1
 

   LA CORBATA

   DEL VIAJERO




  ESCRITO POR:




    STAROSTA

(RAFAEL BEJARANO)




        2
Basado en el relato corto “El viajero con corbata” del libro

Perros en el cielo de la escritora Camila Bordamalo García

...
“Lentamente, poniéndose azules

       Los valles orientales atrapan

                  Al sol agonizante

           La h...
1
Al principio el viajero tenía miedo de la gente: se cuidaba de los

extraños, miraba con recelo, escondía sus cosas. Emp...
caprichoso lo invadió al percibir el cambio. Se sintió mareado y

apuro tres sorbos largos de agua. Pasó sus manos por la ...
- ¡Si hay alguien dentro! ¡Lo acabo de escuchar! ¡Abra la puerta o

llamare a los de seguridad! - Exclamo El hombre mientr...
-Viajas, dejas tu casa, dejas tu país, pero te empeñas en llevar esa

ridícula corbata, la llevas en el desierto, la lleva...
Mientras tanto los empleados trabajaban veloces intentando abrir la

pesada puerta de metal. La policía ya habia sido avis...
Finalmente anudo las puntas de la toalla creando un pequeño

paquete el cual tambien arrojo por la ventanita. Ahora tenia ...
La puerta del baño finalmente fue abierta y una tropa policial

irrumpió al lugar con celeridad. El baño estaba vacio.



...
2
El viajero salio de nuevo a los corredores del aeropuerto con la toalla

enrollada en su espalda. Algunas personas se qu...
color negro. Se restregó sus ojos con fuerza y volvió a observar su

reloj. Siete menos cuarto. Su vuelo estaba programado...
- ¿Y yo cuando me hice esto?



En ese momento sonó un aviso en el aeropuerto confirmando los

próximos vuelos de la hora,...
pobre y harapiento que dejaba adivinar un cuerpo ya voluptuoso

para su edad. Era una mujercita. Su cabello lacio y muy li...
El levanto su cabeza y volteo a mirar a todos lados. Luego tomo del

brazo a la chica y la llevo a un costado de la calle....
- ¡Es el, al que llaman el mensajero! No deje que me pegue, por

favor… - Suplico susurrante.

- Te estoy hablando maricon...
El patrullero se quedo observándolos un instante y luego continúo

su marcha, en pos del supuesto ladrón.



- Gracias -Ex...
3
El baño del aeropuerto se convirtió en un hormiguero de policías y

detectives que entraban y salian rápidamente. La mal...
- Los muy incompetentes no se habían dado cuenta que no estaban

grabando nada desde hace dos días con todas las cámaras d...
- Aun no, pero…

- ¡Ustedes! – Dijo señalando a un grupo de policías que conversaban

animadamente - Vamos a verificar. –Y...
- Llame a la central. Necesito que envíen vía fax la foto del

“Tsunami” y luego las distribuye entre todos los agentes.

...
- Nada. Disculpe usted – Contesto el viajero e intento ponerse de

pie.

- No se levante. Perdóneme. Es que estoy cansado ...
- En mi país existe una leyenda – Continuo el musulmán – Dice que

cuando la sangre de un hombre tiene contacto con la de ...
El viajero se sintió completamente dislocado mentalmente mientras

trataba de poner en orden sus ideas. Miro en todas las ...
4
Un escuadrón completo de policías ingreso silencioso y armado por

el área de carga al aeropuerto para no alarmar demasi...
se generen problemas que mas tarde lamentaremos. A continuación

repartiremos la foto del asesino entre ustedes. Obsérvenl...
- ¿Y yo a que hora me puse mi corbata?



La llevaba puesta, bien firme. Buen nudo y salpicada de sangre por

un costado.
...
- ¡Puta! - Exclamo colérico mientras se abalanzaba sobre ella. - ¡Te

voy a matar perra!

- No eres capaz… - respondió con...
estaban afuera. Él ingreso violentamente cerrando la puerta tras de

si corriendo el pestillo recién instalado.



- ¡Pues...
En estos pensamientos estaba cuando escucho tres golpes suaves a

la puerta. Cerro con mucha cautela la llave del grifo y ...
- ¿Y tu que me ves? – Le pregunto abiertamente.

- Nada. Disculpe usted – Contesto el viajero e intento levantar la

malet...
- Que tal, mucho gusto… - Contesto estirando su mano. Noto que el

musulmán se quedo apretando la suya con los ojos clavad...
El viajero se quedo observando al musulmán con una mueca de

disgusto y en impulso rabioso se agacho y abrió la maleta

vi...
5
El viajero despertó sobresaltado y por poco se cae de la pequeña

silla de la sala de espera. Se paso su mano por el ros...
- Ni una maleta fue capaz de empacarme… - Y pensó en ella.

Recordó como su viaje a Venezuela hace muchos años habia llega...
los inevitables vecinos entrometidos y viajo junto a su nueva

compañera, sus pocos enceres y su perro a la ciudad de Rosa...
- ¡No me revientes las bolas mas!



Ella se echo a llorar. El se levanto disgustado y se fue a dormir a otra

habitación....
decodificación lingüística que necesito en la recepción y de

inmediato fue dirigido a su habitación: Tenia              u...
Increíble. El personaje hablaba el español a la perfección.



- Muchas gracias. Menos mal encontré a alguien que me entie...
así. Parpadeo unos momentos y vio todo un poco mas oscuro.

Levanto la vista al cielo y se quedo enormemente sorprendido a...
manos fuertisimas se hubieran posado sobre sus hombros y lo

hubiesen sentado de nuevo. Intento decir algo pero se dio cue...
Despertó en la mesa del bar a altas horas de la madrugada. Se sintió

totalmente mareado, como si hubiese estado bebiendo ...
Ya instalado cómodamente en el avión se quedo mirando por la

ventana el paisaje diminuto que se divisaba al fondo. Estiro...
6
Los policías se movilizaban con celeridad por todo el aeropuerto en

busca del asesino. Mostraban la foto del “Tsunami” ...
del un asesino buscado internacionalmente. No. Era su ego. Lo

personal. Terminar por fin con la obsesión de capturarlo qu...
superfluo y carecía de interés para el. Como pudo se abrió paso y

llego finalmente al cuarto de vigilancia y control del ...
El viajero estaba sentado en la sala de espera. Decidió que lo mejor

era ir a buscar algo de comer. Se estaba levantando ...
estaba como clavado a esa silla y no podía hacer nada. Empezó a

sentir una tonta sensación de querer llorar. Los dos punt...
cuenta que estaba allí sentado en esa silla de plástico, como si nada

hubiese pasado. Miro azorado detrás suyo y alas per...
- Disculpe señora ¿No tendrá un vaso de agua que me pueda

ofrecer?

- Si señor. Espéreme acá y ya se lo traigo. Se ve ust...
La aseadora hizo una mueca de extrañeza y le señalo el reloj de la

sala de espera.



- Pero…Ya son las nueve de la noche...
7
La búsqueda continuaba sin descanso en el aeropuerto. Una y otra

vez los agentes preguntaban a todos los presentes si h...
sudor surcaran su rostro una y otra vez. El no descansaría hasta

cumplir su deber.



El viajero estaba sumido en un sueñ...
- Mira…hace lo que se te de la gana…yo la verdad no tengo tiempo

para tus necedades… ¿Por qué no te pones a hacer algo? E...
corriendo y detrás de el los guardias que estaban parados en la

entrada del baño.



“Menos mal se fueron. Si no capaz qu...
Fue entonces cuando escucho ruidos en el baño del fondo.

Escuchaba un llanto muy lejano y jadeos extraños. El empezó a

a...
usaba. Entonces el hombre se puso de pie. Era un tipo de rasgos

árabes, nariz alargada, rostro in afeitar. Se miraron uno...
desmayarse. Nada más. Recordó un día de su infancia, en la quinta

de los abuelos a las afueras de la ciudad, cuando sus p...
izquierda y sus manos estaban empapadas de sangre. Soltó el

cuchillo con rapidez y encaro al tipo.



- ¿Quién es usted?
...
8
- ¿Disculpe señor?



El viajero se sobresalto al sentirse descubierto en sus pensamientos.



- Dígame…



Era una de l...
- Aun esta a tiempo para su viaje….Con permiso si es tan amable,

voy a barrer debajo de estas sillas

- Claro, siga…

- ¿...
realizado, hace año y medio aproximadamente. Tomo un vuelo

directo hasta Kyoto y cerro un gran negocio con unos comercian...
en otro tipo, en una persona que siempre odio pero que en el rincón

mas oscuro de su alma dolorida, siempre admiro en el ...
sitio. En un impulso instintivo las soltó de inmediato regándose

todas por el suelo.



Se quedo observando a todos lados...
tipo. Decidió seguirlos a distancia prudente y vio que entraban a

unas pequeñas residencias del centro. A partir de ese i...
apoderado de el y tomando la botella fue hasta el pasillo de la casa y

la rompió con cuidado. Ella ni se inmuto. Se paro ...
los minutos no avanzaban y por más que trataba de gritar de pena,

un silencio pétreo se enredaba en su garganta y era tod...
9
El detective Castro se encontraba monitoreando pasillos y salas al

azar desde el cuarto de seguridad del aeropuerto. Es...
hubo alrededor de diez meses de diferencia. Se le atribuyo todo a

ajustes de cuentas callejeras. Los casos fueron archiva...
chica en Madrid. Era todo lo que habia del asesino, pero por el

“Modus Operandi” La policía internacional conecto ese cri...
seria su oportunidad. Paso casi año y medio sin que esto ocurriera.

Hasta aquella noche. Sentía una excitación incontrola...
que era una mujer y se echaba a reír. El asesino se molestaba y lo

desposaba de la cama, pero al hacerlo, lo cortaba en l...
- ¿En donde están ustedes en este momento? Cambio

- En los vestidores de los empleados. Cambio.

- Voy para allá. Cambio ...
- No señor…Se porto muy amable, aunque se le notaba el cansancio.

Llevaba algo envuelto en una toalla que tenia al lado…
...
-La escucho

- El me pregunto que día era hoy y que estaba esperando salir en el

vuelo de las ocho de la noche...

-¿Le d...
10
El viajero abrió de nuevo sus ojos. Estaba sentado en la misma sala

de espera del aeropuerto. Misma silla de plástico....
Esa ultima vez que estuvieron juntos esa mañana.



- Prepárame la maleta mujer que voy tarde…

- Si claro…ya te empaco tu...
El viajero se quedo allí sentado en la cama, viendo el cadáver de su

mujer. Empezó a llorar y sus lágrimas colgaban de su...
bolsas de plástico negras: Una para la cabeza, otra para el torso, otra

para las caderas y la mitad de las piernas y la ú...
habia terminado por fin. Tanta muerte, tanto horror. Pero de nuevo

volvía a subirse al carrusel de la locura. Vio como to...
- Ya puede usted abrir sus ojos. Todo ha terminado.



Estaba allí en el suelo. Llorando como un niño. Se quedo mirando su...
Entonces el bajo corriendo las escaleras y salió de la casa. Como

pudo arrastro a la anciana hasta el establo de la quint...
procesados por carga ilegal de droga. Su padre murió de un infarto

en la cárcel y de su madre nunca mas volvió a saber na...
La corbata del viajero - Rafael Bejarano
La corbata del viajero - Rafael Bejarano
La corbata del viajero - Rafael Bejarano
La corbata del viajero - Rafael Bejarano
La corbata del viajero - Rafael Bejarano
La corbata del viajero - Rafael Bejarano
La corbata del viajero - Rafael Bejarano
La corbata del viajero - Rafael Bejarano
La corbata del viajero - Rafael Bejarano
La corbata del viajero - Rafael Bejarano
La corbata del viajero - Rafael Bejarano
La corbata del viajero - Rafael Bejarano
La corbata del viajero - Rafael Bejarano
La corbata del viajero - Rafael Bejarano
La corbata del viajero - Rafael Bejarano
La corbata del viajero - Rafael Bejarano
La corbata del viajero - Rafael Bejarano
La corbata del viajero - Rafael Bejarano
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

La corbata del viajero - Rafael Bejarano

2,091 views

Published on

Un libro de Rafael Bejarano, tambien conocido como Starosta o Rafael Bejaratti

Published in: Education
  • STAROSTA ESCRIBE ESTE LIBRO INSPIRADO EN EL RELATO 'EL VIAJERO CON CORBATA ' DE LA ESCRITORA CAMILA BORDAMALO GARCIA. UNA HISTORIA INQUIETANTE SUMERGIDA EN LA MENTE DE UN ASESINO ESQUIZOFRENICO QUE SE ENCUENTRA FINALMENTE CARA A CARA CON SU DESTINO, EL CUAL YA LE HABIA SIDO REVELADO.
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here

