Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Curso 12

1,985 views

Published on

Dios, Cristo, Jesús, Espíritu Santo, Biblia, Religion, Cristianismo, Evangelizacion, Evangelismo, Enseñanza Biblica, Protestantismo, Discípulado, Iglesia

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Curso 12

  1. 1. MODULO 12 JUSTICIA SOCIAL
  2. 2. Éxodo 3:1 Apacentando Moisés las ovejas de Jetro su suegro, sacerdote de Madián, llevó las ovejas a través del desierto, y llegó hasta Horeb, monte de Dios.  3:2 Y se le apareció el Angel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza; y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía.  3:3 Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema.  3:4 Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí.  3:5 Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es.  3:6 Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios. 
  3. 3. Éxodo 3:7 Dijo luego Jehová: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus exactores; pues he conocido sus angustias,  3:8 y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo.  3:9 El clamor, pues, de los hijos de Israel ha venido delante de mí, y también he visto la opresión con que los egipcios los oprimen.  3:10 Ven , por tanto, ahora , y te enviaré a Faraón, para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel. 
  4. 4. Éxodo 3:11 Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel?  3:12 Y él respondió: Ve , porque yo estaré contigo ; y esto te será por señal de que yo te he enviado: cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, serviréis a Dios sobre este monte.  3:13 Dijo Moisés a Dios: He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé?   3:14 Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros. 
  5. 5. 3:15 Además dijo Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: Jehová, el Dios de vuestros padres , el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob , me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos.  3:16 Ve, y reúne a los ancianos de Israel, y diles: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, me apareció diciendo : En verdad os he visitado, y he visto lo que se os hace en Egipto;  3:17 y he dicho : Yo os sacaré de la aflicción de Egipto a la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo, a una tierra que fluye leche y miel.  Éxodo
  6. 6. Éxodo 3:18 Y oirán tu voz ; e irás tú, y los ancianos de Israel, al rey de Egipto, y le diréis: Jehová el Dios de los hebreos nos ha encontrado ; por tanto, nosotros iremos ahora camino de tres días por el desierto, para que ofrezcamos sacrificios a Jehová nuestro Dios.  3:19 Mas yo sé que el rey de Egipto no os dejará ir sino por mano fuerte.  3:20 Pero yo extenderé mi mano , y heriré a Egipto con todas mis maravillas que haré en él , y entonces os dejará ir.  3:21 Y yo daré a este pueblo gracia en los ojos de los egipcios, para que cuando salgáis, no vayáis con las manos vacías;  3:22 sino que pedirá cada mujer a su vecina y a su huéspeda alhajas de plata, alhajas de oro, y vestidos, los cuales pondréis sobre vuestros hijos y vuestras hijas; y despojaréis a Egipto.
  7. 7. Levítico 25:1 Jehová habló a Moisés en el monte de Sinaí, diciendo:  25:2 Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra que yo os doy, la tierra guardará reposo para Jehová.  25:3 Seis años sembrarás tu tierra , y seis años podarás tu viña y recogerás sus frutos.  25:4 Pero el séptimo año la tierra tendrá descanso , reposo para Jehová ; no sembrarás tu tierra, ni podarás tu viña.  25:6 Mas el descanso de la tierra te dará para comer a ti, a tu siervo, a tu sierva, a tu criado, y a tu extranjero que morare contigo;  25:7 y a tu animal, y a la bestia que hubiere en tu tierra, será todo el fruto de ella para comer . 
  8. 8. Levítico 25:8 Y contarás siete semanas de años , siete veces siete años , de modo que los días de las siete semanas de años vendrán a serte cuarenta y nueve años.  25:9 Entonces harás tocar fuertemente la trompeta en el mes séptimo a los diez días del mes ; el día de la expiación haréis tocar la trompeta por toda vuestra tierra.  25:10 Y santificaréis el año cincuenta , y pregonaréis libertad en la tierra a todos sus moradores; ese año os será de jubileo , y volveréis cada uno a vuestra posesión, y cada cual volverá a su familia.  25:11 El año cincuenta os será jubileo ; no sembraréis, ni segaréis lo que naciere de suyo en la tierra, ni vendimiaréis sus viñedos, 
  9. 9. Levítico 25:14 Y cuando vendiereis algo a vuestro prójimo, o comprareis de mano de vuestro prójimo, no engañe ninguno a su hermano.  25:15 Conforme al número de los años después del jubileo comprarás de tu prójimo; conforme al número de los años de los frutos te venderá él a ti.  25:16 Cuanto mayor fuere el número de los años, aumentarás el precio , y cuanto menor fuere el número, disminuirás el precio; porque según el número de las cosechas te venderá él.  25:17 Y no engañe ninguno a su prójimo , sino temed a vuestro Dios ; porque yo soy Jehová vuestro Dios. 
