . . 313 Pilar Noguerol Novella y V. Fernández Cisneros Servicio de Hematología y Hemoterapia29. Urgencias dermatológicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 319 Rosa Corbi Llopis y José J. Pereyra Rodríguez Servicio de Dermatología30. Urgencias osteoarticulares no traumáticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 327 Julio Ramírez García y Juan B. Povedano Gómez Servicio de Reumatología31. Urgencias obstétricas a. Hemorragias obstétricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 333 María Guichot Muñoz y María Borrego González Servicio de Ginecología y Obstetricia b. Hiperemesis gravídica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 341 Carmen Chacón Aguilar y María J. Machado Cano Servicio de Ginecología y Obstetricia c. Amenaza de parto pretérmino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 345 Cristina López Beltrán y José M. García Macías Servicio de Ginecología y Obstetricia32. Medicamentos y embarazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 351 Mª Carmen Alamo Manosalvas y Elena Prado Mel Servicio de Farmacia33. Urgencias ginecológicas a. Alteraciones menstruales y hemorragias genitales . . . . . . . . . . . . . . . 357 Jorge Luengo Manzano y José Tejero Delgado Servicio de Ginecología y Obstetricia b. Agresión sexual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 361 Ana Muñoz Barrera y Ángeles Orta Cuevas Servicio de Ginecología y Obstetricia c. Anticoncepción de emergencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 366 Alicia Barranco Justicia y Dolores Sánchez Quintana Servicio de Ginecología y Obstetricia34. Urgencias de cirugía plástica a. Quemaduras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 371 Elena Martínez Valle, Purificación Gacto Sánchez Servicio de Cirugía Plástica y Grandes Quemados
  10. 10. 12 MANUAL DE URGENCIAS DE HOSPITALES UNIVERSITARIOS VIRGEN DEL ROCÍO b. Reimplantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 377 Aliseda Pérez Sutilo y Tomás Gómez Cía Servicio de Cirugía Plástica y Grandes Quemados 35. Urgencias neuroquirúrgicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 381 Rubén Franco Camacho y José L. Barbeito Gaido Servicio de Neurocirugía 36. Urgencias de cirugía cardiaca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 387 Alejandro Adsuar Gómez y Antonio González Calle Servicio de Cirugía Cardiaca 37. Urgencias por traumatismos a. Atención inicial al paciente con politraumatismo grave . . . . . . . . . . 393 Antonio Fornelino Diez y Yael Corcía Palomo Servicio de Cuidados Críticos y Urgencias b. Traumatismo craneoencefálico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 398 Dolores Rincón Ferrari, Juan J. Egea Guerrero y María Oliver Romero Servicio de Cuidados Críticos y Urgencias y Servicio de Neurocirugía c. Traumatismo facial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 405 Alberto García Perla y Javier Hernández Gutiérrez Servicio de Cirugía Maxilofacial d. Traumatismo raquimedular . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 410 María Barrera Chacón y Julián Bautista Troncoso Servicio de Rehabilitación e. Traumatismo torácico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 416 Pedro I. Jiménez González, Ángel Caramés Vázquez, Ana Díaz Martín, José L López Villalobos y Ana I. Blanco Orozco Servicio de Cuidados Críticos y Urgencias y Servicio de Cirugía deTórax f. Traumatismo abdominal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 422 José M. Sousa Vaquero y Laura Sánchez Moreno Servicio de Cirugía General g. Traumatismo urológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 428 Belén Congregado Ruiz y Carlos Ortega Seda Servicio de Urología h. Traumatismos osteoarticulares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 432 Pedro Cano Luis y Pablo García Parra Servicio de Traumatología 38. Urgencias psiquiátricas a. Trastornos de ansiedad y crisis de angustia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 439 Inmaculada Segura Chávez y María Conde Rivas Servicio de Salud Mental b. Psicosis aguda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 442 Nicolás Vucinovich y Margarita Pascual López Servicio de Salud Mental c. Atención al paciente con conductas e ideas suicidas . . . . . . . . . . . . 445 Sebastián Serrano Muñoz y Mª. Palomares Cabral Herrera Servicio de Salud Mental
  11. 11. ÍNDICE DE AUTORES 13 d. Atención al paciente agitado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 448 Mª. Cristina Estaban Ortega y Ana Mª. Vilches Guerra Servicio de Salud Mental39. Estudio preanestésico urgente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 451 Lorenzo González Portillo y Diego Villegas Duque Servicio de Anestesiología y ReanimaciónBLOQUE III. URGENCIAS EN POBLACIONES ESPECIALES DE PACIENTES . . 45540. Urgencias en el paciente pluripatológico, de edad avanzada o con gran dependencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 457 Manuel Ollero Baturone y Lourdes Moreno Gaviño Servicio de Medicina Interna41. Urgencias en pacientes con cirrosis hepática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 467 Álvaro Giradles Gallego y María D. de la Cruz Ramirez Servicio de Digestivo42. Urgencias en pacientes con insuficiencia renal crónica avanzada, en hemodiálisis y en diálisis peritoneal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 473 Javier Toro Prieto y Gabriel Bernal Blanco Servicio de Nefrología43. Urgencias en el paciente con cáncer a. Neutropenia febril postquimioterapia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 479 Sandra Rubiales Trujillano, Fátima de la Cruz Vicente, Manuela Aguilar Guisado, Ildefonso Espigado Tocino y Luis Paz-Ares Rodríguez Servicio de Oncología, Servicio de Hematología y Servicio de Enfermedades Infecciosas b. Dolor oncológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 485 Jesús Corral Jaime, Ana Casas Fernández de Tejerína, Carmen Fornés Rumbao y Ana B. de la Calle Gil Servicio de Oncología y Servicio de Anestesiología y Reanimación44. Urgencias en el paciente con infección por el virus de la inmunodeficiencia humana a. Urgencias en el paciente con infección por el virus de la inmunodeficiencia humana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 491 Miguel Genebat González, Rafael Luque Márquez y Arístides de Alarcón González Servicio de Enfermedades Infecciosas b. Profilaxis postexposición profesional y no profesional al VIH . . . . . 198 Pompeyo Viciana Fernández y Luis López Cortés Servicio de Enfermedades Infecciosas45. Urgencias en el paciente con complicaciones secundarias a dispositivos a. Nefrostomía y sonda uretral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 503 Manuel Sánchez González y José M. Lozano Blasco Servicio Urología
  12. 12. 14 MANUAL DE URGENCIAS DE HOSPITALES UNIVERSITARIOS VIRGEN DEL ROCÍO b. Traqueostomía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 505 Alicia Menoyo Bueno y Francisco Aguilar Vera Servicio de Otorrinolaringología c. Derivación ventrículo peritoneal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 511 Jorge Jiménez Pando y Andrés Muñoz Núñez Servicio de Neurocirugía d. Catéter venoso central permanente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 516 Encarnación Gil Espárraga, José González Campos, Mª Pilar Sancho Márquez y Begoña Pérez Valderrama Servicio de Hematología y Hemoterapia y Servicio de Oncología e. Gastrostomía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 521 Samara Palma Milla y José L. Pereira Cunill Servicio de Endocrinología y Nutrición 46. Urgencias en el paciente con trasplante de órgano sólido: trasplante renal, hepático y cardiaco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 527 Virginia Cabello Chavez, José M. Alamo Martínez, Antonio González Calle, Gabriel Bernal Blanco, Miguel A Gómez Bravo y Alejandro Adsuar Gómez Servicio de Nefrología, Servicio de Cirugía General y Servicio de Cirugía Cardiaca 47. Urgencias en el paciente con trasplante de progenitores hemopoyéticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 537 Encarnación Gil Espárraga e Ildefonso Espigado Tocino Servicio de Hematología y Hemoterapia 48. Donación de órganos de cadáver . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 543 Teresa Aldabó Payas, Juan J. Egea Guerrero, Ana Gallego de Corpa y Elena Correa Chamorro Coordinación local de trasplante 49. Urgencias en otros pacientes inmunodeprimidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 547 Rocío Garrido Rasco y Rocío González León Servicio de Medicina Interna 50. Consideraciones éticas al final de la vida. Sedación terminal . . . . . . . . . 553 Carlos Hernández Quiles, Manuel Ollero Baturone, Auxiliadora Fernández López y Eduardo Chinchilla Palomares Servicio de Medicina Interna ANEXOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 559 Anexo I. Tratamiento antimicrobiano empírico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 561 Comisión de Infecciones y Antimicrobianos Anexo II. Perfusiones de fármacos intravenosos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 567 Rafael Martín Bermúdez Servicio de Cuidados Críticos y Urgencias
