Fuerza sanadora de jesús

355 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
355
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
37
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Fuerza sanadora de jesús

  1. 1. Fuerza sanadora de Jesús. Jesús no es un médico, especialista en enfermedades, dedicado a otorgar remedios, sino un sanador que, ofrece la salvación de Dios, hace brotar la salud de las personas y la sociedad. Por eso es importante aprender la calidad de relación sanadora que establece con las personas para promover en ellas un proceso de auténtica sanación. Las gentes buscaban a Jesús para que sanara a los enfermos. Según los Evangelistas, los enfermos no buscaban aplicarse un remedio indicado por Jesús, sino ponerse en contacto con su persona: “Todos los que sufrían algún tormento se le echaban encima para tocarlo” (Mc. 3,10). El evangelista San Marcos nos narra que Jesús utilizó la saliva como técnica curativa, pero lo importante no es el procedimiento sino Él mismo, la fuerza sanadora que irradia su persona. (Mc. 7,33). Jesús cura desde sí mismo, no desde unos remedios. Irradia salud desde lo más profundo de su ser. La palabra sanadora o el gesto de imposición de manos (Mc. 5,23) reproducen esa presencia sanadora de su persona. “La terapia que Jesús pone en marcha es su propia persona” nos dice H. Wolff. Los evangelistas hablan de “la fuerza sanadora” que salía de Jesús. “salía de él una fuerza que sanaba a todos” (Lc. 6,19) Debemos de entender esta energía sanadora de Jesús no como una fuerza mágica, sino como una fuerza sanadora que brota del Espíritu Santo que lo habita. Vive “ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo” (Hech. 10,38). Por eso sus manos son bendición de Dios, sus palabras espíritu y vida y en su acción sanadora se hace presente el Espíritu de Dios. Esta comunicación de salud desde la fuerza del Espíritu Santo no sustituye ni anula los esfuerzos humanos en la lucha contra la enfermedad. Lo que Jesús dejar ver es la fuerza sanadora que el ser humano puede transmitir a través de toda su actividad, su técnica y su trabajo cuando el Espíritu Santo reside en él. En lo fundamental de esta acción sanadora de Jesús encontramos siempre el amor. Los evangelistas expresan “Se le conmueven las entrañas” ante el sufrimiento de la gente (Mc. 1,41). No es posible sanar desde el egoísmo, el rechazo, el resentimiento o el miedo. La sanación que Jesús promueve se produce desde el amor y a través del amor. Está inspirada por la compasión, por una preocupación efectiva por el sufrimiento del enfermo y un deseo fuerte de liberarlo de él. En Jesús, sanar es una forma de amar. Este amor se manifiesta con la cercanía, la solicitud, el tacto cariñoso, la estimación del enfermo, el respeto a su persona y capacidad de sanación. Cuando Jesús se detiene ante los enfermos para perdonar, curar su mal, imponer las manos, devolverlos a la convivencia, les está mostrando de que nos dignos de ser amados. Esta sanación es siempre gratuita, y así la tendrán que regalar también sus discípulos (Mt. 10,8). Al auténtico sanador le basta con alegrarse con la salud que comunica. Así lo experimentó Jesús al ver a sus discípulos volver alegres después de haber expulsado demonios en su nombre: “yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a los sabios y entendidos, y se las has revelado a la gente sencilla” (Lc. 10,17-20. Hna. Lupita García Estrada,hpssc

×