Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Anuario N° 4 [ Año 1987 - 1988]

3,398 views

Published on

Tacna
CRL. Tobías Barros Ortiz [Página 6]

La Revolución de 1924
CRL. Roberto Arancibia Clavel [Página 17]

Aníbal, la Espada de Cartago
Sr. Sergio López Rubio [Página 26]

Historia de los Emblemas Nacionales de Chile
CRL. Manuel Reyno Gutiérrez [Página 52]

Conmemoración del Sexagésimo Segundo Aniversario de la Tragedia de Alpatacal
CRL. Julio Quevedo Oddo [Página 63]

Los cuatrocientos años de la Araucana
CRL. Héctor O. Barrera Valdés [Página 67]

La lucha político e ideológico y la Seguridad Nacional en la historia reciente
Sr. Arturo Lane Ortega [Página 70]

El ejército en la Armada de Chile unidos en la historia
TCL. (SR). Florencio Infante Díaz [Página 81]

El Pacífico y Chile
CRL. Alberto Marín Madrid [Página 84]

Los mausoleos de soldados veteranos de la Guerra del Pacífico en la I. Región "Tarapacá"
CRL. Sergio Rodríguez Rautcher [Página 98]

La Guerra del Chaco y su conducción
TCL. Edmundo González Salinas [Página 120]

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Anuario N° 4 [ Año 1987 - 1988]

