Successfully reported this slideshow.

Niño sordo (l)ibro

4,554 views

Published on

  • Be the first to comment

Niño sordo (l)ibro

  1. 1. David M. LutermanEL NIÑO SORDO con Ellen Kurtzer-White y Richard C. Seewald Presentación de Mark Ross
  2. 2. EL NIÑO SORDODAVID M. LUTERMAN, D. ED. CONELLEN KURTZER-WHITE, M. S. YRICHARD C. SEEWALD, PH. D.
  3. 3. Este libro está dedicado a todos esos niños de dos años que han crecido y ahora son estupendos adultos. AGRADECIMIENTOS Todos los libros son experiencias compartidas, éste más que la mayoría. Además de las obvias colaboraciones de Ellen Kurtzer-White y Richard Seewald, que han escrito capítulos de este libro, he recibido ayuda de muchas fuentes a lo largo de estos años. Sue Colten, Julie Goldberg y Ellen Kurtzer-White han trabajado conmigo como supervisoras del pro- grama de guardería y han contribuido a formar mis ideas sobre la educa- ción de los niños. Mark Ross es un sabio consejero y amigo que siempre está ahí para intercambiar opiniones. Liz Bezera, bibliotecaria por anto- nomasia, muy a menudo se anticipa a mis necesidades y probablemente la mencione en mi testamento. Dorothy Adam fue una lectora crítica —como la que necesita cualquier autor—. Julie Goldberg y Lauren Aron leyeron y comentaron los capítulos. Cualquier error que haya en este manuscrito es mío. Elinor Hartwig, editora de York Press, que cuida mucho a sus autores, me ha ayudado en este libro especialmente. Joan Miller pasó a máquina este manuscrito rápida y competentemente, aña-© David Luterman, 1999.Título original: “The Young Deaf Child”. diendo apoyo y comentarios. Su ayuda fue inestimable. Y, por supuesto,DEPÓSITO LEGAL M-33337-2009 mi mujer Cari ha hecho siempre lo que ha podido para ayudar.Publicado con el acuerdo de David Luterman.© De la traducción del inglés - 2009, CLAVE CARING FOR HEARING IMPAIRMENT,Delegación en España.© De esta edición - 2009 CLAVE CARING FOR HEARING IMPAIRMENT, Delegación en España.C/ Ruiz de Alarcón, Nº 12 - 28014 Madrid.www.oiresclave.orgTodos los derechos reservados. No se permite la reproducción total o parcial de este libro,su distribución o su comunicación pública en cualquier forma o por cualquier medio, ni sutransformación, sin el previo consentimiento escrito de los titulares del copyright.
  4. 4. CONTENIDOSIX PrólogoXV Introducción19 CAPÍTULO 1 La guerra de la metodología en Estados Unidos -Auralismo (mencionado a menudo en la literatura como audio-verbal) -Audio-oral -Comunicación total (CT) -Bi-Lingüe/ Bi-Cultural (Bi-Bi) -Palabra complementada47 CAPÍTULO 2 Detección precoz65 CAPÍTULO 3 Programas -Itinerante -Programas intensivos a corto plazo -Programas realizados en un centro ·Guardería ·Terapia ·El grupo de apoyo ·Características especiales -Temas especiales ·Metodología ·Padres sordos ·Financiación ·Mantenerse centrado ·Coordinación del programa ·El equipo V
  5. 5. 91 CAPÍTULO 4 175 CAPÍTULO 6 Intervención temprana: revisando la terapia Orientación psicológica por Ellen Kurtzer-White -Sentimientos -Desarrollo de la comunicación temprana ·Incapacidad ·Influencia del cuidador ·Ira -Capacidades comunicativas del niño ·Culpa ·Percepción del habla ·Vulnerabilidad ·Etapas en el desarrollo comunicativo de los bebés ·Confusión -Contexto social para la comunicación -Técnicas de orientación psicológica ·Juegos y rutinas -Advertencias sobre la orientación psicológica -El impacto de la sordera ·El sistema se quiebra ·Estereotipos -Enfoques tradicionales para afianzar el sistema: ·Transferencia intervención ·Proyecciones -Un nuevo modelo de intervención: mediador del sistema ·Expectativas implícitas ·Intervención centrada en la familia ·Exceso de ayuda ·Influencia del cuidador en la intervención ·Animar ·Capacidades y desarrollo infantiles en la intervención -Mecanismos de defensa ·Percepción del habla ·Negación ·Producción del habla ·Resistencia ·Contexto de interacción social en la intervención: ·Afirmación la función del juego ·Integración (Aceptación) ·Juntando todo -Resumen 201 Referencias bibliográficas 145 CAPÍTULO 5 Ayudas técnicas auditivas por Richard C. Seewald -Tecnología de cornucopia para niños ·Desarrollo de los audífonos ·Desarrollo de los sistemas FM ·Desarrollo de los aparatos con transposición frecuencial ·Desarrollo de los implantes cocleares ·Desarrollo de los aparatos táctiles -Temas actuales sobre la aplicación de tecnologías auditivas en niños ·La identificación temprana de la pérdida auditiva no asegura una intervención temprana y apropiada de las ayudas técnicas auditivas ·¿Qué artilugio para qué niño?: adecuar la tecnología a las necesidades de los niñosVI VII
  6. 6. Prólogo Recientemente he recibido una llamada de unos amigos muycercanos con malas noticias: acababan de enterarse de que suhija pequeña era sorda. ¿Podía ayudarles? ¿Qué consejos lespodía dar? Los resultados de la evaluación audiológica de esta niña indi-can una mínima recepción auditiva. Me contaron que el examenelectrofisiológico indicaba que la niña tenía una pérdida auditivabilateral profunda. Se le adaptaron dos potentes audífonos binau-rales retroauriculares, pero el pronóstico de la niña no era bueno. Los padres están recibiendo consejos bienintencionados,pero contradictorios. Les han aconsejado tanto el personal delhospital donde se realizó el diagnóstico como el pediatra de laniña dos programas preescolares distintos para niños con pér-dida auditiva. Uno de los programas cree que, con un enfoque intensivoaudio-oral, se la podría educar oralmente, con la posibilidad derealizar posteriormente un implante coclear cuando cumpla losdos años. El personal del segundo programa sugirió que la niñapodría prepararse para entrar en la comunidad sorda; se ladebería exponer inmediatamente al lenguaje de signos (por loque los padres y la mayor parte de la familia cercana deberíanaprenderlo). ¿Qué les podía aconsejar yo? Desde mi perspectiva profesio-nal en el campo de la discapacidad auditiva, veo que la familiaestá experimentando algo similar a lo que les pasa a cientos depadres. No hay nada nuevo en su historia o en su dilema. Aúnasí, por mi vínculo afectivo con la familia, sus experiencias sonahora nuevas para mí y, por supuesto, completamente nuevaspara los padres y abuelos que nunca se habían planteado queesta situación apareciera en sus vidas. Sé lo que yo haría en una situación similar. Elegiría un programade aprendizaje audio-oral con un posterior implante coclear; peroesta decisión tienen que tomarla los padres, no los abuelos, ni IX
  7. 7. los profesionales y, sin duda, no un amigo de la familia. La fami- como el estatus psicosocial del niño, la relación entre el niño ylia tomará la decisión apropiada para ellos. Los profesionales sus padres y, finalmente, la aceptación de los padres de la reali-deben ser los primeros compañeros en la toma de esa decisión. dad de la situación de su hijo. El público objetivo de este libro son aquellos profesionales El libro combina otro mensaje importante para estos lectoresresponsables del diagnóstico y terapia de los niños a los que se (principalmente audiólogos, educadores de sordos o foniatras),ha detectado recientemente la pérdida auditiva. El mensaje pri- cuya misión profesional es proporcionar terapia directa y conti-mordial es que los padres, para bien o para mal, son las figuras nuada a niños con deficiencia auditiva y a sus padres. Éste es unmás importantes en la vida de sus hijos —sus primeros “educa- mensaje que, en mi experiencia, no consigue mucho reconoci-dores”—. Por el interés del niño, los padres no se pueden relegar miento por parte de los miembros de estos grupos, las asocia-a un segundo plano. Más allá de esta visión, David Luterman ciones a las que pertenecen o las instituciones que les enseñan.observa que los padres, abrumados y alterados por el pasmoso Su esencia está contenida en la frase: “Médico, cúrate tú solo”.impacto de tener un hijo sordo, requieren de nuestra asistencia Teniendo que lidiar como lo hacemos con algunas de las emo-para solucionar sus propias necesidades. Nuestros clientes no ciones y sentimientos más fuertes del ser humano, debemosson sólo los niños sino también sus padres. Satisfacer las necesi- reconocer que el estado de nuestro bienestar emocional puededades y reducir los conflictos de los padres debería ayudar a los repercutir en nuestras relaciones terapéuticas. No somosniños. Es importante hacer hincapié en la relación casi simbólica mecánicos trabajando con máquinas. Nuestra personalidad,que existe entre el niño y sus padres, más claramente con la necesidades, carencias y fortalezas influyen en la interacciónmadre. Ya que los padres actúan a través de sus propios senti- con la gente y, por lo tanto, modifican la relación con ésta.mientos hacia su hijo, el impacto en el niño puede no sólo ayudar Cuanto más sanos estemos, más eficientemente comenzare-sino favorecer y, probablemente, dar resultados positivos en la mos el proceso terapéutico y estaremos más seguros de queevolución del niño. Por supuesto, la consecuencia natural de nuestros objetivos terapéuticos son reales y no sólo una cortinaeste razonamiento es que la mejoría en la evolución del niño a de humo con la que satisfacemos nuestras propias necesidades.través de la correcta selección y utilización de la amplificación, Demasiado a menudo nos encontramos con colegas actuandopuede disminuir la ansiedad de los padres. La reciprocidad de la como barrenderos emocionales, alimentando las dependenciasrelación entre padres e hijo es una constante en el trabajo con de sus clientes para llenar sus propios vacíos emocionales. Ellas familias de los niños con discapacidad auditiva. crecimiento