La corbata del viajero - Rafael Bejarano

  1. 1.           1
  2. 2.   LA CORBATA DEL VIAJERO ESCRITO POR: STAROSTA (RAFAEL BEJARANO) 2
  3. 3. Basado en el relato corto “El viajero con corbata” del libro Perros en el cielo de la escritora Camila Bordamalo García 3
  4. 4. “Lentamente, poniéndose azules Los valles orientales atrapan Al sol agonizante La hora de dormir llega Silenciosa y negra Los reflejos de la fuente reflejan El solitario lugar donde te conocí Veo tu cabeza En la luz desvaneciente Y a través de la oscuridad Tus ojos brillan luminosos Y arden como el fuego Arden como el fuego en El Cairo” Robert Smith de The cure 4
  5. 5. 1 Al principio el viajero tenía miedo de la gente: se cuidaba de los extraños, miraba con recelo, escondía sus cosas. Empezó a sentir una desconfianza nauseabunda y aun faltaba una hora para que el vuelo despegase. No sabía si sentarse o deambular por ahi, pues estaba invadido por la intranquilidad de sentirse rodeado de tantos rostros. Después de un rato, el viajero dejó de temerle a la gente y empezó a temerse a sí mismo. Se sintió paranoico. Se sintió exhausto. Claustrofóbico. Su equipaje empezó a pesar más de la cuenta sin razón alguna. Se dirigió corriendo al baño del aeropuerto y observo horrorizado en lo que se estaba convirtiendo. Por un segundo no se reconoció. Se pregunto si alguien mas lo habia percibido. Con dificultad bajo la maleta y no recordó haberla alistado para el viaje. La abrió con nerviosismo y un grito ahogado lo dejo tirado en el suelo frio de azulejos antisépticos. Allí estaba ella, desmembrada, mutilada, desperdigada en su maleta. Se miro las manos y el rojo de esa sangre delatora le hizo derramar gruesas lágrimas silenciosas mientras trataba de quitarla en el lavamanos. ¿Desde cuando las tenia tan untadas? Asustado, se dirigió a la puerta y le corrió el pestillo. De nuevo se volvió a mirar en el espejo y otra vez el miedo 5
  6. 6. caprichoso lo invadió al percibir el cambio. Se sintió mareado y apuro tres sorbos largos de agua. Pasó sus manos por la cara, y con el pie, corrió la maleta al fondo del baño. Entonces, el golpeteo de la puerta lo hizo estremecer. Era un tipo que deseaba entrar, pero no podía. - ¿Hay alguien dentro? - Grito con urgencia desde afuera. El viajero se acurruco junto a su equipaje y rogó a Dios por que se fuera pronto de allí y lo dejaran en paz. Recordó un día de su infancia, en la quinta de los abuelos a las afueras de la ciudad, cuando se oculto en un armario mientras todos en la casa lo buscaban. En esa ocasión pidió que todos se murieran para que dejaran de buscarlo. Pero no fue así. Su abuelo lo descubrió y le propino una buena tunda. Sintió ese mismo vértigo allí sentado en el baño del aeropuerto. Temió que su abuelo entraría en cualquier momento y lo castigaría de nuevo. "No es probable" Se dijo para si. "El ya murió hace tiempo". Miro el reloj y vio la hora. Se sintió perdido completamente, pues era muy tarde. Su avión habia despegado hace ya muchas horas. Era la madrugada del día siguiente. -¿Cuanto tiempo he estado aquí encerrado? - Se pregunto en voz alta. 6
  7. 7. - ¡Si hay alguien dentro! ¡Lo acabo de escuchar! ¡Abra la puerta o llamare a los de seguridad! - Exclamo El hombre mientras forcejeaba más la puerta. "¿Que voy a hacer ahora?" Pensó poniéndose de pie. "Me van a descubrir" Afuera, la gente se empezó a congregar al ver al otro pasajero en un intento desesperado por abrir la puerta. Unos mas se sumaron al intento y con los hombros, intentaban abrirla a punta de vigorosos empujones. Un vigilante al ver la multitud se acerco y pregunto que ocurría. - Hay un tipo adentro y no me quiere dejar entrar... ¡Y necesito hacerlo ya! El vigilante informo la irregularidad por la radio. - ya vienen los de mantenimiento a abrir la puerta. El viajero escucho petrificado desde el otro lado. Se dirigió una vez mas hacia la maleta y vio asomada la punta de su querida corbata de una de las bolsas llenas de despojos humanos. Recordó las palabras de ella en la mañana, mientras se vestía para salir: 7
  8. 8. -Viajas, dejas tu casa, dejas tu país, pero te empeñas en llevar esa ridícula corbata, la llevas en el desierto, la llevas en la playa y en la montaña, la mandas lavar en seco, la planchas todos los días... ¿Es tu polo a tierra? ¿Tu vestigio de dignidad? Miserable... - Y no pudo continuar por los sollozos. - Déjame en paz. Yo tengo más dignidad que vos...Puta desagradecida. - ¡Lárgate con tu corbata y tu ego al carajo! -¡Cállate! - ¡No!... Sus pensamientos fueron interrumpidos por el chirrido de un taladro. - Tenemos que perforar esta parte. Tiene el pestillo puesto... - Dijo una voz El viajero se agacho junto a la maleta abierta y se quedo en silencio unos instantes, mirando hacia la nada. Sus ojos perdieron todo su brillo. Comenzó a llover. - ¿Queres salir de ahí y dar un paseo? ¿Eh? -Dijo mirando la maleta con rabia. 8
  9. 9. Mientras tanto los empleados trabajaban veloces intentando abrir la pesada puerta de metal. La policía ya habia sido avisada y estaba apostada en la entrada del baño, rodeada de una gran cantidad de curiosos. - Tu…Hacete detrás mío y me cubres cuando entremos… - De acuerdo. – Exclamo el policía poniéndose en posición. El viajero continuaba allí sentado en el piso. Sus ojos de repente se toparon con una pequeña ventana. - Ven…Le dijo a los trozos de la muerta – Vamos a salir de aquí. Intento en vano sacar la maleta por el pequeño marco. Tuvo que sacar las bolsas una por una, las cuales caían a un pequeño deposito de basura que quedaba detrás del restaurante del aeropuerto. Terminada la labor, tomo una toalla que llevaba para su aseo personal, la extendió y deposito allí el resto de sus pertenencias, dejando la maleta vacía. La volvió a cerrar y la escondió detrás del retrete. - Quédate ahí. Después vuelvo por vos… 9
  10. 10. Finalmente anudo las puntas de la toalla creando un pequeño paquete el cual tambien arrojo por la ventanita. Ahora tenia que pasar el. - Ventana hija de puta… ¿Para que hacen ventanas tan chicas? – Decía mientras pasaba con total dificultas su cuerpo por el reducido espacio, a pesar de ser de una contextura delgada y espigada. - ¡Maldición! – Grito mientras caía al otro lado encima de las bolsas sangrantes, razón por la cual no se dio cuenta que al caer, se habia hecho una herida profunda en la muñeca izquierda con la tranca de la ventana. El viajero recogió todas las bolsas, el paquete hecho con la toalla y los metió todos en una caja que encontró en el depósito de basuras, repleta de desperdicios del buffet de la noche anterior. Pensó en dejar allí los restos de la muerta, pero no pudo. Decidió llevárselos con el. Sin embrago, el peso y la incomodidad de halar la caja lo obligaron a separarse de su equipaje. - Aquí estarás mejor que conmigo. – Le decía a las bolsas mientras las camuflaba entre las basuras. – Pronto vendrá alguien a buscarte, no te preocupes. – Y diciendo esto, tomo el resto de sus pertenencias y salio de allí. 10
  11. 11. La puerta del baño finalmente fue abierta y una tropa policial irrumpió al lugar con celeridad. El baño estaba vacio. - ¿Quién dijo que habia alguien acá encerrado? - Yo – Contesto el tipo que habia intentado entrar desde hacia un rato, mientras descansaba su vejiga en el orinal. - Pero aquí no hay nadie… - Yo escuche a alguien hablando. Estoy seguro. –Contesto mientras subía el cierre de su pantalón. - Sargento, mire esto… - Interrumpió un oficial, señalando la maleta con rastros de sangre detrás del retrete. - Central – Dijo el sargento hablando por el radioteléfono. –Tenemos un problema en el aeropuerto… 11
  12. 12. 2 El viajero salio de nuevo a los corredores del aeropuerto con la toalla enrollada en su espalda. Algunas personas se quedaban viendo al extraño personaje con ojos desorbitados al ver la singular forma de viajar del mismo. - Al menos debería comprar una bolsa de mano, que falta de gusto… - Comento una señora de abundante dorso. - A este aeropuerto dejan entrar a cualquiera. Deberían reservarse el derecho de admisión. – Comento otra no menos contrariada con la imagen del viajero. En cambio otras personas ni siquiera se percataron de la presencia del personaje, ocupadas en sus asuntos y en el invariable afán de un aeropuerto. Vuelos que salen, equipajes perdidos y gente que se reúne después de un largo viaje. El viajero se sentó con sus pertenencias en una de las bancas de plástico unidas en la parte trasera por un largo tubo metálico de 12
  13. 13. color negro. Se restregó sus ojos con fuerza y volvió a observar su reloj. Siete menos cuarto. Su vuelo estaba programado para las ocho en punto. Pero según sus cálculos, ya habia pasado un día entero después del despegue de su avión. Se quedo mirando el panel que anunciaba las rutas y efectivamente, allí estaba su vuelo anunciado para la hora señalada. Volteo a mirar la fecha. Diecinueve de Abril. ¡Esa era la fecha! Pero en el baño el habia observado que ya habia perdido su vuelo ¿Entonces? - Disculpe señor, ¿Me puede decir que día es hoy por favor? – le pregunto a un Hombre de cabello blanco que pasaba por su lado. El tipo se quedo mirándolo con asombro. - Diecinueve de Abril. – Contesto sin detener su marcha. - ¿Esta seguro? - ¡Pues claro!- Le grito sin voltear a verlo y por lo bajo comento: - Pedazo de imbecil… El viajero se quedo allí sentado, completamente confundido y cansado. Después de todo si iba a poder viajar. La luz rancia de los bombillos alógenos de la sala de espera lo hicieron sentir mas agotado y decidió ir en busca de algo de comer. Sintió su mano izquierda un poco dormida y descubrió una herida en su muñeca de la cual brotaba lentamente su sangre roja y espesa. 13
  14. 14. - ¿Y yo cuando me hice esto? En ese momento sonó un aviso en el aeropuerto confirmando los próximos vuelos de la hora, entre ellos el que él esperaba. Se sintió confortado por la confirmación de su viaje. Se agacho para buscar un pañuelo con que envolver su herida. - ¿Y mi maleta? Todo lo que habia era una toalla enrollada en el piso. - La muy estupida no puede ni hacer una maleta para un viaje… - Pensó mientras pronunciaba maldiciones por lo bajo. Claro. Ella no soportaba el hecho de que el fuera un hombre en constante movilidad. Era un vendedor que viajaba por todo el mundo haciendo negocios. Se quedo allí sentado, pensando en como ella habia cambiado tanto. Al principio era dulce, comprensiva. Jamás le reprochaba nada. Ni una queja. Siempre dócil y pendiente de todo lo que el necesitaba. La diferencia de edades nunca resultaba un inconveniente para ella (El prácticamente la doblaba en edad) Recordó como la habia conocido: Fue en un viaje que realizo hace muchos años a Venezuela. Ella estaba parada en una esquina con los ojos entreabiertos y asustadizos. El se quedo mirando a la chica con curiosidad. Quince años tendría, calculo el. Llevaba un vestido 14
  15. 15. pobre y harapiento que dejaba adivinar un cuerpo ya voluptuoso para su edad. Era una mujercita. Su cabello lacio y muy lizo le daba un aspecto de desamparo aun mayor. El se acerco lentamente mientras ella lo veía venir en silencio. - ¿Estas bien? ¿Necesita algo? - No. - ¿Estas extraviada? ¿Dónde están tus padres? - No tengo. El se quedo allí, parado junto a ella en silencio en aquella esquina bulliciosa y concurrida. La chica no observaba a ningún lado. Se le veía algo nerviosa. El se lleno de compasión por ella. - ¿Tenes hambre? - ¿Que? - Si tenes hambre, mujercita sorda… - ¿Cuanto? - ¿Cuánto que? - ¿Cuánto me vas a dar? - ¿Yo a ti? ¿Y por que? - Por chupártela -¿Cómo decís? 15
  16. 16. El levanto su cabeza y volteo a mirar a todos lados. Luego tomo del brazo a la chica y la llevo a un costado de la calle. - No me vengas a decir que estas de puta en estas calles. Solo eres una chiquilla. - Tengo que recoger mi cuota diaria. Si no el me pegara… -¿Cuál el? - El mensajero. El nos administra a todas… - Administra…No me vengas con pelotudeces… Ven conmigo muchachita. Te voy a llevar a una estación de policía. -¡No! - ¿Que te queres quedar de puta toda la vida? -Policías no. Son malos tipos… En ese momento se escucho un coche frenar secamente. De la puerta trasera se bajo un hombre de unos treinta años, de aspecto malandro, anillos de oro en casi todos los dedos y una cicatriz profunda que surcaba su cuello al lado derecho. - ¡Hey tu man! ¿Qué coño le haces a mi chica? El se asusto al ver acercarse al tipo, pero mas aun, al ver que la chica se escondía nerviosa detrás de el. 16
  17. 17. - ¡Es el, al que llaman el mensajero! No deje que me pegue, por favor… - Suplico susurrante. - Te estoy hablando maricon – Y desenvaino una navaja de cacha blanca. - Nada – Respondió secamente - Que esta mugrosa me esta cobrando mucho por sus servicios… - ¿Si?... ¡No te creo nada maricon! – Y se abalanzo sobre el… En un instante la situación se torno dramática. Estaba en medio de la calle forcejeando con un chulo por una niña que acababa de conocer. La suerte no fue ajena a la escena y en ese preciso instante paso una patrulla de la policía. El malandro al verla, hecho a correr despavorido dejando atrás al hombre y a la chica. El auto que lo acompañaba, continúo su marcha indiferente. - ¿Te paso algo chico? – Pregunto uno de los policías bajando rápidamente. - No señor…este pillo que me quería robar…es todo. - ¿Y esta niña? El se quedo mirando sus ojos que clamaban por su protección. - Es mi hija señor agente. 17