  1. 1. NUESTRO PROPOSITOCircunstancias especiales, entre otras, las derivadas de la modificación de los Estatutos y la complejasituación de la falta de sede, provocaron la paralización momentánea de nuestras actividades.Ahora podemos salir nuevamente a la luz y lo hacemos con alegría. Este momentáneo estancamientose revirtió en un proceso renovador, en el cual han sido superados y se han obtenido logros para laInstitución como un mayor grado de libertad de acción y el fortalecimiento de los ideales que nostrazamos hace diez años, cuando recién se perfilaba, con modestia, la creación de un "Centro deEstudios Históricos Militares".Este Anuario abarca la labor de los años 1987-1988. En sus páginas están nuestros mejores anhelos,para ofrecer a todos los miembros activos o en condición de retiro del Ejército, una sana inquietud porel desarrollo de nuestra historia militar.Apreciado camarada, compañero y amigo: al dar vuelta cada hoja encontraréis más de algún hechotrascendente en el legado histórico militar de Chile y junto a él sentirás el calor de una gloriosatradición.El Anuario tratará de estrechar vínculos con los diversos organismos civiles cultores de historia, y,especialmente, llevará esta inquietud a los centros de educación militar, para encender allí,incentivando un efecto multiplicador, la vocación, como llama maravillosa de nuestros valores patrios.Queremos revivir así el pasado, con el culto de la historia, estimulando los lazos espirituales que unen aesta Nación por encima de toda otra ideología.Rendimos, desde estas líneas, un homenaje de admiración y respeto al Libertador Capitán GeneralBernardo OHiggins R., porque el espíritu que él sembró al fundar las Escuelas Militar y Naval mantieneintacto el amor a la Patria y la fe en sus altos destinos. 5
  2. 2. Tacna El primer Gobierno dirimiera el diferendo territorial y limítrofe. de Arturo Alessandri La provincia de Tacna tenía unos treinta mil revolucionó la vida habitantes. Tres eran los núcleos de población con nacional. Atrajo a cierta importancia: la ciudad de Tacna con trece mil elementos jóvenes, habitantes (incluida la guarnición militar), Arica con gente ocho mil y Tarata con casi cuatro mil. Entre Las escandalosamente poblaciones más pequeñas habría que destacar losCoronel nueva para los villorrios de Codpa y Putre, con unos mil habitantesTOBÍAS BARROS ORTIZ graves políticos que cada uno. Menos poblados eran Belén, Azapa yLa Academia de Historia durante decenios otros.Militar, en sesión celebrada e!9. VIII. 89, acordó por habían heredado Política y administrativamente Tacna era unavotación unánime de su senaturías y provincia chilena con características especiales. ElDirectorio incorporar a la diputaciones, y que Intendente en Tacna y el Gobernador en AricaInstitución en calidad deMiembro Honorario, al se consideraban los tenían atribuciones excepcionales y estabandistinguido Coronel de únicos capaces de ligados, aparte de las funciones de régimen interior,Ejército don Tobías BarrosOrtiz. La personalidad de gobernar. al Ministerio de Relaciones Exteriores. Eleste destacado militar es Alessandri encaró Intendente dirigía todos los servicios públicos, sinvastamente conocida, autor con justa excluir a las Fuerzas Armadas. Regía aún la viejade "Vigilia de Armas", obra deanálisis filosófico del comprensión de su Ordenanza General del Ejército, y las disposicionessignificado ético y moral de la importancia un relativas a las Comandancias de Armas facilitabancarrera militar, aun en plena problema la coordinación, y hasta la fusión, del mandovigencia en nuestrosInstitutos. Abarcó, además, la internacional: el político con el militar. El Intendente daba sucarrera diplomática en la cual pleito que, consentimiento para las designaciones delocupó los cargos deEmbajador en Alemania en prácticamente comandante y los oficiales de la Brigada1938 y Embajador en Italia desde la Guerra del Combinada que guarnecía la provincia. En cuantodurante el 2° Gobierno del Pacífico, a los funcionarios civiles y policiales, todos debíanPresidente don Carlos Ibáñezdel Campo. arrastrábamos con contar con la confianza del jefe provincial. NoDon Tobías Barros Ortiz unió el Perú. Uno de los existían, por cierto, influencias políticas en esasa su condición de militar y jóvenes designaciones: los partidos políticos no sediplomático otras facetas quelo acreditan como una colaboradores de interesaban porque en esa provincia no habíapersonalidad de amplia Alessandri fue elecciones.cultura, dotado deextraordinarias cualidades Ernesto Barros Intendente y Comandante General de Armas eraartísticas y de una pluma ágil Jarpa, subsecretario Luis Barceló Lira. Personaje singular y talentoso,y solvente que le ha permitido de Relaciones con gran capacidad de trabajo, tenía un carácterescribir obras de hermosocontenido histórico. En ellas Exteriores en esa recio y amaba la disciplina. Era, al mismo tiempo,ha logrado hacer revivir el etapa y más tarde un hombre de derecho por herencia y vocación.pasado con sus mejores Canciller. Vividor y sibarita en la vida privada, austero ymatices de emoción ysentimiento. En 1921 el gobierno severo hasta la exageración en el servicio público,En la presente edición chileno elaboró un Barceló fue en Tacna un verdadero jefe político ynuestro Anuario ha solicitadoa su autor la autorización plan de trabajo militar. Un poco pagado de sí mismo, teníapara entregar a nuestros destinado a resolver inclinación por las exterioridades del poder, que élmiembros académicos, el este viejo problema. consideraba indispensables en un mediocapítulo "Tacna", de su obratitulada "Recogiendo los Uno de los puntos parcialmente hostil.Pasos", que en forma ágil y de la ley Entretanto, en Santiago prevalecía la imagen de unamena nos da a conocer su correspondiente caballero inteligente pero frívolo, con un clavel enparticipación en una etapaapasionante y poco conocida disponía la creación el ojal, mordaz y gozador de la vida. Se recordaba,de nuestra historia. en Tacna de una exagerándolas, las fiestas en la Villa Tranquila queEl Coronel Tobías BarrosOrtiz, en la foto de uniforme oficina de registro existió en los suburbios de la capital, al lado delen 1917 como Teniente del de población, con hipódromo particular de don Ricardo Lyon y aRegto. "Tacna", prestó, vistas a un posible pocos pasos de la Avenida Pedro de Valdivia. Seademás, importantecolaboración en la plebiscito que tejían leyendas sobreelaboración del tomo IX de laHistoria del Ejército de Chile. 6
  3. 3. aventuras galantes en ese sitio. Don Luis Barceló hube de desestimarla por razones de discreción.era, para la mayoría, el solterón elegante y cojo, de En efecto, hacia sólo cinco meses, cuando llegué amarciales bigotes rubios, insolente y agudo. Tacna a emprender el trabajo, que se habíaQuienes lo conocimos de cerca en la lejana Tacna verificado el Censo General de la República, yrecordamos, sin embargo, al patriota culto y repetir el acto habría importado revelar el programaenérgico. Un sentido de la autoridad como el suyo de solución que aún ocultaba el Gobierno ylo hemos visto sólo en contados jefes militares. exponer al nuevo censo a las declaracionesEl Intendente tuvo dos hermanos en el Ejército. tendenciosas de los habitantes peruanos yJorge, por largos años director de la Escuela Militar bolivianos, que habrían comprendido los fines dely mi jefe en 1909; murió joven como agregado recuento. Se adoptó entonces el procedimientomilitar en Berlín. El otro era José María, tan intermedio: tomé como base de trabajos de laapuesto como pintaban a su bisabuelo Carrera. Oficina el censo de diciembre de 1920, verificado yPasan los años y todavía sus alumnos recuerdan corregido por un censo confidencial de la provinciacon cariño a esos dos Barceló Lira que dirigieron, que se levantó durante los meses de julio, agosto yen épocas distintas, nuestra centenaria Escuela septiembre de 1921. Se llevó a cabo el censoMilitar. confidencial en formularios con casillas paraNos contaba el Intendente, durante una alegre aquellas anotaciones de fines plebiscitarios que,velada en su residencia de la Alameda de Tacna, naturalmente, el Censo General de la República noque el afán suyo por las cosas militares fue anterior solicitó. Para levantar el nuevo censo confidencialal de sus hermanos oficiales. Don Luis llegó a tener recorrí personalmente todas las poblaciones deojo militar crítico: el Comandante General de Armas Tacna, Arica y Tarata, salvo escasísimasera el primero en descubrir un fusil fuera de línea excepciones, y designé en cada una de ellas losen los desfiles; o el botón que faltaba en la funcionarios o particulares que me parecieronguerrera, la gorra ladeada y la correa suelta de capaces y discretos para la labor".algún atalaje. Luego agregaba:Aludiendo a su espíritu militar en un florido discurso "Como en todo trabajo de esta índole, y agravadasde banquete, un joven oficial se refirió un día, con en éste las dificultades por el atraso de la poblacióngrandes elogios, a los tres hermanos Barceló. local, la falta casi absoluta de colaboradoresRespecto al civil, dijo que "don Luis habría sido patriotas y discretos en los pueblos, la naturalezatambién un gran oficial si no fuera por un pequeño misma de las modalidades que se investigan ydefecto" (¡una pierna completamente tiesa!). Al tantos otros factores, el archivo de boletinesnotar el orador la perplejidad que producían sus individuales que constituye la Oficina del Censopalabras, se corrigíó: "Un defecto que, por lo debe tener, tiene seguramente, numerosos erroresdemás, apenas se le nota". El Intendente gozaba y vacíos. Esta clase de oficinas, como Ud. biencon el cuento y, cada vez que aludían a su cojera, comprenderá, son obra del tiempo que corrige,repetía que era "un pequeño defecto que, por lo verifica y completa; y la que ahora va a pasar a susdemás, apenas se me nota". manos debió crearse muchos años ha, en cuantoUna ley especial creó en Tacna, como hemos se aproximó por primera vez la fecha de larecordado, una oficina de registro de población u celebración del plebiscito. Sin embargo, tal comoOficina del Censo. Encargado de organizaría y está, con todos los errores que contenga, estoydirigirla fue Alfonso Bulnes Calvo. Escritor brillante, cierto de que las cifras que ella suministra son lasmiembro de las Academias de la Lengua y de la más aproximadas a la verdad que, en el plazo deHistoria, diplomático sagaz, fue en su juventud un un año y cuatro meses, podía obtenerse, y que elfuncionario modelo que tuvo el valor necesario para mecanismo con que hoy funciona la Oficina es elasumir responsabilidades y tomar decisiones. más adecuado para servir de base a las nuevasLa Oficina del Censo "de Tacna comenzó sus investigaciones y a las revisiones que Ud.tareas a fines de 1921. Al llegar a Tacna en discurrirá".septiembre de 1922 recibí una carta de Alfonso Las investigaciones mencionadas, y que llenaron laBulnes; copio algunos párrafos: etapa inicial de la Oficina del Censo, comenzaron"La operación inicial más lógica habría sido un pronto a dar frutos: el Gobierno recibió los primeroscenso especial de la población de la provincia, pero datos serios sobre la población y sus probables 7
