Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Hora santa para enfermos final 13 enero 2013

10,444 views

Published on

Published in: Spiritual
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Hora santa para enfermos final 13 enero 2013

  1. 1. S “Anda y haz tu lo mismo” Hora Santa Jornada Mundial del Enfermo 20131.- Todos.- Canto…………2.- L.- Queridos hermanos, El tema del Mensaje de S.S.Benedicto XVI del pasado añopara la XX Jornada Mundial del Enfermo, «¡Levántate, vete; tu fe te ha salvado!», es unaprimicia también para este«Año de la fe», que comenzó el 11 de octubre de 2012, ocasiónpropicia y preciosa para redescubrir la fuerza y la belleza de la fe, para profundizar suscontenidos y para testimoniarla en la vida de cada día (cf. Carta ap. Porta fidei, 11 de octubrede 2011).Deseo animar a los enfermos y a los que sufren a encontrar siempre en la fe un ancla segura,alimentada por la escucha de la palabra de Dios, la oración personal y los sacramentos, a lavez que invito a los pastores a facilitar a los enfermos su celebración.Pidamos al Espíritu Santo que venga a nosotros, que nos una en su mismo Espíritu con todaslas personas que se unirán espiritualmente a esta Jornada Mundial del Enfermo. Hagamosjuntos la secuencia al Espíritu Santo.Todos.-(Secuencia al Espíritu Santo):1.-Ven, Dios Espíritu Santo, 6.- Eres pausa en el trabajo;Y envíanos desde el cielo Brisa en un clima de fuego;Tu Luz, para iluminarnos Consuelo en medio del llanto. 2.-Ven ya, padre de los pobres 7.-Ven Luz Santificadora,Luz que penetra en las almas, Y entra hasta el fondo del almaDador de todos los dones. De todos los que te adoran 3.-Sin tu Inspiración Divina 8.- Doblega nuestra soberbia,Los hombres nada podemos Calienta nuestra frialdad,Y el pecado nos domina. Endereza nuestras sendas. 4.-Lava nuestras inmundicias, 9.- Concede a aquellos que ponenFecunda nuestros desiertos En Ti su fe y confianza,Y cura nuestras heridas. Tus siete sagrados dones.Danos virtudes y méritos5.- Fuente de todo consueloDanos una buena muerteAmable huésped del alma, Y contigo el gozo eterno. AménPaz en las horas de duelo. 1
  2. 2. 3.- P.- En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.Todos.- Amén. P.- Que la gracia de Nuestro Señor Jesucristo, el Amor del Padre y la Comunión delEspíritu Santo estén con todos ustedes.Todos.- Y con tu Espíritu. P.- (Saludo personal) luego decir: En el Santuario Mariano de Altötting, en la ciudad de Baviera, Alemania se celebrarásolemnemente este año 2013, la XXI Jornada Mundial del Enfermo. Esta Jornada representapara todos los enfermos, agentes sanitarios, fieles cristianos y para todas las personas debuena voluntad, «un momento fuerte de oración, participación y ofrecimiento del sufrimientopara el bien de la Iglesia, así como de invitación a todos para que reconozcan en el rostro delhermano enfermo el santo rostro de Cristo que, sufriendo, muriendo y resucitando, realizó lasalvación de la humanidad» A propósito de esta Jornada Mundial del enfermo, el Papa Benedicto XVI, nos manda elsiguiente mensaje: “En esta ocasión, me siento especialmente cercano a cada uno devosotros, queridos enfermos, que, en los centros de salud y de asistencia, o también en casa,vivís un difícil momento de prueba a causa de la enfermedad y el sufrimiento. Que lleguen atodos las palabras llenas de aliento pronunciadas por los Padres del Concilio EcuménicoVaticano II: «No estáis… ni abandonados ni inútiles; sois los llamados por Cristo, su viva ytransparente imagen». Para acompañaros en la peregrinación espiritual que desde Lourdes, lugar ysímbolo de esperanza y gracia, nos conduce hacia el Santuario de Altötting, quisiera proponera vuestra consideración la figura emblemática del Buen Samaritano (cf. Lc 10,25-37). Laparábola evangélica narrada por san Lucas forma parte de una serie de imágenes ynarraciones extraídas de la vida cotidiana, con las que Jesús nos enseña el amor profundo deDios por todo ser humano, especialmente cuando experimenta la enfermedad y el dolor. N.