Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Informe OBS: e-Learning 2019

927 views

Published on

Este informe de investigación de OBS Business School analiza la tendencia del e-learning, qué retos afronta, qué buscan los alumnos, y su efecto en las aulas físicas, ¿están condenadas a desaparecer?

Published in: Education
  • Comprueba la fuente ⇒ www.EddyHelp.com ⇐. Este sitio me ha ayudado a escribir artículos científicos en inglés y español.
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here

Informe OBS: e-Learning 2019

  1. 1. Autor Yuri Ustrov Profesor de OBS Business School www.obs-edu.com Partners Académicos: e-Learning 2019
  2. 2. 2 3 Índice 5 8 11 18 30 34 39 41 Introducción La definición del e-learning: ¿qué y cómo se hace? ¿Qué dicen los números? Las preferencias individuales y los perfiles psicológicos de los alumnos online Percepciones de los estudiantes de sus experiencias de e-learning Los retos prácticos que afronta la formación en línea Conclusiones Referencias
  3. 3. 4 5 Introducción La formación online ya hace años que forma parte de la realidad de millones de personas alrededor del mundo: alumnos, docentes, gestores de centros educativos (privados y públicos) y sin duda de los especialistas en tecnologías de información y comunicación (TIC). El mundo empresarial y el mundo laboral se han convertido en unos entornos muy competitivos, donde se hace necesario seguir el ritmo de avance tecnológico. La formación continua es uno de los pilares de la supervivencia de los profesionales y la formación online tiene un papel relevante en este sentido Las ventajas que ofrece la formación online parecen obvias. Por un lado, desde el punto de vista de la comunidad de aprendizaje, podemos destacar ventajas tales como la posibilidad de acceso a docentes situados en cualquier parte del mundo y así sacar ventaja de su experiencia y sus perspectivas conceptuales; aprender de otras culturas incluyendo así diferentes puntos de vista en el proceso de aprendizaje y establecer contactos con personas ampliando las posibilidades de networking. Por otro lado, desde el punto de vista de los docentes, podemos destacar las siguientes: ampliar las posibilidades laborales, ya que se deja de depender de manera exclusiva del mercado de trabajo local, y también ampliar la red de contactos. Otras ventajas incluyen la accesibilidad de las páginas web, de las plataformas de aprendizaje, de los contenidos, etc. No sólo los estudiantes y los docentes pueden acceder a las ventajas de la formación online. Los centros e instituciones educativas pueden crecer económicamente accediendo a nuevos mercados a nivel global y ofreciendo sus servicios a los “targets” que no pueden optar por la formación presencial ya sea por motivos económicos, geográficos, laborales o personales. Los desarrolladores de software también se benefician de este sector creando, comercializando y realizando el mantenimiento de los sistemas de gestión del aprendizaje (“learning management systems”, LMS). También incluir a los grupos generadores del contenido de la formación online. A nivel geopolítico, la economía también se ve aventajada gracias a la formación online. Los países que cuentan con sedes de centros educativos online y aquellos donde residen los desarrolladores de las TIC y los docentes, se benefician de la creación de puestos de trabajo, de crecimiento económico y de la exportación de servicios educativos entre otros. En la misma línea, los países donde vive el alumnado incrementan la competitividad de su capital humano, lo cual puede repercutir posteriormente en el crecimiento económico del país. De hecho, el tejido de la online es más complejo de lo que podemos pensar, ya que no tiene por qué institucionalizarse sólo a través de los centros formativos. El sector empresarial no siempre acude a los expertos externos en formación. Sea por motivos del secreto comercial, o por la necesidad de una formación muy especializada, las empresas implementan sus propios programas de formación a través de centros de educación empresariales propios (por ejemplo, las escuelas de Mondragón).
  4. 4. 6 7 Introducción Cuando hablamos de formación online, es común pensar que este es un sector de creación reciente, aunque dinámico y apasionante. OBS Business School, una de las primeras escuelas de negocio online en habla hispana, lleva años monitorizando el sector de la formación online en management. En este sentido en uno de los últimos informes publicados por la institución sobre e-learning (2017), se analizan las tecnologías que utiliza la formación online y las tendencias en pedagogía que surgen a raíz del cambio tecnológico actual. En el informe del 2018 los mismos autores hablan de las ventajas del e-learning frente a la formación presencial. El presente informe, en línea con los anteriores, se centrará en la educación online y, de manera específica, en algunas controversias que surgen alrededor de ésta: ¿Qué retos afronta la formación en línea? ¿Qué escollos tiene que evitar navegando sobre las olas del océano de las relaciones humanas virtuales? Cuantitativamente, su crecimiento parece indudable, pero ¿qué buscan los alumnos? ¿Encuentran lo que buscan? ¿Triunfan más que en las aulas presenciales? Y las aulas físicas, ¿están condenadas a desaparecer? Asimismo, en este informe definiremos el concepto de e-learning y sus modalidades porque veremos que en función del tipo del curso, su estructura, su tempo y sus títulos pueden variar mucho y tener repercusiones muy diferentes a nivel de titulación. En primer lugar, presentaremos los últimos intentos de los expertos para definir la formación en línea y sus formas. Después, haremos una breve revisión de las últimas estadísticas globales del sector – los números actuales y las previsiones de los expertos. A continuación, el informe se centra en temas cualitativos tales como el perfil psicológico del alumnado, la calidad del servicio formativo, la satisfacción del usuario y su fidelidad (sea para seguir formándose, sea para recomendar el curso concreto y la forma de aprendizaje a sus contactos). e-Learning 2019 Foto 1. La formación continua es uno de los pilares de la supervivencia de los profesionales y la formación online tiene un papel relevante en este sentido
  5. 5. 9 La definición del e-learning: ¿qué y cómo se hace? Como muchos conceptos emergentes, contemporáneos con el surgimiento de las nuevas tecnologías, la palabra “e-learning” y otras semejantes se utilizan en la cotidianidad de muchas personas sin tener una definición muy clara. Diferentes autores han intentado en los últimos años aclarar los conceptos para que podamos navegar bien en la compleja terminología. Por ejemplo, Sangrà, Vlachopoulos y Cabrera (2012) hablan de una confusión profunda entre diferentes términos acuñados a lo largo de las últimas décadas1. Los ejemplos podían incluir “aprendizaje basado en ordenadores” (“computer-based learning”, lo cual no implica conectarse a internet, ¿verdad?), “campus virtual” (una herramienta del mundo académico que se utiliza incluso en los programas 100% presenciales), “curso en línea” (el cual podría ser una modalidad de la formación en línea, pero no es exactamente lo mismo). Moore, Dickson-Deane y Galyen (2011) intentaron proveer unas líneas divisorias entre el “e-learning”, el “online learning” (¿”formación en línea”?) y el “entorno de formación a distancia” y además, aclarar otros términos relacionados2. Empezando por la “formación a distancia” (“distance learning”, “aprendizaje a distancia”), estas autoras la definen como el concepto más amplio en este ámbito tratándose de “una forma de instrucción que se produce entre dos partes (un alumno y un docente) en tiempo diferido y/o desde diferentes ubicaciones utilizando diferentes formas de materiales instructivos”. El término “e-learning” se describe como formación a distancia que incluye todos los medios electrónicos (no solamente el ordenador y/o el internet, sino también la televisión, los DVDs, los gadgets, es decir, básicamente todos los medios que se pueden conectar a la red eléctrica). Moore y sus coautoras nos presentan el concepto de “online learning” y resulta que es un concepto todavía menos claro que los anteriores dos, pero se podría describir como una modalidad de formación a distancia que posibilita la interacción en directo o con poca diferencia temporal a través de la conexión a internet. De hecho, tanto ellas como otros autores (Sangrà, Vlachopoulos y Cabrera, 2012, sin ir más allá) hacen notar que los términos “e-learning”, “online learning” y otro más “web-based learning” se usan de una manera intercambiable e indistinta (a veces sustituyendo “learning” por “education”). También el entorno virtual desarrollado para realizar la formación en línea aparece como objeto de discusiones terminológicas, ya que diferentes programadores y autores han creado sus propios términos en inglés. Como ejemplos podríamos destacar los siguientes conceptos: “Learning Management System (LMS), Course Management System (CMS), Virtual Learning, Environment (VLE) o incluso Knowledge Management System (KMS)2”. La primera abreviación, LMS (“sistema de gestión del aprendizaje”) es hoy en día la más estilada en el lenguaje profesional e incluye las plataformas como BlackBoard, Moodle, etc. Albert Sangrà y sus coautores han realizado un estudio basado en el método Delphi para llegar a una definición completa del e-learning: “Una modalidad de enseñanza y aprendizaje, que puede representar todo o una parte del modelo educativo en el que se aplica, que explota los medios y dispositivos electrónicos para facilitar el acceso, la evolución y la mejora de la calidad de la educación y la formación.”3. 