Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Valeria Macías
10mo. EBS
Samantha
Clima frío, mañana lluviosa, todo aparentemente normal. Así empezó el día de Samantha.
A...
antes de tocar su puerta y cuando lo hice ella, ya me estaba esperando. Al verla, me entró un miedo
escalofriante. No sabí...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Cuento de Valeria Macías - 10mo Basica

361 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Cuento de Valeria Macías - 10mo Basica

  1. 1. Valeria Macías 10mo. EBS Samantha Clima frío, mañana lluviosa, todo aparentemente normal. Así empezó el día de Samantha. Al llegar al colegio vuelve a recibir las mismas miradas criticonas de todos los días hasta que se acomodó en su banca favorita. A pesar de que había espacio para más de cinco personas, nadie se sentaba con ella. Muchos preferían ignorar su presencia; eso les convenía. A nadie le gusta estar con personas raras, es decir, diferentes; pero, irónicamente, todos lo somos. Vivimos en un mundo donde la gente tiene miedo a lo desconocido; nos gusta la monotonía, saber qué pasará todos los días, qué veremos y cómo nos sentiremos. A pesar de que aparentaban indiferencia, todos compartían la misma duda: ¿quién era ella? Solo sabían que se sentaba en su banco con su cabello recogido en una alta cola de caballo, sus profundas ojeras, libros completamente intactos a su lado derecho y, por último, sus ojos cerrados. La mayoría del tiempo los tenía así, acompañados de esa leve sonrisa, casi malvada, que mantenía a lo largo del día. Por otro lado estoy yo. He sido compañera de Samantha por seis años, y nunca he hablado con ella directamente. Desde que tengo memoria ella siempre ha sido igual, tal vez ahora que tenemos dieciséis se nota mucho más, pero todos sabemos que ella siempre fue así. Recuerdo el primer año que la conocí, sentí un gran apego hacia ella. Me gustaba su presencia, el solo hecho de saber que estaba en el mismo lugar que yo me hacía sentir más segura, más normal. Pero luego se volvió obsesivo. Era enfermiza la forma en la que yo la vigilaba. Sentía la necesidad de saber quién era y qué era lo que le había pasado para que se volviera así, porque algo tenía que haberle pasado para se convirtiera en una persona tan diferente a los demás. Y lo peor de todo es que ella estaba consciente de que me intrigaba, que yo no la ignoraba. Un día, tal vez harta de mi comportamiento, se acercó, abrió sus ojos y me dedicó una delicada, pero retorcida mirada. A pesar de que estuviera impactada por lo sucedido, pude fácilmente percibir muchas cosas en ella; perturbación, dolor, ansiedad y algo más... eso hizo que me alejara de ella porque me hizo sentir vulnerable, como si yo fuera la siguiente, como si me estuviera esperando. Esta fue la única interacción que hemos tenido en seis años, hasta hoy. Repentinamente sentí algo extraño que no me pasaba hace mucho tiempo. La necesidad de seguirla, de hablarle, de saber qué era lo que me había tratado decir hace cinco años. Terminaron las clases y esperé un poco antes de seguirla. Probablemente ella ya lo sabía, pero eso no me detuvo. Caminé unas dos horas, tal vez más, tal vez menos. Pero llegué. Esperé unos veinte minutos
  2. 2. antes de tocar su puerta y cuando lo hice ella, ya me estaba esperando. Al verla, me entró un miedo escalofriante. No sabía si fingir no estarlo para poder controlarme un poco o demostrarlo para que no me hiciera daño. Se alejó unos metros de la puerta invitándome a pasar…y lo hice. Me sentía en otro mundo, pero al mismo tiempo en el mío. A pesar de sentirme diferente, sabía que de algún modo éramos parecidas, tal vez el hecho de que yo me hubiera interesado tanto en ella me había afectado. O tal vez mi interés por saber qué era lo que le había pasado me había llevado al mismo destino. Finalmente, no necesité hablar con ella para entenderla, yo ya lo hacía. A la mañana siguiente, todavía confundida y con mucho qué pensar, llegué al colegio. Pude sentir algunas miradas clavadas en mí, pero, sorprendentemente, no me importó. No había dormido en toda la noche y podía sentir la pesadez en mis parpados, pero aún así no me sentía cansada. Recogí mi cabello en una alta cola de caballo, caminé hacia una banca, ubiqué mis libros y me senté. Al poco tiempo me di cuenta de que estaba al lado de Samantha, solo que esta vez…yo era igual.

×