Teórica TP4 / Editorial

1,277 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,277
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
342
Actions
Shares
0
Downloads
63
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Teórica TP4 / Editorial

  1. 1. Wolkowicz 2009 TP4 Diseño Editorial
  2. 2. Wolkowicz 2009 TP4 Diseño Editorial Libro: (Etimología: de latín liber, libri, membrana, corteza de árbol) 1. m. Conjunto de muchas hojas de papel u otro material semejante que, encuadernadas, forman un volumen. 2. m. Obra científica, literaria o de cualquier otra índole con extensión suficiente para formar volumen, que puede aparecer impresa o en otro soporte. ¿Qué es un libro- obejto? Un libro-objeto no es un mero soporte de palabras, es más bien una secuencia de espacios desarrollados en cualquier lenguaje escrito y en cualquier sistema de signos. Combina el lenguaje verbal con el lenguaje visual; crea, con formas propias, nuevos códigos de comunicación, más allá del texto escrito. Teniendo en cuenta los elementos propios del libro como objeto y sus recursos de producción: • Formatos • Papeles (colores, gramajes, texturas, transparencias, calados, etc.) • Encuadernación • Ritmos y secuencias en el relato visual. • Diseño de dobles páginas. • Uso de las tipografías y su relación con las imágenes.
  3. 3. Wolkowicz 2009 TP4 Diseño Editorial Propuesta de Metodología de Trabajo de lo general a lo particular / de la mirada más global al detalle / de la panorámica al zoom interior
  4. 4. TP4 Propuesta de metodología de trabajo • Análisis e investigación del material. Conclusiones
  5. 5. TP4 Propuesta de metodología de trabajo • Análisis e investigación del material. Conclusiones 1. Toma de partido y propuesta conceptual ¿Qué quiero contar?
  6. 6. TP4 Propuesta de metodología de trabajo • Análisis e investigación del material. Conclusiones 1. Toma de partido y propuesta conceptual ¿Qué quiero contar? 132.000 volts El caso Ezpeleta Fotos: María Eugenia Cerutti / Textos: Silvina Heguy
  7. 7. TP4 Propuesta de metodología de trabajo • Análisis e investigación del material. Conclusiones 1. Toma de partido y propuesta conceptual ¿Qué quiero contar? 2. Definición de recursos de producción: ¿Qué recursos formales y objetuales utilizaré para comunicar lo que quiero contar? • formato • encuadernación • materiales: cartones, filminas, papeles, texturas, trasnparencias, gramajes, colores, opacidades, calados, etc.
  8. 8. TP4 Propuesta de metodología de trabajo • Análisis e investigación del material. Conclusiones 1. Toma de partido y propuesta conceptual ¿Qué quiero contar? 2. Definición de recursos de producción: ¿Qué recursos formales y objetuales utilizaré para comunicar lo que quiero contar?
  9. 9. TP4 Propuesta de metodología de trabajo • Análisis e investigación del material. Conclusiones 1. Toma de partido y propuesta conceptual ¿Qué quiero contar? 2. Definición de recursos de producción: ¿Qué recursos formales y objetuales utilizaré para comunicar lo que quiero contar? 3. Ritmos, recorridos y tensiones en la secuencia del relato total. ¿Cómo será el relato en el tiempo de recorrido de mi libro?
  10. 10. TP4 Propuesta de metodología de trabajo • Análisis e investigación del material. Conclusiones 1. Toma de partido y propuesta conceptual ¿Qué quiero contar? 2. Definición de recursos de producción: ¿Qué recursos formales y objetuales utilizaré para comunicar lo que quiero contar? 3. Ritmos, recorridos y tensiones en la secuencia del relato total. ¿Cómo será el relato en el tiempo de recorrido de mi libro? 3a. Partes, elementos del libro: • Tapa, contratapa, lomo, solapas • Retiraciones de tapa y contratapa. Guarda. • Páginas preliminares: páginas de cortesía, portadilla, portada • Cuerpo del libro: - Secciones / Aperturas / Capítulos - Desplegables / Separadores / Apartados especiales • Créditos, legales, índice, bibliografía, colofón
  11. 11. TP4 Propuesta de metodología de trabajo • Análisis e investigación del material. Conclusiones 1. Toma de partido y propuesta conceptual ¿Qué quiero contar? 2. Definición de recursos de producción: ¿Qué recursos formales y objetuales utilizaré para comunicar lo que quiero contar? 3. Ritmos, recorridos y tensiones en la secuencia del relato total. (“libro chico”). ¿Cómo será el relato en el tiempo de recorrido de mi libro?
  12. 12. TP4 Propuesta de metodología de trabajo • Análisis e investigación del material. Conclusiones 1. Toma de partido y propuesta conceptual ¿Qué quiero contar? 2. Definición de recursos de producción: ¿Qué recursos formales y objetuales utilizaré para comunicar lo que quiero contar? 3. Ritmos, recorridos y tensiones en la secuencia del relato total. (“libro chico”). ¿Cómo será el relato en el tiempo de recorrido de mi libro? 4. Decisiones particulares que hacen a lo general • Familias y variables tipográficas a utilizar • Niveles de información del contenido - Títulos, Subtítulos, Texto principal (cajas de texto: grilla, márgenes) - Destacados. Epígrafes. Notas al pie. Foliado • Tipos de imágenes (fotografías, ilustraciones, misceláneas, etc) • Puestas en página: composición, tensiones, relaciones imagen-texto.
  13. 13. TP4 Propuesta de metodología de trabajo • Análisis e investigación del material. Conclusiones 1. Toma de partido y propuesta conceptual ¿Qué quiero contar? 2. Definición de recursos de producción: ¿Qué recursos formales y objetuales utilizaré para comunicar lo que quiero contar? 3. Ritmos, recorridos y tensiones en la secuencia del relato total. (“libro chico”). ¿Cómo será el relato en el tiempo de recorrido de mi libro? 4. Decisiones particulares que hacen a lo general • Familias y variables tipográficas a utilizar • Niveles de información del contenido - Títulos, Subtítulos, Texto principal (cajas de texto: grilla, márgenes) - Destacados. Epígrafes. Notas al pie. Foliado • Tipos de imágenes (fotografías, ilustraciones, misceláneas, etc) • Puestas en página: composición, tensiones, relaciones imagen-texto. ¿Cómo articulo todos los recursos gráficos y decisiones visuales, como signos y variables que componen mi sistema editorial?
  14. 14. Éste es unes un libro testimonial. Refleja la resistencia moral de un grupo de vecinos que es- moral Este libro testimonial. Refleja la resisten- This is a book of testimonies. It reflects the cia moral de para reclamar por el que está ambiental generado por varios cables de 132.000 tá solo un grupo de vecinos impacto solo resistance of a group of neighbours who are alone in their para reclamar por elsubestación de energía ge- volts y por una impacto ambiental que eléctrica. Frente a la impúdica falta de respues- nerantas a sus reclamos, los hombres ysubes- complaint against the environmental impact generated varios cables de 132.000 volts y una mujeres del barrio de Ezpeleta decidieron desnu- tación de energía eléctrica. Frente a la impúdica sufrimientos, waves and an electric power substation darse. Mostrar los signos indiciales de sus by high tension las huellas de sus dolores, falta de respuestas a sus reclamos, los hombres documentos inapelables de lo que shameless lack of las marcas que sus cuerpos exhiben como built right under their noses. Before the eran an- E L C A S O E Z P E L E T A tes cuerpos enteros, familias completas. y mujeres del barrio de Ezpeleta decidieron des- answers to their complaints, men and women of Ezpeleta María Eugenia Cerutti I Silvina Heguy nudarse: mostrar los estigmas de sufotografías, y Silvina Heguy, con sus textos, realizaron du- María Eugenia Cerutti, con sus sufrimien- to, las huellas de su dolor, las marcas que sus neighbourhood decided to get undressed and show the rante más de tres años un trabajo periodístico independiente y original que renueva la cuerpos exhiben comogénero en América Latina y que exige casi como suffering, the traces of their pain, tradición de este documentos inapelables marks evidencing their formato único un libro de lo editado por vez sello que también apuesta a una forma diferente de hacer periodismo. que alguna un fueron cuerpos enteros, fa- spots on their bodies as irrefutable documents of what milias completas. lo menos que podemos pedirle a nuestra sensibilidad frente al decoro de Veamos. Es Maríaquien seCerutti, con sus fotografías, y Silvina de lucha. full bodies, complete families. Eugenia quita las ropas como herramienta used to be Heguy, con sus textos, realizaron durante más de For more than three years, María Eugenia Cerutti and tres años es untrabajo periodístico independiente y de un grupo de vecinos que está solo para reclamar por Este un libro testimonial. Refleja la resistencia moral Silvina Heguy have been elaborating an original and originalimpacto ambientaltradición por este génerode 132.000 volts y por una subestación de energía eléctrica. el que renueva la generado de varios cables en Frente a la y que exige de respuestas a sus reclamos, independent journalistic work that renews the tradition of América latina impúdica faltacasi como formato único los hombres y mujeres del barrio de Ezpeleta decidieron un libro editado por un sello que también apuesta a this genrehuellas de sus dolores, las marcas que sus desnudarse. Mostrar los signos indiciales de sus sufrimientos, las in Latin America. una forma diferente como documentos inapelables de lo que eran antes cuerpos enteros, familias completas. cuerpos exhiben de hacer periodismo. Let us see. It is the least we can all ask for to our sensitivity “Veamos”. Eugenia Cerutti, que sus fotografías, y Silvina Heguy, con sus textos, realizaron durante más de tres María Es lo menos con podemos pedirle a nuestra sensibilidad frente al decoro de quien se que renueva la tradición de este who take off their clothes años un trabajo periodístico independiente y original in front of the dignity of those género en América quita Latina y que exige casi como formato lucha. libro editado porfor fighting. también apuesta a una forma las ropas como herramienta de único un as a tool un sello que diferente de hacer periodismo. Veamos. Es lo menos que podemos pedirle a nuestra sensibilidad frente al decoro de quien se quita las ro- pas como herramienta de lucha.
