1
GATOS EN EL SUELO




        STAROSTA
    (RAFAEL BEJARANO)

2
CUENTELE A TODOS QUE NO LEYO ESTE LIBRO


                                          3
SUITE
4
LA HUIDA

La mañana amaneció mas temprano que de costumbre y me
abofeteo severamente, hasta despertarme. Me quede
observan...
LOS NIÑOS



                                   Llegue a una ciudad muy fría,
                                   llena de ...
LOS RICOS

Avance más hacia el norte de aquella ciudad y llegue a calles
embellecidas, repletas de casas coloridas y enorm...
LOS ESTUDIANTES




Una manifestación avanzaba lentamente a través de la principal
avenida de la ciudad, bloqueando el trá...
frases rebuscadas de otros pensadores, pero no tiene afán por ir
a conseguir empleo. La bohemia esta bien, ese no es el pr...
EL SUEÑO

Llegue a un bosquecillo y decidí pasar allí la noche. Coloque mi
pequeña maleta debajo de mi cabeza y me cubrí c...
LOS PASOS



Camine por sitios llenos de
barro y me di cuenta que mis
pasos eran perseguidos por
unas huellas que eran las...
LA PIEDAD



La entrada de aquella ciudad estaba desprovista de toda
vegetación. Todo estaba desierto. Todo estaba en un s...
EL VERANO




El verano me recibió en una comarca grande y repleta de gente.
Estaban celebrando ser la capital de la confr...
envidia de ver que yo aprendí a escribir con el lenguaje de mi
alma, y en ese sentido, el es un completo analfabeta…y las ...
EL ESTANQUE




Llegue cansado a la
orilla    de      un
hermoso estanque
y metí mi mano
para beber un poco
de agua. Estab...
MATAR LA MUERTE

Entonces después de tanto viajar llegue a un edificio extraño en
horas de la noche. Una mujer se asomo y ...
LAS MANOS




Me senté sobre una enorme roca y me quede contemplando el
cielo nocturno. Me quede pensando un rato en todas...
EL PASADO

Faltaba poco para ser mediodía. Tenía hambre y no divisaba lugar
donde llegar a comer algo. En alguna vuelta de...
LA ENFERMEDAD

Hube de llegar a una pequeña comarca costera, en donde el calor
aprieta fuerte y sin piedad. Las calles est...
EL PANTANO

No se por cuanto tiempo estuve avanzando en el medio del
bosque sumido en profundas oscuridades. Solo se que e...
atreví de nuevo a acercarme al pantano y le pregunte a una de las
siluetas de quien era.

- Es de La niña – Comento entonc...
LOS SACRIFICIOS

Un hombre de mediana edad, esta subiendo al cerro enorme,
llamado Monserrate, de rodillas. Lleva piedras ...
EL AMOR

El amor es solo un instrumento por el cual podemos medir
nuestro dolor. A mayor cantidad de amor, menos dolor ten...
EL PASTOR




Me llamo la atención un murmullo que salía de una enorme bodega,
cerca de donde yo estaba. Curioso me acerqu...
LA LLOVIZNA

¡Hermosa llovizna viajera que has pasado leve por mi piel y ya te
estas despidiendo! Eres como mi alma atrave...
EL TEMPLO




Me dijeron que no podía ingresar al templo con los zapatos
puestos, pues estaban cubiertos de polvo. Me dije...
EL FRIO

Me encontré con un camino enyerbado y sinuoso y mi cuerpo se
empezó a entumecer de frío. Estuve en aquel camino c...
LOS FALSOS

En lo mas extremo de mi viaje, en un lugar que se encuentra a
horas de sinuoso camino, llegue a un pequeño pue...
de nuevo mis roídos trajes, dejando la ropa prestada sobre la
cama. Baje las escaleras y me dispuse a partir. El hombre me...
EL CASTIGO

La gente estaba gritando como loca en la plaza principal. Yo me
abrí paso en medio de la multitud y vi con sor...
LA SOLEDAD



Dicen que en la
casa que queda
en la parte más
alta     de     la
comarca, vive una
mujer que nunca
sale de ...
- ¿Eres tu, el amor de mi vida, que me prometió que un día
volvería por mi?

- No señora. Soy un forastero que ha venido h...
EL PENSAMIENTO

El pensamiento es como una herramienta que se hace inútil en
nuestras manos, si no la sabemos usar. El pen...
EL FINAL DEL VIAJE

Y después de tanto estar aquí y allá, después de ver tantas cosas
en este mundo, llegue al final de mi...
CANTATA
      35
MI ALMA



Mi alma se quedo
mirándome en el
espejo, me mostró
la hora y se fue
corriendo. Yo no
pude atravesar la
distanci...
EL BURRO



Un burro se detuvo a pensar en
el medio del camino que seria
de su vida. Estaba condenado a
ser siempre menosp...
EL GUIA



                                    Un ciego juega ha cerrar los
                                    ojos y can...
CUENTO PARA TERMINAR UNO MISMO




Los tres negros africanos encontraron el baúl enterrado en
medio de la tundra. Todos so...
comprobara que la llave sea del baúl, pero deben dejar todo como
esta. Nadie le dirá a nadie quien tiene la llave. Mañana,...
Cuestión de segundos. Dejo además la llave pegada, para que
Korunga la encontrara. El sabia que de esto dependía su vida.
...
TRAVEL



La mañana despunto sobre la ventana. El cielo no sabe hoy adonde
voy y yo no le dije nada. Me devolví sobre mis ...
EL AVE

En lo más espeso del paraíso primal se puede ver a un ave
cabeceando somnolienta sobre la rama de un árbol a las d...
REZOS

                           Un monje budista esta en aislamiento
                           mientras ora en silencio...
LA OLLA



Una anciana llora escandalosamente en el fondo de la choza
pobre y maloliente. La anciana a descubierto con pav...
de su casa. Preocupados, los vecinos derribaron la puerta y la
encontraron abrazada a la olla de barro, reluciente y sin
e...
GATOS EN EL SUELO




Tres gatos están jugando en el
suelo. Tres gatos que miran a
ninguna parte y tienen siete
vidas para...
LA TUMBA



Una fanática religiosa de la congregación de los testigos de
Jehová esta en el jardín trasero de su casa cavan...
EL MINERAL

Un alquimista esta preparando una poción para sacarse el mineral
del alma. Un alquimista es un hombre ambicios...
EL DUENDE




Un chico se convirtió en duende por faltarle al respeto a su
madre. El duende sueña todas las noches en volv...
LOS NAVIOS

Mira y cruza tu mano por el rostro cuando a lo lejos se ven
despuntar los navíos en el alba. Cruza los dedos y...
LOS GOLPES



Un hombre golpea a su mujer cerca a la medianoche. El ha llegado
ebrio y la castiga pues ella ha osado repro...
LA RULETA

Un ave del paraíso esta mirando la ruleta dar vueltas y vueltas y
se encandila con sus colores y sus formas y l...
EL CEMENTERIO

Estoy medio despierto en el incesante rumor de las cruces de un
cementerio. La ciudad esta quebrada ¿Con qu...
SOY YO

Estoy recostado sobre una hierba fina que me pega en el rostro
con gracia y entonces siento por primera vez que es...
LA LLUVIA

Un grillo de monte se quedo por fuera de su madriguera una
noche que anunciaba lluvia. El grillo empezó su prec...
LA AMBICION



Una serpiente avanzaba por la selva, mientras cantaba
encantada, con su lengua venenosa. Llega a la madrigu...
EL MAESTRO

Un día lo vi pavoneándose como un pollo en el medio de todos
nosotros. Hablaba de lo importante que era la pie...
EL MERCADO

Una señora iba por el medio de la calle del abasto con una
canasta en la que llevaba la comida para el mes, co...
TRUCOS BAJO LA MANGA



Por un tiempo fui mago. Un mago de la
vida. Y hube de sacar mil trucos que
tenia bajo la manga. Pe...
LOS LIBROS

Me encerré un día dentro de mi biblioteca personal y me perdí en
medio de las letras de los libros. Viaje por ...
LA RABIA



A una mujer joven:

Y es bueno estar uno un poco agresivo. Es la rabia insolente de tu
juventud. Déjala correr...
LA CEBOLLA

Una cebolla de tallo verde y cuerpo redondo se quedo observando
a través de su vestidura el mundo. Como ver a ...
EL FRIO (REMAKE CONTRACORRIENTE)

Una tarde de abril iba el viento de norte a sur, en un viaje
violento por todas partes. ...
LA ORQUIDEA




Una orquídea se marchita para siempre en el medio de un valle
que nunca nadie ha visitado. Jamás. Nunca. J...
LA GACELA

Una gacela saltaba feliz y vanidosa por el bosque en una templada
mañana de mayo. Un conejo, joven aun, la enco...
- Este salto lo aprendí de ti. ¡Mira! – Y diciendo esto salto por
encima de la gacela y la trampa hasta llegar al otro lad...
LA CABUYA

Una larga cabuya, pende tensionada del techo y en el otro
extremo sostiene una enorme campana. Una de las fibra...
FADE OUT
       69
LA PARED

Un hombre golpeaba con fuerza su cabeza contra una enorme
pared en horas de la madrugada. Un policía lo vio y se...
LA CRUZ

Un joven esta encerrado en su casa armando una cruz con
grandes bastidores de nogal. Tenía una moto y la vendió p...
EL VENENO



Retazos de una conversación entre el pasto y la hierba, frente a
un trozo de vidrio.

- Me voy a tomar este v...
LA LOCA



                                      Una mujer va gritando
                                      desnuda por e...
RESPLANDORES

Una chica se mira desnuda en el espejo del baño, cuando de
repente de su vagina empiezan a emanar toda clase...
LA LIBERTAD

- ¿Dónde estas?
- En ninguna parte y en todas.
- ¿A dónde vas?
- A ninguna parte y a todas.
- ¿Quién eres?
- ...
EL KARMA

Un asesino es arrestado finalmente y llevado a los tribunales en
donde se le condena a morir ejecutado. El hombr...
EL PEON




Un peón se salio de la cuadricula y fue perseguido por las demás
fichas del ajedrez, que lo querían para si. E...
A LA ORILLA LLEGARON LAS HORAS

Ella me hizo una barca con su cuerpo y salimos de inmediato a
navegar. Ella soplaba sus pr...
LA PERRA



Viernes en la noche. Una perra se mira al espejo, completamente
maquillada y atajalada en vaporosos ropajes. “...
EL TELESCOPIO



Mis ojos son un telescopio que puede ver hasta los confines del
alma de las personas. Mis ojos son un tel...
ALICIA EN EL OTRO PAIS

Alicia se cayo en otro hoy lleno de tortugas y del susto se metió
en un caparazón olvidado. Saco s...
LA ESCRITORA



Ella escribía con manos de marfil historias del cielo sobre la
arena. Esta rodeada de todas esas cosas que...
crecer riendo y llorando hasta aprender. Mis lagrimas lavaron la
maldad en mi alma y cante un estribillo solar, que me ilu...
LA MAÑANA

Los rayos de sol están empapando de lluvia el techo de mi casa.
Mi casa esta en la parte mas alta de otra casa,...
LOS FRIJOLES

Hoy no hay nada para preparar en mi cocina. No tengo
posesiones. No tengo nada. Solo hay frijoles. Yo los pu...
LA ODISEA

Todos los días salgo tarde de mi casa y el transporte público es
imposible a esa hora de la mañana. Tengo que s...
EL POLICIA

Un policía se levanta todos los días a la madrugada y se coloca su
uniforme, mientras le grita cosas al espejo...
EL DINERO

Un hombre puede tenerlo todo con dinero. Puede tener las
mujeres que quiera, los autos más lujosos, las casas m...
MI GUITARRA

Mi guitarra es preciosa, porque con sus seis cuerdas, habla con el
lenguaje de mi espíritu. Mi guitarra es mi...
LA HOJA




          Soy una hoja seca que es llevada de aquí
          para allá por el viento del otoño. Soy una
      ...
EL KIT




         Debajo de mi cama tengo un kit, que me
         ayudara en caso de desgracia. En ese kit
         teng...
EL ERROR

Mi error fue no haber sido limpio de corazón, a lo largo de mi
vida. Mi error fue haber pensado incorrectamente,...
EL DIAMANTE



Un diamante es un prisma que refleja todos los colores al ser
atravesado por la luz del sol. Un diamante es...
LOS NUMEROS




Un día un uno y un cero se aparearon. De esta cruza nació otro
numero uno, y otro y otro mas. Todo se llen...
unos. Solo quedaron ceros. Y después fueron relegados a vivir a
la izquierda del nuevo mundo.