8 La definición del e-learning: ¿qué y cómo se hace? A día de hoy es una de las definiciones más aceptadas en la comunidad experta. Ahora bien, para este informe entendemos que en cualquier caso necesitamos una conexión a internet, sea desde un dispositivo de escritorio (desktop) o móvil (teléfono, tablet, etc.). También recomendamos el uso intercambiable de “e-learning” y “formación en línea / online” como término genérico para referirnos a este fenómeno. Una vez definido el concepto resulta interesante conocer el abanico de posibilidades de formación en línea que se ofrece actualmente. Murphy, Kalbaska, Horton-Tognazzini y Cantoni (2015)4 ofrecen una clasificación de diferentes tipos de e-learning mostrando la complejidad del fenómeno (véase la tabla 1). En su tabla, los autores destacan los siguientes conceptos: recursos, tutoriales, cursos en línea y MOOCs. Los autores entienden como recursos los canales educativos como TED, ubicados en sus propias páginas web o en hostings como YouTube. Estas son ponencias de diferentes tipos (típicamente ricas en contenido) hechas por expertos en sus ámbitos. Los tutoriales tienen objetivos de aprendizaje, pueden incluir vídeos, estudios de caso, ejercicios, pero con una interactividad casi inexistente. Un ejemplo son los tutoriales de marketing que ofrece Google5. Los recursos y los tutoriales normalmente no suponen ninguna evaluación o titulación. Esto los hace diferentes a los otros dos conceptos mencionados: cursos y MOOCs (Massive Open Online Courses). En el caso de los cursos, suelen ser de pago, aplican criterios de admisión y tienen una estructura muy definida, posibilidades (u obligación) de interactuar con los docentes y los demás alumnos. Pueden llevar a la obtención de un título universitario de carácter oficial, lo que ha posibilitado la proliferación de los Másteres en línea ofrecidos por escuelas privadas y públicas y a menudo coordinados por universidades de renombre. Los MOOCs es una versión ligera de un curso, son gratuitos y abiertos. Por tanto, dan muchas posibilidades a la gente que no puede encontrar financiación para formarse en los cursos de pago. Los certificados (muchas veces títulos propios de la organización que está detrás) de los MOOCs no tienen el mismo reconocimiento que los títulos universitarios. Una característica importante de la formación en línea es el ritmo del aprendizaje que puede incidir en la motivación y en los resultados de los alumnos que siguen el programa. Moore, Dickson-Deane y Galyen (2011)2 dividen la temporización del aprendizaje en “ritmo libre” (“self-paced”), “autodirigido” (“self-directed”) y “dirigido por el docente” (“instructor-led”). Este último es más típico de los cursos de pago y de algunos MOOCs, donde el coordinador del centro educativo marca los plazos para el programa total y para sus módulos (asignaturas) y por consiguiente los docentes establecen los hitos para la entrega de las actividades. El aprendizaje “self-paced” significa que el alumno no se marca la fecha límite y el LMS se lo permite. En cambio, el aprendizaje “autodirigido” supone que el alumno se tiene que marcar el plazo para superar cierta carga lectiva y requiere, por tanto, cierta autodisciplina por parte del aprendiente. e-Learning 2019
  6. 6. 1110 e-Learning 2019 Problemas generales de las estadísticas de e-learning En este apartado, vamos a proporcionar una visión sobre el estado actual del sector de la educación en línea. Ante todo, tenemos que recordar que este sector es tan joven que no existen estadísticas globales o de macro-regiones a nivel de organismos públicos o internacionales. Por ejemplo, el Instituto de Estadísticas de la UNESCO trata muchos temas actuales como el acceso a la formación y la igualdad o la informatización de las aulas, pero la formación en línea – una herramienta que podría ser útil en tratar muchos temas abordados por la UNESCO como el analfabetismo – queda al margen de los estudios actualmente realizados por el organismo. En la Comunidad Europea, existe la Oficina Europea de Estadística (EUROSTAT) que goza de una base de datos sobre la formación en Europa a todos los niveles, pero sorprendentemente aún no existen ni datos específicos sobre la formación en línea ni informes estadísticos. Lo más explícito que se puede localizar hoy por hoy en el web de la EUROSTAT es el recordatorio de que el alumnado internacional que se forma online tiene que estar añadido a las estadísticas del estado en el cual está la sede del centro formativo. La conclusión es que las estimaciones cuantitativas del sector de formación online recaen de momento en el sector privado y, por tanto, son consultorías y centros formativos los que generan y están interesados en este tipo de datos. Desde algunas universidades (la Politécnica de Madrid, por ejemplo) se trabajan líneas de investigación para cuantificar el e-learning. Tabla 1. Las modalidades de la formación en línea según las opciones de: interacción, evaluación, acceso, coste, titulación. Fuente: Murphy (2015)4 Tabla 2. Terminología relevante. Elaboración propia OBS. La definición del e-learning: ¿qué y cómo se hace? ¿Qué dicen los números? Foto 2. La economía se ve aventajada gracias a la formación online.
  7. 7. 13 ¿Qué dicen los números? Lo que se sabe sobre la evolución cuantitativa de la formación en línea: cuánto se factura y qué estudios se buscan más Una de las agencias que más estadísticas recoge sobre la formación en línea es Docebo. Según sus estimaciones, en el año 2015 el mercado de e-learning ya generaba más de 165 mil millones de dólares estadounidenses y entre el 2018 y el 2023 se estima que esta cifra podría llegar a unos 240 mil millones, con un crecimiento interanual de un 5%6. Según las previsiones de la agencia “Research and Marketing”, la facturación global del sector puede llegar a crecer hasta unos 325 mil millones de dólares estadounidenses7. Según el último informe de Docebo6, el mercado principal de la formación en línea está en los Estados Unidos, donde se concentra casi un 25% de la facturación, seguido por Asia (un 10%) y Europa del Oeste (un 8%). La tabla 3 proporciona información sobre la estructura de la demanda de los cursos en línea según el temario que escogen los usuarios (véase la tabla 2.). De acuerdo con el pronóstico ofrecido por la agencia Best Colleges, en los próximos 5 años crecerá el interés en los cursos en ciencias empresariales (hasta un 30%) y en las ciencias de salud (hasta un 23%)8. 12 e-Learning 2019 ¿Qué dicen los números? Tabla 3. Reparto de los ámbitos profesionales según demanda por parte de los alumnos de los cursos en línea. Fuente: Docebo6 (2017) terminología relevante. Elaboración propia OBS. EE. UU.: el crecimiento de la demanda y las universidades más demandadas En los Estados Unidos podemos encontrar las estadísticas más amplias de la formación en línea que nos permiten hacernos una idea del desarrollo del sector. Ante todo, se observa un crecimiento estable de las matrículas en los cursos que son parcial o completamente realizados online (véase la figura 1.)9. El mismo informe estadístico de Statista explica que las universidades públicas estadounidenses lideran en la oferta de formación con algún curso dentro del plan de estudios realizado online (un 69%). Por otro lado, en los programas formativos completamente virtuales el liderazgo indudable lo llevan las instituciones privadas (un 85%)9. 12,6% 13,1% 13,9% 14,3% 14,9% 13,3% 14,1% 14,2% 15,4% 16,7% 0,0% 5,0% 10,0% 15,0% 20,0% 25,0% 30,0% 35,0% 2012 2013 2014 2015 2016 Porcentajedelosalumnos Sólo a distancia Parcialmente a distancia Figura 1. Porcentaje de los alumnos en los Estados Unidos que se matricularon en los cursos a distancia entre el 2012 y el 2016. Fuente: Statista9. También llama la atención el ranking de las 10 primeras universidades con más matrículas de alumnos que cursan los programas 100% online (véase la figura 2). No están entre las universidades de la Ivy League de los Estados Unidos, pero es una buena ilustración de cómo las nuevas tecnologías pueden “sacar a la luz” nuevas marcas que ocupan los nichos donde las universidades “clásicas” aún no han llegado. Este mismo informe estadístico indica, entre los motivos principales de estas universidades para ofrecer cursos online, la demanda directa por parte de los alumnos (un 64%) y la del mercado laboral (un 68%), lo que complementaba la motivación más fuerte: aumentar la matriculación (léase: “la facturación”; un 73%).
  8. 8. 14 15 e-Learning 2019 ¿Qué dicen los números? Cómo son los alumnos virtuales en los EE. UU., sus motivos principales para matricularse y sus medios de financiar los estudios Es importante también mencionar los motivos por los cuales los estudiantes eligen la formación en línea. (Véase la figura 3.). Aquí nos damos cuenta de que los motivos personales (imposibilidad de movilidad académica, un 49%) son la razón principal para cursar estudios online seguido del interés específico en un ámbito profesional que no se puede cursar presencialmente (un 20%). El prestigio del centro educativo elegido (un 9%) parece tener menos peso en la decisión. ¿Qué dicen los números? Figura 2. Los centros educativos líderes en formación a distancia en los Estados Unidos en 2016, según el número de alumnos que realizan sus estudios exclusivamente en línea. Unidad: alumnos. Fuente: Statista9. Por otra parte, el interés en los cursos en línea está claramente arraigado en los motivos profesionales, según los datos recogidos por la agencia Best Colleges8 (véase la figura 4). Un 35% del alumnado online busca iniciarse en nuevo campo profesional y un 30% quieren seguir en su profesión y tener un título relevante para reafirmarse y/o ser ascendidos. El perfil de estudiantes se caracteriza por tener experiencia laboral y una edad superior a los 25 años. Best Colleges destaca también el crecimiento de la franja joven de los alumnos de e-learning (18 – 24 años) que empiezan sus estudios universitarios sea para seguir en el mundo académico (investigación científica, docencia, etc.), sea para construir su trayectoria en el mercado laboral no académico. Entre el 2016 y el 2017 su cuota aumentó de un 11% a un 18%8. La autora Melissa Venable de Best Colleges lo interpreta como una nueva tendencia del acercamiento del perfil del alumno online al del alumno presencial. También destaca que las fuentes más típicas para financiar sus matrículas son las ayudas públicas y privadas, las becas y los ahorros personales y muy a menudo una combinación de diferentes fuentes. 128.410 84.289 61.495 60.850 58.779 52.565 48.623 44.308 41.658 41.343 37.569 36.835 25.820 24.630 24.132 0 40000 80000 120000 University of Phoenix-Arizona (AZ) Western Governors University (UT) Southern New Hampshire University (NH) Liberty University (VA) Grand Canyon University (AZ) Walden University (MN) American Public University System (WV) University of Maryland - University College (MD) Excelsior College (NY) Ashford University (CA) Capella University (MN) Kaplan University-Davenport Campus (IA) Brigham Young University-Idaho (ID) Arizona State University-Skysong (AZ) Colorado Technical University-Colorado… Figura 3. Figura 3. Los motivos más comunes para elegir un curso en línea y no presencial, según los alumnos 100% online en los Estados Unidos (2017). Fuente: Statista9. 49% 20% 16% 9% 6% Mis compromisos actuales no me han permitido asistir a cursos presenciales La formación en línea ha sido la única manera de estudiar el ámbito profesional que me interesaba Ha sido gracias al interés o a la subscripción por parte de mi empleador Ha sido gracias a la reputación del centro educativo Otros motivos Porcentajedelasrespuestas 0,0% 10,0% 20,0% 30,0% 40,0% 50,0% 60,0%
