Informe sobre el embalse de Biscarrués

1,448 views

Published on

Siete expertos universitarios cuestionan la legalidad del anteproyecto y estudio de impacto ambiental del embalse de Biscarrués. Está firmado por siete expertos docentes univeristarios que han trabajado para la Fundación Nueva Cultura del Agua, a petición de SEO-Birdlife.

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,448
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
11
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Informe sobre el embalse de Biscarrués

  1. 1. INFORME SOBRE PROYECTO 20070589GPR «EMBALSE DE BISCARRUÉS EN EL RÍO GÁLLEGO»Pedro Arrojo, Profesor de Economía Aplicada, Universidad de Zaragoza Abel La Calle, Profesor de Derecho, Universidad de Almería Antonio Casas, Profesor de Geodinámica, Universidad de Zaragoza Nuria Cid, Departamento de Ecología, Universidad de Barcelona José Javier García, Universidad de Zaragoza Alfredo Ollero, Profesor de Geografía Física, Universidad de Zaragoza Narcís Prat, Catedrático de Ecología, Universidad de Barcelona Zaragoza, abril de 2011 1
  2. 2. Contenido1. Introducción .......................................................................................................................... 32. Antecedentes ........................................................................................................................ 33. Deficiencias técnicas del anteproyecto ................................................................................. 5 3.1. Sobre la ubicación de la presa ....................................................................................... 5 3.2. Sobre los materiales del núcleo .................................................................................... 6 3.3. Sobre la geomorfología del vaso del embalse .............................................................. 6 3.4. Sobre el riesgo sísmico .................................................................................................. 7 3.5. Conclusiones.................................................................................................................. 74. Análisis de los posibles efectos ............................................................................................. 7 4.1. Efectos en el río Gállego ................................................................................................ 7 4.1.1. Efectos hidrogeomorfológicos en el río Gállego ................................................... 7 4.1.2. Efectos sobre el estado ecológico del río Gállego .............................................. 10 4.2. Efectos en los Monegros ............................................................................................. 14 4.2.1. Impacto sobre los espacios protegidos de Monegros......................................... 14 4.2.2. Impacto sobre el humedal Ramsar Complejo Saladas Sástago-Bujaraloz .......... 155. Análisis de alternativas........................................................................................................ 16 5.1. Redimensión, modernización y mejora de la gestión de los Riegos del Alto Aragón .. 16 5.2. Retirada de superficies de regadío salinizadas o de baja rentabilidad ....................... 16 5.3. Construcción de embalses de regulación en destino, dentro del sistema de riego ..... 17 5.4. No aumentar la superficie de Riegos del Alto Aragón................................................. 17 5.5. Empleo de las aguas subterráneas del aluvial del Bajo Gállego ................................. 18 5.6. Opciones complementarias ......................................................................................... 18 5.7. Evaluación coste eficacia de las alternativas .............................................................. 186. Análisis jurídico ................................................................................................................... 19 6.1. Efectos de la implantación y funcionamiento del embalse (Gállego y Monegros) ..... 19 6.2. Análisis real de alternativas, viabilidad técnica y costes desproporcionados ............. 217. Conclusiones ....................................................................................................................... 23 2
