Estudio hom dol

439 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Estudio hom dol

  1. 1. Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Estudio Especial: Homicidio Doloso Marzo de 2012
  2. 2. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA CONSIDERACIONES PARA EL USO LEGAL DE LA INFORMACIÓN EL PRESENTE DOCUMENTO FUE ELABORADO POR LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA Y SE CONSIDERA DE INTERÉS PÚBLICO PARA EL FORTALECIMIENTO DE LAS INSTITUCIONES DE SEGURIDAD PÚBLICA DE LOS TRES ÓRDENES DE GOBIERNO, RESPONSABLES DE LA PREVENCIÓN SOCIAL DE LA VIOLENCIA Y DE LA DELINCUENCIA EN SUS RESPECTIVOS ÁMBITOS DE COMPETENCIA, ASÍ COMO AL SERVICIO DE AQUELLAS ORGANIZACIONES DE LA SOCIEDAD CIVIL COMPROMETIDAS CON LA PREVENCIÓN. SU USO NO TIENE MÁS RESTRICCIONES O PROHIBICIÓN, QUE EL RECONOCIMIENTO DE LOS CRÉDITOS DE AUTORÍA INTELECTUAL, DE QUIENES PARTICIPARON EN EL CONTENIDO DEL PRESENTE DOCUMENTO. QUEDA PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL, POR CUALQUIER MEDIO, SIEMPRE Y CUANDO SE REALICE CON FINES DE LUCRO.
  3. 3. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA ÍNDICE Introducción 3 Objetivo General 4 Objetivos Específicos 4 1. Diagnóstico 1.1 Antecedentes 5 1.2 Homicidio doloso en el contexto internacional 7 1.3 Causas del homicidio doloso 10 1.4 Consecuencias del homicidio doloso 13 2. Análisis de fuentes estadísticas 14 2.1 Nota metodológica 14 2.1.1 Fuentes 2.1.2 Periodo de análisis 2008,2009 y 2010 2.2 Incidencia del homicidio doloso en México 15 2.2.1 Comparativo del total de delitos del fuero común y homicidio doloso a nivel nacional (2008-2010) 2.2.2 Incidencia nacional de homicidios dolosos 2.2.3 Incremento del homicidio doloso 2.2.4 Entidades con mayor tasa de homicidios dolosos por año 2.2.5 Entidades con menor tasa de homicidios dolosos por año 2.2.6 Cifra negra de homicidios dolosos por año (2008-2010) 3. Estrategias de prevención social del delito de homicidio doloso 24 3.1 Recomendaciones que pueden incidir en la Política Pública de Prevención 24 3.2 Recomendaciones generales 25 Referencias bibliográficas 27 Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 2
  4. 4. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA Introducción Las distintas manifestaciones de la violencia que se presentan en la sociedad actual ponen en evidencia la necesidad de identificar y enfrentar de manera integral, sostenible y estratégica, los factores que lesionan al tejido social. Un ejemplo puntual es el aumento, tanto cuantitativo como cualitativo, de los delitos de alto impacto, denominados así por la manera en que se ha usado la violencia de manera extrema para conseguir fines muy específicos, en su mayoría para obtener beneficios monetarios como en el caso del secuestro; resulta importante mencionar que existen otros delitos cuya motivación está dentro del terreno de lo subjetivo, como puede ser la venganza o la generación de un clima de inseguridad, como ha sucedido con los homicidios dolosos relacionados con el narcotráfico. Para Zepeda (2009) los delitos de alto impacto, a pesar de no mostrar una mayor incidencia, a comparación de delitos como el robo a transeúnte, sí generan una mayor preocupación en la ciudadanía. El secuestro, la violación, lesiones intencionales, robos violentos, “ ejecuciones” y homicidio doloso, lesionan gravemente a la sociedad, no sólo por el impacto macro social que el delito por sí mismo provoca (años de vida saludable perdidos, disminución de la población económicamente activa y ausencia de inversiones de capitales extranjeros a causa de un clima de inseguridad), sino porque justamente hablan de una pérdida de respeto a la vida humana que es uno de los bienes que cualquier sociedad debe de proteger. El homicidio doloso es un caso paradigmático pues pone en evidencia la capacidad destructiva del ser humano, ya que este delito en particular está sustentado en la intención premeditada del perpetrador para causar la muerte de la víctima; por tanto, es considerado uno de los delitos más graves por lo que está contemplado en todas las legislaciones ya que la vida es el bien tutelado de mayor jerarquía. Y aunque si bien el homicidio ha existido desde la consolidación del ser humano en sociedad, hoy en día se pueden observar formas cada vez más cruentas y tecnificadas para llevar a cabo estos delitos, además de que, como ya se mencionó, las motivaciones son diferentes. Dados los estragos y consecuencias que este delito tiene en numerosos ámbitos sociales, es fundamental tomar medidas de acción encaminadas a disminuir su incidencia. Una buena estrategia para lograrlo es la implementación de medidas preventivas, y aunque el homicidio doloso es un delito del fuero común y su tratamiento corresponde directamente a los Estados, a nivel Federal se le ha dado atención a través de la Secretaría de Seguridad Pública mediante la generación de un estudio especial sobre la situación del homicidio doloso en el país, y a partir de esta información, se emiten recomendaciones que van desde las relacionadas con el autocuidado para evitar la victimización, hasta las vinculadas con la prevención social del delito que están Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 3
  5. 5. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA encaminadas a tratar de incidir en los factores estructurales e individuales que propician la comisión de este grave problema. De esta manera, los objetivos que persigue el presente documento son los siguientes: Objetivo General: Analizar el impacto que genera en los distintos niveles sociales el homicidio doloso con el fin de generar estrategias de prevención que contribuyan a evitar la comisión de este delito. Objetivos Específicos: a) Establecer las posibles causas y orígenes del mismo; b) Determinar qué es el homicidio doloso desde el marco jurídico; c) Generar un análisis estadístico de la comisión del homicidio doloso en la República Mexicana; d) Proponer desde el ámbito de la Secretaría de Seguridad Pública estrategias y acciones a favor de la prevención social del delito. Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 4