  10. 10. Levítico 25:18 Ejecutad, pues, mis estatutos y guardad mis ordenanzas, y ponedlos por obra, y habitaréis en la tierra seguros ;  25:19 y la tierra dará su fruto , y comeréis hasta saciaros, y habitaréis en ella con seguridad .  25:20 Y si dijereis: ¿ Qué comeremos el séptimo año ? He aquí no hemos de sembrar, ni hemos de recoger nuestros frutos; 
  11. 11. Levítico 25:21 entonces yo os enviaré mi bendición el sexto año , y ella hará que haya fruto por tres años . 6 7 8 9 25:22 Y sembraréis el año octavo , y comeréis del fruto añejo ; hasta el año noveno, hasta que venga su fruto, comeréis del añejo.  25:23 La tierra no se venderá a perpetuidad , porque la tierra mía es ; pues vosotros forasteros y extranjeros sois para conmigo. 
  12. 12. Levítico 25:24 Por tanto, en toda la tierra de vuestra posesión otorgaréis rescate a la tierra .  25:25 Cuando tu hermano empobreciere, y vendiere algo de su posesión, entonces su pariente más próximo vendrá y rescatará lo que su hermano hubiere vendido .  25:26 Y cuando el hombre no tuviere rescatador, y consiguiere lo suficiente para el rescate,  25:27 entonces contará los años desde que vendió, y pagará lo que quedare al varón a quien vendió, y volverá a su posesión.  25:28 Mas si no consiguiere lo suficiente para que se la devuelvan, lo que vendió estará en poder del que lo compró hasta el año del jubileo ; y al jubileo saldrá, y él volverá a su posesión . 
  13. 13. 25:29 El varón que vendiere casa de habitación en ciudad amurallada, tendrá facultad de redimirla hasta el término de un año desde la venta; un año será el término de poderse redimir.  25:30 Y si no fuere rescatada dentro de un año entero, la casa que estuviere en la ciudad amurallada quedará para siempre en poder de aquel que la compró , y para sus descendientes; no saldrá en el jubileo .  25:31 Mas las casas de las aldeas que no Tienen muro alrededor serán estimadas como los terrenos del campo; podrán ser rescatadas, y saldrán en el jubileo .  Levítico
  14. 14. Levítico 25:32 Pero en cuanto a las ciudades de los levitas , éstos podrán rescatar en cualquier tiempo las casas en las ciudades de su posesión.  25:33 Y el que comprare de los levitas saldrá de la casa vendida, o de la ciudad de su posesión, en el jubileo, por cuanto las casas de las ciudades de los levitas son la posesión de ellos entre los hijos de Israel.  25:34 Mas la tierra del ejido de sus ciudades no se venderá , porque es perpetua posesión de ellos. 
  15. 15. 25:35 Y cuando tu hermano empobreciere y se acogiere a ti, tú lo ampararás ; como forastero y extranjero vivirá contigo.  Levítico 25:36 No tomarás de él usura ni ganancia , sino tendrás temor de tu Dios, y tu hermano vivirá contigo.  25:37 No le darás tu dinero a usura, ni tus víveres a ganancia.  25:38 Yo Jehová vuestro Dios , que os saqué de la tierra de Egipto, para daros la tierra de Canaán, para ser vuestro Dios. 
  16. 16. Levítico 25:39 Y cuando tu hermano empobreciere , estando contigo, y se vendiere a ti , no le harás servir como esclavo.  25:40 Como criado, como extranjero estará contigo; hasta el año del jubileo te servirá.  25:41 Entonces saldrá libre de tu casa; él y sus hijos consigo , y volverá a su familia , y a la posesión de sus padres se restituirá.  25:42 Porque son mis siervos , los cuales saqué yo de la tierra de Egipto; no serán vendidos a manera de esclavos .  25:43 No te enseñorearás de él con dureza , sino tendrás temor de tu Dios . 
  17. 17. Levítico 25:44 Así tu esclavo como tu esclava que tuvieres, serán de las gentes que están en vuestro alrededor ; de ellos podréis comprar esclavos y esclavas.  25:47 Si el forastero o el extranjero que está contigo se enriqueciere, y tu hermano que está junto a él empobreciere, y se vendiere al forastero o extranjero que está contigo, o a alguno de la familia del extranjero;  25:48 después que se hubiere vendido, podrá ser rescatado; uno de sus hermanos lo rescatará.  25:49 O su tío o el hijo de su tío lo rescatará, o un pariente cercano de su familia lo rescatará; o si sus medios alcanzaren, él mismo se rescatará . 25:54 Y si no se rescatare en esos años, en el año del jubileo saldrá, él y sus hijos con él.  25:55 Porque mis siervos son los hijos de Israel; son siervos míos , a los cuales saqué de la tierra de Egipto. Yo Jehová vuestro Dios.