  18. 18. El patrullero se quedo observándolos un instante y luego continúo su marcha, en pos del supuesto ladrón. - Gracias -Exclamo con alivio la muchacha. - ¡Que gracias ni que mierda pelotuda! ¡Casi me matan por culpa de vos! – Se tomo la frente con las manos. Ella se quedo allí parada, en silencio, con su cabeza gacha como un gorrión en medio de la tempestad. - Lo siento… - Esta bien. No pasa nada…Vamos a comer algo, ¿Debes tener hambre no? Ella asintió con la cabeza. El la tomo del brazo y tomaron un taxi. - Vamonos de esta calle de mierda. Es peligroso estar acá… 18
  19. 19. 3 El baño del aeropuerto se convirtió en un hormiguero de policías y detectives que entraban y salian rápidamente. La maleta fue fotografiada y medida como siempre según el procedimiento ordinario ante una evidencia encontrada. Luego fue colocada en un plástico transparente y enviada de inmediato a la central para ver si contenía algún dato, huella o indicio que pudiera establecer de donde, o más preciso, de quien era. - Buenas tardes sargento. Soy el detective Castro. Tengo asignado este caso. - ¿Cómo vamos detective? - Mal con esto. No hay ningún indicio. La maleta escondida y vaciada es todo un puto enigma. Y este clima de mierda para completar… - ¿Y las cámaras de vigilancia? 19
  20. 20. - Los muy incompetentes no se habían dado cuenta que no estaban grabando nada desde hace dos días con todas las cámaras del ala este. No tenemos nada… ¿Fuma? - No dentro del aeropuerto. Esta prohibido. - ¡Maldita sea! - Tranquilo detective. El tabaco es perjudicial para la salud… - Si, como no…Veamos que tenemos acá… - La maleta estaba escondida detrás de aquel retrete. Ya se tomaron huellas en todo el baño para ver que podemos sacar… -¿Testigos? - Solo el hombre de allá del fondo. Pero no vio nada. Solo alerto el hecho que la puerta estaba cerrada. Dice que escucho a un tipo hablar dentro del baño, pero cuando entramos ya no habia nadie. El detective jugaba nervioso con el cigarrillo en la mano. Su ansiedad de fumar era evidente. - ¿Y esa ventana? ¿A dónde lleva? - Al deposito de basura del restaurante del aeropuerto, pero… ¿No creerá usted que alguien cabe por allí? - Alguien delgado, podría… - Disculpe que lo contradiga, pero lo dudo. Además, esta muy alta… - ¿Ya revisaron el basurero? 20
  21. 21. - Aun no, pero… - ¡Ustedes! – Dijo señalando a un grupo de policías que conversaban animadamente - Vamos a verificar. –Y salio rápidamente del baño. Llegaron al tiradero y no tuvieron que escarbar mucho para encontrar el cuerpo descuartizado de la mujer. - Acordonen el área. Llamen a las puertas principales. Nadie puede entrar o salir del aeropuerto hasta que no me lleguen los resultados de la maleta. Si el asesino esta acá, lo encontraremos. - si señor. – Contesto un oficial. El detective se quedo en silencio mientras observaba las bolsas repletas de un cadáver, sin duda una mujer, y se decía en silencio: - Esto sin duda es obra del “Tsunami”…miserable Este era un asesino serial que se gano este sobrenombre, ya que todas sus victimas eran despedazadas al igual que las playas que este maremoto visitaba. - ¡Oficial! - Si detective… 21
  22. 22. - Llame a la central. Necesito que envíen vía fax la foto del “Tsunami” y luego las distribuye entre todos los agentes. - Si señor. En seguida. -Sargento… - Dígame - Quiero aquí en seguida un cuerpo entero de agentes capacitados. Presiento que el asesino esta aun en el aeropuerto y es posible que tengamos que planear una operación de emergencia. - ¿No esta usted exagerando un poco detective? ¿Por qué no se fuma usted su cigarro y se calma un poco? - No tengo tiempo para fumar. Fume usted si lo desea… -Y le puso el cigarrillo en las manos. - Quiero los agentes. Ya. – Exclamo e ingreso de nuevo a las instalaciones del aeropuerto. Mientras tanto el viajero seguía sentado en la sala de espera. Estaba a punto de ponerse en pie cuando sintió que alguien se sentó a su lado. El lo vio, primero de reojo y después detenidamente. Era un tipo de raza árabe, sin duda alguna. Su nariz prominente y su rostro sin afeites así lo indicaban. Se sentó y empezó a limpiar sus manos con el revés de su camisa. - ¿Y tu que me ves? – Le pregunto abiertamente. 22
  23. 23. - Nada. Disculpe usted – Contesto el viajero e intento ponerse de pie. - No se levante. Perdóneme. Es que estoy cansado que se queden mirándome como si yo fuera un delincuente solo porque soy un musulmán. - Esta bien. No hay problema amigo. - Me llamo Mustafa Abar- Me Barak… - Que tal, mucho gusto… - Contesto un tanto nervioso y sudoroso. El musulmán se quedo apretando su mano con los ojos clavados en los suyos. El viajero sintió esos instantes como eternos y estuvo a punto de desmayar. El tipo lo miraba de una manera singular y se sintió como hipnotizado. Pero no tanto como para no notar que el personaje del medio oriente llevaba las manos cubiertas de sangre. - ¿Qué le paso en la muñeca de su otra mano? – Le pregunto sin soltarlo aun. - ¿Eh? - Su mano izquierda. Veo que tiene una herida. Permítame. - Y sin esperar respuesta le tomo la muñeca y puso sus dedos encima de la herida. - Debe usted cuidar ese corte. Se puede infectar. . . - Dijo sin dejar de mirarlo a los ojos. El viajero intento moverse. Quiso gritar, pero no pudo hacer nada. Estaba petrificado. Empezó a sentir un frio que se entraba por su herida y le subía por el brazo hasta llegar a su cabeza. 23
  24. 24. - En mi país existe una leyenda – Continuo el musulmán – Dice que cuando la sangre de un hombre tiene contacto con la de otro, así como estamos los dos en este momento, estos hombres se transforman en uno solo pues crean una nueva sangre ante los ojos de Alá y por ende, el creador de todo los convierte en uno solo para que cuiden de esa sangre… ¿No le parece un relato inquietante? – Concluyo metiendo mas fuerte los dedos en la herida y acercando mas su rostro al del viajero, el cual solo sentía el aliento tibio del musulmán a través de sus ojos, de su nariz, de su boca. - ¡Suélteme! – Grito por fin sacudiendo fuerte su brazo por encima de su propia cabeza y cayendo a un costado de la silla de plástico. Se quedo allí tirado por unos breves instantes. Luego se levanto apresuradamente, pero ya no habia nadie. Estaba solo. - ¿Se siente bien señor? – Le pregunto una aseadora que pasaba por la sala de espera en ese momento. - Si…Estoy bien…gracias – Repuso. - Se ve mareado…Venga siéntese…deben ser los nervios de viajar. Aquí se ve mucho eso…le voy a traer un vaso de agua…ya vengo. 24
  25. 25. El viajero se sintió completamente dislocado mentalmente mientras trataba de poner en orden sus ideas. Miro en todas las direcciones pero no vio ni rastro del musulmán. - Tome. - Le dijo la amable señora alargándole el vaso con agua. - Gracias. - ¿En que vuelo sale usted señor? - En el vuelo de las ocho. - ¿De la mañana? - No. De la noche. La aseadora se quedo mirándolo extrañada. - ¿Esta seguro? Revise bien… - Estoy seguro… ¿Por qué? - Porque son las diez y media de la noche. Su vuelo salio hace dos horas. Lo siento mucho. Debe estar más pendiente de los horarios… Buenas noches. 25
  26. 26. 4 Un escuadrón completo de policías ingreso silencioso y armado por el área de carga al aeropuerto para no alarmar demasiado a los pasajeros, los cuales ya estaban empezando a generar problemas, pues se ofuscaban al saber que no podían salir del aeropuerto. Se reunieron junto al detective en la pista de aterrizaje. - Señores. La situación es delicada. Hemos encontrado los restos mutilados de una mujer en las instalaciones del aeropuerto y tenemos razones para creer que el asesino se encuentra aun ahí dentro. Es extremadamente peligroso y no sabemos de los alcances que pueda llegar a tener al verse encerrado aquí. Todos los indicios apuntan a que se trata del “Tsunami” Un argentino de descendencia árabe al cual hemos estado siguiéndole los pasos desde hace tres años. Hoy por casualidad, su rastro de muerte nos ha traído hasta este sitio y es nuestra obligación detenerlo y ponerlo tras las rejas. No quiero que se cometan tonterías. Todos deben estar concentrados. Este lugar esta repleto de civiles y no queremos que 26
  27. 27. se generen problemas que mas tarde lamentaremos. A continuación repartiremos la foto del asesino entre ustedes. Obsérvenla y guárdenla. Luego entraremos en silencio y empezaremos a indagar en las instalaciones. No quiero ni un solo metro cuadrado sin ser inspeccionado. Si ven a alguien sospechoso deténgalo de inmediato. ¿Preguntas? - Si llegamos a ubicarlo, ¿Cuál será el procedimiento a seguir? - Me informaran de inmediato por la frecuencia interna y no lo perderán de vista, pero no actúen solos. “Tsunami” Es altamente peligroso y un error de parte nuestra nos podría costar muy caro. El grupo de policías se retiro de inmediato y el detective pudo por fin encender un cigarrillo en medio del fuerte viento calido que por momentos amainaba. El verano estaba en su apogeo y no habia llovido ni una gota en semanas. - Verano de mierda... Exclamo arrojando la colilla e ingresando de nuevo pensativamente. El viajero se quedo allí sentado en la sala de espera y termino por quedarse dormido. No supo bien cuanto tiempo estuvo así. Solo recordó que deseaba ir al restaurante a comer algo. Bajo la vista para revisar su herida cuando se quedo mirando su pecho sorprendido y mas confundido aun. 27
  28. 28. - ¿Y yo a que hora me puse mi corbata? La llevaba puesta, bien firme. Buen nudo y salpicada de sangre por un costado. Se agacho a recoger sus cosas y sus dedos se tropezaron con su maleta de viaje. -¿Y esto? ¿Dónde esta mi toalla? Abrió la maleta con celeridad y vio que todo estaba en orden. Una maleta de viajero experto, bien preparada y con toda la ropa perfectamente doblada. En una esquina reposaba su toalla, limpia y de dobleces impecables. La levanto y la coloco en sus piernas mientras la contemplaba en silencio. Se quedo pensando en lo bien que la habia empacado, pues ella esa noche estaba de mal humor y no quiso hacerlo. - Prepárame la maleta mujer que voy tarde… - Si claro…ya te empaco tu perra maleta… - Dijo furibunda mientras extendía la toalla en la cama y arrojaba con rabia cosas en su centro. Luego unió las puntas y la arrojo en la puerta del cuarto. - Ya esta tu maleta… ¿Linda no? 28
  29. 29. - ¡Puta! - Exclamo colérico mientras se abalanzaba sobre ella. - ¡Te voy a matar perra! - No eres capaz… - respondió con dificultad intentando quitárselo de encima. El rápidamente busco a tientas cualquier cosa y encontró su amada corbata. La que siempre usaba para los viajes. La tomo de un extremo y con agilidad le dio la vuelta al cuello de la mujer mientras halaba la otra punta con fuerza intentando asfixiarla. - Ahora si te jodiste… Fue sacado de sus pensamientos por el vaivén de la gente que empezó a llenar la sala de espera. La policía impedía la salida de cualquier civil y no habiendo mas que hacer se dirigieron allí a esperar el momento de poderse ir a sus casas. El viajero tomo su equipaje con fuerza con sus dos manos y empezó a sentir temor de las demás personas. El mareo volvió y las nauseas lo tenían al borde del vomito. No soportaba ni los ruidos ni la presencia de todas esas personas quejándose alteradas. Tuvo temor de ellos. Pero después de un rato, empezó a sentir temor de él mismo. Decidió irse de allí de inmediato y sin más ni más, tomo su maleta y se fue corriendo al baño. Los policías estaban distraídos explicándole la gente a la situación y no lo vieron entrar. Habían puesto de nuevo la puerta para impedir el acceso de alguien, pues aun estaban tomando muestras aunque para ese instante ya habían terminado y todos 29
  30. 30. estaban afuera. Él ingreso violentamente cerrando la puerta tras de si corriendo el pestillo recién instalado. - ¡Pues yo voy a salir de este puto aeropuerto con o sin el permiso de ustedes! – Peleaba mientras tanto un pasajero recién llegado con la policía. - Cálmese señor… - ¡No me calmo! – Contesto violento y empezó a convencer a los demás que se revelaran tambien. - ¡Si! – Gritaban todos – Déjennos salir - Señor, si no se controla vamos a tener que detenerlo. - ¡No pueden! – Y trato de emprender la fuga. Los agente corrieron en pos de el a lo lago del ala Este dejando totalmente libre el área del baño. El viajero mientras tanto estaba ensimismado observándose al espejo. Estaba notando que su nariz estaba un poco más alargada y tenía una sombra de barba de unos tres días. No entendía el por que pues esa misma mañana se habia rasurado para el viaje. Se miro su mano izquierda la cual estaba ya totalmente cubierta de sangre y se la acaricio con la otra mano, quedando igual que la primera. - ¿Desde hace cuanto tengo así de sucias mis manos? – Se pregunto. Empezó a lavarlas con fuerza. No sabía bien por que pero tenía unas ganas locas de reírse. Escuchaba como el torrencial aguacero caía afuera y pensaba si tal vez los aviones no despegarían por la lluvia. 30
