Depresion estres-y-ansiedad-1

2,766 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
2,766
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
18
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Depresion estres-y-ansiedad-1

  1. 1. VIDAYSALUD.COM Lo que debes saber sobre la depresión, el estrés y la ansiedadMuchas personas me han preguntado ¿qué es depresión y cuáles son los síntomas delestrés? Y esperan una respuesta rápida y sencilla. Sin embargo, la respuesta a estapregunta es más compleja de lo que te imaginas.La depresión, el estrés y la ansiedad son palabras que escuchamos todos los díasporque vivimos en un mundo que va a gran velocidad y tiene repercusiones en nuestrasalud física y mental. Para entender qué son estas condiciones, primero es necesarioentender el concepto de salud mental.La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la salud como un estado decompleto bienestar físico, mental y social, y no solamente como la ausencia deenfermedad.En ese sentido, la salud mental es parte fundamental de una vida sana y más si sedefine –como lo hace la OMS- “como el estado de bienestar en el cual el individuodesarrolla sus propias habilidades, puede hacer frente a las tensiones normales de lavida, puede trabajar de manera productiva y provechosa tanto para él como para sucomunidad”. En resumidas cuentas y palabras simples, la salud mental determina lamanera como lidiamos con nuestra vida y con los problemas que se nos presentan a lolargo de la misma.En algún momento todos podemos sentirnos incapaces de superar alguna situación yposiblemente eso nos genere tristeza, depresión, estrés o ansiedad. Pero cuando estasconductas se vuelven permanentes, repetitivas o críticas al punto que interfieren connuestra vida cotidiana, podemos hablar de una enfermedad mental.Las enfermedades mentales o de comportamiento son comunes en todos los países ygeneralmente quienes se ven afectados por ellas tienen a aislarse o a ser aisladossocialmente, a mantener una calidad de vida deficiente e incluso a pensar en la muertecomo salida. La OMS estima que en el año 2002 cerca de 154 millones de personas enel mundo sufrieron de depresión y 25 millones de esquizofrenia. La mismaorganización calcula que alrededor de 800 mil personas se suicidan cada año comoconsecuencia de trastornos mentales.En Estados Unidos, las enfermedades mentales afectan aproximadamente a una decada cinco familias y se estima que de las 300 mil personas que se quitan la vidaanualmente en este país, el 90 por ciento presentaba alguna enfermedad mental.La depresión, el estrés y la ansiedad son las tres enfermedades mentales máscomunes. En este informe te contaremos de qué se tratan, cuáles son sus síntomas ycuál es el tratamiento adecuado para cada una.
  2. 2. DEPRESIÓN¿Qué es la depresión?Cuando las cosas no salen como queremos, cuando sufrimos una pérdida importante opasamos por un mal momento, es normal que nos deprimamos. La tristeza, la falta deánimo o la sensación de soledad son respuestas comunes a los reveses de la vida.Además son emociones que nos recuerdan que sentimos, que somos más que carne yhueso, que estamos vivos.Pero cuando esos sentimientos duran más tiempo del normal y se vuelven cada vezmás fuertes, que a duras penas los puedes soportar, entonces ya deja de ser normal yse convierte en una enfermedad conocida como Depresión Severa o Clínica. Esta esuna enfermedad que puede afectar seriamente tu vida diaria, tu trabajo, tus relacionescon los demás y hasta tu salud física. Especialmente cuando la dejas avanzar sinbuscar ayuda y sin recibir tratamiento. Incluso a muchos los lleva a caer en adiccioneso a pensar en el suicidio.Según el Instituto Nacional de Salud Mental, la mayoría de las personas que sufren dedepresión, no necesariamente experimentan los mismo síntomas. Como todas laspersonas somos diferentes, es muy probable que la severidad de los síntomas, sufrecuencia y su duración, varíe de una persona a otra. Sin embargo, hay señales dealerta tanto emocionales como físicas que pueden indicarte que estás pasando por algomás que “un par de días de tristeza”.Síntomas emocionales • Tristeza y sentimientos de “vacío” permanentes • Desasosiego y ansiedad • Inseguridad extrema y dificultad para tomar decisiones, hasta con los asuntos más simples de la vida • Cambios de ánimo repentinos y extremos, pasando de la euforia al llanto inexplicablemente • Sentimientos de culpa • Irritabilidad, enojo, frustración • Autoestima baja y pesimismo: el sentir que no eres bueno para algo, o que te no te sucede nada bueno • Pérdida de interés para hacer las cosas que te gustan • Problemas para concentrarte y mala memoria a corto plazo • Ideas de hacerte daño o pensamientos suicidasSíntomas físicos • Algunos de los dos extremos del sueño: insomnio y dificultades para dormirse o, por el contrario, dormir en exceso • Fatiga y cansancio durante el día, falta de energía, debilidad y agotamiento • Comer en exceso y aumento de peso, o por el contrario, falta de apetito y pérdida de peso • Disminución en el deseo sexual
  3. 3. • Dolores recurrentes, de cabeza, de espalda, de estómago, que no se curan fácilmente con tratamiento • Problemas digestivosSi has tenido cinco o más de estos síntomas durante dos semanas seguidas, puedestener Depresión Clínica. No te preocupes, no serías el primero ni el último. Según laAsociación Nacional de Salud Mental (Mental Health America, en inglés), se estimaque más de 19 millones de americanos al año sufren de Depresión Clínica. Sinembargo, sólo menos de la mitad se han diagnosticado y han recibido tratamiento parala depresión, mientras los demás siguen viviendo con la tristeza a cuestas todos losdías.¿Crees que podrías estar en esta situación? Busca ayuda inmediatamente con unmédico o un profesional de la salud mental. Mientras más pronto te diagnostiquen yrecibas tratamiento para la depresión, más rápido podrás dejar atrás estos días detristeza que parecen interminables y podrás recuperar la alegría y disfrutar la vida.La depresión es un trastorno que afecta al cuerpo, al estado de ánimo y a lospensamientos. Puede afectar o alterar radicalmente la alimentación, el sueño y lamanera de pensar, pero no es lo mismo que sentir tristeza o estar decaído, ni tampocoes indicio de debilidad personal ni constituye un estado que pueda disiparse omodificarse a voluntad. Las personas que sufren una enfermedad depresiva odepresión no pueden simplemente "recobrar el ánimo" y reponerse. A menudo esnecesario el tratamiento que, es incluso decisivo para la recuperación.Independientemente de lo que cause la depresión, hay cambios químicos en elorganismo.Tipos de depresiónLos tipos de depresión más comunes son la Depresión Clínica o Severa y laDepresión Crónica, también conocida como Distimia. Sin embargo, existen otrostipos de depresión que difieren de los más comunes en los síntomas y el tratamiento.Aquí haremos un recorrido por todos los tipos de depresión. Empecemos:Depresión Clínica o SeveraEl sentirse triste de vez en cuando es normal. Sin embargo, cuando esos sentimientosde tristeza interfieren en la vida diaria de una persona, impidiéndole desempeñarsebien en el trabajo, dormir bien, estudiar, comer, relacionarse con los demás y disfrutarde los simples placeres de la vida, estamos hablando de una Depresión Clínica oSevera. Si sufres de esta depresión, estos sentimientos de vacío y tristeza estaráncontigo aunque quieras eliminarlos con toda tu voluntad. Por eso, es una enfermedadque requiere ayuda de un profesional.Es probable sufrir de Depresión Clínica una sola vez en la vida, aunque es más comúnque se repita a lo largo de los años y se vuelva algo recurrente. Una de las señales dela Depresión Clínica es la de tener un estado de ánimo muy bajo durante todo el día,en especial durante la mañana. Esto, por supuesto combinado con: • Falta de energía • Sentimientos de culpa y ansiedad
  4. 4. • Falta de concentración o dificultad para concentrarte • Insomnio o dormir demasiado • Falta de interés • Pensamientos recurrentes sobre la muerte y el suicidio • Pérdida o aumento de peso.Estos síntomas deben estar presentes todos los días, mínimo durante dos semanas.Depresión Crónica o DistimiaTambién conocida como “trastorno distímico” este tipo de depresión es un trastornoafectivo o del estado de ánimo que con frecuencia se parece a una forma de DepresiónClínica menos severa, pero más crónica. Esto quiere decir que dura mucho mástiempo: dos años o más. Es menos severa porque, a diferencia de la DepresiónClínica, no “incapacita” a la persona para funcionar en su vida cotidiana. Sinembargo, las personas que tienen Distimia también pueden experimentar, a veces,episodios de Depresión Clínica.Los síntoma de la Distimia son los mismos que los de Depresión Clínica aunque notan severos y además, incluyen los siguientes: • Tristeza constante y sentimientos de vacío • Llanto excesivo • Desesperanza y ansiedad • Dificultad para conciliar el sueño • Aislamiento social • Dolores persistentes de cabeza, cólicos o problemas digestivos que no se curan aunque sean tratados • Pensamientos sobre la muerte y el suicidioDepresión AtípicaA pesar de su nombre, este tipo de depresión es común, aunque no se diagnostica confrecuencia. La Depresión Atípica, a diferencia de la depresión severa, no tiene tantossíntomas. Sin embargo presenta otros que la hacen diferenciarse de los otros tipos dedepresión. Entre los síntomas de la depresión atípica se encuentran: • Comer demasiado • Dormir demasiado • Tener reacciones intensas o extrema sensibilidad cuando se presenta el rechazo, lo cual causa problemas para relacionarse en un medio social o de trabajo • Sensación de parálisis ante las situaciones de la vida • FatigaSi tienes alguno de estos síntomas, el médico puede descartar al averiguar si se debena un problema físico. Con exámenes de sangre, podrá evaluar si tienes problemas dela tiroides u otros desbalances hormonales, por ejemplo. De hecho cualquierdepresión puede coexistir con otras enfermedades como el hipotiroidismo (cuando los