profesional debería implicar más que la mera acu- mulación de datos, tan importantes como el proceso; también No se prescribe ningún “sistema” para que los padres partici- debería implicar la expansión simultánea de la visión emocionalpen, ni aquí se defiende un único programa para padres e hijos, hacia uno mismo. Nadie que yo conozca en este campo es unprograma de guardería o modalidad comunicativa para todos los mejor ejemplo de esta opinión que David Luterman. Aunqueniños con discapacidad auditiva. Tal imposición violaría uno de los escribir sobre las cualidades personales de un autor como pró-temas básicos que impregnan este libro y éste es el reconocimiento logo a este libro no parezca apropiado, esas cualidades repre-explícito de las diferencias individuales y sus circunstancias. El sentan bastante lo que es este libro. Escucharle hablar a travésdoctor Luterman presenta una serie de modelos organizativos de las palabras de este libro; escuchar sus dudas, sus intros-para diferentes tipos de programa que requieren diferentes esti- pecciones, su esfuerzo para entenderse a sí mismo y, a travéslos y niveles de participación paterna. Aunque él prefiere la de sí mismo, a sus clientes. Escúchele con atención y escuchará amodalidad de comunicación audio-oral, en ningún momento se un terapeuta, en el verdadero sentido de la palabra —un sanador—,eleva esta preferencia al nivel de controversia religiosa. Más bien, hablando con usted, diciendo que sus esfuerzos están dedica-su enfoque se centra en el niño y sus padres y abarca preocupa- dos a ayudar a la gente a curarse a sí misma eliminando lasciones más fundamentales que la modalidad de comunicación, barreras de realización personal. Quizá podamos visualizarleX XI
  8. 8. mejor y emular sus lecciones si le imaginamos como a un ama- nos a nosotros mismos con mayor claridad y, de este modo,ble conductor, que empuja a sus clientes hacia el camino de la también comprender mejor a aquellos a los que nos han enco-reflexión y crecimiento personal pero, al mismo tiempo, acom- mendado cuidar.pañándolos en el camino. Este nuevo libro de David Luterman trata sobre cómo ayudar a En algunas ocasiones en el pasado, he tenido la oportunidad de las familias a lo largo de estas crisis, con información, asesora-encontrarme y hablar con los “graduados” del doctor Luterman, los miento (básicamente escuchándoles) y apoyo a sus propias deci-padres que han completado su programa anual. Son una raza siones en tanto en cuanto aceptan a sus hijos. Para redondearlo,única. En ningún sitio he conocido padres de niños con dificultades el doctor Luterman ha seleccionado a una experimentada médicoauditivas que demostraran una preocupación más efectiva y rea- y profesora, Ellen White, para escribir “Intervención temprana:lista del bienestar de sus hijos. Tampoco existía la falta de informa- revisando la terapia”, y a Richard Seewald, un audiólogo pediá-ción que resaltan los programas tradicionales sobre “asesora- trico internacionalmente reconocido para redactar “Ayudas técni-miento”, estos padres estaban completamente informados en lo cas auditivas”. No se podría hacer mucho mejor que esto.relativo al desarrollo del lenguaje y del habla, audífonos, pros ycontras de los diferentes sistemas de comunicación y modalidadeseducativas. Lo que les distinguía era su capacidad de usar esa Mark Rossinformación de manera realista y de ver su aplicación en sus hijos. La participación activa de esos padres en la escena educativaes una necesidad innegable, incluso más ahora que antes. Nosinundan las leyes, las normas y guías, todas propuestas muyloables pero que, muchas veces, parecen impedir más quefomentar los servicios educativos y las alternativas para niñoscon deficiencia auditiva. Para la mayoría de los padres y tam-bién para los educadores, es fácil sentirse abrumados por lacomplejidad de las normas que se les supone deben observar. Alos programas y, por extensión, a los niños a menudo se lesjuzga por su cumplimiento de esas normas y no por su calidad oprogreso educativos. Los niños se pierden en el terreno panta-noso de los trámites burocráticos; a mi juicio se les puede sacarde este aprieto mediante la participación de padres informadossobre el proceso político. Su logro es un valor positivo adicionalen programas como el del doctor Luterman. A largo plazo,puede ser el que tenga un mayor impacto en todos los niños conproblemas auditivos. El libro, a pesar de todo, no trata sobre burócratas, padres,niños o incluso profesionales; trata de gente que lleva etiquetasdiferentes indicando un estatus diferente. Durante la mayorparte de este libro, David Luterman habla universalmente paratodos nosotros, como un hombre completo que nos explica laslecciones extraídas de sus experiencias para que podamos ver-XII XIII
  9. 9. Introducción En 1985, convoqué una conferencia para celebrar el vigésimoaniversario de nuestro programa de guardería para niños condeficiencia auditiva centrado en la familia. El propósito de la con-ferencia era examinar y evaluar los anteriores veinte años deeducación de sordos que, en ese punto, nos parecía especial-mente turbulenta con muchas ideas excitantes y revolucionariassaliendo a la luz. Las conclusiones de la conferencia se publicaronen un libro titulado Deafness in perspective (Luterman, 1986).Poco podían saber los participantes, ni tampoco podíamos antici-par, que los siguientes treinta años verían empequeñecidos loscambios de los últimos veinte años. En retrospectiva, uno puede ver que la agitación actual en laeducación de los sordos es un fruto muy extraño de las semillasque se plantaron en los sesenta y los setenta. Vivimos tiemposmaravillosos que nos dejan atónitos. Hemos hecho enormesavances tecnológicos que, empleados correctamente, puedenminimizar las consecuencias negativas de la sordera: ahoratenemos las armas para detectar la pérdida auditiva en reciénnacidos; el diseño de los audífonos ha avanzado considerable-mente de tal forma que ahora tenemos aparatos programables“inteligentes” usando tecnología digital que da una señal clara;y, finalmente, tenemos implantes cocleares para los sordos pro-fundos que están dando a lugar a un nuevo tipo de niño —”elniño sordo con pérdida auditiva”—. No me cabe duda de que, enrelativamente pocos años, los actuales implantes se considera-rán bastante rudimentarios y que muchas de las restriccionesactuales en cuanto a la prescripción de implantes desaparece-rán, de tal forma que serán fácilmente accesibles a las personascon problemas auditivos. Esto debería aumentar las oportunida-des de un enfoque audio-verbal en la educación de los sordos. Al mismo tiempo, con la llegada de los avances tecnológicos,la comunidad sorda nos ha dado el extraordinario mensaje deque la sordera no es una condición médica que requiera correc-ción, sino más bien una diferencia cultural que debe ser respe-tada. Este concepto ha dado lugar a una filosofía educativa cono- XV
  10. 10. cida como el enfoque bi-lingüe, bi-cultural, lo que establece la En el prefacio del libro de 1985, cité una antigua maldiciónlengua de signos americana (American Sign Language, ASL) china: “Vivirás tiempos interesantes”. Es una maldición, porquecomo la lengua natural de los sordos, que debe enseñarse pri- cuando vives tiempos interesantes no puedes apreciarlos. Sólomero, enseñando después el inglés como segunda lengua. El uso de un tiempo ya pasado puedes tener la perspectiva necesariade la tecnología en forma de audífonos e implantes cocleares se para apreciar la era en la que has vivido. Quizá no podamos apre-minimiza y, para algunos grupos, los implantes se perciben como ciar por completo nuestro apasionante presente pero, sin duda,dispositivos usados para el genocidio. el niño sordo que se acerca al milenio tiene muchas más oportu- nidades que el chico de principios del siglo XX —estos son Actualmente tenemos una increíble yuxtaposición de estas tiempos “interesantes” y ciertamente rebosantes de posibili-dos filosofías y enfoques opuestos en su enfoque a la sordera dades—. Si aplicamos de manera inteligente todo lo que yainfantil. ¿Qué es un profesional que trabaja en el campo de la sabemos, los niños sordos estarán considerablemente mejor ensordera y qué deben hacer los padres de un niño sordo recien- este nuevo siglo de lo que estuvieron en el anterior.temente diagnosticado? Este libro está escrito para ayudar alprofesional, quizá también a los padres, a aclarar estos temas y Este volumen es también, en alguna medida, un intento paraa encontrar su camino al atravesar este laberinto de filosofías seguir examinando el proceso de fermentación que se estácontrapuestas. produciendo actualmente en la educación de los sordos, con la intención de adquirir una nueva perspectiva sobre la sordera. El capítulo uno traza la historia de la educación para sordos enlos Estados Unidos en lo que concierne a la metodología. Única-mente comprendiendo nuestros orígenes podemos empezar aapreciar la situación actual. El capítulo dos estudia el tema delscreening en recién nacidos y sus implicaciones para un buenmodelo de habilitación. El capítulo tres describe los programaspara el niño sordo sin recurrir a ningún tema metodológico. Elcapítulo cuatro, escrito por Ellen Kurtzen-White, examina laterapia para los niños sordos y el capítulo cinco, redactado porRichard Seewald, describe la increíble tecnología actualmenteaccesible para los niños sordos. En el capítulo seis vuelvo a revi-sar los temas acerca de la orientación de los padres de niños sor-dos. Está claro, desde la teoría y desde mi propia experiencia clí-nica de más de treinta y cinco años, que la clave de la habilita-ción de los niños sordos son sus padres y que el éxito en la habi-litación de la sordera no reside únicamente en la metodología ola tecnología. Ni nuestras aptitudes, ni nuestra tecnología sirvenpara nada a menos que podamos comunicarnos eficazmente conlos padres. Para poder hacerlo, vamos a necesitar mejorar nues-tras habilidades como asesores. Este capítulo intenta incorporarmucho de lo que he aprendido en el trabajo con padres durantemás de treinta y tres años y es una revisión de mi primer librosobre asesoramiento de los padres, escrito hace veinte años.XVI XVII