  31. 31. En estos pensamientos estaba cuando escucho tres golpes suaves a la puerta. Cerro con mucha cautela la llave del grifo y se quedo expectante, en silencio unos segundos. Los golpes se repitieron y escucho una voz de acento extranjero que le decía: - Abra usted la puerta por favor. El se quedo derivando frente al espejo. No noto que aun estaba apretando la llave del grifo con fuerza. Se sintió cansado y la temperatura corporal empezó a subir. - Me va a dar fiebre. – Pensó. Luego reviso la hora. Ocho y cinco minutos. Su vuelo estaba saliendo en ese momento. “Tengo que darme prisa, tal vez aun lo pueda alcanzar” De nuevo el sonido de la puerta lo saco del trance. La voz repitió la petición secamente. - Abra usted la puerta por favor. El viajero finalmente accedió y descorrió el pestillo. Un hombre entro rápidamente y cero de nuevo la puerta trancándola con fuerza. Se dirigió al espejo y se quedo allí observándose en silencio. El viajero se quedo observándolo por el reflejo unos momentos. 31
  32. 32. - ¿Y tu que me ves? – Le pregunto abiertamente. - Nada. Disculpe usted – Contesto el viajero e intento levantar la maleta para salir de allí, pero noto que de repente estaba bastante pesada y no pudo hacerlo. - No se vaya, perdóneme. Es que estoy cansado que se queden mirándome como si yo fuera un delincuente solo porque soy un musulmán. - Esta bien. No hay problema amigo. - Me llamo Mustafa Abar- Me Barak… El viajero sintió entonces como si una sombra pasara por su espalda. Volteo a mirar agitado pero no vio nada. De repente, sin aviso alguno, unas nauseas tremendas lo enviaron directo al retrete, donde comenzó a vomitar desaforado. Recordó un día de su infancia, en la quinta de los abuelos a las afueras de la ciudad, cuando ingreso furtivamente en la cocina de la abuela y hurto unas galletas que tenia prohibidas comer. Estas aun estaba calientes y el se sintió muy mal y termino en el jardín vomitando. La abuela lo descubrió y le propino una buena tunda en aquella ocasión. Sintió esa misma sensación allí, arrodillado en el suelo del baño del aeropuerto. Temió que su abuela entraría en cualquier momento y lo castigaría de nuevo. "No es probable" Se dijo para si. "Ella ya murió hace tiempo". Se incorporo aun con mareo y pidió disculpas al musulmán. 32
  33. 33. - Que tal, mucho gusto… - Contesto estirando su mano. Noto que el musulmán se quedo apretando la suya con los ojos clavados en los de el. El viajero sintió esos instantes familiares y no supo bien el por que. - ¿Qué le paso en la muñeca de su otra mano? – Le pregunto sin soltarlo aun. - ¿Eh? - Su mano izquierda. Veo que tiene una herida. Permítame. - Y sin esperar respuesta le tomo la muñeca y puso sus dedos encima de la herida. - Mi sangre es igual a la suya. Y no es coincidencia, pero…eso usted ya lo sabe ¿Verdad? El viajero se quedo observando las manos del musulmán las cuales tambien estaban untadas de sangre. Escucho un ruido lejano. Estaba lloviendo. - ¡Suélteme! –Grito y safo su mano de la de él con vigorosidad. - Tranquilo, no se asuste usted por mí. –Le dijo suavemente. Más bien debería preocuparse por el contenido de su maleta. - ¿Qué hay dentro de mi maleta? - Usted lo sabe mejor que yo ¿No es cierto? 33
  34. 34. El viajero se quedo observando al musulmán con una mueca de disgusto y en impulso rabioso se agacho y abrió la maleta violentamente dejando ver su contenido. - ¡Dígame que tiene de raro mi equipaje! – Le dijo en tono retador. - Revíselo bien. ¿Por qué no voltea a ver?... El viajero entonces volteo su cabeza y vio su maleta repleta de bolsas de plástico negras las cuales dejaban asomar restos de partes humanas mutiladas. Se quedo allí de pie como petrificado por la escena. No entendía nada. No sabía quien estaba despedazado en su maleta. Vio tambien su corbata favorita en medio de las bolsas y se paso la mano por el cuello, pues pensó que la llevaba puesta. El musulmán se acerco lentamente y se agacho junto al equipaje. - Debería sacarla a dar un paseo… - Le dijo mirando fijamente los restos. El viajero no pudiendo resistir más la fiebre y el mareo cayo semi inconsciente al piso. Lo último que pudo escuchar antes de desvanecerse fue al árabe que le decía: - Tranquilos…Van a salir de aquí… 34
  35. 35. 5 El viajero despertó sobresaltado y por poco se cae de la pequeña silla de la sala de espera. Se paso su mano por el rostro cansado y sudoroso y se tomo un tiempo para volver en si, pues aun estaba con medio cerebro en el mundo de los sueños. Trago su saliva la cual sintió con un sabor oxidado bajando por su paladar. Estiro sus brazos para desperezarse y cuando los bajaba percibió la herida de su mano izquierda. -¿Y esta mierda cuando me paso? Busco con apuro la maleta debajo de la silla pro no habia nada. Se levanto asustado pensando que lo habia robado, pero entonces descubrió un paquete cuidadosamente colocado en la silla contigua. Era su toalla envuelta en forma de pelota y anudada en las puntas. Se pregunto que carajos hacia eso al lado suyo, pero reconoció que esa era su toalla. 35
  36. 36. - Ni una maleta fue capaz de empacarme… - Y pensó en ella. Recordó como su viaje a Venezuela hace muchos años habia llegado a su fin y el la llevo consigo de vuelta a la argentina, su ciudad nata. Tuvo que ingeniárselas para sacarla de aquel país, pero finalmente lo consiguió. La llevo a vivir a su pequeño apartamento de soltero en el cual supieron acomodarse de la mejor manera posible. Ella al principio fue un poco tímida con el, pero el agradecimiento se le veía en los ojos. El al principio se sintió un poco angustiado por tener a una chica como ella viviendo con el. En ocasiones se reprochaba la responsabilidad adquirida sin ninguna necesidad, pero para esa fecha, el ya tenia claro que se habia enamorado de la chica. Se sentía extraño por ese sentimiento y pensaba que era un aprovechado, un pedofilo o algo así por sentir esas cosas por una chica de quince años a la cual el doblaba en edad. Pero ella era mucho mas perspicaz que el y se dio cuenta de sus sentimientos. Una noche se fue la luz en todo Buenos Aires y ella entro corriendo a la cama de el pidiendo protección ante la oscuridad. Busco abrigo entre los brazos de su benefactor y finalmente se le monto encima. El, en un impulso primario intento rechazarla, pero ella ya sabia bien como eran los gajes de aquel oficio, pues estuvo ejerciendo como trabajadora sexual en las calles de Venezuela. Un sexo increíble para el, y tierno y sumiso por parte de ella sellaron la relación aquella noche. A partir de ese momento ella pudo ejercer oficialmente como “Su mujer” y el reconoció que no podía vivir sin ella. Decidió cambiar de ciudad para evitar las murmuraciones de 36
  37. 37. los inevitables vecinos entrometidos y viajo junto a su nueva compañera, sus pocos enceres y su perro a la ciudad de Rosario, donde finalmente se radico. Por un tiempo sintió que ya estaba bueno de viajes y se animo a abrir su propio negocio. Las cosas no marcharon muy bien económicamente a causa de la hiperinflación de la época y tuvo que volver a reanudar sus viajes y además se vio obligado a cerrar su local. Ella en esos primeros años nunca le reprocho las largas ausencias y se quedaba sola en casa cuidando de las cosas y el perro. Los años pasaron y ella pidió entonces tener un hijo, crear un hogar mas establecido y de paso no sentirse tan sola en sus largas expediciones alrededor del mundo en busca de contactos, negocios y dinero. Pero el ya estaba pasados los cuarenta años y sintió una enorme carga el imaginarse con un vástago, razón por la cual rehusó de inmediato. Ese mismo año la querida mascota de la casa falleció a causa de su edad y entonces empezaron los primeros brotes de problemas conyugales. - ¿Por qué no me das un hijo? – Le reclamaba ella en las noches - Estoy ya muy viejo para ser papa, además…no me da la gana….déjate de pavadas y déjame dormir mujer…te estas volviendo una latosa… - ¿Crees que no soy muy digna de ser la madre de tus hijos porque cuando chica fui una puta? ¿Es eso no? - La reconcha de tu madre… ¡Quiero dormir! - Contéstame 37
  38. 38. - ¡No me revientes las bolas mas! Ella se echo a llorar. El se levanto disgustado y se fue a dormir a otra habitación. Al otro día viajo y volvió casi dos meses después. Esa escena se convirtió entonces en un circulo vicioso para el. Viajaba, volvía, escuchaba sus reclamos, volvía a viajar, regresaba de nuevo, mas peleas…Y así todo el tiempo…Ya llevaban casi veinte años juntos y todo era muy diferente. El prácticamente no soportaba estar en la casa y la verdad poco o nada le preocupaba lo que su mujer estuviese haciendo sola en Rosario. Fue cuando empezó con la manía de prolongar sus viajes, yendo a otro rumbo en lugar de regresar a casa. En uno de esos impulsos, llego al aeropuerto de Madrid y selecciono un destino al azar. - Un boleto para El Cairo por favor. Nunca pensó realizar un viaje tan lejos, pero acababa de cerrar un negocio importante y los dólares en su cuenta lo invitaban a darse ese lujo. Llego a su destino pasada las dos de la tarde. El calor intoxicante pronto lo mello y tuvo que detener un taxi que lo llevara pronto a un hotel. Su dominio del idioma Ingles era excelente, no tanto así el de las personas con las cuales intentaba entablar conversación. Por medio de toda clase de señas lo llevaron por fin al destino deseado. Un hotel regular, no muy costoso, no muy lujoso. Perfecto para el. El color verde de los dólares fue toda la 38
  39. 39. decodificación lingüística que necesito en la recepción y de inmediato fue dirigido a su habitación: Tenia una cama impecablemente hecha, algunos muebles baratos y un pequeño balcón desde donde se divisaba todo el movimiento continuo de El cairo a aquellas horas. Se entretuvo vanamente en observar a las mujeres en sus atavíos tradicionales mientras trataba de adivinar las hermosas figuras que se ocultaban púdicamente bajo las telas de colores y las cuentas brillantes. Decidió salir en busca de una cerveza fría para menguar la ardiente sed del medio oriente y bajo a la calle rápidamente. El paso se hacia a veces imposible debido a la gran cantidad de transeúntes con los cuales se tropezaba por todos lados. Los vendedores ambulantes se le abalanzaban en cuanto observaban su rostro extranjero y trataban de ofrecerle en medio de su lengua tan desconocida para el toda clase de chuchearías y baratijas que el rechazaba con gestos amables y confundidos. Finalmente diviso una especie de bar al cual se aventuro decididamente. Trataba de pedir una cerveza al tendero, pero este le respondía cosas que el no podía contestar. Era como tratar de hablarle a un sordo por medio de sus palabras. En ese instante otro hombre se paro junto a el y le dijo algo al tendero. Este hizo un gesto gracioso y coloco dos cervezas heladas en el mostrador. El viajero se quedo sorprendido al ver que aquel tipo tomo las botellas y le ofreció una. - Tome mi amigo. Aquí esta la cerveza que trataba de pedir. 39
  40. 40. Increíble. El personaje hablaba el español a la perfección. - Muchas gracias. Menos mal encontré a alguien que me entiende. Estaba por volverme loco con el tendero… - No se preocupe usted. He viajado muchas veces a la América del sur y conozco su idioma. El tipo bebió su cerveza de pie, pago y se marcho enseguida. El viajero le hizo un gesto de agradecimiento desde una de las mesas donde se habia sentado y lo vio alejarse. Le llamo la atención descubrir que usaba una corbata igual a la que el tenia. Volteo a mirar distraídamente a otro lado y se dio cuenta que el amable personaje habia dejado olvidada una maleta. Rápidamente la tomo y fue tras el para devolvérsela. La multitud hacia difícil el poder seguirlo y aunque trataba de llamarlo, este no parecía escucharlo. Solo podía ver su espalada a través de las innumerables personas que se abrían paso como podían. Finalmente lo vio doblar hacia un callejón y lo perdió de vista. El viajero giro tambien, pero el callejón era cerrado y solo habia una pequeña puerta de madera cerrada. Este soltó la maleta y se quedo allí unos instantes jadeando e intentando recobrar el aliento ante la agitada carrera. Luego de reponerse se quedo un poco dubitativo. No sabia si golpear la puerta y ver si podía localizar al dueño del equipaje o dejar las cosas 40
  41. 41. así. Parpadeo unos momentos y vio todo un poco mas oscuro. Levanto la vista al cielo y se quedo enormemente sorprendido al ver que estaba totalmente nublado. “Como cambia el clima de rápido acá”. Pensó mientras avanzaba decidió hacia la puerta. No alcanzo a levantar la mano para golpear cuando esta se abrió sola. Pudo ver que alguien estaba detrás de ella esperando a que el entrara. Era un anciano con un sucio turbante y un ropaje no menos sucio que este. Sus ojos parecían brillar en la oscuridad de aquella entrada. El viajero se quedo de pie en la puerta intentando comunicarse con el y explicar la situación. El anciano no se inmuto. Solamente lo tomo de un brazo y lo entro a la morada. Luego cerro la puerta tras de ellos. El empezó a caminar por un oscuro pasillo y el viajero se limito a seguirlo en medio de la oscuridad un poco espantado de no saber a donde se dirigían. Atravesaron una cortina derruida y llegaron a una salita alumbrada con velones de sebo nauseabundo introducido en pequeñas vasijas de barro. El anciano invito al viajero al sentarse en unas almohadas amarillentas colocadas en el suelo. Este obedeció. El anciano luego se sentó frente a el y tendió un tapete de terciopelo brillante entre ellos. Saco unas cartas de tarot enormes y empezó a barajar calmadamente. El viajero intento levantarse y salir de allí, pues en ese instante lo último que deseaba era que le leyeran las cartas. Personalmente consideraba a los adivinos unos charlatanes. Pero el anciano se quedo observándolo fríamente y él sintió como si unas 41
