Vivienda social en altura.

4,409 views

Published on

Tipologías urbanas y directrices de producción en Bogotá. Sergio Alfonso Ballén Zamora.

0 Comments
4 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
4,409
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
45
Actions
Shares
0
Downloads
271
Comments
0
Likes
4
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Vivienda social en altura.

  1. 1. NACIONALFACULTAD DE ARTESMAESTRÍA EN HÁBITATVivienda social en alturaTipologías urbanas y directricesde producción en BogotáSergio Alfonso Ballén Zamora
  2. 2. NACIONALFACULTAD DE ARTESMAESTRÍA EN HÁBITATVivienda social en alturaTipologías urbanas y directrices de producción en BogotáFinanciado por la DIB-2007 (CÓD. 20101009724)Sergio Alfonso Ballén ZamoraTrabajo de grado presentado para optar al título de Magíster en Hábitat - Estudios en viviendaDirector: Carlos Mario Yory García
  3. 3. RectorMoises Wasserman LernerVicerrector sede BogotáFernando Montenegro LizarraldeDecanoJaime Franky RodríguezDirector del Centro de Divulgación y MediosAlfonso Espinosa ParadaCoordinador Académico Maestría en HábitatCarlos Alberto Torres TovarNACIONALFACULTAD DE ARTESMAESTRÍA EN HÁBITAT© Universidad Nacional de Colombia Sede Bogotá Facultad de Artes Maestría en Hábitat Bogotá, Colombia, 2009 ISBN: 978-958-719-506-4
  4. 4. Este trabajo está dedicado a mi familia, amigos, compañerosy, sobre todo, a mis padres Ana del Pilar y Carlos Alfonso; atodos por su infinita paciencia y apoyo constante a pesar de lasausencias y dispersiones.AgradecimientosUn especial agradecimiento a todas las personas que de una u otra manera cola-boraron con su trabajo, ayudas y aportes para que esta investigación fuera posible.Por mencionar algunos, Carlos Mario Yory, Carlos Torres Tovar, Mercedes Cas-tillo, el equipo docente y administrativo de la maestría en Hábitat, David San-tiago Ballén, Manuel Juaspuezan, David Doncel, Ana Patricia Montoya, MelbaRubiano, Gloria Narváez, Constructora Acuario y, por supuesto, a la UniversidadNacional de Colombia.
  5. 5. VIVIENDA SOCIAL EN ALTURATipologías urbanas y directrices de producción en BogotáR e s u m e nDadas las diferentes interrogantes existentes sobre la perti-nencia de la producción de vivienda de interés social en al-tura, esta investigación plantea un estado del arte al formularuna línea histórica que caracterice la producción de viviendamultifamiliar económica realizada por el Estado y la inversiónprivada y sus propiedades cualitativas, comenzando desde losprimeros planteamientos de los Congresos Internacionales deArquitectura Moderna –CIAM– y su aplicación en Latino-américa hasta llegar al caso concreto de Bogotá, donde losprimeros ejemplos se dieron por entidades estatales mientras,de forma paralela, se estipulaban normativas que estimulabanlos procesos de re-densificación de acuerdo con un modelode ciudad compacto, hasta que, en la década de los años no-venta, se dio la consolidación del mercado inmobiliario con laapertura de mercados.En este sentido, se identifican los impactos urbanos de lavivienda multifamiliar económica y sus directrices de produc-ción dentro del modelo de ciudad que acompaña al Plan deOrdenamiento Territorial de Bogotá y su relación con la polí-tica de aprovechamiento del suelo, donde la valorización delsuelo urbano y las dinámicas del mercado inmobiliario, deter-minadas por una localización aventajada, definen la calidad yaccesibilidad de la vivienda de interés social multifamiliar.Para ello se realiza también una localización de tales pro-yectos en la ciudad, tanto los realizados por el Estado comolos subsidiados a partir de los años noventa. Por último, conbase en diferentes resultados de estudios y teorías sobre laaplicación de altas densidades y la vivienda social en altura,se establecen referencias y consideraciones para su posibleaplicación en la ciudad.Palabras claves: vivienda social, multifamiliar, densificación,plusvalías, suelo.
  6. 6. SOCIAL HOUSING BUILDINGSUrban Typologies and Production Principles in BogotáA bs t r a c tDue to the different questions about the appropriateness ofsocial housing buildings, this research proposes a state ofthe art by formulating a historical line which characterizesthe production of inexpensive multi-family housing, thatwas done by the government and private investors, and itsqualitative properties, starting from the first proposals of theCIAM and its implementation in Latin America, up to thespecific case of Bogotá; where the first examples were madeby state entities while, in a parallel, rules were stipulated topromote densification processes in accordance to a compactcity model, until the real-estate market was consolidated withthe open-market policy in the nineties.On this respect, the urban impacts of inexpensive multi-family housing and of its production principles are identified,framed in the city model that accompanies Bogotá’s Terri-torial Zoning Plan, as well as its relation with the resourcemanagement policy of soil, in which urban soil appreciationand real-estate market dynamics determined by an advanta-geous location, define quality and accessibility of multi-familysocial housing.To achieve this, a localization of such projects in the cityis also carried out; including both those made by the govern-ment and the ones subsidized since the nineties. Finally, ba-sed on the different results of the studies and theories aboutthe implementation of high densities and social housing buil-dings, references and considerations for its possible executionin the city are established.Key words: social housing, multi-family, densification, addedvalue, soil.
  7. 7. ÍndiceÍndice de gráficos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7I. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8Marco metodológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11Marco teórico. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13El derecho a la ciudad y la vivienda digna. . . . . . . . . . . . . . . . . . 21II. La vivienda moderna en altura. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28Orígenes de la vivienda colectiva. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28El urbanismo de los ciam. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31Proyectos verticales modernos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37III. El multifamiliar en Latinoamérica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42El caso de Brasil. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42El caso de Cuba. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48El caso de México. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53El caso de Venezuela. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58El caso de Colombia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64Conclusiones sobre la vivienda social en altura enlatinoamérica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79IV. El caso de Bogotá. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83Producción de vivienda social en altura . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83Producción estatal de vivienda multifamiliar económica . . . . . 85La vivienda económica en altura subsidiada y la nuevalegislación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92Localización histórica y características de proyectos enla ciudad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98Características urbanas de la vivienda económica enaltura subsidiada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100Caracterización de la localidad de Suba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117El pot, densificación y valorización del suelo . . . . . . . . . . . . 121Plusvalía y formación de precios del suelo. . . . . . . . . . . . . . . . . . 123La vivienda y el aprovechamiento del suelo . . . . . . . . . . . . . . . . 130Renovación urbana. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134La vivienda en altura, antecedentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137Norma urbana y Ley 388 de 1997 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140Algunas alternativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145Consideraciones conceptuales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146V. Consideraciones físicas y sociales para la viviendaen altura. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149Problemáticas sociales y urbanas de la vivienda de altadensidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149Formulaciones en torno al desarrollo físico de lavivienda multifamiliar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154La vivienda de apartamentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156Conclusiones. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159Bibliografía. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166Anexos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 174Tipologías. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 174Cuadro de proyectos estatales de vivienda social enaltura en Bogotá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 178Cuadros de eventos cronológicos en América Latina . . . . . 181
  8. 8. 7 Gráfico 1.1.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10Gráfico 2.1. La ciudad para tres millones de habitantesde Le Corbusier. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38Gráfico 2.2. La ciudad vertical de Hilberseimer. . . . . . . 39Gráfico 3.1. Conjunto residencial Pedregulho. . . . . . . . 45Gráfico 3.2. Unidad vecinal # 1 de La Habana delEste o Reparto Camilo Cienfuegos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50Gráfico 3.3. Multifamiliar Miguel Alemán. . . . . . . . . . . 55Gráfico 3.4. Urbanización 23 de Enero. . . . . . . . . . . . . 59Gráfico 4.1. Unidades de vivienda multifamiliardesarrolladas por entidades estatales en Bogotá1958-1995. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88Gráfico 4.2. Lanzamientos inmobiliarios residencialespor tipo de producto, Bogotá 1950-2005.. . . . . . . . . . . . . . 89Gráfico 4.3. Tipo de vivienda desarrollada por elEstado en Bogotá. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91Gráfico 4.4. Número total de unidades de viviendamultifamiliar realizadas por institución estatal en Bogotá . . . 91Gráfico 4.5. Número de proyectos vis de p.H. lanzadosen Bogotá 1990 - 2005. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100Gráfico 4.6. Áreas por apartamento publicitadas enlos proyectos de vis de p.H. En Bogotá 1990 - 2005. . . . 100Gráfico 4.7. Proyectos VIS de P.H. Por localidad enBogotá 1990 - 2005. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100Gráfico 4.8. Número proyectos VIS de P.H. por añoen cada localidad de Bogotá 1991-2005. . . . . . . . . . . . . . 101Gráfico 4.9. Proyectos VIS de P.H. Por tipo desubsidio en Bogotá 1990 - 2005 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101Gráfico 4.10. Entidades estatales constructoras devivienda social tipo PH. En el periodo 1958-1971 porlocalidad en Bogotá, D.C.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103Gráfico 4.11. Entidades estatales constructoras devivienda social tipo PH. En el periodo 1972-1979 porlocalidad en Bogotá, D.C.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104Gráfico 4.12. Entidades estatales constructoras devivienda social tipo PH. En el periodo 1980-1990 porlocalidad en Bogotá, D.C.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105Gráfico 4.13. Proyectos de vivienda de interés socialtipo PH. Realizados en el periodo 1991-1995 porlocalidad en Bogotá, D.C.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106Gráfico 4.14. Proyectos de vivienda de interés socialtipo PH. Realizados en el periodo 1991-1999 porlocalidad en Bogotá, D.C.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107Gráfico 4.15. Proyectos de vivienda de interés socialtipo PH. Realizados en el periodo 2000-2005 porlocalidad en Bogotá, D.C.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108Gráfico 4.16. Entidades estatales constructoras devivienda social tipo PH. En el periodo 1958-1994localidad en Bogotá, D.C.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109Gráfico 4.17. Proyectos de vivienda de interÇs socialtipo PH. Realizados en el periodo 1990-2005 porlocalidad en Bogotá, D.C.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110Gráfico 4.18. Proyectos VIS de P.H. y áreas decrecimiento urbano 1960-1970.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111Gráfico 4.19. Proyectos VIS de P.H. y áreas decrecimiento urbano 1970-1980.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112Gráfico 4.20. Proyectos VIS de P.H. y áreas decrecimiento urbano 1980-1990. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113Gráfico 4.21. Proyectos VIS de P.H. y áreas decrecimiento urbano 1990-2000. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114Gráfico 4.22. Total proyectos privados de vivienda enapartamentos tipo “predio medianero” en Bogotá1950-2005.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115Gráfico 4.23. Total proyectos privados de vivienda enapartamentos en conjunto cerrado en Bogotá 1970-2005.. . 116Gráfico 4.24. Suelo urbano en la localidad de Suba. . 118Gráfico 4.25. Operaciones estratégicas en la localidadde Suba . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118Gráfico 4.26. UPZ por tipo en la localidad de Suba. . . 119Gráfico 4.27. Centralidades en la localidad de Suba. . . 120Gráfico 4.28. Estratificación en la localidad de Suba. . . 120Gráfico 4.29. Equipamientos en la localidad de Suba. 121Gráfico 5.1. Variacion de los precios del suelo . . . . . . . .en Bogotá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128Gráfico 5.2. Composicion del precio en tres tiposde bienes.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129Gráfico 5.3. Ejemplo renta diferencial.. . . . . . . . . . . . . 130Gráfico 5.4. Actividad edificadora. Bogotá,septiembre 2002. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133Gráfico 6.1. Ley 388 de 1997. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143Gráfico 6.2. Vivienda en altura propuesta en Bogotáa través de renovación urbana (antes y después). . . . . . . . 148Gráfico 7.1. Proyecto de vivienda multifamiliarprogresiva “implosiva” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158Gráfico 8.1. Tipos basicos de agrupacion. . . . . . . . . . . 176Gráfico 8.2. Tipologías de circulación. . . . . . . . . . . . . 177Índice de gráficos
