La iglesia

1,299 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

La iglesia

  1. 1. PENTECOSTESHistoriaLa palabra Pentecostés viene del griego y significa el día quincuagésimo. A los 50 días de laPascua, los judíos celebraban la fiesta de las siete semanas (Ex 34,22), esta fiesta en unprincipio fue agrícola, pero se convirtió después en recuerdo de la Alianza del Sinaí.Al principio los cristianos no celebraban esta fiesta. Las primeras alusiones a su celebraciónse encuentran en escritos de San Irineo, Tertuliano y Orígenes, a fin del siglo II y principio delIII. Ya en el siglo IV hay testimonios de que en las grandes Iglesias de Constantinopla, Roma yMilán, así como en la Península Ibérica, se festejaba el último día de la cincuentena pascual.Con el tiempo se le fue dando mayor importancia a este día, teniendo presente elacontecimiento histórico de la venida del Espíritu Santo sobre María y los Apóstoles (Cf. Hch2). Gradualmente, se fue formando una fiesta, para la que se preparaban con ayuno y unavigilia solemne, algo parecido a la Pascua. Se utiliza el color rojo para el altar y las vestidurasdel sacerdote; simboliza el fuego del Espíritu Santo.Significado Los cincuenta días pascuales y las fiestas de la Ascensión y Pentecostés, forman unaunidad. No son fiestas aisladas de acontecimientos ocurridos en el tiempo, son parte de unsolo y único misterio.Pentecostés es fiesta pascual y fiesta del Espíritu Santo. La Iglesia sabe que nace en laResurrección de Cristo, pero se confirma con la venida del Espíritu Santo. Es hasta entonces,que los Apóstoles acaban de comprender para qué fueron convocados por Jesús; para quéfueron preparados durante esos tres años de convivencia íntima con Él.La Fiesta de Pentecostés es como el "aniversario" de la Iglesia. El Espíritu Santo desciendesobre aquella comunidad naciente y temerosa, infundiendo sobre ella sus siete dones,dándoles el valor necesario para anunciar la Buena Nueva de Jesús; para preservarlos en laverdad, como Jesús lo había prometido (Jn 14.15); para disponerlos a ser sus testigos; para ir,bautizar y enseñar a todas las naciones.Es el mismo Espíritu Santo que, desde hace dos mil años hasta ahora, sigue descendiendosobre quienes creemos que Cristo vino, murió y resucitó por nosotros; sobre quienes sabemosque somos parte y continuación de aquella pequeña comunidad ahora extendida por tantoslugares; sobre quienes sabemos que somos responsables de seguir extendiendo su Reino deAmor, Justicia, Verdad y Paz entre los hombres.LA MISIÓN, EXIGENCIA DE LA CATOLICIDAD DE LA IGLESIA"Id por todo el mundo y proclamad la buena noticia(evangelio) a toda criatura" (Mc. 16,15)La Misión: • Surge del envío que Jesús hace a sus discípulos para anunciar y significar la Buena Nueva (Mt 10,5-8) • Tiene una importancia decisiva para los discípulos. Esta importancia queda confirmada por la abundancia de textos misioneros que aparecen en los Evangelios (Mt5,13; 13,31.33.47; Mc 3,14; Mt 28,19). • Tiene como contenido fundamental a Jesucristo como Salvador (Hch 5,31) Por medio de Él, Dios ofrece a todos los hombres una vida nueva. • Se acompaña de gestos significativos y reales que hacen visible y creíble la verdad de su mensaje (Hch 2,14-16. 3,12-26; 5,12-16)En breve recorrido que hemos hecho por la vida de las primeras comunidades cristianas, nospermite afirmar: • La misión de la Iglesia se fundamenta en la misión de Jesús como enviado del Padre para la liberación de la humanidad. • La razón histórica del ser de la Iglesia es prolongar la misión de Cristo y hacerla visible en la historia de los hombres. • La misión es la verdadera y única tarea de la Iglesia.La misión de la Iglesia "Evangelización"
