Anuario Nº 26

4,218 views

Published on

Índice Anuario

1. Presentación. Pág. 7

2. El Motín de Talca del 21 de Julio de 1827.
Por Valentina Verbal Stockmeyer Pág. 10

3. La Campaña que se pudo evitar.
Por Waldo Zauritz Sepúlveda Pág. 22

4. Evolución de la Educación del Ejército Chileno, Bajo
las Influencias de los Modelos Francés y
Alemán (1840 – 1890)
Por Claudio Tapia Figueroa Pág. 37

5. Un recorrido por el Fondo Ministerio de Guerra.
Por Eduardo Arriagada Aljaro Pág. 75

6. Los Generales que han servido al Ejército de Chile
en tiempos de la República.
Por la Academia de Historia Militar Pág. 121

7. Fotografía del Recuerdo Pág. 194

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
4,218
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1,178
Actions
Shares
0
Downloads
98
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Anuario Nº 26

  1. 1. ANUARIO de la Academia de Historia MilitarNº 26, AÑO 2012 Nº 26, AÑO 2012
  2. 2. ANUARIO ACADEMIA DE HISTORIA MILITAR Año 2012, Nº 26
  3. 3. ANUARIO Nº 26 DIRECTORIO 2011 – 2014 Presidente General Marcos López Ardiles VicepresidenteDr. Isidoro Vásquez de Acuña y García del Postigo Director General Patricio Chacón Guerrero Director General Roberto Arancibia Clavel Director General Cristián Le Dantec Gallardo Director Brigadier Raúl Dinator Moreno Director Coronel Alberto Márquez Allison † Director Dr. Claudio Tapia Figueroa
  4. 4. MIEMBROS FUNDADORES Juan Bancalari Z. Mons. Florencio Infante D. Héctor Barrera V. Guillermo Krumm S. Luis Beas V. Sergio Larraín E. Raúl Campusano K. Alberto Marín M.Washington Carrasco F. Mons. Joaquín Matte V. Miguel Caviedes L. Tomás Opazo S. Carlos Cobo V. Luis Ramírez P. Víctor Chávez D. Manuel Reyno G. Ramón Elzo B. Sergio Rodríguez R. Virgilio Espinoza p. Juan Carlos Stack S. Rafael González N. Carlos Valenzuela S.Edmundo González S. Julio Von Chrismar E. COMITÉ EDITORIAL ANUARIO Nº 26, AÑO 2012 General Erwin Herbstaedt Gálvez Coronel Luis Olivares Dysli Coronel Luis Rothkegel Santiago
  5. 5. NUESTRA PORTADA REVISTA ANUARIONuestra portada de este año muestra uno de los La Revista Anuario es el órgano oficial de difusiónretratos del general Manuel Baquedano, de auto- de la Academia de Historia Militar, la que fue crea-ría de Fray Pedro Subercaseaux. da el 9 de agosto de 1977 como una corporación de derecho privado sin fines de lucro, cuya finali-El cuadro está pintado sobre una tela de gran for- dad es investigar y difundir la historia militar, conmato y se ubica en el hall central de la Escuela énfasis en la de Chile y su Ejército.Militar. Esta obra fue ejecutada en el año 1912 y setitula “El general Baquedano revistando sus tropas Las opiniones contenidas en los artículos que seen Quebrada Honda.” exponen en la presente publicación son de exclu- siva responsabilidad de sus autores y no represen-Esta es una clara referencia al artículo “La campa- tan necesariamente el pensamiento de la Acade-ña que se pudo evitar”, que se puede leer en nues- mia de Historia Militar.tro anuario. La reproducción total o parcial de cualquiera de los artículos contenidos en la presente edición, sin la expresa autorización de la Academia, está pro- hibida. Se reserva el derecho de edición y adapta- ción de los artículos recibidos. Anuario de la Academia de Historia Militar 5
  6. 6. Índice Anuario1. Presentación. Pág. 72. El motín de Talca del 21 de julio de 1827. Contexto, acontecimiento y significado. PorValentinaVerbal Stockmeyer Pág. 93. La campaña que se pudo evitar. Por Waldo Zauritz Sepúlveda Pág. 204. Evolución de la educación del Ejército chileno, bajo las influencias de los modelos francés y alemán (1840 - 1890). Por Claudio Tapia Figueroa Pág. 325. Un recorrido por el Fondo Ministerio de Guerra. Por Eduardo Arriagada Aljaro Pág. 616. Los generales que han servido al Ejército de Chile en tiempos de la República. Por la Academia de Historia Militar Pág. 1017. Fotografía del recuerdo Pág. 1626 Anuario de la Academia de Historia Militar
  7. 7. Presentación del Anuario 2012Por fin la Academia de Historia Militar ha regresa- quien bajo el título “La campaña que se pudo evi-do a su sede del viejo alcázar de Blanco Encalada, tar” desarrolla un tema de la Guerra del Pacíficocuartel que alberga al Museo Histórico y Militar que ha sido analizado de manera insuficiente porde Chile, en una atmósfera que está plagada de la historiografía. En efecto, a partir de dos oficioshistoria y tradición. Después del terremoto del 27 muy poco conocidos que el general Manuel Ba-de febrero de 2010 y a raíz de graves daños en quedano dirigió al ministro José Francisco Verga-la estructura de ese viejo cuartel, debimos tras- ra, el autor nos demuestra la oposición del generalladarnos a una sede provisoria que nos facilitó el en jefe a la desmovilización de las tropas chilenasEjército, en la calle Manuel Antonio Prieto de la en el Perú y concluye que su permanencia en te-comuna de Providencia, donde permanecimos rritorio ocupado habría evitado la costosa campa-por casi dos años. ña de la Sierra, que segó tantas vidas y postergó la firma de la paz. Más allá de estas importantes con-Aquí, de vuelta en Blanco Encalada, hemos prepa- secuencias, este episodio refleja también el gradorado la publicación de la vigésima sexta edición del de profesionalismo del general Baquedano, queAnuario que tiene en sus manos, del cual hemos con franca crudeza pone de manifiesto la equivo-aumentado el número de ejemplares para poder cación política que se va a cometer, la que, muyampliar la distribución a instituciones de estudios a su pesar, se ve finalmente obligado a cumplirhistóricos de Chile y del extranjero. de la mejor forma. No hay en él ni un asomo de obsecuencia frente al poder político, ni tampocoEl primer trabajo del contenido de este Anuario se una posición calculadamente ambigua, la que detitula “El motín de Talca del 21 de julio de 1827” seguro habría sido la más oportuna (u oportunis-y se debe a un aporte efectuado por la señorita ta), considerando que había sectores que queríanValentina Verbal Stockmeyer, quien nos presenta levantar su candidatura a la presidencia.un episodio poco conocido de nuestros iniciosrepublicanos, el que da cuenta de una época de El profesor Claudio Tapia Figueroa, jefe del De-gran inestabilidad política y de aisladas subleva- partamento de Historia de la Escuela Militar yciones militares. Algunos historiadores han dado doctor en Estudios Americanos, en su condicióna este periodo, entre 1923 y 1929, el calificativo de miembro del Directorio de nuestra Academia,de “anarquía”, sin embargo hay otros que discre- nos hace una interesante contribución a través depan de esta denominación, lo que se refleja en el un artículo sobre la educación en el Ejército chi-trabajo de nuestra autora, quien es Licenciada en leno bajo la influencia de los modelos francés yHistoria por la Universidad de Los Andes y estu- alemán (1840-1890). El trabajo describe en formadiante del programa de magíster en Historia que pormenorizada la evolución que en el Ejército ex-desarrolla la Universidad de Chile. perimentó la docencia y hace un reconocimiento al general Manuel Bulnes, quien durante su man-En las páginas siguientes encontramos una cola- dato adoptó especiales medidas en beneficio deboración del ex presidente de nuestra Academia, la educación en el país y en el Ejército. Nuestroel general de división Waldo Zauritz Sepúlveda, autor pone de relieve el rol protagónico que cupo Anuario de la Academia de Historia Militar 7
  8. 8. al Ejército, desde mediados del siglo XIX, como verdad es que no resulta tan fácil, especialmenteactor de un proceso sistemático de apoyo a la edu- al abordar a los generales del siglo XIX, pues lacación nacional. En suma, un trabajo novedoso documentación que ha llegado hasta nuestros díasque hace un interesante aporte a la historiografía es muy escasa. Estimamos que esta completa rela-educacional. ción puede servir a los historiadores militares para iniciar investigaciones diversas, como aquellas so-Un colaborador ya tradicional de este Anuario bre el desarrollo profesional de los oficiales, sobrees el magíster en historia militar e historiador las circunstancias políticas que en determinadasresidente de nuestra Academia, el señor Eduar- épocas afectaron al Ejército y a sus generales, ydo Arriagada Aljaro, quien ahora nos presenta sobre los procedimientos de ascenso a los gradosun artículo titulado “Un recorrido por el Fondo superiores, entre muchos otros temas que estánMinisterio de Guerra”. Este artículo es en cierta pendientes en la historiografía militar.medida continuación de otro que se presentó enel Anuario del año 2011, teniendo el que ahora Para terminar, como en anteriores Anuarios, fina-incluimos, un carácter más específico, por cuanto lizamos las páginas de esta edición con una curiosase concentra en el Fondo Ministerio de Guerra del fotografía que está muy relacionada con el trabajoArchivo Nacional Histórico. El trabajo busca ha- que se presenta sobre los generales del Ejército.cer una exploración en su catálogo para extraer de Ella nos ha sido gentilmente facilitada por el co-este último los volúmenes (y sus respectivas des- ronel Francisco Riveros Lagréze y perteneció a sucripciones) más emblemáticos de ese Fondo y que abuelo, el general Francisco Lagréze Frick. Es me-naturalmente sirven para el cultivo de la historia jor quedarnos en el solo anuncio para que el lectormilitar chilena. Esa extracción tiene como crite- pueda apreciar esta fotografía, que no dudamos enrio las campañas militares que tuvieron lugar en calificarla de histórica.Chile durante el siglo XIX, y conforme a ellas seordena y presenta la información extractada. Por Antes de terminar estas líneas, aprovechamos delo tanto, el concepto de historia militar que se uti- exhortar a los miembros de la Academia y a nues-liza, dice relación con la historia de los hechos de tros lectores para que nos sigan enviando artículosarmas. Son pocos los investigadores de la historia para este Anuario o para otros órganos de difusiónque pueden tropezarse con una ayuda como la que que están relacionados con nosotros. Si la historiagenerosamente nos aporta Eduardo Arriagada. de Chile y particularmente su historia militar son poco conocidas para nuestra juventud, en algunaEn un esfuerzo mancomunado, la Academia se medida también nosotros somos responsables.propuso terminar la investigación referida a losgenerales del Ejército de Chile, que años atrás ha-bía iniciado el general Manuel Barros Recabaren,cuando era presidente de nuestra corporación. General Marcos López ArdilesBajo el título “Los generales que han servido alEjército de Chile en tiempos de la República”, Presidente de la Academiase presenta un estudio y un completo listado delos 867 oficiales que han alcanzado ese grado en-tre los años 1810 y 2012. Lo que aparentemen-te puede verse como una sencilla recopilación, la8 Anuario de la Academia de Historia Militar
