Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

A estudiar también se aprende: las claves del éxito escolar

128,101 views

Published on

Recopilación de artículos de la orientadora Ana Torres Jack sobre motivación escolar y técnicas de estudio, organización y planificación y sobre cómo afrontar los exámenes. Difundidos en prensa en los últimos años y en la Orientateca de OrienTapas (http://orientapas.blogspot.com.es/search/label/Orientateca)

Published in: Education
  • Login to see the comments

A estudiar también se aprende: las claves del éxito escolar

  1. 1. A estudiar también se aprende: las claves del éxito escolar Selección de OrienTapas con artículos de la orientadora Ana Torres Jack http://anatorresjack.weebly.com/ Ana Torres Jack - @anatjack Licenciada en Psicología, Orientadora Educativa y Comunicadora https://orientapas.blogspot.com/
  2. 2. miércoles, 1 de febrero del 2012 | la voz de la escuela orientación educativa >> 3 Las claves del éxito escolar Aciertos y errores de los padres a la hora de ayudar a sus hijos con los estudios Poder, querer y saber estudiar. Así de sencilla y así de complicada (se- gún para quién) es la fórmula mágica para alcanzar el éxito escolar, una de las principales aspiraciones de padres y madres de niños y adolescentes. Al menos hasta ahora la regla ha funcio- nado así: si un alumno tiene las apti- tudes y habilidades necesarias para aprender, está lo suficientemente mo- tivado para estudiar y sabe cómo ha- cerlo de forma eficaz, su éxito escolar está asegurado. Pero cuando alguno de estos aspectos falla, ¿qué pueden hacer los padres? A lo largo de las próximas semanas iremos abordando algunas cuestiones clave, como la motivación, la capaci- dad de concentración, el método de es- tudio o la organización. De momento, revisamos los aciertos y los errores de los padres a la hora de intentar ayudar a sus hijos con los estudios. Comenzamos con un decálogo de conductas adecuadas: 1. Mantener una actitud positiva y de respeto hacia el centro educativo y su profesorado. Incluso ante desa- cuerdos entre la familia y el colegio (por ejemplo, por considerar inade- cuada una sanción ante un problema de conducta) es importante reconocer el valor de esta medida educativa y ocultar, delante de los hijos, las dis- crepancias. 2. Crear un espacio de estudio fijo, funcional y confortable. Que sea siempre el mismo, cómodo, silencioso, que invite al estudio y alejado de las distracciones. Con una mesa de estu- dio amplia y una silla cómoda y recta. Buena iluminación y posibilidad de ventilación. La mesa de trabajo ha de estar ordenada, con todo el material necesario y con una estantería cerca para colocarlo. 3. Exigir un tiempo de estudio dia- rio y adecuado al nivel educativo y características personales del niño. Hay que tener cuidado con no sobre- cargar con las actividades extraes- colares, sobre todo con aquellas que requieren estudio (inglés, etcétera). 4. Ayudarle a organizarse y a pla- nificarse. Por ejemplo, elaborando un horario semanal con el tiempo de estudio y de ocio para colgar en un sitio visible de la habitación. 5. Potenciar su responsabilidad y au- tonomía. Es necesario que aprendan que son ellos los responsables de sus estudios, deberes y exámenes. Si tie- nen alguna dificultad, deben buscar la solución por sí mismos (llamando a un compañero de clase, pidiendo ayuda al profesor...). 6. Supervisar su trabajo y mostrar disponibilidad. Una cosa es exigirles autonomía y otra dejarlos a su aire sin un mínimo control, sobre todo en los primeros años. Por tanto, debe haber un equilibrio entre fomentar la res- ponsabilidad y la supervisión. 7. Controlar las horas de sueño y la alimentación. Los niños de entre 6 y 12 años necesitan dormir entre 8 y 10 horas, los de la ESO entre 7 y 9. La falta de sueño afecta negativamente al rendimiento escolar, al estado de ánimo y al desarrollo. De igual modo, una dieta inadecuada (en la que el desayuno tiene especial relevancia) perjudica el progreso escolar. 8. Reforzar sus éxitos pero, sobre todo, su esfuerzo. Funcionan muy bien los elogios y las críticas cons- > APRENDER A ESTUDIAR PILI PROL Los padres deben exigir un tiempo diario de estudio adecuado al nivel de cada niño > Ana T. Jack anatjack@edu.xunta.es tructivas. También es bueno transfor- mar los fracasos en oportunidades de crecimiento. 9. Encontrar maneras de motivar. Para ello hay que establecer una co- municación fluida (que no se reduz- ca a echar broncas para que estudie o recoja su habitación) que permita entender su estado vital y emocional. Y, a partir de ahí, establecer pequeñas metas. 10. Mantener un contacto personal con el centro educativo, en especial con el tutor. Es importante acudir a la reunión grupal de principio de curso y a las reuniones individuales con el tutor a lo largo del curso. En infantil y primaria la agenda escolar es un buen recurso para transmitir información entre el contexto familiar y el escolar. ■ TEMA DEL MES: Cómo mejorar el rendimiento escolar de los hijos. ■ ETAPA: Educación obligatoria. ■ EL DATO: Un rendimiento acadé- mico satisfactorio depende, en gran medida, de los hábitos de es- tudio establecidos en casa desde los primeros años de escolaridad. ■ COMPORTAMIENTOS QUE SE DEBEN EVITAR: Mostrar discrepan- cias con el centro escolar delante de los hijos, criticando sus normas de convivencia, al profesorado... ■ ALGUNAS CLAVES: Enseñarles a ser autónomos y responsables con sus tareas desde los primeros años de escolarización, supervisando y controlando hasta que adquieran mayor autonomía y madurez. ■ PARA SABER MÁS: «¿Cómo pode- mos ayudar a nuestros hijos con los estudios? Propuestas para mejorar su rendimiento escolar». Autora: Isabel Bellver. Edita: Confederación Española de Padres y Madres de Alumnos, CEAPA. Se puede descar- gar en PDF en: http://www.ceapa. es/web/guest/temas-educativos ESCUELA DE PADRES Así no Y estos son los errores que, incluso con la mejor de las intenciones, pueden cometer los padres: ■ Hacerle los deberes o darle la respuesta a un problema por acabar antes o pensar que así le pondrán mejor nota. ■ Dejarlo solo ante las dificultades o dele- gar toda la responsabilidad en el profesor particular. ■ Compararlo continuamente con un her- mano o primo mucho más responsable o capaz que él. ■ Permitirle unos malos resultados acadé- micos por falta de esfuerzo, sin que exista una consecuencia negativa. ■ Atosigarlo con los deberes, olvidando su tiempo de ocio. ■ Presionarlo demasiado, mostrando de- cepción por que no está a la altura de las expectativas. ■ Hablar mal del colegio, de los profesores o del sinsentido de poner tantos deberes. ■ Caer en la sobreprotección, evitándole las consecuencias de sus actos y discul- pándolo ante los profesores. ■ Criticarle todo lo que hace mal, sin refor- zarle lo que hace bien. ■ Pensar que los estudios es lo único im- portante en la vida de los hijos y valorarlos por su nivel de éxito o fracaso escolar. Los niños también necesitan tiempo de ocio
  3. 3. miércoles, 8 de febrero del 2012 | la voz de la escuela orientación educativa >> 3 Estudiar es un rollo La motivación es uno de los elementos clave en la educación de los hijos «No me gusta estudiar», suelta Se- bas a la hora del desayuno. «Ni a mí trabajar, pero tengo que hacerlo para ganar dinero y, entre otras co- sas, pagar tus estudios», le responde su padre. El chico, de 15 años, insiste: «No, en serio, lo he pensado y dejo de estudiar». «¿Ah sí? —le dice su padre tragando saliva y con un mal disimu- lado nerviosismo—. ¿Y a qué te vas a dedicar a partir de ahora?». «Ya veré, me pongo a trabajar o lo que sea...». La madre, que también está presente, mira con ojos grandes a su marido pero no dice nada. Está harta de dis- cutir con su hijo y de intentar conven- cerlo de que al menos acabe la ESO. Lo extraño es que sacaba muy buenas notas hasta que llegó al instituto. A partir de entonces empezó a vaguear, a tomarse a broma los estudios y a acumular suspensos de un año para otro. Incluso lo cambiaron de centro por si el problema estaba en los pro- fesores. Pero no, las cosas siguieron igual de mal. Y es que el interés que se pone en los estudios es un factor incluso más determinante que la propia capacidad intelectual: el esfuerzo, la perseveran- cia, el trabajo sistemático y el deseo de lograr un objetivo a medio o largo plazo son las claves para alcanzar el éxito incluso en el caso de alumnos con ciertas dificultades. De hecho, en todos los contextos escolares pode- mos encontrar los dos extremos: ■ Alumnos brillantes a los que les falta la motivación y el interés por el traba- jo académico: están apáticos, aburri- dos, no le encuentran el sentido a sus estudios y están en el aula por pura obligación. Calientan la silla... pero pierden su tiempo. ■ Estudiantes sin grandes aptitudes para el estudio que a base de esfuer- zo y horas consiguen salir adelante: tienen clara su meta y no paran hasta conseguirla. Su éxito está asegurado. En el primer caso, el de chicos que no encuentran sentido a sus estudios, los padres pueden echar mano de al- guna de las siguientes técnicas para intentar espabilarlos: 1. Ayúdalo a que se imagine un fu- turo sin haber acabado siquiera sus estudios obligatorios. ¿Cómo sería su vida si no estudiara?, ¿en qué trabaja- ría?, ¿es eso lo que realmente quiere? ¿Cómo se imagina a su novia?, ¿y a sus amigos?, ¿se ganaría así la vida? ¿Cómo se sentiría a nivel personal: realizado, frustrado...? 2. Anímalo a pensar sobre sus pro- pias cualidades y preferencias perso- nales acerca de la profesión que mejor le va y que le gustaría desempeñar en el futuro. Ayúdalo a buscar informa- ción sobre los estudios relacionados, requisitos exigidos, preparación... Para esta tarea le podéis pedir colaboración al orientador del instituto. > APRENDER A ESTUDIAR EDUARDO Son los hijos los que deben descubrir sus propias razones para tomarse en serio los estudios > Ana T. Jack anatjack@edu.xunta.es 3. Finalmente, pídele que haga una lista con los motivos que ha encontra- do para continuar sus estudios. Y que la tenga a mano para esos momentos de bajón en los que no le encuentra sentido a nada. En definitiva, la motivación, aun- que se puede favorecer, no se puede imponer. Son ellos, los hijos, los que deben descubrir y fortalecer sus pro- pias razones para tomarse en serio los estudios. ■ TEMA DEL MES: Cómo mejorar el rendimiento escolar de los hijos. ■ ETAPA: Educación obligatoria. ■ LA FRASE: «Enseñar a quien no tiene curiosidad por aprender es como sembrar un campo sin arar- lo» (Richard Whately). ■ COMPORTAMIENTOS QUE SE DEBEN EVITAR: Permitir que tire la toalla antes de tiempo sin haber probado todas las opciones posi- bles. ■ ALGUNAS CLAVES: Ayudarlos a fi- jarse una meta realista, a fragmen- tarla en objetivos parciales, a po- nerla por escrito y a supervisar y comprobar sus progresos. ■ PARA SABER MÁS: «Motivar en la escuela, motivar en la familia», de Jesús Alonso Tapia. Ediciones Mora- ta (2005). Este es un libro práctico y didáctico que analiza en profundi- dad las claves de la motivación. Es especialmente interesante el capí- tulo 6, en el que responde con clari- dad a cuestiones fundamentales, por ejemplo: «¿Cómo consigo que a mi hijo o hija le guste aprender?» o «¿cómo le enseño a valorar el es- fuerzo y el trabajo?». ESCUELA DE PADRES Ayúdalo a hacerse un plan Para mantener la motivación y seguir avanzando hacia la consecución de un objetivo (por ejemplo, sacar el título de la ESO), lo mejor es planificar bien las cosas, tener expectativas realistas y ser perseve- rante. Por eso elaborarse un plan, ponerlo por escrito e ir comprobando los propios progresos es una buena idea para ponerse en acción y despertar la motivación de los hijos más perezosos. Un plan de acción efi- caz debe ser: 1. Personalizado: el horario tiene que adap- tarse al grado de dificultad de cada materia, actividades extraescolares en las que esté metido, entrega de trabajos... 2. Realista: de nada sirve elaborar un plan que de antemano se sabe que no se va a cumplir. Por eso, ser consciente de sus po- tencialidades y limitaciones facilitará la ta- rea. 3. Flexible: una cosa es seguir un horario y otra muy distinta es estar esclavizado por él. Hay que contar con imprevistos que van a surgir y obligarán a adaptar los planes. 4. Equilibrado: el horario se debe programar de una manera equilibrada teniendo en cuenta que lo lógico es dedicar 5 o 6 días semanales al estudio y 1 o 2 a descansar. 5. Revisable: cada semana hay que contro- lar si se cumple el plan previsto e introdu- cir los cambios necesarios por la llegada inminente de los exámenes y los trabajos extra. 6. Escrito: el hecho de poner por escrito el horario permite detectar los fallos, contro- lar su cumplimiento y hacer las variaciones que sean necesarias. Tenerlo a la vista, por ejemplo en un corcho al lado de donde se estudia, facilitará las cosas. Y poner las ca- lificaciones conseguidas en cada una de las asignaturas también servirá para tener un mayor control de cada área. El plan de estudio debe ser personalizado y realista y estar formulado por escrito