  9. 9. 16 17 e-Learning 2019 ¿Qué dicen los números? Por tanto, se trata de un público en el que destacan sobre todo los jóvenes profesionales en busca de más formación y se espera que en un futuro próximo se incorporen también los alumnos muy jóvenes que cada vez más preferirán la formación en línea a la formación presencial. Este público busca una forma cómoda para cursar los programas de su interés, incluso en centros menos conocidos. Según el informe de Docebo6, unas tendencias bastante semejantes se observan en la Comunidad Europea y en China. El uso de los dispositivos móviles en el aprendizaje Una de las tendencias tecnológicas en el e-learning es el patrón de uso de varios dispositivos en el proceso de aprendizaje. Igual que Netflix tiene aplicación desktop, acceso a través del navegador, aplicación para los teléfonos móviles y las tablets y también para los televisores inteligentes, los LMSs también pueden ofrecer diferentes tipos de acceso a su contenido y enlazar otros recursos que pueden tener sus propias adaptaciones a diferentes dispositivos. La figura 5 ilustra la frecuencia del uso de los dispositivos móviles en la realización de un programa de formación 100% en línea. Para un 38% de los estudiantes resulta ser una manera de trabajar casi imprescindible, ya que han realizado la mayoría o casi todas las tareas del curso desde su dispositivo móvil. Esto sólo confirma la importancia de la flexibilidad que ofrece la formación a distancia apoyada por una buena tecnología digital (LMS en este caso). ¿Qué dicen los números? Figura 4. Los motivos más comunes para estudiar en línea, según los alumnos 100% online en los Estados Unidos (2017). Fuente: Best Colleges8. Por añadido, se observa que el dispositivo móvil les resultaba útil para cada propósito en casi la mitad de los casos (véase la figura 6), salvo las conferencias, supuestamente vídeoconferencias que no todos los alumnos visualizan (hablaremos de esto más abajo, cuando toquemos los perfiles psicológicos del alumnado virtual). Esto significa que el e-learning también le saca el provecho a la tecnología posibilitando la movilidad espacial de los alumnos que se conectan al LMS desde cualquier lugar y pueden estudiar desde casa, desde la oficina o desde el hotel. 35% 30% 17% 10% 8% 0,0% 5,0% 10,0% 15,0% 20,0% 25,0% 30,0% 35,0% 40,0% Quiero reciclarme, busco una nueva profesión (cambio de sector) Quiero obtener un título en mi ámbito profesional (aceleradión profesional) Quiero estudiar toda mi vida (estudiar por estudiar) Quiero prepararme para el múndo académico (futuros académicos) Quiero prepararme para el mundo laboral (inicio de la trayectoria profesional) Porcentajedelasrespuestas 0,0% 5,0% 10,0% 15,0% 20,0% 25,0% 30,0% 35,0% Sí, todas las actividades del curso 20% 18% 29% 12% 21% Sí, la mayoría de las actividades del curso Sí, sólo algunas de las actividades del curso Ninguna, pero no habría estado mal Ninguna y tampoco habría hecho falta 51% 51% 45% 44% 41% 40% 31% 1% 3% 0,0% 10,0% 20,0% 30,0% 40,0% 50,0% 60,0% Lecturas de los materiales del curso Comunicación con los docentes Acceso al LMS de mi centro educativo Comunicación con los demás alumnos Búsqueda de informes Realización de las actividades Acceso a las conferencias obligatorias Otros propósitos Sin usar ningún dispositivo móvil Figura 5. Frecuencia del uso de los dispositivos móviles para realizar actividades de los cursos virtuales por parte de los alumnos 100% online en los Estados Unidos (2017). Fuente: Statista9. Figura 6. Tipo de actividades realizadas a través de los dispositivos móviles para realizar actividades de los cursos virtuales por parte de los alumnos 100% online en los Estados Unidos (2017). Fuente: Statista9.
  10. 10. 18 19 e-Learning 2019 Las preferencias individuales y los perfiles psicológicos de los alumnos online La tarea titánica de sustituir o imitar al ser humano… Existen diferentes grupos de factores que subyacen bajo el resultado de éxito o de fracaso de un aprendizaje. Uno de estos factores fundamentales es la calidad del contacto humano en el proceso educativo, sea entre los alumnos mismos, sea entre los alumnos y el profesorado. En su libro “Individual Preferences in E-Learning”, Howard Hills nos habla de la importancia del refuerzo positivo y de la retroalimentación personalizada que se tiene que brindar a los alumnos . Hay que empezar por el hecho que la formación en línea supone una carga importante de aprendizaje individual para el alumno. Nos conectamos al campus virtual a ciertas horas del día para acceder a los materiales de las asignaturas que estamos cursando, para ver las videoconferencias, para colgar las tareas realizadas, etc. Pero en el fondo, trabajamos con estos materiales de una manera individual, sin tener a los demás alumnos al lado ni horas de consulta con el profesorado. Según Howard, aunque sea un curso online, los seres humanos seguimos prefiriendo el contacto con otros y plantearles nuestras dudas a los demás para que nos ayuden a resolverlas más bien que buscar las respuestas en el Google. Una de las tareas clave de la formación online es precisamente superar este sentimiento de soledad en los alumnos. Uno de los motivos es que es más fácil hacerle una consulta a una persona real experta en lo que le queremos preguntar porque le atribuimos la responsabilidad de dar la respuesta correcta. La abundancia de los materiales didácticos del curso (por muy bien elaborados que sean) y de los resultados de búsqueda de Google (por muy relevantes que nos resulten) deja la respuesta correcta y la toma de decisiones en nuestras propias manos como alumnos. El ser humano, sin embargo, es un “animal” social y bastante impaciente y para salirse de las dudas le resulta más pragmático acudir a otra persona. Además, este método heurístico “de toda la vida” provee una respuesta más rápida e interactiva, dado que la persona que contesta podrá corregir y resolver enseguida las imperfecciones de nuestro aprendizaje y sugerir una referencia más acertada por si queremos indagar más. Las tecnologías de búsqueda todavía están rezagadas en este sentido, aunque ya han hecho ciertos avances (como por ejemplo corregir la ortografía o sugerir otras búsquedas similares). Finalmente, la cuestión de la motivación de las personas es otro factor para tener en cuenta. Como alumnos nos sentimos más gratificados cuando recibimos una respuesta de otro ser humano porque nos hace sentir reconocidos e importantes. Algo bastante parecido le pasa al docente/experto porque se siente necesario y útil. La retroalimentación juega un papel importante tanto a nivel de refuerzo positivo (cuando hemos asumido bien algún material y/o hemos realizado una actividad cumpliendo con las expectativas del docente) como a nivel del aprendizaje de los errores. El refuerzo positivo, al ser agradable para todos, es más fácil de presentar y a veces puede carecer de cierta personalización. Las preferencias individuales y los perfiles psicológicos de los alumnos online Por su parte, el feedback sobre los errores es una pieza clave donde el docente puede aprovechar la motivación del alumno para que éste vuelva a aprender el material. Aquí la formación en línea tiene una gran ventaja porque los docentes nos hacen sus comentarios sin vernos la cara y por tanto pueden dejarnos “bien planchados” por sus argumentaciones. El arte de la retroalimentación sobre los errores yace precisamente en proveer un comentario muy personalizado e inspirador para que el error se subsane y no se repita. Además, en el contexto internacional, no es extraño tener alumnos provenientes de las culturas dónde equivocarse es un tabú (y sobre todo en público); éstos pueden apreciar mucho más un comentario constructivo, discreto y cordial. Por tanto, es vital complementar la parte tecnológica de un LMS con la ventaja del contacto con otros seres humanos que parezca máximamente vivo, fluido y natural. Como el e-learning se desarrolla de una manera virtual, las diferencias interpersonales entre los alumnos a lo mejor no se dejan notar al inicio, pero afloran muy pronto (respeto a los plazos marcados, interés en los temas del módulo, formas de expresarse, etc.). El docente también tiene su propio estilo de trabajar, pero un gran talento pedagógico siempre intenta buscar acomodar las diferencias interpersonales y priorizar la satisfacción con lo aprendido en el alumno sobre lo perfectamente que ha seguido nuestras pautas. Otro aspecto es el trabajo en grupo. Los LMS ofrecen un abanico de herramientas para que los alumnos puedan interactuar en grupo. Por ejemplo, los tableros de discusión (optativos y obligatorios), donde compartir experiencias, debatir los temas propuestos por el profesorado, plantear algunas dudas para buscar la respuesta de los demás. Según Howard Hills (2017)10, el comportamiento de los alumnos en un aula virtual debería tener ciertas semejanzas a las aulas presenciales. A su vez, el nivel de involucramiento en un debate, actividades de trabajo en grupo o una videoconferencia varía entre los alumnos tanto en función de su personalidad como de su nivel de entendimiento del tema, y habrá alumnos que participarán más y otros que preferirán leer los comentarios de otros. También son menos frecuentes las conversaciones irrelevantes entre los alumnos (lo que es tan típico de las aulas presenciales en los momentos de aburrimiento). Por tanto, el aula virtual es un espacio bastante silencioso. La tarea del LMS es avivar la sensación de un aula real, porque es un factor de motivación científicamente comprobado: la interacción entre los alumnos aumenta sus ganas de seguir con las materias. Si es cierto que en un tablero de debate se evita el problema de hablar varias personas al mismo tiempo, y el profesor tiene el tiempo de proveer todo el feedback que sea necesario, asimismo hay que buscar otras formas de interacción entre los alumnos: trabajos en grupo, chats, actividades que suponen intercambio de información e implicación en una tarea compartida, etc. Incluso añadiendo algún tema más informal para que los alumnos compartan experiencias personales relacionadas con el tema de la asignatura. .