  9. 9. El motín de Talca del 21 de julio de 1827. Contexto, acontecimiento y significado Valentina Verbal StockmeyerIntroducción Pero ¿qué se entiende por estabilidad política? Se- Licenciada en Historia por gún el diccionario de la Real Academia Española la Universidad de los Andes (RAE), estable es “aquello que se mantiene sin pe- y estudiante de magíster en ligro de cambiar, caer o desaparecer”2. Y, en tér- la misma disciplina en la minos institucionales, estabilidad política puede Universidad de Chile. entenderse como la sucesión regular de gobier- nos, según un orden constitucional preestablecido (escrito o consuetudinario), y la trascendencia deUna de las constantes principales en la historia dicho orden en el tiempo. A contrario sensu, ines-de Latinoamérica, especialmente en el siglo XIX, tabilidad política es la ausencia de esta sucesión yha sido su gran inestabilidad política. Expresio- trascendencia temporal; caracterizada, cual círcu-nes de esta inestabilidad han sido tres fenómenos lo vicioso, por los tres fenómenos arriba indica-concretos: el constitucionalismo, la anarquía y el dos: constitucionalismo, anarquía y militarismo.militarismo. Estas expresiones, muchas veces hansido estudiadas en forma aislada, sin explicarse las Aunque para algunos politólogos y especialistas enconexiones entre ellas. Sobre las relaciones entre derecho constitucional, la palabra constitucionalismoel constitucionalismo y el militarismo, Bernardi- sea entendida, en términos positivos, como el pro-no Bravo Lira señala: “En general hasta ahora se ceso histórico de sometimiento del Estado a sistemasha estudiado mucho el uno y solo últimamente se constitucionales escritos y definidos, garantizando elcomienza a estudiar el otro. Además se exalta al principio de separación de poderes y la consagraciónconstitucionalismo y se repudia al militarismo. Lo de derechos individuales3, para otros estudiosos, es-cual es tan absurdo como querer disociar el anver-so del reverso de una moneda”1. 2 Real Academia Española, “Estable”, en Diccionario de la Len- gua Española. Disponible en Internet: http://buscon.rae.es/ draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=estable [último acceso: mayo de 2012].1 Bravo Lira, Bernardino, “Gobiernos civiles y gobiernos mili- 3 En este sentido, el diccionario de la RAE define el constitu- tares en Hispanoamérica. 1810-1889. Estudio histórico-insti- cionalismo como “el sistema político regulado por un sistema tucional”, en Poder y respeto a las personas en Iberoamérica. Siglos constitucional” (Real Academia Española, “Constitucionalis- XVI a XX, Ediciones Universitarias de Valparaíso, Universidad mo”, en Diccionario de la Lengua Española. Disponible en Católica de Valparaíso, Valparaíso, 1989, p. 125. Internet: http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_ Anuario de la Academia de Historia Militar 9
  10. 10. pecialmente historiadores políticos y del derecho, por la acción de caudillos o de facciones oligárquicas;el término asume una connotación más bien nega- muchas veces, siendo apoyados por ejércitos o portiva. Es el caso del mismo Bravo Lira, quien en otra algunos sectores de estos. Y por militarismo, la sub-de sus obras afirma: “El papel lo aguanta todo. Pero el ordinación del estamento civil al militar, lo que sepaís no. Por eso, las constituciones pasan y las instituciones expresa no solo en el ejercicio del poder por partequedan” 4 . Este autor subraya que, incluso en los paí- de los militares, sino también, al decir de Richardses occidentales, fuertemente influidos por la Revo- Konetzke, en una “intervención de mentalidades es-lución francesa, y aunque hayan dictado numerosas pecíficamente militares en el ámbito civil” 7.constituciones escritas, al final, la estabilidad políticade ellos no deriva de dichos documentos, sino de las Latinoamérica ha sido testigo y víctima de estasinstituciones “permanentes”, consolidadas a lo largo expresiones en el siglo XIX no solo de manera epi-de siglos. Es lo que llama constitución histórica.5 sódica, sino de un modo constante y crudo duran- te toda la centuria. La estabilidad, lo que deberíaSi bien la tesis del profesor Bravo Lira es sumamen- haber sido la regla, se convirtió en la excepción.te discutible (¿existen realmente las instituciones Por ejemplo, el Perú, entre 1839 y 1879 –es decir,“permanentes”?6), resulta dramático constatar que entre el término de la Guerra contra la Confede-en casi doscientos años de vida republicana los es- ración y el comienzo de la Guerra del Pacífico–tados de Latinoamérica han dictado un número si- llegó a tener treinta y dos gobiernos, casi todosmilar de constituciones escritas. Parece que nun- nacidos a partir de golpes militares.8ca, por motivos diversos, ha cesado el utopismolegalista que ve en la promulgación de leyes y de Este trabajo apunta a iniciar un acercamiento alconstituciones, moral y técnicamente “perfectas”, período llamado de “anarquía” o “de ensayos cons-la puerta de entrada hacia paraísos terrenales, ha- titucionales” (según sea la postura del autor) en lacia procesos históricos nuevos y venturosos. perspectiva de si responde o no a una inestabilidad política estructural, especialmente desde el puntoSobre las otras dos expresiones de inestabilidad, diga- de vista del militarismo, aspecto poco estudiadomos algunas palabras. Por anarquía ha de entenderse por la historiografía chilena, al menos en compa-la escasa duración de los gobiernos, particularmente ración con los elementos institucionales o cons-civiles, siendo derrocados por la fuerza, por ejemplo, titucionales de este y otros períodos de nuestra historia.9 Este inicio tendrá como tema central un acontecimiento concreto: el motín de Talca del 21 BUS=3&LEMA=constitucionalismo [último acceso: mayo de de julio de 1827. Para ello, en primer lugar, da- 2012].4 Bravo Lira, Bernardino, El Estado de Derecho en la Historia de Chile, Ediciones Universidad Católica de Chile, Santiago, 1996, p. 31. 7 Citado por Kalhe Günter, El ejército y la formación del Estado en5 Ibíd., p. 66ss. los comienzos de la Independencia de México, Fondo de Cultura6 No cabe duda de que el tránsito de la Colonia a la Independen- Económica, México DF, 1997, p. 15. cia supuso una mixtura entre tradición y modernidad, que la 8 Cfr. Klarén, Peter F., Nación y sociedad en la Historia del Perú, emancipación fue una revolución sobre la base de una cierta Instituto de Estudios Peruanos (IEP), Lima, 2004, pp. 525- evolución institucional, desarrollada en el período llamado de 526. anarquía, en el que, justamente, se inserta este trabajo. Para el 9 Dos conocidas obras que centran el estudio del período en el en- carácter, a la vez, tradicional y reformista de la Independencia foque específicamente institucional-constitucional son: Edwards, chilena, véanse: Villalobos, Sergio, Tradición y reforma en 1810, Alberto, La organización política de Chile. 1810-1833, Editorial Di- RIL Editores, Santiago, 2006; y Collier, Simon, Ideas y Política de fusión Chilena, Santiago, 1943; y Heise, Julio, Años de formación y la Independencia chilena, Editorial Andrés Bello, Santiago, 1977. aprendizaje políticos, Editorial Universitaria, Santiago, 1978.10 Anuario de la Academia de Historia Militar