  4. 4. miércoles, 7 de mayo del 2014 | la voz de la escuela orientación educativa >> 3 TEMA DEL MES: Los retos del final del curso. ETAPA: Educación obligato- ria y posobligatoria. LA FRASE: «La motivación nos impulsa a comenzar y el hábito nos permite conti- nuar» (Jim Ryun). COMPORTAMIENTOS QUE SE DEBEN EVITAR: Desalentar a los hijos con comentarios del tipo: «Ahora es demasia- do tarde para que intentes aprobar, ya tienes perdido el curso». ALGUNAS CLAVES: Animar a los hijos hasta el final para que intenten hacer el mejor papel posible. Quizá no vayan a aprobar todo, pero siempre queda septiembre, o quizá al menos puedan aprobar algu- nas, o sacarse las asignaturas pendientes de otros cursos... Lo importante es tener un ob- jetivo (realista). PARA SABER MÁS: Cómo motivar a los niños a estudiar: http://www.psicodiagnosis. es/areageneral/como-moti- var-los-nios-a-estudiar/ ESCUELA DE PADRES El motor del estudiante La motivación es vital para el último esfuerzo en la recta final del curso Llamamos motivación a esa fuerza que nos estimula a enfrentarnos a las tareas, incluidas las menos atrac- tivas, con ganas de hacerlo bien. En el caso de los estudiantes ese motor interior les resulta fundamental para levantarse por las mañanas y llegar puntuales a clase, para estar atentos y receptivos en el aula y para conti- nuar con las tareas escolares en casa. Además, ahora, a final de curso, deben aumentar ese esfuerzo para preparar los trabajos y exámenes finales. Es su principal herramienta de trabajo, capaz de convertir las cuestas arriba en alentadores retos. El interés que ponen los hijos en los estudios es, está demostrado, un fac- tor incluso más determinante que la propia capacidad intelectual. El es- fuerzo, la perseverancia, el trabajo sistemático y el deseo de lograr un objetivo a medio o largo plazo es la clave para alcanzar el éxito. Esto es así incluso en el caso de alumnos con ciertas dificultades. De hecho, en to- dos los contextos escolares podemos encontrar estos dos extremos: ■ Alumnos brillantes a los que les falta la motivación y el interés por el trabajo académico: están apáticos, aburridos, no les encuentran el sen- tido a sus estudios y están en el aula por pura obligación. ■ Estudiantes sin grandes aptitudes para el estudio que a base de esfuer- zo y horas consiguen salir adelante: tienen clara su meta y no paran hasta conseguirla. Su éxito está asegurado. 35 RAZONES PARA UN ESFUERZO FINAL 1. No tener que estudiar en verano. 2. No arriesgarme a repetir curso y tener que dejar a mis amigos para estar con los de un año menos. 3. Demostrar a mi chico o chica que además de guapo y simpático... tam- bién tengo buena cabeza. 4. Darles una alegría a mis padres: se lo merecen. 5. Conseguir ayudas económicas para ayudar a pagarme los estudios. 6. Tener la posibilidad de solicitar una beca para estudiar en el extranjero: ¡qué apetecible! 7. Tener más tiempo libre en el verano para hacer lo que más me gusta, que es... 8. Tener la opción, en un tiempo, de escoger los estudios universitarios que más me interesan. 9. Tener más oportunidades de con- seguir plaza en el ciclo formativo que me apetece, y no tener que ir al que quedan plazas libres pero no me dice nada. 10. Ganar más dinero cuando sea ma- yor. Sin formación, no hay opciones. 11. Ser una persona culta, con conver- sación. Y no un cabeza de chorlito que solo sabe hablar de banalidades. 12. Dar un paso más hacia la profesión de mis sueños, que es... 13. Conseguir que mis padres dejen de echarme el sermón semanal sobre lo importante que es aprobar. 14. Demostrar a los demás que yo, in- cluso en condiciones adversas, nunca me rindo. 15. Ir más tranquilo a los exámenes: no soporto enfrentarme a ellos sabiendo que no los he preparado bien. ¡Me pongo muy nervioso! 16. Tener menos posibilidades de for- mar parte de las cifras del paro cuando sea mayor. 17. Que mis padres me compren eso que me han prometido... 18. Que confíen en mí y me dejen salir más. 19. Acabar el instituto cuanto antes. 20. Que me aumenten la paga semanal para pasar un verano divertido. 21. Ganarme el respeto de todos a mi alrededor. 22. Tener la opción de ligar con chicos y chicas con más formación, univer- sitarios... 23. Ayudar a mis padres con el nego- cio en el verano, se lo merecen y llevan un mal año. 24. Evitarles a mis padres el tener que desembolsar un dineral para pagarme una pasantía en verano. 25. Olvidarme de la pesadilla de los estudios por unos meses. 26. Dormir cada noche tranquilo, sa- biendo que he cumplido con mi deber y sin remordimientos ni reproches familiares. 27. Que mis hermanos menores ten- gan un buen referente en mí y no el de un bala perdida que no se esfuerza y nunca hace nada bien. 28. Cuando apruebo y mejoro mi au- toestima tengo menos granos, engordo menos y mi físico mejora. Está com- probado que el estrés y las preocu- paciones perjudican el físico de una persona. 29. Es mejor acostumbrarme desde joven al triunfo que al fracaso. Los fra- casados cuando van haciéndose mayo- res se convierten en personas tristes, MARCOS MÍGUEZ Con o sin ayuda tecnológica, llegó el momento del esfuerzo final > Ana T. Jack anatjack@edu.xunta.es infelices, pesimistas... que arruinan sus vidas y las de la gente que los rodean. 30. Conocer mis verdaderos límites. Es bueno saber que puedo llegar muy lejos; incluso cuando pienso que he llegado al límite, todavía puedo ca- minar más... 31. Empezar a ganar dinero pronto e independizarme de mi familia cuanto antes. 32. Evitar la depresión y el mal am- biente que me rodea. Mi familia, mi casa, mi colegio y mi barrio no es lo mejor que a uno le puede tocar. Estu- diar me da esperanzas de mejorar el mundo que me rodea. 33. Los que me suelen aconsejar que sea un buen estudiante son las perso- nas que más saben y más me quieren. Por algo será. 34. Porque me conviene, puedo y quiero. 35. Porque después de 34 razones tan contundentes, la verdad... sería de ton- tos no hacer un último esfuerzo.
  5. 5. miércoles, 17 de noviembre del 2010 | la voz de la escuela orientación educativa >> 3 > Ana T. Jack anatjack@edu.xunta.es A estudiar también se aprende Los padres pueden ayudar a sus hijos a encontrar el merjor método de estudio «Me quedé en blanco», se justifica un estudiante de 2.º de ESO ante su madre, que le pregunta por su exa- men de Sociales. Le explica que no fue capaz de responder a ninguna de las diez preguntas que se le planteaban: «Porque estaba muy nervioso y no me acordaba de nada». Y promete, a partir de esa misma tarde, dedicarle más horas a la asignatura. Pero quizá no hayan sido los nervios los que le han traicionado, ni siquiera la falta de tiempo de estudio. Es pro- bable que le haya fallado el método. Se podría decir que su problema, más que quedarse en blanco, es que entra en blanco en el examen, sin haber me- morizado realmente la materia. Los expertos en aprendizaje y en memo- ria se refieren a cinco motivos por los que se suele producir el olvido: ■ Por falta de interés. Cuando no existe motivación hacia un tema en concreto, cuando algo no interesa, es difícil retener la información. ■ Por falta de comprensión. Cuando algo no se entiende, aunque se apren- da de memoria, se olvida con rapidez. ■ Porque no se relaciona con lo ya aprendido. Es decir, algo que no se acomoda ni adapta con facilidad a los esquemas mentales previos, se acaba eliminando. ■ Porquenoesaplicablealapráctica. Las tablas de multiplicar, por ejemplo, aunque cuesta un tiempo aprenderlas, se están repasando constantemente en la vida diaria. Y por eso no se olvidan. ■ Porque en realidad no se ha con- seguido cerrar el proceso de apren- dizaje. Que es el que exige una estra- tegia, un método de estudio efectivo, como el que se explica más abajo. En la práctica se ven niños que son capaces de adoptar un método de estudio desde sus primeros años de escolaridad a partir de las orientacio- nes de sus profesores. Pero hay otros que no saben aplicar estas estrategias o lo hacen de manera incorrecta, por lo que cada curso baja más su ren- dimiento académico. Los padres de este tipo de niños pueden echarles una mano guiándolos en este proceso. Para empezar, pueden plantearse las siguientes preguntas clave: 1.¿Qué resultados académicos obtiene nuestro hijo? 2. ¿Se corresponden con su esfuerzo y dedicación al estudio? 3. ¿Presenta dificultades de aprendi- zaje, de lectura, de cálculo...? 4. ¿Programa con tiempo la prepara- ción de exámenes? 5. ¿Está suficientemente motivado? 6. ¿Conoce y aplica las técnicas de estudio? 7. ¿Le dedica el tiempo suficiente a estudiar? 8. ¿Comprende lo que lee? 9. ¿Tiene facilidad para concentrarse o tiende a la dispersión? 10. ¿Qué podemos hacer para ayudarle a estudiar? > ESCUELA DE PADRES MIGUEL VILLAR Dos estudiantes hacen un repaso final antes del examen ■ TEMA DEL MES: Cómo ayudarles con los estudios. ■ ETAPA: Educación obligatoria. ■ LA FRASE: «La educación es lo que sobrevive cuando lo que apren- dimos se olvida» (Burrhus Frederic Skinner). ■ COMPORTAMIENTOS QUE SE DE- BEN EVITAR: Memorizar sin com- prender, estudiar sin seguir un mé- todo, saltarse la fase del repaso o dejarlo todo para el día antes del examen. ■ ALGUNAS CLAVES: El aprendizaje es más fácil cuando los contenidos están ordenados, claros y con infor- mación precisa. Por eso todo estu- diante necesita escoger una estra- tegia de estudio y adaptarla a sus propias características. ■ PARA SABER MÁS: «Método prác- tico de técnicas de estudio. Progra- ma para la educación secundaria». José Jiménez Ortega, Julia Alonso Obispo e Isabel Jiménez de la Calle. Editorial Visor. Este manual plantea la enseñanza de técnicas y hábitos de estudio a través de un completo programa distribuido en 33 sesiones de ejercicios prácticos. Está dividi- do en diez bloques: requisitos pre- vios al estudio, la lectura, la relaja- ción, la memoria, las notas margi- nales, el subrayado, el esquema, el resumen, los apuntes y la autoeva- luación. ESCUELA DE PADRES Los cinco pasos que debe seguir un método de estudio eficaz 1. LECTURA RÁPIDA DEL TEMA. Sirve para calcular el tiempo y el esfuerzo que es necesario invertir (se- gún su extensión, dificultad del vocabulario o familiari- dad de los contenidos). Se trata de echar un primer vistazo general y de captar las ideas generales de la lección. 2. LECTURA COMPRENSIVA Y SUBRAYADO. Un buen su- brayado tiene que permitir, solo con su lectura, captar el significado de todo el texto. Debe destacar las ideas principales y las se- cundarias con claridad. Por ejemplo, utilizando el color rojo para las primeras y el azul para las segundas. 3. ELABORACIÓN DEL ES- QUEMA. Si se ha hecho bien el paso anterior, este saldrá sola, ya que el es- quema es la aplicación grá- fica de lo subrayado. Se trata de resumir, de forma estructurada y lógica, las ideas principales y secun- darias que ya están desta- cadas. Este «esqueleto» es de gran ayuda a la hora de es- tudiar. Pero para que sea útil de verdad debe cumplir cuatro condiciones: ■ Ser breve y facilitar la comprensión. ■ Utilizar lenguaje tele- gráfico, sintético. ■ Seguir un orden lógi- co en la presentación de las ideas. ■ Facilitar una visión rá- pida, global y jerarquizada del tema. 4. MEMORIZACIÓN. Ahora falta retener las ideas prin- cipales y secundarias en la memoria. Con el esquema delante, esta tarea es mu- cho más sencilla. Se trata de leerlo tres o cuatro ve- ces, intentando conectarlo con lo que ya se sabe, recu- rriendo a técnicas de aso- ciación o a imágenes men- tales. 5. REPASO. Este es el gran secreto para luchar contra el olvido. De hecho, si no se llega a este último punto no sirven de nada los pasos anteriores: la mayor parte de lo que se aprende se ol- vida en las primeras 24 ho- ras. Así que el número de repasos debe programarse según la proximidad o leja- nía del examen. PACO RODRÍGUEZ Conviene comenzar por una lectura rápida del tema