  42. 42. manos fuertisimas se hubieran posado sobre sus hombros y lo hubiesen sentado de nuevo. Intento decir algo pero se dio cuenta que no podía abrir su boca. Tampoco podía mover ninguna de sus extremidades. En su mente lo único que pudo pensar fue: “Este anciano de mierda me ha hechizado. Me van a robar” El viejo continúo barajando las cartas una y otra vez. El viajero se quedo colgado observando las cartas ir y venir de una mano a otra sin detenerse. En algún momento le parecía como si todos esos pedazos de cartón estuvieran dando vueltas alrededor de las manos del anciano, sin que este hiciera movimiento alguno. De repente esto se detuvo y el anciano dejo el mazo de cartas sobre el terciopelo negro. El viajero en un acto autómata, alargo su mano izquierda y dividió el mazo en dos porciones. Fue cuando escucho una voz en su cabeza que le dijo claramente: “Con la mano que partes el mazo, quedaras marcado por el mismo mazo, ya que será la señal que llevaras por habérsete revelado tu destino ante tus ojos” El viajero levanto sus ojos y se toparon con los de un hombre mucho mas joven al viejo que estaba barajando las cartas. Era el mismo tipo que habia dejado olvidada su maleta en el bar. Tenía la nariz prominente, rostro sin afeites y ojos que tenían las pupilas encendidas, como si ardieran en llamas. 42
  43. 43. Despertó en la mesa del bar a altas horas de la madrugada. Se sintió totalmente mareado, como si hubiese estado bebiendo desde temprano. Sentía un sabor amargo en la boca y no podía sostenerse muy bien de pie. Uno de los empleados del bar lo ayudo a levantarse, luego de sacarle algunos billetes del bolsillo de la chaqueta y haciéndose comprender, que era el monte de la cuenta en el bar. El viajero no protesto y de manera milagrosa, a pesar de la aparente borrachera, llego al hotel donde se habia hospedado y cayo rendido sobre la cama. Cuando volvió a abrir sus ojos se dio cuenta que ya era otro día. El sol entraba por el balcón en todo su esplendor y le golpeaba el rostro con energía. El viajero sintió de inmediato una especie de resaca en su cabeza. No entendía bien lo que le habia ocurrido, pero decidió en medio de su malestar, que lo mejor era viajar a casa. Tomo un baño rápido, se afeito y bajo a pagar la cuenta. El hotel le cobraba tres días de estadía. El intentaba explicar que solo estuvo allí una noche, pero el hombre de la recepción se lo explico claramente. Lo señalo y mostró res dedos con la mano. Luego le señalo en silencio la fecha en que habia firmado su llegada al hotel: Diecinueve de Abril y acto seguido le mostró al viajero el periódico del día: 22 de abril. Efectivamente esa era su firma… ¿Tres días? ¿Qué habia pasado entonces? El no podía creer que durmiera tanto…Contrariado y asustado cancelo la cuenta y se dirigió al aeropuerto de El cairo. Unas horas después volaba rumbo a casa. 43
  44. 44. Ya instalado cómodamente en el avión se quedo mirando por la ventana el paisaje diminuto que se divisaba al fondo. Estiro su mano izquierda para apoyar su mentón en ella y descubrió una línea que surcaba su muñeca. Se pasó los dedos de la mano derecha creyendo borrarla, pero era inútil. Tenia una cicatriz que no habia visto antes en su vida. 44
  45. 45. 6 Los policías se movilizaban con celeridad por todo el aeropuerto en busca del asesino. Mostraban la foto del “Tsunami” pero nadie daba una respuesta afirmativa a sus pesquisas. En realidad los pasajeros lo único que deseaban en ese momento era la normalización del servicio. Unos para poder partir rumbo a sus destinos y otros para poderse ir a casa. Los auxiliares de vuelo y los empleados de planta del aeropuerto se vieron inundados de reclamos, insultos, amenazas y quejas de todos los usuarios que se amontonaban en las ventanillas y puntos de atención exigiendo soluciones inmediatas. El detective Castro era informado de la situación pero se mantuvo invariablemente firme en su orden. Por un lado el hubiese podio autorizar la normalización de la atención del aeropuerto, pero una cuestión de orgullo y ansiedad le impedían hacerlo. Quería atrapar al matón. Quería poder volver esa noche a casa con la tranquilidad del deber cumplido y esa sensación interna de saber que era un detective exitoso. Y no lo hacia por las bonificaciones o felicitaciones tanto escritas como orales que podría llegar a recibir por la captura 45
  46. 46. del un asesino buscado internacionalmente. No. Era su ego. Lo personal. Terminar por fin con la obsesión de capturarlo que lo habia acompañado por tanto tiempo. Caminaba por los pasillos con la mirada afilada. Azuzaba a los agentes para agilizar el proceso. Recibía llamadas de sus superiores que le pedían explicación del por que estaba generando tal caos, pero el sabia evadir bien toda clase de reproches burocráticos y papeleos estupidos que siempre generaban retrocesos. Se estaba jugando su puesto en ese momento, pero el sexto sentido, cultivado y perfeccionado a lo largo de más de veinte años ejerciendo su profesión, le decía que el asesino estaba allí, prácticamente en sus narices y que era el momento de atraparlo. Después de realizar una ronda completa por toda el Ala Este y no encontrar nada, se devolvió rumbo al cuarto de vigilancia del aeropuerto para vigilarlo todo por medio de las cámaras. La vuelta fue lenta, ya que el aeropuerto estaba atestado de gente y era muy difícil avanzar. Pedía permiso y mientras lo hacia observaba de arriba abajo la persona con la esperanza de poder dar por casualidad con su objetivo. Pero el sabia bien que con alguien como el “Tsunami” las casualidades era algo que el habia descartado hace mucho tiempo. Tuvo que soportar los airados insultos de algunas personas que alcanzaban a divisar su arma bajo la chaqueta y su placa al cinto, pero nunca estuvo tan lejos de esa situación como en ese momento. Era como si su cerebro se hubiese programado únicamente para ver y oír al asesino. Todo lo demás le parecía 46
  47. 47. superfluo y carecía de interés para el. Como pudo se abrió paso y llego finalmente al cuarto de vigilancia y control del aeropuerto. - Buenas noches detective. – Lo saludo uno de los coordinadores del área. - ¿Cómo va todo? ¿Hay algo? - No. Esto esta atiborrado y la gente se esta desplazando mucho en toas las direcciones, haciendo más difícil la búsqueda. No hemos percibido aun a nadie con los rasgos del “Tsunami” Con un aeropuerto así de lleno, es como buscar una aguja en un pajar… El detective no contesto. Sabia que en el fondo lo que le decía el hombre era verdad pero esta obstinado con la idea de atrapar al asesino. Se paro con una taza de café en la mano y mientras revisaba los paneles de cámaras encendió un cigarrillo. - Disculpe detective…No se puede fumar acá. - Son las reglas del aeropuerto ¿No? - Así es. - Pero no las mías. Déjate de joder y no quites los ojos de las cámaras… 47
  48. 48. El viajero estaba sentado en la sala de espera. Decidió que lo mejor era ir a buscar algo de comer. Se estaba levantando de la silla cuando sintió una especie de fuerza que lo obligo a permanecer sentado. Sintió que sus extremidades se paralizaban y decidió no hacer ningún esfuerzo y quedarse quieto. En medio de la multitud de gente que pasaba frente suyo, a la distancia pudo ver alguien que parecía caminar en línea recta hacia el. El viajero estaba como fascinado por el andar de un hombre que no era interrumpido por ninguno de los pasajeros que se movían agitada y desorganizadamente por la sala de espera. Siempre pasaba justo, exacto, nadie lo rozaba, nadie se interponía en su camino, a pesar del hecho de que este hombre parecía caminar en cámara lenta. Empezó a distinguir su figura y se dio cuenta que el hombre tenia un aspecto extranjero. De medio oriente, sin duda alguna. Su rostro le pareció particular, pero no pudo descifrar el por que. Nariz alargada, rostro con una sombra de barba de varios días. Comenzó a enceguecerse su vista y el viajero pensó que se iba a desmayar. Todo se hizo oscuro. Solamente veía dos puntos luminosos que se acercaban a el y se iban haciendo mas y mas grandes a medida que se acercaban. Eran los ojos del árabe que venia hacia el. Quiso poder salir corriendo, pero no era dueño de su voluntad ni sus movimientos. Los dos puntos empezaron a volverse demasiado grandes y empezaron a encandilarlo. Era como un auto en medio de una carretera desierta y oscura que a medida que se acerca ilumina mas por sus focos y sabes que si no te quitas te atropellara. Pero el 48
  49. 49. estaba como clavado a esa silla y no podía hacer nada. Empezó a sentir una tonta sensación de querer llorar. Los dos puntos en un momento se unieron en uno solo y escucho una voz demencial que rozo sus orejas con una extraña calidez. Como un suave contacto. Esa voz le dijo susurrante: - Me llamo Mustafa Abar- Me Barak… Y ese nombre empezó a resonar en u cabeza con miles de ecos, como cuando un grito se replica muchas veces en una caverna desierta. Sintió que sus oídos iban a explotar, ya que ese nombre cada vez sonaba más y más fuerte ilimitadamente. Pero en un parpadeo todo se hizo silencio. No escuchaba nada. Ni ese nombre extraño, ni a las personas que pasaban hablando, ni el latido de su propio corazón. Nada. Solo silencio. Experimento una sensación de paz que poco a poco se empezó a trastocar a angustia. Entonces algo ocurrió. Sintió su cuerpo presa de un calor infernal. Sentía que esa luz lo estaba quemando. ¡Se estaba quemando vivo! Y nadie parecía notarlo. Nadie iba en pos de ayudarlo. Sentía su sangre recorres todo su cuerpo a tracción lenta. Podía percibir como subía y bajaba por todas sus venas. Fue cuando noto que respiraba con más dificultad. Era su corbata que lo estaba asfixiando. No recordaba llevarla puesta ese día. El nudo se apretó más y más y ya no pudo seguir respirando. Un dolor agudo recorrió su muñeca izquierda y entonces pudo abrir los ojos. Toda sensación desapareció y se dio 49
  50. 50. cuenta que estaba allí sentado en esa silla de plástico, como si nada hubiese pasado. Miro azorado detrás suyo y alas personas sentadas junto a el, pero al parecer ningún presente se dio cuenta de lo ocurrido. Un hilo de sangre muy fino recorrió sus dedos y al levantar la mano se dio cuenta que tenia una herida abierta. Se tomo su cabeza a dos manos y la metió entre sus piernas. Fue cuando vio la maleta junto a el y vio la punta de su corbata por fuera. Se mando rápidamente la mano al cuello y verifico que efectivamente, no se la habia puesto aun. Pasó saliva y parpadeo largamente y se sintió desubicado. En silencio saco la corbata del equipaje y se la coloco rápidamente. Noto que en un extremo estaba como salpicada de algo rojo. Pero no presto atención al hecho. Tomo sus cosas y se dispuso a ir rumbo al restaurante, aunque con la cantidad de gente por ahí tal vez no lo atenderían con rapidez. “Aun tengo tiempo. Mi vuelo aun no sale” En ese momento tropezó con una aseadora que estaba junto a el. - ¡Disculpe! ¿Se encuentra bien? - Si señor, tranquilo. No hay problema. Esta noche he tropezado con casi todo el mundo en este aeropuerto. Esta repleto… El viajero se sentó de nuevo pues sintió que le faltaba el aliento. La aseadora se quedo observándolo en silencio mientras pasaba la escoba por el suelo. 50
  51. 51. - Disculpe señora ¿No tendrá un vaso de agua que me pueda ofrecer? - Si señor. Espéreme acá y ya se lo traigo. Se ve usted un poco enfermo…. La aseadora volvió unos cinco minutos después con un vaso desechable con agua. El lo tomo habidamente y lo bebió de un sorbo. Sentía que al bajar por su cuello, extinguía las llamas internas que lo estaban calcinando en ese momento. Por un instante pensó en como seria el infierno. Imagino todas esas almas en el sufrimiento eterno y sintió pena por ellas. .-Gracias - Tranquilo… ¿Y usted llega o se va? - ¿Como? - Si. Que si usted esta esperando para partir de viaje o ya llego y no lo dejan ir a casa. - No…Yo viajo. A las ocho sale mi vuelo. - ¡¿Hasta mañana viaja?! ¿Y entonces por que vino usted al aeropuerto desde hoy? - No. No me entiende. Viajo hoy a las ocho de la noche. 51
  52. 52. La aseadora hizo una mueca de extrañeza y le señalo el reloj de la sala de espera. - Pero…Ya son las nueve de la noche. Su vuelo ya debió salir. .. El viajero volteo a observar entonces el reloj y confirmo la hora. Cerró los ojos y en un instante pareció como si se hubiera quedado dormido. 52