  4. 4. inclinaciones en un plebiscito. El Presidente enemigo, que tienen siempre algo de campamentoAlessandri dispuso, pues, de un cuadro lo más militar. Era una ciudad amable y, si las ciudadesexacto posible para orientar su política en este tienen sexo, Tacna es la más femenina quearduo problema. Uno de los informes de Bulnes no recuerdo. Años después encontré en Alemaniafue, según luego se supo, del agrado del algo que me hizo recordar —ciertas asociacionesPresidente porque coincidió, al parecer, con fuertes de ideas no tienen explicación— la Tacna de micríticas que le hizo al Gobierno el senador Gonzalo tiempo: la pequeña capital de uno de esos estadosBulnes acerca de la conducción de la política minúsculos que existieron hasta 1918 y donde elexterior. El Presidente habría expresado entonces regimiento constituía la médula de la vidadudas respecto a la discreción del jefe de la Oficina económica y social. En novelas rusas y alemanasdel Censo de Tacna, que podría haber dado ciertas se describen esas "pequeñas guarniciones". Así,informaciones a su tío el senador. Al saber esto, con sus luces y sus sombras, aparece en miAlfonso Bulnes renunció al cargo, justamente memoria la hermosa Tacna donde vivimos unmolesto. tiempo feliz.Mis pasos me llevaron en ese momento y sin El elemento militar le daba un sello propio a lapensarlo, desearlo ni pedirlo a ese campo de ciudad. Era una guarnición poderosa, con cuatro oactividades tan alejado, aparentemente, de mi cinco unidades de las diversas armas. Oficiales ycarrera. Me vería obligado a asumir tropa se mostraban en público, en toda ocasión,responsabilidades y verificar estudios ligados con correctos uniformes. No teníamos ropa civil. Endirectamente a nuestra política exterior. Fue el las tardes de retreta lucían en la plaza suscomandante Manuel Bulnes, a cuyas órdenes guerreras celestes los lanceros; el terciopelo negro,acababa de servir en la Escuela de Caballería, los artilleros del Velásquez; el rojo, los infantes delquien insistió en proponerme como sucesor de su Rancagua; el azul, los del Batallón de Zapadores.hermano Alfonso. Quería, me dijo, que continuara El trabajo, los ejercicios y los estudiosese trabajo una persona desvinculada de la política profesionales eran intensos y no dejaban muchoy, desde luego, sin un tío senador en la oposición. lugar a los peligrosos ocios de una "pequeñaEl caballeroso jefe devolvía así la confianza y el guarnición". La vida social era activa,cariño que le tenía mi padre. Este, en el prólogo de especialmente entre las familias de oficiales.uno de sus escritos, había señalado al entonces Quedaban unas pocas familias peruanas que secapitán como un joven jefe de quien la institución y decían, simplemente, "tacneñas". Aparte de lasel país podían esperar mucho. ¡También fue la del reuniones en los casinos militares, disponíamos delgeneral Manuel Bulnes Calvo una trayectoria Club Social y de la pastelería de Jaramillo. Era éstecortada por pasiones políticas! un personaje curioso. Se quedó en Tacna despuésTacna era todavía en 1922, con sus doce o trece de la guerra e instaló su negocio en la callemil habitantes, la hermosa ciudad dormida entre principal. La pastelería era también un poco bar ycallejones de granados. Un oasis unido a la restorán "para los amigos". El viejo Jaramillo era uncordillera por pintorescas aldeas. Pocollay, Pachía gourmet y conocía recetas que no transmitía eny Palca, situadas al borde de un mísero curso de forma exacta: los guisos elaborados por otrosagua, el Caplina, que a pesar de su pequeñez daba nunca resultaban iguales a los de su pastelería.vida a huertos y arboledas ubérrimos. A las En el Club Social tenían lugar reuniones conminúsculas chacritas, con toda clase de frutales, se música y baile donde las señoras lucían sus lujos.encaminaban nuestras galopadas en los días de Podían permitírselos pese a los modestos sueldosfiesta. ¡Cómo olvidar esas comilonas a la sombra de sus maridos, pues aún quedaban en viejasde las vilcas gigantes! tiendas —especialmente en Arica— mercaderíasMi familia había vivido en Tacna diez años antes, finas: sedas de oriente, de la época del comerciocuando mi padre comandó allí una brigada. En las con Japón y China, y muchos lujos de Francia.vacaciones de 1912, y siendo alférez de la Escuela Las fiestas más elegantes eran las que ofrecía elMilitar, fui a visitarlo. En 1922 la ciudad no había Intendente en su mansión de la Alameda. Barcelócambiado su fisionomía soñolienta, misteriosa y, al gustaba de la buena mesa y del protocolo: losmismo tiempo, marcial. Pero no daba la impresión mozos vestían librea y calzón corto con mediasde transitoriedad de las ciudades ocupadas por el blancas. La crítica lugareña hincó" el diente: se 8
  5. 5. inventaban detalles pecaminosos de orgías muchos posibles votantes. Para ubicar en el restofastuosas. Cuando veníamos al sur no faltaban las del país a nativos tacneños y ex residentesmaliciosas preguntas sobre "las fiestas del Cojo manteníamos una activa correspondencia con lasBarceló". El poder tiene su precio y hay que oficinas respectivas del Registro Civil.pagarlo. Pero los que gozamos de la amistad del La justa apreciación de Alfonso Bulnes, que enIntendente recordamos al funcionario que dio brillo 1921 aconsejó no realizar un censo provincial aa su cargo de jefe político en una región habitada, pocos meses de verificado el Censo General, habíaen parte, por elementos hostiles. Naturalmente, el perdido validez pues ya era imposible ocultar lohecho de que él fuera soltero y a su lado hubiera que hacíamos. En mi plan, aprobado por elfuncionarios sin esposas y, también, amantes de la Intendente, trece "regiones del censo" cubrían elbuena vida dio lugar a fábulas que presentaban sus territorio de la provincia, correspondiendo cadafiestas como un eco de aquellas otras de la Villa una, aproximadamente, a una subdelegaron. En lasTranquila. ciudades de Arica y Tacna creamos variasCompletaban la guarnición un Cuerpo de Policía regiones, cuidando de que a cada una lebastante eficiente —mandado casi siempre por correspondiera una cantidad prudente deantiguos jefes del Ejército— y un regimiento de habitantes. Al frente de cada región colocamos aCarabineros anterior a la creación de la institución un funcionario público. Todos debían trabajar sinactual. La Brigada Combinada estaba a cargo del remuneraciones especiales.coronel Carlos Fernández Pradel, muy amigo de Después de una minuciosa campaña preparatoria,Barceló, lo que aseguraba el entendimiento cordial y con la colaboración de las Fuerzas Armadas, laentre el jefe político y el militar. policía, el magisterio, la Iglesia y los carabineros,La Oficina del Censo funcionaba en el edificio de la efectuamos el primer censo orientado al plebiscito.Intendencia, en una esquina de la plaza principal. En esta etapa recorrimos la provincia hasta losDesde mi ventana veía los muros de piedra de la lugares más apartados. Quienes viajan ahora por lacatedral inconclusa, proyectada —se decía— por zona de Arica, desde el mar hasta el límite conLesseps, el del Canal de Suez. Y divisaba también, Bolivia, no podrán imaginar esos viajes de haceentre palmas y rosales, la artística pila de hierro a más de medio siglo. Hoy existen caminos que secuya belleza estaban acostumbrados los tacneños recorren en automóvil. Nuestros desplazamientospero que provocaba la admiración de los que eran, simplemente, expediciones con mucho devenían del sur. aventura. Las visitas de inspección que hoy tomanEl trabajo del censo, nuevo para mí, llegó a pocas horas duraban varios días. ¡Y no hablemosapasionarme. Leí cuanto encontré sobre de la aviación!estadísticas, censos y plebiscitos. Con la amplia A excepción del camino de Tacna a Tarata,confianza del Intendente y con un personal escaso terminado en esos años, no había en la provinciapero lleno de entusiasmo, logré desarrollar el rutas carreteras. Los viajes, a caballo, eran largas yesquema trazado por mi antecesor. La labor fue agotadoras jornadas. En la alta cordillera, dondecreciendo día a día y obtuve el refuerzo de algunos existían míseros poblados, empleamos a menudoayudantes militares. la muía. El equipo de campaña y los víveres eranEsos ayudantes, elegidos de la oficialidad de la como para una expedición militar. De Arica aguarnición, tenían nombres poco corrientes. Al del Codpa, por ejemplo, cabalgábamos, tal vez docejefe, Tobías, en realidad poco común, se juntaron horas por el arenal sin término. Hoy es un paseo irlos de Teófilo, Aniceto, Milcíades y Saturnino. Con a Codpa, Putre o Belén, lugares tan civilizados yaesos nombres, decían los bromistas, pretendíamos que hasta reciben relegados políticos.asustar a los nativos. Teófilo Allende, Saturnino Recogimos una enorme cantidad de material deSilva, Aniceto Muñoz y Milcíades Contreras eran trabajo. Los formularios para el censo habían sidotenientes primeros antiguos. El capitán Fernando analizados durante meses y cada casillero fueValenzuela y el teniente primero Víctor Granito objeto de largos estudios. Aprendimos una grantenían nombres más cristianos y corrientes. verdad: en estadística lo más importante es unPresenté al Intendente un plan de organización del buen formulario. Quizás no sea exagerado afirmarservicio en toda la provincia y con tentáculos en las que un 75 por ciento del buen resultado de unvecinas de Tarapacá a Coquimbo, donde residían censo depende del formulario. Esto, tan simple y 9
  6. 6. lógico, lo olvidan también los que confeccionan que mandaba ese cuerpo, me escribióesos terribles formularios para declaraciones de agradeciendo aquellas colaboraciones. En una deimpuestos o aquellos otros, martirio de las dueñas ellas recordaba a un pequeño destacamento, unade casa, destinados a cumplir con el servicio de pareja que montaba guardia en un sitio inhóspito,seguro social. Así como la marcha de un convoy en exponiendo sus vidas a toda hora. Otra vez estuveel mar la regula el buque de menor andar, ¿cuándo en un pequeño retén —un suboficial y trescomprenderemos que los formularios deben ser soldados— en un rancho cerca del Maury, en laentendidos sin dificultad por aquellos que sólo más terrible soledad, a casi cinco mil metros desaben leer y escribir? altura: extensas praderas o pastizales vegosos,Con el material recogido confeccionamos una pequeños rebaños de llamas y alpacas vigiladascarpeta para cada persona, hombre o mujer, que por indias solitarias, tan inmóviles que parecíansegún las no conocidas pero probables cláusulas huacos olvidados sobre el paisaje. En otra ocasión,del futuro laudo arbitral pudiera ser votante. en un mísero lugar de la sierra tarateña, junto aDisposiciones dictadas después permitirían una aldea donde un caciquil lo nativo vendíaconocer, puede decirse que día a día, el alcohol de maíz a los indios, pasé una noche conmovimiento de la población en cada una de las los tres carabineros del puesto. Vi a otros enregiones. retenes al borde del Sama, donde los mosquitosEstos recuerdos harán sonreír a los actuales hacían nubes. Debíamos trasladar a los enfermos,técnicos en censos y estadísticas, ahora casi moribundos, a Tacna. No los había herido unverdaderas ciencias. Nosotros, en Tacna, éramos asesino oculto, como ocurrió en Tarata, sino lasólo entusiastas aficionados. Nos ayudaban el malaria que transforma en un harapo al mocetónconocimiento de la idiosincrasia de la población y el más fuerte.sentido común agudizado por el patriotismo. Fue Estos soldados cumplían sus obligacionesun trabajo serio y útil; lo supimos al ser informados aislados, lejos de sus oficiales y sin medios dede que nuestros datos orientaban, efectivamente, a comunicación; o sea, sin control. Llegábamos sinnuestros abogados en Washington. No olvidaré aviso y siempre encontramos a los carabinerosciertas horas febriles preparando una serie de cumpliendo la distribución del tiempo señalada encuadros, cada