Successfully reported this slideshow.

Alcoholismo. individual o de la familia

805 views

Published on

Published in: Health & Medicine
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Alcoholismo. individual o de la familia

  1. 1. 1 LAS ADICCIONES: ¿ENFERMEDADES DE LA FAMILIA O DE LOS INDIVIDUOS? Dr Javier Vicencio1La inclusión de las adicciones como enfermedades no es tan reciente, a pesar deque sea la versión que actualmente prevalece como un común denominador departe de los especialistas de la salud, de los mismos afectados y del público engeneralSe trata de una manera de conceptualizar a uno de los problemas más frecuentesde la Salud Mental Pública que tiene una serie de ventajas que exceden a lasdesventajas aunque, sin embargo estas últimas también tienen un lugar paraabordar uno más de los enigmas de la Psiquiatría ya que se resiste al tratamientoo sigue creciendo, en proporciones alarmantes en México como en la mayoría delos países a pesar de que se hayan puesto en práctica una serie de medidas paracontrolarlo.El uso y abuso de las drogas es tan viejo como la historia del homo sapiens.Guerras y disputas territoriales por zonas de cultivo o de distribución nosacompañan hasta ahora como lo atestiguan la actual y cruenta situación deAfganistán, uno de los paraísos del cultivo de la amapola o el predominio de losnarcotraficantes sobre el Gobierno en la lucha contra la corrupción en México.En nuestra historia más reciente, el narcotráfico y el combate a los distintos gruposque se disputan el territorio mexicano ocupan las primeras páginas de losperiódicos y de la cobertura mediática. No ocurre lo mismo con los resultados delos múltiples esfuerzos que se realizan en diferentes instituciones gubernamentaleso no gubernamentales (ONGs) para incidir en disminuir los efectos de estecomplejo problema de Salud Mental de origen multifactorial y de una categoríapsicosocial más que biológica. No es una coincidencia de lo más esperanzadora:¡parece que en ambas guerras nos encontramos en el bando de losperdedores!Este artículo se propone analizar las diferentes dimensiones que caracterizan alas adicciones en el dominio de las diferentes disciplinas de la Salud mental quese encargan de su abordaje para proponer un modelo de capacitación en recursoshumanos que sea incluyente al mismo tiempo que realista, en la medida que seantomadas en cuenta, de acuerdo con las prioridades de las autoridades que seencargan de las políticas públicas en este renglón en el actual Gobierno.CONADIC( Consejo Nacional de las Adicciones) tiene en sus manos el proyectode la creación de 311 Centros de Atención de las Adicciones (UNEME- CAPAS) anivel primario lo cual no representa solamente una estrategia de enormesproporciones sino que es también una oportunidad para reflexionar sobre un tema1 Javier Vicencio G. MD, MRCPsych. Director General de Crisol, Centro de Postgrado en Terapia FamiliarC. Veintitrés No. 15 Col. San Pedro de los Pinos, México, D.F. CP 03800 (52) 55- 55988467 y 55988647www.institutocrisol.org
  2. 2. 2que ha sido una prioridad para CRISOL, Centro de Postgrado en Terapia Familiar,institución que ha estado presente en la capacitación de especialistas en lasopciones de tratamiento basados en lo sistémico familiar, de pareja o individual endiferentes organismos que se han encargado de la prevención y el tratamientodesde hace ya 25 años.DIMENSIONES Y MODELOS.El abordaje clínico de un problema tan complejo como las adicciones requiere deuna serie de diferenciaciones en cuanto a lo que proponen los distintos modelosque se encargan del diagnóstico y tratamiento.En primer lugar, el modelo médico biológico que predomina en la psiquiatríaactual no tiene dudas de su inclusión como una de las enfermedades en el DSM4-R de acuerdo con el patrón de consumo, el grado de tolerancia y la presencia desíntomas de abstinencia física y/o psicológica. Los datos que existen sobre unacausalidad genética se limitan a adolescentes violentos que inician el consumomuy precozmente, especialmente de alcohol, aunque no se descartan los avancesque, en este campo, son prometedores a partir de las investigaciones sobre elgenoma humano.En lo que concierne al tratamiento, el modelo médico se ha limitado a realizarencuestas epidemiológicas para medir la magnitud del problema en diferentespaíses y a definir esquemas de tratamiento basados en la urgencia que implicanlos estados de intoxicación producidos por las sustancias y en la disminución delos síntomas del síndrome de abstinencia.Existen datos derivados