Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

20180809 revision-de-perspectivas-2018

601 views

Published on

Descargue gratis nuestro reporte de la revisión de perspectivas para la economía de Costa Rica en 2018.

Published in: Economy & Finance
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

20180809 revision-de-perspectivas-2018

  1. 1. 2 Escenario binario condiciona las expectativas económicas Crecimiento económico Reducimos nuestra proyección de crecimiento económico para el 2018 de 3,0% a 2,8%, explicado por la desaceleración mayor a la esperada en el consumo privado y la lenta recuperación de la inversión. La incertidumbre fiscal, la disminución en los términos de intercambio y la subida en las tasas de interés han contribuido a un enfriamiento en la demanda interna. Eso se ha compensado parcialmente por el dinamismo de las ventas externas, producto del sólido desempeño del sector manufacturero en zonas francas. Para el 2019, nuestra proyección está condicionada a la aprobación de la reforma fiscal. Bajo un escenario con reforma, vemos la economía creciendo en 3,2%, liderado por la recuperación de la inversión producto de una mejora en la confianza de los negocios. Pero de no aprobarse, proyectamos el crecimiento en 2,3%. Por esa razón, Costa Rica está enfrentando un escenario binario en sus perspectivas económicas. Inflación y política monetaria La proyección de inflación la disminuimos de 3,2% a 2,5% en 2018, y de 3,7% a 3,2% en 2019. Desde sus determinantes no se anticipan presiones de demanda agregada, ya que la economía costarricense está creciendo por debajo de su nivel potencial. Asimismo, las expectativas de inflación a 12 meses continúan ancladas al rango meta del Banco Central de Costa Rica (BCCR) (2%-4%) y no existe evidencia que sugiera que se puedan salirse de dicha meta. En cuanto al tipo de cambio, no vemos fuertes fluctuaciones, por lo contrario, esperamos que oscile en el nivel de ¢570 en el Mercado de Monedas Extranjeras (MONEX). El riesgo que enfrentan los precios está en la volatilidad del precio del petróleo, que se espera que su mayor recuperación se materialice entre el segundo semestre del 2017 y primero del 2018. Respecto a la política monetaria, vemos al BCCR en pausa explicado por la ausencia de presiones inflacionarias. Además, los principales riesgos que puede enfrentar la Autoridad Monetaria están condicionados al proceso de subida de tasas de interés por parte del Sistema de la Reserva Federal (FED) y a la reforma fiscal. Bajo un escenario con reforma fiscal los riesgos del BCCR se centran en las acciones de la Fed, es decir, que aumente tasas de interés mayor a lo esperado y eso puede desencadenar en una depreciación del colón que contagie a los precios domésticos. En ese contexto, prevemos que la Tasa Política Monetaria se mantendrá en 5,0% en 2018 y 2019. Por otra parte, de no aprobarse la reforma los riesgos internos sumado al mencionado en el caso anterior, pueden producir mayor volatilidad en el tipo de cambio producto de la incertidumbre fiscal. Ante esa situación, vemos al BCCR más activo evitando fuertes devaluaciones que afecten su objetivo inflacionario. Aldemás, prevemos al BCCR subiendo la tasa de política hasta un 6,0%, nivel que estaría por encima de su neutralidad.