  13. 13. 15 PRÓLOGO Excelencia en la atención, aprendizaje continuo, innovación, vanguardia, gestión del conoci-miento, compromiso con los ciudadanos y con el sistema sanitario público, equidad, transparen-cia, sostenibilidad, alta cualificación, eficiencia, participación, implicación y dedicación. Estosconceptos ilustran la filosofía de trabajo que guía los pasos de Hospitales Universitarios Virgendel Rocío. Hemos evolucionado en los últimos años hacia un hospital con extraordinaria proyec-ción tecnológica y científica, además de seguir posicionándonos entre los líderes de produccióny calidad asistencial, con un fuerte impulso asimismo a la docencia y la formación. Todo ello, sinolvidar la atención cercana, accesible y personalizada a nuestros ciudadanos y ciudadanas. Un volumen de más de 309.285 urgencias, 53.613 ingresos y 61.106 intervenciones quirúr-gicas al año confieren a nuestro centro la experiencia más que suficiente para ofrecer una res-puesta de máxima calidad a nuestros pacientes. Y precisamente por ello, este Manual deUrgencias que presentamos cobre aún más valor. Más de 200 autores de diferentes discipli-nas, combinando la sapiencia del médico especialista y la sabia nueva del médico residente,han sabido integrar toda la información necesaria para diagnosticar y tratar correctamente lagran variedad de urgencias que se dan en la asistencia hospitalaria, tanto en las áreas deurgencias y cuidados críticos como en las de ingreso. De manera precisa, actualizada, integra-da y accesible, estas páginas van más allá de los manuales al uso, aunando todas las urgen-cias que pueden darse en un gran hospital. Agrupadas en 50 capítulos y distribuidas en tres bloques, se encuentran: en un primer apar-tado, las urgencias por grandes síndromes, como el dolor precordial, la diseña o la cefaleas;un segundo apartado integra las urgencias específicas de las especialidades médicas y quirúr-gicas, como las urgencias oftalmológicas, ginecológicas o psiquiátricas; un tercer apartadorecoge las urgencias características de poblaciones especiales de pacientes, como aquelloscon insuficiencia renal crónica, cáncer o trasplantados. Quizás esta clasificación se ajuste mása la realidad de las urgencias que las clasificaciones tradicionales, resaltándose así el conte-nido eminentemente práctico de este manual. No olvidar capítulos novedosos como la agre-sión sexual, las complicaciones de dispositivos tan frecuentes como los catéteres venosos per-manentes, las traqueostomías o las derivaciones ventrículo-peritoneales o las urgencias en unpaciente tan frágil y complejo como el pluripatológico. Destacar la tarea de corrección y homogeneización de estilo realizada por los editores ycoordinadores de este manual, quienes han hecho concordar las recomendaciones diagnósti-cas y terapéuticas de los autores con las recogidas en las guías y protocolos internacionales,así como con guías de práctica clínica de los propios servicios y comisiones del hospital. El hospital que trabaja en red, generando alianzas entre servicios, impulsando la gestiónparticipativa y, en definitiva, favoreciendo un trabajo de sinergias, es un hospital avanzado.Hospitales Universitarios Virgen del Rocío es un claro ejemplo de este modelo. Mi más since-ra felicitación a todos los que han contribuido a que hoy vea la luz este documento de innova-ción y proyección del conocimiento. Joseba Barroeta Urquiza Director Gerente
  14. 14. 17ÍNDICE DE CAPÍTULOSBLOQUE I. URGENCIAS POR GRANDES SÍNDROMES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211. Reanimación cardiopulmonar avanzada. Algoritmo de actuación . . . . . . 232. Síncope . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 273. Dolor torácico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 a. Síndrome coronario agudo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37 b. Tomboembolismo pulmonar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43 c. Disección de aorta torácica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49 e. Neumotórax . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52 d. Ocupación del espacio pleural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 554. Disnea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59 a. Insuficiencia cardiaca, edema agudo de pulmón y shock cardiogénico . . . . . . 59 b. EPOC . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65 c. Asma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70 d. Obstrucción de vías respiratorias altas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 765. Arritmias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 816. Urgencias hipertensivas. Urgencias hipertensivas y embarazo . . . . . . . . 877. Síndrome febril . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93 a. Síndrome febril sin focalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93 b. Sepsis grave/shock séptico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100 c. Neumonías . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106 d. Meningitis y meningoencefalitis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111 e. Pielonefritis aguda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1188. Dolor abdominal agudo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125 a. Dolor en fosa iliaca derecha . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130 b. Pancreatitis aguda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133 c. Colecistitis aguda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137 d. Diverticulitis aguda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143 e. Síndrome oclusivo intestinal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148 f. Perforación esofágica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154 g. Isquemia intestinal o mesentérica aguda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159 h. Aneurisma de aorta abdominal roto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1639. Diarreas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16710. Hemoptisis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17311. Hemorragia digestiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17912. Ictericia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185
  15. 15. 18 MANUAL DE URGENCIAS DE HOSPITALES UNIVERSITARIOS VIRGEN DEL ROCÍO 13. Dolor anal. Urgencias proctológicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191 14. Isquemia arterial periférica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197 15. Cefalea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203 16. Síndrome confusional agudo y coma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209 17. Accidente cerebrovascular agudo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 215 18. Crisis epilépticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 221 19. Debilidad neuromuscular aguda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 229 20. Patología por calor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 237 21. Intoxicaciones agudas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241 a. Urgencias por abuso de drogas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241 b. Inhalación de tóxicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 247 22. Fracaso renal agudo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253 BLOQUE II. URGENCIAS POR ESPECIALIDADES MÉDICAS Y QUIRÚRGICAS . . 259 23. Urgencias urológicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261 a. Hematuria, cólico nefrítico, obstrucción vías urinarias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261 b. Síndrome de escroto agudo y priapismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 268 24. Urgencias oftalmológicas: ojo rojo, pérdida súbita de visión y trauma ocular . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 275 25. Urgencias otorrinolaringológicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 281 26. Urgencias endocrino-metabólicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287 a. Urgencias del paciente diabético . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287 b. Trastornos agudos del equilibrio ácido-base . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 293 c. Trastornos agudos de la hidratación, del sodio, potasio y calcio . . . . . . . . . . . . 299 27. Urgencias hematológicas: Diátesis hemorrágica. Anticoagulación . . . . 307 28. Práctica transfusional de hemoderivados en situaciones de urgencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 313 29. Urgencias dermatológicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 319 30. Urgencias osteoarticulares no traumáticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 327 31. Urgencias obstétricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 333 a. Hemorragias osbtétricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 333 b. Hiperemesis gravídica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 341 c. Amenaza de parto pretérmino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 345 32. Medicamentos y embarazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 351 33. Urgencias ginecológicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 357 a. Alteraciones menstruales y hemorragias genitales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 357 b. Agresión sexual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 361 c. Anticoncepción de emergencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 366
