Ptolomeo, coprnico, tycho, kepler y galileo astronomía del renacimiento

7,075 views

Published on

Conferencia del 26 de marzo de 2011. Por Carlos Eduardo Corre.
Astronomía en el Renacimiento

Ptolomeo, coprnico, tycho, kepler y galileo astronomía del renacimiento

  1. 1. CARLOS EDUARDO CORREA DE PTOLOMEO A COPÉRNICO
  2. 2. Claudio Ptolomeo (85 – 165 a.C.) Tierra Planeta Deferente Epiciclo
  3. 4. La retrogradación de los planetas exteriores
  4. 7. La imprenta, inventada sólo treinta años antes de su nacimiento, había desencadenado una revolución en la comunicación del conocimiento. Copérnico fue uno de los primeros sabios que estudió libros impresos en su propia biblioteca . En 1491, a los dieciocho años de edad, Copérnico aparece inscrito en la Universidad de Cracovia donde estudia a Euclides, Arquímedes y Ptolomeo, entre otros. NICOLÁS COPERNICO Nikolai Kopernik nació en 1473 en el norte de Polonia.
  5. 8. Durante su estancia en Cracovia sucedió un hecho trascendental: el descubrimiento de América, hecho que colocaba en el centro de la discusión científica el tamaño y la forma de la Tierra así como su lugar en el Universo. En 1496 se registra en la Universidad de Bolonia en Italia. Allí, mientras estudia Derecho Canónico, realiza observaciones astronómicas con Domenico María Novara y “llevaba sus apuntes con mucha exactitud”. Se sabe que observó el eclipse de la estrella Aldebarán (Alfa Tauri) por la Luna el 9 de marzo de 1497.
  6. 9. Observó también en esta época las conjunciones de los planetas con la Luna y el eclipse de Luna que se produjo durante su estancia en Roma, el 6 de noviembre de 1500. En 1501 ingresa a la Universidad de Padua a estudiar medicina. Se sumergió en el ambiente humanista de esta universidad y profundizó el estudio del griego para leer a los clásicos. Parece ser que en esta época de Padua estructuró la primera versión de su teoría heliocéntrica. En 1503 regresa a su patria con su nombre latinizado Nicolaus Copernicus y ya nunca volvió a salir de ella. Tenía 30 años. Hacia 1507 escribe Copérnico uno de los documentos más importantes para la historia de la ciencia: el “Commentariolus”. (Modelo concentro - biepicíclico)
  7. 10. En junio de 1509 examina el eclipse de luna sobre el meridiano de Cracovia; en Frombork, durante la noche del 6 al 7 de octubre, observa un eclipse total de luna; en enero de 1512 observa la conjunción de Marte con la primera estrella de la constelación Libra. En 1512 muere su tío Lucas Watzendore y la vida de Nicolai Kopernik cambia. Además de las actividades inherentes a su cargo del Cabildo de Warmia, desarrolla mucha actividad médica, participa en una reforma del calendario juliano así como en una reforma monetaria, redacta documentos económicos y organiza asentamientos de colonos en el territorio del Cabildo. Y se refugia en sus pacientes cálculos y cuidadosas observaciones para elaborar su idea heliocéntrica.
  8. 11. Hacia 1530, el “De Revolutionibus” estaba terminado. En este trabajo cada planeta describe un círculo, el epiciclo, cuyo centro recorre un círculo deferente, excéntrico en relación al sol. (Modelo excentro - epicíclico). Sin embargo, Copérnico es muy conciente del carácter provisional de sus cálculos y sus resultados. Los nuevos cálculos y las observaciones le hacen revisar muchas partes de su manuscrito. Así, por ejemplo, los últimos meses del año 1537 y los primeros del siguiente, son de intensa actividad de observación de los planetas, especialmente controlando los movimientos de Venus y Saturno. Georg Joachim Rheticus, profesor de matemáticas de Wittenberg, visita al “maestro” en 1539 y permanece con él hasta septiembre de 1541. Esta época fue de intenso trabajo juntos y el discípulo no cesó de insistir en la publicación de “De Revolutionibus”.
  9. 12. Fruto de esta intensa actividad, que llevó a Rheticus al borde de la locura, fue una obra-resumen que se publicó en 1540 con el título “De libris revolutionum Nicolai Copernici Narratio Prima” en adelante conocida como “Narratio Prima”. La obra lleva como lema las siguientes palabras: “Debe tener un pensamiento libre quien desea entender”.   En marzo de 1543 aparece por fin publicada la obra de Nicolás Copérnico “De Revolutionibus orbium coelestium libri”. El 24 de mayo muere Nicolás en Frombork.  