  6. 6. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA I. Diagnóstico A continuación se ahondará en el tema del homicidio doloso, recurriendo a su definición, así como su tipificación en el código penal mexicano para poder situar el problema. Posteriormente se situará este fenómeno con base en indicadores internacionales y nacionales, para después hacer referencia a posibles explicaciones de este comportamiento delictivo y con base en esto (aunado al diagnóstico estadístico de la situación actual que guarda el problema en México), se emitirán las recomendaciones que pueden contribuir al fortalecimiento de los procesos de prevención social de este delito. 1.1 Antecedentes Homicidio doloso En el derecho moderno se define como “la privación antijurídica de la vida de un ser humano independientemente de su edad, sexo, raza o condición social”. El Código Penal Federal mexicano (Última reforma publicada DOF 30-11-2010), en su capítulo II, Artículo 302, lo define como “el que priva de la vida a otro”. Así, es posible establecer que el homicidio1 es una acción humana en donde es posible diferenciar dos implicados, por una parte – la persona que ocasiona el hecho (sujeto activo) y por la otra, el sujeto pasivo; es decir, la persona cuya muerte se consuma. Es necesario señalar que la ley considera ciertos elementos como atenuantes si se prueba que el homicidio se ha cometido en legítima defensa, para la prevención de un crimen mayor, por estado alterado de conciencia, por coacción o por falta de salud mental. Del mismo modo, se agrava si en el homicidio existen lazos familiares o sanguíneos, tortura, mutilación, violación o abuso sexual y en general si se actúa con dolo. Por tanto, de acuerdo al modo en que el homicidio se lleve a cabo, es posible encontrar diferentes designaciones. Entre las más comunes, se señalan al homicidio culposo y el doloso. El homicidio doloso implica el conocimiento y la intención de asesinar, (por ejemplo, los denominados ‘ajustes de cuentas’), por lo que estos elementos son fundamentales para determinar este tipo de delito. Así, las Naciones Unidas a través de la División de Estadística (United Nations Statistics Division UNSD- 2004) recomiendan a los países considerar la siguiente definición que se aplica a numerosos ordenamientos jurídicos: “Se entiende por ‘homicidio doloso’, al acto de ocasionar intencionalmente la muerte de otra persona, 1 Cabe mencionar que en la cotidianeidad, es posible relacionar al homicidio doloso con la figura del asesinato. Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 5
  7. 7. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA incluido el infanticidio”. De esta manera, el Código Penal Federal en su Título primero, capítulo I - Reglas generales sobre delitos y responsabilidad, Artículo 9º, establece que “Obra dolosamente el que, conociendo los elementos del tipo penal, o previendo como posible el resultado típico, quiere o acepta la realización del hecho descrito por la ley…” En este sentido, Miller (1981) en su definición apunta un elemento muy importante para poder entender la naturaleza de este delito, pues menciona que "El factor intencional o subjetivo del delito, lo constituye el dolo específico de causar la muerte a un semejante, quien es el objetivo y que tiene como consecuencia necesaria el acto jurídico de la destrucción de una vida”. De esta manera, se pueden reconocer dos fases dentro de la comisión de este delito, la fase subjetiva, en la cual se establece la motivación, deseo o interés de la persona para cometer el delito (intervienen las fases como la ideación y la planeación del acto criminal) y la fase objetiva, que se establece frente a la acción dolosa; es decir, en la consumación y materialización del acto. Para que el homicidio doloso se lleve a cabo, es necesario que exista el (los) sujeto(s) activo(s) o agente(s) (victimario) y el (los) pasivo(s) (víctima) sin importar cuales sean las características, peculiaridades o circunstancias de las personas involucradas (edad, sexo, estado civil, salud, etc.). El Homicidio Doloso se subdivide en: A) Homicidio Simple Doloso de Acción: “En este delito se requiere un acto humano, un movimiento corporal voluntario que sea idóneo y adecuado para causar lesiones singulares o múltiples que en conjunto produzcan la muerte por las alteraciones provocadas en el órgano u órganos dañados como consecuencia inmediata, complicaciones o carencia de elementos para evitar el deceso”. B) Homicidio Simple Doloso por Omisión: Por omisión simple: Podría darse si un individuo encontrando perdido o desamparado a un menor o a una persona por cualquier causa amenazada de un peligro, omitiese prestarle auxilio, pudiendo hacerlo sin riesgo personal o no diese aviso a la autoridad teniendo posibilidad de ello y la persona falleciera. Por Comisión por Omisión.- Estos delitos se caracterizan porque en ellos el sujeto activo se abstiene de realizar un acto que debió efectuar y que omite llevar a cabo con el fin de causar un daño jurídico y/o material; el ejemplo más utilizado en la doctrina es el de la madre que con el fin de causar la muerte a su hijo se abstiene de alimentarle. También se puede encontrar atributos que cualifican el delito agravándolo y estos son: alevosía, premeditación y ventaja (Código Penal Federal). a) Alevosía: Consiste en sorprender intencionalmente a alguien de improviso, o empleando asechanza u otro medio que no le dé lugar a defenderse ni evitar el mal que se le quiera hacer. Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 6
  8. 8. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA b) Premeditación: Hay premeditación siempre que el reo cause intencionalmente una lesión, después de haber reflexionado sobre el delito que va a cometer. c) Ventaja: En el artículo 316 se menciona que hay ventaja cuando: I. Cuando el delincuente es superior en fuerza física al ofendido y éste no se haya armado; II. Cuando es superior por las armas que emplea, por su mayor destreza en el manejo de ellas o por el número de los que lo acompañan; III. Cuando se vale de algún medio que debilita la defensa del ofendido, y IV. Cuando éste se haya inerme o caído y aquél armado o de pie. En cuanto a las sanciones dadas a este delito, el Código Penal Federal de México contempla que al responsable de cualquier homicidio simple intencional que no tenga prevista una sanción especial en el Código, se le impondrán de doce a veinticuatro años de prisión. Sin embargo, cuando el homicidio de este tipo sea cometido en una violación o robo por el sujeto activo, se le aplicará una pena de treinta a sesenta años de prisión (Artículo 320), esta pena también contempla cuando el homicidio se comete en casa-habitación, habiéndose penetrado en la misma de manera furtiva, con engaño o violencia, o sin permiso de la persona autorizada para darlo. Como se observa, la pena aumenta si el homicidio se cualifica con las características mencionadas en párrafos anteriores, ya que esto implica actuar con dolo. Cabe mencionar, que este es uno de los delitos que se encuentra contemplado en todos los códigos penales, porque es uno de los más antiguos que ha acompañado a la evolución del ser humano en sociedad; sin embargo, la forma de penalizarlo a través de la historia es lo que ha variado y esto ha dependido de los cambios económicos sociales y políticos de cada país. En este sentido, es importante hacer un breve análisis descriptivo sobre la forma en que se ha presentado el homicidio a nivel mundial para poder situar el problema en el contexto particular de nuestro país. 1.2 Homicidio doloso en el contexto internacional Los factores relacionados con este delito en los distintos países están relacionados directamente con las condiciones particulares de cada sociedad, por lo que hay países que su tasa de homicidio está vinculada a problemas de conflictos armados, piratería relacionada con el secuestro en el caso de las costas de Somalia, violencia intrafamiliar y homicidios relacionados con motivaciones “sentimentales”, entre otros factores causales. Naciones Unidas (2010) en su informe para el 12º Congreso de las Naciones Unidas sobre prevención del delito y justicia penal, reconoce que en el terreno del concentrado de datos estadísticos formales para conocer las tendencias a nivel mundial y por subregiones de este delito aún hace falta más esfuerzo para mejorar la calidad Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 7