  16. 16. ÍNDICE 1934. Urgencias de cirugía plástica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 371 a. Quemaduras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 371 b. Reimplantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37735. Urgencias neuroquirúrgicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38136. Urgencias de cirugía cardiaca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38737. Urgencias por traumatismos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 393 a. Atención inicial al paciente con politraumatismo grave . . . . . . . . . . . . . . . . . . 393 b. Traumatismo craneoencefálico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 398 c. Traumatismo facial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 405 d. Traumatismo raquimedular . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 410 e. Traumatismo torácico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 416 f. Traumatismo abdominal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 422 g. Traumatismo urológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 428 h. Traumatismos osteoarticulares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43238. Urgencias psiquiátricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 439 a. Trastornos de ansiedad y crisis de angustia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 439 b. Psicosis aguda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 442 c. Atención al paciente con conductas e ideas suicidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 445 d. Atención al paciente agitado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44839. Estudio preanestésico urgente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 451BLOQUE III. URGENCIAS EN POBLACIONES ESPECIALES DE PACIENTES . . . . . 45540. Urgencias en el paciente pluripatológico, de edad avanzada o con gran dependencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45741. Urgencias en pacientes con cirrosis hepática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46742. Urgencias en pacientes con insuficiencia renal crónica avanzada, en hemodiálisis y en diálisis peritoneal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47343. Urgencias en el paciente con cáncer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 479 a. Neutropenia febril postquimioterapia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 479 b. Dolor oncológico. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48544. Urgencias en el paciente con infección por el virus de la inmunodeficiencia humana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 491 a. Urgencias en el paciente con infección por el virus de la inmunodeficiencia humana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 491 b. Profilaxis postexposición profesional y no profesional al VIH . . . . . . . . . . . . . . 49845. Urgencias en el paciente con complicaciones secundarias a dispositivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 503 a. Nefrostomía y sonda uretral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 503 b. Traqueostomía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 505 c. Derivación ventrículo peritoneal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 511 d. Catéter venoso central permanente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 516 e. Gastrotomía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 521
  17. 17. 20 MANUAL DE URGENCIAS DE HOSPITALES UNIVERSITARIOS VIRGEN DEL ROCÍO 46. Urgencias en el paciente con trasplante de órgano sólido: trasplante renal, hepático y cardiaco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 527 47. Urgencias en el paciente con trasplante de progenitores hemopoyéticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 537 48. Donación de órganos de cadáver . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 543 49. Urgencias en otros pacientes inmunodeprimidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 547 50. Consideraciones éticas al final de la vida. Sedación terminal. . . . . . . . . 553 ANEXOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 559 Anexo I. Tratemiento antimicrobiano empírico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 561 Anexo II. Perfusiones de fármacos intravenosos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 567 Dopamina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 567 Dobutamina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 568 Noradrenalina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 568 Isotroterenol . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 569 Nitroglicerina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 570 Morfina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 570 Naloxona . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 571 Midazolam . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 571 Flumazenilo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 572 Amiodarona . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 573 Octeotride . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 573 Furosemida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 574
  18. 18. I URGENCIAS POR GRANDES SÍNDROMES
  19. 19. 23 Capítulo 1: REANIMACIÓN CARDIOPULMONAR AVANZADA. ALGORITMO DE ACTUACIÓN1. DEFINICIÓN Y CONCEPTOS GENERALES Parada Cardiorrespiratoria (PCR): Es la interrupción brusca, inesperada y potencialmen-te reversible de la circulación y de la respiración espontánea. Esta situación, de no ser rápida-mente resuelta en los primeros minutos de evolución, desemboca irremediablemente en lamuerte biológica. Se diferencia conceptualmente de la muerte, entendida ésta como una inte-rrupción brusca de la circulación y respiración espontáneas, que ocurren de forma esperada,resultado de la evolución terminal y natural de una enfermedad incurable o del propio procesodel envejecimiento. La etiología más frecuente en nuestro medio es la patología cardiovascular. Resucitación Cardiorrespiratoria (RCP): Es el conjunto de maniobras estandarizadas ysecuenciales, cuya aplicación persigue en primer lugar sustituir las funciones respiratorias ycirculatorias del individuo, para restaurar después las funciones espontáneas y todo ello enca-minado a evitar daños cerebrales. La RCP engloba a su vez dos términos diferentes: • RCP básica: conjunto de acciones que se llevan a cabo sin equipo específico, se reali- zan con compresiones torácicas externas y con insuflación del aire espirado desde el pul- món del reanimador (TABLA 1). Solo permite una sustitución precaria de las funciones. Puede ser llevada a cabo por cualquier ciudadano con entrenamiento en dichas técnicas. Su conocimiento y divulgación universales son muy recomendables. • RCP avanzada: conjunto de maniobras destinadas al restablecimiento definitivo de la actividad cardiaca y respiratoria espontáneas así como a los cuidados postresucitación. Exige disponer de personal con formación específica, con reciclaje periódico e instrumen- tal adecuado. Soporte vital (SV): Es un término más amplio que el de RCP. Incluye las técnicas de RCPbásica y avanzada, y además, hace referencias a la prevención del paro cardiorrespiratorio y alreconocimiento de los signos clínicos de alarma ante dichas situaciones. El SV básico incluyeel conocimiento del sistema de emergencias, cómo activarlo y las posibles respuestas delmismo. El SV avanzado contempla además los cuidados intensivos iniciales en las situacionesde emergencia.2. ALGORITMO UNIVERSAL DE SOPORTE VITAL AVANZADO El algoritmo para la atención a la PCR comprende las maniobras estandarizadas que serecomiendan en la actualidad (TABLAS 1 y 2). Cada uno de los pasos que incluye este árbol dedecisiones, supone que el anterior no ha resuelto el problema. En el hospital, la división entreSV básico y avanzado es arbitraria porque el proceso de resucitación es continuo. Tras estásecuencia única y común, el algoritmo de SV avanzado identifica dos grupos de ritmos. Los des-fibrilables que son la fibrilación ventricular (FV) y la taquicardia ventricular sin pulso (TVSP). Ylos no desfibrilable que incluyen la asistolia y la disociación electromecánica. Ritmos desfibrilables: FV/TVSP La FV se reconoce por la presencia de ondulaciones irregulares de contorno y amplitudvariables. No hay complejos QRS, segmentos ST ni ondas T diferenciados. Cuando se prolon-ga en el tiempo presenta ondas fibrilatorias de pequeña amplitud (0,2 mV) que asocian conpeor pronóstico. La TVSP se manifiesta como complejos QRS anchos de morfología diferente a la habitualcon un ritmo regular, una frecuencia superior a 100 sístoles por minuto y con unas ondas P amenudo no visibles. Una vez detectados cualquiera de estos ritmos en el monitor, se debe cargar el desfibriladory administrar una descarga eléctrica de 150 Julios (J) si es bifásico o 360 J si es monofásico.