de la utilización de tecnologías recientes destinadas amedir el funcionamiento cerebral (Tomografía de emisión de positrones – SPECT )que demuestran la existencia de daños en cinco áreas del cerebro: la cortezaprefrontal, el sistema límbico, lóbulos temporales, núcleos basales y cingulados( Landau,20082) como resultado de adicciones a la marihuana y a todas las drogaslegales e ilegales que se han señalado como uno de los factores predisponentespara el desarrollo de una adicción en determinados individuos aunque parece másprobable que se trate de las consecuencias de las mismas y también se hanrealizado investigaciones para disminuir el consumo de la cocaína con laaplicación de vacunas que activan al sistema inmunitario para que elaboreanticuerpos que disminuyan el consumo.Lo más prometedor, a mi juicio, consiste en la síntesis de bloqueadoresespecíficos para cada sustancia a nivel del sistema nervioso central como se hadescubierto recientemente con vareniclina ya que actúa como antagonista en losreceptores nicotínicos de la acetilcolina en el caso del tabaco, aún la adicción másdifícil de abandonar.2 Landau,J.(2008). Neurobiology and Adicction: Assisting the family and Support System to get Resistantloved ones into treatment. .AFTA Monograph Series. Winter 2008: 29-35.
  3. 3. 3Por el contrario, considero perjudicial para el manejo terapéutico integral latendencia actual de considerar a las adicciones como enfermedades psiquiátricasduales, basada en la concurrencia de una serie de síntomas característicos deotras patologías como por ejemplo, trastornos de ansiedad generalizada, cuadrosdepresivos de tipo distimia e incluso de psicosis que no son necesariamentemanifestaciones de la existencia de otra enfermedad sino que habitualmente soninducidas por el propio consumo, que tiende a exacerbar el desequilibrio mental yel mal funcionamiento nervioso produciendo estos efectos en el 30% de los casosque se admiten para un tratamiento hospitalario. No hay dudas sobre lanecesidad de implementar medidas para tratar estas manifestacionescorrectamente con los fármacos que se requieran; sin embargo, no deberíaconducir a privilegiar el discurso psiquiátrico porque se arriesga a transformarloen prácticas hegemónicas y esencialmente reduccionistas para enfrentar máseficazmente un problema tan crónico y de tan mal pronóstico.El modelo educativo plantea que las adicciones son el resultado de errores en elaprendizaje conductual y cognitivo. Diferentes teorías del aprendizaje de hábitosconcluyen que se trata de distorsiones en la adquisición de los mismos que,aunado a los efectos placenteros de las sustancias inducen al consumo sinmedida. Los circuitos de recompensa conductual son reforzados por una serie deconstrucciones cognitivas o creencias equivocadas como, por ejemplo, que lasdrogas orgánicas como la marihuana son buenas para la salud o que el alcohol esun alimento, que no son tan dañinas como se dice y que el consumo nunca llegatan alto como para que el afectado se considere un adicto como tal. Las creenciassobre los efectos positivos de las drogas se ven reforzadas en aquellos individuosque acceden al consumo como una manera de aliviar temporalmente unsufrimiento de origen emocional que hace crisis en la adolescencia. El contextocultural de las generaciones actuales que promueve el placer individual sirve desoporte adicional para que se induzca un consumo grupal como parte de unaceremonia ritual de pertenencia al grupo que resulta atractivo y popular. Por otrolado, el interés por la música de tipo electrónica que, desde su inicio con la culturadel rock, ha ido progresando para que sea el “trance” actual en sus diferentesversiones lo que predomine en los “raves” en los cuales se favorece la utilizaciónde drogas de diseño como MMDA(éxtasis) Cristal (Methanfetamin) y diversascombinaciones con otras sustancias que no son controladas con respecto a lasdosis ni a los ingredientes que contienen.La implementación del modelo de terapia cognitivo conductual para las adiccionesha significado un avance significativo en la adquisición de nuevas conductas ycreencias que se adquieren como resultado de un procedimiento de aprendizajereeducativo secuenciado que ha demostrado una eficiencia notable paraconseguir la abstinencia, en primer lugar y favorecer su mantenimiento por mediode una terapia que alcanza una efectividad cercana al 50%.El modelo psicológico se inclina por considerar a las adicciones como síntomasde defectos de la personalidad de tipo específicos e inespecíficos.