  2. 2. La palabra evangelizar significa literalmente "buen mensaje", "buena noticia". Jesús designacomo "Evangelio" la llegada del Reino de Dios, que provocará la liberación de los oprimidos y lajusticia para los pobres. Este es el anuncio que manda proclamar a sus discípulos tras laResurrección: "Id por todo el mundo y proclamad la buena noticia (evangelio) a toda criatura"(Mc 16,15)El Concilio Vaticano II recordó que "la universalidad de la misión de la Iglesia, la cual seesfuerza en anunciar el Evangelio a todos los hombres, se basa en el mandato explícito deCristo y las exigencias radicales de la catolicidad de la Iglesia" (Ad gentes 1)Jesús da una orden precisa a los apóstoles "Proclamad la Buena Nueva a toda la creación"(Mc 16,15), "Haced discípulos a todas las gentes" (Mt 28,19), con una predicación suscitada ala conversión para el perdón de los pecados (Lc. 24,47).En el momento de la Ascensión, los discípulos limitan aún su esperanza al Reino de Israel,pues le preguntan a su Maestro: "Señor ¿Es en este momento cuando vas a restablecer elReino de Israel?" (Hch. 1,6). En su respuesta, el Salvador les muestra claramente que debensuperar el horizonte, y que ellos mismos deben convertirse en testigos no solo en Jerusalén,sino también en toda Judea y Samaria "y hasta los confines de la tierra" (Hch 1,8)El Redentor no cuenta únicamente con la docilidad de los discípulos a su palabra, sino tambiéncon el poder superior del Espíritu Santo que les promete "Recibiréis la fuerza del Espíritu Santoque vendrá sobre vosotros" (Hch 1,8)Tras el Sínodo que los obispos dedicaron en 1974 al tema de la evangelización en el mundocontemporáneo, Pablo VI utilizó sus resultados para elaborar su exhortaciónapostólica"Evangelii Nuntiandi" (1975). En este documento se concibe la evangelización comola "dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad mas profunda" (EN, 14).La evangelización es el proceso total mediante el cual la Iglesia, movida por el Espíritu: • Anuncia al mundo el Evangelio del Reino de Dios • Da testimonio entre los hombres de la nueva manera de ser y de vivir que él inaugura • Educa en la fe a los que se convierten al Evangelio del Reino • Celebra, mediante los sacramentos, la presencia del Señor Jesús y el don del Espíritu • Impregna y transforma con su fuerza todo el orden temporalLLamada a una nueva evangelizaciónLa llamada a una Nueva Evangelización ha sido propuesta por Juan Pablo II en Haití (1983),con ocasión del encuentro con los obispos de CELAM para:"Dar a la acción pastoral un impulso nuevo, capaz de crear tiempos nuevos de evangelización,en una Iglesia todavía más arraigada en la fuerza y en el poder de Pentecostés" (EN 2).La novedad de la acción evangelizadora afecta a la actitud, al estilo, al esfuerzo y a laprogramación o como se propuso en Haití, al ardor, a los métodos y a la expresión. Unaevangelización nueva en su ardor supone una fe sólida, una caridad pastoral intensa y unarecia fidelidad que, bajo la acción del Espíritu Santo generen una mística, un incontenibleentusiasmo en la tarea de anunciar el Evangelio.La Nueva Evangelización tiene como finalidad formar hombres y comunidades maduras en la fey dar respuesta a la nueva situación que vivimos, provocada por los cambios sociales yculturales de la modernidad.A LA ACCIÓN DE PREGONAR EL EVANGELIO SE LE LLAMA EVANGELIZAR."Evangelizar consiste en anunciar la Buena Nueva del Evangelio, por medio del testimoniocristiano, a los hombres situados históricamente, para que se que conviertan y sean liberados"desarrollamos brevemente cada una de estas afirmaciones:Anunciar la Buena Noticia del Evangelio
  3. 3. San Pablo nos expresa muy bien en que consiste esta buena noticia, cuando afirma:" Pues no me avergüenzo del Evangelio, que es fuerza de Dios para que se salve todo el quecree, tanto si es judío como si no lo es. Porque en el se manifiesta la fuerza salvadora de Diosa través de una fe en continuo crecimiento, como dice la Escritura -quien alcance la salvaciónpor la fe, ese vivirá (Rom 1,16-17).La Buena Noticia no consiste puramente en un mensaje intelectual, sino que es unacontecimiento salvífico; fuerza de Dios para salvar a todo el que cree. Esta fuerza de Dios semanifiesta en Jesús de Nazaret, en sus palabras en sus signos, en su muerte y resurrección. ElEvangelio, es la persona misma de Jesucristo. La persona de Jesús se identifica con el Reino.Por tanto, evangelizar es: • El anuncio de Jesucristo, de su vida de su muerte y de su resurrección • El anuncio del Evangelio que es gracia y salvación de Dios para todos los hombres, y buena noticia porque libera de todas las esclavitudes humanas. • El anuncio del Evangelio hecho con palabras y signos. Las palabras anuncian lo que los signos realizan.Por medio del testimonio cristianoEl testimonio cristiano es el medio fundamental para proclamar el Evangelio. La evangelizaciónexige la existencia de verdaderos testigos. Jesús no formó sabios, sino