  18. 18. Rut 2:1 Tenía Noemí un pariente de su marido, hombre rico de la familia de Elimelec, el cual se llamaba Booz.  2:2 Y Rut la moabita dijo a Noemí: Te ruego que me dejes ir al campo, y recogeré espigas en pos de aquel a cuyos ojos hallare gracia. Y ella le respondió: Vé, hija mía .  2:3 Fue, pues, y llegando, espigó en el campo en pos de los segadores; y aconteció que aquella parte del campo era de Booz, el cual era de la familia de Elimelec.  2:4 Y he aquí que Booz vino de Belén, y dijo a los segadores : Jehová sea con vosotros . Y ellos respondieron: Jehová te bendiga . 
  19. 19. Rut 2:6 Y el criado, mayordomo de los segadores, respondió y dijo: Es la joven moabita que volvió con Noemí de los campos de Moab;  2:10 Ella entonces bajando su rostro se inclinó a tierra, y le dijo: ¿ Por qué he hallado gracia en tus ojos para que me reconozcas, siendo yo extranjera ?  2:11 Y respondiendo Booz, le dijo: He sabido todo lo que has hecho con tu suegra después de la muerte de tu marido, y que dejando a tu padre y a tu madre y la tierra donde naciste, has venido a un pueblo que no conociste antes.  2:12 Jehová recompense tu obra , y tu remuneración sea cumplida de parte de Jehová Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte .  2:7 y ha dicho: Te ruego que me dejes recoger y juntar tras los segadores entre las gavillas. Entró, pues, y está desde por la mañana hasta ahora , sin descansar ni aun por un momento. 
  20. 20. Rut 2:14 Y Booz le dijo a la hora de comer: Ven aquí, y come del pan , y moja tu bocado en el vinagre. Y ella se sentó junto a los segadores, y él le dio del potaje, y comió hasta que se sació, y le sobró.  2:15 Luego se levantó para espigar . Y Booz mandó a sus criados, diciendo: Que recoja también espigas entre las gavillas, y no la avergoncéis;  2:17 Espigó, pues, en el campo hasta la noche , y desgranó lo que había recogido, y fue como un efa de cebada .  2:16 y dejaréis también caer para ella algo de los manojos, y lo dejaréis para que lo recoja, y no la reprendáis.  2:18 Y lo tomó, y se fue a la ciudad; y su suegra vio lo que había recogido. Sacó también luego lo que le había sobrado después de haber quedado saciada, y se lo dio. 
  21. 21. 1ra. Reyes 21:1 Pasadas estas cosas, aconteció que Nabot de Jezreel tenía allí una viña junto al palacio de Acab rey de Samaria.  21:2 Y Acab habló a Nabot, diciendo: Dame tu viña para un huerto de legumbres, porque está cercana a mi casa, y yo te daré por ella otra viña mejor que esta; o si mejor te pareciere, te pagaré su valor en dinero.  21:3 Y Nabot respondió a Acab: Guárdeme Jehová de que yo te dé a ti la heredad de mis padres.  21:5 Vino a él su mujer Jezabel , y le dijo: ¿Por qué está tan decaído tu espíritu, y no comes?  21:7 Y su mujer Jezabel le dijo: ¿Eres tú ahora rey sobre Israel? Levántate, y come y alégrate; yo te daré la viña de Nabot de Jezreel. 
  22. 22. 1ra. Reyes 21:9 Y las cartas que escribió decían así: Proclamad ayuno, y poned a Nabot delante del pueblo ;  21:10 y poned a dos hombres perversos delante de él, que atestigüen contra él y digan: Tú has blasfemado a Dios y al rey. Y entonces sacadlo, y apedreadlo para que muera.  21:15 Cuando Jezabel oyó que Nabot había sido apedreado y muerto, dijo a Acab: Levántate y toma la viña de Nabot de Jezreel, que no te la quiso dar por dinero; porque Nabot no vive, sino que ha muerto.  21:17 Entonces vino palabra de Jehová a Elías tisbita, diciendo:  21:19 Y le hablarás diciendo: Así ha dicho Jehová: ¿ No mataste, y también has despojado ? Y volverás a hablarle, diciendo: Así ha dicho Jehová: En el mismo lugar donde lamieron los perros la sangre de Nabot, los perros lamerán también tu sangre, tu misma sangre. 