  15. 15. 12.000 volts. 3
  16. 16. E L C A S O E Z P E L E T A
  17. 17. María Eugenia Cerutti y Silvina Heguy Buenos Aires, la marca editora, Colección lavistagorda, 2006 © la marca editora, 2006 www.lamarcaeditora.com I lme@lamarcaeditora.com (54 11) 4383.6262 I Pasaje Rivarola 115 (1015) Buenos Aires, Argentina Fotos María Eugenia Cerutti Textos Silvina Heguy Edición Guido Indij Diseño 2martini • estudio de diseño Traducción Ana Umarán Infografía Clarisa Mateo / Leandro César Scan y tratamiento de imágenes EdgePreMedia Impresión Platt GRUPO IMPRESOR, Santa María del Buen Aire 456, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Realizado con el apoyo de E L C A S O E Z P E L E T A Fotografías María Eugenia Cerutti Distribuido por Textos Silvina Heguy www.asuntoimpreso.com www.@asuntoimpreso.com (54 11) 4 383 5152 I Pasaje Rivarola 169 (1015) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina. ISBN 950-889-149-1 ISBN 978-950-889-149-5 Queda hecho el depósito que estabece la ley 11.723 Impreso en la Argentina. Printed in Argentina. Impreso el 10 de noviembre de 2006 No se permite la reproducción parcial o total de este libro, ni su incorporación a un sistema informático, ni su trasmisión en cualquier forma o por cualquier medio, sea éste mecánico, electrónico, por fotocopia, grabación u otros métodos, sin el permiso previo y por escrito de los titulares del copyright.
  18. 18. ZONA DE TENSIÓN Los ojos, junto con el estómago y el corazón cuánto tiempo? Ahora convivimos con esa realidad (incluso si queremos entenderlo en el sentido acomodando su percepción en un lugar de la metafórico que le otorgamos habitualmente) son conciencia en donde no nos perturbe. nuestros órganos más flexibles. Lo que hace poco nos horrorizaba, ya no lo vemos. Nuestros ojos Engranados en la política del capital, medida se adaptan a la idea que de nosotros mismos ahora por el rating minuto a minuto, y siempre tenemos. Es por ello que la imagen que nos y cuando no se interpongan con sus propios devuelve el espejo es disímil a la que nos ofrece intereses, los medios masivos de comunicación el retrato que los otros hacen de nosotros. no hacen otra cosa que replicar y proyectar Incluso, del retrato fotográfico. Incluso del aquello que suponen nuestro deseo; o sea, el autorretrato fotográfico. deseo de la mayoría. La imagen que tenemos de nosotros, como así Los noticieros de televisión duran una hora. Los también la que tenemos de nuestra sociedad, semanarios tienen sesenta y cuatro páginas. es una construcción ideal en la que participan Los diarios tienen noventa y seis. La sección de nuestra memoria, pero sobre todo nuestro deseo. cultura tiene una página. La de sociedad, dos. La Por eso ya no miramos a nuestros vecinos. Son de policiales, tres. La de internacionales, cuatro; nuestros semejantes y se nos parecen demasiado. por poner un caso, que por supuesto cambia Los carros traccionados a sangre, esta vez no sólo según cada medio. Esas medidas son medidas por caballos sino también por hombres y niños estandarizadas. Inamovibles. Porque no importa (que son nuestros vecinos), han regresado a los qué ocurra esta semana en el mundo, en la barrios más ricos de la ciudad, que siendo los cultura o en la sociedad. Aunque caigan las Torres, de mayor consumo, son además los que mayor liberen a María Julia, o empate Boca, después del cantidad de basura producen. En 2001 su aparición noticiero comienza Videomatch, o la última sitcom nos sorprendió como un retroceso de la ciudad. de Francella. Pero aunque nada de eso ocurra, los Hoy ya no los vemos. noticieros duran una hora y la prensa periódica Del conurbano bonaerense, camiones y trenes tiene una cantidad de páginas establecidas que transportan cartoneros que revuelven nuestra deben ser llenadas diariamente con una misma basura. Esa imagen primero nos horrorizó. ¿Por medida de ‘contenidos’. 16.000 volts. 7
  19. 19. Derby Suave en Ezpeleta. Las rosas de plástico en el florero de la mesa del living de su ca- sa combinan con el rojo furioso de sus uñas. Maneja el cigarrillo con su mano izquierda, lo levanta del cenicero de vidrio tallado, lo coloca en la comisura de sus labios del mismo Familias tipográficas: lado y pita largo. Tira el humo hacia arriba en un gesto copiado de una diva en blanco y ne- • “DIN” y sus variables gro, y las miles de arrugas leves se le contraen en una mueca que queda suspendida. • “Vendetta” y sus variables La nieta de uno de los ministros del último zar de Rusia, la de Ezpeleta, es de mala encar- nadura, de esas a las que una herida le tarda mucho en curar. En cerrar. Tiene 73 años. Un cáncer de mama la dejó con un hueco profundo en la mitad de su tórax y con un desgano que no la deja hacer nada. La muerte de su hijo le marcó un tajo aún más profundo. El do- lor que no cesa, todavía le vuelve transparentes los ojos celestes. El azúcar, que tres veces por día le pone su marido para cicatrizar las marcas del cuerpo, no puede con ella. María Elena Poljobich se desnuda con un gesto que copió de su abuela y calca la mue- ca noble de aquella aristócrata rusa que no sabía ni peinarse sola. Comienza a des- abrocharse la blusa para mostrar la marca en su cuerpo mientras, de costado, pita el Derby Suave largo. Se saca el relleno de nylon de una parte del corpiño. Se lo desabro- cha. Se muestra. Sostiene con una mano su única mama como si fuera un mascarón de proa que a pesar de la lluvia y la bruma marina mantiene cierto esplendor. María Elena Poljobich se vuelve una esfinge. Pierde la mirada hacia delante y choca con la pared de su casa, donde también rebotan las ondas electromagnéticas. Sin mirar la cámara, pregunta de costado: ¿Así? María ElEna. Cáncer de mama. Brown 4732. Falleció el 8 de julio de 2005.