  53. 53. 7 La búsqueda continuaba sin descanso en el aeropuerto. Una y otra vez los agentes preguntaban a todos los presentes si habían visto al hombre llamado “Tsunami” Una y otra vez la respuesta era que no. Un calor demencial se acumulaba en los pasillos y salas del aeropuerto debido al fuerte verano que azotaba al país en aquellos días. En medio de aquel acuartelamiento, todos los presentes parecían muñecos de cera que se derriten muy lentamente. El detective Castro tambien sudaba copiosamente encerrado en la sala de control y vigilancia. Fumaba un cigarrillo tras otro sin descanso acompañándolo con una taza de café a la vez. Los agentes y personal de seguridad del aeropuerto empezaron a sentir la fatiga y la desmotivación. “Por que no estoy en casa” Pensaban muchos mientras realizaban pesquisas inútiles en cada rincón, hueco y pliegue del aeropuerto. Lo cierto era que el Ala Este estaba a reventar. Allí se encontraban los más de pasajeros a esa hora. Peor el detective Castro no se daba por vencido. Continuaba vigilando cada movimiento en esa parte específica del aeropuerto a través de todas las cámaras de vigilancia. No importaba que las gruesas gotas de 53
  54. 54. sudor surcaran su rostro una y otra vez. El no descansaría hasta cumplir su deber. El viajero estaba sumido en un sueño profundo en la sala de espera. Su mente lo llevo a las hermosas calles de Milán. Sitio que el conoció alguna vez. Estaba caminando por una avenida que tenia ese aroma a queso que a el tanto le agradaba. El sol de un atardecer se veía allá al fondo del horizonte e iluminaba sus ojos, volviéndolos un poco mas anaranjados. Vio una pequeña que jugaba con un aro de caucho en el anden y el sonrío mientras la ayudaba a darle mas y mas vueltas. Entonces la niña tropezó y el intento detener su caída, pero no pudo hacerlo. Entonces despertó sobresaltado en la sala de espera del aeropuerto. Por poco y se cae de la silla, pero al parecer nadie le estaba prestando atención. Bostezo largamente y se puso de pie despacio. Iba a buscar algo de comer. Entonces vio una toalla enrollada en el suelo y encima de ella u corbata. Las recogió en silencio y fue directamente al restaurante. Recordó la última discusión que habia tenido con ella ese día en la mañana. - Tú me prometiste felicidad y compañía toda la vida y no lo ha cumplido. Yo la verdad estoy harta de esta situación. Si no tienes tiempo para mi, yo prefiero que no estés al lado mío. 54
  55. 55. - Mira…hace lo que se te de la gana…yo la verdad no tengo tiempo para tus necedades… ¿Por qué no te pones a hacer algo? Estudia culinaria, aprende a restaurar cerámicas, que se yo… ¡Pero no me jodas mas la puta vida! – Le dijo terminando en un sonoro grito. - Eso…Grítame mas…Humíllame mas…Es para lo único que me tienes… ¿Hace cuanto no me haces el amor? ¿Ya no me amas verdad? - Y dale de nuevo…La reconcha que te parió… - Contéstame - Servime el desayuno boluda…Estoy tarde para salir…Tengo que hacer muchas cosas hoy y el vuelo por la noche… - ¡Vas a viajar otra vez! - Si… ¿Por que? - Pasado mañana es nuestro aniversario… - Déjate de pavadas…Tu y yo ni siquiera nos casamos…Aniversario es cualquier día… - ¡Imbecil! - Prepárame la maleta mujer que voy tarde… El viajero dejo de lado sus pensamientos cuando vio un grupo de personas discutiendo con unos oficiales. No entendía por que habia tanto policía y tanta gente por allí. De seguro habia pasado algo. Se miro la muñeca herida y decidió ir primero al baño, para lavarse las manos. Algunos pasos antes de llegar vio que un hombre salio 55
  56. 56. corriendo y detrás de el los guardias que estaban parados en la entrada del baño. “Menos mal se fueron. Si no capaz que ni puedo entrar por la congestión de gente” Pero al empujar la puerta se dio cuenta que estaba cerrada. Hizo algunos intentos pero nada. No abría. Entonces escucho como una voz que provenía del fondo. Al parecer habia alguien dentro. Golpeo la puerta con dos golpes suaves. Pasaron unos segundos y no obtuvo respuesta. Dio la espalda para seguir su camino cuando escucho que la puerta se abría un poco. El se devolvió y la empujo ingresando lentamente. Cuando cruzo completamente la puerta esta se cerro tras de si con violencia. El se quedo un poco asustado pero continuo hacia el espejo. Le llamo la atención ver c la barba que tenia en ese momento. Cayo en cuenta que ese día en la mañana se habia afeitado y pensó: “Afeitadora de mierda, ya se daño” Empezó a lavarse sus manos untadas de sangre y por instantes levantaba la vista hacia el espejo rápidamente. En un subir y bajar de su cabeza vio a una persona diferente. Volvía mirar su reflejo espantado y vio que su nariz era diferente. Abrió y cerro los ojos y se vio de nuevo a si mismo. Respiro aliviado, pero a la vez asustado. Reviso el reloj y vio la hora: Once y cuatro minutos. Hace mucho que habia perdido el vuelo. 56
  57. 57. Fue entonces cuando escucho ruidos en el baño del fondo. Escuchaba un llanto muy lejano y jadeos extraños. El empezó a aproximarse lentamente cuidando no hacer ruido con sus zapatos. Estaba a punto de llegar al lugar de donde venían los sonidos cuando escucho un grito desgarrante. Era el de una mujer. Parecía que se estuviera ahogando. El viajero golpeo rápidamente la puerta. - ¿Hay alguien? ¿Necesita ayuda? No hubo respuesta, pero el podía escuchar como alguien dentro de ese baño pateaba y arañaba la pequeña puerta de madera. Después de unos segundos, todo quedo en silencio. Escucho atento un instante más. Estaba lloviendo fuertemente afuera. El viajero retrocedió. ¿Qué habia pasado allí dentro? Tomo su toalla con sus cosas envueltas en ella y se dirigió a la salida. Pero se detuvo. Volvió a asomar su cabeza y regreso al baño. Dejo sus cosas en el suelo y se dio cuenta que estaba sudando. Su corazón latía totalmente desaforado. Temió que le diera un paro cardiaco. Finalote retrocedió unos pasos y emprendió carrera violentamente contra la puerta con el hombro por delante. El impacto fue suficiente para poder abrirla y quedar horrorizado con lo que sus ojos vieron: Allí, tirada en el suelo habia una mujer a la cual no le pudo ver el rostro. Un hombre estaba agachado desenrollando una corbata del cuello de la victima. Pudo darse cuenta que era igual a la que el 57
  58. 58. usaba. Entonces el hombre se puso de pie. Era un tipo de rasgos árabes, nariz alargada, rostro in afeitar. Se miraron uno al otro por un segundo y el viajero pudo detectar que los ojos del tipo alumbraban extrañamente. Después tomo un cuchillo grandísimo de carnicería y empezó a cortarle las manos a la mujer muerta. El viajero grito aterrado y se dirigió a la salida del baño. Pero esta no abría. El viajero empezó a llorar aterrorizado y gritaba como loco pidiendo auxilio y golpeando la puerta una y otra vez con sus puños cerrados. Escuchaba el chasquido de los miembros mientras eran mutilados y se lleno de pánico. Gritaba como un loco y tomo una caneca que se encontraba en la esquina mientras destruía el espejo al ver en su reflejo al asesino del baño del fondo. No sirvió de nada sus gritos. Nadie llego en su ayuda. No pudo hacer nada. Se quedo allí, en estado de Shock recostado contra la puerta y con los ojos totalmente desorbitados. No podía creer lo que acababa de ver. No podía creer que aun seguía allí y menos que estaba encerrado. Todo era una locura. Entonces escucho unos pasos que se dirigían hacia donde el estaba. Se paro inmediatamente y empezó a llorar desconsolado. El hombre se acerco a el con las mano totalmente untadas de sangre. En una de ellas llevaba el cuchillo, cubierto totalmente d un rojo escarlata. “Ahora sigo yo. Me va a matar a mi” Y cerro los ojos con fuerza. Sintió que el hombre le tomaba la mano y en un segundo le corto su muñeca izquierda. No sintió dolor alguno. Solo nauseas. Ganas de 58
  59. 59. desmayarse. Nada más. Recordó un día de su infancia, en la quinta de los abuelos a las afueras de la ciudad, cuando sus padres lo descubrieron espiándolos por la cerradura de la puerta mientras tenían sexo. El largo a correr escaleras abajo mientras sus padres iban en pos de el. Ambos le propinaron una buena paliza por estar observando lo que no debía. Sintió esa misma sensación allí, mientras cerraba con fuerza sus ojos encerrado en el baño del aeropuerto. Temió que sus padres aparecerían en ese momento y lo castigarían de nuevo. "No es probable" Se dijo para si. "Ellos ya murieron hace tiempo". - Ya puede usted abrir los ojos. Todo termino. El viajero los abrió lentamente y se quedo viendo al hombre. -¿Qué ha hecho? ¡Usted esta loco! - ¿Yo? Le aseguro que no he hecho nada. Solo lo que usted quería que hiciera. Nada más. - ¡Mentira! - Yo no miento. Y menos a alguien que lleva mi propia sangre. El viajero entonces observo que el hombre, sin duda de descendencia árabe tenía sus manos y sus ropas completamente limpias. En cambio el tenia un cuchillo grandísimo en su mano 59
  60. 60. izquierda y sus manos estaban empapadas de sangre. Soltó el cuchillo con rapidez y encaro al tipo. - ¿Quién es usted? - Usted sabe bien quien soy. Usted sabe bien que hay en esa maleta que dejo en el baño del fondo. Usted lo sabe todo. Usted conoce su destino… El viajero lo aparto con un empujón y se dirigió corriendo al último baño. Allí estaba su maleta, empapada de sangre. La abrió y descubrió los restos mutilados de una mujer, que el reconoció como la suya. No lo podía creer. Se quedo sentado. Estupefacto. Desquiciado. Confuso. El musulmán se acerco lentamente y se agacho junto al equipaje. - Deberíamos sacarla a dar un paseo… - Le dijo mirando fijamente los restos. El viajero entonces miro frente a frente al árabe. Empezó a reconocerse en ese rostro extraño que tenia en frente y pudo ver como una sombra los traspasaba hasta metamorfearlo completamente. Era como verse en un espejo. - Tenemos que salir de aquí… - Dijo. Y se desmayo. 60
  61. 61. 8 - ¿Disculpe señor? El viajero se sobresalto al sentirse descubierto en sus pensamientos. - Dígame… Era una de las aseadoras del aeropuerto. - Se ve un poco pálido… ¿Se encuentra bien? - Si gracias… ¿Qué hora es? - Son las siete menos veinte minutos. - ¿Eh? - ¿Viaja usted hoy? - Si…A las ocho… La aseadora se retiro un momento y le trajo un vaso con agua el cual el agradeció. 61
  62. 62. - Aun esta a tiempo para su viaje….Con permiso si es tan amable, voy a barrer debajo de estas sillas - Claro, siga… - ¿Esa corbata en el suelo es suya? - Si…gracias. El viajero la recogió y se dio cuenta que estaba salpicada de sangre. La aseadora no hizo más comentarios y siguió su camino después de realizar la limpieza de la sala de espera. El viajero tomo su corbata y la puso dentro del rollo de la toalla que tenia al lado. La herida ya no estaba arrojando sangre y decidió ir a buscar algo de comer al restaurante del aeropuerto. Volteo a mirar el tablero frente a él y observo la fecha: Diecinueve de Abril. Se sintió un poco ahogado y se sentó unos momentos más, para tomar algo de aire. Su mirada se poso distraída en la toalla que envolvía su ropa y otras cosas. -¿Por qué no hiciste la puta maleta como te pedí? ¿Por que? – Y empezó a sollozar. El sabía bien que ella estaba saliendo con otra persona en sus largas ausencias. Lo adivinaba en sus ojos. En su forma de moverse. En sus silencios. Especialmente en sus silencios. Era como si esa piel ya no le contestara a su piel y eso lo deprimía. Ocultaba su dolor en lo más profundo de su alma mientras seguía actuando como siempre con ella: De una manera apática y desentendida. Recordó su ultimo viaje 62
  63. 63. realizado, hace año y medio aproximadamente. Tomo un vuelo directo hasta Kyoto y cerro un gran negocio con unos comerciantes orientales. El vuelo de regreso estaba programado para el domingo de aquella semana, pero era jueves y el ya habia finiquitado todos sus asuntos. Esa tarde salio a deambular por la ruidosa ciudad. El comercio y la cantidad de cosas extrañas que veía lo encantaban sin remedio. Sin duda oriente estaba adelantado muchos años en comparación a otros lugares que el conocía tan bien. Le encantaba ver las calles adornadas con papeles de todos los colores imaginables. Los extraños logos y las figuras de cerámica le daban esa sensación de estar en un mundo de cuento. El arte oriental lo ensimismaba y le daba mucho que pensar. Al pasar una de las calles se entretuvo por un rato viendo pasar un desfile. Hombres bajo el disfraz de un gran dragón lo entretenían. Le parecía maravilloso ver como toda esa coreografía cobraba vida y lo transportaba a otro sitio donde se sentía mas seguro, más cómodo, menos presionado por sus propios pensamientos. Por un momento olvido todo su dolor y toda la carga emocional de su vida: Sus padres hedonistas, sus abuelos rígidos y autoritarios. Los malos momentos encerrado en una vieja bodega por cada cosa que hacia inocentemente siendo chiquillo. El abuso sufrido por las mujeres encargadas de cuidarlo mientras sus padres viajaban por todo el mundo de fiesta en fiesta, la humillación recibida durante sus años de colegio por parte de sus compañeros que se complacían en destruir su estima por ser el un chico tímido y silencioso, la trasgresión de su mente que lo convertía 63