  6. 6. miércoles, 3 de octubre del 2012 | la voz de la escuela orientación educativa >> 3 ■ TEMA DEL MES: Claves para em- pezar bien el curso. ■ ETAPA: Educación obligatoria. ■ LA FRASE: «Encuentro la televi- sión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro» (Groucho Marx). ■ COMPORTAMIENTOS QUE SE DEBEN EVITAR: Hacerle las tareas o darle la respuesta a un problema, atosigarlo con los deberes, compa- rarlo con su hermano, criticarle lo que hace mal sin reconocer nunca lo positivo... ■ ALGUNAS CLAVES: Interesarse por su evolución escolar, darle im- portancia a su formación y a su fu- turo profesional, inculcar los valo- res del esfuerzo y de la constancia y proporcionarle un lugar de estu- dio adecuado. ■ PARA SABER MÁS: «¿Cómo pode- mos ayudar a nuestros hijos e hijas en los estudios? Propuestas para ayudarles a mejorar su rendimiento escolar». Esta pequeña guía, publi- cada por Ceapa, ofrece de forma sintética y didáctica las claves para alcanzar el éxito escolar. También hace un rápido repaso a los errores más comunes que hay que intentar evitar. Muy recomendable para pa- dres y madres. Disponible en forma- to PDF en la web www.ceapa.es ESCUELA DE PADRES Empezar con buen pie Orientaciones básicas para el inicio del curso No se trata de desembolsar gran- des sumas de dinero, ni de hacer el Camino de Santiago de rodillas, ni de contratar un vigilante privado para seguir de cerca todos sus movimien- tos... aunque si estas estrategias dieran resultado más de un padre estaría dis- puesto a aplicarlas con tal de que su hijo alcanzara el éxito escolar. Por suerte, es algo mucho más sen- cillo. En la mayor parte de los casos, en los que no existen otros elementos que tener en cuenta, como problemas de aprendizaje o trastornos de con- ducta, es suficiente con seguir unas orientaciones básicas para que los hijos empiecen el curso (y lo acaben) con buen pie. Eso sí, para que estas medidas sean efectivas hay que ser constantes a lo largo del tiempo: no es suficiente con aplicarlas durante un par de meses. Este es, precisamente, el truco para que al final funcionen. > ENSEÑAR A APRENDER X. RAMALLAL Algunos consejos fáciles de aplicar darán buenos resultados para que los hijos alcancen el éxito escolar > Ana T. Jack anatjack@edu.xunta.es Cómo ayudar desde casa 1. FAVORECER UNA BUENA FORMA FÍSICA ■ Descanso ■ Hay que asegurarse de que los más pe- queños duerman 10 u 11 horas; los mayores, entre 8 y 9. ■ La televisión y el ordenador deben estar prohibidos en la habitación: son demasiado tentadores (es mucho pedir que un niño o adolescente tenga la voluntad de apagarlos a la hora de estudiar, de descansar...). ■ Hay que controlar el tiempo que dedican a Internet, al teléfono móvil y a las panta- llas en general. Chats de madrugada, men- sajes al móvil a todas horas... así no hay quien estudie. ■ Alimentación ■ Lomásrecomendablees:desayunarfuerte (imprescindiblepararendiranivelintelectual), comer bien, merendar algo y cenar poco. ■ Dieta variada, a base de verduras, pescado, carne, leche, huevos, fruta y alimentos ricos en fibra. ■ En general, evitar los alimentos con mucho azúcar (bollería, chucherías, refrescos...) y la comida basura: además de obesidad causan sobreexcitación. ■ Elritmodelascomidasdebemarcarelresto de las actividades del día, y no al revés. ■ Ejercicio físico ■ Practicaralgúndeporteoactividadfísicade formamoderadayhabitualesabsolutamente necesario para estar activo intelectualmente. ■ Por eso no es conveniente poner como cas- tigo el dejar de hacer deporte (al igual que no selespuedecastigarprohibiendoleerlibros...). 2. ACONDICIONAR UN LUGAR DE ESTUDIO ADECUADO ■ Un lugar fijo. Es importante que exista un espacio en el que el estudiante se sienta có- modo. Se necesita una mesa amplia y una silla confortable, a una altura proporcional. Y una buena iluminación, que se puede con- seguir con una lámpara azul de 60 vatios. Si además la luz natural entra por el lado iz- quierdo, perfecto. ■ Sin ruidos. Tampoco es posible hacer las tareas escolares con la televisión encendida o con la música a tope, sobre todo cuando requieren mucha concentración. Sin embar- go, para algún tipo de actividades más rela- jadas, como trabajar en una lámina para Plástica, puede aceptarse una música de fondo. ■ Bien ventilado. Las células del cerebro agradecen el oxígeno. Así que, a la hora de ponerse a estudiar, es mejor hacerlo en un lugar bien aireado. 3. EXIGIR HÁBITOS Y RUTINAS ■ Hay que exigir el cumplimiento de un tiempo de estudio diario, acordado con el propio estudiante, adaptado a su nivel edu- cativo, características personales... ■ No hay que sobrecargarlo con activida- des extraescolares que requieren estudio (inglés, música...). ■ Hay que respetar su tiempo de ocio: estu- diará mejor si sabe que después viene un tiempo de descanso y dispersión. ■ Y enseñarle a organizarse: no todos tie- nen facilidad para hacerlo. En estos casos, hay que ayudarlo a establecer unos objeti- vos, priorizar materias, llevar al día una agenda en la que marcar fechas de entrega de trabajos o exámenes... Y, si aún no las domina, hay que enseñarle técnicas de es- tudio. Como padres, es suficiente con que nos mostremos disponibles y con supervisar su proceso, hasta que consiga ser totalmente autónomo. 4. MANTENER EL CONTACTO CON EL CENTRO ESCOLAR ■ Es necesario asistir a la reunión grupal de principio de curso y mantener un contacto periódico con el tutor de nuestro hijo para prevenir dificultades y evitar «sorpresas» desagradables con las notas finales. 5. PREMIAR Y, SI ES NECESARIO, CASTIGAR ■ En general, siempre funciona mejor el premio o refuerzo positivo que los castigos. Pero estos últimos deben aplicarse cuando ha habido un incumplimiento del horario de estudio pactado. Por el contrario, el esfuer- zo invertido en hacer las cosas bien siempre debe ser recompensado, al margen de los resultados. 6. TRANSMITIR APOYO DE FORMA EXPRESA Y AFECTIVA ■ Todos trabajamos mejor si nos sentimos respaldados por alguien querido que nos aguarda en casa. Los estudiantes no son una excepción. Este respaldo emocional de la familia es fundamental a lo largo de todo el curso, y no solo en los momentos de ma- yor ansiedad, como en los exámenes. Una alimentación adecuada también influye en el buen rendimiento escolar
  7. 7. miércoles, 29 de febrero del 2012 | la voz de la escuela orientación educativa >> 3 La fórmula secreta de los buenos estudiantes Un método de estudio eficaz permite rendir más y mejor en menos tiempo Se les reconoce porque en clase es- tán atentos, traen los deberes hechos, siguen con interés las explicaciones del profesor y preguntan cuando no entienden algo. Sobre su mesa nunca falta un estuche lleno de rotuladores de colores que utilizan para subrayar y hacer esquemas que son la envidia del personal. El día del examen llegan relajados, seguros de sí mismos y hasta sonrientes: ¡se diría que disfrutan res- pondiendo a las preguntas! Lo increíble es que, a lo largo de la semana, también tienen tiempo para hacer deporte, salir con los amigos o explicar matemáti- cas a un compañero que le pide ayuda. Son los mejores estudiantes, sin duda, pero... ¿cómo han llegado a serlo? UN MÉTODO PARTICULAR El truco está, al menos en la inmensa mayoría de los casos, en que son or- ganizados, sistemáticos, constantes... y dominan un método de estudio que les permite aprender de forma eficaz. Son estudiantes que, de alguna manera (porque lo han descubierto ellos solos o porque se lo han sabido transmitir sus padres o profesores), tienen claras las ventajas de recurrir a las llamadas técnicas de estudio. Son estas: ■ Ayudan a ordenar de forma lógica las ideas, por lo que aumentan la com- prensión y asimilación de la materia de estudio. ■ Son estrategias activas que consiguen mantener ocupado al alumno (leyendo, subrayando, haciendo esquemas...), por lo que facilitan su interés y concen- tración. ■ Ponen en marcha la memoria visual, y por tanto el aprendizaje. ■ Permiten captar de un solo golpe de vista el esqueleto de la informa- ción, lo que ahorra tiempo a la hora de memorizar. ■ Ponen en práctica la capacidad de análisis y de síntesis, tan necesarias en la actual sociedad de la información. ■ Facilitan el aprendizaje, ya que el hecho de trabajar la información y or- ganizar las ideas favorece la retención de los datos casi sin esfuerzo. ■ Motivan al alumno: no es lo mismo memorizar una lección de diez páginas que una hoja de esquema. ■ Ahorran tiempo en el repaso: en vez > APRENDER A ESTUDIAR M.MORALEJO Las estrategias activas, como el subrayado, facilitan la concentración > Ana T. Jack anatjack@edu.xunta.es de leer de nuevo todo el tema, se va directamente al grano. ■ Aumentan la autoconfianza del estu- diante, ya que le permite tener sensa- ción de control sobre la materia. ■ Sirven de entrenamiento para com- prender y procesar contenidos cada vez más abstractos y complejos. En definitiva, diez argumentos de peso para situarse en el bando de los que saben... ■ TEMA DEL MES: Cómo mejorar el rendimiento escolar de los hijos. ■ ETAPA: Educación obligatoria. ■ LA FRASE: «Todo lo que se llama estudiar y aprender no es otra cosa que recordar» (Platón). ■ COMPORTAMIENTOS QUE SE DEBEN EVITAR: Permitir que pierda el tiempo delante de los libros sin seguir un método de estudio eficaz. ■ ALGUNAS CLAVES: Organización, síntesis, memorización y repaso. ■ PARA SABER MÁS: En la dirección web http://vimeo.com/33352726 se puede visionar un breve corto ela- borado por el departamento de orientación del IES Martín Rivero de Ronda (Málaga) en el que se expli- can con claridad las principales téc- nicas de estudio (esquema, resu- men, repasos...). Para los más pequeños, en la pági- na web del CRA de Segóbriga (Cuenca), en el apartado Orienta- ción, se puede imprimir un simpá- tico cartel que recuerda los pasos que hay que seguir a la hora de po- nerse a estudiar: http://edu.jccm. es/cra/segobriga/ ESCUELA DE PADRES Las cinco claves de las técnicas de estudio ¿Cómo puedes convencer a tu hijo de que pruebe al menos por unos días a es- tudiar con un buen método? Intenta la si- guiente estrategia. Cuando lo veas sentado en su mesa de trabajo, desesperado porque no sabe por dónde empezar o convencido de que él no vale para estudiar, proponle seguir los siguientes cinco pasos: 1. Lectura rápida del tema. Este primer paso le servirá para saber de qué va la materia de estudio y para calcular el tiempo y el es- fuerzo que necesitará invertir. Todavía no debe lanzarse a subrayar, ya que se arries- ga a hacerlo mal. Solo debe «echarle un ojo» y quedarse con las ideas generales. 2. Lectura comprensiva y subrayado. Una vez que haya captado las ideas generales de la lección, es el momento de hacer una lectura más profunda que permita (ahora sí) ir subrayando los conceptos fundamen- tales. Este subrayado debe incluir: ■ Las ideas principales y las secundarias (puede utilizarse el color rojo para las pri- meras y el azul para las segundas, por ejemplo). ■ Los detalles importantes. ■ Los nombres, los datos y las fechas rele- vantes. Un buen subrayado tiene que permitir, solo con su lectura, captar el significado de todo el texto. 3. Elaboración del esquema del tema. Si ha concluido bien el paso anterior, este casi saldrá solo, ya que el esquema no es más que la aplicación gráfica de lo subrayado. Se trata de resumir, de forma estructurada y lógica, las ideas principales y secundarias que ya han sido destacadas en el subraya- do. Este esqueleto ahorrará mucho tiempo y esfuerzo. 4. Memorización. A estas alturas ya conoce bien la estructura del tema, pero aún es ne- cesario retener las ideas principales y se- cundarias en la memoria. Con el esquema delante, esta tarea es mucho más sencilla. Debe leerse tres o cuatro veces, intentando conectarlo con lo que ya se sabe, recurrien- do a técnicas de asociación o a imágenes mentales. 5. Repaso. Es el gran secreto para luchar contra el olvido. De hecho, si no se llega a este último punto no servirán para nada los pasos anteriores. Después de repasar, debe recordarse lo memorizado para constatar lo que se sabe y lo que no. El número de re- pasos va a depender de la proximidad o le- janía del examen. Con un poco de práctica, comprobará cómo consigue estudiar más, y mejor, en menos tiempo.
