El Espíritu Santo, os conviene que yo me vaya, mas si me fuere, os lo enviaré.

7,133 views

Published on

2 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Gracia y paz Mrclaudio en el nombre de Jesucristo, estamos para servirle, y le damos gloria a Dios que estos estudios sean para su edificación.
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Bendiciones y que el Señor de la Gloria siga Ministrandoles mas de Gracia ya solo el Señor Jesucristo es el que PONE EN USTEDES ES SERVICIO ..Y SOLO DE EL ES ( EL SERVIR) y Asi se Los Indico a Discipulos SERVIR EL SEÑOR NUESTRO PADRE SIGA BENDICIENDO SU CASA MINISTERIO Y TODO LO QUE HAGAN ..SIENDO SOLO PARA LA HONRA Y GLORIA DE NUESTRO SEÑOR JESCRISTO.EL QUE VIVE Y REINA POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS...SU hno Amigo claudioBuchiniz ( Juan 3;16 ..)
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total views
7,133
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
229
Actions
Shares
0
Downloads
70
Comments
2
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El Espíritu Santo, os conviene que yo me vaya, mas si me fuere, os lo enviaré.

  1. 1. El Espíritu Santo, ¿Porque Jesús dijo que nos convenía que él se fuera y enviaría al consolador? Juan 16: 7 Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuese, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. 8 Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. Instrumento: Pastor Orangel Carrasquillo Peña Filipenses 1: 2 Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. 3 Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros, 4 siempre en todas mis oraciones rogando con gozo por todos vosotros, 5 por vuestra comunión en el evangelio, desde el primer día hasta ahora; 6 estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo; (1 Tesalonicenses 5:22 y 2Timoteo 1:7)
  2. 2. El Espíritu del hijo hoy esta en nosotros para mantenernos limpios y gime para que no caigamos en tentación Mateo 6: 9 Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, Santificado sea tu nombre. 10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. 11 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. 12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. 13 Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén. Romanos 8: 26 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. 27 Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos. Gálatas 4: 6 Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre! 7 Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo.
  3. 3. El Espíritu Santo vino a mantenernos limpios y lejos del pecado con su dominio propio, ya que el vino a perfeccionarnos hasta el día que venga Jesucristo a reunirnos Filipenses 1: 6 estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo; 2 Timoteo 1: 7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. 1 Tesalonicenses 5: Apocalipsis 22: 22 Absteneos de toda especie de mal. 17 Y el Espíritu y la Esposa dicen: 23 Y el mismo Dios de paz os santifique Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el por completo; y todo vuestro ser, que tiene sed, venga; y el que espíritu, alma y cuerpo, sea quiera, tome del agua de la vida guardado irreprensible para la gratuitamente. venida de nuestro Señor Jesucristo. 24 Fiel es el que os llama, el cual también lo hará.
  4. 4. El Espíritu Santo es la garantía “sello” de que cuando venga Jesucristo a buscar la Iglesia seremos salvos Mateo 3: 11 Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. 12 Su aventador está en su mano, y limpiará su era; y recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará. 13 Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él. Romanos 8: 11 Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros. 12 Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne; 13 porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. 14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. Efesios 1: 13 En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, 14 que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.
  5. 5. Cuidado con pecar cuando ya eres convertido, porque puedes afectar tu garantía de ser salvo cuando venga Jesucristo a buscar la iglesia (él Espíritu Santo “garantía” te puede abandonar) Salmos 51: 10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí. 11 No me eches de delante de ti, Y no quites de mí tu santo Espíritu. 12 Vuélveme el gozo de tu salvación, Y espíritu noble me sustente. 13 Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos, Y los pecadores se convertirán a ti. 14 Líbrame de homicidios, oh Dios, Dios de mi salvación; Cantará mi lengua tu justicia. 15 Señor, abre mis labios, Y publicará mi boca tu alabanza. 16 Porque no quieres sacrificio, que yo lo daría; No quieres holocausto. 17 Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios. Efesios 4: 28 El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. 29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. 30 Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. 31 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. 32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.
  6. 6. Si el Espíritu Santo se contrista y se va porque sigues en pecado, ya que es quien te mantiene limpio, ¿quien llega? = empieza un cambio negativo en la persona 2 Pedro 2: Mateo 12: 20 Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones 43 Cuando el espíritu inmundo del mundo, por el conocimiento sale del hombre, anda por del Señor y Salvador Jesucristo, lugares secos, buscando enredándose otra vez en ellas reposo, y no lo halla. son vencidos, su postrer estado 44 Entonces dice: Volveré a mi viene a ser peor que el primero. casa de donde salí; y cuando 21 Porque mejor les hubiera sido no llega, la halla haber conocido el camino de la desocupada, barrida y justicia, que después de haberlo adornada. conocido, volverse atrás del 45 Entonces va, y toma consigo santo mandamiento que les fue otros siete espíritus peores que dado. él, y entrados, moran allí; y el 22 Pero les ha acontecido lo del postrer estado de aquel verdadero proverbio: El perro hombre viene a ser peor que el vuelve a su vómito, y la puerca primero. Así también lavada a revolcarse en el cieno. acontecerá a esta mala generación.
  7. 7. El Espíritu Santo vino a recordarnos que los que tienen un encuentro con Jesucristo, lo siguen y no pequen mas Marcos 8: 34 Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Juan 5: 13 Y el que había sido sanado no sabía quién fuese, porque Jesús se había apartado de la gente que estaba en aquel lugar. 14 Después le halló Jesús en el templo, y le dijo: Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor. Juan 8: 10 Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? 11 Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más. 12 Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. Juan 14: 26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.
  8. 8. El Espíritu Santo es el consolador y por medio del él, vive en nosotros el Padre y el Hijo, si es que guardamos su palabra Juan 14: 23 Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. 24 El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió. 25 Os he dicho estas cosas estando con vosotros. 26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho. (Romanos 10:17, 1 Corintios 6: 19-20, Efesios 1:13-14) 1 Juan 2: 3 Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. 4 El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; 5 pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. 6 El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.
  9. 9. Recuerda, el Espíritu Santo viene hacer de inmediato un cambio en ti, pero tu tendrás que esforzarte para que esto suceda, ya que el Espíritu y la carne pelearan entre sí y depende a quien tu dejes ganar, de esto dependerá tu vida eterna o tu muerte en condenación Romanos 8: 14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. 15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! 16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. 17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados. 2 Corintios 5: 17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Gálatas 5: 17 Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. Gálatas 6: 8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. Santiago 1: 22 Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. 23 Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. 24 Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. 25 Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace. www.casadejubiloyconsagracion.blogspot.com

×