  4. 4. 4La identificación de rasgos de personalidad que con mayor frecuencia seencontraban dentro del repertorio habitual de comportamiento de los adictos seatribuyó inicialmente al predominio de una fijación de tipo oral, de acuerdo con lasprimeras clasificaciones psicodinámicas de Freud (Abraham, 19493) queestablecieron paralelismos entre las diferentes etapas del desarrollo psicosexualinfantil y la aparición de diversas patologías psicológicas. Encuadrar a lasadicciones como trastornos derivados de fijaciones orales no tuvo mucho éxito, nisiquiera para los trastornos de la conducta alimentaria, en la medida que implicabala implementación de estrategias terapéuticas que remontaban al sujeto a revivirsituaciones de un tiempo pretérito que no era modificable con éxito en elpresente.Más recientemente, se ha comprobado que una vez que han desaparecido lossíntomas derivados de la adicción y de sus efectos en el cerebro, lo cual seconsigue después de un período de alrededor de 90 días de abstinencia, semanifiestan rasgos de un funcionamiento anormal de la personalidad, dentro delos que predominan los que caracterizan a la personalidad borderline. En un 60%de los casos es posible encontrar trastornos de personalidad del Grupo 2, queincluyen, además del borderline, a personalidades histriónicas, narcisistas yantisociales. En menor número es posible identificar a personalidades del grupo 3:de tipo evitativo, obsesivo compulsivo y pasivo agresivo.En lo que se refiere a defectos de tipo inespecífico, su aparición es consecuenciade estrategias de funcionamiento derivadas de la culpa, la vergüenza y de lanecesidad de ocultamiento de un mal que es reprobado socialmente. Por lo tanto,las conductas manipulatorias, de negación y atribución de su problema a tercerosha de ser reconocida como un intento para engañarse a si mismo como a losdemás que se relaciona con el ocultamiento de las prácticas que facilitan elacceso al mercado de las drogas.El tratamiento que el modelo propone consiste en una serie de modalidades queestán destinadas a la rehabilitación más que a la abstinencia y que se engloban enlo que se conoce como comunidad terapéutica: se trata de un aprendizaje en laacción de la convivencia en la cotidianeidad en un espacio protegido, en el cual secuenta con profesionistas y exadictos rehabilitados que reflexionan sobre su vidapasada, presente y futura. Se incluye la asistencia a grupos de autoayudaacompañada de actividades de terapia de grupo, individual y focalizada en lasemociones. No hay que descuidar la inclusión de actividades educativas ylaborales que permitan recuperar el paso perdido, especialmente cuando elobjetivo final es la recuperación integral.El modelo familiar considera a las adicciones como un síntoma más deproblemas psicosociales complejos que requieren de un diagnóstico familiar. Enefecto, es frecuente que en familias de los adictos coexistan otros problemaspsicosociales como por ejemplo: violencia doméstica, problemas de conducta y3 Abraham,Karl(1949) Selected papers of Karl Abraham,M.D.,Hogarth Press and the Institute ofPsychoanalysis, Londres,1949