  64. 64. en otro tipo, en una persona que siempre odio pero que en el rincón mas oscuro de su alma dolorida, siempre admiro en el mas absoluto secreto. Ese alguien que desencadenaba la bestia alimentada en su mente durante toda su vida y que de vez en vez sabia a darle una vuelta al mundo para ajustar cuentas con sus propias sombras, con sus propios fantasmas, salpicando sangre inocente en todas las direcciones hasta que su alma volvía a estar en paz. Peor esa era solo por un tiempo. La sed siempre volvía envuelta en la aparente calma del hombre viajero que iba en aviones grandes recorriendo una ruta ya muy conocida: La de su propio pensamiento oscuro. Si, el siempre odiaba convertirse en alguien que siempre lo dejaba inconsciente y confundido cada vez que sentía que se posesionaba en el. En fin, le hacían olvidar su horrible vida. Paso por una vitrina descuidada y se quedo viendo algo que llamo poderosamente su atención: Un mazo de cartas de tarot. El siempre tuvo reticencia absoluta por las artes negras, pero por alguna razón no explicada, no podía retirar sus ojos de aquellas cartas. Finalmente se aventuro a ingresar a la vieja tienda. No habia nadie por allí. Toco la campanilla de silencio una, dos, tres veces, pero nadie vino a su servicio. El escaparate de la entrada tenia descorrida la puerta y pudo ver mas de cerca las cartas. Las tomo y sintió de inmediato como un extraño calor subía por sus manos e invadía su cuerpo. Empezó a barajar las cartas y su mente lo empezó a llevar a otro 64
  65. 65. sitio. En un impulso instintivo las soltó de inmediato regándose todas por el suelo. Se quedo observando a todos lados a ver si alguien bajaba, pero nadie bajo. Al parecer el dueño o la persona que atendía no estaba. Recogió rápidamente todo el mazo y lo volvió a dejar en su sitio. Ya se iba a ir cuando noto que las cartas tenían un color por uno de sus bordes y un color diferente por el otro lado. Las tomo de nuevo y las acerco a sus pupilas para ver más de cerca. Estaban manchadas de sangre. Con su mano izquierda tomo la primera carta y paso un dedo sobre la mancha. De inmediato en su cabeza se formo la imagen de un rostro que lo miraba complaciente y con los ojos en llamas. El viajero pudo sentir como esa energía invadía su cuerpo. Cuando volvió a abrir sus ojos estaba saliendo de Kyoto en un vuelo de vuelta a casa. “Entonces fue un sueño” Pensó y se sintió mas tranquilo. Su mujer lo esperaba hasta el domingo pero el llego de vuelta un viernes en la mañana. De inmediato se dirigió a su casa, pero no encontró a nadie. Entro a la ducha, se afeito, se visito de nuevo y salio a almorzar a un pequeño restaurante cerca de su casa. Terminada la opípara comida pidió una cerveza y se quedo allí sentado, disfrutando una hermosa tarde en rosario, viendo pasar a hermosas mujeres y relajándose bajo el agradable sol argentino. Fue entonces cuando vio pasar a su mujer tomada de la mano de otro 65
  66. 66. tipo. Decidió seguirlos a distancia prudente y vio que entraban a unas pequeñas residencias del centro. A partir de ese instante supo que su mujer le era infiel. El viajero continuo con su vida normal y fingía salir de viaje para dejarla sola. Se hospedaba en cualquier hotel y volvía directo a la esquina de su casa a ver que hacia su mujer. En ese año y medio simulo mas de seis viajes y en todas las ocasiones era lo mismo: El se despedía, ella esperaba unas horas y entonces el amante de ella entraba a su propia casa y se quedaba un día menos de los que el le habia dicho a ella que duraría el viaje. Siempre que el simulaba que habia llegado, ella se ponía de un humor insoportable. El viajero nunca entendió por que ella siempre le reprochaba el hecho de que el viajara, pues era en esas ausencias que ella estaba con su amante. No tenía mucho sentido. En las noches se quedaba dormido y soñaba con mil y una formas de castigarla por traidora. En sueños se convertía en un monstruo que la golpeaba, la baleaba, la atropellaba con su coche. Los sueños con los meses se convirtieron en pensamientos. A veces la veía parada en la cocina preparando la comida y le daban unos impulsos malsanos de arrojarle aceite hirviendo en el rostro. No podía creer lo desagradecida que era después de que el hace muchos años, la habia sacado de la calle y le habia ofrecido una vida. Vida que ahora ella estaba destruyendo para el. Una noche ella se quedo profundamente dormida en la sala mientras leía un poco. Al lado habia una botella de vino casi por terminar y el dedujo que tal vez estuviese un poco ebria. En ese instante sintió como si algo sobrehumano se hubiese 66
  67. 67. apoderado de el y tomando la botella fue hasta el pasillo de la casa y la rompió con cuidado. Ella ni se inmuto. Se paro frente a su mujer y estuvo a punto de clavarle la botella despicada en el cuello. Ante sus ojos empezaron a danzar imágenes sangrientas una y otra vez, como tantas veces el las presencio. Cada grito, cada lagrima demarrada por las protagonistas de esas imágenes retumbaba en toda la habitación sin control alguno. Respiro profundo y apretó sus ojos con fuerza. Todo paso. Estaba de nuevo en situación. Estaba listo para matar. Dejo de respirar y se concentro en un punto específico del cuello de su mujer. Por alguna razón reacciono y sintió pena por el mismo. Arrojo la botella a la basura y se fue a su habitación. Esa noche no pudo dormir. El sabía que de seguir en esa situación era probable que terminara matándola y ante sus propios ojos, tenía razones de sobra para hacerlo. Justifico su accionar como el de todas las personas que lo habían rodeado durante su infancia y su primera juventud: De una forma cruel y egoísta para con el. El portal que siempre habia delimitado tan bien empezaba a abrirse de manera descontrolada y le daba cabida a todos. No podía entender como la mujer que amo tanto estaba empezando a ser deseada por esa otra sangre que recorría sus venas, como días extraños en un calendario privado. Sentía en esos instantes de duda y angustia infinita como si su cabeza cayera a un pozo que nunca tenía fin y se repetía siempre esa misma sensación inicial de vértigo. El tiempo no existía porque 67
  68. 68. los minutos no avanzaban y por más que trataba de gritar de pena, un silencio pétreo se enredaba en su garganta y era todo lo que podía hacer. Por esa razón decidió que en tres días saldría de nuevo de viaje después de tanto tiempo y visitaría algunos lugares. Necesitaba estar alejado de ella, por el bienestar de ella misma y por otro lado pensar muchas cosas. El sabía bien que tenia que pensar. Lo del viaje finalmente fue cierto, pues allí estaba en el aeropuerto, pero lo del bienestar de ella… 68
  69. 69. 9 El detective Castro se encontraba monitoreando pasillos y salas al azar desde el cuarto de seguridad del aeropuerto. Estaba estresado y tenía sus ojos enrojecidos de tanto hurgar en los monitores en busca del asesino. Nada parecía indicar su presencia. A veces se quedaba por instantes revisando a lagunas personas que le llamaban la atención por sospechosas, pero después de unos minutos se daba cuenta que no era el que buscaba. Llevaba persiguiendo al “Tsunami” tres años largos ya. Los primeros crímenes no tenían ninguna conexión aparente. Las dos primeras victimas fueron chicas. Una de ellas fue una joven morena de unos diecisiete años de edad que trabajaba en los prostíbulos de la parte barrial de Buenos aires. Encontraron su cuerpo descuartizado en el cuarto donde la chica recibía a sus clientes. El segundo crimen tambien fue de una chica de unos veinte años de edad que trabajaba como vendedora ambulante en una esquina transitada del barrio Palermo. Algunas partes de su cuerpo se encontraron en las afueras de la ciudad envuelta en el mismo tapete que usaba para ofrecer los collares de cuentas que vendía. Fueron casos aislados y entre uno y otro crimen 69
  70. 70. hubo alrededor de diez meses de diferencia. Se le atribuyo todo a ajustes de cuentas callejeras. Los casos fueron archivados. Pero tres meses después se disparo la alerta de manera significativa. Un hombre ingreso a la estación en calidad de sospechoso una noche de octubre. Lo habían encontrado junto a los restos descuartizados de una mujer de unos treinta años de edad. Al parecer el llamo y dio aviso a la policía y espero a que estos llegaran para dar aviso del lugar donde habia encontrado los restos. Pero su nerviosismo y confusión fueron suficientes para ser llevado hasta la estación. Esa fue la única ocasión en la que el detective lo tuvo frente a frente. Se le tomaron huellas y fotografías en esa oportunidad. Las mismas que ahora llevaban los agentes en el aeropuerto para tratar de identificarlo. Fue interrogado de una manera exhaustiva por el detective en aquella oportunidad. El hombre dijo que era un comerciante que viajaba por el mundo en diversos negocios. De nacionalidad Argentina su rostro revelaba una descendencia árabe tremenda, pues cualquier persona que no lo escuchara hablar, pensaría que era de allá. Lo que mas le llamo la atención fue su mirada. Habia algo que lo ponía inquieto al verlo a los ojos. Finalmente no se pudo probar nada y tuvo que ser dejado en libertad. Pasaron algunos meses cuando en un rutinario informe recibieron entre muchas notificaciones uno retrato hablado de un asesino serial al cual bautizaron “Tsunami” buscado por la INTERPOL, del cual solo tenían un retrato hablado de un testigo que alguna vez lo vio abandonando el cuerpo despedazado de una 70
  71. 71. chica en Madrid. Era todo lo que habia del asesino, pero por el “Modus Operandi” La policía internacional conecto ese crimen junto a otros de la misma naturaleza. Además el asesino tenía su firma personalizada: Un corte profundo que dejaba en las victimas en la mano izquierda. Se recomendaba a la policía de cada país tener cuidado e informar en caso de cualquier avistamiento o sospecha de estadía del criminal. Al ver el retrato hablado en esa ocasión, el detective Castro reconoció enseguida al personaje: Era el mismo comerciante que habia interrogado hacia un tiempo. Reviso los informes forenses de las tres victimas encontradas con anterioridad y en los tres las victimas tenían un corte en la mano izquierda. Habia tenido a un asesino buscado internacionalmente frente a él y lo habia dejado ir poniendo en peligro a sus propios compatriotas. Eso lo lleno de rabia y lo tomo como algo personal. El detective Castro era un hombre perfeccionista y no sentiría paz hasta capturarlo. Se realizo un despliegue inmediato para la captura en todos los aeropuertos de la Argentina. Durante muchos meses estuvo pendiente del movimiento de su objetivo, pero nunca lo vio aparecer. Era como si se lo hubiera tragado la tierra. Con todos sus datos intentaron capturarlo por todos los medios, pero fue inútil. “Tsunami” habia desparecido. Se interceptaron cuentas bancarias, negocios. Nada. El dinero ya habia ido retirado. El negocio terminado. No hubo manera de dar con el personaje. Nunca volvió a sacar algo a su nombre. Un crédito, un libro, una inscripción a una revista. Pero algo le decía que el asesino pronto reaparecería y esa 71
  72. 72. seria su oportunidad. Paso casi año y medio sin que esto ocurriera. Hasta aquella noche. Sentía una excitación incontrolable de saber que su buscado matón estaba muy cerca de él y que tal vez lo podría capturar. Eso seria algo bueno para levantar su ánimo. Hacia solo unos pocos meses que se habia separado de su mujer y su compañero de trabajo habia sido baleado semanas atrás cuando trabajaba de encubierto en otro caso. Estaba empezando a tener problemas con las pastillas para dormir, pues poco podía hacerlo. El medico le habia recetado una dosificación que nunca se cumplía, pues el detective, después de un largo día de trabajo, llegaba a su casa, encendía la televisión sin volumen y se toma de un solo sorbo largo de agua, hasta cuatro pastillas a la vez. Eso lo sumía en sueños profundos pero bastante irregulares. A menudo soñaba con el “Tsunami” se habia convertido en su obsesión. Pero los sueños eran incoherentes. En uno de estos el estaba sentado en un parque repleto de gente un mediodía. El veía al Tsunami y empezaba a llamarlo, pero este no lo escuchaba. Entonces aparecía detrás de el y lo tomaba por el brazo en silencio. Ambos se sentaban bajo la sombra de un gran pino alejados de la multitud y encendían cada uno un cigarrillo y se quedaban allí, los dos, en silencio, sin mirarse uno al otro. El “Tsunami” sacaba una revista y ambos la ojeaban, pasando las hojas sin decirse nada. En otro sueño, el estaba atado en una cama y el asesino entraba con un cuchillo de destasar cerdos. El no podía moverse y “Tsunami” Se subió encima de él desnudo y empezaron a tener sexo. En ese momento el detective se daba cuenta 72
  73. 73. que era una mujer y se echaba a reír. El asesino se molestaba y lo desposaba de la cama, pero al hacerlo, lo cortaba en la muñeca con el cuchillo. El detective se sentaba en la cama y se ponía a llorar. Después se despertaba. Él achacaba este sueño al hecho que el día anterior habia estado en el medico para una colonoscopia, pues al parecer tenia un problema delicado con su colon. - Detective Castro - Dígame sargento - Ya hemos revisado toda el Ala Oeste y no encontramos nada. Nadie ha visto al sujeto en cuestión. ¿Cómo van ustedes a este lado? - Aun no hay indicios. Quizás el maldito del “Tsunami” ya abandono el aeropuerto… - ¿Entonces normalizamos el transito de gente? - Yo creo que si…No espero que encontremos a nadie ya… En ese momento recibió una llamada por el radioteléfono - Detective Castro. Cambio. - Adelante. Cambio - Tenemos a una de las aseadoras del aeropuerto que asegura haber visto al “Tsunami” hace unos minutos en la sala de espera del Ala Este. Cambio. 73