Y allí nací yo. Soy un cero...
LA SILLA



Esa silla es cómoda. Se ve que sus patas son resistentes y es muy
buena la madera. Esa silla se ve que te deja...
EL HOYO

Me quede solo, encerrado en un hoyo que hice en la tierra, en
donde solo la muerte me podrá encontrar, preguntánd...
MI CUERPO

Mi cuerpo hablo y dijo: Silencio. Mi alma escucho atenta las
palabras y empezó a dar vueltas por el, cantando b...
EVETH

Tú te fuiste y me quedaron algunas cosas que decir. “Te amo
mama”. Por ahí hubiese empezado. Tu ya no estas y yo te...
No me llevaron a tu funeral porque yo estaba muy chico. Por eso
llevo a todas partes esa mirada triste, de ojos pequeños, ...
LA PASAJERA

- Un boleto a la nada por favor.
- ¿Como dice señorita?
- Véndame un boleto a la nada por favor.
- Señorita, ...
EL FIN



Mi alma se ha encogido miserablemente y ha tocado fondo, pues
se ha encaminado en un viaje sin regreso. La barca...
con el cadáver de mi pasado que me alcanzó finalmente y en la
caída, me he destrozado en mil partes y no puedo reconstruir...
O ME MATA O LE DISPARO…

104
FIN. FIN.              FIN.   FIN.    FIN.   FIN.            FIN.                    FIN.




FIN.             FIN.       ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

GATOS EN EL SUELO - RAFAEL BEJARANO

1,684 views

Published on

Un libro de Rafael Bejarano, tambien conocido como Starosta o Rafael Bejaratti

  • Libro nacido como un hermano feo y bastardo del libro 'Perros en el cielo' de la escritora Camila Bordamalo. Solo puedo decir sobre 'Gatos en el suelo' una sola cosa: Amo este libro.