  9. 9. 8 La ciudad se puede entender como un organismovivo soportado por varios sistemas que interactúanentre sí para abastecerse y crecer de acuerdo con suslógicas urbanas intrínsecas que dominan el contextode una época determinada. Esas lógicas son impues-tas por el ser humano impulsado por sus necesidadespolítico-económicas, en la búsqueda de mayor pro-ductividad y eficiencia en sus procesos, además deuna mayor calidad de vida. En el caso actual de laciudad de Bogotá, así como en otras ciudades lati-noamericanas, los impactos generados por el enca-recimiento y la disminución del suelo de expansión yurbanizable han llevado a los planificadores a reafir-mar los modelos urbanos compactos, con el objetode aprovechar al máximo las áreas consolidadas yevitar complicaciones en los costos de expansión deequipamientos, servicios y transporte que deben sermás exigentes en los modelos urbanos dispersos; perotambién son consecuentes con una imagen de ciu-dad inscrita dentro de una lógica de desarrollo eco-nómico, acompañada por la normativa que refleja lastendencias del Estado y la dinámica social.De esta manera, la escasez de suelo urbano y urba-nizable es otra característica de las ciudades contem-poráneas que está determinando sus crecimientos,así como la adopción de modelos de concentraciónde actividades y densidades. En Colombia, los me-canismos de regularización de procesos, al igual queel de la densificación urbana, están previstos por laLey 388 de 1997 conocida como Ley de DesarrolloTerritorial, que establece la formulación de planes deordenamiento territorial para las diferentes ciudadesy municipios del país. Por medio del Plan de Orde-namiento Territorial de Bogotá, se adoptan una seriede políticas, parámetros e instrumentos que rigen laactividad urbana, social y económica de la ciudad,proyectada como reflejo de un modelo, en teoría,“congeniado” a través de la normativa, para lograruna ciudad equitativa, sustentable y con una ima-gen que refleje su progreso. Sin embargo, teniendoen cuenta que desde la década de los años setentadiferentes estudios y normativas plantean la densi-ficación de la ciudad, aún hoy podríamos empezar acuestionar la idea de que el POT actual sea realmen-te un ordenador y planificador eficaz de la actividadconstructiva concentrada en la ciudad, debido a lasdeficiencias en las redes de servicios públicos, la fal-ta de una política de densificación poblacional y laadopción de políticas neoliberales por el Estado queofrecen privilegios operativos al mercado, cuyas diná-micas pueden llegar a tener mayor injerencia, debidoa la falta de controles y una visión planificadora.Históricamente no se conoce un seguimiento acer-ca del desarrollo de la vivienda colectiva o multifa-miliar, especialmente si está dirigida a habitantes debajos recursos y, por tanto, sus efectos, pertinencia ycaracterísticas de producción son aún más desconoci-das, lo cual constituye una seria dificultad en cuantoal estudio de la vivienda social contemporánea y lacompactación de la ciudad. A pesar de ello, alrededordel mundo este tipo de vivienda se consolida comoeminentemente urbana y su incorporación a los teji-dos urbanos es cada vez más recurrente, como partede la solución a las necesidades habitacionales.Como se verá posteriormente, la concepción ori-ginal de este tipo de vivienda parte de un imaginarioutópico de vida comunitaria que, gracias a las mayoresposibilidades técnicas y tecnológicas en la construc-ción y el urbanismo, y las necesidades habitacionales(entre ellas, los inquilinatos), ofrecen una serie de re-laciones vecinales de escala (vecindad, barrio, ciudad)que son particulares y a veces hasta rechazadas; em-pero, son muy escasos los estudios de los efectos pro-ducidos por las altas densidades edificadas sobre sushabitantes y la ciudad como conjunto. Por ello, valela pena tener en cuenta las idealizaciones sobre la vidaen comunidad, la aplicación de los principios del ur-banismo y la arquitectura modernos auspiciados porlos procesos de industrialización, que en conjunto,con la demanda habitacional para la población deI.Introducción
  10. 10. 9  Vivienda social en altura. Tipologías urbanas y directrices de producción en Bogotáescasos recursos, condujeron al establecimiento deuna vivienda “mínima”, que satisficiera las necesida-des básicas, encarnadas en la llamada “unidad veci-nal” o “unidad de habitación”.En América Latina, a pesar de las variables di-námicas en sus procesos sociales, la vivienda enunidades de habitación para la población de bajosingresos llegó a ser implementada como una “nue-va” manera de vivir y de expresión de progreso encuanto al desarrollo industrializado, pero sin ser re-plicada luego de cierto período. De esta manera, eneste trabajo habrá un capítulo (III) dedicado a re-visar el panorama social, político y económico queincidió en el proceso de adopción de la viviendaeconómica en altura, como influencia de los postu-lados modernos reinantes en Europa y su evoluciónde la mano con las políticas del momento.Siguiendo con esta línea histórica, la viviendamultifamiliar se introduce en el panorama bogotanocon mucha expectativa pero poca contundencia yen proporciones modestas por diversos factores y acargo de diferentes entidades estatales. Aunque exis-ten varios proyectos de vivienda social de más de seispisos, son tan escasos que se convierten en ejemplosparadigmáticos en la historia de la construcción ha-bitacional de la ciudad, determinados por el contextosocial, político y económico en que tuvieron lugar.Recientemente, la Ley 388 de 1997 y el Plan deOrdenamiento Territorial –POT–, junto con la po-lítica de aprovechamiento del suelo y de oferta ma-siva de suelo urbanizado, encarnan la problemáticaactual de disponibilidad de suelo para canalizarlohacia la realización de operaciones estructurantesen la ciudad como la renovación urbana, que buscaen la re-densificación el máximo provecho del sue-lo, así como amplios programas de vivienda socialque buscan aliviar el creciente déficit habitacional.La recuperación y consolidación de las zonas de-terioradas implican que éstas, como resultado final,obtienen una transformación en los precios del suelo,pudiendo así entrar a competir por la construcción ylos usuarios en el mercado inmobiliario, de acuerdocon su localización; esto implica que siempre existirá ladiversidad de precios (unos mayores que otros), segúnla lógica del mercado. Por tanto, la asignación de unazona de intervención no se da solamente por los juiciosespaciales y urbanísticos, sino que detrás de esto existetoda una serie de lógicas y dinámicas económicas quedeterminan la capacidad y los intereses de los actoresdentro del mercado que “construye” la ciudad, a pesarde la normativa existente.Pero más que las disposiciones del POT comoinstrumento estatal para impulsar la dinámica cons-tructiva y el acceso a grandes áreas de suelo ya ur-banizados para la construcción de vivienda nueva(VIS), la discusión actual que enfatiza el presentetrabajo frente a la vivienda en altura económica secentra en la valorización, la especulación y la capta-ción de las plusvalías del suelo por parte de sus pro-pietarios, haciéndolo inaccesible para la poblaciónde escasos recursos y constituyendo una de las prin-cipales dificultades para la ampliación cuantitativadel mercado de vivienda de interés social digna.Además de las implicaciones que conciernen alterritorio físico y la operatividad urbana, la viviendaen altura trae consigo otras maneras de habitarlay afectan a la ciudad misma, ya que estas grandesestructuras edilicias acogen a una colectividad mix-ta de habitantes distribuidos en diferentes unidadeshabitacionales y la conduce a mantener diversospatrones de convivencia; es decir, la individua-lidad, la propiedad y la privacidad tienen nuevossignificados que están determinados también porlas densidades, la disposición de áreas libres, de lossitios de reunión y de los desplazamientos dentroy fuera de la vivienda, aspectos que no se abordancon profundidad en el presente trabajo, pero que sedejan abiertos para próximas investigaciones.En este contexto surge una problemática básicapara la investigación, planteada en la pregunta: ¿cómose ha venido produciendo a través del tiempo la vivien-da en altura para habitantes de bajos recursos y cuálesson sus determinantes de producción en el contextobogotano? Dicha pregunta conduce a esta otra: ¿quéinjerencia tiene el POT y el uso del suelo en la cons-trucción de vivienda multifamiliar? Para dar respuestaa estos interrogantes el objetivo principal de este traba-jo se centra entonces en identificar los factores deter-minantes en la construcción de vivienda multifamiliareconómica, a través de una observación histórica y sus
  11. 11. 10  Vivienda social en altura. Tipologías urbanas y directrices de producción en Bogotádirectrices actuales, dentro del modelo de ciudad queacompaña al Plan de Ordenamiento Territorial de Bo-gotá y la relación con la política de uso del suelo.Los alcances de esta investigación responden alprocedimiento propuesto en el Marco Metodológi-co y el objetivo general, así:• Aproximación a los procesos históricos y su re-gistro que dieron luz a la concepción urbana delos edificios de vivienda multifamiliar en Amé-rica Latina y en Bogotá, lo cual actualmente noexiste; es decir, que existen limitaciones con labibliografía y otras fuentes.• Referencia para el diseño de vivienda en altura.• Referencia para la gestión en el ordenamientodel territorio por sus vínculos con la utilizaciónracional del suelo y la densificación.• Identificación de proyectos, instituciones y polí-ticas implicadas en la construcción de viviendasocial en altura en Bogotá.Bajo estos aspectos de densificación de la ciudady de concepción de la vivienda, comienza a desarro-llarse el tema central de esta investigación que es lavivienda social en altura, también conocida comoVIS multifamiliar (término acuñado en la actualidadpara referirse a la vivienda subsidiada), sus antece-dentes como forma de vivienda y convivencia colec-tiva, los planteamientos directrices en el urbanismomoderno, sus fases más significativas de producciónen América Latina, su localización, intensidad y de-terminantes en Bogotá, de acuerdo con la políticade aprovechamiento del suelo y, finalmente, algunasconsideraciones proyectuales teniendo en cuenta susustentabilidad y la convivencia comunitaria. Cadauno de estos elementos se desarrolla consecutiva-mente por capítulos temáticos expuestos en el marcometodológico de la presente investigación que, a lavez, constituyen un insumo para futuras investiga-ciones que aborden y amplíen estos aspectos de vitalimportancia para el hábitat urbano contemporáneo.Gráfico 1.1HABITAT  PRODUCCION SOCIAL DEL HABITAT Y LA VIVIENDA (PSHV)Fuente: elaboración propia.