  23. 23. 1ra. Reyes 21:23 De Jezabel también ha hablado Jehová, diciendo: Los perros comerán a Jezabel en el muro de Jezreel. 2 R. 9:30-37
  24. 24. Nehemías 5:1 Entonces hubo gran clamor del pueblo y de sus mujeres contra sus hermanos judíos . 5:2 Había quien decía: Nosotros, nuestros hijos y nuestras hijas, somos muchos; por tanto, hemos pedido prestado grano para comer y vivir.  5:3 Y había quienes decían: Hemos empeñado nuestras tierras , nuestras viñas y nuestras casas , para comprar grano , a causa del hambre.  5:4 Y había quienes decían: Hemos tomado prestado dinero para el tributo del rey , sobre nuestras tierras y viñas.   5:5 Ahora bien, nuestra carne es como la carne de nuestros hermanos , nuestros hijos como sus hijos; y he aquí que nosotros dimos nuestros hijos y nuestras hijas a servidumbre , y algunas de nuestras hijas lo están ya, y no tenemos posibilidad de rescatarlas, porque nuestras tierras y nuestras viñas son de otros. 
  25. 25. Nehemías 5:6 Y me enojé en gran manera cuando oí su clamor y estas palabras.  5:7 Entonces lo medité, y reprendí a los nobles y a los oficiales , y les dije: ¿ Exigís interés cada uno a vuestros hermanos ? Y convoqué contra ellos una gran asamblea,  5:8 y les dije: Nosotros según nuestras posibilidades rescatamos a nuestros hermanos judíos que habían sido vendidos a las naciones; ¿ y vosotros vendéis aun a vuestros hermanos, y serán vendidos a nosotros? Y callaron, pues no tuvieron qué responder .  5:9 Y dije: No es bueno lo que hacéis . ¿ No andaréis en el temor de nuestro Dios , para no ser oprobio de las naciones enemigas nuestras?  5:10 También yo y mis hermanos y mis criados les hemos prestado dinero y grano ; quitémosles ahora este gravamen . 
  26. 26. Nehemías 5:11 Os ruego que les devolváis hoy sus tierras, sus viñas, sus olivares y sus casas, y la centésima parte del dinero, del grano, del vino y del aceite, que demandáis de ellos como interés.  5:12 Y dijeron: Lo devolveremos , y nada les demandaremos; haremos así como tú dices. Entonces convoqué a los sacerdotes, y les hice jurar que harían conforme a esto.  5:16 También en la obra de este muro restauré mi parte , y no compramos heredad; y todos mis criados juntos estaban allí en la obra.  5:19 Acuérdate de mí para bien, Dios mío, y de todo lo que hice por este pueblo. 5:13 Además sacudí mi vestido , y dije: Así sacuda Dios de su casa y de su trabajo a todo hombre que no cumpliere esto, y así sea sacudido y vacío . Y respondió toda la congregación: ¡ Amén! y alabaron a Jehová . Y el pueblo hizo conforme a esto. 
  27. 27. 5:1 Ahora cantaré por mi amado el cantar de mi amado a su viña. Tenía mi amado una viña en una ladera fértil.  5:2 La había cercado y despedregado y plantado de vides escogidas ; había edificado en medio de ella una torre, y hecho también en ella un lagar; … Isaías
  28. 28. Isaías 5:2 … y esperaba que diese uvas, y dio uvas silvestres.  5:3 Ahora, pues, vecinos de Jerusalén y varones de Judá, juzgad ahora entre mí y mi viña.  5:4 ¿ Qué más se podía hacer a mi viña, que yo no haya hecho en ella ? ¿Cómo, esperando yo que diese uvas, ha dado uvas silvestres ? 
  29. 29. Isaías 5:5 Os mostraré, pues, ahora lo que haré yo a mi viña: Le quitaré su vallado , y será consumida; aportillaré su cerca, y será hollada.  5:6 Haré que quede desierta ; no será podada ni cavada, y crecerán el cardo y los espinos; y aun a las nubes mandaré que no derramen lluvia sobre ella .  5:7 Ciertamente la viña de Jehová de los ejércitos es la casa de Israel , y los hombres de Judá planta deliciosa suya . Esperaba juicio , y he aquí vileza ; justicia, y he aquí clamor.
  30. 30. Isaías 5:8 ¡ Ay de los que juntan casa a casa, y añaden heredad a heredad hasta ocuparlo todo! ¿Habitaréis vosotros solos en medio de la tierra?  5:9 Ha llegado a mis oídos de parte de Jehová de los ejércitos, que las muchas casas han de quedar asoladas, sin morador las grandes y hermosas.  5:10 Y diez yugadas de viña producirán un bato , y un homer de semilla producirá un efa . 
