Successfully reported this slideshow.

Revista a! 4️⃣5️⃣ - Edición Especial #andar20años - Solidaridad! cine sobre ruedas

0

Share

Loading in …3
×
1 of 5
1 of 5

Revista a! 4️⃣5️⃣ - Edición Especial #andar20años - Solidaridad! cine sobre ruedas

0

Share

Download to read offline

Un proyecto social y autogestionado de cine móvil recorre el país a bordo de una combi VW modelo 1986 proyectando películas en pantalla grande, de manera gratuita, en lugares no convencionales. “La Combi online” despierta la magia del cine en quienes no lo conocen y promueve el sentido de comunidad entre los vecinos de cada lugar.

Un proyecto social y autogestionado de cine móvil recorre el país a bordo de una combi VW modelo 1986 proyectando películas en pantalla grande, de manera gratuita, en lugares no convencionales. “La Combi online” despierta la magia del cine en quienes no lo conocen y promueve el sentido de comunidad entre los vecinos de cada lugar.

More Related Content

Revista a! 4️⃣5️⃣ - Edición Especial #andar20años - Solidaridad! cine sobre ruedas

  1. 1. 12 . Obra Social de Viajantes Vendedores de la República Argentina SOBRE RUEDAS Solidaridad! CINECINESOBRE RUEDASUn proyecto social y autogestionado de cine móvil recorre el país a bordo de una combi VW modelo 1986 proyectando películas en pantalla grande, de manera gratuita, en lugares no convencionales. “La Combi online” despierta la magia del cine en quienes no lo conocen y promueve el sentido de comunidad entre los vecinos de cada lugar. Solidaridad!
  2. 2. . 13andarobrasocial L a idea nació en Salta, cuan- do Cristian Balestro estaba de vacaciones junto a unos amigos en una pequeña lo- calidad del norte de la provincia, y se les ocurrió usar el proyector que ha- bían llevado, para ver una película en la plaza central del pueblo. Esa noche, varios chicos se acercaron para ver si se podían quedar a mirarla con ellos, y se produjo algo especial que hizo que al día siguiente proyectaran otra película más. “La segunda noche se acercarontambiénlospadres,losabuelos, llegaron las tortas fritas, las empanadas… ynosdimoscuentaloquegenerabaelcine en ese lugar”, recuerda hoy Cristian, fun- dador y coordinador del proyecto. mochilero, donde también trabajó en proyectos solidarios, pero quiso pro- bar algo diferente. Con los ahorros de su trabajo se compró una combi Volkswagen modelo 1986 para reco- rrer el país y estudió mecánica tam- bién, para poder resolver él mismo cualquier imprevisto. Estaba convencido de que quería llevar adelante un proyecto solida- rio en el interior de la Argentina y el recuerdo de aquella noche en Cachi, Salta, lo hizo pensar en el cine. Se ra- dicó en Unquillo, a 30 km de Córdoba Capital, y desde hace un año viaja en la combi a distintas localidades de la En la Argentina, la inmensa mayoría de las salas de cine están en Buenos Aires, y hay provincias como Jujuy, por ejemplo, donde al día de hoy ape- nas hay una sola. Por eso, no sorpren- de que haya muchos pueblos en los que los niños nunca hayan visto una película en una pantalla grande. “Sus caras al ver que de un proyector sale una imagen es de un asombro increí- ble, sobre todo los que no tienen acce- so a internet”, agrega. El nacimiento del proyecto Cristian viajó durante varios años por la India y otros destinos como
  3. 3. 14 . Obra Social de Viajantes Vendedores de la República Argentina provincia, llevando el cine móvil a diferentes instituciones como es- cuelas, centros culturales, hogares de ancianos, hospitales, o, a veces, simplemente a la plaza del pueblo. La logística Al principio, había planificado re- correr toda la provincia de Córdoba en un mes, pero a medida que via- jaba, iban apareciendo en el itine- rario localidades desconocidas que no figuraban en el mapa. “Ese tiempo resultó muy poco, los treinta días nos quedaron cortos. Hace varios meses que estamos desarrollando el proyecto y todavía hay áreas de Córdoba que no hemos podido coordinar para llegar”, relata Cristian. Para organizar el recorrido de “La Combi online”, cuando llega a alguna ciudad, Cristian aprovecha para con- tactarse vía mail con las distintas insti- tuciones a las que visitará, así, cuando toma la ruta, ya está todo planificado. De esta manera, al no tener que des- viarse, ahorra tiempo y dinero. Solidaridad!