  3. 3. 1. IntroducciónLa misión de la Fundación Nueva Cultura del Agua es promover los valores y principios de lanueva cultura del agua en el ámbito de la política y gestión del agua, y promover alternativasde gestión coherentes con estos principios. En este sentido desde la década de los 90, y a raízde la declaración de interés general del proyecto de la Presa de Biscarrués en 1992, ha emitidoinformes y estudios en los que señala los elevados impactos socioeconómicos y ambientales dedicho proyecto y la existencia de alternativas viables que permiten alcanzar los objetivospretendidos a un menor coste y reduciendo significativamente los impactos.En el actual contexto de conflicto social y polémica tanto política como científica en relacióncon la inminente emisión de la Declaración de Impacto Ambiental por parte del Ministerio deMedio Ambiente y Medio Rural y Marino en relación con el Proyecto 20070589GPR Embalsede Biscarrués en el río Gállego, la Sociedad Española de Ornitología (SEO-Birdlife) ha solicitadoa la Fundación Nueva Cultura del Agua la preparación del presente informe que analice lascarencias del proyecto, su problemática jurídica y los previsibles impactos socioeconómicos yambientales que su ejecución conllevaría. Estas limitaciones deberían ser tenidos en cuenta yresultar en la emisión de una Declaración de Impacto Ambiental negativa. Por otro lado, lascarencias tanto del propio proyecto como de su correspondiente Evaluación de impactoambiental suponen importantes incumplimientos de la normativa comunitaria: Directivamarco del agua, Directiva de evaluación de impacto ambiental y Directiva Hábitats.En la redacción del presente informe ha participado un equipo interdisciplinar de la FundaciónNueva Cultura del Agua compuesto por: • Pedro Arrojo, Profesor de Economía Aplicada, Universidad de Zaragoza • Abel La Calle, Profesor de Derecho, Universidad de Almería • Antonio Casas, Profesor de Geodinámica, Universidad de Zaragoza • Nuria Cid, Departamento de Ecología, Universidad de Barcelona • José Javier García, Universidad de Zaragoza • Alfredo Ollero, Profesor de Geografía Física, Universidad de Zaragoza • Narcís Prat, Catedrático de Ecología, Universidad de Barcelona 2. AntecedentesEl 7 de enero de 1915, por Ley se autorizó al Gobierno para la ejecución de las obras de riegodel Alto Aragón con agua de los ríos Gállego, Cinca, Sotón, Aztón y Guatizalema, en toda laextensión necesaria para regar las zonas de Sobrarbe, Somontano y Monegros (art. 1). La Leyatribuye al Gobierno el resolver, en vista de los informes técnicos y de todos los antecedentesque estima precisos, cuál sea el proyecto que responda mejor, tanto desde el punto de vistatécnico como económico, al fin propuesto (art. 2).El 20 de enero de 1989, el Tribunal Supremo dictó sentencia en la que estimando el recurso dela Comunidad General de Riegos del Alto Aragón declara el Real Decreto 2473/1985 sobre la 3
  4. 4. tabla de vigencia de la Ley de aguas, nulo sólo en cuanto a la no inclusión de la Ley de 7 deenero de 1915 entre las disposiciones que quedan vigentes, vigencia circunscrita a la reserva yasignación de caudales para el sistema de riegos del Alto Aragón. Fallo que se hizo público poracuerdo del Consejo de Ministros de 3 de noviembre de 1989 (Orden de 13 de marzo de 1990).El 22 de mayo de 1992, el Real Decreto-Ley 3/1992 por el que se adoptan medidas urgentespara reparar los efectos producidos por la sequía, el Gobierno «consciente de la necesidad deatender, […] a la reparación de los daños producidos por la sequía, establece, […] así como unsuplemento de crédito para la financiación de los dispositivos y obras de interés general másnecesarios». Entre estas obras incluye la «Presa de Biscarrués» (anexo obras de interésgeneral) que declara de interés general (art. 10). El Real Decreto-Ley fue convalidado porResolución de 11 de junio de 1992.El 30 de junio de 1992, se adoptó el Pacto del Agua de Aragón en Resolución aprobada por elPleno de las Cortes de Aragón, con motivo del debate de la Comunicación de la DiputaciónGeneral de Aragón relativa a criterios sobre política hidráulica en la Comunidad Autónoma deAragón. En dicha resolución las Cortes de Aragón consideran como prioritarias, urgentes ynecesarias, entre otras, «Embalse de Biscarrués: A situar en el río Gállego, con una capacidadde 192 hm³, supondrá para el sistema un incremento de regulación del orden de 120 hm³ ypermitirá, junto con la modulación de las concesiones del bajo Gállego y la regulación del Araen Jánovas, la prosecución de los regadíos de Monegros y garantizar los regadíos del bajoGállego; tendrá también notable efecto sobre la laminación de avenidas. El presupuesto es de7.500.000.000 de pesetas del año 1992».El 5 de julio de 2001, la Ley 10/2001 del Plan Hidrológico Nacional recoge entre lasactuaciones «destinadas a mejorar el uso y conservación del recurso», el «Embalse deBiscarrués» (anexo II Listado de inversiones). Se trata de actuaciones que deberían habersedesarrollado durante el período 2001-2008 (art. 36.3) y que se declararon de interés general(art. 36.5). Por otra parte, la Ley «mantiene la vigencia de la reserva de agua para