Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Familia y Escuela, aliados para educar

1,264 views

Published on

Recopilación de artículos sobre el valor de educar desde la familia y de la escuela. Publicados por el orientador Carlos Pajuelo entre 2012 y 2017 en el diario Hoy. Recogidos en OrienTapas para su difusión y uso educativo no comercial.

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Familia y Escuela, aliados para educar

  1. 1. Familia y Escuela, aliados para educar Selección de OrienTapas con artículos del orientador Carlos Pajuelo http://blogs.hoy.es/escuela-de-padres/ Carlos Pajuelo - @carlospajuelo Psicólogo, orientador educativo y padre de dos hijos https://orientapas.blogspot.com/
  2. 2. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 2 Artículos incluidos en esta recopilación: La participación de los padres, clave en el éxito escolar (20-8-2013) .......................................................3 La familia: la mejor escuela para crecer (14-5-2014).................................................................................5 Padres y Maestros, mejor aliados para educar (1-9-2015)........................................................................7 Cómo afrontar el “¡no quiero ir al cole!” (2-9-2014) .................................................................................9 Seis cosas que tienes que decir a tu hijo al empezar el cole (15-9-2014)................................................11 Gemelos, ¿juntos en clase, o separados? (11-5-2015) ............................................................................12 ¿Qué harías tú si tu hijo fuera un “apestado”? (26-1-2015)....................................................................15 El niño de la ballesta, ¿son los padres responsables? (26-4-2015)..........................................................16 Las otras madres coraje (4-5-2015)..........................................................................................................19 Cómo ayudar a los padres de los hijos fallecidos (9-5-2014)...................................................................21 La familia, algo más que una tribu (15-5-2016) .......................................................................................22 La mejor familia, la tuya (21-12-2016).....................................................................................................24 Educa, y deja educar a los demás (12-2-2017).........................................................................................25 El mejor método para educar a los hijos (9-12-2014)..............................................................................27 Esta publicación es una recopilación de las principales entradas del blog educativo http://blogs.hoy.es/escuela-de- padres/ sin fines comerciales, bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial- CompartirIgual 3.0 España. Edición realizada, con el permiso expreso del autor, por la Orientateca de OrienTapas. © del texto: Carlos Pajuelo, 2012-2017 Imágenes: http://www.hoy.es/
  3. 3. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 3 La participación de los padres, clave en el éxito escolar (20-8-2013) “¡Ay madre, qué ganitas tengo de que empiece el curso, y volvamos a la normalidad!” dice en bajito mi amiga Paqui mientras observa a sus niños desayunar a las 11 de la mañana. Dentro de poco, cuando las televisiones vuelvan a hablar del síndrome postvacacional, nos hagan ver que necesitamos un curso de idiomas o nos presenten coleccionables de todo tipo, en ese momento, volveremos a la “normalidad”. Los padres siempre están educando pero podemos aprovechar estos días para hacer una “pretemporada”, como los futbolistas, una preparación, no sólo de los materiales que se van a necesitar para el próximo curso, libros, uniformes, material escolar… sino una preparación sobre cómo vamos a abordar determinados aspectos referentes a mejorar la educación de nuestros hijos durante el próximo curso. Si hacemos las mismas cosas que antes, obtendremos los mismos resultados. Einstein, que era un hombre listo, es el autor de esta frase. Ésta es mi propuesta para la pretemporada: introducir algunas novedades. Es complejo, lo sé, pero algo hay que hacer. Os voy a proponer varias acciones que considero os pueden ayudar a vosotros, como padres, y a vuestros hijos. Para empezar, nada mejor que mejorar nuestra participación en la vida escolar de nuestros hijos. La participación de los padres es un importante factor del éxito académico. Y no hay mejor manera de comenzar a participar que la de colaborar con el AMPA del colegio o Instituto. El camino de la participación es complejo y está lleno de obstáculos, pero es un camino en el que no es posible el retorno. Estoy convencido que la participación es la vía más adecuada para que el profesorado y las familias puedan validar su competencia como padres y profesorado mutuamente. La mejora de los procesos de comunicación entre padres y profesorado es probablemente una de las mayores necesidades que tiene nuestro sistema educativo.
  4. 4. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 4 Desde todos los ámbitos estamos de acuerdo en la necesidad de esta comunicación, en los beneficios que aporta tanto al alumnado como al profesorado y a los padres. Los padres, mediante la participación se implican con el profesorado, descubren que son importantes en la educación de sus hijos; se pueden sentir más cómodos a la hora de comunicarse con los profesores, descubren cómo funciona la escuela de sus hijos y, por último, los padres adquieren habilidades que les ayudan a aprovechar más las tutorías con los profesores. Al participar los padres, se hace posible que los profesores logren una mayor comprensión de las dificultades que impiden que los padres se impliquen en la educación de sus hijos y, desde esta comprensión, aprenden estrategias sobre cómo llegar de forma eficaz a todos los padres, tales como la escucha activa, la comprensión de las conductas defensivas y la resolución de conflictos. Los profesores se sienten menos aislados y los centros se animan a desarrollar actividades que fomentan formas muy variadas de implicación de los padres. Los hijos/alumnos descubren el interés compartido que manifiestan profesores y padres. Los hijos/alumnos no utilizan la información que trasmiten a sus padres y profesores de manera sesgada. Pero si estamos de acuerdo en que la participación es muy beneficiosa ¿por qué cuesta tanto trabajo llevarla a cabo?, ¿por qué algunos padres y profesores se perciben mutuamente como una fuente de conflicto, más que como una fuente de ayuda? En primer lugar, hay que tener en cuenta que la participación conlleva comunicación y ésta es generadora de conflictos: cuando una persona, ya sea un padre, una madre, profesora, maestro… exponen sus ideas, necesariamente éstas se confrontan con las ideas que tienen, que tenemos, los demás. Y tenemos una tendencia a interpretar los conflictos comunicativos como un problema, y no como un punto de partida para poner en conjunto (padres y profesorado) nuestras posibilidades para dar respuesta a las demandas de nuestros hijos, de nuestro alumnado. En segundo lugar, no existe tradición en nuestro sistema educativo de participación entre padres y profesorado. Para que se dé la participación es necesario que padres y profesores tengan sentimiento de pertenencia a una comunidad educativa (ser parte) pero, para participar, es necesario también tener
  5. 5. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 5 conciencia de los derechos y deberes que padres y profesores tienen y también tener conciencia de que los beneficios y los costes son compartidos (tener parte) y, por último, hay que poder desarrollar motivación por el desarrollo de actividades concretas (tomar parte). En tercer lugar, hay que tener en cuenta que, en el proceso comunicativo, vemos y oímos de modo selectivo basándonos en nuestras necesidades, motivaciones, experiencias, intereses, expectativas personales, educación y otras características personales. Y esta forma de percibir la realidad es diferente en padres y profesorado, y por eso puede generar conflictos. En cuarto lugar, la comunicación entre padres y profesorado tiene una importante carga emocional: no olvidemos que los hijos son las personas más importantes para sus padres. Quisiera finalizar reafirmando que el profesorado está realizando una excepcional tarea para dar respuesta a las necesidades de sus alumnos, que los padres están dispuestos a hacer «lo que sea» por sus hijos, y que nos necesitamos mutuamente, nos necesitamos para poder establecer compromisos mutuos que redunden en beneficio de nuestros hijos, nos necesitamos para podernos validar mutuamente como lo que somos: profesorado y padres. Así que pásate por el AMPA del colegio o del Instituto y participa, nunca es tarde.!!! La familia: la mejor escuela para crecer (14-5-2014) El 15 de Mayo celebramos el Día Internacional de la Familia. Desde este Blog nos sumamos a la celebración haciendo un alegato a favor de la familia, de nuestras familias. Un estupendo día para poner de manifiesto que SOMOS FAMILIA. La familia no es un jardín idílico ni un remanso de paz, en nuestras familias vivimos las mismas crisis que se viven en la sociedad con la diferencia de que estas tensiones las originan nuestros “seres queridos”. La familia genera conflictos, es verdad, pero en la familia también generamos respuestas eficaces a todas estas tensiones.