  12. 12. 11  Vivienda social en altura. Tipologías urbanas y directrices de producción en BogotáMarco metodológicoComo la investigación busca a través del análisisun método para captar una realidad o situación, separtirá planteando distinciones entre los diversosaspectos que inciden en la producción de viviendaen altura, para así establecer los principios que sus-tentan su origen y la sumatoria de diferentes condi-ciones socio-políticas que repercuten en la solidez ocambio de sus procesos. Es decir, el estudio se en-camina a recopilar e interpretar datos cuantitativosy teórico-conceptuales para ser comparados y ana-lizados, formulando una línea histórica que carac-terice la producción de vivienda multifamiliar en elámbito local y sus propiedades cualitativas.Este análisis estará guiado por los conceptosque manejan el “Marco teórico” y ”El Derecho ala ciudad y la vivienda digna” (subcapítulos de estainvestigación), para lo cual se requiere de un apoyoepistémico dado por una búsqueda compleja y va-riada que permita captar “las causas y el todo queconstituyen sus variables”, evitando la subjetividadde las apreciaciones (Carrizosa, 2001: 25); es decir,basándose en un sistema abierto de información enconstante cambio, y sujeto a la consulta de diferen-tes fuentes, en cuanto a hechos políticos, sociales,culturales y económicos. Esta mirada comprendetres tipos de valoración de los datos obtenidos, aná-logos a la recopilación y evolución de los mismos.INDAGACIÓN  SIMPLIFICACIÓN  CONCLUSIONESLa indagación es una valoración basada en la obser-vación y en la recolección de la información econó-mica, social y política, de acuerdo con los avances ycaminos que trace la investigación en razón de losdatos obtenidos y las limitaciones; de igual manera,se parte de la formulación de observaciones y/o pre-guntas surgidas en el marco de la investigación.La simplificación es la comprensión y asimilaciónde datos luego de un proceso de generalización através de mapas conceptuales, cuadros o textos queaborden la totalidad de una realidad que requieraser desglosada. Tiene como objetivo último propor-cionar explicación, entendimiento, sentido lógico,causas de un problema y situación determinados.Las conclusiones tienen como objeto el propor-cionar interpretaciones y aportes al conocimientode acuerdo con el tema o capítulo tratado, gracias alos datos encontrados y simplificados. En otras pala-bras, se trata de enfocar una vía o mirada de los he-chos para así estructurar el proceso y la concepciónque acompaña a la vivienda social en altura, en elmarco de su producción en Bogotá.Estos tipos de valoración y entendimiento seaplican en cada capítulo a través del tema tratadocomo fuente de análisis, siguiendo un progreso deretro alimentación conceptual con base en el “Mar-co teórico” y el subcapítulo “El derecho a la ciudady la vivienda digna”, el cual afirma una posición encuanto a la vivienda como derecho y las instanciasgubernamentales como las encargadas de proveerla.De esta manera, para analizar los impactos urba-nos de la vivienda social en altura generados desdesus inicios hasta las directrices de producción actua-les dentro del modelo de ciudad y las políticas queacompaña al Plan de Ordenamiento Territorial deBogotá, se parte desde la mismas ideas de comunidady vida colectiva que predicaron varios pensadores enla Europa de finales del siglo XIX, hasta las tenden-cias urbanas que determinan su aplicación local. Paraello, la tesis se estructura en cuatro capítulos quedescriben una secuencia de componentes básicos:HISTÓRICO GENERAL  HISTÓRICO REGIONAL PANORAMA ACTUAL LOCAL  CONSIDERACIONESEn el componente histórico general tratado en elcapítulo II, se abordarán los inicios de la vivienda co-lectiva y los diferentes postulados de la modernidaden los Congresos Internacionales de ArquitecturaModerna –CIAM– sobre la vivienda en altura, o lallamada “unidad vecinal”, que trajo una nueva formade ver el urbanismo y la vivienda en las ciudades,buscando soluciones a las nuevas formas de vida yal déficit. De la misma manera, se hará un análisisde los postulados y proyectos urbanísticos de autoresrelevantes de esa época, así como su influencia.En el capítulo III, respecto a lo histórico regional,se trata de hacer una aproximación breve a la situa-ción de América Latina sobre su producción de vi-vienda social en altura teniendo en cuenta los sucesos
  13. 13. 12  Vivienda social en altura. Tipologías urbanas y directrices de producción en Bogotárelevantes, no solo de las políticas y programas de vi-vienda, sino también del contexto social y económicoque los acompaña, partiendo de sus principales carac-terísticas en cinco países. Esto con el fin de elaboraruna matriz que proporcione la visión general de losdiferentes mecanismos, aplicaciones, y características.En el panorama actual local, que es el componentedesarrollado en el capítulo IV, se tendrá en cuenta lainformación recogida en los dos componentes histó-ricos (general y regional) para ser contrastados con elseguimiento de las políticas de aprovechamiento delsuelo y los proyectos relevantes existentes en la ciudadde Bogotá, en su historia, lo cual producirá una seriede conexiones que serán un primer insumo teóricopara ir formulando conclusiones. Para llegar a esto, serequiere hacer un seguimiento a la localización urbanade la vivienda de interés social multifamiliar realizadapor entidades estatales y el mercado inmobiliario, asícomo las políticas de suelo dentro del Plan de Ordena-miento Territorial, examinando la manera como hanincidido dentro del modelo de ciudad (ciudad com-pacta) y los planes habitacionales.De acuerdo con este modelo, y si se quiere pen-sar en una futura aplicación de vivienda en alturaeconómica, resulta pertinente tratar los aspectos dela gestión del suelo, como la fijación de los preciosdel suelo urbano, la contribución por plusvalía y lasoperaciones de renovación urbana.El seguimiento de la localización urbana en Bo-gotá consiste en realizar una base de datos de losproyectos multifamiliares estatales con la informa-ción del Inurbe (1996) sobre 73 registros (tabla 8.1)y los proyectos inmobiliarios privados de propiedadhorizontal calificados como de interés social benefi-ciarios del subsidio (tipos I, II, III y IV), cuyo costosea por debajo de los 135 smmlv desde el año 1991hasta el 2005, con la respectiva corrección mone-taria anual del salario mínimo, identificando 240registros tomados de la revista La guía finca raíz1.Conestasbasesdedatos(multifamiliares,estatalesy privadas) se realiza una localización de los proyec-tos en la ciudad, en diferentes períodos establecidosen el transcurso de la investigación (desde el gráfico4.10 al 4.17), y luego se comparan con las áreas deexpansión urbana por década tomados del InstitutoDistrital de Cultura y Turismo –IDCT–, 1999 (desdeel gráfico 4.18 al 4.21). A su vez, las bases de datoscontienen información sobre la localidad, el año, laentidad estatal y el tipo de subsidio VIS (cuando seaplica) que se utiliza para la elaboración de otros grá-ficos con información cuantitativa.El componente de consideraciones, desarrolla-do en el capítulo V, es un complemento al análisiscuantitativo realizado en los capítulos anteriores,donde se recopila una serie de resultados de estu-dios y teorías vinculadas con la vivienda social enaltura y la densificación de la ciudad, en él se haceénfasis en el espacio público, la sostenibilidad y laconvivencia de los ciudadanos. Esto constituye unareferencia de gran ayuda para el establecimiento deparámetros aplicados en la vivienda multifamiliar,para la población de bajos ingresos.Por otro lado, el capítulo I despliega la presen-tación, introducción y posición de la investigaciónfrente a la vivienda en altura, junto con el desa-rrollo del “Marco teórico” y la reflexión hecha enel aparte “El derecho a la ciudad y la vivienda”. Elcapítulo VI trabaja conclusiones generales para latesis luego de todo el insumo aportado previamen-te, buscando nuevas respuestas o proposiciones enel tema, cuya base será cómo el modelo urbano yel desarrollo de políticas trazan un camino en lahistoria de la construcción de ciudad así como elpapel que juega la vivienda social en altura. Final-mente, en el capítulo VII, se registran la bibliografíay los anexos. De tal manera, que la estructura gene-ral de la presente investigación queda así:• Introducción• La vivienda moderna en altura• El multifamiliar en Latinoamérica• El caso de Bogotá• Consideraciones físicas y sociales para la vivien-da en altura• Conclusiones• Bibliografía y anexos1 Aproximadamente, nueve registros estatales no se pudieron locali-zar por falta de información.