  11. 11. CAPÍTULO 1 La guerra de la metodología en Estados Unidos La historia de la educación para sordos está repleta de gue-rras de la metodología; los únicos perdedores de estas batallasmonumentales han sido los propios niños sordos. En el sigloXIX, hubo una contundente batalla entre los partidarios de lametodología oralista y los de la metodología de signos. El equi-valente moderno del siglo XX es un conflicto más sutil encuanto a que hay distintos grados en cada “ejército”, pero, enesencia, es la misma guerra. Los oralistas creen ferviente-mente que algo funciona mal en el niño sordo y hay que arre-glarlo. Su meta es hacer de él o ella una persona lo más pare-cida a un oyente como sea posible. Los actuales partidarios dela metodología de signos creen que la primera meta de la edu-cación es conseguir un niño sordo equilibrado que pueda comu-nicarse usando el lenguaje “natural” (para los niños sordos) designos. La palabra clave para un partidario del lenguaje de sig-nos es “comunicación” y al soldado oralista se le puede identifi-car con la consigna “normal”. La fundación de la primera escuela para la educación de sor-dos en Estados Unidos se atribuye normalmente a ThomasHopkins Gallaudet. Un joven estudiante de teología y graduadopor la Universidad de Yale. Planeaba ejercer como pastor trasabandonar, debido a su mala salud, su planteamiento inicial deestudiar Derecho. En 1814 comenzó a interesarse por la educa-ción de una niña de su vecindario, Alice Cogswell, la cual tenía enese momento nueve años y era sorda desde los tres a consecuen-cia de una meningitis. Su padre, el doctor Mason Fitch Cogswell,un famoso cirujano de Hartford, estaba decidido a crear unaescuela para niños sordos. Llevó a cabo un censo a través deanuncios por palabras y encontró ochenta niños con discapacidadauditiva en edad de escolarización. A partir de estos datos,estimó que debían existir cuatrocientos en Nueva Inglaterra ymás de dos mil en Estados Unidos (Bender, 1981). Expuso estosdatos a los líderes de la comunidad de Hartford, se consiguieronfondos y Thomas Hopkins Gallaudet fue contratado, de algunamanera a su pesar, para ir a Europa a estudiar educación para 19
  12. 12. sordos con la intención de volver a Estados Unidos para crear durante las siguientes cuatro décadas en Estados Unidos usa-una escuela. En 1815, se fue a Inglaterra obligado a estudiar con ban el sistema manual.los Braidwood, los propietarios de una escuela oralista. Losnegocios entre Gallaudet y los Braidwood se rompieron, aparen- Hasta cerca de cuarenta años después no se afianzó el ora-temente porque eran reacios a revelar sus métodos de ense- lismo en Estados Unidos. La fuerza organizativa que hizo posibleñanza. Los Braidwood propusieron a Gallaudet quedarse en su el establecimiento de una escuela oral, al igual que con la escuelaescuela durante tres años (Bender, 1981) y ellos enviarían a su manual, fueron los padres. Mabel Hubbard, la hija de Gardinerprofesor a Estados Unidos. Ninguna oferta era buena para Hubbard, se quedó sorda por escarlatina a los cuatro años. LosGallaudet, quien, en consecuencia, se fue a Francia a estudiar Hubbard unieron fuerzas con otras dos familias, los Lippet y loscon el Padre Sicard en la escuela francesa. Cushing, para solicitar a la Asamblea de Massachusetts la funda- ción de una escuela oral. Horace Mann, un filántropo interesado La escuela francesa la fundó el Padre De L’Epee en 1779. en la educación, viajó a Europa a petición de los Hubbard, con-Este buen sacerdote había trabajado con dos hermanas sordas cretamente a Alemania, e informó de que la lectura labial y elque conoció en su parroquia. Desarrolló un sistema formal de lenguaje oral funcionaban con los niños sordos. Los padres que-signos basado, en parte, en el lenguaje gestual y sin orientación rían que sus hijos hablasen y no aprobaban el enfoque manual/no-(“natural”) desarrollado por las hermanas. Este sistema de len- oral de la American School. Las tres familias fundadoras contra-guaje manual se convirtió en la base de la enseñanza en la taron profesores de niños oyentes como tutores y, de esta forma,escuela. Aunque no condenaba la enseñanza del habla que no se vieron influidos por la American School y el manualismo enotros practicaban, creía que los sordos eran capaces de pensar la educación de los sordos (Bender, 1981). La asamblea dely razonar sólo con el uso de los signos. Fue a esta escuela y a estado de Massachussets se negó a financiar una escuela oralesta filosofía a la que Gallaudet estuvo expuesto en gran debido a la oposición de la American School, que envió alumnosmedida. En junio de 1816, regresó a Estados Unidos con para demostrar las ventajas de la educación de signos. Ésta fueLaurent Cler, un alumno sordo que se había graduado en la la primera escaramuza de lo que se convertiría en una monu-escuela francesa como profesor auxiliar. mental batalla. El 15 de abril de 1817 se fundó el American Asylum for the Hubbard, para no ser derrotado, persuadió a Harriet Rogers,Education of the Deaf and Dumb (ahora American School for una tutora de Fanny Cushing y profesora de niños oyentes, para 1the Deaf) . La financiación llegó por parte de la asamblea de abrir una escuela oral privada en 1867. La escuela se abrió conConnecticut, de fundaciones privadas y, en última instancia, del ocho niños, con las clases subvencionadas por Hubbard. Lagobierno federal (Moores, 1996). La American School for the escuela sirvió como un proyecto de demostración al públicoDeaf es la escuela más antigua fundada en Estados Unidos y su mostrando las ventajas de la educación oral. Debe tenerse enmétodo de enseñanza era fervientemente manual. Primero, se cuenta que muchas de las “estrellas” eran niños que se habíanenseñaba a los niños signos naturales y después los signos más quedado sordos y, por lo tanto, habían adquirido algunas des-formales desarrollados por De L’Epee. Finalmente, se introdujo trezas del lenguaje oral antes de la aparición de la pérdida audi-el alfabeto manual que permitiría el aprendizaje del inglés tiva (Bender, 1981). También merece la pena recalcar que no seescrito. No hubo ningún intento de enseñar el habla. El manua- hacían pruebas de audición a los niños y estoy seguro de quelismo se estableció firmemente en Estados Unidos en el muchos de esos niños a los que llamaban “sordos” tenían bas-American Asylum y la escuela se convirtió en el lugar principal tante audición residual y se les podría considerar “duros dede aprendizaje para aquellos profesores que querían establecer oído”. No obstante, la escuela demostró la viabilidad del uso delotros programas en Estados Unidos. El manualismo era la enfoque oral (que no se apoyaba en ningún signo) para la edu-modalidad educativa principal y todas las escuelas posteriores cación del niño sordo. De hecho, se desaconsejaba signar por-1 N. del T.: En el cambio de nombre se eliminaron las connotaciones despectivas de la palabra"Asylum" ("asilo") y "Dumb" ("mudo", aunque también "tonto").20 21
  13. 13. que se pensaba que retrasaba el aprendizaje de la lectura labial sivo del lenguaje de signos, pues consideraba que entorpecía ely del inglés. John Clarke, un filántropo, que estaba perdiendo aprendizaje del inglés escrito. Se dio cuenta de que la mayoría deaudición gradualmente, dio una subvención de 50.000 dólares los estudiantes que se graduaban, no conseguían dominar el ingléspara establecer una escuela oral para sordos en Northampton, (Gallaudet, 1997). La conferencia, con el impulso de Gallaudet,Massachusetts. La escuela, cuidada por Hubbard, con Rogers concluyó que todas las instituciones educativas para sordoscomo director, se mudó a Northampton y se convirtió en la tenían la responsabilidad de enseñar lectura labial y articulaciónClarke School for the Deaf. Ahora la batalla de la metodología a todos los estudiantes que pudieran beneficiarse. Mooresestaba liderada por dos generales muy capaces: Alexander (1996) considera a Gallaudet como “el padre de la educaciónGraham Bell y Edward Miner Gallaudet. oral”. Creo que esta afirmación va demasiado lejos; más opor- tuno sería decir que él es el padre de la comunicación total, un Los paralelismos entre las vidas de estos dos hombres son método que nació y ganó credibilidad educativa cerca de unasombrosos. Ambos eran brillantes, tuvieron éxito muy pronto. siglo después.Ambos tenían padres famosos y con éxito, y ambos teníanmadres sordas (Winefield, 1987). Edward Miner Gallaudet era Alexander Graham Bell se convirtió en el padre de la educa-el más pequeño de los doce hijos de Thomas Hopkins Gallaudet ción oral y su defensor más acérrimo. Él fue el segundo de tresy Sophie Fowler Gallaudet, la cual fue una estudiante sorda que hermanos, nació en Escocia y se crió en Inglaterra. Su padre,se graduó en la American School. Después de la muerte de su Melville Bell, fue un reputado profesor de dicción y estaba inten-padre, el joven Gallaudet, a los catorce años, trabajó en un samente interesado por el desarrollo del habla y probablementebanco durante varios años. Entró en el Trinity