Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Proyecto De Ordenanza Para La PreservacióN Del Edificio

622 views

Published on

Proyecto que responde a la asignatura Educación Cívica

Published in: Education
  • Be the first to comment

Proyecto De Ordenanza Para La PreservacióN Del Edificio

  1. 1. PARTICIPACIÓN CIUDADANA PROYECTO DE ORDENANZA PARA LA PRESERVACIÓN DEL EDIFICIO UBICADO EN LA CALLE JOSÉ LUIS CANTILO 4500, QUE FUERA PROPIEDAD DEL DR. FRANCISCO BEIRÓ.
  2. 2. PARA COMENZAR A PENSAR <ul><li>“ El buen ciudadano debe ser un miembro activo de la sociedad a la que pertenece, desarrollando un compromiso social serio, según sus características y opciones personales: en el campo de la política, en el mundo del trabajo, en el colegio, en el ámbito de la comunidad de vecinos, y en las actividades culturales, recreativas o de otro tipo del barrio o de la localidad.” </li></ul><ul><li>José Luis Zurbano Díaz de Ceiro, “ Bases de una educación para la Paz y la Convivencia” </li></ul>
  3. 3. INTRODUCCIÓN <ul><li>Este proyecto se basa en tres aspectos fundamentales: </li></ul><ul><li>Aspecto Histórico </li></ul><ul><li>Aspecto Arquitectónico </li></ul><ul><li>Aspecto Urbanístico </li></ul>
  4. 4. ASPECTO HISTÓRICO <ul><li>Francisco Beiró nació en la Provincia de Entre Ríos el 19 de setiembre de 1876; realizó sus estudios en Buenos Aires, graduándose de abogado en la Universidad de esta ciudad. Ingresó entonces en las filas de la Unión Cívica Radical, iniciando de esta manera su carrera política que se vio jalonada por importantes realizaciones. Fue miembro del Colegio Electoral que en 1916 consagró la fórmula Hipólito Yrigoyen – Pelagio Luna; al año siguiente fue presidente de la Comisión Municipal de la Ciudad de Buenos Aires, presidente del Consejo Escolar 17 de la Capital Federal, Ministro del Interior durante la última etapa de la primera presidencia de Yrigoyen (1922). Seis años después lo acompañó en la postulación para la segunda presidencia; el 12 de julio fue consagrado Vicepresidente de la Nación, pero no pudo ocupar el puesto pues falleció pocos días después de su consagración (22 de julio de 1928). Sus restos fueron velados en la calle Lacar 4500 (hoy José Luis Cantilo), a la que llegan Hipólito Yrigoyen y Marcelo T. de Alvear. </li></ul><ul><li>En su vida privada se desenvolvió como un hombre sencillo, se distinguió por su honradez, en sus últimos días de vida el único bien que le pertenecía era la casa en Villa Devoto. </li></ul><ul><li>En cuanto a su importancia en el barrio, podemos agregar que hizo un gran trabajo para la comunidad, no solo de villa Devoto, sino también de Villa Real y El Talar. </li></ul><ul><li>El barrio rindió su homenaje, colocando una placa en las actuales Avenidas San Martín y Francisco Beiró (en el antiguo almacén “Alfaro”). </li></ul><ul><li>En la carta que se adjunta se pone en evidencia el cariño que despertó en la clase política y en la comunidad toda, basta hablar con los viejos vecinos del barrio. </li></ul>
  5. 5. CARTA
  6. 6. ASPECTO ARQUITECTÓNICO <ul><li>Como se puede observar en las fotografías, en el detalle de la fachada existe un delicado trabajo de ornamentación realizado por un prestigioso gremio que ya dejó de existir en la construcción actual, nos referimos a los maestros frentistas. Una verdadera realización artística, utilizando como materia prima el estuco y una gran dosis de artesanía. </li></ul><ul><li>Vale aclarar que esta fachada de carácter ecléctico, es una de las últimas manifestaciones arquitectónicas que tomaron elementos originados en el siglo XV, del Renacimiento Italiano, el pico más alto de la arquitectura que recuerde la humanidad; donde los arquitectos transformaban en verdaderas obras de arte los edificios. </li></ul><ul><li>Esta influencia clásica fue perdiéndose paulatinamente con el transcurrir de los años, hasta desaparecer casi por completo a mediados del siglo XX con el advenimiento del modernismo y de estilos tales como el Racionalismo y el Constructivismo. Estilos estos muy destacables y con exponentes no menos notables, pero que terminaron por enterrar definitivamente al Clasicismo y sus sucesores (Manierismo, Barroco, Neoclasicismo, etc.). </li></ul><ul><li>Continuando con el análisis del edificio, no podemos obviar su orden, su distribución, las finas carpinterías, los vitreaux, los revestimientos, las ornamentadas rejas, etc. Queda en evidencia que el diseño de esta casa no responde a una cuestión puramente formal, aquí hay un criterio de distribución de espacios, de elección de materiales y de cómo trabajarlos. </li></ul><ul><li>Maderas