  5. 5. niveles de la hormona tiroidea están bajos), que incluye síntomas como la depresión,el cansancio y el aumento de peso, y vale la pena descartarlos.Depresión Bipolar o ManíacaEl trastorno bipolar se caracteriza porque puedes experimentar, de manera abrupta,periodos de euforia (manía) seguidos de periodos de depresión. Durante los períodosde manía, una persona puede ser demasiado impulsiva y energética y puede inclusopasar por pretenciosa pues manifiesta una autoestima elevada. En la fase depresivapuedes sufrir de ansiedad, baja autoestima y pensamientos suicidas.Hay dos tipos principales de trastorno bipolar: el “trastorno bipolar I” en el cual laspersonas tienen un episodio de manía seguido de un periodo extenso de depresión. El“trastorno bipolar II” se caracteriza porque las personas presentan periodos dehipomanía (niveles elevados de energía e impulsividad que no son tan extremos comolos síntomas de la manía). También existe una forma leve de trastorno bipolar,llamada ciclotimia, en donde se presentan las alteraciones del estado de ánimo pero demanera más leve. Tanto los hombres como las mujeres, por igual, puede sufrir estacondición que se inicia, por lo general, entre los 15 y los 25 años, y se cree queexisten factores hereditarios.Los síntomas del trastorno bipolar son diferentes según la etapa:En la fase maníaca, que puede durar desde días hasta meses, se presentahiperactividad, aumento en la energía asociada con la poca necesidad de sueño, faltade autocontrol, delirios de grandeza y un compromiso exagerado con las actividadesque se han de llevar a cabo. También es posible encontrar comportamientosprecipitados como gastar dinero, comer, beber o consumir drogas en exceso e inclusose puede alcanzar la promiscuidad sexual dado que no se miden los efectos de loscomportamientos. Estos síntomas son más marcados en las personas que sufren detrastorno bipolar I.La fase depresiva de ambos tipos de trastorno bipolar involucra los síntomasrecientemente mencionados con respecto a la depresión pero con una tendenciamucho más fuerte.El riesgo del abuso de alcohol o sustancias psicoactivas, así como el riesgo delsuicidio son altos en las personas que sufren del trastorno bipolar.Depresión Post-partoEl tener un bebé sin duda es un hecho muy significativo en la vida de una mujer. Lacatarata de emociones que se desata puede llevar a que la madre se sienta agobiadapor la responsabilidad de traer una nueva vida al mundo. De la felicidad puedes pasara la ansiedad y al miedo. Y también a la depresión.Por lo menos un 10% de las mujeres que acaban de dar a luz sufren de síntomas dedepresión como cambios de ánimo, ansiedad, tristeza, irritabilidad, problemas deconcentración y para conciliar el sueño, y ataques de llanto. Estos síntomas pueden
  6. 6. ser normales en las primeras semanas después del parto, debido a los grandes cambioshormonales que se presentan en la madre, pero cuando se agravan pueden resultar en: • Pérdida de apetito • Insomnio • Enojo e irritabilidad intensas • Fatiga • Pérdida de interés en el sexo • Sentimientos de culpa o vergüenza • Autoestima baja • Dificultad para relacionarte con el bebé • Pensamientos de hacerte daño o hacerle daño a tu bebé • Alejarte de los amigos y la familiaSi es tu caso, debes pedir ayuda profesional inmediatamente para que te recomiendealgún tratamiento para tu Depresión Post-Parto, que puede incluir terapia,medicamentos o terapia hormonal. Recuerda que debes buscar el apoyo de tu pareja,de tus familiares y amigos.Existe también la llamada Depresión Estacional, la cual ocurre cada año en la mismaépoca. Por lo general empieza en el otoño o en el invierno y termina en la primavera oa principios del verano. Es mucho más intensa que la llamada tristeza del invierno.Los especialistas dicen que la causa de la Depresión Estacional puede ser la falta de laluz solar, pues se afecta el ritmo circadiano, es decir, el reloj interno del cuerpo quenos indica cuándo estar despiertos y cuándo dormir. Además, la falta de luz solarpuede afectar un químico en el cerebro llamado serotonina, que afecta directamente elestado de ánimo.Causas de la depresiónLos científicos aún están investigando una causa concreta de la depresión. Sinembargo, se sabe que contribuyen a la depresión una combinación de factoresbioquímicos, genéticos y ambientales. • Factores bioquímicos: Existen evidencias científicas que demuestran que las personas que sufren de depresión tienen cambios químicos en el cerebro. Además, los neurotransmisores que están ligados al estado de ánimo, también juegan un papel importante en la depresión, como los desajustes hormonales. • Factores genéticos: Algunos estudios demuestran que la depresión es más común en las personas que tienen algún familiar que ha sufrido de esta condición. Las investigaciones apuntan a encontrar los genes responsables de la depresión. • Factores ambientales: Se refiere a las situaciones o circunstancias de tu vida que pueden provocar tristeza y son difíciles de superar como la muerte de un ser querido, el divorcio, la pérdida del trabajo, alguna enfermedad crónica, el abuso físico, sexual o emocional; los problemas económicos y el estrés que todo esto causa.
  7. 7. Factores que incrementan el riesgo de sufrir de depresiónHay millones de personas en Estados Unidos que padecen de depresión. Estacondición afecta a las personas de todas las razas y niveles socio-económicos. Todospodemos sufrirla, pero estadísticamente el doble de las mujeres comparado con loshombres, son diagnosticadas con depresión cada año. Esto no necesariamentesignifica que los hombres no sufran tanto de depresión, sino indica más bien, elcarácter femenino, que es más propenso a buscar ayuda y tratamiento cuando lonecesita. La depresión puede empezar a cualquier edad, pero las estadísticasdemuestran que es más común alrededor de los 20 años, aunque hay niños que sufrende depresión.Existen ciertos factores que se han identificado como los que podrían causar odesencadenar la depresión: • Tener parientes o familiares que han sufrido de depresión • Estar pasando o haber pasado por momentos difíciles como la muerte de un ser querido. • Tener antecedentes familiares de suicidio. • Tener una personalidad pesimista, autoestima baja y depender mucho de los demás. • Usar y abusar del alcohol o la nicotina (como fumar) y de las drogas • Tener enfermedades graves como el cáncer, VIH, Alzheimer o enfermedades cardiovasculares. • Haber tenido un bebé recientemente (depresión post parto) • Tener problemas económicos¿Cuál es el tratamiento para la depresión?En la actualidad, existen varios tratamientos para la depresión. Los tres principalesson: • Medicamentos. Tu médico (especialmente el psiquiatra) te puede recetar medicamentos que ayudan a mejorar el estado de ánimo regulando algunos químicos en tu cerebro. • Psicoterapia. Se trata de hablar con un profesional en salud mental, como un psiquiatra o psicólogo acerca de tus problemas. La psicoterapia es un tratamiento que, dependiendo de la severidad de la depresión, puede ir de la mano con los medicamentos. Sólo un médico (el psiquiatra) te puede recetar medicinas, pero el psicólogo puede darte la psicoterapia. • Terapia electro convulsiva. Esta terapia de choques eléctricos, vale la pena aclarar, se usa para personas en las que los medicamentos y la psicoterapia no surten efecto y están en riesgo de quitarse la vida. Es para casos extremos.También, existen tratamientos complementarios o alternativos para tratar ladepresión como la acupuntura, el yoga, la meditación, los masajes y algunossuplementos como los que contienen Ácidos grasos Omega 3. La hierba de San Juan,conocida en inglés como St. John’s Wort, si bien no está aprobada por la FDA, es unaalternativa para la depresión que se usa en Europa. Recuerda que antes de tomar