    STAROSTA
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here

GATOS EN EL SUELO - RAFAEL BEJARANO

  1. 1. 1
  2. 2. GATOS EN EL SUELO STAROSTA (RAFAEL BEJARANO) 2
  3. 3. CUENTELE A TODOS QUE NO LEYO ESTE LIBRO 3
  4. 4. SUITE 4
  5. 5. LA HUIDA La mañana amaneció mas temprano que de costumbre y me abofeteo severamente, hasta despertarme. Me quede observando el mundo por el costado de la ventana que no cubrió la cortina y a través del cristal pude ver ese mundo tan feo que me rodeaba. Me levante cansado de descansar y me dirigí al espejo del baño, a contemplar mi rostro golpeado por la luz del sol, que nunca se rinde. Una idea se desprendió de las estalagmitas de mi cerebro y decidí emprender la huida. En la soledad de mi nueva idea tome algunos artilugios personales y salí por la puerta, para emprender un recorrido que no se a donde me llevaría. Iba con el firme propósito de revelarme contra toda regla impuesta por los hombres, en especial aquellos que yo conocía y que me hicieron creer que la humanidad es un salón de baile repleto de mascaras, en el cual dejarse ver como uno es en realidad, es un delito mayor. Me tomaran por loco, y no me importa. Benditos sean los que me llamen así, pues me darán la razón de lo que estoy diciendo. Deje casi todo, en especial las mentiras que me habían enseñado desde chico, los prejuicios y los recuerdos. Eran demasiado peso para mi travesía. Pase por las casas de mis vecinos que se quedaron con los ojos como platos, al verme pasar. Una mueca de rabia se dibujo en la mayoría de los rostros y decidieron refugiarse en sus hogares, tapándoles los ojos a los niños, mientras me gritaban improperios y me decían que me devolviera para la casa, que me había vuelto loco. Yo avanzaba sin mirar a nadie y me reía por lo bajo de todos, pues para mi, es el mundo el que ha enloquecido. Cuando mi silueta se perdió en el horizonte, todos respiraron más tranquilos, mientras le daban gracias a Dios por no tenerme más allí, y yo le agradecía también a Dios, por no estar ya mas allí. 5
  6. 6. LOS NIÑOS Llegue a una ciudad muy fría, llena de cemento y hormigón. Llegue una tarde plomiza de febrero. Camine despacio por las congestionadas avenidas y divise que debajo de todos los puentes, vivían niños. Pequeños, sucios, descalzos, hambrientos. Niños que inhalan pegante, para no morirse de hambre. Niños que lo necesitan todo. Niños que solo conocen la comodidad en fotos. Niños que tienen como juguete, la basura y el deshecho. Ellos soportan el frío y el peligro de la noche en la ciudad. El ángel de la guarda no tiene tiempo para estos chicos. Niños que mendigan para poder sobrevivir. No tiene padres, no tienen madres. Niños que son invisibles para la sociedad, pero les juro que yo los vi. Con sus ojos brillantes, preciosos y ajenos. Niños que caen derrumbados por la realidad envueltos en la pena. Entre sollozos inocentes. Tratan de pasar la noche bajo la lluvia mientras se mojan sus sucias manitas. Yo los vi pedirle a Dios un trozo de comida. Yo los vi no recibir respuesta. Ellos no saben lo que es una caricia de su padre, o la mirada y el beso de una madre. Niños que mueren todas las noches debajo de esos puentes en soledad y silencio. Yo no tuve nada para darles, entonces eleve una plegaria por ellos y seguí mi camino, mientras unos cuantos más se morían de hambre, en la más desgarradora soledad. 6
  7. 7. LOS RICOS Avance más hacia el norte de aquella ciudad y llegue a calles embellecidas, repletas de casas coloridas y enormes. Las casas de los más adinerados. Las casas de los ricos. Vi a través de los grandes ventanales la opulencia y el derroche. Vi chicos malcriados, ensuciar el mundo con su altanería. Vi mujeres con mirada elitista, mirarme de arriba abajo y voltear la cabeza, con una mueca de asco. Vi hombres amargados, preocupados por el dinero y la obscenidad, ignorando al prójimo, al que consideran su enemigo, un ente peligroso. Un ladrón de sus posesiones. Vi languidecer un mediodía bajo las cornisas enormes, y yo estaba cansado. Me senté entonces en la orilla de un anden para masajear mis pies y salio un vigilante, gritándome para que me fuera de allí. Yo le dije que no estaba haciendo nada malo. Que solo estaba tomando aliento. El vigilante se veía molesto, pero yo me di cuenta que no era un rico. Solo trabajaba para ricos, que es diferente. Pero el, con la devoción de cuidar el terreno, como si fuera propio, me empujo por la calle, y me insulto para que me fuera. Parecía más ofendido por mi presencia que los propios dueños de las lujosas viviendas. Yo salí de aquel lugar, mientras sacudía el polvo de mis ropas. No quería llevarme nada de allí. Luego en un arroyo cercano, lave mi cuerpo y medite largamente, para lavar mi espíritu, pues no quería que nada de lo que había visto o tocado, me corrompiera. Luego seguí mi marcha, pensando en lo curioso que puede llegar a ser el concepto de la gente de un mundo perfecto. Pero el dinero, ese si que no era el mío, por lo menos… 7
  8. 8. LOS ESTUDIANTES Una manifestación avanzaba lentamente a través de la principal avenida de la ciudad, bloqueando el tráfico y generando una gran congestión, en horas de la tarde. Eran los estudiantes. Los universitarios, vestidos con pañuelos en sus rostros, para no ser identificados. Proclaman furiosos consignas belicosas y anárquicas. Muchachos que viven confortablemente en sus casas, pelean por los derechos de los menos. Extienden pancartas contra el gobierno y los impuestos. Pero no se molestan por fumar cigarrillos ni marihuana. Esa esta bien. Pelean por una mejor educación, pero todos los viernes sin falta, beben hasta embrutecer su mente. Pero el alcohol esta bien. Ese no es el problema. Exigen educación gratuita para todos, pero gastan hasta su último peso en ropas costosas y zapatos de marca. Ese no es el problema, la ropa esta bien. La moda es importante. Quieren un país más social, más igual, con más trabajo para todos, pero se reúnen todas las tardes y se echan boca arriba sobre el césped a jugar a ser intelectuales y bohemios, citando 8
  9. 9. frases rebuscadas de otros pensadores, pero no tiene afán por ir a conseguir empleo. La bohemia esta bien, ese no es el problema. No les gusta nada del mundo que los rodea, pero ¡Ay de ellos con sacarlos del mundo en el que viven! Descubrirían asustados que solo son amebas, fuera de lugar. Yo pase por el lado de ellos y no los vi al rostro, porque no me dio la gana. Yo también tengo mi mundo, y no quiero salir de el. Mi mundo esta bien, ese no es el problema. 9
  10. 10. EL SUEÑO Llegue a un bosquecillo y decidí pasar allí la noche. Coloque mi pequeña maleta debajo de mi cabeza y me cubrí con la pobre frazada que siempre me acompaña. Soñé con muchos payasos, con risas infantiles. Soñé con viejos amigos, en la insolencia de mi juventud. Soñé con cielos azules y con un sol inmaculado. Soñé con salir de mi cuerpo y volar sobre el mar, y vi todas las bellezas creadas por Dios, y que nunca podré ver despierto. Vi a mi madre venir hacia mí y extenderme sus preciosas manos y yo lloraba como un niño, presa de la incontenible emoción. Ella me beso la frente y me bendijo con sus caricias, mientras viajábamos a través de las nubes, hasta el paraíso. Soñé con el silencio, el que me enseño a no darlo todo por comprendido, y que abrió una parte de mi esencia, hasta hacerme un ser un poco mas humano. Despertó un poco exaltado y me vi de nuevo allí, solo, en medio de aquel verde oscuro. Me senté y di gracias a la vida por lo aprendido y por la experiencia, que cada día se vuelve mejor consejera. Experiencia que en ese instante me recordó que la vida no es un sueño y que yo no puedo soñar despierto. 10
  11. 11. LOS PASOS Camine por sitios llenos de barro y me di cuenta que mis pasos eran perseguidos por unas huellas que eran las mías. Y a pesar de correr desesperado no pude apartarlas de mí. Entonces llegue a un río poco caudaloso y me metí hasta el centro mismo del caudal. Las huellas se quedaron en la orilla, lamentándose el no poder seguirme. Entonces yo levante la vista al cielo y vi que iba a llover. Pero no quería que las huellas de mis pasos me siguieran persiguiendo. Entonces salí de allí, arrastrándome por todas partes. Ahora estaba dejando un camino por donde yo iba pasando. Ese camino fue seguido por varios seres despistados que llegaron hasta mí. Yo continuaba arrastrándome por este mundo y ellos pacientemente avanzaban conforme el camino se creaba frente a ellos. Pero uno de estos seres que me seguía volteo a mirar hacia atrás y se dieron cuenta, al igual que yo, que eran perseguidos por sus propias huellas. Todos largaron a correr como locos sin saber como burlarlas y no tuvieron tiempo de escuchar cual había sido mi solución al problema. Entonces me puse de pie, los mire con tristeza y seguí caminando. De tanto arrastrarme, había llegado a la conclusión que lo mejor era hacer las pases con las huellas de mis pasos. Fue allí cuando ellas tomaron un rumbo distinto al que yo seguía. Fue allí cuando nos separamos, amistosamente. Por eso ya no dejo huella por donde voy. Por eso ahora estoy mas tranquilo, caminado descalzo. 11
  12. 12. LA PIEDAD La entrada de aquella ciudad estaba desprovista de toda vegetación. Todo estaba desierto. Todo estaba en un silencio sepulcral. Avance por calles muertas, repletas de escombros y humedad. Los cuervos sobrevolaban el paisaje, pero continuaban su vuelo, huyendo espantados. Yo llegue a una vieja mezquita abandonada y ore en silencio. Sentí una infinita piedad por los que alguna vez vivieron allí, pues se notaba que había sido un lugar maravilloso antes. Se alcanzaban a divisar carritos de madera y enterrados entre el fango, algunos soldaditos de plomo. De los árboles colgaban serpentinas descoloridas, que muy probablemente habían sido de colores vivos antes. Paginas rotas de cuentos infantiles vagaban indiferentes ahora por los rincones de aquel sitio. Un arrullo materno se colaba entre el viento y se desaparecía, atrapado en indiferencia. Ese lugar en el que estuve, era mi infancia. La mezquita era mi inocencia. Salí de allí envuelto en lágrimas y continúe mi vagar por todo lugar. Lloraba no por el recuerdo, sino por lo que venia. Ahora iría a conocer la maldad del mundo, la pena, el sufrimiento, y entendí que pasara lo que pasara, no habría remedio. Tarde o temprano yo también me iba a morir. 12
  13. 13. EL VERANO El verano me recibió en una comarca grande y repleta de gente. Estaban celebrando ser la capital de la confraternidad. Yo recordé rostros de mi pasado. Ellos son practicantes de la amistad y el respeto. Me miran y escupen mis pies, por decir las cosas que digo. Voces extrañas cabildean cosas entre susurros sobre que hacer conmigo. Otros juegan a ignorarme, porque me tienen miedo. Entonces el guardián del bosque sale corriendo entre la multitud gritando: “No lo miren, el ha ido demasiado lejos” Yo lo miro con tristeza y empiezo a irradiar compasión la cual se convierte en una forma de influencia que ni el ni nadie puede soportar. Todos empiezan a gritar exaltados y exigen mi partida y que se me borre de toda historia en aquel lugar. Yo me voy de la comarca sin mirar atrás. Todos siguen celebrando cada dos años el mismo ritual, pero se cuidan bien de no pronunciar mi nombre en voz alta, pues el guardián del bosque estará siempre atento de lo que se diga de mí, para hacerme quedar mal. El siempre sintió celos de no poder decir nunca lo que yo comento a diario. El siempre tuvo miedo de ver mi libertad. El siempre sintió 13
  14. 14. envidia de ver que yo aprendí a escribir con el lenguaje de mi alma, y en ese sentido, el es un completo analfabeta…y las cosas que el escribe son moscas muertas para mi. ¿Por qué no aprendió nada en tantos años? El era un amigo. El quiere ser mi sombra, pero no sabe que yo no puedo dar sombra. El ya no es nada. Dicen por ahí que es un jaguar, pero yo sospecho mucho, porque la última vez que le vi, hace tiempo, se le salían las plumas de gallina por debajo de la chaqueta. Yo me pregunto: ¿Cómo puede dormir por las noches? No lo se. Solo se que es incomodo a veces encontrarme rastros de él en mi camino, porque siempre me unto los zapatos con lo que sale de adentro de el. 14
  15. 15. EL ESTANQUE Llegue cansado a la orilla de un hermoso estanque y metí mi mano para beber un poco de agua. Estaba helada y tenía un color extraño. En una inspección mas detallada me di cuenta que el estanque estaba repleto de cadáveres de gente sin fe, que habían sido convertidos a una nueva religión, en la cual se predicaba que, para poder quedar limpios de pecado, debían beber toda el agua necesaria de aquel estanque, hasta que la persona se sintiera libre de toda culpa. Nadie había sobrevivido. Todos se habían ahogado. Yo saque mi mano con rabia y me aleje de aquel sitio para siempre. Mientras salía del lugar, pensé que sin duda, nadie sabe con la sed que otro bebe. 15
  16. 16. MATAR LA MUERTE Entonces después de tanto viajar llegue a un edificio extraño en horas de la noche. Una mujer se asomo y me invito a pasar. Yo lo hice decidido, aunque un poco cansado de meterme en lo que no me importa. En un gran cuarto estaban reunidos unos cuantos, que decían que dios no existe y que todos venimos de fuerzas galácticas. De otros humanos que nos llevan veinticinco mil años de evolución. Ahora estaban allí, descifrando como matar la muerte. Yo me quede un poco sorprendido de ver lo que hacían y les pregunte: ¿Y si esto es lo mejor que pueden llegar a anhelar en sus vidas? El cuarto quedo en silencio. Yo salí del edificio, pero deje mis zapatos adentro. No volví a mirar atrás. Nadie se los ha puesto. Nadie sabe lo que es estar en mis zapatos. 16
  17. 17. LAS MANOS Me senté sobre una enorme roca y me quede contemplando el cielo nocturno. Me quede pensando un rato en todas esas líneas de estrellas que cruzan el firmamento ¿Qué dirán esas líneas? Luego observe que mis manos también las tienen. ¿Qué dirán las mías? Quise ir en busca de un gitano que me las leyera, pero yo no creo en esas cosas. Tal vez las líneas de mis manos son el recorrido que tengo que hacer por este mundo. Tal vez son los surcos que se van haciendo más profundos a medida que la maldad de mi alma corrompe y daña a otros. Como cicatrices indelebles de lo malo que soy por dentro. Tal vez sean los límites de los cuales no podría pasarme, porque entonce seria indiscreto con Dios. A la mañana siguiente partí rumbo a los pueblos de las ramas de café y cacao. Yo sigo las líneas de la carretera. Tal vez estoy caminando sobre las manos de Dios. Tal vez estoy perdido entre sus manos. Tal vez solo soy mugre entre sus uñas, limpias, preciosas, perfectas. 17