  10. 14. Copérnico vio en la deferente de Venus - ejemplo de un planeta interior - la propia órbita de la Tierra alrededor del Sol. También vio en el epiciclo de Júpiter - ejemplo de planeta exterior - la proyección del movimiento de la propia Tierra en el movimiento observado de Júpiter.
  11. 16. R Tierra = 1 U.A. r Mercurio = 0.38 U.A. r Venus = 0.72 U.A . Para Marte, (  m ) Ma = 41° Para Júpiter, (  m ) J = 11° Para Saturno, (  m ) S = 6° r Marte = 1.5 U.A. r Júpiter = 5.2 U.A. r Saturno = 9.5 U.A. Mercurio, (  m)M  22.5° Venus, (  m)V  46°. .
  12. 18.  =  /  P = (2  +  ) /  T
  13. 19.    T = 2  /  T y  P = 2  /  P    =  P  y 2  +  =  T    2  +  P  =  T  Si T P es el período sideral de un planeta exterior:
  14. 20. Así, pues, dado que el período orbital de la Tierra es 1 año y el período Sinódico de Júpiter es 399 días,  T = 1 año, y (  ) J = 399 días, entonces;  J  12 años Para Marte, (  ) Ma = 779 días  2.13 años, en consecuencia,  Ma  1.88 años   Para Saturno, (  ) S = 378 días  1.0356 años, y así,  S  29.4 años  
  15. 21.  =  T  2  +  =  P 
  16. 22.  P es el período sideral del planeta interior. Para Venus,  = 583.9 días  1.597 años y en consecuencia,  V = 224.7 días. Para Mercurio,  = 115.88 días  0.317 años, y por tanto,  M = 0.24 años  88 días
  17. 24. Planeta   Copérnico Moderno Copérnico Moderno Radio Orbital (U.A.) Período Sideral MERCURIO 0.376 0.3871 87.97 días 87.97 días VENUS 0.719 0.7233 224.70 días 224.70 días TIERRA 1.000 1.0000 365.26 días 365.26 días MARTE 1.520 1.5237 1.882 años 1.881 años JÚPITER 5.219 5.2028 11.87 años 11.862 años SATURNO 9.174 9.5389 29.44 años 29.457 años
  18. 25. Miguel Monsalve G. TYCHO BRAHE, JOHANNES KEPLER Y GALILEO GALILEI EL OBSERVADOR, EL CALCULADOR Y EL MENSAJERO SIDERAL
  19. 26. <ul><li>Tycho (o Tyge) Brahe nació el 14 de diciembre de 1546 en Knudstrup, Escania; hoy Suecia pero entonces perteneciente a Dinamarca. Hijo del gobernador del castillo de Helsingborg, fue apadrinado por su tío Joergen. El tío Joergen era un gran terrateniente y vicealmirante que había pedido a su hermano que cuando tuviera un hijo quería apadrinarlo y adoptarlo hasta el punto de considerarlo como hijo suyo. El gobernador le prometió a su hermano que así sería pero un incidente vino a postergar la promesa. La madre de Brahe dio luz a gemelos, pero uno de ellos murió, de modo que como era de esperar, la situación cambió, y no fue hasta que Brahe tuvo un hermano cuando pasó a ser adoptado por su influyente y acaudalado tío. </li></ul>
  20. 27. <ul><li>A los trece años ingresó a la Universidad de Copenhagen y a los 16 fue enviado a Leipzig para estudiar leyes y filosofía. Después de la muerte de su tío viajó a Alemania en donde estudió en los claustros de Wittenberg, Rostock, y Basel.  </li></ul><ul><li>A la edad de trece años observó un eclipse solar que había sido predicho, de esos recuerdos escribió: &quot; Es algo divino que el hombre pueda conocer el movimiento de las estrellas de tal manera que pueda predecir con precisión y mucho tiempo antes las posiciones relativas &quot;. Al provenir de una familia acomodada tuvo la oportunidad de acceso a obras como el Almagesto y a instrumentos de observación. a la edad de 17 años observó una conjunción entre Júpiter y Saturno encontrando errores de posición en sus tablas de estudio y planteó que se debían realizar mediciones más precisas de ellas. </li></ul>“ He estudiado todas las cartas de los planetas y las estrellas y ninguno de ellos coincide con los otros. Hay tantas medidas y métodos de medición como astrónomos y todos en desacuerdo. Lo que se necesita es un proyecto de cartografiado de los cielos desde un único lugar durante varios años” . -Tycho Brahe, 1563 (a los 17 años). <ul><li>Si Tycho no descubrió nada, ya con darse cuenta de la falta de precisión que existía en las observaciones, lo descubrió todo. Se convirtió en un fanático por la exactitud. </li></ul>
  21. 28. Por esta época, en una competencia para determinar quien era mejor Matemático se enfrentó con un estudiante lo que generó un duelo en el que Tycho perdió parte de su nariz (1566) la cual fue reemplazada por una prótesis de metal que lo acompaño el resto de su vida.  Tycho Brahe fue el último de los grandes astrónomos observadores de la era pretelescópica, un aspecto a tener muy en cuenta El 11 de noviembre de 1572 volvía del taller de alquimia de su tío y lanzó una mirada al cielo. Observó en la constelación de Casiopea una estrella muy brillante, incluso superaba el brillo del planeta Venus. Estaba asombrado; no se lo creía. Llamó a varios campesinos para que certificaran que su observación no era una ilusión. La inmutabilidad de los cielos propuesta por Aristóteles indicaba que todo los cambios que ocurrían en el cielo se producían a partir de la esfera inmediatamente inferior a la Luna y eran considerados fenómenos meteorológicos. Esta doctrina llevaba siglos imponiéndose y por tanto una estrella nueva en el cielo era, cuando menos, incómoda