  8. 8. suplementos debes consultar con tu médico, puesto que pueden interferir con otrosmedicamentos que estés tomando.Antidepresivos: tipos y efectos secundariosLos medicamentos antidepresivos son una parte esencial del tratamiento para ladepresión. Aunque no la curan, pueden ayudar a reducir y a controlar sus síntomas, ypor lo mismo a que la persona se sienta mejor. ¿Cómo funcionan? Los antidepresivosactúan en tu cerebro aumentando la disponibilidad de las sustancias químicas(neurotransmisores) que ayudan al funcionamiento normal.Actualmente existen una gran variedad de opciones entre los antidepresivos y cadapersona reacciona de diferente manera a ellos, los efectos secundarios también varíanen cada persona. Por eso a veces toma un tiempo hasta que se encuentra el mejorantidepresivo y la dosis correcta para cada persona. Obviamente tu y tú médico juntosdecidirán cuál es el más indicado y si es necesario cambiarlo. • Los Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), son conocidos como SSRIs en inglés y son unos de los antidepresivos más nuevos. Aunque tienen menos efectos secundarios que los demás, de todos modos, en algunas personas, pueden causar algunos efectos secundarios, especialmente en dosis elevadas: disminución en el deseo sexual, dificultad para lograr un orgasmo, mareo, náuseas, dolor de cabeza, insomnio y nerviosismo. Los encuentras como: Celexa, Lexapro, Luvox, Prozac, Paxil y Zoloft. • A los Inhibidores de recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN), también se les conoce como SNRIs en inglés. En algunas personas los efectos secundarios descritos incluyen: visión borrosa, náuseas, cambios en el apetito, ansiedad, dolor de cabeza, resequedad en la boca, estreñimiento, fiebre y escalofrío. Además, pueden también aumentar tu frecuencia cardiaca. Los encuentras como: Effexor y Cymbalta. • Los Inhibidores de recaptación de norepinefrina y dopamina (IRND), se conocen en inglés como NDRIs. Los efectos secundarios más comunes descritos incluyen pérdida del apetito, pérdida de peso, ansiedad, insomnio, estreñimiento o diarrea, así como un aumento en la presión sanguínea. A diferencia de los otros, este tipo de antidepresivos generalmente no causa aumento de peso o problemas sexuales. Los encuentras como: Wellbutrin. • Los Inhibidores de recaptación y bloqueadores de receptores combinados tienen algunos efectos secundarios como somnolencia, resequedad en la boca, náusea y vértigo. Los encuentras como: Desyrel, Serzone (no debes tomarlo si tienes problemas con tu hígado), Maprotilina (no debes tomarlo si sufres de convulsiones), Remeron. • Los Tricíclicos existían antes que los ISRS y siguen siendo muy efectivos. Pero tienen más efectos secundarios y por eso no se usan tanto actualmente. Pueden provocar resequedad en la boca, fatiga y somnolencia, aumento de peso, visión borrosa, estreñimiento, retención de orina, problemas sexuales y mareos. Además, en algunos casos pueden afectar tu frecuencia cardiaca. Los
  9. 9. encuentras como: Sinequan, Anafranil, Adapin, Elavil, Norpramin, Tofranil, Aventyl, Pamelor, Vivactil. • Los Inhibidores de monoaminooxidasa (IMAO), también conocidos como MAOIs en inglés, no son usados con tanta frecuencia pues provocan efectos secundarios graves, como dolores de cabeza, aumento de la frecuencia cardíaca, dolor de pecho, náuseas y vómito. Además, cuando los tomas, debes evitar ciertos tipos de alimentos y al tomar medicinas para el resfriado y la gripe, pues pueden tener reacciones peligrosas. Los encuentras como: Marplan, Nardil y Parnate.Como te habrás dado cuenta, el escoger un antidepresivo no siempre es fácil. Confrecuencia se necesita probar más de uno bajo supervisión de tu médico, hasta queidentifiquen el que sea más efectivo.¿Se puede prevenir la depresión?No existe una forma definida de prevenir la depresión. No obstante, hay cosas quepuedes hacer que pueden ayudar como controlar el estrés y la ansiedad a través deactividades relajantes o que disfrutes. Es importante también que te rodees defamiliares y amigos y que al menor síntoma, empieces a atacar la depresión paraganarle la batalla.El estrés y la ansiedad que causan el ritmo de vida que vivimos en estos tiempos,contribuyen a la depresión. ¿Sabes de qué se tratan y cómo se controlan? Sigueleyendo.
  10. 10. ESTRÉS¿Qué es el estrés?El estrés es una reacción natural de tu cuerpo frente a situaciones que te ponen bajopresión o peligro y que te preocupan. En esos momentos tu cuerpo y tu mente seponen en estado de alerta y te ayudan a reaccionar rápidamente. Pero tan pronto pasatodo, el cuerpo vuelve a relajarse y la sensación de estrés se va.A diferencia de lo que muchos creen, el sentir estrés no es siempre malo. Además, niviviendo en el Tíbet y meditando todo el día, lograrías escapar del estrés o evitartotalmente las situaciones estresantes, pues son una parte esencial de la vida. Porejemplo, hay pocas cosas tan estresantes como la primera cita de amor, una entrevistade trabajo o llegar tarde por culpa del tráfico. Por eso el problema no es si te da o noestrés, el problema es qué tanto te da y si puedes manejarlo.El estrés en ciertas cantidades puede ser muy útil y puede darte una inyección deenergía que te ayude a ganar un juego de fútbol, o activar tu sentido de supervivenciaen condiciones de riesgo. Pero cuando la sensación de estrés no te abandona e inclusoempeora después de terminada la situación estresante, puede traerte consecuenciasnegativas.Existen dos tipos de estrés:• Estrés agudo: Es el estrés más común pues le da a casi todas las personas cuando enfrentan riesgos, amenazas, retos o miedos. El cuerpo reacciona inmediatamente y de forma intensa, y en algunos casos puede ser hasta emocionante, como cuando sientes la adrenalina en el cuerpo. Pero cuando este estrés es excesivo o no se maneja adecuadamente, puede llegar a agotarte.• Estrés crónico: Surge después de tener estrés agudo por mucho tiempo. En este caso ya no es necesario vivir situaciones fuertes para estresarse, ni hay reacciones inmediatas o llenas de emoción. Cuando tu estrés ha llegado a un estado crónico empiezas a no tolerar pequeñas situaciones cotidianas como el tráfico, el elevador dañado o una pequeña discusión en casa. Y aunque ya no reaccionas tan rápidamente, la sensación de estrés dura más tiempo y es más complicada, a veces ni siquiera entiendes qué es lo que sientes o porqué, pero lo sientes. Además, es más difícil cada vez encontrar soluciones a tus problemas.En la medida en que aumenta la sensación de estrés, los efectos sobre tu cuerpoincrementan y lo que empezó como un dolor de cabeza, puede terminar en unareducción de tus defensas o en enfermedades cardíacas. Pero además, también seafectan tus emociones y tus comportamientos.Lo bueno es que el estrés se puede manejar. Existen muchos métodos para que puedasaprender a controlarlo, antes de que él te controle a ti. Sólo necesitas ponerle voluntady… ¡Dejar el estrés!
  11. 11. ¿Cuáles son las causas del estrés?Las causas del estrés son diferentes para cada persona. Unos se estresan por el tráficode la ciudad, otros porque no encuentran trabajo, e incluso hay quienes se estresan porasuntos tan cotidianos y sencillos como que el perro mordió el mueble nuevo.Además, lo que estresa a los demás, no siempre es lo mismo que te estresa a ti. Y tú,¿sabes qué te estresa?El responder esa pregunta es una de las claves para poder manejar tu estrés. Tomate eltiempo para identificar las situaciones que comúnmente te estresan. Así puedesevitarlas cuando se repiten o prepararte para que no te afecten tanto.Una forma clara de diferenciar las causas de tu estrés, es separando las que sonexternas de las que son internas, pues se previenen o controlan de diferente forma.• Causas externas. Son situaciones que te ocurren, que no siempre las generas tú y que se te pueden escapar de las manos. Algunas causas externas pueden ser: momentos importantes en tu vida que pueden ser positivos como tu matrimonio, o negativos como la muerte de alguien cercano; cambios inesperados como un gasto no planificado; incomodidad con el ambiente de tu barrio o de tu casa; problemas con tu familia, con tus amigos, con el trabajo o con tu situación económica.• Causas internas. El estrés no siempre viene de afuera. Algunas veces viene de adentro, de nuestras emociones y pensamientos. Algunas causas internas pueden ser: experiencias traumáticas en tu vida que no han sido superadas; problemas emocionales como el negativismo, el miedo o la autoestima baja; la espera ansiosa de algo; las grandes expectativas personales como ser perfeccionista o demasiado controlador; y la crisis de tu percepción acerca del mundo o de tus valores.Aunque suene raro, algunas veces las causas del estrés no son las que te causan elestrés. Es decir, muchas veces son tus propias condiciones las que te hacen máspropenso a no poder controlar las situaciones estresantes cuando se te presentan. Estote sucede por ejemplo cuando no tienes apoyo de un grupo social como tu familia otus amigos, te encuentras solo y te sientes solo. También puede suceder cuando no hascomido bien, has dormido poco o estás físicamente agotado como para enfrentarte apresiones adicionales. Incluso, puedes tener predisposición genética al estrés. En esoscasos, cuando te enfrentas a una situación estresante, por pequeña que ésta sea, ya teencuentras al borde y tu nivel de estrés se dispara más de lo normal.Además, hay ciertas etapas en la vida que naturalmente te pueden generar más estrésque otras pues son etapas de cambios fuertes, como la adolescencia o el inicio de laadultez.Algunas veces puedes tener claro cuáles son las causas de tu estrés. Pero no siempresucede así. Si tienes problemas para identificar claramente las situaciones que teestresan, haz el ejercicio de escribir en una libreta cuando te sientes estresado y quéhaces para manejarlo. Así, con el tiempo, puedes ir aprendiendo de ti mismo y de tusreacciones.