College como era el prototipo de logopeda. Tenía buen oído para los dialectosalumno a la vez que trabajaba como profesor a media jornada y fue el modelo que George Bernard Shaw usó para su perso-en la American School (Moores, 1996). Después de graduarse naje Henry Higgins de su obra Pygmalion, que más tarde seen el Trinity a los 19 años, aceptó un puesto enseñando a convirtió en el musical My Fair Lady. La mujer de Melville Bell,tiempo completo en la American School. En 1857, a los veinte Eliza, había perdido gran parte de la audición a lo largo de suaños, fue elegido para ser el director del recientemente estable- infancia, probablemente su pérdida era severa y no profunda,cido Columbia Institute for the Deaf and Dumb en Washington ya que hablaba bien y tenía un lenguaje excelente (Winefield,DC. Le acompañó su madre que trabajó como enfermera de la 1987). No hay duda de que el contacto de Alexander Grahamescuela. La escuela tuvo éxito, añadiendo después un departa- Bell con su madre, siendo una mujer sorda que se comunicabamento universitario que fue el primero y, por muchos años, el oralmente, que no utilizaba el lenguaje de signos, influyó en susúnico instituto de educación superior para estudiantes sordos. ideas sobre la educación de sordos. (A la inversa, la experienciaEsta escuela recibía financiación federal, más tarde se le cam- de tener una madre sorda que signaba fue lo que influyó abiaría el nombre por Gallaudet College y ahora es una universi- Edward Miner Gallaudet en sus ideas sobre educación). El padredad. Aunque era un defensor del lenguaje de signos para la de Bell, sin embargo, le proporcionó el contacto con la educa-educación de sordos, Edward Miner Gallaudet se separó de las ción para sordos. Melville Bell desarrolló el habla visual -un sis-visiones de su padre en cuanto a que él creía que se debía ense- tema que describía el habla a través de símbolos escritos-. Ideóñar articulación a los sordos y defendió el uso de un método este método como un instrumento para mejorar el habla ysimultáneo o combinado en el que se enseñaba tanto a signar enseñó a sus hijos a usar esta técnica. A través de muchas con-como a hablar. En 1868, organizó una conferencia para directo- ferencias, Melville Bell sugería que éste debería ser un métodores de escuelas para sordos con la metodología como tema para enseñar a los sordos. Alexander, a pesar de su falta abso-principal. Gallaudet defendió enérgicamente el uso de la ense- luta de conocimientos o experiencia en la enseñanza de niñosñanza de la articulación en la educación. Escribió un artículo en sordos, comenzó a trabajar con dos alumnos usando el habla1871 (reeditado recientemente) muy crítico sobre el uso exce- visual (abandonándolo más tarde por ser demasiado engo-22 23
  14. 14. rroso) (Bender, 1981). Encontró el éxito casi inmediatamente y vigor, separada de la Convention of American Instructors of thesiempre mantuvo un intenso interés por la educación de los Deaf (Convención de Educadores Americanos de los Sordos), lasordos y por promocionar la enseñanza oral para sordos. organización de Gallaudet. En dos documentos publicados,Siempre se consideró a sí mismo como un profesor de sordos según informa Moores (1996), la postura de Bell era básica-(Bruce, 1973). mente la de que el sistema americano de educación de sordos en internados con un énfasis muy claro en los signos única- Debido a la muerte de los dos hermanos de Alexander por mente llevaba al aislamiento de los sordos y a la promoción deltuberculosis, la familia se mudó de Inglaterra a Bradford, matrimonio entre sordos, con el resultado del nacimiento deCanadá, en busca de un clima mejor. Melville Bell recibió una más niños sordos. Esta posición era consecuente con el movi-invitación para dar conferencias y enseñar el habla con el miento eugenésico emergente en ese momento, el cual mante-método visual en el Boston Day School (la segunda escuela para nía la noción errónea de que los genes recesivos se podían eli-sordos establecida en Massachusetts, que después se conocerá minar al no permitir el casamiento entre personas portadorascomo la Horace Mann School). En su lugar, mandó a Alexander del mismo gen.que había decidido quedarse en el área de Boston. AlexanderGraham Bell abrió una escuela para enseñar el habla con el A través del oralismo y la educación de los niños sordos juntométodo visual y Mabel Hubbard, una joven sorda que fue una de con estudiantes oyentes, Bell esperaba “eliminar la formaciónlas primeras estudiantes de la Clarke School, se inscribió. Se de la raza sorda” por medio del fomento de los matrimoniosenamoraron. Como Bell estaba intentando ganarse la vida edu- entre individuos oyentes y sordos —una postura interesantecando a estudiantes sordos y enseñando en la Universidad de para un hombre cuya mujer y madre eran sordas. Favoreció laBoston como profesor de fisiología vocal y elocución, no tuvie- eliminación de la segregación educativa, del uso del lenguaje deron tiempo ni dinero para el noviazgo. La relación se interrumpió signos y del uso de profesores sordos para niños sordos. (Enpor la insistencia de sus padres. Hubbard financió el trabajo ese momento más de un tercio de los profesores de las escuelasacústico experimental de Bell, que concluyó con la invención del para sordos lo eran también, siguiendo el ejemplo de Clerc, elteléfono, enriqueciendo finalmente a ambos. Presumiblemente, primer profesor de la American School).Bell estaba trabajando en el desarrollo de un audífono cuandodescubrió el teléfono. Aunque esto no es cierto, algunos compo- Edward Miner Gallaudet se oponía completamente a estanentes del teléfono lo son también del audífono desarrollado postura y los dos hombres debatían enérgicamente la posturacincuenta años después (Bruce, 1973). del otro en las reuniones de profesionales. El punto culminante de su animosidad ocurrió cuando Gallaudet quiso establecer un Las objeciones hacia el matrimonio finalmente desaparecie- programa de enseñanza para profesores en la Universidad deron y Bell y Mabel Hubbard se casaron. Su matrimonio fue feliz y Columbia y buscó financiación por parte del gobierno federal.duró toda la vida (Winefield, 1987). Alexander Bell, como hizo Bell se opuso a la financiación del programa, temeroso de quesu padre antes que él, terminó viviendo con una mujer de éxito, Gallaudet contratara profesores sordos y usara el lenguaje deformada con el método oral. signos. Bell, de hecho, saboteó la asignación de fondos y Gallaudet nunca le perdonó. Cuando, más tarde, Bell intentó Bell y Gallaudet empezaron siendo amigos, pero poco a poco unirse a la Convention of American Instructors of the Deaf,se convirtieron en rivales como líderes de la educación de sor- siendo Gallaudet presidente, se rechazó su dinero. La divisióndos. En 1890, Bell fundó la American Association for Teaching fue permanente y profunda (Winefield, 1987).Speech to the Deaf (Asociación Americana para la Enseñanzadel Habla a los Sordos). Ésta se desarrolló hasta convertirse en En 1880, se convocó un congreso internacional de educaciónuna organización nacional que promovía el oralismo; y, entró en para sordos. Ambos, Gallaudet y Bell, asistieron y presentaron24 25
  15. 15. trabajos con visiones completamente contrapuestas. Al final de Los siguientes cincuenta años de la educación para sordosla convención, se tomó la siguiente resolución con algunas disi- fueron esencialmente lo que Moores (1996) refiere como ladencias: Época Oscura, en la que la educación estaba en manos de unos pocos educadores entregados pero endogámicos. En la super- El congreso - ficie todo estaba tranquilo. Las guerras de la metodología han Considerando que el uso simultáneo del lenguaje hablado y los perdurado tras las muertes de Gallaudet y Bell. Se educó a la signos tiene la desventaja de dañar al habla, a la lectura labial y mayoría de los niños sordos en internados usando técnicas a la precisión de las ideas - orales con profesores muy poco formados. Se necesitaba poca Declara formación para ser profesor de sordos. Era esencialmente un Que se debe escoger el método puramente oral (Bender, 1981). sistema de aprendizaje. Una inspección en 1930 de profesores de preescolar de niños sordos, por ejemplo, descubrió que “la El oralismo había triunfado en Europa y, en consecuencia, tam- mayoría tenían menos de cuarenta años, habían realizado losbién en Estados Unidos. Las escuelas cambiaron de un enfoque habituales cuatro años de instituto y, al menos, un año demanual a un “enfoque puramente oral” con algunas excepcio- estudio de la escuela estándar… Tres quintos no habían ido a unanes notables. Sin duda, Gallaudet tuvo éxito en mantener y escuela superior e incluso menos a la universidad. Muy pocosfomentar los métodos combinados en varias escuelas y en la tenían una carrera” (Miller, 1997). Uno se convertía en profesorUniversidad de Columbia. En un agudo artículo publicado en mediante unas prácticas en una escuela para sordos. En ese1899, Gallaudet defendió su posición sobre el valor de los sig- momento, existían muy pocos programas de formación en lasnos, diciendo que “En las escuelas americanas y europeas donde universidades. La mayoría de los profesores de las escuelasse usan signos con moderación y buen criterio… el mejor desarro- eran o profesores de niños oyentes o mujeres jóvenes con muyllo “global” de los alumnos está asegurado” (Gallaudet, 1997). poca formación que aprendían trabajando. Esto significaba queEsta postura recibió un apoyo notable cerca de setenta años los profesores de sordos no recibían una base educativa ampliadespués. De este modo, Gallaudet comenzó su carrera