  18. 18. EL PASADO Faltaba poco para ser mediodía. Tenía hambre y no divisaba lugar donde llegar a comer algo. En alguna vuelta del camino., pareció una pequeña fonda y yo entre feliz, a pedir algo de comida. El dueño se quedo mirándome con un gesto de rabia e indignación y me grito para que me largara. Yo le explique que llevaba un día entero sin comer y me sentía débil. Pero a medida que le hablaba, su rostro empezó a hacerse más familiar, mas conocido. Entonces caí en cuenta que el había sido uno de mis compañeros de colegio. Le dije que era yo, mientras pronunciaba mi nombre, para que se acordara. A el se le iluminaron los ojos y montando en cólera, saco su escopeta de debajo del mostrador y me apunto, amenazándome con disparar, si no salía de inmediato. Yo me retire, sin agachar la cabeza, y me despedí educadamente, mientras el hombre me miraba fijo, con rostro tembloroso. Había salido ya de aquel sitio, cuando vi que una persona salía de la fonda y corría presurosa hacia mí. Era la mujer del dueño, que me llevaba provisiones y me pedía disculpas por el comportamiento de su marido, y que no lo culpara. Lo que pasaba era que yo le recordaba lo que el era en realidad y eso le daba miedo. Luego, volvió a entrar rápidamente a la fonda. Yo continúe avanzando mientras pensaba en lo que me había dicho la noble mujer, y comprendí, que nunca me entendería con mi pasado, en esos términos. Al llegar el ocaso de ese día, me desprendí por completo de mi pasado, y lo deje pastando en el valle del olvido. No he vuelto a saber nada de el desde aquel día. 18
  19. 19. LA ENFERMEDAD Hube de llegar a una pequeña comarca costera, en donde el calor aprieta fuerte y sin piedad. Las calles estaban silenciosas y me extrañe, pues aquellos parajes eran conocidos por su alegría y bullicio. Entonces pase por una casita muy humilde y vi que todos estaban allí reunidos. Entre en silencio y vi que había una mujer muy enferma, en un rincón, a la cual todos le gritaban improperios y la escupían. Yo le pregunte a uno de los que estaban al lado mío que estaba ocurriendo. El hombre me dijo que esa mujer era la prostituta del pueblo y que había contagiado a todos los hombres con una enfermedad mortal, que se transmite durante el acto sexual, razón por la cual, todas las mujeres de la comarca se habían ido, dejándolos solos. Por eso ahora iban a linchar a la mujer enferma, pues había sido la única culpable de lo sucedido, por haberle ofrecido sus servicios a los hombres del lugar. Yo salí de allí espantado, y no deje de correr hasta que me hube apartado bastante de esa comarca. Entonces sentí una enorme alegría por las mujeres que se habían marchado de allí, pues estaban a salvo de la conciencia de aquellos hombres, la cual estaba infectada con el cáncer del machismo. 19
  20. 20. EL PANTANO No se por cuanto tiempo estuve avanzando en el medio del bosque sumido en profundas oscuridades. Solo se que en algún momento me tropecé con un enorme pantano. El olor a fango y humedad era invencible. Mi instinto me decía que era un mal lugar para quedarme y empecé a rodear la orilla, en busca de avance. Entonces vi como de aquel asqueroso pantano empezaban a emerger siluetas humanas. Sus miradas apagadas y sus manos extendidas, me decían que algo horrible había ocurrido allí. Lamentos extraños empezaron a oírse por todo aquel lugar y me sentí espantado. Uno de ellos se acerco demasiado a mi y yo le pregunte desde la orilla: - ¿Que ha ocurrido? - Fuimos un pueblo prospero – Comenzó diciendo la silueta cubierta de barro - Pero nos envolvimos en un manto de pecados hasta que Dios nos castigo por nuestros actos y nos ha desaparecido de la faz de la tierra. - ¿Y esa enorme roca en el centro? - Cayo del cielo. El supremo estaba furioso ese día. - No lo escuches- Interrumpió entonces otro hombre desde el fango. –Eso no es cierto. Lo que nos sucedió fue por ser tan confiados. Ya nos habían avisado de esta catástrofe natural, y nosotros no quisimos evacuar la zona. EL volcán hizo erupción y finalmente todo pasó. Es el precio que pagamos por no saber desprendernos de nuestras posesiones materiales. - ¡Eso no es cierto! - Vocifero el primero - Claro que si. Y los dos se han entretejido en gran discusión. Yo los deje y continúe avanzando. Casi a punto de llegar de nuevo al camino, encontré una tumba preciosamente adornada. Yo me 20
  21. 21. atreví de nuevo a acercarme al pantano y le pregunte a una de las siluetas de quien era. - Es de La niña – Comento entonces la forma de barro, que era una mujer. – Todos los días, cuando hay sol, pasan miles de visitantes y le piden milagros y favores y le adornan la tumba con flores preciosas. Se dice que la niña es milagrosa. Pero la niña no esta ahí. A ella la sacaron hace tiempo. - ¿Y por que murió? - Quedo enterrada en el barro hasta la cintura. Todo el mundo intento ayudarla, pero estaba demasiado sujeta y todo esfuerzo fue en vano. Ella decía que con sus pies tocaba a su familia, enterrada en medio de la desgracia, debajo de ella. Yo me quede observando la tumba por horas. Ore en silencio y me aleje. Al salir de allí, encontré una cruz blanca enorme. El lugar había sido considerado suelo santo después de la catástrofe. Yo me incline y llore mucho. Días después comprendí que las desgracias dejan evidencias, que hablan solas, a través del paso del tiempo. Y llegue a esa conclusión, pues hube de contar esta historia después en otro lugar y me dijeron que eso había pasado hace décadas, y que allí ya no habita nada ni nadie. El suelo esta muerto, como aquel pueblo. 21
  22. 22. LOS SACRIFICIOS Un hombre de mediana edad, esta subiendo al cerro enorme, llamado Monserrate, de rodillas. Lleva piedras en sus zapatos y repite rezos mecánicamente, una y otra vez. Las escaleras de piedra lastiman sus rodillas y sus codos, y la multitud esta a ambos lados de la subida y murmuran cosas entre ellos. El hombre llora su dolor y yo me doy cuenta que aun le falta mucho para llegar a la cima, en donde hay una iglesia, en la cual el ofrecerá su sacrificio para cumplirle una promesa a Dios. Yo me acerco decidido a el y le brindo agua y le aconsejo desistir de idea tan loca. Entonces el me aparta con su brazo y me dice que no lo interrumpa. El va a agradecerle a Dios el milagro de haber tenido salud, pues estuvo gravemente enfermo y prometió subir al cerro de esta manera, si se mejoraba. Y así fue. Yo me fui del cerro de Monserrate pensando en que dirá Dios cuando vea que le dio salud a aquel hombre y el la esta estropeando de nuevo, para pagarle el favor. Algunos ven a Dios como un mercader en medio de una transacción, en la cual da para recibir. Me aterra pensar que eso pueda llegar a ser cierto. 22
  23. 23. EL AMOR El amor es solo un instrumento por el cual podemos medir nuestro dolor. A mayor cantidad de amor, menos dolor tenemos. A menor cantidad de amor, más dolor sentimos. Esa interpretación tan sencilla vino de labios de un hombre de la calle que esta fumando yerba sentado en un andén, una tarde cualquiera. Tiene los labios rotos por los rayos del sol, las manos y el cabello muy sucios, las ropas gastadas, rotas, malolientes. Le hacen falta varios dientes y no lleva calzado, razón por la cual sus pies son negros a causa de la mugre. No tiene ningún tipo de posesión distinta a una pequeña bolsa rota por muchas partes en la cual guarda el reciclaje con el que apenas si subsiste a diario. Yo le pregunte entonces el en cual medida de amor estaba y me contesto: - Yo soy feliz. Mi grado de dolor es de cero. Me quede mirándolo asombrado mientras trataba de imaginar que clase de persona podría llegar a amar a alguien en sus condiciones. El pareció adivinar mis pensamientos, pues me aclaro: - No olvide usted, amigo mío, que bienaventurados los pobres, los que sufren, pues de ellos será el reino de los cielos. Y con eso a mi me basta Yo me despedí y seguí caminando avergonzado, al descubrir que andaba yo lleno de tontos prejuicios. 23
  24. 24. EL PASTOR Me llamo la atención un murmullo que salía de una enorme bodega, cerca de donde yo estaba. Curioso me acerque a ver de qué se trataba. Era una iglesia de nuevos cristianos, que se reunían a orar y cantar a Dios. Eran dirigidos por un pastor de mediana edad y acento dramático. A cada palabra suya, los creyentes alzaban sus manos al cielo y cerraban sus ojos, henchidos de júbilo. La biblia en una mano y el micrófono en la otra, lo hacia ver como un equilibrista de la fe. ¡Aleluya! Gritaba el pastor, entonces todos lo seguían y agitaban sus manos, empezando a cantar. El pastor se quedo mirándome parado en la puerta y me invito a pasar. Yo avance un poco temeroso y me puse frente a el. Entonces este charlatán puso su mano sobre mi frente y dedujo que yo era un hombre creyente, que había llegado allí, porque había sentido el llamado de Dios. Yo salí de inmediato, enfurecido y sin despedirme, al ver como mentía aquel hombre, mientras sus fieles seguidores, aun con los ojos cerrados, buscaban a tientas en el suelo piedras. Y estoy seguro que de habérmelas podido arrojar, iban a sobrar demasiadas. 24
  25. 25. LA LLOVIZNA ¡Hermosa llovizna viajera que has pasado leve por mi piel y ya te estas despidiendo! Eres como mi alma atravesando el cielo. Eres como mi alegría en la tierra. Eres como una llama efímera en el fondo del agujero en donde he estado, atado, cegado, enmudecido. Llovizna preciosa que te esfumas entre rayos de sol. Yo quisiera ser parte de ti y pasar raudo y fugaz por el mundo en el que he vivido. Yo también quisiera aparecer para despedirme de inmediato. Yo también quisiera anunciar mi tormenta, que se avecina desde el fondo de mí, arrodillada, furiosa, definitiva. No falta mucho para que se ponga de pie y reviente mis venas, mis carnes, mi espíritu, y moje todo lo que me rodea, con su imparable verdad: He vivido. 25
  26. 26. EL TEMPLO Me dijeron que no podía ingresar al templo con los zapatos puestos, pues estaban cubiertos de polvo. Me dijeron que no podía hablar mientras estuviese allí. Me dijeron que tenía que dejar una ofrenda antes de irme. Entonces yo les deje mis zapatos con la lengua por fuera. Nunca más pude volver allí. Y nunca me devolvieron mi calzado. 26
  27. 27. EL FRIO Me encontré con un camino enyerbado y sinuoso y mi cuerpo se empezó a entumecer de frío. Estuve en aquel camino cuarenta días y cuarenta noches y volví de nuevo a la ciudad. La gente me dijo que yo era un mentiroso y que no me creían nada. Entonces yo hube de volver por segunda vez a aquel camino frío y estuve otros cuarenta días con sus respectivas noches. Volví por segunda vez a la ciudad y la gente me saco de allí a empujones, pues aseguraban que yo era un timador y que mis palabras eran falsas. Llore entristecido y retome mis pasos hacia el camino que estaba más frío que nunca. Estuve internado en el cuarenta días y noches una vez más. Algo paso entonces la ultima noche de mi estancia. Comprendí que el camino y yo éramos uno solo. A la mañana siguiente regrese a la ciudad convertido en frío. La gente se abrigo bien y se encerraron en sus casas. Yo estuve en todas partes y con mi voz congelada les conté todo lo que había visto y vivido en aquel camino, y la gente atenta, recibió mis palabras y las atesoro para si. Pero esto solo ocurrió, cuando sintieron mi frío. Al otro día, todos fueron a internarse en el camino, para comprobar que todo lo que yo había dicho era cierto, pero al llegar, el camino no existía más. El camino ya no estaba. Entonces toda la gente arrojo sus abrigos al no sentir ya más el frío y maldijeron mi nombre, por mentiroso. 27
  28. 28. LOS FALSOS En lo mas extremo de mi viaje, en un lugar que se encuentra a horas de sinuoso camino, llegue a un pequeño pueblo muy hermoso en realidad. Las casas estaban bellamente cuidadas, al igual que las calles y los parques. Los hombres se saludaban efusivamente y se descubrían ante las damas y ellas saludaban haciendo una graciosa venia, en silencio. Todo estaba muy bien en realidad. Inclusive uno de ellos me invito a su casa a cenar, pues diose cuenta que era yo un viajero y estaba sucio y cansado por el viaje. Me llevaron directo a una habitación hermosamente amoblada y me prepararon el baño, con una fusión de hierbas y esencias florales. Luego, el dueño de la casa me trajo su mejor vestido de gala, para que yo lo luciera. En el comedor me esperaba un manjar como nunca antes mis ojos hubiesen visto: Carnes, ensaladas, sopas, bebidas, frutas, postres. Ni que decir que eran excelentes anfitriones. Entonces este hombre llamo a su familia a cenar. Bajaron su esposa y sus tres hijos pequeños. Se sentaron a la mesa y cerraron sus ojos mientras elevaban oración de gracias por los alimentos. Entonces el padre dio la señal y la familia se dispuso a comer, al igual que yo. En el transcurso de la cena me di cuenta que ni su esposa ni sus hijos levantaban las miradas ni iniciaban conversación alguna. Extrañado, le pregunte al hombre el por que del silencio en la mesa, a lo cual el contesto: - En esta casa solo se habla, cuando se autoriza para hacerlo. De hecho, ocurre en todas las casas de este pueblo. Gustamos mucho del respeto, ¿Sabe? Yo me detuve enseguida y deje los cubiertos sobre la mesa, en silencio. Agradecí el alimento, subí a la habitación y me coloque 28
  29. 29. de nuevo mis roídos trajes, dejando la ropa prestada sobre la cama. Baje las escaleras y me dispuse a partir. El hombre me tomo del brazo y me pregunto el por que de mi partida. - Yo solo hablo cuando me da la gana. De hecho, no me da la gana hablar mas con usted. Yo gusto mucho de respetar al que respeta ¿Sabe? Fui expulsado de aquel lugar por altanero, revoltoso y grosero. Tiempo después supe que ese mismo día en que me fui de allí, los niños y las mujeres se tomaron el poder. Ahora reposa en la entrada al pueblo un cartel que dice: “Tierra de mentes libres” Ningún hombre ha vuelto a entrar allí. 29