  12. 12. Efectos del estrés en tu cuerpoSi te gusta la intensidad y sentir la adrenalina en el cuerpo, te gustará sentir unpoquito de estrés de vez en cuando. El estrés, cuando no dura mucho, te llena deenergía y de emoción, y te sientes listo para dar la pelea. Pero cuando el estrés duramás de lo necesario, te empiezas a cansar de sentirte todo el tiempo en actitud debatalla y los efectos en tu cuerpo pueden ser muy peligrosos.“Luchar o huir”, así se llama la reacción más común del cuerpo frente a una situaciónestresante. El cuerpo está diseñado para que cuando percibe una amenaza o un riesgo,se prepare para, literalmente, luchar o huir del peligro.¿Cómo se prepara el cuerpo? El hipotálamo, una pequeña glándula en tu cerebro,activa una alarma que combina señales nerviosas y hormonales. Por un lado, loscircuitos nerviosos se encargan de aumentar tu sensación de alerta, de enfocar tuatención, reducir la sensación de dolor, te controlan el hambre, el sueño y hasta losdeseos sexuales. Por otro lado, tus glándulas suprarrenales reciben la orden de liberarhormonas: Cortisol y Adrenalina. El Cortisol, que es la hormona del estrés, agudizatu sistema inmunológico y aumenta la cantidad de combustible en la sangre(carbohidratos, glucosa y grasas) que es necesario para reaccionar al estrés. LaAdrenalina aumenta los latidos del corazón, eleva la presión de la sangre y aumentala producción y la utilización de la energía.La reacción del cuerpo al estrés de corto plazo te beneficia pues mantiene el balanceinterno o la autorregulación del cuerpo (homeostasis, el balance), además quefortalece el Sistema Nervioso Simpático (SNS). Incluso, se dice que la sensación delestrés puede ser emocionante, por eso hay muchos “fanáticos de la adrenalina”. Estose debe a que durante este proceso se genera una sensación de bienestar físico alconcentrar toda la energía del cuerpo en estar listo para actuar rápidamente.Generalmente esta reacción se regula automáticamente. Cuando el cuerpo deja depercibir una amenaza, la alarma se desactiva, el cuerpo se relaja, deja de generar elexceso de hormonas, tu corazón vuelve a latir normalmente, etc.Pero cuando tu cuerpo está permanentemente enfrentando situaciones estresantes, laalarma permanece activa y tu cuerpo funciona todo el tiempo en estado de alerta.Imagínatelo, es como si te prepararas para una pelea pero nunca pasa nada, finalmentetu cuerpo termina acumulando energía y trabajando innecesariamente, y eso hace quete pongas tenso, ansioso o preocupado.Además, el estrés prolongado tampoco te beneficia pues la activación nerviosaconstante y la sobreproducción hormonal desgasta y deteriora el cuerpo, y puedegenerar varios problemas de salud: • Debilitamiento del Sistema Inmunológico, que aumenta tu vulnerabilidad a las infecciones • Enfermedades cardíacas • Problemas digestivos • Problemas para dormir • Depresión o ansiedad
  13. 13. • ObesidadEl estrés también puede ocasionarte que otras enfermedades o síntomas se agravencomo el cáncer, la diabetes o las enfermedades de los pulmones. Además, puedesadoptar comportamientos compulsivos como el uso de drogas, el abuso del alcohol oel cigarrillo, y comer más de lo necesario. Estos comportamientos no sólo no tealivian el estrés, sino que además te meten en un círculo vicioso que cuesta trabajoromper.Por eso hay que tener cuidado con la sensación del estrés en el cuerpo, porque unpoco puede hacerte bien, pero en exceso puede hacerte daño.¿Cómo puedes saber si estás muy estresado? Identifica los síntomasNo hay nada más molesto a que te digan: “¡Cálmate que estás nervioso!” o “¡Cálmateque estás estresado!”. Sin embargo, la mayoría de las veces quien te lo dice tiene larazón. ¿Por qué? El estrés no sólo te afecta físicamente, también te cambia el estadode ánimo y tu manera de actuar. Por eso, mientras tú estás preocupado con tusproblemas y no puedes darte cuenta por ti mismo, los que comparten el día a díacontigo notan fácilmente cuándo estás actuando de forma diferente.Uno de los pasos más importantes para evitar o controlar el estrés es identificarlo atiempo. El problema es que los síntomas del estrés son muy variados, y cada personalo manifiesta diferente. Además, muchos síntomas, especialmente los físicos, suelenconfundirse con otras enfermedades, como sucede con el dolor de cabeza o elmalestar estomacal.Por eso es importante conocer cuáles son los diferentes síntomas del estrés y empezara darte cuenta cómo se manifiesta en ti.Cuando tienes estrés agudo, la aparición de los síntomas depende de la intensidad delestrés, aunque generalmente el cuerpo tiende a recuperarse mucho más rápido y lossíntomas no duran mucho. Cuando tienes estrés crónico (por acumulación desituaciones estresantes o de mucho tiempo con estrés), los síntomas suelen ser unpoco más fuertes y más duraderos.Síntomas físicos • Dolor de cabeza o migraña • Mareos • Indigestión, acidez o malestar estomacal • Estreñimiento o Diarrea • Tensión en los músculos de la espalda, los hombros y el cuello • Fatiga • Presión alta (hipertensión) • Falta de aire • Taquicardia • Apretar las mandíbulas y rechinar dientes constantemente • Sudar excesivamente • Problemas para dormir
  14. 14. • Pérdida o aumento de peso • Problemas sexuales • Erupciones en la piel, acné o eczemasSíntomas mentales y emocionales • Ansiedad • Intranquilidad, desasosiego • Preocupación y nerviosismo • Irritabilidad, mal genio o enojo constantes y muchas veces frente a situaciones cotidianas o poco relevantes • Depresión • Frustración, insatisfacción • Cambios de ánimo frecuentes y sin explicación • Tristeza • Confusión • Inseguridad • Agotamiento • Olvidos frecuentes • Resentimiento y culpa • Pensamientos negativos • Problemas de concentración en el trabajo o el estudioSíntomas en tu comportamiento • Aislamiento • Desórdenes al comer: comer más o menos de lo necesario • Aumento en el consumo de alcohol, cigarrillo o drogas • Explosiones de mal genio • Problemas para relacionarse con otros • Culpar a otrosNo todos los síntomas te pueden dar a ti, ni aparecerán al mismo tiempo pues no haycuerpo que lo resista. Aprende a reconocer cuáles son tus síntomas más frecuentescuando estás estresado. Y aprovecha cuando tu familia, tu pareja o tus amigos teadvierten sobre tu estrés, pues te están ayudando a identificarlo a tiempo.Claves para manejar el estrésHay situaciones estresantes de la vida que puedes eliminar fácilmente. Por ejemplo, situ vecina te estresa, ¡evítala y listo! Pero hay otras situaciones con las que tienes queconvivir aunque no quieras, como las primeras fiestas nocturnas de tu hija adolescenteo la entrega del informe de fin de mes para tu jefe. ¿Qué puedes hacer para que no teestresen tanto?Para empezar, es importante que identifiques cuáles son las situaciones que te estresany porqué. Una vez identificadas, puedes empezar a pensar cuál es la mejor forma demanejarlas.
  15. 15. Haz tus días menos complicados • Establece prioridades: No pretendas hacer demasiadas cosas a la vez. Dedícate a las más importantes y aplaza o cancela las demás según su importancia • Cambia hábitos cotidianos: Sal más temprano para evitar el tráfico de la mañana, no vayas a hacer compras el día que hay filas, etc. • Aplaza o delega: Si sientes que no podrás cumplir con la fecha límite de un informe o que tienes demasiado trabajo, no esperes hasta el último momento, aplázalo o delega a otros • Maneja tu tiempo: Si tienes muchas cosas por hacer, organízalas por horario. El hacer tareas similares al mismo tiempo ayuda a agilizar • Aprende a decir que no • Prepárate: Si ya sabes que viene un momento estresante, no esperes hasta el último momento para decidir qué vas a hacer • Sé realista: Ponte metas que puedes cumplirCuida tu mente y tus emociones • No te preocupes por los problemas que no puedes solucionar • Evita a las personas que te molestan o te irritan • Mejora tus relaciones: Si tienes un problema con tu jefe, tus compañeros de trabajo o tu pareja, no te quedes callado. Habla con ellos y trata de solucionar el problema o encuentra formas para relajar la relación. • Exprésate: Habla con alguien de confianza sobre tus sentimientos frente a un problema, te aliviará • Busca el lado positivo: Evita los pensamientos negativos como “yo no puedo con esto” y piensa “¿porqué no voy a poder?” • Ríete: La risa libera endorfinas que te ayudan a sentirte mejor y a mantener una actitud positivaTrátate bien • Relájate: Cuando sientas el estrés en tu cuerpo, para y relájate por 5 minutos, así podrás recargar energía para continuar o pensar mejor cómo solucionar un problema • Come saludablemente y duerme bien. Ambos son importantísimos para que tu cuerpo no esté agotado y pueda enfrentar situaciones de presión • Descansa: Reserva unos minutos al día para descansar la mente y el cuerpo, y renovar tu energía • Aprende algunas técnicas de relajación • Desarrolla un interés, una pasión, una aficiónPoco a poco irás encontrando las formas que más te sirven para manejar el estrés. Asíque ponte manos a la obra, tu cuerpo y tu mente se beneficiarán.Estrategias para aliviar el estrésExisten muchas formas de aliviar o reducir la tensión del cuerpo y de la mentegenerada por el estrés. Si aún no has encontrado una buena estrategia que te ayude areducir el estrés de tu vida diaria, en Vida y Salud te sugerimos algunas opciones.