  31. 31. 5:11 ¡Ay de los que se levantan de mañana para seguir la embriaguez; que se están hasta la noche, hasta que el vino los enciende !  5:12 Y en sus banquetes hay arpas, vihuelas, tamboriles, flautas y vino, y no miran la obra de Jehová , ni consideran la obra de sus manos.  5:13 Por tanto, mi pueblo fue llevado cautivo, porque no tuvo conocimiento ; y su gloria pereció de hambre, y su multitud se secó de sed.  Isaías
  32. 32. Isaías 5:14 Por eso ensanchó su interior el Seol , y sin medida extendió su boca; y allá descenderá la gloria de ellos, y su multitud, y su fausto, y el que en él se regocijaba.  5:15 Y el hombre será humillado , y el varón será abatido, y serán bajados los ojos de los altivos.  5:16 Pero Jehová de los ejércitos será exaltado en juicio, y el Dios Santo será santificado con justicia. 
  33. 33. Isaías 5:18 ¡ Ay de los que traen la iniquidad con cuerdas de vanidad, y el pecado como con coyundas de carreta,  5:19 los cuales dicen: Venga ya, apresúrese su obra, y veamos; acérquese, y venga el consejo del Santo de Israel, para que lo sepamos! 
  34. 34. 5:20 ¡ Ay de los que a lo malo dicen bueno , y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas , y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce , y lo dulce por amargo!  Isaías
  35. 35. Isaías 5:21 ¡ Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos! 
  36. 36. Isaías 5:22 ¡ Ay de los que son valientes para beber vino , y hombres fuertes para mezclar bebida;  5:23 los que justifican al impío mediante cohecho , y al justo quitan su derecho!  5:24 Por tanto, como la lengua del fuego consume el rastrojo , y la llama devora la paja , así será su raíz como podredumbre, y su flor se desvanecerá como polvo; porque desecharon la ley de Jehová de los ejércitos, y abominaron la palabra del Santo de Israel. 
  37. 37. Isaías 5:25 Por esta causa se encendió el furor de Jehová contra su pueblo, y extendió contra él su mano, y le hirió; y se estremecieron los montes, y sus cadáveres fueron arrojados en medio de las calles. Con todo esto no ha cesado su furor , sino que todavía su mano está extendida . 
  38. 38. Isaías 58:1 Clama a voz en cuello , no te detengas ; alza tu voz como trompeta, y anuncia a mi pueblo su rebelión , y a la casa de Jacob su pecado.  58:2 Que me buscan cada día, y quieren saber mis caminos, como gente que hubiese hecho justicia, y que no hubiese dejado la ley de su Dios ; me piden justos juicios, y quieren acercarse a Dios. 
  39. 39. Isaías 58:3 ¿Por qué, dicen, ayunamos, y no hiciste caso ; humillamos nuestras almas, y no te diste por entendido ? He aquí que en el día de vuestro ayuno buscáis vuestro propio gusto, y oprimís a todos vuestros trabajadores.  58:4 He aquí que para contiendas y debates ayunáis y para herir con el puño inicuamente ; no ayunéis como hoy, para que vuestra voz sea oída en lo alto.  58:5 ¿Es tal el ayuno que yo escogí, que de día aflija el hombre su alma, que incline su cabeza como junco, y haga cama de cilicio y de ceniza? ¿ Llamaréis esto ayuno, y día agradable a Jehová ? 
  40. 40. 58:6 ¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo?  Isaías
  41. 41. Isaías 58:7 ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano? 
  42. 42. Isaías 58:8 58:8 Entonces nacerá tu luz como el alba,  
  43. 43. Isaías 58:8 Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejará ver pronto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia. 
  44. 44. Isaías 58:9 Entonces invocarás,…
  45. 45. Isaías 58:9 Entonces invocarás,… … y te oirá Jehová;…
  46. 46. Isaías 58:9 … clamarás,…
  47. 47. Isaías 58:9 … clamarás,… … y dirá él: Heme aquí.
  48. 48. Isaías 58:9 … Si quitares de en medio de ti el yugo, el dedo amenazador, y el hablar vanidad; 
  49. 49. Isaías 58:10 y si dieres tu pan al hambriento, y saciares al alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el mediodía. 
  50. 50. Jehová te pastoreará siempre, … … y en las sequías saciará tu alma, … … y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, … ISAIAS 58:11 … y como manantial de aguas, … … cuyas aguas nunca faltan.
  51. 51. Isaías Sábado 58:13 Si retrajeres del día de reposo tu pie , de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamares delicia, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras,  58:14 entonces te deleitarás en Jehová; y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra , y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre; porque la boca de Jehová lo ha hablado.
