Successfully reported this slideshow.
GRUPO 13:                                                                Alba Nieto Paramio                               ...
Sobra decir que si las personas han reconocido la existencia de dificultades parahacer compatible la vida familiar con la ...
Para buena parte de las mujeres entrevistadas, el significado del trabajo productivoes algo diferente al que éste adopta e...
hombres— en el paradigma de lo voluntario, de la realización personal, de lo que sehace para sí.Asimismo, en las mujeres l...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

¡Entre los dos podemos!

190 views

Published on

Ejercicio práctico Psicopatología Sociolaboral. Tema 8

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

¡Entre los dos podemos!

  1. 1. GRUPO 13: Alba Nieto Paramio Patricia Muñoz Garrobo Raquel Vicioso Sanchez “LOS DOS PODEMOS”INTRODUCCIÓNDurante muchos años ha existido un desigual reparto de responsabilidades entrehombres y mujeres en la esfera privada, hoy dia las mujeres, aunque hanconseguido avances significativos en el ámbito público como es la incorporación almundo laboral, continúan asumiendo internamente los costes de lasresponsabilidades del ámbito privado. Las mujeres lejos de abandonar su rol deama de casa han tenido que asumir su rol de asalariada, y todo ello sindesprenderse en la mayoría de los casos de su función de cuidadora, gestora yejecutora del trabajo del hogar.La conciliación es un conjunto de acciones sociales, institucionales y empresarialescuyo objetivo es el desarrollo de una sociedad más igualitaria y justa. Es un modode organizar el entorno laboral que facilita a hombres y mujeres la realización deltrabajo y de sus responsabilidades personales y familiares. Conciliar no suponetrabajar menos, sino de forma distinta.Los datos ponen de manifiesto que, para una parte significativa de la población lacompatibilización de la vida familiar y la vida laboral es algo complicado, o inclusomuy complicado. Esta apreciación es mayor en las mujeres (donde se superaefectivamente el 50%) que en los hombres.La mayor apreciación de dificultades por parte de las mujeres remiteindudablemente a una realidad: la vida familiar y doméstica es, inequívocamente, elámbito de responsabilidad que les ha sido socialmente asignado (y, por lo general,no el de los hombres). Esta apreciación diferencial de las dificultades según el sexodebe interpretarse a partir de la tensión que se da entre los ámbitos del trabajoremunerado y la familia —tradicionalmente separados por la división sexual deltrabajo—, y en la asignación del ámbito doméstico y familiar a la mujer.Así, los resultados de distintas encuestas muestran que cuando se desempeñasimultáneamente un papel en los ámbitos productivo y reproductivo las dificultadesse experimentan con mayor intensidad, son las mujeres ocupadas quienesmanifiestan una mayor apreciación de dificultades para compaginar la vida familiar yla vida laboral.Por todo ello debemos tomar conciencia de la necesidad de desarrollar medidas deconciliación, y dejar atrás el modelo tradicional familiar en la que el hombre era el“cabeza de familia” que aportaba los ingresos económicos y la mujer la encargadade todo el trabajo de cuidado y mantenimiento del hogar, ya que se trataba de “lo“económicamente” más rentable y lo “socialmente” aceptado. 1
  2. 2. Sobra decir que si las personas han reconocido la existencia de dificultades parahacer compatible la vida familiar con la vida laboral, ello indica que talcompatibilización es algo que se desea, algo que, como actores sociales, van atratar de lograr, van a perseguir, de modo más o menos consciente, como objetivo.DESARROLLO BARRERAS DEL CONCILIO TRABAJO-FAMILIA.Muchas personas se ven sometidos a un marco de restricciones. Tales restriccionesson auténticas barreras a la conciliación de la vida laboral y la vida familiar. De ellasse derivan las dificultades experimentadas y reconocidas por las personasentrevistadas en distintos estudios sobre el tema de la conciliacion familiar y deltrabajo.Estas barreras poseen un carácter estructural, es decir, poseen un alcancesocialmente muy generalizado, permanecen de forma constante a lo largo deltiempo y escapan con frecuencia a la consciencia de los sujetos implicados. Éstasbarreras se podrían dividir en:• Barreras relativas a la estructura social (arraigo de la tradicional división sexualdel trabajo).• Barreras relativas a la estructura económica (relaciones de producción ysegmentación del mercado de trabajo).• Barreras políticas (insuficiencia de la infraestructura pública de apoyo a laconciliación y amenazas a la validez del reconocimiento de los derechos recogidosen la legislación). INVESTIGACIÓN.En el presente estudio se ha procedido ha desarrollar una estrategia que haconsistido en la utilización de diferentes técnicas de investigación para laobservación integrada de las variables constitutivas del fenómeno de la conciliación.El itinerario de investigación seguido ha estado formado por los siguientes métodosy técnicas: 1. Análisis de fuentes documentales y estadísticas. 2. Entrevistas abiertas semidirectivas con agentes socioeconómicos y personas expertas en la temática de la conciliación. 3. Grupos de discusión con población en edad laboral. 4. Encuesta estadística. Los resultados de las apreciaciones relativas a la asignación de responsabilidades domésticas y familiares fueron: 2
  3. 3. Para buena parte de las mujeres entrevistadas, el significado del trabajo productivoes algo diferente al que éste adopta en los hombres: en éstos, el significado deltrabajo comparece inequívocamente ligado al desempeño de su rol de proveedor,mientras que en las mujeres tiende a relacionarse además —con mayor frecuenciaque en los hombres—con otras funciones, debilitándose su significado deobligación, su vinculación a la necesidad de proveer de recursos al hogar. El trabajode las mujeres se inscribe —de forma más acentuada que en el caso de los 3
  4. 4. hombres— en el paradigma de lo voluntario, de la realización personal, de lo que sehace para sí.Asimismo, en las mujeres la toma de decisiones laborales se muestra altamentecondicionada por las circunstancias familiares, llegando incluso a subordinarse aéstas: para las mujeres entrevistadas, las posibilidades que un puesto de trabajoofrece para su compaginación con la vida familiar son casi tan importantes como elsalario.En definitiva, las mujeres muestran una mayor sensibilidad hacia la igualdad degénero. Y esta sensibilidad se incrementa, diferenciándose progresivamente de loshombres a medida que aumenta el nivel de estudios y desciende la edad.Parece que las mujeres están modificando intergeneracionalmente sus actitudes demodo más rápido, de forma más marcada que los hombres, cuya actitud es, confrecuencia, más bien de resistencia al cambio (algo que ya se evidenciaba en losgrupos de discusión).CONCLUSIONCon independencia de la situación laboral de la mujer, la asignación tradicional deroles de género ha permanecido. Esto ha dado lugar a la asunción de una doblejornada por parte de la mujer. Con el fin de paliar esta situación es necesario unreparto más equitativo de responsabilidades entre mujeres y hombres. A pesar detodo ello, los hombres no han aumentado su cuota de responsabilidad en la esferapersonal y las mujeres siguen soportando esa doble carga.BIBLIOGRAFIAhttp://www.inmujer.es/ss/Satellite?c=Page&cid=1244208323609&language=null&pagename=InstitutoMujer%2FPage%2FIMUJ_Estadisticas 4

×