  14. 14. 13  Vivienda social en altura. Tipologías urbanas y directrices de producción en BogotáRecolección de la información. El objetivo mismodel análisis es la formación teórico-conceptual, paralo cual se hace necesario consultar diferentes fuen-tes bibliográficas, material de archivo y realizar unlevantamiento de campo para indagar en detalle deprimera mano algún ejemplo de vivienda en alturaque sea pertinente. El procedimiento incluye:• Espacialización en un mapa de la ciudad de Bo-gotá de diferentes proyectos multifamiliares parala población de bajos ingresos por entidades es-tatales, de acuerdo con parámetros acordadosen el avance del trabajo.• Espacialización en un mapa de la ciudad de Bo-gotá de diferentes proyectos de vivienda de inte-rés social multifamiliar, con datos aportados pordiferentes revistas inmobiliarias (especialmenteLa guía finca raíz, ya que proporciona de mane-ra más completa y detallada información sobrelos proyectos VIS) de 1990 a 2005, con criteriosque se desarrollarán posteriormente.• Comparación de estos mapas con los planos decrecimiento histórico de la ciudad.• Lectura de aerofotografías y planos.• Interpretación espacial de diferentes insumos,como:- Mapas.- Fotos.- Bibliografía.- Normativas y/o decretos sobre utilizacióndel suelo.- Documentos del DAPD.- Archivos institucionales (BCH, ICT, Inur-be, etc.)Con el análisis de estos datos se establecerá unaidentificación temporal de las características de laproducción de vivienda en altura en la ciudad, lacontribución del Estado como productor o facilita-dor, el papel de la normativa en la segregación es-pacial de la ciudad y la dinámica de la densificaciónen la periferia urbana.Marco teóricoEl propósito de investigar las directrices de produc-ción urbana de vivienda social en altura tiene comoeje la indagación o rastreo de los hechos políticos,económicos, sociales y culturales que inciden en surealización, de acuerdo con el contexto examinado(según el “Marco metodológico”, estos hechos se de-sarrollarán en cada uno de los capítulos históricos yel panorama local), así como sus implicaciones y laviabilidad para la estructura urbana de la ciudad y,sobre todo, para sus habitantes. Por vivienda en altu-ra entendemos a la vivienda colectiva2o multifamiliarde alta densidad3, ya que, como su nombre lo indica,acoge altos niveles de densidad poblacional que no sedan con la vivienda baja4de manera planificada. Esnecesario establecer qué llamamos “vivienda en altu-ra”; para ello se disponen cuatro criterios diferentes,de acuerdo: a) a la altura total alcanzada por la edifi-cación; b) al número de pisos o plantas arquitectóni-cas que posee; c) al número de unidades de viviendaque contiene en una área determinada; y d) al volu-men de densificación poblacional que genera.Para efectos prácticos, el criterio que se adoptaráen este trabajo es el número de plantas arquitectó-nicas, ya que la cantidad de soluciones de vivienda2 Lo colectivo acoge la noción tomada en el subcapítulo “El derecho ala ciudad y la vivienda” del presente trabajo, en el cual, los vínculosque realizan los individuos deben tener como fin la sociedad misma,es decir lo colectivo y su dignidad, más aún dentro del proyecto deciudad en nuestra sociedad densificada a través de la vivienda.3 Cabe aclarar que no es lo mismo vivienda en altura que de altadensidad, pues es posible (y hasta recurrente) que existan viviendasunifamiliares bajas y de altas densidades. Para efectos prácticos, enel presente texto nos referiremos permanentemente a la estrecharelación que tienen las altas densidades con el intensivo aprove-chamiento del suelo y la construcción, traducido esto en construc-ciones altas (de varios pisos).4 Llamaremos “vivienda baja” a cualquier tipo de construcción paravivienda que tenga de uno a tres pisos. Vale la pena agregar queciertos tipos de vivienda baja, de patio o hacienda, también se de-nominan vivienda colectiva, por estar formadas por varias unidadesresidenciales en una misma edificación. Sin embargo, no se nom-bran en esta investigación porque no son eminentemente urbanasni cumplen el propósito racional de aprovechamiento del suelo, através de la edificabilidad.
  15. 15. 14  Vivienda social en altura. Tipologías urbanas y directrices de producción en Bogotádepende también de la tipología de la edificación ydel área establecida. Esto quiere decir que la vivien-da en altura, o de alta densidad, solo puede darsebajo cierto nivel de planificación, pues demandauna gran cantidad de esfuerzos humanos y econó-micos para su realización, dadas sus implicacionestécnicas y constructivas.Bajo la informalidad, es posible también que sedé este tipo de edificaciones, generalmente, sin su-perar las seis plantas, gracias a la construcción pro-gresiva de los pisos con estructuras deficientes, cuyomayor motivo es el máximo aprovechamiento delsuelo para ser arrendado o utilizado en cualquierotra actividad productiva; no obstante, existe unagran dificultad para localizar estas edificaciones enla ciudad, principalmente por la ausencia de datospara su seguimiento. Ello convierte a esta investi-gación, en un análisis de la vivienda social multi-familiar producida por la formalidad.En este orden de ideas, es necesario tener claroun eje o mirada conceptual sobre la cual se van aapreciar los fenómenos sociales, económicos y polí-ticos de la vivienda social en altura, de manera quecaptemos sus lógicas lo más objetivamente posible;por ello es necesario establecer, como primera me-dida, una definición de hábitat como proceso deproducción de vivienda. Por tanto, a continuaciónse revisarán diversas definiciones de diferentes au-tores vinculadas directamente con la investigación,como hábitat, vivienda, multifamiliar, modelo deciudad, densificación, re-densificación, aprovecha-miento del suelo y plusvalía.Siguiendo estos parámetros, el método aplicadopara la selección de tales conceptos relacionadoscon el tema del hábitat consistió, primero, en haceruna recopilación amplia de definiciones de diversasfuentes. Luego se aplicó un primer filtro de selecciónque dio prioridad a los enfoques sobre el territorioy la vivienda que abarcaban diferentes posturas, ycuyo segundo filtro tuvo en cuenta la precisión delos términos, que manifestaran posiciones enuncia-das por otros autores. De esta manera, se buscó unavariedad de tendencias en las definiciones que per-mitieran mayores posibilidades de formular una quefuera sintética, pero que también correspondiera conel trabajo llevado a cabo por esta investigación. De lamisma forma, se aplicó esta selección a las demás de-finiciones, dependiendo de la disponibilidad de unabibliografía y el nivel de desarrollo del tema.Losenfoquesacercadelhábitatquemásseajustanal sentido de este trabajo, se dividen en tres definicio-nes con diferentes tendencias: la primera definiciónes la formulada por Fabio Giraldo y por UN Hábitat(2004), en donde se reconoce el lugar como esce-nario de la constitución de una sociedad complejapuesta de manifiesto en acciones físico-funcionales,pero enfocada al reconocimiento individual y colec-tivo de sus habitantes como un proceso que les dasentido e identidad a sí mismos, lo que quiere decir,que sin esta práctica aprehendida y propiciada porel significado, no es posible el afianzamiento de unaespecie con el territorio: “El lugar espacial que habitael ser humano, se refiere no solamente a las accionesfísico-funcionales e instrumentales de la vivienda,la ciudad y los territorios, sino a la forma como loshabitantes le damos sentido a nuestro hábitat y éstea su vez nos lo da al ser parte esencial de la comple-jidad constitutiva del individuo y la sociedad; desdeesta perspectiva, el hábitat no solo hace referenciaal lugar físico de habitación sino que también abarcalo que él representa como lugar de reconocimientoe identidad tanto individual como colectivo y quese encuentra socialmente sancionado o instituido.Entendido como el lugar en que por excelencia selocaliza física e imaginariamente el ser humano” (Gi-raldo, 2004: 24, 25).La segunda definición la hacen Gustavo Romeroy el Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecno-logía para el Desarrollo –Cyted–, y se centra en elcontexto urbano y la participación desde la ópticade que la vivienda social es un proceso que está enconstante interacción con el entorno, es un procesode territorialización que está determinado por otrasestructuras funcionales que componen la vivienda:“Con el término ‘hábitat’ nos referimos al entornoespacial modificado o construido por el hombre,implicando un territorio y una red de relaciones es-tablecida con otros territorios y con otros hombres.El hábitat urbano, por ejemplo, contiene de maneraimportante al espacio de la vivienda, pero abarca
  16. 16. 15  Vivienda social en altura. Tipologías urbanas y directrices de producción en Bogotáun territorio más amplio y una infraestructura deservicios y relaciones (sociales, económicas, cultu-rales, etcétera), incluyendo espacios como aquellosdestinados al trabajo, a la educación y al esparci-miento, entre otros” (Romero et al., 2004: 29).La tercera definición considerada, es la aportadapor el Instituto de la Vivienda de la Universidad deChile –INVI–: “Más que una realidad ‘dada’ o natu-ral, el hábitat es el producto de un proceso de con-formación en el cual los seres humanos intervienendirecta y activamente, encontrándose profundamen-te relacionado con todos aquellos ámbitos en los cua-les éstos se desarrollan. El hábitat se constituye asíen un fenómeno transversal e indisociable a la exis-tencia humana, lo cual agrega un alto componentede complejidad a su comprensión. La conformacióndel hábitat constituye una experiencia constante,permanente y dinámica del SER, la cual se expresaen la posibilidad de construir, generar y crear am-bientes particulares y distintivos. Es precisamenteesa posibilidad la que fundamenta la concepción delser humano como un habitante” (Propuesta EquipoInvestigación SIV, citado en INVI, 2005). Esta de-finición es similar a las anteriores, pero se diferen-cia en que se da una mirada complementaria queestablece el hábitat como una cadena de procesosy experiencias que son vitales en el ser humano y,por tanto, hacen parte de su naturaleza; es decir, elhábitat siempre se está generando.Esta investigación se identifica, entonces, con lavisión dada por Gustavo Romero y el Cyted, ya queenfatiza el hábitat urbano compuesto por la vivien-da y su organización funcional, lo cual es vital parala vivienda en altura teniendo en cuenta que ésta esfundamentalmente urbana y no es ajena a las fun-cionalidades que estructuran el territorio (serviciospúblicos, infraestructuras, equipamientos, etc.) y auna red de relaciones sociales que la hacen posible.Sin embargo, haría falta enunciar cómo las relacio-nes humanas más las ambientales interactúan paracrear una identidad territorial, que se expresa enlas definiciones de Fabio Giraldo y el INVI. Estaconceptualización del hábitat se aplica como unadirectriz teórica para abarcar los diferentes temasconcernientes al permanente proceso de territoria-lización de la vivienda, manifestada en las políticaseconómicas que caracterizan la ciudad.Segúnestaópticadelhábitat,laviviendaenalturaestá constituida por patrones que integran el espacio,las formas, las características y las dinámicas5con lasque los habitantes se desenvuelven y conviven comoindividuos y, sobre todo, como comunidad; la prácti-ca de este proceso implica interacción y relación en-tre ellos y su entorno dinamizado socialmente, queconlleva a una convergencia de procesos que esti-mulan o se oponen a la realización de sus actividadescomo ciudadanos. Este desarrollo está fuertementecaracterizado por las condiciones físico-espaciales in-trínsecas de la vivienda colectiva de varios pisos, y elvalor de uso del suelo para la ciudad.De acuerdo con el tema de la investigación, esnecesario definir un enfoque conceptual de “hábitatresidencial”, por lo que las definiciones del Institutode la Vivienda de la Universidad de Chile –INVI– yGustavo Romero pueden ser de mayor utilidad. Deigual forma, bajo la comprensión integradora com-pleja, se analizan los mecanismos de producción devivienda en altura, lo cual implica indagar por laspolíticas urbanas y el modelo de ciudad que concibeel Plan de Ordenamiento Territorial. Es decir, seestudian las relaciones que intervienen en la pro-ducción social de la vivienda en altura dentro delmarco del hábitat, definido también como “produc-ción social del hábitat y la vivienda” –PSHV–.Según Gustavo Romero, la producción socialdel hábitat y la vivienda se refiere a un mecanismode participación y acompañamiento especializadodel Estado en la producción de vivienda dirigida ala población de escasos recursos, por lo que puedehacerse necesaria la autoconstrucción6de la mis-ma, pero bajo parámetros de planificación urbana(ordenada y estructurada) aprovechando las poten-cialidades espaciales de éstas, como la flexibilidad5 Implica a todos los factores políticos, económicos y sociales que sedan sobre un territorio y sociedad particular.6 Dadas las condiciones tecnológicas que son necesarias en la reali-zación de vivienda en altura (o colectiva), la autoconstrucción noes una opción para el tema. Uno de los objetivos de este trabajoconsiste en identificar alternativas para su realización sustentable.