  22. 29. Años después (1576) Tycho Brahe aceptó el ofrecimiento del rey Federico II -a quien su tío había salvado de morir ahogado- para construir un observatorio para lo cual se le destino una pequeña isla llamada Hveen. de esta manera se construyó Uraniburgo (castillo de los cielos). En este lugar a través de sextantes, cuadrantes –ya que aún no se habían inventado los telescopios- y relojes realizó las observaciones más precisas hasta ese momento de los objetos celestes. En el observatorio  se encontraban permanentemente visitantes distinguidos, príncipes, cortesanos, reyes y se realizaban grandes fiestas ricas en viandas, licores y otros excesos. Tycho comprendió que sus observaciones debían ser publicadas y escribió en 1573 un librito llamado &quot;Nova Stella&quot; en el que, además de indicar la inmovilidad de la nueva estrella, dio por primera vez el nombre de NOVA a este tipo de estrellas
  23. 30. &quot;[...] Fachada renacentista coronada con un domo en forma de cebolla flanqueada por torres cilíndricas, cada una de ellas con un techo móvil que albergaba los instrumentos de Tycho, y rodeada por galería de relojes, cuadrantes solares, globos y figuras alegóricas. En el sótano se hallaba la prensa de imprimir de Tycho, abastecida por su propio molino de papel, su horno de alquimista, y una prisión particular para arrendatarios indóciles.&quot; Cuadrante Sextante Regla paraláctica E sfera armillar
  24. 31. Disponía en el interior de su biblioteca de una esfera de un metro y medio de diámetro en la que iba grabando cada una de las estrellas con una precisión incalculable para la época. De hecho, Tycho realizó un catálogo indicando las posiciones precisas de 777 estrellas, añadiendo posteriormente 293 estrellas -no tan precisas- con las que conseguía un catálogo de 1000 estrellas, un número redondo. Más tarde, embarcado en su excentricidad, Tycho construyó otro observatorio. Esta vez subterráneo al que llamó Stjoerneburg, la ciudad estrella, con el que protegería a sus instrumentos de las vibraciones que causaba el viento. En 1577 apareció un cometa en el cielo que le sirvió a para dar un nuevo golpe a la teoría aristotélica y, por añadidura, a él mismo: aún creía en la teoría geocéntrica de Tolomeo. Con sus instrumentos, que seguía siendo los mejores para la época y su agudeza visual, observó que la paralaje del cometa indicaba que estaba más de seis veces más distante que la Luna y, además, creyó en la posibilidad de que el cometa tuviera una órbita distinta a la circular algo que no cuadraba para nada con la concepción cosmológica que regía en aquellos tiempos y en la que él creía. Tycho fue el primer astrónomo en percibir la refracción de la luz y corregir sus medidas astronómicas de este efecto
  25. 32. En 1597 al perder el soporte real para sus actividades se trasladó a Dinamarca y posteriormente se estableció en Praga en 1599 como Matemático de la corte del emperador Rodolfo II, en donde en el año 1600 tuvo como ayudante a Johannes Kepler quien después de mucha insistencia logró obtener algunas de las tablas de observación de Brahe y aprovechando su precisión calculó las órbitas planetarias.  Tycho Brahe murió el 24 de Octubre de 1601 después de una gran fiesta de las que acostumbraba a dar en su residencia. Muchas fuentes históricas citan como causa de su muerte una infección de orina por no ausentarse por educación y respeto en la cena. Lo que le ocasionó una fuerte cistitis que le postró en cama con fiebres elevada durante 11 días. En 1996 se abrió la tumba de Tycho Brahe en Praga analizándo sus cabellos. Se encontraron dosis tan elevadas de mercurio que actualmente se considera el envenenamiento por mercurio como causa de su muerte, debido a sus trabajos en la alquimia. Sus observaciones nunca fueron publicadas durante su vida. Sus últimas palabras escritas por Kepler fueron: &quot; Ne frustra vixisse videar &quot; (“Espero no haber vivido en vano”).