discípulos testigos. Sinel testimonio cristiano, puede haber "propaganda religiosa", pero no una verdaderaevangelización.El testimonio cristiano tiene las características siguientes: • El testigo se reconoce enviado de Dios para testimoniar algo • El testimonio incluye la proclamación de lo que se ha visto y oído: la acción de Dios manifestada en Cristo. • El testigo se compromete en su testimonio: la vida del testigo es la mejor prueba de lo se que quiere comunicar.A los hombres situados históricamenteCada persona, además de estar inserta en una u otra cultura, viviendo en un ámbito rural ourbano, desarrollando un trabajo manual o intelectual, está rodeada de unas circunstanciasdiferentes que la configuran como ser único e irrepetible.De ahí que la evangelización deba tener presente a las personas concretas a las que se dirige,sus necesidades y aspiraciones. Por tanto, al evangelizar se debe tener presente que eldestinatario de la evangelización, es un hombre concreto.Para que se conviertan y sean liberadosLos objetivos básicos de la evangelización son dos: La conversión y la liberaciónLa conversión: se refiera a la respuesta que debe suscitar la acción evangelizadora en lapersona.La liberación: expresa la transformación que esta respuesta ha operado en su vida.La conversiónEsta es el centro de toda la actividad misionera de la Iglesia. Consiste fundamentalmente en: • Descubrir al Dios de Jesucristo y creer en Él, rechazando los falsos ídolos esclavizadores • Adherirse a su proyecto de salvación, aceptando las exigencias radicales del Reino y los valores evangélicos como norma de vida.La conversión suscitada por la evangelización supone un cambio de sentido y dirección a latotalidad de la existencia humana. Por tanto, la conversión no es un mero cambio dementalidad, sino algo que afecta al hombre entero, al sentido de su vida personal y social, a losvalores que la orientan y a las condiciones sociales que la hacen posible.La conversión es real cuando la acción evangelizadora alcanza y transforma con la fuerza delEvangelio: • Los criterios de juicio • Los valores determinantes • Los centros de interés
  4. 4. • Las líneas de pensamiento • Las fuentes de inspiración • Las estructuras socialesLa conversión cristiana es un largo proceso, para que el cambio sea verdadero, es necesarioque surja de una decisión personal, con un cierto grado de reflexión, sea gradual y progresiva yse vaya verificando en compromisos y estilos de vida concretos y reales..La liberación"El hombre evangelizado se reconoce hijo de Dios y, como resultado de esta filiación, acoge yse relaciona con los otros hombres como hermano. La relación con Dios y con los hermanos hade llevarse a cabo en las condiciones de esta vida, en el mundo y en la historia; esto quieredecir que todas estas realidades quedan incluidas en el proceso salvífico"Por lo tanto, la evangelización es inseparable de la liberación integral del hombre, de su mundoy de su historia, e incluye la liberación total y real de todas las dimensiones de la vida humana,incluso la política. La liberación cristiana, es la misma liberación humana llevada a su plenitudpor el don gratuito de Dios que se acoge por la fe.Los medios de la EvangelizaciónEl anuncio, los sacramentos y el testimonio "La Buena Nueva debe ser proclamada, en primerlugar, mediante el testimonio". "El hombre contemporáneo escucha más a gusto a los que dantestimonio que a los que enseñan...Será sobre todo mediante su conducta, mediante su vida,como la Iglesia evangelizará al mundo, es decir, mediante un testimonio vivido de fidelidad aJesucristo, de pobreza y despego de los bienes materiales, de libertad frente a los poderes delmundo, en una palabra: de santidad" (Evangelii nuntiandi, 21)Los destinatariosLos destinatarios de la obra evangelizadora de la Iglesia se encuentran en una doble dirección:Hacia el exterior la Iglesia tiene como destinatarios a todas aquellas personas que nunca hanrecibido la Buena Nueva de Jesucristo. Aquí el mandato del Señor Jesús es categórico: "Id ypredicad el Evangelio a toda criatura" (Mt 16,15). Esta es la razón por la que la Iglesia se sientellamada:" A no encadenar el anuncio evangélico limitándolo a un sector de la humanidad o a una clasede hombres o a un solo tipo de cultura" ( E.N. 50 )."La tarea de la evangelización de