  17. 17. 16  Vivienda social en altura. Tipologías urbanas y directrices de producción en Bogotáfísica y de uso. Sin embargo, vale la pena orientarlahacia los procesos y mecanismos en que la sociedadproduce su espacio, las formas y dinámicas comuni-tarias para su desarrollo en el tiempo, dando priori-dad a la institución nuclear más básica: la vivienda(Romero et al., 2004: 31).La producción social del hábitat y la vivienda–PSHV– es un elemento central del sub-capítulo deeste trabajo “El derecho a la ciudad y la vivienda”que guía el enfoque del presente trabajo, al anali-zar las políticas y las condiciones socio-económicasdonde el Estado colombiano (y el distrital) proveenvivienda multifamiliar, la cual está antecedida porun modelo compacto de ciudad donde se prevé elaprovechamiento del suelo y los instrumentos degestión que la hagan viable. La problemática de lavivienda, el núcleo familiar y la ciudad no están li-gados solamente con la producción eficaz de vivien-da; es esencial implicar la gestión del riesgo, elconflicto y la convivencia social, que es un puntode partida hacia un mecanismo de gestión y desa-rrollo territorial, donde la principal razón es el serhumano y no la ciudad edificada.En el marco de estas ideas, la vivienda social enaltura en Bogotá implica impactos urbanos físico-espaciales, de movilidad, económicos, normativos yde convivencia social, precisados también por usosdel suelo instaurados en el Plan de OrdenamientoTerritorial –POT–, y que corresponden a un modelode ciudad compacto por políticas de aprovechamien-to del suelo que impulsan la re-densificación. Talescondiciones y los impactos mencionados, inciden enlas tipologías urbanas y en las formas de produccióninstauradas por el Estado, donde la PSHV debe con-vertirse en un determinante para su desarrollo.Ahora que ya se tiene una referencia del concep-to de hábitat, es necesario precisar uno de viviendaa partir de autores pertinentes para la investigación,logrando que sea un soporte para una definiciónmás específica de “vivienda en altura”, mirada des-de un enfoque como proceso del hábitat que ya fueenunciado. Esto nos dará luces no solo para abordareste tema específico, sino también para incursionaren los elementos ambientales7del entorno que inci-den de manera directa en su aplicación.La definición de vivienda que más se acopla alobjetivo del presente estudio es la tratada por Ed-win Haramoto, profesor y fundador del INVI, segúnla cual “Para estudiar el problema habitacional esnecesario enfocar la vivienda desde una perspecti-va amplia. La vivienda no solo es la casa, sino queconstituye un conjunto de servicios habitacionalesque comprende inseparablemente el suelo, la infra-estructura y el equipamiento social-comunitario,junto al techo, refugio o casa. Por otro lado el há-bitat que da origen a la vivienda es un proceso, loque significa que deben estudiarse las fases y loscomponentes de dicho proceso y los factores que locondicionan. La combinación de los elementos deservicios habitacionales y de proceso plantea unaconcepción más integral y dinámica en la compren-sión y búsqueda de soluciones a los problemas habi-tacionales” (Haramoto, 1983). Esta consideraciónenfatiza la necesidad de servicios y de suelo, queson factores importantes en el desarrollo de la in-vestigación debido a sus escasez y, por tanto, unade las razones de la densificación en altura de lavivienda. Sin embargo, podría complementarse conla noción evidenciada por Fabio Giraldo (en equipocon el Programa de las Naciones Unidas para el De-sarrollo y UN Hábitat) de que la casa es un símboloque permite la existencia del ser humano manifes-tándose en varias esferas de la sociedad:“La vivienda en su dimensión instrumental se definea partir de la integración de atributos concernientesa los componentes casa y entorno, involucrando asíen su análisis a la ciudad por ser esta, de manera par-ticular en la sociedad contemporánea, el referentefísico-espacial del componente entorno.[…] Mas allá de la ocupación física de un territorio,es un referente simbólico de la existencia humana enel que intervienen las dimensiones esenciales de lasociedad: política, económico-social, y estético-cul-tural […] Escenario para el despliegue de los aspectosindividual y social del ser humano, manifiestos en laposibilidad de habitar en el sentido tanto en lo priva-do –lo íntimo– como de lo público –el mercado– y lo7 Lo ambiental no se refiere solamente al contexto territorial geográfico,implica también a las sinergias provenientes de las estructuras socio-políticas creadas por el ser humano en el marco de hacer ciudad.
  18. 18. 17  Vivienda social en altura. Tipologías urbanas y directrices de producción en Bogotápúblico-público –las instituciones–. De esta forma, lavivienda queda contextualizada en una concepciónmás amplia, la del hábitat. Haciendo parte, por esomismo, de la complejidad constitutiva de la sociedad”(Giraldo, 2004: 26, 40, 41).Edwin Haramoto aborda el tema estableciendola vivienda no como una unidad autosuficiente ycerrada, sino como un producto incidido por infra-estructuras, servicios, suelo y procesos complejos demúltiples actores y factores circunstanciales, que lallevan a cierto desarrollo en diversas fases, de ma-nera análoga al desarrollo del hábitat, y en el marcode una propuesta de intervención que busca solu-cionar integralmente el problema del déficit habi-tacional. El Programa de las Naciones Unidas parael Desarrollo y UN Hábitat enfatizan la viviendacomo representación simbólica de una cultura y suposibilidad de manifestarse diversamente en lo pú-blico y en lo privado, ampliando su concepción aldel hábitat, lo que implica una sinergia de procesosque requieren de cierta comprensión para ser trata-dos. Se debe resaltar que en este texto se hace unadistinción entre vivienda y casa.De acuerdo con las definiciones ya descritas, elestudio sobre la vivienda en altura debe tratarsecomo una comprensión de sinergias (económicas,políticas y socio- culturales) que inciden sobre launidad de vivienda y su ambiente, las cuales sonproducto de la necesidad de suelo, infraestructu-ras, servicios y la actividad pública e individualhumana junto con sus representaciones8, entreotras, logrando en ésta una significación que semanifiesta en una cultura y tiempo determinados.Este conjunto de fenómenos está antecedido porcondiciones urbanísticas, producto de la necesidadde vivienda desde el origen mismo de las ciudadescontemporáneas; los avances tecnológicos hacen po-sible nuevas estructuras en las edificaciones que danpaso a la construcción en altura (y consecuentemen-te a los rascacielos), convirtiéndose en un paradigmay unidad básica residencial posible para la ciudad.Las características propias de estas construccio-nes la convierten en un modelo distintivo para laconvivencia colectiva y el progreso en las ciudades,con sus nuevas características emergentes. Dadasu morfología particular (el bloque lineal), surgenacepciones por parte de los urbanistas contempo-ráneos que la denominan como “multifamiliar”, la“unidad vecinal” o la “unidad de habitación”.El origen y la aplicación de estos términos especí-ficos de la vivienda en altura están muy vinculadoscon la intención de la investigación. Debido a quees necesario establecer una noción que abarque laidea de la vivienda colectiva y sus términos comu-nes, no es posible partir de conceptos elaborados,porque prácticamente no existe una bibliografía es-pecífica. El término más cercano que se puede en-contrar es el de “multifamiliar” por parte de la RealAcademia Española, que lo define como “Dicho deun edificio: de varias plantas, con numerosos apar-tamentos, cada uno de los cuales está destinadopara habitación de una familia”9.Sin embargo, Gustavo Romero afirma que losedificios de apartamentos se clasifican morfológi-camente dentro de una tipología arquitectónica ourbana que está relacionada directamente con lasmismas características de accesibilidad (vías y traza-do urbano), en un predio determinado; estas formasencontradas en la vivienda de bloque pueden darseen conjunto o en lote individual, aisladas o agrupa-das y en departamentos en lote o conjunto. La teo-ría de Romero se centra más en clasificar dentro deuna tipología urbana de la vivienda la forma en queéstas se ubican y agrupan en un predio: individualeso en conjunto, unifamiliares o multifamiliares, etc.(Romero et al., 2004: 90).El término “unidad vecinal” proviene de los pos-tulados sobre la ciudad contemporánea de los Con-gresos Internacionales de Arquitectura Moderna–CIAM–, refiriéndose a los edificios de apartamen-tos (multifamiliares o las grandes unidades de habi-tación) como una forma de vivienda en serie que se8 Referido al sentido de propiedad, de desplazamiento, ocio e inte-racción funcional de la vivienda que obedece a ciertas necesidadesparticulares de un grupo social.9 Fuente: Diccionario de la Real Academia Española. Biblioteca deConsulta Microsoft® Encarta® 2005©. 1993-2004. MicrosoftCorporation. Reservados todos los derechos.
  19. 19. 18  Vivienda social en altura. Tipologías urbanas y directrices de producción en Bogotáestablecería como unidad urbana básica y modelode vivienda colectiva acorde con las tendencias quedeben adoptar las ciudades, en respuesta al emer-gente déficit habitacional y a un nuevo estilo devida más eficaz. En aquel entonces10, la necesidadde vivienda y su planificación en la ciudad preten-día solucionar los niveles de hacinamiento de losasentamientos espontáneos que se dieron posterior-mente a la revolución industrial.De esta manera, desde sus inicios la vivienda enaltura proporcionaba una imagen vanguardista quecaracteriza la modernidad, procurando a través dela densificación habitacional dar respuesta a los al-tos niveles de hacinamiento y desaprovechamientodel suelo de las grandes urbes. Esta problemática enla actualidad se da especialmente en las ciudadeslatinoamericanas, en respuesta también a dinámi-cas económicas y políticas que conducen a un mo-delo de ciudad compacto11.La adopción de un modelo de crecimiento ur-bano hace parte de la otra cara de la discusión delos planificadores (especialmente en los países in-dustrializados) que trasciende la cuestión habita-cional, debido a sus implicaciones en la estructuraeconómica y social para la ciudad. El modelo de“ciudad dispersa” o “interciudad” consiste básica-mente en la libre disposición de terrenos sin urba-nizar como mecanismo de expansión y crecimientofísico, lo cual implica la desconcentración de la po-blación, extensión de servicios, “ciudad sin centro”y de trabajo en red; este prototipo tiene objetivosafines con la “ciudad jardín” y con políticas neo-liberales, donde el mercado regula el crecimientopor ocupación de lotes, pero es contradictorio conla tendencia histórica de las ciudades mediterrá-neas. Por su parte, el modelo de “ciudad compacta”se basa en la reutilización de áreas previamente ur-banizadas aprovechando el suelo al máximo comoalternativa de crecimiento, involucrando grandesoperaciones estatales, especialmente en las zonascentrales deterioradas, y la alianza financiera conel sector privado. Este modelo parte de una con-ciencia planificadora por la transformación delterritorio mediante proyectos de renovación urba-na, pero que por sus características operativas casisiempre excluye a la población de bajos ingresos deeste desarrollo; no obstante, se ha convertido en ladirectriz de la planificación urbana contemporánea(Rincón, 2006: 27-32).La actual compactación de las ciudades conducea prestarle importancia a los procesos de densifica-ción, pues es un fenómeno intrínseco de la viviendaen altura y es el conector con el modelo adoptadode ciudad; por ello es un término de vital importan-cia para el desarrollo de este trabajo. La arquitectaPatricia Rincón Avellaneda, en un estudio hechosobre las diferentes modalidades de re-densificacióndel suelo urbano en Bogotá comienza precisando ydiferenciando los términos “densificación” y “re-densificación”, que son procesos claves relaciona-dos con las variaciones en la densidad poblacional,producto de la intensificación del uso del suelo pormedio de edificaciones en altura, de acuerdo condiferentes modalidades de desarrollos especulativosy planificados del mercado formal e informal en di-ferentes sectores de la ciudad.“[Estos] términos denotan el aumento en la pobla-ción que ocupaba inicialmente una área. Sin em-bargo, es posible establecer una pequeña diferenciaentre ellos en tanto redensificar implica intervenir enalgo ya construido, mientras que densificar no nece-sariamente conlleva este tipo de intervención, puededarse mediante operaciones de llenado de áreas va-cías al interior de una ciudad.La redensificación se lleva a cabo de dos maneras,la primera como política urbana de iniciativa públicautilizando generalmente el instrumento de la renova-ción urbana o las normas, de esta forma se demuelelo existente y se plantean nuevas estructuras con usomás intensivo que el inicial. La segunda como pro-ceso de iniciativa individual con interés privado, selleva a cabo a través de procesos de subdivisión y confrecuencia saturación de la construcción existente”(Rincón, 2006: 19).10 Primera mitad del siglo XX.11 Llamada también “ciudad concentrada” que cuenta con más adep-tos que su antitesis, la “ciudad difusa” o “ciudad dispersa”.