  6. 6. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 6 La familia es la propia esencia de la diversidad, en ella caben todas las religiones, todas las ideas, todas las creencias, todos los sexos y todas las razas. La familia es un Universo, una Patria a la que se pertenece siempre que alguien te reconozca como miembro de su familia. Cuantas veces les decimos a personas que queremos, “como si fueras de mi familia”. Un bien a proteger, patrimonio de la humanidad, eso es la familia. La familia es una escuela en la que aprender, pero también es aprendiz,porque está viva y sabe que, para sobrevivir, hay que adaptarse. La familia continuamente está enfrentándose a nuevos retos que le demandan nuevos aprendizajes, nuevas respuestas. La familia es inclusiva y acepta a todos sus miembros, tiene siempre las puertas abiertas porque sabe perfectamente que dentro de ella es posible el rechazo, el cuestionamiento y el conflicto. El conflicto en la familia es normal porque está compuesta de personas diferentes, con edades e intereses diferentes. La familia es un lugar donde acoger es un hecho natural y no una manifestación de altruismo. La familia es el espacio donde aprendemos y posteriormente enseñamos el significado de la aceptación incondicional. La familia educa, porque sabe de la importancia que tienen los modelos para aprender. La familia educa para que sus miembros aprendan a tomar decisiones, a elegir. Solo se es libre si hay posibilidad de elección. La familia trasmite valores dando ejemplo. Los valores no se imponen. Los valores se viven, no se pregonan. Son guías, no son espadas. La familia apoya porque sabe que es imposible ser perfecto, porque la vida se vive con aciertos y errores, porque caemos y recaemos y al final siempre hay alguien que te tiende una mano, esa mano es tu familia. La familia ama. El amor es el pegamento que mantiene unida a la familia. Aunque los miembros estén dispersados en el espacio, el vínculo familiar no entiende de fronteras ni de distancias ni de tiempo. Hoy, al igual que ayer y mañana, necesitamos a la familia, a la tuya, a la mía, a todas las familias. La familia necesita ayuda, todas son pocas, pero lo que más necesita la familia es que tú cultives y cuides a la tuya.
  7. 7. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 7 Padres y Maestros, mejor aliados para educar (1-9-2015) Comienza un nuevo curso y con el inicio de éste, llegan tres clásicos protagonistas: el de comenzar un curso de idiomas; el de ir pensando en un plan de adelgazamiento para eliminar cada una de las “lorcitas” que el verano se empeña en dejarnos de recuerdo y por último, el famoso síndrome postvacacional. Aunque mi amiga Paqui dice que los que tienen el síndrome postvacacional no deben de tener hijos porque ella sólo pensar que se acerca el inicio de curso, y con él la vida “normal”, lo que le entra es una alegría. En un par de semanas nuestros hijos volverán a sus colegios y a nuestra casa regresarán las tareas escolares, los estudios, las notas, los maestros y maestras, las tutorías, etc. Para comenzar el curso me gustaría volver a tratar el tema de la relación entre padres y profesores, que todos sabemos que es fundamental pero que es una relación que el Facebook definiría como “es complicado”. Una de las razones que hacen compleja esta relación entre padres y profesorado proviene del hecho de que donde los padres vemos hijos los profesores, los maestros, ven alumnos. Y un hijo y un alumno son dos personas muy diferentes, aunque físicamente se parezcan mucho. Los padres vemos hijos y esa es una percepción incompleta, sesgada, parcial. Los maestros ven alumnos y esa es otra percepción incompleta, sesgada y parcial. Pero ambas son reales. Si somos capaces de compartirlas podremos ampliar mejor nuestro conocimiento, el de nuestro hijo y el de nuestro alumno y así podremos educar mejor. A mí siempre me ha sorprendido esa afirmación que se hace de que los niños tienen que venir educados de casa. Está claro que a los hijos hay que educarlos en casa, que los padres tenemos un compromiso, y sobre todo, una responsabilidad a la hora de educar pero la educación de un hijo necesita de todas las manos posibles, ya sabéis el famoso proverbio africano “para educar a un niño hace falta toda la tribu”. Los profesores educan, educan y mucho. La escuela educa y también educa mucho. Los maestros y maestras se pasan la jornada escolar educando, porque es imposible enseñar sin educar a la vez. Aprender es una actividad, una actividad producto de una interacción, de la comunicación, y por lo tanto conlleva una fuerte
  8. 8. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 8 carga emocional. Cuando se enseña hay emoción, cuando se aprende hay emoción y si hay emoción, no lo dudes, hay educación. Es por esta razón que esa cantinela de se educa en casa y se “instruye” en el colegio, es solo una frase de postureo carente de veracidad y que no tiene más finalidad que la de echar balones fuera. Mientras padres y profesores no nos pongamos de acuerdo lo único que logramos es crear dos realidades paralelas: la casa y la escuela. Dos realidades que se miran entre sí con cierta suspicacia y además no se perciben mutuamente como colaboradoras en la tarea de educar. Lo mejor que le podemos dar a nuestros hijos es educación, lo mejor que le podemos dar a nuestros alumnos es educación. Somos padres cuando educamos y somos profesores cuando educamos. Así que, querido padre lector, querida madre lectora, no se te olvide, al comenzar el curso, decir a tus hijos: (repaso de un post del inicio del curso pasado) 1.- Tu maestro, tu maestra, todos los profesores tienen un trabajo complejo, muy complicado que es el de ayudarte a desarrollar todas tus competencias. Con su trabajo nos ayudan y colaboran con nosotros, tus padres, a hacer posible esta tarea. 2.- Así que no olvides que tu maestra, tu maestro, tus profesores: No son perfectos, pero aprende a no fijarte en sus defectos, y valora el resto, que son sus virtudes. No son sabios, pero aprende a aprender de lo que saben. Con un poco que aprendas de cada uno de ellos, obtendrás mucho. No son jueces ecuánimes pero aprende a respetar, aprende a expresar tus ideas, y a aceptar sus decisiones. No son magos, pero aprende que aprender sí es mágico. No son infalibles, pero aprende que no sólo se equivocan los que aprenden sino también los que enseñan a los que aprenden. 3.- Tu maestro, tu maestra, tienen un trabajo muy difícil, todos esperan de ellos que te enseñen a leer, escribir, sumarrestarmultiplicardividir, ríos y montañas, sintagmas, predicados y además hábitos saludables, valores democráticos, seguridad vial, ecología, respeto a la diversidad… y por otra parte, tienen que tener tiempo para enseñarte a pensar porque, querido hijo, Ikea no amueblará tu cabeza.