  30. 30. EL CASTIGO La gente estaba gritando como loca en la plaza principal. Yo me abrí paso en medio de la multitud y vi con sorpresa, como un hombre era azotado sin compasión por haberse robado algunos panes para alimentar a sus cuatro hijos y su esposa hambrienta, pues este hombre llevaba varios meses sin poder conseguir ningún tipo de trabajo y no tenia dinero para alimentar a los suyos y por esta razón se vio obligado a hacerlo. Fue azotado con tres clases de látigo diferente. Se le quemo la palma de las manos con piedras calientes y después fue atado a las fustas de un corcel y se le arrastro por el suelo pedrusco y polvoriento mientras el caballo le daba tres vueltas enteras a la plaza. El pueblo grita complacido y levanta sus brazos en señal de aprobación a tan brutal forma de castigo. Todo aplauden, y algunos incluso, chillan de la emoción. Luego lo sueltan y lo hacen pasar por una calle en la que a ambos lados, están todos propinándole patadas, puños y escupiéndolo. Al final del trayecto esta su familia, la cual lo recibe entre sollozos y hambre, mucha hambre. La gente los abuchea y la familia se pierde lentamente en la línea del horizonte. Entonces llegan con otro detenido y el pueblo se reúne de nuevo en la plaza. Este hombre esta allí por haber asesinado a otro tipo, el cual, tenia la sospecha, cortejaba a su esposa. El pueblo se quedo en silencio y finalmente es dejado en libertad. La muchedumbre se dispersa comentando: - Es una cuestión de honor. En esas cosas, es mejor no meterse. 30
  31. 31. LA SOLEDAD Dicen que en la casa que queda en la parte más alta de la comarca, vive una mujer que nunca sale de esta, por ningún motivo. A veces los más chicos se reúnen para hacer travesuras, como arrojarle piedras a las ventanas y ver si alguien se asoma. Pero no pasa nada. Han intentado varias veces ingresar a dicha vivienda para ver si efectivamente hay alguien allí o no. Pero por alguna razón, esto nunca se ha hecho. Al escuchar estos relatos, yo decido finalmente ir en horas de la noche a dicho sitio a ver que pasa. Golpeo la puerta varias veces pero no hay respuesta. Entonces ingreso por la parte trasera de la casa, la cual esta fuertemente custodiada por alambres de púas y rejas oxidadas. Paso el patio trasero y forzando la puerta de la cocina, ingreso a la morada. Avanzo cautelosos por los cuartos oscuros y la sala. Veo unas escaleras que dan a la azotea y me aventuro a subirlas. Abro con cuidado la puerta y entonces encuentro a una mujer de blancos cabellos, sentada en una mecedora muy desgastada, de espaldas a mí. 31
  32. 32. - ¿Eres tu, el amor de mi vida, que me prometió que un día volvería por mi? - No señora. Soy un forastero que ha venido hasta acá, a pedir posada por esta noche. - No es posible esto. Lo siento mucho – Me contesta la anciana. – Es que estoy esperando una visita que dijo que vendría. He estado esperándola casi toda mi vida. Yo me excuso y me retiro de aquella casa en silencio, dejando a la señora de nuevo en su soledad y en la oscuridad más absoluta. Mientras pienso que he sido un egoísta, pues en comparación con la anciana, yo no tengo ni puita idea de que es el amor. Y también entendí que amar, duele. 32
  33. 33. EL PENSAMIENTO El pensamiento es como una herramienta que se hace inútil en nuestras manos, si no la sabemos usar. El pensamiento te ayuda a comprender que tú eres tú, y tu vida, es solo tuya. El pensamiento te educa con el lenguaje de tu boca, que sirve para darle salida a grandes ideas, no ha tonterías que se mueren al contacto con el aire. El pensamiento te enseña que tus pasos te pueden llevar muy lejos, desde que no los dejes acorralar por las jaulas de la rutina y la abulia. Pero si no usas bien el pensamiento tu vida no será ya mas vida, sino la que otro decida que será tu vida. No dirás nada importante, de hecho, no dirás nada, pues te acallaran y te moldearan para que encajes bien con el conformismo y el silencio. Y no iras a ningún lado, nunca. Porque el pensar como los demás, el mutarse con la masa, te hará nacer raíces de ignorancia y te dejaran atado al suelo vil y despreciable de los manipuladores, para siempre. Por eso yo estoy corriendo sin lugar a donde ir. Yo quisiera algún día alcanzar mis pensamientos, que van hacia el sol. Pero el sol me quema. Y yo no quiero ser más un ser de cera. No quiero. No puedo. No me lo permito. No. 33
  34. 34. EL FINAL DEL VIAJE Y después de tanto estar aquí y allá, después de ver tantas cosas en este mundo, llegue al final de mi travesía. Estaba en un sitio inmaculado, lleno de luz y paz, belleza y claridad. Estaba dentro de mi alma. Allí no hay miedos, allí no hay amarguras, resentimientos, penas, rabias, envidias, ni dolor, ni frío. Mi alma es tan brillante que todo estaba encandilado por su precioso resplandor. Entonces escuche la voz de Dios y me dio la bienvenida. Yo al principio no quise oírlo, pero después le preste atención. Llore mucho y me quede allí, no se cuanto tiempo. Dios se compadeció de i y fue sabio al final, pues me dio una segunda oportunidad. Y es esta. Es mi vida. Y me temo que para estas alturas, ya me he equivocado más de la cuenta… 34
  35. 35. CANTATA 35
  36. 36. MI ALMA Mi alma se quedo mirándome en el espejo, me mostró la hora y se fue corriendo. Yo no pude atravesar la distancia y me quede parado solo con mi reflejo, esperando su regreso. Pasó un hombre de ojos de azufre con grandes cuernos y me propuso una nueva a cambio de la vieja, para el llevarla a su reino. Yo me negué respetuoso y el siguió su camino. Paso un ángel y me pregunto si mi alma iría al purgatorio, pues el tenia la llave y ella tendría que esperar a que volviera para poder entrar. Yo le dije que no, que mi alma no iba para ese lugar. El ángel entonces siguió su camino. Vino Dios y me regaño por dejar mi alma irse sin permiso. Me dijo que si no la traía de vuelta ya mismo, me castigaría dejándome sin ella para siempre. Mi reflejo y yo nos quedamos mirándonos asombrados y no contestamos. Bajamos las miradas al unísono y cerramos los ojos. Entonces Dios se dio cuenta que mi alma estaba jugando en su cielo. Entonces Dios sonrío y unió mi cuerpo con mi reflejo en un abrazo fraterno. 36
  37. 37. EL BURRO Un burro se detuvo a pensar en el medio del camino que seria de su vida. Estaba condenado a ser siempre menospreciado por sus orejas puntiagudas y su enjalma de poca monta. Recibía la peor comida en las bateas. Los caballos se burlaban de el a su paso y su amo lo azotaba sin piedad. - ¿Por que dios omnipotente me condenaste a esta razón de vivir? ¿Alguien lo sabe? En ese momento se movió bruscamente y su carga se desato cayendo ruidosamente al suelo. Su amo lo vio y le propino la tunda de azotes más grande que el pobre burro haya recibido en toda su miserable vida. Moraleja: Burro que piensa, bota la carga. 37
  38. 38. EL GUIA Un ciego juega ha cerrar los ojos y canta feliz de lo que no puede ver. Un hombre de traje de sastre que va rumbo a la oficina afanado y nervioso lo ve y siente lastima por el. Se acerca y le pregunta: “¿Qué haces?” Y el ciego le contesta: “Trato de guiarte en tu camino, para que no te pierdas” El hombre lo mira sorprendido y continúa su marcha al trabajo. Diez pasos después se detiene. Esta llorando. Lo comprende todo. Se devuelve hasta el ciego y lo abrazo con afecto. Luego le susurra al oído: “Guíame maestro” 38
  39. 39. CUENTO PARA TERMINAR UNO MISMO Los tres negros africanos encontraron el baúl enterrado en medio de la tundra. Todos son zulu. Uno de ellos levanta el candado y descubre tres llaves. - ¿Que hacemos? – Pregunto Nunuc, el más tímido. - Llevémosle el baúl al jefe de la tribu - Dice Korunga, el más sabio de los tres. - No - Interrumpe Juruf, el mas ambicioso. - Cada uno tome una llave. Guardémosla y volvamos a la tribu. Esta noche al salir la luna, uno de nosotros vendrá, al llegar la medianoche, vendrá otro y al amanecer el último. No hablemos más entre nosotros. Solo se 39
  40. 40. comprobara que la llave sea del baúl, pero deben dejar todo como esta. Nadie le dirá a nadie quien tiene la llave. Mañana, el que tenga la llave que abre el baúl, se ira y no volverá jamás. Y así, los tres zulú tenían un trato. Se convino que primero iría Juruf, después Nunuc y al amanecer iría Korunga. El nuevo día llego y gritos enloquecidos se escucharon en la tribu. Se había establecido un pequeño sitio de sacrificio y dos africanos estaban siendo azotados, para después ser sacrificados a sus dioses, pues habían cometido un grave crimen en aquella tranquila tribu. Uno de ellos era Juruf, el más ambicioso. El otro era Korunga, el más sabio. A un lado estaba Nunuc, el más tímido, siendo envestido por el jefe de la tribu, por su valioso servicio, pues había informado lo que estos dos malandrines estaban fraguando. Juruf gritaba y maldecía, negándolo todo, mientras Korunga guardaba absoluto silencio. Nunuc sonreía encantado y sus ojos delataban astucia y vanidad, en aquella selva encerrada. El tenía la llave que abría el cofre. ¿Qué paso? Primero fue Juruf, como era el mas ambicioso, pidió ir primero, pero no para descubrir si su llave solo abría el cofre. De hacerlo huiría inmediatamente con el. Su llave no lo abrió. Pero el no se contento con esto. Decidió esperar entre las sombras hasta ver quien tenía la llave ganadora, para caer a sus espaldas y asesinarle, pudiéndose llevar así el cofre. A la medianoche Nunuc arribo al sitio, pero entre las sombras pudo ver a Juruf oculto. Simulo que no lo había visto y con cuidado introdujo la llave. El candado se abrió y el rápidamente cerro de nuevo el candado. 40
  41. 41. Cuestión de segundos. Dejo además la llave pegada, para que Korunga la encontrara. El sabia que de esto dependía su vida. Volviendo a casa paso sin mirar a ningún lado, pensando en lo que pasaría cuando Korunga abriera el cofre. Juruf lo mataría y se marcharía y como todo el día estuvieron juntos lo culparían a el al no encontrar al asesino en la tribu. Decidió delatarlos a la madrugada, así el saldría ileso y recibiría el respeto de los suyos. Y así lo hizo. El jefe de la tribu y sus soldados encontraron a Korunga con la llave en la mano forcejeando con Juruf. Korunga, el más sabio, había sido engañado. Juruf, el más ambicioso y audaz, había sido burlado. Moraleja: <Inserte usted lo que aprendió de esta historia> 41
  42. 42. TRAVEL La mañana despunto sobre la ventana. El cielo no sabe hoy adonde voy y yo no le dije nada. Me devolví sobre mis pasos despacio y vi sombras y luces. Estoy solo, pero no estoy llorando. Voy disfrazado de algo raro y tengo mucho sueño. Veo caras que no he visto en mi vida y un dibujito de una luna me esta guiñando el ojo a manera de respuesta. Atravesé un umbral extraño y enorme, cruce la línea de cerámica, deje atrás la penumbra, descanse sentado un momento en una alfombra interminable, tuve que bordear un mar que se dejaba caer incesante por una llave de agua, pase obstáculos inimaginables, pero aprendí la valiosa lección de luchar para conseguir lo que se quiere. Tropecé torpe con una gran torre que tuve que escalar, pero la emoción de llegar a la meta me hizo el trabajo más fácil. Estoy en la cima y el tesoro esta al alcance de mis manos. Lo tomo y veo su contenido. No lo puedo creer...Entonces escucho una voz tierna que me dice: -Hijito... ¿Que haces con ese tarro de galletas en la mano? 42
  43. 43. EL AVE En lo más espeso del paraíso primal se puede ver a un ave cabeceando somnolienta sobre la rama de un árbol a las dos de la tarde de una jornada calurosa y seca. La luz se proyecto sobre ella con fuerza y el ave cayo presa de un profundo sueño. Entonces la luz aprovecha y se posa sobre ella hasta obtener sus alas, las cuales salio a probar esa misma noche. Ahora esa luz era un rayo. Ahora vendrán las tormentas, que son las lágrimas del ave primaria, que vaga arrastrándose por el cosmos del creador, que mas tarde pasara revista al inventario de sus creaciones. Moraleja: Dios te dio alas. No te las dejes quitar, por más que te encandilen. 43
  44. 44. REZOS Un monje budista esta en aislamiento mientras ora en silencio. Yo llegue hasta el y me senté respetuoso y empecé a rezar lo que me habían enseñado cuando era niño. El abrió sus ojos y se quedo mirándome con desprecio. Yo le mostré la cruz que llevo en mi pecho y el me señalo la salida. Yo me encendí de amor y lo abrace con fuerza. Después me fui de allí. Han pasado muchos años después de eso y yo todas las noches rezo por el. Pero el nunca ora por mí. El monje es un maestro en el tema de la comprensión… Y de mi se dice que soy hereje…Y yo no se por que. 44
  45. 45. LA OLLA Una anciana llora escandalosamente en el fondo de la choza pobre y maloliente. La anciana a descubierto con pavor que su única olla de barro se ha roto en el fondo y ahora no tiene en que preparar su alimento. Su vecina golpea la puerta y ella la oculta rápidamente, por vergüenza. - Vecina ¿Qué le paso? - Nada mi vecina querida…Es que me he golpeado con el martillo en un dedo, mientras clavaba un clavo en la pared. La vecina se marcha y la anciana se queda pensando en como arreglar su situación. A la tarde siguiente va hasta el mercado y gasta hasta su último peso ahorrado en la compra de la olla más hermosa y grande que encontró. Cuando pasaba por la puerta de su vecina se detuvo y golpeo a la puerta. La señora se asoma. - ¿En que puedo servirle vecina? - Gracias mi querida vecina…Es que compre esta olla nueva y me detuve acá un momento para saludarla y tomar aliento… - Esta muy linda su olla vecina. La mía es vieja y esta rota, pero yo la arregle como pude. Lo importante es tener en donde cocinar uno su comidita… - ¡Uy no! …Yo si no puedo cocinar en una olla rota. Ante todo, la dignidad…Con permiso querida vecina. Y la anciana se fue hasta su casa, arrastrando la enorme olla nueva. Los días pasaron y la anciana no se vio que volviera a salir 45
  46. 46. de su casa. Preocupados, los vecinos derribaron la puerta y la encontraron abrazada a la olla de barro, reluciente y sin estrenar. La anciana se había muerto de hambre. La vecina se llevo la olla para su casa, para reemplazar la que tenia rota. 46
  47. 47. GATOS EN EL SUELO Tres gatos están jugando en el suelo. Tres gatos que miran a ninguna parte y tienen siete vidas para gastar. Tres gatos que no son ni lindos ni feos. Tres gatos que ven sin mirar. Tres gatos en el suelo. Tres gatos y sus nombres: Vida, que siempre esta esperando lo que vendrá. Muerte, que esta cada día como dormido, aguardando despertar y Amor, el mas hermoso, que a veces por estar con los ojos cerrados, se estrella y siente dolor, pero siempre vuelve a aparecer por ahí, maullando feliz e inesperadamente… 47