  20. 20. 110.000 volts. 11
  21. 21. habrían de ser las mismas víctimas los encargados y una vez que llega a la zona donde será destinada subestaciones… el costo sería tan alto que la ¿ONDAS ASESINAS? de demostrar que “la vinculación causal entre al consumo, el flujo de energía se distribuye, operación total de la empresa se haría inviable. las dolencias padecidas y el supuesto agente reduciéndose la tensión en escalones sucesivos por Preferirían, antes, dejar el país. Disminución de la melatonina, náuseas, dolores contaminador” está científicamente determinada? medio de estaciones transformadoras hasta llegar En lo que a nosotros y a los vecinos de Ezpeleta de cabeza, depresión, patologías cancerígenas, ¿No debería tener mérito suficiente para detener al nivel de baja tensión (220.000, 132.000, 33.000, respecta, ello sería una consecuencia secundaria. malformaciones, muerte. la fuente generadora de ese daño, la simple duda 13.200 y, finalmente, 220 volts)”. Supongamos que ello ocurriera, ¿no debería el Los vecinos sostienen que dichas afecciones apoyada por la evidencia del dolor que en estas Los jueces de la causa sostienen: “para establecer Estado retomar la administración de energía se producen por los campos electromagnéticos páginas se despliega? el grado de responsabilidades y soluciones, cabe eléctrica al servicio de los ciudadanos? Claro que que genera la planta transformadora y solicitan El ENRE (Ente Nacional de Regulación Eléctrica) liminarmente recordar que el derecho ambiental debería ser el Estado, entonces, quien afronte los el traslado de la Subestación Sobral. Edesur aduce que sus funciones de control se limitan a en nuestro ordenamiento jurídico nacional se costos de adaptar la tecnología a las necesidades manifiesta que no se pudo probar que los “verificar el cumplimiento de las pautas brindadas encuentra regulado, principalmente, por la de la población. ¿No hay entonces un trasfondo mencionados campos magnéticos afecten a la en la Resolución 77/98 de la Secretaría de Energía Constitución Nacional que a partir de su reforma político en esta cuestión? Si consideramos que salud. O sea, frente a la evidencia de la muerte y de la Nación que establece las reglas que deben en el año 1994 incluyó a través del art. 41 el vivimos en un país siempre al borde de la crisis las terroríficas estadísticas, aduce improcedencias seguir los transformadores y distribuidores de derecho de todos los habitantes de la Nación a energética, la respuesta es bastante obvia. procesales y lagunas científicas. energía eléctrica, con lo cual —a su entender— es el ‘gozar de un ambiente sano, equilibrado, apto para Creemos en una responsabilidad compartida citado organismo de gobierno el responsable por los el desarrollo humano y para que las actividades de distintos sectores. Los años pasan y las Es cierto que aún la Organización Mundial niveles electromagnéticos permitidos”. Edesur, que productivas satisfagan las necesidades presentes enfermedades se desarrollan, los estudios de de la Salud (http://www.who.int/peh-emf/es/) las “distintas mediciones de la frecuencia industrial sin comprometer las de las generaciones futuras’”. impacto ambiental no se efectuan, la ciencia presenta pocas certezas sobre los efectos de los niveles de los campos electromagnéticos que Y “la exposición a campos electromagnéticos aún a mantiene su silencio, la justicia no actúa, las negativos de los campos electromagnéticos a genera dicha planta transformadora de electricidad niveles inferiores a los permitidos legalmente, no es empresas no proponen soluciones, los medios escala hogareña, sobre la salud humana. Apenas (…) no superaban los permitidos por la norma óbice para eximir de responsabilidad a la empresa olvidan, los vecinos mueren. Desde que este aduce que “no se pone en cuestión que por regulatoria”. Y finalmente que “en cuanto a la prestataria del servicio eléctrico por los daños libro comenzó a gestarse, hace dos años, al encima de determinados umbrales los campos eventual adopción de las medidas solicitadas por en la salud que puedan sufrir, en este caso, los menos veinte vecinos han fallecido por causas electromagnéticos puedan desencadenar efectos los (vecinos) accionantes” —cese de la utilización habitantes de Ezpeleta, ni tampoco para deslindar ‘presuntamente’ vinculadas directamente a la biológicos”. Y que los resultados de los estudios de de las líneas como transmisoras de la electricidad la responsabilidad del ENRE por el poder de policía generación de campos electromagnéticos de la Evaluación del Riesgo para la Salud de los CEM, y retiro de la Subestación Sobral y cableados ejercido defectuosamente”. Subestación. estarán disponibles dentro de algunos años… es existentes—, señala que “podría afectarse Supimos, off the record, que hay ejecutivos de que, como resulta evidente, el desarrollo de las gravemente el Sistema Interconectado Nacional y, Edesur conscientes del efecto que la Subestación En tanto, a minutos de Ezpeleta, en el barrio San investigaciones va de la mano con los intereses con ello, el interés público y el bienestar general Sobral produce. Que ‘deberían’ reemplazarla. Juan de Berazategui, Edesur intenta recuperar de la sociedad industrial-científico-tecnológica. de los demás usuarios del servicio eléctrico (…) Pero más allá del costo que implica hacerlo, una planta de Segba en desuso y transformarla ¿Pero qué ocurre con las altas dosis a las que que para un eficiente transporte y distribución de saben que si procediesen, sobrevendrían nuevas en una nueva subestación de alta y media tensión son expuestos los vecinos de Ezpeleta?, ¿por qué la electricidad eleva las tensiones (voltaje) a 500 kv denuncias, intimaciones para reemplazar otras para satisfacer las demandas de los nuevos 110.000 volts. 11
  22. 22. JUSTICIa countries y desarrollos suburbanos. Las veredas o universales. Las protagonistas de este libro son del barrio fueron levantadas por las cuadrillas señoras de su casa que sufren. Vecinas y vecinos de la empresa durante el día y tapadas durante que frente a la falta de respuestas de la justicia, la noche por los vecinos, conscientes del trágico de sus representantes municipales, del ENRE futuro que les significan. Mientras escribimos y de los medios masivos, deciden desnudarse, estas líneas, la empresa cambió su estrategia: las exponerse dramáticamente para que veamos de cuadrillas comenzaron a trabajar custodiadas por qué males son víctimas. Nos muestran los signos gendarmes uniformados y la presencia disuasiva indiciales de sus sufrimientos, las huellas de sus La historia mínima, esa que queda sólo registrada en la memoria de los detallistas, de ‘patovicas’ de civil… dolores, marcas en sus cuerpos como documentos dirá que Ezpeleta fue algo más que un barrio a media hora del centro de Buenos Ai- No es aquí nuestra tarea la de cerrar un balance, inapelables de lo que antes fueron cuerpos res. Alguien recordará que sus vecinos de principios del siglo XXI lograron una proe- —confiamos en que la justicia bien se ocupará de enteros, familias completas. za en la defensa de su derecho a vivir en una tierra sin contaminación. Ocurrió cuan- ello— sino la de exponer una voz desesperada sin Se produjo un efecto dominó. Bastó con que do la Justicia, por primera vez en la Argentina, falló a favor de la protección de su dejar afuera los distintos términos que configuran un vecino se desnudara para que otros lo la compleja realidad de Ezpeleta. imitasen. Cuando unos a otros se descubrían, salud frente a la falta de pruebas sobre una posible fuente de contaminación. El fallo conmocionados por la mutilación ajena, histórico lo firmó la Cámara de Apelación de La Plata y en él ordenó a la empresa identificados con la propia, aceptaban descubirse. Edesur detener el tendido de cables de alta tensión hacia la Subestación Sobral. Se- CampoS eleCTromagnéTICoS Nosotros, que no vivimos en Ezpeleta, no gún los vecinos las ondas electromagnéticas que emitía esa planta los enfermaban. devIenen CampoS nUdISTaS podemos escuchar el ruido de los generadores Para la empresa, cumplía con las normas. eléctricos. No podemos tampoco ver los campos Frente al rechazo escópico de lo que preferiríamos electromagnéticos que estos producen. Apenas las Tres años después de aquel fallo histórico, Gladys Solioz, Angélica Boncosqui y Mirta que no sea, el desnudo captura nuestra atención. trazas del mal que ‘generan’. Penela entraron al despacho del juez de Primera Instancia, Adolfo Gabino Ziulu, pa- María Eugenia Cerutti apela aquí a dos tradiciones Veamos. Es lo menos que podemos pedirle a ra preguntar por qué razón no se había hecho el censo estadístico ordenado también de larga data: la del desnudo en el arte y en la nuestra sensibilidad frente a la fuerza moral de por la Justicia. En la reunión, las vecinas se enteraron de que faltaban los 13.000 dó- fotografía, y la del desnudo artístico como recurso quien se quita las ropas para exhibir sus nudos. de activismo político. Y luego, una vez visto, una vez descubierto, ¿qué lares para pagarlo. Para esa misma época, en un barrio cercano, Berazategui, otro Aquí, no son artistas ni personalidades de más podemos hacer? grupo de vecinos luchaban para impedir que instalen una subestación similar a la de conocimiento público… y las causas no son vagas guido Indij Ezpeleta. El juez ordenó nuevamente hacer un censo para determinar el promedio de enfermos y muertos alrededor de la Subestación Sobral. Los resultados los com- pararían con los de otras zonas en las que no existieran subestaciones. El estudio lo pagará Edesur, la empresa cuestionada. Si queda demostrado que el nivel de enfer- mos en Ezpeleta es normal la otra subestación se levantará. 112.000 volts. 13