uno con una hipótesis distinta, que la libreta de órdenes: aseo de armamentos o delal día siguiente entregamos en Arica a uno de los ganado, rondas, patrullaje, labores domésticas,abogados en viaje a Estados Unidos. lectura del reglamento y ratos de descanso. TodoTuve una comprobación que me llenó de orgullo: como en el cuartel y sin la mirada de los jefes.en mi calificación de 1923 el coronel Fernández Admirable.Pradel estampó halagadores conceptos sobre la En 1927, durante mi permanencia en el ejércitotarea que realizábamos. Tras referirse a las alemán, me enteré de la creación de Carabinerosactividades profesionales que pude desarrollar en de Chile, la actual institución de la que, con justicia,la Brigada Combinada, dice: nos sentimos orgullosos. Mi pensamiento voló"Interpretó acertadamente las inducciones del hacia mis carabineros de Tacna y comprendí queIntendente de Tacna y realizó, frente a la Oficina gente de ese tipo constituiría la mitad másdel Censo, una labor perfecta que ha permitido dar aguerrida y más probada de la nueva institución.rumbos a nuestra defensa en Washington". Las policías, especialmente de las grandesComo los soldados vivimos -en aquel tiempo más ciudades, iban a aportar la tradición de un servicioque hoy— de estímulos morales, esas palabras me policial urbano con técnicas científicas yresarcieron con creces de las preocupaciones y experiencia en el diario y oscuro batallar contra lafatigas del difícil e interesante trabajo. delincuencia. Fue un maridaje feliz. Las virtudes dePor lo general, la activa cooperación de todos los ambas instituciones, amalgamadas, han formado elservicios públicos se traducía en una ayuda espíritu y son la base del prestigio de los actualesdiscreta y muy útil de la que poco se hablaba. Más carabineros.ostensiblemente, contábamos con dos poderosos Ojalá ese espíritu no se pierda jamás. Es el queauxiliares: capellanes y carabineros. Sobre la labor alentó a los fundadores: no intentaron crear unade estos últimos envié algunas crónicas a la revista institución paralela al Ejército ni una típicamenteEl Carabinero, y el comandante Alfredo Ewing L, policial; formaron, simplemente, un cuerpo de 10
  7. 7. servidores y defensores del orden y la seguridad hacerlo frente al enemigo. Muchos curas habíandel Estado. Para mantener intacto ese orden e resuelto el problema del celibato: nos mostraronincólume la seguridad interior hay que vivir en más de una vez, en algún villorrio serrano, "la casaabsoluto desvelo día y noche. No son mayores, ni de la señora del cura". Cerca de Tarata conocimosmás honrosos, ni más importantes los sacrificios a una vieja chola devota que vivía, respetada porque al militar exige la defensa exterior. No es todos, en la casa que heredó de su compañero elnecesario, pues, confundir esas dos grandes y señor cura.claras misiones. El conflicto latente entre la curia peruana y lasAños más tarde el Presidente Ibáñez confió la autoridades chilenas hizo violenta crisis. NuestroIntendencia de la recién creada provincia de Aysén gobierno se vio en la necesidad de expulsar delal que, en los años que estoy recordando, era territorio a curas peruanos que habían olvidado sucomandante del Regimiento de Carabineros Tacna: misión evangélica. La Santa Sede creó entonces elel general Luis Marchant. Su memoria está viva en Vicariato General Castrense y, de esa manera, laesa zona que administró con acierto; viva a pesar población de Tacna y Arica tuvo a capellanesde quienes intentaron después destruir el recuerdo militares como párrocos en lugar de losdel que había incorporado, prácticamente, a la expulsados. Don Rafael Edwards, nombradorepública ese territorio de incalculable futuro. El obispo titular de Dodona, fue designado VicarioIntendente Marchant fue otro de los magníficos General Castrense. A esta sobresaliente figura defrutos de la vieja Escuela de Clases. la Iglesia chilena la conocimos y admiramos desdeLa Iglesia de Roma no tiene nunca prisa. Marcha los días del Centenario, pues nos acompañó en lacon ritmo de eternidad. No se siente obligada a Escuela Militar como capellán durante nuestro viajereconocer inmediatamente cambios políticos o a Buenos Aires en mayo de 1910.nuevas fronteras y observa serenamente la Los templos funcionaron de nuevo normalmente.permanente efervescencia de la humanidad. Por Terminaron los oratorios privados, focos sediciososeso, hasta muchos años después de terminada la que dividían a los fieles. Claro que transcurrió unGuerra del Pacífico, subsistió en el territorio buen tiempo antes de que las pasiones seocupado por Chile la misma organización aquietaran y todos aceptaran confiar sus almas aleclesiástica de antes del conflicto. Esta vez el cuidado de frailes chilenos y, además, militares.Vaticano tenía una buena razón para no innovar: el Aunque habían pasado algunos años desde estosTratado de Ancón puso término a las operaciones sucesos, pude juzgar la intensidad de ciertosbélicas pero postergó para años después la rencores en sitios aislados. Encontré a tacneñosresolución acerca de la nacionalidad definitiva de que dudaban de la autenticidad de los sacerdotesTacna y Arica. Mientras el plebiscito no se realizara chilenos. ¿No serían agentes plebiscitariosel problema religioso estaba en tatúo quo. Pero en disfrazados? Algo hubo que pudo alimentar esasla vida diaria aumentaban las dificultades entre el ridículas ideas: durante largo tiempo gobernó elclero peruano, combativo y tenaz, y las autoridades Departamento de Tarata, creado por Chile, uny la población chilena. señor maduro, tranquilo y bondadoso, con tantosLos sacerdotes peruanos de Tacna y Arica amigos entre los nativos que se lo consideraba undependían del obispo de Arequipa, pastor lejano y peruano filo exagerado. Se llamaba Manuelseparado de esa porción de su grey no sólo por Francisco Cartagena. Cuando dejó el serviciodecenas de leguas de territorio abrupto: también público hizo estudios para ser ordenado sacerdotepor una pasión aprovechada por caudillos políticos y volvió, con sotana, a la tierra donde fueperuanos que hicieron del odio a Chile su mejor gobernador. Creyó, seguramente, que su conocidoplataforma electoral. Recordemos lo primitivo del afecto por los nativos facilitaría su misiónmedio en que actuaban esos curas cuyo nivel evangélica. Hizo un hermoso trabajo. Pero noespiritual y moral era bajísimo. En más de una faltaron los escépticos: "Los chilenos hacen muyocasión debió intervenir la Santa Sede, pues los bien las cosas. Nos mandan, ahora transformadosacerdotes, sobre todo los de aldeas lejanas, no en cura, al antiguo gobernador para sonsacarnoseran ejemplo de virtudes. Los superiores nuestros verdaderos sentimientos ante eleclesiásticos peruanos cerraban los ojos ante la plebiscito". Se nos suponía más diablos de lo queimposibilidad de reemplazarlos o bien no querían somos y tan bien organizados como para armar 11
  8. 8. una trampa semejante. Y la verdad es que somos En uno de mis viajes de servicio me acompañó elespléndidos improvisadores: cada Gobierno, cada capellán Julio Tadeo Ramírez. Si Montero era delnueva autoridad, hace su propio plan y deshace a tipo campesino, éste era del tipo de la ciudad eveces lo que encuentra. ¡para tejer la misma tela intelectual. Su personalidad transparente, como decon la misma lana! niño, y su bondad podían parecer ingenuidad, peroEl obispo Edwards era joven y enérgico. Aunque su sonrisa suave y sus canas prematurasentonces no se usaba, podía vestir el uniforme ocultaban un carácter enérgico. Iba de párroco amilitar sin parecer disfrazado. Acompañó más de Belén, un pueblito de la precordillera. Fue ununa vez a sus capellanes a tomar posesión de sus escritor castizo y elegante. Su libro Del mar a laparroquias en sitios alejados, en la sierra andina. montaña narra sus andanzas por la sierra de Arica.Las visitas del prelado a míseras aldeas con Esa vez viajaba con nosotros mi primo hermanoprimitivas capillas indígenas dejaron un perdurable David Barros Jarpa, jefe zonal de Impuestosrecuerdo. La organización que le dio al servicio Internos en Arica. El largo trayecto a caballo y losreligioso castrense fue una hermosa obra primitivos alojamientos y comidas se hicieronconstruida sobre los sacrificios ignorados del livianos oyendo las ocurrencias de mi primo. Elpuñado de capellanes que eligió. Monseñor Rafael cura Ramírez las celebraba como un niño. MásEdwards debería tener un monumento, alguna tarde incorporó algunas en sus relatos.piedra con una inscripción en un llaretal de la No en la callada y oscura acción parroquial sinoCordillera. Su obra fue chilenizar con las armas del como tribuno actuó por esos años otro capellán enespíritu. tierras de Tacna: Bernardino Abarzúa. Antes que élTrabajé cerca de varios capellanes militares. llegó su fama de hombre original, talentoso, alegreMerecerían un mejor cronista que yo. A algunos los y valiente, con una hoja de servicios "religiosos-conocí por sus frutos, pues ya no estaban en electorales" en las bravas tierras de Traiguén oTacna cuando comencé mi tarea. Por ejemplo, el Angol. Rebenque en mano se habría enfrentado allícapellán Eufrosino Montero, que murió en Santiago a los partidarios de un caudillo político famoso. Conen 1924 y sobre quien escribí una crónica en El su genio chispeante y la agudeza de sus dichos yMercurio. Don Eufrosino había ejercido su cuentos, Abarzúa era el perfecto cura militar.ministerio en una parroquia de Colchagua durante Nuestra amistad había nacido en unas reunionestreinta años; de allí lo sacó el Vicario Castrense gastroliterarias que, inspirándose en elpara encomendarle la parroquia más difícil del Renacimiento italiano, ofrecía a sus amigos otroterritorio disputado: la de Codpa. Los codpeños lo hombre singular: José Santos Salas. Allí serecibieron con estudiada cortesía: saludaban al mezclaban al buen yantar los deleites del espíritu:sacerdote y no al chileno. Pero el cura Montero se discutía de arte, de política, de música. Secomenzó pronto, en corazones peruanos, la recitaba versos propios o ajenos. Esto parecesiembra que tan buen rendimiento diera en tierras ahora blando, sentimental y romántico. Siúticas ycolchagüinas. No les habló de inmediato de Chile ni cursis serían para los jóvenes de hoy esas tertuliasinició una campaña con vistas al plebiscito. Los tan refinadas como su anfitrión, el controvertidotrató tal como había hecho por treinta años con las doctor Salas. No puedo dejar de recordar conovejas de su parroquia del sur. Se fue ganando el saudade, pena por lo ido sin remedio, las comidasamor de los nuevos feligreses con palabras y en aquel elegante departamento donde no faltabamaneras campesinas. Junto con el amor al cura se el capellán Abarzúa.colaron —si no el amoral menos la estimación y el Abarzúa era un gran orador. Los magníficosrespeto por la tierra de ese justo y humilde varón. discursos que pronunció en Tacna no fueronAsí hizo el cura Montero una obra patriótica tan publicados. Poco importa: impresos nogrande como su misión cristiana. despertarían, después de tanto tiempo, la emociónComo se ve, el Vicario Castrense buscó a sus que provocaron al ser declamados. Además, esascolaboradores hasta en los más apartados rincones oraciones están hechas a medida del orador -comodel país. El cura ahuasado, simplote e ingenuo le las del Obispo Jara—: para su voz, sus gestos, suspareció el mejor pastor para un rebaño díscolo ademanes, y teniendo como escenario y telón dedonde el odio al vencedor persistía con la misma fondo paramentos y pompas de la Iglesia,violencia del primer día de la ocupación. banderas y fanfarrias, o la grandiosidad de un 12