  16. 16. EjercicioDesde correr o montar bicicleta, hasta hacer una pequeña caminata por el parque,cualquier actividad física te ayuda a aliviar el estrés.¿Cómo lo hace? Físicamente, el ejercicio te ayuda a liberar la energía acumulada y latensión de los músculos. Además reduce la producción de las hormonas del estrés yaumenta la producción de endorfinas que generan sensación de bienestar.Mentalmente, el concentrar tu atención en una actividad alivia tu mente pues tedistrae de las tensiones diarias. Incluso se dice que te levanta el ánimo y reduce laansiedad, y puede servir para subir tu autoestima al sentir control de tu cuerpo.Técnicas de relajaciónAl relajarte liberas la tensión de los músculos, tu corazón deja de estar tan acelerado yde bombear tanta sangre, respiras más tranquilo y descansas la mente, justo lo quenecesitas para no padecer de estrés. Además, se ha comprobado que muchas técnicasde relajación también tienen efectos positivos en la salud. Y lo bueno es que laspuedes hacer por ti mismo:• Meditación: te concentras en pensamientos específicos que te relajen, y lo puedes hacer sin moverte o durante una actividad física de baja intensidad como mientras caminas, al hacer estiramiento o yoga• Estiramiento: estiras los diferentes músculos del cuerpo para aliviar tensiones• Biorretroalimentación: desarrollas habilidades para controlar ciertas partes del cuerpo como la tensión de los músculos o la temperatura corporal• Respiración: te concentras en respirar de forma lenta y profunda• Música: concentras tu mente en escuchar música tranquila que te inspireYoga & Tai ChiTanto el Yoga como el Tai Chi combinan técnicas de respiración, meditación yestiramiento. Se ha comprobado que son muy efectivos para aliviar el estrés puesconcentran tu atención en relajarte y calmarte mientras haces movimientos pausados,con el fin de crear una armonía entre la mente y el cuerpo.MasajesExisten varios tipos de masajes, desde los terapéuticos hasta los simplementerelajantes. Todos ayudan a aliviar la tensión y el dolor de los músculos, reduciendo elestrés y la ansiedad.PsicoterapiaCuando no puedes manejar el estrés por ti mismo, necesitas el consejo o la asesoría deun especialista que te ayude a identificar las causas y los efectos de tu estrés, y laforma más adecuada de manejarlo. Puede hacerse individualmente, de pareja, familiaro en grupo.MedicamentosEn algunos casos los médicos o los psiquiatras recomiendan medicamentos parareducir algunos síntomas del estrés: la ansiedad, la depresión o el insomnio. Tambiénse pueden usar medicamentos que sirven como relajantes musculares cuando latensión afecta el movimiento.
  17. 17. ¿ANSIEDAD O TRASTORNO DE ANSIEDAD?Todos hemos sentido ansiedad alguna vez. Es una reacción normal del estrés, te ayudaa concentrarte mejor y a canalizar tu energía en solucionar un problema. Cuando lohayas logrado, normalmente la ansiedad y el estrés se van y tu vida sigue como antes.Pero si sientes ansiedad persistente y/o excesiva, puede convertirse en un trastorno deansiedad. Estos trastornos suceden cuando te sientes preocupado, irritado o asustadoconstantemente y a veces no sabes cómo manejar esos sentimientos o se te escapan delas manos. Además, la mayoría de las veces no sabes ni siquiera porqué te sientes así.¿Cómo puedes saber si lo que tienes es simple ansiedad o es un trastorno? Es muydifícil saber exactamente qué es lo que origina los trastornos de ansiedad, pero sonmás comunes de lo que nos imaginamos. En algunos casos puedes heredarlo de tusfamiliares; en otros, puede ser una consecuencia de mucho estrés, de una enfermedado un problema mental diferente; otras veces suceden cuando tienes experienciastraumáticas en la vida; y en algunos casos puede resultar por abusar de algunasustancia (cafeína, nicotina, cocaína, anfetaminas) o puede ser un efecto secundariode un medicamento (medicinas para la gripe, descongestionantes, broncodilatadorespara el asma, dosis elevadas de medicamentos para la tiroides).Algunas personas incluso han llegado a pensar que el tener miedo y angustia es partede su personalidad, pues nunca han dejado de estar ansiosos.Si no sabes la causa, lo que sí puedes hacer es identificar los síntomas a tiempo. Laansiedad te genera síntomas tanto físicos como psicológicos, y cuando tienes untrastorno esos síntomas duran más tiempo y se sienten con mayor intensidad.Cuando estás ansioso puedes sentir mareo, temblores, vértigo, agotamiento, falta deaire, tensión en los músculos, dolor de cabeza, taquicardia y sudor en las manos.Emocionalmente, la ansiedad te impide relacionarte bien con los demás, pues estássiempre irritable y con mal genio, sientes un desasosiego que no te deja tranquilo,tienes problemas para dormir y puedes llegar a comportarte de forma extraña yobsesiva.Pero todo depende de cuál sea el Trastorno de Ansiedad que tengas: • Trastorno de Ansiedad Generalizado • Trastorno de Estrés Post-Traumático • Trastorno de Pánico • Trastorno Obsesivo-Compulsivo • Fobias¿Para qué seguir viviendo como en una película de terror? Si sientes que el miedo y lairritabilidad no te dejan tranquilo, recupera tu tranquilidad. Visita a tu médico a unprofesional calificado para que él o ella identifique el tipo de trastorno que tienes yque te indique el tratamiento que necesitas.
  18. 18. TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADO (TAG)¿Qué es?El preocuparse o ponerse ansioso de vez en cuando es parte normal de la vida. Pero sisientes mucha ansiedad sin motivo alguno y te preocupas demasiado por las cosasmás comunes de la vida diaria, puede ser que tus niveles de ansiedad estén fuera de lonormal y que tengas un Trastorno de Ansiedad Generalizado (TAG).El TAG es uno de los trastornos de ansiedad más comunes en Estados Unidos. En lamayoría de los casos la ansiedad se dispara por motivos tan irrelevantes como nosaber cómo vestirte para una fiesta o qué preparar para la cena. Pierdes la capacidadde evaluar los problemas de acuerdo con la realidad y tiendes a sobre reaccionar.Quienes sufren el Trastorno de Ansiedad Generalizado reconocen que muchas vecesno hay suficientes motivos para sentirse tan ansiosos pero simplemente no lo puedenevitar, y a veces pueden llegar a perder el control como hasta para preocuparse deforma exagerada por las cosas que podrían pasar en el futuro.El Trastorno de Ansiedad Generalizado realmente puede “trastornar” tu vida diariatanto en la casa como en el trabajo, en el estudio o en tu vida social. Pero lo bueno esque es que se puede tratar y curar.SíntomasEl síntoma principal del Trastorno de Ansiedad Generalizado es una constantesensación de miedo y ansiedad que está fuera de lo normal y que muchas veces nopuedes ni explicar ni controlar.No debemos confundirlo con otros trastornos de ansiedad. Cuando tienes TAG nosientes, por ejemplo, terror o pánico, ni te comportas de forma obsesiva.¿Cómo sabes si tienes TAG? Debes haber tenido mínimo tres de los siguientessíntomas por más de 6 meses: • Dificultad para analizar problemas y encontrar soluciones • Dificultad para concentrarte • Nerviosismo • Inseguridad • Impaciencia • Irritabilidad • Problemas para dormirTambién puedes tener algunos síntomas físicos como: • Tensión y dolor muscular • Malestar estomacal o diarrea • Cansancio • Mareo y/o náuseas • Dolor de cabeza • Dificultad para tragar
  19. 19. • Sudar excesivamente • Temblores • Falta de aireSi padeces de TAG, también puedes tener otros trastornos o enfermedades comodepresión, e incluso puedes caer en el abuso de drogas y del alcohol.CausasLas causas del Trastorno de Ansiedad Generalizado no están completamenteidentificadas pues casi siempre se debe a una mezcla de factores genéticos,condiciones físicas y asuntos personales.Las investigaciones han concluido que el riesgo de tener el TAG aumenta cuandoalguien en la familia lo ha sufrido anteriormente. Además, existe la posibilidad de queeste trastorno se genere por un desbalance en los neurotransmisores del cerebro quecomunican a las células nerviosas.Finalmente, las experiencias personales son definitivas para aumentar el riesgo desufrir el TAG. El haber sufrido un gran trauma durante la infancia, o el estar muyestresado por un problema con serias consecuencias como una enfermedad grave, undivorcio, la pérdida del trabajo o los problemas financieros, pueden favorecer que tede este tipo de trastorno.Prevención y manejoEl TAG es muy difícil de prevenir debido a que sus causas no son definidas. Pero loque sí puedes hacer es evitar que la ansiedad que sientes por algunos problemasaumente hasta que se convierta en un Trastorno.Para eso puedes ayudarte tratando de buscar soluciones a los problemas que tepreocupan como empezar la búsqueda de trabajo cuando estás por perder el quetienes, o aclarar tus cuentas cuando estás preocupado por tus problemas financieros.Cuando las soluciones a los problemas no dependen de ti, puedes ayudarte a aliviar laansiedad a través del ejercicio, las técnicas de relajación, la yoga y la meditación,entre otros.Si definitivamente sientes que no puedes controlar tu ansiedad, ni tu sensación demiedo continuo por ti mismo, consulta con un médico o pide consejo a un psicólogo opsiquiatra, quienes te pueden recomendar el tratamiento adecuado para ti.TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO (TOC)¿Qué es?Todos tenemos pequeñas obsesiones diarias. Algunos evitan pisar las líneas de lasaceras, otros hacen hasta lo imposible por tener el piso impecable y resplandeciente, yhay quienes organizan hasta el cansancio los libros en su biblioteca en un orden