  5. 5. 5aprendizaje escolar, abuso sexual, embarazos precoces, delincuencia yprostitución. Retrata, a menudo a familias multiproblemáticas en la que la gota quederrama el vaso es, a veces, una adicción que va de mal en peor, poniendo enpeligro la integridad de la familia o la supervivencia del afectado (Cancrini,20024).Para este modelo, las adicciones son algo más que enfermedades individuales yaque se trata de una modalidad de funcionamiento familiar en la que participantodos los involucrados, contribuyendo a sostener la presencia de una serie desíntomas como indicadores de una difícil adaptación social a una realidad que nolos ha favorecido a lo largo de generaciones.Aunque no se trata de impugnar a la pobreza como causa de estos problemascomo lo atestigua la alta prevalencia de las adicciones en las clases altas, noayuda que las necesidades básicas no estén cubiertas. Sin embargo, las posiblescausas de estos problemas se encuentran en el abandono de los niños desdepequeños, por la ausencia de comportamientos parentales adecuados o por lapresencia cotidiana de la violencia.Desde esta perspectiva se requiere de un diagnóstico familiar precoz que ayude areconocer los recursos y dificultades de cada familia para colaborar en la soluciónde los problemas más urgentes. A continuación, en una primera fase, se proponensesiones semanales de orientación multifamiliar de tipo psiceducativo en las quese abordan los efectos de las drogas y las medidas que las familias utilizan paraenfrentarlas con mayor éxito. El terapeuta, en una posición de colaborador másque de experto, facilita el dialogo a través de preguntas más que de respuestas( Asen.E,19975)En una segunda fase, cuando la batalla contra la abstinencia ya no sea el focoprincipal de las intervenciones, y especialmente cuando se planea la reinserciónsocial por medio del alta de la hospitalización, la terapia familiar se convierte enuno de los ejes fundamentales para evitar las recaídas que surgen como resultadode los conflictos familiares no resueltos y que originan una serie de emociones“tóxicas”. El adicto es particularmente sensible a las emociones negativas porquecarga con un pasado de rechazo y desaprobación desde muy pequeño. No es elmomento de describir los modelos de tratamiento familiar más exitosos pero nocabe duda que se requieran como primera opción para evitar las recaídas que sonel problema recurrente más importante en cuanto al mal pronóstico que lescaracteriza.Por último, el modelo jurídico plantea que las adicciones, por el uso y abuso desustancias legales e ilegales promueve el ejercicio de actividades delictivas contrala salud o de cualquier índole. Las sanciones, de tipo preventivo en menores y decastigo con penas de encarcelamiento variables, conducen habitualmente aagravar el problema, en la medida que no existen servicios adecuados derehabilitación en las cárceles ni en los hogares tutelares.4 Cancrini,L La caja de Pandora. Ed. Paidos. Barcelona.19965 Asen,E.Intervención Familiar. Ed. Paidós. Barcelona,1997.