  9. 9. paisaje histórico. 20, la etapa parlamentaria nacida después de¡Cómo olvidar aquel discurso en Arica, al pie del 1891, condicionaba nuestra existencia.Morro! En las gradas de la iglesia la figura maciza Los sueldos eran pagados con increíble atraso.del capellán Abarzúa se destacaba como tallada en Aún viven viejos cama-radas que no habránpiedra ante la puerta del templo planeado por Eiffel. olvidado las carreras que a fin de cada mes hacíanSu voz llenó el ámbito de la plaza hasta el mar. Se los contadores. Ni las gestiones de losprodujo el silencio en la multitud, más comandantes, ni el uso de relaciones personalesimpresionante que su clamor. Todos fuimos de algunos de nosotros para conseguir plata paratransportados a los días heroicos por la descripción los sueldos. Ni siquiera en Tacna, que gozaba dedel hecho de armas —la toma del Morro- que sin privilegios, se logró en 1923 y 1924 el pago puntualdesbordes patrioteros hizo el sacerdote. Terminó de los salarios. Es fácil comprender lo que estocon una invocación a la paz y la fraternidad que significaba para el comercio en ciudades pequeñasdejó los corazones iluminados de esperanza. que vivían de la guarnición militar. Pero no nosOtro discurso inolvidable fue el pronunciado en el amargábamos, porque no había excepciones:Campo de la Alianza, en el aniversario de la batalla todos vivíamos a crédito. Hasta el lustrabotasde Tacna. También esta vez la descripción de la esperaba pacientemente que llegara "la plata delbatalla resultó perfecta. Tan vivida fue que los sur". Fiaban el almacén, la botica, las tiendas y elsoldados volvían involuntariamente la mirada para cine. Llegaban juntos los sueldos de tres o cuatrodescubrir en el desierto las columnas de infantería, meses, y entonces se cancelaban los anticipos, losel emplazamiento de los cañones y la carga de la arriendos, las cuentas del almacén, la pastelería ycaballería. El orador, estatuario frente a la cripta el teatro. Descubrimos que se puede vivir sinque guarda los restos de los caídos en esa jornada, dinero si se cuenta con crédito y confianza. Nosmantenía suspensos los ánimos. ¡Ganados por la adelantamos, sin saberlo, a teorías económicaselocuencia de Abarzúa combatimos ese día, bajo que serían más tarde aplicadas a países enteros.un sol de fuego, en la batalla del Campo de la El personal de mi oficina podía considerarseAlianza! privilegiado, pues recibíamos todos los meses unaPartíamos una mañana de Arica a visitar unos gratificación del Ministerio de Relacionescaseríos del interior, acompañados esta vez por el Exteriores. Mi sueldo de capitán, unos 600 pesos,capellán González. Iba el clérigo en brioso caballo, aumentaba así hasta un mil. Esta gratificación sícon arreos de huaso del sur, muy apijado, mientras era pagada puntualmente y podíamos ofrecernuestras monturas desaparecían bajo los rollos de dinero a los amigos para aquellos gastos que no semantas y las repletas vizcacheras. Pregunté al fiaban, como un paseo a Arica.capellán qué llevaba para sus comidas, ya que las Parece pintoresco, pero vivido y sufrido fue la gotaalforjas de su montura iban como de adorno. "No que horadó por fin la paciencia de la ciudadanía. Else preocupe, mi capitán: ¡donde paro el caballo, atraso de los sueldos, las noticias de la capitalsalta la cazuela!". Ese capellán era otro de los que anunciando continuos cambios de gabinete, laschilenizaban, ganando votos sin más que el alegre bizantinas discusiones parlamentarias y elgenio criollo. caudillismo político de segunda clase; en fin, todoContinuar estos recuerdos sería eterno. Al evocar a lo que sabíamos de Santiago nos permitió entenderaquellos servidores que no dejaron huella en la la crisis de septiembre de 1924. Lo que ahorahistoria he querido mostrar la clase de gente — resulta increíble, unido el país por una red demilitares, policías, curas y ciudadanos anónimos— comunicaciones, es que entonces creíamos que elque hizo posible el trabajo de la Oficina del Censo acontecimiento era sólo santiaguino. La mareade Tacna. Les reitero, a más de medio siglo de llegó a Tacna y a las provincias más alejadas deldistancia, mi admiración y gratitud. centro sólo un par de semanas después.La vida en la ciudad de Tacna tenía características Mientras tanto, la Brigada Combinada continuabaque es difícil comprender ahora. Pero vale la pena sus tareas profesionales. El contagio politiquero norecordarlas porque, en cierta manera, explican prendía en provincias: no había radios ni diariossucesos posteriores. Los que no vivieron esos días tendenciosos, y tampoco visitas de políticos a losno pueden imaginar cómo el régimen politiquero e cuarteles. Durante nuestros años en Tacnairresponsable en que terminaba, alrededor del año vimos desarrollarse interesantes programas de 13
  10. 10. trabajo militar; en algunos se nos permitió censor" —así me llamaba en broma— "lleva pocoparticipar. Agregado al Estado Mayor de la Brigada, tiempo en su puesto". "¿Cuánto tiempo?", preguntóque dirigía Humberto Gordon Benavides, de Izquierdo. Respondí: "Nueve meses, señorbrillante trayectoria hasta el generalato, tomé parte ministro". El canciller repuso de inmediato: "¡Nueveen los grandes ejercicios en Tarata. En esos días meses! ¡En ese plazo siempre sale algo!"se terminó el camino carretero a esa villa y por Galvarino Gallardo dejó también un arsenal deprimera vez —iy en pleno siglo XX!- las apacibles anécdotas; sus comentarios mostraban la agudezacalles tarateñas conocieron las ruedas. (El que lo hizo famoso. Otra visita de un gran políticoMercurio publicó una crónica mía al respecto y - de la mejor época parlamentaria fue la de Alfredohonor que nunca soñé- la anunció con gran letrero Irarrázaval. Las ocurrencia de su vida política,colocado en la parte delantera de los tranvías diplomática y militar (fue oficial el 91) dieron paraeléctricos de Santiago. Osear Fenner me informó sabrosos comentarios durante mucho tiempo.por telegrama que durante todo un domingo esa Veinte años después yo tendría el honor deevocación tacneña rodó por las calles de nuestra representar a Chile en Alemania e inspirarme en elcapital). ejemplo del ministro plenipotenciario don AlfredoLas "visitas del sur" rompían la monotonía Irarrázaval, que realizó en Berlín una laborprovinciana. Recuerdo la de una escuadrilla de inolvidable. Tampoco puedo olvidar la visita de donaviones militares de la Escuela de El Bosque. Voló Carlos Silva Vildósola, director de El Mercurio, ni laen varias etapas hasta Tacna: una verdadera del poeta Víctor Domingo Silva. En su homenajeproeza con el material de entonces, sin organizamos una velada en el Teatro Municipal yaeropuertos ni los adelantos técnicos hoy me tocó presentarlo. El poeta declamó Al pie de laindispensables. Un avión moderno une Santiago bandera y el entusiasmo fue indescriptible.con la frontera norte en menos de dos horas. El aislamiento de las provincias alejadas deAquella escuadrilla voló varios días. Lo importante Santiago era casi total. Es difícil para el chileno deera llegar intacta. Llevando como jefe al Director hoy imaginar lo ajenos que vivíamos a cuantoGeneral de Aeronáutica, el general Luis Contreras ocurría en la capital. La aviación estaba en susSotomayor, cumplió su misión. Nos llenó de orgullo años de ensayo y un correo aéreo habría sido temaporque exaltaba el prestigio de nuestras armas — de ciencia ficción, lo mismo que la radiotelefonía. Elsobre todo de la joven aviación militar— en un único enlace permanente con el centro del país eradelicado momento internacional. el correo marítimo, servicio que hacían varíasDe vez en cuando nos visitaba el ministro de líneas de vapores: la Pacific Steam cuyo barcosRelaciones Exteriores, vinculado a la Intendencia nos parecían enormes, los buques más familiaresde la provincia. Hubo dos cancilleres de agudo de la Compañía Sud Americana, y los pequeños,ingenio que no pueden ser olvidados: Luis acogedores y rápidos de González Soffia.Izquierdo y Galvarino Gallardo. El interés de esos Estábamos a varios días de navegación deministros se concentraba, como es de imaginar, en Valparaíso. En un barco caletero, que muchoslos trabajos del censo plebiscitario. Pero Barceló, preferían por los ociosos días de vida regalada, elmuy amigo de ambos, se mostró siempre viaje duraba hasta diez: se detenía en todas lasextremadamente reservado. Yo recibía grandes y pequeñas caletas, y las faenas de cargainstrucciones terminantes de no entregarles y descarga, en grandes lanchones y botes pero sinninguna información sobre el censo ni las hipótesis muelles ni equipos adecuados, solían ocuparelectorales que teníamos en estudio. El Intendente jornadas enteras. Para las caletas más pequeñaspensaba que, por discretos que fueran los la visita semanal del caletero era una fiesta. Nadieministros, los datos podían filtrarse a esferas parecía tener prisa. Un congrio frito en Calderasubalternas en cuya discreción no tenía mucha fe. podía atrasar el viaje en algunas horas.Durante una comida en casa del Intendente el Los diarios y el correo llegaban a Tacna sólo porcanciller Izquierdo bromeaba sobre "los secretos de esa vía y, como el servicio cablegráfico era caro, ElBarceló". De improviso, en tono cordial pero Pacífico (único diario de la ciudad) sólo daba lassocarrón, me pidió unos datos precisos. Le noticias de bulto y muy pocas relacionadas con larespondí con generalidades, meditan- do cómo vida política y social. Para saber lo que ocurría ensalir del paso. El Intendente saltó en mi ayuda: "El la capital esperábamos los diarios del sur y las 14
  11. 11. visitas de los viajeros. Los oficiales que llegaban era un misterio que conversaba con oficiales, entrenos mantenían, con atraso pero con seguridad, los que tuvo siempre decididos adeptos. No habíainformados de las inquietudes de las Fuerzas que ser profeta para percibir que se acercabanArmadas, que eran también las nuestras desde horas difíciles y que las Fuerzas Armadas no iban ahacía tiempo. Comenzaban a fermentar en quedar al margen del torbellino. PrecisamenteSantiago, en el francamente corrompido medio hacia estas fuerzas se vuelve invariablemente lapolítico al que habíamos caído y que hacía estéril ciudadanía en las grandes crisis sociales etodo esfuerzo del Gobierno por remediar la institucionales, pues las consideran, con razón, lasituación. Con todo, creo que ninguno de nosotros parte incontaminada del país. Por desgracia estaen Tacna, en 1924, pensaba que la tormenta "incontaminación" no siempre capacita paraestallaría tan pronto. gobernar. Sólo excepcionalmente puede el militarEl general Luis Altamirano Talavera llegó a Tacna ser un buen gobernante, pues lo estorban,acompañado de varios coroneles y otros oficiales. justamente, las "virtudes del oficio". Por creer a losNo era corriente una visita de inspección con un demás igualmente sanos y patriotas suele rodearseséquito tan numeroso. Recuerdo a mi antiguo jefe y no de los mejores sino de los más audaces, queprofesor en la Escuela de Caballería, el coronel serán los primeros en abandonarlo ante horasCortez —el famoso Macho Cortez—, muy difíciles.inteligente e incisivo en sus críticas, se jactaba de Sin duda, el general Altamirano se llevó de su visitano dar importancia a las formas. Frente a oficiales a la guarnición de Tacna la impresión de que eseque exageraban los detalles del uniforme y los importante núcleo militar estaba absolutamente alarreos, Cortez, con su barba cerrada, uniforme margen de toda corriente