Dimensiones de la practica docente

2,077 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
2,077
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
46
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Dimensiones de la practica docente

  1. 1. REYES, B. F. (2007). 10 DIMENSIONES DE LA PRÁCTICA DOCENTE. MÉXICO http://periplosenred.blogspot.mx/2007/11/dimensiones-en-la-practica-docente.htmlLaceleridad con que habitualmente ocurren los hechos en un salón de clases deja a losdocentes con muchas dudas y situaciones sin revisar con la debida profundidad; encontraste, la sistematización de esta experiencia, con el inevitable alto que implica haceren el camino, brinda una oportunidad para que los docentes, además de reconocer lascontradicciones, las equivocaciones y los aciertos que han tenido (o que todavía tienen),propongan, tras el exhaustivo análisis de los aspectos que se encuentren, una mejoríaulterior.La sistematización de la práctica docente equivale a buscar respuestas a preguntas como:“¿Qué está pasando? ¿De qué manera estoy pretendiendo educar a otros? ¿Quéresultados he conseguido realmente? ¿Cuál sería la forma más conveniente de hacerlo?”,Sistematizarla práctica docente requiere de la consideración de muchos aspectos más.Un punto de partida sería establecer que toda práctica docente no opera en el vacío puesse haya circunscrita a un lugar y a un tiempo con determinadas características. Estosignifica que, la práctica docente trasciende la función de quien se dedica exclusivamentea utilizar técnicas de enseñanza en un salón de clases (concepción técnica) debido,básicamente, a la compleja trama de relaciones que la docencia implica. La consecuenciamás importante de esta compleja trama de relaciones que viven los docentes es que,tarde o temprano, confluyen en una labor que se desarrolla vís-a-vís con sus alumnos,quienes lo hacen entrar en contacto a su vez, con sus propias condiciones de vida, asícomo con sus características culturales y sus problemas económicos, familiares y socialesparticulares.Las palabras que Fierro, Fortoul y Rosas (2000) usan para definir la práctica docente.Según estas autoras, ésta se refiere a “… una praxis social, objetiva e intencional, en laque intervienen los significados, las percepciones y las acciones de los agentesimplicados en el proceso… así como los aspectos político-institucionales y normativosque, según el proyecto educativo de cada país, delimitan la función del maestro.”Como atender las relaciones implicadas con la práctica docente equivalen a estudiardiferentes contextos, adoptaremos las dimensiones que proponen Fierro, Fortoul y Rosascomo puntos de referencia para su revisión. Para ello, y siguiendo fielmente el modelopropuesto por estas autoras, distinguiremos entre los elementos que provienen delentorno social e institucional y los que pertenecen al espacio privado del salón de clases.Veamos a continuación, en qué consisten estos:Dimensión personal. Reflexión en torno a los siguientes cuestionamientos: quién es eldocente fuera del salón de clases. Quérepresenta para él su trabajo en su vida privada yde qué manera ésta se hace presente en el aula.
  2. 2. REYES, B. F. (2007). 10 DIMENSIONES DE LA PRÁCTICA DOCENTE. MÉXICO http://periplosenred.blogspot.mx/2007/11/dimensiones-en-la-practica-docente.htmlDimensión institucional. Atiende a lo que la institución educativa representa comocolectividad en la que está inmersa la práctica individual de cada profesor.Dimensión interpersonal. La reflexión gira en torno a la siguiente premisa: ningúndocente trabaja solo, pues cualquiera de ellos labora en un espacio colectivo, queconstantemente lo pone en la necesidad de asentir o disentir respecto a las decisiones,acciones y proyectos de los demás; situación que obliga al docente a confrontar diversostipos de problemas,Dimensión social. Considera la forma en que el docente percibe y expresa su quehacercomo agente educativo frente a sus destinatarios, para analizar el cómo se configuracierta demanda para la actividad que desempeña, la cual, queda circunscrita a unmomento histórico y a un contexto geográfico y cultural particulares.Dimensión didáctica. Concibe al docente como un agente, que sirviéndose de losprocesos de enseñanza, se ocupa de dirigir o facilitar la interacción de los alumnos con elsaber que la institución.Dimensión valoral. Toma en cuenta básicamente, tres pautas para la reflexión: análisisde los valores que el docente manifiesta a través de sus actos.La revisión de estas seis dimensiones, como modelos para analizar la práctica docente,está enmarcada por dos pautas más, a saber: un Análisis introductorio y una conclusión,esta última denominada por las autoras Relación pedagógica. Veamos en qué consisten: 1. Análisis introductorio. 2. Relación pedagógica (conclusión).Un ejemplo práctico del trabajo de sistematización al que nos estamos refiriendo en esteartículo es el siguiente fragmento que narra, de acuerdo a las pautas brindadas por lasautoras respecto a la Dimensión Personal, mi reflexión en torno a mis inicios en ladocencia en la Escuela Superior de Comercio y Administración (E.S.C.A.) del InstitutoPolitécnico Nacional (I.P.N.):"¿Por qué accedí a dar clases a nivel superior? (...) Porque deseaba enriquecer micurrículum vitae con más contenido, porque me entusiasmaba la idea de vivir mi primeraexperiencia en el campo laboral y porque ese trabajo en particular representaba laoportunidad más rápida para lograrlo. No tenía entonces razones más nobles que éstaspara explicar mi elección, que más que elección, se trató de una oportunidad que no quisedejar pasar.Pero tan sólo un semestre más tarde tuve que revalorar mis motivaciones. La experienciacon un grupo escolar, perteneciente a la carrera de contaduría, aportó para mi incipienteincursión en la docencia un aprendizaje importante. Dos fueron las causas: mi pocafamiliaridad con los contenidos de la disciplina impartida y mi desconocimiento de cómodebían aplicarse los contenidos de la misma en casos concretos. La consecuencia obviaes que las clases que impartía se caracterizaban por la improvisación, que ponía demanifiesto, cada vez que trabajaba los temas correspondientes frente al grupo. Pero esono fue lo peor. Casi al final del semestre, se me comunicó que los grupos que habíanllevado esta materia debían presentar sus investigaciones ante los alumnos de toda la