- Queridos hermanos, la Palabra Divina ilumina la existencia humana y mueve a laconciencia a revisar en profundidad la propia vida. Demos la bienvenida a la Palabra de Dios,con la disposición de dejarnos iluminar y concientizar.4.- L.- PROCESIÓN CON LA PALABRA DE DIOS. Canto………….5.- P.- PROCLAMACIÒN DEL SANTO EVANGELIO SEGÙN SAN LUCAS: 10, 25-37. En aquel tiempo, se presentó ante Jesús un doctor de la ley para ponerlo aprueba y le pregunto: “Maestro, ¿qué debo hacer para conseguir la vida eterna?” Jesús le dijo:“¿Qué es lo que está escrito en la ley? ¿Qué lees en ella?”. El doctor de la ley contestó:“Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y contodo tu ser, y a tu prójimo como a ti mismo”. Jesús le dijo: “Has contestado bien; si haces eso,vivirás”. El doctor de la ley, para justificarse, le pregunto a Jesús: “¿Y quién es miprójimo?”. Jesús le dijo: “Un hombre que bajaba por el camino de Jerusalén a Jericó, cayó enmanos de unos ladrones, los cuales lo robaron, lo hirieron y lo dejaron medio muerto. Sucedió 2
  3. 3. que por el mismo camino bajaba un sacerdote, el cual lo vio y pasó de largo. De igual modo,un levita que pasó por ahí, lo vio y siguió adelante. Pero un samaritano que iba de viaje, alverlo, se compadeció de él, se le acercó, ungió sus heridas con aceite y vino y se las vendó;luego lo puso sobre su cabalgadura, lo llevó a un mesón y cuidó de él. Al día siguiente sacódos denarios, se los dio al dueño del mesón y le dijo: “Cuida de él y lo que gastes de más, telo pagaré a mi regreso”. ¿Cuál de estos tres te parece que se portó como prójimo del hombre que fueasaltado por los ladrones?”. El doctor de la ley le respondió: “El que tuvo compasión de él”.Entonces Jesús le dijo: “Anda y haz tú lo mismo”. Palabra del Señor.Todos.- Gloria a Ti, Señor Jesús.N.-Con las palabras finales de la parábola del Buen Samaritano, «Anda y haz tú lo mismo» elSeñor nos señala cuál es la actitud que todo discípulo suyo ha de tener hacia los demás,especialmente a los que están necesitados de atención. Se trata por tanto de extraer del amorinfinito de Dios, a través de una intensa relación con Él en la oración, la fuerza para vivir cadadía como el Buen Samaritano, con una atención concreta hacia quien está herido en el cuerpoy el espíritu, hacia quien pide ayuda, aunque sea un desconocido y no tenga recursos. Esto no sólo vale para los agentes pastorales y sanitarios, sino para todos, tambiénpara el mismo enfermo, que puede vivir su propia condición en una perspectiva de fe: «Lo quecura al hombre no es esquivar el sufrimiento y huir ante el dolor, sino la capacidad de aceptarla tribulación, madurar en ella y encontrar en ella un sentido mediante la unión con Cristo, queha sufrido con amor infinito» (Enc. Spesalvi. 37). Después de haber escuchado la Buena Nueva que nos trae el Evangelio y con lallegada de Jesús Sacramentado, estamos participando con en el resto del mundo, del gozo desu Presencia entre nosotros. Y esta venida permanente del Señor, pide constantemente de lacolaboración nuestra, como miembros de la Iglesia, sí, porque la Iglesia que es como la novia,la prometida que recibe a su Amado. Démosle la bienvenida como se merece. Con alegría,cantemos con amor.6.- P.- EXPOSICIÓN DEL SANTÌSIMO SACRAMENTO. Canto………..Cantemos al Amor de los amores…. P.- Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.Todos.- Al Santísimo y Divinísimo Sacramento. Padre Nuestro….Ave María…Gloria…. P.- Santísimo Sacramento, Amor del Eterno PadreTodos.- Alumbra mi entendimiento, para que mi alma se salve. Padre Nuestro….Ave María…Gloria…. P.- Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo te adoro profundamente através del Purísimo e Inmaculado Corazón de María. Padre Nuestro….Ave María…Gloria…. 3
