El mobiliario del espacio público en los barrios de origen informal como medio de inclusión en la ciudad.

3,682 views

Published on

El caso de la localidad Ciudad Bolívar en Bogotá. Henry Enrique garcía Solano.

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
3,682
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
31
Actions
Shares
0
Downloads
165
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El mobiliario del espacio público en los barrios de origen informal como medio de inclusión en la ciudad.

  1. 1. El mobiliario del espacio público en losbarrios de origen informal como medio de inclusión en la ciudad El caso de la localidad Ciudad Bolívar en Bogotá Henry Enrique García Solano NACIONAL FAC U LTA D D E A RT E S MAESTRÍA EN HÁBITAT
  2. 2. El mobiliario del espacio público en los barrios de origen informal como medio de inclusión en la ciudad El caso de la localidad Ciudad Bolívar en Bogotá Henry Enrique García SolanoTrabajo de grado presentado para optar al título de Magíster en Hábitat - Estudios en vivienda Directora: Cecilia Henríquez de Hernández Co-director: Carlos Alberto Torres Tovar NACIONAL FAC U LTA D D E A RT E S MAESTRÍA EN HÁBITAT
  3. 3. NACIONAL Rector FAC U LTA D D E A RT E S Moises Wasserman Lerner MAESTRÍA EN HÁBITAT Vicerrector sede Bogotá Fernando Montenegro Lizarralde Decano© Universidad Nacional de Colombia Jaime Franky Rodríguez Sede Bogotá Facultad de Artes Director del Centro de Divulgación y Medios Maestría en Hábitat Alfonso Espinosa Parada Bogotá, Colombia, 2009 Coordinador Académico Maestría en Hábitat ISBN: 978-958-719-504-0 Carlos Alberto Torres Tovar
  4. 4. A mis hijos Fabián Camilo y Julián Enrique, por haber sopor- tado tantos fines de semana sin encuentro y juego… A mi madre Ana Sofía y familia, a todos por el apoyo incondicional y sacrificios presentes en el camino del conocimiento. AgradecimientosUn especial agradecimiento a todas las personas y entidades que de una u otramanera colaboraron con su trabajo, ayudas, aportes teórico y prácticos y a laDirección de Investigación, Sede Bogotá –DIB–, por la financiación para desa-rrollar este proyecto.A los profesores Cecilia Henríquez, Carlos Torres Tovar, Mercedes Castillo y a todoslos amigos y amigas de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá, Maestríaen Hábitat y a la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, sedes Tunja yDuitama, que me han acompañado en los escenarios del enseñar y del aprender.A los diseñadores industriales Cesar Jiménez y Ricardo Bohórquez, por habermeasesorado con sus charlas y visiones. Agradecer las sugerencias y recomendacionesde los jurados diseñador industrial William Vásquez y arquitecto René Carrasco.A las entidades del Distrito, el Instituto Distrital de Recreación y Deporte–IDRD–, Instituto de Desarrollo Urbano –IDU–, Departamento Administrativode Defensoría del Espacio Público –Dadep–, Instituto para la Economía Social–IPES– por la información suministrada como el inventario de espacio público yvías, archivo de imágenes y planos de la localidad Ciudad Bolívar y al señor Al-berto Castro, coordinador de la Fundación Marista para el Desarrollo Educativoy Social –Fundemar–.A las personas que ayudaron en la recolección de información e imágenes, losestudiantes de noveno semestre de sociología Cristian Camilo Bernal y JohanaCruz –aplicación de instrumentos de recolección de información–, a la estudiantede noveno semestre de arquitectura Caren Uribe –digitación de georreferenciade los proyectos analizados–, a los señores Arbey Cruz y Julio Becerra –manejode gráficos e imágenes–, a la señora María Cecilia Vélez, vendedora informal, y alos líderes comunales de los barrios Jerusalén, Juan Pablo II y Estrella del Sur de lalocalidad Ciudad Bolívar.
  5. 5. ÍndiceÍndice de figuras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 Capítulo 3 Espacio público en barrios de origen informal. . . . . . . . . . 71Índice de cuadros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 3.1 El sistema de espacio público de permanencia y deÍndice de tablas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6 movilidad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71Índice de fotos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 3.2 Evolución histórica del espacio público en Bogotá. . . . 82Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 3.3 El espacio público - precariedad o calidad de vida . . . . 89Capítulo 1 Capítulo 4Relación hábitat y espacio público colectivo. . . . . . . . . . . . 10 El mobiliario del espacio público en barrios de1.1 Concepto de hábitat humano. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 origen informal. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 921.2 Política publica y espacio público en barrios de 4.1 La norma urbana en relación con la homogenizaciónorigen informal. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14 del espacio público y su mobiliario . . . . . . . . . . . . . . . . . . 921.3 Programa de mejoramiento integral de barrios 4.2 Mobiliario urbano institucional. . . . . . . . . . . . . . . . . . 93–pmib–. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16 4.3 Formas de habitar el espacio público . . . . . . . . . . . . . 1001.4 Espacio público colectivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 4.4 Presencia del mobiliario urbano no institucional. . . . 1091.5 Mobiliario urbano. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22 Capítulo 51.6 Configuración barrial entre lo formal y lo informal. . . 25 La participación y la inclusión a la ciudad . . . . . . . . . . . . 1181.7 Renovación urbana. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 5.1 Participación y construcción social del hábitat. . . . . . 118Capítulo 2 5.2 El barrio normalizado. Su avance en elDesde la ciudad informal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28 desarrollo interno. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1212.1 Concepto de hábitat humano. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29 5.3 Ganancias en el derecho a la ciudad. . . . . . . . . . . . . . 1212.2 Fase de diseño de instrumentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 5.4 Espacio público, un sentido de inclusión y participación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1232.3 Bogotá y la Localidad Ciudad Bolívar. . . . . . . . . . . . . . 342.4 Localidad No. 19, Ciudad Bolívar . . . . . . . . . . . . . . . . 39 Capítulo 6 Ciudad, cultura y mobiliario urbano . . . . . . . . . . . . . . . . 1292.5 Descripción de las upz Jerusalén y Lucero. . . . . . . . . . 57 6.1 Mobiliario urbano institucional como derecho2.6 el espacio público en las UPZ Jerusalén y Lucero. . . . . 61 a la ciudad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1292.7 Proyectos de estudio en barrios de origen informal . . . 63 6.2 Mobiliario urbano móvil no institucional, generador de interacción social. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130