los riegos delAlto Aragón establecida por la Ley de 7 de enero de 1915» (Disposición adicional quinta).El 20 julio 2006, la Comisión del Agua de Aragón, órgano de participación del InstitutoAragonés del Agua del Gobierno de Aragón, acordó elevar a los órganos competentes unconjunto de propuestas e informes entre los que se incluía la modificación del proyecto delembalse de Biscarrués para evitar que se inunde Erés y preservar en la máxima medidaposible los usos actuales del río Gállego (Ver: Estudio socioeconómico de la Zona del Reino delos Mallos. Análisis del impacto de las actividades de rafting en la economía local, noviembre,2005). La Comisión Mixta de seguimiento del Pacto del agua (Comunidad Autónoma de Aragón– Administración General del Estado) asumió las propuestas señaladas, por lo que el Gobiernoparalizó la realización del proyecto e impulsó la redacción de un nuevo anteproyecto.El 12 de mayo de 2008, la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental comunica a laPresidencia de la Confederación Hidrográfica del Ebro el alcance que ha de tener el nuevoestudio de Impacto Ambiental del proyecto Embalse de Biscarrués. En concreto en el apartado«Alternativas a considerar» indica: «…es necesario que las alternativas se generen sobre elconjunto de los elementos del sistema que se pretende mejorar, y no sólo sobre la presa deBiscarrués. Por parte de algunos consultados, se han sugerido actuaciones alternativas quepodrían hacer innecesaria la construcción del embalse de Biscarrués, y que pueden ser objetode evaluación: - Redimensionado, modernización y mejora en la gestión del sistema de Riegosdel Alto Aragón, orientados a obtener un nivel adecuado de garantía en el abastecimiento y de 4
  5. 5. rentabilidad sin necesidad de construir nuevas infraestructuras de regulación ni consumir másrecursos de los ecosistemas fluviales afectados. - Retirada de superficies de regadío salinizadaso de baja rentabilidad, y establecimiento de un sistema de intercambio de derechos dentro delsistema. - Construcción de embalses de regulación en destino, dentro del sistema de riego. -No aumentar la superficie de Riegos del Alto Aragón. - Empleo de las aguas subterráneas delaluvial del Bajo Gállego».En febrero de 2009 IBERINSA concluye el Anteproyecto de Embalse de Biscarrués en el ríoGállego (Huesca) y el Estudio de impacto ambiental que han sido analizados en el presenteinforme.En abril de 2010 el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas, a petición de laDirección General de Calidad y Evaluación Ambiental, ambos del Ministerio de MedioAmbiente y Medio Rural y Marino, realiza un informe técnico sobre el Proyecto 20070589GPREmbalse de Biscarrués en el río Gállego en el marco de su asistencia técnica en temas deevaluación de impacto ambiental en proyectos de ingeniería civil (CEDEX: 51-409-5-001). 3. Deficiencias técnicas del anteproyectoAntonio Casas (Universidad de Zaragoza)El «Anteproyecto del Embalse de Biscarrués en el río Gállego, T.M. Biscarrués (Huesca)»comprende la realización de una Presa (Materiales sueltos), central hidroeléctrica y accesos yvariantes de carreteras, en los términos de Biscarrués, Santa Eulalia de Gállego, Ayerbe,Murillo de Gállego, y Riglos, con un presupuesto estimado de 128.874.094,37 €.El anteproyecto de Embalse de Biscarrués presenta serias deficiencias, teniendo en cuenta laenvergadura de la obra proyectada. A continuación se detallan las principales deficiencias delproyecto citado, separados en distintos apartados correspondientes a diferentes aspectosrelacionados con la geología, geomorfología y geotecnia del mismo. En el anexo se recogen lostextos correspondientes a los informes del CEDEX y del IGME que inciden sobre estos mismosaspectos: 3.1. Sobre la ubicación de la presaLa presa de Biscarrués es una obra de gran envergadura (más de 40 m de altura) localizadasobre una alternancia de lutitas y areniscas en disposición subhorizontal de la Cuenca del Ebro,al pie de las Sierras Exteriores Aragonesas. Hasta el momento las experiencias de construcciónde grandes obras públicas sobre este tipo de rocas han contado con numerosos problemas(por ejemplo, los embalses de Montearagón y Rialp). El hecho de que no exista una cerradaclara sobre la cual localizar el eje de presa es una de las fuentes de futuros problemas. Comodato inicial hay que tener en cuenta que para una capacidad de embalse próxima a los 40 hm3el eje de presa proyectado presenta una longitud total de más de 900 m.La existencia de distintos sustratos, con un nivel de alteración muy diferente debido a sudiferente evolución geomorfológica (en los taludes por deslizamiento rápido, en las zonas bajolas terrazas alteración por circulación de agua freática o vadosa a lo largo de diferentesetapas), responderán previsiblemente de manera muy diferente ante los esfuerzos causados 5