  9. 9. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA de estos datos, con el objetivo de determinar no sólo la tendencia, sino también las características especiales sobre la forma en que se lleva a cabo el delito, por ejemplo información sobre víctimas o las principales causales. Datos de la United Nations Office on Drugs and Crime (UNDOC) quienes retoman datos de las instituciones de salud y policiales o de justicia penal, reportaron que para el año de 2004 en una estimación global se cometieron 490,000 homicidios. Ahora bien, de acuerdo a un estudio que toma datos del 2003 al 2008 (Mapa UNDOC), se indica que a nivel región, existen niveles de homicidio relativamente bajos para los países de Europa, Asia y América del Norte, en contra parte se encuentran las regiones de América del Sur, Centroamérica, el Caribe y África meridional con los niveles más altos. También se encontró que en los países de América Latina el homicidio doloso registró leves aumentos a lo largo del tiempo, lo que representa una situación preocupante. Mapa UNDOC Porcentaje de homicidio intencional por subregión Fuente: Mapa tomado de United Nations Office on Drugs and Crime (UNDOC) disponible en http://www.unodc.org Este mismo estudio arrojó que países como Belice, Guatemala, Honduras, Jamaica, Trinidad y Tobago y Venezuela han registrado aumentos importantes en los índices de homicidio en los últimos años y en algunos casos como en el de Honduras el índice se duplicó. Estas tendencias a la alza probablemente estén relacionadas principalmente por el tráfico de drogas y de armas. México de acuerdo a este estudio tiene un porcentaje de homicidio doloso en comparación a otras regiones de 6 a 10 por cien mil habitantes. Sin embargo, de acuerdo al índice de inseguridad ciudadana y violencia del Centro Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 8
  10. 10. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA de Análisis de Políticas Públicas posiciona al país en el lugar número 20 con menos del 40% de los homicidios per cápita de los diez países más violentos que aparecen en la lista que incluye su estudio para el año 2009. Homicidios intencionales por cien mil habitantes 70 60.9 59.5 60 52 51.8 50 38.8 40 36.5 30 22 20 14.36 14.2 8.6 8.1 10 5.2 5.2 2.8 2.5 1.7 1.4 1.4 0.5 0.4 0 Fuente: México evalúa. Centro de Análisis de Políticas Públicas con base en International statistics on crime and justice, HEUNI and UNODC, Sistema Nacional de Seguridad Pública, 2009, 2008, 2007 y 2006. Como se mencionó en un principio cada país tiene distintos factores que promueven la aparición así como el comportamiento de este delito, por lo que a continuación se presenta una descripción general de lo que se sucede en México para poder tener referentes que permitan el análisis posterior de las fuentes estadísticas a las que se recurrió para este estudio. 1.3 Causas del homicidio doloso Los análisis en la materia (enfoque epidemiológico) reconocen en la socio-génesis del delito y la violencia dos tipos de factores explicativos, a saber: a) los subjetivos o factores de riesgo y; Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 9
  11. 11. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA b) los objetivos o factores situaciones y de oportunidades. En las relaciones humanas y sociales no existen vinculaciones causa - efecto, no obstante, según este enfoque a mayor presencia de factores de riesgo y oportunidades, mayor es la probabilidad de ocurrencia de conductas violentas y homicidios en una sociedad. En esta inteligencia, la División de Desarrollo Social del Banco Interamericano de Desarrollo ha generado una clasificación de los factores de riesgo a partir del nivel sobre el que operan, es decir, a partir del contexto en el que ocurren y se originan. Estos están clasificados en: Individuales  Caracteres demográficos (por ejemplo, hombres jóvenes);  Biológicos;  Temprana exposición a la violencia ;  Nivel socio-económico y educativo;  Status laboral (accesibilidad y crecimiento en el mercado formal de trabajo);  Tendencias y abuso de alcohol y drogas, entre otros. Del hogar  Tamaño y densidad de la familia (hacinamiento);  Estructura del hogar, dinámica y roles (Disfuncionalidad, machismo, matriarcado, manejo de límites, uni- parentalidad);  Historia familiar de violencia, abuso, negligencia, abandono y carencias afectivas, sociales y económicas, entre otros. De la comunidad o sociedad  Accesibilidad al mercado de armas y drogas;  Violencia en los medios de comunicación;  Efectividad de las instituciones públicas y privadas de control social;  Normas culturales;  Tasa de delito;  Características del entorno urbano;  Oportunidades y espacios de recreación, esparcimiento y estimulación cultural, educativa y personal;  Grado de desigualdad, entre otros. Desde la disciplina psicológica se han desarrollado importantes avances para poder entender al individuo que perpetra el homicidio y con base en esto, actuar para disminuir los factores de riesgo de orden psicológico. Uno de los aportes es el desarrollo del perfil de personalidad de los homicidas, en donde se ha podido configurar que generalmente son individuos que tiene hábitos y normas sociales adaptadas a su medio ambiente el cual tiene Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 10
  12. 12. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA un componente generalizado, de violencia en cualquiera de sus modalidades; generalmente provienen de procesos de vida y desarrollo difíciles, con grandes carencias tanto afectivas como económicas y sociales y por ende, han sido víctimas de privaciones, abusos o limitaciones físicas, educativas, culturales y psicológicas. En los homicidas además de estas características de personalidad, existe una disposición a realizar la conducta delictiva debido probablemente a rasgos sociopáticos, poca capacidad de auto-control y auto-regulación del impulso agresivo. En la personalidad del que comete homicidio doloso por lo general pueden encontrarse los siguientes rasgos de personalidad:  Tendencia a mentir en forma sistemática y consciente.  Ausencia de sentimientos de culpa y/o remordimiento ante la comisión de faltas, transgresiones o incumplimiento de normas y reglas.  Incapacidad para asumir la responsabilidad de los propios actos, generalmente tienden a culpar a terceras personas y/o a sus circunstancias de vida.  Afectos y emociones superficiales.  Baja tolerancia a la frustración.  Gran necesidad de estimulación sensorial y fisiológica que por lo general está relacionada con uso y abuso de sustancias adictivas (alcohol, drogas).  