  11. 11. remos algunas pinceladas sobre el contexto de la En el estudio de este período, normalmente,12 laépoca. Y, luego de referir el acontecimiento mis- historiografía pone el acento en los gobiernos demo, abordaremos, a modo de conclusión, su signi- Ramón Freire (que suele circunscribirse a los añosficado; es decir, si responde o no a un episodio de 1823-1826) y al de Francisco Antonio Pinto (queinestabilidad política estructural, especialmente se acostumbra a ceñir a los de 1827-1829). Noen clave militarista. obstante, Etchepare y Valdés enumeran en treinta y uno la cantidad de gobiernos que se sucedieronContexto entre enero de 1823 y marzo de 183113. Además de lo cual –otro factor que justifica, para el casoLos historiadores discuten si el período 1823-29 de nuestro país, la denominación de anarquía–merece o no el calificativo de anarquía, optando en estos cortos nueve años, se promulgaron dosalgunos por el más elegante de ensayos constitu- constituciones14: la moralista de 182315 y la liberalcionales.10 Jaime Etchepare Jensen y Mario Valdés de 182816, amén del llamado ensayo federal deUrrutia hacen un distingo que no deja de tener 1826, del que hablaremos más adelante.importancia. Sostienen que dicha denominaciónno cabe si comparamos la realidad de nuestro país Este caótico estado imperante explicaría el can-con la del resto de Latinoamérica, ya que la anar- sancio de muchos connacionales. Por ejemplo, enquía chilena habría sido de muy corta duración, a la misma senda de Diego Portales, y después dediferencia de la acontecida en la gran mayoría de haber sido su adversario17, Mariano Egaña, quienlos otros estados de nuestro continente. Sin em- entre los años 1824 y 1829 residió en Inglaterrabargo, estos mismos autores añaden que si “anali- como ministro plenipotenciario de Chile18 –y quezamos el problema con el prisma exclusivo de la historianacional se justificaría la tipificación, ya que es el únicoperíodo, a excepción de la anarquía de los años 1931- ingreso a la educación superior, Volumen 1, Editorial Univer- sidad de Concepción, Concepción, 2005, p. 177.1932, en que se suceden con tanta rapidez los gobiernos 12 Al decir normalmente excluimos, como excepciones quey existe tal indefinición respecto de los objetivos y los confirman la regla, las historias de Chile más extensas, enmedios para lograrlos.” 11 especial: Barros Arana, Diego, Historia General de Chile, 16 vo- lúmenes, 2000-2005; y Encina, Francisco Antonio, Historia de Chile, 37 volúmenes, Editorial Ercilla, Santiago, 1984. 13 Cfr. Etchepare Jensen, Jaime, y Mario Valdés Urrutia, op. cit., p. 181.10 Para el período 1810-1830, véase a Etchepare Jensen, Jaime, 14 Para la evolución constitucional chilena, véase a Heise Gon- Manual de Historia política y constitucional de Chile, 1810-1830, zález, Julio, Historia constitucional de Chile; y Campos Harriet, Vicerrectoría Académica — Dirección de Docencia, Univer- Fernando, Historia constitucional de Chile. Las instituciones políti- sidad de Concepción, Concepción, 1999. Esta obra inclu- cas y sociales, Editorial Jurídica de Chile, Santiago, 1969. Para ye, íntegramente, los textos constitucionales promulgados los textos constitucionales promulgados en Chile, véase a Va- durante esos años. Una visión optimista de este período es lencia Avaria, Luis, Anales de la República. Textos constitucionales la de Julio Heise González, quien afirma que los “siete años de Chile y Registro de los ciudadanos que han integrado los poderes [1823-1829] de lucha por la organización del Estado, impro- Ejecutivo y Legislativo desde 1810, Editorial Andrés Bello, San- piamente denominados ‘Anarquía’, constituyen un trozo de la tiago, 1986. vida histórica de nuestra patria, que se nos presenta como un 15 Elaborada por Juan Egaña (1769-1836). período de agitación aparentemente inútil, pero en el fondo y 16 Escrita por el español José Joaquín de Mora (1783-1864). en su conjunto fecundo” (Heise González, Julio, Historia cons- 17 Cfr. Brahm García, Enrique. Mariano Egaña. Derecho y Política titucional de Chile, Editorial Jurídica de Chile, Santiago, 1959, en la formación de la República Conservadora, Centro de Estudios p. 45). Bicentenario, Santiago, 2007, pp. 41-43.11 Etchepare Jensen, Jaime, y Mario Valdés Urrutia, Curso de 18 Período que casi exactamente coincide con el período ahora Historia de Chile. Para la enseñanza media y para pruebas de referido. Anuario de la Academia de Historia Militar 11
  12. 12. Ahora bien, el contexto político preciso del acon- tecimiento que es materia de este trabajo es la vi- gencia de las leyes federales. El federalismo fue el proyecto político liderado por José Miguel Infante Rojas (1778-1844) que consistió en la dictación de un conjunto de leyes, entre los meses de julio y agosto de 1826. La primera de ellas estableció el “sistema federal” para Chile (14 de julio) y la últi- ma creó asambleas legislativas en cada una de las provincias de nuestro país (30 de agosto).20 Con cierto realismo, los federalistas optaron por dictar leyes, dejando como meta final la promulgación de una constitución que regulase de manera ge- neral el régimen que se deseaba implantar, bajo la influencia de la revolución estadounidense. Como contexto económico, puede señalarse la Francisco Antonio Pinto y Díaz de la Puente existencia de una grave crisis fiscal. Manuel José Presidente de Chile Gandarillas, el ministro de Hacienda de la época, (5 de mayo de 1827 - 16 de septiembre de 1829) señalaba: “El sistema de nuestras rentas, en su distribu- ción, recaudación y administración, es el más malo queen tal calidad tuvo como principal misión el lo- pudo inventarse. Los oficinistas y sus partidarios confesa-grar el reconocimiento europeo de nuestro país rán la exactitud de esta proporción cuando vean demos-como Estado independiente– se lamentaba pro- trado claramente que los dos tercios de lo que la naciónfundamente, con la perspectiva que le otorgaba la contribuye para los gastos públicos, se evapora, por decir-distancia geográfica –amén de la comprobación, lo así, antes de ingresar en las arcas nacionales”.21en los hechos, de un verdadero Estado en forma,como lo era el británico– del desorden existente Y, con respecto a un contexto que podemos califi-en el Chile de esos años. Enrique Brahm describe car de militar, se trataba de una época de fuerte lu-esta desazón de don Mariano del siguiente modo: cha contra bandas de malhechores, como la de Los“Desde Europa, Egaña observaba con particular desespe- Pincheira. Barros Arana dice que “Por la prolongaciónración estos hechos. Más todavía cuando recibía noticias de la guerra contra la bandas de malhechores que ejercíanmuchas veces fragmentarias de los mismos, a través de sus depravaciones en las provincias del sur, y con el propó-la prensa, fundamentalmente extranjera, sin tener con- sito de mantener el orden interno, el gobierno se creía en lafirmación oficial de ellos por parte de su gobierno. Su precisión de conservar un ejército superior a las verdaderasmolestia aumentaba cuando veía que, como consecuencia necesidades y a los recursos del país, que el erario no podíadel desorden político reinante, Chile perdía credibilidadante las monarquías europeas, y por lo tanto se alejaba laposibilidad de que se le reconociera su independencia.” 19 20 Cfr. Etchepare Jensen, Jaime, y Mario Valdés Urrutia, op. cit., p. 184. 21 La Aurora, Número 11, del 11 de agosto de 1827. Citado por Barros Arana, Diego, Historia General de Chile, Tomo XV, Edi-19 Brahm García, Enrique, op. cit., pp. 52 y 53. torial Universitaria, Santiago, 2005, p. 132.12 Anuario de la Academia de Historia Militar
  13. 13. pagar, y que comenzaba a ser objeto de las más tormento- de el sur de su campaña en contra de los mon-sas inquietudes” 22. Y agrega que los “oficiales inscritos toneros, como los mencionados Pincheira– “eranen el ejército excedían con mucho al que correspondía al completamente extrañas a estas perturbaciones políticas,número de soldados; y muchos de ellos no tenían más que y nada hacía temer acto alguno de insurrección” 26.el título de tales, pues nunca habían prestado serviciosefectivos, si bien gozaban de sueldos y de prominencias.” 23 Y, al momento de retornar las tropas desde el sur, el pueblo de Talca estaba resguardado por un es-Importante es indicar que en el momento del motín cuadrón de cazadores a caballo que mandaba elde Talca del 21 de julio de 1827 gobernaba Francisco teniente coronel don Manuel Urquizo, y por elAntonio Pinto, quien tuvo que hacer frente a todas batallón número 1 (Chacabuco), en ese momentoestas dificultades, amén de suspender el régimen fe- a cargo del sargento don Manuel Navarro.deral y reemplazarlo por uno de corte liberal.24 ¿Qué sucedió?Por último, fundamental es señalar –lo que se re-laciona directamente con el tema de este trabajo– La noche del 21 de julio, a las tres de la madruga-que la tropa se encontraba mal pagada y desmo- da, los soldados del escuadrón de cazadores, lide-ralizada. Según Barros Arana, esto se explica por rados por algunos sargentos y cabos, se sublevaronel contexto de general inestabilidad, por ejemplo, en el convento de San Agustín que hacía las vecespor la existencia de “[…] oficiales turbulentos y de cuartel militar. Asimismo, “[…] apresaron a losrevoltosos”,25 protagonistas de reiterados y escanda- oficiales que dormían en él; se apoderaron de la guardialosos motines. de la cárcel y del depósito de armas que allí había, y tomaron, además, como prisioneros a otros oficiales queAcontecimiento vivían en la ciudad”.27Como contexto político local, muy importante Como fuentes principales de este acontecimiento,fue el proceso de demarcación territorial que es- han de considerarse los dos partes militares del co-taba enfrentando el pueblo de Talca. En efecto, la mandante Manuel Urquizo: uno breve e inmediatociudad maulina se había negado a incorporarse a la del 21 de julio de 1827, y otro largo y posterior delprovincia de Colchagua y a enviar representantes 23 de julio del mismo año. Asimismo, interesante,a la asamblea de esta que funcionaba en Curicó. aunque no tan detallado, es el oficio del goberna-Esto hizo que se formara entre los vecinos una dor de Talca, don Juan Nepumoceno de la Cruz deljunta llamada comisión representativa. Esta asam- 24 de julio de 1827. Estos tres documentos fueronblea, reunida el 19 de mayo de 1827, dio cuenta al transcritos en el periódico La Clave del 1 de agostoCongreso y al Gobierno de su instalación, y man- de 1827, así como en las Sesiones de los Cuerpos Le-dó retirar a los diputados que este distrito tenía en gislativos. Además, este acontecimiento fue tratadoSantiago. Barros Arana recalca que, sin embargo, por algunos periódicos de la época, especialmentelas tropas –que en su mayor parte regresaban des- por El Verdadero Liberal de Santiago (31 de julio de22 Ibíd.23 Ibíd.24 Cfr. Collier, Simon, op. cit., p. 272. 26 Ibíd., p. 136.25 Barros Arana, Diego, op. cit., p. 132. 27 Ibíd. Anuario de la Academia de Historia Militar 13