  20. 20. 24 MANUAL DE URGENCIAS DE HOSPITALES UNIVERSITARIOS VIRGEN DEL ROCÍO A continuación sin valorar ritmo cardiaco ni pulso, se deben reanudar las maniobras de RCP, durante dos minutos, ya que tras la desfibrilación es inicialmente muy difícil tener pulso pleno y palpable y las compresiones torácicas no aumentan la recurrencia de la FV. Trascurridos los dos minutos se hará una pausa para comprobar el monitor. Si persiste el ritmo defibrilable se administrará una nueva descarga eléctrica pero incrementando a 360 J en los desfibriladores bifásicos. Se reanudará inmediatamente las maniobras de RCP durante 2 minutos tras los cua- les se volverá a verificar el ritmo en el monitor. Si sigue siendo desfibrilable, administrar 1mg. de adrenalina seguido de una tercera descarga de iguales características seguida de RCP duran- te 2 minutos. La dosis de adrenalina deberá repetirse cada dos bucles, es decir, cada 4 minutos. Si persiste la FV/TVSP administrar amiodarona (300 mg. en bolo iv. diluidos en 20 ml de suero glucosado al 5%) y después la cuarta descarga eléctrica. En casos de refractariedad o recurren- cias valorar la administración de una dosis complementaria de amiodarona iv. de 150 mg. segui- da de 900 mg. en 24 h. Si no se dispone de amiodarona la alternativa es la lidocaína (1 mg./kg. que podrá repetirse cada 3-5 minutos). Durante todo el proceso mantener abierta la vía aérea, ventilar y oxigenar al paciente. Idealmente mediante intubación endotraqueal, o en su defecto por falta de material o entre- namiento, con cánulas faríngeas con balón autohinchable y una mascarilla facial conectada a O2 al 100%. Una vez que se consiga el correcto aislamiento de la vía aérea se darán 100 compresiones cardiacas y 10 insuflaciones por minuto, no siendo necesaria la sincronización entre ambas. Las maniobras de RCP no se deben interrumpir a menos que el individuo muestre signos vitales en cuyo caso se comprobará el pulso y se iniciarán medidas post resucitación. Ritmos no desfibrilables: Asistolia y disociación electromecánica La disociación electromecánica se define como la actividad cardiaca eléctrica que no se tra- duce en un pulso palpable. Refleja la presencia de contracciones miocárdicas de amplitud insu- ficiente para producir un latido efectivo y puede manifestarse en el monitor con cualquier tipo de trazado. La asistolia es la ausencia total de actividad cardiaca tanto eléctrica como mecá- nica. Las posibilidades de supervivencia de la asistolia y de la disociación electromecánica son muy bajas, salvo en los casos en los sean por una causa reversible. Si tras la monitorización del paciente el ritmo no es desfibrilable, la actuación es la siguien- te. Comenzar inmediatamente las maniobras de compresión torácicas alternando con insufla- ciones a un ritmo de 30/2 durante dos minutos. Y al mismo tiempo administrar adrenalina (1 mg. iv.) y atropina (3 mg. iv.) en los casos de asistolia y en la disociación electromecánica con frecuencias inferiores a 60 latidos por minuto. Durante todo el proceso mantener abierta la vía aérea, ventilar y oxigenar al paciente como se ha descrito previamente. Transcurridos dos minutos valorar el ritmo cardiaco en el monitor. Si persiste la asistolia se continuarán las maniobras de RCP sin demora. Si aparece un ritmo organizado buscar pulso para descartar disociación electromecánica. La dosis de adrenalina deberá repetirse cada dos bucles, es decir, cada 4 minutos. Repetir estos ciclos hasta encontrar un ritmo organizado con pulso palpable, en cuyo caso se pasará a los cuidados postresucitación o hasta que se decida suspender las maniobras de RCP. Durante el manejo de un ritmo no desfibrilable, se deben tener en cuenta los siguientes aspectos: Comprobar que la ausencia de ritmo en el monitor no está causada por una mala colocación de los electrodos de registro. Si aparece un ritmo desfibrilable cambiar de algorit- mo. Si existe duda a cerca de la presencia de una asistolia o una FV de pequeña amplitud (denominada de grano fino), no se debe intentar cardiovertir eléctricamente ya que se puede aumentar el riesgo de daño miocárdico. Buscar la presencia de ondas P, ya que ponen de mani- fiesto bloqueos cardiacos susceptibles de ser tratados con marcapasos.
  21. 21. Capítulo 1: REANIMACIÓN CARDIOPULMONAR AVANZADA. ALGORITMO DE ACTUACIÓN 25 Causas potencialmente reversibles de PCR Son ocho, y son fáciles de recordar con una sencilla regla nemotécnica: “las cuatro h y lascuatro t”: hipoxia, hipovolemia, hipo/hiperpotasemia (y otras alteraciones metabólicas) e hipo-termia; y neumotórax a tensión, taponamiento cardiaco, tóxicos (con especial atención a losfármacos) y trombosis pulmonar o coronaria. Cuidados postresucitación Se inician cuando el paciente recupera el latido espontáneo y van dirigidos a mantener alpaciente con oxigenación apropiada, normocapnia, normoglucemia, hipotermia (32-34oC) y consedación. Indicaciones de la RCP La RCP no precisa del consentimiento explícito del paciente La RCP está indicada en todoslos casos de PCR excepto los que se relacionan a continuación. En estos casos la RCP está con-traindicada: • Cuando vulnera el derecho de autonomía, manifestado mediante testamento vital antici- pado o por manifestaciones previas rechazando la RCP. • Cuando no está en concordancia con los principios de beneficiencia y no maleficiencia, es decir cuando no hay posibilidades de recuperación de las funciones vitales. • Cuando se enfrenta a la justicia conmutativa, bien poniendo en peligro la integridad de los reanimadores o bien perjudicando a otras víctimas que se beneficiarían de dichas maniobras. Cese de la RCP Las maniobras de RCP cesarán en los siguientes supuestos. • Cuando el paciente recupera circulación espontánea. • Cuando se comprueba la contraindicación de RCP, ya sea porque aparezcan datos acerca de la voluntad del paciente, de la existencia de una enfermedad incurable en situación avanzada o; en aquellos casos en los que tras iniciadas las maniobras se confirme un retraso de las mismas mayor a diez minutos respecto del paro cardiaco. • Cuando el médico que dirige las maniobras lo considera. • Cuando el reanimador o reanimadores están exhaustos.3. LINKS PARA MÁS INFORMACIÓN http://www.erc.edu/index.php/guidelines_download_2005/en/ http://www.c2005.org/presenter.jhtml?identifier=3026177 Tabla 1. ALGORITMO DE RCP BASICA COMPROBAR COSNCIENCIA (gritar y zarandear) ABRIR VÍA AÉREA (maniobra frente - mentón) COMPROBAR SIGNOS VITALES (respiración / pulso arterial) ACTIVAR AL SISTEMA DE EMERGENCIAS (intra o extrahospitalario) MASAJE CARDIÁCO Y VENTILACIONES (secuencia 30/2) MONITORIZACIÓN (desfibrilador semiautomático o manual)
  22. 22. 26 MANUAL DE URGENCIAS DE HOSPITALES UNIVERSITARIOS VIRGEN DEL ROCÍO Tabla 2. RESUCITACIÓN CARDIOPULMONAR AVANZADA PARADA CARDIORRESPIRATORIA ACTIVACIÓN ALARMA RCP 30/2 CONECTAR MONITOR DESFIBRILADOR Y VALORAR RITMO DESFIBRILABLE NO DESFIBRILABLE TV SIN PULSO/FV UN CHOQUE MONOFÁSICO 360J BIFÁSICO 150-360J RCP 2 MIN RCP 2 MIN Durante RCP: Hipoxia Hipovolemia Hipo/ Hiperkaliemia/ metabólica Hipotermia Comprobar causas reversibles Neumotórax a tensión Taponamiento cardiaco Toxinas Trombosis coronaria / pulmonar Canalizar vía Revisar monitorización Minimizar suspensiones de las compresiones Aislar vía aérea y ventilar con O2 100% Adrenalina 1 mg cada 3-5 min. Valorar atropina, amiodarona, magnesio
