Successfully reported this slideshow.

Sociedad! Sitios históricos de Buenos Aires

0

Share

Upcoming SlideShare
Famosos santafesinos
Famosos santafesinos
Loading in …3
×
1 of 3
1 of 3

Sociedad! Sitios históricos de Buenos Aires

0

Share

Download to read offline

Teresa Daffunchio y María Colacino continúan recorriendo
lugares pintorescos y emblemáticos porteños, fuera del circuito turístico habitual, que esconden interesantes historias.
En esta segunda edición: El Club del Progreso, con 167 años de vida.

Teresa Daffunchio y María Colacino continúan recorriendo
lugares pintorescos y emblemáticos porteños, fuera del circuito turístico habitual, que esconden interesantes historias.
En esta segunda edición: El Club del Progreso, con 167 años de vida.

More Related Content

Related Books

Free with a 14 day trial from Scribd

See all

Sociedad! Sitios históricos de Buenos Aires

  1. 1. 30 . Obra Social de Viajantes Vendedores de la República Argentina Sitios históricos de Buenos Aires Sociedad! Sitios históricos de Buenos Aires Teresa Daffunchio y María Colacino continúan recorriendo lugares pintorescos y emblemáticos porteños, fuera del circuito turístico habitual, que esconden interesantes historias. En esta segunda edición: El Club del Progreso, con 167 años de vida.
  2. 2. E l Club del Progreso fue fun- dado el 1 de mayo de 1852, luego de la batalla de Case- ros, en tiempos en que la so- ciedad argentina se encontraba dividida entre Urquicistas y Porteños. La historiadora Lucía Gálvez relata en el libro por los 150 años de la institu- ción que Don Diego de Alvear convo- có entonces a 56 vecinos a fundar un club cuyos objetivos fueran “desen- volver el espíritu de asociación con la reunión diaria de los caballeros más respetables, tanto nacionales como ex- tranjeros… uniformando en lo posible las opiniones políticas por medio de la discusión deliberada y mancomunar los esfuerzos de todos hacia el progreso moral y material del país”. El abogado Guillermo Lascano Quintana, presidente actual del club, aclara respecto a esa prime- ra convocatoria que “se trataba de gente que tenía alguna participa- ción literaria, política o comercial, y que no necesariamente era de aristocracia familiar”. Tras lo cual agrega que uno de los presidentes que tuvo el club años más tarde fue Roque Sáenz Peña, “el autor de la ley que democratizó las elecciones en la Argentina”. Pero no sólo se debatían en el club temas políticos, sino que . 31andarobrasocial se planteaba terminar “con la división y la desconfianza recíproca”, también a través de diversas actividades sociales, principalmente bailes y tertulias, don- de se encontraban las más importantes personalidades del momento. En la actualidad El Dr. Lascano Quintana cuenta que el Club del Progreso mantuvo ese carác- ter durante largo tiempo, asimilando Desde sus co- mienzos el club admitió socias mujeres, algo poco frecuente para la época. Cecilia Grierson, profesora, filán- tropa y primera médica de nacio- nalidad argentina, fue una sus so- cias destacadas.
  3. 3. Sociedad! 32 . Obra Social de Viajantes Vendedores de la República Argentina las nuevas costumbres de la ciudad e incorporando el deporte como otra de sus actividades. Desde 1941, está instalado en la calle Sarmiento 1334, antigua resi- dencia privada de un miembro de la familia Duhau construida por los ar- quitectos Lanús y Hary. En los últimos años su funcionamien- to se ha inclinado a la realización de actividades de tipo cívico cultural a través de debates, seminarios y confe- rencias. Actualmente cuenta entre sus instalaciones con una biblioteca circu- lante que se puede visitar, y entre sus Dieciocho presidentes de la República han sido socios activos del Club del Progreso. Entre ellos, Justo José de Urquiza, Bartolomé Mitre, Domin- go Faustino Sarmiento, Nicolás Avellaneda, Car- los Pellegrini, Hipólito Yrigoyen, Luis y Roque Sáenz Peña. Sedes anteriores del Club La primera sede estaba ubicada en la calle Perú 135. En 1857, el Club se trasladó al Palacio Mu- ñoa, en la calle Perú esquina Vic- toria (actual Hipólito Yrigoyen), donde se mantuvo hasta 1900 (el edificio fue demolido en 1971). La tercera sede, de estilo francés, fue construida por José C. Paz. Se situó en la Avenida de Mayo 633 y fue donde, dicen, se vivió la épo- ca de mayor apogeo del Club. jornadas se destaca un “Foro de la Ciu- dad” donde, una vez por mes, se invita a participar de un almuerzo a alguna personalidad destacada de la cultura. Finalmente, el Dr. Lascano Quintana aclara que “todas las actividades son abiertas la comunidad” e invita a todos a acercarse al Club del Progreso sim- plemente a recorrer el lugar o a comer en alguno de sus dos restaurantes. En esta mesa descansó el cuer- po de Leandro N. Alem, luego de que suicidara y fuera recibi- do por el entonces Presidente del Club, Roque Sáenz Peña. Retrato de Diego de Alvear que se puede apreciar en el Club del Progreso. Fue pintado por Joaquín Sorolla en 1903, artista español con una prolífica obra etiquetada como impresionista, postimpre- sionista e iluminista.

×