  6. 6. 6El análisis de estas distintas dimensiones de las adicciones tiene variasfinalidades. Por un lado, propone ordenar las concepciones predominantes en elcampo de las adicciones como un problema de Salud Mental complejo ymultifactorial para identificar las medidas que se utilizan para controlarlo en lamedida que son congruentes con su respectivo marco de referencia.En segundo término, plantea que la concepción de enfermedad individual esdemasiado restringida para su abordaje y que requiere ampliarse a lo familiar,psicosocial y cultural para entenderla más bien como un trastorno en la práctica dela vida que afecta no sólo a los adictos sino que a los consumidores,habitualmente al borde de los excesos y del abuso.Por último, que no es necesario luchar para imponer ninguno de los modelos detratamiento por sobre otro ya que obedecen al predominio de la dimensión delproblema seleccionado por cada corriente de ideología terapéutica y que lo mejorconsiste en la búsqueda de una combinación de todos, de manera que sepromueva una colaboración mutua.UNA MIRADA A NUESTRA SITUACIÓN ACTUALLa aproximación adoptada para realizar el somero análisis previo del problema delas adicciones desde los diferentes enfoques adoptados para su tratamientoprivilegia el manejo intrahospitalario en instituciones especializadas como las queexisten actualmente en España e Italia, países en los cuales la reforma en lasleyes de Salud Mental realizada en la década de los ochenta ha favorecido elestablecimiento de este tipo de comunidades terapéuticas que otorgan el serviciode manera gratuita y en algunos casos con implicaciones legales, a manera deprescripción involuntaria.En nuestro país, predomina la atención hospitalaria de tipo privada con estadíasbreves (de dos semanas a tres meses) pero sin duda que es mayoritaria laatención comunitaria extrahospitalaria otorgada por instituciones gubernamentales(Centros de Integración Juvenil) y por ONGs, dentro de las cuales destaca lapresencia de AA (Alcohólicos Anónimos) o NA(Narcóticos Anónimos).La creación de CONADIC en 1985 durante el gobierno de De la Madrid hacontribuido a establecer un reglamento ( NOM 028-SSA2-1999 para laprevención, tratamiento y control de las adicciones6) que debe cumplirse de partede las instituciones encargadas de proveer este tipo de servicios de prevención ytratamiento y a elaborar un directorio de las que se encuentren en capacidad derecibir una autorización de funcionamiento. Es necesario todavía realizar unareforma más profunda en las leyes de Salud Mental para acercarnos a losestándares europeos de países semejantes a México.En este sexenio se ha decidido destinar recursos provenientes de los dinerosincautados a los narcotraficantes para la creación de 311 Centros de atención6 Ver en www.salud.gob.mx
  7. 7. 7comunitaria de las adicciones en todos los Estados del territorio nacional. Enconsecuencia, se aproxima un período en el cual se implementarán modelos deprevención y tratamiento que sean, al mismo tiempo de innovadores, de probadaeficacia en otros países en los que se hayan utilizado.Se trata, entonces, de una oportunidad para la formación de recursos humanosque se especialicen en las diferentes dimensiones que se han destacado en laprimera parte, aunque estableciendo criterios más precisos con respecto a loscontenidos y a los alcances y la efectividad de los mismos.En relación con el modelo médico biológico, por ejemplo, se requiere de unconocimiento básico y actualizado de la Epidemiología de las Adicciones, de losefectos de las drogas y de las medidas médicas necesarias para lograr laabstinencia rápidamente, con o sin hospitalización. En una cierta medida, estoscontenidos son abordados por cursos tradicionales pero usando una metodologíaen que la distancia entre el experto, habitualmente un psiquiatra, y los alumnos esdemasiado grande para que se despierte suficiente interés en un tema que,igualmente, no pasará a