  23. 23. 27 Capítulo 2: SÍNCOPE1. DEFINICIÓN Y CARACTERÍSTICAS GENERALES El síncope se define como la pérdida brusca, transitoria y breve del nivel de conciencia,generalmente acompañada de pérdida del tono postural con una recuperación rápida, comple-ta y espontánea habitualmente sin necesidad de intervención externa. El presíncope es la sen-sación de pérdida inminente de conciencia, sin llegar a perderla. El síncope es un trastornorelativamente frecuente, suponiendo el 3% de consultas en urgencias y entre el 1 y el 6% delos ingresos hospitalarios. Las causas del síncope son múltiples (TABLA 1) aunque la patofisio-logía es común, consiste en una hipoperfusión cerebral, y su importancia radica en que puedeser desde un trastorno benigno a la manifestación de una enfermedad mortal. Los puntos centrales en el manejo del síncope son: establecimiento del diagnóstico dife-renciándolo de otros síndromes similares, investigación de la causa y, sobre todo, estratifica-ción del riesgo y de la necesidad o no de hospitalización, así como tratamiento efectivo de lacausa para disminuir las recurrencias y mejorar el pronóstico del paciente.2. SÍNTOMAS GUÍA Y SIGNOS EXPLORATORIOS El síntoma fundamental del síncope es la pérdida de conciencia que lo distingue de otrostrastornos en los que ésta no se da. Puede haber náuseas, vómitos, sudoración, visión borro-sa, y malestar abdominal antes y después del episodio pero la presencia de aura, confusiónpost-ictal y síntomas de focalidad neurológica sugieren una alteración neurológica más que unsíncope. Los movimientos tónico-clónicos, incontinencia de esfínteres y mordedura de lenguasugieren epilepsia pero no excluyen el síncope. La mayoría de pacientes no recuerdan su epi-sodio sincopal por lo que es importante obtener información de algún testigo presencial. Otros síntomas como el dolor torácico y las palpitaciones pueden acompañar al síncope deorigen cardiogénico. Hay que realizar un examen físico detallado, registro de signos vitales, sobre todo explora-ción del sistema cardiovascular buscando hipotensión postural, signos de insuficiencia cardia-ca y/o valvulopatía, soplos carotídeos, signos de focalidad neurológica que orientaran hacia untrastorno neurológico primario y examen rectal para descartar hemorragia digestiva si lo sugie-re la historia clínica.3. ABORDAJE DIAGNÓSTICO, DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL Y CRITERIOS DE CONFIRMACIÓN El abordaje diagnóstico inicial del síncope se basa en una historia clínica detallada(incluyendo antecedentes familiares de enfermedad cardiaca y muerte súbita así como tomade medicación hipotensora o proarritmógena), examen físico y electrocardiograma (ECG)estándar que debe realizarse a todos los pacientes. Tras esta evaluación se puede llegar a undiagnóstico del síncope diferenciándolo de otros trastornos no sincopales: alteraciones sinafectación del nivel de conciencia como caídas, seudosíncopes psicógenos, ataques isquémi-cos transitorios y alteraciones con pérdida de conciencia parcial o completa pero por causasno asociadas a disminución del flujo cerebral como alteraciones metabólicas (p.ej. hipogluce-mia, hipoxia, hiperventilación con hipocapnia), epilepsia e intoxicaciones. En otras ocasionestras esta valoración inicial se puede establecer la causa del síncope con seguridad o la causapuede ser de sospecha o desconocida. Para la valoración diagnóstica vamos a seguir el algo-ritmo propuesto por El Grupo de Trabajo sobre el Síncope de la Sociedad Europea deCardiología (figura 1). Cuando por la historia clínica y examen físico se descarta el síncope, el diagnóstico del ata-que no sincopal se confirmará con pruebas específicas o consulta con especialistas (el TAC,RMN y EEG no son pruebas de rutina en la evaluación del síncope y sólo se realizarán cuando
  24. 24. 28 MANUAL DE URGENCIAS DE HOSPITALES UNIVERSITARIOS VIRGEN DEL ROCÍO se sospecha un diagnóstico neurológico; asimismo se derivará al paciente a Neurología o Psiquiatría cuando se considere indicado). Igualmente, las pruebas básicas de laboratorio no se realizarán de rutina, sólo estarán indi- cadas cuando se sospeche que el cuadro puede ser debido a una pérdida de volumen circula- torio efectivo o si se sospecha una causa metabólica. Los resultados de la valoración inicial pueden ser diagnósticos de la causa del síncope en los siguientes casos: • Síncope vasovagal clásico: desencadenado por miedo, dolor intenso, estrés emocional, bipedestación prolongada, instrumentación, y asociado a pródromos típicos. • Síncope situacional: ocurre durante o inmediatamente tras la micción, defecación, tos o acto de tragar. • Síncope ortostático: documentación de hipotensión ortostática asociada al episodio. • Síncope relacionado con isquemia miocárdica: evidencia electrocardiográfica de isque- mia aguda con o sin infarto de miocardio. • Síncope relacionado con arritmias, cuando en el ECG hay bradicardia sinusal < 40 lati- dos/min, bloqueo sinoauricular repetitivo o pausas sinusales > 3 segundos en ausencia de medicación cronotropa negativa; bloqueo auriculoventricular de segundo grado Mobitz II o de tercer grado; bloqueo de rama izquierda y derecha alternativo; taquicardia supraventricular paroxística rápida o taquicardia ventricular; y funcionamiento anómalo de marcapasos con pausas cardiacas. La presencia de alteraciones en el ECG diferentes de las expuestas no permite el diagnós- tico seguro de síncope arritmogénico, pero tampoco permiten descartarlo. En base a la evaluación inicial y una vez establecido el diagnóstico de síncope podremos sospechar como causa del mismo un origen cardiaco o por arritmias, síncope neuromediado (reflejo) o síncope debido a hipotensión ortostática (figura 1), precisándose en estos casos de una prueba de confirmación: • Síncope Neuromediado (reflejo) y Síncope debido a Hipotensión Ortostática: en estos casos se realizará como prueba de confirmación el test de mesa basculante o el masaje del seno carotídeo. - Hipotensión Ortostática: toma de tensión arterial tras 5 minutos en decúbito supino y posteriormente cada minuto tras la bipedestación (al menos 3 minutos). La respuesta es positiva si se produce una caída de tensión arterial sistólica ≥ 20 mmHg o bien ésta es menor de 90 mmHg, con o sin reproducción de los síntomas. - Masaje del Seno Carotídeo: bajo monitorización electrocardiográfica y de tensión arterial. Se recomienda realizar primero en decúbito supino y a continuación en bipe- destación si no hay respuesta, y masaje bilateral (no simultáneo). La respuesta es posi- tiva cuando se reproducen los síntomas o se documenta una asistolia > 3 segundos y/o una caída de tensión arterial sistólica ≤ 50 mmHg. Evitar en pacientes con soplo caro- tídeo, IAM o AVC reciente y antecedente de taquicardia ventricular. • Síncope de origen Cardiaco y Síncope relacionado con Arritmias: las pruebas de confir- mación son la ecocardiografía, monitorización electrocardiográfica prolongada, prueba de esfuerzo, estudio electrofisiológico y la grabadora de asa contínua implantable. En caso de sospecha de displasia arritmogénica de ventrículo derecho una RMN puede ayudar a establecer el diagnóstico. Si esta evaluación no puede confirmar la causa se recomienda una evaluación para síncope reflejo en aquellos pacientes con episodios graves y recurrentes. Cuando tras la evaluación inicial el síncope es de causa desconocida el diagnóstico más probable es el de síncope neuromediado (reflejo) por lo que la estrategia de evaluación