lamen- que les permitiese examinar diferentes filosofías educativas. Entando el uso abusivo de los signos y la terminó deplorando el lugar de eso, eran adoctrinados en una filosofía educativa espe-exceso de oralismo. Su última postura contribuyó enormemente cífica o en la metodología de la escuela para la que trabajaban.a la educación de sordos haciendo énfasis en el uso moderado Se convirtieron en acólitos o soldados rasos en las guerras de lade los signos. metodología. No hay duda de que había pocos progresos. Dado que el oralismo era acorde con los valores culturales Sin embargo, durante la primera mitad del siglo XX, ocurrie-predominantes, estaba predestinado a convertirse en el mé- ron varios avances notables que prepararon el terreno de tra-todo educativo dominante. América, a fines de siglo, era un país bajo para el presente. Max Goldstein, un otorrino de St. Louis,de inmigrantes intentando integrarse y el imperativo cultural fue responsable de traer una actitud científica a la educaciónera que todo el mundo debía parecer y actuar como un “ameri- para sordos mediante la introducción de estudios y tecnologíacano”. El oralismo, con su énfasis en hacer a los niños sordos en la clase. En 1914, fundó el Central Institute for the Deaf“normales”, estaba más cerca de los valores culturales de ese (Instituto Central para Sordos, C.I.D.) en St. Louis. La escuelamomento que el método manual y, por eso, se impuso. Moores era privada, oral y tenía tanto alumnos internos como externos.(1996), pienso que muy acertadamente, comentó que la batalla Lo que diferenció a esta escuela de otras fue su intensa afilia-entre Bell y Gallaudet entorpeció la educación para sordos, por- ción con la Universidad de Washington y su fuerte énfasis en laque se centró en el método en vez de en la pedagogía. Dividió a investigación tanto básica como clínica de los trastornos auditi-los educadores en campos de batalla que todavía permane- vos (Bender, 1981). El libro insignia de Goldstein, The acousticcen hoy. Method, publicado en 1939, describe el uso de la tecnología y26 27
  16. 16. las ciencias de laboratorio en la pedagogía de sordos. El Central para el Sordo, C.I.D.) y en Nueva York, Mildred Groht, la direc-Institute for the Deaf, en colaboración con Clarke School, fue el tora del Lexington School for the Deaf (Escuela de Lexingtonprimero en introducir la amplificación electrónica en las clases. para sordos), era pionera en promover la educación tempranaAntes de esto, Goldstein había recomendado usar una simple de los niños. A Louise Tracy, madre de un niño sordo, se le debetrompetilla para escuchar con el fin de estimular la audición reconocer por unir la educación preescolar con la educación deresidual de los niños. Con la llegada del audiómetro en 1926, fue padres. Gracias a sus esfuerzos, una clínica, fundada en 1948,posible demostrar la presencia de restos auditivos en algunos estableció un programa de guardería in situ y su correspon-niños previamente identificados como sordos y, con el desarrollo diente curso para padres (Tracy, 1960).del audífono de tubo de vacío que podía usarse individualmente,se podría formar a los profesores en el uso de la audición de los Hay que destacar los avances logrados en la educación de sor-alumnos en sus clases. Goldstein fue un defensor del uso de dos debidos a los esfuerzos de los padres. Cogswell ayudó a fun-amplificación para estimular la audición residual de los niños. En dar la American School que trajo el método manual, Hubbard fuesu libro, apunta lo difícil que fue persuadir a los profesores que decisivo en el desarrollo de las escuelas orales y los Tracy ayuda-daban importancia a la enseñanza visual, requerida por el ora- ron a recalcar la importancia de la educación de los padres. Sin lalismo, de incluir también el entrenamiento auditivo. Él preparó el energía y compromiso de estos padres, los niños sordos deterreno para el establecimiento del método auditivo como forma Estados Unidos estarían mucho peor de lo que están hoy.moderna de educación de niños sordos. En la segunda mitad de este siglo, otólogos, audiólogos, cien- Para dar mayor importancia al uso de los restos auditivos, se tíficos y padres juntos se prepararon para el asalto a la estre-precisaba un nuevo profesional. El audiólogo apareció en escena chez de miras de los profesores de sordos. El oralismo se viopoco después de la Segunda Guerra Mundial cuando se reco- favorecido a comienzos de siglo porque encajaba con el impera-noció que muchos de los veteranos de guerra habían sufrido tivo cultural predominante de la asimilación. En los 60, Américapérdidas auditivas. La combinación de los servicios de otorrino- sufrió una revolución cultural basada en la raza, pero realmentelaringología y logopedia en el hospital Deshon Army dio lugar al era una batalla por el respeto a la diversidad cultural. Hubo unanacimiento de la audiología en la presencia del doctor Raymond desconfianza generalizada hacia la autoridad y una lucha por laCarhart (Ross, 1997). Al inicio, la audiología estaba dedicada a responsabilidad. En ese momento, se convirtió en respetable (ela rehabilitación de adultos, pero en ese momento se orientó incluso deseable) el ser diferente. Se reintrodujeron los signoshacia las pruebas, el diagnóstico y la amplificación para niños en la educación integrada de los sordos.(Ross, 1992). En ese momento, ya existía un profesional queestaba preocupado por la detección de la pérdida auditiva y el El ímpetu del cambio emergió del informe Babbidge (1965),uso de la audición residual en la rehabilitación de niños sordos. un conocido estudio encargado por el Gobierno para examinar el estado de la educación de sordos en el cual se acusaba a los pro- Aún se tiene que reconocer otro desarrollo destacable de la fesores de sordos. Babbidge, director de la comisión y presidenteprimera mitad del siglo XX -la educación preescolar-. La matrí- de la Universidad de Connecticut, no tenía ningún conocimientocula en la American School for the Deaf tenía lugar a los diez previo sobre sordera cuando realizó el estudio. Examinando laaños. Con la llegada del oralismo y, por la insistencia de Bell, las educación para sordos desde una perspectiva sin prejuicios, alescuelas orales matriculaban a los niños a los cinco. En 1912, los mismo tiempo que documentaba los resultados de varios estu-Ewings fundaron la primera escuela preescolar en Inglaterra dios que indicaban que los graduados sordos claramente no esta-(Bender, 1981). Es difícil concretar quién fue el pionero de la ban desarrollando su potencial, Babbidge concluyó que los profe-educación infantil en los Estados Unidos. Había una guardería sores de los sordos no debían estar orgullosos de sus logros. Lacomo parte del Central Institute for the Deaf (Instituto Central inmensa mayoría de los graduados trabajaba en ocupaciones28 29
  17. 17. manuales que requerían capacidades mínimas tanto académicas educadores con tendencia al método manual y los audiólogoscomo en inglés oral. Más del 90% de las personas sordas esta- con orientación auditiva.ban casadas con otras personas sordas. (Esto, a pesar del deseoy las expectativas contrarias de Bell). Claramente, el deseo ora- Actualmente, puedo identificar cinco áreas distintas de pen-lista de “normalizar” a los sordos era un completo fracaso. samiento en relación a la educación de niños sordos. El oralismo tradicional se dividió en: (1) los oralistas audio-verbales que Otro de los estudios que puso la puntilla al método oral fue la creen en un enfoque unisensorial, (2) los audio-orales que creeninvestigación llevada a cabo por Stuckless y Birch en 1966. en un enfoque combinado oral-auditivo, (3) la comunicaciónEvaluaron a treinta y ocho parejas de niños sordos con una edad total que añade un sistema inglés codificado de signos al ora-media de dieciocho años. Un grupo estaba constituido por los lismo tradicional, (4) el enfoque bilingüe/bicultural (bi-bi) queniños sordos hijos de padres sordos y el otro por los que tenían cree que el inglés debe enseñarse como segunda lengua con lapadres oyentes. Los niños se igualaron por sexo, pérdida audi- Lengua de Signos Americana como primera lengua, y (5) lativa, habilidad mental, atributos educativos y nivel socioeconó- palabra complementada que intenta cubrir el espacio entre lasmico de los padres. La variable a estudiar era la influencia en el escuelas manuales y orales usando signos manuales que pro-desarrollo lingüístico de la exposición a la comunicación manual porcionan información fonética. Nos podemos dar cuenta portemprana, tal como la experimentan los niños sordos de padres estos enfoques de que nos encontramos en un continoum que nosordos, en comparación con el lenguaje de los niños sordos de tiene, en muchos casos, las fronteras muy definidas.padres oyentes, los cuales no estaban expuestos a los signos.Todos los niños iban a una escuela de sordos en el momento delestudio. Los autores descubrieron que la inteligibilidad del habla Auralismo (a menudo mencionadoen ambos grupos era similar, pero que la capacidad en las áreas en la literatura como audio-verbal)de lectura labial, lectura y escritura del inglés era superior en losniños expuestos a la comunicación manual en edades tempra- El auralismo es un enfoque unisensorial que es una conse-nas (Stuckless y Birch, 1966). Estudios posteriores realizados cuencia natural del trabajo de Goldstein y del desarrollo de lapor Meadow (1968) y Vernon y Koh (1971) afianzaban los resul- audiología. Fue desarrollado en Estados Unidos por Pollocktados de que la comunicación manual temprana parecía facilitar (1993) y Ling (1993). El enfoque