  6. 6. 6.3 Mobiliario urbano y cultura ciudadana. . . . . . . . . . . . 132 Anexo 7. Ficha de observación cualitativa, cuantitativa y técnica del mobiliario urbano institucional en la Conclusiones. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134 localidad No. 19, Ciudad Bolívar, Bogotá. . . . . . . . . . . . . 147 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137 Anexo 8. Ficha de inventario del mobiliario urbano no Infografía. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140 institucional en la localidad No. 19, Ciudad Bolívar, Bogotá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148 Anexos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141 Anexo 9. Cartografía del espacio público de uso colectivo y Anexo 1. Caso Favela-Barrio-Brasil. . . . . . . . . . . . . . . . . . 141 su mobiliario en la localidad No. 19, Ciudad Anexo 2. Programa de mejoramiento integral de barrios Bolívar, Bogotá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149 subnormales, Primed, Medellín . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142 Anexo 10 . Ficha de observación de modos de habitar –uso Anexo 3. Ley 388 de 1997, instrumentos de intervención y apropiación– del espacio público de uso colectivo en la en diversas escalas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143 localidad No. 19, Ciudad Bolívar, Bogotá. . . . . . . . . . . . 150 . Anexo 4. División territorial - Pot de Bogotá, Anexo 11. Sondeo de opinión a los usuarios del espacio Distrito Capital. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144 público de uso colectivo en la localidad . . . . . . . . . . . . . . . . . No. 19, Ciudad Bolívar, Bogotá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151 Anexo 5. Organigrama de la Alcaldía Mayor de Bogotá. . 145 Anexo 12. Encuesta a líderes del barrio de los proyectos Anexo 6. Ficha de observación del contexto del espacio estudiados en la localidad No. 19, Ciudad público de uso colectivo en la localidad No. 19, Ciudad Bolívar, Bogotá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 152 Bolívar, Bogotá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146 Índice de cuadros Cuadro 1. Periodos históricos de la política habitacional Cuadro 3. Inventario general de parques en la localidad latinoamericana. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 Ciudad Bolívar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 126 Cuadro 2. Selección de barrios de origen informal como estudio de caso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 Índice de figuras Figura 1. Dimensión conceptual (capítulos I y II). . . . . . . . 27 Figura 10. Mapa estratificación de la población por estratos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50 Figura 2. Mapa de Bogotá con UPZ que tienen barrios de origen informal. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29 Figura 11. Necesidades básicas insatisfechas. . . . . . . . . . . . 51 Figura 3. Programas UN-Hábitat. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35 Figura 12. Cobertura de servicios públicos. . . . . . . . . . . . . 53 Figura 4. Ciudad de Bogotá, D.C. Localidad Figura 13. Cantidad de personas por equipamiento. . . . . . 54 Ciudad Bolívar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37 Figura 14. Trazados de vías en la localidad Figura 5. Planes estratégicos POT, 2004. Bogotá, D.C. Ciudad Bolívar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56 Ciudad Sur. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38 Figura 15. UPZ No. 70, Jerusalén. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58 Figura 6. Localidad No. 19, Ciudad Bolívar. . . . . . . . . . . . 40 Figura 16. UPZ No. 67, Lucero. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59 Figura 7. Porcentajes de clases de vías existentes Figura 17. Espacio público de la UPZ Jerusalén . . . . . . . . . 61 suelo urbano. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45 Figura 18. Espacio público de la UPZ Lucero. . . . . . . . . . . 62 Figura 8. Pirámide poblacional de la localidad No. 19, Ciudad Bolívar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48 Figura 19. Muestra de estudio. Sectores del barrio Jerusalén. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64 Figura 9. Densidad poblacional de las localidades del Distrito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48 Figura 20. Entorno inmediato del barrio Jerusalén. Sector Bellavista la Y. Proyecto: calle peatonal y escaleras.. . . . . . . 65.
  7. 7. Figura 21. Entorno inmediato del barrio Jerusalén. Sector Figura 32. Calidad del entorno físico del espacio públicoTanque - Laguna. Proyecto: Parque vecinal y el tipo de actividades. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90Tanque - Laguna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66 Figura 33. Dimensión del espacio público (capítulo III). . . 91Figura 22. Entorno inmediato del barrio Jerusalén. Sectores Figura 34. Clasificación de objetos que conforman elPradera y La Esperanza. Proyecto: Parque vecinal. Parque mobiliario urbano institucional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95Puente del Indio. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67 Figura 35. Maneo en el espacio público. . . . . . . . . . . . . . 110Figura 23. Muestra de estudio. Barrios Juan Pablo II yEstrella del Sur . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68 Figura 36. La chaza en el espacio público. . . . . . . . . . . . . 110Figura 24. Entorno inmediato del barrio Juan Pablo II. Figura 37. La caseta en el espacio público. . . . . . . . . . . . . 111Proyecto: plazoleta Cultural Juan Pablo II o plazoleta Figura 38. Centro comercial popular . . . . . . . . . . . . . . . . 112(parque) El Sapo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69 Figura 39. La feria temporal en el espacio público. . . . . . 112Figura 25. Entorno inmediato barrio Estrella del Sur.Proyecto: parque múltiple y de bolsillo La Amistad. . . . . . 70 Figura 40. Mobiliario para la venta informal en el espacio público. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113Figura 26. Parques y zonas verdes localidadCiudad Bolívar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76 Figura 41. Localización de los programas dirigidos a los vendedores informales, incluidos los barrios de origenFigura 27. Evolución histórica del espacio público. . . . . . . . . informal de Ciudad Bolívar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114en Bogotá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86 Figura 42. Procesos formales e informales en el uso y laFigura 28. Simulación del tratamiento de los distintos apropiación del espacio público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116espacios públicos de permanencia y movilidad: víasvehiculares, calles peatonales, alamedas y plazas. . . . . . . . . 87 Figura 43. Dimensión del uso y la apropiación del mobiliario urbano (capítulo IV) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117Figura 29. Tratamientos del espacio público en los barriosde origen formal e informal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88 Figura 44. Líneas de acción y áreas de intervención PMIB. Bogotá, D.C. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120Figura 30. Presencia de los símbolos de la ciudad en elespacio público de los barrios de origen informal. . . . . . . . 89 Figura 45. Formas de participación de la comunidad. . . . 123Figura 31. Proyección de producción de espacio público Figura 46. Dimensión de la participación, la gestión y elpara Bogotá en metros cuadrados por habitante. . . . . . . . . 89 mantenimiento del espacio público . . . . . . . . . . . . . . . . . 128 Índice de tablasTabla 1. Áreas de intervención. UPZ priorizadas . . . . . . . . 30 Tabla 10. Población y densidad por UPZ . . . . . . . . . . . . . . 49Tabla 2. Instrumentos normativos para la comunidad. . . . 36 Tabla 11. Viviendas y hogares por UPZ. . . . . . . . . . . . . . . . 49Tabla 3. Extensión y tipo de suelo por localidades. . . . . . . 41 Tabla 12. Población por UPZ según estrato socio-económico, 2002. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50Tabla 4. UPZ de la localidad Ciudad Bolívar. . . . . . . . . . . 43 Tabla 13. Necesidades básicas insatisfechas. . . . . . . . . . . . . 52Tabla 5. Centralidades de Ciudad Bolívar . . . . . . . . . . . . . 44 Tabla 14. Equipamientos por UPZ. LocalidadTabla 6. Clasificación de áreas urbanas localidad Ciudad Bolívar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55Ciudad Bolívar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45 Tabla 15. Características de la UPZ Jerusalén. . . . . . . . . . . 60Tabla 7. Relación de parques por tipos existentes en lalocalidad Ciudad Bolívar. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45 Tabla 16. Características de la UPZ Lucero. . . . . . . . . . . . . 60Tabla 8. Áreas existentes en la localidad . . . . . . . . . . . . . . . . Tabla 17. Metros cuadrados de zona verde por habitante.Ciudad Bolívar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45 Bogotá, D.C. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74Tabla 9. Población de la localidad No. 19, Tabla 18. Parques y zonas verdes por tipo. LocalidadCiudad Bolívar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47 Ciudad Bolívar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 756 