  9. 9. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 9 4.- Por todo esto, ponte a querer a tu maestra, a tu maestro y quiérelos. La forma de querer a un maestro solo requiere tu respeto. Esfuérzate en esta tarea tan agradable que es querer respetando. 5.- Quiérelo gratis, sin esperar nada porque lo que un maestro o maestra da es un ejemplo que no se te olvidará el resto de tu vida. 6.- Yo te prometo también que me esforzaré por hacer lo mismo que tú. Si tú valoras al profesorado, tus hijos lo harán también. Si tú valoras a los maestros y maestras te será más fácil hablar con ellos cuando surjan las diferencias. Si tú valoras al profesorado estarás contribuyendo a una mejor escuela. Se educa en casa, claro que sí. Hay hijos, desgraciadamente, que no tienen la suerte de tener una familia que educa. Por eso es fundamental la escuela porque gracias a sus maestros muchos niños reciben algo tan valioso como la educación. Se educa en la escuela también, claro que sí. Cómo afrontar el “¡no quiero ir al cole!” (2-9-2014) “Qué ganitas tengo que empiece el colegio” piensan más de un padre, madre, incluso abuelos en estos días previos al comienzo del curso. Bueno, no solo lo piensan. En algunos casos se les escapa a más de uno como una exclamación. Y la verdad es que la mayoría de padres están deseosos de que sus hijos regresen al colegio con la justificación de “volver a la normalidad”… Ya. Pero la actitud en los escolares es totalmente distinta. ¿Hacemos una prueba? Pregúntale a tu hijo si tiene ganas de ir al colegio. Si te dice que está deseando comenzar, mira primero con atención no sea que te lo esté diciendo en modo irónico. Si lo dice en serio, pues nada, a esperar que comiencen las clases, y un problema menos. Si por el contrario te dice que no, cosa que no está fuera de la lógica, tampoco te preocupes mucho pues la expresión “yo no quiero ir al cole” dicha con cara de hastío, por lo general,
  10. 10. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 10 es una expresión de “con lo bien que estoy levantándome tarde, ocioso… la que se me avecina”. También hay un reducido número de chicos y chicas que, en cuanto se acerca la fecha de inicio del curso, comienzan a presentar cambios conductuales, a mostrarse más nerviosos, irritados, o asustados. Las causas fundamentales por las que los niños no quieren ir al colegio son: –Características de la personalidad del hijo: sobre todo, los “mariagobios”, hijos muy preocupones, que siempre están pendiente de los isis (y si les caigo mal a los compañeros, a los profesores, y si me pegan, y si suspendo, y si me da clase don o doña …) Hay hijos que ven el mundo como una fuente potencial de peligro, y recuerdo que, en este tipo de casos, es muy común encontrarnos que el/la “mariagobio” se parece a su padre/madre. -Por experiencias negativas en anteriores cursos, como haber sufrido acoso, fracaso escolar, dificultades de adaptación al centro, o dificultad para hacer amigos. RECOMENDACIONES PARA AFRONTAR EL PROBLEMA 1.- Cuando un hijo dice eso de “yo no quiero ir al colegio” no le contestes con “ni yo quiero ir al trabajo y me aguanto”, ni minimices su temor con frases de “eso es una tontería”, o cosas del estilo. Pregúntale por qué no quiere ir, cuál es la razón, escucha lo que te dice. Escuchar no es aceptar. 2.- Diga lo que te diga, tu encárgate de decir: “no te preocupes, verás como tú sabrás afrontar esa situación, y si necesitas nuestra ayuda, ya actuaremos”. 3.- Mantente sereno y tranquilo, sobre todo si el hijo tiene “miedos” para hacerle ver que vas a hacer todo lo necesario para que esté seguro. Cuanto más seguro y confiado se sientan los padres, más seguridad y confianza trasmitirán a sus hijos. 4.- Trasmite al hijo la idea de que al colegio va a ir sí o sí. No le hagas creer falsas esperanzas. 5.- Trasmite la idea de que es normal que tenga miedo si lo que piensa es que “va a fracasar”, “no va a hacer amistades”, etc. 6.- Si ya hay experiencias de no querer ir al colegio de cursos anteriores, recuérdale que el curso anterior pensaba lo mismo, y todo lo que hizo para superar ese temor. 7.- Hay niños en los que esta tensión se manifiesta a través de problemas somáticos: dificultad para dormir,
  11. 11. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 11 dolores estomacales, incluso vómitos matutinos de lunes a viernes. Son sólo la manifestación de tensión, así que no te preocupes, lleva toallitas húmedas, a limpiarse, y para el colegio. 8.- Si ves que tu hijo está muy alterado, será necesario que hables con su tutor/a para poneros de acuerdo sobre cómo le podéis ayudar desde casa y desde el centro. Ya sabéis que yo recomiendo tranquilidad cuando los hijos se alteran. La tranquilidad no significa no hacer caso, sino trasmitir seguridad y confianza porque, cuando los hijos se alteran, necesitan que los que educan no estén alterados. Feliz curso para todos Seis cosas que tienes que decir a tu hijo al empezar el cole (15-9-2014) Comienza un nuevo curso, con sus certezas y sus incertidumbres. Estoy convencido de que los padres podemos hacer muchas cosas para mejorar eso que llamamos “escuela”, “colegio” o “instituto” al que asisten nuestros hijos, porque realmente la escuela, colegio o instituto son mejorables tal y como mejorables somos los padres educando. La relación entre padres y profesorado juega un papel importante en el éxito escolar. Es verdad que este tema tiene mucha “tela que cortar”, pero vamos a empezar con algo más que buenas intenciones. Ahora que nuestros hijos empiezan el colegio, hay seis cosas que les tenemos que decir: 1.- Tu maestro, tu maestra, todos los profesores tienen un trabajo complejo, muy complicado que es el de ayudarte a desarrollar todas tus competencias. Con su trabajo nos ayudan y colaboran con nosotros, tus padres, a hacer posible esta tarea. 2.- Así que no olvides que una maestra, un maestro: -No es perfecto, pero aprende a no fijarte en sus defectos, y valora el resto, que son sus virtudes. –No es sabio, pero aprende a aprender de lo que sabe. Con un poco que aprendas de cada uno de ellos, obtendrás mucho.