todos los hombres constituye la misión esencial de laiglesia....Evangelizar constituye, en efecto, la dicha y la vocación propia de la Iglesia, suidentidad más profunda. Ella existe para evangelizar" ( E.N. 14).La segunda dirección de la obra evangelizadora es hacia el interior, y aquí la iglesia percibeuna tarea doble: • Un primer grupo de destinatarios de la evangelización son aquellos que han recibido la fe y que permanecen en contacto con el Evangelio. La Iglesia debe profundizar, consolidar, alimentar y hacer cada vez más madura la fe de aquellos que se llaman ya fieles o creyentes. • Un segundo grupo de destinatarios hacia el interior lo conforman todos aquellos cristianos que no son practicantes de la vida cristiana. "Toda una muchedumbre, hoy día numerosa, de bautizados que, en gran medida, no han renegado formalmente de su bautismo, pero están totalmente al margen del mismo y no lo viven. La ausencia de práctica religiosa se encuentra en los adultos y en los jóvenes, en la elite y en la masa, en las antiguas y en las jóvenes Iglesias... La acción evangelizadora de la Iglesia no puede ignorarlos ni desentenderse de ellos; debe buscar constantemente los medios y el lenguaje adecuado para proponerles la revelación de Dios y la fe en Jesucristo".Una comunidad evangelizada y evangelizadora
  5. 5. La Iglesia podrá llevar a cabo su misión evangelizadora siempre que transparente y comuniquecon su vida lo que proclama en su mensaje. Jesús al anunciar a sus discípulos que eran la salde la tierra y la luz del mundo, les advirtió del peligro que constituía el que la sal perdiera susabor o el que una lámpara fuera tapada con una olla( Cfr.Mt 5,13-15)Las situaciones cambiantes, los continuos avances de la ciencia, las modernas formas derelación entre las personas, obligan a la Iglesia a perpetuar en sí misma la novedad delEvangelio; la actuación del Espíritu Santo la capacita para responder con su vida y su palabra alos retos que constantemente le presenta nuestra civilización.Esta actuación del Espíritu, que la conduce a la verdad plena (Cfr.Jn 15,12-14), se realiza através de diversas mediaciones como: • La acogida valiente de la Palabra de Dios, que al penetrar en los corazones cuestiona las estructuras, actuaciones y comportamientos. • Los signos de los tiempos, es decir, los deseos y aspiraciones profundas de las personas de la sociedad actual, que se ven plasmados en el esfuerzo a favor de la paz, la justicia, los derechos humanos, la ecología... • Las voces que se elevan desde la opresión, la marginación la pobreza extrema "el clamor de los sin voz"FUNDAMENTO ECLESIOLOGICO DE LA MISION
  6. 6. Buscamos comprender mejor cuál es la misión de la Iglesia y cuál nuestra propia misiónen la Iglesia. Comprender cómo realizarla en y desde la Iglesia. Como referencias, tomaremoslo que Jesús mismo nos ha dicho sobre la Iglesia y sobre nuestra misión; lo que la Iglesiamisma ha dicho sobre su misión en el mundo; y lo que nosotros mismos sentimos respecto denuestra propia misión ( cf. misión y respuesta del apóstol: Mt 28, 19).1. LA IGLESIA DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPIRITU SANTO (RM 31) • La comunión trinitaria es la fuente, el motor, el fin de la vida y de la misión de la Iglesia. · • Ella vive y obra en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo; nos conduce al Padre por el Hijo en el Espíritu; da gloria al Padre por Cristo en el Espíritu. · • Todo su ser y misión depende del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.2. LA IGLESIA DE JESUCRISTO • Jesucristo es: enviado - mediador; revelador - guía; Dios hecho hombre - salvador · • El vive en la Iglesia, es su esposo, la hace crecer por el Espíritu Santo y a través de ella cumple su misión. · • La Iglesia responde a la misión de Jesucristo mediante la "comunión y participación" en su plan de salvación. (RM 9b, 5c, 6a) · • La Iglesia ha sido convocada y congregada por Jesucristo, en el Espíritu, para el Padre (LG. 1- 3; RM 46c; 47b y d)La Iglesia es: • Cuerpo de Cristo · • pueblo de Dios · • familia de Dios · • templo de Dios · • sacramento universal de salvación · Iglesia (RM 9a, 9b y 11c)La misión de la Iglesia: comunión y participaciónComunión: • llevar hacia el Padre, por Jesucristo, en el Espíritu Santo; · • unir a los hombres con Dios, para vivir su