  8. 8. Índice de fotosFoto 1. Espacio público de movilidad. Panorámica calle Foto 14. Actividad de recorrido en el espacio público,peatonal y escaleras en Bellavista la Y. Escaleras. . . . . . . . . 78 plazoleta cultural Juan Pablo II (parque El Sapo). UPZ No. 67, Lucero.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102Foto 2. Espacio público de permanencia. Panorámicaparque vecinal Tanque - Laguna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79 Foto 15. Actividad de recorrido en el espacio público, parque La Amistad. UPZ No. 67, Lucero. . . . . . . . . . . . . 102Foto 3. Espacio público de permanencia. Panorámicasparque vecinal Puente del Indio. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80 Foto 16. Forma de uso y apropiación del espacio público y su mobiliario. Calle peatonal y escaleras. UPZ No.70,Foto 4. Espacio público de permanencia. Panorámica Jerusalén . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103plazoleta Juan Pablo II (parque El Sapo). . . . . . . . . . . . . . . 81 Foto 17. Formas de uso y apropiación del espacio públicoFoto 5. Espacio público de permanencia. Panorámica del y su mobiliario. Parque Tanque - Laguna UPZ No. 70,parque de bolsillo La Amistad, barrio Estrella del Sur. . . . 81 Jerusalén . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104Foto 6. Panorámica. Mobiliario urbano institucional de la Foto 18. Formas de uso y apropiación del espacio público ycalle peatonal y escaleras. Barrio Jerusalén. Sector su mobiliario. Parque vecinal Puente del Indio. UPZBellavista la Y . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97 No. 70, Jerusalén. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105Foto 7. Panorámica. Mobiliario urbano institucional del Foto 19. Formas de uso y apropiación del espacioParque vecinal Tanque - Laguna. Barrio Jerusalén. Sector público y su mobiliario. Parque El Sapo.Tanque - Laguna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98 UPZ No. 67, Lucero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106Foto 8. Panorámica. Mobiliario urbano institucional del Foto 20. Formas de uso y apropiación del espacioparque vecinal Puente del Indio. Barrio Jerusalén. público y su mobiliario. Parque La Amistad.Sectores Pradera y La Esperanza. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98 UPZ No. 67, Lucero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107Foto 9. Panorámica. Mobiliario urbano institucional de la Foto 21. Apropiación ambiental en el espacio públicoplazoleta cultural Juan Pablo II (parque El Sapo). Barrio de los proyectos de las UPZ No. 70, Jerusalén y laJuan Pablo II. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99 UPZ No. 67, Lucero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108Foto 10. Panorámica. Mobiliario urbano institucional del Foto 22. Mobiliario urbano no institucional en el espacioparque múltiple y de bolsillo La Amistad. Barrio Estrella público de los proyectos, UPZ No. 70, Jerusalén . . . . . . . 114del Sur. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99 Foto 23. Mobiliario urbano no institucional en el espacioFoto 11. Actividad de recorrido en el espacio público, público de los proyectos, UPZ No. 67, Lucero . . . . . . . . . 115calle peatonal y escaleras. UPZ No. 70, Jerusalén. . . . . . . 100 Foto 24. Deterioro del espacio público. . . . . . . . . . . . . . . 125Foto 12. Actividad de recorrido en el espacio público,parque vecinal Tanque - Laguna. UPZ No. 70, Jerusalén . 101 Foto 25. Momentos de un programa de sensibilización social en el uso del espacio público. . . . . . . . . . . . . . . . . . 127Foto 13. Actividad de recorrido en el espacio público,parque vecinal Puente del Indio. UPZ No. 70, Jerusalén. Foto 26. Símbolos de la ciudad utilizados en el espacioBarrio Jerusalén. Sectores Pradera y La Esperanza . . . . . . 101 público y su mobiliario urbano institucional . . . . . . . . . . 1337 
  9. 9. IntroducciónLos estudios sobre la construcción de la ciudad lati- correspondiente y homologado al de la ciudad for-noamericana de las últimas décadas, muestran que mal. Este proceso contiene una gran riqueza en lase ha dado una transformación del territorio ace- dinámica de las actuaciones de los habitantes y suslerada y desordenada, dentro de los cuales Bogotá, organizaciones comunitarias, concretadas en unD.C., no es la excepción. Esto ha dado origen a dos núcleo de interrelaciones entre la ciudad formal y lamodelos de ciudad, uno formal estructurado y pla- ciudad de origen informal, como actores iguales enneado bajo una normativa definida y, otro informal, la continua construcción-reconstrucción de la ciu-espontáneo que surge sin ninguna planeación y que dad y con resultados efectivos en la normalización ypresiona a la ciudad por su inclusión en la infraes- el consecuente aporte a la planeación de la ciudadtructura de servicios que ofrece. y a las políticas públicas. La ciudad informal, conformada en su gran ma- Otro aspecto importante en este trabajo es elyoría por barrios de origen ilegal, inicia la construc- espacio público con déficit cuantitativo y cualita-ción de la vivienda de forma precaria, en terrenos tivo tanto en los índices de las áreas destinadas aadquiridos por invasión o compra. Como parte de espacio público como en el del mobiliario urbanouna secuencia, la organización comunitaria actúa en los barrios de origen informal y, también, sobreautónomamente y va extendiendo su acción hacia su exclusión de la política sobre espacio público dellas instancias administrativas, en la búsqueda del Distrito, siempre orientada a la ciudad formal.reconocimiento por parte de la ciudad y dirigido a Sobre los logros alcanzados por estas comunidadesla normalización de los barrios, la articulación con en relación con la producción de espacio público ylas redes de servicios y la obtención de las dotacio- su sostenibilidad y con los procesos de normalización,nes propias de la ciudad, hasta llegar incluso al nivel se encontró que estos barrios tienen organizacionesde exigir el reconocimiento del derecho a la ciudad, comunitarias institucionales locales, que interactúanla inclusión plena en ella y los servicios correspon- con las organizaciones del nivel de ciudad para pro-dientes a una ciudad formal. yectos conjuntos, que relevan a la administración El objetivo de esta investigación es evaluar el espa- distrital del seguimiento, veeduría, orientación y asig-cio público de uso colectivo y su mobiliario, en los ba- nación de personal para el control sobre el desarrollorrios de origen informal de un sector de la localidad de de los proyectos aprobados, ejecutados y en curso.Ciudad Bolívar en Bogotá, como factor de inclusión a Con estos logros indicativos de inserción en la ciudadla ciudad y de mejoramiento del hábitat urbano y de formal, se evidencia una diferencia sustancial con laculminación en los procesos de normalización, legali- precariedad de los inicios de los asentamientos.zación y obtención de servicios administrativos. La comprensión del hábitat humano desde la vi- La investigación focalizó su observación en los sión compleja, ha llevado a que diversas disciplinasprocesos de autoconstrucción y autogestión, lide- empiecen a estudiarlo, para generar un conocimien-rados por los mismos habitantes y sus organizacio- to teórico más sistematizado en sus diversas escalasnes, en los barrios de origen informal que lograron de territorio: la región, la ciudad, la localidad, ella intervención de la administración de la ciudad barrio, la calle, la vivienda y su entorno el espaciomediante el Programa de Mejoramiento Integral público, sus equipamientos y su mobiliario.de Barrios. A través de estos procesos se alcanzó el Los conceptos que guían la investigación con-diseño y construcción del espacio público de reco- formaron una gama que cubre los conceptos derrido, de permanencia, de conectividad por infra- hábitat, barrio, espacio público y apropiación, obte-estructura vial y la dotación del mobiliario urbano nidos de varios autores entre los que están Enrique8 