  52. 52. 34:1 Palabra de Jehová que vino a Jeremías cuando Nabucodonosor rey de Babilonia y todo su ejército, y todos los reinos de la tierra bajo el señorío de su mano, y todos los pueblos, peleaban contra Jerusalén y contra todas sus ciudades, la cual dijo:  34:2 Así ha dicho Jehová Dios de Israel: Ve y habla a Sedequías rey de Judá , y dile: Así ha dicho Jehová: He aquí yo entregaré esta ciudad al rey de Babilonia, y la quemará con fuego;  Jeremías 34:3 y no escaparás tú de su mano, sino que ciertamente serás apresado , y en su mano serás entregado; y tus ojos verán los ojos del rey de Babilonia, y te hablará boca a boca, y en Babilonia entrarás. 
  53. 53. 34:8 Palabra de Jehová que vino a Jeremías, después que Sedequías hizo pacto con todo el pueblo en Jerusalén para promulgarles libertad ;  Jeremías 34:9 que cada uno dejase libre a su siervo y a su sierva, hebreo y hebrea; que ninguno usase a los judíos, sus hermanos, como siervos.  
  54. 54. Jeremías 34:11 Pero después se arrepintieron, e hicieron volver a los siervos y a las siervas que habían dejado libres, y los sujetaron como siervos y siervas.  34:12 Vino, pues, palabra de Jehová a Jeremías, diciendo:  34:13 Así dice Jehová Dios de Israel: Yo hice pacto con vuestros padres el día que los saqué de tierra de Egipto, de casa de servidumbre, diciendo:  34:14 Al cabo de siete años dejará cada uno a su hermano hebreo que le fuere vendido; le servirá seis años, y lo enviará libre; pero vuestros padres no me oyeron, ni inclinaron su oído.  34:15 Y vosotros os habíais hoy convertido , y hecho lo recto delante de mis ojos , anunciando cada uno libertad a su prójimo ; y habíais hecho pacto en mi presencia , en la casa en la cual es invocado mi nombre. 
  55. 55. Jeremías 34:16 Pero os habéis vuelto y profanado mi nombre , y habéis vuelto a tomar cada uno a su siervo y cada uno a su sierva, que habíais dejado libres a su voluntad; y los habéis sujetado para que os sean siervos y siervas.   34:17 Por tanto, así ha dicho Jehová: Vosotros no me habéis oído para promulgar cada uno libertad a su hermano, y cada uno a su compañero; he aquí que yo promulgo libertad, dice Jehová, a la espada y a la pestilencia y al hambre ; y os pondré por afrenta ante todos los reinos de la tierra.  34:18 Y entregaré a los hombres que traspasaron mi pacto , que no han llevado a efecto las palabras del pacto que celebraron en mi presencia, dividiendo en dos partes el becerro y pasando por medio de ellas; 
  56. 56. 34:21 Y a Sedequías rey de Judá y a sus príncipes los entregaré en mano de sus enemigos, y en mano de los que buscan su vida, y en mano del ejército del rey Babilonia, que se ha ido de vosotros.  34:22 He aquí, mandaré yo , dice Jehová, y los haré volver a esta ciudad , y pelearán contra ella y la tomarán, y la quemarán con fuego; y reduciré a soledad las ciudades de Judá, hasta no quedar morador. Jeremías Jeremías
  57. 57. Amos 2:4 Así ha dicho Jehová: Por tres pecados de Judá, y por el cuarto, no revocaré su castigo ; porque menospreciaron la ley de Jehová, y no guardaron sus ordenanzas , y les hicieron errar sus mentiras, en pos de las cuales anduvieron sus padres.  2:5 Prenderé, por tanto, fuego en Judá , el cual consumirá los palacios de Jerusalén. 2:1 Así ha dicho Jehová: Por tres pecados de Moab, y por el cuarto , no revocaré su castigo ; porque quemó los huesos del rey de Edom hasta calcinarlos. 2:3 Y quitaré el juez de en medio de él , y mataré con él a todos sus príncipes, dice Jehová. 
  58. 58. Amos 2:6 Así ha dicho Jehová: Por tres pecados de Israel, y por el cuarto, no revocaré su castigo; porque vendieron por dinero al justo, y al pobre por un par de zapatos.  2:7 Pisotean en el polvo de la tierra las cabezas de los desvalidos , y tuercen el camino de los humildes ; y el hijo y su padre se llegan a la misma joven, profanando mi santo nombre.  2:8 Sobre las ropas empeñadas se acuestan junto a cualquier altar; y el vino de los multados beben en la casa de sus dioses. 
  59. 59. Amos 2:9 Yo destruí delante de ellos al amorreo , cuya altura era como la altura de los cedros, y fuerte como una encina; y destruí su fruto arriba y sus raíces abajo.  2:10 Y a vosotros os hice subir de la tierra de Egipto, y os conduje por el desierto cuarenta años, para que entraseis en posesión de la tierra del amorreo .  2:11 Y levanté de vuestros hijos para profetas , y de vuestros jóvenes para que fuesen nazareos . ¿No es esto así, dice Jehová, hijos de Israel?  2:12 Mas vosotros disteis de beber vino a los nazareos , y a los profetas mandasteis diciendo: No profeticéis . 