  11. 11. 20 21 Tabla 4. Perfiles más típicos de los alumnos según género. Fuentes: Hills (2017) y elaboración propia OBS. es e-Learning 2019 Las preferencias individuales y los perfiles psicológicos de los alumnos online Lo esencial de los perfiles psicológicos de los alumnos: de camino a la personalización razonable Antes hemos hablado de la importancia de brindar un trato personalizado al alumnado, de crear un ambiente humano y vivo en un entorno totalmente virtual. Pero… ¿hasta qué punto se puede personalizar la formación online? En fin, el feedback personalizado sobre las tareas, el involucramiento en la comunicación entre los alumnos, la presentación de diferentes tipos de actividades – todo parece apuntar a la atención personalizada por parte del docente, de los diseñadores del plan de estudios, etc. Lo que faltaría es complementarlo todo con más conocimiento sobre las características personales de los alumnos. ¿Pero cuáles y cuántas cualidades personales tenemos que tener presente? Hasta hoy en día, la ciencia de la pedagogía ha seguido utilizando una de las pruebas de personalidad más completas llamada MBTI (Myers-Briggs Type Indicator), el Indicador de tipos de Myers-Briggs. Es una herramienta para identificar las principales cualidades de un alumno para conocer su estilo de aprendizaje. La prueba se fundamenta en cuatro dimensiones continúas jerarquizadas según su nivel de importancia: “extraversión – introversión” (E/I; foco de su atención), “sensación – intuición” (S/N; formas de obtener información nueva), “pensamiento – sentimiento” (T/F; toma de decisiones), “juicio – percepción” (J/P; formas de abarcar la complejidad). Ya que son dimensiones continuas, existen estilos en el medio de los extremos opuestos. Los alumnos extravertidos (E) tienen la necesidad de interactuar con los demás y con el mundo que están explorando. Los del polo introvertido (I) buscan aprendizaje más bien individual, buscando los recursos en su mundo interior para entender el objeto del aprendizaje. Quizás esta dicotomía es la parte más popularizada del MBTI fuera del mundo de las ciencias sociales. El alumnado guiado por las sensaciones (S) aprende mejor los conceptos concretos y aún mejor si se pueden tangibilizar. A partir de una experiencia exitosa de aprendizaje, estos alumnos pueden hacer deducciones más conceptuales. Al contrario, los alumnos intuitivos (N) tienen más capacidad para el pensamiento abstracto desde el principio, la parte experimental les puede resultar tediosa. En la dimensión relacionada a la toma de decisiones, el alumnado pensador (T) busca una claridad de los factores y aplica la lógica formal antes de decidir algo, se abstraen de la parte emocional del contenido, resuelven las actividades con la cabeza fría. Los estudiantes con el dominio sentimental (F) se centran en las emociones que están alrededor del material, tienen más desarrollada la empatía, pero no exigen que los datos estén al 100% claros para tomar la decisión o realizar una actividad. Las preferencias individuales y los perfiles psicológicos de los alumnos online Finalmente, los alumnos guiados por el juicio (J) tienden a tener un marco teórico ya montado para adquirir nuevos conocimientos, son bastante conservadores e intentan forzar todo lo nuevo en los conceptos que ya tienen asumidos y trabajados. Los sujetos perceptivos (P), en cambio, no se limitan a una sola perspectiva y están más dispuestos a volver la hoja y dejar espacio a un nuevo conocimiento sin preocuparse que contradiga o cuestione algo que ya sabían. Estas dimensiones de la prueba dan paso a 16 diferentes combinaciones de tipos de personalidad con un rasgo dominante (Extraversión – Introversión) y los demás subordinados jerárquicamente según su importancia. Según los estudios estadísticos en pedagogía (realizados en los Estados Unidos y en el Reino Unido) los perfiles más frecuentes entre las mujeres y los hombres están resumidos en la tabla 4. En estos resultados hay una serie de observaciones que llaman la atención a simple vista. En los hombres la introversión suele ser más típica que en las mujeres. Ambos sexos dan preferencia a un aprendizaje tangible, bien ejemplificado y práctico, el aprendizaje intuitivo es minoritario. Las mujeres tienen más interés en el lado emocional del objeto de estudio, mientras que los hombres necesitan una información más racional. También se ve que éstos muestran más rigidez a la hora de adquirir conceptos nuevos. En cambio, entre las mujeres es más elevado el porcentaje de personas perceptivas, preparadas a aprender sobre otras perspectivas. Vamos a revisar los siete perfiles más frecuentes.
  12. 12. 22 23 e-Learning 2019 Las preferencias individuales y los perfiles psicológicos de los alumnos online Las preferencias individuales y los perfiles psicológicos de los alumnos online Perfil “Introversión – Sensación – Pensamiento – Juicio” (ISTJ) Es una tipología de alumno virtual bastante parecida a la anterior. Pero está más representada por los hombres que por las mujeres. Y también tiene unos rasgos bastante desviados hacia el lado racional del aprendizaje. • Buscan estímulo y energía en su interior • Se centran en lo real e inmediato, no les gusta intuir cosas • Toman decisiones basándose sobre la lógica formal (causa – efecto) ayudándose de la información práctica disponible • Les gusta la estructura y el orden • Tienen una preferencia por recopilar y absorber cuidadosamente los hechos y la información para su uso posterior • Tienden a ser estudiosos y constantes en el aprendizaje • Son los que sacan las mejores puntuaciones en los exámenes • Valoran la experiencia concreta y, aunque sean introvertidos, saben aprovechar la colaboración con otras personas • Su forma de recopilar datos es autónoma sin necesidad de involucrar a otros • Viven en el mundo real en oposición al mundo de los conceptos e ideas • Su actividad de aprendizaje preferida puede consistir en ordenar y estructurar los hechos y determinar las causas y los efectos • Los irritan las distracciones externas • No les gusta dar respuestas inmediatas, porque necesitan tiempo de reflexión para ofrecer la mejor opción posible • Necesitan objetivos claros, estructura y un entorno de aprendizaje bien ordenado • Les gustan los planes y un futuro bien definidos Este perfil parece aún más adecuado para la formación en línea que el perfil anterior. Este formato le proporciona una estructura clara e independiente, lo que le permite estudiar por su cuenta y a su propio ritmo. La importancia de la lógica en la toma de decisiones es ideal para un entorno de LMS. Estas personas valorarán menos el aprendizaje colaborativo, aunque lo pueden apreciar si necesitan recopilar datos del mundo real. Una alternativa para este tipo de alumno sería el uso de vídeos para que puedan aprender del mundo. También prefieren la comunicación electrónica porque les consume menos energía y les da margen para pensar la respuesta. No les interesarán casi para nada los foros de debate ni las salas de chat. En cambio, apreciarán mucho la claridad de los planes de estudio y el seguimiento del progreso dentro del LMS, lo que dará orden y estructura a sus retos de aprendizaje. Perfil “Introversión – Sensación – Sentimiento – Juicio” (ISFJ) Según Howard Hills (2017)11 , estas personas están idealmente preparadas para disfrutar de las ventajas de la formación en línea. A continuación, proponemos sus características principales: • Buscan estímulo y energía en su interior • Se centran en lo real e inmediato, no les gusta intuir cosas • Toman decisiones basándose sobre valores humanos subjetivos • Les gusta la estructura y el orden • Tienen una preferencia por recopilar y absorber cuidadosamente los hechos y la información para su uso posterior • Tienden a ser estudiosos y constantes en el aprendizaje • Valoran la experiencia concreta y, aunque sean introvertidos, saben aprovechar la colaboración con otras personas • Su forma de recopilar datos es autónoma sin necesidad de involucrar a otros • Viven en el mundo real en oposición al mundo de los conceptos e ideas • No les gustan los textos teóricos muy largos • Prefieren los ejemplos prácticos o actividades del mundo real que puedan observar • Los irritan las distracciones externas • No dan respuestas inmediatas • Necesitan objetivos claros, estructura y un entorno de aprendizaje bien ordenado • Les gustan los planes y un futuro bien definidos Este tipo parece ideal para el aprendizaje en línea, es feliz estudiando por su cuenta en un entorno ordenado que les ofrece autonomía, pero a la hora de tomar las decisiones necesitan tener en cuenta a los demás. Además, estas personas valorarán la comunicación electrónica con otros por encima de una conversación directa, ya que ésta puede consumirles más energía. Valorarán los foros de debate y el contacto con los docentes más hacia el final del curso para poner a prueba las decisiones que han tomado. No les gustará participar en los chats. La comunicación diferida que ofrece el e-learning es un beneficio que les da tiempo para reflexionar antes de responder.