  26. 33. Cuando Kepler llegó a Praga con su familia no pudo tener peor recibimiento. El gran astrónomo Brahe no había cedido en recibirle y tuvo que conformarse con ser guiado por el hijo mayor del danés, Longmontanus quien procuró emplear la mayor antipatía posible con el nuevo invitado. Varias semanas después Brahe recibió a Kepler La antipatía del hijo de Brahe fue a más. Máxime cuando Tycho le había encomendado a su hijo la tarea de estudiar Marte, tarea esta que le fue arrebatada en favor de Kepler quien, a la sazón, estudiaba Júpiter. Kepler, halagado, le prometió a Brahe que en tan solo ocho días solucionaría todos los problemas que daba la órbita del planeta. Algo que realmente no pudo realizar y le tomaría toda su vida. Tycho no ayudaba para nada a Kepler, ya que tenia celos de él. Es famosa la cita de Kepler al respecto: &quot;Tycho no me daba ninguna oportunidad de compartir sus experiencias. Lo único que conseguía [Kepler] era que en el transcurso de una comida y mientras hablábamos de otros asuntos, mencionara [Brahe], como de pasada, hoy la cifra del apogeo de un planeta, mañana los nodos de otro&quot;.
  27. 34. Johannes Kepler nació en 1571 en el ducado alemán de Wurttemberg. De niño padeció diversas enfermedades (miopía, dolores de cabeza, afecciones estomacales, viruela, etc.). En 1584 ingresó al seminario protestante de Adelberg. A partir de 1589 estudió Teología en la Universidad de Tübingen. Allí tuvo como Profesor de Matemáticas a Maestlin, que conocía y compartía la Teoría Heliocéntrica de Copérnico. Él, que era un pitagórico y veía en Dios al supremo geómetra creador de un universo armónico, vio en la simplicidad de esta teoría un rasgo del plan creador de Dios.
  28. 35. En 1594 marchó de Tübingen a Graz, en Austria, donde ejerció la docencia en la Universidad como Profesor de Aritmética, Geometría y Retórica, dedicando sus tiempos libres a la Astronomía. Allí, durante 1597, contrajo matrimonio con Barbara Müller, y ese mismo año publicó Mysterium Cosmographicum , dejando constancia de las ventajas que desde el punto de vista geométrico ofrecía la Teoría Heliocéntrica. Usando los cinco poliedros perfectos. Por ese entonces aún consideraba que las órbitas planetarias eran circulares. En la órbita de Saturno inscribió un cubo; en ese cubo insertó otra esfera, Júpiter. Inscribió el tetraedro en Júpiter y luego inscribió en él la esfera de Marte. El dodecaedro cabría perfectamente entre Marte y la Tierra; el icosaedro entre la Tierra y Venus, y entre Venus y Mercurio puso el octaedro.
  29. 36. Cuando la intolerancia religiosa obligó al protestante Kepler a irse de Graz, aceptó la invitación de ayudar a Tycho Brahe, quién era matemático de la corte de Rodolfo II de Praga. El 1 de enero de 1600, Kepler llegó a Praga. Cuando murió Tycho en 1601, Kepler lo sucedió en el puesto de matemático imperial y tiene acceso a todos los datos recopilados por Tycho, mucho más precisos que los manejados por Copérnico A la vista de los datos, especialmente los relativos al movimiento retrógrado de Marte se dio cuenta de que el movimiento de los planetas no podía ser explicado por su modelo de poliedros perfectos y armonía de esferas. Kepler, hombre profundamente religioso, incapaz de aceptar que Dios no hubiera dispuesto que los planetas describieran figuras geométricas simples, se dedicó con tesón ilimitado a probar con toda suerte de combinaciones de círculos. Cuando se convenció de la imposibilidad de lograrlo con círculos, usó óvalos. Al fracasar también con ellos, «sólo me quedó una carreta de estiércol» y empleó elipses. En 1609 publicó su obra Astronomía Nova , dedicada a exponer sus cálculos sobre la órbita de Marte. En ella expone dos de sus tres famosas &quot;leyes del movimiento de los planetas&quot;, hoy llamadas &quot;leyes de Kepler
  30. 37. Movimiento retrógrado de la órbita del planeta Marte
  31. 38. “ Los planetas tienen movimientos elípticos alrededor del sol con este en uno de sus focos”. Astronomía Nova , 1609 .