  20. 20. 19  Vivienda social en altura. Tipologías urbanas y directrices de producción en BogotáEl urbanista colombiano José Salazar Ferro haefectuado estudios sobre alternativas de expansiónpara las ciudades, en los cuales se refiere a los pro-blemas generados por el crecimiento poblacional enlas ciudades latinoamericanas y propone desarrollosdifusos en las periferias, nuevas ciudades-región, y lareutilización del territorio ya construido a través deprocesos de re-densificación: “Para enfrentar este de-safío la ciudad puede considerar varias alternativas:nuevos desarrollos en las periferias (una forma ya tra-dicional), nuevas ciudades en la región o la reutiliza-ción del territorio ya construido a través de procesosde densificación, entre otros ‘modelos’ de desarrolloposibles” (Salazar, 2000). Esta propuesta implicaprocesos de renovación urbana que incrementen ladisposición del suelo en zonas tradicionales de lasciudades y la creación de nuevas centralidades (quetrae de nuevo a colación la discusión sobre los mode-los de ciudad y los caminos que adopta: ciudad dis-persa o ciudad concentrada).La postura anterior refleja una tendencia en laplanificación urbana, donde la densificación y lasciudades policéntricas son parámetros característicosque pueden darse también de manera espontánea condiferentes condiciones, pues, además de los desarro-llos de bajas alturas en la periferia, existen grandes li-mitaciones para desarrollar vivienda de interés social–VIS– en grandes alturas en el perímetro del Distri-to Capital, entre otras razones por tener un mercadopoco dinámico, la escasez y los altos precios del suelo.Esto conlleva a propuestas de urbanización de munici-pios cercanos, como Chía o Soacha, con altibajos en laaceptación ciudadana y gubernamental. Actualmen-te, la constitución de ciudades-región está limitada enla medida en que la iniciativa privada lo haga, y porlo pronto una inversión inmobiliaria que implique laVIS en altura es poco probable, pues persisten tam-bién problemas de movilidad, infraestructura y servi-cios. Lo anterior sería posible, si la intervención estatalrealizara un programa donde estas condiciones mejo-ren teniendo en cuenta el hábitat y la PSHV que yafueron descritos.Los enunciados de Patricia Rincón y José Sala-zar no solo establecen una conceptualización de ladensificación y los mecanismos para que se den en laciudad, sino que también se refieren a que no es unfenómeno particular y descontrolado; es decir, es par-te de una política pública antecedida por un modelode desarrollo físico y económico. Estas afirmacionesson visibles dentro de los instrumentos operativosy la política de aprovechamiento del suelo del Plande Ordenamiento Territorial –POT–, referidas en laproblemática espacial y urbana de la producción so-cial del hábitat que requiere este estudio.El papel del POT en la producción del hábitat yla vivienda en la ciudad es fundamental, pues su fi-gura legislativa le proporciona instrumentos y alcan-ces como guía en la construcción física de la ciudad,de acuerdo con un modelo adoptado. Respecto a ladefinición de modelo de ciudad del POT, este “[…]tiene como objeto orientar y concentrar la acción degobierno, la inversión pública y las actuaciones parti-culares hacia la consecución de unos fines previsiblesa largo plazo. Tiene también el objetivo de fomentary cimentar una cultura urbana en los ciudadanos,consistente en una visión compartida sobre el futurode la ciudad y el territorio, en la cual el POT tieneuna función principal” (DAPD, 2000: 235).Laviviendaenalturaylosprocesosdensificatoriosen la ciudad conducen a una política de desarrollo,que en la práctica se denomina como de aprovecha-miento y/o racionalización del uso del suelo. Este esun término muy vinculado con el de densificación,pero este proporciona una noción política y econó-mica acerca del precio y uso del suelo en razón de suescasez, determinado por la generación de plusvalíasy las políticas vigentes de desarrollo y producción in-tensiva de vivienda de interés social, que se esperaincrementar en altura de manera masiva. Esto, su-mado a la definición de modelo de ciudad del POT,afirma un énfasis rentista donde las aptitudes cuali-tativas difícilmente se logran, porque están supedita-das al mercado y al poder adquisitivo de la poblaciónbeneficiada, como ocurre en la VIS unifamiliar. Lanecesidad de la inversión privada para desarrollarprogramas de vivienda económica en altura quedademostrada en la reciente resolución 1480 del 22 deagosto de 2007, fijada por el Ministerio de Ambiente,Vivienda y Desarrollo Territorial, en la cual el go-bierno colombiano establece incentivos dirigidos a
  21. 21. 20  Vivienda social en altura. Tipologías urbanas y directrices de producción en Bogotálas soluciones habitacionales en altura: “Los planesde vivienda que en su totalidad estén conformadospor soluciones multifamiliares en edificios de apar-tamentos, que participen en las Bolsas concursablescuyos recursos se distribuyan a través de procesos decalificación, tendrán un puntaje adicional equiva-lente al veinte por ciento (20%) respecto al puntajefinal obtenido de la aplicación de las fórmulas de ca-lificación determinadas en la normativa vigente”.El aprovechamiento del suelo hace parte de unaserie de políticas avaladas por el modelo de ciudadimplementado, el cual corresponde al modelo decrecimiento de ciudad concentrado con la forma-ción de nuevas centralidades y la intensificación deluso del suelo a través de operaciones de densifica-ción y re-densificación (es decir, la aplicación de vi-vienda en altura en zonas residenciales y edificios deoficinas en áreas productivas centrales y/o mixtas).El papel que juega la vivienda social en este modelode ciudad propuesto por el Plan de OrdenamientoTerritorial –POT– es esencial, debido a las deman-das actuales y futuras de servicios, infraestructurasy movilidad que se requieren.En el Plan de Ordenamiento Territorial, capítu-lo V, “Determinantes del modelo de ordenamientoterritorial”, y en el título 4, “Política de aprovecha-miento del suelo”, se establecen las directrices parasacar partido de los diferentes tipos de suelo (ru-ral, urbano, de expansión urbana y de protección)implementados a través de grandes operacionesresidenciales, bajo los aspectos social, económico yurbanístico, teniendo en cuenta la recuperación yampliación del espacio público, además de atenderla creciente y constante demanda de suelo; por locual se hace especial énfasis en la disposición de lasáreas de suelo de expansión, promoviendo su máxi-mo aprovechamiento por medio de densificacionesmoderadas (DAPD, 2000: 197-203).En ese sentido, es pertinente indagar sobre laspolíticas y la fijación de precios del suelo urbano, suaccesibilidad para los sectores de escasos recursosy la generación de plusvalías, que es un tema dealta vigencia en el desarrollo urbano. Autores comoSamuel Jaramillo, María Mercedes Maldonado,Martim Smolka y Óscar Borrero Ochoa analizanpatrones y metodologías que determinan los preciosdel suelo en Bogotá y cómo una política de aportede plusvalías genera ingresos para la ciudad desti-nados a la producción de vivienda de interés social.La participación por parte de procesos de densi-ficación y re-densificación involucra cambios denormas o de reglamentaciones para el aprovecha-miento del suelo y su rentabilidad, cuyo avalúo serige por lineamientos metodológicos elaborados porel Instituto Geográfico Agustín Codazzi –IGAC–,mediante el Decreto 1420 de 1998 y la Resolución762 de 1998.La participación en la contribución a plusvalíases una temática aún novedosa y los resultados de suestudio pueden ser todavía prematuros, debido a queno se han establecido patrones más profundos de loscomportamientos de cada uno de los agentes en lastransacciones inmobiliarias, a causa de la diversidadde intereses y situaciones que son sensibles a las di-námicas productivas, especialmente las edificacionesen altura por su índice de edificabilidad. Este tipo decontribución se justifica a sí misma porque represen-ta una fuente de recursos benéfica para la sociedady el desarrollo del territorio urbano producto de laacción colectiva, amparada por Ley 388 de 1997, deDesarrollo Territorial, cuyas características e instru-mentos constituyen un avance en el panorama de laspolíticas urbanas en Latinoamérica.Las conexiones conceptuales establecidas eneste marco teórico (hábitat, vivienda, densifica-ción, modelo de ciudad y aprovechamiento delsuelo) dan cuenta tanto de las correlaciones entrelas problemáticas urbanas descritas enfocadas enla vivienda social en altura, como de la diversidadcompleja de los fenómenos que trascienden esteenfoque. No obstante, la pertinencia actual de esteestudio parte del derecho a la ciudad y la viviendadigna para toda la población, como elemento esen-cial de la vida colectiva dentro de la sociedad urba-na densificada.El hábitat urbano, como conjunto de actuacio-nes de agentes del territorio con relaciones varia-bles entre ellos y que caracterizan su espacio, estáconstituido intrínsecamente por la vivienda comosu unidad básica; dadas las condiciones actuales
  22. 22. 21  Vivienda social en altura. Tipologías urbanas y directrices de producción en Bogotápara la planificación del territorio en la ciudad, lademanda habitacional y de infraestructuras y servi-cios para su sustentabilidad (equipamientos, servi-cios públicos, movilidad, alternativas de produccióneconómica, espacio público, etc.), se prevé el au-mento de las densidades de población a través delaprovechamiento intensivo del suelo edificado esti-mulando condiciones para que la inversión privadaactúe, realidad que se sintetiza con la producciónhabitacional en altura o multifamiliar proporcio-nada dentro del mercado inmobiliario. Esto estáantecedido por una serie de políticas y normativasurbanas que hacen posible su aplicación, caracte-rizadas por el modelo de ciudad y las tendenciaseconómicas presentes en un Estado neoliberal, locual no necesariamente representa una evoluciónsocio-cultural a este tipo de ciudad y a sus viviendasaltamente aglomeradas.De esta manera, al estudiar las particularidadesen la producción de vivienda de alta densidad en elcontexto local y teniendo en cuenta que no existeuna bibliografía especializada que nos aproxime alpanorama histórico en América Latina, es necesa-rio retroceder en el tiempo para realizar una miradahacia las tendencias en la arquitectura habitacio-nal después de la primera guerra mundial (1918)en el viejo continente, ya que los postulados de losCongresos Internacionales de Arquitectura Moder-na –CIAM– efectúan una primera aproximación ala necesidad de vivienda colectiva para poblaciónde bajos ingresos (“vivienda mínima obrera”), en lacarrera por la reconstrucción de las ciudades, queinfluye profundamente el desarrollo de éstas ennuestro continente, pero bajo otras circunstanciaspropias de este contexto y sus procesos urbanos; portanto, se repasarán algunos hitos en la política devivienda de algunos países latinoamericanos.Posteriormente, se profundizará en estas relacio-nes en el caso de la ciudad de Bogotá, centrándoseen la producción de vivienda multifamiliar para lapoblación de bajo poder adquisitivo, ya sea estatalo privada, con el fin de identificar políticas, locali-zación, patrones en su desarrollo y su relación conlos programas de renovación urbana y la fijación deprecios del suelo. Por último, se presentarán algu-nos estudios que demuestran las implicaciones delas altas densidades en la vivienda multifamiliar dela ciudad, manifestadas