  2. 2. 3 Tasas de interés El mercado bursátil también lo vemos muy condicionado a la reforma fiscal. De acuerdo con un escenario sin reforma, dejaría al Tesoro Nacional con presiones para captar recursos producto de las expectativas negativas de la situación fiscal, lo que presionaría las tasas de la curva de rendimiento soberano. Mientras que el marco con reformas fiscales traería una mayor confianza al mercado, generando una mejora en el precio de los bonos del gobierno. Por otra parte, el ligamen entre la Tasa Básica Pasiva (TBP) y la Tasa de Política Monetaria ha aumentado en los últimos años, así que de aprobarse la reforma fiscal, no anticipamos presiones en las tasas de interés, por lo que prevemos la TBP en 6,10% en 2018, y en 5,90% en 2019. No obstante, en el caso contrario la estimamos en 7,50% en 2019. Proyecciones económicas Principales variables macroeconómicas (% crecimiento anual *) Aldesa- con reforma fiscal Aldesa- sin reforma fiscal BCCR 2018 2019 2018 2019 2018 2019 Producto interno bruto 2,8 3,2 2,7 2,3 3,2 3,5 Demanda Interna Consumo hogares 2,7 3,1 2,7 1,6 2,8 3,6 Consumo gobierno 2,5 2,8 2,5 2,8 2,1 1,9 Inversión 0,3 4,1 -0,2 1,7 2,3 6,5 Demanda Externa Exportaciones 4,4 4,3 4,4 4,3 4,6 4,6 Importaciones 1,5 3,4 1,5 3,4 2,1 5 Gobierno Central Balance fiscal, % PIB -7,0 -6,3 -7,0 -7,2 -7,2 -7,5 Deuda total, % PIB 53,6 55,6 53,6 56,3 53,8 58,4 Política monetaria (fin del periodo) Inflación 2,5 3,2 2,5 4,0 3,0 (±1 p.p.) 3,0 (±1 p.p.) Tipo de cambio Monex (CRC/US$) 569,9 577,5 569,9 - - - Tasa de Política Monetaria 5,00 5,00 5,00 6,00 - - Sector externo Balance comercial, % PIB -6,6 -6,1 -6,6 - -3,3 -3,1 Cuenta corriente, % PIB -3,5 -4,2 -3,5 - - - *: crecimiento anual al menos que se indique lo contrario. Fuente: Proyecciones Aldesa y BCCR. Ante un ajuste fiscal en camino Al cierre del 2017 el déficit fiscal alcanzó el 6,2% del PIB, dato mayor al promedio de los últimos 4 años (5,2% del PIB, excluido el 2017). Ese resultado se da por el aumento del gasto en intereses de la deuda y las transferencias corrientes. Para el 2018, debido al aumento mayor a lo esperado en el rubro de intereses y la desaceleración económica, reajustamos el alza del
  3. 3. 4 déficit fiscal de 6,7% del PIB, a 7,0% con un nivel de deuda cercano al 54% de la producción total. Al cierre del primer trimestre del 2018 los ingresos tributarios reportaron una caída interanual de 1,5% en términos reales. Ese comportamiento se explica por los impuestos que más reaccionan al ciclo económico, como lo son los impuestos de ventas e importaciones. El primero registró una caída interanual de 0,5% mientras que el segundo disminuyó 4,8%, en ambos casos se da por el menor dinamismo en el consumo de los hogares y la inversión total. Por otro lado, el gasto en intereses de la deuda continúa creciendo por encima del promedio de los últimos 5 años. Al cierre de junio, ese rubro representó 1,7% del PIB, dato mayor en 0,4 puntos del promedio de 2012-2017. Ese resultado responde a dos variables que ponen en riesgo la sostenibilidad de la deuda: i) el nivel de endeudamiento neto sigue creciendo, por lo que el volumen de la deuda es mayor y ii) en el último año la tasa de interés de los títulos de deuda interna aumentó por el riesgo fiscal. Dicho eso, la vulnerabilidad de las finanzas sigue creciendo y pone en riesgo la estabilidad macroeconómica. Además, la situación favorable que se presentó en el periodo 2012-2016 disminuyó (bajas tasas de interés locales e internacionales, bajos precios del petróleo, sólido crecimiento económico local, entre otras). Debido a lo anterior, la necesidad de realizar un ajuste fiscal se vuelve cada vez mayor. En Aldesa estimamos que ese ajuste debe ser al menos 3,8% del PIB, de lo contrario la deuda continuará creciendo. Esto quiere decir que la reforma fiscal y las medidas por decreto que presente el Ministerio de Hacienda (MH) deben representar ese porcentaje. En la práctica, los países no realizan ajustes fiscales en un solo año, usualmente, esos procesos duran cerca de 4-5 años. Al mismo tiempo, esos ajustes tienen un costo en términos de crecimiento económico, por lo que entre más se atrase más alto será el costo para el país. -10 -5 0 5 10 15 -2,0 0,0 2,0 4,0 6,0 8,0 2012 2013 2014 2015 2016 2017 2018 Consumo + Inversión total Ingresos por tributos de importaciones y ventas (eje derecho) Consumo privado + inversión total e ingresos reales por tributos de importaciones y ventas % a/a % a/a: Variación año a año % a/a Fuente: BCCR y MH
