09 GONZALEZ BRAVO La Jura De Isabel Ii

805 views

Published on

Acto de la Jura de la Reina Isabel II

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
805
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

09 GONZALEZ BRAVO La Jura De Isabel Ii

  1. 1. JUAN GUALBERTO GONZALEZ BRAVO Ministro de Fernando VII LA JURA DE ISABEL II E l domingo 7 de abril, una Gaceta extraordinaria publica dos decretos, fechados el 4 de dicho mes, por los que se manda a los reinos que el 20 de junio jurasen solemnemente a la infanta María Isabel Luisa como heredera de la corona. El acto tendría lugar en la iglesia del Real monasterio de San Jerónimo, con asistencia de los prelados, grandes, títulos y diputados de las ciudades y villa que se convocarían al efecto. Además, se especifica que los de las clases nombradas que no concurriesen a la ceremonia lo prestarían en el lugar en que se hallasen. Días más tarde, en la Gaceta, se enumeran los prelados que han de asistir a la Jura, insertándose la nómina, elaborada por Don Juan Gualberto, de los nobles que también han de concurrir. Se designa al cardenal arzobispo de Toledo para que sea él quien reciba el juramento y al duque de Medinasidonia para que haga lo propio con el homenaje. La labor de la Secretaría de Estado y del Despacho de Gracia y Justicia en la preparación de este acto fue importante, a pesar de que no haya quedado reflejada en la Gaceta. En el Archivo General del Palacio Real, Sección HISTÓRICA, caja 93, se encuentran un total de doce documentos, firmados por D. Juan Gualberto y dirigidos al Sr. Encargado de la Mayordomía Mayor de S.M., que dan idea del proceso seguido en la preparación de la Jura de Isabel II (Ver Anexo 4). La postura de D. Carlos permaneció invariable, pues, “…lejos de acceder a la cariñosa invitacion que le habia hecho el rey su hermano en comunicación que le entregó el embajador don Luis Fernandez de Cordoba, contestó en carta particular y de oficio (29 de abril, 1833) protestando contra el reconocimiento de Isabel como heredera de un trono á que debia tener él mas legitimo derecho.”1 Pocos días antes del acto aparece un decreto en la Gaceta en el que se dice que por la imposibilidad física en que se halla el cardenal arzobispo de Toledo, como consecuencia de una grave enfermedad, será el patriarca de las Indias el encargado de recibir el juramento de los reinos y vasallos. Sin embargo, esta grave enfermedad no impide al arzobispo desplazarse a Fuencarral.2 Tal era la importancia de este acto que Modesto Lafuente dice: “desde que se publicó el decreto para la jura hasta que se verificó, pueblo y gobierno parecían no pensar en otra cosa que en los preparativos para las fiestas con que había de celebrar aquel acto.”3 El Ministerio de la Guerra ordenó que en todas las plazas de la península se celebrasen, el día 20 de junio, una gran parada y que, al medio día, se hiciese una salva de 101 cañonazos. 4 Asimismo, se creó una condecoración para las clases de tropa que llevaría el nombre de María Isabel Luisa. Esta recompensa se concedió a 96 hombres por batallón. Para solemnizar los actos no podían faltar los de caridad, por lo que se entregaron 200 camas completas, compuestas de un tablado pintado al óleo, un jergón, un colchón, dos almohadas y cuatro sábanas. Se ofrecieron al Hospital General 7.000 varas de percales de España y se vistieron a 256 niñas y niños pobres que, el día de la jura, fueron colocados en una gradería, a la entrada del Real monasterio de 1 HISTORIA GENERAL DE ESPAÑA, Modesto Lafuente, Ed. 1877, tomo V, pag. 514 2 HISTORIA GENERAL DE ESPAÑA, Modesto Lafuente, Ed. 1866, tomo XXIX. 3 HISTORIA GENERAL DE ESPAÑA, Modesto Lafuente, Ed. 1866, tomo XXIX, pag. 161. 4 GACETA DE MADRID núm. 73, del 15 de Junio 1833, pag. 309.