  13. 13. 4 5 e-Learning 2019 Las preferencias individuales y los perfiles psicológicos de los alumnos online • Perfil “Introversión – Sensación – Sentimiento – Percepción” (ISFP) • Se trata de un alumnado bastante diferente al anterior, más común entre las mujeres que entre los varones. Se los podría llamar “alumnos maleables y vulnerables”. La autonomía en el proceso de aprendizaje en línea les puede costar a causa de su introversión, por eso necesitan el apoyo de su docente. • Buscan estímulo y energía en su interior • Se centran en lo real e inmediato, no les gusta intuir cosas • Toman decisiones basándose sobre valores humanos subjetivos • Les gustan la variedad y las nuevas ideas • Están dispuestos a trabajar por su propia cuenta • Asimismo, necesitan el estímulo y la motivación de quienes los rodean • Son individuos tranquilos y reservados • Sin embargo, valoran mucho las relaciones armoniosas con su entorno • Tienden a concentrarse en el presente y en el pasado • Es probable que la comunicación pura por Internet sea insatisfactoria debido a la necesidad de una relación personal con un docente en línea. Una conversación por videoconferencia (por ejemplo, tutoría personalizada de resolución de dudas) puede ser necesaria para establecer una relación armoniosa entre un docente remoto y el alumno. • Perfil “Introversión – Sensación – Pensamiento – Percepción” (ISTP) • Los alumnos de este perfil son quizás los más vulnerables entre los introvertidos, con más probabilidad de dificultades en el aprendizaje, básicamente por su costumbre de hacerlo todo solos. • Buscan estímulo y energía en su interior • Se centran en lo real e inmediato, no les gusta intuir cosas • Toman decisiones basándose sobre la lógica formal (causa – efecto) ayudándose de la información práctica disponible Les gustan la variedad y las nuevas ideas Prefieren la soledad, están dispuesto a trabajar por su cuenta Son un tipo de personalidad con más probabilidades de tener problemas en la escuela Necesitan comprender las estructuras y conceptos que sustentan los hechos Sin embargo, pueden tomar parte en discusiones reales y concretas sobre posibilidades teóricas o asociaciones de ideas El e-learning les ofrece la oportunidad de trabajar por su cuenta, lo cual les resulta cómodo y atractivo. Su forma de pensar está muy bien estructurada y tienen una gran capacidad de razonar de manera impersonal y objetiva. Sin embargo, también tienen su necesidad de lo real e inmediato y ésta puede satisfacerse a través de la formación en línea. Además, tienen bastante motivación para trabajar con información detallada. Las descripciones de ejemplos reales tendrán mucho más atractivo para ellos que las presentaciones de la teoría, pero siempre con una clara demostración de causa y efecto, tal vez a través de simulaciones. Tienden a preferir las matemáticas y les gusta el trabajo analítico práctico. Las preferencias individuales y los perfiles psicológicos de los alumnos online • Perfil “Extraversión – Sensación – Sentimiento – Percepción” (ESFP) • Los perfiles extravertidos funcionan en el aprendizaje de otra manera en comparación con los introvertidos. Su base de la satisfacción con el aprendizaje está en la conexión con su entorno, ya que su foco de atención está fuera de su personalidad. Este perfil en concreto se puede llamar la versión expansiva del ISFP (Introversión – Sensación – Sentimiento – Percepción). • Buscan estímulo y energía en el mundo exterior • Se centran en lo real e inmediato, no les gusta intuir cosas • Toman decisiones basándose sobre valores humanos subjetivos (con mucha empatía) • Les gustan la variedad y las nuevas ideas • Prefieren aprender directamente en el mundo real, escuchar, tocar, ver y oler todo en detalle • Son quizás más dependientes de los demás, buscan instrucciones de otros • Aceptan muy bien la información que les presentan otros Trabajan muy bien en equipo y prefieren aprender haciendo Aprenden mejor cuando su entorno ve el aprendizaje como una parte natural de la vida y del trabajo Sus compañeros de clase son una parte muy importante de su proceso de aprendizaje, idealmente si son también compañeros de trabajo. Quizás más que los otros tipos, los ESFP necesitan estudiar en grupo. En el contexto de la formación en línea, una posible solución para estos alumnos sería encontrar a alguien de su zona geográfica que también esté matriculado en el mismo programa. Es importante para ellos tener alguien con quien hacer las actividades, preferiblemente en contacto directo o al menos por videoconferencia y mejor con otro alumno extravertido (si hilamos fino). Les encantan las tareas que puedan ser aplicables en su lugar de trabajo y los ejemplos prácticos del mundo real.
  14. 14. Las preferencias individuales y los perfiles psicológicos de los alumnos online Perfil “Extraversión – Sensación – Pensamiento – Juicio” (ESTJ) Estos alumnos se podrían llamar “líderes casi innatos”, ya que su característica principal es el deseo de controlar su entorno y el proceso de aprendizaje. Pueden llegar a ser incompatibles con alumnos introvertidos (por ejemplo, con los ISFP, Introversión – Sensación – Sentimiento – Percepción). Son muy autónomos y por tanto se adaptan bien a la formación online. • Buscan estímulo y energía en el mundo exterior • Se centran en lo real e inmediato, no les gusta intuir cosas • Toman decisiones basándose sobre la lógica formal (causa – efecto) ayudándose de la información práctica disponible • Les gusta la estructura y el orden • Se sienten muy cómodos con el diseño lógico de la mayoría del material formativo online • Tienen gran autonomía en organizar y estructurar su aprendizaje • Adoran los objetivos y los planes de estudio • Prefieren ejemplos prácticos a explicaciones teóricas A este perfil le gusta tener el control de la situación que les rodea. Este tipo de personalidad es muy común en la profesión de docentes, educadores y administradores educativos, sobre todo en las ciencias empresariales y experimentales. También tiende a sacar las mejores notas mientras estudia. También le encanta alcanzar objetivos en deportes. La necesidad de obtener energía y estímulos desde el exterior indica una búsqueda de interacción social. El deseo de control significa que los ESTJ con frecuencia toman posiciones de liderazgo en situaciones sociales o de negocios. Los estímulos externos también pueden venir de los materiales docentes capaces de entusiasmar. Los vídeos que provocan la reflexión pueden proporcionar el estímulo externo necesario, especialmente si se trata de un líder carismático o una figura de la industria bien respetada. Sin embargo, los ESTJ son naturalmente sociables. Parte de esta necesidad se puede satisfacer a través del contacto por salas de chat, debates, videoconferencias, videollamadas de tutoría, videollamadas sobre los trabajos realizados en equipo, etc. 6 7 e-Learning 2019 Las preferencias individuales y los perfiles psicológicos de los alumnos online Perfil “Extraversión – Sensación – Sentimiento – Juicio” (ESFJ) De este tipo definitivamente hay muchas más alumnas que alumnos. Gente de la cual se puede decir “de buen rollo”. Les gusta estar con los demás y la positividad de la comunicación humana. Aunque los cursos online sea su única posibilidad de seguir formándose esta modalidad de aprendizaje les puede resultar incómoda. • Buscan estímulo y energía en el mundo exterior • Se centran en lo real e inmediato, no les gusta intuir cosas • Toman decisiones basándose sobre valores humanos subjetivos • Les gusta la estructura y el orden • Les encanta organizar a los demás en su entorno • Tienen una gran necesidad de armonía y tienden a saber disolver los conflictos y tensión • No les gustan las explicaciones teóricas y las ideas abstractas La formación en línea puede parecerles bastante insípida. Se sienten limitados al no poder demostrar su calidez a los demás, ya que se sienten limitados incluso en las videoconferencias. Este tipo valora la armonía en su vida social, empresarial y familiar y tienden a preferir ocupaciones relacionadas con el cuidado de los demás, una de las cuales es la educación y otra el sector sanitario. Es probable que este tipo sea muy dependiente de una buena relación con su docente para que aprendan con éxito. Parece poco probable que un docente online u otro compañero del aula virtual pueda tener el mismo impacto sobre un ESFJ que una persona que tiene a su alcance físico todos los días. Los tableros de discusión es algo que este perfil intenta evitar, ya que no le gusta la posible conflictividad de un debate. Una solución posible es que el docente demuestre mucha empatía con este perfil e intente imitarlo de alguna manera natural y discreta para que se sienta entendido. También es importante que los ESFJ hagan actividades en grupo con personas de perfil parecido al suyo y sobre los temas que tengan en común; asimismo es muy deseable que no trabajen con perfiles introvertidos porque éstos se pueden sentir frustradas o arrinconadas por alguien tan expansivo.
  15. 15. 28 29 Las preferencias individuales y los perfiles psicológicos de los alumnos online ¿Una talla única vale para todos? No, pero… Hemos visto los perfiles psicológicos más frecuentes en los alumnos. Como habíamos mencionado antes, en realidad son 16 tipos MBTI. Diferentes estudios han demostrado que la formación en línea es más apta para la gente de perfil introvertido, sobre todo los que tienen sus preconceptos bien definidos (fuertes en el “Juicio”)12. Al contrario, los alumnos extravertidos pueden tener más problemas para abarcar un curso online. Diseñar un mismo programa de formación en línea con adaptaciones para los 16 perfiles sería poco práctico y bastante engorroso sobre todo para los creadores de cursos, sus coordinadores y por descontado para sus docentes. Además, ¿cómo se aplicaría el sistema de evaluación si hubiera 16 modalidades dentro de la misma asignatura? ¿Cómo se coordinaría la evaluación entre los módulos, dado que hay asignaturas muy distantes por su naturaleza (por ejemplo, Contabilidad y Finanzas frente a Business English)? Aquí precisamente tendríamos que ser muy concretos y aplicar la heurística de la frecuencia. Basándonos en las estadísticas de Howard Hills (2017)11, hemos averiguado los perfiles más frecuentes. En general, un poco más de la mitad de las alumnas tienden a ser extravertidas, mientras que entre los varones bastante más de la mitad son introvertidos. Las personas extravertidas son algo más desafiantes, ya que dependen de los estímulos externos. Las actividades en equipo, los tutoriales de vídeo, la retroalimentación frecuente puede ayudarles a seguir motivados para estudiar y finalizar el programa con éxito. Las personas introvertidas estarán más conformes con el uso del material disponible para su aprendizaje, pero tienen que ser conscientes de que el docente está a su disposición para cualquier consulta personalizada. Como hemos mencionado antes, los alumnos introvertidos siguen necesitando el contacto humano (con el docente) sobre todo para comprobar que su aprendizaje esté bien encauzado. La cuestión de formar equipos de trabajo para ciertas tareas se tiene que tratar con sutileza, puesto que los alumnos introvertidos pueden sentirse eclipsados por los extravertidos en caso de no encontrar alianzas productivas. Tal y como hemos mencionado antes, las personas del perfil “Sensación” aprenden a través de los ejemplos concretos y prácticos. De hecho, este tipo predomina tanto en las mujeres como en los hombres. El perfil “Intuición” es menos común; éste es capaz de pensar de una forma abstracta partiendo de los conceptos y no de los datos. Por tanto, al crear cualquier asignatura, nuestra tarea primordial como docentes es seleccionar muy buenos ejemplos para el material que vamos a enseñar. Incluso en las matemáticas . No obstante, el contenido conceptual también es importante: aunque la mayoría no lo necesite en primer lugar, acabarán asimilándolo con los ejemplos prácticos y la diapositiva resumiendo los conceptos estudiados será gratificante para los dos tipos. Las actividades sobre la toma de decisiones también necesitan un equilibrio de opciones. Los alumnos del perfil “Sentimiento” no buscan la lógica formal en primer lugar, por eso pueden acabar tratando los casos prácticos como si fueran cuentos para desarrollar. En cambio, un tablero de debate sobre unas cuestiones éticas de la asignatura les puede resultar más cómodo. Los del perfil “Pensamiento” encontrarán los dos tipos de actividades igual de asequibles, ya que seguirán en su zona de confort de la lógica formal aplicable a cualquier situación. e-Learning 2019 Las preferencias individuales y los perfiles psicológicos de los alumnos online Por ende, no estaría nada mal hacerles una prueba MBTI a los estudiantes antes de empezar el programa y formar a los docentes en la adaptación a los estilos de aprendizaje. Esto ayudaría a poner diferentes énfasis en el trato con los alumnos. Por ejemplo, a nivel de un LMS no costaría nada añadir una columna adicional a la lista de estudiantes que contuviera el resultado de la prueba MBTI. Al recibir actividades realizadas o consultas por parte del alumno, el docente podría ver la abreviación del perfil psicológico (por ejemplo, ISTJ) y adaptar su forma de retroalimentación. La retroalimentación, curiosamente, es una cuestión también muy personal. Forma parte del servicio educativo y los docentes están obligados a proveerla de una manera personalizada. Los estudios demuestran que es cierto que los perfiles de alumno “Sentimiento” pueden necesitar mucho refuerzo positivo para sentirse motivados. En cambio, más de la mitad de los alumnos se guían más por la nota obtenida y le atribuyen el valor de retroalimentación. Los docentes podrían optimizar su tiempo de feedback sabiendo a quién rendirle un recuento detallado de los errores y sus soluciones y a quién decirle un simple gracias por la tarea bien realizada. Resumimos todas estas sugerencias en la figura 7.  Involucrar y crear la sensación de presencia o Actividades en grupo o Videoconferencias o Retroalimentación frecuente  Ofrecer autoaprendizaje o Materiales disponibles  Ayudar a formar equipos de trabajo según perfil  Priorizar la aplicabilidad o Abundar en ejemplos prácticos o Tener la teoría disponible en segundo plano  Mantener el equilibrio entre los materiales que fomentan la lógica y la ética  Quizás hacerles a los alumnos una prueba MBTI para tener más presente su forma de aprender y adaptar la retroalimentación Figura 7. Cómo cubrir las máximas necesidades de aprendizaje de diferentes perfiles psicológicos del alumnado online. Fuente: elaboración propia OBS.