  12. 12. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 12 –No es un juez ecuánime pero aprende a respetar, aprende a expresar tus ideas, y a aceptar sus decisiones. –No es un mago, pero aprende que aprender es mágico. –No es infalible, pero aprende que no sólo se equivocan los que aprenden sino también los que enseñan a los que aprenden. 3.- Tu maestro, tu maestra, tienen un trabajo muy difícil, todos esperan de ellos que te enseñen a leer, escribir, sumarrestarmultiplicardividir, ríos y montañas, sintagmas, predicados y además hábitos saludables, valores democráticos, seguridad vial, ecología, respeto a la diversidad… y por otra parte, tienen que tener tiempo para enseñarte a pensar porque, querido hijo, Ikea no amueblará tu cabeza. 4.- Por todo esto, intenta querer a tu maestra, a tu maestro y quiérelos como si fuera yo. La forma de querer a un maestro solo requiere tu respeto. Esfuérzate en esta tarea tan agradable que es querer respetando. 5.- Quiérelo gratis, sin esperar nada porque lo que un maestro o maestra da no se te olvidará, para bien o para mal, el resto de tu vida. 6.- Yo te prometo también que me esforzaré por hacer lo mismo que tú. Si tu valoras al profesorado tus hijos lo harán también. Si tu valoras a los maestros y maestras te será más fácil hablar con ellos cuando surjan las diferencias. Si tu valoras al profesorado estarás contribuyendo a una mejor escuela. Feliz curso…, y que la “fuerza” nos acompañe a todos. Gemelos, ¿juntos en clase, o separados? (11-5-2015) El camino de la educación de nuestros hijos está sazonado, entre otras cosas, con diferentes “leyendas urbanas”, creencias, mitos, que nos acompañan cotidianamente dando valor y credibilidad a lo que son simples costumbres carentes de base científica que los avalen.
  13. 13. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 13 Me voy a referir a una de estas falsas creencias, que tiene que ver con la escolarización de hermanos gemelos, mellizos, trillizos, y es la de que es bueno separar a los gemelos cuando se escolarizan porque es lo más adecuado tanto para su aprendizaje como para su desarrollo personal. Quiero partir de la base de que muchos hermanos mellizos o gemelos han sido separados en diferentes clases, sin ninguna razón que lo justifique, y esta separación en la escuela no ha tenido a posteriori ningún perjuicio pero tampoco ningún beneficio. Es por esto que, a falta de evidencia científica o mayor conocimiento, separar como norma a los gemelos, cuando se escolarizan, carece del más absoluto rigor y priva a estos gemelos, en pro de una no se sabe qué mejoría, del bienestar que les produce, por lo general, estar juntos. Por esta razón deberían de ser los padres los que determinaran cómo quieren que se escolaricen sus hijos, si en la misma clase o en clases diferentes y la historia escolar y de aprendizaje de sus hijos les irá aportando información suficiente y necesaria para realizar otro tipo de planteamientos. Me gustaría señalar la poca consistencia de los argumentos que se utilizan para separar de clase a los “múltiples” que es un palabro muy feo para referirnos a los hijos gemelos, mellizos, trillizos, etc. Uno de los argumentos más utilizado es el de “para que puedan desarrollar su personalidad sin el influjo del hermano”. Vamos a ver, todos nosotros desarrollamos nuestra personalidad, además de por la importante influencia de factores genéticos, por nuestras experiencias individuales y colectivas, con los demás. Esos demás que nos influyen son los padres, los hermanos, los maestros, los compañeros de clase, los otros… ¿Por qué un hermano gemelo iba a ser “peor” influencia que, por ejemplo, la de un compañero que sólo se dedica a “chinchar” (que mal haces la ficha, no sabes dibujar, que fea es tu camiseta, que feo es tu pelo, etc., .)? Otro argumento es el de que la separación de los hermanos ayuda a su “desarrollo de la identidad”. Argumento erróneo porque los gemelos saben perfectamente quiénes son y cómo se llaman. Los que tenemos más dificultades para saberlo somos los que estamos a su alrededor. ¿No será que los separamos para que los adultos y compañeros sepamos con cuál de los hermanos estamos hablando? En caso de duda pregúntaselo al niño, que ya he dicho que ellos lo saben perfectamente. Los gemelos y mellizos
  14. 14. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 14 desarrollan sus mecanismos de identidad como el resto de los mortales así que porqué vamos a pensar que un hermano gemelo va a ser un obstáculo para el desarrollo de la identidad de su otro hermano y no aplicamos ese mismo criterio respecto de los padres, los profesores, los amigos de esos gemelos, la televisión, la sociedad, etc. Otro argumento que se escucha es el de ” para que así puedan ampliar su vida social”, podría parecer que los hermanos gemelos tienen más cubierta esa necesidad, ya que desde pequeños se tienen el uno al otro y por esa razón, en el inicio de su escolarización, pudiera ser que no se sientan muy atraídos por hacer nuevas amistades, pero eso no quiere decir que, por estar juntos, no vayan a poder realizar estas actividades sociales con la misma destreza que sus compañeros. Son los contextos familiares y escolares los que tienen que propiciar situaciones de interacción social entre los niños porque esa es la manera de ampliar la vida social y relacional. A falta de argumentos a favor de la separación nos encontramos con argumentos, que por el contrario, señalan la importante vinculación emocional que algunos gemelos, y otros hermanos aunque no sean gemelos ni mellizos, desarrollan. La seguridad emocional nunca puede ser un impedimento para el aprendizaje sino todo lo contrario un eficaz propulsor de estos. La escolarización de los gemelos en aulas diferentes no cuenta con ningún respaldo en las leyes que regulan la escolarización ya que no hay ninguna recomendación basada en evidencia científica que la sostenga. Así que vamos a dejar que los padres sean los que decidan si quieren que sus hijos estén juntos o separados al inicio de la escolarización que tiempo habrá para poder determinar, si es que hubiera dificultades de aprendizaje, cual es el origen de estas dificultades y cuáles son las medidas más oportunas para intervenir.