  25. 25. Capítulo 2: SÍNCOPE 29dependerá de la frecuencia de los episodios: si ha habido un único episodio no se proseguiráen la investigación, si hay frecuentes episodios se realizarán las pruebas neuromediadas(mesa basculante y test del seno carotídeo) y si son negativas monitorización electrocardio-gráfica prolongada y grabadora de asa continua implantable. En estos casos si existe la menor duda sobre la existencia de cardiopatía estructural debedescartarse la misma mediante las pruebas apropiadas, pero no hay acuerdo sobre si a todopaciente en esta situación se debe realizar ecocardiografía y pruebas para la detección deisquemia miocárdica.4. ESTRATIFICACIÓN DEL RIESGO Y NIVEL DE CUIDADOS INICIALES La presencia de enfermedad cardiaca es el factor pronóstico más importante en pacientescon síncope. El riesgo de arritmias graves o de muerte en el año posterior a la presentación delsíncope en pacientes con 3 o 4 de los siguientes factores, edad mayor de 45 años, historia deinsuficiencia cardiaca, historia de arritmias ventriculares y ECG anormal es del 58-80%; com-parado con el 4-7% en los pacientes sin factores de riesgo. La mayoría de pacientes con síncope están asintomáticos en el momento en que consultany lo que hay que decidir es si necesitan ser hospitalizados o es seguro el estudio ambulatorio. Está indicado el ingreso en los pacientes con enfermedad cardiaca sospechada o conocida;anomalías electrocardiográficas que sugieren un síncope relacionado con arritmias; síncopeque ocurre durante el ejercicio; síncope con trauma secundario importante y/o historia familiarde muerte súbita. En los restantes pacientes el estudio del síncope puede completarse deforma ambulatoria. Se remitirán a la consulta específica de síncope del centro de especialida-des “Virgen de los Reyes”, según protocolo específico. A esta consulta se remitirán aquellospacientes que, sin cumplir criterios de ingreso hospitalario, cumplan dos o más de los siguien-tes criterios: síncope sin pródromos, edad superior a 65 años, evidencia de cardiopatía estruc-tural y/o ECG patológico (Figura 2).5. TRATAMIENTO Va a depender de la causa del síncope. 1) En el síncope vasovagal la medida más importante es explicar al paciente su enferme-dad, tranquilizarlo acerca del pronóstico y recomendarle evitar las maniobras que lo desenca-denan. Aunque algunos fármacos han mostrado su eficacia en ensayos aleatorizados, no haysuficiente evidencia para recomendar su uso. Tampoco hay evidencia suficiente sobre el bene-ficio de la implantación de marcapasos en este tipo de síncope. 2) En el síncope ortostático se ha demostrado el beneficio del aumento de sal en la dieta,las maniobras físicas (contracción isométrica de brazos –agarrarse las manos y tensar los bra-zos– o de piernas –cruzar las piernas–) y el empleo de fludrocortisona. 3) En casos de síncope ocasionados por bloqueo cardiaco o bradicardia está indicada laimplantación de marcapasos. Cuando se trata de un síncope secundario a arritmias ventricula-res está indicada la implantación de un desfibrilador automático. Pacientes con síncope y mio-cardiopatía isquémica severa o miocardiopatía dilatada no isquémica son también candidatospara la implantación de un desfibrilador, que así mismo es el tratamiento recomendado en elSíndrome de Brugada y en la displasia arritmogénica de ventrículo derecho.6. LINKS PARA MÁS INFORMACIÓN www.escardio.org/knowledge/guidelines www.cardiosource.com/guidelines
  26. 26. 30Tabla 1.CAUSAS DE SÍNCOPE. Adaptado de Guías de práctica clínica sobre el manejo del síncope. Rev Esp Cardiol. 2005;58(2):175-93. Arritmias cardiacas Enfermedad estructural Neuromediado (reflejo) Hipotensión ortostática como causa primaria cardiaca o pulmonar Cerebrovascular Hipotensión arterial por posición Disminución de flujo sanguíneo Incapacidad para aumentar elRespuesta refleja que da lugar a vertical o más frecuentemente cerebral por derivación a otras Reducción del gasto cardiaco. gasto cardiaco ante un aumentovasodilatación y bradicardia. por el paso desde sedestación o áreas. de la demanda circulatoria. decúbito a posición vertical.• Síncope vasovagal1: • Fallo autonómico: • Disfunción del nodo sinusal • Enfermedad valvular cardiaca • Síndromes de robo vascular. - clásico - síndromes de fallo autonó- (incluido el síndrome de bradi- obstructiva. - no clásico mico primario (p.ej. fallo cardia/taquicardia). • Infarto agudo de miocardio /• Hipersensibilidad seno autonómico puro, atrofia • Enfermedad del sistema de isquemia.carotídeo sistémica múltiple, enfer- conducción auriculoventricular. • Miocardiopatía obstructiva. medad de Parkinson con• Síncope situacional: • Taquicardias paroxísticas • Mixoma auricular. fallo autonómico). - hemorragia aguda supraventriculares y ventricu- - Síndromes de fallo autonó- • Disección aórtica aguda. - tos, estornudos lares. mico secundario (p.ej. neu- • Enfermedad pericárdica / - estimulación gastro-intesti- ropatía diabética, neuropa- • Síndromes hereditarios: síndro- nal (tragar, defecar, dolor taponamiento. tía amiloide) me de QT largo, síndrome de visceral) Brugada, displasia arritmogéni- • Émbolo pulmonar / - Postejercicio. Hipertensión pulmonar. - micción - Posprandial. ca de ventrículo derecho... - postejercicio • Funcionamiento anómalo de - posprandial • Síncope ortostático inducido por fármacos y drogas2 dispositivos implantables (mar- - otros: tocar instrumentos capasos, desfibrilador implan- de viento, levantar pesas, • Depleción de volumen: table). etc. - hemorragia, diarrea, enfer- medad de Addison • Proarritmias inducidas por fár-• Neuralgia glosofaríngea macos. MANUAL DE URGENCIAS DE HOSPITALES UNIVERSITARIOS VIRGEN DEL ROCÍO(1) Síncope vasovagal clásico: cuando existe desencadenante y su diagnóstico puede establecerse únicamente por la historia clínica. No clásico: ausencia de desencadenante y el diagnóstico se establece tras una respuesta positiva a una prueba de mesa basculante.(2) Fármacos causantes de síncope: vasodilatadores: nitratos, bloqueantes de los canales del calcio, IECA, prazosin e hidralacina. Fármacos psicoactivos: fenotiacinas, antidepresivos tricíclicos, barbitúricos. Fármacos causantes de “torsade de pointes”: quinidina, procainamida, amiodarona, disopiramida, sotalol y flecainida. Otros fármacos: vincristina, digital e insulina. Drogas: marihuana, cocaina, y alcohol.