  16. 16. 30 31 e-Learning 2019 Percepciones de los estudiantes de sus experiencias de e-learning ¿La irrefutable atractividad de la tecnología? Como hemos visto anteriormente, el mercado de e-learning está en expansión y se prevé que esta tendencia continúa en los próximos años. Hasta ahora no se sabe exactamente si este crecimiento es debido a algún factor concreto. Ya que la generación de los baby-boomers sólo tenían la opción de estudiar presencialmente o a distancia (antes de la era digital), se puede considerar que la formación en línea es un fenómeno relativamente novedoso que puede ser atractivo tanto a fuerza de la mera practicidad de uso de la tecnología digital (comodidad, simultaneidad, rapidez, flexibilidad, etc.) como gracias a las experiencias exitosas propias y de otros. Es interesante e importante, por consiguiente, tener presente los factores que conducen a una experiencia satisfactoria de e-learning a la óptica de sus usuarios (ante todo, los alumnos). Los autores Loh, Wong, Quazi y Kingshott (2016)14 proveen evidencia de las ventajas más impactantes que ofrece la formación en línea. Según su estudio, realizado en Australia, los beneficios más apreciados del e-learning para los alumnos están en tener la flexibilidad y resultados más positivos de aprendizaje en comparación a las clases presenciales. La flexibilidad es especialmente importante porque es algo que está muy limitado en los cursos presenciales: pueden estar complementados con materiales disponibles en un LMS auxiliar, pero por ejemplo, es el docente quien marca las pautas del aprendizaje ateniéndose a los horarios establecidos. En cambio, las pautas de aprendizaje de muchos alumnos (incluso de los más organizados, pautados y formales) no son lineales. Según Howard Hills (2017)15, nuestro proceso de orientación en un entorno virtual (LMS) se guía de una manera bastante aleatoria, ya que depende de nuestro perfil de aprendizaje. La disponibilidad de los materiales puede ofrecerles a los alumnos una flexibilidad para que prioricen las actividades según su nivel de asequibilidad para cada uno. Nos comportamos de un modo similar cuando accedemos al Facebook o al YouTube. Habitualmente los alumnos se sienten más atraídos por los materiales que “son de su tipo”. Por tanto, una persona extrovertida empezará viendo, por ejemplo, qué actividades se realizarán en grupo, con quién podría hacerlas, quién vive en la misma zona, cómo se puede contactar con el profesor, etc. Un alumno introvertido quizás tendrá más interés en qué materiales hay para leer, cuáles son las actividades para entregar individualmente, qué temario incluye la asignatura, etc. Otras ventajas que presenta el e-learning, según el estudio de Loh y coautores (2016)14 son el “ritmo autónomo” del aprendizaje (“self-paced study”) y el ahorro de costes. Como hemos visto antes, el ritmo es un parámetro que depende del tipo de formación en línea que utilicemos, pero podríamos decir que está relacionado con la flexibilidad ya mencionada. Entre las desventajas del e-learning percibidas por los alumnos, se podrían destacar la imposibilidad de acceder a los materiales (supuestamente en el caso de no tener un LMS adaptado a diferentes dispositivos) y falta del contacto cara a cara. Curiosamente, este último aspecto es menos importante para los alumnos más adultos (probablemente porque valoran más la flexibilidad, ya que tienen menos tiempo disponible para estudiar). Los alumnos más jóvenes necesitan más contacto humano (para practicar sus habilidades sociales, por ejemplo), por eso el aprendizaje virtual les puede causar aburrimiento, problemas para trabajar en equipo y pérdida de motivación. Percepciones de los estudiantes de sus experiencias de e-learning La utilidad percibida y la fidelidad Aun así, las ventajas de la formación en línea parecen obvias y por eso siguen atrayendo a los alumnos. Lo confirma el estudio realizado en 2016 en los EE. UU., donde los alumnos informan de unos resultados satisfactorios de su uso de las tecnologías digitales en la formación en línea (véanse las figuras 8 y 9). Si nos fijamos en los resultados disponibles, es precisamente la posibilidad de mejorar las habilidades interpersonales (“hard skills”) que menos puntuación obtiene. Los alumnos ven que un LMS no es muy útil para este propósito. 0,0% 10,0%20,0%30,0%40,0%50,0%60,0%70,0%80,0%90,0% Aún existen más formas para que pueda aprovecharlas para mejorar mis estudios Puedo dedicar más tiempo a estudiar porque puedo estudiar desde donde sea Estas tecnologías me ayudan a subir las puntuaciones Estas tecnologías me ahorran el tiempo y me hacen más eficiente y eficaz Aún existen más formas para que la universidad y el profesorado puedan aprovecharlas para mejorar mis estudios Estas tecnologías ayudan a mi profesorado a ser más eficiente y eficaz a la hora de darme formación Estas tecnologías me ayudan en general a mejorar mis habilidades técnicas (TIC, matemáticas, etc.) Estas tecnologías me permiten encontrar la armonía entre mi vida personal y mis ambiciones como estudiante Gracias a estas tecnologías sé concentrarme mejor Gracias a estas tecnologías tengo más confianza en mí mismo Estas tecnologías me ayudan en general a mejorar mis habilidades sociales (interactuar con los demás, trabajar en equipo, etc.) Figura 8. Percepción de las ventajas de las tecnologías digitales de aprendizaje como herramientas formativas por los alumnos 100% online en los Estados Unidos (2017). Fuente: Statista9.