  10. 10. Leff, Julio Carrizosa, Michael de Certeau, Amos diferentes días de la semana; el registro fotográficoRapoport, Jordi Borja, Christopher Alexander, Jan abarcó el estado de mobiliario urbano y de la infraes-Gehl, Francisco Leonel y Mauricio Hernández. En tructura. También se hizo registro fotográfico sobrerelación con el tema del mobiliario urbano están los aspectos ambientales a partir de la observaciónJean Baudrillard, Fernando Martín, Pilar Del Real, de sus condiciones actuales. Una labor importantePablo Páramo y Mónica Cuervo. Otro aspecto que fue la de entrevistar a los líderes comunitarios quie-se exploró fue la inclusión a la ciudad, participación nes contribuyeron con información para aclarar losy mejoramiento integral de barrios, aspecto que se periodos y los procesos de consolidación en los di-trabajó con autores como Carlos Torres, Gerardo ferentes barrios.Pisarello, Francisco Leonel, Paula Peyloubet, Gus- Otra reflexión que se pudo construir fue sobretavo Romero y Fabio Velásquez. el papel de la disciplina del diseño industrial, que El desarrollo de la propuesta de esta investigación se hizo a partir de los objetos o productos que sese apoyó en el trabajo de campo en dos UPZ de la desarrollan en función de las necesidades y prefe-localidad Ciudad Bolívar: UPZ Lucero en los barrios rencias de la comunidad, objetos que configuran elJuan Pablo II y Estrella del Sur y UPZ Jerusalén en el mobiliario urbano. La riqueza del diseño industrial,barrio Jerusalén. En cuanto al espacio público fue- con la amplitud de propuestas de mobiliario urba-ron objeto de observación los siguientes proyectos: el no, ha requerido de continuos ajustes hasta llegarparque La Amistad en el barrio La Estrella del Sur; la a la estandarización de tipologías funcionales y a laplazoleta (parque) El Sapo en el barrio Juan Pablo II selección de materiales resistentes que, por estan-en el primer sector, el parque El Puente del Indio, los darizados que estén, aplican apropiadamente parasectores Pradera y La Esperanza, el parque Tanque amoblar el espacio urbano tanto de la ciudad formal- Laguna del sector Tanque - Laguna y en el sector como de la ciudad informal, con lo cual se lograBellavista la Y, la calle 69 sur y el parque. otorgarle un carácter de unidad a toda la ciudad. El eje central de observación fue el de las inter- La evolución en la construcción y consolidaciónvenciones de la Alcaldía Mayor en la generación de la localidad Ciudad Bolívar y sus barrios da iniciode espacio público en los aspectos de conectividad, desde los años cincuenta. El Concejo de Bogotá lode movilidad, de permanencia, parques vecinales y reconoció como asentamiento con la creación dede bolsillo. El acercamiento se hizo a partir de un la Alcaldía Menor de Ciudad Bolívar, mediante elreconocimiento de los proyectos desarrollados y Acuerdo No. 14 de 1983. Este último hecho fueproyectos en curso del Programa de Mejoramiento determinante para que esta localidad se integraraIntegral de Barrios. Se diseñó un instrumento para como suelo urbano al Distrito, como localidad della recolección de los datos obtenidos en las salidas Distrito denominada Ciudad Bolívar.de campo que incluían el trazado físico-espacial, Todo lo anterior, suscitó el interés por conocerel mobiliario, el estado del mobiliario, así como la estos procesos propios de nuestras ciudades en lacondición de la infraestructura de todo el espacio perspectiva de que este conocimiento puntual pue-público. También se hizo un registro fotográfico de de apoyar los estudios comparativos con otros ejem-las actividades realizadas en el espacio público, en plos de ciudades latinoamericanas.9  E l mobiliario del espacio público en los barrios de origen informal como medio de inclusión en la ciudad
  11. 11. CAPÍTULO 1 Relación hábitat y espacio público colectivo “(...) Salíamos a bailar en las casetas populares o íba- mos a ver películas mexicanas, siempre en el centro o en el sur de la ciudad, por esos barrios obreros donde ni de milagro se asoma la gente conocida que puede llevar el chisme, tú sabes que del norte al sur de Bogotá hay más distancia que de aquí a Miami (...)” Laura Restrepo. Delirio (2004: 111).1.1 Concepto de hábitat humano la experiencia de habitar el espacio público y el mode- lo de ciudad que se expresa en esta realidad, son losEl siguiente texto pretende establecer, para el pro- aspectos que convocan para su análisis desde la pers-yecto de investigación, un escenario conceptual y pectiva del hábitat. Lo anterior se entiende medianteteórico sobre las formas de apropiación y la frecuen- la noción del hábitat humano, como la consolidacióncia de uso del espacio público de uso local y sobre el del asentamiento humano dentro de los límites del es-mobiliario producido en barrios de origen informal pacio urbano habitado, a partir de la relación entre losdentro del Programa de Mejoramiento Integral de habitantes de la vivienda y su entorno y que es necesa-Barrios –PMIB–. Surge por la inquietud de enten- rio aprehender como una realidad. Leff, propone el há-der cómo los habitantes significan su territorio y bitat como “el lugar en el que se construye y se defineconstruyen un lugar como espacio social, a partir de la territorialidad de una cultura, la espacialidad de unareconocer las formas de habitar, usar y apropiar el sociedad y de una civilización, donde se construyenespacio, como actos de recorrido o permanencia. los sujetos sociales que diseñan el espacio geográfico Es a partir de estos comportamientos y acciones apropiándoselo, habitándolo con sus significacionesen el habitar, que los habitantes de los barrios de y prácticas, con sus sentidos y sensibilidades, con susorigen informal, desarrollan de forma individual gustos y goces” (Leff, 2000: 240-243).y/o colectiva en el entorno próximo de la vivien- Si se piensa, como Armando Silva (2003), queda un espacio público de uso colectivo -la calle, la la multiplicidad de formas en que la ciudad y el ciu-plaza o el parque-, al cual se integran los antiguos dadano van construyendo su modo de ser urbanos yresidentes, los nuevos residentes, los visitantes y los en pos de favorecer el análisis de los modos de apro-transeúntes. Si este espacio público y su mobiliario piación y de habitar, se puede jerarquizar la nociónestán ordenados y dispuestos para su uso, se logra de hábitat en tres dimensiones, que son: lo físicosu resignificación a partir de las dinámicas sociales (lo material), lo social (la relación con el otro) y loy culturales propias de la población que allí reside y subjetivo1 (la percepción individual).toda la que hace uso del mismo. De lo contrario, nogenera demanda de uso ni identidad social. Los procesos y dinámicas tanto de uso como deapropiación del espacio, que los habitantes de barriosconstruyen y reconstruyen en su cotidianidad median- 1 Esta dimensión de lo subjetivo estaría enmarcada en la relación de las acciones individuales, con el contexto y la influencia normativate sus formas de percepción del territorio y a través de que tiene dicho contexto sobre los modos de significar una realidad.10  E l mobiliario del espacio público en los barrios de origen informal como medio de inclusión en la ciudad