  6. 6. por el llenado del embalse, lo cual traerá consigo la posible fisuración del núcleo impermeable,la generación de filtraciones no previstas, y, eventualmente, el colapso del cuerpo de presa.La fracturación del conjunto del sustrato rocoso, especialmente de los estratos de arenisca, esun factor de extrema importancia, ya que la red de fracturación es un factor de primer ordencondicionante del flujo a través del macizo rocoso. Puesto que el flujo se produciráprevisiblemente tanto en los laterales como en el sustrato rocoso del embalse, el procesotraerá consigo la alteración de los intervalos lutíticos, y su reacción frente a la posibledisminución del ángulo de rozamiento interno traerá consigo previsiblemente problemas dedesplazamientos de la cimentación hacia aguas abajo. Teniendo en cuenta, a partir de lainformación de los sondeos, que la litología dominante en la zona de cimentación de la presason lutitas (que pueden alcanzar hasta un 70% del total de la composición del macizo), losproblemas de cimentación pueden aumentar el coste final de la obra.El conjunto de problemas existentes en la cimentación de la presa propuesta en elanteproyecto del embalse de Biscarrués traerá consigo, además de un riesgo considerable porlas posibilidades de daños, y por tanto de erosión rápida o catastrófica del núcleo, el aumentode los costes, debido a necesidades de apantallamiento en distintas zonas próximas al cuerpode presa. 3.2. Sobre los materiales del núcleoLos materiales propuestos para la construcción Embalse de Biscarrués, son inadecuados y lautilización de los mismos puede tener consecuencias graves tanto en la fase de construccióncomo de explotación del embalse. En concreto, los materiales propuestos para la construccióndel núcleo de presa son lutitas obtenidas a partir de las terrazas aluviales del fondo del vasodel embalse, que presentan dos graves deficiencias: su inadecuación y su insuficienciavolumétrica. Este aspecto reviste mayor gravedad en el sentido en que la obtención demateriales para la construcción del núcleo en la zona próxima al embalse no es sencilla, debidofundamentalmente a la particular composición de los estratos lutíticos situados entre lasareniscas (con abundantes limos y con composición química particular) y los rellenoscuaternarios de valles laterales. Los fallos y colapsos producidos en presas de materialessueltos a lo largo de la historia están relacionados en muchos casos con la mala selección delos materiales que forman el núcleo de presa. Dado el volumen que representa el núcleoimpermeable por las especiales características de la presa, el coste adicional para el proyectosuperará con creces el volumen presupuestado actualmente. 3.3. Sobre la geomorfología del vaso del embalseExisten numerosas masas potencialmente deslizables en el vaso del embalse, cuyo volumenestá en torno a varios miles de metros cúbicos. Las más importantes de ellas, no cartografiadasen el anteproyecto, se localizan en la margen derecha del río Gállego, en la zona de cola delembalse (alternativa A2) proyectado, próximo a la localidad de Erés, aguas arriba de la misma.El deslizamiento de estas masas compuestas por materiales no consolidados, por efecto delllenado del embalse, daría lugar también a un rebosamiento de la presa, con consecuenciascatastróficas que conllevaría en cuanto al vaciado rápido de la misma y/o una obturación delos desagües, que, tal como ha ocurrido en alguno de los desastres conocidos asociados apresas de materiales sueltos. Por tanto, la construcción de una presa de materiales sueltos en 6
  7. 7. el emplazamiento y con la capacidad de embalse que se propone supone un aumento delriesgo de deslizamientos (por inundación de los pies de los mismos en el vaso) y un riesgo realpara las poblaciones situadas en las proximidades del cauce del río Gállego. 3.4. Sobre el riesgo sísmicoAunque la zona sobre la que se sitúa el embalse no está considerada como de especial riesgosísmico, hay que tener en cuenta que se sitúa dentro de una zona sismotectónicacorrespondiente a la zona surpirenaica, que cuenta con una sismicidad de importancia(intensidad máxima VIII relacionada con los sismos en la Canal de Berdún). El frentesurpirenaico se encuentra a pocos kilómetros de la zona del vaso del embalse, la posibilidad dereactivación de antiguas fallas o líneas de fracturas durante el llenado y explotación delembalse es un riesgo que es imprescindible considerar en un embalse de estas características.Además, el riesgo de generación de movimientos sísmicos, inducidos por el embalse (como enel caso de Itoiz) o naturales, tiene influencia en la estabilidad de los posibles deslizamientos. 