  15. 15. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 15 ¿Qué harías tú si tu hijo fuera un “apestado”? (26-1-2015) ¿Has visto sufrir a tu hijo alguna vez?, ¿has sentido como ese sufrimiento te paraliza?, ¿te has dado cuenta de que el sufrimiento viaja acompañado de la soledad? Hoy me gustaría escribir sobre un sufrimiento, una epidemia silenciosa, el “ébola de los colegios”, me gustaría hablar sobre los niños y niñas “apestados”. Siéntate con tus hijos y hazles esta pregunta: ¿te imaginas? Hijo, te imaginas que mañana al llegar al colegio tus compañeros te roben tu nombre y lo cambien por el de Apestado? Te imaginas que cualquiera pudiera tirarte la mochila, el abrigo al suelo, o darte una colleja y que eso fuera divertido para los que lo ven. Imagina que te dicen gordo o feo o cabezón o enano, friki, o lo q les dé la gana. Imagina que nadie ve tus lágrimas, que tus emociones son invisibles, que nadie siente ni pizca de compasión por ti. Que nadie te mira, que nadie te habla que te tratan como si no fueras como ellos, que te tratan como si fueras un objeto sin valor. Imagina que todo esto que te ocurre pase a convertirse en “cosa de niños” sin importancia, que tu sufrimiento es poco importante. ¿Te imaginas abrir tu móvil y solo recibir mensajes ofensivos? Imagina por un momento que eres tú. Si tú. ¿Cómo te sentirías? Porque yo me sentiría fatal por no haberme dado cuenta. Hijo, ¿ocurre esto en tu clase, en tu colegio, entre tus amigos? Pues no te calles, no cierres los ojos, no mires a otro lado. Ponle voz al silencio, ponle nombre al que sufre, ponle sonido a sus lágrimas. Eso es lo que quiero que hagas, simplemente eso. ¿No lo sabías?, ¿no sabías que es muy fácil hacer sufrir? Pues sólo tienes que imaginar que tú eres el apestado. Y desde hoy quiero que te avergüences de tu silencio, quiero que te avergüences de tu risa o de tu complicidad cuando ocurra esto. A veces para ser un héroe no hay que hacer grandes cosas, simplemente comienza protegiendo las vidas de los que te rodean.
  16. 16. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 16 No, el acoso no es algo que hacen criaturas malvadas, aprendices de hijo de puta. El acoso está dentro de nosotros, seres humanos acosadores de todo lo que es diferente, acosadores por envidia, acosadores por incompetencia, acosadores por miedo. Insultar, despreciar, ridiculizar, difamar al que piensa diferente no es cosa de niños, lo veo en televisión, lo escucho a los tertulianos, lo leo en columnas de los periódicos, en las redes sociales, en nuestras conversaciones cotidianas. No, no es cosa de niños que no saben lo que hacen, no es cosa de unos niños descerebrados, están haciendo lo que han aprendido a hacer: lo que ven, somos nosotros mismos quitándole importancia a nuestra incapacidad para respetar a los demás. Yo me acuso de no ver lo que me molesta ver. El niño de la ballesta, ¿son los padres responsables? (26-4-2015) Cada vez que una impactante noticia sobre el comportamiento malvado de un menor sacude nuestras conciencias, como con el reciente caso del adolescente barcelonés que asesinó a un profesor e hirió a 3 personas más, asistimos atónitos al rosario de interpretaciones que intentan explicar tal dislate. Sin conocer al niño, ni a sus padres, sin información veraz, es muy aventurado hacer algunas de las afirmaciones que se han escuchado y leído estos días. Queridos lectores, encontrar un culpable de este hecho tiene la función de calmar nuestra ansiedad, nuestro temor y así poder asegurarnos de que a nosotros eso no nos va a pasar. Todas las alarmas se han disparado, como siempre, a toro pasado. ¿Cómo es posible que haya ocurrido esto? Así que tenemos un abanico de opiniones gratuitas, “el niño tiene un trastorno mental”, dicen unos. ¡No!, aseveran otros, “el niño es simplemente malvado”;
  17. 17. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 17 y los hay, los más, que dirigen el dedo acusador hacia sus padres:“qué hacían esos padres que no se han dado cuenta de que convivían con “la personificación del mal”. Yo, insisto, no tengo información para poder dar una opinión, pero si que creo que este tipo de hechos son imposibles de evitar. Ni somos inmortales, ni somos la personificación de la bondad. Los seres humanos somos capaces de odiar, de muchas y diferentes maneras y lo aprendemos, porque lo enseñamos, desde edades tempranas. En nuestra vida ocurren muchas circunstancias y si en un mismo lugar y tiempo se dan varias de ellas, puede que ocurra aquello que creemos que es imposible que ocurra. Yo al escuchar la noticia me acordé instantáneamente de los padres, pensé para mis adentros: menuda tragedia se le ha presentado a estos padres. Efectivamente, poco tiempo tardaron algunos en señalar, que la responsabilidad máxima sobre este hecho la tienen los padres del niño, que no han sido capaces ni de educar, ni de detectar este comportamiento de su hijo. Y para apoyar tal argumento, los opinadores, mostraban su alarma y repulsa ante el hecho de que la criatura hubiera entrado en internet para buscar páginas sobre cómo hacer un coctel molotov y que, además, esto hubiera pasado desapercibido a los padres. Me da igual que el niño sufriera un trastorno mental o que por el contrario este acto sea la consecuencia de un hecho planificado, porque, la realidad es que el profesor muerto ya no volverá a la vida y su familia ya sólo tendrá la posibilidad de encontrar consuelo en el recuerdo. El resto de alumnos y profesores del instituto, al igual que los que hemos asistido atónitos a esta noticia poco a poco iremos recobrando nuestras vidas normales. Así es la vida, las víctimas sufren porque no pueden olvidar y el resto olvidamos para seguir viviendo. Me acuerdo de los padres del niño, porque ellos sí que se están enfrentando a un cambio, a un desgarro, en sus vidas y todo porque su hijo eligió, directa o indirectamente, actuar de una manera dañinamente malvada. Me acuerdo de los padres que se ven señalados por otros padres como si así, encontrando un culpable, nos pudiéramos quedar más tranquilo. “A mí no me va a pasar esto, porque eso es evitable”. Mientras haya gente que crea que este hecho es una consecuencia “lógica” de la relajación que tienen los padres con los temas de control y supervisión de sus hijos, encontrarán, en la cantinela esa de que los padres de
  18. 18. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 18 hoy en día no saben educar, los culpables que andaban buscando. Surgen voces que dicen: “hay que controlar a los niños, hay que registrar su cuarto, entrar en sus móviles”. Educar es supervisar, claro q si, y los padres pueden y deben entrar en el cuarto de sus hijos pero ¿para buscar y rebuscar, para espiar? … ¿para qué?. No se puede controlar todo, eso es imposible. Si tu hijo no tiene edad de tener móvil, no será mejor que “espiarle”, que no lo tenga; si tu hijo no tiene edad de tener un ordenador en su cuarto, lo mejor es que no lo tenga. Te vas a tener que pelear eso ya lo sabes. Te recuerdo que educar es ir dando autonomía progresivamente. El control y la supervisión son más que necesarios. Pero también la sensatez, un poco de sensatez, porque los padres no podemos “fabricar hijos perfectos, socialmente perfectos”. Vivir, al igual que educar, tiene sus riesgos. Y por último, otra ocurrencia, que me ha llamado la atención, a raíz de este trágico acontecimiento, es la de que esto se podría evitar si todos los niños entregaran un certificado médico/psicológico en el colegio y así el problema está resuelto y nos quedamos tranquilos. Como si recibir apoyo psicológico fuera sinónimo de tener un trastorno psicológico. ¿Os imagináis la que se liaría si la Administración les pidiera a los profesores un informe psicológico sobre su salud mental para tranquilizar a los padres de sus alumnos? Pues yo, la verdad, puestos a elegir prefiero que el certificado psicológico se lo exijan a a los que manejan los dineros públicos, porque, esos, esos sí que pueden hacer daño. Muertes tan absurdas como inevitables nos encontramos de vez en cuando y frente a esta realidad, tranquilidad y sensatez es lo que necesitamos para afrontar el miedo que nos causan. Y reafirmarnos en que la tarea de construir un mundo mejor nos incumbe a todos. Mi reconocimiento al profesorado, maestros y maestras, alumnado y padres y madres que desde la educación intentan construir un mundo mejor para todos.