Impulsividad y pobreza de auto-control.  Necesidad de satisfacción inmediata. En cuanto a las dificultad en el establecimiento y manejo de vínculos emocionales Kernberg (1989), Gacono y Meloy (1992) señalan que “estas características se establecen en etapas tempranas del desarrollo de la personalidad debido a un falla en el apego y efectividad en la relación madre-hijo, resultando así la conducta violenta y agresiva una protesta iracunda cuando las circunstancias externas frustran los deseos o necesidades del individuo. Es por ello que Mata (2001) identifica a la agresión como reacción secundaria ante la frustración de necesidades básicas de relación, esto coincide con la historia de estos sujetos pertenecientes por lo general a un núcleo familiar poco estructurado e inestable, con experiencias y vivencias de maltrato infantil, padres con historia de consumo de alcohol y sustancias psicotrópicas, conductas de maltrato y abuso físico, psicológico y en ocasiones sexual; así como con tendencias a las conductas delictivas. También se han encontrado que en los primeros años de vida de los homicidas se hace frecuente la existencia de:  Desórdenes de conducta tales como hiperactividad, impulsividad, déficit de atención y conductas Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 11
  13. 13. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA agresivas.  Incursión en conductas delictivas desde edades tempranas –robo, incursión en bandas, pandillerismo-  Consumo de drogas y alcohol.  Falta de empatía e incapacidad para comprender los sentimientos de los demás.  Tendencias al bullying y/o al abuso de personas que consideran “inferiores” o en desventaja.  Falta de adecuación y adaptación a las normas sociales.  Tendencias depresivas que en ocasiones conducen a ideaciones o intentos de suicidio.  Problemas escolares desde el inicio del proceso de escolarización los cuales se manifiestan en falta de atención y concentración, problemas de memoria y razonamiento así como desmotivación para el aprendizaje.  Pensamiento tajante, inflexible y concreto.  Problemas de baja auto-estima y pobreza en el auto-concepto. Por otra parte, se ha sugerido que en los rasgos sociopaticos que conducen a la comisión de un homicidio doloso, además de estar comprometida la estructura de personalidad, también están alteradas las funciones cognitivas. Se ha señalado que existe una relación entre la corteza frontal y los comportamientos sociopaticos que conducen al homicidio. El hipotálamo que al ser el principal encargado de regular las funciones neuroendocrinas vinculadas con la agresión, se encuentra comprometido ya que se ha logrado establecer la relación directa entre la conducta agresiva y la disminución de ciertos neurotransmisores que participan en la inhibición de las mismas. Dentro de tales neuro-transmisores se encuentran - serotonina, dopamina y noradrenalina (Raine, 2001). Todas las circunstancias pre-delictivas, el hecho, el lugar, la relación con la víctima componen una circunstancia especial para cometer el delito ya que le permiten preparar la descarga agresiva que a veces es tan intensa que puede ser depositada hacia cualquier persona. Sin embargo, es importante tomar en cuenta que la adquisición de pautas de comportamientos agresivos resultan de complejas interacciones entre factores genéticos, individuales y sociales. Sobre este último factor es importante anotar que la crisis estructural de una sociedad agudiza las contradicciones que en ella se manifiestan al resaltar la desigualdad de oportunidades, de acceso a los servicios, así como la distribución desigual de la riqueza. En este contexto, en la medida que aumenta la crisis social, hay una mayor predisposición al aumento de las conductas violentas y la comisión de delitos de alto impacto. 1.5 Consecuencias del homicidio doloso El impacto que genera la comisión del homicidio doloso se manifiesta en numerosas esferas sociales y cada una tiene que tener una forma de atención especializada. A nivel individual, las consecuencias se pueden observar Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 12
  14. 14. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA principalmente en el entorno de la víctima del homicidio; es decir, todo el grupo familiar. El daño y las secuelas están relacionados a la gravedad del delito, las dimensiones de la violencia sufrida, el contexto en el que se encontró el cuerpo de la víctima, pero también y fundamentalmente al rol y función de la víctima en el grupo familiar. La familia, de la misma manera que la víctima, sentirá miedo, angustia, temor a la repetición de la violencia, se identificará con la víctima o en otras reacciones rechazará a la víctima, la culpará por lo sucedido, negará el hecho o intentará un comportamiento de venganza, de aislamiento, de auto reproche y con el tiempo, tendrá que llevar a cabo el proceso emocional de la pérdida y el duelo que esto conlleva. Además del sufrimiento y el daño causado a la familia de la víctima, el hecho también afecta a los integrantes del grupo familiar del victimario porque los recursos familiares, emocionales, sociales y económicos en ambos casos reciben un impacto directo por las implicaciones morales, sociales y humanas relacionadas a este. A nivel social, la comisión de este delito genera un clima de inseguridad producto de la constante exposición a la violencia. Percibir un clima de inseguridad constante provoca procesos emocionales tales como exceso de estrés, depresión, angustia, problemáticas familiares – falta de recursos, violencia intrafamiliar, hacinamiento - pero también la reproducción de la violencia social, resultando en que las nuevas generaciones se vean inmersas en formas de relación violenta, manifestándose en el perfil de los victimarios de edades muy tempranas, por ejemplo los jóvenes sicarios. Dadas todas las implicaciones y consecuencias de este delito es fundamental perfilar su incidencia para poder diseñar recomendaciones eficaces para su prevención. A continuación se presenta un análisis de algunas de las fuentes estadísticas disponibles (principalmente las que cuentan con un reconocimiento oficial) para determinar los estados de la República con mayor incidencia, la tendencia del delito en un determinado período de tiempo, así como algunas de las características de las víctimas y de los perpetradores, todo esto bajo un contexto socio- económico particular por el que está atravesando el país. II. Análisis de fuentes estadísticas 2.1 Nota metodológica El procedimiento que se llevó a cabo para realizar este estudio especial, está basado en un análisis descriptivo sobre distintas fuentes que hacen referencia a la comisión del homicidio doloso a nivel nacional, además de realizarse un desglose por entidad Federativa. Las principales temáticas que se tocan en el estudios son: 1) tasa incidencia del homicidio doloso a nivel nacional, 2) tasa de incidencia delictiva por estado, 3) cifra negra, 4) homicidios dolosos de mujeres y 5) homicidios dolosos relacionados con el tema de narcotráfico. Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 13