  14. 14. 1827), situación que trajo consigo algunos efectos Observé que el que comandaba era el cabo de la 1.ª,“secundarios” que mencionaremos más adelante.28 Bernardo Pérez, pues al preguntarse por mí quién era el autor de aquel movimiento y con quién me debíaUn primer elemento de hecho a considerar, y en entender, se me contestó por éste que con él. Salió alel que coinciden todas las fuentes históricas men- frente, y héchole por mí los cargos del buen trato, y lacionadas ut supra, es que este motín tuvo como exacta asistencia en un todo, con cuanto más pudocausa inmediata el atraso en el pago de los sueldos sugerirme la prudencia y el tino con que debía con-de la tropa. En efecto, el parte del comandante ducirme en aquel caso a fin de retraerlos al orden, seUrquizo del mismo día 21, que hemos calificado me contestó que todo era muy cierto, pero que carecíande breve e inmediato, consigna que a “[…] las nue- absolutamente de sus pagos, que se hallaban debiendove de la mañana se me hizo llamar por los sublevados, en el pueblo; que no tenían lo necesario de sus vicios,y lo verifiqué en el acto; en la entrevista me hicieron y que precisamente antes de deponer las armas habíansaber que únicamente reclamaban sus pagos, a lo que de ser completamente ajustados.contesté: que no estaba en mis alcances el condescendercon su petición, y aunque para contenerlos apuré todos Se le reprodujo por mí que el Gobierno no podíalos medios que en iguales casos dicta la prudencia me hacer más que lo que hacía; que acababan de re-fue enteramente imposible y el desorden tomaba ya un cibir un vestuario; que trescientos y más pesos seaspecto de gravedad”.29 Citemos in extenso, para una me habían suplido a crédito en el pueblo para so-mejor comprensión de este primer elemento, el correrles seis días antes; que se esperaba al oficialparte del día 23, que hemos calificado de largo y conductor de caudales por momentos, en que seríanposterior, en el que Urquizo afirma: socorridos de un modo bastante: que un escuadrón, que jamás había dado que notar en este orden me “Cerciorado plenamente que este cuerpo se hallaba era muy sensible lo verificase ahora, en un pueblo fuera de todo comprometimiento y que estaba ciego de quien había merecido las mayores consideracio- al obedecimiento de mis órdenes, mandé a mi cuar- nes y mejor hospitalidad. Le hice infinitas otras tel a mi asistente, (único hombre que se hallaba reflexiones; pero tenaz en su capricho, unas me re- en franquía de todo el escuadrón) para que se me batía y otras me despreciaba. permitiese hablar con el que comandaba la tropa, pues hasta entonces yo lo ignoraba. Viendo su terquedad traté de entrar en pacto, y des- pués de varios debates quedamos acordes en que Se me accedió, y en el momento fui con ellos, entré si se les daba cuatro pesos a cada uno, cesarían al cuartel y encontré en él el mayor desorden. Los de la empresa. Convine en ello y me fui al Ilustre oficiales todos presos con centinelas; el escuadrón; Cabildo que se hallaba reunido, e igualmente a la formado y los sargentos desarmados, aunque en sus Asamblea, para que ambos cuerpos meditasen de puestos. El almacén descerrajado, y puestos al fren- dónde debía salir este dinero.” 30 te de la línea las municiones sobrantes después de municionados a tres paquetes. El oficio del gobernador de Talca, Juan Nepumo- ceno Cruz, confirma que el motín tuvo como cau-28 No encontramos prensa local de Talca para el tiempo de nues- tro estudio.29 Sesiones de los Cuerpos Legislativos, Tomo XV, N° 41, p. 29. 30 Ibíd., N° 42, p. 29.14 Anuario de la Academia de Historia Militar
  15. 15. sa inmediata una motivación esencialmente eco- “Efectivamente se acordó que sin perder momento, senómica: repeliesen los sublevados con la fuerza del batallón Chacabuco y el cuerpo de Nacionales que ya estaba “Bien avenido con los cuerpos militares estacio- reunido. Se dio parte a la Asamblea y Cabildo de la nados en su centro, el batallón Chacabuco y es- resolución antecedente, y estando ambos Cuerpos cuadrón Cazadores a caballo: en el mejor orden conforme en la determinación por ser llegado el y tranquilidad pública: seguros de hostilidades en último caso, y que se habían ya tocado todos los razón de la estación en que nos hallamos a cubier- medios que dicta la buena razón, puse en práctica to de Pincheira y sus satélites: entregados al reposo el ataque dando al efecto las órdenes siguientes. Al que los mismos militares lograban para desahogo bravo teniente Barraza lo estaqué con 20 hombres de sus fatigas y trabajos consiguientes a la anterior a forzar y tomarse a todo trance la guardia de la campaña; entonces es que el antedicho cuerpo de cárcel, por ser la más importante, pues se hallaban Cazadores forja, sin que por otros se trascienda, bajo su custodia los diez mil tiros y el armamento un proyecto de sublevarse escandalosamente en esta de Nacionales. El batallón, en seguida de la van- plaza, como lo verificó el día 21 del que rige a pre- guardia, marchó bajo mis órdenes a distancia de texto de no estar pagados mucho tiempo ha de sus 50 pasos. La intrepidez del teniente Barraza hizo sueldos, y exigiendo sus ajustes de las existencias rendirse por la fuerza a la citada guardia a pesar que suponían en esta tesorería y administración, de haberse sostenido con vivo fuego.” 33 o en caso de que con tales fondos no alcanzaren a pagarse, lo verificara el pueblo bajo el mas serio Esta acción de armas concluyó con la muerte del apercibimiento de un saqueo.” 31 teniente Barraza y de tres soldados de Cazadores. Urquizo informa de la pérdida total de “veintiúnUn segundo elemento de hecho importante es hombres entre fugados y muertos,”34 incluyendo aque, finalmente, el incidente se resolvió por la los sublevados, ya que habla de fugados. En todovía armada. Dice Urquizo en su parte del día 21: caso, resulta claro que los cabecillas del motín“Acordé en Junta de Guerra lo que se debía hacer en esta –Bernardo Pérez, Pablo Arriagada, José María Re-materia, y se resolvió repelerlos con el batallón Chacabu- yes y Rosauro Muñoz– fueron fusilados al día si-co y las milicias que pude reunir: ellos hicieron resisten- guiente, es decir, el 22 de julio de 1827. En suma,cia en la guardia de la cárcel y en el cuartel con bastante y coordinando este documento con el oficio delobstinación. Al ver que me eran infructuosas todas las gobernador de Talca, Juan Nepumoceno Cruz, esmedidas de pacificación me determiné a rendirlos a fue- posible concluir que, a lo menos, murieron cua-go, como efectivamente se verificó. Me anticipo a avisar tro hombres por el lado del Gobierno y, a su vez,a Ud. este resultado porque más de treinta sublevados se cuatro por el lado de los amotinados: los cabecillashan dirigido a esa capital”.32 En el parte del día 23, fusilados.35Urquizo da cuenta con más detalles del enfrenta-miento armado a que dio lugar la intransigencia de Por último, y como un tercer elemento fáctico,los amotinados: el periódico El Verdadero Liberal de 31 de julio de 1827, si bien acoge la misma tesis económica de 33 Ibíd., N° 42, p. 29.31 Ibíd., N° 43, p. 30. 34 Ibíd.32 Sesiones de los Cuerpos Legislativos, Tomo XV, N° 41, p. 29. 35 Cfr. Ibíd., N° 43, p. 30. Anuario de la Academia de Historia Militar 15
  16. 16. las fuentes arriba citadas, pone el acento en un Como se observa, un “efecto secundario” del mo-clima político general de desorden, culpando al tín de Talca del 21 de julio de 1827, y a raíz delgobierno del acontecimiento aquí referido: “En apresamiento de Juan Chapuis, editor de El Verda-esta ocasión como en muchas otras hemos sido profetas, dero Liberal, fue una cierta discusión en los diariospara lo cual no nos ha sido necesaria mucha perspicacia, (y, suponemos, en determinados círculos elita-sino solo un poco de buen sentido, y el conocimiento del rios) de la capital en torno a la libertad de im-estado actual del país. Ninguno habrá experimentado prenta. Diríamos, a la luz de nuestra revisión dela menor sorpresa al saber lo acontecido en Talca, pues la prensa periódica de esos días, que este puntoel árbol ha dado su fruto”.36 Esta nota, escrita por ocupó mucho más espacio que el acontecimientoel francés Juan Chapuis, editor del periódico, fue mismo aquí tratado.fuertemente rechazada por el Gobierno. En efec-to, y tal como da cuenta el periódico La Aurora del A modo de conclusión: significado8 de agosto de 1827: del motín de Talca del 21 de julio de 1827 “El 1° del corriente fue encarcelado Mr. Chapuis, editor del Verdadero Liberal, de orden de su exce- Intentemos ahora, a modo de conclusión, captar lencia elVicepresidente de la República, comunica- el significado del acontecimiento aquí abordado a da por escrito al juez de letras en lo criminal, por partir de algunas preguntas. La primera y más bá- el artículo “Acontecimientos de Talca” publicado en sica es la siguiente: ¿el motín de Talca del 21 de julio el núm. 60. El cargo de escribir para el público nos de 1827 tuvo motivaciones de carácter –principalmen- impone registrar este suceso en nuestras páginas te– político o económico? En otras palabras, ¿se trató de para defender la ley de libertad de imprenta que una sublevación en contra del Gobierno o que obedeció, se ha infringido por un golpe de autoridad. Con- más bien, a razones “gremiales”, como el no pago de suel- fesamos que este artículo es descarado, indiscreto y dos en forma oportuna? Claramente, a la luz de las ofensivo del respeto que se debe al gobierno; pero fuentes citadas –partes militares del comandante teniendo éste un camino demarcado por las leyes Urquizo, oficio del gobernador de Talca y notas para hacer vengar su ofensa, y castigar la licen- de prensa– se trató de un conflicto básicamente ciosa manera con que ese escritor se ha producido; “gremial”, originado en el no pago de sueldos en cuando se le había presentado la oportunidad más forma oportuna. El mismo Barros Arana, a pesar favorable de ofrecer un escarmiento que enfrente del contexto general anárquico que describe –po- la audacia de los que intentasen seguir su ejemplo lítico, económico, militar y local– señala que las pernicioso, es muy sensible que haya abusado del tropas eran completamente extrañas a las pertur- poder, invadiendo las fórmulas legales del juicio de baciones políticas de dicha época.38 imprenta, que constituyen las garantías más apre- ciables de las libertades públicas.” 37 Sin embargo, lo anterior no implica, como tam- bién lo insinúa Barros Arana39 –y, como fuente di- recta, Juan Chapuis40– que este y otros motines de36 El Verdadero Liberal, “Acontecimientos de Talca”, 31 de julio de 1827, pp. 1 y 2. Disponible en Biblioteca Nacional de Chile, 38 Cfr. Barros Arana. Diego, op. cit., p. 136. Sección Periódicos. 39 Cfr. Ibíd., p. 132.37 La Aurora, 8 de agosto de 1827, p. 1. Disponible en Biblioteca 40 ElVerdadero Liberal, “Acontecimientos de Talca”, 31 de julio de Nacional de Chile, Sección Periódicos. 1827, pp. 1 y 2.16 Anuario de la Academia de Historia Militar
