Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

El patrimonio cultural del exilio español en México. Blas Cabrera Felipe

455 views

Published on

Educación patrimonial

Published in: Education
  • This issue of (name of your ezine) is brought to you by Yeast Infection No More, the #1 best selling candida cure ebook, which teaches you how to Cure Your Yeast Infection, Eliminate Candida Related Symptoms and Regain Your Natural Inner Balance without drugs or over the counters. Learn from a certified nutritionist how to cure your yeast infection naturally by visiting: ▲▲▲ https://tinyurl.com/y4uu6uch
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Great book! I'm on the second week and seeing definite improvement on my yeast infection symptoms. I must also note that the texture of my skin became very soft and consistent. I completely agree with many of your arguments in the book especially those about conventional methods for treating Yeast Infection. I wanted to let you know that I feel so fine you have no idea. I am not so tired all the time and I feel very energetic. The rashes on my neck and on the right side of my nose have also cleared up. I wish you all the health and happiness in the world and thanks so much for helping me. I really appreciate your time and efforts to assist me. ➤➤ http://ishbv.com/index7/pdf
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • I have started the program this September and I must say I'm very pleased with the results. I was overweight and sick from candida and had severe swelling, and redness in the vulva area including vaginal discharge. Using your program I have lost a TON of weight. I no longer itch and scratch. The vaginal discharge had stopped and I'm feeling better than ever. I have also found through your book that some of my other health problems are from candida yeast overgrowth. My acid reflux and my skin texture had dramatically improved and I feel awesome physically. ★★★ http://scamcb.com/index7/pdf
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Be the first to like this

El patrimonio cultural del exilio español en México. Blas Cabrera Felipe

  1. 1. El patrimonio cultural del exilio republicano español en México VIDA Y OBRA DE BLAS CABRERA FELIPE (LANZAROTE, 1878 - MÉXICO, 1945) Introducción Valentina Cantón Arjona* Blas Juan José Secundino Cabrera Felipe fue el fisicomatemático español más destacado del si-glo XX, y tuvo un papel relevante como científi-co durante los años de gobierno de la República Española. Entre sus muchos cargos, fue rector de la Universidad Central de Madrid en 1929 y de la Universidad Internacional de Verano (hoy Universidad Menéndez Pelayo) en 1934; puede considerarse un prototipo del intelectual y aca-démico comprometido con su trabajo y sus con-vicciones republicanas, mismas que lo llevaron al exilio en México en 1941. Para entender el desarrollo de tan rica y des-tacada personalidad, es indispensable revisar el contexto donde creció como una clave para la comprensión tanto de su individualidad como de los valores y la épica de la generación a la que perteneció. Nació el 20 de mayo de 1878 en Arrecife de Lanzarote, Islas Canarias, España, en el seno de una familia acomodada, culta y católica, y fue educación PATRIMONIAL El patrimonio cultural del exilio español en México se concreta y repre-senta en sus hombres y mujeres. Muchos fueron los casos de quienes, siguiendo sus convicciones y comprometidos con su trabajo, tomaron el camino del exilio como úl-tima salida para la sobrevivencia. En este texto se ofrece, como prototipo de estos exi-liados, la vida y obra de uno de sus más altos representantes, el científico Blas Cabrera Felipe, físico de gran altura que encontró en México espacio para su último aliento. * Docente investigadora de tiempo completo de la Universidad Pedagógica Nacional y profesora de asignatura del Colegio de Pedagogía y el Posgrado de la UNAM. Responsable del pro-yecto “El derecho a la memoria: la educación patrimonial” en la UPN y del seminario sobre Educación patrimonial (maestría en Pedagogía, FFyL-UNAM). www.cienciasmc.es CORREO del MAESTRO núm. 221 octubre 2014 37
