Fraude corporativo y correo electrónico de los trabajadores

905 views

Published on

Columna mensual de Mayo en Diario Financiero. El Email y Computador Corporativo en el contexto del derecho a la privacidad versus las necesidades de prevención e investigación de fraude interno.

Published in: Business
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
905
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
6
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Fraude corporativo y correo electrónico de los trabajadores

  1. 1. Ingresa Regístrate Suscríbete DFConferencias | RevistaCapital | RevistaEDUFHoy: $22.926,70 UTM: $40.286,00Dólar US: $484,65 Euro: $624,66Lunes 20demayode2013Santiago, 19 ºC Cambiar ciudadPortada Empresas Economía Política Finanzas Internacional Tecnología Opinión InnovaciónyEmprendimiento DFUI DFTV DFMotorEditorial Columnistas CartasAndrés BaytelmanPara comentar este artículo regístrate aquí. Si ya estás registrado,ingresa al sitio aquí.Portada/ Opinión/ ColumnistasLunes 20 de mayo de 2013 | 05:00Fraude corporativo, correo electrónico ycomputador corporativoLa Dirección del Trabajo y los tribunales superiores han dado por sentado el carácter “privado” del correoelectrónico corporativo del empleado y, por ende, protegido por el artículo 5° del Código del Trabajo y por losartículos 19 N°4 y 5 de la Constitución. Se basan repetidamente en la definición de “vida privada” como “… elconjunto de los asuntos, conductas, documentos, comunicaciones, imágenes o recintos que el titular del bienjurídico protegido no desea que sean conocidos por terceros sin su consentimiento previo”.Dicha definición puede que sirva a nivel laboral; pero en el escenario del fraude corporativo pierde sentido: toda laesencia del fraude corporativo es su furtividad yocultamiento. Es en este ámbito -la necesidad de prevenir, detectarycontrolar el fraude corporativo- que lo aquí dicho adquiere particular fuerza. La jurisprudencia suele eludir el temacentral: la Constitución protege la información privada; ¿puede el correo electrónico corporativo considerarse unacomunicación privada?; otro tanto ocurre con el computador corporativo del trabajador: ¿se trata de un espacioprivado?Es iluminadora la jurisprudencia de diversos tribunales norteamericanos. Estas decisiones reposan sobe la largaprogenie de jurisprudencia construida por la Corte Suprema de EEUU en torno a la 4ª Enmienda (Privacidad), yenla cual ha decantado, como estándar dominante, que el reclamante pueda alegar una “legítima y razonableexpectativa de privacidad” respecto de la información o comunicación.Es problemático considerarlo así, allí donde tanto el correo electrónico como el computador corporativo estánexpuestos a revisiones que nadie objetaría: búsqueda de potenciales virus por el área de TI, respaldo cotidiano enlos servidores de la empresa o el cambio de empleado, cuando el nuevo trabajador hereda el computador, son susarchivos ycorreos, como parte del material histórico que es su función continuar.¿Es posible tener una “razonable ylegítima expectativa de privacidad”?Diversos tribunales norteamericanos se hanocupado de esto, en general sosteniendo que “la información mantenida en el sistema informático corporativo espropiedad de la empresa”. Por otro lado, una creciente corriente de casos ha abordado el tema de los casos enque los empleados pueden sostener una razonable y legítima expectativa de privacidad en el sistema informáticocorporativo a su disposición. El caso que ha gobernado hasta ahora la jurisprudencia es “In re Asia GlobalCrossing Ltd.”, que construyó un test de 4 condiciones:(1) Si la empresa mantiene políticas prohibiendo su uso personal o de otro modo objetable. (2) Si la empresamonitorea el uso del computador o del correo electrónico corporativo. (3) Si personas distintas al empleado tienenlegítimo acceso al computador o correo del empleado. Y, (4) Si la empresa notificó al empleado -o si éste estaba enconocimiento- de las políticas. Satisfechas dichas condiciones, los tribunales norteamericanos han declarado queno hayuna “legítima yrazonable expectativa de privacidad” en el correo electrónico o computador corporativo, y, porende, tampoco protección constitucional.ComentariosNo se han recibido comentarios.Alberto Etchegaray AndrésSanfuentes Axel KaiserCarolinaDell Oro CliveCrook EnriqueManzurErnesto Silva Franco Brzovic Guillermo TagleJoséManuel Silva JoséMiguelBenaventeLuisHernán PaulLuisLarraín Matko Koljatic OlgaFeliúPadreH. Tagle Rafael Mies Rafael RodríguezRichard Branson VerónicaNeghme Fernando ReyesMattaJorgeQuiroz Cristián Saieh AndrésBaytelmanBuscar enDiarioFinancieroEdicionesAnteriores Búsqueda avanzadaColumnistasconverted by Web2PDFConvert.com

×