  17. 17. la época en estudio se encuentren efectivamente lo militar en el plano civil. En otras palabras, seinsertos en un contexto general de inestabilidad rompió, al menos en un ámbito descentralizado ypolítica, concretamente de anarquía. Como se- local, el carácter jerárquico y no deliberante queñalamos en el primer apartado de este trabajo, si debe reinar en toda institución castrense. Hay quebien la anarquía chilena del siglo XIX fue corta, decir que, en términos formales, este carácter yano extendiéndose durante la mayor parte de la se encontraba en constituciones tempranas. Porcenturia, al menos en los términos del resto de ejemplo, la de 1823 establece en su artículo 226Latinoamérica –con excepción del caso de Brasil– que la “[…] fuerza pública [armada] es esencialmentesí fue intensa, llegando a sucederse más de treinta obediente: ningún cuerpo armado puede deliberar” 41gobiernos y promulgarse tres órdenes constitu-cionales distintos, aunque uno de ellos, el llamado Cabe consignar que en los tomos del Ministerio deensayo federal, se construyó formalmente sobre la Guerra de 1827 relativos a sublevaciones militaresbase de leyes. Recordemos, por lo demás, que una no encontramos juicios asociados al acontecimientode las causas de la dificultad del reconocimiento que es materia de este trabajo. Hay que recordarinternacional de la Independencia de nuestro país que los cabecillas del motín fueron fusilados al díafue, justamente, el clima de desorden político– siguiente, o sea, a partir de juicios sumarísimos. Yinstitucional reinante en el Chile de esos años. En que en ese tiempo aún estaban vigentes las orde-suma, y si bien, por ejemplo, el motín en estu- nanzas militares de Carlos III, rey de España entredio no respondió a la oposición a la demarcación 1759 y 1788.42 Dice esta norma: “Los que emprendie-territorial emanada de las leyes federales, el am- ren cualquiera sedición, conspiración o motín, indujerenbiente de desorden político existente posibilitó la a cometer estos delitos contra mi real servicio, seguridademergencia de sublevaciones militares a un nivel de las plazas y países de mis dominios, contra la tropa,de mando descentralizado. En otros términos, su comandante u oficiales, serán ahorcados en cualquieraresulta bastante lógico pensar que la falta de una número que sean; y los que hubieren tenido noticia y noautoridad fuerte a un nivel central debilite a las los delaten luego que puedan, recibirán la misma pena” 43.autoridades descentralizadas, incluso en aquellasde tipo jerarquizado como las del ejército. En tercer lugar, la pregunta más compleja –la que en parte también ha sido ya respondida– es si exis-La segunda interrogante que nos planteamos es si te alguna conexión entre las expresiones de ines-el motín en cuestión constituye o no una expre- tabilidad política reseñadas en la introducción desión de militarismo. En parte, esta pregunta ya ha este trabajo: el constitucionalismo, la anarquía ysido respondida. Si la palabra militarismo la en- el militarismo. Si bien este tema ha sido analiza-tendemos en sentido material, como la primacía do, más bien en perspectiva político-institucionalpolítica del estamento militar por sobre el civil, por la historiografía chilena, cabe señalar que sínos parece que no, que no se trató de un motíncon tintes militaristas, puesto que los militares su-blevados no manifestaron la intención de tomarse 41 Citada por Etchepare Jensen, Jaime, Manual de Historia Política y Constitucional, p. 317.el gobierno. Sin embargo, si el término militaris- 42 Para este monarca, véase: Domínguez Ortiz, Antonio, Carlosmo lo consideramos en un sentido formal, como III y la España de la Ilustración, Alianza Editorial, Madrid, 2005.la influencia de lo militar en el ámbito civil, el 43 Ordenanzas del Ejército para su régimen, disciplina, subor- dinación y servicio dadas por su Majestad católica en 22 deconflicto en cuestión sí tendría un carácter mi- octubre de 1768, Imprenta de V. Espinal, Caracas, 1941, pp.litarista, puesto que manifiesta una influencia de 276 y 277. Anuario de la Academia de Historia Militar 17
  18. 18. existiría tal conexión. Precisamente la existencia Fuentesde órdenes constitucionales que consagraban unPoder Ejecutivo débil, como fueron las constitu- 1. El Verdadero Liberal, “Acontecimientos de Talca”,ciones y leyes federales del período 1823-29, dio 31 de julio de 1827. Disponible en Bibliotecapie a la sucesión irregular de diversos gobiernos Nacional de Chile, Sección Periódicos.y a la dificultad de asentar gobiernos civiles porsobre los militares. Fue recién a partir de la carta 2. La Aurora, 8 de agosto de 1827. Disponible en Bi-de 1833 en que se consolidó en Chile un régimen blioteca Nacional de Chile, Sección Periódicos.político estable, aunque con ciertas variantes en sutexto y dificultades prácticas, incluso de carácter 3. Ordenanzas del Ejército para su régimen, dis-revolucionario (1851, 1859 y 1891). La particula- ciplina, subordinación y servicio dadas por suridad de esta carta fundamental, a diferencia de las Majestad católica en 22 de octubre de 1768,anteriores, todas de corta duración, es que alcan- Imprenta de V. Espinal, Caracas, 1941.zó una larga vigencia en el tiempo: desde mayo de1833 hasta septiembre de 1924. 4. Sesiones de los Cuerpos Legislativos (SCL), Tomo XV, N° 41, 42 y 43.Y, justamente, la existencia de este orden cons-titucional estable –para el caso de Chile, presi- 5. Valencia Avaria, Luis, Anales de la República.dencialista– fue lo que posibilitó un clima de gran Textos constitucionales de Chile y Registro deestabilidad política, aunque en el marco de una los ciudadanos que han integrado los poderesdemocracia censitaria y oligárquica, lo que, por Ejecutivo y Legislativo desde 1810, Editoriallo demás, se ajustaba a la época: en el siglo XIX Andrés Bello, Santiago, 1986.no había sufragio universal y ni siquiera una par-ticipación política mesocrática, lo que comenzaría Bibliografíarecién en la primera mitad del siglo XX. 1. Barros Arana, Diego, Historia General de Chile,El motín de Talca del 21 de julio de 1827, pese Tomo XV Editorial Universitaria, Santiago, 2005. ,a tratarse de un evento específico –por tanto, nonecesariamente representativo de todas las suble- 2. Brahm García, Enrique, Mariano Egaña. Dere-vaciones militares del período 1823-29– da cuen- cho y Política en la formación de la República Con-ta de un tiempo de gran inestabilidad política, servadora, Centro de Estudios Bicentenario,aunque de corta duración y no extremadamente Santiago, 2007.cruenta. Importante es seguir, en el futuro, estu-diando los otros motines del período con el objeto 3. Bravo Lira, Bernardino, El Estado de Derecho ende tener un panorama más amplio del enfoque de la Historia de Chile, Ediciones Universidad Ca-este trabajo: las conexiones entre las diversas ex- tólica de Chile, Santiago, 1996.presiones de inestabilidad política, especialmentecon relación al militarismo, aspecto mucho menos 4. Bravo Lira, Bernardino, Poder y respeto a las per-estudiado por la historiografía. sonas en Iberoamérica. Siglos XVI a XX, Ediciones Universitarias de Valparaíso, Universidad Cató- lica de Valparaíso, Valparaíso, 1989.18 Anuario de la Academia de Historia Militar
  19. 19. 5. Campos Harriet, Fernando, Historia constitu- media y para pruebas de ingreso a la educación cional de Chile. Las instituciones políticas y socia- superior, Volumen 1, Editorial Universidad de les, Editorial Jurídica de Chile, Santiago, 1969. Concepción, Concepción, 2005.6. Collier, Simon, Ideas y Política de la Independen- 12. Heise González, Julio, Historia constitucional cia chilena, Editorial Andrés Bello, Santiago, de Chile, Editorial Jurídica de Chile, Santiago, 1977. 1959.7. Domínguez Ortiz, Antonio, Carlos III y la Espa- 13. Heise, Julio, Años de formación y aprendizaje po- ña de la Ilustración, Alianza Editorial, Madrid, líticos, Editorial Universitaria, Santiago, 1978. 2005. 14. Kalhe Günter, El ejército y la formación del Esta-8. Edwards, Alberto, La organización política de do en los comienzos de la Independencia de Méxi- Chile. 1810-1833, Editorial Difusión Chilena, co, Fondo de Cultura Económica, México DF, Santiago, 1943. 1997.9. Encina, Francisco Antonio, Historia de Chile, 37 15. Klarén, Peter F., Nación y sociedad en la Historia volúmenes, Editorial Ercilla, Santiago, 1984. del Perú, Instituto de Estudios Peruanos (IEP), Lima, 2004.10. Etchepare Jensen, Jaime, Manual de Historia po- lítica y constitucional de Chile, 1810-1830, Vice- 16. Real Academia Española, Diccionario de la rrectoría Académica - Dirección de Docencia, Lengua Española. Disponible en Internet: Universidad de Concepción, Concepción, 1999. http://www.rae.es/rae.html.11. Etchepare Jensen, Jaime, y Mario Valdés Urru- 17. Villalobos, Sergio, Tradición y reforma en 1810, tia, Curso de Historia de Chile. Para la enseñanza RIL Editores, Santiago, 2006. Anuario de la Academia de Historia Militar 19
