Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Los presentan II
¿SEGUÍS INTERESADOS  POR MÍ?.  OS PRESENTO en esta SEGUNDA  PARTE III.  Mis actitudes ante el Reino que Jesús anunciaba IV...
<ul><li>“ HIJOS </li></ul><ul><li>DEL </li></ul><ul><li>TRUENO” </li></ul>
Jesús, a mi hermano Juan y a mi, nos puso un sobrenombre, nos llamó “ BOANERGES”
¿ BOANERGES ? Nos resultó un sobrenombre extraño, porque no lo entendíamos; y es que no respondía a ninguna palabra conoci...
Os estaréis preguntando por qué Jesús nos llamó “ HIJOS DEL TRUENO” <ul><li>No creáis que fue por nuestro </li></ul><ul><l...
<ul><li>Jesús miraba  al interior y sabía que </li></ul><ul><ul><ul><li>no ahorrábamos esfuerzos en la misión encomendada ...
Mc 9,38-40:  EL EXORCISTA  DESCONOCIDO Mi hermano Juan increpó duramente a un desconocido, que actuaba como nosotros, sin ...
Lc 9,52-56:  EL RECHAZO SAMARITANO Otro día fue todavía peor:  mi hermano Juan y yo quisimos acabar con una aldea samarita...
Mc 10,35-41:  LA PETICIÓN DE LOS PRIMEROS PUESTOS La mayor metedura de pata fue nuestra ambición de obtener los primeros p...
<ul><li>¡¡¡  QUÉ VERGÜENZA  !!! </li></ul><ul><ul><li>El bueno de Mateo quiso disculparnos y puso </li></ul></ul><ul><ul><...
TESTIGOS APASIONADOS POR EL REINO
SANTIAGO “MATAMOROS” “ HIJOS DEL TRUENO”… Vosotros, en vuestras luchas  de Reconquista, bien que os habéis aprovechado de ...
<ul><li>EL PRIMER </li></ul><ul><li>MÁRTIR DE </li></ul><ul><li>LOS DOCE </li></ul>
Duccio de Boninsegna  El abandono de los discípulos  (1311)  Cuando Jesús fue prendido en el huerto, le dejamos completame...
La cruz parecía ser el final de todo … pero…
“ El primer día de la semana, Jesús se presentó en medio de nosotros y nos mostró las manos y el costado …” (Jn 20,20) Al ...
Y entonces todo cambió… Descubrimos una sorpresa impactante: LA RESURRECCIÓN <ul><li>Entonces el Señor Resucitado sopló </...
Ahora comenzamos a entender todo lo que habíamos vivido: todo cobraba sentido Entonces volvimos a reunirnos en Jerusalén, ...
Y nos lanzamos a anunciar por todas partes la BUENA NOTICIA de la RESURRECCIÓN Recibimos la fuerza del ESPÍRITU SANTO
Herodes Agripa I, queriendo contentar a los judíos, molestos con el éxito de nuestra predicación, decidió dar un escarmien...
…  y para ello, nos eligió a Pedro y a mí, por ser figuras importantes Yo tuve peor suerte…  En los años 41-44, Herodes Ag...
En la parte SO de la Jerusalén antigua, muy cerca del Cenáculo, al pasar la puerta Sión, se encuentra la CATEDRAL de SANTI...