  23. 23. 114.000 volts. 15
  24. 24. ANATOMÍA DE UN BARRIO En el comedor de Gladys Solioz hay una pecera. también está la posible causa de la muerte En ella los peces se ven normales, salvo por un de los peces, de la infertilidad de la huerta, detalle: cada tanto uno de ellos aparece muerto. de tantas enfermedades y de la muerte de tanta Los días previos, el pez que va a morir su ele gente. Es imposible no pensar lo mismo que todos: anunciar su muerte con una ceremonia: nada “Estoy respirando cáncer”, mientras quizás, en soledad sobre la superficie. Ahora Brenda en ese preciso momento, alguna célula del Ullmann, la hija mayor de la familia, sigue con cuerpo está dando la orden incorrecta y pariendo el dedo el ritual mortal que un pez negro está la enfermedad. haciendo entre las paredes de vidrio. Tiene 23 Las calles de Ezpeleta están preparadas para que años y habla sin parar. Quiere ser actriz y de algún dos autos pasen a la vez. Pero eso casi nunca modo ya lo es. Genes no le faltan. El pelo rubio sucede: el asfalto suele ser el potrero de un par es parte de la herencia de su familia paterna, los de pibes, el corredor de alguna que otra bicicleta Ullmann. “Como la actriz”, dice. Pero en Quilmes, y, de vez en cuando, el camino de un auto que va en medio del cinturón de villas miseria que rodea reduciendo la velocidad hasta detenerse en la la ciudad de Buenos Aires, barrios de clase media, puerta de una casa. Las veredas también son tan autopistas y gente que quiso alguna vez progresar, anchas como las calles. A media mañana, Angélica es difícil mantener una vocación. Brenda Ullmann Boncosqui las taconea con cierta urgencia hasta habla. Casi sin respirar cuenta que la huerta que la despensa de su esquina como si con el fuego cultivaron no dio ni una planta, que nada crece prendido de su cocina emprendiera la marcha hacia en el jardín. Gesticula. Cuenta que los peces se el mercado. Con el mismo apuro, al rato, Fabiana mueren. Se ríe. Que la contaminación está en el Díaz acarrea a sus hijos de vuelta de la escuela. aire y que surge justamente detrás de la pared Las calles de Ezpeleta tienen otra desmesura que, a su vez, hace de fondo de la pecera: de la arquitectónica: las columnas. Por el tamaño, podrían Subestación Sobral. Brenda Ullmann insiste en ser parte de una avenida de la Rusia soviética. Para que la contaminación no se ve mientras respira abrazarlas se necesitan dos personas. Un cartel y las ondas electromagnéticas surcan el aire. amarillo al pie del poste advierte sobre el peligro Mientras ella habla no se puede dejar de pensar de hacerlo. “Alta tensión”, dice. El resto es puro que en el mismo aire en el que viaja su voz cemento gris, liso y parejo, que sube como si fuera 116.000 volts. 17
  25. 25. uno de esos árboles que no paran de crecer en los a un circuito semejante al de uno de prueba cuentos de los hermanos Grimm. Desde el piso para conductores. En unos cuantos metros, apenas se llegan a ver los cables: allá, en lo alto, el asfalto se vuelve más rugoso hasta llegar llevan alta tensión. 132.000 volts. a transformarse en una línea de pozos para Por debajo de las calles de Ezpeleta también esquivar a velocidad. Se necesitan movimientos circula energía. El asfalto y la vereda no tienen la precisos: el camino más rápido —aseguran— es marca de las zanjas que guardan los cables de alta también el más peligroso. Cualquier sábado a y media tensión. Electricidad arriba y electricidad la tarde la advertencia se convierte en realidad. abajo. El tramado de cables teje una red hasta El segundo semáforo está en rojo: dos pibes de llegar a la esquina de las calles Padre Bruzzone y gorra con visera y pantalones anchos salen de Río Colorado, es decir, al terreno vecino a la casa una de las calles transversales, parece que van a de Gladys Solioz. Allí, en la Subestación Sobral, aprovechar la luz roja para cruzar. Cuando están cemento. Su hija, Gladys Solioz, junto a dos de sus entran dos cables de alta tensión, los de 132.000 cerca de la ventanilla del auto de uno de los dos tres hijos las han limpiado para las fotos. En el volts, y salen varios de media, de 13.200. Nadie que espera el cambio de luz, el más alto saca un predio no hay casi nadie. La temperatura, 24 grados, sabe cuántos de este tipo hay. Un gran paredón arma. Le apunta al conductor. La pistola brilla es más baja que la media para esta época del año. tapa el destino de la energía. en tonalidades grises. No se ve ningún patrullero Da una tranquilidad inquietante, pero agradable. La pared está recién pintada: la empresa de cerca de allí y sólo queda acelerar. A dos cuadras, Germán Solioz tenía cáncer de pulmón. Murió el 10 electricidad manda hacerlo con insólita frecuencia, un coche policial se mueve a un ritmo tan lento de agosto de 1998 después de estar internado un cada vez que amanece escrita. Siempre es con que parece de otra dimensión. Recibe el aviso mes y medio en terapia intensiva. Dos años antes una leyenda que inquieta. “Muerte”, dice, por lo del robo. Prende las sirenas azules y cambia de la muerte de su padre, Gladys Solioz cortó el general. A veces incluye una expresión algebraica: de velocidad. El camino más directo es el más primer artículo de una revista científica que advertía “Cáncer = Muerte”. Si no fuera por ese aviso y peligroso: por él se llega rápido al Cementerio de sobre el peligro del tendido de cables de alta por los demasiados carteles de “Se vende” que Ezpeleta. Desde la esquina, en la que una cruz tensión en zonas urbanas. “Estos vienen para acá”, hay en los frentes de muchas casas que rodean a gigante ocupa toda la ochava, hay que doblar a la pensó y guardó la página. Pegado a su casa había la subestación, Ezpeleta se vería como un barrio derecha. Enseguida aparecen las torres de alta un pequeño galpón de la empresa de electricidad normal. Tan normal como la pecera del comedor de tensión. Sólo hay que seguirlas para llegar a la estatal, SEGBA, y que desde la Municipalidad de Gladys Solioz. Pero, cada tanto, un pez negro nada casa de la familia Solioz. Quilmes aseguraban que se transformaría en solo por arriba de la superficie y Brenda Ullmann una plaza como en la que Gladys Solioz recuerda sabe que es un aviso: el pez pronto morirá. Las flores de plástico de colores no necesitan ni que jugaba cuando era una nena y vivía a media Desde el Obelisco de Buenos Aires a Ezpeleta tierra ni agua. Es el primer miércoles de febrero cuadra de allí. Pero hasta ahora la plaza es tan se llega después de treinta minutos de autopista. de 2005 y las de la tumba de mármol marrón de sólo un recuerdo de infancia. Si Gladys Solioz y su El peaje hace las veces de arco de bienvenida Germán Solioz brillan entre las demás tumbas de marido, Oscar Ullmann, hubieran sabido que el 118.000 volts. 19
  26. 26. 162.000 volts. 63
  27. 27. 164.000 volts. 65
  28. 28. GLADYS SOLIOZ. Gladys agrega al mapa de su barrio una nueva cruz verde para indicar que otro vecino enfermó. Padre Bruzzone 628. 166.000 volts. 67
  29. 29. Sr. Guido Indjij LA MARCA EDITORA Pasaje Rivarola 115 (1015) Buenos Aires-Argentina -------------------------------------- Ref: A LOS VECINOS DE EZPELETA Este libro es un testimonio de la incertidumbre con la que los vecinos de la subestación Sobral, en el barrio de Ezpeleta, conviven a diario. Frente a esta realidad, pretendo no permanecer indiferente a los hechos que impunemente vienen cometiéndose. A través de esta carta, apoyo el pedido de un informe de impacto ambiental objetivo en el barrio de Ezpeleta del partido de Quilmes, provincia de Buenos Aires. También solicito el urgente traslado de la subestación eléctrica Sobral a una zona no urbanizada. Después de más de diez años de lucha, reclamos, enfermedades y muerte, los vecinos de esa localidad merecen una rápida solución al problema. La Justicia y el Estado están obligados a garantizar el derecho a la vida de todos los habitantes. Autorizo a que esta carta sea presentada, según se considere, ante los organismos y funcionarios pertinentes. SÓLO CON UNA SOLUCIÓN A ESTE RECLAMO, HABRÁ JUSTICIA. Mi nombre es ....................................... y mi número de documento es el ..................... ................. Firma 168.000 volts. 69
  30. 30. 184.000 volts.