  32. 39. “ Los planetas, en su recorrido por la elipse, barren áreas iguales en el mismo tiempo. Así, el planeta se mueve más rápidamente cuando está más cerca del Sol y con menos rapidez cuando está más alejado de este”.
  33. 40. Convencido de que la armonía y la simplicidad gobiernan el Universo, pretendía encontrar una relación simple entre los tiempos de revolución de los planetas (períodos orbítales) y su distancia al Sol. Más de nueve años le tomó encontrar esta relación y formular su tercera ley del movimiento de los planetas: “ los períodos de revolución de dos planetas cualesquiera son entre sí como los cubos de las raíces cuadradas de sus distancias medias. Se debe tener en cuenta, sin embargo, que el promedio aritmético entre los dos diámetros de la órbita elíptica es un poco menor que el diámetro mayor. Así, si se toma la raíz cúbica del período, por ejemplo, de la Tierra, que es un año, y del período de Saturno, de treinta años, y se eleva al cuadrado el cociente, se obtiene la razón exacta de las distancias medias del Sol a la Tierra y a Saturno.” Harmonices Mundi, 1619. Esta ley, llamada también ley armónica junto con las otras leyes ya permitía unificar, predecir y comprender todos los movimientos de los astros.
  34. 41. Mysterium cosmographicum (El misterio cósmico) (1596) Expone las ventajas que desde el punto de vista geométrico ofrecía la Teoría Heliocéntrica. Astronomiae Pars Óptica (La parte óptica de la astronomía) (1604) De Stella nova in pede Serpentarii (La nueva estrella en el pie de Ophiuchus) (1604). Sobre una supernova vista por Kepler. Astronomia nova (Nueva astronomía) (1609). Dos primeras leyes. Dioptrice (Dioptrio) (1611). La vista defectuosa de Kepler lo llevó a interesarse toda la vida en la óptica, en este texto bosquejó el diseño de un telescopio astronómico de inversión que se usó mucho a partir de entonces. Epitome astronomiae Copernicanae (publicado en tres partes 1618-1621). Reunió todos sus descubrimientos, obra que ayudó a difundir el heliocentrismo copernicano durante la primera mitad el siglo XVII. Harmonices Mundi (La armonía de los mundos) (1619). Tercera ley. Tabulae Rudolphinae (1627). Tablas del movimiento planetario basadas en los datos de Brahe, que reducían notablemente los errores de las tablas anteriores respecto de la posición de los planetas. Somnium (El sueño) (1634). Se considera como el primer precursor de la ciencia ficción.
  35. 42. En la esfera de las matemáticas, se le atribuye el haber contribuido a crear el cálculo infinitesimal y estimular el uso de los logaritmos en los cálculos. Fue uno de los primeros en advertir el efecto que tiene la Luna sobre las mareas. Kepler se destacó también por sus aportes a la óptica: formuló la Ley Fundamental de la Fotometría, descubrió la reflexión total, formuló la primera Teoría de la Visión moderna, afirmando que los rayos forman sobre la retina una imagen pequeñísima e invertida Murió en 1630 en Ratisbona, mientras viajaba con su familia de Linz a Sagan. En su lápida fue grabado el siguiente epitafio, compuesto por él mismo: “ Medí los cielos, y ahora las sombras mido. En el cielo brilló el espíritu. En la tierra descansa el cuerpo.”