  48. 48. LA TUMBA Una fanática religiosa de la congregación de los testigos de Jehová esta en el jardín trasero de su casa cavando una tumba pequeña, profunda y húmeda. Quiere sepultar sus envidias y sus deseos mas prohibidos. Pero finalmente no se decide y se va a dormir. A la siguiente noche se le ve agrandando más el hueco, pues se ha descubierto nuevas vanidades, rabias y frustraciones. Lee la revista evangélica “Atalaya” y pide consejo al pastor de su iglesia sobre que hacer. A la tercera noche esta de nuevo cava que cava, hasta hacer un hoyo en el cual ella cabe por completo. Arroja la pala y se manda de cabeza a la fosa, pues ese día se dio cuenta que no solo era envidiosa, libidinosa, vanidosa, iracunda y frustrada, sino que además, en el fondo, todo eso le gustaba. 48
  49. 49. EL MINERAL Un alquimista esta preparando una poción para sacarse el mineral del alma. Un alquimista es un hombre ambicioso que piensa que le puede hacer trampas a Dios y meterse por el atajo. Pero Dios lo esta mirando y se ríe silencioso mientras le prepara una sorpresa. El alquimista a terminado la formula y esta dispuesto a probarla cuando de repente sufre un derrame cerebral y muere al acto. Llega al cielo y Dios lo esta esperando con un regalo. Es una roca enorme la que lleva en su mano. El alquimista llega soberbio, pues se cree muy listo. Entonces Dios lo mete dentro de la roca y lo envía de nuevo a la tierra. La roca ha caído en el jardín de otro alquimista, más obsesivo aun que el primero. El alma dentro de la roca ve como es recogido por el dueño de la casa, que lo solicita para unas pruebas que realiza en secreto en el sótano de su vivienda y necesita perforar esa roca muchas veces. . El alma en la roca se queda pensando y piensa: “Me lo merezco. Yo le hice lo mismo a Dios” Entonces Dios lo escucha y le dice: ¿Crees que soy injusto? Instantes después el alma es perforada y rota en mil pedazos. 49
  50. 50. EL DUENDE Un chico se convirtió en duende por faltarle al respeto a su madre. El duende sueña todas las noches en volver a ser normal. Pero la madre esta llorando sin descanso por no ver más a su hijo amado. Entonces el duende se lanza de cabeza al vacío, para no soportar mas la pena, pero al caer, lo hace en los brazos de su querida madre, que lo arrulla amorosamente. Y tú… ¿Cuantas veces has sido un duende? 50
  51. 51. LOS NAVIOS Mira y cruza tu mano por el rostro cuando a lo lejos se ven despuntar los navíos en el alba. Cruza los dedos y silba la canción de bienvenida y besa la espera. Habítate con tus ojos y desciéndete en la montaña donde ayer no llovió, por suerte. Son dos navíos grandes los que asoman al puerto en entradas horas de la mañana. Uno de ellos es luz y esa debes seguir siempre, para que tu alma se funda en el anhelo incansable de vivir y ser feliz. El otro es la oscuridad y al el le debes tener respeto, pero no temer jamás. Déjalos en las noches y duerme con la certeza que mañana será un mejor día. Mira el cielo en la madrugada y comprende lo pequeño que eres con humildad y da tu mejor esfuerzo. Cruza el puente del silencio y habla con el mundo, que tiene ganas de saber que tienes para dar. Mírate y amate, para que llegues a un acuerdo en tu alma, en donde ya estarás salvado. Ya estarás en calma. Allí. 51
  52. 52. LOS GOLPES Un hombre golpea a su mujer cerca a la medianoche. El ha llegado ebrio y la castiga pues ella ha osado reprocharle su comportamiento. La mujer recibe los golpes en silencio, presa del temor. El descarga toda su frustración del mundo que lo rodea sobre las carnes de la mujer. Luego la arroja sobre la cama y la viola salvajemente. El amanecer encuentra dos cuerpos tendidos sobre una cama doble grande matrimonial. Ella se levanta como todas las mañanas a prepararle el desayuno a su amado. El la sorprende en la cocina y la rodea con sus brazos por la cintura y le susurra al oído: “Te amo” Ella sonríe caprichosa y sus ojos se iluminan cuando le contesta encantada: “Yo también te amo” El amor es una diosa corrompida. 52
  53. 53. LA RULETA Un ave del paraíso esta mirando la ruleta dar vueltas y vueltas y se encandila con sus colores y sus formas y la pasión que genera detrás del juego del casino. Un ave del paraíso apuesta su alma al color rojo solo por la emoción dopaminica que le produce el vértigo de verla girar y girar. La pequeña esfera cayó en el color negro y ahora el ave del paraíso no existe. El diablo esta detrás de esa ruleta dándole vueltas y vueltas con sus soplidos. El ave del paraíso reposa ahora sobre el hombro del malvado. El cielo llora su perdida. El infierno esta de fiesta. El purgatorio esta dormido. 53
  54. 54. EL CEMENTERIO Estoy medio despierto en el incesante rumor de las cruces de un cementerio. La ciudad esta quebrada ¿Con que la curaremos? El temor viene detrás, como un guardaespaldas que me dice en silencio: "Ven" No puedo dejar de sentirme tentado por esa muerte caprichosa y femenina, que nunca ha sabido bien donde voy. Que nunca me ha dicho: "Te amo" Pero que en calma, pisa mis huellas y no se olvida de mi nombre jamás. El cementerio azulado, de cruces apareadas de lluvia, me insinúa calma, pero ¿Que paso? Algo me dice mi alma. Me dice que hoy no es el día... Me marcho. La luz se queda. El viento es mejor que yo. 54
  55. 55. SOY YO Estoy recostado sobre una hierba fina que me pega en el rostro con gracia y entonces siento por primera vez que estoy cada vez más y más lejos de todo lo malo del mundo. Enciendo un cigarrillo y valoro su compañía mientras el cielo se va cayendo a pedazos desiguales sobre los montes, los mares, el desierto y yo. Pienso en el amor y me encuentro renacido en ese instante por única y bendita vez. Al final del camino siempre hay un sitio a donde llegamos. Y ese es el amor. Esa es la casa. Eso nos define. Somos amor. Avanzo seguro y golpeo la puerta de esa morada. -¿Quién es? -Se escucha en el interior. - Soy yo – Contesto. Y sonrío. Y una ciudad de acero vuela sobre mí y cambia de luces, dejando el trigal marcado en simetría. Apura la noche. Mañana será otro día. Mañana todo estará verde y amarillo. Mañana todo será absurdo. Mañana por la mañana, ellos volverán a cumplir su antigua promesa… 55
  56. 56. LA LLUVIA Un grillo de monte se quedo por fuera de su madriguera una noche que anunciaba lluvia. El grillo empezó su precioso canto afinado llamando a sus compañeros, para ver si alguien lo podía socorrer. Solo paso la mantis religiosa y el se oculto, porque sintió temor. La mantis lo invito a pasar la noche en su morada, pero el grillo no acepto, pues le parecía peligroso y se fue corriendo, mientras la mantis le gritaba en la retirada: “Te vas a morir” El pobre bicho subía por ramas, bajaba por piedras, se revolcaba en la maraña, pero ningún sitio le parecía seguro para refugiarse. Entonces la lluvia largo implacable sobre el y en medio de la tempestad, el grillo murió. Fue victima de la lluvia de verano. La mantis religiosa desde ese momento, se le considero adivina, pues había pronosticado la muerte del pobre grillo. Todos los demás bichos iban a pedir consejo y premonición. Entonces Dios se enfureció con ella y la castigo para siempre, haciendo que se comiera a sus parejas, durante el apareamiento. Además, convirtió el precioso canto de los grillos en un chirrido insoportable, que se repetiría noche tras noche y por siempre, para que el único oído de la mantis se irritara. Solo Dios debe conocer el destino de cada quien. Por algo es el que escribe los libretos. 56
  57. 57. LA AMBICION Una serpiente avanzaba por la selva, mientras cantaba encantada, con su lengua venenosa. Llega a la madriguera de un ratón y lo llama lambisconamente. Este sale lentamente, pues es muy temprano aun y le pregunta: - ¿Qué quieres? - Nada, querido amigo. Solo he pasado a saludarte y a ver si necesitas algo. - ¡Oh, gracias amiga mía! Pasa, te preparare un café… La serpiente se sienta en el mullido sofá mientras la noble rata esta en la cocina, preparando el café para su amiga. Luego empiezan a charlar y después de una hora, el ratón prepara un opíparo desayuno. La serpiente esta embelesada y dichosa. El ratón la invita a quedarse a almorzar y le llena la barriga a la serpiente, con suculentos manjares. Después el ratón sirve el mejor vino de la casa, y ambos se sientan a beber sin más ni más. Caída la noche, el ratón despide a la serpiente, después de enviarla a casa, a punto de reventar, pues también el ha dado de cenar. La serpiente se despide y vuelve a su casa, avanzando lentamente, mientras piensa: “Ojala mañana consiga otro amigo como el ratón, pero mejor” 57
  58. 58. EL MAESTRO Un día lo vi pavoneándose como un pollo en el medio de todos nosotros. Hablaba de lo importante que era la piedad y la compasión por el prójimo y del amor. Decía que amar era lo más importante, pero nunca supo llorar ni perdonar. Les aconsejaba a los más ancianos que debía calmarse un poco. Pero vivía alterado, amargado y envidioso. A los más jóvenes, les decía que debían aprender a vivir, pero el no tenia vida propia. Y a los de su edad, el les contaba que era un talento inmaculado, pero en realidad, no sabia ejercer ningún arte bien. Solo copiaba a los otros. El era dizque el maestro. Hablaba de mujeres con las que había estado y decía y escribía que el las dejaba, por no satisfacerlo. Pero todas las noches, todas las putas noches, se encerraba en su cuarto de un departamento blanco y frio, a masturbarse sin remedio. El iba a cumplir treinta años y no sabia como conseguir una mujer. Era un perdedor y en el fondo lo sabia, pero siempre salía al otro día a hablar, de lo que jamás había vivido. En todas partes hay farsantes, pero así nunca sean desenmascarados, ellos ya llevan por dentro su propio castigo. 58
  59. 59. EL MERCADO Una señora iba por el medio de la calle del abasto con una canasta en la que llevaba la comida para el mes, con la cual alimentaria a toda su familia, numerosa y humilde. Habían reunido entre todos el dinero para hacer aquel mercado, que si bien se veía generoso, en realidad alcanzaría para comer algunos bocados diarios, cada uno. Otra mujer salió a la escena y se ofreció a ayudarle a llevar la canasta a la pobre señora. Esta agradeció el gesto y acepto de buena gana la colaboración. Pero después de avanzar unas calles mas, la otra mujer le dijo que hasta allí la podría ayudar y exigió para si la canasta. Entraron entonces las dos mujeres en disputa y hubo de intervenir la ley. La llevaron delante del juez, el cual dictamino que al no tener la certeza de quien seria la dueña legitima del mercado, debía repartirse en partes iguales. La pobre señora se sentó a llorar desconsolada, pues su familia estaría en apuros todo el mes, mientras que la otra se le veía satisfecha y sonriente. El juez al ver la actitud de las dos mujeres, decidió entregar la totalidad del mercado a la señora angustiada y mando azotar a la otra, por ladrona. Tarde o temprano, cada quien se queda con lo que merece. 59
  60. 60. TRUCOS BAJO LA MANGA Por un tiempo fui mago. Un mago de la vida. Y hube de sacar mil trucos que tenia bajo la manga. Pero esos mil trucos se me terminaron siendo yo muy joven aun. Entonces fui hasta el fin del mundo y le pedí al grito primal mil trucos más. El favor me fue concedido y por desgracia para mi, esos otros mil trucos se me terminaron de nuevo muy rápido. Por eso deje de ser mago. Ahora no hago trucos. Ahora soy yo. Ahora llevo el grito primal en mi interior. Y nunca se caya. 60
  61. 61. LOS LIBROS Me encerré un día dentro de mi biblioteca personal y me perdí en medio de las letras de los libros. Viaje por lugares impresionantes y hube de pasar muchas aventuras a través del océano, los desiertos, la jungla y el hielo. Estos libros me mostraron amores difíciles, ideas locas y filosofía del alma. Pero hubo un libro que me llamo más la atención que todos los otros: Era el libro de las sagradas escrituras. Con el comprendí el dolor de los hombres, la fe y la esperanza. Pero también me enseño el miedo. Entonces salí de allí y cerré el libro, guardándolo en otro lugar bajo llave. No es bueno creer todo lo que dicen por ahí. 61
  62. 62. LA RABIA A una mujer joven: Y es bueno estar uno un poco agresivo. Es la rabia insolente de tu juventud. Déjala correr. Déjala estallar. Y ya vendrá otro cielo más nuevo de vuelta, mañana. Y entonces te darás cuenta que estas cansada de estar siempre violenta y tendrás sed de amor. Déjalo llegar. Déjalo posesionarse. Y te darás cuenta que sin querer, tú estarás también haciendo ese largo viaje de vuelta, mañana. Y llegaras de nuevo al lugar más precioso que es tu alma. Déjala alumbrar. Déjala morirse. Y sabrás entonces, sabiamente, para que viniste al mundo. Mañana... 62
  63. 63. LA CEBOLLA Una cebolla de tallo verde y cuerpo redondo se quedo observando a través de su vestidura el mundo. Como ver a través de un vidrio encebollado. Descubrió a ras del suelo la violencia, el hambre, el odio y las enfermedades. Pudo percibir claramente las envidias, el abandono y el sufrimiento humano. Se quedo contemplándolo y después de algún tiempo empezó a llorar. Sus ojos se pusieron rojos como un tomate y por más que trataba de abrirlos, no podía hacerlo. Otra de ellas se acerco y le pregunto: - ¿Qué te pasa? La cebolla, avergonzada de revelarse tan sensible, se limpio rápido con su propio revés y le contesto: - Nada, amiga mía. Es que la cebolla me hace llorar. 63
  64. 64. EL FRIO (REMAKE CONTRACORRIENTE) Una tarde de abril iba el viento de norte a sur, en un viaje violento por todas partes. Pero su trayectoria entonces se vio detenida por el cruce con una fogata, de la cual se desprendían algunas llamaradas muy altas, que impedían su transitar. - Vete de acá frío. No puedes pasar por nosotras - ¿Cómo que no? ¡Yo soy el frío! Y por lo tanto voy por donde me da la gana… - Repuso este vanidosamente - Si tratas de pasar, te vas a quemar. Estamos hechas para eso. - ¡Necias! ¿Acaso no han escuchado sobre mi poder y fuerza? Las llamas no prestaron mas atención y el frío, montando en cólera, se abalanzo sobre ellas, inmenso e inagotable, quemándose al contacto. Tuvo que retroceder, herido y humillado. La fogata entera se burlo de el, y el frío no tuvo mas remedio que retroceder, y enfriar otros lugares. La razón siempre prima sobre la fuerza, el poder o el obstinamiento. 64