partidista o ideológica yholgado y botas antiguas, era una crítica preocupada solamente de la profesión. Nospermanente para los presumidos. Ayudante del encontrábamos ignorantes del acontecer político deInspector General era el entonces capitán Arturo la capital y nos sentíamos incondicionales de laParedes, todavía vivo en 1988 con más de ciento autoridad —o sea, del Presidente constitucional- sidos años de edad. ésta debía enfrentarse al Parlamento.Las funciones inspectivas del general Altamirano No faltaban, seguramente, oficiales vinculados conduraron un par de días. Después, mientras se círculos sociales que devolvían al Presidenteesperaba un vapor que viajara hacia el sur, sobró Alessandri —y con intereses— el odio con que éstetiempo para reuniones sociales, convites a casinos los calificaba; pero eran ínfima minoría. La verdady casas particulares, y para largas charlas con el es que el repudio a la politiquería era unánime. Si aIntendente Barceló y el coronel Fernández. A un esto se agregan la mala situación económica de laalmuerzo que este último ofreció a las visitas en la administración pública, la prédica inflamada delhermosa quinta que era su residencia oficial Jefe del Estado contra lo que estaba ocurriendo yasistieron los comandantes de unidades Aníbal el permanente déficit de la caja fiscal, seParada, del "Lanceros", Filidor Concha, del comprenderá que no había necesidad de"Rancagua", Agustín Moreno, del "Velásquez" y concertarse para una protesta o una rebelión.Rolando del Solar, del "Zapadores". Por su calidad ¡Bastaba un empujoncito! Y el de mayor efectode Jefe del Estado Mayor de la Brigada asistió el sicológico, especialmente para los hombres decapitán Humberto Gordon. Naturalmente, estaba mi armas, fue el anuncio de la dieta que se acordaríanamigo Paredes. Por último, como jefe de un los parlamentarios.servicio ligado al problema plebiscitario, tuve Aun para aquellos tiempos de pobreza la dietatambién el honor de ser invitado. Se conversó parlamentaria de que se hablaba era magra. Perofrancamente de la situación del país y del delicado anunciarla en las condiciones imperantes tuvo unamomento por el que pasaba el Gobierno de Arturo gravitación desproporcionada. No hay que olvidarAlessandri. (De todos los nombrados sólo que en 1924 teníamos casi un siglo de tradición aquedamos hoy Paredes y yo). este respecto: senadores y diputados servían sinSupimos así que el Presidente, acorde con su otra retribución que el honor y los privilegios delgenio de gran peleador, denunciaba a quien cargo. Los tiempos habían cambiado y podíaquisiera oírlo la gravedad de la situación, sin comprenderse que un Parlamento realmenteahorrar epítetos violentos para sus opositores. No representativo debe estar abierto a todos los 15
  12. 12. ciudadanos, pobres y ricos. La dieta fue concebida continuarla meses después en Santiago, en lacomo una compensación por los sacrificios Oficina Plebiscitaria organizada en el Ministerio depecuniarios que demandaba la representación del Relaciones Exteriores e instalada en el edificio deelectorado, la que obligaba al elegido a cambiar la Cámara de Diputados, vacío desde el 5 detemporalmente su residencia o su actividad septiembre de 1924.habituales. En otros países no se pretende que el Pero debo hacer un alto en este punto, para queparlamentario viva exclusivamente de su dieta, los pasos dados entre fines de septiembre de 1924como tampoco se le exige una dedicación total y y fines de marzo de 1925 no sean, para el lector,continuada que lo aleje de su fuente de ingresos. una maraña indescifrable. ¡Como en un zapateo!Pero entre nosotros se exageró: diputados ysenadores llegaron a ganar los más altos sueldosde la administración pública, amén de disfrutar deun lujoso club a la altura de los más exclusivos delmundo y de una previsión extraordinariamentegenerosa.Pocas semanas después de la visita del generalAltamirano a Tacna, viajó a Santiago el coronelFernández Pradel. Allí lo encontró el Movimientodel 5 de septiembre de 1924, que ya se olía en lascharlas de que hemos hablado. Las noticiasenviadas por el coronel y las que oímos de su bocacuando regresó, completaron el borroso cuadroque ofrecía la prensa. Hasta ese momento sóloconocíamos los hechos principales! estallido deldescontento; las reuniones en el Club Militar; el asíllamado golpe en apoyo del Presidente (y así locreímos). Y luego el alejamiento (incomprensiblepara nosotros) del mando y del país por parte delPresidente constitucional. A esto siguió laconstitución de una Junta Militar y Naval, y, por fin,la formación de una Junta de Gobierno. Nolográbamos entender lo que representaban las dosjuntas ni el rol de cada una.Al principio sólo nos había interesado saber que elcoronel Fernández nos representaba -en tanto jefede la Brigada Combinada de Tacna— en la JuntaMilitar y Naval.Cuando leímos, días después, el Manifiesto del 11de Septiembre de 1924, conocimos el programa yel ideario del Movimiento, y la bandera enarboladapor las Fuerzas Armadas. Aquel Manifiesto, lasprimeras cartas de amigos y los primeros diarios deSantiago con estas noticias llegaron a Tacna en losmismos días en que recibí un telegrama de OsearFenner llamándome a Santiago. La orden venia delcoronel Bartolomé Blanche, presidente de la JuntaMilitar y Naval.Con la representación que unánimemente meconfirieron mis compañeros en una agitada reuniónen el Club Social, partí a Santiago. Terminó así, degolpe, mi labor en la Oficina del Censo. Habría de 16
  13. 13. La Revolución de 1924 I. INTRODUCCIÓN intervención militar en ella?, y, en segundo lugar, Pocos aspectos de la ¿Cuáles fueron las consecuencias de esa modernización política intervención para la modernización y para el son más notables o desarrollo político? Para responder ambas comunes que la preguntas es necesario inicialmente definir el intervención de los período histórico, que se considera para efectuar el militares en política. análisis sobre la intervención militar, destacando Juntas y golpes, los principales hechos que permitan definir el rebeliones militares y entorno político, social y económico en que ella se regímenes militares han produce. Enseguida, intentar determinar cuáles sido fenómenos fueron las causas que motivaron esta intervenciónCoronel permanentes en las a través del análisis de variables teóricasROBERTO ARANCIBIA sociedades desarrolladas y de las diferentes opiniones de losCLAVELEl Coronel Roberto latinoamericanas y en el actores de la época, para finalmente tratar deArancibia Clavel Medio Oriente. En determinar las consecuencias que todo ello tuvopertenece al Arma de apariencia las para el desarrollo de nuestro país, sacandoCaballería Blindada y intervenciones militares conclusiones que puedan ser útiles para el futuro.actualmente comanda el constituyen una parte Los principales autores consultados para esteRegto. "Vencedores" enArica. inseparable de la efecto han sido desde el punto de vista teóricoEs miembro de la modernización política, fundamentalmente Samuel P. Hungtington, SidneyAcademia de Historia sean cuales fueren el Verba y los Apuntes de Clases del Curso SistemaMilitar, Oficial de Estado continente y el país.1" Político Chileno dictado por el Profesor José LuisMayor y Profesor deHistoria Militar y Chile en su proceso de Cea Egaña, desde el punto de vista histórico lasEstrategia y de modernización política no obras de Historia de Chile de Castedo, laGeopolítica en la ha sido ajeno a este Revolución del 24 del General Bennett y algunasAcademia de Guerra del fenómeno, los militares reflexiones del General Sáez, junto a la Historia deEjército. han debido intervenir en Chile de Gonzalo Vial.Magíster en CienciasPolíticas (Relaciones política a lo largo de suInternacionales) en la historia, y podemos BREVE RESEÑA DEL PERIODO HISTÓRICOUniversidad Católica de afirmar que en bastante Para poder determinar las causas y lasChile. menor grado que en consecuencias de la intervención militar de 1924,Pertenece a una familiade antigua tradición nuestras naciones se ha querido centrar el análisis en el período quemilitar y durante su vecinas y en las otras del va desde 1920 hasta 1932, haciendo una revisióncarrera ha servido como continente sudamericano. rápida de los principales hechos que condujeron aoficial en distintas El objeto del presente la intervención militar y que luego significaron ununidades de su Arma, trabajo es efectuar el gobierno militar, hasta iniciar el sistema políticocomo Instructor en laEscuela Militar, análisis de una de dichas normal instituido en la Constitución de 1925,Secretario de Estudio en intervenciones militares, después de la caída de Ibáñez. Lo anterior nola Escuela de Blindados la que la historia ha significa desconocer orígenes o consecuenciasy Profesor en la denominado "La fuera del período descrito, sino por el contrario seAcademia de Guerra.Ha publicado las Revolución de 1924", en citarán cuando se considere necesario.siguientes obras: la búsqueda de responder La década 1920-1930 se inicia en lo político con las"Historia de la I Guerra dos grandes elecciones presidenciales; la Alianza Li¬beralMundial", "La toma de preguntas:¿Cuáles fueron presenta como candidato a Arturo Alessandri y ladecisiones en las crisis las causas de la Unión Nacional a Barros Borgoño. El triunfo esinternacionales", yactualmente prepara la para Alessandri por un estrecho margen de un solo 1"Historia Militar de Samuel P. Hungtington - elector de diferencia. El Congreso lo proclamaArica". 1968. El Orden Político de las finalmente el 6 de octubre de 1920 como Sociedades en cambio pp. Presidente de la República. En cuanto a las 175. 17
  14. 14. relaciones exteriores el suceso del año fue la ampliamente por la Alianza Liberal, la cual mejoraguerra de don Ladislao. El advenimiento al poder incluso sus posiciones en el Senado, tradicionalen Bolivia, después de un golpe de Estado de reducto de la Unión Nacional. Sin embargo esto noBautista Saavedra, produce una situación de es suficiente, la Alianza está dividida internamentetensión debido a las fuertes palabras del nuevo y por ende no es lo suficientemente fuerte paramandatario boliviano en el sentido de reivindicar la imponer una línea coherente y sólida.salida al mar para Bolivia. Estas declaraciones Así llega el 2 de septiembre de 1924, se discutedebidamente aumentadas y exageradas por la largamente la Dieta Parlamentaria en el Senado,prensa, producen gran agitación en Chile y esto se considera como un insulto habida cuenta lafinalmente provocan que el Ministro de Guerra y crisis económica que se vive; un grupo de OficialesMarina don Ladislao Errázuriz, decrete la llamada a de la Guarnición de Santiago se hace entonceslas reservas de los años 1913 y 1918 y disponga el presente en las tribunas del Congreso esa noche ydespacho inmediato de los regimientos al día siguiente produciendo el conocido "ruido desantiaguinos hacia Tacna. El efecto de esta sables". Posteriormente a este hecho el Generalmedida en el plano interno es interesante, el Altamirano, Inspector del Ejército y un nuevoespíritu patriótico y nacionalista del chileno se organismo recientemente creado, el "Comitéenciende y apoya con entusiasmo las medidas Ejecutivo Militar", presenta al gobiernoadoptadas. La reacción sin embargo no es igualpara todos, la Federación de Estudiantes donde sereúnen los jóvenes con las ideas más avanzadasde la época y donde son clara mayoría losradicales, se oponen a la medida; lo anteriorproduce que la chusma enardecida asalte laFederación, sus dirigentes terminen en la cárcel yfinalmente el gobierno la clausure.La primera parte del gobierno de Alessandri secaracteriza por una fuerte oposición del Congreso, Gral. Juan P- Benett Argandoñaque prácticamente no lo deja gobernar, y Chile veya sin asombro que los Gabinetes Ministeriales sesuceden en forma ininterrumpida. Como ejemplocabe mencionar que durante el período, Alessandrituvo más de veinte Gabinetes. Los Gabinetes Gral. Luis Altamirano Talavcraadquieren diferentes nombres: GabinetesAliancistas, Gabinetes Unionistas, GabinetesBalanceados, Gabinetes de Amigos, GabinetesNeutros, incluso gabinete de hombres buenos, nodan resultados. La crisis política así se hace cadavez más evidente y se ve agravada notoriamentepor la crisis del salitre, que produce la necesidadde organizar albergues para desocupados quellegan a sobrepasar las cien mil almas.El Memorial del Ejército de Chile, principalpublicación del Ejército, demuestra a través de susartículos, la cada vez mayor preocupación de sus Almirante Francisco Neff JarasOficiales por la "Cuestión social". Otraspublicaciones castrenses como "La Bandera"confirman las mismas inquietudes.En este clima de incertidumbres, de gran debatepolítico y grandes necesidades económicas, seinicia el año 1924 con las eleccionesparlamentarias de marzo. Estas son ganadas 18