vida, su amor y su verdad; · • transformarse y transformar en El (ya no vivo yo, es Cristo quien vive en mí...)Participación: • recibir la vida nueva y los demás dones de Dios; • unirse a su acción salvadora: dar lo recibido y ser signo e instrumento suyo.3. SACRAMENTO UNIVERSAL DE SALVACIÓN3.1. Iglesia - misterio: Signo e instrumento de Jesucristo. Signo de su presencia y de suacción salvadora: • El vive en ella, ella es la primera que ha participado en la salvación y la que muestra la presencia y la obra del Salvador; · • Instrumento de Jesucristo mediante el cual El sigue realizando su misión salvadora; • Jesucristo realiza la voluntad del Padre, por el Espíritu Santo, mediante la Iglesia para el mundo entero.3.2. Iglesia - comunión: • ella vive la comunión con su Salvador y congrega a la humanidad para que entre en comunión con el Dios Salvador; · • ante todo con la vida y el testimonio, anuncia la vida nueva que se recibe en la comunión con Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo; · • ella congrega en torno a Jesucristo para que se viva en "comunidades", con un solo corazón y una sola alma; · • La Iglesia da impulso a la evangelización se da a través de la vivencia concreta de "comunidades eclesiales vivas, dinámicas y misioneras" (RM 26; Santo Domingo 54).3.3. Iglesia - misión: Iglesia "misionera":
  7. 7. • ella ha recibido la misión de ir a evangelizar y, así, está puesta para colaborar a Jesucristo en este servicio salvador al mundo entero; · • en el envío a los Apóstoles, fuimos enviados todos a evangelizar; · • la misión de la Iglesia es universal: hacia todas las gentes, en todos los tiempos, hasta las raíces, para todos y con todo el poder de Dios.4. LAS TAREAS QUE COMPRENDE ESTA MISION SON (RM 18c):1. el anuncio de Jesucristo y su Evangelio (RM 12a y 20a);2. la formación y maduración de comunidades eclesiales (RM 26b y 20c).3. la promoción humana y la encarnación de los valores evangélicos (RM 43 b y 20d5. NUESTRA MISION EN LA IGLESIA5.1. Para la Iglesia y para cada uno es un derecho-deber de la Iglesia evangelizar (RM 86)5.2. Todos y cada uno estamos enviados a evangelizar, a todas las gentes y siempre. Estamosllamados a vivir la comunión y participación en diversos niveles eclesiales (RM 48 y ss): • la Iglesia Particular · • la parroquia · • las comunidades eclesiales locales: la familia, la comunidad eclesial de base, otras comunidades eclesiales.5.3. Dentro de la misión única y universal de la Iglesia (RM 39a), todos y cada uno tenemosnuestra propia misión: • Dentro del cuerpo somos partes; dentro del pueblo de Dios somos miembros; dentro del Templo de Dios somos piedras vivas; dentro de la Familia Eclesial somos hijos; dentro de la Iglesia tenemos el derecho-deber de evangelizar a todas las gentes. • Somos signo de la presencia y de la acción del Salvador. • Vivimos en comunidades eclesiales vivas, dinámicas y misioneras. • Somos instrumentos, misioneros, de Jesucristo para comunicar su verdad, amor y vida nueva. • Dentro de los diversos ministerios y servicios eclesiales, somos evangelizadores y animadores misioneros. • Estamos llamados a dar un especial impulso a la misión Ad gentes y a la nueva evangelización • Hemos de vivir y promover intensamente la comunión y participación en comunidades eclesiales vivas, dinámicas y misioneras. Nos comprometernos en la evangelización universal dando prioridad a la evangelización de los no cristianos, tanto de nuestro ambiente como del mundo entero.6. MARÍA • Madre de Dios • nuestra madre en la Iglesia • nuestra modelo, pedagoga y compañera en nuestra misión.CONCLUSION • La misión de la Iglesia y nuestra propia misión se fundamentan en la comunión y participación de la Verdad, el Amor y la Vida de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. · • Recibimos nuestra misión en la Iglesia, la cumplimos en comunión y participación de Iglesia y desde ella vamos como enviados a evangelizar a todas las gentes en el mundo entero. · • La misión es la que renueva nuestra identidad cristiana, nos devuelve nuestro entusiasmo, nos ayuda a superar las dificultades en nuestra comunidad y nos hace participar en la salvación de Jesucristo (RM 2). Nuestra principal perspectiva de vida y servicio es realizar la propia misión en y desdecomunidades eclesiales vivas, dinámicas y misioneras.