  8. 8. miércoles, 3 de noviembre del 2010 | la voz de la escuela orientación educativa >> 3 > Ana T. Jack anatjack@edu.xunta.es Cómo crear un buen ambiente Los padres son los responsables de facilitar el estudio de los hijos en casa En la casa de Andrea, estudiante de 1.º de ESO, hay dos televisiones: una de ellas en su habitación y la otra en el cuarto de estar, justo al lado de un ordenador portátil con acceso a Internet. De hecho, cada tarde ella y su hermana pequeña, que ya está en 5.º de primaria, se pelean para poder utilizarlo y pasarse horas chateando o simplemente jugando en línea. Así que a Andrea la tarde se le pasa casi sin darse cuenta, entre ver la tele, me- rendar, conectarse a Internet y man- dar mensajes por el teléfono móvil. Si tiene deberes, se tumba sobre la cama para hacerlos y pone su música favorita de fondo. Aunque la postura no es muy cómoda, lo cierto es que en toda la casa no hay una mesa des- pejada para que pueda estudiar. Así que en menos de media hora suele dar por finalizadas sus tareas escola- res. En cuanto llegan sus padres del trabajo, a eso de las ocho, ya apenas le queda tiempo para charlar un rato, ducharse y cenar. A las diez se suele ir a la cama, pero todavía no es su hora de dormir: no se perdería por nada del mundo su serie televisiva favorita, que acaba pasada la medianoche. Por eso le cuesta tanto levantarse por la mañana, aunque en menos de diez minutos suele estar lista para coger el autobús que le lleva al instituto. Eso sí, se va sin desayunar y con cara de sueño… El estilo de vida descrito en el an- terior ejemplo se corresponde con la realidad de una buena parte de los estudiantes: puede que en el colegio o en el instituto se comporten como alumnos aplicados e interesados en la materias pero luego en casa no hacen nada, con lo que nunca llegan al nivel que se les exige. Y no se les puede echar toda la culpa a ellos. Los padres son los responsables de proporcionar a sus hijos ciertos recur- sos básicos como el espacio, el tiempo y el ambiente necesario para conti- nuar con las obligaciones escolares en casa. Y, salvo excepciones, no hay argumentos posibles para justificar que un estudiante no disponga en su casa de un lugar adecuado de trabajo. Incluso la mesa de la cocina puede ser un buen sitio siempre y cuando esté disponible durante un tiempo razonable. En definitiva, crear hábitos de estu- dio en casa desde que los niños ini- cian su escolarización es una de las mejores inversiones que los padres pueden hacer a largo plazo. > ESCUELA DE PADRES PILI PROL Los padres tienen que contribuir a que el niño disponga de un lugar tranquilo y cómodo ■ TEMA DEL MES: Cómo ayudarles con los estudios. ■ ETAPA: Educación obligatoria. ■ LA FRASE: «Los objetivos básicos de la educación son aprender a aprender, aprender a resolver y aprender a ser» (Informe de la Unesco). ■ COMPORTAMIENTOS QUE SE DE- BEN EVITAR: Permitirles tener la te- levisión y/o el ordenador en su habi- tación, hacerles los deberes en vez de supervisarles la tarea, permitir remolonear a la hora de ponerse a estudiar... ■ ALGUNAS CLAVES: Interesarse por su evolución escolar, darle impor- tancia a su formación y a su futuro profesional, inculcar el valor del es- fuerzo y de la constancia y crear un lugar de estudio adecuado. ■ PARA SABER MÁS: «Cómo ayudar a sus hijos en el colegio». Reynold Bean. Colección Escuela de Padres. Debate Editorial. Este manual prác- tico ofrece consejos y soluciones sencillas a padres y educadores que desean preparar a sus hijos, desde los primeros años, para tener éxito en el contexto escolar. La publica- ción está estructurada en cuatro bloques: 1. Estrategias básicas que debe desarrollar el niño para triun- far en el colegio, 2. La relación de los padres con el colegio y con el profesor, 3. Cómo resolver los asun- tos prácticos y 4. Problemas que pueden surgir en el colegio. ESCUELA DE PADRES FAVORECER UNA BUENA FORMA FÍSICA 1. DESCANSO ■ Prohibir la televisión y el ordenador en la habitación. ■ Controlar el tiempo que dedican a Internet o a los juegos. ■ Evitar las bebidas con excitantes (refrescos de cola, café... ). ■ Dormir entre 8 y 9 horas. ■ Acostarse siempre a la misma hora. 2. ALIMENTACIÓN ■ Dieta variada, a base de verduras, pescado, carne, leche, huevos, fruta y alimentos ricos en fibra. ■ Lo más recomendable es: desayunar fuerte (imprescindible para rendir a nivel intelectual), comer bien, merendar algo y cenar poco. 3. EJERCICIO FÍSICO ■ Practicar algún deporte o actividad física de forma moderada y habitual. ■ No poner como castigo el dejar de hacer deporte (al igual que no se les puede castigar prohibiéndoles leer libros... ). Cómo ayudar desde casa ACONDICIONAR UN LUGAR DE ESTUDIO ADECUADO Acondicionar un espacio de la casa para el trabajo escolar supone darle entrada a las tareas es- colares y otorgarles la importancia que tienen. 1. UN LUGAR FIJO. Es importante que exista un espacio en el que el estudiante se sienta cómodo. Se necesita una mesa amplia y una silla confortable, a una altura proporcional. Y una buena ilu- minación, que se puede conseguir con una lámpara azul de 60 vatios. Si además la luz natural entra por el lado izquierdo, perfecto. 2. SIN RUIDOS. Tampoco es posible hacer las tareas escolares con la televisión encendida o con la música a tope, sobre todo cuando requieren mucha concentración. Sin embargo, para algún tipo de actividades más relajadas, como trabajar en una lámina para Plástica, puede aceptarse una música de fondo. 3. CON BUENA TEMPERATURA. La temperatura ideal para el trabajo escolar se estima en unos 20 grados. El frío provoca malestar y nerviosismo, mientras que el calor excesivo invita a echarse una siesta. 4. BIEN VENTILADO. Las células del cerebro agradecen el oxígeno. Así que, a la hora de ponerse a estudiar, es mejor hacerlo en un lugar bien aireado.
  9. 9. miércoles, 10 de noviembre del 2010 | la voz de la escuela orientación educativa >> 3 > Ana T. Jack anatjack@edu.xunta.es Objetivo: aprender a organizarse Pautas para enseñar a los hijos a aprovechar el tiempo de estudio El día solo tiene 24 horas. Esta pe- rogrullada viene a cuento a la hora de hablar de la importancia de que los niños aprendan a planificar y a organizar sus estudios. Y es que en cada jornada lectiva los estudiantes deben repartir su tiempo entre las horas de clase, las actividades ex- traescolares, el trabajo escolar en casa... y por supuesto los momentos de descansar, jugar a la Play, navegar por Internet, ver la televisión, hacer llamadas de teléfono, merendar, ir a casa del vecino o leer un libro. Por eso, porque las jornadas de los niños cada vez están más cargadas de actividades, y con menos control por parte de los adultos, es importante enseñarles a ser responsables con el tiempo que dedican al trabajo escolar en casa. La programación del estudio es una de las herramientas de mayor utilidad para garantizar buenos resul- tados, y así deben hacérselo saber los padres a sus hijos. Aprender a organizarse implica asignar tiempos a las diversas mate- rias y actividades diarias, teniendo en cuenta que siempre pueden surgir imprevistos que obliguen a ajustar los planes. Una buena programación debe ha- cerse en cuatro niveles: ■ A largo plazo: se trata de tener una visión global de lo que va a ser el cur- so, de los días en que ya están fijadas las evaluaciones o la recuperación de las materias pendientes. ■ A medio plazo: la referencia es el trimestre, en el que no se pueden per- der de vista los días de los exámenes, los libros que hay que comprar o los trabajos que hay que entregar. ■ A corto plazo: se refiere a las pre- visiones que hay para una semana o quince días. ■ Diaria: consiste en organizar la sesión de estudio de cada jornada. Es preferible comenzar por las tareas de dificultad media, continuar con las más difíciles y dejar para el final las más sencillas, que requieran menos esfuerzo y concentración. Una vez fi- nalizado el día es importante registrar el tiempo real de estudio, que puede haber estado por encima o por debajo de las previsiones. ¡Pero que nadie se asuste con tan- tos niveles de planificación! No hay que complicarse la vida: una buena agenda escolar es perfecta para lograr este objetivo. > ESCUELA DE PADRES PACO RODRÍGUEZ La planificación del horario de estudio es fundamental para obtener un buen rendimiento ■ TEMA DEL MES: Cómo ayudarles con los estudios. ■ ETAPA: Educación obligatoria. ■ LA FRASE: «Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la elec- tricidad y la energía atómica: la vo- luntad». Albert Einstein. ■ COMPORTAMIENTOS QUE SE DE- BEN EVITAR: Imponer un horario de estudio diario como si se tratara de un castigo sin antes haberlo consen- suado con el propio estudiante en base a varios criterios (nivel educa- tivo, experiencia de años anteriores, dificultad con determinadas mate- rias, asignaturas pendientes,...). ■ ALGUNAS CLAVES: Es importante tratar de convencer a los hijos de la utilidad de programar los tiempos de estudio, de descanso y de ocio como condición indispensable para tener éxito en cualquier proyecto (no solo en los estudios). ■ PARA SABER MÁS: Raúl Martínez, profesor del Colegio Villa de Mósto- les, es el autor de una simpática pá- gina web dirigida a estudiantes que desean mejorar su método de estu- dio. La web se llama Aprender a Es- tudiar, y en ella se ofrecen orienta- ciones y actividades prácticas para padres, profesores y alumnos. La pri- mera actividad que se propone es realizar un test de 60 preguntas so- bre la organización del tiempo de estudio. Se puede visitar en la web del Ministerio de Educación, en el apartado Materiales Educativos: http://www.ite.educacion.es/w3/ eos/MaterialesEducativos/ mem2006/aprender_estudiar/in- dex2.html ESCUELA DE PADRES UN BUEN PLAN DE ESTUDIO DEBE SER: Cómo ayudar desde casa En cuanto al tiempo de estudio diario que resulta razonable dedicar a los estudios de- pende de las aptitudes personales, de la capacidad de concentración y del interés que se ponga, pero a nivel general se recomienda: 1. PERSONALIZADO: el horario tiene que adaptarse a cada estudiante según sus característi- cas personales, grado de dificultad de las materias o actividades extraescolares en las que esté metido. 2. REALISTA: de nada sirve elaborar un plan que de antemano se sabe que no se va a cumplir. Por eso, conocerse a uno mismo, con las potencialidades y limitaciones propias, facilita la programación. 3. FLEXIBLE: una cosa es seguir un horario y otra muy distinta es estar esclavizado por él. Hay que contar con imprevistos que pueden surgir y obligar a adaptar los planes. 4. EQUILIBRADO: ni jornadas agotadoras de estudio en la víspera de los exámenes ni sesiones de estudio «light» de media horita diaria. El horario se debe programar de una manera equili- brada, incorporando los tiempos de descanso. 5. REVISABLE: cada cierto tiempo hay que controlar si se cumple el plan previsto e introducir los cambios necesarios por la llegada de los exámenes, de trabajos extra o de las vacaciones. 6. ESCRITO: el hecho de poner por escrito el horario permite detectar los fallos, controlar su cumplimiento y hacer las variaciones que sean necesarias. Tenerlo a la vista, por ejemplo en un corcho al lado de donde se estudia, facilita su seguimiento. TIEMPO DE ESTUDIO ■ DE 4 A 6 AÑOS: de 15 a 30 minutos diarios, de 3 a 5 días por semana. ■ DE 7 A 12 AÑOS: entre 30 minutos y 2 horas diarias, 5 días a la semana. ■ DE 13 A 16 AÑOS: entre 2 y 3 horas diarias, 5 o 6 días a la semana.