sus manos en cuanto al manejo médico.En Crisol7 hemos acostumbrado a nuestros alumnos a conocer las bases de unaPsicofarmacología esencial, al mismo tiempo que les enseñamos Psicopatologíadel niño, adolescente, adulto y tercera edad desde la psiquiatría, psicoanálisis ysistemas y estamos convencidos que, para quienes se van a dedicar a laprevención y el tratamiento de las adicciones desde una perspectiva más integral,se requiere de una capacitación en este tipo.De esta forma, se obtendrían recursos humanos que estuvieran en condiciones dedetectar precozmente los trastornos que han sido señalados como precursores delas adicciones en los niños, adolescentes y familias como por ejemplo, déficit deatención (ADD) dificultades de aprendizaje, problemas de conducta, violenciadoméstica, etc.También nos parece que existen una serie de medidas derivadas de la MedicinaTradicional y Complementaria que son muy útiles y nos referimos específicamentea la auriculoterapia, acupuntura, herbolaria, meditación y técnicas de relajación.En lo que se refiere al modelo educativo, se requiere de un conocimiento básicosobre la psicología del desarrollo del niño, adolescente, adulto joven y de la familia(ciclo vital individual y familiar) para incluir el uso de drogas como una parte de laevolución normal de los individuos en nuestra cultura e identificar los factores deriesgo que pueden favorecer el abuso y la dependencia.Si se tratara de formar a un especialista en el tratamiento, de acuerdo con estemodelo, lo que se debería enseñar es el modelo cognitivo conductual para que seponga en práctica con los adictos propiamente tal por la mayor eficacia del mismoen comparación con otros métodos.7 Ver en web:www.institutocrisol.org
  8. 8. 8Por último, no hay que descuidar los procedimientos de autoayuda como los 12Pasos de AA o de otras instituciones con experiencia en el tema. La consejería seha ganado un lugar en este campo que hay que reconocerle porque incorpora alos ex adictos con sus experiencias de luchas y combates heroicos paraenfrentarse a un problema que no todos los profesionistas hemos vivido. Esconveniente enseñar los 12 pasos para lograr la abstinencia y vencer también losotros síntomas bautizados por Elizondo como los doce pasos de la “borracheraSeca”(Elizondo,J.A, 20058).De acuerdo con el modelo psicológico, el personal que labore en estos centrosdebería obtener una capacitación en Psicopatología como lo señalábamosanteriormente, como una parte del modelo médico. Sin embargo, es necesarioseñalar que el temario debe privilegiar lo psicológico por encima de lo psiquiátricopara contribuir a desmitificar la patología que circunda a las adicciones, y no se lescircunscriba a la categoría de enfermedades crónicas e incurables, lo cualestigmatiza al mismo tiempo que justifica una serie de comportamientosindeseables como si fueran una parte más de la enfermedad.En segundo lugar, la capacitación debería incluir una serie de técnicas derivadasde la terapia gestalt y del psicodrama para diseñar talleres de alto impactoemocional que permitan, posteriormente un dialogo de tipo equipo reflexivo(Andersen)9 en el cual los pacientes tengan la oportunidad de conversar sobre lautilidad( o no?) de las opiniones de los expertos y de los exadictos. Se generan,entonces los fundamentos de una comunidad terapéutica tipo hospital de día quees más económica y más efectiva que la hospitalización como tal.Por último, y cuando las ventajas de la aplicación de estos métodos haya dado losresultados que se esperan y se alcancen también sus límites, algunos de los máscapaces deberían aprender terapia de grupo y terapia breve individual, además detécnicas de rehabilitación laboral y educativa para la reinserción del adicto en lasmejores condiciones posibles.El modelo familiar se plantea una capacitación a dos niveles: prevención ytratamiento.En lo que se refiere a la prevención, se inclina por una estrategia más específicaque