  17. 17. 32 33 e-Learning 2019 Percepciones de los estudiantes de sus experiencias de e-learning Percepciones de los estudiantes de sus experiencias de e-learning Falta de experiencia previa como factor de la insatisfacción con el e-learning El carácter novedoso y reciente de la formación en línea también repercute en cómo el alumnado descubre las desventajas de su uso: a través de su propia experiencia. Según las encuestas (véase la figura 10), vemos que el problema global está en la actitud del alumno antes de empezar un curso en línea. En esta encuesta se observa que su toma de decisión fue a base de poca información. ¿De qué puede provenir? Por ejemplo, de la confianza en la tecnología, de la creencia generalizada que todo lo que se hace online es más fácil que lo presencial. ¿Qué les pasa a los alumnos que todavía no han tenido contacto con la formación en línea y acaban de matricularse en un curso? Todo les parece nuevo y se sienten menos seguros en un entorno nuevo, con el LMS, con las personas que se comunican a distancia, con unos tipos de actividades que todavía no conocen. Un estudio realizado sobre alumnos online en los EE. UU. por Wang, Shannon y Ross (2013) se centra en este problema18. Los estudiantes que ya tenían experiencia previa de formación en línea se sentían más seguros de sí mismos y sus estrategias de aprendizajes fueron más exitosas, se sentían más motivados. Por tanto, su autoeficacia tecnológica (seguridad de usar eficazmente el LMS para superar el curso) también era elevada. Como resultado, las notas eran buenas y quedaban muy satisfechos. Al contrario, los alumnos que estrenaban su formación online tenían menos seguridad en el uso del LMS y no aplicaban las mejores estrategias de aprendizaje. Su motivación y autoeficacia tecnológica bajaban y al final tenían una nota más baja y se sentían menos satisfechos con la experiencia. El estudio demuestra que los alumnos sin experiencia es un “grupo de riesgo” y necesita un período de preparación y/o adaptación para sacar provecho de su formación virtual. Esto implica que los centros formativos que ofrecen cursos de pago y con tiempo limitado de duración tendrían que encargarse de esta etapa preparatoria. Los resultados de los cuestionarios (véanse las figuras 7 y 8) también se confirman en el estudio realizado en un país muy distante de los EE. UU, en concreto en Irán (Mohammadi, 2015), donde se demuestra que la utilidad percibida es uno de los factores de satisfacción que más motivan la fidelidad de los usuarios16. Y ésta se basa en la calidad del servicio y de la tecnología utilizada y se expresa en la continuación dentro del mismo programa, la futura matriculación en otros programas del centro, el interés en seguir formándose en línea en general y la recomendación a otros. El estudio de Mohammadi (2015) se centra en los aspectos relacionados con la calidad del servicio educativo, sin entrar en la valoración de la calidad de las relaciones dentro del curso online. Lo complementan muy bien otros hallazgos recientes, por ejemplo, la investigación de Margalina, De Pablos Heredero, y Montes Botella (2017) sobre la calidad de la formación en línea a través de la coordinación relacional17 en una muestra de universidades españolas. El modelo de la coordinación relacional se centra en superar las barreras inherentes en la formación a distancia y en concreto en e-learning: la interdependencia de las tareas entre los docentes y los alumnos, la incertidumbre recíproca, los plazos limitados y el conocimiento no compartido. Como hemos mencionado en el apartado sobre las preferencias individuales, en un aula presencial estas barreras se superan con más facilidad porque el contacto humano es directo. La coordinación relacional pretende crear un ambiente alternativo a las aulas presenciales, pero con el mismo propósito de superar las barreras de la separación física. Según Margalina y sus coautores (2017)17, la satisfacción con un curso online puede crecer a base de objetivos compartidos, conocimientos compartidos y respeto mutuo. Éstos se consiguen a través de una comunicación frecuente, rápida y productiva (capaz de solucionar los problemas con eficacia). Figura 10. Los consejos de los graduados 100% online en los Estados Unidos (2017). Lo que habrían hecho de una manera diferente antes de realizar una matrícula en un curso en línea. Fuente: Statista9. 0,0% 20,0% 40,0% 60,0% 80,0% 100,0% Para hacer los deberes Para preparar los exámenes Para buscar información para diferentes clases Para organizar mis horarios Para interactuar con mis profesores y otro personal Para colaborar / interactuar con los demás alumnos Para hacer preguntas en clase Altamente útil Muy útil Algo útil Nada útil Figura 9. Percepción de la utilidad de las tecnologías digitales de aprendizaje como herramientas formativas por los alumnos 100% online en los Estados Unidos (2017). Fuente: Statista9. 22% 20% 16% 15% 15% 13% 11% 8% 5,0% 10,0% 15,0% 20,0% 25,0%0,0% Haber estudiado mejor la oferta de cursos Haber recabado más información sobre los costes y oportunidades de financiamiento Haber obtenido dispositivos más aptos pare el aprendizaje en línea Haberse informado sobre la transferibilidad de los créditos Haberles pedido consejo a los potenciales empleadores y los profesionales en el tema Haberles pedido consejo a los alumnos que ya estudiaban en línea Haberse informado mejor sobre la duración del programa Haberse informado mejor sobre la calidad y las titulaciones del profesorado
  18. 18. 34 35 e-Learning 2019 Los retos prácticos que afronta la formación en línea Para poder prever los retos que se le plantean al e-learning, deberíamos volver a su definición: “Una modalidad de enseñanza y aprendizaje, que puede representar todo o una parte del modelo educativo en el que se aplica, que explota los medios y dispositivos electrónicos para facilitar el acceso, la evolución y la mejora de la calidad de la educación y la formación.”3 • A base de esto podemos definir los grupos de estos retos. • Aprendizaje: el alumnado, su estilo de aprendizaje, sus motivaciones y su procedencia • Enseñanza: el profesorado, su estilo de trabajo, sus competencias y sus motivaciones • Modelo educativo: su diseño, su adaptación a la demanda, su adaptación normativa • Medios y dispositivos: su disponibilidad, su usabilidad, su calidad Retos del aprendizaje: los alumnos En este informe hemos dedicado suficiente espacio para explorar las características personales del alumnado. El estilo de aprendizaje es un gran reto para los creadores de programas y cursos en línea y para los docentes que tienen que poner en práctica diariamente estos cursos. Hace 10 años salió el libro de Saul Carliner y Patti Shank “El manual de la formación en línea: Promesas del pasado, retos del presente”19, donde se explicaron las críticas de la educación online en las condiciones de aquella época. Algunas de sus críticas apuntaban mucho al intento de replicar el mismo contenido de las asignaturas presenciales en un LMS destinado a un curso virtual. Como hemos observado antes, existen diferentes perfiles de aprendizaje. Igual que en un aula presencial, en un curso virtual también se observa esta variedad de formas de estudiar. Según la clasificación MBTI, habrá unos alumnos que percibirán mejor los conceptos básicos de una forma abstracta y otros que primero van a querer una serie generosa de ejemplos y luego una generalización conceptual reducida. Unos necesitarán ejercicios en grupo y otros serán más bien autónomos. La variedad de los estilos de aprendizaje, por tanto, seguirá siendo un reto importante para la formación en línea. En la escuela OBS, por ejemplo, ya estamos aplicando esta pericia acumulada e intentamos que los alumnos tengan a su disposición un abanico de recursos de aprendizaje elaborados o seleccionados por nuestro equipo docente. Un módulo típico contiene videoconferencias con los profesores y puede contener vídeos adicionales. Tiene actividades de trabajo en grupo (los debates, por ejemplo) y actividades individuales (lecturas y redacciones). Motivamos a nuestros docentes a que los materiales teóricos estén bien ejemplificados, que la retroalimentación se realice en plazos establecidos y que estén atentos a las preguntas y a los comentarios de los alumnos. Los retos prácticos que afronta la formación en línea Otra cuestión vital para abarcar es precisamente la procedencia del alumnado. Como ya hemos visto, existe un perfil joven sin experiencia y otro perfil más maduro (la mayoría) con experiencia laboral, en el proceso de cambiar de trabajo o profesionalizarse en su ámbito actual. Éste último perfil necesita que el contenido de la formación sea aún más relevante a su mundo profesional que el nombre del programa y de las asignaturas matriculadas. La personalización de la formación en línea va, por tanto, más allá de la variedad de la presentación del material. Por tanto, la formación online necesita dedicar un porcentaje del tiempo a las actividades que se basarán más en la vida profesional del alumnado y a la resolución de dudas profesionales a la luz de las asignaturas. Entre los alumnos profesionales, a menudo hay quienes están matriculados a la formación en línea a través de su empresa y por tanto aquí tenemos la situación del “doble cliente”: las necesidades y las expectativas del empleador y las motivaciones propias del alumno. Es un reto adicional que supone una doble satisfacción o una doble insatisfacción de la clientela. De esta manera se pretende abarcar las necesidades del alumnado, con sus diferentes perfiles psicológicos y profesionales, que ya se están satisfaciendo parcialmente en las aulas presenciales, donde el tipo de actividades y materiales es cada vez más variado. La ventaja que tiene el e-learning en este caso es la flexibilidad horaria. Retos de la enseñanza: los docentes Con los cambios tecnológicos de las últimas décadas, el rol del profesor ha evolucionado de una manera espectacular. Las fuentes de conocimiento se han diversificado y hoy en día un docente no es alguien que “sabe más que el libro de la asignatura”. Los alumnos de hoy pueden tener más conocimiento que el profesor en los ámbitos que les interesan, no existen barreras para informarse. El rol del docente ha perdido la función y el peso de adoctrinar a los demás, a lo que “va a misa”. La nueva libertad le puede desempeñar funciones mucho más variadas: enseñar a navegar en el mar de los conocimientos, dar estructura conceptual a los conocimientos, contestar a preguntas complejas, asegurar que cada alumno encuentre su forma de aprender y aplicar lo aprendido. En la formación en línea, el rol del profesorado tiene un significado especial que se obvia en un aula presencial: la dimensión humana, tangible del servicio educativo. Tanto los alumnos extravertidos como los introvertidos tienen la necesidad de conocer a sus profesores, aunque sólo sea a través de una videopresentación y unas videoconferencias, a través del feedback fluido y relevante. En la escuela OBS, estas prácticas son obligatorias para cada módulo. El reto está en el hecho de que los profesores también somos seres humanos y podemos representar los mismos 16 tipos de MBTI, así que un centro educativo necesita también asegurarse de cierta homogeneización de las prácticas pedagógicas, a pesar, además, del perfil profesional muy variado del profesorado (doctores investigadores, profesores asociados, expertos profesionales, expertos retirados, etc.). Trabajar la empatía con los alumnos puede ser un desafío para ciertos cerebros brillantes. La motivación del docente es otro reto para tener en cuenta, ya que la formación en línea tiene ciertas exigencias que no son relevantes en una clase presencial. La formación presencial abunda de contacto humano y, por consiguiente, de retroalimentación directa, la cual va dirigida tanto a quien pregunta como a los demás que están escuchando la respuesta. Para un docente es un gran ahorro de tiempo. Por eso antes de aventurarse en el mundo del e-learning debería darse cuenta de lo importante que es el feedback personalizado. Es una parte de la actividad pedagógica de la cual depende mucho la calidad del servicio en general. La ausencia del contacto humano en directo aumenta el rol de la comunicación personalizada y requiere de una motivación bastante elevada de los profesores.