  2. 2. José Domínguez Valonero San Jerónimo, para vitorear a SS.MM. y aclamar a la augusta Princesa heredera de la corona a su entrada al templo Se reparó el claustro del Real monasterio de San Jerónimo que, como consecuencia de la Guerra de la Independencia, se encontraba en mal estado. Se iluminó la plazuela del conde de Barajas y se colocó un gran cuadro de Vicente López, primer pintor de cámara de S.M., pintado ex profeso, representando a Isabel la Católica y a sus lados las columnas de Hércules y otras figuras alegóricas ejecutadas en yeso por Josef Piquer, que era académico de San Fernando. La fachada de la Imprenta Real fue magníficamente adornada con columnas, colgaduras, medallones de los hombres ilustres de nuestra literatura y un gran grupo escultórico alegórico obra de D. Francisco Elías, director de la Real Academia de San Fernando. Llegado el día 20, la infanta fue reconocida como heredera del trono de acuerdo con el ceremonial que publicó la Gaceta de Madrid del martes 18 de junio de 1833.5 Los días siguientes se celebraron fiestas públicas y funciones religiosas en todas las capitales y pueblos considerables de la península. Son de destacar las que tuvieron lugar en Madrid, los días 21, 22 y 23, en la Plaza Mayor, con fuegos artificiales, iluminaciones, comparsas de máscara, corridas de toros el domingo 23 y el martes 25, etc. y justas de caballeros maestrantes en una plaza que existía “fuera de la Puerta de Alcalá.”6 También se llevó a cabo un simulacro militar consistente en un ejercicio táctico que se desarrolló en el Buen-Retiro. Se enfrentaron dos fuerzas, una atacante, que se proponía apoderarse de Madrid, y otra que defendía la capital. El ejército atacante tenía que ocupar dos líneas de fortificaciones sucesivas. Se inicia el ejercicio y los atacantes ocupan la primera línea. Tras un breve descanso, es atacada la segunda línea defensiva, que era la principal, pero los defensores rechazaron el ataque “demostrando así el poderoso influjo de las fortificaciones bien aprovechadas”. De la importancia de este simulacro puede dar idea el hecho de que las fuerzas intervinientes estuviesen constituidas por: • Ejército atacante • Cuerpo de Infantería.- Mandado por el Teniente General D. Pedro Sarsfield, Capitán general de Navarra, y constituido por 3 Brigadas con 5 Baterías- • Cuerpo de Reserva.- Bajo las órdenes del Teniente General D. Manuel Freire, Capitán General de Castilla la Nueva, y compuesto de 3 Brigadas (1 de Infantería y 2 de Caballería con 5 Baterías a caballo) • Ejercito de defensa • Primer Cuerpo de Ejército.- Mandado por el Teniente General D. Vicente Quesada y formado por 2 Brigadas con 2 Baterías. • Cuerpo de Reserva.- Bajo las órdenes del Teniente General Conde de San Román y constituido por 2 Brigadas con 3 Baterías.7 El día 21 de junio se concedió a Don Antonio Martínez, Secretario de Estado y del Despacho de Hacienda, y a Don Juan Gualberto González, Secretario del Despacho de Gracia y Justicia, la Gran Cruz de la Orden Americana de Isabel la Católica.8 5 Ver anexo núm. 4. 6 GACETA DE MADRID núm. 78, de 27 de Junio 1833, pag. 331 7 Suplemento a la Gaceta de Madrid del sábado 22 de Junio 1833. 8 PATRIMONIO NACIONAL. Archivo General de Palacio , Real Estampilla.
  3. 3. JUAN GUALBERTO GONZALEZ BRAVO Ministro de Fernando VII Gran Cruz de la Orden Americana de Isabel la Católica La preocupación porque todas las fuerzas vivas de la Nación jurasen a la princesa María Isabel Luisa como legítima sucesora al trono se pone de manifiesto cuando, el 11 de julio, la Secretaría de Estado y del Despacho de Gracia y Justicia resuelve que “los prelados, Grandes y Títulos que se hallaren en Madrid y no lo hicieron en aquella ocasión, ejecuten este acto el día 13 del presente mes en la sacristía de San Gerónimo en manos del Patriarca de las Índias a quien nombro para que tome el juramento y del duque de Medinaceli a quien nombro para que reciba el homenaje”.9 9 RD de 9 Julio, Gaceta de Madrid núm. 84, del jueves 11 de Julio 1833, pag. 453.

×