  20. 20. específico y se enojan cuando alguien los mueve de lugar. Pero son obsesiones con lasque podemos vivir sin afectar significativamente nuestra vida o la de los demás.Sin embargo, si alguna vez te has sentido como Jack Nicholson en la película “Asgood as it gets”, y tus obsesiones están llegando a niveles que están fuera de lonormal como lavarte las manos más de lo necesario hasta que te duelen, limpiarexcesivamente todo lo que te rodea o comer todos los días lo mismo, en el mismolugar y a la misma hora, entonces es muy probable que tengas un Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC).Éste es un tipo de Trastorno de Ansiedad que se caracteriza por pensamientosrecurrentes (obsesiones) que te generan ansiedad, aunque muchas veces no tenganningún sentido, y te llevan a comportarte de forma repetitiva (compulsiones) paracalmarte.Las Obsesiones o pensamientos repetitivos son ideas o imágenes que llegan a tumente recurrentemente sin que tú las generes o puedas evitarlas. Algunas veces estospensamientos pueden ser sobre cosas cotidianas como que temes que la estufa sequede encendida o que una comida esté contaminada, hasta pensamientoscatastróficos como accidentes en tu auto o agresivos como que te imaginas gritándolea alguien o haciéndole daño.Los Comportamientos Compulsivos son cosas que haces repetitivamente o rutinas quecreas para calmar la ansiedad que te generan las obsesiones. Así por ejemplo revisarásla estufa varias veces para asegurarte que está apagada o harás rutinas especialescuando conduces para evitar accidentes. El problema es que los comportamientoscompulsivos nunca logran eliminar tus obsesiones, sólo calmarlas por un ratohaciendo que los pensamientos regresen y necesites volver a realizar tu rutina paratranquilizarte, creando así un ciclo que no parece tener fin. El problema de caer eneste ciclo es que cada vez necesitas hacerlo más frecuentemente y dedicarle mástiempo, hasta que te empieza a afectar la vida diaria.Las personas que sufren de este trastorno saben que sus obsesiones y compulsionesson excesivas y que no tienen mucho sentido, pero no pueden controlarlas o evitarlas,por más que traten de ignorarlas.Si sufres del TOC, seguramente te sentirás avergonzado y harás todo lo posible paraque nadie se de cuenta de lo que te pasa. Pero lo cierto es que entre más rápidobusques ayuda, mejor. El Trastorno Obsesivo-Compulsivo sólo puede mejorar con eltratamiento adecuado.SíntomasEl Trastorno Obsesivo-Compulsivo combina los síntomas de las obsesiones con lossíntomas del comportamiento compulsivo. Los síntomas son diferentes para cadapersona, aunque hay algunos que son más comunes.Obsesiones: • Contaminación: tienes miedo a que las cosas estén sucias o contaminadas
  21. 21. • Comportamientos en público: tienes miedo a cometer errores, a comportarte de forma inadecuada o a pasar vergüenza • Inseguridad: dudas repetitivamente y necesitas aprobación constante para calmarte • Agresividad: tienes pensamientos recurrentes en los que eres agresivo con otros y temes hacerle daño a alguien cercano a ti • Pensamientos impropios: tienes pensamientos sexuales o religiosos y les temes • Orden: necesitas que todo a tu alrededor esté ordenado de una forma específicaCompulsiones: • Higiene: lavarte las manos o bañarte repetitivamente, algunas veces hasta el punto que te causas problemas en la piel; evitar tocar las cosas que otros han tocado; limpiar constantemente todo lo que está a tu alrededor como la silla en la que te sientas o la mesa en que trabajas. • Revisar: revisas insistentemente las cosas que te generan inseguridad, como que le puerta esté bien cerrada o que tu celular esté prendido para recibir llamadas urgentes. • Contar: ya sea en tu mente o en voz alta, cuentas las cosas que haces como cuando subes los escalones hasta tu casa o haces las cosas en números exactos como peinarte siempre tres veces antes de salir • Orden: constantemente estás ordenando algo hasta la perfección, como tu colección de banderines o los cuadros en la pared • Rituales: creas rituales que debes repetir con exactitud todos los días, como vestirte siempre en el mismo orden o caminar siempre por las mismas calles antes de llegar a tu trabajoAunque algunos síntomas puedan sonar conocidos y divertidos, cuando son excesivosrealmente pueden afectar tu vida ya sea porque te toman mucho tiempo o porque tepueden generar problemas físicos. Sin embargo, los síntomas pueden mejorar con eltiempo si se recibe tratamiento, y algunos pueden llegar a desparecer por completo o aser muy leves.CausasEl Trastorno Obsesivo-Compulsivo se presenta tanto en los niños como en losadultos, pero suele aparecer más frecuentemente entre los más jóvenes. Sin embargo,cuando los niños tienen esta enfermedad, ellos mismos no se dan cuenta que estánactuando diferente y generalmente los padres la confunden con problemas decomportamiento.Como sucede con la mayoría de los Trastornos de Ansiedad, las causas exactas sondesconocidas, y aunque hay varias teorías al respecto, no están del todo confirmadas.Por ahora lo más sensato es estar atento a algunos factores de riesgo que puedenaumentar las posibilidades de tener un Trastorno Obsesivo-Compulsivo. Estosfactores pueden ser genéticos, físicos o personales, y muchas veces se presentansimultáneamente.
  22. 22. Algunas investigaciones han encontrado que el Trastorno Obsesivo-Compulsivo sepuede deber a que tu cerebro tiene niveles bajos de Serotonina, que es uno de losneurotransmisores del cerebro encargados de la comunicación entre las neuronas.Esta falta de Serotonina, además, puede heredarse genéticamente a través de lafamilia.También se ha encontrado que la infección causada por la bacteria Estreptococo, si noes tratada a tiempo, puede causar TOC en los niños.Pero además, hay factores personales que aumentan los riesgos de padecer del TOC,como estar atravesando cambios radicales en el estilo de vida, la enfermedad o muertede alguien cercano, o haber sido víctima de abuso tanto físico como sexual.PrevenciónEl Trastorno Obsesivo-Compulsivo no se puede prevenir ni se cura solo. Es necesariorecibir tratamiento lo más temprano posible para evitar que empeore.TRASTORNO DE PÁNICO¿Qué es?Si juzgáramos por lo que la gente dice, los ataques de pánico son tan normales comoreír o llorar. Es común escuchar “ví a Ricky Martin y me dio un ataque de pánico” o“casi le da un ataque de pánico cuando vio la cuenta del restaurante”, entre otrasexpresiones. Si realmente supieran qué es un ataque de pánico, muchos dejarían demencionarlo tan a la ligera.Un ataque de pánico es una experiencia realmente espantosa. De un momento a otrosientes ansiedad, miedo y nerviosismo intensos, que te descontrolan, te aceleran elcorazón y sientes que puedes hasta perder la razón. Además, te pueden dar a cualquierhora y en cualquier lugar, y casi siempre puedes no sentirte bien por días o semanasdespués.Se dice que incluso aquellas personas que consideramos completamente saludablestanto física como emocionalmente pueden llegar a tener un ataque de pánico algunavez en su vida. Sin embargo, generalmente nadie tiene más de uno o dos ataques depánico en toda su vida, pues si fuesen frecuentes, estaríamos hablando de un problemamuy grave: un Trastorno de Pánico.Este tipo de Trastorno de Ansiedad se da cuando tienes ataques de pánicofrecuentemente y ya no encuentras nada que los justifique, no sabes porqué te dan.Además, tienes tanto miedo de que se repitan, que empiezan a afectar tu vida diaria.El Trastorno de Pánico no es un juego, así como tampoco lo son los ataques depánico. Pero la buena noticia es que ambos pueden reducirse y desaparecer totalmentecon tratamiento.
  23. 23. SíntomasEs normal sentir miedo o ansiedad frente a situaciones estresantes cotidianas. Losataques de pánico son una respuesta desproporcionada a esas situaciones, como sifueran más graves de lo que realmente son. Muchas veces incluso no existe ningunasituación estresante, pero el cuerpo simplemente reacciona como si hubiera alguna.Cuando tienes un ataque de pánico, el miedo y la ansiedad que aparecen de unmomento a otro, pueden ir acompañados de algunos de estos síntomas: • Sensación de que te vas a morir o que te va a dar un ataque cardíaco • Sensación de parálisis • Miedo a perder el control de ti mismo y de enloquecer • Respiración acelerada • Problemas para respirar, sientes que te asfixias • Taquicardia o palpitaciones • Sofoco o escalofrío (alguna de las dos) • Dolor en el pecho • Mareo y/o náusea • Sudar excesivamente • TemblorCuando los síntomas son muy fuertes, puedes creer que te está dando un ataque alcorazón. Es muy común y la mayoría de las personas descubren que tienen ataques depánico cuando acuden a la sala de emergencias creyendo que tienen un ataquecardíaco.Un ataque de pánico generalmente dura entre 15 y 30 minutos, pero puedes seguirsintiendo algunos efectos después de que haya terminado. La frecuencia con que serepiten depende de cada persona. Algunas personas pueden tenerlos cada semana,mientras que otras personas pueden dejar de tener ataques por varias semanas omeses.No todas las personas que padecen de ataques de pánico, tienen un Trastorno dePánico. Además, los ataques de pánico pueden darse en otro tipo de trastorno deansiedad, pero en esos casos surgen por una causa específica.Para diagnosticarte un Trastorno de Pánico, debes haber tenido mínimo dos ataquesde pánico consecutivos que sucedieron inesperadamente y sin explicación alguna,temes que te vuelvan a suceder y haces todo lo posible por evitarlos.Un Trastorno de Pánico puede afectar seriamente tu vida y la de quienes te rodean,pues los ataques son tan temibles que tanto tú como tus familiares y tus amigoscercanos tienen pavor de que te vuelvan a suceder. El miedo de que se repitan puedellegar incluso a que intentes evitar lugares o situaciones que te pueden ocasionar otroataque, a desarrollar Fobias, y en el peor de los casos no te vas a sentir capaz de salirde casa.