  36. 43. <ul><li>Galileo nació en Pisa en 1564, Italia. Hijo mayor de siete hermanos, su padre Vincenzo Galilei era matemático y músico. Su familia pertenecía a la baja nobleza y se ganaban la vida con el comercio. Hasta la edad de diez años fue educado por sus padres. Accedió al convento de Santa Maria de Vallombrosa en Florencia. </li></ul><ul><li>Tenía diecisiete años cuando ingresó a la Universidad de Pisa, 1581; donde empezó a estudiar medicina por voluntad de su padre. En 1583, al margen de la universidad, comenzó el estudio de los Los Elementos de Euclides bajo la tutela del matemático Ostilio Ricci, amigo de la familia y alumno de Tartaglia. En esta época comenzó su estudio del péndulo, y descubrió la isocronía de las oscilaciones (la ley del péndulo ), que sería la primera etapa de una nueva ciencia, la mecánica . Progresivamente fue perdiendo el interés por la carrera de medicina y dedicando más tiempo al estudio de las matemáticas y la filosofía, hasta que en 1585 abandonó definitivamente la medicina y regresó a Florencia sin título pero con gran curiosidad científica. </li></ul>
  37. 44. <ul><li>Le ofrecieron una posición en su facultad en 1589 para enseñar matemáticas, que rechazó al poco tiempo por considerar que le pagaban poco (60 ducados de oro al año). En 1592 se trasladó a la Universidad de Padua, y ejerció como profesor de geometría mecánica, y astronomía hasta 1610. Enseñaba la teoría de Tolomeo a pesar de considerar a la de Copérnico como la que más probablemente representaba la realidad. Allí pasó los mejores años de su vida, debido en parte a la gran libertad de pensamiento de que gozaban los docentes de esta Universidad, bajo los auspicios de la República de Venecia. </li></ul><ul><li>En 1591 la muerte de su padre significó para Galileo la obligación de responsabilizarse de su familia y atender a la dote de su hermana Virginia. Comenzaron así una serie de dificultades económicas. </li></ul><ul><li>La necesidad de dinero en esa época se vio aumentada por el nacimiento de los tres hijos del propio Galileo: Virginia (1600), Livia (1601) y Vincenzo (1606), habidos de su unión con Marina Gamba, que duró de 1599 a 1610 y con quien no llegó a casarse. </li></ul>
  38. 45. <ul><li>En 1595 desarrolló, basándose en los movimientos circulares de la Tierra propuestos por Copérnico, una explicación de las mareas, siendo ésta la primera vez que mostró interés claro por la astronomía. En 1604 comprobó que una nova que apareció ese año pertenecía a la esfera celeste y no a la terrestre, en contradicción con la postura del aristotelismo de una quinta esencia perfecta e inmutable. </li></ul><ul><li>En julio de 1609, de visita en Venecia (para solicitar un aumento de sueldo), Galileo tuvo noticia de un nuevo instrumento óptico que un holandés había presentado al príncipe Mauricio de Nassau; se trataba del anteojo. Cuya importancia práctica captó Galileo inmediatamente, dedicando sus esfuerzos a mejorarlo hasta hacer de él un verdadero telescopio; para sacar partido económico con su venta a la República Veneciana, obteniendo, de hecho, la confirmación de por vida en la cátedra paduana, con doble salario. </li></ul>Para defenderse de quien minimizaba el mérito de su descubrimiento por saber ya de antemano de su existencia, argumentaba que “es más difícil llegar a la resolución de un problema planteado que encontrar tal solución por puro azar”, como le ocurriera al holandés que había previamente construido el aparato. En il Saggiatore , Galileo explica el razonamiento preciso por el que descubrió cómo debía hacerse el telescopio.
  39. 46. <ul><li>Fue el primero que acertó en extraer del aparato un provecho científico decisivo. En efecto, entre diciembre de 1609 y enero de 1610 Galileo realizó con su telescopio las primeras observaciones. </li></ul><ul><li>Los primeros descubrimientos que hizo con el telescopio, se encuentran expuestos en el Sidereus Nuncius , obra escrita en latín y publicada en Venecia en 1610 y que envió, entre otros, a Kepler . Este se tomó bastante interés por ella y le contestó en otra obra breve, Disertatio cum Nuncio Sidereo , en la que, junto a muchos elogios, no faltan también críticas ácidas a algunos de los razonamientos de Galileo . </li></ul>En el Sidereus Nuncius , Galileo describe el telescopio y explica sus primeras observaciones:
  40. 47. “ La superficie de la Luna y de los demás cuerpos celestes no es de hecho lisa, uniforme y de esfericidad exactísima, tal y como ha enseñado una numerosa cohorte de filósofos, sino que, por el contrario, es desigual, escabrosa y llena de cavidades y prominencias, no de otro modo que la propia faz de la Tierra, que presenta aquí y allá las crestas de las montañas y los abismos de los valles “
  41. 48. Manchas en la superficie solar que contradecían la teoría de la perfección de los astros por encima de la Luna. El Sol tiene manchas, lo cual quiere decir que no es homogéneo en todas sus partes, estas le permitieron determinar la posición del ecuador solar y calcular su período de rotación .
  42. 49. “ Me puse hace cuatro meses a observar Venus, la cual siendo vespertina, se me mostró perfectamente redonda, aunque bastante pequeña. Con tal figura se mantiene muchos días, si bien crece notablemente de tamaño”. “ ... comenzó a menguar respecto a la redondez por la parte oriental, reduciéndose en pocos días a la semicircularidad, y manteniéndose con esa forma cerca de un mes sin más cambio que el del tamaño, que aumentaba notablemente”. “ ... al retirarse del Sol, comenzó a ahuecarse por donde era recta, tornándose paulatinamente cornuda, viéndose ahora reducida a una sutilísima hoz semejante a la de la Luna de cuatro días. Sin embargo, el tamaño de su esfera se ha hecho tan grande que desde su primera aparición hasta que se mostró mediada y hasta lo que se ve ahora se da la diferencia que muestran estas tres figuras ”.