la que preconiza la vertiente “universal” que considera que la educación contalleres en las escuelas apoyados con la utilización de materiales elaboradosespecialmente para estos fines y que cubran a la mayoría de la poblaciónvulnerable se alcanzan logros significativos en cuanto a la incidencia de lasadicciones. No es fácil medir la eficacia de esta estrategia, especialmente cuandoel problema sigue creciendo sin cesar, aunque no sea necesario descartar estaforma de educación que crea conciencia sobre este mal endémico y susconsecuencias en una población tan ávida de obtener información sobre este temay afines como son los adolescentes.8 Elizondo,J.A..La borrachera seca.Libberadictus,AC.2005.9 Andersem. T. (1987) The Reflecting team. Family Process , 26: 415-428
  9. 9. 9Sin embargo, consideramos que es preferible destinar recursos a la población enalto riesgo de enrolarse en el abuso y la adicción. Nos referimos a las familias conantecedentes de alcoholismo e incluso, en las que haya habido defunciones porestas causas o en las que se detecte violencia domestica, uno de los precursoresmás ampliamente reconocidos de adicciones en adultos: nos referimos, enresumen, a las familias multiproblemáticas, con uno o más miembros ausentes encondición de migrantes legales o ilegales en USA que aunque envíen remesas,producen una serie de alteraciones que hemos descrito anteriormente comoperdidas ambiguas(semejantes a los desaparecidos del Cono Sur) y quedesaniman a los jóvenes a estudiar en México frente a las escasas facilidades detrabajo remunerado y educación con futuro.(Gómez de Leon,J.200610),Para implementar esta estrategia, se requiere de personal en condiciones dedetectar precozmente (con conocimientos de Psicopatología) a esta poblaciónpara ofrecerle talleres de Orientación familiar en los que se aborden estosproblemas y se propongan soluciones para los mismosUn paso más en esta estrategia de prevención y que incluye técnicas deintervención más específicas consiste en la atención de familias en crisis por elcontinuo agravamiento del adicto que, sin embargo, se niega a solicitar cualquiertipo de atención. En este caso lo que se requiere es trabajar con los integrantes dela familia que estén más dispuestos a colaborar para identificar las conductas deellos mismos que han sostenido al adicto en iguales condiciones de consumo si noes que en peores. En un segundo momento, en la medida que se restringen estasconductas de parte de los familiares, se induce una crisis en el adicto que puede“tocar fondo” de una manera más blanda y menos riesgosa para su vida. En esemomento, se puede realizar una intervención en crisis exitosa porque es másprobable que el adicto acepte la ayuda voluntariamente. El personal que participadebe estar entrenado en Intervención en Crisis que es uno de los métodosiniciales de la terapia familiar utilizados en la década de los setenta en USA eInglaterra (Vicencio,J,198111).Cuando el objetivo se desplaza más concretamente hacia el tratamiento, lo que serequiere es el aprendizaje de un método de orientación familiar de tipomultifamiliar como lo han implementado en Inglaterra con éxito colegas nuestrosen el Malborough Family Center entre los que destacan Eia Asen e Ivan Eisler yque han participado, el primero, en los eventos que, a modo de Practicum, consesiones en vivo organiza CRISOL cada año desde 2001.(Asen,12)Para los más avanzados, se requiere de una formación más completa en terapiafamiliar a nivel de Maestría para que puedan afrontar los diferentes abordajesclínicos que no sólo incluyen a las adicciones sino que a toda la problemática10 Gomez de Leon,J. AFTA Monograph Series. Inmigrant families and Inmigration.Summer 2006. Vol 2:34-43.11 Vicencio,J. Una experiencia de Psiquiatría Comunitaria en Inglaterra. Asoc Psiquiatrica Mex..198112 Asen,E. (2001).Multiple Family Therapy. The Malborough Model and its wider applications. Londres yNY:Karnac Books.