  20. 20. La campaña que se pudo evitar General Waldo Zauritz Sepúlveda General de División; trabajo, y por eso cuando la posteridad recuerde lo que magíster en Historia Militar hizo Chile en 1879 y 1880, tendrá que decir que el y Pensamiento Estratégico. obrero más poderoso de su grandeza fue ese ciudadano que se excedía en las horas opacas y se ocultaba en las Miembro y ex Presidente del triunfo. En la cooperación de Pinto y de Sotoma- de la Academia de Historia yor encuentra el historiador la llave de los sucesos que Militar. se desarrollaron hasta mayo de 1880. Generalmente la iniciativa parte del último y el primero la acepta y de esa concordancia resulta el plan que se realiza. Sotoma-Es de conocimiento general que durante el desa- yor dirige a los hombres, armoniza voluntades, nombrarrollo de la Guerra del Pacífico, las relaciones en- y separa Generales y Almirantes y el Presidente ratificatre los mandos militares y las autoridades políticas lo hecho por su Ministro, en cuya prudencia tiene unaque representaban al Gobierno de Chile en el tea- confianza absoluta.” 1tro de operaciones no fueron siempre buenas, de-bido fundamentalmente a una legislación que no Efectivamente fue Sotomayor quien propusodelimitaba perfectamente el campo de atribucio- como general en jefe al general Baquedano, lue-nes entre los distintos niveles, pero que también go de la renuncia del general Erasmo Escala, confue producida por el choque entre las personalida- quien había tenido serias disputas. Lamentable-des de esas autoridades civiles y militares, lo que mente, en pleno desarrollo de la campaña de Tac-muchas veces provocó roces y disputas que solo na y Arica, el ministro falleció el día 20 de mayoel patriotismo de unos y otros permitió superar, de 1880, cuando el ejército había completado supara salir adelante en la titánica tarea que había concentración en Yaras y Buena Vista, aprestándo-emprendido nuestro país en contra de dos enemi- se para asaltar las posiciones peruano-bolivianasgos, que aliados, aparecían como muy superiores de Campo de la Alianza. Ante la emergencia, ela las capacidades chilenas. Gobierno designó un triunvirato compuesto por el general en jefe Manuel Baquedano, su Jefe deMientras el ministro de Guerra en Campaña fue Estado Mayor coronel José Velásquez y el tenien-don Rafael Sotomayor, esas disputas fueron ami- te coronel de milicias don José Francisco Vergara,noradas gracias a la prudencia del ministro, de que se había desempañado como secretario delquien el historiador Gonzalo Bulnes dice: “Pocos general Escala.ejemplos ofrece la historia de una consagración más efi-caz y modesta que la que prestó Sotomayor desde el día 1 Bulnes, Gonzalo. Guerra del Pacífico. De Tarapacá a Lima. Tomoque se inició la campaña marítima hasta que lo fulminó II; Valparaíso, 1914, Sociedad Imprenta y Litografía Universo,la fatiga, el hastío de la lucha personal, el exceso de p. 723.20 Anuario de la Academia de Historia Militar
  21. 21. Vergara propuso un plan de ataque, que consis- perdió el 88% de sus efectivos. Por su parte, lostía en rodear con todo el ejército la posición de- chilenos sufrieron la pérdida de 500 muertos yfensiva por el este, para caer al flanco y espalda, 1.700 heridos, sumando las bajas un 15%.mientras la caballería sería enviada por el cajón delrío Caplina para desviar las aguas, cortando el su- Despechado, Vergara abandonó esa noche el esce-ministro a los aliados. Ese plan, rechazado por el nario de las operaciones, haciendo trascender sucoronel José Velásquez en la junta de guerra que propia visión de lo ocurrido, por lo que las autori-se realizó, era imposible de cumplir, por cuanto dades en Santiago fueron inicialmente informadasla artillería no sería capaz de hacer el rodeo en que dicha batalla había tenido un resultado inciertolos arenales, además que era altamente peligroso y que era comparable con lo sucedido en Tarapacá,hacer desfilar en orden al ejército por el frente de lo que desde luego produjo una gran inquietud.la posición defensiva, exponiéndolo de flanco al Al recibir las noticias de Vergara, su íntimo ami-fuego y los ataques que harían los aliados, toda vez go y aliado político Domingo Santa María le envióque Vergara no consideraba fuerzas para amarrar a un telegrama a Patricio Lynch en que decía: “Loslos defensores en sus posiciones. señores militares han obrado a sus anchas y han hecho una terrible barbaridad. Estamos en un inmenso peligro,Cuatro días antes del ataque, Baquedano realizó si Dios no viene en nuestra ayuda.”.2 También le es-un minucioso reconocimiento, el que repitió el cribió a Eulogio Altamirano indicando: “Resulta endía 24 de mayo ahora como un reconocimiento pocas palabras que la batalla de Tacna es un remedo deen fuerza al mando de Velásquez, apreciando el la batalla de Dolores: que hemos sacrificado brutalmentedispositivo defensivo, la ubicación de las unida- nuestra infantería hasta perder dos mil hombres; que nodes, el alcance de la artillería y las direcciones de hemos sabido aprovechar ni la artillería ni la caballería;aproximación, a raíz del cual resolvió desechar lo que el enemigo se ha escapado sin dejarnos un solo pri-propuesto por Vergara, adoptando un dispositivo sionero ni un solo trofeo de victoria, y hemos entrado aofensivo que consistía en un ataque frontal con un Tacna solo porque se nos dijo que podíamos hacerlo, puesfuerte centro de gravedad en su ala derecha. victoriosos ignorábamos que habíamos vencido.” 3La batalla de Tacna culminó con un completo éxito Cuando la verdad de lo ocurrido se supo en Chile,para las fuerzas chilenas que derrotaron decisiva- a través de los partes oficiales, la pesadumbre semente al enemigo, marcando el punto de inflexión transformó en euforia, la que sería refrendada aen la guerra al destruir completamente a las fuer- los pocos días con la noticia de la conquista de Ari-zas de línea del ejército aliado. El aniquilamiento ca, sellando de esa forma una campaña victoriosafue total; en el campo de combate perdieron al que dejaba en poder de Chile todos los territorios33% de sus efectivos, con 2.000 muertos y heri- desde Moquegua hacia el sur.dos y 2.500 prisioneros. Pero quizás, lo más gravefueron sus 7.500 dispersos, que no pudieron ser El general Baquedano solicitó se le completaranreunidos por los jefes en su retirada. Solo rescata- 18.000 hombres para ir de inmediato a la conquis-ron a 1.300 soldados bolivianos que acompañaron ta de Lima. El Gobierno vaciló.al general Campero hacia La Paz y menos de 400peruanos que se dirigieron hacia Arequipa. En sín-tesis, el Primer Ejército del Sur, que al comenzar 2 Bulnes; op. cit. Tomo II, p. 355.la batalla presentó en combate a 15.000 hombres, 3 Ibíd, p. 356. Anuario de la Academia de Historia Militar 21
  22. 22. Según Gonzalo Bulnes, el presidente Pinto estaba nombra un nuevo ministerio, que representabafatigado con año y medio de zozobras y de res- un triunfo completo para la línea de Santa María,ponsabilidades, y lo peor, había perdido a Rafael incluyendo entre sus integrantes, como ministroSotomayor, en quien depositaba toda su confianza de Guerra y Marina a don Eusebio Lillo, quien sey no encontraba otro para reemplazarlo en la de- desempeñaba en esa fecha como secretario del al-licada misión de imponer tino y previsión en el mirante Riveros. Lillo no aceptó el nombramien-ejército, por lo que antes de exponer lo ya logra- to, a pesar de las insistencias personales del propiodo, era remiso a dar un paso en falso, arriesgando Presidente, por cuanto no estaba de acuerdo conlo adquirido. la existencia de un ministro de Guerra en Cam- paña.El mismo historiador indica que al interior delGobierno existían divergencias sobre los pasos a Al no poder convencer a Lillo, el día 15 de julioseguir en la continuación de la guerra, explican- de 1880, el Presidente Pinto nombró como nuevodo que no había cordialidad ni trabajo en equipo ministro de Guerra y Marina a don José Francis-entre los diferentes ministros. “Pinto atribuía esas co Vergara. Esa decisión tuvo un efecto desastrosodivergencias a problemas de carácter de los personeros, en la moral del ejército de operaciones del norte.seguramente por la enemistad evidente que había entre Al “cucalón”, como despectivamente lo llamaban,Gandarillas con Santa María, pero en realidad la causa le atribuían buena parte del desastre de Tarapacá,era más honda. Se relacionaba con la cuestión presiden- al haber sido el responsable de la mala explora-cial o más bien con la candidatura de Santa María que ción que condujo al error en la apreciación de lasmiraba con desapego la mayoría de los miembros del ga- fuerzas que se encontraban en esa quebrada; perobinete.” 4 lo peor era el resentimiento que despertó por su actuación después de la batalla de Tacna.Mientras vivía Sotomayor, no había duda algunaque sería el elegido por el Presidente para suce- El general Baquedano y el coronel Velásquez sederle. Con la muerte de Sotomayor, se abrían las aprestaron a renunciar, junto a muchos jefes delposibilidades para muchos, y Santa María aprove- ejército, lo que fue comunicado por don Máximochó la ocasión, lo que no fue aceptado por Gan- Lira, que era el nuevo secretario de Baquedano,darillas. en un telegrama que le envió al primer manda- tario desde Iquique, cuyo texto completo era elSegún Francisco Machuca, Santa María tenía dos siguiente:motivos para no apoyar la campaña a Lima: “Seganaba la buena voluntad presidencial y terminada la “Tacna, 23 de julio de 1880. Señor don Aníbalguerra, no se forjaba el general vencedor capaz de dispu- Pinto. Santiago. Distinguido señor: Estimo comotarle la banda.” 5 un deber de lealtad y previsión, comunicar a Ud. lo que por acá ocurre desde ayer y aprovecho paraComo resultado de esa lucha al interior del gabi- ello la demora del vapor que ha de conducir lanete, cuatro días después de la toma de Arica se correspondencia. El nombramiento de don José Francisco Vergara4 Ibíd., p. 403.5 Machuca, Francisco. Las cuatro campañas de la Guerra del Pacífi- para Ministro de Guerra ha causado en el ejército co. Valparaíso, 1929. Imprenta Victoria, Tomo III, p. 72. el efecto de la explosión de una bomba y ha veni-22 Anuario de la Academia de Historia Militar