  31. 31. P ara vos, querido abuelo, quien con tu ejemplo me seña- laste el camino del esfuerzo, la voluntad y la responsabili- dad. Por ello será eterna mi admiración hacia tu persona, pues sin estar presente, permaneces en el recuerdo de quienes te conocieron, como un modelo de honorabilidad. Para todos aquellos que lean este libro será una forma de reecontrarse con la importancia de una vida ética. Con todo mi cariño y orgullo. Gracias. Tu nieta Marité Salvat
  32. 32. R aymundo Miguel Salvat nació del matrimonio formado por Raymundo Salvat y Remedios Maqueda. Fue el primogénito y tuvo dos hermanos Miguel y Elvira que era la menor. Los padres, ambos españoles, nacieron él en Barcelona y su madre en Monovar. Al venir a la Argentina se instalan en Entre Ríos, prime- ro en Victoria y después en Nogoyá. Allí, su padre que había obtenido en su tierra natal el título de agrimensor, ejerce su profesión. Raymundo Miguel nació en Nogoyá el 30 de octubre de 1881. Cuando sólo contaba con tres años y medio de edad perdió a su padre, víctima de una larga enfermedad, su madre que estaba embarazada decide trasladarse con sus dos hijos a la ciudad de La Plata. Allí con sus trabajos de costura sostiene económicamente a su familia. En su manuscrito “Homenaje a la memoria de mi ma- dre” se percibe su agradecimiento y gratitud hacia ella, “...mi padre murió demasiado joven para haber podido dejar recursos y los escasos bienes que quedaron se perdieron por errores de quie- nes en esos difíciles momentos acompañaron y dirigieron a mi madre, 15
  33. 33. con todo y dentro de límites y condiciones no siempre agradables, pu- El siempre consideró que el título profesional se lo debía dimos contar con el apoyo y la ayuda de mis tíos Don Joaquín Maque- en parte a su madre. da y Don Luis Ballester, pero con todo mi madre se vio en la dura ne- cesidad de recurrir al trabajo de costura para poder atendernos y criar- El 2/1/15 se casó con Nieves C. Coulin, de esta unión na- nos a nosotros tres. Muchas noches ella se amaneció o trabajó hasta cieron dos hijos mellizos, Raymundo Joaquin y María de altas horas de la noche a la luz de las lámparas de kerosene...”. las Nieves, el 1º de diciembre de 1915. Debido a estas circunstancias tuvo que empezar a trabajar A través de numerosos testimonios sabemos que su matri- a los quince años, para ayudar a su madre a sostener a la monio fue ejemplar y su vida familiar muy feliz. Cuando familia. Su primer trabajo fue en la Oficina de Salto, del publicó el Tratado sobre Parte General, en 1917, en el li- telégrafo de la Provincia de Buenos Aires, quien lo ayudó bro que le dedicó a su esposa e hijos, se puede observar en a conseguirlo fue su amigo, el Doctor Vicente Gallo. In- la primera página una foto familiar y dice: gresó como meritorio, durante los primeros seis meses no percibió ningún sueldo. En Marzo de 1897 empezó a ga- nar $ 82,45 y le enviaba $ 40,00 a su madre y con el so- brante se arreglaba para vivir y estudiar. Cuando fue trasladado a La Plata y volvió a vivir a su ca- sa le entregaba la totalidad de su sueldo, lo siguió hacien- do más tarde, cuando recibió sucesivos ascensos. La ayu- da a su madre fue una constante en su vida, aún después de su casamiento en 1915. En su “Homenaje a la memoria de mi madre” recuer- da que cuando él partía para su primer trabajo ella le di- jo: “sé bueno, trabaja y estudia” palabras que nunca pudo olvidar y que para él, resumían una orientación que, con el andar del tiempo le permitieron alcanzar una serie de importantes logros en su vida. 17
  34. 34. “... este ejemplar sea el símbolo y lazo de unión de dos sentimien- tos que dominan e inspiran todos los actos de mi vida, y que se com- plementan recíprocamente: la felicidad inmutable del hogar y el culto del trabajo y de la ciencia...”. Veinte años después en el día de su cumpleaños, su espo- sa le regaló otro ejemplar, de la 5ta. Edición, con una fo- to de ella y de los hijos, y una dedicatoria que es un can- to a su vida fecunda, donde reconoce haber alcanzado los ideales compartidos “Tu hogar feliz y tu bella obra”.
  35. 35. E n 1908 obtuvo su título de abogado en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, con un promedio general de 9.30 y medalla de oro. Formó parte de una promoción de notables, entre quie- nes se encontraban, Horacio Rivarola, Anselmo Coulin, Francisco Linares, Joaquín Rubianes, Benito Nazar An- chorena, Pedro Scalabrini Ortiz. Por decreto firmado por el Decano de la facultad Doctor Wenceslao Escalante, el 24 de Julio de 1908, se lo distin- 35
  36. 36. guió con el honor de pronunciar el discurso universita- te al régimen interno, salvo ciertas limitaciones que la constitución establece, tienen el derecho de organizarlo sin intervención de rio. Comenzó su discurso con palabras de elogio, cariño aquél; he aquí el principio fundamental de las autonomías locales”. y agradecimientos para sus profesores, dijo(8): También hizo un análisis sobre la educación política de “...cumplís una misión noble y elevada, consagráis vuestra inteli- gencia y vuestra vida al porvenir de la juventud y la mejor recompen- las masas, en el que reconoció que la generación anterior sa, la única que constituye nuestros anhelos es la que acaba de re- a la de sus padres estuvo turbada por el fragor de las bata- cojer pobres palabras, es cierto, pero que brotan espontáneas, como la manifestación sincera de sentimientos que no me es dado expre- llas y la amenaza de disolución como Nación, y que no sar con toda la elocuencia que merecen” pudo ocuparse satisfactoriamente de la educación política Después en el mismo discurso recordó la impresión que de las masas populares, una meta alcanzable pero que no le causó el ingreso a la Facultad, podría cumplirse ni en una ni en dos décadas, pero que con perseverancia se lograría. Analiza la psicología social “Parece que fue ayer...Hoy estamos al fin de la jornada y vamos a dedicar nuestra actividad al ejercicio de una profesión, que también argentina y llega a la conclusión que falta a nivel general, impone deberes y responsabilidades, una mayor ilustración impone también una mayor responsabilidad”. “el carácter como una norma de conducta que se desenvuelve siem- pre en el cumplimiento austero del deber, del respeto a la ley, de las virtudes cívicas y morales, tanto en nuestra vida privada como en la El Doctor Salvat fue un verdadero maestro que en to- pública, el carácter que induce al ciudadano en los momentos más dos los momentos de su vida cumplió siempre con sus solemnes y decisivos, a querer ante todo y sobre todo el bien de la patria y el progreso de sus instituciones; el carácter que convierte a deberes, sin claudicar jamás, asumiendo plenamente cada funcionario, desde el más modesto hasta el más encumbrado, las exigencias que sus responsabilidades le impusieron. en el baluarte inconmovible de la libertad, de la justicia y del dere- cho, falta en la generalidad de los ciudadanos”. Desarrolló con una claridad meridiana y extraordinaria brillantez el tema sobre las instituciones políticas del Convoca a los presentes a compartir un ideal educativo, país. Al referirse al federalismo aseveró: la formación del carácter, empezando por el de cada uno y así pronto verán que las consecuencias se extenderán a “que las provincias no son meras circunscripciones territoriales de la Nación, sino Estados, plenamente soberanos en el ejercicio de los las esferas de la sociedad, poderes no delegados en el gobierno general y que en lo concernien- “...en las cuales germinará el sentimiento del deber y del respeto a (8) R. M. Salvat, Discurso de Colación de Grados, Facultad de Derecho, Agosto de 1908. la ley porque a las masas se las educa no tanto con la mera diserta- 37