  60. 60. Amos 2:13 Pues he aquí, yo os apretaré en vuestro lugar, como se aprieta el carro lleno de gavillas;  2:15 El que maneja el arco no resistirá, ni escapará el ligero de pies, ni el que cabalga en caballo salvará su vida.  2:16 El esforzado de entre los valientes huirá desnudo aquel día, dice Jehová. 2:14 y el ligero no podrá huir, y al fuerte no le ayudará su fuerza, ni el valiente librará su vida. 
  61. 61. Amos 6:1 ¡Ay de los reposados en Sion, y de los confiados en el monte de Samaria, los notables y principales entre las naciones , a los cuales acude la casa de Israel!  6:2 Pasad a Calne, y mirad; y de allí id a la gran Hamat ; descended luego a Gat de los filisteos; ved si son aquellos reinos mejores que estos reinos, si su extensión es mayor que la vuestra ,  6:3 oh vosotros que dilatáis el día malo , y acercáis la silla de iniquidad.  6:4 Duermen en camas de marfil , y reposan sobre sus lechos; y comen los corderos del rebaño, y los novillos de en medio del engordadero;  6:5 gorjean al son de la flauta , e inventan instrumentos musicales, como David;  6:6 beben vino en tazones, y se ungen con los ungüentos más preciosos; y no se afligen por el quebrantamiento de José.  Hamat Gat
  62. 62. Amos 6:7 Por tanto, ahora irán a la cabeza de los que van a cautividad, y se acercará el duelo de los que se entregan a los placeres .  6:8 Jehová el Señor juró por sí mismo, Jehová Dios de los ejércitos ha dicho : Abomino la grandeza de Jacob, y aborrezco sus palacios; y entregaré al enemigo la ciudad y cuanto hay en ella.  6:12 ¿Correrán los caballos por las peñas? ¿Ararán en ellas con bueyes? ¿ Por qué habéis vosotros convertido el juicio en veneno , y el fruto de justicia en ajenjo ?  6:13 Vosotros que os alegráis en nada, que decís: ¿ No hemos adquirido poder con nuestra fuerza?  6:14 Pues he aquí, oh casa de Israel, dice Jehová Dios de los ejércitos , levantaré yo sobre vosotros a una nación que os oprimirá desde la entrada de Hamat hasta el arroyo del Arabá. 
  63. 63. Miqueas 6:3 Pueblo mío , ¿qué te he hecho, o en qué te he molestado? Responde contra mí.  6:4 Porque yo te hice subir de la tierra de Egipto, y de la casa de servidumbre te redimí ; y envié delante de ti a Moisés, a Aarón y a María. 6:5 Pueblo mío , acuérdate ahora qué aconsejó Balac rey de Moab, y qué le respondió Balaam hijo de Beor, desde Sitim hasta Gilgal, para que conozcas las justicias de Jehová. 6:6 ¿Con qué me presentaré ante Jehová, y adoraré al Dios Altísimo? ¿Me presentaré ante él con holocaustos, con becerros de un año?  6:7 ¿Se agradará Jehová de millares de carneros, o de diez mil arroyos de aceite? ¿Daré mi primogénito por mi rebelión, el fruto de mis entrañas por el pecado de mi alma? 
  64. 64. 6:8 Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno , y qué pide Jehová de ti : solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios.  Miqueas
  65. 65. 6:9 La voz de Jehová clama a la ciudad; es sabio temer a tu nombre. Prestad atención al castigo, y a quien lo establece.  Miqueas
  66. 66. Miqueas 6:10 ¿ Hay aún en casa del impío tesoros de impiedad , y medida escasa que es detestable?  6:11 ¿ Daré por inocente al que tiene balanza falsa y bolsa de pesas engañosas ?  6:12 Sus ricos se colmaron de rapiña , y sus moradores hablaron mentira , y su lengua es engañosa en su boca.  6:13 Por eso yo también te hice enflaquecer hiriéndote , asolándote por tus pecados . 
  67. 67. Miqueas 6:14 Comerás, y no te saciarás, y tu abatimiento estará en medio de ti; recogerás, mas no salvarás, y lo que salvares, lo entregaré yo a la espada.  6:15 Sembrarás, mas no segarás; pisarás aceitunas, mas no te ungirás con el aceite; y mosto, mas no beberás el vino.  6:16 Porque los mandamientos de Omri  se han guardado, y toda obra de la casa de Acab ; y en los consejos de ellos anduvisteis, para que yo te pusiese en asolamiento, y tus moradores para burla. Llevaréis, por tanto, el oprobio de mi pueblo.