  24. 24. CausasLas causas del Trastorno de Pánico son aún desconocidas. Los síntomas empiezan aaparecer alrededor de los 25 años, aunque hay niños que también los padecen pero nose les diagnostica el trastorno hasta que son mayores. Las mujeres son más propensasa tenerlo que los hombres.La mayoría de las personas no sufren más de dos ataques de pánico en toda su vida, ygeneralmente se deben a situaciones de mucho estrés, como estar pasando porcambios drásticos en la vida, estar en una situación traumática o la muerte de alguiencercano.Sin embargo, también pueden influir factores genéticos, pues eres mucho máspropenso a sufrir ataques o a tener un trastorno de pánico cuando existen antecedentesen otros miembros de tu familia.Prevención y tratamiento.No hay una forma de prevenir los ataques de pánico, ya que sus causas pueden en elcaso del Trastorno de Pánico se desconocen.Si es un ataque de pánico ante una situación estresante de la vida, es de gran utilidadaprender técnicas de respiración y de relajación. El cuidar de tu salud y bienestar alcomer bien, descansar lo suficiente y hacer ejercicio, también ayudan a reducir lafrecuencia y la gravedad de los ataques, si es que tiendes a responder así. Además, esrecomendable que evites tomar sustancias estimulantes como la cafeína y la cocaína,y que reduzcas el consumo de alcohol.De todos modos, tan pronto sufras el primer ataque de pánico o sientas los síntomasde un trastorno de pánico, debes consultar a tu médico o a un profesional calificado deinmediato. Si no recibes tratamiento, los ataques de pánico pueden empeorar a vez.En el caso del Trastorno de Pánico, existen varios medicamentos muy efectivos queprevienen los ataques de pánico que como sabes, pueden aparecer en el momentomenos esperado. Debes tomar en consideración que a veces toma un par de semanasantes de que empiecen a hacer efecto, pero no tienes por qué vivir con ellos.TRASTORNO POR ESTRÉS POST-TRAUMÁTICO (TEPT)¿Qué es?Es un trastorno de ansiedad que desarrollan algunas personas después de haber vividoo de haber visto una situación extremadamente traumática, como una guerra, undesastre natural o un abuso sexual. En esa situación, la persona siente una amenaza desalir gravemente herido o de morir, y la sensación de miedo e impotencia es intensa.Es normal que quienes pasen por situaciones traumáticas sufran un impacto y tardenalgunas semanas o meses en asimilarlas, pero generalmente lo pueden lograr sinmayores problemas.
  25. 25. Cuando los efectos duran más de un mes y la persona tiene dificultades para olvidar losucedido, aceptarlo y adaptarse a la vida que continúa, probablemente sufre de unTrastorno por Estrés Post-Traumático (TEPT). En estos casos es necesario buscarayuda y recibir tratamiento antes de que los síntomas empeoren.SíntomasLos síntomas del Trastorno por Estrés Post-Traumático se pueden presentarinmediatamente después de la experiencia o algunos meses o años después. Tododepende de la persona, de la gravedad del trastorno y de su reacción ante la situacióntraumática.Quienes sufren de TEPT presentan algunos de los siguientes síntomas mentales ycambios en su comportamiento que afectan seriamente su vida diaria:• Revivir: Tienden a revivir el momento traumático una y otra vez, a través de recuerdos, pesadillas, alucinaciones o actividades relacionadas como el aniversario o visitar el lugar donde ocurrió. Sienten que están volviendo a vivir la situación constantemente.• Indiferencia: Intentan evitar cualquier situación, persona o lugar que les recuerde el momento del trauma. Esto se convierte muchas veces en un desinterés y una indiferencia general hacia todo, a las actividades cotidianas e incluso hacia la propia familia, y poco a poco tiende a aislarlos.• Exceso de emociones: Sienten un entusiasmo excesivo o hiperactividad que les genera problemas para relacionarse con los demás. Están nerviosos permanentemente, no pueden concentrarse o no pueden dormir, reaccionan exageradamente frente a ciertas situaciones, y se ponen irritables o tienen explosiones de mal genio constantemente.• Culpabilidad: En algunos casos pueden llegar a sentir culpa por no haber podido evitar o cambiar la situación.También pueden tener síntomas físicos relacionados con la ansiedad y el estrés: • Presión alta (hipertensión) • Taquicardia • Respiración acelerada • Tensión muscular • Náusea y diarrea • Dolor de cabeza y fiebre • Mareo y desmayosAdemás, algunas personas tienden a querer evadir el trauma cayendo en elalcoholismo, la drogadicción y la depresión.
  26. 26. CausasComo lo mencioné anteriormente, el Trastorno por Estrés Post-Traumático surgecomo consecuencia de haber vivido o haber sido testigo de una situaciónextremadamente traumática como lo puede ser una guerra, un huracán o un terremoto,un accidente de carro o de avión, el secuestro, la muerte inesperada de la pareja o deun hijo, una violación o alguna agresión física fuerte, ser víctima de maltrato y abusoinfantil, y otras situaciones. Cualquier persona que haya pasado por una experienciaasí puede sufrir del Trastorno por Estrés Post-Traumático sin importar su edad.Quienes pueden sufrir de TEPT en Estados Unidos son los veteranos de las guerrascomo Vietnam, Irak o Afganistán los sobrevivientes de catástrofes o de ataquesterroristas como el de Septiembre 11 en Nueva York, las personas torturadas, losniños que fueron maltratados severamente o abusados sexualmente, e incluso losfamiliares de las víctimas, los testigos de los ataques y el personal de atención deemergencias y rescate.Sin embargo, no todas las personas que han pasado por situaciones traumáticas tienenel Trastorno por Estrés Post-Traumático. Todos reaccionamos diferente ante lassituaciones que nos afectan. Pero, ¿qué hace que algunas personas sufran estetrastorno y otras no? Es una pregunta que aún no tiene respuesta pues el TEPT sepuede dar por razones tanto genéticas, como físicas, psicológicas o sociales, o por lacombinación de varias a la vez. El haber sufrido un trauma en el pasado, el tener unfamiliar que haya tenido TEPT alguna vez, o el no contar con buen apoyo familiar osocial después del evento traumático puede aumentar el riesgo de desarrollar untrastorno de este tipo.PrevenciónAunque muchos quisiéramos evitar las guerras, los accidentes o los desastresnaturales, es casi imposible. Por eso mismo es muy difícil prevenir el Trastorno porEstrés Post-Traumático cuando las causas son tan impredecibles.Además, también es muy difícil reducir los factores que aumentan el riesgo de queuna persona desarrolle el TEPT pues aún no han sido claramente definidos.Sin embargo, hasta el momento se ha podido comprobar que las personas que cuentancon un fuerte apoyo familiar o social después de pasar por un evento traumáticotienen menos posibilidades de sufrir del Trastorno por Estrés Post-Traumático.Generalmente, el hablar de lo sucedido con un familiar, amigo o consejero espiritual,y el expresar los sentimientos de miedo, nerviosismo, enojo o culpa, ayudan aasimilar lo sucedido y a recuperarse del impacto y del trauma.Mucha gente cree que se debe buscar ayuda psicológica cuando ya se tienen síntomasgraves o cuando ya se sufre del Trastorno por Estrés Post-Traumático. Pero de hecho,es lo contrario. Es mejor recibir la terapia profesional inmediatamente después depasar por la situación traumática ya puede ser clave para prevenir este trastorno, puesayuda a entender y a aceptar la situación, así como a aprender formas para manejarlos síntomas antes de que se compliquen.