  2. 2. Educación PATRIMONIAL racionistas y carlistas; liberales, regeneracionis-tas, republicanos y anarquistas, vivían con ex-pectación los cambios europeos. Aunque los momentos de consolidación, o en su caso, de independencia de los estados nacionales de-cían poco a los habitantes de aquellas islas que apenas recibían las noticias de manera oportu-na. No obstante, su crítica situación económica, la conciencia de la gravedad y el fracaso de la guerra con Cuba, así como la indiferencia con que a menudo eran vistos sus problemas desde el Madrid central, fueron elementos suficientes para que brotara en sus habitantes un espíritu de renovación, regeneración, y necesidad de cambio. Canarias era, pues, el sur del sur, tanto español como europeo, y en ella se condensa-ban los problemas sociales del desarrollo capi-talista europeo. Con más de la mitad de su población anal-fabeta (situación agravada en los territorios del sur y en los insulares y del norte de África), en 1878 España tenía una ley electoral que –a pe-sar de la avanzada legislación de la Constitu-ción de Cádiz de 1812– restringía el derecho al voto a unos cuantos: los funcionarios públicos, los profesionistas y los contribuyentes, es decir, el conjunto de personas privilegiadas. No fue entonces de extrañar que la nueva ley del voto universal propuesta por Sagasta en 1879 tardara más de un decenio en ser aceptada.2 Si esta ausencia de participación era propia de la Península, la situación se agravaba en Te-nerife, donde la transportación se hacía aún so-bre animales de monta o en diligencia, y el silbi-do (hoy reconocido como patrimonio cultural) era utilizado en la escarpada geografía como la estrategia privilegiada de comunicación. Aun habiéndose aceptado el Sistema Métrico Deci-mal cincuenta años antes, en el mercado al que 2 Idem. bautizado el 30 de ese mes en la Parroquia de San Ginés. Su padre fue el notario Blas Cabrera Topham, y su madre, Antonia Felipe Cabrera. Blas fue el mayor de los ocho hijos del matrimo-nio. En 1881, teniendo apenas tres años de edad, su familia se asentó en Tenerife, la isla más ex-tensa del archipiélago canario, por lo que puede considerársele su tierra de crianza. Contexto histórico Durante el último tercio del siglo XIX y parte del siglo XX, por su ubicación norafricana, las islas Canarias se consideraban un territorio lejano, cuando no ajeno, a la metrópoli. Como efecto de este alejamiento, no contaban con una adminis-tración fluida ni recibían los apoyos y las venta-jas que el reciente desarrollo científico y tecno-lógico europeo generaba en el continente. Así, la vida en Canarias era inestable y afectada por di-ferencias y pleitos internos. Sin embargo, el mis-mo desarrollo continental que no les favorecía, sí trastocaba –cuando no desplazaba– sus recur-sos y su cultura tradicionalmente agrícolas. Tal era el caso de la cochinilla, una de sus fuentes principales de recursos, que durante la segunda mitad del siglo XIX fue sustituida por los colo-rantes artificiales inventados por los químicos alemanes Perkin y Bayer1 con el consiguiente empobrecimiento económico de sus agriculto-res y el creciente descontento social y político. En Canarias se vivía, pues, un reflejo am-pliado de la situación general de la Península. Agotada por las luchas de independencia de sus colonias, España se enfrentaba a una situación de gran deterioro económico y desencuentro e intranquilidad política. Conservadores, restau- 1 Nicolás Elórtegui et al., “EL magnetismo que estudió Blas Ca-brera”, ponencia, I Congreso sobre Blas Cabrera Felipe, Te-nerife, Canarias, noviembre de 1995. 38 CORREO del MAESTRO núm. 221 octubre 2014
  3. 3. El patrimonio cultural del exilio REPUBLICANO ESPAÑOL EN MÉXICO… cuyo pensamiento educativo abrió de una vez y para siempre los horizontes de la educación española a través de instituciones como la Junta de Ampliación de Estudios, de cuyo Laborato-rio de Investigaciones Físicas, Blas Cabrera, en continuidad con su educación, llegaría, como veremos más adelante, a ser director en 1911. Hijo de padre ilustrado, Blas perteneció a la muy pequeña parte de la población canaria con acceso a la educación, pues dado el bajísimo presupuesto que en la época se destinaba a ese rubro, no se contaba más que con un instituto, al que sólo podían acudir los hijos de las familias con recursos; recursos necesarios, incluso, para transportarse desde su lugar hasta el instituto. Por otra parte, y a pesar de disponer de medios acudía entonces la madre de Blas se seguían vendiendo telas por varas y pesando gra-nos en libras y quintales. ¡Qué parado-ja que precisamente Blas, un hijo de Canarias, haya ocupado en 1937, un importante puesto en París en el Comité Internacional de Pesas y Medidas! La infancia de Blas Ca-brera corrió entonces para-lela a las luchas ideológicas y políticas entre la España conserva-dora, protectora de los privilegios y en el poder, y la España liberal, laica (no ne-cesariamente