  19. 19. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 19 Las otras madres coraje (4-5-2015) Las imágenes de una madre sacando, a tortazos, a su hijo adolescente de una manifestación en Baltimore, han dado la vuelta al mundo. Madre coraje, Supermadre, madre viral, madre que se ha convertido en la bandera e imagen de todos aquellos que creen que los padres y madres son omnipotentes y que, por lo tanto, el mundo sería un lugar más habitable con madres como la señora Toya Graham. A mí me gustaría hablaros hoy de las madres y padres coraje que conozco y que seguro que tú también. Conozco a cientos de madres corajes solas, o junto a sus respectivas valerosas parejas, pero estos no salen en la televisión, ni son trending topic, ni casi nadie habla de ellas. Ana, que crió a su hija con el cariño con el que la inmensa mayoría de madres y padres crían a sus hijos. Ana veía crecer a una hija que parecía tener el don de hacer sentir bien a los que la rodeaban, fueran su familia, sus profesores, sus amigas. Una mañana, casi sin avisar, Ana presenció cómo su hija tuvo que dejar su vida cotidiana aparcada para dedicarse a combatir una grave enfermedad. Allí estuvo Ana, día a día, noche a noche, codo con codo, al lado de su hija, con el coraje con el que madres y padres acompañan a los hijos que se enfrentan a enfermedades de final incierto. Varios años de lucha y después un tremendo vacío. Lucha y determinación que ahora le parecen estériles mientras mira el cuarto vacío de su hija. Ana en silencio, está aprendiendo ahora a tener coraje para vivir con el corazón, los huesos y el ánimo hecho jirones, a la espera de que las hojas del calendario le den un respiro. Luisa, que estaba convencida de que, en su casa, la educación era lo único que no podía esperar a mañana. Y se dedicó, como se dedican cientos de padres, a esa cotidiana tarea que es la de guiar, poner límites, señalar modelos y querer a sus hijos. Su hijo menor cuando apenas comenzaba a disfrutar de su adolescencia, jugando como niño que aún era, se cayó de la bicicleta y entró en un sueño profundo, un sueño que, para todos, ya dura demasiado tiempo, menos para su madre que día a día cuida de su hijo con la esperanza de que en cualquier momento despierte. Carmen que nada más nacer su hijo recibió, como un mazazo, la noticia de que su hijo “no va a ser como los demás”
  20. 20. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 20 y estuvo unos días, lógicamente, paralizada por el miedo a si estaría preparada, si sabría ser una buena madre para “un niño así”. Pero cuando las lágrimas se despejaron de sus ojos y se pudo mirar al espejo vio que su cara era la misma cara, que ella era la misma persona y que en la cuna quien estaba era su hijo. Se pintó los labios y, simplemente, se puso a educarlo, a quererlo desde ese momento, como solo las madres y los padres saben querer y educar a sus hijos. Día a día. Con los ojos abiertos. Así descubrió que la sonrisa de su hijo era como las sonrisas de los demás. Sabe que su hijo nunca será independiente, por eso lo educa día a día. Saray, que trabaja limpiando casas más horas de las que caben en un convenio. Trabaja que trabaja porque quiere sacar a sus hijos del vecindario en el que vive, para darles la oportunidad de vivir en un “barrio humilde, de gente trabajadora“. Y cada moneda que gana con el sudor de su frente la acercan a llevar a sus hijos a un lugar donde los niños puedan jugar lejos de donde se venden drogas. Pero cada moneda también se va comiendo su maltrecha salud. Jenny, que no dudó en embarcarse en la Odisea de los que nada tienen que perder y por eso se metió con sus hijos en una patera, simplemente porque quería llevar a sus hijos a la vida. No, no es que quisiera lo mejor para ellos, sus hijos no tenían nada en su casa. Lo hizo, con el empeño, con la decisión de que sus hijos pudieran vivir. Simplemente vivir. Cientos de madres y padres corajes, anónimos, padres y madres que luchan para que sus hijos tengan una vida mejor, los educan, pelean con ellos, porque saben que educar no es un camino fácil. Padres y madres que, sin necesidad de dar mamporros, están confiados en que educar y amar a los hijos es lo que hacen las madres y padres coraje: educar y amar gratis sin esperar nada a cambio. Ana, Jenny, Saray, Carmen y Luisa, son madres coraje pero, tristemente, invisibles. Abre los ojos porque están a tu alrededor, tu sonrisa, tu reconocimiento, les dará luz.
  21. 21. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 21 Cómo ayudar a los padres de los hijos fallecidos (9-5-2014) La noticia de la muerte de un niño genera una gran desazón, nos invade una sensación de injusticia, nos parece antinatural que no se cierre el ciclo de la vida, nos desconcierta que una vida se trunque casi en sus inicios. Si además, a esto le añadimos que son cinco jóvenes vidas las que se siegan, la tragedia individual se torna en una tragedia colectiva. Cuando anoche leí la noticia en Hoy.es mi primer pensamiento fue para los padres y todo el día llevo pensando en ellos, en qué poder hacer, cómo poder ayudar a unos padres a los que inesperadamente la propia vida les ha arrebatado a sus hijos. Cómo poder ayudar a unos padres que desde hoy tienen que aprender una nueva forma de vivir: vivir con un cuerpo agujereado, hecho jirones, por el dolor más agudo que pueda existir. Unos padres heridos por el dolor y por la angustia de tantos porqués para los que no hay respuesta. Apoyo y cariño eso es lo único que les podemos dar a los padres de forma directa, hacerlos sentir acompañados en su dolor, que sientan en su cuerpo todo el cariño de los padres y madres que poblamos Extremadura. El amor, el sentirte apoyado, sentirte querido es la mejor pomada para combatir el dolor. Así que se me ocurre, si te parece bien, que si quieres apoyar a los padres de los niños fallecidos, escribas al ayuntamiento de Monterrubio de la Serena (ayuntamiento@monterrubiodelaser ena.es) y les mandéis a los padres de esos cinco chicos el mejor de vuestros abrazos. Utilizar las redes sociales para difundir #ungranabrazomonterrubio , la forma que mejor se os ocurra pero que los padres de estos cinco chicos sepan que los arropamos. Los padres tienen que saber que la vida de estos cinco chicos, apenas unos adolescentes, ha valido la pena. Es verdad que ellos han tenido una vida corta, pero la han vivido hasta el final con la intensidad con la que viven la vida los niños y adolescentes. Ahora que sus padres, familia y amigos están desconcertados, necesitan de nuestra ayuda para que en estos difíciles momentos no olviden que son lo que son gracias a lo que han vivido junto a estos chicos, porque los tienen dentro de sí, en su piel, en sus músculos, en su corazón y a partir de ayer, para siempre, en sus recuerdos.