nobles como el roble y el nogal finamente talladas por maestros ebanistas; mármoles y granitos en pisos y revestimientos, delicadas mayólicas, en fin, un conjunto de materiales selectamente escogidos y criteriosamente trabajados que responden claramente a un estilo. Un estilo que refleja fielmente la idiosincrasia de una sociedad donde predominaba el orden, lo clásico y la estética. Un estilo donde se mezclaba la arquitectura con el arte. </li></ul><ul><li>Un estilo que entró en extinción, porque ya no se estudia en las cátedras de diseño de la Facultad de Arquitectura, sino que se estudia en las cátedras de Historia. </li></ul><ul><li>Un estilo, finalmente, que independientemente de las opiniones de sus defensores y sus detractores y, sin perjuicio de los estilos que le sucedieron, desapareció . </li></ul><ul><li>Por todo esto, porque es irreproducible, por sus innegables cualidades estéticas y porque, fundamentalmente, es un referente de cómo era la sociedad que nos precedió, se debe preservar . </li></ul>
  7. 8. ASPECTO URBANÍSTICO <ul><li>Esta propiedad refleja un estilo de vida (costumbres, gustos y características socio-económicas) de una época de la sociedad porteña. </li></ul><ul><li>Quedan muy pocos ejemplos, en nuestra ciudad, de cómo se vivía hacia fines del siglo XIX y principios del siglo XX; dado que los responsables del ordenamiento urbano de nuestra ciudad no contemplaron la importancia de resguardar nuestra identidad. </li></ul><ul><li>Sólo algunos pocos rincones de la ciudad están protegidos, para evitar que se destruyan estos verdaderos monumentos arquitectónicos irremplazables. </li></ul><ul><li>Podemos encontrar algunos distritos AE de preservación de fachadas y unos pocos sectores de San Telmo y otros barrios porteños, donde se protegen a los edificios que son ejemplo de nuestra joven historia como ciudad (comparada con ciudades como Viena, París, Florencia, etc.). </li></ul><ul><li>Notemos las diferencias entre nuestra ciudad y las ciudades europeas, de las cuales mencionamos sólo algunos ejemplos. En ellas existe un patrimonio arquitectónico inmensamente mayor que en Buenos Aires; y, sin embargo, a ningún arquitecto se le ocurriría realizar un proyecto que contemplara la demolición o la modificación siquiera del espíritu arquitectónico de un edificio histórico. </li></ul><ul><li>Puede ser que esto ocurra porque los códigos urbanísticos no se lo permiten o porque existe conciencia en ellos que le impiden moralmente hacerlo. Seguramente es una suma de las dos situaciones, pero, sea cual fuere el motivo, los habitantes de estas ciudades pueden apreciar día a día esas magníficas obras y también pueden ver cómo era la sociedad de sus antepasados, para poder entender por qué ellos son como son. </li></ul><ul><li>Lo nuestro es mucho más humilde, pero no por ello menos importante; quedan muy pocos recuerdos de lo que fuimos. </li></ul>
  8. 9. CONCLUSIONES <ul><li>Es el espíritu de este proyecto preservar las huellas de nuestra sociedad, para poder aprender de ella. </li></ul><ul><li>Si borramos nuestra historia, también borramos nuestra identidad. </li></ul><ul><li>Por lo expuesto, solicitamos al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que arbitre los medios necesarios para la restauración de este edificio, que lo declare Monumento Histórico Nacional y que se lo habilite para que todos los habitantes que lo deseen puedan acceder a él. </li></ul><ul><li>“ La verdadera democracia se aprende. Este aprendizaje exige asumir unos principios o valores de convivencia, dominar unas competencias o habilidades sociales y participar responsablemente en la organización y funcionamiento de una sociedad democrática. La escuela, en sintonía con la familia y la sociedad, debe capacitar a los alumnos/as para vivir en una sociedad verdaderamente democrática.” </li></ul><ul><li>José Luis Zurbano Díaz de Ceiro, “ Bases de una educación para la Paz y la Convivencia” </li></ul>
  9. 10. PARA REFLEXIONAR <ul><li>“ En las complejas sociedades actuales, la participación en el proyecto común rebasa ampliamente el ámbito político en sentido estricto. En realidad, cada miembro de la colectividad debe asumir su responsabilidad para con los demás de forma cotidiana, en su actividad profesional, cultural, asociativa y de consumidor. Por consiguiente, hay que preparar a cada persona para esa participación, enseñándole sus derechos y sus deberes, pero también desarrollando su competencias sociales y fomentando el trabajo en equipo en la escuela” </li></ul><ul><li>UNESCO, 1996 </li></ul>
  10. 11. <ul><li>POR SU PRESERVACIÓN </li></ul>

×