  4. 4. L.- Señor,1.-Tú conoces mi vida y sabes mi dolor,4.-Ayúdame a sufrir con Amor,haz visto mis ojos llorar, hasta con alegría.mi rostro entristecerse, Si no es posible que pase este cáliz.mi cuerpo lleno de dolencias 5.-Te pido por todos los que sufren:y mi alma traspasada por la angustia. Por los enfermos como yo2.-Lo mismo que te pasó a tipor los pobres, los abandonados,cuando, camino de la cruz,los desvalidos, los que no tienentodos te abandonaroncariño ni comprensión y se sienten soloshazme comprender tus sufrimientos6.-Señor:y con ellos el Amor que Tú nos tienes.Sé que también el dolor lo permites3.-Y que yo también aprenda, Tú, para mayor bien de los que amamos.que uniendo mis dolores a Tus DoloresHaz que estas dolencias que me aquejan,tienen un valor redentor Me purifiquen, me hagan más humano,Me transformen y me acerque a Ti. AménP.- Padre Nuestro….Ave María….Gloria…….Canto………… P.- En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.Todos.- El Corazón Amoroso de Jesús Sacramentado. P.- Jesús Hostia VivaTodos.- Compártenos de tu Vida. L.- OH Jesús, presente sacramentalmente entre nosotros aumenta nuestra fe ydanos la gracia para cumplir tu voluntad., ¿Qué encontrarás en nuestra alma? Reconocemos que no hemos tenido el cuidadoque debemos tener con nuestro prójimo, hemos pasado de largo muchas veces ante elnecesitado. La indiferencia,la apatía, la pereza, el desánimo el egoísmo, cambia nuestra forma deactuar.Perdón y misericordia, ten piedad. Ya no queremos ser igual, renuévanos, OH Jesús,te compasión de nosotros. Ten piedad. P.- Padre Nuestro….Ave María…Gloria…. Canto…. Renuévame,Señor Jesús…… P.- OH Preciosísima Sangre, derramada en la flagelación de mi Señor.Todos.- Libramos del enemigo tentador. P.- Con la Sangre de tu Hijo, séllanos Divino Padre.Todos.- Para asegurar que nuestra alma se salve. L.- Oh Padre Celestial, reunidos en tu Santo Nombre como miembros de la Iglesia, tesuplicamos por las necesidades de tu pueblo santo. Te pedimos por las intenciones y 4
  5. 5. necesidades de S.S. el Papa Benedicto XVI, por nuestro Sr. Arzobispo Don Alfonso CortésContreras, por nuestro Arzobispo Emérito Don José Gpe. Martín Rábago, el Sr. Obispoauxiliar Juan Frausto Pallares, el Sr. Cura…., nuestro(s) Vicario(s) y por todos los sacerdotes,diáconos, religiosos, misioneros, seminaristas, laicos comprometidos y fieles en general. Te lopedimos, Señor, por María, Salud de los enfermos P. Oremos Unidos a María Santísima: en tus manos amorosas, queremos depositar atodos los enfermos y familiares de nuestra Arquidiócesis y a los que forman la Pastoral de laSalud, dales amor para tratarlos; fuerza para sostenerlos; esperanza ante la adversidad yconfianza en Ti, en medio del sufrimiento.Todos.- Te lo pedimos, Señor, por María, Salud de los enfermosP.La fe y la esperanza están siempre presentes en los que asisten a los enfermos. Aumentanuestra fe para comprometernos y ser perseverantes en nuestro apostolado.Todos.- Te lo pedimos, Señor, por María, Salud de los enfermos.P.-Pidamos por los médicos y enfermeras y voluntariado para que sea la caridad la que losguíe para ver en el enfermo el rostro de Cristo.Todos.- Te lo pedimos, Señor, por María, Salud de los enfermos. N.- INTENCIONES. En un momento de silencio, ofrezcámosle todas nuestrasintercesiones y peticiones personales…. P.- Padre Nuestro….Ave María…Gloria…. Canto….7.- P.