  43. 50. “ La estrella de Saturno no es una sola, sino un agregado de tres que casi se tocan y que nunca se mueven o mudan entre sí; están dispuestas en fila a lo largo del Zodíaco, siendo la del medio tres veces mayor que las otras dos laterales”. (1611) “ ...Lo he hallado solitario, sin la asistencia de las acostumbradas estrellas, y en suma, perfectamente redondo y delimitado como Júpiter”. (1612) “ ...Las dos compañeras suyas ya no son dos pequeños globos perfectamente redondos como antes, sino que ahora son cuerpos mucho mayores y de forma no redonda, dos medios eclipses con dos triangulillos oscurísimos en el medio de dichas figuras contiguas al globo central de Saturno que se ve como siempre se ha visto, perfectamente redondo”. (1616)
  44. 51. Observó las estrellas de la constelación de Orión y de las Pléyades , descubriendo la existencia de muchas de ellas no visibles a ojo desnudo y encontró que la Vía Láctea era, en realidad un agregado de estrellas individuales. De especial interés es la observación que hace Galileo de que el tamaño de las estrellas, cuando se observan con el telescopio, no aumenta tanto como en el caso de los planetas o de los demás cuerpos.
  45. 52. “ . . El séptimo día de Enero del presente año, 1610, en la primera hora de la siguiente noche, cuando estaba yo viendo las constelaciones de los cielos a través de un telescopio, el planeta Júpiter se presentó ante mi vista y como quiera que yo me había preparado un instrumento excelente, observé una circunstancia que nunca antes había sido capaz de ver, a saber, tres pequeñas estrellas, pequeñas pero muy brillantes, estaban cerca del planeta; y aunque yo creí que pertenecían al conjunto de estrellas fijas, hicieron sin embargo que reflexionase, porque parecían estar situadas formando una línea recta perfecta, paralela a la eclíptica, y ser más brillantes que el resto de las estrellas, igual que ellas en magnitud . . . Cuando el 8 de Enero, guiado por una cierta fatalidad, volví a mirar a la misma zona de los cielos, encontré un estado de las cosas muy diferente, ya que las tres pequeñas estrellas estaban todas al oeste de Júpiter, y más cercanas entre si que la noche anterior.&quot; &quot;Y por tanto yo concluí, y decidí sin dudarlo, que existen tres estrellas en los cielos que se mueven alrededor de Júpiter, como Venus y Mercurio lo hacen alrededor del Sol; lo que fue establecido de largo tan claro como la luz del día por otras numerosas observaciones posteriores. Estas observaciones también establecieron que no sólo existen tres, sino cuatro, cuerpos sidéreos erráticos que hacen sus revoluciones alrededor de Júpiter.&quot;
  46. 53. <ul><li>Galileo llamó originalmente a las lunas de Júpiter &quot;Planetas Medicianos&quot;, en honor de la familia Medici y se refirió a las lunas de forma individual mediante los números I, II, III y IV. El sistema de Galileo se emplearía durante un par de siglos. No sería hasta la mitad del siglo XIX que los nombres de las lunas Galileanas serian oficialmente adoptados. En 1614, Simon Marius dió los nombre a las lunas de Júpiter con los que estamos familiarizados en la actualidad, basados en una sugerencia de Johannes Kepler: </li></ul><ul><ul><li>&quot;Júpiter es mucho más culpado por los poetas debido a sus irregulares amores. Tres doncellas son mencionadas especialmente por haber sido cortejadas clandestinamente por Júpiter de forma exitosa. Io, hija del Río, Inachus, Calisto de Lycaon, Europa de Agenor. Luego fue Ganímedes, el guapo hijo del Rey Tros, a quien Júpiter, habiendo tomado la forma de un águila, transportó en su lomo hasta los cielos, tal como los poetas narran de una forma fabulosa . . . Yo pienso, por lo tanto, que no hago mal si a la Primera le doy el nombre de Io, a la Segunda Europa, a la Tercera, de acuerdo con su majestuosidad y luz, Ganímedes, y a la Cuarta Calisto . . . .“ </li></ul></ul><ul><ul><li>&quot;Este relato, y los nombres tan particulares, me fueron sugeridos por Kepler, Astrónomo Imperial, cuando nos reunimos en la Feria de Ratisbon en Octubre de 1613. Por tanto, como gesto y en memoria de nuestra amistad que comenzó entonces, yo le saludo como padre conjunto de estas cuatro estrellas, y de nuevo creo que no estoy equivocado.&quot; </li></ul></ul>