  65. 65. LA ORQUIDEA Una orquídea se marchita para siempre en el medio de un valle que nunca nadie ha visitado. Jamás. Nunca. Jamás. La orquídea se va a morir! La orquídea esta llorando en el medio de la hierba enorme, pues paso toda su vida sin que nadie la viera y ella quiere saber si es hermosa o no. Pero no hay quien se lo confirme. No existe espejo, o lago, en que reflejar su apariencia. La orquídea esta agonizando adolorida y con sed de verdades. Con sed de saber. Entonces aparece un colibrí y se posa sobre ella, ansioso de su néctar. Ella lo deja actuar en silencio y antes de que este se marche de nuevo, le pregunta: -¿Qué te parecí? Y el colibrí le contesta: - Como el mejor néctar que probé toda mi vida. Una sonrisa al cielo de parte de la orquídea y la muerte, que la deshoja por completo en el mejor día de su vida: El ultimo. 65
  66. 66. LA GACELA Una gacela saltaba feliz y vanidosa por el bosque en una templada mañana de mayo. Un conejo, joven aun, la encontró en medio del camino y le pidió consejo sobre como saltar con agilidad y garbo. La gacela se burlo de el y le dijo: -¿Tu saltar como yo? ¡Por favor! Con esas patas tan cortas no me llegas ni a los tobillos. Vete de acá necio, no me hagas perder mas el tiempo. La gacela siguió su camino y a unos pocos pasos cayó en una trampa de los cazadores del bosque. Sus dos patas traseras quedaron atrapadas en el gancho dentado de metal y la sangre empezó a emanar incontrolable, al igual que el dolor que cubrió prontamente su cuerpo. - ¡Conejo, ve y busca ayuda, antes que me encuentren los cazadores! El conejo se quedo mirándola unos instantes a los ojos, entrecerrando los ojos y se fue corriendo, perdiéndose en la espesura. Una hora más tarde se diviso de nuevo su silueta, saltando enérgico en medio del follaje. - ¡Eso conejo, salta! ¡Que movimientos tan sublimes! - Dijo la gacela, anhelando la ayuda que traía el conejo. Pero entonces al llegar junto a ella el concejo le grita: 66
  67. 67. - Este salto lo aprendí de ti. ¡Mira! – Y diciendo esto salto por encima de la gacela y la trampa hasta llegar al otro lado y ocultarse entre unos arbustos. Los cazadores venían detrás, persiguiéndolo. Pero al llegar al lugar, encontraron la gacela y la llevaron a su campamento. Luego la mataron y se la comieron. El conejo los había guiado hasta allí. 67
  68. 68. LA CABUYA Una larga cabuya, pende tensionada del techo y en el otro extremo sostiene una enorme campana. Una de las fibras de esta cabuya le dice a la otra: - Quítate de encima de mí. Me fastidias. - No puedo quitarme – Le contesta esta - ¿No ves que si estamos así es por la tensión que ejerce la campana sobre nosotras? - No se nada. Solo quítate o no responderé de mí. - ¡A callar necia! - Tercia otra fibra. - Aquí todas somos iguales y hacemos el mismo trabajo. Por eso es que juntas, formamos esta cabuya. - No te metas con ella – Interrumpe una cuarta fibra - Cállense todas – Grita una quinta Y así, sin más ni más, han empezado una gran disputa. Todas empiezan a forcejear unas con otras y a empujarse. La campana se despierta de su sueño y pide por favor solucionen su diferencias, o esta caerá al suelo y están a gran altura. Las fibras entonces se enfurecen mas al ver el egoísmo de la campana y de tanto pelearse, finalmente la cabuya se rompe, todas las fibras mueren y todas caen al suelo, hechas pedazos. Llega a un acuerdo con las fibras de tu alma, para que la cabuya de tu vida no se rompa y no rompas la campana de tu mente en mil pedazos. 68
  69. 69. FADE OUT 69
  70. 70. LA PARED Un hombre golpeaba con fuerza su cabeza contra una enorme pared en horas de la madrugada. Un policía lo vio y se acerco a el, sorprendido de ver como se castigaba sin importarle el dolor y la sangre. El hombre no emitía queja alguna. Solo se golpeaba una y otra vez. El policía intento detenerlo pero fue inútil. Finalmente cayó desplomado al suelo, muerto y con la cabeza completamente abierta. En el levantamiento del cadáver encontraron un artículo de una revista, que invitaba a sus lectores a ser de “Mente abierta” 70
  71. 71. LA CRUZ Un joven esta encerrado en su casa armando una cruz con grandes bastidores de nogal. Tenía una moto y la vendió para comprar la madera. Trabajaba en el bosque y no volvió para dedicarle más tiempo al asunto. Vivía con una hermana y ahora ni se saludan, porque saben bien quien es cada uno en realidad. El joven ahora esta encerrado y ya termino su cruz. La coloca con cuidado sobre la cama y se acuesta a dormir sobre ella. La besa piadosamente y la abraza con cariño. Su hermana lo ha llamado para el desayuno y el contesta: “Si hermana, ya voy” Luego se voltea hacia la cruz y le susurra: “Mañana cambiaras de dueño. Todos te merecen menos yo” Al llegar al comedor, se da cuenta que esta solo. Cae en la cuenta que nunca se ha visto en un espejo. Entonces decide emprender la huida. Empaco sus pertenencias y salio corriendo, dejando la cruz en su cuarto. Cuando la hermana llego, abrió la puerta y vio esos bastidores cruzados de nogal y exclamo: - ¡Que bueno verte acostado, querido hermano! Mama esta enferma y tienes que ir a cuidarla. Al fin y al cabo de todos los hermanos, tú eres el único que no sirve para nada. Después salio, cerrando la puerta con fuerza. Rumbo a la cocina, la hermana pensó: - Que alivio haberle heredado mi ejemplo a mi querido hermano. Ya no me muero ni en mi propia cruz… 71
  72. 72. EL VENENO Retazos de una conversación entre el pasto y la hierba, frente a un trozo de vidrio. - Me voy a tomar este veneno que tengo frente a mí. - Estas parado frente a un espejo. - Por eso. - No entiendo. - Lo comprenderás, cuándo me corte la boca. - ¿Con los fragmentos rotos? - No. Con mi reflejo. - ¿Y por que dices que es veneno? - Porque todas las bocas que pasaron por mi, se envenenaron conmigo. - ¿Y? - Pues estoy hecho de veneno. - No creo - ¿Por que? - Porque eres hierba, y de las malas - ¿Y? - Hierba mala nunca muere. En ese momento paso una podadora y mutilo el pasto y destruyo por completo el fragmento de vidrio. La hierba quedo intacta. - No importa – Dijo el maquinista. Mañana me traen el veneno para matarla. Moraleja: <Inserte usted lo que aprendió de esta historia> 72
  73. 73. LA LOCA Una mujer va gritando desnuda por el medio de la avenida ante la mirada atónita de los transeúntes que van hacia el trabajo, esa mañana de lluvia. Una chica universitaria se acerca a ella con un chaquetón para cubrirla y entonces la loca le toca un brazo a la joven y le dice: “Tu la traes ahora” Entonces la chica se deshace de su ropa y empieza a gritar desnuda por el medio de la avenida ante la mirada atónita de los transeúntes que van hacia el trabajo, esa mañana de lluvia. Una enfermera se acerca a ella con un chaquetón para cubrirla y entonces la loca le toca un brazo y le dice: “Tú la traes ahora” Entonces la mujer se desabrocha el vestido y empieza a gritar desnuda por el medio de la avenida ante la mirada atónita de los transeúntes que van hacia el trabajo, esa mañana de lluvia. Una monja se acerca a ella con un chaquetón para cubrirla y entonces la mujer le toca un brazo a la religiosa y le dice: “Tú la traes ahora” Entonces la monja se quita el hábito y empieza a gritar desnuda… 73
  74. 74. RESPLANDORES Una chica se mira desnuda en el espejo del baño, cuando de repente de su vagina empiezan a emanar toda clase de resplandores. Ella se queda atónita y no sabe que hacer. Esta temerosa de lo que le puede estar pasando. Piensa que se va a morir. Pide a Dios por su vida. Entonces la madre entra al baño y al ver la escena, le dice: - Tranquila hija mía. Ahora tienes el poder de dar vida. Ahora tu mundo cambiara. Ya eres una mujer… - ¿Y que debo hacer? - No dejes que la antorcha del hombre te extinga. - ¿Te ha pasado? - Todas las noches, hija mía. Todas las noches. Ahora te dejo. Ya van a abrir el lupanar… 74
  75. 75. LA LIBERTAD - ¿Dónde estas? - En ninguna parte y en todas. - ¿A dónde vas? - A ninguna parte y a todas. - ¿Quién eres? - Ninguno y todos. - ¿Qué quieres? - Nada y todo. - ¿Cómo lo lograste? - Lo deje todo, por nada. 75
  76. 76. EL KARMA Un asesino es arrestado finalmente y llevado a los tribunales en donde se le condena a morir ejecutado. El hombre atraviesa días después un pasillo que parece largo e interminable de la cárcel en la cual esta encerrado. Sabe que lo llevaran a su último encuentro con los hombres antes de desparecer de la faz de la tierra para siempre. Lo colocan en posición y una fila de soldados está lista para dispararle. El encomienda su alma a Dios y le murmura entre su mente: “Me arrepiento sinceramente de todo lo que hice” Dios exhala un quejido y sin más remedio, le abre las puertas del cielo y ve pasar esa alma en silencio. Ese es el karma de Dios, que no sabe como salir de esa trampa de los hombres. “Es hora de inventar otra guerra” Dice alguien recostado en el paraíso… 76
  77. 77. EL PEON Un peón se salio de la cuadricula y fue perseguido por las demás fichas del ajedrez, que lo querían para si. El peón corrió adelantado a su tiempo. El peón se ato las manos y los pies con vendas blancas y se retorció en deseos con consecuencias. El jaque mate se desvaneció y la reina danza loca por debajo de la mesa. Se derramaron los alfiles y todo se oscureció de superstición. Y yo, el rey, caí muerto… 77
  78. 78. A LA ORILLA LLEGARON LAS HORAS Ella me hizo una barca con su cuerpo y salimos de inmediato a navegar. Ella soplaba sus propias velas y yo trataba de ver algo en medio de la brisa. Ella sonreía y yo pensaba que pasaría cuando llegaran las sombras. Pasamos muchas horas en altamar y finalmente llego la noche. Entonces nos perdimos en el medio de aquel vasto océano, yo escondido dentro de ella y la tormenta y el huracán se hicieron siameses y nos perdimos. La barca se rompió en mil pedazos y yo caí al fondo de aquel mar. A la orilla llegaron en horas del mediodía siguiente todos los restos de nuestro naufragio. Un amor hecho pedazos. Pero mi cuerpo nunca apareció. 78
  79. 79. LA PERRA Viernes en la noche. Una perra se mira al espejo, completamente maquillada y atajalada en vaporosos ropajes. “Esta noche quiero un perro de raza, mínimo un pastor alemán. Lo merezco” Después de salir a la calle por varias horas, todo lo que se divisa es un pobre perro de taller automotriz, maloliente y pulgoso. “Peor es nada” Se dice la perra, llevándoselo a casa. 79
  80. 80. EL TELESCOPIO Mis ojos son un telescopio que puede ver hasta los confines del alma de las personas. Mis ojos son un telescopio enorme, que puede divisar hasta la más ínfima sombra a kilómetros de distancia. Hubo algunos que se llamaron mis amigos, y vinieron a robármelo. Pero yo ya los había divisado en la lejanía, y cuando llegaron, los recibí en mi corazón con infinito amor, pero ellos solo querían robarme mi telescopio, y al no encontrarlo. Se largaron desagradecidos. Por eso no lo volví a usar. Ahora vivo con mis ojos cerrados, para aprender a percibir el mundo con mis otros sentidos. Ahora disfruto de la armonía, la cual se encuentra donde no se ve. Ahora vivo mas tranquilo, porque nadie viene a mí, por las razones incorrectas. Y puedo comprender que ese, es el lenguaje del cielo. 80
  81. 81. ALICIA EN EL OTRO PAIS Alicia se cayo en otro hoy lleno de tortugas y del susto se metió en un caparazón olvidado. Saco su cabeza por el orificio superior y los brazos y piernas por los costados del mismo. "Que bien me queda" Pensó mientras intentaba avanzar con dificultad. Las sotas de corazones se transformaron en diamantes filosos y fueron con antorchas y espadas de cartón a matarla. Alicia entonces asustada intento desprenderse de su chaleco óseo pero no pudo. Fue atrapada y llevada ante la malvada reina. Una olla gigante se puso a hervir de inmediato. "Para todo mi reino, esta noche cenaremos sopa de tortuga" Decía mientras reía excitada observando fijamente a los ojos a Alicia. La pequeña lloraba con sus cabellos rubios pegados en su cara, pero nada podía hacer. Ella misma se había encarcelado en aquel caparazón y seria ejecutada. Los topos libidinosos fueron hasta ella y la tomaron por las piernas mientras la penetraban una y otra vez en interminable fila. Alicia tenía su rostro enrojecido pero por más que suplicaba, era inútil. Los topos en su totalidad la violaron interminablemente. Terminado el festín sexual, se paso al gastronomico. Fue levantada por los cocineros de aquel reino y depositada al agua hirviendo. Se escucharon gritos enloquecidos de la pequeña mientras era despellejada viva por el agua caliente. La corte saboreo la sopa repitiendo más de una vez el plato. "La jalea de los topos le dio buen sabor" Decía la reina mientras se limpiaba la boca con el revés de la manga. Esto fue lo que en realidad le ocurrió a Alicia en el país de las otras maravillas.... ¿Les gusto el cuentito? 81
  82. 82. LA ESCRITORA Ella escribía con manos de marfil historias del cielo sobre la arena. Esta rodeada de todas esas cosas que no vuelan, pero ella las quiere encontrar en otra tierra. Cada palabra que rueda se va borrando una y otra vez en la playa, esa tarde negra de tormentas eléctricas. Alrededor el paisaje ya no se ve, todo se ha oscurecido. Ella espera silenciosa e indiferente mientras continúa su solitaria, pero increíble tarea. Cada palabra se la va llevando el agua salada y allá, adentro de aquel mar, todas ellas flotan formado palabras las cuales el cielo va leyendo complacido. El vendaval se vino abajo y cubrió su rostro de tanta agua que ya casi ni podía ver. Ella empezó a andar escribiéndose ahora en las manos con un crayón que sufre de insomnio. Mete sus manos en el agua y vuelve a escribir. EL mar esta contando ahora una historia nueva y después de un rato no es suficiente para tantas cosas que ella estaba diciendo. Se lleno también la playa, la tierra, las montañas, y todo espacio terrenal conocido por el hombre. La fauna abisal se corrió a un costado para darle cabida a todo lo que ella tenía que decir en sus escritos. Poseidón furioso reclamo, pero después de un rato decidió ir en busca de otra estación. El verano ya paso, se fue descalzo hasta la entrada del invierno e intercambio puestos. Ella sigue escribiendo y ahora su cuerpo es transparente. Su historia al fin ha sido concluida y ella reía feliz, encantada de su logro. Despertó en aquel cuarto sola, volviendo salvaje y hermosamente a ella misma. Había escrito una historia. La historia de los perros en el cielo. También envío una botella al infierno de la Web, la cual tuvo que atravesar horas, pornografía, olvidos, videos, descargas, viento y tonterías, hasta llegar aquí, a la playa donde atraco mi alma hace tanto y yo la encontré y sonreí. El mundo era nuevo. No se que hora es. No se que día es hoy. Solo se que la botella me ayudo a seguir y yo le hice un lugar. Juro que yo le hice un lugar. El frío va a hacer una rifa. Yo plante en el suelo una semilla y quería que llegara hasta el cielo. Debí 82