- MEDITACION DE LA PALABRA DE DIOS. Mediante esta parábola Cristo quiso responder a la pregunta « ¿Y quién es miprójimo? ».Entre los tres personajes que viajaban a lo largo de la carretera de Jerusalén aJericó, donde estaba tendido en tierra medio muerto un hombre robado y herido por losladrones, precisamente el Samaritano demostró ser verdaderamente el « prójimo ». Esta parada no significa curiosidad, sino más bien disponibilidad, que « seconmueve » ante la desgracia del prójimo. Si Cristo, conocedor del interior del hombre,subraya esta conmoción, quiere decir que es importante nuestra actitud. Es necesario cultivaren sí mismo esta sensibilidad del corazón, que testimonia la compasión hacia el que sufre. Aveces es la única o principal manifestación de nuestro amor y de nuestra solidaridad. Estas se convierten en estímulo a la acción que tiende a ayudar al hombreherido.En ella pone todo su corazón y no ahorra ni siquiera medios materiales, destinando aesta causa todo el tiempo y las fuerzas que tienen a su disposición fuera de sus actividadescotidianas.(S.S. Juan Pablo II, carta apostólica: “El Sentido Cristiano del Sufrimiento humano”) Hoy en nuestra realidad hay muchos prójimos, tirados de diferentes formas encasas, hospitales, calles yse prolonga el mismo sufrimiento y dolor. Hemos perdido el sentido 5
  6. 6. de que mi prójimo es mi hermano, por eso pasamos de largo, sin detenernos, pues enocasiones buscamos nuestro beneficio más que el de los demás. Nuestra realidad es que se asalta a niños y se les roba su inocencia dejándolosheridos y enfermos en toda su integridad, a nuestros jóvenes con ideologías contrarias a lavida con falsas creencias, robando la libertad al manipular su voluntad, matrimonios noconscientes del sacramento, así hemos cooperado a tener una sociedad enferma. Hospitales saturados de enfermos, tirados, necesitando un samaritano que quiera bajarse desu comodidad, vendar las heridas sus heridas del alma que deja la sorpresa de unaenfermedad y dar el aceite del consuelo y el vino de la esperanza, y en ocasiones hasta elgasto material, al donar su tiempo y gastos de transporte. Casas con ancianos que teniendo muchos familiares no tienen a nadie, viven sussoledades y angustias que parecieran no tener fin. Calles con enfermos de adicciones abandonados y rechazados por diferentes causasy en ocasiones por sus propios familiares. Y seguimos por el camino viviendo los diferentes roles de todos y cada uno delos personajes de esta bella parábola, donde se debe resaltar cada día la imagen del BuenSamaritano, que hizo todo en beneficio del hombre al darnos una muestra más de amor ycomo amar y enseñándonos que cualquiera que sea mi prójimo es mi hermano. Un vivo ejemplo de amor al prójimo, son el Papa Juan Pablo II y la Madre Teresa deCalcuta. Ellos formaron a tantos y tantos fieles de la Iglesia. La Madre Teresa de Calcutarepetía con frecuencia: “nunca dejemos que alguien se acerque a nosotros sin que se vayamejor y más feliz, porque lo más importante no es lo que damos, sino el AMOR que ponemosal dar, encuentra tu tiempo para practicar la caridad, porque la caridad es la llave del paraíso”. El Año de la fe será también una buena oportunidad para intensificar el testimonio de lacaridad. San Pablo nos recuerda: «Ahora subsisten la fe, la esperanza y la caridad. Pero lamayor de ellas es la caridad» (1 Co 13, 13). Con palabras aún más fuertes —que siempreatañen a los cristianos—, el apóstol Santiago dice: « ¿De qué le sirve a uno, hermanos míos,decir que tiene fe, si no tiene obras? Si no se tienen obras, está muerta por dentro. Peroalguno dirá: “Tú tienes fe y yo tengo obras, muéstrame esa fe tuya sin las obras, y yo con misobras te mostraré la fe”» (St 2, 14-18). La fe sin la caridad no da fruto. La fe y el amor se necesitan mutuamente, de modo queuna permite a la otra seguir su camino. En efecto, muchos cristianos dedican sus vidas conamor a quien está solo, marginado o excluido, como el primero a quien hay que atender y elmás importante que socorrer, porque precisamente en él se refleja el rostro mismo de Cristo.Gracias a la fe podemos reconocer en quienes piden nuestro amor el rostro del Señorresucitado. «Cada vez que lo hicisteis con uno de estos, mis hermanos más pequeños,conmigo lo hicisteis» (Mt 25, 40).Estas palabras suyas son una advertencia que no se ha de olvidar, y una invitación perenne adevolver ese amor con el que él cuida de nosotros. Es la fe la que nos permite reconocer aCristo, y es su mismo amor el que impulsa a socorrerlo cada vez que se hace nuestro prójimoen el camino de la vida. 6