  47. 54. “ Los planetas todos son oscuros por naturaleza propia. Venus necesariamente gira en torno al Sol, así como también Mercurio y todos los demás planetas, cosa que bien creían los Pitagóricos, Copérnico, Keplero y yo, aunque no se había demostrado sensiblemente como ahora con Venus y Mercurio”. “ La Biblia muestra cómo ir al cielo, pero no muestra cómo van los cielos”. “ Si para suprimir del mundo una doctrina bastase con cerrar la boca a uno solo eso sería facilísimo..., pero las cosas no van por ese camino..., porque sería necesario no sólo prohibir el libro de Copérnico y los de sus seguidores, sino toda la ciencia astronómica, e incluso más, prohibir a los hombres mirar al cielo”. El 22 de junio de 1633, a la edad de sesenta y nueve años, cuatro meses y siete días, Galileo fue llevado ante los jueces del Santo Oficio de la Iglesia y, puesto de rodillas, “confesó”:
  48. 55. “ Yo, Galileo Galilei, hijo del difunto florentino Vincenzio Galilei, de setenta años de edad, comparecido personalmente en juicio ante este tribunal, y puesto de rodillas ante vosotros, los Eminentísimos y Reverendísimos señores Cardenales Inquisidores generales de la República cristiana universal, respecto de materias de herejía, con la vista fija en los Santos Evangelios, que tengo en mis manos, declaro, que yo siempre he creído y creo ahora y que con la ayuda de Dios continuaré creyendo en lo sucesivo todo cuanto la Santa Iglesia Católica Apostólica Romana cree, predica y enseña. Mas, por cuanto este Santo Oficio ha mandado judicialmente que abandone la falsa opinión que he sostenido, de que el Sol está en el centro del Universo e inmóvil; que no profese, defienda ni, de cualquier manera que sea, enseñe, ni de palabra ni por escrito, dicha doctrina, prohibida por ser contraria a las Sagradas Escrituras... En consecuencia, deseando remover de la mente de Vuestras Eminencias y de todos los cristianos católicos esa vehemente sospecha legítimamente concebida contra mí, con sinceridad y de corazón y fe no fingida, abjuro, maldigo y detesto los arriba mencionados errores y herejías, y en general cualesquiera otros errores y sectas contrarios a la referida Santa Iglesia, y juro para lo sucesivo nunca más decir ni afirmar de palabra ni por escrito cosa alguna que pueda despertar semejante sospecha contra mí; antes por el contrario, juro denunciar cualquier hereje o persona sospechosa de herejía, de quien yo tenga noticia, a este Santo Oficio, o a los Inquisidores, o al juez eclesiástico del punto en que me halle. Juro además y prometo cumplir y observar exactamente todas las penitencias que se me han impuesto o que se me impusieren por este Santo Oficio. Mas en el caso de obrar yo en oposición con mis promesas, protestas y juramentos, lo que Dios no permita, me someto desde ahora a todas las penas y castigos decretados y promulgados contra los delincuentes de esta clase por los Sagrados Cánones y otras constituciones generales y disposiciones particulares. Así me ayude Dios y los Santos Evangelios sobre los cuales tengo extendidas las manos. Yo Galileo Galilei arriba mencionado, juro, prometo y me obligo en el modo y forma que acabo de decir, y en fe de estos mis compromisos, firmo de propio puño y letra esta mi abjuración, que he recitado palabra por palabra.” Se dice que inmediatamente después de su “confesión”, exclamó: Eppur si muove (Y sin embargo se mueve). Fue mandada leer desde los púlpitos en toda Italia y hecha pública como aviso.
  49. 56. En la madrugada del 8 al 9 de enero de 1642, Galileo falleció en Arcetri (cerca de Florencia), a la edad de 78 años, confortado por dos de sus discípulos, Vincenzo Viviani y Evangelista Torricelli, a los cuales se les había permitido convivir con él los últimos años . La Inquisición se negó a permitir la realización de un funeral público . «Hoy se han recibido noticias del fallecimiento del señor Galileo, pérdida que conmociona no sólo a Florencia sino a todo el mundo, así como a todo este siglo cuyo esplendor debe a este hombre divino mucho más que a casi todos los demás filósofos. Ahora, al cesar la envidia, se comenzará a reconocer cuán sublime era este intelecto, que servirá como guía a toda la posteridad en la búsqueda de la verdad». Tumba de Galileo, en Santa Croce, Florencia

×