se basa en la asunción de quela adquisición del inglés escrito y que no perjudicaba la inteligi- la mayoría de los niños sordos tienen algún resto auditivo que sebilidad del habla, a pesar de la visión de los oralistas de que la puede utilizar a través del uso de ampliación. Pollock, que llamóintroducción del lenguaje de signos podría influir negativamente a su estudio “acoupedics”, creía en la necesidad de enseñaren el aprendizaje del inglés. escuchar a los niños, algo que debía enseñarse a un niño con deficiencia auditiva. Para que un niño sordo aprenda a escu- La publicación del libro They Grow in Silence de Mindel y char, la parte visual debe reducirse. El énfasis debe estarVernon en 1971 también significó un importante impulso para siempre en lo que el niño puede hacer de manera auditiva y ael cambio de la educación oral. Los autores, un psiquiatra Pollock, que se formó como logopeda, no le gustaba el término(Mindel) y un psicólogo (Vernon), documentaron los efectos “sordo”. Se refería a sus clientes como “niños con audiciónemocionales del fracaso del oralismo, el cual, a su vez, llevaba limitada” (1970). Ling (1993), un defensor igualmente acé-al fracaso emocional y social. Propusieron que se educara a los rrimo del auralismo, como Pollock, descubrió “… que los niñosniños sordos usando la “comunicación total”, un método en el no desarrollan capacidades auditivas y audio-visuales óptimasque se usaban todas las modalidades, incluido un sistema de a menos que en primer lugar se desarrolle el uso de la audiciónsignos inglés. La estructura monolítica de la educación oral se en ausencia de estímulos visuales”. En este enfoque, no hayderrumbó muy rápidamente bajo los asaltos combinados de los tiempo aparte para la formación auditiva, todo el tiempo es30 31
  18. 18. auditiva. Algunos profesionales extremadamente rígidos se (son dos sistemas de lenguaje diferentes), comenzaron a modi-cubren la cara; los más moderados se sientan al lado o detrás ficar la ASL para ajustarla al orden de las palabras y morfologíade los niños, asegurándose de que los niños no puedan ver del inglés. Por desgracia, varios equipos de educadores, sinfácilmente sus caras. Este enfoque obliga a una detección tem- comunicación entre ellos, llegaron a sistemas diferentes de talprana, ayudada de la amplificación adecuada y aplicada cons- forma que tenemos tres sistemas distintos de inglés codificadotantemente, y a un énfasis muy fuerte en la participación de manualmente: inglés esencial visual (seeing essential English),los padres. Se trata a los niños, acompañados por sus padres, inglés signado exacto (signing exact English) e inglés signadoindividualmente, con una dirección firme hacia la educación (signed English). En principio, estos sistemas se crearon paraestándar y lejos de las escuelas y programas para niños sor- su uso en clase y no estaban dirigidos a la comunidad sordados. Este enfoque es el más radical en cuanto a sus intentos de (Stewart, 1993). La comunicación total parecía satisfacer lanormalizar a los niños sordos. necesidad de dar al niño sordo todas las herramientas posibles para la comunicación. Se hace hincapié en la amplificación, la lectura labial, el habla y un sistema manual codificado delAudio-oral inglés. Las escuelas para sordos abandonaron rápidamente el oralismo y adoptaron de forma entusiasta la comunicación El enfoque audio-oral no es tan extremista en sus demandas total. Con relativamente pocas excepciones, las escuelas paraauditivas como el auralismo. Se educa a los niños, al menos por sordos usaron la CT durante los 70 y los 80. Un estudio sobreun tiempo, con otros alumnos sordos. Los terapeutas y los profe- escuelas en 1979 indicaba que cerca de los dos tercios de todassores permiten y, en algunos casos, animan a los niños sordos a las escuelas usaban algún tipo de comunicación manual (Jordanmirarles a la cara. Éste es el equivalente moderno al oralismo del et al., 1979).siglo XIX, con un fuerte uso de la amplificación —bien con audífo-nos individuales o con sistemas de FM. Los niños se educan enuna escuela o programa con otros niños sordos en los que se da Bi-Lingüe/Bi-Cultural (Bi-Bi)un gran énfasis al entrenamiento auditivo y a la lectura labial. Unénfasis que, como en el auralismo, trata de normalizar a los La facultad y los estudiantes de la Universidad Gallaudet cul-niños sordos e integrarlos tan pronto como sea posible en la tivan y mantienen el enfoque bilingüe/bicultural. Este métodoescuela ordinaria. Como en el enfoque audio-verbal, se desacon- afirma que la sordera es una diferencia cultural y que los sordosseja el uso de signos y, a veces, incluso gestos. Tanto Clarke deben ser respetados y tratados como cualquier otra minoríaSchool como C.I.D. son ejemplos claros de esta visión. cultural. Sus defensores lamentan el modelo clínico propuesto por los oralistas que ven la sordera como un trastorno queComunicación total (CT) necesita arreglarse. Así mismo, lamentan el uso de cualquier sistema manual de codificación del inglés. Consideran que la La comunicación total es un término acuñado por Vernon y lengua de signos americana (ASL) es el lenguaje natural de losMindel en 1971 y, en muchos aspectos, es un redescubrimiento sordos. El análisis lingüístico de la ASL indica que cumple todosdel método “combinado” y el “simultáneo” defendido por Edward los requisitos de un sistema lingüístico (Wilbur, 1976), lo queMiner Gallaudet a principios del siglo XX. Oralistas desilusiona- aporta credibilidad educativa al movimiento. La justificación ydos aceptaron este enfoque a finales de los 60. Debido a que la recomendación curricular se dio a conocer en un escrito delengua de signos americana (ASL), con su sintaxis y gramática posicionamiento de Johnson, Liddell y Erting (1989). En esteúnicas, no se podía usar directamente con el inglés hablado documento de trabajo proponían lo siguiente:32 33
  19. 19. 1. La primera lengua de un niño sordo debe ser la lengua de empleados actualmente en Estados Unidos, con muchas escue- signos natural (ASL). las que anteriormente utilizaban la comunicación total, cam-2. La adquisición de la ASL deber comenzar tan pronto como sea biando el modelo de educación a uno bilingüe/bicultural. posible y los mejores modelos para la adquisición natural de la lengua de signos y el desarrollo de la identidad social son los signantes sordos competentes en el uso de la lengua. Por Palabra complementada eso, recomiendan que los padres oyentes tengan un estrecho y amplio contacto con adultos signantes que deben introdu- La palabra complementada fue desarrollada por R. Orin cirse en el hogar. Cornett en los 60 (Cornett, 1967) cuando era vicepresidente de3. La lengua de signos y el inglés hablado no son el mismo len- planificación a largo plazo en la Universidad Gallaudet. La pala- guaje y deben mantenerse por separado. La lengua de signos bra complementada es un sistema visual de comunicación que es la primera lengua de enseñanza y se usa para enseñar utiliza ocho configuraciones de la mano y cuatro posiciones inglés. En resumen, el inglés se aprende como segunda lengua. alrededor de la boca para aportar información fonética al recep-4. El habla y el uso de la amplificación, aunque son importantes, tor. Reduce la ambigüedad del inglés hablado, recalcando clara- no deben enfatizarse en la educación temprana de los estu- mente las consonantes homófonas y haciendo visibles las con- diantes. sonantes opacas visualmente. Es una traducción manual del lenguaje hablado que posibilita la lectura labial y, como tal, es el Aunque los lingüistas y educadores dieron las bases intelec- método educativo más cercano al sistema descrito por Bell paratuales del enfoque bilingüe/bicultural, fue necesaria una chispa el habla visible. Cornett afirma que, ya que sólo tiene treinta yemocional para encender el fuego latente. En 1988, la lucha por dos complementos diferentes, se puede enseñar y aprender enla presidencia de la Universidad Gallaudet creó esa chispa. Una un fin de semana mediante el uso de vídeos. (Yo lo he probado yjunta directiva insensible, dominada por oyentes, había nomi- he fracasado estrepitosamente; pero, por otro lado, he asistidonado como candidato a la presidencia de la institución a una a tres cursos de lengua de signos para principiantes en los quemujer oyente. Todos los presidentes anteriores también habían también fracasé. No tengo remedio).sido oyentes pero, a tenor de los tiempos, con grupos de perso-nas con discapacidad demandando un acceso igualitario, este Nichols y Ling (1982), utilizando medidas de reconocimientonombramiento fue el inicio de una rebelión abierta. Los estu- del habla y de sílabas, estudiaron a dieciocho niños sordos quediantes fueron a la huelga y personas sordas de todo Estados habían estado usando la palabra complementada al menos durante cuatro años. Encontraron que la recepción del habla eraUnidos fueron al campus a manifestarse. Obligaron a la candi- superior al 95% cuando evaluaron a los niños con lectura labialdata a dimitir, lo que llevó al nombramiento del primer presi- complementada. Concluyeron que “la palabra complementadadente sordo. Esto marcó un hito para la comunidad sorda. es una ayuda muy efectiva para la audición reducida”. Osberger (1997) descubrió que los niños que usaban la palabra comple- El movimiento bilingüe/bicultural ha conseguido también mentada después del implante lo hacían tan bien como cual-legitimidad educativa. No ha habido ningún estudio reciente quier niño educado oralmente. A partir de este estudio, sesobre las escuelas para sordos en Estados Unidos en el que se puede entender que la palabra complementada no interfiere enindique cuántas están usando actualmente este enfoque. De las el desarrollo de la audición.cuatro escuelas para sordos que hay en Massachusetts, dosestán usando ahora mismo un enfoque bi-bi, una usa un método La palabra complementada no ha sido muy popular en la edu-audio-oral y la otra usa la comunicación total. Sospecho que la cación para sordos. El último estudio indicaba que menos del 1%proporción es probablemente representativa de los métodos de las escuelas la usaban (Jordan et al., 1979). Esto se convierte34 35