  37. 37. morales e intelectuales que ella implica y comprometo ante el Señor Decano y por su intermedio, ante el Consejo Directivo de la Facultad, la seguridad de que en la medida de mis modestas fuerzas, no omi- tiré sacrificio alguno en el cumplimiento de los deberes que su de- sempeño comporta.” El 23 de Mayo de 1922, habló en el acto de colación de grados, y dijo: “...Al abogado se le confía, señores, la vida, el honor y la fortuna de sus clientes, los bienes morales y materiales más preciados, el so- siego y el bienestar propio, de la familia y de la sociedad ...”. Señaló luego, que después de varios ensayos unitarios, se arribó a una organización de estado federal. “Pero aún queda mucho para hacer en todos los órdenes de nuestra organización política y económica......He aquí jóvenes doctores la obra del futuro, obra en cuya realización tendréis aún la oportunidad de colaborar; aportadles vuestros desvelos, con fe y con entusiasmo, bajo la santa inspiración del patriotismo, sin otro interés que el an- helo de la grandeza de vuestra patria, sin otra inspiración que la con- ciencia del deber cumplido”. Con este leguaje sencillo y sabio el mismo que utilizaba en sus clases, el maestro marcó varias generaciones de abogados. Es reelecto consejero de la facultad en noviembre de 1923 y el 7 de diciembre del mismo fue discernido para integrar las comisiones de Enseñanza y Hacienda. En la primera compartió su responsabilidad con los doctores Juan José Díaz Arana y Héctor Lafaille y en la última con
  38. 38. que supo renunciar aún a costa de su propio crecimien- to, por ese “privilegiado don” de ser un maestro justo con todos sus alumnos, pasando por encima de intereses y prebendas. Le asiste la razón a La Ley (9) cuando en un artículo publi- cado en oportunidad de su muerte dice: “...su fervor de maestro y la profundidad de su enseñan- za están en la conciencia de varias generaciones de abo- gados...”. (9) La Ley, Buenos Aires, 11 de Mayo de 1940. 45
  39. 39. Trabajaba en forma metódica, medio día en el libro y acostarse se despedía de sus visitantes para ir a dormir. medio día en la profesión. Fue camarista durante casi veinte años, ejerció la presi- Ejercía la abogacía con éxito y vocación. dencia en los años 1922, 1928, 1929, 1933 y 1938, tuvo Fue designado Juez de la Cámara Primera, de La Plata, el 4 que abandonar su cargo por la inminencia de su muerte. de mayo de 1918 por el Poder Ejecutivo de la Provincia de En representación de la Cámara Civil integró la Comi- Buenos Aires, con acuerdo del Senado, cargo que declinó. sión Reformadora del Código, en la que trabajó hasta El 21 de Agosto de 1920 es nombrado vocal de la Cáma- Septiembre de 1930. ra Segunda de Apelaciones en lo Civil de la Capital, de- signación que acepta. Su vida diaria se desarrollaba dentro de su hogar y en la Cámara. Se despertaba a las cinco y media de la mañana, hacía gimnasia, tomaba un baño y empezaba a trabajar en el Tratado, a las ocho desayunaba y llevaba el desayu- no a su esposa a la cama. Desde las ocho y media hasta las doce continuaba con su obra, durante este tiempo no se lo podía interrumpir, su esposa cuidaba el aislamiento que él necesitaba. A las do- ce almorzaba con una puntualidad ritual, para a la tarde trabajar en su despacho, en su casa o en la Cámara hasta las veinte horas. Después cenaba y a las veintiuna y quin- Fue merecedor de distinciones en otros países que cons- ce se acostaba, no existía compromiso que lo desviara de tituyeron un honor para él y para la República. En 1924 su rutina, sólo descansaba los domingos por la tarde y el fue nombrado Miembro de la Sociedad de Legislación mes de Enero. comparada de París, y en 1927 en la Real Academia de Si algún familiar los visitaba debía ser a la hora de cenar, Jurisprudencia y Legislación de Madrid y Miembro Ho- que la fijaba a las veinte, a la hora en que acostumbraba norario del Instituto de Abogados del Brasil. 51
  40. 40. para conversar, los gritos de Salvat fueron oídos por los de- más camaristas que lo esperaron. Tezanos Pintos dijo: “Creíamos que salía renunciando”. Dijo el Dr. Miguens(10), al pronunciar su oración póstuma: “Durante veinte años que desempeñó su cargo, con su clara inteligencia y magistral conocimiento del derecho, desentra- ñaba y resolvía todas las cuestiones jurídicas más arduas y las hacía fáciles y asequibles para todos; orientaba la juri- prudencia hacia soluciones justas y equitativas, y actuaba como maestro cuya opinión casi siempre prevalecía. Demás está decir la pérdida irreparable que su muerte representa...” luego hace una enumeración de normas y condiciones necesarias para cumplir con la misión de administrar jus- ticia y finaliza: “Doctor Salvat, por no haberos apartado de estas normas fuisteis un gran juez”. Los valores éticos aquí esbozados, de ese ser humano excepcional el Doctor Raymundo Miguel Salvat, nos muestra una persona y una vida dedicada a la búsqueda del bien y al alcance de la justicia. (10) Oración Fúnebre, Doctor Miguens, Peristilo de la Recoleta, Buenos Aires, Argentina, 11 de Mayo de 1940 55
  41. 41. bajo, el criterio jurídico, la cantidad enorme de material Saludada en su momento como el primer comentario siste- reunido, su ilustración vastísima, que sin esfuerzo alguno se mático o, mejor dicho, científico, que se dedicó a un aspecto encuentra en cada una de sus páginas hace que su obra se del derecho argentino en sus diversos tomos asienta lo funda- destaque, primer plano en nuestra literatura jurídica y mental del prestigio póstumo del ilustre jurista. pueda figurar su nombre al lado del de Lisandro Segovia la Pero ese trabajo se recomienda no sólo por el extremado rigor autoridad jurídica más alta que en derecho privado tuvo de sus postulados sino que es también modelo de capacidad di- nuestro país”. dáctica aplicada a la disciplina particular a la que se refiere”. Estos párrafos transcriptos resumen la grandeza de su obra. Y para finalizar esta breve reseña biográfica nos quedamos con esta frase del Maestro que sintetiza su pensamiento. “El derecho es el fundamento de toda organización social: consagrar nuestra vida a su estudio y perfeccionamiento es colaborar en la obra eterna de la más armónica realización de ella”. La Nación el 30 de Octubre de 1981(13) cuando se cum- plió el centenario de su nacimiento comenta: “...Su Tratado refiriéndose al Doctor Salvat, de Derecho Civil Dr. Raymundo M. Salvat Argentino comenzando a aparecer en 1917 sigue siendo una de las obras clásicas para el estudio de nuestra jurisprudencia y actualizada por discípulos del Doctor Salvat y por otros juris- consultos de nota, es todavía una segura guía de estudios des- tacable por la profundidad y la precisión de sus conceptos. (13) La Nación, Buenos Aires, 1981 63
  42. 42. retórica erótica
  43. 43. i ésta es, también, la niña que ella La niña que ella es inventa a la que ha ha sido, y le fue revelada cuando sido: melancolía y sensualidad ya había recorrido en la misma hoguera, en el mismo altar, la mitad del camino de su vida, en el ritual para siempre oscuramente luminoso. se entiende que una religiosidad ¿Hay un templo más allá sea la única manera del ser. de las palabras? Hay una escalera Celebración a quien merece, para que que conduce al templo, y gira en el aire. la ceremonia serenamente cubra el alma ¿Hay una vida para las palabras que tanto cuesta desnudar. fuera del templo? Sorpresa de un cuerpo imprudente que se entrega a un cuerpo prudente. La prudencia como un modo secreto de cierta fe: salvarse.