  23. 23. do a perturbar profundamente la tranquilidad de con su dignidad su permanencia en el puesto queque estábamos gozando.Y como presumo que Ud. ocupa, siendo ministro el señor Vergara. El coronelno conoce las causas de esta agitación, voy a comu- Velásquez se propone hacer lo mismo y dice quenicárselas aquí, aunque sea brevemente. lo acompañarán los artilleros que fueron –son sus palabras- los más indignamente calumniados porEstábamos sitiando a Arica, cuando principiaron el señorVergara. ¿Cuántos jefes acompañarán a és-a llegar de a bordo noticias de la inquietud que tos? No lo sé aún, porque la noticia no es conocidahabían causado en el sur las noticias que el señor de todos, pero sí temo que sean algunos.Vergara había transmitido y comunicado verbal-mente sobre la batalla de Tacna y sus resultados. ¿Sería posible dominar esta tormenta que amenazaExagerando mucho, sin duda, como sucede siempre traer una desorganización funesta en las actualesen estos casos, se le atribuían palabras y conceptos circunstancias? Por el momento no, porque la irri-destinados a herir profundamente el amor propio tación es muy grande. Se dará una idea de ella elde los principales jefes del ejército. Resumiendo la telegrama que le ha dirigido en la mañana de hoyimpresión dejada por las que se decían revelacio- el general Baquedano, de acuerdo con el coronelnes del señorVergara, se aseguraba que Tacna había Velásquez. Atenuada en lo posible la dureza de lassido un segundo Tarapacá. expresiones y disfrazado cuanto era dable su pensa- miento fundamental, siempre ha quedado algo queTomado Arica, las diversas personas que iban ba- bien pudiera traer una crisis, cuya solución no veo.jando a tierra confirmaban estos rumores; y des-pués, las cartas que llegaban del sur venían a ro- Era el único hombre, oigo decir a cada momento,bustecer la creencia de que el señor Vergara había que no podía ser Ministro de Guerra, porque nosprocurado empequeñecer la acción de Tacna. Puso había injuriado: aunque se den explicaciones, lael sello a esta impresión la correspondencia de El mala impresión que alcanzó a robustecerse, se haMercurio, que se creyó inspirada por el mismo ca- hecho indeleble.” 6ballero, con quien hizo su viaje al sur, el correspon-sal de aquel diario. El día 17 de julio, el ministro Vergara se pre- sentó por primera vez ante la Cámara deLe advierto que soy en este momento simple relator Diputados, ocasión en que el representantede lo que he visto y he oído, y que no exagero ni de Vichuquén don Segundo Molina propusoatenúo nada. una interpelación contra él, en los siguientes términos: “La cámara de diputados cree incon-Hubo, con ese motivo en el ejército un verdadero veniente para la marcha de la presente guerra laalboroto, que se tradujo en murmuraciones violen- designación del señor don José Francisco Vergaratas y en censuras acres contra los cucalones, nom- como secretario de Estado en los Departamentos debres que se complacen en dar al señorVergara. Guerra y Marina.” 7Sin embargo, aquello pasó sin dejar huellas al pa-recer. Pero viene ahora su nombramiento de Minis-tro, y he aquí que han renacido todas las quejas ytodas las censuras con mayor violencia que antes. 6 Machuca, op. cit., p. 75.El general dice que se retira porque es incompatible 7 Ibíd.; p. 76. Anuario de la Academia de Historia Militar 23
  24. 24. Vergara pidió tratar el asunto en sesión secreta. transporte marítimo también dedicó gran parteEn la ocasión, expresó ser duro para él iniciarse de su tiempo y de sus esfuerzos.en la vida pública con una cuestión de carácterpersonal, procediendo luego a descartar las des- Durante ese período, las relaciones con el gene-avenencias con el general Baquedano, con quien ral Baquedano –que permanecía en Tacna– nose había despedido de manos en Tacna y que jamás mejoraron, marcadas por decisiones del ministrose habían interrumpido sus buenas relaciones con nombrando oficiales y proponiendo ascensos sinel coronel Velásquez, asegurando que el desacuer- la consulta al general, de lo cual existe constanciado con los jefes del ejército era completamente en numerosos documentos que remitió Baqueda-falso, calumnioso, rumor de calle, de club o de no a Vergara que ni siquiera fueron contestados.corresponsales de diarios que lamentaba que fuera También enturbió las relaciones, el incidente enrecogido y traído al seno de la cámara.8 que Baquedano hizo aprisionar a Eloy Caviedes, el corresponsal que había trasmitido las opiniones deDe cualquier forma, fue extraño que el presidente Vergara después de la batalla de Tacna, instruyén-Pinto se decidiera por Vergara en esas circunstan- dole un sumario para averiguar cómo había ob-cias, existiendo tantos otros posibles personeros tenido Caviedes los partes oficiales, antes de queque pudieron cumplir igual función. Machuca se- estos llegaran a poder del Gobierno, y para esta-ñala que: “El nombramiento de don José Francisco Ver- blecer quién le había dado autorización para viajargara, como Ministro de la Guerra, causa viva alarma en en un buque destinado exclusivamente al servicioel país que lo consideraba como un brulote 9 para hacer del Estado. En esta oportunidad, sí que hubo unsaltar al general Baquedano, imposibilitándolo para duro intercambio epistolar entre el general y elcontinuar en el mando del ejército. Los opositores a la ministro, que desde luego abogó a favor del pe-candidatura de Santa María veían en el señorVergara la riodista, sacándolo de la prisión y embarcándoloinfluencia ministerial puesta al servicio de este caudillo, en la expedición que preparaba Lynch sobre lasque teje la madeja y envuelve en ella a los principales costas del norte del Perú, para alejarlo así de lafuncionarios de la administración.” 10 dura mano del general.El hecho concreto es que Vergara continuó como Cansado de estas luchas sordas, en que se poníanministro, y tanto Baquedano como Velásquez no en tela de juicio sus atribuciones, al disponer in-renunciaron al ejército. cluso una reorganización del ejército por parte del ministro, Baquedano envió al coronel Velásquez aUna vez decidida la campaña sobre Lima, Vergara Santiago, para que se entrevistase con el Presiden-llegó a Arica junto a un numeroso grupo de jefes, te, a fin de obtener una declaración franca sobreoficiales y civiles que se integraron al ejército. En su situación. Velásquez cumplió a cabalidad, remi-el desempeño de sus funciones demostró una no- tiéndole una carta el día 12 de septiembre, en latable actividad, apuntada principalmente a la pre- que le informaba: “He hablado largamente con donparación logística del ejército que se había aumen- Aníbal Pinto, y me he convencido que este señor es untado a la cantidad de 26.000 hombres, para cuyo muy buen amigo de Ud.11 y que sigue con espíritu levan-8 Ibíd.; extraído del Acta de la sesión del 17 de julio de 1980. 11 El Presidente Pinto, don Eusebio Lillo y el general Baqueda-9 Brulote:Torpedo incendiario. En Chile, palabrota, dicho ofensivo. no habían sido compañeros de curso en la escuela primaria en10 Machuca, op. cit., p. 74. Santiago.24 Anuario de la Academia de Historia Militar
  25. 25. tado los asuntos de la guerra; creo que Ud. está garantido vimiento por el oriente, a través de la quebradacon él y por más que hagan los politiqueros del día, el de Manchay, que significaba triplicar la distanciageneral Baquedano será el que lleve el ejército a Lima, si de marcha que debían ejecutar las tropas, por unes necesario ir allá. Mi llegada no pudo ser más a tiempo. desfiladero arenoso que impedía el desplazamien-A Ud. se le consultará sobre los nombramientos de jefes to de la artillería de campaña y que podía ser fácil-de divisiones, y en todo lo concerniente a la dirección de mente bloqueado por los defensores, con el agra-la guerra. No se dividirá la Artillería.12 En una palabra, vante que abandonaba el apoyo naval y, ante unlas cosas tomarán un aspecto muy distinto al que tenían revés, impedía la retirada de las fuerzas atacantes.en el momento de mi llegada.” 