Cenáculo Puerta SIÓN Barrio Armenio
PATRIARCADO ARMENIO
Catedral armenia de Santiago
En la parte izquierda de la Catedral, una capilla indica el lugar tradicional del martirio de Santiago
Pero no os quedéis en mi muerte … que yo, en Jesús, también he resucitado
Venid a mi encuentro … os invito a hacer mi camino, como tantos peregrinos, a través de los siglos …
…  en SANTIAGO de COMPOSTELA me encontraréis
En la catedral de Santiago … …  estoy esperando vuestro abrazo
AMIGOS y TESTIGOS de JESÚS Para uso privado y exclusivamente pastoral …  este abrazo es una invitación para que también vo...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Santiago, apóstol, testigo y mártir II

3,095 views

Published on

Published in: Spiritual
  • Be the first to comment

Santiago, apóstol, testigo y mártir II

  1. 1. Los presentan II
  2. 2. ¿SEGUÍS INTERESADOS POR MÍ?. OS PRESENTO en esta SEGUNDA PARTE III. Mis actitudes ante el Reino que Jesús anunciaba IV. Mi martirio: yo fui el primer mártir de los Doce Autor: José Antonio González García Profesor de N.T. en el INSTITUTO TEOLÓGICO COMPOSTELANO
  3. 3. <ul><li>“ HIJOS </li></ul><ul><li>DEL </li></ul><ul><li>TRUENO” </li></ul>
  4. 4. Jesús, a mi hermano Juan y a mi, nos puso un sobrenombre, nos llamó “ BOANERGES”
  5. 5. ¿ BOANERGES ? Nos resultó un sobrenombre extraño, porque no lo entendíamos; y es que no respondía a ninguna palabra conocida, ni hebrea, ni aramea, ni latina, ni griega Marcos hizo una traducción aproximada “ HIJOS DEL TRUENO” escribió (Mc 3,17)
  6. 6. Os estaréis preguntando por qué Jesús nos llamó “ HIJOS DEL TRUENO” <ul><li>No creáis que fue por nuestro </li></ul><ul><li>carácter, como si fuésemos </li></ul><ul><ul><li>impetuosos </li></ul></ul><ul><ul><li>apasionados </li></ul></ul><ul><ul><li>exaltados </li></ul></ul><ul><ul><li>dominantes </li></ul></ul><ul><ul><li>autoritarios … </li></ul></ul>Jesús no se preocupaba de los perfiles psicológicos, miraba más profundo …
  7. 7. <ul><li>Jesús miraba al interior y sabía que </li></ul><ul><ul><ul><li>no ahorrábamos esfuerzos en la misión encomendada </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>ni calculábamos riesgos en la aventura del Reino </li></ul></ul></ul><ul><li>Ciertamente </li></ul><ul><ul><li>le echábamos coraje </li></ul></ul><ul><ul><li>arrasábamos por el empuje </li></ul></ul><ul><ul><li>no nos parábamos en cálculos </li></ul></ul><ul><ul><li>no nos detenían las dificultades </li></ul></ul>Os presento tres situaciones en las que nuestro ímpetu fue tan exagerado que nos llevó a meter la pata Por eso nos llamó “ HIJOS del TRUENO”
  8. 8. Mc 9,38-40: EL EXORCISTA DESCONOCIDO Mi hermano Juan increpó duramente a un desconocido, que actuaba como nosotros, sin ser de los nuestros Fue una metedura de pata. JESÚS NOS REPRENDIÓ A TODOS <ul><li>38 Juan le dijo: </li></ul><ul><ul><li>«Maestro, hemos visto a uno </li></ul></ul><ul><ul><li>que expulsaba demonios </li></ul></ul><ul><ul><li>en tu nombre </li></ul></ul><ul><ul><li>y no viene con nosotros y tratamos de impedírselo </li></ul></ul><ul><ul><li>porque no venía con nosotros.» </li></ul></ul><ul><li>39 Pero Jesús dijo: </li></ul><ul><ul><li>«No se lo impidáis, pues no hay nadie que obre un milagro invocando mi nombre </li></ul></ul><ul><ul><li>y que luego sea capaz de </li></ul></ul><ul><ul><li>hablar mal de mí. </li></ul></ul><ul><ul><li>40 Pues el que no está contra nosotros, está por nosotros.» </li></ul></ul>
  9. 9. Lc 9,52-56: EL RECHAZO SAMARITANO Otro día fue todavía peor: mi hermano Juan y yo quisimos acabar con una aldea samaritana que se había negado a recibirnos Nos ganamos otra dura reprimenda de Jesús <ul><ul><li>Sucedió que como se iban cumpliendo </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>los días de su asunción, él se afirmó </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>en su voluntad de ir a Jerusalén, </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>y envió mensajeros delante de sí, que </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>fueron y entraron en un pueblo de </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>samaritanos para prepararle posada; </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>pero no le recibieron porque tenía </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>intención de ir a Jerusalén. </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>Al verlo sus discípulos Santiago y Juan, </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>dijeron: «Señor, ¿quieres que digamos </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>que baje fuego del cielo y los consuma?» </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>55 Pero él volviéndose, les reprendió; </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>56 y se fueron a otro pueblo. </li></ul></ul></ul>