  15. 15. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA Para poder conocer esta información se recurrió a diferentes fuentes que a continuación se enuncian: 2.1.1 Fuentes  Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), que son principalmente las denuncias presentadas ante agencias del Ministerio Público. Cabe mencionar, que los datos tomados para el año de 2010 son las cifras preliminares a la fecha del 18 de enero de 2011.  Consejo Nacional de Población (CONAPO)  Base de datos de homicidios dolosos presuntamente relacionados con la delincuencia organizada del Gobierno Federal.  Cifras sobre homicidios dolosos de Organizaciones de la Sociedad Civil. 2.1.2 Periodo de Análisis El periodo de análisis que comprende el estudio corresponde a los años de 2008, 2009 y 2010, pues dan un panorama más actual de lo que sucede en materia de incidencia delictiva, además de que se obtuvieron datos más consistentes en estos años. Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 14
  16. 16. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA 2.1.2 Incidencia del homicidio doloso en México De acuerdo a las averiguaciones previas iniciadas que constituyen la base de información del Sistema Nacional de Seguridad Pública, se observa que el delito de homicidio doloso registra una baja proporción en comparación con el de el robo en todas sus modalidades, por ejemplo para el año 2008 representó 0.81% del total de los delitos a nivel nacional. Como se observa en las gráfica 2, en el 2009 registró nuevamente un 0.97% incrementándose en el 2010 con el 1.20% respecto al total de delitos cometidos durante ese año. Gráfico 1. Porcentaje del homicidio doloso 2008, 2009 y 2010 respecto del total de delitos a nivel nacional 1.20% 1.20% 0.97% 0.81% 1.00% 0.80% 0.60% 0.40% 0.20% 0.00% 2008 2009 2010 Fuente: Sistema Nacional de Seguridad Pública Aunque la incidencia del homicidio doloso no es comparable con el resto de delitos, en especial el robo en todas sus modalidades, en los últimos tres años ha registrado un aumento tanto cuantitativo como cualitativo. En la gráfica 2 se observa que a partir del año 2001 los homicidios dolosos denunciados registraron una baja, manifestando un leve despunte en año 2006. El año 2007 fue en el que se registraron menos delitos de este tipo, pero a partir de este año el delito comenzó a subir hasta tener un repunte drástico en el año pasado en donde se registraron 20,200 homicidios dolosos. Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 15
  17. 17. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA Gráfica 2. Incidencia nacional de homicidios dolosos 2001-2010 25,000 20,000 15,000 10,000 5,000 0 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 homicidios dolosos 13,855 13,144 12,676 11,658 11,255 11,775 10,249 13,193 16,117 20,200 Fuente: Sistema Nacional de Seguridad Pública Porcentaje de incremento del homicidio doloso de 2008-2009 Al retomar las cifras a partir del año 2008 (que es el periodo de análisis que 2008 2009 2010 corresponde el estudio) y si Frecuencia 13,193 16,117 19,364 se realiza un comparativo % de incremento 22.16% 20.14% entre el incremento % de incremento acumulado 31.86% porcentual registrado por año, se puede distinguir que Fuente: Sistema Nacional de Seguridad Pública de 2008 a 2009 hubo un aumento de más del 20%. De 2009 a 2010 el aumento fue un poco menor al registrado en años anteriores. Al ser un delito que tiene graves consecuencias en distintos ámbitos sociales, el hecho de que se haya registrado un porcentaje de aumento acumulado del 31.86% en estos últimos tres años (la diferencia entre la frecuencia de casos denunciados en 2008 y 2010 fue de 6, 171). Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 16
  18. 18. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA Ahora bien, al realizar el análisis de la incidencia del homicidio por Estado, para el año 2008 (tabla 1) se encuentra lo siguiente: Se observa que los estados que registraron mayor incidencia por cada 100 mil habitantes fueron Chihuahua, Sinaloa, Guerrero, Durango y Baja California, pero el caso más preocupante resulta Chihuahua con el 60.42%. Tabla1. Homicidio doloso por cada 100 mil habitantes por entidad federativa para el año 2008 FRECUENC DELITO X IA TOTAL POBLACIÓN CADA 100 MIL Tabla 1.1 Estados con más homicidios HOMDOL HAB 2008 dolosos x cien mil hab. 2008 Aguascalientes 63 1,124,288 5.60 Baja California 853 3,079,363 27.70 FRECUENC DELITO X 28 551,525 5.08 IA TOTAL Baja California Sur CADA 100 MIL HOMDOL POBLACIÓN 45 786,753 5.72 HAB Campeche 2008 Coahuila 179 2,601,884 6.88 Chihuahua 2,030 3,359,934 60.42 33 593,224 5.56 Sinaloa 1,156 2,648,330 43.65 Colima 2,030 3,359,934 60.42 Guerrero 951 3,145,656 30.23 Chihuahua Distrito Federal 713 8,836,045 8.07 Durango 430 1,544,614 27.84 Durango 430 1,544,614 27.84 Baja California 853 3,079,363 27.70 Guanajuato 257 5,020,800 5.12 Guerrero 951 3,145,656 30.23 Hidalgo 139 2,409,162 5.77 Jalisco 462 6,960,799 6.64 México 1,261 14,638,436 8.61 Michoacán 565 3,977,964 14.20 Tabla 1.2 Estados con menos homicidios Morelos 135 1,661,813 8.12 Nayarit 147 966,996 15.20 dolosos x cien mil hab. 2008 Nuevo León 263 4,393,095 5.99 Oaxaca 733 3,552,300 20.63 FRECUENC Puebla 429 5,595,760 7.67 DELITO X IA TOTAL CADA 100 MIL Querétaro 58 1,690,042 3.43 HOMDOL POBLACIÓN HAB Quintana Roo 192 1,267,087 15.15 2008 San Luis Potosí 218 2,473,678 8.81 Chihuahua 2,030 3,359,934 60.42 Sinaloa 1,156 2,648,330 43.65 Sinaloa 1,156 2,648,330 43.65 Sonora 393 2,487,608 15.80 Guerrero 951 3,145,656 30.23 Tabasco 148 2,039,979 7.25 Tamaulipas 308 3,154,947 9.76 Durango 430 1,544,614 27.84 Tlaxcala 42 1,119,819 3.75 Baja California 853 3,079,363 27.70 Veracruz 477 7,261,119 6.57 Yucatán 47 1,898,086 2.48 Zacatecas 74 1,381,399 5.36 Fuente: Sistema Nacional de Seguridad Pública Nacional 13,193 106,682,518 Este porcentaje puede ser explicado por el actual clima de violencia que se suscita en algunos de los municipios de este estado, como ejemplo puntual está Ciudad Juárez en donde la descomposición social producto de una sinnúmero de factores de orden económico, político y social, ha provocado altos niveles de violencia representada día con día en homicidios relacionados con el narcotráfico - lo que hoy en día se ha denominando “ejecuciones” - y en otra problemática latente: los llamados feminicidios o asesinatos de mujeres. Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 17