  12. 12. 1.1.1 Lo físico (lo material) tisfacer las necesidades cotidianas y de sociabilidad de quienes lo habitan y que, a la vez, los impulsa aEn primera instancia, puede entenderse la construc- la interacción con los habitantes de otros barrios yción de un soporte físico, es decir, el espacio público sectores del territorio urbano general, en el ordende uso colectivo en los barrios de origen informal, social, cultural, económico y político.como el elemento tangible donde se evidencian las Desde esta perspectiva espacial urbana, la vi-interacciones de las personas que lo habitan y sus re- vienda se convierte en una posibilidad de conexiónlaciones con el entorno. Estas acciones a través de con el entorno barrial y con la ciudad. Es así comoproyectos urbanos generan transformaciones físico- el espacio físico del barrio, al ser habitado por elespaciales del territorio, cuyas escalas territoriales ser humano, se carga de significado con lo que secomo unidad básica física están dadas por la vivien- transforma en un producto para la convivencia so-da como un par de hábitat (casa + entorno). Estas cial como forma de apropiación local a través de lostransformaciones al paisaje urbano que llevan inevi- recorridos y en sus espacios de permanencia, quetablemente a una consolidación física del hábitat, se influyen en el proceso de socialización revirtiendo,producen con el esfuerzo colectivo de la entidad bá- en la práctica, en un conjunto de acciones que lasica de la sociedad llamada familia, que busca, como comunidad genera en esos lugares con lo que seobjetivo central, tener un lugar para su espacialidad establece una experiencia cotidiana con el entor-social y cultural, aunque tradicionalmente las perso- no, que es el hábitat generado y apropiado por ellosnas consideran su hogar como símbolo de seguridad mismos. Michael de Certeau, para quien la nocióny al exterior como el espacio donde aparece el peli- de barrio está directamente relacionada con la pre-gro. La familia es una comunidad que actúa en esas sencia de los habitantes y sus interacciones dice: “Elvariadas maneras del ser humano. barrio puede entonces entenderse como esa porción En pos de los intereses familiares, la consolida- del espacio público en general (anónimo, para todoción física del hábitat tiene como objetivo hallar ese el mundo) donde se insinúa poco a poco un espaciolugar para su espacialidad social y cultural, a través privado particularizado debido al uso práctico coti-de la transformación del ambiente. Se debe entender diano de este espacio” (Certeau et al., 1999: 8).la noción de ambiente, entonces, como algo mucho Este concepto de hábitat no es ajeno a las for-más amplio que el espacio natural: “Ambiente es una mas de habitar territorios informales de la ciudadidea compleja (...) empezamos a entender ambien- que, para este caso particular de Ciudad Bolívar, se-te como el dominio de lo físico-cultural en donde la rían las unidades urbanas básicas de origen informalgente se ocupa de todas las actividades y respuestas denominadas barrios.que componen la urdimbre de la vida humana en sus Estos barrios de origen informal se definen pornumerosos patrones históricos y sociales” (Berleant, sus características físico-topográficas, por el tipo decitado por Carrizosa, 2001: 21). terreno y por la clase de suelo que conllevan a loca- Cuando las personas tienden a considerar su hogar lizaciones en zonas de riesgo y, particularmente, ano solo como un espacio habitable sino también como construcciones sin estudios técnicos, por fuera de laun núcleo de su vida social, incluso como símbolo de planeación urbana. La dinámica del crecimiento deseguridad la apropiación familiar del territorio, el espa- la ciudad informal ha llevado a la población a cons-cio público se asimila a un espacio secundario y perifé- truir y consolidar su hábitat con niveles mínimosrico, un contorno donde se relaciona con los otros. de calidad y con necesidades básicas insatisfechas. La sumatoria de los asentamientos familiares y De esta población se puede decir que vive y habitade habitantes permanentes, con sus distinciones so- en condiciones de vulnerabilidad. Es así como estosciales y culturales, constituyen la unidad urbana de- barrios se convierten, para la población de bajos in-nominada barrio, que es un componente histórico gresos, en la opción, casi obligada, para poder teneresencial de la ciudad. El barrio, como organización derecho al suelo urbano.colectiva, se configura a partir de la lucha por sa-11  E l mobiliario del espacio público en los barrios de origen informal como medio de inclusión en la ciudad
  13. 13. 1.1.2 Lo subjetivo (la relación con el otro) El espacio físico al ser puesto en relación con los habitantes, es decir, en interacción de uno con elEn segunda instancia, se encuentra la espacialidad otro, genera un espacio vivencial. De este modo, elsocial de la población, donde ellos mismos se asien- espacio que parece caótico se traduce en accionestan y transforman el lugar, dando un valor intangi- que pueden aparecer como inciertas, de tal modoble a los asentamientos mediante las interacciones que las regulaciones, con su margen de estrategias,que se generan en sus manifestaciones socio-econó- no pueden cubrir todo este tipo de acciones. Estomicas y culturales. se puede comprender mejor mediante la noción de Estas interacciones y retracciones entre los diver- “ecología de la acción” de Morán (2000: 79), asísos actores (comunidad, institucionalidad y el sector como en la perspectiva de Bollnow, donde se defineprivado), presentes en los barrios de origen informal, que el “espacio vivencial” que “Se caracteriza por sugeneran unos patrones de conducta, un repertorio falta de homogeneidad (...) no hay direcciones axia-de reglas de uso del espacio, como un componente les equivalentes, susceptibles de ser giradas arbitra-pragmático que puede incluir actores atípicos (los riamente, sino direcciones determinadas, señaladas,violentos), que vulneran dichas reglas y se ponen que están dadas necesariamente por la relación delpor fuera del control social. Todo espacio construi- hombre con el espacio” (Bollnow, 1969: 49).do suscita patrones sociales que van a depender de Como objeto de estudio para esta investigaciónla funcionalidad establecida por la composición es- se seleccionaron, para la observación, los barrios depacial y la dotación de objetos básicos para los fines origen informal de Ciudad Bolívar donde fue crea-establecidos. En esta vía estaríamos en la perspectiva do espacio público con dotación de mobiliario ur-propuesta por Romero con su definición de lengua- bano, por parte de la administración de la ciudad.je de patrones, el autor menciona que este lengua- El diagnóstico físico y socio-económico ofrecidoje “Define el conjunto de disposiciones de espacios por la Alcaldía Mayor de Bogotá del 2004, llamadoque tiene sentido en una cultura dada y trasmite Recorriendo Ciudad Bolívar dice que: “esta localidadlas reglas de combinaciones posibles, al tiempo que tiene un peso importante en el Distrito Capital, alenseña a construir combinaciones que satisfagan las ser la cuarta localidad con mayor población, supe-reglas” (Alexander, citado por Romero, 2004: 71). rada tan solo por Kennedy, Engativá y Suba, y alNos hallamos entonces ante un proceso en el que los presentar la mayor cantidad de población viviendohabitantes y el espacio se determinan en un doble en la pobreza (97.447), medida por NBI en térmi-proceso de retroalimentación que transforma las mo- nos absolutos” (Alcaldía Mayor, DAPD, 2004b).dalidades de habitar y de estar en el lugar. Las necesi- En este punto el marco teórico es confrontado pordades físicas adquieren también un sentido cultural; la realidad del suceso social, como se ha dicho, lasel espacio es atravesado por la cultura como reper- necesidades sociales y humanas se ven reflejadas entorio de normas, valores y creencias; los objetos a su el uso del espacio físico, en un proceso de retroali-vez se alinean como una especie de inventario que le mentación entre lo social y lo físico.da fuerza al contexto para influenciar la interacción. Sin embargo, como ya se ha mencionado tam-Sobre este proceso Romero nos dice que “patrón se bién, la planificación de estrategias que regulen lasrefiere a las características comunes o invariantes, interacciones, a veces no puede satisfacer sincró-de los espacios donde suceden los acontecimientos nica y armónicamente todas las funciones, proce-(...), se refiere a una ley morfológica que establece un sos y resultados, como idealmente se espera de unconjunto de relaciones complejas en el espacio (posi- estado de equilibrio social. De esta forma, en lación, dimensión, vistas, materiales, iluminación, co- dimensión social los factores económicos, es decir,lores, asoleamiento, etcétera)” (Romero, 2004: 71). las necesidades, causan un impacto en el modo deFormas espaciales que marcan tendencias culturales habitar y de asentarse. A esto se refiere Rapoport. Elpropias de sus habitantes, sin un orden aparente, autor propone que “todo asentamiento humano estápero que generan identidad al barrio.12  E l mobiliario del espacio público en los barrios de origen informal como medio de inclusión en la ciudad
  14. 14. conformado por dos espacios: uno físico y uno social, no solo es transformado por acciones humanas, losel grado de calidad del territorio va a depender de la eventos naturales también lo pueden transformar.cobertura de uno con relación al otro” (Rapoport, En este sentido Certeau dice: “(...) un indivi-1978: 26). Aunque se debe tener en cuenta que la duo que nace o se instala en un barrio está obliga-cobertura deja abierta la posibilidad de encontrar do a darse cuenta de su entorno social, o insertarseasentamientos humanos que no siempre cumplan para poder vivir en él (...) ‘Lo que obliga’”. Estoscon esta condición, dicha calificación está dada acontecimientos son regulados socialmente por lospor el nivel de cobertura de uno en relación con mismos habitantes quienes establecen formas o ma-el otro. A esto el autor agrega que “si es total el neras de ser y de estar en el barrio. El mismo autorespacio es ameno y acorde a las necesidades tanto dice que la práctica en el barrio “es una convenciónsociales como físicas, pero, si es parcial o nula no colectiva tacita, no escrita, sino legible para todoshabrá correspondencia entre las necesidades y de- los usuarios a través de códigos del lenguaje y delseos de la comunidad”. comportamiento; toda sumisión a estos códigos, como toda trasgresión, es inmediatamente objeto1.1.3 La percepción individual de comentarios: existe una norma, es bastante dura para jugar el juego de la exclusión social frente aComo tercera instancia, están las distintas mani- los ‘excéntricos’, los que ‘no son / proceden comofestaciones y prácticas de uso del espacio público nosotros’” (Certeau et al., 1999: 14).y de su apropiación, que cada habitante elabora Bajo estas condiciones, el barrio viene a ser node manera subjetiva con el ánimo de reconocerse solamente una unidad urbana física, sino un esce-al evocar su cultura o su forma de ser o estar ahí, nario de expresión de las capacidades y luchas deque llevan de manera colectiva a superponer estos los habitantes por un lugar de vida colectiva. Sego-espacios mentales, mediante su experiencia vivida via establece que “(...) el espacio del barrio como elcomo ciudadano, es decir, las percepciones que los lugar más cercano y común de lo público para loshabitantes construyen en su realidad de mundo. habitantes de la ciudad. Es el de encuentro cotidia- Para Guattari (2000), la comprensión del mun- no, de cara a cara, de personas de distintas familias,do, como un ambiente humano desde una perspec- en particular para los habitantes de bajos ingresos”tiva ecológica, está dada por procesos tangibles e (Segovia y Oviedo, 2000: 81).intangibles en el territorio-barrio. Estos procesos Visto lo anterior la definición de barrio de origentienen un carácter indivisible, es decir, que para su informal, a partir del contraste entre la reflexiónvalidación se requiere superponer las acciones de conceptual y la realidad observada, lleva a entenderlos habitantes sobre el entorno, de lo cual se extra- por “barrio de origen informal”, aquel asentamientopola en la estructura dinámica: una ecología social, auto-producido por iniciativa de los habitantes sinuna ecología natural y una ecología subjetiva. Estos ningún control normativo o técnico, ni ajuste a laprocesos ecológicos condicionan a los habitantes normativa del desarrollo urbano en lo arquitectóni-en sus comportamientos de uso y en la forma de co y físico-espacial.apropiación del espacio y los llevan hacia el espacio Ahora bien, el resultado de esta producción depúblico de uso colectivo en los flujos individuales y hábitat tiene grandes deficiencias cualitativas yen grupo, tanto de permanencia como de recorri- funcionales, tanto en la vivienda como en el espa-do. Sin embargo, estos no se manifiestan de forma cio urbano y público, aunque cuenta con un valorlineal y gregaria, solo se perciben en procesos diná- agregado de participación a partir de la organiza-micos a través de flujos temporales no repetitivos ción comunitaria de sus habitantes para dicho fin.en la cotidianidad que, Alexander designa como: Esto le otorga un impulso vital a la dinámica de pro-“patrones de acontecimientos, que están goberna- ducción y consolidación del territorio y, a su vez,dos por las acciones humanas y no humanas que actualiza la noción de barrio de origen informal: seallí se repiten” (Alexander, 1981: 13). El territorio13  E l mobiliario del espacio público en los barrios de origen informal como medio de inclusión en la ciudad
  15. 15. habían mencionado las condiciones de vulnerabi- podrían señalar, primero, a las migraciones de po-lidad de los habitantes pero no se había señalado blación del campo a la ciudad por procesos de des-que este componente comunitario dota a la pobla- plazamiento forzado a causa de la violencia de losción de una suerte de creatividad en la producción actores armados y del narcotráfico, y segundo, ay apropiación. Creatividad que no solo surge de la dinámica económica informal de las familias delas necesidades, sino también de la solidaridad que bajos ingresos que impone barreras de entrada a lahace compartir los saberes populares. ciudad formal y exclusión en el acceso a la infraes- Estas dinámicas de construir y transformar las tructura de los servicios urbanos.tramas urbanas del territorio informal, cuya adap-tación es necesaria porque no hay otra opción, se 1.2 Política publica y espacio público enalejan de pensar en la ciudad formal desde una barrios de origen informallógica centro -periferia; cambia el paradigma y seajusta al de una ciudad descentralizada o policén- A partir del análisis anterior, se hace necesario eva-trica en procura de consolidar nuevas centralidades luar las acciones institucionales de los últimos diezterritoriales y sociales, acordes con los referentes de años, periodo tomado para esta investigación. Lasunos puntos cardinales marcados por diferencias directrices del orden internacional como la Decla-geográficas, sociales, culturales y económicas; así ración