  8. 8. ¿Quién es el Espíritu Santo?"Nadie puede decir: ¡Jesús es el Señor! sino por influjo del Espíritu Santo" (1Co 12,3) Muchas veces hemos escuchado hablar de Él; muchas veces quizá también lo hemos mencionado y lohemos invocado. Piensa cuántas veces has sentido su acción sobre ti: cuando sin saber cómo, soportasy superas una situación, una relación personal difícil y sales adelante, te reconcilias, toleras, aceptas,perdonas, amas y hasta haces algo por el otro…. Esa fuerza interior que no sabes de dónde sale, esnada menos que la acción del Espíritu Santo que, desde tu bautismo, habita dentro de ti.El Espíritu Santo ha actuado durante toda la historia del hombre. En la Biblia se menciona desde elprincipio, aunque de manera velada. Y es Jesús quien lo presenta oficialmente: "SI ustedes me aman, guardarán mis mandamientos, y yo rogaré al Padre y les dará otro Defensor quepermanecerá siempre con ustedes. Este es el Espíritu de Verdad…. En adelante el Espíritu SantoDefensor, que el Padre les enviará en mi nombre, les va a enseñar todas las cosas y les va a recordartodas mis palabras. … En verdad, les conviene que yo me vaya, porque si no me voy, el Defensor novendrá a ustedes. Pero si me voy se lo mandaré. Cuando él venga, rebatirá las mentiras del mundo….Tengo muchas cosas más que decirles, pero ustedes no pueden entenderlas ahora. Pero cuando Élvenga, el Espíritu de la Verdad, los introducirá en la verdad total". Estos son fragmentos del Evangelio de San Juan, capítulos 14, 15 y 16. Si quieres saber más sobre lasúltimas promesas y más profundas revelaciones de Jesús, lee con atención y mucha fe, esta parte delevangelio.Desde que éramos niños, en el catecismo aprendimos que "el Espíritu Santo es la Tercera Persona de laSantísima Trinidad". Es esta la más profunda de las verdades de fe: habiendo un solo Dios, existen en Éltres personas distintas, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Verdad que Jesús nos ha revelado en su Evangelio.El Espíritu Santo coopera con el Padre y el Hijo desde el comienzo de la historia hasta su consumación,pero es en los últimos tiempos, inaugurados con la Encarnación, cuando el Espíritu se revela y nos esdado, cuando es reconocido y acogido como persona. Jesús nos lo presenta y se refiere a Él no comouna potencia impersonal, sino como una Persona diferente, con un obrar propio y un carácter personal . Formas de llamar al Espíritu Santo
  9. 9. "Espíritu Santo" es el nombre propio de la Tercera Persona de la Santísima Trinidad, a quien tambiénadoramos y glorificamos, junto con el Padre y el Hijo. Pero Jesús lo nombra de diferentes maneras: EL PARÁCLITO: Palabra del griego "parakletos", que literalmente significa "aquel que es invocado", espor tanto el abogado, el mediador, el defensor, el consolador. Jesús nos presenta al Espíritu Santodiciendo: "El Padre os dará otro Paráclito" (Jn 14,16). El abogado defensor es aquel que, poniéndose departe de los que son culpables debido a sus pecados, los defiende del castigo merecido, los salva delpeligro de perder la vida y la salvación eterna. Esto es lo que ha realizado Cristo, y el Espíritu Santo esllamado "otro paráclito" porque continúa haciendo operante la redención con la que Cristo nos ha libradodel pecado y de la muerte eterna. EL ESPÍRITU DE LA VERDAD: Jesús afirma de sí mismo: "Yo soy el camino, la verdad y la vida"(Jn 14,6). Y al prometer al Espíritu Santo en aquel "discurso de despedida" con sus apóstoles en la ÚltimaCena, dice que será quien después de su partida, mantendrá entre los discípulos la misma verdad queÉl ha anunciado y revelado. El Paráclito, es la verdad, como lo es Cristo. Los campos de acción en queactúa el Espíritu Santo, son el espíritu humano y la historia del mundo. La distinción entre la verdad y elerror es el primer momento de dicha actuación.Permanecer y obrar en la verdad es el problema esencial para los Apóstoles y para los discípulos deCristo, desde los primeros años de la Iglesia hasta el final de los tiempos, y es el Espíritu Santo quienhace posible que la verdad a cerca de Dios, del hombre y de su destino, llegue hasta nuestros días sinalteraciones. Cada vez que rezamos el Credo, llamamos al Espíritu Santo: SEÑOR Y DADOR DE VIDA: El término hebreo utilizado por el Antiguo Testamento para designar alEspíritu es "ruah", este término se utiliza también para hablar de "soplo", "aliento", "respiración". El soplode Dios aparece en el Génesis, como la fuerza que hace vivir a las criaturas, como una realidad íntimade Dios, que obra en la intimidad del hombre. Desde el Antiguo Testamento se puede vislumbrar lapreparación a la revelación del misterio de la Santísima Trinidad: Dios Padre es principio de la Creación;que la realiza por medio de su Palabra, su Hijo; y mediante el Soplo de Vida, el Espíritu Santo.La existencia de las criaturas depende de la acción del soplo - espíritu de Dios, que no solo crea, sinoque también conserva y renueva continuamente la faz de la tierra. (Cf. Sal 103/104; Is 63, 17; Gal 6,15;Ez 37, 1-14). Es Señor y Dador de Vida porque será autor también de la resurrección de nuestroscuerpos:"Si el Espíritu de Aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en ustedes, Aquel que resucitóa Cristo de entre los muertos dará también la vida a sus cuerpos mortales por su Espíritu que habita enustedes" (Rom 8,11). La Iglesia también reconoce al Espíritu Santo como:SANTIFICADOR: El Espíritu Santo es fuerza que santifica porque Él mismo es "espíritu de santidad".(Cf. Is. 63, 10-11) En el Bautismo se nos da el Espíritu Santo como "don" o regalo, con su presenciasantificadora. Desde ese momento el corazón del bautizado se convierte en Templo del Espíritu Santo, ysi Dios Santo habita en el hombre, éste queda consagrado y santificado.El hecho de que el Espíritu Santo habite en el hombre, alma y cuerpo, da una dignidad superior a lapersona humana que adquiere una relación particular con Dios, y da nuevo valor a las relacionesinterpersonales. (Cf. 1Cor 6,19) . Los símbolos del Espíritu SantoAl Espíritu Santo se le representa de diferentes formas: • El Agua: El simbolismo del agua es significativo de la acción del Espíritu Santo en el Bautismo, ya que el agua se convierte en el signo sacramental del nuevo nacimiento. • La Unción: Simboliza la fuerza. La unción con el óleo es sinónima del Espíritu Santo. En el sacramento de la Confirmación se unge al confirmado para prepararlo a ser testigo de Cristo. • El Fuego: Simboliza la energía transformadora de los actos del Espíritu. • La Nube y la Luz: Símbolos inseparables en las manifestaciones del Espíritu Santo. Así desciende sobre la Virgen María para "cubrirla con su sombra". En el Monte Tabor, en la Transfiguración, el día de la Ascensión; aparece una sombra y una nube. • El Sello: Es un símbolo cercano al de la unción. Indica el carácter indeleble de la unción del Espíritu en los sacramentos y hablan de la consagración del cristiano. • La Mano: Mediante la imposición de manos los Apóstoles y ahora los Obispos, trasmiten el "don del Espíritu". • La Paloma: En el Bautismo de Jesús, el Espíritu Santo aparece en forma de paloma y se posa sobre Él.
  10. 10. El Espíritu Santo y la IglesiaLa Iglesia nacida con la Resurrección de Cristo, se manifiesta al mundo por el Espíritu Santo el día dePentecostés. Por eso aquel hecho de que "se pusieron a hablar en idiomas distintos" , (Hch 2,4) paraque todo el mundo conozca y entienda la Verdad anunciada por Cristo en su Evangelio. La Iglesia no es una sociedad como cualquiera; no nace porque los apóstoles hayan sido afines; niporque hayan convivido juntos por tres años; ni siquiera por su deseo de continuar la obra de Jesús. Loque hace y constituye como Iglesia a todos aquellos que "estaban juntos en el mismo lugar" (Hch 2,1),es que "todos quedaron llenos del Espíritu Santo" (Hch 2,4). Una semana antes, Jesús se había "ido al Cielo", y todos los que creemos en Él esperamos susegunda y definitiva venida, mientras tanto, es el Espíritu Santo quien da vida a la Iglesia, quien la guía yla conduce hacia la verdad completa. Todo lo que la Iglesia anuncia, testimonia y celebra es siempre gracias al Espíritu Santo. Son dos milaños de trabajo apostólico, con tropiezos y logros; aciertos y errores, toda una historia de lucha porhacer presente el Reino de Dios entre los hombres, que no terminará hasta el fin del mundo, pues Jesúsantes de partir nos lo prometió: "…yo estaré con ustedes, todos los días hasta el fin del mundo" (Mt.28,20) El Espíritu Santo y la vida cristianaA partir del Bautismo, el Espíritu divino habita en el cristiano como en su templo (Cf. Rom 8,9.11;1Cor 3,16; Rom 8,9). Gracias a la fuerza del Espíritu que habita en nosotros, el Padre y el Hijo vienentambién a habitar