atea), científica y con horizon-te igualitario a la que aspiraba la oposición al gobierno. Luchas y contradicciones de la época agravadas por dos eventos: la guerra con Cuba, cuyo alto costo económico y en vidas humanas fue duramente criticado por la población de visión avanzada; y el clima intelectual del mo-mento que se gestaba liberal a través de obras como Fortunata y Jacinta de Pérez Galdós (autor liberal en apogeo) y exigía una recomposición de la vida moral y social española. El hijo de familia liberal De talante culto y liberal, tanto Canarias como la familia Cabrera se inclinaban hacia la forma de vida republicana claramente comprometida en esos tiempos con los principios de la Ilustra-ción: libertad, igualdad, fraternidad y justicia, ciencia y verdad. Estos fueron, pues, los valores y principios, los cimientos de la educación de Blas. Estos eran los mismos valores que –fieles a la fallida Primera República, la llamada Re-pública de los Docentes de 1873– orientaron a instituciones como la Institución Libre de Ense-ñanza, creada por Giner de los Ríos en 1876, y Antonia Felipe Cabrera y Blas Cabrera Topham, padres de Blas Cabrera Felipe www.memoriadelanzarote.com CORREO del MAESTRO núm. 221 octubre 2014 39
  4. 4. Educación PATRIMONIAL ahí la importancia, en los ámbitos rurales y se-mirrurales, del ambiente cultural y la instruc-ción dentro de la familia. Buen estudiante de segunda enseñanza del Instituto de Canarias de La Laguna4 (sus no-tas, por ejemplo en Retórica y Poética, señalan “Bueno”)5 entre 1890 y 1894, tuvo contacto hasta 1893 con lo que sería su vocación a lo largo de la vida. Pues si bien, los cursos hasta entonces parecían conducirlo a una formación orientada hacia las humanidades (Latín y Castellano, Re-tórica y Poética, Geografía, Historia Universal e Historia de España, Psicología, Lógica y Éti-ca), con el maestro don Francisco Javier Viedma descubrió su interés por las ciencias, pues él fue quien lo inició en los principios de la física y la química y orientó sus primeros experimentos en el laboratorio al que, gracias a las anotacio-nes de sus profesores, sabemos que asistió. Fue pues de puño y letra de Viedma (quien poste-riormente tendría a su cargo la Estación Meteo-rológica del Instituto de Canarias) como que-daron registradas las primeras observaciones acerca del alumno que, años más tarde, sería uno de los más importantes físicos de su época.6 En junio de 1894, para obtener el título de bachiller, Blas se examinó ante dos profeso-res “venidos por mar desde la Universidad de Sevilla”,7 de la que dependía el Instituto de Ca-narias. Y, con apenas 16 años, en septiembre del mismo año partió hacia la Península para estu-diar Derecho –como su padre– en la Universi-dad Central de Madrid. 4 Hoy Instituto Cabrera Pinto, situado en la calle de San Agus-tín, en La Laguna, Tenerife. (Véase: <www.grupoblascabrera. org/blascab/Laguna.htm>.) 5 J. F. Rodríguez et al., “Blas Cabrera Felipe, el estudiante de Se-gunda Enseñanza en La Laguna”, ponencia, I Congreso sobre Blas Cabrera Felipe, Tenerife, noviembre de 1995. 6 Idem. 7 “Blas Cabrera en La Laguna”. Disponible en: <www.grupo-blascabrera. org/web/blascab/Laguna.htm>. Retrato de Blas Cabrera Felipe en el siglo XIX económicos, la existencia de un único y lejano plantel escolar dificultaba su asidua asistencia, por lo que es de suponer que, siendo alumno de enseñanza libre, sus estudios de segunda ense-ñanza se hayan desarrollado siempre bajo la vi-gilancia y con el apoyo de sus padres y, en gran medida, en el seno familiar. La instrucción como tarea familiar era una práctica usual en los estratos educados de la época. Debemos recordar, además, que en ese tiempo los cursos dependían fundamentalmen-te del saber del maestro, y que los libros de tex-to, base de la enseñanza, eran –atendiendo a sus tiempos de elaboración, publicación, autoriza-ción y distribución– generalmente obsoletos, en especial aquellos dedicados a las ciencias, como la física, la química y la experimentación.3 De 3 Idem. www.memoriadelanzarote.com 40 CORREO del MAESTRO núm. 221 octubre 2014