  20. 20. en “la pescadilla que se muerde la cola”; las escuelas para eda- casi imposible encontrar esa clase de niños en los 60, porquedes tempranas no usan la palabra complementada, porque no se casi todos los programas eran orales y había pocos padresha expuesto a los niños que entran en el programa con anteriori- oyentes que conocieran o usaran signos. Paramis (1983) com-dad. A los terapeutas audioverbales más convencidos no les paró estudiantes universitarios sordos con padres sordos nati-gusta, porque favorece la orientación visual y a los convencidos vos de la lengua de signos americana con estudiantes sordos dedel método manual no les gusta, porque está basado en el padres oyentes que aprendieron a signar después de los seisinglés. Mi opinión es que este sistema tiene mucho mérito; años. Utilizó tests de capacidad cognitiva y de lengua inglesahemos tenido algunos niños en la guardería que han usado la presentados en modo hablado, escrito y signado. Ella no encon-palabra complementada y se merece un uso aún mayor. tró ninguna diferencia en la capacidad cognitiva o comunicativa entre los dos grupos. Los que aprendieron más tarde la lengua Se supone que la investigación debe iluminarnos, instruirnos y de signos lo hicieron considerablemente mejor que el grupo dellevarnos en la dirección correcta. Los estudios sobre la sordera, la lengua de signos americana en los tests de percepción e inte-especialmente si tienen que ver con la metodología, no lo hacen; ligibilidad del habla. Así, parece que cualquier efecto positivo desólo sirven para confundir los temas. Moores (1992) comentó la exposición temprana a los signos ha desaparecido en elque “… como mucho, los resultados de una investigación nos momento de ingreso en la universidad. En un sentido similar, sesugieren tendencias y modificaciones, pero no deberíamos enga- puede encontrar el mismo número de estudios que defienden lañarnos pensando que cambiarán la opinión de los fanáticos. En superioridad de la educación oral que el número que defiende ellas mejores circunstancias, lo que pasa es que, mientras se acu- uso de signos; y Schlessinger (1986), en una cuidadosa revi-mulan los resultados, se puede alcanzar el consenso en un tema sión metodológica de estudios realizados, concluyó que “… eno en una cuestión y las opiniones pueden cambiar, pero nunca conjunto, sin embargo, la comunicación total, con todas susllegaremos a la respuesta definitiva” (p. 77). definiciones y tal y como se lleva a cabo hoy en día, no ha tenido los resultados esperados en los estudios a gran escala…” La investigación es ambigua: por ejemplo, el conocido estu- (p. 105).dio de Stuckless y Birch (1996), respaldado por los estudios deMeadow (1967) y Vernon y Koh (1971), que parecía apoyar el Para poder probar definitivamente si un método es mejor quevalor del uso temprano de los signos en el desarrollo lingüístico otro, es preciso asignar aleatoriamente grupos grandes de niñosde los niños sordos es muy imperfecto porque las familias estu- sordos a diferentes programas elegidos por calidad de instruc-diadas no son en absoluto equivalentes. Los padres sordos de ción. Esto no sucede y no sé si podrá pasar alguna vez. Después,un niño sordo reaccionan de manera muy diferente a los padres están todas las demás variables. Los audiólogos, que actúanoyentes ante la sordera de su hijo. (He conocido a padres sor- como porteros en la recomendación de programas a los padres,dos que me dijeron que estaban contentos de que su hijo fuera normalmente tienen algún sesgo. Downs, un audiólogo pediá-sordo, que no sabrían cómo criar a un niño oyente). Por eso, la trico, desarrolló la escala de derivación (D.M>Q) para ayudar aatmósfera familiar es muy diferente desde todos los puntos de los audiólogos a tomar decisiones en cuanto a la opción educa-vista. Los padres también manejan muy bien la lengua de sig- tiva (Northern y Downs, 1974). La escala toma la pérdida audi-nos, lo cual es muy raro que se dé en el caso de los padres tiva, el funcionamiento intelectual, el estatus socio-económico,oyentes que tienen que aprender la lengua de signos desde el apoyo familiar y el estado del sistema nervioso como factorescero. Para examinar los efectos del uso temprano de los signos de la escala. A los niños con un factor alto (+80) se les debíaen el aprendizaje del inglés, necesitamos tener niños con derivar a un programa audio-oral, mientras que a aquéllos conpadres oyentes que usen los signos de forma fluida en contra- resultados inferiores a 80 debían optar por un programa deposición con niños con padres oyentes que no los usen o, por el comunicación total. Esto significaba que se asignaba a los niñoscontrario, padres sordos de niños sordos que no signen. Era con menos audición, menos intelecto, más problemas centrales,36 37
  21. 21. menos apoyo familiar o menor nivel socio-económico a progra- que la puntuación seguía siendo inferior a la de los niños oyentesmas de comunicación total. Si este es el caso, entonces ¿cómo en inglés y matemáticas. Schick y Moeller (1992) obtuvieronse van a hacer estudios significativos en metodología? Los resultados similares estudiando a trece sordos profundos queinvestigadores intentan igualar a los niños cuando realizan sus usaban un sistema codificado manual del inglés (comunicaciónestudios, pero el daño ya está hecho. Los niños que usan la total). Descubrieron que los estudiantes sordos tenían capacida-comunicación total normalmente están en entornos que ya tie- des expresivas en inglés comparables a los sujetos de controlnen expectativas más bajas, con niños con múltiples proble- oyentes en algunas características del inglés, pero mostrabanmas; mientras que los niños en programas audio-orales se déficit en algunas de sus habilidades morfológicas. Flexer et al.encuentran en entornos más benignos. De este modo, la inves- (1993) examinó el manejo del vocabulario de veinticuatro estu-tigación no nos ayuda a tomar una decisión sobre la metodolo- diantes universitarios educados oralmente que habían estadogía. Carney y Moeller (1998) revisaron la eficacia de las estrate- integrados durante la mayor parte de su educación y encontrógias de tratamiento de los niños sordos y concluyeron que la que algunos de los estudiantes (aproximadamente un cuarto) loinvestigación hasta ahora “… ha sido más descriptiva que un hizo tan bien como sus compañeros oyentes (tres cuartos nopronóstico para la elección de una modalidad. En resumen, no lo consiguieron).sabemos a qué niños les va bien una metodología u otra”. Parece que los resultados de la educación de niños sordos Si existe algún acuerdo en la educación para sordos, y no hay son un poco mejores que las tristes cifras de los informes. Losmuchos, es en que la educación no ha tenido éxito. En casi todos estudiantes más hábiles tienden a estar integrados y, al menos,los aspectos, los graduados de las escuelas para sordos son fra- algunos de ellos alcanzan niveles educativos similares a suscasos educativos. Quigley y Paul (1986) revisaron los estudios compañeros oyentes. Los resultados generales, sin embargo,sobre logros educativos y concluyeron que “… no se ha infor- son más bajos de lo que gustaría a los educadores y a la comu-mado de ninguna mejora educativa general … ni tampoco ha nidad sorda. Aún hay muchos niños sordos que demuestranocurrido ninguna desde los estudios de Pintner hace cerca de retrasos considerables en sus logros académicos.setenta años” (p. 81). Esta falta de progreso en los logros edu-cativos ha ocurrido a pesar de los cambios en la metodología y Mi opinión es que los educadores han estado luchando unade la llegada de la tecnología. Se cambió de un enfoque manual guerra equivocada; el tema no es la metodología, sino mása un modelo oralista; después, a un combinado de comunicación bien la pedagogía, la infrautilización de la tecnología y, lo mástotal y, ahora, a una educación bilingüe/bicultural. El argumento importante, la poca presencia de los padres. Casi todos losde los defensores de la cultura sorda es que ellos no lo pueden métodos funcionarían bastante mejor y los logros de los niñoshacer mucho peor que las otras metodologías comunicativas, sordos serían mejores, si la educación fuera buena, si se incor-que han estado en manos de oyentes (Johnson et al., 1989). porara a los padres al marco educativo y si se utilizara alPara estar seguros, Quingley y Paul (1986) apuntan en su revi- máximo la tecnología.sión que estudiantes seleccionados en programas orales supe-riores adquieren conocimientos académicos bastante elevados, Ross (1992), en su cuidadosa revisión del uso de la amplifi-particularmente en lenguaje y lectura. También indican que cación en la educación de sordos, anota que:muchos de los niños que alcanzan un nivel superior abandonanlas escuelas de sordos para integrarse en escuelas ordinarias y Todas las escuelas tenían sistemas de amplificación en las aulas y laque, por tanto, muchos niños sordos con niveles altos se pierden mayoría de los niños tenía audífonos, pero la presencia de estaspara las investigaciones. Moog y Geers (1989), por ejemplo, ayudas técnicas rara vez garantizaba el uso correcto de las mismas.descubrieron que muchos de los niños educados oralmente en Los intentos para estimular la audición residual que tuvieron lugarcentros de integración, conseguían un nivel de graduado, aun- en las escuelas antes y después de la II Guerra Mundial, rara vez38 39