en el espacio público, lascuestiones ambientales, la convivencia y la calidadde vida, con el fin de tener presente los efectos po-sitivos o negativos de la VIS en altura, de acuerdocon estos factores y cómo podrían darse solucionesal respecto, siendo un insumo teórico para abordarlas conclusiones finales.El derecho a la ciudad y la vivienda dignaEl significado semántico de ciudad12la vincula direc-tamente como algo contrapuesto y ventajoso a lo rural(la vida en el campo), además de contar con un centroadministrativo desde el cual se toman las decisionesque afectan a la comunidad que hace parte de ella;este centro podríamos relacionarlo como el núcleo uorigen, de carácter público y colectivo, alrededor delcual se generan todas las manifestaciones intrínsecasdel hombre, entre ellas la de establecerse territorial-mente por medio de una vivienda. El establecerse enla ciudad de hoy implica asumir un rol pre-establecido,del cual se espera que brinde mayores oportunidadeseconómicas presentes y futuras (que implican el bien-estar y la calidad de vida de la descendencia); por lotanto, representa la expectativa de un porvenir quees producto de las ventajas en empleo, salud y educa-ción que ofrece la aglomeración13de la sociedad y suscapitales, lo cual constituye uno de los motivos de lamigración masiva de población a la ciudad, un actolleno de incertidumbre. Esta dicotomía entre espacio rural y espacio ur-bano recuerda los planteamientos de Milton San-tos, cuando afirma que el espacio geográfico estácompuesto por una realidad, un proceso histórico yuna división del trabajo, que involucra a las formasheredadas que se dividen en formas naturales y me-dio ambiente construido, donde la totalidad y los12 Según diferentes significados generales, la ciudad se define comoun conjunto de edificios y calles con características opuestas a lorural y regida por una estructura de gobierno.13 Esto se refiere más propiamente a lo característico de la ciudadlatinoamericana, pues no se puede afirmar lo mismo de cualquierciudad o sociedad.
  23. 23. 22  Vivienda social en altura. Tipologías urbanas y directrices de producción en Bogotáacontecimientos dentro de un lugar se desarrollande manera particular de acuerdo con las caracte-rísticas de su sociedad (Santos, 1996). Por tanto,el medio ambiente construido (la ciudad) es unaforma heredada de las ideas y acciones del ser hu-mano en un espacio determinado por una geografíaque ha sido transformada en su paso evolutivo sim-bólico, que implica igualmente a su creador (el serhumano); en el mundo contemporáneo el símbolourbano se hace más fuerte como parte de un anheloambicioso de cambio y progreso intelectual que esheredado de la modernidad, y es el reflejo de lascapacidades de desarrollo de un territorio o nación.De esta manera, es la vida en la ciudad la que carac-teriza nuestros tiempos, la directriz del pensamientoprogresista que va más allá del aspecto financiero yel reduccionismo antropocéntrico (Carrizosa, 2001)que colma cada vez más el poder de intervención yalteración de un entorno, gracias a las posibilidadesque ofrece la tecnología.La vivienda, como unidad que representa la in-dividualidad de cada ser humano o familia para viviry desempeñarse en la urbe, constituye con la ciudaduna unidad a la que el hombre se ha ido adaptan-do para su fin productivo y progresista, requiriendouna concentración espacial del capital humano queoferte una variedad de oficios en todas las calida-des. Esta mirada abstracta sirve para reflexionarsobre el papel de los espacios públicos, las infraes-tructuras, el desarrollo económico, el ambiente y el“ser” ciudadano como productores de colectividadasociada, más aún cuando se asiste a una pauperi-zación tanto de los espacios libres como de los ínti-mos14, producto de la compactación y densificaciónde las urbes, la expansión territorial y la reducciónde áreas disponibles para ese crecimiento (déficit desuelo). En este contexto, la vivienda en altura ofre-ce una alternativa de solución habitacional ante laslimitaciones urbanas de la ciudad, por lo que no espretencioso augurar un futuro donde se le requieracada vez más, produciendo mayores particularida-des a la vida y la sociedad urbana. Hablar de la ciudad no es solo hablar de aglo-meración, demandas sociales, bienestar, desarrolloy productividad; es también hablar de la consoli-dación de una forma de socialización que entablarelaciones simultáneas con el entorno y con sus se-mejantes, dándose esto desde una noción diferentede proximidad y localización; es la materializaciónde un proyecto común en una colectividad deter-minada que persigue una buena calidad de vida ysu predominancia, haciendo uso de los beneficiosque ofrece este hábitat. Por tanto, la ciudad implicanecesariamente lo colectivo15para su proyección yrealización que busca ser sustentable; es decir, queeste proceso es acorde con la reflexión teórica delhábitat (enunciada en el “Marco teórico” de lapresente investigación). De acuerdo con esta con-cepción, el sentido dado a la producción de ciudady de vivienda se basa en el desarrollo de patronesintegrales y dinámicos entre sí materializados en laforma convivir los habitantes como individuos y encomunidad, requiriendo interacciones con el entor-no para poder desarrollarse en diferentes ámbitos. Desde la Declaración de los Derechos Huma-nos, en 1948, hasta la Declaración de Estambulsobre Asentamientos Humanos, en 199616, se hadiscutido sobre la vivienda como necesidad huma-na y referente simbólico e imaginario de su propiobienestar, cuyo debate aboga principalmente porsu disponibilidad incondicional para todos, espe-cialmente las clases sociales de bajo o nulo poderadquisitivo, pues éstas son objeto de la exclusióny segregación constante de la dinámica de merca-do que favorece a quienes poseen mayor poder decapital. Dada la característica de la vivienda comonecesidad de primer orden para cualquier ser hu-mano, su noción explicita de derecho parte delos derechos humanos y se desarrolla en diversos14 Se refiere a los espacios no colectivos y necesariamente cerrados,como lo puede ser la vivienda.15 Tanto lo colectivo como lo individual. Desde un punto de vista espa-cial y el uso del territorio, lo individual tiene su núcleo en la viviendaque está en constante interacción con el medio (ciudad) para su ges-tión; es una relación recíproca donde la una no es posible sin la otra.16 Recordemos que luego de la Declaración Universal de los DerechosHumanos se realizaron el Pacto Internacional de Derechos Eco-nómicos, Sociales y Culturales, en 1968; la Declaración de Van-couver sobre Asentamientos Humanos, en 1976; la Declaraciónsobre el Derecho al Desarrollo, en 1986; y finalmente la Declara-ción de Estambul, en 1996. Todos estos actos fueron ratificados porel gobierno colombiano.
  24. 24. 23  Vivienda social en altura. Tipologías urbanas y directrices de producción en Bogotácontextos políticos a través de ratificaciones que,en muchos casos, terminan siendo programas definanciamiento a corto plazo que se alejan de ser in-tegrales y de comprometer otras instancias institu-cionales que aseguren su continuidad en el tiempo.Las políticas asistencialistas neo-liberales, sumadasa otros factores determinados por el mercado y elcapital, desvían el propósito del derecho y de lasmismas políticas especializadas en otorgar vivienda“digna” a toda la población.Según la visión de Henri Lefebvre, existe unadicotomía o fragmentación espacial presente enlas ciudades europeas, desde su proceso de indus-trialización, entre dos escenarios no equitativos: elcampo y la ciudad. El campo es el escenario basede la sociedad contemporánea que se caracterizapor un sistema productivo comercial, ligado a lasactividades agrícolas y a la elaboración artesanal dediferentes productos. Sin embargo, con la llegadade la industrialización masiva a nivel global, se diopaso a un nuevo fenómeno que no solo afectó lamorfología y estructura de las ciudades, sino quetambién influyó dentro de las relaciones humanasde los habitantes propiciadas por nuevos mecanis-mos económicos de producción (pues no estabanvinculados necesariamente con la vivienda) e in-tercambio de servicios que definió a la clase obreracomo gestora indispensable del modelo, y su desa-rrollo dependió de las facilidades para acceder almecanismo industrial, configurando espacialmentelas nuevas aglomeraciones urbanas. Este fenómenoparticular sumado a diversos factores políticos, eco-nómicos y culturales poco a poco se ha consolidadohasta llegar a lo que conocemos como “ciudad mo-derna” (Lefebvre, 1968).Lo que más caracteriza a esta ciudad, a pesar desu crisis desatada a causa de nuevas problemáticasresultantes (la relación malograda con la vida rural,la limitada iniciativa neo-liberal y la noción incier-ta de hábitat que excluye el “habitar”), es el afian-zamiento de la sociedad urbana o “lo urbano” quecomprende un modo de vida y cultura diferentes altradicional del ser humano a lo largo de su historia,caracterizadas por la simultaneidad así como por lasseries de correlaciones que alberga y que es posiblegracias al desenvolvimiento de “lo colectivo urba-no”, expresado en códigos de conducta social quefacilitan la vida en comunidades densificadas17. Hoyen día, las particularidades del habitante ciudadanoson mucho más obvias y se han transformado enuna serie de símbolos comunes como expresión deuna individualidad o la pertenencia a una comu-nidad ideológica específica18, teniendo en cuentaeventos contemporáneos de fuerte incidencia en lasrelaciones sociales como la globalización, el rápidoacceso a la información (internet, entre otros), lascomunicaciones, el desplazamiento, etc. El período en que Lefebvre escribió el texto “Elderecho a la ciudad” (1968) tiene singularidades enel ambiente socio-político y la lucha por los derechos.En Francia de la posguerra llega al poder el generalCharles De Gaulle, quien en 1946 instauró una nue-va Constitución (sometida a un referéndum popularen 1958), estableció un sistema de seguridad socialamplio y logró que la producción industrial crecierade manera acelerada; posteriormente, Francia entróen conflicto con movimientos independentistas enArgelia, realizó esfuerzos por crear la ComunidadEconómica Europea –CEE– y a mediados de la dé-cada de los sesenta sufrió síntomas de malestar eco-nómico. Bajo estas circunstancias, se llevó a cabodurante nueve días en mayo de 1968 la llamada “Re-volución de las Flores”, donde estudiantes y obrerosentraron en huelga a favor de los derechos civiles19.Aunque el proceso urbano descrito por Lefeb-vre corresponde al contexto social europeo de ladécada de los años sesenta, existen muchas con-diciones críticas similares en la actual ciudad lati-noamericana que son recurrentes en su desarrollo17 Lo “colectivo” se refiere a lo perteneciente a un grupo de indivi-duos, y lo “urbano” es acorde con la mirada de Lefebvre acerca delas expresiones culturales que distinguen la vida en la ciudad.18 Como lo son las denominadas “tribus urbanas” o la segregaciónsocio-espacial, la cual ha llegado a tal nivel de consolidación queha creado actividades y códigos particulares excluyentes que distin-guen las clases sociales.19 Por la época se produjeron otras manifestaciones, como la que en-cabezó Martin Luther King contra el racismo, en Estados Unidos;el “agosto caliente”, en Italia; el “Cordobazo”, en Argentina; lamatanza de la plaza de Tatlelolco, en México; y las protestas revo-lucionarias en varios países, como consecuencia de la revolucióncubana y contra la guerra en Vietnam.