  5. 5. El patrimonio cultural del exilio REPUBLICANO ESPAÑOL EN MÉXICO… tenso y desinteresado los elementos disponibles en el país”.9 Comunicación y agrupación de los mejores elementos que dio frutos en científicos como Cabrera. El doctor Cabrera Felipe Nuestro personaje continuó sus estudios en la Universidad y, en 1901, obtuvo el doctorado en ciencias físicas con la tesis “Sobre la variación diurna de la componente horizontal del viento”, que fue calificada por sus examinadores como “sobresaliente” y a la que se otorgó un premio extraordinario. En ese mismo año, a los 21 años de edad, era ya profesor ayudante de Electrici-dad en la Facultad de Ciencias. 9 Idem. El joven científico Si bien la intervención docente de don Francisco Javier Viedma introdujo en Blas la duda acerca de su decisión de estudiar leyes tal como conve-nía a su interés, al de su padre y al de la notaría en Santa Cruz de Tenerife, en Madrid recibió el segundo llamado a su vocación científica como asistente a las tertulias de don Santiago Ramón y Cajal en el Café Suizo. Fue el sabio Cajal quien impulsó al joven estudiante, de apenas 17 años, a abandonar los estudios de leyes y seguir su propio interés. Atendiendo a los consejos de su maestro y después amigo, en 1898 obtuvo la li-cenciatura en Ciencias Físico-Matemáticas en la Universidad Central de Madrid. Por otra parte, su estancia en Madrid le abrió, además de las puertas a la ciencia, la posibilidad de una convivencia intelectual única con los pensionados de la Residencia de Estudiantes de Madrid, sitio que representaba en ese tiempo: …la coherente vertebración interna de un proyec-to residencial en el que nada se deja a la improvi-sación, en el que la rigurosa fidelidad a una idea liberal y corporativa de Universidad permitió lograr un clima intelectual, cultural y social tan brillante como infrecuente en los ambientes uni-versitarios 8 españoles de la época. En este contexto, la formación humanista y científica del joven Blas encontrará amplio eco. La Residencia de Estudiantes de Madrid, que formaba parte del proyecto global de la Junta de Ampliación, tenía –según relata Pérez-Villa-nueva– el objetivo de “provocar una corriente de comunicación científica y pedagógica con el extranjero, y agrupar en núcleos de trabajo in- 8 José María López Sánchez, “La Junta para Ampliación de Es-tudios (1907-1936)”, Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid, curso de doctorado 1998-1999. Blas Cabrera Felipe entre 1901-1910 www.memoriadelanzarote.com CORREO del MAESTRO núm. 221 octubre 2014 41
  6. 6. Educación PATRIMONIAL (físico y catedrático en la Universidad de Stan-ford y de Madrid).11 El año de su consolidación como hombre de ciencia fue 1910. El 17 de abril pronunció un dis-curso de recepción titulado “El éter y sus rela-ciones con la materia en reposo” como miembro de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. En ese mismo año fue nombrado director de la Junta de Ampliación de Estudios e Investi-gaciones Científicas, creada apenas en 1907 y, como hemos dicho, heredera de los principios pedagógicos, científicos y republicanos de la Institución Libre de Enseñanza.12 Y, tan sólo un año después, en 1911 fue nombrado director del Laboratorio de Investigaciones Físicas creado por la propia Junta de Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas. Junto con Enrique Moles Ormella, su com-pañero de trabajo, en mayo de 1912 fue pensio-nado por la propia Junta para realizar un viaje de estudios al laboratorio del físico Pierre Weiss en el Politécnico en Zúrich para estudiar mag- 11 Doctorado en Física en París con Luis de Broglie, se exilió en los Estados Unidos de América, donde fue profesor de las uni-versidades de Bristol y Virginia. Sus investigaciones versan so-bre la estructura de los cristales. Regresa a España en los años setenta, como director del Departamento de Física Fundamen-tal de la recién creada Universidad Autónoma de Madrid. 12 Francisco J. Laporta, A. Ruiz Miguel, Virgilio Zapatero y Javier Solana afirman que a finales del siglo XIX y comienzos del XX, “una concepción del mundo desdeñosa de la ciencia y un sis-tema educativo débil, que se dirige a una exigua minoría del país y no es capaz de suministrar los rudimentos de una infor-mación apta para provocar un desenvolvimiento económico”. En este mismo sentido se pronuncia Julio Ruiz Berrio cuan-do sostiene que “junto a esas minorías de poder económico existían las minorías intelectuales, aunque en la mayor parte de las ocasiones coincidían”. Por tanto, según Laporta, sería ahora cuando “se va a transformar en tema central de nuestra literatura crítica el análisis de nuestra postración a la luz de lo que acontece en las naciones más avanzadas. El origen de las ideas que darán posteriormente lugar al nacimiento de la Jun-ta para Ampliación de Estudios ha de encontrarse sin duda en este tema central” (José María López Sánchez, “La Junta para Ampliación de Estudios (1907-1936)”, op. cit., p. 3. Blas Cabrera Felipe en su laboratorio, 1932 Tan sólo