  15. 15. Segunda Junta de Gobierno. 1925 Gobierno por lo tanto resuelve disolverla y a su vez proclamar la candidatura de don Ladislao Errázuriz para la Presidencia de la República. La reacción de la Junta Militar no tarda en llegar y el 23 de enero de 1925, unidades del Ejército ocupan la Moneda, se detiene a la Junta de Gobierno y se constituye una segunda Junta conformada por el General Pedro Pablo Dartnell y Juan E. Ortiz Vega. La tensión política llega a su más alta expresión, es necesario conciliar posiciones y gracias a la mediación de don Agustín Edwards se forma otra Junta de Gobierno formada por don Emilio Bello Gral.Pedro P. Dartnell Encina Almirante Carlos Codesido, el General Pedro Pablo Dartnell y el Ward Rodríguez Almirante Carlos Ward Rodríguez, siendo nombrado Ibáñez como Ministro de Guerra. La Unión Nacional incita a la sublevación, la Junta actúa con decisión y se reprimen los intentos de subvertir el orden, enviando relegados a diferentes partes del país a los promotores. Para volver a la normalidad se acuerda el regreso de Alessandri, quien lo hace en mayo de 1925. Las relaciones entre los militares y Alessandri es cordial, se forma una Comisión para proponer una nueva Constitución la que en cien días propone un proyecto el que es llevado a plebiscito en agosto y Sr Emilio Bello Codesido aprobado, pese a que hubo un alto grado de abstención, especialmente de radicales yun pliego de peticiones y se produce la conservadores.Decimaséptima crisis de Gabinete. La situación política, sin embargo, no mejora y el 2Un sinnúmero de materias que esperaban hacía de octubre se produce la renuncia definitiva demeses la tramitación correspondiente y de singular Alessandri al no haber acuerdo en la designaciónimportancia para el proceso político y económico del candidato a la Presidencia. Ibáñez es el únicodel país, fueron aprobadas en la forma más rápida Ministro que queda en funciones. Asume luegoy nutrida de la historia parlamentaria chilena. Los como Vicepresidente Barros Borgoño con un nuevosucesos se producen en forma ininterrumpida. El gabinete en el cual se mantiene Ibáñez en Interior.Mayor Ibáñez, Grove, Blancheyel Capitán Fenner, Finalmente el 24 de octubre se elige comodel Ejército, junto a los capitanes Reyes, Barros, candidato de compromiso a don Emiliano FigueroaMerino y Lautaro Rozas, de la Armada, constituyen y se llama a elecciones para Presidente, parauna Junta Militar; Alessandri renuncia a su cargo, el Diputados y Senadores. Don Emiliano es elegidoMinistro del Interior, General Altamirano, asume la Presidente, las elecciones son favorables a losVlcepresidencia, concediéndose permiso al sectores más progresistas, liberales, radicales yPresidente por el lapso de seis meses. El 11 de demócratas.2septiembre de 1924 se constituye una Junta de El Gobierno de Figueroa termina abruptamente enGobierno integrada por los Generales Altamirano y febrero de 1927 con su renuncia al cargo,Bennett y por el Almirante Neff que funciona asumiendo como Vicepresidente Ibáñez; finalmenteparalelamente a la Junta Militar. La Junta de en mayo es elegido con el 98% de los votos comoGobierno acuerda disolver el Parlamento y aceptar Presidente de la República.la renuncia del Presidente Alessandri. Ibáñez hace un fructífero Gobierno hasta 1931, enPero las discrepancias entre la Junta de Gobierno,a quien se le asocia con la Unión Nacional, y la 2 Leopoldo Castedo 1982. Historia de Chile. ResumenJunta Militar se hacen insostenibles; la Junta de libre del autor del artículo de las pp. 530 a 595. 19
  16. 16. que a raíz de la crisis mundial de 1929, y una fuerte oficiales que ejecutan la intervención.5oposición interna renuncia a su cargo asumiendo la No hay pruebas concluyentes de lo anterior; enVicepresidencia de la República don Juan Esteban apariencia algunos militares que intervinieron enMontero. política fueron impulsados por elevados ideales deLa inestabilidad interna se hace crítica. El 01 de servicio público; otros tuvieron motivaciones másseptiembre de 1931 se subleva la Armada en evidentes de ventajas personales. Oficiales conCoquimbo y Talcahuano, siendo los cabecillas de diversas capacidades —administrativas,notoria filiación comunista. La situación es carismáticas, técnicas y políticas— han intervenidocontrolada. Posteriormente el 04 de junio de 1932 en política, o se abstuvieron de hacerlo. De igualse produce un golpe militar dándose inicio a lo que manera los que dirigieron golpes en una u otrase conoce como "La República Socialista". Su ocasión provenían de todas las clases sociales. Yduración es efímera. Se suceden las Juntas de no es más probable que las Fuerzas Armadas queGobierno: Arturo Puga, Carlos Dávila y Eugenio poseen cohesión interna intervengan más que lasMatte conforman la primera, asumiendo Grove que muestran menos unión.6 El esfuerzo en estecomo Ministro de Guerra. El 16 de junio cae la sentido está mal orientado nos dice HungtingtonJunta y Grove y Matte son arrestados y asume una porque las causas más importantes no sonnueva Junta conformada por Dávila, Alberto militares, sino políticas, y reflejan, no lasCabrero y Nolasco Cárdenas, con el apoyo del características sociales y de organización delCoronel Pedro Lagos y Arturo Merino Benítez; sistema militar, sino la estructura política efinalmente el 12 de septiembre renuncia Dávila, institucional de la sociedad.7asume el General Blanche como Vicepresidente, Siguiendo este interesante enfoque se concluyese llama a elecciones y regresa Alessandri a la entonces que la búsqueda de nuestra respuesta noMoneda.3 está en el interior de la institución militar solamente,Aquí termina el período que se ha considerado sino que su explicación hay que buscarla en unpara este análisis. La gran cantidad de hechos espectro mucho más amplio. En las sociedades enpolíticos y su importancia en la vida de los chilenos proceso de desarrollo, sabemos que susdemuestran la connotación de éste, en su historia. instituciones carecen de autonomía, complejidad, coherencia y adaptabilidad.8 Vale decir que seIII. CAUSAS DE LA produce una politización general de las fuerzas e REVOLUCIÓN DEL 24 instituciones sociales. Podemos decir entonces queEn un primer enfoque teórico, se buscará contestar en los países en que los militares intervienen enla pregunta ¿Por qué intervienen los militares en política, también lo hacen el clero, laslas sociedades en proceso de modernización universidades, las burocracias, los sindicatos y laspolítica? corporaciones.Muchas hipótesis se han adelantado para justificar La falta de instituciones políticas efectivas en unala intervención de los militares en política. Se ha sociedad significa que el poder se encuentraargumentado, por ejemplo, que la ayuda militar fragmentado; se presenta en muchas formas y ennorteamericana es un factor de importancia que pequeñas cantidades. La autoridad sobre elacentúa la proclividad de los ejércitos a sistema todo es transitoria, y la debilidad de lasentrometerse en política; finalmente al respecto se instituciones políticas demuestra que es fácilha llegado a concluir que la ayuda y el adquirir la autoridad y el cargo. El crecimiento deadiestramiento militar son políticamente estériles; ni las dimensiones, la fuerza y la diversidad de lasestimulan ni reducen las tendencias de los oficiales fuerzas sociales hace que la tensión y el conflictoa representar un papel político.4 Otro enfoque al resulten menos tolerables entre ellas.9 Nuestrarespecto es buscar la explicación en la estructurainterna del ejército o a la procedencia social de los 5 Morris Janouwitz 1964. The Military in The Political De- velopment of New Nations Chicago, pp. 27 - 29. 6 Op. cit. 1968. Hungtington, pp. 1793 7 Mario Góngora 1981. Ensayo Histórico sobre la noción Ibídem pp. 180. 8de Estado en Chile en los siglos XIX y XX. Ed. La José Luis Cea, 1984. "Apuntes de Clases SistemaCiudad, pp. 79. Político Chileno".4 9 Op. Cit. 1968. Hungtington, pp. 176. Op. cit. 1984. Hungtington, pp. 179. 20
  17. 17. realidad no fue ajena a ello. ocurren en la época puede advertirse un divorcioNuestro rápido recorrido por los principales ente los intereses de los generales más antiguos yhechos acaecidos entre1920 y 1932 nos muestran la Armada en lo general, con la oficialidad joven. Lasin lugar a dudas una sociedad en crisis, ¿Cómo existencia de una Junta de Gobierno y de unaenfrentan esta época los militares? Es uno de los Junta Militar funcionando paralelamente es unafactores de nuestro análisis, que nos permitirá demostración de ello.llegar a entender mejor por qué intervinieron en De lo anterior surge entonces una nueva preguntapolítica. Gonzalo Vial precisa los cambios que el ¿Cuál era el pensamiento de la Junta Militar enpensamiento militar experimentó entre 1891 y relación a la crisis que se vivía?1920, los cuales se manifestarían explosivamente El manifiesto del 11 de septiembre de 1924 es unel año 1924. documento del cual es posible decantar este"En 1891, como cuerpo, los uniformados de pensamiento, y que demuestra la opinión de lascualquier bando: Fuerzas Armadas en relación a la situación del—No aspiraron a gobernar, o sea, no quisieron país.suplantar a los civiles en el mando político Se consideraba que la corrupción de la vida políticaadministrativo. de la República llevaba a las instituciones políticas—No pensaron existiese relación entre su actuar a un abismo hacia el cual la propia Cartaprofesional y las otras condiciones —morales, Fundamental empezaba a resbalar empujada porpolíticas, sociales, económicas, culturales, etc.