en cada uno de nosotros. El don del Espíritu Santo es el que: • nos eleva y asimila a Dios en nuestro ser y en nuestro obrar; • nos permite conocerlo y amarlo; • hace que nos abramos a las divinas personas y que se queden en nosotros. La vida del cristiano es una existencia espiritual, una vida animada y guiada por el Espíritu hacia lasantidad o perfección de la caridad. Gracias al Espíritu Santo y guiado por Él, el cristiano tiene la fuerzanecesaria para luchar contra todo lo que se opone a la voluntad de Dios. (Cf. Gal 5,13-18; Rom 8,5-17). Para que el cristiano pueda luchar, el Espíritu Santo le regala sus siete dones, que son disposicionespermanentes que hacen al hombre dócil para seguir los impulsos del Espíritu, estos dones son: o ð Sabiduría: nos comunica el gusto por las cosas de Dios. o ð Ciencia: nos enseña a darle a las cosas terrenas su verdadero valor. o ð Consejo: nos ayuda a resolver con criterios cristianos los conflictos de la vida. o ð Piedad: nos enseña a relacionarnos con Dios como nuestro Padre y con nuestros hermanos. o ð Temor de Dios: nos impulsa a apartarnos de cualquier cosa que pueda ofender a Dios. o ð Entendimiento: nos da un conocimiento más profundo de las verdades de la fe. o ð Fortaleza: despierta en nosotros la audacia que nos impulsa al apostolado y nos ayuda a superar el miedo de defender los derechos de Dios y de los demás. Experiencias del Espíritu Santo en la vida concreta • Cuando se da una esperanza total que prevalece sobre todas las demás esperanzas particulares, que abarca con su suavidad y con su silenciosa promesa todos los cimientos y todas las caídas; • Cuando se acepta y se lleva libremente una responsabilidad donde no se tienen claras perspectivas de éxito y de utilidad; • Cuando se da como buena la suma de todas las cuentas de la vida que uno mismo no puede calcular pero que Otro ha dado por buenas, aunque no se puedan probar; • Cuando la experiencia fragmentada del amor, la belleza y la alegría se viven sencillamente y se captan como promesa del amor, la belleza y la alegría, sin dudar a un escepticismo cínico como consuelo barato del último desconsuelo; • Cuando el vivir diario, amargo, decepcionante y aniquilador se vive con serenidad y perseverancia hasta el final, aceptado por una fuerza cuyo origen no podemos abarcar ni dominar; • Cuando se corre el riesgo de orar en medio de tinieblas silenciosas sabiendo que siempre somos escuchados, aunque no percibamos una respuesta que se pueda razonar y disputar; • Cuando uno se entrega sin condiciones y esta capitulación se vive como una victoria;
  11. 11. • Cuando se experimenta la desesperación, y misteriosamente se siente uno consolado sin consuelo fácil: Allí está Dios y su gracia liberadora, allí conocemos a quien nosotros, cristianos, llamamos Espíritu Santo de Dios". Oraciones al Espíritu SantoEl hombre prudente, sabe que necesita luz en su inteligencia y fuerza en su voluntad para pensar yhacer lo que Dios quiere. Esa luz y esa fuerza solamente vienen de lo alto; es el Espíritu Santo quienprovee al cristiano de todo lo que necesita para su caminar en la vida. Por eso, todos los días nosconviene invocarlo. Ven, Espíritu divino, manda tu luz desde el cielo. Padre amoroso del pobre; don, en tus donesespléndido, luz que penetras las almas, fuente de mayor consuelo.Ven, dulce huésped del alma, descanso de nuestro esfuerzo; tregua en el duro trabajo, brisa en lashoras de fuego; gozo que enjuga las lágrimas y reconforta en los duelos.Entra hasta el fondo del alma, Divina Luz, y enriquécenos. Mira el vacío del hombre si tu le faltas pordentro, mira el poder del pecado cuando no envías tu aliento.Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo, lava las manchas, infunde calor de vida en el hielo.Doma el espíritu indómito, guía al que tuerce el sendero.Reparte tus siete dones según la fe de tus siervos. Por tu bondad y tu gracia, dale al esfuerzo su mérito;salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno. AMÉN. Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. EnvíaSeñor, tu Espíritu y todo será creado y se renovará la faz de la tierra.¡Oh, Dios, que has instruido los corazones de tus fieles con la luz de tu Espíritu Santo!, concédenos quesintamos rectamente con el mismo Espíritu y gocemos siempre de su divino consuelo.Por Jesucristo, Nuestro Señor. AMÉN.La tarea de la Iglesia

×