  68. 68. Lucas 3:2 y siendo sumos sacerdotes Anás y Caifás , vino palabra de Dios a Juan , hijo de Zacarías, en el desierto .  3:1 En el año decimoquinto del imperio de Tiberio César , siendo gobernador de Judea Poncio Pilato , y Herodes tetrarca de Galilea, y su hermano Felipe tetrarca de Iturea y de la provincia de Traconite, y Lisanias tetrarca de Abilinia, 
  69. 69. Lucas 3:3 Y él fue por toda la región contigua al Jordán, predicando el bautismo del arrepentimiento para perdón de pecados,  3:4 como está escrito en el libro de las palabras del profeta Isaías, que dice:  Voz del que clama en el desierto:  Preparad el camino del Señor; Enderezad sus sendas. 3:5   Todo valle se rellenará,  Y se bajará todo monte y collado; Los caminos torcidos serán enderezados,  Y los caminos ásperos allanados;  3:6 Y verá toda carne la salvación de Dios.
  70. 70. 3:7 Y decía a las multitudes que salían para ser bautizadas por él: ¡Oh generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera?  Lucas 3:8 Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento , y no comencéis a decir dentro de vosotros mismos: Tenemos a Abraham por padre ; porque os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras.  3:9 Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles ; por tanto, todo árbol que no da buen fruto se corta y se echa en el fuego. 3:10 Y la gente le preguntaba, diciendo: Entonces, ¿qué haremos? 
  71. 71. Lucas 3:11 Y respondiendo, les dijo: El que tiene dos túnicas , dé al que no tiene; y el que tiene qué comer , haga lo mismo.  3:12 Vinieron también unos publicanos para ser bautizados, y le dijeron: Maestro, ¿qué haremos?  3:13 El les dijo: No exijáis más de lo que os está ordenado .  3:14 También le preguntaron unos soldados, diciendo: Y nosotros, ¿qué haremos? Y les dijo: No hagáis extorsión a nadie, ni calumniéis; y contentaos con vuestro salario. 
  72. 72. Lucas 3:15 Como el pueblo estaba en expectativa, preguntándose todos en sus corazones si acaso Juan sería el Cristo,  3:16 respondió Juan, diciendo a todos: Yo a la verdad os bautizo en agua ; pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.  3:17 Su aventador está en su mano, y limpiará su era, y recogerá el trigo en su granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará.  3:18 Con estas y otras muchas exhortaciones anunciaba las buenas nuevas al pueblo. 
  73. 73. 3:19 Entonces Herodes el tetrarca, siendo reprendido por Juan a causa de Herodías, mujer de Felipe su hermano, y de todas las maldades que Herodes había hecho,  3:20 sobre todas ellas, añadió además esta: encerró a Juan en la cárcel. Lucas
  74. 74. 3:21 Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado ; y orando, el cielo se abrió,  3:22 y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma, y vino una voz del cielo que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia. Lucas
  75. 75. Mateo 6:1 Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos. 6:3 Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, 6:4 para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.
  76. 76. 6:5 Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Mateo 6:6 Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. 6:7 Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos. 6:8 No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis.
  77. 77. Mateo 6: 9-13 Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.
  78. 78. MATEO P e r d ó n 6:14 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; 6:15 mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.
  79. 79. MATEO 6:16 Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 6:17 Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, 6:18 para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.
  80. 80. MATEO 6:19 No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; 6:20 sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. 6:21 Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.
  81. 81. 6:22 La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; MATEO
  82. 82. MATEO 6:24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.
  83. 83. MATEO 6:32 Porque los gentiles Buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. 6:31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? 6:30 Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? 6:33 Mas buscad Primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. 6:34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.
  84. 84. Santiago 2:1 Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea sin acepción de personas.  2:8 Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis;  2:9 pero si hacéis acepción de personas , cometéis pecado, y quedáis convictos por la ley como transgresores.  2:12 Así hablad, y así haced , como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad .  2:13 Porque juicio sin misericordia se hará con aquel que no hiciere misericordia ; y la misericordia triunfa sobre el juicio.
  85. 85. Santiago 2:19 Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan .  2:20 ¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta ?  2:21 ¿ No fue justificado por las obras Abraham nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? 2:22 ¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras , y que la fe se perfeccionó por las obras ?  2:23 Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios , y le fue contado por justicia , y fue llamado amigo de Dios .
  86. 86. Santiago 2:25 Asimismo también Rahab la ramera , ¿ no fue justificada por obras , cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino? 2:26 Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto , así también la fe sin obras está muerta. 2:24 Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras , y no solamente por la fe. 

×