— intereses meramente personales. Se pensaba quevigentes en el país. los elementos sanos se habían alejado de la acción—Dieron a su intervención armada el cariz política por un tiempo muy dilatado, y que sentíanexclusivo de definirse entre dos tesis como una culpa su abstención. Se consideraba queconstitucionales, que les presentaban y defendían la miseria del pueblo, la especulación, la mala fe desendos y opuestos grupos civiles". los poderosos, la inestabilidad económica y la falta"En 1920, los militares han adquirido una clara de esperanzas de una regeneración dentro delindiferencia —si no desprecio— por los aspectos régimen existente, habían producido un fenómenosólo constitucionales, o legales de las cosas. Ven que irritaba las entrañas de las clases cuya luchaya su profesión como incorporada a un contexto, el por la vida era más difícil.11 Tanto la Junta denacional, el de un país que considera corrompido, Gobierno como la Junta Militar compartían esteparalizado y herido por injusticias erróneas, diagnóstico, la ruptura vendría después cuando seinaceptables y dañinas para su población más débil buscó operacionalizar los objetivos que se habíay abandonada. Ante ello, experimentan la tentación propuesto el movimiento.de cortar con la espada tanto nudo gordiano. "El Una nueva pregunta es necesario hacersegrupo autónomo" resiente su marginación; quiere entonces ¿Cuáles eran los objetivos que se habíaentrar a la acera." planteado él movimiento militar? Para responderla"Su único parecido con los uniformados de 1891, nada mejor que recurrir al mismo manifiesto yaes que aún cree deben ser los civiles quienes mencionado.lleven el pandero. Los militares no gobernarán sino Su fin, decía, es abolir la política gangrenada, y sutransitoriamente; "depurarán", expulsarán a los procedimiento enérgico, pero pacífico, es obra de"malos" civiles y así podrán mandar los "buenos"... cirugía y no de venganza o castigo. Se trata de untambién civiles (por supuesto, algunos uniformados movimiento sin bandera de sectas o partidos,individualmente tienen ambiciones muy diversas; dirigido igualmente contra todas las tiendasya con el complot de Amstrong se juzga "peligroso" políticas que deprimieron la conciencia pública yal Mayor Carlos Ibáñez; incluso se piensa forzar su causaron nuestra corrupción orgánica. Ninguno deretiro, pero finalmente nada se hace).10 los bandos podrá arrogarse la inspiración deEsta orientación de los militares reseñada, de gran nuestros actos, ni deberá esperar para sí lasensibilidad por la cosecha de nuestros esfuerzos.12 Más adelante"cuestión social" es compartida por todos, pero en afirmaba: Mantendremos las libertades públicas,diferentes matices, a través de los sucesos que 11 General Juan Bennett 1941. La Revolución de Septiembre. Ed. Balcells, pp. 105.10 12 Gonzalo Vial 1981. Historia de Chile. Tomo II, pp. 823. Ibídem, pp. 106. 21
  18. 18. porque de su ejercicio nacional nace toda creación, se derrumbó en 1931.13y porque bien sabemos que de ella arranca su Las ideas que pretende insinuar Hungtington esexistencia la más augusta de las conquistas: el que la causa de la intervención militar en estosreconocimiento de la soberanía popular. A casos es que los militares representan un papelcontinuación determinaba claramente los pasos a modernizador y progresista. La idea es enfrentar laseguir, convocatoria de una libre Asamblea oligarquía y promover las reformas sociales yConstituyente, de la cual debía surgir una nueva económicas, promover la integración nacional y enConstitución que correspondiera realmente a las cierta medida ampliar la participación política. Loaspiraciones nacionales, posteriormente proceder a que se ataca es el despilfarro, el atraso y lala elección de los Poderes Públicos, sobre registros corrupción, y se busca por ende introducir ideas enhechos con inscripción amplia y libre y una vez la sociedad muy de clase media como son las deefectuado lo anterior se consideraba que la misión eficiencia, honestidad y lealtad nacional. Las ideasestaba cumplida. vertidas en el manifiesto del 11 de septiembre sinConocida entonces en forma teórica la causa de la lugar a dudas confirman estas hipótesis. Sinintervención de los militares en las sociedades en embargo, como se ha mencionado el movimientoproceso de modernización política, como el de septiembre deriva en 2da. situación la cual seproceso de politización de la sociedad toda según produce el 25 de enero y que marca más laHungtington, conocido también el pensamiento causalidad del movimiento a través de las ideasmilitar de la época en relación con la crisis que se fundamentales que emanan del comunicado quevivía y conocidos finalmente los objetivos que se los Oficiales de la Guarnición de Santiago envían alfijó la intervención militar de 1924, podemos país. En él se manifiesta entre otros conceptos queconcluir con respecto a las causas de ella. los responsables del 5 de septiembre acababan dePara ello recurriremos a las versiones que se reconquistar el sentido inicial de lo expuesto en elposeen con respecto a las causas de la llamada manifiesto del 11 de septiembre de 1924,Revolución de 1924 desde diferentes enfoques. habiéndose hecho necesario deponer a los jefesHungtington, por ejemplo, determina que en la que traicionaron la confianza depositada en ellos.década de 1920, en Chile, grupos militares de Lo anterior, ya que la Junta de Gobierno queclase media son los que impulsan los programas acababa de terminar sus funciones, le habíaradicales de reforma social y en breves juicios otorgado protección a los elementos políticos y dedetermina lo que sucede afirmando. "En Chile los otras órdenes que presentaban la mayoríapartidos políticos estaban más desarrollados aún, reaccionaria del país, que se había mostrado cadala oligarquía gobernante se encontraba más abierta vez más desafiante. El manifiesto continuabaa la penetración de los civiles de clase media, y el reafirmando los objetivos de la intervención militar,Ejército ostentaba un mayor grado de fundamentalmente la necesidad de convocar unaprofesionalismo. A consecuencia de ello la Asamblea Constituyente que diera a Chile unaintervención militar desempeñó un papel Carta Fundamental adecuada a su realidad social,complementario en la transición a un régimen de que le permitiera entrar a una nueva era declase media. El impulso principal para la reforma lo honradez y capacidad política. Finalmente hacedio la Alianza Liberal, cuyo jefe fue elegido hincapié de las causas del fenómeno que se vivePresidente en 1920, cuando se derrumbó la expresando que es contra los traidores y susdominación oligárquica. Cuando el Congreso usufructuarios que iba dirigida la intervención,bloqueó el programa de reformas, Alessandri demostrando con ello que los oligarcas no eran losrenunció y lo sustituyó una Junta de Gobierno de dueños de Chile y que no en vano las doctrinasmilitares de alta graduación. Pero los Generales democráticas se habían hecho un camino en laeran moderados, e hicieron planes para llevar al conciencia nacional. En este mismo documento seGobierno a civiles más conservadores. La hacía mención del pronto regreso de Arturoconsecuencia de ello fue que en enero de 1925 los Alessandri.14oficiales más jóvenes que se habían organizado en Alain Joxe, que efectúa un interesante estudiouna Junta Militar altamente reformista, se rebelaron 13y lanzaron un golpe de consolidación, que llevó al Op. cit. 1965. Hungtington, pp. 189. 14poder a Ibáñez. Su dictadura represiva y reformista Op. cit. 1941. Bennett, pp. 370, citando el manifiesto al país de los cabecillas del 25 de enero de 1925. 22
  19. 19. sobre las Fuerzas Armadas chilenas, analiza la opinión electoral, como malos oligarcas del tipointervención militar de 1924 y en cuanto a sus antiguo; para la derecha, como un gru¬po quecausas diferencia las coyunturales, de las que se tomaba de las fuentes del Estado los medios parafueron produciendo fundamentalmente a independizarse peligrosamente del sistemaconsecuencia de la insuficiencia del sistema tradicional.16político. Al producirse la intervención nos dice Joxe, Las maniobras políticas se sucedieron entonces enhacía varios meses que no se pagaba al Ejército, este período, la oligarquía empleó todos suslos Oficiales sufrían la evaporación de sus rentas recursos en ese momento, a fin de aislar a lapor el mecanismo de inflación, que venía fracción dirigente de la Alianza Liberal, que era laproduciéndose desde 1878, y que afectaba a todas fracción más progresista con Alessandri a lalas categorías asalariadas. El sistema limitaba de cabeza. Simultáneamente la Unión Nacional buscóeste modo las ventajas reales obtenidas por la estrechar sus contactos con el alto mando delclase media —en crecimiento— de las rentas Ejército y de la Marina. Esta situación no estabaproducidas por el salitre, y favorecía por el bien consolidada al producirse el 5 de septiembre.contrario la intervención especulativa en bienes Así también la Unión Nacional buscó estrecharinmobiliarios, refugio de la oligarquía. Los oficiales, relaciones con la izquierda, en un acercamientoentonces, al menos del Ejército, habían llegado a muy antinatural que la intervención militar debíaconstituir una fracción representativa de esta clase detener. El parlamento se encontraba, entonces,media que había logrado el triunfo de Alessandri. en oposición con la clase media considerada comoSin embargo, el alto mando del Ejército y los fuerza electoral, con el Ejército como organizaciónoficiales de la Marina continuaban ligados a la de la fuerza, y con la oligarquía como poderoligarquía como lo demostraron luego los hechos.15 económico. La intervención militar era en estasCon el fin de rehacer la unidad de sus partidarios, condiciones inevitable para permitir elAlessandri propuso el establecimiento de la dieta funcionamiento de las instituciones.17parlamentaria, proposición que constituyó la causa Para explicar este fenómeno el Profesor Ceainmediata del golpe de estado militar, pues hizo analiza la crisis manifestando que ella se produceestallar toda una serie de contradicciones anidadas por una reacción antioligárquica, en que losen el seno de las fuerzas que apoyaban al militares se coaligan con los progresistasPresidente. Estas contradicciones se referían impulsando el cambio político, social y económico,fundamentalmente al reparto de créditos del lo que se refleja de alguna manera en laEstado. Los Oficiales no pagados miraban con Constitución de 1925. Para lo anterior se presentanmalos ojos que los parlamentarios otorgasen dos hipótesis, la primera que se había llegado algratificaciones sin preocuparse de los sueldos de ápice de la descomposición del sistema políticolos funcionarios. Otra contradicción se produce en parlamentario, y nadie, por lo tanto, podía salir a suel nivel ideológico, la opinión del electorado no rescate y la otra que plantea que lo anterior esestaba preparada para aceptar la dieta que se falso, y lo que sucedió es que el proceso no estabaconsideraba como garantía para la independencia maduro y fue necesaria la alianza de Alessandride los nuevos congresales. Se mantenía la idea de con los militares para que el cambio pudierala actitud virtuosa tradicional de la oligarquía, que producirse.18consideraba los cargos políticos como honores Así las causas de la intervención militar en estegratuitos y hasta costosos para quienes eran caso se derivaron de no producirse en formahonestos. El hecho que se produce en definitiva es efectiva la apertura del sistema político hacia laque el voto de la dieta producía el aislamiento del sociedad, los conflictos se resolvían con laCongreso de tres grupos que normalmente represión, e incluso se utilizaba al Ejército para ellohubieran debido apoyarlo, el de los oficiales (Natales 1919, San Gregorio 1924), el reparto eraliberales, el del electorado progresista y el de la oligárquico y la crisis fundamentalmente fueoligarquía. Para los oficiales, los parlamentarios 16procedían como oligarcas de nuevo tipo; para la Ibidem, pp. 57. 17 Op. clt. 1970. Joxe pp. 60-61. 18 José Luis Cea, 1984. "Apuntes Clases Sistema15 Alain Joxe, 1970. Las Fuerzas Armadas en el Sistema Político Chileno".Político Chileno. Ed. Universitaria pp. 55 - 56. 23

×