  19. 19. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA Al respecto, es importante mencionar que no se cuenta con una base estadística consistente para poder hacer mención respecto de las víctimas de homicidio. Existen algunas Organizaciones de la Sociedad Civil que se han dedicado a hacer un recuento de los asesinatos hacia mujeres, por ser uno de los fenómenos que por lo menos en quince años ha representado una preocupación para la sociedad nacional e internacional, principalmente por el abuso de poder sobre la condición de género. Sin embargo, los datos que proporcionan las OSCs tampoco son exhaustivos, pero pueden proporcionar aspectos importantes sobre las victimizaciones. En la siguiente gráfica (3) se muestran los homicidios dolosos perpetrados contra mujeres en el primer semestre del año 2009, resalta el Estado de México como la entidad en donde se cometen más asesinatos de mujeres, seguido de Chihuahua en donde el fenómeno del homicidio basado en la condición de género comenzó a llamar la atención a la sociedad. Gráfica 3. Homicidios dolosos de mujeres Enero-junio 2009 Región Sur Yucatán 0.22% Tabasco 4.36% Región Centro Bajío Tlaxcala 0.44% Jalisco 5.66% Hidalgo 3.05% Guanajuato 3.49% Edo.de México 19.39% Distrito Federal 10.02% Aguascalientes 1.74% Región Norte Tamaulipas 6.32% Sonora 6.75% Sinaloa 6.54% Nuevo León 3.05% Coahuila 3.70% Chihuahua 15.47% Baja California 9.80% 0% 2% 4% 6% 8% 10% 12% 14% 16% 18% 20% Fuente: Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, Reporte Semestral Enero a Junio de 2009. La violencia feminicida no puede verse ni entenderse de manera aislada, es decir, sin tener en cuenta el contexto social en donde ocurre, las circunstancias que la rodean, y los factores que están detrás de su condición social de vulnerabilidad, por lo que es importante resaltar que en los estados recae la responsabilidad de generar políticas que favorezcan el conocimiento y atención del problema en toda su dimensión. Continuando con la incidencia delictiva de los estados, se tiene que en contra parte, los estados que presentan menos homicidios son: Yucatán, Querétaro, Tlaxcala, Baja California Sur y Guanajuato. Es importante anotar que el reconocimiento de estos estados como los de menor incidencia servirá para analizar posteriormente sobre Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 18
  20. 20. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA las características socioeconómicas y demográficas que poseen y que probablemente están participando en mantener un bajo índice de perpetración del homicidio. Durante el año de 2009 (tabla 2), que como ya se mencionó se registró un aumento de este delito, se encontró que los estados con mayor incidencia por cien mil habitantes fueron una vez más Chihuahua en primer lugar, Durango que aumenta su incidencia y se coloca en el segundo lugar (mientras que en el 2008 estaba ubicado en cuarto), Sinaloa, Guerrero y Baja California. Tabla 2. Homicidio doloso por cada 100 mil habitantes por entidad federativa para el año 2009 FRECUENCIA POBLACIÓN DELITO X CADA HOMDOL TOTAL 100 MIL HAB Tabla 2.1 Estados con más homicidios 2009 Aguascalientes 66 1,141,946 5.78 dolosos x cien mil hab. 2009 Baja California 749 3,165,776 23.66 Baja California Sur 31 565,400 5.48 FRECUENC Campeche 41 795,982 5.15 IA POBLACIÓN DELITO X CADA Coahuila 240 2,628,942 9.13 HOMDOL TOTAL 100 MIL HAB Colima 52 600,924 8.65 2009 Chiapas 499 4,507,177 11.07 Chihuahua 3,156 3,391,617 93.05 Chihuahua 3,156 3,391,617 93.05 Durango 930 1,550,417 59.98 Distrito Federal 747 8,841,916 8.45 Sinaloa 1,251 2,652,451 47.16 Durango 930 1,550,417 59.98 Guerrero 1,431 3,140,529 45.57 Guanajuato 414 5,044,735 8.21 Baja California 749 3,165,776 23.66 Guerrero 1,431 3,140,529 45.57 Hidalgo 137 2,421,606 5.66 Jalisco 570 7,016,595 8.12 Tabla 2.2 Estados con menos homicidios México 1,345 14,837,208 9.07 Michoacán 728 3,964,009 18.37 dolosos x cien mil hab. 2009 Morelos 317 1,674,795 18.93 Nayarit 148 969,540 15.26 FRECUENC Nuevo León 267 4,448,068 6.00 IA POBLACIÓN DELITO X CADA Oaxaca 752 3,550,788 21.18 HOMDOL TOTAL 100 MIL HAB Puebla 414 5,651,371 7.33 2009 90 1,720,556 5.23 Yucatán 33 1,921,959 1.72 Querétaro 177 1,314,062 13.47 Tlaxcala 48 1,134,844 4.23 Quintana Roo 158 2,484,949 6.36 Veracruz 347 7,278,690 4.77 San Luis Potosí 1,251 2,652,451 47.16 Campeche 41 795,982 5.15 Sinaloa 498 2,510,562 19.84 Querétaro 90 1,720,556 5.23 Sonora Tabasco 117 2,050,514 5.71 Tamaulipas 288 3,193,017 9.02 Tlaxcala 48 1,134,844 4.23 Veracruz 347 7,278,690 4.77 Yucatán 33 1,921,959 1.72 Zacatecas 76 1,379,752 5.51 Nacional 16,117 107,550,697 Fuente: Sistema Nacional de Seguridad Pública En la tabla 2.2 se aprecia que los estados que tienen menos problemas con estos delitos. Nuevamente Yucatán aparece con una incidencia menor y se incorpora el estado de Veracruz en el tercer lugar y con una reducción de su incidencia de casi 2% en comparación con el año 2008. Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 19
  21. 21. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA Los datos más actuales y que corresponden al 2010 ponen de manifiesto que Chihuahua sigue repuntando en la comisión de estos delitos con una tasa de 102% seguido de Sinaloa que vuelve a ubicarse en el segundo lugar y posteriormente se posicionó Durango y Guerrero. Nayarit registró un aumento importante, pues en 2009 tenía una tasa de 15.26% la cual incrementó a 37.86%. Tabla 3. Homicidio doloso por cada 100 mil habitantes por entidad federativa para el año 2010 FRECUENCIA POBLACIÓN DELITO X CADA HOMDOL 2010 TOTAL 100 MIL HAB Tabla 3.1 Estados con más homicidios Aguascalientes 66 1,159,304 5.69 dolosos x cien mil hab. 2010 Baja California 810 3,252,690 24.90 Baja California Sur 44 579,189 7.60 FRECUENCIA DELITO X Campeche 59 805,182 7.33 POBLACIÓN HOMDOL CADA 100 Coahuila 361 2,655,187 13.60 TOTAL 2010 MIL HAB Colima 93 608,535 15.28 Chihuahua 3,514 3,422,047 102.69 Chiapas 471 4,553,358 10.34 Sinaloa 2,251 2,655,951 84.75 Chihuahua 3,514 3,422,047 102.69 Durango 1,025 1,555,688 65.89 Distrito Federal 811 8,846,752 9.17 Guerrero 1,500 3,134,433 47.86 Durango 1,025 1,555,688 65.89 Nayarit 368 971,913 37.86 Guanajuato 448 5,067,217 8.84 Guerrero 1,500 3,134,433 47.86 Hidalgo 134 2,433,563 5.51 Tabla 3.1 Estados con menos homicidios Jalisco 879 7,070,555 12.43 México 954 15,031,728 6.35 dolosos x cien mil hab. 2010 Michoacán 699 3,949,377 17.70 Morelos 559 1,687,396 33.13 FRECUENCIA DELITO X POBLACIÓN Nayarit 368 971,913 37.86 HOMDOL CADA 100 TOTAL Nuevo León 828 4,502,035 18.39 2010 MIL HAB Oaxaca 496 3,548,623 13.98 Yucatán 35 1,945,840 1.80 Puebla 379 5,705,519 6.64 Querétaro 58 1,750,965 3.31 Querétaro 58 1,750,965 3.31 Tlaxcala 48 1,149,653 4.18 Quintana Roo 285 1,361,821 20.93 Veracruz 382 7,294,895 5.24 San Luis Potosí 257 2,495,513 10.30 Hidalgo 134 2,433,563 5.51 Sinaloa 2,251 2,655,951 84.75 Sonora 654 2,532,639 25.82 Tabasco 139 2,060,628 6.75 Tamaulipas 666 3,230,307 20.62 Tlaxcala 48 1,149,653 4.18 Veracruz 382 7,294,895 5.24 Yucatán 35 1,945,840 1.80 Zacatecas 91 1,377,708 6.61 Nacional 19,364 108,396,211 17.86 Fuente: Sistema Nacional de Seguridad Pública Dentro de las entidades que registran una tasa baja, llama la atención el caso de Campeche que durante el 2009 tuvo una tasa de 5.15%. También Veracruz resulta ser una entidad que llama la atención por ubicarse por lo menos en dos años consecutivos dentro de los cinco estados con menor número de homicidios respecto a su población total, dado que en últimas fechas se han presentado eventos relacionados con la violencia. Es importante anotar que dentro de las entidades con menor tasa se registra más variación en los porcentajes por Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 20
