Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Resumen de la charla: El Colapso Ambiental del año 2030 - Por Carlos Eduardo Sierra Cuartas - Sábado 24 de Enero de 2015

1,262 views

Published on

Published in: Science
  • Además del resumen de esta conferencia que aparece más arriba, existe un archivo de audio de la misma que aún no han subido para que esté disponible para las personas interesadas, lo cual se sale de mis manos. Atentamente: Carlos Eduardo de Jesús Sierra Cuartas, Profesor Asociado de la Universidad Nacional de Colombia y Conferenciante.
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Be the first to like this

Resumen de la charla: El Colapso Ambiental del año 2030 - Por Carlos Eduardo Sierra Cuartas - Sábado 24 de Enero de 2015

  1. 1. Resumen de la Charla: EL COLAPSO AMBIENTAL DEL AÑO 2030 Por: Carlos Eduardo de Jesús Sierra Cuartas Profesor Asociado, Universidad Nacional de Colombia Miembro: Sociedad Julio Garavito Armero Fecha: Sábado 24 de Enero de 2015 En la noche del martes 5 de agosto de 2014, pudo seguirse en tiempo real en el canal institucional el debate realizado en el Senado sobre las consecuencias que está teniendo y tendrá para el país la fluctuación climática mal denominada como cambio climático.
  2. 2. Por lo pronto, ésta ha significado una reducción del PIB de un 0,5%. En sectores gubernamentales, empresariales y otros cunde el pánico, sobre todo por el hecho que Colombia figura en el segundo lugar de vulnerabilidad a nivel mundial frente al cambio climático. Empero, las universidades, cual reflejo del síndrome del Titanic, persisten con programas de estudios obsoletos nacidos en la segunda revolución industrial, exangüe en la actualidad, y, por ende, enmarcados en mitos ingenuos como el “desarrollo sostenible” y la “energía limpia”. Así las cosas, las universidades no están formando personas preparadas para capear el colapso civilizatorio. James Ephraim Lovelock Por su parte, James Ephraim Lovelock, uno de los artífices de la teoría Gaia, considera que, en el año 2030, sucederá el colapso ambiental, lo que significa que apenas el 20% de la población mundial logrará sobrevivir al mismo, un pronóstico similar a lo planteado, entre otros, por Leonardo Boff y Harald Welzer. Leonardo Boff
  3. 3. En todo caso, esto no es ciencia ficción sin posibilidades de realización o pesimismo apocalíptico. Sencillamente, está en proceso de darse. Incluso, el Papa Francisco comparte por completo estos temores. Resulta oportuno reproducir aquí algo de un artículo de Leonardo Boff del 1º de enero de este año, titulado ¿Fin de una era, una nueva civilización o fin del mundo?: «A mí me convence más el análisis, diría profético, pues, se está realizando como lo previó, de Jacques Attali en su conocido libro Breve historia del futuro (Paidós, 1999). Fue asesor de François Mitterand y actualmente preside la Comisión de los «frenos al crecimiento». Trabaja con un equipo multidisciplinar altamente cualificado. Él prevé tres escenarios: (1) el superimperio compuesto por Estados Unidos y sus aliados. Su fuerza reside en poder destruir toda la humanidad. Pero, está en decadencia debido a la crisis sistémica del orden capitalista. Se rige por la ideología del Pentágono del «full spectrum dominance» (dominación de espectro completo) en todos los campos, militar, ideológico, político, económico y cultural. Pero, ha sido superado económicamente por China y tiene dificultades para someter a todos a la lógica imperial. (2) El superconflicto: con la decadencia lenta del imperio, se da una balcanización del mundo, como constatan actualmente los conflictos regionales en el norte de África, en Oriente Medio, en África y en Ucrania. Esos conflictos pueden conocer un crescendo con la utilización de armas de destrucción masiva (véase Siria, Iraq), después de pequeñas armas nucleares (existen hoy miles con el formato de un maletín de ejecutivo) que destruyen poco pero dejan regiones enteras inhabitables durante muchos años debido a la alta radioactividad. Con el uso generalizado de armas nucleares, químicas y biológicas, se puede llegar a un punto en el que la humanidad se da cuenta de que puede autodestruirse. Y entonces surge (3) el escenario final: la superdemocracia. Para no destruirse a sí misma y a gran parte de la biosfera, la humanidad elabora un contrato social mundial, con instancias plurales de gobernabilidad planetaria. Con los bienes y servicios naturales
  4. 4. escasos debemos garantizar la supervivencia de la especie humana y de toda la comunidad de vida que también está creada y mantenida por la Tierra-Gaia. Si esa fase no llegara a surgir, podría ocurrir el fin de la especie humana y de gran parte de la biosfera. Por culpa de nuestro paradigma civilizatorio racionalista. Lo expresó bien el economista y humanista Luiz Gonzaga Belluzzo, recientemente: «El sueño occidental de construir el hábitat humano solamente a base de la razón, repudiando la tradición y rechazando toda trascendencia, ha llegado a un callejón sin salida. La razón occidental no consigue realizar concomitantemente los valores de los derechos humanos universales, las ambiciones del progreso de la técnica y las promesas de bienestar para todos y para cada uno» (Carta Capital, 21/12/2014). En su irracionalidad, este tipo de razón construye los medios de darse fin a sí misma». Hasta aquí el lúcido Boff, de quien merecería la pena reproducir muchos otros pasajes altamente ilustrativos. En todo caso, este gran problema existe y no se ven los compromisos políticos e institucionales requeridos para capear semejante temporal civilizatorio, de lo cual Latinoamérica no es la excepción al persistir en muchos órdenes en el síndrome del Titanic. En estas condiciones, se impone la necesidad del paso hacia un paradigma civilizatorio alternativo, de índole biocéntrica y convivencial, acorde con lo que Boff denomina la superdemocracia. Empero, para el funcionamiento adecuado de ésta es menester contar con una superciudadanía bien formada desde el punto de vista humanista, algo que, por desgracia, falta en los currículos actuales en los diversos niveles educativos. Para colmo, se conoce y comprende bastante mal el valioso legado de Iván Illich: la convivencialidad, justo la mejor propuesta emanada desde Latinoamérica durante el último medio siglo en materia de paradigmas civilizatorios alternativos. Entretanto, dispongámonos a asistir en el transcurso de este siglo XXI a la disminución abrupta de la población mundial, a causa de este colapso civilizatorio, en un 80% cuando menos. De facto, de acuerdo
  5. 5. con lo establecido por autores como Carl Edward Sagan y Morris Berman, ya estamos en una nueva era oscurantista, un verdadero crepúsculo de la civilización, que, por lo que se teme, durará un largo tiempo. Y, recordemos, esto no es ciencia ficción con escasa probabilidad de cumplirse, ni pesimismo apocalíptico. Sucede a ojos vistas.

×