dos años después, en 1903, fue miembro fundador de la Sociedad Española de Física y Química y de su revista, Anales, un es-pacio editorial científico en el que publicó sus primeros y muy numerosos trabajos. En ascen-dente carrera académica, en 1905 dejó la plaza de profesor ayudante tras obtener la de catedrá-tico de Electricidad y Magnetismo en la Univer-sidad Central de Madrid. El tema del magnetis-mo era ya su especialidad. En 1908 asistió al Primer Congreso de la Aso-ciación Española para el Progreso de las Cien-cias. En 1909 volvió a La Laguna, en Canarias, pero ahora no se trataba de un viaje de estudios: iba para casarse con María Sánchez Real, su ve-cina y compañera de estudios en Tenerife. De ese matrimonio, que se trasladó y estableció en Madrid, nacieron sus hijos: Blas (médico fisió-logo y catedrático),10 Luis (arquitecto) y Nicolás 10 Quien, siendo secretario particular del presidente de la Repú-blica, el Dr. Juan Negrín, también se exilió en México. www.isladetenerifevivela.com 42 CORREO del MAESTRO núm. 221 octubre 2014
  7. 7. El patrimonio cultural del exilio REPUBLICANO ESPAÑOL EN MÉXICO… En ese mismo año, en el mes de agosto, dos meses antes de la Revolución rusa, tuvo lugar la llamada Huelga General Revolucionaria, con-vocada por la Unión General de Trabajadores, el Partido Socialista Obrero Español y la Confe-deración Nacional del Trabajo, de filiación anar-quista, que agudizaron la crisis del gobierno del rey Alfonso XIII. El clima de agitación por el descontento social antimonárquico había co-menzado. En 1919, Blas Cabrera recibió el doctorado honoris causa de la Universidad de Estrasburgo; en 1920, fue anfitrión de la inauguración del Ins-tituto Nacional de Física y Química en Madrid (evento conservado en una película); y en 1921, fue nombrado miembro del Comité Internacio-nal de Pesas y Medidas en París. Un episodio único en la vida de Blas Cabrera lo distinguió entre todos los científicos de su épo-ca: el 4 de marzo de 1923 recibió, al lado del rey Alfonso XIII, al más destacado hombre de ciencia del momento: el físico Albert Einstein. Una fo-tografía testimonió este encuentro. En ese mis-mo año, Cabrera publicó –con el patrocinio de la Residencia de Estudiantes de Madrid– su obra Principio de relatividad, que lo convirtió en intro-ductor de la teoría de la relatividad en España. En 1926, Cabrera fue aceptado como miem-bro de la Academia de Ciencias de Francia, y fue gracias a sus gestiones que la Fundación Rockefeller otorgó al gobierno español los cré-ditos necesarios para la creación de un instituto en el cual habrían de efectuarse las importantes investigaciones que Cabrera desarrollaba en su escasamente equipado Laboratorio de Investi-gaciones Físicas. Él mismo adecuó las instala-ciones que, más tarde, albergarían al Instituto Nacional de Física y Química. En 1927, terminó y dejó listo para publicación el libro El átomo y sus propiedades electromagnéti-cas. Al año siguiente, fue nombrado miembro del Consejo Científico del Instituto Internacional de netismo. Esta visita (a la que fue acompañado por su familia), además de generar importantes frutos científicos experimentales, fue el origen de una gran amistad entre ambos científicos. En ese año visita también los laboratorios de las universidades de Ginebra y de Heidelberg, así como la Oficina Internacional de Pesas y Medi-das de París. Como resultado de tales estancias de estu-dios, volvió a España llevando nuevas técnicas al Laboratorio de Investigaciones Físicas, donde continuó sus trabajos de magnetismo, muchos de ellos realizados en colaboración con Enrique Moles Ormella, Arturo Duperier y otros investi-gadores, y sobre los que escribiría diversas co-laboraciones para la Revista de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Madrid que se publicaron en 1912. Sus visitas y estancias académicas y científi-cas se extendieron en 1915 incluso a Sudamé-rica, a donde viajó como mensajero cultural de España acompañado de Fernando de los Ríos (quien años después, una vez reinstaurada la Segunda República, ocuparía la titularidad de distintos ministerios: Justicia, Estado y Educa-ción). En estos viajes el doctor Cabrera fue ob-jeto de múltiples reconocimientos: además de ser invitado a dar conferencias científicas, fue nombrado doctor honoris causa en varias univer-sidades del sur del continente, y profesor espe-cial y honorario en la Universidad de Buenos Aires y la Universidad Nacional de México. En 1916, fue elegido presidente de la Sociedad Es-pañola de Física y Química, e inauguró en Mé-xico el Instituto Hispanoamericano, donde fue nombrado profesor extraordinario. Era ya para entonces un científico de talla mundial, plena-mente consolidado, y un trabajador infatigable pues a pesar de tantos viajes, en 1917 tuvo listos los originales para la publicación del libro ¿Qué es la electricidad? CORREO del MAESTRO núm. 221 octubre 2014 43