  22. 22. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA año, registrándose por lo general un aumento en la tasa de homicidios, a excepción de Yucatán, Querétaro que han logrado mantenerse en los 3 años revisados, dentro de los estados con menor índice de homicidios. Por otra parte, en los estados con alta incidencia delictiva es sumamente importante centrar la atención en Chihuahua, Sinaloa, Guerrero y Durango que permanecieron dentro los primeros cinco lugares durante los tres años que se tomaron para este estudio. Un primer análisis podría relacionar la violencia homicida con la problemática del narcotráfico, ya que estos estados han sido afectados por las guerras entre cárteles, ya sea por la producción o por el traslado de estupefacientes, por ende sería indispensable distinguir entre los homicidios relacionados con el narcotráfico y los que tienen otra motivación al momento de registrar y generar estadísticas de este delito. La base de datos de homicidios presuntamente relacionados con la delincuencia organizada realizada por el Gobierno Federal en conjunción con algunas organizaciones de la sociedad civil, muestra que para el año más reciente del que se tiene información que es el 2010, destacan principalmente estos cuatro estados señalados, repuntando como se observa en la gráfica 4., Chihuahua con 4,246 homicidios de este tipo. Este dato otorga una base para poder sustentar la hipótesis de los factores causales del delito en estos últimos años. Gráfica 4.Homicidios dolosos presuntamente relacionados con la delincuencia organizada “ejecuciones” 2010 4500 4246 4000 3500 3000 2500 2000 1720 1500 957 1000 709 526 505 591 428 424 571 328 178 311 275 401 500 40 9 9 78 67 144 45 157 44 11 64 96 69 3 143 2 23 0 Coahuila Veracruz Durango México Michoacán Nayarit Colima Zacatecas Chiapas Chihuahua Tabasco Yucatán Oaxaca Baja California Sur Campeche Guanajuato Jalisco Puebla Nuevo León Querétaro Quintana Roo Tlaxcala Distrito Federal Guerrero Morelos Sonora Tamaulipas Baja California San Luis Potosí Sinaloa Aguascalientes Hidalgo Fuente: Gobierno Federal. Actualización a diciembre de 2010. La base de datos también ofrece información relacionada con algunas de las características de estas víctimas, mostrando que principalmente son los hombres en un 92.9% los que están siendo víctimas de las ejecuciones en contraparte del 6.6% de mujeres, también existe 0.5% de víctimas en lo que no se pudo especificar su sexo. Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 21
  23. 23. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA Otro dato de sumo interés para destacar es la edad de las víctimas (gráfica 5), pues aunque hay un importante porcentaje en donde no se pudo determinar la edad, en los casos que si se pudo se observa que los grupos de 21 a 30 años y los de 31 a 40 años son los que más incidencia tienen. Este dato nos da un punto revelador que se había mencionado en párrafos anteriores cuando se mencionó las consecuencias del homicidio, pues estos grupos de edad constituyen a la población económicamente activa que se está involucrando en actividades ilícitas y por tanto, esto puede tener impacto en la economía nacional. Gráfica 5. Edad de las víctimas de ejecuciones a nivel nacional para el año 2010 0.9 15 o menos 7.1 16-20 42.2 21.3 21-30 31-40 17.3 41-50 7.3 51-60 60 o más 0.9 2.9 Sin determinar Fuente: Gobierno Federal. Actualización a diciembre de 2010 De esta manera, será prioritario activar las acciones necesarias en materia de prevención social del delito en estos lugares tomando en cuenta que para poder realizar medidas efectivas que ataquen los distintos factores que están generando un caldo de cultivo propicio para que se den estos asesinatos, también será necesario plantear los distintos niveles de estos factores, pues existirán aquellos de orden estructural que obligan a tomar medidas a nivel económico y en materia de política social, hasta los factores relacionados con la salud mental; es decir, los que atañen directamente a la subjetividad tanto de la víctima como la del victimario. Es aquí donde las medidas encaminadas al cuidado personal son relevantes, así como las orientadas a crear entornos familiares saludables y de construcción de paz. El activar la participación ciudadana para denunciar a tiempo conductas de riesgo es un factor crucial. Al respecto la decisión de no denunciar ante un hecho delictivo es una de las principales limitantes para tener registros fidedignos sobre el delito en México, pues la cifra negra es muy alta, en algunos estados la cifra manejada establece que por cada delito denunciado existen 90 que no lo son. En la tabla 4 se presenta la frecuencia de delitos incluyendo la cifra negra por cada municipio, así como la tasa de cifra negra para el año 2009; sin embargo, hay que tomar con precaución el índice que se propone para Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 22
  24. 24. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA determinar la cifra negra de los delitos, ya que por lo menos para el delito de homicidio doloso la cifra puede ser menor, aunque no se niega que existan homicidios de este tipo que no lleguen a registrarse dentro de las estadísticas oficiales Tabla 4. Cifra negra del homicidio doloso 2008, 2009 y 2010 Cifra negra x cada 100 mil habitantes en Entidad 2008 2009 2010 2009 Aguascalientes 331 347 347 30.3% Baja California 2,701 2,372 2,565 74.9% Baja California Sur 119 132 188 23.4% Campeche 255 232 334 29.2% Coahuila 1,100 1,474 2,218 56.1% Colima 141 222 396 36.9% Chiapas 1,777 2,436 2,300 54.1% Chihuahua 7,197 11,189 12,459 329.9% Distrito Federal 5,229 5,478 5,947 62.0% Durango 1,106 2,391 2,636 154.2% Guanajuato 2,599 4,186 4,530 83.0% Guerrero 8,559 12,879 13,500 410.1% Hidalgo 523 515 504 21.3% Jalisco 4,158 5,130 7,911 73.1% México 6,620 7,061 5,009 47.6% Michoacán 2,966 3,822 3,670 96.4% Morelos 659 1,548 2,729 92.4% Nayarit 521 525 1,305 54.1% Nuevo León 1,616 1,640 5,086 36.9% Oaxaca 4,905 5,033 3,319 141.7% Puebla 2,252 2,174 1,990 38.5% Querétaro 283 439 283 25.5% Quintana Roo 1,179 1,087 1,751 82.7% San Luis Potosí 1,339 971 1,579 39.1% Sinaloa 4,624 5,004 9,004 188.7% Sonora 2,063 2,615 3,434 104.1% Tabasco 1,966 1,554 1,847 75.8% Tamaulipas 1,313 1,228 2,839 38.5% Tlaxcala 308 352 352 31.0% Veracruz 1,113 810 891 11.1% Yucatán 229 161 171 8.4% Zacatecas 337 346 415 25.1% Nacional 70,090 85,353 101,506 Basados en esta configuración de datos estadísticos sobre el homicidio doloso se presentan algunos puntos importantes a destacar que necesitan ser atendidos, por lo que a continuación se emiten las siguientes recomendaciones sustentadas en la caracterización de este delito así como en sus causas, de modo tal, que estas sean aplicables a las condiciones especificas de cada entidad federativa. Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 23