  10. 10. ฀฀฀ ฀
  11. 11. ฀฀฀ ฀
  12. 12. ฀฀฀ ฀
  13. 13. ฀฀฀ ฀
  14. 14. ฀฀฀ ฀
  15. 15. ฀฀฀ ฀
  16. 16. ฀฀฀ ฀
  17. 17. miércoles, 14 de enero del 2015 | la voz de la escuela orientación educativa >> 3 TEMA DEL MES: Plan para mejo- rar los resultados de la primera evaluación. ETAPA: Infancia y adolescencia. EL DATO: Un rendimiento acadé- mico satisfactorio depende, en gran medida, de los hábitos de es- tudio establecidos en casa desde los primeros años de escolaridad. COMPORTAMIENTOS QUE SE DEBEN EVITAR: Pensar que los ma- los resultados de la primera evalua- ción se van a solucionar en la se- gunda de forma natural (sin intro- ducir ningún cambio: aumentar tiempo de estudio, clases de re- fuerzo...). ALGUNAS CLAVES: Analizar qué ha podido pasar en el anterior tri- mestre y plantear cambios que me- joren el resultado. Este plan de tra- bajo debe plasmarse por escrito con la aceptación y firma de padres e hijos. PARA SABER MÁS: Los compromi- sos pedagógicos entre la familia y el alumno, o entre el estudiante y el centro educativo, son recursos útiles para planificar objetivos de mejora del rendimiento. En este en- lace se explica su utilidad y se ofre- ce un modelo de contrato: http://bit.ly/1BB8oGZ ESCUELA DE PADRES Cómo mejorar los resultados de la primera evaluación Revisamos las cuatro claves para lograr el éxito escolar Poder, querer, saber estudiar... y es- tar en condiciones de hacerlo. Así de sencilla (al menos en apariencia) es la fórmula mágica para alcanzar el éxito escolar, una de las principales aspiraciones de padres y madres de niños y adolescentes. Esta regla sig- nifica que, si un alumno tiene las ap- titudes y habilidades necesarias para aprender, está lo suficientemente mo- tivado para estudiar y sabe cómo ha- cerlo de forma eficaz, su éxito escolar está asegurado, siempre y cuando no existan otras variables que interfieran en su rendimiento (conflictos fami- liares, problemas de salud, ambiente social desfavorecido...). De manera esquemática, el plantea- miento es el siguiente: Éxito escolar = Capacidades + motivación + método de estudio + condiciones am- bientales adecuadas. También hay que tener en cuenta que unos factores se pueden compensar con otros. Por ejemplo, un alumno con dificultades de aprendizaje pero con un alto nivel de motivación pue- de alcanzar el éxito escolar con ma- yor facilidad que otro con excelentes capacidades intelectuales pero poco interés por sus estudios o si carece de hábitos de trabajo. Precisamente ahora que estamos estrenando la segunda evaluación del curso, es un buen momento para sen- tarnos con nuestros hijos y ayudarlos a reflexionar sobre aquellos aspectos que necesitan mejorar este trimestre. El primer paso para progresar es de- tectar los puntos fuertes y débiles en uno mismo. El siguiente cuadro puede servir de guía para lograrlo. > Ana T. Jack anatjack@edu.xunta.es PACO RODRÍGUEZ La clave para sacar buenas notas empieza por poder, querer, saber y estar en condiciones de estudiar Hoja de reflexión ¿PUEDO? ■ Leo con fluidez cualquier texto. ■ Comprendo lo que leo. ■ Soy capaz de expresar mis ideas por escrito. ■ No cometo casi ningún error de ortografía. ■ Tengo una buena expresión oral. ■ Asimilo con facilidad los con- tenidos. ■ Sé razonar un problema ma- temático. ■ Soy ágil con el cálculo de ope- raciones básicas. ■ Soy capaz de sintetizar las ideas. ■ Tengo un vocabulario más o menos amplio. ■ Se me da bien la resolución de problemas. ■ Tengo una buena capacidad espacial (para representar formas geométricas, por ejemplo). ¿QUIERO? ■ Me siento motivado para estu- diar. ■ Asisto siempre a clase, salvo cau- sa de fuerza mayor. ■ Atiendo a las explicaciones del profesor ■ No me corto en preguntar cuando tengo dudas. ■ Hago siempre los deberes y los trabajos que mandan para casa. ■ Establezco una buena relación con todos mis profesores. ■ Colaboro con mis compañeros de clase para hacer trabajos colectivos. ■ Salgo voluntario cuando el pro- fesor lo pide. ■ Coopero como el que más cuando se trata de hacer trabajos en grupos. ■ Entrego los trabajos antes de la fecha límite. ■ En clase nunca me tienen que llamar la atención por mal compor- tamiento. ¿SÉ HACERLO? ■ En casa tengo un lugar de estudio bien acondicionado y fijo. ■ Dedico al menos dos horas diarias al estudio. ■ Durante ese tiempo, aunque haga algún pequeño descanso, no pierdo la concen- tración. ■ Utilizo un método de estudio con cinco pasos: ■ Leo ■ Subrayo ■ Esquematizo ■ Memorizo ■ Repaso ■ Organizo el tiempo de estudio y de re- pasos antes de los exámenes. ■ La noche antes del examen descanso lo suficiente. ■ Cuando me entregan el examen corre- gido, reviso las preguntas en las que he fallado. ■ Apunto en una agenda la fecha de en- trega de trabajos y exámenes. ¿ESTOY EN CONDICIONES? ■ No tengo problemas familiares importantes que me estén pertur- bando. ■ Tengo confianza en mí mismo. ■ Duermo cada día lo suficiente (alrededor de ocho horas). ■ Como un poco de todo (incluidas las legumbres y las verduras), pero sin excesos. ■ Tengo al menos algún amigo con el que sé que puedo contar. ■ Nunca ingiero sustancias que perjudiquen mi rendimiento inte- lectual (alcohol, cannabis...). ■ Controlo mis nervios incluso en época de exámenes. ■ En general, me siento bien con- migo mismo. ■ Tengo claro que estudiar es lo mejor que puedo hacer por mi fu- turo. ■ Mi situación sentimental no in- terfiere en mis estudios.
  18. 18. miércoles, 15 de mayo del 2013 | la voz de la escuela orientación educativa >> 3 claves para intentar remontar el curso Ayuda a tu hijo a organizarse en el último mes y a alcanzar los mejores resultados posibles «A estas alturas de curso, todo el pescado está vendido». Así pensa- mos la mayoría de los adultos, padres y profesores, convencidos de que los milagros no existen: un estudiante que no ha pegado ni chapa a lo largo de los últimos ocho meses no va a conseguir remontar sus calificaciones en un solo mes. Y así suele ocurrir en la mayoría de los casos. Pero a veces, por suerte, nos equivocamos. Por eso nunca hay que tirar la toalla antes de tiempo. Todo lo que se consiga con un último esfuer- zo será un logro que tener en cuenta. Por ejemplo, puede que nuestro hijo: ■ Nos sorprenda y apruebe ¡todo! en junio. ■ Apruebe más de las esperadas y en- tre junio y septiembre remonte el curso. ■ En vez de suspender con unos y do- ses, lo haga con cuatros, con lo que su perspectiva para septiembre será mucho más halagüeña. ■ Suspenda todo, pero al menos du- rante un mes haya vivido en sus carnes lo que significa estudiar, esforzarse y seguir unos hábitos. Seguro que para septiembre, y para el curso que viene, llevará la lección aprendida: lo mejor es llevar los estudios (más o menos) al día. Así que si eres padre o madre de un estudiante que se encuentra en una situación similar a la descrita, intenta convencerlo de que al menos recu- rra a estos trucos de última hora para intentar hacer un papel digno en los exámenes finales: 1. Hacer un calendario con los días de curso que quedan (¡muy pocos!), exá- menes pendientes, entrega de trabajos y número de horas que se va a dedicar cada jornada a las distintas materias. Por ejemplo, se puede marcar con co- lor rojo los días que se va a preparar el examen de Sociales, con azul el de Matemáticas... 2. Estar muy atento a la última clase antes del examen. Es muy probable que el profesor dé pistas sobre las pregun- tas que va a poner en el examen o que insista en repasar tal o cual contenido. Seguro que cae. 3. Analizar la psicología del profesor. Es decir, qué es lo que no soporta (por ejemplo, las faltas de ortografía, la de- sorganización...), qué es lo que más valora (síntesis, gráficos...) y qué tipo de preguntas suele hacer. Hay que ente- rarse muy bien de las características de los exámenes de cada materia, criterios de corrección, material que se puede llevar, tiempo disponible. 4. Hacer esquemas. Es decir, resumir y esquematizar al máximo la materia objeto de examen, seleccionando los contenidos fundamentales de cada tema. Y luego, a memorizar las chuletas (y a dejarlas en casa el día del examen, para evitar tentaciones.) 5. Recurrir a reglas mnemotécnicas (trucos) para asociar ideas, escribien- do en una hoja las palabras clave, fiján- dose en las fotos y gráficos del libro, explicando el tema en voz alta... Todo vale, siempre y cuando la información quede grabada en las neuronas. 6. Revisar modelos de exámenes que se hicieron a lo largo del curso o in- cluso en años anteriores. Hay ciertas temas que siempre caen, año tras año, por lo que es una buena idea hablar con estudiantes de cursos superiores y conseguir exámenes de otros años si es que los han conservado. 7. Dejar un tiempo para repasar. Aun- que estamos, como quien dice, en el tiempo de descuento, merece la pena incluir los repasos en todo este proceso. Si no se da este último paso, todo el esfuerzo habrá sido inútil. 8. Dormir lo suficiente. Es importante acostarse y levantarse más o menos a la misma hora y descansar unas 8 horas diarias. Es una época en la que > ESCUELA DE PADRES SIMÓN BALVÍS no conviene trasnochar ni siquiera el fin de semana. Así que, incluso el día anterior al examen, hay que asegurar- se al menos 7 horas de descanso para organizar y asimilar bien todo lo que se ha estudiado. Y lo que no haya dado tiempo a estudiar... se deja así y se cru- zan los dedos para que no caiga en el examen. La peor de las ideas es ir sin haber dormido lo necesario. 9. Alimentarse bien. Las patatas fritas, los sándwiches o las hamburguesas no representan la alimentación ideal para estos días de esfuerzo mental. La dieta debe ser equilibrada, rica en fósforo, calcio y vitaminas; y variada, a base de vegetales, pescado, carne, leche, huevos y fruta. Aunque no son imprescindibles, los suplementos vitamínicos vienen bien. Además, el efecto placebo es in- teresante. 10. Y en general, despedirse por unos días de los amigos, del Tuenti, del WhatsApp, de la televisión y de las llamadas al móvil o, al menos, mante- nerlos a raya. Es un último esfuerzo del que puede depender un verano relaja- do y feliz... o todo lo contrario. > Ana T. Jack anatjack@edu.xunta.es 10 TEMA DEL MES: Cómo ayudarlos en la recta final del curso. ETAPA: Primaria y secundaria. LA FRASE: «Todo parece imposi- ble hasta que se consigue» (Nelson Mandela). COMPORTAMIENTOS QUE SE DEBEN EVITAR: Creer que, porque el niño haya obtenido buenas notas en anteriores evaluaciones, las no- tas finales están aseguradas al mismo nivel. O al revés. Pensar que en el último mes no hay nada que hacer. ALGUNAS CLAVES: Es importante recordar a los hijos que su capaci- dad de retentiva va a depender de dos factores fundamentales: del interés que tengan en aprobar y de su nivel de concentración. PARA SABER MÁS: El documento «100 consejos para aprobar con nota», de la web yaq.es, aunque es muy sencillo puede resultar intere- sante para imprimirlo y facilitárselo a los hijos que deseen conocer, de forma esquemática, las claves para alcanzar el aprobado. Descargable en: http://yaq.es/reportajes/100- consejos-aprobar-nota ESCUELA DE PADRES