  10. 10. Mc 10,35-41: LA PETICIÓN DE LOS PRIMEROS PUESTOS La mayor metedura de pata fue nuestra ambición de obtener los primeros puestos Me da vergüenza recordarlo: no habíamos entendido nada del proyecto de Jesús <ul><ul><li>35 Se acercan a él Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, y le dicen: </li></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>«Maestro, queremos, nos concedas lo que te pidamos.» </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><li>36 El les dijo: «¿Qué queréis que os conceda?» </li></ul></ul><ul><ul><li>37 Ellos le respondieron: </li></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>«Concédenos que nos sentemos en tu gloria, </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>uno a tu derecha y otro a tu izquierda.» </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><li>38 Jesús les dijo: «No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber la copa </li></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>que yo voy a beber, o ser bautizados con el bautismo </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>con que yo voy a ser bautizado?» </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><li>39 Ellos le dijeron: «Sí, podemos.» </li></ul></ul><ul><ul><li>Jesús les dijo: </li></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>«La copa que yo voy a beber, sí la beberéis y también seréis </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>bautizados con el bautismo con que yo voy a ser bautizado; </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>40 pero, sentarse a mi derecha o a mi izquierda no es cosa </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>mía el concederlo, sino que es para quienes está preparado.» </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><li>Al oír esto los otros diez, se indignaron contra Santiago y Juan. </li></ul></ul>
  11. 11. <ul><li>¡¡¡ QUÉ VERGÜENZA !!! </li></ul><ul><ul><li>El bueno de Mateo quiso disculparnos y puso </li></ul></ul><ul><ul><li>a nuestra madre pidiendo esos primeros puestos </li></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>Así no aparecía nuestra ambición </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>y se disimulaba nuestro disparate … </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>y a una madre se le perdona todo </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>cuando es por el amor a sus hijos, </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>incluso resulta enternecedor </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><li>Mc 10,35-41 </li></ul></ul><ul><ul><li>35 Se acercan a él Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, y le dicen: </li></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>«Maestro, queremos, nos concedas lo que te pidamos.» </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><li>36 El les dijo: «¿Qué queréis que os conceda?» </li></ul></ul><ul><ul><li>37 Ellos le respondieron: </li></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>«Concédenos que nos sentemos en tu gloria, </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>uno a tu derecha y otro a tu izquierda.» </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><li>38 Jesús les dijo: «No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber la copa </li></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>que yo voy a beber, o ser bautizados con el bautismo </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>con que yo voy a ser bautizado?» </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><li>39 Ellos le dijeron: «Sí, podemos.» </li></ul></ul><ul><ul><li>Jesús