  25. 25. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA III Recomendaciones Basado en el estado que actualmente guarda el delito de homicidio doloso en el país y tomando en cuenta sus posibles causas se emiten las siguientes recomendaciones, mismas que están construidas en dos niveles. En el primer nivel, se proponen consejos puntuales para evitar que las personas sean victimizadas, y en el segundo nivel se realizan recomendaciones que pretenden incidir en el ámbito de la política pública. 3.1 Recomendaciones que pueden incidir en la Política Pública de Prevención  Diseñar diagnósticos integrales que contemplen información proporcionada por parte de todas las secretarías, agencias y organizaciones de la sociedad civil que puedan dar una acercamiento a la realidad del fenómeno delictivo para su atención.  Diseñar metodologías que transfieran el conocimiento para el diseño de campañas de prevención de este delito a nivel local con enfoque en la víctima (prevención de victimización) y el perpetrador (difusión de penas y consecuencias).  Recopilar las mejores prácticas de prevención y socializar el conocimiento con autoridades especializadas en prevenir el homicidio.  Revisar los resultados de los programas implementados para dar solución a este delito y verificar su efectividad anualmente.  Estimular la profesionalización y la calidad en el servicio de los Servidores Públicos cuyas funciones están directamente relacionadas con el manejo legal del homicidio doloso (policía municipal, estatal, federal, ministerios públicos, jueces, abogados, entre otros).  Reforzar el sistema policial de investigación de homicidios dolosos.  Reforzamiento del sistema de procuración de justica que desestime la percepción de riesgo mínimo de consignado por el delito de homicidio doloso.  Reforzar el componente de resiliencia en todos los programas de salud mental que llegan a la población.  Reforzar los programas que atienden los derechos de los niños. Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 24
  26. 26. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA 3.2 Recomendaciones generales  Identificar estrategias de mediación de conflictos.  Identificar factores de riesgo en otras personas y realizar intervenciones en etapas tempranas para evitar que las conductas agresivas se establezcan como parte de la manera de ser del individuo.  Evitar andar en lugares que son considerados del alto riesgo delictivo en horarios nocturnos.  Informar a los familiares o conocidos los lugares a los que se asistirá así como en compañía de quién.  Estar sumamente atentos a las conductas violentas de familiares, amigos y conocidos, es importante que si se detectan estos comportamientos es mejor alejarse de la persona y solicitar ayuda especializada, ya sea psicológica o con la instituciones policiales.  No promover conductas violentas evitando responder a las agresiones.  Evitar acudir a lugares poco transitados o al domicilio de personas a quien se acaba de conocer, por ejemplo por Internet.  Conocer los números de emergencia y de la policía local.  Establecer programas de educación en Salud Mental y Psicología de la Salud con el fin de generar herramientas personales y profesionales en los diversos contextos (laborales, educativos de salud, recreativos, sociales) de la población.  Capacitar a profesionales de la salud mental en el manejo de condiciones específicas como son: - Maltrato Infantil; - Violencia de Género; - Violencia Intrafamiliar; -Abuso psicológico, físico y/o sexual; - Violencia Escolar (Bullying), explotación sexual infantil.  Fomentar la creación de eventos culturales, recreativos y educativos que promuevan la formación en valores de la sociedad y las familias mexicanas.  Profesionalizar al personal cuya labor es el trabajo con poblaciones vulnerables y en situaciones de riesgo.  Invertir en proyectos de Certificación de los profesionales de la Salud Mental con el fin de delimitar su campo de acción dentro de la práctica ética y legal.  Crear instituciones especializadas en el manejo y tratamiento bio-psico-social de personas víctimas (directas o indirectas) del delito de homicidio.  Impulsar a nivel nacional y en medios de comunicación masiva campañas de promoción de los servicios que ofrecen dichas instituciones.  Implementar programas de sensibilización y concientización a nivel familiar, comunitario y social de los factores que promueven la violencia y la comisión de delitos.  Fomentar los factores que facilitan la Salud Mental a partir de la implementación de actividades recreativas, culturales y de contención emocional en los Servidores Públicos, sobre todo en aquellos que están involucrados en el manejo de poblaciones específicas – victimas, victimarios, familiares de víctimas, familiares de victimarios. Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 25
  27. 27. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA  Generar programas para el manejo de Estrés Pos-trauma para evitar las condicionantes del ciclo de la violencia.  Crear campañas de orden cultural en el que se promueva el valor de la vida, la honorabilidad y el apego a la cultura de la legalidad en los niños y adolescentes.  Promover la cultura de la denuncia entre la población general. Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 26
  28. 28. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA Referencias bibliográficas Amuchategui, G. (2010). Derecho Penal. Oxford University Press. México. Base de datos de homicidios presuntamente relacionados con la delincuencia organizada. www.presidencia.gob.mx Belloch, A.,et al: (1997). Manual de Psicopatogía. Hermes: España. Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión. Código Penal Federa” TEXTO VIGENTE última Reforma Publicada DOF 30-11-2010 Castellanos, F.(2010). Lineamientos Generales de Derecho Penal. Porrúa. 49ª Edicion. Imbert, G. (1992). Los escenarios de la violencia. Icaria: España. Kernberg, O. (1994). La agresión en las perversiones y en los desordenes de personalidad. Paidós: Argentina. Marietan, H. (2001):” Modos de relación del psicópata: El Complementario. Congreso virtual de psiquiatría. México Evalúa. Centro de Análisis de Políticas Públicas (2010). Índice de inseguridad ciudadana y violencia. México. Miller, G. et al (1981). Enciclopedia Jurídica. Bibliográfica Omeba; 1ª. Madrid. Naciones Unidas. (2010). Situación de la delincuencia y la justicia penal en el mundo Informe del Secretario General. 12º Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Justicia Penal. Brasil. Disponible en http://www.unodc.org/documents/crime-congress/12th-Crime- Congress/Documents/A_CONF.213_3/V1050611s.pdf Raine, Adrian, (2001). Violencia y Psicopatía. Ariel: España. United Nations Statistics Division (UNSD-2004). Handbooks, Guidelines and Training Manuals – Crime Statistics. Vallejo, J. (1998). Introducción a la psicopatología y la psiquiatría. Masson: España. Zepeda, G. (2008): Índice de incidencia delictiva y violencia. CIDAC: México. Dirección General de Prevención del Delito y Participación Ciudadana Página 27

×