  25. 25. 24  Vivienda social en altura. Tipologías urbanas y directrices de producción en Bogotáy consolidación, como lo son las zonas periféricasfragmentadas, la conformación de centralidadesproductivas desproporcionadas y los continuos pro-cesos de implosión-explosión poblacional, comorespuesta a las demandas de infraestructura y suelode los habitantes. Esto se debe al inadecuado tra-tamiento de un doble proceso divergente que en-frentan las urbes contemporáneas: crecimiento ydesarrollo. De acuerdo con Lefebvre, este procesoes paralelo a la percepción de la ciudad en su va-lor de uso frente a su valor de cambio, el cual estáligado a los mecanismos capitalistas competitivosimperantes. La ciudad como patrimonio, residenciay obra de arte construida por el ser humano deberescatar su valor de uso con espacios y condicionesaptas para el desenvolvimiento colectivo y signifi-cativo; es decir, permitiendo el habitar; de ahí queHenri Lefebvre concluye en su libro que es inexactoexigir un “derecho a la ciudad”; ello sería más bienel “derecho a la vida urbana transformada” (Lefeb-vre, 1968: 138).En la urbe moderna, caracterizada por ser segre-gada, funcional, zonificada y centralizada, el dere-cho a la ciudad y a la vivienda está supeditado a laclase socio-económica, los intereses mercantilistas,la división del trabajo y el papel dentro de la dinámi-ca funcional urbana de quien participa en ella. Portanto, para ser más consecuentes con la idea de loque es un derecho, las entidades que representan alEstado en el fomento de la producción de viviendasocial deben adoptar mecanismos más eficaces queaseguren una vivienda digna a la población en ge-neral, sin distinciones, y donde la mayor capacidadeconómica represente solo el acceso a otros bienesque no son esenciales para el bienestar, la calidadde vida y el desarrollo personal y comunitario. Estosignifica que un derecho específico es un deber parala sociedad y el Estado que lo instaura.En este sentido, la vivienda en altura para lapoblación de bajos ingresos debe acudir a su valorde uso como mecanismo para satisfacer la deman-da cualitativa y el desarrollo urbano, al fomentar elverdadero sentido y la razón de la vivienda, que esproveer una unidad habitable provista de todos loselementos y servicios urbanos necesarios adecuados,además de constituir un espacio donde la célula fami-liar se desenvuelve y territorializa sus actividades enun continuo proceso simbólico (según el “Marco teó-rico” de este trabajo), que es lo contrario al valor decambio y el crecimiento (económico, urbano, etc.).Dado que se ha adoptado un modelo de crecimientourbano compacto, si se logra consolidar la producciónde vivienda en altura bajo parámetros cualitativos ysustentables para la ciudad, se estará apostando porun proceso real de desarrollo urbano, no solo de cre-cimiento económico y competitividad global.Empero, la vivienda en altura económica dignacomo determinante en la calidad de vida de sus ha-bitantes es un valor con marcadas ambivalencias,no solo desde el contexto social donde se mire, sinotambién en la simple concepción de lo que consi-deramos bienestar o de necesidades comunes queestán instituidas por una determinada sociedad, esdecir, van de acuerdo con cada cultura y, por tanto,son también históricas. En nuestro ámbito, las ne-cesidades se entienden como carencias, con reper-cusiones en el significado y el valor sin ser necesarioque sean indispensables, con lo cual se busca saciarlas necesidades instintivas y biológicas implícitasen la sociedad (se reitera la cultura) a partir de lasacciones; de lo contrario, se está en una situaciónde pobreza. Los lineamientos que constituyen lasnecesidades básicas y, por ende, la calidad de vida,son unificados en nuestro mundo global e interco-municado a través de lo que llamamos los derechoshumanos, y que, en esta temática en particular, lavivienda como derecho fundamental es una nece-sidad básica cuya satisfacción está determinada porlos índices cuantitativos.La calidad de vida supone, entonces, un proyectoy un ideal de la sociedad en cuestión, por ello se lecalifica como ambivalente, pues es relativo; en nues-tro caso particular, la sociedad está marcada por elsistema económico capitalista, que partió de estable-cer pautas de índole social, pero se ha transformadodesde la Segunda Guerra Mundial en una carrera porel crecimiento económico, que se expresa socialmen-te al considerar el éxito de acuerdo con el desempeñoy no con las aptitudes, y al manifestar una opulenciade las riquezas como símbolo de bienestar.
  26. 26. 25  Vivienda social en altura. Tipologías urbanas y directrices de producción en BogotáEstas dicotomías entre los diferentes tipos deproducción de ciudad y vivienda donde se trata dedar relevancia a lo cualitativo frente a lo cuantitati-vo, recuerdan los conceptos trabajados por el soció-logo francés Pierre Bourdieu (1930-2002). Segúnél, existen diferentes tipos de recursos puestos enjuego denominados “capitales” (capital económico,capital cultural, capital social y capital simbólico)aplicados en “campos”, que son sectores determi-nados de la actividad social (arte, educación, mer-cados, medios de comunicación, etc.) con una redde relaciones entre posiciones sociales definidas ypermanentes luchas por alcanzar y preservar sus be-neficios, lo cual, se hace a través del “habitus”, quees como nuestra manera de actuar, hacer uso efec-tivo de los recursos y las disposiciones adquiridas yadaptadas con el tiempo de vivir en una sociedad o“campo” determinado.La vivienda en altura no puede seguir enfocadacomo proveedora de “capital económico” dado suvalor de cambio, sino más bien de capital cultural,social y sobre todo simbólico, ya que es reconocidaen correspondencia con las “expectativas colec-tivas” y a un conjunto de valores que la sociedadha constituido; en otras palabras, se trata de res-catar los valores cualitativos de la vivienda comoproceso territorial del ser humano, referidos en el“Marco teórico” de esta investigación. No obstante,el “campo” en el que funciona la dinámica de lavivienda funciona también como un mercado másde bienes materiales que simbólicos.Son varias las reflexiones teóricas que se cen-tran en “transformar” el sentido del derecho a laciudad y la vivienda, en un esfuerzo por cualificarel sentido de vida urbano de acuerdo con su na-turaleza. Otros autores, como Jordi Borja, estable-cen su versión de lo que debe ser el derecho a laciudad de acuerdo con las necesidades evolutivasy complejas, teniendo en cuenta las fuerzas de laglobalización del mundo de hoy y los patrones sub-jetivos que los habitantes requieren para correspon-der simbólicamente a ella, como lo son el derechoa la belleza, la monumentalidad, la gobernabilidadlocal, el refugio, la diferencia, el medio ambiente, elacceso, la ilegalidad y el reconocimiento incluyentecomo elementos primordiales para que sea legítimoel derecho a la ciudad y, a su vez, el derecho a lavivienda. Este enfoque solo es posible a través de unproceso que incluya tres variables, a saber: cultura-les, sociales y político-institucionales, con las cualeslos valores sobre los que se soportan los derechostengan un desarrollo sólido y explícito para todos(Borja, 2004).El proceso y sus variables por el derecho a lasmanifestaciones simbólicas descritas por Borja,está directamente relacionado con el derecho a lavivienda digna y su proceso dado como una evo-lución continua que abarque oportunidades en lopolítico, lo socio-cultural y lo económico, ademásde los elementos urbanos, como infraestructuras,equipamientos y servicios. Por tanto, para queeste derecho sea llevado a cabo en su totalidad, esnecesaria la intervención estatal que facilite taleselementos. Eso quiere decir, que en la medida queel Estado acoge la tarea de proveer las condicionesaptas para la vivienda, será posible un hábitat y unavivienda multifamiliar digna.La necesidad de promulgar estos valores comoderechos, se debe a que “La legitimación de las de-mandas locales y la síntesis entre valores universa-listas y prácticas políticas territoriales requieren laformulación de derechos que permitan desarrollarun combate democrático por la justicia en la ciu-dad” (Borja, 2004: 27). Tanto para Borja, comopara la Carta Mundial por el Derecho a la Ciudad,existe una connotación izquierdista a favor de lasclases menos favorecidas por el desarrollo en laconfiguración de la ciudad, reclamando también uncambio en las estructuras profundas de la sociedadpara dejar de lado la política de mercado dominan-te, donde el bien común sea la directriz principal.Esta connotación de la ciudad que podría ser ta-chada de utópica, se argumenta desde una nuevaóptica dirigida a la construcción de sociedad queincluye tanto la vida urbana como la vida rural, lostiempos y los espacios, el conocimiento reflexivoutópico y el estratégico, lo sensorial y lo subjetivo.Es lo que Henri Lefebvre llamaba “nuevo humanis-mo”, que antecede a un “nuevo urbanismo”. Estetipo de pensamiento que defiende las percepciones

×