  22. 22. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 22 Esta mañana al pensar en mis hijos, en mi trabajo, en los padres de estos cinco chicos, me he dado cuenta que cada día que vivimos se nos presenta como una oportunidad. La vida es efímera y solo vivimos lo que se vive, así que padres y madres sigamos educando, un día más haciendo frente a los contratiempos que la vida cotidiana nos depara. No desperdiciemos los días que tenemos para ejercer la mejor tarea que existe: ser padres. La familia, algo más que una tribu (15-5-2016) Encierra una gran verdad el proverbio africano que dice que para educar a un niño hace falta toda la tribu. Hacen falta todos y cada uno de los miembros de nuestra sociedad, pero es la Familia la que ejerce el liderazgo en la educación de sus hijos, es la Familia la responsable y los demás somos responsables de colaborar. La Familia es mucho más que la Tribu por diferentes razones pero por una fundamental: para educar a un niño hay que quererlo, quererlo de verdad, y convendrán conmigo que como se quiere en Familia, con sus aciertos y errores, no se quiere en otras partes de la tribu. La palabra Familia tienen un montón de significados, de sinónimos, a cada cual más hermoso. Hoy es el día de la familia y en muchas casas habrá risas, en otras lágrimas, miedo, orgullo, confianza, recuerdos, desazón, nostalgia, esperanza, etc., pero en todas, amor. Mi familia, tu familia no son un jardín idílico ni un remanso de paz, en nuestras familias vivimos las mismas crisis que se viven en la sociedad con la diferencia de que estas tensiones las originan nuestros “seres queridos”. La familia se construye día a día porque está viva. Para construir Familia estás tú, arquitecto de familia, albañil de familia, artesano de familia, constructor de espacios en los que crear y crecer, espacios donde vivir, donde sentir. Mi decálogo para construir familia: 1. La familia es la propia esencia de la diversidad, en ella caben todas las religiones, todas las ideas, todas las creencias, todos los sexos y todas las razas.
  23. 23. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 23 2. La familia es un Universo, una Patria a la que se pertenece siempre que alguien te reconozca como miembro de su familia. Cuantas veces les decimos a personas que queremos, “como si fueras de mi familia”. Un bien a proteger, patrimonio de la humanidad, eso es la familia. 3. La familia es una escuela en la que aprender, pero también es aprendiz, porque está viva y sabe que, para sobrevivir, hay que adaptarse. La familia continuamente está enfrentándose a nuevos retos que le demandan nuevos aprendizajes, nuevas respuestas. 4. La familia es inclusiva y acepta a todos sus miembros, tiene siempre las puertas abiertas porque sabe perfectamente que dentro de ella es posible el rechazo, el cuestionamiento y el conflicto. El conflicto en la familia es normal porque está compuesta de personas diferentes, con edades e intereses diferentes. 5. La familia es un lugar donde acoger es un hecho natural y no una manifestación de altruismo. La familia es el espacio donde aprendemos y posteriormente enseñamos el significado de la aceptación incondicional. 6. La familia educa, porque sabe de la importancia que tienen los modelos para aprender. La familia educa para que sus miembros aprendan a tomar decisiones, a elegir. Solo se es libre si hay posibilidad de elección. 7. La familia trasmite valores dando ejemplo. Los valores no se imponen. Los valores se viven, no se pregonan. Son guías, no son espadas. 8. La familia apoya porque sabe que es imposible ser perfecto, porque la vida se vive con aciertos y errores, porque caemos y recaemos y al final siempre hay alguien que te tiende una mano, esa mano es tu familia 9. La familia ama. El amor es el pegamento que mantiene unida a la familia. Aunque los miembros estén dispersados en el espacio, el vínculo familiar no entiende de fronteras ni de distancias ni de tiempo. 10. La familia es generosa, y en ella vive la palabra perdón justo al lado de la palabra responsabilidad. Hoy, al igual que ayer y mañana, necesitamos a la familia, a la tuya, a la mía, a todas las familias. La familia necesita ayuda, todas son pocas, pero lo que más necesita la familia es que tú cultives y cuides a la tuya. Si, es verdad, para educar se necesitan todas las manos posibles pero la Familia es indispensable.
  24. 24. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 24 La mejor familia, la tuya (21-12-2016) En la familia caben todos. La familia nos hace igual a todos. En familia aprendes, en familia te equivocas. La familia te da tu sangre, tus huesos, una cara, un cuerpo, unos apellidos pero sobre todo, te da un HOGAR. En familia te construyes, en familia atesoras, amas y vives. Se llora en familia, se comparte sufrimiento, te tambaleas. La familia enseña a querer. En familia hay conflictos, peleas, distanciamientos, desazón. La familia enseña a perdonar, a aceptar. No es la familia lugar para el rencor. La familia no es una fiesta para divertirse, es un lugar de convivencia donde aprender a vivir. La familia es el mejor hotel, el mejor restaurante, la mejor escuela. La familia crea familias. La familia es patrimonio inmaterial de la humanidad. El mejor lugar donde invertir. La mejor inversión, tu familia. En la familia, en los momentos malos, encontramos la mejor ayuda. A menudo la familia es la tabla de salvación a la que aferrarse, la que le da sentido a la vida. La familia no es un concepto abstracto, ni rancio, ni arcaico. La familia es el presente, el pasado y el futuro. Cuidemos nuestras familias. Cuida tu familia. Me gustan las familias. Todas las que se sienten familias. Especialmente la tuya.