  7. 7. L.- Perdón, Señor, por los pecados que hemos cometido y por las virtudes que no hemospracticado. Perdón por la falta de caridad hacia nuestro prójimo.Padre celestial, desde la llaga del corazón de tu santísimo hijo, Jesucristo nuestro señor, teadoramos, te damos gracias, te pedimos perdón e imploramos tu divina misericordia para todala humanidad. Oh llaga latente y doliente del corazón de Jesús, ten misericordia de nosotros y delmundo entero. Canto……….8.- L.- Señor Jesús:Nos presentamos ante Ti sabiendo que nos llamas y que nos amastal como somos. "Tú tienes palabras de Vida Eterna y nosotros hemos creído y conocido que TúEres el Hijo de Dios" (Jn. 6,69). Nuestra esperanza se traduce en confianza, gozo de Pascua y caminoapresurado contigo hacia el Padre. Queremos sentir como Tú y valorar las cosas como las valoras Tú. Porque Túeres el centro, el principio y el fin de todo. Apoyados en esta ESPERANZA, queremos infundir en el mundo esta escala devalores evangélicos por la que Dios y sus dones salvíficos ocupan el primer lugar en elcorazón y en las actitudes de la vida concreta. Queremos AMAR COMO TÚ, que das la vida y te comunicas con todo lo queEres. Quisiéramos decir como San Pablo: "Mi vida es Cristo" (Flp. 1,21). Nuestra vida no tiene sentido sin Ti. CREYENDO, ESPERANDO Y AMANDO, TE ADORAMOS con una actitudsencilla de presencia, silencio y espera, que quiere ser también reparación, como respuesta atus palabras: "Quedaos aquí y velad conmigo" (Mt. 26,38). Tú superas la pobreza de nuestros pensamientos, sentimientos y palabras; poreso queremos aprender a adorar admirando el misterio, amándolo tal como es, y callando conun silencio de amigo y con una presencia de donación. El Espíritu Santo que has infundido en nuestros corazones nos ayuda a deciresos "gemidos inenarrables" (Rom. 8,26), que se traducen en actitud agradecida y sencilla, yen el gesto filial de quien ya se contenta con sola tu presencia, tu amor y tu palabra.Aprendiendo este más allá de la ADORACIÓN, estaremos en tu intimidad o "misterio". Entonces nuestra oración se convertirá en respeto hacia el "misterio" de cadahermano y de cada acontecimiento para insertarnos en nuestro ambiente familiar y social yconstruir la historia con este silencio activo y fecundo que nace de la contemplación. Gracias a Ti, nuestra capacidad de silencio y de adoración se convertirá encapacidad de AMAR y de SERVIR. Nos has dado a tu Madre como nuestra para que nos enseñe a meditar y adoraren el corazón. Ella, recibiendo la Palabra y poniéndola en práctica, se hizo la más perfectaMadre. Ayúdanos a ser tu Iglesia misionera, que sabe meditar adorando y amando tuPalabra, para transformarla en vida y comunicarla a todos los hermanos.Amén. N.- Creemos en Ti, Señor Jesús, pero aumenta nuestra fe. 7
  8. 8. Todos.- Creemos en Ti, Señor Jesús, pero aumenta nuestra fe. Canto……9.- P.- Señor Jesucristo, que para redimir a los hombres y sanar a los enfermos quisisteasumir nuestra condición humana, mira con piedad a nuestros hermanos enfermos, y quenecesitan ser curados en el cuerpo y en el espíritu. Reconfórtalos con tu poder para quelevanten su ánimo y puedan superar todos sus males; y, ya que has querido asociarlo a tuPasión redentora, haz que confíen en la eficacia del dolor para la salvación del mundo.Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén. N.