  4. 4. . 15andarobrasocial Vivir en una combi “Siempre tuve la buena suerte de poder salir de mochilero cuando era más joven y estuve años viajando por varios países. Ahora uno se pone, con la edad, un poco más exquisito y la mochila te agota. La combi me da la posi- bilidad de tener un pequeño motorhome dentro del vehículo. El asiento se rebate y se hace cama. Tiene heladera, anafe, etc.” Cristian es, actualmente, quien lidera el proyecto. Tenía un compañero que tuvo que abandonarlo temporalmente, por un problema personal. “Estoy viajando solo, pero las puertas están abiertas para quien se quie- ra sumar. Uno encuentra gente muy atenta y solidaria en todos lados. La gente del interior es muy buena y te abre las puertas de sus hogares. A veces nos ofrecen lugar para dormir. En sus casas. Vos llegás y ya te están esperando con la merienda o el desayuno, o te invitan a comer. La comida nunca falta. Para el 25 de mayo del año pasado, creo que me empaché de locro de tanto que me dieron”, cuenta Cristian. diovisuales para proyectarlos en el marco del proyecto. Para pasar la película, cuentan con un proyector de gran definición que utili- zan en los lugares grandes y uno más chico para salas más pequeñas y con menos público. También tienen par- lantes y una pantalla montable. El cine como promotor de comunidad La anécdota del festejo del 80 aniver- sario de La Carolina “El Potosí”, una pequeña localidad del sur de Córdoba, resume perfectamente el espíritu y la esencia de este proyecto de cine movil. Ese día, los 190 habitantes del pueblo se congregaron en la plaza, bajaron desde sus casas a caballo, con sillas y reposeras, para festejar el aniversario de su locali- dad y compartieron una película proyec- tada en la plaza por La combi online. “Fue muy fuerte, no solo proyectar la pe- lícula, sino generar el encuentro entre los pobladores. Uno está cada vez más en La proyección de las películas El proyecto cuenta con un catálogo de 800 películas para elegir, pero en cada lugar que visita, Cristian hace sugeren- cias, dependiendo de si es una escuela, un hogar de ancianos o un hospital. El INCAA les donó películas y ade- más, muchos realizadores indepen- dientes les enviaron sus trabajos au-
  5. 5. 16 . Obra Social de Viajantes Vendedores de la República Argentina contacto con la pantalla chica, más in- dividualizado, más cerrado. Generar ese encuentro con todos los vecinos en la pla- za a través del cine fue muy importante.” Los distintos públicos La mayoría de los destinatarios del pro- yecto son niños, pero los ancianos son un público especial para Cristian. “Me sensibilizan mucho porque, a diferencia de los niños, que siempre tienen un acto en el colegio o un espectáculo de títeres, los abuelitos están un poco más olvida- dia de mañana sería buenísimo que al- guna empresa nos banque, aunque sea, una parte de los gastos del proyecto. Yo me he cansado de golpear puertas, pero siento que en algún momento va a lle- gar”, no pierde la esperanza Cristian. Además de acercar el cine a lugares donde no existe, el proyecto fomenta el interés por esta disciplina artística, a veces sin quererlo. “Me pasó en el sur de Córdoba que unos chicos me preguntaron dónde estudiar cine. Los contacté con la universidad y, para nuestro asombro, estos chicos pudieron ingresar a la facultad y están viviendo en una residencia para gente del interior. Estas cosas son importan- tes porque uno es generador de eso sin darse cuenta…”, concluye. Solidaridad! dos. Por eso vamos a los hogares de ancianos y pasamos una película de la época de ellos. Se ponen tan contentos que a veces empiezan a revolear los bastones y a bailar”. El sostén del proyecto “Nosotros decimos que el dinero no debería ser un limitante para ver una película juntos”, comenta muy seguro, Cristian. El amor por el cine, las emo- ciones que despierta y las ganas de que llegue a todos lados, hasta la localidad más pequeña, supera todo. Sin embargo, hay gastos que sí o sí es ne- cesario cubrir. En algunas escuelas que visitan, tienen que pedir una pequeña colaboración a cada niño, muy accesible, de veinte pesos, para cubrir gastos de nafta, peajes y gas. En otras, cuando se trata de escuelas privadas, solicitan una colaboración un poco mayor. “Lo óptimo sería que una empresa nos esponsoree. Cuando tuvimos un pro- blema con los neumáticos de la combi, llamamos a todas las empresas y todas nos dijeron que no, hasta que una go- mería nos las dejó a precio de costo. El contacto: Para solicitar la proyección de una película, contactarse con Cristian Balestro a: lacombionline@gmail.com, por teléfono al 0351 156619571 o vía Facebook: www.facebook.com/lacombionline

×