  44. 44. aún teniendo todo el ser, ella no estalla, él hace que cierre esas bocas, alas, el estar doble, el estar desplegada. Él la toma sin saber quién es. Como ya no sabe, decide no saber para tomarla más. Ella no sabe de él más que eso, ignora, entonces, tanto como él. Pero no es algo que ella haya decidido. Es la ley del Don. uando el don arde en el espejo ella es ambas para él, que la ha tomado en su ser de granada, que la ha sabido tomar sólo viéndola desgranar su vocación igual al sueño. Ella es ambas para él, una de cada lado de la vida. Él las toma sin saber cuál es el lado en que esa danza tiene lugar, no tiene lugar. Como no sabe, poco pregunta y así,
  45. 45. endientes de cierto brillo que ocurre fuera de foco, de soslayo sus pupilas reciben. Tener cerca el cuerpo no le alcanza: mano que sostiene, que deja caer, para un cariño con la forma de la perduración. Tanta superficie al juntar tibios pasajes es, sin embargo, dejada para después. Primero, la golosina de la boca: deleite imperioso en su cesar sin fin. Lo que al retener se dilapida, esa humedad, esa humedad, es la textura de una idea: la saciedad, lo posible. Y esa piel que está erguida, está en él, en sí misma, está al borde de una cama, de un destino, de un acto. Cuánta presencia que sólo espera su desnudado de las perlas. Ella compone para los dos un modo clásico de pedir, una metáfora decisiva, que él transformará en lo prudente de una vaga plenitud.
  46. 46. así, adentro, Si él cortara sus cabellos ella no tendría ella no se caería nunca. de dónde sostenerse, y él avisa Lo dice y balancea su peso sobre él, que los cabellos son una materia frágil, sobre el vacío, sobre la frase. mientras le acomoda Y él, que trabaja para el placer, el pelo en la frente, lo quita pero alimenta la tristeza, de sus hombros, despeja las curvas apretando su carne habla. de la oreja para hurgar, Ella ríe de lo que él habla: come como si nadie de lo que él pone entre sus dientes. viera, como si nadie se diera cuenta de nada.
  47. 47. escubre que en él, lo que ella se atreve a decir pro- duce un vuelco: si estaba en sí sale de sí, si permanecía sereno, un rayo secreto lo sacude y toda respuesta es de las manos, que curvan sus mesetas. Un temblor que reside en los labios, allí donde la palabra le resiste, brama. Cuando ésto ocurre, ella lo deja hacer, transida, porque él, ígneo, imprudente, revelado, le devuelve la conciencia de su forma: la vuelve más real.
  48. 48. n su regazo él le sostiene el pie como si fuera un niño, la cabeza pequeña de ese manso animal yace en sus manos que repasan bordes, relieves, líneas tersas. Ella ata en su tobillo varias pulseras y esa frontera hacia la fuga del cuerpo, que permanece lejos, es donde sus dedos ensayan más delicias: violan la ley de gravedad. Pero es en su forma de dar la espalda que él siente la invitación a subir hacia el tesoro. Ella da la espalda como da la vida: a conciencia, y esa disposición produce en él sorpresa y complicidad. Actúa como si fuera él quien se viera venir, quien fuera a ser abrazado. Al girar, después de ser ungida, su tocado caerá, ellos tascando el aire para morderse. Preferirán dejarlo caer.
  49. 49. irar absolutamente todo es producto del miedo, por eso ella protege un fragmento: atenuar el miedo de quien mira es su objetivo. Si el antifaz no estuviera, también ella tendría miedo, en cambio así vestida sólo sostiene la zozobra del que espera. Saben que están poseídos, y ella lo ve acercarse lento, porque la curiosidad tiene que ver con la pena, dice. Él pondrá todo en otro lugar, el pelo será recogido, desordenado, el antifaz borde ará otros ojos, él actuará. Pero sus ojos, a menos que se cierren, sienten. Y la sonrisa, sí, la esbozada, allí, para siempre, también habla. Él oye, mira y guarda, en silencio.
  50. 50. a noche provoca su mirada de élitro. La noche ya no es el lugar, entonces, si levanta los brazos y su corola se expande, no deja de extrañar lo oscuro, donde esas gasas, como libélulas, caen en la profundidad del arco de los párpados. Lo que luce, sus pechos, lo que vibra, es el lado visible de una naturaleza que está antes de sus ojos. Cuando llora, después de sus ojos, ella hace de su necesidad el verdadero motivo del bordado. Da placer, recibe, y algo falta. Lo que a él excita, mueve, lo que inquieta su ánimo, ya temeroso, son las lágrimas. Cuerpo de agua, ella navega entre la emoción de él y su propia marea. Las sombras de los dos se tocan y él se inquietará más cuando las sombras dejen de tocarse. Ella no puede menos, no puede dejar de alzar los brazos, los párpados, la lenta comisura de la boca, las piernas con su ajorca que abren y cierran. Ella no puede menos, y sin embargo espera algo a cambio ¿Ella ofrece a cambio de qué?
  51. 51. propiedades del objeto, lo ajeno, lo nuevo, lo otro, esparcen un perfume, al entrar en contacto con su cuerpo, que embriaga la idea de sí, produce combustión en sus conceptos, alimenta su risa. Él sentirá la provocación, sus recuerdos más secretos al aire, admirará el dibujo, deseará tocar, quitar, lamer. Él sabe que se trata de una fiesta en su honor, en el honor de ella, que todo dura un instante, que ella insiste como si la alegría lo pudiera alcanzar. Ella padece de imaginación y cuando cese en su empeño, cada accesorio recuperará su estado natural: restos de un banquete. Él, que ha reído con ella, tendrá nostalgia. Y a pesar de estar aún allí, se sumergirá en el silencio de quien recuerda. Las propiedades del objeto, el perfume, la magia en ella, el trabajo que fue armar la escena, todo, si lo supo ver, estará ya olvidado. Sola tristeza permanece.
  52. 52. de sí mismo, se pierde en el reino, hace el camino ya trazado, se confunde. Es, tomado por ella, un hombre. El instante tiene palabras, dice ella. emos entrado en el reino de la sus Si han sido pronunciadas, he ahí su gloria: picacia: un ácido indoloro sobre la la del momento vivido, ser nombrado. transparencia, una mancha que actúa Ella está ciertamente en su boca: en fuera de la vista y corroe como la pasión. tanto él no diga su palabra, queda allí, Temeroso es quien no reconoce. Ella, la y queda afuera. Entre sus piernas, sus diáfana, es dibujada por la trama, piernas, entre sus lenguas, lo que no será. traspasada. Hemos entrado en el reino: ¿Callar y permanecer? Ella conoce las ¿Callar y permanecer? puertas del reino y no quiere caminar ese Él la vuelve de lado para mirar allí, camino: el dibujo sobre su cuerpo la hace víctima del silencio, castiga va hacia una luz, que ella transita así su desenfado. Amo y señor saliendo de él.
  53. 53. as curvas producen sombras curvas, Al entrar él, allí beben, sin preguntar nuevos planos donde ella soporta la caída se apoderan, de lo que tocan hacen así como las manos la flor, los pies el alto deleite, violenta armonía. zapato, el cuello las dos vueltas Con algo de terciopelo, algo de nácar, algo sobre el puente del pecho. carnal, cada triángulo habla, para Las curvas duplican lo que ella conoce de sí él, de una transparencia letal, una y lo que no conoce: antes de él, después irresistible amenaza que ella suele de él. llamar felicidad. Ese ángulo de cristal organiza las miradas que van y las que vienen: da peso a la idea de un cuerpo que nace entre las dos.
  54. 54. abrá una última cena, una última escena que no tendrá más desnudez ni más vestidos: despojada ya desde antes de la primera vez, de la esperanza, esa virgen con su niño, aún. Para tocarse usarán la memoria, los ojos serán un pequeño dolor, llagas si se posan en lo visible de la piel. Él dirá que debe acostumbrarse a no tener la cavidad de esa cintura al alcance de su mano, mientras allí des cansa de la desesperación.
  55. 55. n algún vuelco de las sucesiones, algo pierde el orden y aparece otra vez: los brazos alzados que desprotegen, hacen más blanco lo blanco, más cuerpo lo recostado. Ella festeja su niñez para otros brazos, sabe que el niño de él acude, incluso antes que él mismo, a la celebración. Teatralidad, le dice, mientras mira sus piernas, esas tramas, y prepara el camino. Entrega, le dice, mientras toma lo que le es dado tomar, y bebe. Alegría, le dice, tanta, y sacudido, llora, bajo la mano con que ella le acaricia la cabeza.
  56. 56. star y dejar de estar para que un conocimiento sea cercado: la lámpara y el libro, los largos guantes de satén, esas canciones a la luz de una bandeja con manjares que él sabe aprovechar. ¿Dónde estar para conjurar el peligro? ¿Hay un lugar? ¿Hay una condición donde el descuido sea un movimiento imposible, una pirueta inútil, una pesadilla de fábula, la marca fatal, una jugada prohibida, aquello que se elige no usar, no querer, no hacer? El conocimiento es la condición del lugar. Y ella va de frente, con una luz escasa, buscando el cuidado.