- Señor Jesús, aquel a quien amas está enfermo. Tú lo puedes todo; te pidohumildemente que le devuelvas la salud. Pero, sin son otros tus designios, te pido leconcedas la gracia de sobrellevar cristianamente su enfermedad. En los caminos de Palestina tratabas a los enfermos con tal delicadeza quetodos venían a ti, dame esa misma dulzura, ese tacto que es tan difícil de tener cuando seestá sano. Que yo sepa dominar mi nerviosismo para no agobiarle, que sepa sacrificar unaparte de mis ocupaciones para acompañarles, si es su deseo.Yo estoy lleno de vida, Señor, y te doy gracias por ello. Pero haz que el sufrimiento de losdemás me santifique, formándome en la abnegación y en la caridad. Amén Canto………10.- P.- Escuchemos el mensaje final del Papa Benedicto XVI, para esta JornadaMundial del enfermo 2013: “Queridos hermanos y hermanas: “El Año de la fe que estamosviviendo constituye una ocasión propicia, para ser cada uno buen samaritano del otro, del queestá a nuestro lado.En este sentido, y para que nos sirvan de ejemplo y de estímulo, quisiera llamar la atenciónsobre algunas de las muchas figuras que en la historia de la Iglesia han ayudado a laspersonas enfermas a valorar el sufrimiento desde el punto de vista humano y espiritual. SantaTeresa del Niño Jesús supo vivir «en profunda unión a la Pasión de Jesús» la enfermedadque «la llevaría a la muerte en medio de grandes sufrimientos» El venerable Luigi Novarese,del que muchos conservan todavía hoy un vivo recuerdo, advirtió de manera particular en elejercicio de su ministerio la importancia de la oración por y con los enfermos y los que sufren,a los que acompañaba con frecuencia a los santuarios marianos, de modo especial a la grutade Lourdes. Movido por la caridad hacia el prójimo, Raúl Follereau dedicó su vida al cuidado de las personas afectadas por el morbo deHansen, hasta en los lugares más remotos del planeta, promoviendo entre otras cosas laJornada Mundial contra la lepra. La beata Teresa de Calcuta comenzaba siempre el díaencontrando a Jesús en la Eucaristía, saliendo después por las calles con el rosario en lamano para encontrar y servir al Señor presente en los que sufren, especialmente en los que«no son queridos, ni amados, ni atendidos». También santa Ana Schäffer de Mindelstettensupo unir de modo ejemplar sus propios sufrimientos a los de Cristo: «La habitación de laenferma se transformó en una celda conventual, y el sufrimiento en servicio misionero…Fortificada por la comunión cotidiana se convirtió en una intercesora infatigable en la oración,y un espejo del amor de Dios para muchas personas en búsqueda de consejo» En elevangelio destaca la figura de la Bienaventurada Virgen María, que siguió al Hijo sufrientehasta el supremo sacrifico en el Gólgota. No perdió nunca la esperanza en la victoria de Diossobre el mal, el dolor y la muerte, y supo acoger con el mismo abrazo de fe y amor al Hijo de 8
  9. 9. Dios nacido en la gruta de Belén y muerto en la cruz. Su firme confianza en la potencia divinase vio iluminada por la resurrección de Cristo, que ofrece esperanza a quien se encuentra enel sufrimiento y renueva la certeza de la cercanía y el consuelo del Señor. Quisiera por último dirigir una palabra de profundo reconocimiento y de ánimo a lasinstituciones sanitarias católicas y a la misma sociedad civil, a las diócesis, las comunidadescristianas, las asociaciones de agentes sanitarios y de voluntarios. Que en todos crezca laconciencia de que «en la aceptación amorosa y generosa de toda vida humana, sobre todo sies débil o enferma, la Iglesia vive hoy un momento fundamental de su misión» Confío esta XXI Jornada Mundial del Enfermo a la intercesión de la SantísimaVirgen María de las Gracias, venerada en Altötting, para que acompañe siempre a lahumanidad que sufre, en búsqueda de alivio y de firme esperanza, que ayude a todos los queparticipan en el apostolado de la misericordia a ser buenos samaritanos para sus hermanos yhermanas que padecen la enfermedad y el sufrimiento, a la vez que imparto de todo corazónla Bendición Apostólica.11.- P.- BENDICIÓN CON EL SANTÍSIMO SACRAMENTO. RESERVA DEL MISMO. Canto……… 9

×