Universal de los Derechos Humanos por lacomo también, acordes con los diversos patrones de ONU, que pretenden mitigar o hacer desaparecer laapropiación y de transformación que los habitan- pobreza y marginalidad de la condición humana. Eltes aplican sobre la ciudad. Todo lo anterior, bajo enfoque se centra en atender a la población mun-el control de las disposiciones de lo institucional dial que se encuentra en estas condiciones, entreque conllevan negociaciones, dentro de las cuales otros, en los países en vía de desarrollo marcadosla ciudad informal ha tenido que adaptarse y ceder por la aparición de los asentamientos informales,ante el “derecho a la ciudad”, ya sea por la norma, precarios y marginados. Luego, con el Pacto Inter-por los procesos ambientales, por el desarrollo urba- nacional de los Derechos Económicos, Sociales yno, por la desigualdad de condiciones o por diversos Culturales, deciden formular programas y acciones,intereses, pero que siempre promueve el aumento entre los cuales cabe destacar el programa de la UN-de la segregación socio-espacial de esta población. Hábitat con Hábitat I (1976), Hábitat II (1996) y, La noción de hábitat urbano requiere precisar los más recientes, como el Foro Mundial Social yescalas de compresión en el espacio físico y en el Urban21, entre otros, para atender a la poblaciónespacio social. En lo físico tiene que ver con lo en condiciones de habitabilidad vulnerable.construido en el mundo real, es decir la vivienda, En este sentido los derechos y las acciones, con-la calle, el barrio, la localidad y la ciudad. En lo so- llevan dentro del concepto hábitat una evolución encial con la percepción que tienen los habitantes de su definición, comprensión y complejidad, es decir:lo ambiental, de su entorno físico y de la construc- derecho a un techo (casa), derecho a una viviendación mental que el individuo hace de su territorio adecuada (casa + entorno) y, de este, a un derechoy aplica para ello el espacio del comportamiento, a la ciudad. Este último, aún en la mesa de discusiónde la acción, del uso y de su necesidad: “(...) el co- como lo indica el informe titulado Estudio de concep-nocimiento, el comportamiento y las distinciones tualización para el mejoramiento integral de barrios enperceptivas se unen en la mente del individuo, pro- Bogotá, D.C., 1972-2006 (Torres et al., 2006).duciendo el esquema socio-espacial del barrio (...)Cuando hay congruencia socio-espacial hay barrio” “Derecho a la vivienda y derecho a la ciudad. El derecho a la vivienda, un derecho intrínseco al ciu-(Rapoport, 1978: 163). dadano, reconocido en el documento de Hábitat I Es así, que para entender las causas observables en Vancouver 1976 y en muchos documentos dedel establecimiento de los barrios de este tipo, se las Naciones Unidas, estaba ausente, sin embargo,14  E l mobiliario del espacio público en los barrios de origen informal como medio de inclusión en la ciudad
  16. 16. en el borrador de la Agenda de Hábitat que debía tipos de ámbitos. Por una parte el nacional en el cual discutirse en la tercera y última conferencia prepara- enumeran las leyes más importantes relacionadas con toria realizada en Nueva York en febrero. El debate, las políticas de hábitat y vivienda: la Ley 9 de 1989; enfrentando la oposición de Estados Unidos, Japón la Ley 3 de 1991 o Ley de Vivienda, mediante la cual y también Brasil, centró en el derecho a la vivien- se crea el Sistema Nacional de Vivienda de Interés da toda la atención de la Conferencia. En Estambul, Social, se establece el subsidio familiar de vivien- rectificado y ampliado en su concepción, subyace la da, y se reforma el Instituto de Crédito Territorial inquietud si el derecho a la vivienda logra además –ICT–; la Ley 99 de 1993 o Ley del Ambiente, por proyectar fehacientemente los necesarios puentes de la cual se creó el Ministerio del Medio Ambiente, se acuerdo a las necesidades de un mundo urbanizado. reordena el sector público encargado de la gestión y El derecho a la ciudad o al espacio público, por ejemplo. conservación del medio ambiente y los recursos na- Estos temas presentes en documentos y declaraciones turales renovables y se organiza el Sistema Nacional de ONG durante el proceso preparatorio, no estuvie- Ambiental –SINA–; la Ley 142 de 1994 o Ley de ron presentes en los debates oficiales de Hábitat II, ni los servicios públicos domiciliarios, por medio de la tampoco en sus papeles” (Torres et al., 2006: 127). cual se establece el régimen de los servicios públi- cos domiciliarios en Colombia; la Ley 152 de 1994 En Colombia, aunque hubo política pública2 con o Ley Orgánica del Plan de Desarrollo; la Ley 388programas que buscaban la erradicación de la po- de 1997 de Ley de Ordenamiento Territorial que yabreza y el mejoramiento de barrios que marcó una se ha venido indicando, que después de 9 años de su aprobación, no se tiene un balance real de sus logrosruptura más retórica que real. A partir de la Consti- y resultados en el propósito de la generación de unatución Política de 1991, con la reforma hacia un Es- noción más estratégica frente a los procesos referen-tado Social de Derecho, se hace el reconocimiento tes a la estructuración regional y territorial del país.legal y se crea un escenario de inclusión de la comu- Se ha manejado de manera localista y fragmentadanidad en la planeación participativa del territorio. lo que impide una visión de conjunto. Con la LeyAdicionalmente el cambio de concepción de la pro- 400 de 1997 se adoptan normas sobre Construccio-piedad, hacia aquella que establece que los bienes nes Sismo Resistentes en Colombia (...) En el ordende interés común priman sobre los bienes privados. local, referido al Distrito Capital se encuentran ele- La ciudad formal bajo la lógica de la racionalidad mentos y disposiciones legales que atañen al mejora-capitalista y el control de las economías globales, miento integral de barrios en el Estatuto Orgánico de Bogotá (1992), el Acuerdo 6 de 1990, el Decretoimpulsa la dinámica del ordenamiento y crecimien- 619 (2000), el Decreto 469 (2003) y el Decreto 190to urbano, a través de una política pública que lleva (2005). El Decreto 124 de 2002, por medio del cuala la ciudad a expandirse sobre las zonas periféricas se le asigna a la Caja de Vivienda Popular la coor-donde, en alguna de estas áreas periféricas, se en- dinación del Programa de Mejoramiento Integral decuentra localizada la ciudad informal. Este hecho Barrios. Así mismo, la creación de Metroviviendaha dado a la Administración de la ciudad, la opor- (1999)” (Torres et al., 2006: 66).tunidad de reconsiderar la noción de suelo urbanoy adecuarla para la agenda política que busca con- Los instrumentos mencionados facultan al De-trarrestar la pobreza urbana mediante tres ejes de partamento Administrativo de Planeación Distritalacción: la producción de vivienda, el mejoramien- para proyectar más suelo de expansión y buscar es-to barrial y la renovación urbana. Lo anterior, con trategias para vincular la ciudad con los territorios debase en una oferta de instrumentos tales como le- la región. Lo cual incluye, a la vez, las zonas urbanasyes, decretos, acuerdos y resoluciones, en diferentes periféricas, con lo que se busca ejercer sobre ellas unámbitos, desde lo territorial, lo ambiental, lo urbanoy sus diversas escalas, hasta la unidad de vivienda. 2 Una política pública se presenta bajo la forma de un programa de “Estas disposiciones legales para el Mejoramiento In- acción gubernamental en un sector de la sociedad o en un espacio tegral de Barrios se reconocen desde el año 1990 dos geográfico (Meny y Thoenig, 1989: 130).15  E l mobiliario del espacio público en los barrios de origen informal como medio de inclusión en la ciudad