  57. 57. lla le dice: no retrocedas de mí, y él contesta, desde más lejos, que no se ha movido, que es a eso a lo que teme: tener un arrebato, dar un salto, ver la luna balanceándose amorosa, creer que ella, ella, baila por delante, tocar de cerca esa definición.
  58. 58. ay una dulzura que se acerca como llí va la inesperada; en equilibrio entre un pájaro, rozará un costado con el ala su paso y la delicia de llegar, demora. más alta y el deslizarse sigiloso hará Cree en su balanceo como en una idea el resto. De momentos así, la alegría. que va de ella a él: hamaca su deseo Y aún su cuerpo, precioso en su tersura de posar el pie en su espalda, la mano de ave, juega a volar como en la que avanza en la línea de sus ojos, la boca infancia, mientras la mano de él en la boca, sin aire por tomar. pesa en cada movimiento, la mano En equilibrio entre tocar y no tocar, ella de él, que ha dibujado la piel entera, baila para él, baila inesperadamente. dejado el surco de su edad.
  59. 59. uiere el encanta miento, la magia cruda que pueda cerrar el espacio alrededor de ellos. Nada del mundo está fuera de ella, pero su paso en falso suspende el saber, el sospechar, el fantasma. Ella quiere provocar un alud del ardor que había, que vuelva a la inocencia, que se pierda en sus pliegues para no volver a perderse. Cuando sus piernas reposen y no haya más de lo visible, hablarán y el espacio empezará a penetrar, el tiempo hará su trabajo, tendrán que duplicar su deseo si desean permanecer.
  60. 60. ivir reverenciando el dolor, le dijo y creía nombrar lo que ella había sido. Pero equivocaba, erraba, no veía detrás: una casa para salir a lo desnudo, eso era, una casa de aire. Se había acercado a un círculo más profundo de sus pasiones, y había obtenido un no: ahora le quedaba la audacia de reír del aprendizaje negativo, le quedaba la audacia de reír. Sus redes tendidas desde siempre atrapan do los mismos peces en otro mar, y sus pensamientos, retorciéndose en su propio cerebro. Hay un mapa del tesoro, dijo, él, y está marcado en un idioma extranjero.
  61. 61. lgo tiene entre manos la que posa, la que adornó su cabeza para la fiesta, el advenimiento, la despedida. Él llegará deseando una repetición, el perfil aquel, la inclinación que ofrece más, la caída del pliegue para entrar allí su mano en busca del olvido. Desde el olvido todo se organiza: espléndidamente ellos se entregan a la incompleta reconstrucción con lenta ternura. Nada será igual, ya nada. Pero ella algo tiene entre manos, ¡oh, dioses bienaventurados! el hilo para salir del laberinto, el hilo, las manos, algo.
  62. 62. i hay una responsabilidad de la experiencia, él no sabe qué hacer con ella. Vuelve al lugar del crimen, pero su paso lentada por la inocencia de esa aparente tiene la forma que conspira, como la estupefacción, quiere algo de él, todavía: Arder es mi reposo, recuerda, y arde con el compartir los cuerpos, esos convencidos. recuerdo de lo que no ocurrió. Y él, como ante un regalo, ofrece regalar. De lo que ocurrió ella fabrica otra Ella espera el objeto, niña para siempre instancia, un pasaje a la estación del con las manos listas a adelantar el consuelo. precio de recibir. ¿Y qué de la responsabilidad de la Hace tiempo él ha perdido ante ella el experiencia? ¿Sabe algo ella? beneficio de la culpa, pero un regalo no se promete Sabe que él no sabe qué hacer. en vano a una niña que sonríe así, doblemente esperanzada, y que no aprende.
  63. 63. Yo soy todas ellas, y que mis rostros sean ajenos a veces, es más el resultado de una arbitrariedad del tiempo, que de la índole de las representaciones elegidas para mostrarme. Ellas me han soñado. Y he realizado el destino de unas imágenes más o menos coincidentes con lo que cuentan de mí. Él es bello aún con esa luz, pero nadie aprende del dolor ajeno, ni de la felicidad que no ha perdido. Esta es, como dije, una historia real, a penas.
  64. 64. Este ejemplar incluye un original caligrafiado y firmado por la autora ejemplar Nº / 500 . . . . . . . . . . . . . . . . . . retórica erótica
  65. 65. tapa sobre una foto anónima de 1915 p.56 foto de Man Ray, 1930 p.05 foto de L. Reutlinger, c.1900 p.59 fragmento de daguerrotipo (estereoscopía) p.08 fragmento de escultura de Bernini de L. J. Dubosq-Soleil, 1851 p.10 postal anónima p.61 foto de L. C. D’Olivier, 1854 p.12 foto de Leopold Reutlinger, c.1900 p.62 foto anónima, 1875 Retórica Erótica p.14 foto de Werner Bischof, 1951 p.64 pintura de Paul Delvaux, 1967 © 2002, Liliana Lukin p.16 foto de L. Reutlinger, c.1900 p.66 foto anónima, 1920 p.19 foto anónima, 1865 p.67 foto de Studio Mandel, 1925 Edición Silvia Badariotti p.20 foto estereoscópica anónima, 1895 p.70 foto de A. Genthe, publicada en 1916 Diseño gráfico 2martini • estudio de diseño p.23 fragmento de la anterior p.71 foto de A. Genthe, ídem p.24 foto anónima, c.1920 p.73 foto de A. Genthe, ídem p.29 foto de E. Angelou, c.1900 p.75 daguerrotipo estereoscópico de J. Moulin, p.33 foto de L. Reutlinger, c.1900 c.1854 © Asunto Impreso Ediciones p.34 foto de Lehnert & Randrock, c.1910 p.77 fragmento ídem Pasaje Rivarola 169, C1015AAA Buenos Aires p.36 foto de d’Ora/Benda, 1930 p.78 foto de A. Genthe, publicada en 1916 Tel (5411) 4383-6262 Fax (5411) 4383-5152 p.39 pintura de Paul Delvaux, 1947 p.80 pintura de Paul Delvaux, 1940 www@asuntoimpreso.com p.41 daguerrotipo estereoscópico atribuido a B. p.82 foto anónima www.asuntoimpreso.com Braquehais, c.1852 p.84 fragmento de daguerrotipo estereoscópico p.42 foto de P. Gerhardt, 1920 de B. Braquehais, c.1855 ISBN 987-20186-2-6 p.45 foto de L. Reulinger, c.1890 p.86 fragmento de foto estereoscópica de E. p.46 foto anónima, 1915 Agelou, c.1900 Son 1500 ejemplares impresos sobre papel Book Cel de 80 grs para el interior y cartulina p.48 foto de A. Binder, 1935 p.87 foto estereoscópica, ídem ilustración de 350 grs para las tapas, en los Talleres Gráficos ABRN, Wenceslao Villafañe p.50 foto de L. Reutlinger, 1903 p.89 foto de A. Genthe, publicada en 1916 468, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, en el mes de noviembre de 2002. p.52 foto de L. Reutlinger, c.1900 p.91 daguerrotipo estereoscópico Se utilizó la tipografía Filosofía Grand para los textos, la caligrafía es de la autora. p.54 foto anónima, c.1920 anónimo, 1895 De esta edición, 500 ejemplares especiales, firmados y numerados, incluyen una obra original de Liliana Lukin. Las fotos citadas proceden de los libros 1000 Nudes, y Frivolidades parisinas, colección Uwe Queda hecho el depósito que establece la ley 11723 Scheid; Early erotic photography y Stereo/ Akte-Nudes-Nus/ 1850-1930, compilación de Impreso en la Argentina S.Nazarieff, (Ed. Taschen, 1994, 1993 y 1985 respectivamente); The book of the Dance, de Arnold Genthe (M. Kennerley Publisher, 1916); Die Schönen von Paris-Leopold Reutlinger No se permite la reproducción parcial o total de este libro ni su incorporación a ningún sistema informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio, sea éste mecánico, electrónico, por fotocopia, grabación u otros métodos, sin el compilación de R. Lebeck y N. Neumann (Harenberg Kommunikation, 1981) y las pinturas del permiso previo y por escrito de los titulares del copyright. libro Paul Delvaux, compilación de M. Rombaut (Ed. Polígrafa, 1990).
  66. 66. FIN
  67. 67. FIN

×