  25. 25. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 25 Educa, y deja educar a los demás (12-2-2017) ¿Sabéis que es lo que necesita de verdad una madre y un padre que se inician en la tarea de ser padres? Que los dejemos vivir en paz su maternidad y su paternidad. A ser madre o a ser padre no te enseña nadie. Es como muchas experiencias de nuestra vida: una construcción personal, única, individual, intransferible. Padres y Madres se las tienen que ver con una legión de entusiastas coaches (entrenadores), que les dicen constantemente, y sin el más mínimo pudor, qué es lo que tienen que hacer con sus criaturas, y que además también les recuerdan constantemente qué es lo que no están haciendo bien. Son sabios y sabias dispuestos a decirles qué, cómo, dónde y cuándo educar a una criatura. Educar en soledad y rodeados de incomprensión: esta es la verdadera y triste historia de muchas madres y padres cuando se tienen que enfrentar a la cotidiana tarea de educar. “Os quejáis por nada. Cuando yo te tuve a ti no había los medios que tenéis ahora…”. Así comienzan muchas conversaciones después que una madre o un padre abra su corazón a alguien cercano, y les muestre su incertidumbre, su preocupación, sus dudas respecto a la manera en la que están educando a sus hijos; respecto a las dudas sobre cómo actuar ante los comportamientos de sus hijos mientras están siendo educados. Educar a los hijos de los demás es una tarea muy sencilla, porque para los hijos de los demás tenemos muchas certezas respecto a cómo actuar. Veo a muchas madres y padres que dicen ufanos, ante una situación en la que un niño o adolescente se descontrola: “Si fuera hijo mío se iba a enterar”, mientras miran a esa madre o ese padre que está intentado educar con cara de esas que disparan la sentencia de “serámalpadre- malamadre”. Esto de educar a los hijos de los demás es tan fácil, que no hace falta ni tener hijos para aconsejar, guiar, incluso amonestar a las madres y padres dubitativos. Hay mucho coach por ahí suelto. Más de una vez he dicho que este blog, aunque se llama Escuela de Padres, aquí no se enseña nada, lo que pretende ser es un espejo para padres y madres, un espejo donde podemos mirarnos, no para aprender algo que no sabemos, sino para reflexionar sobre lo que somos, sobre lo que
  26. 26. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 26 hacemos, lo que sentimos mientras educamos, con el objetivo de motivarnos en la tarea de ejercer de padres. Los padres y madres que educan necesitan comprensión. No es tarea fácil. No es sencilla, no está ausente de situaciones dolorosas, de miedos descontrolados. Pero mala ayuda es la que sólo juzga; mala ayuda es la que sólo critica. Mala ayuda la que solo compara. Si los padres quieren coger a su criatura en brazos, déjalos y no le digas “lo vais a acostumbrar a los brazos” como si, entre los brazos de una madre/de un padre, se estuviera mal. A mí me gusta que me abracen, y no veo que sienten mal los abrazos. Los padres y madres que educan necesitan que se les trasmita confianza, que se les refuerce en la idea de que van a ser competentes para criar a sus hijos. Así que, cuidadito con los comentarios críticos, irónicos, con aire de suficiencia. Si una madre o un padre necesitan algo es confianza, sentir que los demás les apoyan porque están convencidos que serán unos estupendos padres y madres para sus hijos. Hay mucha tontería e idealización de la paternidad y la maternidad. Criar hijos es una tarea apasionante, pero todas las cosas que se hacen con pasión conllevan malestar, miedo e inseguridad. Esto lo sabemos todos los que hemos criado hijos pero parece que, con los años, se nos olvida y entonces nos sale eso del “os quejáis por nada”, “cuando yo…” y otras historietas de lo fabuloso que éramos en la antigüedad. Anima, anima a educar, anima a que tengan paciencia los nuevos educadores, anima a que sean perseverantes, anima en los momentos difíciles, y hazles sentir competentes. Y, sobre todo, recuérdeles que equivocarse cuando educamos a los hijos, es lo que nos hace cambiar el rumbo. Y si a pesar de todo, te viene alguien y se empeña en decirte “erre que erre” cómo tienes que hacerlo, no lo dudes ni un momento, ¡mándalo a tomar por coach!
  27. 27. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 27 El mejor método para educar a los hijos (9-12-2014) ¡El hijo del psicólogo es Punki!. Eso exclamó una mujer sentada en la primera fila del salón de actos de un Instituto de Secundaria al ver la primera fotografía de la presentación con la que me disponía a comenzar de la charla que iba a dar sobre “Hijos adolescentes”. Y es que me parecía que lo más honesto era, si les iba a hablar a los padres de estrategias para comunicarse con sus hijos adolescentes, que les dijera: “Este de la foto es el hijo del psicólogo, mi hijo, así que si alguien quiere irse lo entenderé”. Llevo más de 30 años enfrascado en la tarea de orientar a padres y madres que se sienten genial cuando el desarrollo de los hijos discurre plácidamente, y que se sienten desesperados cuando aparecen dificultades y no ven la manera de poder ayudarles. Casi a diario recibo demandas de algún padre o madre que se sienten perdidos por no saber qué hacer, ni qué decir, para ayudar a sus hijos. En esos momentos de desesperación nada de lo que se les dice les sirve de ayuda porque o bien dicen “eso ya lo hemos probado”, o bien dicen “eso con mi hijo no sirve”. Pero aun así, siguen buscando un método, él método eficaz, aquel que logra que los hijos estudien, coman, duerman, no contesten, no fumen, ni beban, lleguen a su hora, nos cuenten su vida, etc. El Santo Grial de los Métodos de Educación. No, no existe un método infalible para educar porque educar a los hijos no es una técnica, es un compromiso. Un compromiso basado en la generosidad: Te educo porque te quiero. A educar se aprende educando, cuanto más se practica más se da cuenta el que educa del valor de la educación. Educando, se equivocan más los padres paralizados por el miedo que los padres que toman decisiones, aunque se no sean las más acertadas. Educar es guiar y guiamos con nuestro ejemplo. No podemos exigir a nuestros hijos que hagan lo que nosotros no hacemos ni que no hagan lo que nosotros hacemos. Los hijos necesitan ver y sentir a sus padres educando porque la educación
  28. 28. Escuela de Padres – Carlos Pajuelo 28 es la mejor manera de mostrar aprecio, cariño y amor. El camino de la educación está lleno de baches y socavones, no es sencillo, no tiene atajaos, los hijos crecen con el afán de protagonizar sus vidas y no es sencilla la tarea de guiar a quien anhela gobernarse a sí mismo. El camino de la educación es largo porque no tiene fin, educar dura una vida. Es satisfactorio porque mientras educas es cuando realmente uno se puede sentir padre o madre. No existe ningún libro, ningún método, ningún programa de televisión y ningún blog que pueda educar, que pueda hacer tu trabajo como padre y como madre. Por eso los padres son irremplazables. Los hijos no son nuestro proyecto, si fueran un proyecto no tendrían vida propia, nacidos para ser lo que otros desean. Los hijos son vidas que surgen de nuestras vidas, vidas que crecen alrededor de las nuestras. Vidas que enriquecen nuestras vidas. No son nuestras ramas, son sus propios troncos. Educando encontramos que los hijos dan lo que la misma vida nos da: alegrías, lágrimas, sorpresas, certidumbres, días luminosos y días oscuros. Tú, tú eres el mejor método de educación para tus hijos. Utilízalo. Por cierto, al ver la foto de mi hijo Punki los padres asistentes a la charla no se fueron. Se quedaron allí sentados, yo creo que fue porque pensaron “si el hijo del psicólogo, con todo lo que sabe, está así… lo de nuestro modorro no debe de ser tan preocupante”. Carlos Pajuelo - @carlospajuelo http://blogs.hoy.es/escuela-de-padres/

×