  19. 19. miércoles, 21 de enero del 2015 | la voz de la escuela orientación educativa >> 3 TEMA DEL MES: Plan para mejo- rar los resultados de la primera evaluación. ETAPA: Infancia y adolescencia. LA FRASE: «Estamos preparando a nuestros hijos para un mundo que ya no existe: les enseñamos a aprobar exámenes, no a ser opera- tivos y desenvolverse en el siglo XXI» (Richard Gerver). COMPORTAMIENTOS QUE SE DEBEN EVITAR: Permitirles tener la televisión o el ordenador en su ha- bitación, hacerles los deberes en vez de supervisarles la tarea, per- mitirles remolonear a la hora de ponerse a estudiar... ALGUNAS CLAVES: Interesarse por su evolución escolar, darle im- portancia a su formación y a su fu- turo profesional, inculcar el valor del esfuerzo y de la constancia y crear un lugar de estudio adecua- do. PARA SABER MÁS: «En casa lo sabe, en el colegio no». Interesante artículo del orientador escolar Je- sús Jarque, en el que analiza las ra- zones por las que a veces nos en- contramos con alumnos que se lo saben en casa, pero llegan al cole- gio y suspenden: http://bit. ly/1DFm08J ESCUELA DE PADRES Qué puedo hacer para ayudar a que mi hijo apruebe Diez actuaciones básicas para favorecer el éxito escolar desde la familia No se trata de que le redactes tú el trabajo de Sociales que le han pedi- do para el lunes. Ni de que te apliques con la escuadra y el cartabón para completar como es debido las láminas de Plástica que tiene que entregar mañana y que aún no ha empezado a hacer. Tampoco es necesario que le hagas tú los esquemas del tema 6 de Ciencias para ahorrarle el trabajo y facilitarle así las cosas. Y tampoco eres tú el que se tiene que estudiar lo que entra en el examen de Mate. ¡Es tu hijo el que tiene que hacer todo eso! Por supuesto que será de gran ayuda que, como padre o como madre, estés a su lado ayudándole a organizarse, supervisando su trabajo y animándolo a mantener una actitud positiva hacia el estudio. CLAVES Se pueden resumir en diez puntos clave las actuaciones que, desde la familia, favorecen (y mucho) el pro- greso escolar de los hijos: 1Mantener una actitud positiva y de respeto hacia el centro educa- tivo y su profesorado. Incluso ante desacuerdos entre la familia y el co- legio (por ejemplo, por considerar inadecuada una sanción ante un pro- blema de conducta) es importante reconocer el valor de esta medida educativa y ocultar, delante de los hijos, las discrepancias. Así evitamos que pierda el respeto al profesorado y que comprenda que hay acuerdo y unión entre la escuela y la familia en lo que a objetivos educativos básicos se refiere. 2Crear un espacio de estudio fijo, funcional y confortable. Que sea siempre el mismo, cómodo, silencioso, que invite al estudio y alejado de las distracciones. Con una mesa de estu- dio amplia y una silla cómoda y recta. Buena iluminación y posibilidad de ventilación. La mesa de trabajo ha de estar ordenada, con todo el material necesario y con una estantería cerca para colocar todo el material. 3Exigir un tiempo de estudio dia- rio y adecuado al nivel educativo y características personales del niño, con una hora para empezar y otra para finalizar. En el caso de que no se cumpla este horario, debe haber consecuencias negativas (inmediatas, proporcionales y adaptadas a su nivel de madurez). Por el contrario, siem- pre hay que valorar y reconocer su esfuerzo (al margen de los resultados finales). 4No sobrecargar las tardes con actividades extraescolares. Si llega demasiado tarde a casa, estará demasiado cansado para ponerse a estudiar en condiciones. También le debe quedar tiempo para el relax, el juego y la dispersión. 5Ayudarle a organizarse y a plani- ficarse. Por ejemplo, elaborando un horario semanal con el tiempo de estudio y de ocio para colgar en un sitio visible de la habitación. Tam- bién es importante orientarlo para que aprenda a estudiar de forma efi- caz (enseñándole a subrayar, a hacer esquemas, a memorizar...) 6Es necesario que aprenda que es él el responsable de sus estudios, deberes y exámenes. Si tiene algu- na dificultad, deben buscar la solu- ción por sí mismos (llamando a un compañero de clase, pidiendo ayuda al profesor...). No es necesario que estemos pendientes de lo que dice el WhatsApp del grupo de padres y madres de su curso. 7Supervisar su trabajo y mostrar disponibilidad. Una cosa es exigir- le autonomía y otra dejarlo a su aire sin un mínimo control, sobre todo en los primeros años. Por tanto, debe haber un equilibrio entre fomentar la responsabilidad y la supervisión. 8Controlar las horas de sueño y la alimentación. Los niños de entre 6 y 12 años necesitan dormir entre 8 y 10 horas, los de la ESO, entre 7 y 9. La falta de sueño afecta negativamente al rendimiento escolar, al estado de ánimo y al desarrollo. De igual modo, una dieta inadecuada (en la que el desayuno tiene especial relevancia) perjudica el progreso escolar. 9Controlar el tiempo que dedica a las pantallas (televisión, table- ta, consola, teléfono móvil...). Para evitar los enganches a la Play, a los mensajes o a Internet. Este ruido de fondo le puede impedir centrarse en las tareas escolares, ya que se con- vierte en potentes interferencias del proceso de aprendizaje. 10Mantener un contacto perso- nal con el centro educativo, en especial con el tutor. Es importante acudir a la reunión grupal de principio de curso y a las reuniones individua- les con el tutor a lo largo del curso. En infantil y primaria la agenda escolar es un buen recurso para transmitir in- formación entre la familia y la escuela. > Ana T. Jack anatjack@edu.xunta.es PACO RODRÍGUEZ La primera necesidad del estudiante, además de disponer de un lugar silencioso, es dedicar un tiempo fijo a diario a las tareas escolares
  20. 20. miércoles, 27 de noviembre del 2013 | la voz de la escuela orientación educativa >> 3 10 razones para no poner deberes Argumentos en contra de que los profesores manden actividades escolares para hacer en casa Álvaro, que está en 4.º de primaria, tiene mañana un examen de Len- gua. Como es un chico responsable, lo primero que hace al llegar a casa del Conservatorio de Música es repasar los verbos. Luego, en media hora, resuelve todos los ejercicios de Matemáticas que le pusieron para el día siguiente. Y en menos de quince minutos completa las frases en inglés que les mandó el tea- cher. Justo cuando acaba de hacer todos los deberes, su padre lo llama para ir a cenar: «Ya son las nueve, la mesa está puesta». Álvaro no puede más y se echa a llorar desconsolado: «¡Pero si hoy aún no he tenido tiempo de jugar! ». El ritmo de vida actual se caracteri- za por las prisas, la presión y el estrés. Queremos que nuestros hijos den lo mejor de sí mismos y que estén bien preparados para enfrentarse a la so- ciedad competitiva que les ha tocado vivir. Por eso, desde sus primeros años de vida planificamos sus horarios al milímetro: clases de inglés (¡fundamen- tal!), actividades deportivas (¡impres- cindibles!), training en cálculo mental (¡clave para su desarrollo!) o la práctica de un instrumento (¡les viene genial!) son algunas de las actividades que les obligamos a sumar a sus ya de por sí intensas jornadas escolares. Si además añadimos un par de horas de deberes... no les queda nada de tiempo para jugar, relajarse o estar con la familia. Y esto, está demostrado, es un gran error de cara a su desarrollo intelectual, emo- cional y personal. En palabras de Alvin Rosenfeld: «Los padres quieren evitar a toda costa el aburrimiento de sus hijos y por eso programan sus vidas para man- tenerlos ocupados... Pero en realidad las horas vacías son las que enseñan a los niños a crear su propia felicidad». Al igual que la semana pasada habla- mos de las ventajas de poner deberes, CAPOTILLO Los alumnos perciben los deberes como tareas inevitables y engorrosas, sobre todo sin piden actividades repetitivas > LAS TAREAS ESCOLARES hoy toca hablar de las desventajas, so- bre todo de las que se basan en la re- petición y en la filosofía del «más de lo mismo»: hojas enteras de operaciones matemáticas, redacciones, intermina- bles ejercicios de Lengua o lecturas obligatorias con objeto de alcanzar las competencias básicas. > Ana T. Jack anatjack@edu.xunta.es TEMA DEL MES: Los deberes. ETAPA: Educación obligatoria. EL DATO: En Finlandia, país con me- jores datos de éxito escolar, los debe- res que deben realizar los estudiantes se reducen al mínimo (de 15 a 30 mi- nutos diarios en cursos superiores). LA FRASE: «Más que ante una cultu- ra del esfuerzo, en la escuela española lo que hay hoy es una cultura del es- trés» (Julio Carabaña, catedrático de Sociología de la Complutense). COMPORTAMIENTOS QUE SE DEBEN EVITAR: Saturar a los niños con debe- res y robarles el tiempo para otras ac- tividades. ALGUNAS CLAVES: Racionalizar y personalizar las tareas según las nece- sidades o dificultades de cada niño. PARA SABER MÁS: La Ceapa denun- ció el pasado año la sobrecarga de de- beres escolares de los alumnos espa- ñoles (http://bit.ly/1bMYSpx). ESCUELA DE PADRES 1 Los deberes no son eficaces, al menos en primaria (¡y ya no di- gamos en infantil!). ¿Para qué coger- les manía a las fichas en 1.º de primaria? ¿Qué necesidad hay de hacer ejercicios sobre adverbios y adjetivos en 3.º, cuan- do aún no tienen una buena compren- sión lectora? En cuanto a los deberes en secundaria, sí pueden aumentar el rendimiento escolar si se trata de pre- pararse para la evaluación («Contesta a estas preguntas, que son las que van a caer en el examen»). Así se aprende lo que se va a preguntar... aunque no siempre se entienda su significado. ¿Es ese el objetivo de la educación? 2 ¡Son aburridos! Provocan des- motivación y rechazo hacia el estudio. Los alumnos los perciben como tareas inevitables y engorrosas, de las que hay que intentar escapar. No están en conexión con el mundo real que ellos viven (Internet, redes socia- les, aplicaciones informáticas...), sino que pertenecen al «aburrido mundo de los adultos del siglo pasado». 3 Nocreanhábito.Cualquier profe- sor de secundaria es testigo de que gran parte de los chavales de la ESO, a pesar de que llevan años teniendo deberes para casa, ¡siguen sin hacerlos! Se olvidan, pasan, no tuvieron tiempo... Todo ese supuesto entrenamiento en primaria no ha servido para nada. 4 No fomentan la autonomía. La mayoría de los niños hacen sus deberes acompañados de sus padres o del profesor particular. Esta situación crea desigualdades sociales, ya que no todos los progenitores cuentan con el nivel de formación necesario para ayu- darlos ni con recursos económicos para pagar a un profesor. 5 Son excesivos. En los últimos años se produjo un importante aumento de la cantidad de deberes que se ponen en primaria. Los niños que hace 15 años (en 1997) dedicaban menos de una hora (o nada de tiempo) a hacerlos pasaron de ser el 37 % al 20 % en la actualidad; los que dedicaban entre una y dos horas, aumentaron del 40 % al 48 %; y los que estaban más de dos horas, del 23 % han pasado al 32 %. (Datos de Comunidad Escolar). 6 Los deja sin tiempo libre. De hecho, Unicef ha dado la voz de alarma sobre el poco tiempo del de dis- ponen los escolares, que invierten una media de 38,5 horas semanales entre el colegio y los deberes. 7 Son motivo de ansiedad y es- trés. La Sociedad Española de Psiquiatría también ha alertado del au- mento del estrés en los niños españoles (un 10 % lo padece), en muchos casos con medicación incluida (ansiolíticos, antidepresivos...). 8 Crea tensiones entre padres e hijos y enfrentamientos cons- tantes. Qué deberes tienes para ma- ñana es la primera pregunta que hacen muchos padres a sus hijos nada más recogerlos en el colegio. No parece lo más deseable para establecer un víncu- lo emocional y comunicativo relajado y positivo. 9 Impone horarios irracionales: comidas apresuradas, menos ho- ras de sueño, sedentarismo... 10No se adaptan a las necesida- des de cada individuo. Los tra- bajos para casa pueden ser eficaces si responden a las necesidades de cada estudiante, pero en la práctica esto no es así. En el caso de los alumnos con dificultades de aprendizaje, los deberes son una constante fuente de frustración para toda la familia, sobre todo cuando todos los esfuerzos se centran en alcan- zar el listón académico. Y, en general, son la muestra de que algo falla en nuestro sistema educativo. Después de pasar una media de ocho horas en el centro escolar, ¿de verdad es necesario hacer tareas en casa? En contra de los deberes:
  21. 21. ฀ ฀ ฀ ฀฀฀฀฀