  22. 22. parecieron arraigar y traducirse en un compromiso informado, entu- de poder y control sobre sus vidas con independencia de los ser- siasta y a largo plazo. En los cientos de clases y escuelas que he visi- vicios de educación especial, nivel educativo por edad u otras tado a lo largo de estos años, incluso un examen superficial reve- variables”. Esta afirmación es acorde a mi propia experiencia laba que, en la mayoría de ellas, raramente se usaba la audición con eficacia (p. 21). trabajando con padres de niños recién diagnosticados de sor- dera. La variable más significativa es la autoestima materna. Así, se repite la queja de Goldstein en 1939 de que en las Los padres que tienen una buena autoestima enseñarán apro-escuelas de sordos no se estaba utilizando la audición; y sigue piadamente el lenguaje a su hijo y encontrarán, con el tiempo,siendo dudoso que las cosas hayan mejorado. Un informe la mejor estrategia para comunicarse con él. Resolverán el temareciente del Center for Demographic Studies (Centro de Estudios de la metodología por sí mismos.Demográficos) indicaba que el 38% de los niños en escuelaspara sordos no llevaba audífonos. Creo que la revolución tecnológica que estamos experimen- tando actualmente en términos de audífonos e implantes incli- También se ha excluido sistemáticamente a los padres de los nará la balanza a favor de los audioverbales. Mi visión personalprogramas educativos. Bodner-Johnson (1986), en su informe es que el movimiento bilingüe/bicultural ha llegado a su puntosobre la participación de los padres en las escuelas, apunta que: álgido y experimentará un declive gradual para volver a conver- tirse en algo marginal. Están luchando las guerras de ayer y … la participación de los padres en la práctica educativa de la cualquier grupo que no anticipe un cambio, sin duda, se verá mayoría de los programas educativos para sordos, como pasa con arrastrado por él. Están educando a niños sordos para vivir en un el resto de la educación ordinaria y especial, todavía está en sus mundo que quizás no exista de aquí a veinte años. Es posible comienzos. Las actividades que se hacen en la escuela y la comu- que las escuelas para sordos se conviertan en recintos para nicación entre ésta y la familia, aunque merece la pena, repre- niños en situación de desventaja, para niños con múltiples disca- sentan un desequilibrio en el modelo de apoyo familiar compar- pacidades y para los niños sordos de padres sordos. tido… Ninguna de estas actividades depende o incluye el conoci- miento general o la participación de los padres (p. 234). La comunidad sorda está en peligro, irónicamente, por su propio éxito en eliminar las barreras de comunicación. Para el A mi modo de ver, los padres son la clave para el éxito en la grupo minoritario la mayor amenaza, aparte del genocidio, es laeducación del niño. asimilación; las formas de discriminación leve y moderada ayu- dan a mantener la unidad del grupo. Tan pronto como caen las En un estudio significativo y longitudinal, Schlessinger barreras, las minorías pasan a formar parte de la mayoría y pier-(1992) siguió a cuarenta familias, cada una con un niño sordo. den su identidad y cohesión. Eso es lo que está comenzando aDescubrió que el mejor pronóstico de alfabetización del niño suceder con la comunidad sorda. La aprobación de la Americanssordo se encontraba en la interacción lingüística entre madre e with Disabilities Act (Ley de Americanos con Discapacidad) hahijo a lo que llamó el esquivo “factor X”. Éste era más impor- asegurado el acceso comunicativo de los sordos a todas las face-tante que la clase social, que el estatus auditivo de los padres, tas de la sociedad oyente. La aprobación de la PL 94-142 ordenaque el estatus del niño o que el cociente intelectual. Lo que des- educar a los niños sordos en el entorno menos restrictivo posi-cubrió es que los logros escolares estaban relacionados con “la ble, que para muchos significa integración. Los cambios en laclaridad y el equilibrio en las interacciones verbales materno- situación educativa desde la aprobación de la ley han sido asom-filiales, las expectativas altas en relación a los logros y la madu- brosos. El porcentaje de niños sordos educados en internadosrez del niño, una relación afectiva y actitud positivas de los para sordos ha disminuido del 42% en 1975 al 22% en 1992. Enpadres hacia sus hijos” (p. 39). Schlessinger comenta que “Esas 1992 sólo el 30% de los niños sordos se educaban en escuelascualidades se encuentran en familias que poseen un sentimiento para sordos (Johnson y Cohen, 1994). Supongo que este número40 41
  23. 23. habrá disminuido ya que estamos en tiempos de integración. sordos que están aprendiendo la lengua tengan suficienteEsto está relacionado con la cultura dominante actual de inclu- refuerzo? Yo lo dudo seriamente. Integrar modelos de conductasión y multiculturalismo en la que celebramos las diferencias. El sordos en la familia, como sugieren Johnson et al. (1989), piensotema cultural dominante en Estados Unidos siempre ha sido el que es, en el mejor de los casos, una estrategia dudosa; e inten-de la inclusión, aunque no hagamos, necesariamente, un buen tar eludir a los padres no funcionaría. La última persona que eltrabajo. Las escuelas para sordos han sido los vehículos más padre de un niño sordo recién diagnosticado quiere ver es a unimportantes para acercar la cultura sorda a los niños sordos de adulto sordo que no habla. (Vea los resultados de los estudios delpadres oyentes. Con el declive de estas escuelas, habrá menos siguiente capítulo). En las primeras fases de adaptación psicoló-niños sordos de padres oyentes expuestos a la cultura sorda. gica, los padres habitualmente son reticentes, esperan que su hijo sea un “super sordo”, muy parecido al hijo oyente que iban a La tecnología también está irrumpiendo en la cohesión de la tener y no están preparados para encontrarse con un adultocomunidad sorda. Anteriormente, la comunicación entre los sordo que no usa el habla.miembros de la comunidad era tan difícil que, para encontrarsey socializar, los miembros tenían que coincidir en un club de Me parece que enseñar la lengua de signos americana comosordos. Ahora, al igual que sus compañeros oyentes, pueden primera lengua es redescubrir la pólvora. Hay muy poca dife-quedarse en casa, ver la tele o una película con subtítulos y rencia entre el enfoque actual bi/bi y el que defendían Gallaudetcomunicarse con cualquiera a través del teléfono de texto, del y Laurent Clerc en la década de 1820 en la American School. Nofax o del correo electrónico. El club de sordos que ha estado en hay evidencia de que los niños sordos del siglo XIX alcanzarandecadencia, como apunta Lane et al. (1996), fue el vehículo un grado de alfabetización en inglés superior al de los niñossocial y el creador de cultura más importante para los adultos sordos educados oralmente en el siglo XX. Por deducción, cono-sordos, como también lo fue el internado. cemos la queja de Edward Miner Gallaudet de que había dema- siados signos y muy poca exposición al inglés oral, porque en el Resulta dudoso que la metodología bi/bi pueda funcionar siglo XIX el niño sordo no aprendía inglés —tampoco creo que encomo filosofía educativa. Se ha lanzado sin ningún tipo de inves- el siglo XX el niño lo esté aprendiendo. A mi modo de pensar, eltigación que lo apoye o lo justifique y más bien parece una rabieta experimento bi/bi en la educación se ha puesto en marcha sinpor parte de los miembros de la comunidad sorda a la intrusión ningún estudio que lo justifique, como una respuesta airada,de los profesionales oyentes. Los argumentos que justifican su emocional por parte de muchos adultos sordos educados oral-uso vienen de la enseñanza del inglés como segunda lengua a mente a los que se trató mal. Los peor parados, de nuevo, seránniños extranjeros. Es necesaria la fluidez en una lengua antes de los niños sordos que formarán parte en un sistema venido aaprender una segunda lengua (Barnum, 1984). El hecho de menos y estarán mal preparados para competir en el siglo XXI.transferir la experiencia con hablantes extranjeros a la educación Creo que estamos creando una generación de adultos sordosde sordos es, en el mejor de los casos, cuestionable. Los niños que va a estar muy enfadada, porque no se les da la oportunidadextranjeros aprenden su primera lengua de modelos competen- de aprender a hablar, por lo que se encontrarán con una limita-tes y nativos en dicha lengua, como lo hacen los niños sordos con ción en las opciones sociales y profesionales.padres sordos. ¿Es posible que la bi/bi funcione cuando se pide alos padres oyentes aprender una nueva lengua y después se la De forma similar, los audioverbales, con sus promesas deenseñen a su hijo? Sabemos que los niños tienen que estarinmersos en una lengua para aprenderla. Swisher y Thompson normalización, muchas veces son insensibles al desarrollo y a(1985) indican que las madres que han aprendido a comunicarse las necesidades sociales de los niños. Éstos crecen a menudosimultáneamente usando inglés signado sólo signaban el 40% de aislados socialmente, perdiendo parte de su infancia. Para todassus producciones. Signando tan poco, ¿es posible que los niños las corrientes del oralismo, la medida del éxito es el habla y las42 43

×