  3. 3. REYES, B. F. (2007). 10 DIMENSIONES DE LA PRÁCTICA DOCENTE. MÉXICO http://periplosenred.blogspot.mx/2007/11/dimensiones-en-la-practica-docente.htmlcarrera, y el día que los equipos de mi clase expusieron sus trabajos resultó evidente, lafalta de desarrollo de los mismos.Semejante experiencia constituyó una lección abrupta, pero efectiva para mí. Me dicuenta de la enorme responsabilidad que una labor como la que hacía implicaba y que, apartir de ese momento, mi currículum vitae no era lo único que debía enriquecerse.Comencé a esforzarme más por preparar mejor mis clases. Pensaba que, entre másdominio tuviera del contenido a enseñar, esto de algún modo beneficiaría a mis alumnos,haciéndolos aprender mejor. Esto representaba para mí un reto que tenía que superarcada semestre, pero también un cierto desgaste, porque aún cuando mi juventud me dierala energía requerida para que me pusiera a investigar en las bibliotecas, llenar una o doslibretas enteras de apuntes para cada materia e inventar nuevas maneras para abordaresos contenidos en clase, siempre me parecía que la experiencia y la disciplina de miscolegas, todos ellos mucho mayores que yo, me rebasaban en muchos sentidos; y estacomparación que yo hacía entre su trabajo y el mío, por un lado, servía como un poderosoestímulo para que siguiera buscando afanosamente mejorar mi práctica docente, pero porotro lado, causaba desánimo en mi espíritu por la brecha imborrable que, tarde otemprano y de un modo u otro, podía apreciarse entre nosotros.Esta experiencia fue muy satisfactoria, pero también implicó, a nivel personal, unaprendizaje muy importante: que en principio sí hay una brecha entre el profesor queinicia y aquel que lleva años en la docencia, pero el saber y el conocimiento personal(Villoro, 2002) Por tal motivo la experiencia vivida en ese taller no pude interpretarla comoun factor que equilibrara su desigual forma de percibir el trabajo. por lo tanto, el docenterequiere, para la práctica adecuada de los procesos en los que interviene, la evaluación yla planeación constantes. El resultado de todo esto me pareció asombroso si locomparaba con lo que había ocurrido la primera vez. Estaba satisfecho con la calidad delos trabajos que la mayoría de los alumnos había hecho.La sistematización de la práctica docente no es tarea fácil. Implica adentrarse a unproceso de mucha reflexión en torno a las relaciones que la atraviesanmultidimensionalmente. La importancia de hacerlo empero, radica en su utilidad paradiscernir los muchos aspectos involucrados y que, de manera conjunta, explican el porqué y el cómo llegamos ser el docente que actualmente somos. Es una opinión personal,que esta labor de sistematización es de vital importancia para aquellos docentes quepiensan que ya no tienen nada que aprender de los demás. Sistematizar la experienciaque tenemos con nuestros estudiantes, buscar respuestas y formular nuevas preguntaspara construir el rostro que nos esclarezca nuestras razones para saber quiénes somos almomento de investirnos como docentes frente a los demás y ante nosotros mismos, estarea de quien sabe que siempre deberá seguir aprendiendo y para quien tenga, comoúnica certeza, que no hay ninguna certeza más que la de poder hacer un alto en elcamino, para preguntarse: ¿Y que está pasando ahora conmigo?Lo que el autor sí espera que ocurra, es que el docente que tenga la intención, el interés ola necesidad de realizar este trabajo de sistematización tome, como punto de referencia,lo tratado aquí y que consulte, con mucha atención, la obra de Fierro, Fortoul y Rosas(Transformando la práctica docente. Una propuesta basada en la investigación-acción),en la cual, encontrará una guía extensa sobre cómo realizar este trabajo
  4. 4. REYES, B. F. (2007). 10 DIMENSIONES DE LA PRÁCTICA DOCENTE. MÉXICO http://periplosenred.blogspot.mx/2007/11/dimensiones-en-la-practica-docente.html. Pautas para el AnálisisContenidosAnálisis Apreciaciones generales sobre la docencia y situación actualintroductorio de los profesores.Dimensión El docente como persona individual, como sujeto histórico, suPersonal trayectoria profesional y su trabajo en la universidad.Dimensión La gestión escolar (y sus estilos), la pertenencia institucional,Institucional la socialización profesional, la cultura institucional y la innovación docente.Dimensión La micropolítica de la universidad, el clima institucional, lasInterpersonal estructuras de participación y el manejo de conflictos.Dimensión Social La práctica del docente como praxissocial, el entorno social, político, económico y cultural en la que ésta se encuentra, la función social del profesor y la valoración social de su trabajo, las condiciones de vida de los alumnos y sus demandas al profesor y las igualdades educativas que estos tienen.Dimensión Las estrategias de aprendizaje, las concepciones sobre elDidáctica aprendizaje y la enseñanza, el rendimiento académico y los conceptos, actitudes y procesos que promueven las formas de enseñanza.Dimensión Valoral Valores personales del docente, influencia del profesor en la formación de conceptos y actitudes de sus alumnos, la universidad como espacio de formación de valores por medio de sus estilos de gestación y de relación y referencias valorales para el trabajo cotidiano de la universidad.Relación Caracterización del tipo de práctica docente, niveles dePedagógica satisfacción y expectativas con relación a la misma y rol asumido, deseado y practicado.

×