  8. 8. Educación PATRIMONIAL Con la ayuda de la Fundación Rockefeller, en 1932 inauguró el edificio Rockefeller (en la calle de Serrano en Madrid, y que hoy es el Ins-tituto de Química y Física Rocasolano), sede del Instituto Nacional de Física y Química del que Cabrera fue director (existen secuencia filmada y vistas del edificio Rockefeller).13 Blas Cabrera fue el anfitrión del evento y estuvo acompañado por Fernando de los Ríos, ministro de Instrucción Pública del Gobierno de la República, y por los científicos Weiss y Som-merfeld (existe secuencia filmada el 6 de febrero de 1932 de este encuentro).14 Un mes después, el 7 de marzo de 1932, el presidente de la República, don Niceto Alcalá 13 Remitirse a: <www.grupoblascabrera.org/web/blascab/rockef1.htm>. 14 Idem. Albert Einstein con Alfonso XIII y Blas Cabrera entre otras personalidades durante su visita a Madrid en 1923 Física Solvay (Conferencia Solvay). Su candida-tura había sido propuesta por Marie Curie y Al-bert Einstein. Pertenecer a este comité represen-tó la posibilidad de asistir a reuniones, cada tres años, del más alto nivel científico, y relacionar-se con los mejores físicos del mundo, como él. Como corolario, en ese mismo año, fue elegido académico de Ciencias de París a propuesta de los físicos Paul Langevin y Maurice de Broglie. En virtud de sus méritos, en 1929 fue nom-brado rector de la Universidad Central de Ma-drid. En 1930, participa en la VI Conferencia Solvay sobre Magnetismo, en Bruselas, Bélgica, con el trabajo “Las propiedades magnéticas de la materia”, tema sobre el que hizo importantes aportaciones experimentales. Una fotografía de 1930 testimonia su presencia entre el propio Al-bert Einstein y Niehls Bohr. www.grupoblascabrera.org www.mienciclo.es 44 CORREO del MAESTRO núm. 221 octubre 2014
  9. 9. El patrimonio cultural del exilio REPUBLICANO ESPAÑOL EN MÉXICO… sicos y lenguaje”. La sublevación militar contra el gobierno de la República, del 18 de julio de 1936, lo sorprendió siendo rector de la Univer-sidad Internacional de Santander. Cerrados los caminos, o bien en poder de los sublevados, se vio obligado a salir del país para pasar primero por Francia y así poder volver a Madrid. Como parte de su trabajo en el Comité In-ternacional de Pesas y Medidas, comenzó con la científica Mme. Cotton un Laboratorio de In-vestigaciones Magnéticas; y en 1937 fue nom-brado secretario del Comité por Pieter Zeeman, hasta entonces su presidente. Este cargo tuvo que desempeñarlo en París (entre 1937 y 1941) donde, ya exiliado de la guerra de España, fue nombrado Maitre de Recherches (maestro de in-vestigación) del Centre National de la Recher-che Scientifique. Durante esos años en París, como sostienen Francisco Martínez Navarro y Emigdia Repetto Jiménez, asiste a las reuniones científicas de las universidades de Estrasburgo y La Sorbona, a pesar de los momentos que ya comienza a vivir Europa. Participa también en la organización de Zamora, visitó a Cabrera y a su equipo, integra-do por Enrique Moles Ormella (que años más tarde sería considerado el padre de la Química española) y Miguel Catalán Sañudo (existe se-cuencia filmada de esta visita).15 En el libro de J. H. van Vleck (1932) Theory of Electric and Magnetic Susceptibilities, el texto más importante de la especialidad, Cabrera fue el físico experimental más citado. Su producti-vidad, notable, superó los más de 100 trabajos publicados entre 1910 y 1934. En 1934 fue ele-gido presidente de la Academia de Ciencias de Madrid. En ese mismo año se desempeñó como rector de la Universidad Internacional de Vera-no de Santander, institución de la que fuera fun-dador en 1933, año en que fue secretario del Co-mité Internacional de Pesas y Medidas en París. El 26 de enero de 1936, tomó posesión como miembro de la Academia Española de la Lengua para ocupar el puesto que dejara su maestro y amigo Santiago Ramón y Cajal; su discurso de ingreso se tituló “Evolución de los conceptos fí- 15 Idem. commons.wikimedia.org Fotografía de los participantes de la VI Conferencia Solvay de 1930. Blas Cabrera aparece en pri-mera fila, el tercero por la derecha. Está sentado entre Owen Willans Richardson y Niehls Bohr CORREO del MAESTRO núm. 221 octubre 2014 45