  27. 27. Capítulo 2: SÍNCOPE 31Figura 1.ALGORITMO DIAGNÓSTICO DE SÍNCOPEAdaptado de Guía de práctica clínica sobre manejo (diagnóstico y tratamiento) del síncope. Actualización 2004. Rev EspCardiol. 2005;58(2):175-93. ALGORITMO DIAGNÓSTICO DE SÍNCOPE Evaluación inicial (1) Sospecha de síncope cardiogénico: en presencia de cardiopatía estructural grave, cuando el síncope se pre-senta durante el esfuerzo o en posición supina, va precedido de palpitaciones o acompañado de dolor torácico, y cuan-do existe historia familiar de muerte súbita. (2) Sospecha de síncope relacionado con arritmias: bloqueo bifascicular; otras anomalías de la conducciónintraventricular (QRS ≥ 0.12 seg); bloqueo AV Mobitz I; bradicardia sinusal asintomática, bloqueo sinoauricular o pausassinusales > 3 seg en ausencia de medicación cronotropa negativa; complejos QRS con preexcitación; intervalo QT pro-longado; patrón de bloqueo de rama derecha con elevación del segmento ST en V1-V3 (síndrome de Brugada); ondas Tnegativas en derivaciones precordiales derechas, ondas épsilon y potenciales ventriculares tardíos sugestivos de displa-sia arritmogénica de ventrículo derecho; ondas Q sugestivas de infarto. (3) Sospecha de síncope neuromediado: en ausencia de cardiopatía; historia prolongada de síncope; tras visión,sonido u olor desagradable o tras dolor; bipedestación prolongada o en lugares abarrotados y mal ventilados; náuseaso vómitos asociados al síncope; durante una comida o inmediatamente después; presión sobre el seno carotídeo al girarla cabeza; después de un esfuerzo. (4) Sospecha de síncope por hipotensión ortostática: con la bipedestación; relación temporal con inicio o cam-bio de medicación hipotensora; bipedestación prolongada, especialmente en lugares abarrotados y mal ventilados; pre-sencia de neuropatía autonómica o parkinsonismo; después de un esfuerzo.
  28. 28. 33 Capítulo 3: DOLOR TORÁCICO1. DEFINICIÓN Y CARACTERISTICAS GENERALES El dolor torácico representa un reto para el médico dada la multiplicidad de estructuras quepueden originarlo, su elevada frecuencia como motivo de consulta y el hecho de que sea el sín-toma guía en la forma de presentación de enfermedades graves, potencialmente mortales, queprecisan atención urgente. Ningún exámen complementario puede sustituir a la sospecha diag-nóstica que ofrecen la anamnesis y exploración físicas.2. SÍNTOMAS GUÍA Y SIGNOS EXPLORATORIOS En la anamnesis es importante recoger la sintomatología que presenta el paciente, carac-terizando el dolor y los síntomas acompañantes, y los antecedentes familiares y personales paraelaborar un contexto clínico-epidemiológico en el que interpretar esa sintomatología (es decir,es más probable que un dolor totalmente atípico referido por un diabético fumador de 65 añoscon hipercolesterolemia sea de origen coronario a que lo sea el episodio mas típico imaginableen una mujer de 19 años sin factores de riesgo vascular). En otras palabras, debemos tener unalto índice de sospecha de angina de pecho o infarto de miocardio en pacientes que refierandolor torácico si tienen edad media o avanzada, agregan factores de riesgo vascular o, sobretodo, si ya han tenido un síndrome coronario previo (o están tomando medicación para ello). Con la anamnesis podremos encuadrar el dolor en un “perfil” concreto, que constituye laforma de presentación típica de determinadas etiologías de dolor torácico. Aunque no siempreestán presentes todas las características de un determinado perfil ni el que un paciente pre-sente un perfil asegura el diagnóstico, por ello es precisa la evaluación del perfil con los ante-cedentes y pruebas complementarias básicas. • Perfil isquémico: El paciente clásicamente refiere una opresión centrotorácica general- mente irradiada espalda, cuello, mandíbula y brazos, típicamente el izquierdo. Puede apa- recer en reposo pero es muy sugestivo el dolor que se desencadena con el ejercicio físi- co y mejora con el reposo, aunque también el estrés emocional, frío o la ingesta copiosa son situaciones desencadenantes. Suele instaurarse y ceder de forma progresiva y durar entre 2 y 20 minutos generalmente, a no ser que se deba a un IAM, en cuyo caso el dolor persistirá durante más tiempo (no suele ser isquémico un dolor que dura segundos u horas o días). También es típico que se alivie con nitroglicerina sublingual pero no patog- nomónico ya que otras causas de dolor torácico como el espasmo esofágico difuso o el dolor de origen psicógeno pueden responder igualmente. • Perfil pleurítico: El dolor es punzante o lancinante, bien localizado (“a punta de dedo”) y aumenta con los movimientos respiratorios (inspiración profunda) y la tos. No se modi- fica con la palpación superficial. Suele traducir patología pleuropulmonar (neumonía, tra- queobronquitis, TEP, neumotórax o derrame pleural). • Perfil pericárdico: El dolor es punzante, generalmente retroesternal, se acentúa con la tos, las respiraciones profundas o los cambios de postura (suele empeorar con el decúbi- to supino y aliviarse inclinando el torso hacia delante). • Perfil de disección de aorta: Dolor retroesternal o interescapular muy intenso, máxi- mo desde el inicio. El dolor puede migrar conforme la disección progresa. • Perfil esofágico: Puede tener características indistinguibles del dolor de origen isquémi- co, incluso acompañarse de síntomas vegetativos y responder a la nitroglicerina sublingual. Sin embargo algunos datos que a veces ayudan a sospecharlo son su inicio durante o al final de una comida, sobre todo si se acompaña de disfagia o regurgitación de contenido gástri- co, o su duración, habitualmente de horas, no de minutos. El hecho de que mejore con antiá- cidos no debe considerarse una prueba definitiva para atribuir origen esofágico.