  19. 19. 36 37 e-Learning 2019 Los retos prácticos que afronta la formación en línea Retos del modelo educativo La demanda de la formación en línea no crea dudas menores. La oferta ofrece un gran abanico de opciones. Las opciones son muy variadas y cuando hablábamos de los factores de insatisfacción de los exalumnos hemos explicado que la decepción viene de la falta de información sobre qué es estudiar online y qué consecuencias tiene. Por tanto, es la responsabilidad de los centros educativos diseñar un modelo formativo diferente al presencial, vincularlo a las referencias reconocibles (por ejemplo, OBS crea su oferta de másteres con la Universitat de Barcelona) y comunicarlo de una manera articulada. David Merill, en su capítulo crítico20 explica los tres pecados y las tres virtudes de la formación online. Habla de lo que puede ser la pesadilla del e3-learning (e- subíndice): agotador (“enervative”), interminable (“endless”) y vacío (“empty”). Agotador porque está cargado de detalles que no aportan conocimiento ni mejoran su calidad: el típico lenguaje metafórico maridado con una ejemplificación muy alejada de la realidad práctica tanto de la asignatura como de la vida profesional de los alumnos. Interminable porque carece de variedad de contenido y de actividades. Y vacío porque no hace efectivos los objetivos de aprendizaje de los alumnos, sino que llena el tiempo con actividades o materiales que “son buenos per se” según el criterio del docente. Un “buen” ejemplo del e3- learning es cómo se enseña el inglés en el sistema educativo público de unos cuantos países. Merill (2008)20 propone un modelo alternativo, llamado e3-learning (e- superíndice): efectivo (“effective”), eficiente (“efficient”) y cautivador (“engaging”). Este enfoque se basa en cinco principios: • Activación: el aprendizaje se basa en lo que los alumnos ya saben (conocimiento previo) • Demostración: se trabajan las habilidades y los ejemplos relevantes al contenido y a los objetivos • Aplicación: se pone a punto lo que se ha aprendido a través de actividades relevantes • Orientación a las tareas: el aprendizaje se motiva a través de la realización de tareas complejas a base del conocimiento y de las habilidades trabajadas en cada tema • Integración: los alumnos demuestran que son capaces de utilizar los resultados del aprendizaje en su vida profesional El reto de cumplir con los cinco principios es considerable, ya que todo esto está mediado por el LMS y por tanto el volumen del contenido de las asignaturas necesitará ser muy bien tamizado en comparación con una asignatura presencial, donde el docente tiene más control sobre el alumnado y viceversa. Un reto adicional del modelo educativo tiene que ver más bien con la percepción de los títulos obtenidos. Es de interés de los propios centros educativos buscar una homologación de sus programas para que los alumnos estén seguros de que su carga lectiva aprobada será reconocida por otros centros y por los empleadores. Esto implica trabajo burocrático, pero es un gran valor añadido y un punto fuerte a favor a nivel de marketing del e-learning. Los retos prácticos que afronta la formación en línea Retos de la tecnología: el uso de los dispositivos y del medio digital Por un lado, podríamos decir que hoy en día la tecnología de LMS ya se ha establecido, existen diferentes productores de LMS y siguen perfeccionando su producto para que sea cada vez más usable y adaptable a las necesidades de los usuarios. Por otro lado, la innovación tecnológica y la demanda de los usuarios generan nuevas oportunidades para los desarrolladores de cursos y de LMS. En su estudio reciente a base del método Delphi con expertos en el e-learning, López- Catalán y Bañuls (2017)21 apuntan a las nuevas tendencias tecnológicas que enriquecerán la formación en línea. U-learning (“ubiquitous learning”, formación omnipresente). Es el desarrollo de formatos adaptables a toda clase de dispositivos para que el usuario pueda tener acceso al LMS. Por ejemplo, OBS utiliza el sistema BlackBoard que también tiene una aplicación para Android, iOS y Windows. Ludificación (“gamification”), creación de actividades didácticas en forma de juegos, con una interfaz que estimula las emociones del aprendiente. Realidad aumentada. Se trata de explorar el mundo físico alrededor de nosotros utilizando dispositivos que proporcionan datos adicionales sobre los objetos y fenómenos reales. Redes sociales. No son una herramienta de aprendizaje per se, pero externalizan una parte del campus virtual aprovechando la ventaja de conectar las personas en un ambiente informal. Es un factor importante de motivación sobre todo para los alumnos extravertidos. Big Data y Learning Analytics (“datos masivos y análisis del aprendizaje”). Es otra oportunidad para no perder. Los Big Data pueden ser una fuente importante para analizar las formas de aprender de los alumnos y elaborar maneras de aprendizaje más efectivas y eficientes para diferentes perfiles de alumno. El registro de los datos del comportamiento de los alumnos dentro del campus virtual resulta muy informativo. Los cambios tecnológicos suponen tanto ventajas como costes, por lo cual se tienen que evaluar antes de adoptar.
  20. 20. Conclusiones Este informe ha estado bastante centrado en el personaje clave del mundo de e- learning: el alumno. La formación en línea presenta ventajas indudables para diferentes perfiles de estudiantes que buscan ahorrar el tiempo y el dinero. Ha sido una gran oportunidad para las franjas de edad que tradicionalmente se consideraban “demasiado viejas para la uni”. Sin embargo, este sector joven y dinámico todavía necesita definirse. Hemos visto que hasta hace poco no había ni definición de lo que es la formación en línea. Las estimaciones del tamaño del mercado y de la población de estudiantes virtuales son asignaturas pendientes (nunca mejor dicho) de los institutos de estadística, pero en general podemos observar que es un servicio solicitado y tiene perfiles de usuarios identificables para los mercadotécnicos. El e-learning es un reto para los expertos en pedagogía, ya que la complejidad de un aula se traslada a un espacio virtual. El rol del docente es todavía más importante y necesita someterse a ciertos cambios, lo que supone una carga de trabajo quizás más elevada, pero necesaria. Por un lado, tenemos la comunicación entre los participantes del curso, ésta necesita fluidez y un carácter máximamente humanizado. Por otro lado, existe la variedad de perfiles de aprendizaje, un factor clave para comprender por qué unos tienen más éxito en e-learning y otros no. Su satisfacción con el e-learning se consigue identificándolos en la etapa previa al aprendizaje y asegurándose de que el contenido esté adaptado a su estilo. Y, para terminar, los alumnos sin experiencia previa en un LMS son el público más vulnerable que necesita atención especial, como puede ser proveerles un curso de orientación para que sepan navegar los apartados necesarios para su formación y estar atentos a sus consultas sobre el tema. El e-learning tiene mucho futuro, con el reto de igualar y superar la formación presencial en calidad y en reconocimiento, aprovechando el marco normativo existente y estando pendiente de los avances tecnológicos relevantes para el sector. 39 Foto 3. El mercado de e-learning está en expansión y se prevé que esta tendencia continúa en los próximos años
  21. 21. Referencias 41 1. Sangrà Morer, Albert, Dimitrios Vlachopoulos, & Nati Cabrera Lanzo. "Building an inclusive definition of e-learning: An approach to the conceptual framework." The International Review of Research in Open and Distributed Learning. (2012) http://www.irrodl.org/index.php/irrodl/article/view/1161 2. Moore, Joi L., Camille Dickson-Deane, & Krista Galyen. "E-Learning, online learning, and distance learning environments: Are they the same?" The Internet and Higher Education. (2011) https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/ pii/S1096751610000886 3. Sangrà Morer, Dimitrios Vlachopoulos, Nati Cabrera Lanz & Sílvia Bravo Gallart. Cap a una definició inclusiva de l'e-learning. (2011) http://openaccess.uoc.edu/ webapps/o2/handle/10609/9281 4. Murphy, Jamie, Nadzeya Kalbaska, Laurel Horton-Tognazzini & Lorenzo Cantoni. (2015). Online learning and MOOCs: A framework proposal. In Information and Communication Technologies in Tourism 2015 (pp. 847-858). https:// link.springer.com/chapter/10.1007/978-3-319-14343-9_61 5. Google Ad Grants. Digital Marketing Trainings https://get.google.com/ onlinechallenge/resources/ 6. E-learning market trends and forecast 2018. Source: Docebo (2017) https:// www.statista.com/study/57743/e-learning-market-trends-and-forecast-2018/ 7. E Learning Climbing To $325 Billion By 2025 UF Canvas Absorb Schoology Moodle https://www.forbes.com/sites/tjmccue/2018/07/31/e-learning-climbing-to-325- billion-by-2025-uf-canvas-absorb-schoology-moodle/#6e3d1fde3b39 8. 2018 Online Education Trends Report (2018) https://www.bestcolleges.com/ perspectives/annual-trends-in-online-education/ 9. E-learning and digital education - Statistics & Facts (2018) https:// www.statista.com/topics/3115/e-learning-and-digital-education/ 10. Hills, Howard. The Case Against e-Learning. In: Individual preferences in e- learning. Routledge (2017) https://www.taylorfrancis.com/books/9781317117162/ chapters/10.4324/9781315588391-3 11. Hills, Howard. Using Personality in e-Learning Choices. In: Individual preferences in e-learning. Routledge (2017) https://www.taylorfrancis.com/ books/9781317117162/chapters/9781315588391-6 12. Harrington, Rick, and Donald A. Loffredo. "MBTI personality type and other factors that relate to preference for online versus face-to-face instruction."The Internet and Higher Education (2010) https://www.sciencedirect.com/science/ article/abs/pii/S1096751609000724 13. “¿Cuánto son 100 más 20? – Ni idea. – Vale. ¿Cuánto son 100 euros más 20 euros? – Ah, vale, son 120 euros, pero ¡es muy poco dinero!” (un chiste popular) 14. Loh, Claire, David H. Wong, Ali Quazi & Russel Philip Kingshott. "Re-examining students’ perception of e-learning: an Australian perspective." International Journal of Educational Management (2016) https://www.emeraldinsight.com/ doi/full/10.1108/IJEM-08-2014-0114 15. Hills, Howard. Observing Learners. In: Individual preferences in e-learning. Routledge (2017) https:// www.taylorfrancis.com/books/9781317117162/ chapters/10.4324/9781315588391-4 16. Mohammadi, Hossein. "Investigating users’ perspectives on e-learning: An integration of TAM and IS success model." Computers in Human Behavior (2015) https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S074756321400418X 17. Margalina, Vasilica Maria, Carmen De Pablos Heredero, & Jose Luis Montes Botella. "Achieving quality in e-Learning through relational coordination." Studies in Higher Education (2017) https://www.tandfonline.com/doi/ full/10.1080/03075079.2015.1113953 18. Wang, Chih-Hsuan, David M. Shannon, & Margaret E. Ross. "Students’ characteristics, self-regulated learning, technology self-efficacy, and course outcomes in online learning." Distance Education (2013) https:// www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/01587919.2013.835779 19. Carliner, Saul, and Patti Shank, eds. The e-Learning Handbook: Past Promises, Present Challenges. (2008) https://www.wiley.com/en-es/The+e+Learning +Handbook:+Past+Promises,+Present+Challenges-p-9780787978310 20. Merrill, M. David. Converting e3-Learning to e3-Learning: An Alternative Instructional Design. Method In: Carliner, Saul, and Patti Shank, eds. The e- Learning Handbook: Past Promises, Present Challenges. (2008) https:// www.wiley.com/en-es/The+e+Learning+Handbook:+Past+Promises,+Present +Challenges-p-9780787978310 21. Lopez Catalan, Blanca, & Victor A. Bañuls. "A Delphi-based approach for detecting key e-learning trends in postgraduate education: The Spanish case." Education+ Training (2017): https://www.emeraldinsight.com/doi/full/10.1108/ ET-12-2016-0186 36 e-Learning 2019 Foto 4. La formación en línea supone una carga importante de aprendizaje individual para el alumno
  22. 22. www.obs-edu.com

×