  83. 83. crecer riendo y llorando hasta aprender. Mis lagrimas lavaron la maldad en mi alma y cante un estribillo solar, que me ilumino. De mi salio una luz de felicidad y aprendí a luchar, hasta morir. Mis manos ahora están limpias. El río dejo de sonar en la cascada, Ahora escucho los ladridos de esos perros. La voz que ahora responde por ella. Y esto será siempre así. Sin saber... 83
  84. 84. LA MAÑANA Los rayos de sol están empapando de lluvia el techo de mi casa. Mi casa esta en la parte mas alta de otra casa, que es prestada. Mi casa alumbra indiferente ya sea de día o de noche. Mi casa es un faro en el medio del desierto. Mi casa no existe. Mi casa soy yo. La mañana se precipita a decir la palabra: “Calamidades” Y yo preparo un desayuno argentino, inspirado en un retrato que vi hace tiempo. Dios me esta halando las orejas por ser tan caprichoso con mi vida y yo me escondo detrás del espejo, para que solo vea una parte de mi, que no existe. Pero Dios es astuto y me toma del cuello de la camisa y me envía al mundo real. Me entro a la ducha y el agua que baja por la regadera esta soplando mis brazos, que son ramas llenas de hojas secas y no me importa ya nada. Dios esta perdiendo la paciencia conmigo. El no quiere verme perder mas el tiempo, pero es que yo soy así… Perdón Dios. No traje mi libreta para anotar las buenas acciones ni lo que se debe hacer. Yo soy así. Así me hizo… ¿A que no adivinas quien? 84
  85. 85. LOS FRIJOLES Hoy no hay nada para preparar en mi cocina. No tengo posesiones. No tengo nada. Solo hay frijoles. Yo los puse a remojar la noche anterior y ahora se van a ir directo a la olla pitadora. Nadie me ama. Todos me odian, por ser yo. Nadie daría ni un peso, dólar o centavo por mi alma. Yo no tengo nada. Solo soy yo. Hoy no tengo más que hacer. Hoy me ablandare en mi tinta. Para hoy hay frijoles. 85
  86. 86. LA ODISEA Todos los días salgo tarde de mi casa y el transporte público es imposible a esa hora de la mañana. Tengo que soportar la presión de miles de seres amontonados, para llegar a mi trabajo y ser amonestado por las llegadas tarde. Debo recompensar la tardanza, quedándome hasta horas después de mi salida. Vuelvo a mi casa en la noche, completamente cansado y abrumado. Entonces enciendo la televisión y las noticias tan violentas me hace sentir mal. Me acuesto con la luz encendida y pienso en el amor que no volverá a mí. Me quedo dormido sin darme cuenta cuando y al otro día me levanto tarde para ir a trabajar. Esa es mi odisea. Y yo no soy Odiseo. Y a mi nadie me escribe mis hazañas. Y a mi nadie me espera. Y a mi nadie me teje un sudario. A mi Penélope no me ama. 86
  87. 87. EL POLICIA Un policía se levanta todos los días a la madrugada y se coloca su uniforme, mientras le grita cosas al espejo. Un policía sale todos los días a trabajar y ve en todos los rostros, sospechas de delitos. Un policía se acuesta con muchas mujeres mientras les hace promesas que son falsas. Un policía tiene mucho dinero, pero nunca es feliz. Un policía perdió su alma hace mucho, cuando empezó a matar a su prójimo, cobijado en las leyes y en el cumplimiento de su deber. Un policía tiene mirada triste, pues sabe que cuando muera, no subirá al cielo. Un policía sale de su casa esa mañana, y no sabe si va a regresar. Yo tengo miedo de ese policía, porque ya viene hacia acá, a recordarme mi dolor, de vivir en este mundo, con su presencia. 87
  88. 88. EL DINERO Un hombre puede tenerlo todo con dinero. Puede tener las mujeres que quiera, los autos más lujosos, las casas más grandes, las empresas más poderosas, la comida más exótica, los mejores vinos, la cama más cómoda. Un hombre puede tenerlo todo con dinero, menos el amor verdadero. Por eso el hombre con dinero tiene una mueca de amargura y el labio retorcido. El hombre con dinero nunca podrá comprar la libertad de su alma, atrapada en una jaula de oro, desde el día en que el hombre tuvo dinero. Y si es así, entonces mi alma esta libre desde el momento de mi nacimiento. Y no me arrepiento. 88
  89. 89. MI GUITARRA Mi guitarra es preciosa, porque con sus seis cuerdas, habla con el lenguaje de mi espíritu. Mi guitarra es mi amiga, pues siempre charlamos mientras la sostengo entre mis brazos. Es mi amante fiel, pues nunca me ha cambiado por ninguno. Mi guitarra me conoce y sabe cuando estoy feliz, triste o rabioso. Mi guitarra tiene guardada para mí una sorpresa, que es una canción preciosa que algún día me dará. Yo amo mi guitarra porque no es como los seres que conozco. Mi guitarra nunca me pide nada a cambio. Usted si. Por eso yo amo mi guitarra. Porque gracias a ella, nunca me quede solo. 89
  90. 90. LA HOJA Soy una hoja seca que es llevada de aquí para allá por el viento del otoño. Soy una hoja que se desprendió de un árbol que se canso de llevarla. Por eso ahora vago libre adonde me lleve el azar. Por eso ahora escribo. Y no se para quien escribo. Solo voy dejando letras, aquí y allá. Solo soy la pluma del viento de mi otoño interior, que nunca acaba. 90
  91. 91. EL KIT Debajo de mi cama tengo un kit, que me ayudara en caso de desgracia. En ese kit tengo un espejo, para verme a los ojos y recordar quien soy. También hay una cruz, para inspirarme a continuar y un lazo rojo, para atarme al dedo índice. Ese lazo es para nunca olvidar. Nunca olvidar. 91
  92. 92. EL ERROR Mi error fue no haber sido limpio de corazón, a lo largo de mi vida. Mi error fue haber pensado incorrectamente, a lo lago de mi vida. Mi error fue haber engañado, a lo largo de mi vida. Mi error fue haber sido soberbio, a lo largo de mi vida. Mi error fue haber odiado, a lo largo de mi vida. Mi error fue haber sido envidioso, a lo largo de mi vida. Mi error fue haber despreciado, a lo largo de mi vida. Mi error fue no haber reconocido mi error, a lo largo de mi vida. 92
  93. 93. EL DIAMANTE Un diamante es un prisma que refleja todos los colores al ser atravesado por la luz del sol. Un diamante es una piedra preciosa y por ser tal, tiene un precio muy alto de pagar. Un diamante es un mineral muy fuerte, por lo tanto es difícil de romper. Yo no podría ser un diamante entonces. Cuando un rayo de sol cae sobre mi, solo proyecto sombra. Y no soy precioso, ni mucho menos, al verme, nadie pagaría nada por mí. Y mi alma es tan frágil, que cualquier cosa me quiebra, incluso el trinar de un pájaro sobre la rama, o el murmullo del viento, una mañana de primavera. Dios no me quiere ni para un rayo de sol, ni para hacer parte de la belleza, ni para resistir su presencia. 93
  94. 94. LOS NUMEROS Un día un uno y un cero se aparearon. De esta cruza nació otro numero uno, y otro y otro mas. Todo se lleno de unos. Unos y ceros. Entonces una pareja de unos se unió y crearon un dos. Totalmente diferente a los demás, raro y feo. El dos vivía aislado, mientras todos los demás unos y ceros se burlaban de el. Así, un buen día el dos partió con rumbo desconocido. Después de muchos años volvió con sus hijos y nietos, entre los que se veían números tres, cuatro, cinco, seis, y todos los demás números conocidos. Pero en aquel lugar ya se habían inventado un sistema binario. Solo unos y ceros. Entonces el dos partió de nuevo con su comitiva y crearon un mundo más racional. Se llamaron los números racionales. Y eran tan nobles, que en aquel mundo, también había cabida para unos y ceros. Pero estos, celosos, iniciaron una guerra contra los otros y se inventaron la resta. Todos eran restados por los unos, mientras que los ceros se paraban a la izquierda de estos, convirtiéndolos en una décima de ellos mismos. Finalmente unos y ceros fueron doblegados y condenados a restarse entre si, hasta desaparecer todos los 94
  95. 95. unos. Solo quedaron ceros. Y después fueron relegados a vivir a la izquierda del nuevo mundo. Y allí nací yo. Soy un cero a la izquierda. 95
  96. 96. LA SILLA Esa silla es cómoda. Se ve que sus patas son resistentes y es muy buena la madera. Esa silla se ve que te deja descansar complacientemente. Esa silla es perfecta. Pero yo soy mejor: yo soy una tachuela. Pero nadie reconoce que sin mi, ella no estaría allí parada. Pero nadie se sienta en mí, porque hago daño. Pero nadie analiza que yo soy el que aguanta el peso de la silla. E irónicamente, me importa un culo. 96
  97. 97. EL HOYO Me quede solo, encerrado en un hoyo que hice en la tierra, en donde solo la muerte me podrá encontrar, preguntándole cosas a la nada. Estoy en un hoyo y ni tu, con toda tu bondad, me puedes ayudar. El silencio me capturo para siempre y ahora soy una mala hierba bajo la tierra, que no germina. Me entretengo destruyendo cigarrillos que luego armo torcidos, para fumar. Me divierto escuchando las penas de las antiguas raíces, que nunca se pueden apartar unas de otras, como una falange. En este hoyo los angeles no me vienen a buscar, porque les da miedo. La desesperación se canso de darme compañía y se borro, no se que día. Desde acá no puedo ver lo que haces. Desde acá no puedo ver nada. Solo en ocasiones, viene un color amarillo y me descompone el alma adrede y después se va. Al rato viene un color verde y me da resurrección y al verme de nuevo en pie, con mi alma restaurada, se va. Y así sucesivamente, mientras yo me muevo sin decir nada, y con gestos absurdos trato de expresarme, pero todo será inútil. Estaré para siempre en el fondo de este hoyo, que es la crueldad. Estaré en este hoyo, eternamente... 97
  98. 98. MI CUERPO Mi cuerpo hablo y dijo: Silencio. Mi alma escucho atenta las palabras y empezó a dar vueltas por el, cantando bellas tonadas en lengua desconocida. Mi cuerpo al principio no entendió, pero después de un tiempo se acostumbro a ella y les dio un significado para si. Y a eso yo le llame: Amor. 98
  99. 99. EVETH Tú te fuiste y me quedaron algunas cosas que decir. “Te amo mama”. Por ahí hubiese empezado. Tu ya no estas y yo te recuerdo cada día de mi vida. Yo debí haberte salvado la vida, madre mía, pero es que estaba muy niño y no sabia que estaba ocurriendo. El cielo mato a mi mama. Mi mama se murió. Mi mami esta muerta. Yo debí haberte tomado entre mis brazos con fuerza y haberte cuidado como un hijo debe cuidar a su madre, pero es que mis manitas eran muy pequeñas y no podía hacerlo. No podía. Tu partida se llevo tres vidas. La tuya, la que nacía adentro tuyo y la mía. Yo recuerdo la última vez que te vi. Te llevaron alzada y yo me quede solo en aquel cuarto en la cama húmeda en donde dejaste tu vida. El cuarto estaba un poco oscuro y por la ventana se veía nublado. Yo no sabia que no te volvería a ver nunca mama. De haberlo sabido te hubiese abrazado. Ya pasaron casi veinticinco años y yo todavía te quiero dar ese abrazo. El cielo mato a mi mama. Mi mama se murió. Mi mami esta muerta. 99
  100. 100. No me llevaron a tu funeral porque yo estaba muy chico. Por eso llevo a todas partes esa mirada triste, de ojos pequeños, como los tuyos, de tanto llorar. Y se que las cosas que escribo no tienen sentido, pero tal vez lo hago porque siempre he querido estar contigo. Yo daría mi vida por salvar la tuya. Pero no pude hacerlo. De haber sabido que eso iba a pasar yo le hubiese gritado a Dios con mis pulmones de niño: “¡No te lleves a mi mami!” “No me dejes solo” Y de pronto Dios hubiese tenido compasión de mi y la hubiese dejado a mi lado. Pero no fue así. Y Dios me destruyo. Y no entiendo como me hizo eso a los cinco años. Y yo te juro mama que te hubiese hecho reaccionar. Yo te hubiese dicho: “Mami: No te mueras en mi casa. Salgamos a jugar” De haber entendido tu no te hubieras muerto en mi casa. Pero no te pude salvar la vida mama. Lo siento mucho mama. Quiero a mi mami. Yo amo mucho a mi mama. Mi mama me mima. Mi mama me ama. Mi mami y yo. Mi mama se murió. Dios me destruyo. No te mueras en mi casa. Te amo mama.Mamaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa aaaaaaaaaaaaaaa 100
  101. 101. LA PASAJERA - Un boleto a la nada por favor. - ¿Como dice señorita? - Véndame un boleto a la nada por favor. - Señorita, la nada no existe. - El boleto tampoco. Solo démelo... 101
  102. 102. EL FIN Mi alma se ha encogido miserablemente y ha tocado fondo, pues se ha encaminado en un viaje sin regreso. La barca de Caronte me esperaba, pero yo la he hecho naufragar, y mientras el me tendía la mano para que no lo dejara ahogarse, yo caminaba sobre las aguas y le decía que guardara silencio. Llegue a la otra orilla y un perro enorme de tres cabezas me ladraba. Quería morderme. Me quería matar, pero yo saque de mi bolsillo un poco de sal y el ahora es mi mascota. Las almas me gritaban de ambos lados y en medio de sus lamentos me imploraban: ¡Es por el otro lado! ¡Devuélvete! Pero yo continuaba impasible más y más al centro. Recibí todo el dolor, toda la pena, toda la amargura de ese lugar, y me llene tanto de eso, que el sufrimiento de mi ser se me escurría hasta por los oídos. Y aun me pasa. Descubrí los restos mutilados y humeantes de mis amores pasados, todos desperdigados por el suelo hirviente, destruidos por mi propia mano, allá, en esa otra vida. La sangre de los corazones rotos de las mujeres que ame han hecho germinar en la tierra muñones enormes que me rayan el rostro, las manos, todo el cuerpo a mi paso. Y lloro como un tonto y nadie me entiende. Las lechuzas posadas en los salientes de roca, me miran de lado y comentan cosas entre ellas mientras hacen un banquete con mi corazón. Soy una sombra. Un halo. No soy nada. Finalmente llegue al sitio mas oscuro, lleno de tinieblas, lleno de oscuridad, y allí, me acune como un niño en los brazos de toda esa desgracia. Y desde entonces grito y camino y vago errante por mi propio ser, intentando descubrir, el por que de mi pena, el por que de mi lamento, el por que de mi esencia. Ya no consigo ver la claridad. Todas las mañanas, un coro de seres extraños y malolientes vienen y entonan canciones susurradas entre sollozos y amargura, y ahora esa es la banda sonora de mi existencia. Me he tropezado 102
  103. 103. con el cadáver de mi pasado que me alcanzó finalmente y en la caída, me he destrozado en mil partes y no puedo reconstruirme de nuevo. Ya no se en donde estoy. Ya no puedo salir. La eternidad de todo esto es el ardor de mi cabeza. Esto es el fin. Este es el fin… 103
  104. 104. O ME MATA O LE DISPARO… 104
  105. 105. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN.FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. FIN. 105

×