  10. 10. Educación PATRIMONIAL xico como asilado político con su hijo Blas, su nuera y sus nietos, y se incorporó como profesor de Física Atómica y de Historia de la Ciencia en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacio-nal Autónoma de México, institución que años atrás lo había nombrado profesor especial y ho-norario. Fue también investigador del Instituto de Física de la UNAM, y se incorporó como socio honorario a la Sociedad Matemática Mexicana. Como profesor de esa facultad, logró la ins-talación de un laboratorio de medidas eléctricas, y colaboró con el grupo de jóvenes mexicanos del profesor Vallarta, que era reconocido por sus trabajos sobre radiación cósmica. En 1944, la Institución Cultural Española de Buenos Aires le publicó su último libro: El magnetismo de la ma-teria, y en ese mismo año, al morir el doctor Ig-nacio Bolívar, Blas ocupó su cargo como director de la revista Ciencia, que en 1940 habían funda-la Inauguración del Instituto de Física y Química, 6 de febrero de 1932 VIII Conferencias de Solvay “Las partículas elementales y sus interacciones”, que fue retra-sada primero por la muerte de Paul Langevin y, finalmente, suspendida por el estallido de la Segunda Guerra Mundial.16 El franquismo, el cese y el exilio Con el triunfo del bando encabezado por el ge-neral Francisco Franco, éste ordenó en 1941 el cese de Cabrera a su cargo en el Comité de Pesas y Medidas, pues no lo reconoció como represen-tante de su gobierno. Cabrera dimitió. Ese mis-mo año, un Cabrera desilusionado viajó a Mé- 16 Véase Francisco Martínez Navarro y Emigdia Repetto Jimé-nez, Biografías de científicos canarios, Las Palmas, Gobierno de Canarias, 2005, p. 59. Visita del presidente Niceto Alcalá Zamora al edifi-cio Rockerfeller en 1932 Captura de pantalla biqfr.blogspot.com Captura de pantalla Edificio Rockefeller, sede del Instituto Nacional de Física y Química del que Cabrera fue director 46 CORREO del MAESTRO núm. 221 octubre 2014
  11. 11. El patrimonio cultural del exilio REPUBLICANO ESPAÑOL EN MÉXICO… recuperan la necesidad de reivindicación de sus creadores, citando una reflexión de su director fundador, Ignacio Bolívar: Convenía demostrar a los ojos del mundo, y es-pecialmente a los científicos americanos que la ciencia española no había desaparecido, ni se ha-bía sometido a los designios de los dictadores, y cómo, en su mayor parte, hubo de abandonar la Península y se hallaba acogida entre sus colegas europeos y americanos. Por ello surgió la revista 21 Ciencia. Sin embargo, esta aspiración política no les hizo olvidar la finalidad científica y primor-dial de la revista. Así, el mismo Ignacio Bolívar anunció en el pequeño editorial fechado el 15 de febrero de 1940: 21 Rafael Aleixandre Benavent, Juan Antonio Micó Navarro y Amparo Soler Sáiz, “La contribución científica del exilio a tra-vés de la revista Ciencia (1949-1975)”, en Josep Lluis Barona Vilar (comp.), Ciencia, salud pública y exilio, (España 1875-1939), Valencia, Seminari d’Estudis sobre la Ciència, 2003, pp. 75-76. do Ignacio Bolívar Urrutia (entomólogo), su hijo Ignacio Bolívar y Pieltan (también entomólogo) y Francisco Giral (bioquímico), todos científicos españoles republicanos exiliados en México.17 Ciencia fue publicada por la Editorial Atlan-te, fundada por exiliados españoles y con el apoyo de empresas como la Compañía Fundi-dora de Fierro y Aceros de Monterrey, el Banco de México, la Compañía Cerillera Mexicana, la Cervecería Moctezuma y la Compañía Hulera Euzkadi; y la colaboración de personajes como el general Abelardo Rodríguez, ex presidente de la República. Para 1943, a las antes mencionadas empresas patrocinadoras se unirían El Colegio de México, el Fondo de Cultura Económica, los Laboratorios Andrómaco y Picot, y la Junta de Auxilio a los Refugiados Españoles, así como la Comisión Impulsora y Coordinadora de la Investigación Científica, clave para la supervi-vencia de la revista.18 Atlante se encargó de la edición hasta 1946, fecha en que Ciencia que-dó a cargo del llamado Patronato de la Revista Ciencia,19 que facilitó su publicación hasta 1975 y que estaba constituido por personajes tales como Evaristo Araiza, Eduardo Villaseñor, Car-los Prieto, Santiago Galas y Francisco Giral.20 Los autores de “La contribución científica del exilio a través de la revista Ciencia (1949-1975)” 17 Acerca del papel de los científicos españoles exiliados en Mé-xico, véase Agustín Sánchez Andrés y Silvia Figueroa Zamudio (coords.), De Madrid a México. El exilio español y su impacto sobre el pensamiento, la ciencia y el sistema educativo mexicano, México / Madrid, Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo / Comunidad de Madrid, 2003. 