  10. 10. 10psiquiatrica, psicológica y psicosocial que se le presenta a la consulta de unespecialista en Salud mental.Sin embargo, no se descarta la necesidad de conocer los modelos que handemostrado mayor efectividad en el tratamiento de las adicciones desde laperspectiva familiar porque representa prácticamente una subespecialidad de laterapia familiar. Luego de investigar sobre los modelos que han sidoimplementados con mayor éxito, hemos seleccionado al modelo Multidimensionalcreado por Howard Liddle (Liddle,H.200513) que alcanza porcentajes de mejoríatan altos como del 70% de abstinencia en adolescentes con seguimiento a más deun año plazo para invitarlo en el curso de este año a compartir con nosotros susconocimientos y habilidades en el Practicum que realizaremos el 30 y 31 de Mayoen la ciudad de México. No sólo nos interesa su modelo sino que además,impulsar las Investigaciones Basadas en la Evidencia( Evidence- Based Research)para conocer los niveles de efectividad de los diferentes tratamientos que seofrecen en México a nivel privado y público.Por último, en cuanto al modelo jurídico, nos parece que los esfuerzos que sehan hecho para implementar normas de funcionamiento y certificar a lasinstituciones que se dedican a la prevención y al tratamiento representan unavance significativo aunque desgraciadamente, todavía predominan las clínicas ycentros de tratamiento a cargo de exadictos o de AA.La actual política de crear centros especializados en adicciones a lo ancho delpaís es una medida de enormes proporciones que requiere de especialescuidados para implementarla con éxito y para lo cual estamos dispuestos aparticipar de la manera en la que nuestros servicios sean solicitados en los rubrosanteriormente señalados.Sin embargo, lo que se necesita urgentemente es una Reforma de la legislaciónen Salud Mental como la que se ha hecho en Italia y en España para crear losservicios adecuados para atender a los que sufren de trastornos mentales y quealcanzan a cifras superiores al 25% de la morbilidad en nuestro país, sinconsiderar que es posible que se dupliquen si se toma en cuenta los índices depobreza y falta de oportunidades que afecta a la mitad de la población.A MANERA DE CONCLUSIÓNLa consideración de las adicciones como enfermedades ha cumplido con susobjetivos iniciales porque ha conducido a elaborar diferentes modelos de atenciónque son los que se han descrito sumariamente en este artículo. Desgraciadamentelos límites de estos modelos han sido rebasados porque el pronóstico sigue siendopobre, alrededor del 30% de mejoría, y por lo tanto es necesario cuestionar y13 Liddle.H(2005) Multidimensional Family therapy: A science treatment for adolescence drug abuse. En J.Lebow(Ed.), Handbook of clinical family thaerapy(pp128-163). NY: John Wiley and Sons.
  11. 11. 11reflexionar sobre la eficacia de otros modelos que no acentúan su abordajebasado en lo estrictamente médico sino que se plantean un marco más integrativoque incluye dimensiones derivadas del aprendizaje cognitivo conductual, de lascaracterísticas de la personalidad de los adictos, de sus familias que los hacenespecialmente vulnerables desde la infancia y del contexto cultural y jurídico queimpera en nuestro país con respecto al tema.En la medida que el marco de referencia se amplía de la manera que hemosdescrito, el concepto de enfermedad resulta insuficiente, a menos que se extiendaa la familia y se le otorgue el carácter de problema psicosocial, entendiendo asíque se requiere de los avances provenientes de la psicología, la terapia familiar yla psicología social para que se incluyan en la prevención y el tratamiento.La necesidad más importante en la actualidad consiste en evaluar los resultadosde los distintos programas de prevención y tratamiento de una maneraindependiente para evitar las cifras que cada Institución proporciona de acuerdocon las más variadas metodologías.Se requiere también una capacitación de recursos humanos más realista einnovadora para renovar el interés en un tema tan relevante pero que por su malpronóstico actual, tiende a desanimar al personal encargado de poner enfuncionamiento una tarea de grandes dimensiones como la que se proponeCONADIC.Por último, es indispensable contar con modelos que hayan sido probados encuanto a su eficacia en varios países con investigaciones y material didáctico quepermita el entrenamiento de recursos humanos en México que estén a la altura delos estándares internacionales en la materia.La propuesta de CRISOL consiste en proporcionar una capacitación integral en loque nos corresponda y además formar parte de un equipo multidisciplinario en elque las otras versiones de abordaje se discutan y se combinen lo mejor posibledentro de una posición colaborativa.Por último, invitar a todos los interesados en adicciones a concurrir a nuestroPracticum que se realizará en la Ciudad de México el 30 y 31 de Mayo paraconocer la puesta en práctica del Modelo Multidimensional de Howard Liddle queha sido reconocido como el más eficaz a nivel internacional por medio deInvestigaciones Basadas en la Evidencia.

×