  22. 22. miércoles, 22 de mayo del 2013 | la voz de la escuela orientación educativa >> 3 claves para enfrentarse a los exámenes con éxito Cómo ayudar a los hijos a sacar mejores resultados en las pruebas de fin de curso «Pero si yo me lo sabía» o «me que- dé en blanco» son algunas de las justificaciones que dan los estudiantes cuando reciben la calificación de un examen en el que, aseguran, esperaban sacar más nota. A veces les falla la pla- nificación: dejan todo para el último día o se olvidan de programar los repasos. Otras veces son los nervios, que en al- gunos hacen verdaderos estragos. Pero también hay quien suspende porque no lee las preguntas y se precipita en sus respuestas. O incluso porque se olvida de contestar algunas cuestiones porque quiere acabar cuanto antes y salir al recreo. Por no hablar de aquellos cuyo problema es una letra absolutamente ilegible... Padres y madres, en esta épo- ca de exámenes de fin de curso, pueden orientar a sus hijos para que saquen mayor provecho del esfuerzo (más o menos grande) que han realizado a lo largo del curso. Las claves que hay que transmitirles se resumen en estas diez: EL DÍA ANTES DEL EXAMEN 1. Repasa la materia de examen. Pero no te metas demasiados contenidos nuevos, podrían interferir con los que ya tienes asimilados. 2.Mantén tus nervios a raya. No dejes que cunda el pánico. No te mandes mensajes con tus amigos del tipo «Esto es imposible» o «Creo que me voy a quedar en blanco». Mejor enciérrate en tu habitación a escuchar tu música fa- vorita. Y, si es necesario, tómate una tila. 3. Prepara todo lo necesario para el día siguiente: ■ Bolígrafos, material de dibujo, calcu- ladora, diccionario de latín... ■ Escoge ropa y calzado cómodos, que no te hagan pasar calor (en los exáme- nes, sobre todo en esta época, a veces sube la temperatura del aula hasta niveles insoportables). Y no estrenes prendas nuevas: un dolor de pies es lo último que apetece cuando hay que li- diar con los problemas de matemáticas. ■ Mete en la mochila unos carame- los y unos pañuelos de papel, nunca sobran. Una botellita de agua y una barrita de cereales o de chocolate te darán energía y mantendrán tus neu- ronas espabiladas. 4.Vetealacamaaunahorarazonable, que te permita descansar al menos siete horas. Y a contar ovejitas... EL DÍA DEL EXAMEN 5. Levántate con tiempo para desayu- nar con calma y de forma equilibrada: fruta, lácteo, hidratos de carbono y algo de proteína para exprimir al máximo tu cerebro. 6. Mantén una actitud positiva. Ponte erguido y sonríe: tu cuerpo acabará convenciendo a tu cerebro de que las cosas están bajo control. Y esta actitud optimista te ayudará a reducir el estrés y a lograr buenos resultados. ■ Eso sí, aléjate de ese corrillo de com- pañeros que se dedican a repasar y a hablar de forma atropellada sobre lo que entraba y no entraba en el exa- men. Ahora ya es tarde para eso. Que no te líen. 7. Cuida todos los detalles. ■ Sé puntual para entrar en el examen y presta mucha atención a las instruccio- nes que se te dan. Deja todo el material necesario encima de la mesa y aleja el que no está permitido. ■ Pon el reloj a la vista y controla el tiempo: sería una pena dejar sin con- testar alguna pregunta que te sabes por falta de planificación. ■ No te cortes en preguntar al profesor todas las dudas que te surjan. Siempre sacarás alguna pista para enfocar tus respuestas. 8. Organízate. ■ Lee con calma las preguntas. No pases por alto el verbo de la pregunta: comparar, resumir, esquematizar, rela- cionar o definir no son sinónimos. ■ Haz un breve esquema en un borra- dor antes de lanzarte a responder. ■ Empieza por los ejercicios más fáci- les. De este modo, aprovecharás bien el tiempo del examen y reducirás el estrés, asegurándote de que las cosas van bien. ■ No dejes sin contestar ninguna pre- gunta: si te queda poco tiempo, al me- nos haz un esquema para indicar que la sabes. Si el problema es que no la sabes... intenta poner algunas líneas, que seguro que algo te suena. ■ Cuando no tengas clara la exactitud de un dato concreto (una fecha, un > ESCUELA DE PADRES JOSÉ PARDO Desayunar bien (despacio y de forma equilibrada) también ayuda a hacer un buen examen nombre…) es mejor que lo omitas a que quedes mal y te bajen la nota por listo. ■ Si te quedas en blanco, no pierdas la calma. En una situación así debes pensar que la memoria funciona por asociación, así que has de tratar de re- cordar un solo dato, luego solo tendrás que tirar del hilo… Además, si en vez de pensar «no podré hacerlo» o «sabía que esto iba a pasar» lo sustituyes por «si me tranquilizo lo podré conseguir» o «voy a ver qué puedo hacer», el re- sultado será mucho mejor. ■ Aunque tengas el tiempo justo, dis- tribúyelo de forma que te dé para hacer un repaso de al menos un par de mi- nutos: con las prisas uno a veces pone cosas muy raras. 9. Cuida la forma al máximo. ■ Consigue una presentación clara y ordenada, sin tachones, con márgenes y, sobre todo, con letra legible. ■ Vigila la expresión: las frases cortas, claras y sencillas. ■ Nada de faltas de ortografía: si dudas si se escribe con B o con V, olvídate de esa palabra y búscale un sinónimo. DESPUÉS DEL EXAMEN 10. Date un tiempo para relajar la ca- beza antes de ponerte a estudiar el siguiente examen. Un largo paseo con tu perro, unas risas con los amigos o un chapuzón en la piscina son algunas opciones que te permitirán renovar energías. » Ana T. Jack anatjack@edu.xunta.es 10 TEMA DEL MES: Cómo ayudarlos en la recta final del curso. ETAPA: Primaria y secundaria. LA FRASE: «No llega con saber: hay que demostrar que se sabe». COMPORTAMIENTOS QUE SE DEBEN EVITAR: Hacer «experimen- tos» el día anterior al examen to- mando café por primera vez, dur- miendo menos horas de las habi- tuales o probando un nuevo méto- do de repaso. ALGUNAS CLAVES: Controlar los nervios, mantener una actitud posi- tiva, organizar muy bien la exposi- ción de contenidos y cuidar la pre- sentación lo máximo posible. PARA SABER MÁS: Programa au- toaplicado para el control de la an- siedad ante los exámenes: http:// www.ual.es/Universidad/GabPren- sa/controlexamenes/index.htm ESCUELA DE PADRES
  23. 23. miércoles, 9 de mayo del 2012 | la voz de la escuela orientación educativa >> 3 antes de salir de casa, no te olvides de desayunar bien. Y en el momento del examen, ■ Lee bien las preguntas hasta estar seguro de que las comprendes. ■ Consulta las dudas al profesor. ■ Haz un breve esquema en un bo- rrador. ■ Contesta a lo que te preguntan: por divagar o irte por las ramas no te darán más nota. ■ Vigila la expresión: las frases claras, cortas y sencillas. ■ ¡La ortografía! Mucho cuidado: si no sabes cómo se escribe una palabra, busca un sinónimo. ■ Aunque tengas el tiempo muy jus- to, deja siempre un par de minutos para repasar lo que has escrito: con las prisas, se ponen verdaderas tonterías. Y cuando te devuelvan el examen corregido, fíjate bien en los comen- tarios que te hace el profesor: seguro que son pequeños fallos que puedes subsanar para la próxima ocasión. A hacer exámenes se aprende Ideas para diseñar una estrategia eficaz ante las pruebas finales ¿Estás desesperado porque tu hijo estudia horas y horas pero luego suspende los exámenes?, ¿cada curso le cuesta más aprobar las asignaturas?, ¿sospechas que su problema es que no se planifica y deja todo para el final? Quizá su problema sea que todavía no sabe hacer exámenes. Porque... a hacerlos ¡también se aprende! A lo largo de la educación primaria los exámenes no suponen un reto de- masiado exigente para los que tienen facilidad con los estudios: entra poca materia en cada control, el profesor se encarga de dar la lección resumi- da, de recordarles lo que tienen que estudiar, de mandarles deberes, de hacerles un seguimiento diario, de enviar notas a casa.... Pero a medida que se asciende en los cursos de la educación secundaria, el nivel de au- tonomía y organización que se exige es cada vez mayor: el propio alumno se tiene que buscar la vida para ir estudiando las materias y planificar la entrega de trabajos y pruebas orales y escritas. Además, en cada asignatura se sigue una metodología distinta, los contenidos son mucho más complejos, los profesores exigen diferentes for- mas de trabajar... Y así, los que no son capaces de adaptarse a este cambio empiezan a suspender y a desanimar- se: «Pero si yo me lo sabía...». Así que, si este es el caso de vuestro hijo, podéis leer con él las siguientes recomendaciones. Son las diez ideas básicas que hay que conocer para aprender a hacer exámenes. 1. Los exámenes hay que planificar- los: no te llegará el tiempo si empiezas a estudiar dos o tres días antes. 2. Entérate muy bien de las carac- terísticas del examen, criterios de co- rrección, material que puedes llevar, tiempo del que dispones. 3. Presta mucha atención los días an- tes del examen a los temas que repasa el profesor y a los contenidos sobre los que insiste. Toma buena nota de los gráficos o palabras clave que es- criba en el encerado. 4. Analiza la psicología del profesor. Es decir, qué es lo que no soporta (por ejemplo, las faltas de ortografía, la desorganización...), qué es lo que más valora (síntesis, gráficos...) y qué tipo de preguntas suele hacer. Para ello puedes hablar con alumnos de cursos superiores o revisar exámenes de otros años. ¡Suelen repetirse! 5. Ve subrayando y esquematizando los temas a lo largo del trimestre: con un pequeño esfuerzo final los asimila- rás y memorizarás con rapidez. 6. Recuerda que tu capacidad de retentiva depende de dos factores bá- sicos: interés y concentración. 7. Diseña un plan de repaso: si te olvidas de hacerlo perderás eficacia. 8. Para estudiar, utiliza al máximo tus sentidos: lee en alto, escribe pa- labras clave, mira las fotos del libro… 9. Usa reglas mnemotécnicas (tru- cos) para asociar ideas. 10. El día anterior al examen: deja de estudiar en torno a las diez de la noche y haz alguna actividad que te relaje (escucha música, date una ducha templada...). Antes de acos- tarte, prepara tu mochila con todos los útiles necesarios e intenta dormir unas ocho horas. Al día siguiente te levantarás lleno de energía. Eso sí... > TÉCNICAS DE TRABAJO INTELECTUAL EDUARDO Los alumnos deberían prestar mucha atención los días antes del examen a la importancia que da el profesor a los temas que repasa > Ana T. Jack anatjack@edu.xunta.es ■ TEMA DEL MES: Ayudar a superar con éxito el final de curso ■ ETAPA: Educación obligatoria. ■ LA FRASE: «Procura en tus estu- dios no saber más que los otros, sino saberlo mejor» (Séneca). ■ COMPORTAMIENTOS QUE SE DEBEN EVITAR: Empezar a estudiar pocos días antes del examen, pa- sarse la noche anterior en vela, ir al examen sin desayunar... ■ ALGUNAS CLAVES: Planificar los tiempos de estudio, conocer el tipo de examen y responder a lo que te preguntan. ■ PARA SABER MÁS: «Cómo prepa- rar exámenes con eficacia», Miguel Salas Parrilla. Alianza Editorial, 2007. ESCUELA DE PADRES Busca la palabra clave Los profesores se desesperan cuando, a la hora de corre- gir exámenes, ven cómo algunos estudiantes desarrollan cuando se les pide que esquematicen, describen cuando tienen que comparar o enumeran en vez de explicar. A veces, fijarse en el verbo del enunciado es suficiente para conseguir enmendar errores. Si te dicen… ■ «Analiza»: razona de forma objetiva a favor y en con- tra de un hecho, principio o cuestión. ■ «Compara»: debes establecer con claridad las seme- janzas y las diferencias entre dos obras, personas o he- chos. ■ «Contrasta»: aquí se trata de dejar claro cuáles son las diferencias y acentuarlas. ■ «Critica»: «mójate» y da tu opinión personal acerca del tema. No vale limitarse al «me gusta» o «no me gus- ta». Recurre a las ventajas, valores, puntos débiles… ■ «Define»: consiste en dar significados breves, claros y completos. No te enrolles. ■ «Demuestra»: realiza el razonamiento lógico necesa- rio para demostrar algún principio. ■ «Describe»: consiste en enumerar o narrar de forma breve y esquemática. ■ «Enumera»: haz una lista de lo que te piden y no te compliques añadiendo cosas que no suben la nota. ■ «Esquematiza»: estructura las ideas diferenciando las principales de las secundarias de una manera gráfica. ■ «Explica»: supone interpretar y aclarar el contenido de algo. Dar razones, causas y consecuencias. ■ «Ilustra»: haz un dibujo, diagrama o gráfico que acla- re la explicación de algo. ■ «Justifica»: es probar o dar razones para llegar a una afirmación o conclusión. ■ «Relaciona»: indica qué es lo que hay en común. ■ «Resume»: sintetiza los puntos, aspectos o ideas más importantes.