  27. 27. ¿Cuándo es necesario consultar a un médico? No es necesario ni se recomiendaintentar superar un momento traumático completamente solo; desde el primer día sepuede consultar a un profesional calificado en busca de ayuda.Pero si la persona decide esperar, es importante que consulte a su médico deinmediato cuando los síntomas emocionales o físicos duran mucho tiempo oaumentan en lugar de reducirse. Entre más temprano se reciba tratamiento, mejoresserán los resultados y mayores las posibilidades de superar el Trastorno por EstrésPost-Traumático. Incluso, la persona debe recibir atención urgente cuando siente quelos sentimientos lo agobian y no los puede controlar, si tiene síntomas físicos fuertes osi siente impulsos de hacerse daño.FOBIAS DE VERDADNo están mintiendo quienes prefieren cruzar el país en auto antes de subirse en unavión porque temen volar, o aquellos que jamás se subirán a ver Las Vegas desde laTorre Stratosphere porque detestan las alturas. Y tampoco son mentiras las historiasde actores de Broadway frustrados porque les da pánico subirse a un escenario. Todosellos sufren de algún tipo de Fobia, el Trastorno de Ansiedad más común en EstadosUnidos que afecta a casi el 12% de la población.Las fobias son miedos intensos e irracionales que se sienten al enfrentarse a ciertosobjetos o situaciones que realmente no son tan peligrosos o aterradores de acuerdo alos demás, como volar, hablar en público, entrar en un túnel o subirte a un elevador.La reacción más inmediata que genera este miedo es la de querer evadir la situación oel objeto que está causando pánico. Aunque las personas que padecen una fobia sabenque su miedo no tiene razón de ser, no pueden controlarlo y quieren evitarlo comosea.Muchas veces su necesidad de evitarlo llega a ser tan fuerte que puede limitar su vidadiaria tanto en el trabajo como en la casa y en sus ambientes sociales, pues les impidecumplir normalmente con su trabajo o incluso volver a salir su casa. Cuando lasfobias son excesivas y afectan la vida cotidiana, lo mejor es recibir tratamiento paracontrolarlas o reducirlas.SíntomasExisten tres tipos de fobias.La Agorafobia es el miedo a encontrarse en lugares o situaciones donde la persona noestá acompañada por alguien cercano y teme no encontrar ayuda o escapatoria en casode que le de un ataque de pánico. Suele suceder en lugares aislados, en medio demultitudes o en lugares de grandes dimensiones como un estadio de fútbol o un centrocomercial. Para evadir esta fobia, las personas prefieren estar en lugares donde sesienten seguros, como en sus propias casas.La Fobia Social es el miedo vivir situaciones que puedan exponer a la persona acríticas y humillaciones públicas como en una fiesta, una reunión de trabajo, un
  28. 28. congreso o una discoteca. Quienes sufren de este tipo de fobia se sienten muyincómodos y actúan con gran timidez en eventos sociales, y por lo mismo prefierensimplemente evitarlos. Generalmente la Fobia Social sucede con todo tipo desituaciones sociales, pero algunas personas tienen fobias sociales específicas, como lafobia al escenario tan común en actores o cantantes que tienen que dar presentacionesfrente a un público.Las Fobias Específicas son las más comunes. Son miedos a cosas o situacionesespecíficas como: • Claustrofobia: miedo a lugares encerrados y a la trasportación pública • Acrofobia: miedo a las alturas y lugares altos • Fobia a animales: ratones, serpientes o arañas (aracnofobia) • Hidrofobia: miedo al agua • Fobia a la sangre, a las inyecciones y a las heridasCuando se enfrenta al objeto o situación, la persona fóbica siente miedo intenso opánico, ansiedad incontrolable y una necesidad urgente de evadir a cualquier costo lasituación. A veces las opciones de evasión pueden llegar a ser atrevidas, peligrosas o,en el peor de los casos, trágicas.Algunas personas se pueden sentir ansiosos incluso sólo por pensar en la situación oel objeto, o al sentir que podrían estar cerca de él. Es común que las personas que letemen a los aviones y deben viajar, se sientan peor cada día que se acerca la fecha delviaje. Los síntomas varían en intensidad dependiendo entonces de la cercanía con lasituación o el objeto; generalmente pueden ir desde una ansiedad leve hasta un ataquede pánico.El cuerpo también reacciona frente a una fobia con sudor excesivo, falta de aire,taquicardia y temblores.CausasLas fobias suelen aparecer mayormente en la niñez o la adolescencia, pero se dantambién en adultos. La única diferencia es que los objetos de la fobia cambian. Lasfobias a la sangre, las inyecciones, los animales son más comunes en los niños. Lasfobias relacionadas con situaciones se dan más en los adultos.Las causas de las fobias aún son desconocidas, y como sucede en la mayoría de losTrastornos de Ansiedad, las fobias pueden deberse a la influencia de muchos factoresa la vez.Por un lado, puede haber factores genéticos que influyan, si hay historia de fobias entu familia. Aunque es difícil de comprobar en qué medida es por genética y en quémedida es simplemente ejemplo aprendido, pues otras investigaciones plantean quelas fobias también pueden aprenderse de los padres o de los hermanos durante lainfancia.Por otro lado, también influyen intensamente las experiencias personales.Por ejemplo, las fobias pueden desarrollarse después de haber vivido situacionestraumáticas en la misma situación o con el mismo objeto que ahora causa pánico,
  29. 29. como tener hidrofobia porque alguna vez se corrió riesgo de ahogarse, o haber tenidoun ataque de pánico en un lugar específico.PrevenciónAunque se puede intentar controlar los miedos y las fobias por uno mismo, muchaspersonas no lo logran y necesitan un tratamiento que los ayude a reducir la ansiedad ya controlar las reacciones.TRATAMIENTO PARA LOS TRASTORNOS DE ANSIEDADLa mayoría de los trastornos de ansiedad se pueden tratar de dos formas: conpsicoterapia y con medicamentos. Tu médico o psicoterapeuta puede sugerir el mejortratamiento para tu caso particular. La psicoterapia siempre es una buena opción ypuede ir complementada con medicamentos, cuando son necesarios.La psicoterapia te sirve para hablar sobre tu trastorno y recibir consejo profesionalsobre cómo entenderlo y manejarlo. El hablar de los problemas es el primer paso paraempezar a superar tus problemas y te ayuda a analizar las causas de tuspreocupaciones, obsesiones, fobias y ansiedades, y a aprender a manejarlas.La terapia de conducta cognitiva es la más común para tratar los trastornos deansiedad. Este tipo de terapia se basa en la idea de que tus pensamientos ysentimientos influyen en tus comportamientos. Durante la terapia analizarás cuálesson los pensamientos negativos o conflictivos que están haciendo que te comportes decierta manera, y buscarás formas de cambiarlos por pensamientos más positivos yacordes con la realidad.En estas terapias también se suele recrear las situaciones o pensamientos que teprovocan reacciones ansiosas, pues enfrentándolas aprendes más fácilmente a manejartus reacciones y a controlar los síntomas de tu trastorno de ansiedad. Por ejemplo,enfrentarte a una situación que te da pánico, a un objeto que te provoca fobia, arecuerdos traumáticos o verte obligado a romper tus rutinas e ignorar tus obsesiones.Las terapias pueden ser individuales, pero siempre tienes la opción de buscar terapiasen grupo para compartir tus experiencias con otros que viven la misma situación quetú, o familiares para que tus seres queridos puedan convertirse en un centro de apoyofundamental.También te pueden recetar medicamentos para complementar el tratamiento. Tumédico podrá recomendarte lo mejor para tu caso particular. • Los medicamentos contra la ansiedad te ayudan a reducir la sensación de ansiedad. Las Benzodiazepinas son las medicinas de este grupo qué más se usan en estos casos. Pero se deben tomar bajo estricto control del médico pues pueden generar dependencia cuando se toman por mucho tiempo o en grandes cantidades. Las Benzodiazepinas más comunes son Alprazolam (Xanax), Clordiazepóxido (Librium), Diazepam (Valium) y Lorazepam (Ativan).
  30. 30. También se puede tomar Buspirona (BuSpar), que es igual de eficiente y menos adictiva. • Los medicamentos antidepresivos han demostrado ser muy útiles también para los trastornos de ansiedad pues trabajan en tu cerebro y afectan el funcionamiento de un neurotransmisor llamado Serotonina. Entre ellos están los Inhibidores Selectivos de Recaptación de Serotonina y los más comunes son Fluoxetina (Prozac), Paroxetina (Paxil), Sertralina (Zoloft), Fluvoxamina (Luvox), Escitalopram (Lexapro) y Citalopram (Celexa). • También puedes usar los Inhibidores de Recaptación de Serotonina y Norepinefrina, que actúan sobre dos neurotransmisores, la Serotonina y la Norepinefrina. Estos medicamentos se usan para tratar los síntomas de depresión y de algunos trastornos de ansiedad. Los más comunes son Duloxetina (Cymbalta) y Venlafaxina (Effexor, Effexor XR). • Los Beta bloqueadores son otro tipo de medicamentos que se encargan de “bloquear” los efectos de la adrenalina en los receptores beta del cuerpo, ayudando así a reducir la sensación de ansiedad, el ritmo cardíaco y la presión sanguínea. Los más comunes son Atelonol y Propranolol. • Finalmente, podrían recomendarte Antidepresivos Tricíclicos como Anafranil o unos medicamentos llamados IMAO o Inhibidores de la monoaminooxidasa. Ambos son sumamente efectivos para tratar los trastornos de pánico, pero tienen efectos secundarios con mayor frecuencia, y por eso no son tan comúnmente recomendados por los médicos. Todos deben tomarse bajo estricto control del médico y con precaución.El tratamiento con medicamentos debe ser siempre la última opción, pues existenmuchas otras formas para controlar tu ansiedad, excepto en los casos de Trastornos deAtaques de Pánico. Ahora que sabes que tienes opciones, busca ayuda para aliviar tutrastorno de ansiedad y tus preocupaciones a tiempo y para poder continuar con unavida más tranquila y más feliz.Y recuerda, que en todos los casos de las enfermedades que tienen que ver con saludmental el buscar ayuda no es una señal de debilidad, es una señal de fortaleza. Estosproblemas no son diferentes a tener presión alta o diabetes. Independientemente de loque los cause, hay alteraciones químicas en el cuerpo. Por eso existen profesionalesque estudian e incluso se especializan en esta área y están listos para ayudarte. Nosufras en silencio. Si necesitas ayuda, búscala hoy. Te la mereces.© 2011 Vida y Salud Media Group, Inc. Todos los derechos reservados.

×