18 Miguel Ángel Puig-Samper Mulero, “La revista Ciencia y las primeras actividades de los científicos españoles en el exilio”, en Agustín Sánchez Andrés y Silvia Figueroa Zamudio, op. cit., pp. 114-115. 19 Para mayor información acerca de la revista Ciencia, véase el espléndido trabajo de Jorge Quetzal Argueta Prado, La revista Ciencia (1940-1975). Contribuciones a la ciencia mexicana del siglo XX, tesis para obtener la licenciatura en Historia, Morelia, Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, 2008. 20 Miguel Ángel Puig-Samper Mubro, op. cit., p. 115. cedros.residencia.csic.es CORREO del MAESTRO núm. 221 octubre 2014 47
  12. 12. Educación PATRIMONIAL después de haber ocupado los alemanes París, re-cibieron una cariñosa indicación del Gobierno de Franco por la que le hicieron dimitir su cargo. Vino entonces a México, ya viejo y muy agotado, más que por la edad por un trastorno del sistema nervioso, que tenía desde 1918. Durante la epide-mia mundial de gripe sufrió un ataque de ence-falitis letárgica, del que quedaron lesiones que se fueron agravando hasta producir su muerte. A pesar de su estado tuvo aún bríos en México para continuar trabajando, fue acogido con cariño en el Instituto de Física de la Universidad Nacio-nal, donde además recibió ayuda de la Fundación Rockefeller para establecer un taller en el que pu-diera construir los aparatos necesarios para sus in-vestigaciones. 23 Deja D. Blas una labor física importante […]. Blas Cabrera Felipe, como uno más de sus compañeros exiliados científicos, representa los valores originarios de la República. Forma-do entre dos siglos, encarna los principios y las aspiraciones intelectuales de la Ilustración y el republicanismo: el hombre de ciencia que es también un liberal republicano fraternal, con convicción, sentido del trabajo en colectivo y vocación de servicio al bien público y a su pa-tria. La austeridad de su vida y la dedicación a su trabajo científico, al crecimiento intelectual y a la vida académica no le impidieron publicar materiales de divulgación, historia de la ciencia y culturales. Blas Cabrera Felipe fue un hombre de su tiempo, científico y humanista, y uno de los científicos y académicos del exilio republi-cano español en México, cuya fuerza, y capaci-dad de trabajo y de servicio ayudaron a crear y engrandecer el patrimonio cultural, en este caso científico, del país que le dio asilo. 23 Ciencia, vol. VI, núm. 7-9 (1945), pp. 241-242, citado en: Mi-guel Ángel Puig-Samper Mulero, op. cit., pp. 119-120. La revista Ciencia, que hoy aparece en el estadio de la prensa científica, tiene por finalidad primordial difundir el conocimiento de las Ciencias físico-na-turales y exactas y sus múltiples aplicaciones, por considerarlas como una de las principales bases de la cultura pública, para lo que procurará, por todos los medios a su alcance, aumentar el interés hacia su estudio en los países hispano-americanos. […] Es evidente que las Ciencias, hoy aún más que en tiempos pasados, no pueden progresar sin el concurso de cuantos a ellas se dedican. Como en la colmena, cada uno aporta el producto de su labor para contribuir a la obra común que dará 22 por resultado la riqueza del conjunto. Cansado y enfermo después de su corta pero productiva estancia en México, Blas Cabrera Fe-lipe murió en el exilio el 1 de agosto de 1945. La revista Ciencia le sobrevivió 30 años más y su obra es aún reconocida no sólo en México sino también en España, donde gracias a un esfuer-zo de recuperación de la memoria histórica los grupos de científicos e intelectuales se reapro-pian de su patrimonio cultural, científico, litera-rio, humanista y político. En 1945, la propia revista anunciaba su dece-so, y como síntesis de sus últimos años de vida, Antonio Medinaveitia, su colaborador desde el Instituto Nacional de Física, describió: Cuando estalló la sublevación fascista, D. Blas, ya no joven, consideró que no podría continuar tra-bajando en Madrid y se fue a París a ocuparse más asiduamente de su cargo de Secretario del Bureau internacional de pesas y medidas que desempeña-ba ya hacía algunos años; sus trabajos de investi-gación los prosiguió en los laboratorios de la Es-cuela Normal de Sèvres. Terminada nuestra guerra civil allí continuaba, pero vino la guerra europea y 22 Ciencia, vol. I (1940), p. 1, citado en Miguel Ángel Puig-Samper Mulero, op. cit., pp. 98-99. 48 CORREO del MAESTRO núm. 221 octubre 2014

×