les dijo: </li></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>«La copa que yo voy a beber, sí la beberéis y también seréis </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>bautizados con el bautismo con que yo voy a ser bautizado; </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>40 pero, sentarse a mi derecha o a mi izquierda no es cosa </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>mía el concederlo, sino que es para quienes está preparado.» </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><li>Al oír esto los otros diez, se indignaron contra Santiago y Juan. </li></ul></ul>Ahora los Diez se enfadaron con nosotros <ul><ul><li>Mt 20,20-23 </li></ul></ul><ul><ul><li>20 Entonces se le acercó la madre de los hijos de Zebedeo </li></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>con sus hijos, y se postró como para pedirle algo. </li></ul></ul></ul></ul><ul><ul><li>21 El le dijo: «¿Qué quieres?» </li></ul></ul><ul><ul><li>Díjole ella: «Manda que estos dos hijos míos se sienten, uno a tu </li></ul></ul><ul><ul><li>derecha y otro a tu izquierda, en tu Reino.» </li></ul></ul><ul><ul><li>22 Replicó Jesús: «No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber la copa que </li></ul></ul><ul><ul><ul><ul><li>yo voy a beber?» Dícenle: «Sí, podemos.» </li></ul></ul></ul></ul>
  12. 12. TESTIGOS APASIONADOS POR EL REINO
  13. 13. SANTIAGO “MATAMOROS” “ HIJOS DEL TRUENO”… Vosotros, en vuestras luchas de Reconquista, bien que os habéis aprovechado de este apelativo … y de forma interesada No es un apelativo justo, por favor, no sigáis llamándome así Por eso me habéis apodado
  14. 14. <ul><li>EL PRIMER </li></ul><ul><li>MÁRTIR DE </li></ul><ul><li>LOS DOCE </li></ul>
  15. 15. Duccio de Boninsegna El abandono de los discípulos (1311) Cuando Jesús fue prendido en el huerto, le dejamos completamente solo; huimos todos a toda prisa y fuimos a refugiarnos en el Cenáculo, con las puertas cerradas a cal y canto. Todo nuestro arrojo como “Hijos del trueno” de repente se había venido abajo.
  16. 16. La cruz parecía ser el final de todo … pero…
  17. 17. “ El primer día de la semana, Jesús se presentó en medio de nosotros y nos mostró las manos y el costado …” (Jn 20,20) Al ver al Señor nos inundó la alegría
  18. 18. Y entonces todo cambió… Descubrimos una sorpresa impactante: LA RESURRECCIÓN <ul><li>Entonces el Señor Resucitado sopló </li></ul><ul><li>sobre nosotros al tiempo que nos decía: </li></ul><ul><ul><ul><li>“ recibid el Espíritu Santo” </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>“ como el Padre me envió os envío yo” </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li> (Jn 20,20-21) </li></ul></ul></ul>
  19. 19. Ahora comenzamos a entender todo lo que habíamos vivido: todo cobraba sentido Entonces volvimos a reunirnos en Jerusalén, ya sin miedo, con las puertas abiertas
  20. 20. Y nos lanzamos a anunciar por todas partes la BUENA NOTICIA de la RESURRECCIÓN Recibimos la fuerza del ESPÍRITU SANTO
  21. 21. Herodes Agripa I, queriendo contentar a los judíos, molestos con el éxito de nuestra predicación, decidió dar un escarmiento a nuestra comunidad cristiana …
  22. 22. … y para ello, nos eligió a Pedro y a mí, por ser figuras importantes Yo tuve peor suerte… En los años 41-44, Herodes Agripa I me hizo decapitar
  23. 23. En la parte SO de la Jerusalén antigua, muy cerca del Cenáculo, al pasar la puerta Sión, se encuentra la CATEDRAL de SANTIAGO, en el PATRIARCADO ARMENIO
  24. 24. Cenáculo Puerta SIÓN Barrio Armenio
  25. 25. PATRIARCADO ARMENIO
  26. 26. Catedral armenia de Santiago
  27. 27. En la parte izquierda de la Catedral, una capilla indica el lugar tradicional del martirio de Santiago
  28. 28. Pero no os quedéis en mi muerte … que yo, en Jesús, también he resucitado
  29. 29. Venid a mi encuentro … os invito a hacer mi camino, como tantos peregrinos, a través de los siglos …
  30. 30. … en SANTIAGO de COMPOSTELA me encontraréis
  31. 31. En la catedral de Santiago … … estoy esperando vuestro abrazo
  32. 32. AMIGOS y TESTIGOS de JESÚS Para uso privado y exclusivamente pastoral … este abrazo es una invitación para que también vosotros experimentéis ésta que fue “ la gran aventura de mi vida”:

×