  29. 29. 34 MANUAL DE URGENCIAS DE HOSPITALES UNIVERSITARIOS VIRGEN DEL ROCÍO • Perfil mecánico: Puede durar horas o días, típicamente aumenta con determinadas pos- turas o movimientos, la inspiración profunda y la palpación de la zona donde se localiza el dolor. • Perfil psicógeno: Es característico que se trate de un dolor mal definido de localiza- ciones diversas y duración muy variable, si bien hay que tener en cuenta que puede imitar cualquier tipo de perfil, sobre todo en el caso de hipocondría, S. de Munchausen o neurosis de renta. Suele acompañarse cuando se debe a crisis de pánico de palpitaciones, temblor, síntomas de hiperventilación (mareos, parestesias), nerviosismo, disnea y sudoración. En la exploración física deben buscarse datos de inestabilidad hemodinámica (hipoten- sión, taquicardia, SaO2 <90%, hipoperfusión periférica), soplos cardiacos y arteriales, roces y extratonos, presión arterial y diferencias en las extremidades, simetría y características de los pulsos periféricos así como semiología de insuficiencia cardiaca y de trombosis venosa profun- da. En cualquier caso habrá que consignar tanto los datos positivos como los negativos, es decir cuya presencia o ausencia en un momento evolutivo dado sirvan para aproximarnos a un perfil clínico determinado o para estimar el riesgo vital. 3. ABORDAJE DIAGNÓSTICO, DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL Y CRITERIOS DE CONFIRMACIÓN Ante un paciente con dolor torácico de solicitará de forma casi sistemática un ECG y una Rx tórax. El ECG debe realizarse inmediatamente en todos los pacientes con sospecha de isquemia aguda miocárdica. Un ECG normal o con alteraciones inespecíficas reduce la proba- bilidad de que el dolor torácico se deba a un IAM pero no excluye otras formas de isquemia. Un ECG con elevación de ST, descenso de ST o bloqueo de rama izquierda u ondas Q no exis- tentes previamente es un importante predictor de síndrome coronario agudo (SCA). La Rx tórax ayuda en el diagnóstico del dolor torácico de etiología cardiovascular, pleuro- pulmonar, y músculoesquelética. Es asimismo útil para causas infrecuentes pero muy graves de dolor torácico como la disección de aorta, el neumotórax a tensión y el neumomediastino. Otras pruebas complementarias se solicitarán en función de nuestra sospecha diagnóstica basada en la historia clínica, ECG y RX tórax. Las enzimas de daño miocárdico están indi- cadas en la sospecha de etiología isquémica aun con ECG normal. Deberá realizarse una deter- minación de CPK-MB o troponinas al evaluar inicialmente al paciente y 6 horas después. Su normalidad permite descartar necrosis. Su elevación se produce además en otras causas como la miopericarditis, la insuficiencia cardiaca o la taquicardia supraventricular, por lo que la inter- pretación ha de realizarse teniendo en cuenta la sospecha clínica. Otras pruebas se solicitarán en función de la sospecha clínica de disección/rotura aórtica, o TEP y se tratarán en el capítu- lo correspondiente. El diagnóstico diferencial del dolor torácico es extenso e incluye, además de la angina de pecho y el infarto de miocardio, otras enfermedades cardiovasculares, gastrointestinales, psicosomáticas, neuromusculares y pleuropulmonares, como se recoge en la Tabla 1. La sos- pecha diagnóstica basada en la anamnesis y en la valoración inicial se recoge en la Tabla 2. Todas estas causas se estudian con detalle en los siguientes capítulos excepto las siguientes: La pericarditis tiene como antecedente la infección viral reciente, y es característica la aus- cultación de un roce pericárdico (no si existe un derrame pericárdico importante). En el ECG suele apreciarse elevación cóncava del ST, inversión de la onda T y descenso del segmento PR. Estos hallazgos se observan en múltiples derivaciones y no distribuidos en función de regiones anatómicas como ocurre en el IAM. La presencia de bajos voltajes sugiere taponamiento peri- cárdico. La Rx tórax puede ser normal o encontrarse aumento de la silueta cardiaca. Si existe implicación miocárdica (miopericarditis) pueden elevarse las enzimas miocárdicas de forma persistente, sin la curva de necrosis habitual en los síndromes coronarios agudos.
  30. 30. Capítulo 3: DOLOR TORÁCICO 35 La rotura esofágica espontánea o S. de Boerhaave es una causa rara y extremadamen-te grave. Clásicamente, el paciente presenta un dolor torácico muy intenso tras un episodio devómitos, y se acompaña de disnea, tos y fiebre. El enfisema subcutáneo es muy sugestivo aun-que no está siempre presente. En la mayoría de los casos se observa en la Rx tórax neumome-diastino o hidro-neumotórax. Se confirmar con EGD, TAC o endoscopia.4. ESTRATIFICACIÓN DEL RIESGO Y CUIDADOS INICIALES Ante un paciente que consulta por dolor torácico es fundamental identificar precozmentelos pacientes con riesgo vital elevado. El primer paso es valorar la presencia de datos de gra-vedad como: 1) hipotensión arterial o hipertensión arterial severa, 2) signos de mala perfusiónperiférica o cianosis, 3) taquipnea o taquicardia extremas, 4) alteración del nivel de concien-cia, y/o 5) focalidad neurológica que requieren atención urgente. Descartados datos de inesta-bilidad, la aproximación diagnóstica inicial basada en la anamnesis, exploración clínica com-pleta y valoración de el ECG y la Rx tórax, debe servir para establecer el diagnóstico de sospe-cha e indicar el nivel de cuidados y el tratamiento.Tabla 1.ETIOLOGÍA DEL DOLOR TORÁCICO1. Isquemia miocárdica: - Por disminución del aporte de O2 por estenosis arterias coronarias: Aterosclerosis (SCA y angor estable), vasoespasmo (angina de Prinzmetal, cocaína), estados protrombóticos, enfermedades arteriales (vasculitis –PAN, Kawasaki-, fibrodisplasia…). - Por disminución del aporte de O2 sin estenosis coronaria: Anemia, hipotensión, hipoxemia (insu- ficiencia respiratoria, intoxicación por CO…). - Por aumento de la demanda de O2 : Estenosis aórtica, miocardiopatía hipertrófica, tromboembo- lismo pulmonar, hipertensión pulmonar, crisis hipertensiva, taquiarritmias.2. Otras enfermedades cardiovasculares: - Valvulopatías: Prolapso mitral, estenosis aórtica, insuficiencia aórtica. - HTA. - Disección de aorta. - Pericarditis, miopericarditis. - Cardiomiopatía inducida por estrés, síndrome X coronario.3. Enfermedades gastrointestinales: - Esofágicas: Espasmo esofágico difuso, acalasia, reflujo gastroesofágico, hiperalgesia esofágica, rotura esofágica, impactación cuerpo extraño, esofagitis (infecciosa o inducida por fármacos). - Otras: Úlcera péptica, absceso subdiafragmático, colelitiasis, pancreatitis…4. Pleuropulmonares: - Vasculatura pulmonar: Hipertensión pulmonar (primaria o secundaria), tromboembolismo pul- monar. - Parénquima y vías de conducción: Neumonía, neoplasia, sarcoidosis, traqueobronquitis. - Pleura y espacio pleural: Neumotórax, pleuritis-serositis, derrame pleural, neoplasia. - Procesos mediastínicos: Mediastinitis, tumores.5. Parietal: - Causas músculoesqueléticas: Fracturas óseas, contracturas musculares, tumores óseos y de otras estructuras de la pared (sarcomas, mama), costocondritis, radiculopatías. - Piel y nervios sensitivos: Herpes zoster y neuralgia postherpética,6. Psicosomáticas: Trastornos por ansiedad (incluida crisis de pánico), síndrome depresivo, trastor- no hipocondríaco, fobias, síndrome de Munchausen, neurosis de renta.

×