  17. 17. mayor control económico y social. Además, integrar solidación del hábitat humano complejo y dinámi-la recuperación de la estructura ecológica principal co que poco a poco emergía. Es decir, se buscó node la ciudad al vincularla con la región, con el fin de mirar la ciudad como una sumatoria de casas y/ogarantizar su sostenibilidad y desarrollo futuro. barrios autónomos. En esta perspectiva es impor- El reconocimiento por parte del Estado de la tante analizar dos casos, uno internacional y otroconfiguración de los asentamientos humanos desde nacional, para tener una idea del contexto del pro-la informalidad, al menos desde lo normativo, ha grama PMIB en los distintos escenarios para llegarhecho que se de, en la práctica, la concertación de a su comprensión.acciones; en lo político, a través de los planes dedesarrollo de los diferentes gobiernos; en lo finan- Caso Favela-Barrio, Brasil. Este caso del panora-ciero, con la ayuda del crédito internacional y, des- ma internacional dio parámetros al programa PMIBde la normativa urbana, con una organización que para lo que sería su metodología y su gestión dadoestructure un modelo de ciudad como un territorio que fue una práctica exitosa de intervención paraintegrado y sostenible. los asentamientos informales. Debido al aprendizaje que los distintos actores sociales lograron, sirvió de base para ponerlo en marcha en otros contextos in-1.3 Programa de mejoramiento integral ternacionales. Al respecto, el informe Favela-Barriode barrios –pmib– ilustra sobre cómo fue el proceso de desarrollo y los1.3.1 Antecedentes elementos conceptuales logrados (ver anexo 1).El concepto de Mejoramiento Integral de Barrios El proceso para llevar una política pública urba-se trata en la década de los noventa en el abordaje na a un territorio marginal e informal logró la con-al problema de los asentamientos informales de la certación de los diversos actores sociales: Estado,política habitacional en los países del tercer mundo. sector privado, organizaciones no gubernamentales yPara el caso latinoamericano, esto se refleja en la for- sobre todo el nuevo agente de la población de las fa-ma de intervenir estos asentamientos, con el fin de velas beneficiadas, con el rol que vino a desempeñarmejorar las condiciones de vida de sus pobladores. su inclusión y su participación, lo que dio bases paraComo elementos que sirven de comparación con el abordar la forma de planear e integrar un modelo decaso de Bogotá y concretamente con la Localidad gestión e instrumentación de la ciudad. Ante todo sede Ciudad Bolívar están, desde la perspectiva am- abrió el debate al reconocer la diferencia físico socialplia del Banco Mundial y de los diversos gobiernos de la ciudad, donde su proceso de construcción de-nacionales, los de la Favela-Barrio en Brasil, Chile- bió ser concertado entre la hegemonía de un ordenBarrio en Chile, Promeba en Argentina, Programa dominante y la coexistencia de múltiples condicio-Hábitat en México, Programa Mi Barrio en Perú, nes socio-culturales y económicas.entre otros, y desde la perspectiva más próxima, en Las acciones que asumieron las administracio-el contexto nacional, está el programa Primed desa- nes locales, no fueron hechos aislados sino por elrrollado en la ciudad de Medellín. contrario vinieron acompañadas de políticas de un Como resultado de un recorrido por la ciudad orden superior, tanto nacional como internacional.latinoamericana, a partir de sus condiciones físico- En este sentido, el cuadro 1 provee una síntesis deespaciales de consolidación, se destacó la marcada la política habitacional en Latinoamérica desdediferencia socio-económica entre los diferentes gru- 1950 hasta la aparición del PMIB.pos sociales que la conforman lo que se reflejaronen los contrastes y fragmentación que la caracte-rizó. Razones, éstas, que obligaron a tomar medi-das de control en su planeación urbana, con unamirada integral de inclusión, para entender la con-16  E l mobiliario del espacio público en los barrios de origen informal como medio de inclusión en la ciudad
  18. 18. Cuadro 1. Periodos históricos de la política habitacional latinoamericana Décadas de los cincuenta Década de los setenta Década de los ochenta Década de los noventa y sesenta Primera generación de Segunda generación de Superposición de ambas Nueva generación de políticas: políticas: generaciones de políticas: políticas: Erradicación de Promoción de soluciones Construcción de conjuntos Propiciadas los asentamientos alternativas como habitacionales a escala y por organismos espontáneos, soluciones consolidación de acciones habitacionales internacionales de masivas “llave en mano” asentamientos informales, “alternativas” con mayor crédito y desarrollo realizadas por grandes lotes con servicios, participación de gobiernos en el marco de los empresas constructoras. vivienda evolutiva, etc. locales, organizaciones PAE orientados a Realizadas por ONG intermedias y de base. contrarrestar los con la participación de problemas físicos del pobladores. hábitat con un abordaje “integral” de la pobreza.Fuente: http://arq.unne.edu.ar/publicaciones/comunicaciones06/ponencias/mejoramientobarrial.pdf (s.f.) Colombia no estuvo ajena a esta dinámica de subnormales, mediante la institucionalización depolítica pública urbana. Para el contexto nacional un modelo de planeación y gestión que garantice lay teniendo como antecedentes las condiciones de continuidad de las acciones, la promoción de la par-violencia por las que ha pasado el país, fue preci- ticipación comunitaria, el mejoramiento de la in-samente Medellín, con sus territorios informales, fraestructura barrial y las viviendas, la legalizaciónel escenario seleccionado por el gobierno nacional de la tenencia del suelo y la mitigación del riesgopara aplicar el Programa de Mejoramiento Integral geológico”. Los logros de Primed se destacaron porde Barrios, propuesto a manera de experiencia pilo- lograr una alta ejecución de acciones simultáneasto que, luego, se replicó en otras ciudades del país. en un corto plazo: legalización de predios, cons- trucción de vías y senderos, construcción de equi-La propuesta de Primed3 en Medellín. Debido al pamiento comunitario, como plazoletas y puntos decrecimiento de la población, causada por la migra- encuentro, liceos, escuelas y centros de salud y elción del campo a la ciudad, por las olas de violencia mejoramiento de vivienda.que ha vivido nuestro país (partidista en los años Los dos casos expuestos –Favela-Barrio, en Bra-cincuenta, del narcotráfico en los ochenta y de sil, y Primed, en Medellín– definen el marco de ac-grupos armados en los años noventa), en la ciudad tuación de las intervenciones integrales:de Medellín surgieron asentamientos informalescon condiciones habitacionales precarias en las co- 1. Permiten potenciar las acciones comunitarias quemunas nororientales, zonas de difícil acceso y con tanto los territorios informales como sus barrios,pobre aprovisionamiento de servicios urbanos que 2. Cumplen con el propósito general de desarrollo,tuvieron el agravante de la creación de grupos de 3. Permiten generar las transformaciones físico-espa-seguridad privada insertados en guetos marginados. ciales de integración socio-espacial del asentamien-La administración de la ciudad, con el apoyo na- to, con la dinámica urbana de la ciudad formal.cional, tuvo que plantear una política pública ur-bana para abordar este problema, que se tradujo enel Programa Integral de Mejoramiento de Barrios 3 En la publicación Programa Integral de Mejoramiento de BarriosSubnormales, Primed (de intervención), cuyo ob- Subnormales –Primed–, Medellín, Antioquia, se ilustra el procesojetivo fue “Mejorar la calidad de vida en los barrios de desarrollo del programa (ver anexo 2).17  E l mobiliario del espacio público en los barrios de origen informal como medio de inclusión en la ciudad

×