  4. 4. 5 En la última presentación de la Ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, frente al Congreso, expuso un conjunto de medidas que iban desde la reforma fiscal hasta ahorros por recortes en los presupuestos de los próximos 3 años. La suma de todas esas medidas está en línea con nuestra estimación de ajuste fiscal (3,8% del PIB), por lo que retornaría las finanzas públicas sobre una senda sostenible. En Aldesa estimamos qué pasaría con el déficit fiscal y la deuda del Gobierno si a partir del 2018 se empiezan a implementar las medidas de consolidación fiscal: i) reforma fiscal del Congreso, ii) medidas relativas a remuneraciones y iii) ahorros en presupuesto y en necesidades de financiamiento. En el largo plazo, nuestra estimación sugiere que la deuda del gobierno se estabiliza en 2023 y a partir del 2024 la deuda del gobierno comienza a disminuir, lo que estaría mostrando la mayor sostenibilidad de las finanzas públicas (momento en el que se alcanzan superávits primarios). Por su parte, el déficit fiscal en 2024 representaría un 3,0% del PIB, dato significativamente menor al 6,2% registrado en 2017 (ver gráficos más adelante). Si se aprueba la reforma en 2018, el déficit fiscal en 2019 sería de 6,3% del PIB, de lo contrario cerraría en 7,2%. Además, el gasto en intereses en 2019 con y sin ajuste fiscal lo estimamos en 3,9% del PIB, por los niveles de endeudamiento que arrastra el Gobierno. No obstante, el cambio de trayectoria para el caso del ajuste fiscal total se comenzaría a dar en 2020, cuando empezarían a materializarse los ahorros financieros. Si bien nuestro análisis estima una estabilización de las finanzas públicas a partir del 2023, el proceso de ajuste fiscal se puede acelerar si se dan las siguientes condiciones: • Un mayor crecimiento económico producto de una mejora en la confianza en el consumo de los hogares y el ambiente de negocios. Eso como resultado generaría un aumento de la inversión privada y aceleraría la recaudación de impuestos. • El Ministerio de Hacienda logra colocar deuda en el exterior a través de bonos internacionales y/o créditos con organismos internacionales (BID, Banco Mundial, entre otros). La ventaja de esto es que permitiría restar presión a las tasas de interés domésticas, por lo que le daría un incentivo al sector financiero para colocar crédito al sector privado. De esta manera, aumentaría el crecimiento económico, por lo que beneficia la recaudación de impuestos del Gobierno. • Se presenten medidas adicionales que aumenten los ingresos y reduzcan el gasto del Gobierno. 0,0 0,2 0,4 0,6 0,8 1,0 1,2 1,4 1,6 1,8 Ene Feb Mar Abr May Jun 2018 Promedio 2013-2017 Gasto en intereses acumulado en el año del Gobierno, % del PIB % Fuente: MH
  5. 5. 6 Fuente: Proyecciones Aldesa 30,0 40,0 50,0 60,0 70,0 80,0 90,0 2018 2019 2020 2021 2022 2023 2024 2025 2026 Sin ajuste total Con ajuste total % Estabilización de la deuda/PIB 0,0 2,0 4,0 6,0 8,0 10,0 12,0 14,0 2018 2019 2020 2021 2022 2023 2024 2025 2026 Sin ajuste total Con ajuste total% Déficit en 3% del PIB Fuente: Proyecciones Aldesa Deuda del gobierno central (% del PIB) Déficit fiscal del gobierno central (% del PIB)
  6. 6. 7

×