  24. 24. miércoles, 24 de noviembre del 2010 | la voz de la escuela orientación educativa >> 3 > Ana T. Jack anatjack@edu.xunta.es Prepárate, que vienen exámenes Algunas pautas para ayudar a los hijos a enfrentarse a las pruebas escritas Susana estudia tercero de ESO. Siempre ha sido responsable con sus estudios aunque hay algunas asignaturas, como la de Sociales, que tiene un poco atragantadas. Este año también sufre con la clase de Tecno- logía, sobre todo cuando el profesor anuncia la fecha del examen. A partir de entonces ya empieza a notar los nervios en el estómago, convencida de que no va a ser capaz de aprobar. «¡Si es que soy negada!», se dice a sí misma. A la hora de ponerse a estudiar en casa le cuesta mucho concentrarse, por lo que cada vez se agobia más. A veces le aparece un dolor de cabeza tan intenso y repentino que la obliga a abandonar lo que está haciendo y a meterse en su habitación a oscuras. Una vez se puso tan mala que ni siquiera pudo asistir al examen, lo que en realidad le supuso un alivio… Por eso cada vez que llega la época de exámenes sus padres se ponen a temblar porque sufren viéndola mal- humorada y angustiada. Les gustaría saber cómo ayudarla. Estas son algunas ideas para ayu- dar a los hijos a enfrentarse a los exámenes: 1 Asegurarse de que sabe estu- diar. Es decir, que sabe planificar- se y organizar su tiempo y que cono- ce las técnicas de estudio y las aplica en la práctica. También es impor- tante comprobar si invierte el tiem- po necesario en estudiar (depen- diendo del nivel educativo en el que se encuentre, de sus aptitudes, nivel de concentración, etcétera). 2 Si muestra un nivel de auto- exigencia demasiado alto, ayu- darle a cambiar su actitud hacia los exámenes: no hay que preocuparse por el resultado si se ha intentado hacerlo lo mejor posible. 3 Practicar alguna técnica de relajación sencilla. Por ejemplo, contar hacia atrás desde 100: visua- lizar el número en la pantalla de la imaginación y respirar lentamente; borrarlo de la memoria y hacer que aparezca el 99; y lo mismo con los siguientes hasta el 0. 4 Ayudarle a encontrar auto- instrucciones positivas. Es de- cir, a cambiar los pensamientos ne- gativos («no puedo hacerlo», «me voy a quedar en blanco») por otros positivos («voy a intentarlo», «po- dré conseguirlo»). 5 Enseñarle a controlar los es- tímulos estresantes. Evitar con- ductas como: hablar con otros com- pañeros que se ponen nerviosos antes del examen, estudiar materia nueva el día antes, dormir pocas ho- ras, tomar café... 6 Ante un caso grave de ansie- dad se debe buscar la ayuda de un especialista, como un médico o un psicólogo. > ESCUELA DE PADRES CARLOS OCAMPO Los exámenes suelen provocar estados de nerviosismo e incluso ansiedad ■ TEMA DEL MES: Cómo ayudarles con los estudios. ■ ETAPA: Educación obligatoria. ■ EL DATO: Se estima que entre el 15% y el 25% de los estudiantes su- fren niveles elevados de ansiedad ante los exámenes. Esta situación repercute de forma negativa en su rendimiento académico. ■ COMPORTAMIENTOS QUE SE DE- BEN EVITAR: Empezar a estudiar con pocos días de antelación o incluso la noche antes del examen. No cal- cular el tiempo, invirtiendo mucho para algunas cuestiones y dejando muy poco o nada para las otras. Descuidar la redacción, la ortogra- fía o la presentación. ■ ALGUNAS CLAVES: Además de planificar con tiempo los exáme- nes, y de aplicar técnicas de estu- dio eficaces, es importante dormir lo necesario, comer bien, practicar algo de ejercicio y tener una situa- ción mental y afectiva saludable ■ PARA SABER MÁS: «Estrategias de trabajo intelectual para la aten- ción a la diversidad». Antonio Sán- chez Palomino. Colección Bibliote- ca de Educación. Ediciones Aljibe. Este libro aporta ideas, procedi- mientos y recursos para abordar las dificultades de aprendizaje habitua- les entre la diversidad del alumna- do. Dirigida a padres, profesores y estudiantes, esta publicación pro- fundiza sobre los puntos básicos de las técnicas de trabajo intelectual como son la motivación, la planifi- cación, la comprensión lectora o las técnicas de expresión escrita. ESCUELA DE PADRES LOS SÍNTOMAS DEL ESTRÉS ANTE LOS EXÁMENES SE MANIFIESTAN EN TRES ÁMBITOS: ■ Fisiológico: aceleración del latido cardíaco, sequedad de boca, sudoración, molestias gástricas, dolor de cabe- za o insomnio. ■ Psicológico: pensamientos negativos, preocupación excesiva, irritabilidad. ■ Conductual: evitación de situaciones problemáticas, como por ejemplo no asistir a un examen por temor a fracasar. LOS PADRES QUE DESEAN COMBATIR ESTOS SÍNTOMAS DEBEN ASEGURARSE DE QUE SUS HIJOS APLICAN LAS ESTRATEGIAS NECESARIAS PARA ENFRENTARSE A LOS EXÁMENES. ■ ANTES DEL EXAMEN ■ Planificar el tiempo de estudio y de repaso, evitando agobios de última hora. ■ El día anterior, dormir el número de horas habituales y combatir los nervios con alguna técnica de relajación o con una simple tila. ■ DURANTE EL EXAMEN ■ Ser puntual y llevar todo el material necesario para hacerlo. ■ No pasar por alto el verbo de la pregunta y ajustarse a lo que se pide en ella: comparar, resumir, esquematizar, relacionar o definir no son sinónimos, e implican res- puestas diferentes. ■ Hacer en sucio un breve esquema en otra hoja antes de lanzarse a responder. ■ Vigilar la expresión: las frases cortas, claras y sencillas son más fáciles de construir. ■ Cuidar la presentación y evitar las faltas de ortografía. ■ Cuando no se tiene clara la exactitud de un dato con- creto es mejor omitirlo que ponerlo mal. ■ Distribuir el tiempo de forma que se pueda responder a todas las preguntas. ■ Dejar unos minutos para repasar lo escrito y corregir errores. ■ DESPUÉS DEL EXAMEN ■ Cuando el profesor devuelva el examen corregido no hay que mirar solo la nota. Es importante fijarse en otras indicaciones: en lo que más se ha valorado, en los erro- res cometidos y en cómo se podría hacer mejor la próxi- ma vez. Cómo ayudar desde casa
  25. 25. ฀฀฀ ฀
  26. 26. ฀฀฀ ฀
  27. 27. ฀฀฀ ฀
  28. 28. ENSEÑANZAS DE MÚSICA Y DANZA En la información ofrecida el 1 de ju- nio en la página 3 de este suplemen- to debería haber figurado el Con- servatorio Profe- sional de Danza de la Diputación Provincial de A Coruña, que im- parte enseñanzas oficiales de Dan- za, especialidad Danza clásica. miércoles, 8 de junio del 2011 | la voz de la escuela orientación educativa >> 3 ¡Un último esfuerzo! La alimentación y el sueño, dos factores clave para enfrentarse a los finales Son odiosos, estresantes y demasia- do largos. Y lo que es peor, suelen coincidir con los días más calurosos del mes de junio. Son los exámenes finales, esos ejercicios escritos a los que se deben enfrentar la mayoría de los estudiantes por esta época. Hay que reconocer que al menos tienen una cosa buena: a veces representan la última oportunidad para salvar el curso. Y esa posibilidad hace soñar con el ansiado aprobado a miles de es- tudiantes y por supuesto a sus familias, que en ocasiones ponen demasiadas esperanzas en que, al final, el niño re- monte el curso. Porque a estas alturas no existen los milagros... ¿o quizá sí? Nada está perdido, y además en el peor de los casos aún queda septiembre. Estos son algunos trucos de última hora: ■ Cubrir un calendario con los días de curso que quedan (¡muy pocos!), exámenes pendientes y número de horas que se va a dedicar cada jornada a las distintas materias. Por ejemplo, se puede marcar con color rojo los días que se va a preparar el examen de Sociales, con azul el de Matemáticas... ■ Estar muy atento a la última clase antes del examen. Es muy probable que el profesor dé pistas sobre las pre- guntas que va a poner en el examen o que insista en repasar tal o cual con- tenido. Seguro que cae. ■ Utilizar la técnica de hacer chuletas. Solo la técnica. Es decir, resumir y esquematizar al máximo la materia ob- jeto de examen, seleccionando los con- tenidos fundamentales de cada tema y poniéndolos por escrito. Y luego, a memorizar las chuletas (y a dejarlas en casa el día del examen, para evitar tentaciones.) ■ Revisar modelos de exámenes que se hicieron a lo largo del curso o in- cluso años anteriores. Hay ciertos te- mas que siempre caen, año tras año, por lo que es una buena idea hablar con estudiantes de cursos superiores y conseguir exámenes de otros años si es que los han conservado. ■ Dejar un tiempo para repasar. Aun- que estamos, como quien dice, en el tiempo de descuento, merece la pena incluir los repasos en todo este proce- so. Si no se da este último avance, todo el esfuerzo habrá sido inútil. ■ Dormir lo suficiente. Es importante acostarse y levantarse más o menos a la misma hora todos los días y des- cansar unas ocho horas diarias. Esta es una época en la que no conviene trasnochar ni siquiera los fines de semana. Así que, incluso el día ante- rior al examen, hay que asegurarse al menos siete horas de descanso, para organizar y asimilar bien todo lo que se ha estudiado. Y lo que no haya dado tiempo a estudiar... se deja así y se cruzan los dedos para que no caiga en el examen. ■ Alimentarse bien. Las patatas fritas, los sándwiches o las hamburguesas no representan la alimentación ideal para estos días de esfuerzo mental. La dieta debe ser equilibrada, rica en fósforo, calcio y vitaminas; y variada, a base de vegetales, pescado, carne, leche, huevos y fruta. Aunque no son imprescindibles, los suplementos vita- mínicos vienen bien. Además, el efecto placebo es interesante. > LA RECTA FINAL CARLOS FOLGOSO Cuidar la alimentación y dormir unas ocho horas al día repercutirán en el rendimiento final > Ana T. Jack anatjack@edu.xunta.es ■ TEMA DEL MES: Cómo ayu- darles con los exámenes finales. ■ ETAPA: Primaria y secunda- ria. ■ EL DATO: La masa cerebral solo representa entre un 2 % y un 3 % del peso corporal, pero consume hasta un 20 % de la energía que proporciona la in- gesta de alimentos. ■ COMPORTAMIENTOS QUE SE DEBEN EVITAR: Dormir menos de 7 horas la noche anterior al examen, ir sin desayunar o to- mar demasiadas bebidas exci- tantes. ■ ALGUNAS CLAVES: Desayunar bien es imprescindible para un buen funcionamiento de la atención, la memoria y la clari- dad de ideas, aspectos funda- mentales a la hora de enfrentar- se a un examen. ■ PARA SABER MÁS: La Colec- ción Chuletas de Espasa-Calpe consiste en una serie de guías que recopila todos los resúme- nes, esquemas y datos básicos que se consideran necesarios para alcanzar el aprobado en las distintas asignaturas. La edito- rial empezó con las de la ESO («Geografía fácil», «Biología fá- cil»...) y después las amplió al segundo y tercer ciclo de prima- ria (lengua, matemáticas y co- nocimiento del medio) y al ba- chillerato (física, lengua, quími- ca, filosofía...). Aunque lo ideal es que los estudiantes sean los autores de sus propias «chule- tas», lo cierto es que son unos libritos muy prácticos. ESCUELA DE PADRES ■ Muy rico en vitamina A y ácidos grasos omega 3 (favorecen el procesamiento de la in- formación). ■ Ácidos grasos esenciales ■ Contienen glucosa pura, una auténtica bomba de vitalidad para la mente. Las pasas, además, potencian la memoria. ■ Además de calcio aportan la cantidad óptima de nutrientes y vitaminas necesarios para el rendimiento intelectual. ■ Es la vitamina más efectiva para reparar el desgaste físico y mental ■ Aumentan el rendimiento intelectual Cómo ayudar desde casa ■ PESCADO AZUL ■ FRUTOS SECOS ■ UVAS NATURALES Y UVAS PASAS ■ LÁCTEOS ■ VITAMINA C ■ LECITINA ■ Salmón, sardinas... ■ Nueces, almendras, avellanas ■ Naturales y uvas pasas ■ Lácteos ■ Naranja, kiwi, tomate... ■ Se encuentra en la yema de huevo, el pescado, las habas de soja QUE NO FALTE POR EJEMPLO ¿QUÉ APORTAN? Para las épocas de máximo estrés intelectual, los expertos en nutrición aconsejan realizar cinco comidas ligeras a lo largo del día y así mantener estable el flujo de energía. De este modo ni se pasa hambre ni se tiene sensa- ción de plenitud, que impide la concentración. En casa, los padres pueden facilitar las cosas ofreciendo una ali- mentación sana y variada. El cuadro resume algunos de los productos básicos para la dieta del estudiante:

×