  74. 74. - ¿En donde están ustedes en este momento? Cambio - En los vestidores de los empleados. Cambio. - Voy para allá. Cambio y fuera. – El detective guiño el ojo al sargento y le dijo: - Tal vez aun no debamos normalizar actividades. El asesino esta aun en el aeropuerto, y es nuestro… Se dirigieron velozmente al área señalada. Los policías estaban junto a una mujer de unos cuarenta años. Estaba sentada tranquilamente, tomándose un tinto. - Detective – Se escucho decir a uno de los policías – Es ella… - Señora ¿Cómo esta usted? - Muy bien gracias…Con ganas de irme pronto a casa - Como todos, señora…Dígame ¿Dónde vio a este sujeto? – Y le extendió la foto del “Tsunami” - Yo estaba realizando mi ronda de limpieza en la sala de espera y allí lo vi. Estaba sentado en una de las sillas y se veía como enfermo….Sudaba bastante…Yo le brinde un vaso de agua porque me dio pesar… ¿Hice algo malo? - No. No se preocupe…Cuénteme mas… ¿Vio algo sospechoso? ¿Le dijo algo? 74
  75. 75. - No señor…Se porto muy amable, aunque se le notaba el cansancio. Llevaba algo envuelto en una toalla que tenia al lado… -¿Vio el contenido? - No señor…Yo le pedí permiso y empecé a realizar la limpieza…Es todo - ¿Segura? - Si señor…Aunque... -¿Si? - Si hubo algo…Yo estaba barriendo bajo las sillas y encontré una corbata…El dijo que le pertenecía y yo se la entregue. El se la coloco en seguida. El detective se quedo pensativo unos instantes. ¿Un pasajero con corbata en un país como este en pleno verano? No tenia sentido. La temperatura de ese día incluso habia alcanzado los treinta y seis grados centígrados…Incluso siendo en ese momento las siete y cuarenta de la noche nadie pensaría jamás en ponerse una corbata… ¿Para que? ¿Se iba a reunir con alguien? ¿Iba a viajar? Si acababa de dejar un cuerpo descuartizado en el aeropuerto una corbata no ayudaría de mucho en la fuga…A menos que el tipo estuviera loco. Su mente se ilumino de repente. - Señor detective…me acorde de algo mas… 75
  76. 76. -La escucho - El me pregunto que día era hoy y que estaba esperando salir en el vuelo de las ocho de la noche... -¿Le dijo cual? - No señor. - OK señora. Su ayuda ha sido muy valiosa para nosotros. – Se volteo hacia el sargento y le dijo: - Avise a todos los agentes y vigilantes que se encuentran en el aeropuerto que estén pendientes e indaguen con todas las personas presentes. ¡Estamos buscando un hombre con corbata! - De inmediato. - Vamos a revisar todos los aviones con pasajeros que se encuentran en las pistas esperando poder despegar. Es probable que ya se haya subido al avión. Si es así, será más fácil su captura, pero tenemos que tener un máximo de cautela. Ustedes revisen los vuelos nacionales. Usted sargento acompáñeme. Revisaremos los aviones con destino internacional. Los hombres se dispersaron rápidamente. Mientras caminaba por el pasillo hacia la pista el detective Castro chasqueo sus dedos y murmuro en voz baja: -¡Es mío! 76
  77. 77. 10 El viajero abrió de nuevo sus ojos. Estaba sentado en la misma sala de espera del aeropuerto. Misma silla de plástico. Misma nausea. Se pregunto por un instante cuantas horas ha estado allí en ese lugar. “Es como si toda mi vida hubiese estado aquí” Pensó desconsoladamente. Sin necesidad de bajar la vista sabia que en la silla de al lado estaba una toalla con todas sus pertenencias envueltas. Sabia que si se llevaba la mano al cuello encontraría su corbata con el excelente nudo Windsor que aprendo a hacer desde muy chico a fuerza de aguantar los golpes de una vara de madera que era empujada vigorosamente hacia sus carne por su abuelo paterno, el cual no toleraba un mal dobles de la corbata. Se quedo observando la multitud a su alrededor. Se veían cansados y con una mueca de resignación en sus rostros. Estaban allí tirados, esperando algo, pero el no sabia que. Por un instante sintió su mente totalmente despejada y entonces lo recordó todo. 77
  78. 78. Esa ultima vez que estuvieron juntos esa mañana. - Prepárame la maleta mujer que voy tarde… - Si claro…ya te empaco tu perra maleta… - Dijo furibunda mientras extendía la toalla en la cama y arrojaba con rabia cosas en su centro. Luego unió las puntas y la arrojo en la puerta del cuarto. - Ya esta tu maleta… ¿Linda no? - ¡Puta! - Exclamo colérico mientras se abalanzaba sobre ella. - ¡Te voy a matar perra! - No eres capaz… - respondió con dificultad intentando quitárselo de encima. El rápidamente busco a tientas cualquier cosa y encontró su amada corbata. La que siempre usaba para los viajes. La tomo de un extremo y con agilidad le dio la vuelta al cuello de la mujer mientras halaba la otra punta con fuerza intentando asfixiarla. - Ahora si te jodiste… Ella trataba con todas sus fuerzas de desembarazarse del peso de aquel hombre que estaba extinguiendo su vida, pero fue inútil Ella adivino en los ojos encendidos como llamas de él, que moriría sin remedio. Esa mirada era una confirmación de que efectivamente, el ya lo sabia todo. Lo pudo leer nítidamente. Entonces dejo de forcejear, cerró los ojos, pido perdón a Dios por sus pecados y se entrego a los brazos de la muerte, exhalando con todas sus fuerzas a pesar de lo apretado de la corbata en su cuello, por última vez. 78
  79. 79. El viajero se quedo allí sentado en la cama, viendo el cadáver de su mujer. Empezó a llorar y sus lágrimas colgaban de su rostro como las flores muertas del jardín colgante. Pasaron unas horas hasta que el finalmente ceso su llanto. Se quedo mirando su rostro y su cuello amoratado y le dijo: - Nunca viajaste conmigo. Boluda yo te hubiera llevado. Yo siempre quise viajar con vos… Se dirigió como un sonámbulo hasta la cochera y saco su maleta de viajar. La de todos los viajes, al igual que su corbata. Subió de nuevo al cuarto y la acomodo totalmente abierta sobre la alfombra. Abrió un bolsillo falso de la cubierta y saco un cuchillo de carnicero enorme. Coloco a su mujer muerta en forma de cruz sobre la cama y le dijo: - Este viaje lo haremos juntos. Que sea la celebración de nuestro aniversario. Y con infinito amor empezó a desmembrarla. Primero le cortó la muñeca izquierda y vio brotar de inmediato la sangre, aun tibia, de su amado cadáver. Después de un rato se le podía ver acomodando cuidadosamente cada miembro mutilado de su mujer en la enorme maleta. Como siempre lo hizo alrededor del mundo usaba cuatro 79
  80. 80. bolsas de plástico negras: Una para la cabeza, otra para el torso, otra para las caderas y la mitad de las piernas y la última para la otra mitad de las mismas, brazos, manos y pies. Introdujo encima de las bolsas sangrantes algunas ropas de cambio, sus útiles de aseo y la cerro con cuidado de que no quedara nada por fuera. Tomo su auto y llego al aeropuerto temprano. Eran las seis de la tarde. Dejo el coche en el parqueadero del aeropuerto y pidió ayuda a uno de los empleados para subir la maleta en una de las montacargas personales. La carreteo por los pasillos hasta llegar al baño Ingreso con dificultad la maleta y cerro la puerta con pasador. Se quedo allí mirándose en el espejo. Primero vio ese producto se su imaginación que tantas veces construyo en su mente. Pero con el paso de los parpadeos el reflejo volvía a la normalidad y podía verse de nuevo a si mismo tal cual era. Un hombre de descendencia árabe, nariz aguileña, rostro con barba. Siempre odio ser el, pero por mas que trato, nunca pudo escapar de su destino. Tal cual se lo habia pronosticado el viejo adivino de El Cairo en el viaje que realizo en aquella ocasión. Tuvo un lapsus de lucidez y se dio cuenta que habia llevado hasta el aeropuerto a su mujer muerta, despedazada en su propia maleta. Peor aun: Llevaba su amada corbata untada de sangre por uno de sus lados. Llevo la maleta hasta el fondo del baño y entro en uno de ellos, cerrando tambien la puerta. Decidió abrir la maleta y entonces vio al hombre que el habia construido en su imaginación, todo despedazado. No se asusto, de algún modo, sintió un alivio indescriptible. Tenia esa tonta sensación de que todo 80
  81. 81. habia terminado por fin. Tanta muerte, tanto horror. Pero de nuevo volvía a subirse al carrusel de la locura. Vio como todas esas partes salían desorganizadamente de su equipaje y tomaban forma unificada. Ahora esas partes eran el: Mustafa Abar- Me Barak. - Bueno…Aquí estamos finalmente. – Le dijo al viajero mirándolo con los inevitables ojos encendidos. - Déjame en paz….Sabes que no es un buen momento… - Lo se. Pero tú lo querías. Lo anhelabas desde hace mucho. Los dos sabíamos que esto tarde o temprano pasaría. No nos gusta que nos engañen ni nos hagan daño… ¿Cierto? - ¡Cállate! No te quiero escuchar más… - Si no me quieres oír, entonces debes dejar de hablarte. Tu y yo somos uno solo….Siempre lo hemos sido. - ¡No quiero escuchar mas! El musulmán empezó a reír. Entonces el viajero colérico empezó a palmotear el aire, como si quisiera desaparecer esa visión de aquel lugar. Se agito tanto que cayo al suelo torpemente. Cuando se levanto sus ojos se encontraron con la vieja casa quinta de sus abuelos. Vio a sus padres en medio de la sala, drogados con opio y bebiendo vino hasta el sacio. “No” Gritaba mientras se cogía la cabeza a dos manos. Después vio venir a su abuelo. Se paro junto a él y le dijo: 81
  82. 82. - Ya puede usted abrir sus ojos. Todo ha terminado. Estaba allí en el suelo. Llorando como un niño. Se quedo mirando su muñeca cicatrizada. El sabia muy bien de donde venia aquel corte. Esa mañana en el balcón de aquella casa. Su abuela lo reprendía por no haber hecho la cama correctamente. Le habia quedado un pequeño pliegue en las sabanas y ella no lo tolero. Mientras era castigado con la vara de siempre en su espalda el decidió que no volvería a llorar por esos castigos. La abuela percibió que el chico ya no se quejaba y empezó a azotarlo con más fuerza. No hubo cambio en el. Entonces lo tomo de los brazos y lo giro bruscamente frente a ella. - ¡Ya no te duelen mis castigos! ¡Sinvergüenza! Fue entonces cuando todo ocurrió en un segundo. El niño tomo de las manos a la anciana y con una fuerza increíble para alguien de su edad, la arrojó por el balcón. La vieja intento agarrase del chico y en su caída, aruño con uno de sus dedos la muñeca del nieto, propinándole una herida profunda. Finalmente cayó al piso con los ojos abiertos. Desorbitados. Horrendos. El se quedo unos instantes conteniendo la respiración. Sentía que el corazón se le iba a salir del pecho. Pasaron unos pocos minutos. Nadie llego. Todo el mundo estaba en lo suyo y nadie se dio cuenta de lo que había pasado. 82
  83. 83. Entonces el bajo corriendo las escaleras y salió de la casa. Como pudo arrastro a la anciana hasta el establo de la quinta y cero la puerta. Dos potros adormilados fueron testigos de la espantosa escena en la cual el chico descuartizo con una pica de arar a la anciana. Sus pequeños zapatos infantiles quedaron salpicados con esa sangre, pero el chico no parecía perturbado. Un brillo lleno de fulgor apareció por primera vez en sus ojos., Esa llama de siempre. Esa locura. Esparció a la anciana en diferentes huecos abiertos en el establo y luego de rellenarlos de nuevo, los cubrió con paja seca y excrementos de los animales. Limpio cuidadosamente la pica y sus ropas y salió por la puerta trasera del establo yendo directamente a su habitación. Los días pasaron y las búsquedas de la anciana no dieron resultados. Se declaro simplemente como desaparecida. Su abuelo entro entonces en una profunda depresión. Pasaba los días encerrado en su cuarto. Nunca más lo volvió a reprender o a llamar la atención si quiera por algo. El chico no podría sentirse mas satisfecho por sus actos. Pasaron once meses y entonces una noche una de las empleadas salió gritando de la planta alta. Su abuelo había muerto de pena. En medio de la conmoción general nadie percibió en los labios del niño una sonrisa dibujada con la sangre de otra persona. Pero a el ya no le importaba nada. Era feliz. Se había quitado un yugo de encima. Sus padres, para quitarse la pena salieron en un largo crucero alrededor del mundo, llevando una conveniente provisión de opio para amenizar el recorrido. Fueron detenidos en Londres y 83
  84. 84. procesados por carga ilegal de droga. Su padre murió de un infarto en la cárcel y de su madre nunca mas volvió a saber nada. No podía creer tanta suerte. Y todo por haber tomado su ira y haberla volcado en ese impulso asesino y liberador. Entendió que la muerte era un arma secreta que tenía un hombre bajo su manga y que si se usaba con pericia, podría cambiar el rumbo de su vida. Y así lo hizo. Con el pasar de los años empezó a recurrir de una manera más constante a ese concepto y sus manos se empezaron a llenar más y más de sangre. El lo hacia como un antídoto a su pena, un escudo ante la agresión de los demás, Un silenciador a todas las voces infernales que habitaban su mente de vez en vez. Cuando la conoció a ella esto ceso por algún tiempo. Pero ese alter ego siempre estaba allí, exigiendo ser atendido en sus intensiones. Y ahora todo había llegado al punto más crucial. Por primera vez había asesinado a alguien a quien el amaba. Pudo haberse redimido, pero nunca se arrepintió de lo que hizo. 84

×