13 Como el plan afectaba principalmente el desplaza- miento de la artillería de campaña, fue nuevamen-Con el pronunciamiento presidencial señalado y, te Velásquez, comandante general del Arma, quienencontrándose ahora el ejército concentrado en se opuso a él, siendo secundado en esta ocasiónLurín aprestándose para la batalla de Chorrillos, por el jefe del Estado Mayor, el general Marcosnuevamente surgieron las diferencias sobre el plan Maturana.que debía adoptarse. El general Baquedano, des-pués de doce reconocimientos sobre las posicio- Ante la insistencia del ministro, se ordenó un nue-nes enemigas, decidió un ataque frontal con un vo reconocimiento en fuerza, a cargo del coronelmarcado centro de gravedad en su ala izquierda, Orozimbo Barbosa, quien se internó por dichabajo la responsabilidad de la primera división que quebrada con una fuerza de las tres armas, demos-estaba compuesta por más de 9.500 hombres de trando al término del ejercicio lo impracticablelos cuales el 60% de ellos eran veteranos, a los de la propuesta ministerial. Quedó, de esa forma,que debía apoyar una poderosa reserva, también decidido el plan de ataque de Baquedano, que seconstituida por veteranos, sumando en total casi ejecutó perfectamente, resolviendo la batalla de13.000 hombres, vale decir, más del 50% del total Chorrillos a favor de las fuerzas chilenas. Dos díasde las fuerzas atacantes. Las otras dos divisiones, después, en la batalla de Miraflores, quedó aniqui-debían presionar por el centro y la derecha res- lado el resto del ejército peruano.pectivamente, amarrando a los defensores a susposiciones. El plan era simple pero eficaz, toda vez El día 17 de enero de 1881, el Ejército de Chileque el esfuerzo principal podía ser reforzado por hacía su entrada a la rendida capital enemiga.los fuegos de la escuadra. Sin embargo, la celebración que debió haber sidoNo obstante que la conducción de las operacio- unánime por la trascendencia del logro alcanzado,nes era atribución exclusiva del general en jefe, se vio empañada por un incidente que hizo aflorarconforme lo establecía la Ordenanza General del la pugna subyacente que perduraba entre los mi-Ejército,14 el ministro Vergara propuso un envol- litares y los personeros civiles que acompañaban al ejército.12 Vergara había propuesto distribuir la artillería de campaña en las divisiones, con lo que Velásquez, comandante general de Para referir el mencionado incidente, tomemos el esa Arma, habría perdido toda su influencia y el contacto di- relato que de él hace Gonzalo Bulnes: “El día de la recto con el general en jefe. entrada del ejército a la ciudad se encontraron alrededor13 Machuca, op. cit.; Tomo III, p. 116.14 Ordenanza General del Ejército. 1840. Título LIX, Art. 27 y de la mesa de un hotel gran parte de los oficiales chilenos, 28. entre otros Velásquez con sus ayudantes, y algunos civiles Anuario de la Academia de Historia Militar 25
  26. 26. entre los cuales don Isidoro Errázuriz, don Adolfo Carras- le contestó lo expresa Lira en estos términos: Enero 21. Aco, el corresponsal de ‘El Ferrocarril’, diario de Santiago, Lillo. El General muy exaltado contestó a Altamirano queetc. La disidencia latente no tardó en manifestarse. él no se haría jamás instrumento de venganzas personales contra jefes meritorios y que no daba la orden.” 16Errázuriz brindó contra la guerra que se dirige sin cien-cia, en forma de embestida; hubo quien hizo insinuación No dudamos de la veracidad de lo relatado pora los ambiciosos que iban a recoger los laureles que sega- Bulnes, en cuanto al enojo que debió haber produ-ban otras manos, alusiones que claramente se referían al cido en el ánimo del general Baquedano el intentoGeneral y al Ministro. Se dice que quienes exteriorizaron de Vergara, pero sí estamos seguros que el generalmás la crítica acerba y personal contra el representante del en jefe contestó por escrito al ministro haciendogobierno fueron los oficiales de artillería, cuya eficiencia uso de una fina ironía, sin ceder en nada a las pre-había sido puesta en duda en las versiones de la batalla tensiones de Vergara. La carta, fechada en Lima elde Tacna, que suponían inspiradas porVergara, a tal punto 19 de enero de 1881 dice así: “Señor Ministro de laque Errázuriz, secretario del ministro, se creyó en el deber Guerra. Acuso recibo de sus dos notas fecha de hoy.de retirarse de la sala. Éste es el resúmen descarnado de eselamentable episodio.Tengo de él versiones de Lira, de Errá- Voy a pedir al Estado Mayor General una lista de loszuriz, deVergara, que no daré a conocer porque el tema es oficiales que no estén en servicio activo para enviarlos alpenoso y desagradable y porque basta para el objeto que sur según los deseos de US.me propongo dejar constancia del hecho.15 En cuanto a la preparación de los elementos que puedanDesde luego que las noticias del incidente en el necesitarse para una probable expedición sobre Arequipa,hotel debieron llegar rápidamente a Vergara. Na- puedo asegurar a US. que ella ya estará hecha cuando elrra Bulnes: “Vergara creyó necesario deslindar su situa- Supremo Gobierno acuerde realizarla. De entre ellos, lación ante el Cuartel General y en vista de la actitud artillería, como US. sabe, se encuentra aquí; por consi-asumida por los oficiales de artillería en el banquete ya guiente no hay necesidad de ir a Arica a alistarla. Ade-recordado ordenó de palabra a Baquedano que envia- más, las funciones del Comandante General de Artilleríase a Arica al coronel Velásquez y al Estado Mayor de su son de tal importancia que no considero conveniente porregimiento, a organizar ahí las fuerzas de su arma en el momento su separación del lugar donde se encuentranprevisión de una posible campaña a Arequipa.” reunidos los dos regimientos de esa arma.“Ya desde su oficina le reiteró la orden por escrito y como Dios guarde a US.Baquedano se encerrara en la misma negativa, le repitió Fdo. Manuel Baquedano.”17el oficio por segunda vez, diciéndole que lo hacía por dis-posición del Presidente de la República, a lo cual volvió a Indignado, Vergara viajó a Arica ese mismo día, ycontestar en igual forma que la vez anterior. De hecho la el 21 de enero le telegrafiaba al Presidente: “Laautoridad del Ministro quedaba desconocida. Altamirano ocupación de Lima ha sido empresa liviana al lado decreyó llegado el caso de intervenir y manifestó al General la desorganización y establecimiento de nuestro poder enque lo sucedido no dejaba otro camino abierto sino que este suelo que nos espera erizado de dificultades. Des-Vergara oVelásquez se marchasen al sur. Lo que Baquedano 16 Ibíd., p. 715. 17 Archivo General del Ejército, Correspondencia del general15 Bulnes, op. cit., Tomo II, p. 713. en jefe Manuel Baquedano.26 Anuario de la Academia de Historia Militar
  27. 27. de luego mis relaciones con el General se encuentran en El presidente le contestó el día 26 de enero en losabierto rompimiento porque él quiere abarcarlo todo, se- siguientes términos: “Esta campaña de Lima nos darágún su propio entendimiento sin sujetarse a traba ningu- mucha gloria, pero dejará las cosas en el mismo estado enna, creyéndose ya con una autoridad tan soberana como que se encontraban después de Tacna y Arica. Por el mo-la que residía en los aposentos que ha ocupado.” (Se re- mento no podemos hacer otra cosa que lo que usted indica;fiere al Palacio de los Virreyes que usó Baquedano dejar en Lima y Callao unos 10.000 hombres y esperary luego Lynch). allí algún tiempo el rumbo de los acontecimientos…” 19“Le hablé de pensar en ir enviando al sur algunos cuerpos El historiador don Gonzalo Bulnes, a quien hemospara descargarnos del enorme cuanto innecesario peso citado repetidamente en este estudio, sintetiza laque soporta el país y me manifestó muy perceptiblemente situación de la siguiente forma: “Los telegramas queque no se encontraba dispuesto a permitir que se des- Vergara despachó desde Arica para Santiago, decían: –membrase un solo batallón de su ejército y que si se daba Que la paz se veía muy lejana; – Que convenía reducirla orden no la obedecería. Como vi con evidencia venir al ejército de ocupación a 10.000 hombres. Ambas cosasuna borrasca inevitable creí más conveniente provocarla, eran muy aceptadas por Pinto.ya para aclarar la atmósfera si de desenlazaba bien, yapara saber a qué atenerme y definir bien la situación si Respecto de la Escuadra, pedía Vergara que se decretarala cosa iba por mal. Con este objeto le dirigí una nota su disolución, o en otros términos, que se suprimiera aldiciéndole que ordenase al coronel Velásquez y todo su Almirante con quien se entendía menos aún que con Ba-Estado Mayor que se dirigiese a Arica a preparar las quedano y que cada buque quedara a cargo de su coman-baterías de artillería que existían, para el caso que se dante.Y por fin exigía que el Presidente demarcase las fa-emprendiese una expedición sobre Arequipa. cultades del General en Jefe y del Ministro de Guerra en campaña para concluir con las dificultades que poníanMe contestó que necesitaba esa artillería y que los ser- en peligro la autoridad del Gobierno. Este era el puntovicios del coronel Velásquez eran indispensables en este grave. En ese momento era imposible para éste tomar nin-ejército. Le repliqué que de todos modos tenía que partir guna medida en contra de Baquedano, porque su presti-Velásquez para el sur en cumplimiento de las instruccio- gio había crecido tanto que lo amparaba fuertemente lanes que tenía de S. E. el Presidente y a esto me contestó opinión pública. Algo parecido, aunque en menor escala,con objeciones, pero declarando de viva voz que no obe- le ocurría a Riveros. Los dos habían volado tan alto quedecía tal orden. Estamos pues en plena rebelión…” 18 se habían colocado casi fuera del alcance de sus fuegos. Pero comoVergara planteaba el caso diciendo, o se aceptaEl documento de Vergara es esclarecedor. Uti- mi renuncia o el Gobierno decide el punto de preeminen-lizando verdades a medias, reconoce que fue él cia, éste recurrió a un procedimiento de transacción: quequien buscó el enfrentamiento con el general Ba- la Escuadra volviese a Valparaíso donde se procedería aquedano, pero disfraza el fondo del asunto –su su disolución sin ruido, y decir a Vergara que ofreciese aencono contra el coronel Velásquez– indicándole Baquedano o regresar a Santiago con la parte del ejér-al Presidente que había propuesto “ir enviando al cito que se iba a repatriar o quedarse con el que seguiríasur algunos cuerpos para descargarnos del enor- guarneciendo la capital peruana. Se contaba con queme cuanto innecesario peso que soporta el país”. Baquedano aceptaría la primera proposición y así suce-18 Bulnes, op. cit., p. 717, al pie de página. 19 Bulnes; op. cit., tomo II, p. 702. El subrayado es del autor. Anuario de la Academia de Historia Militar 27

×