3.5. ConclusionesLa ejecución de cualquier tipo de embalse en la zona de Biscarrués conlleva dificultadestécnicas elevadas que no han sido contempladas en el anteproyecto y cuya consideraciónsupondrá una elevación del presupuesto muy por encima de lo contemplado. Además, lainadecuación de los materiales al fin que se pretende, la complejidad de la geología debido a lafracturación de las rocas, el diferente estado de alteración de los segmentos sobre los que seapoya la presa y de la existencia de estratos horizontales cuyo ángulo de rozamiento interno esmuy difícil de prever durante la vida útil del embalse, es la causa de que existan riesgosimportantes ligados a la erosión interna del núcleo impermeable de la presa, que puedenponer en riesgo la estabilidad del futuro embalse. Esta posibilidad incluye, al igual que haocurrido en otras presas de materiales sueltos a lo largo de las últimas décadas, la erosiónrápida de la misma con el consiguiente desagüe del volumen embalsado. 4. Análisis de los posibles efectosEl Estudio de impacto ambiental ha pretendido identificar, valorar y corregir determinadosefectos del anteproyecto sometido a evaluación, sin embargo como se verá a continuación elanálisis realizado ha omitido o minimizado injustificadamente un considerable número deefectos que determinan su escasa calidad e insuficiencia para cumplir las obligacionesestablecidas. 4.1. Efectos en el río Gállego 4.1.1. Efectos hidrogeomorfológicos en el río GállegoAlfredo Ollero (Universidad de Zaragoza)Los embalses del Gállego han generado en el tramo bajo del curso fluvial importantesperturbaciones de carácter geomorfológico y ecológico. La causa fundamental de estas 7
  8. 8. alteraciones se encuentra en las marcadas modificaciones de los caudales líquidos y sólidos,que constituyen un aspecto determinante en todo el sistema fluvial aguas abajo. La entradaen escena de un nuevo embalse, Biscarrués, supondrá más alteraciones hidrológicas, másretención de sedimentos y, con ello, un incremento de todas las perturbaciones asociadas,que pueden sintetizarse en los siguientes puntos: 4.1.1.1. Aceleración de los procesos de incisiónLa aceleración de los procesos de incisión en todo el curso bajo del Gállego y en especial en eltramo LIC. Esta incisión o encajamiento del cauce es evidente en mediciones de campo,principalmente en el área de Gurrea y Ontinar, a lo largo de las tres últimas décadas a raíz dela entrada en servicio de Sotonera. En la parte inferior del LIC (área de Montañana) los valoresde incisión son extremos, alcanzando los 8 metros. En este tramo el origen de la incisión seencuentra en extracciones de áridos de los años 70, pero lejos de ralentizarse ante elabandono de dichas prácticas, se ha mantenido y consolidado en la actualidad. Ello respondeal exceso de regulación, a las alteraciones hidrológicas, ya que los caudales prolongadosrelativamente altos (sin estiaje), pero siempre por debajo de los caudales propios de crecidasformadoras (bankfull), provocan que toda la energía de la corriente se invierta en erosión delfondo del lecho y no haya erosión lateral ni disipación por desbordamiento. Teniendo encuenta los fines del embalse proyectado en Biscarrués, no cabe duda de que esta tipología decaudales aún se va a reforzar en mayor medida, por lo que cabe esperar un incremento de laincisión, con todas las consecuencias que conlleva. El proceso está alcanzando incluso laconfluencia con el Ebro y podría originar, con la intervención de Biscarrués, erosiónremontante hacia el azud de Zaragoza. 4.1.1.2. Incremento de la vegetación dentro del cauceEl incremento de la vegetación dentro del cauce, también provocada por la regulación en undoble papel: reducción de crecidas y reducción de estiajes. Los embalses del Gállego y elnotable consumo hídrico aguas arriba (Sotonera) han reducido en número y frecuencia lascrecidas, lo cual ha tenido respuesta tanto geomorfológica (incisión) como ecológica (norenovación de hábitats, no eliminación periódica de pioneras), de manera que la vegetación seha instalado en el cauce y ha alcanzado con rapidez la madurez, encontrándose encontrapartida en claro retroceso las poblaciones del género Salix. Además, antes de losembalses, los estiajes veraniegos del Gállego eran muy marcados y generaban auténticassituaciones de aridez en los depósitos sedimentarios, de modo que la vegetación no podíaprosperar. Sin embargo, con la creciente regulación hidrológica prácticamente se haneliminado los estiajes, por lo que la vegetación sobrevive en verano. Con el embalse deBiscarrués este incremento de la vegetación dentro del cauce se consolidará y se agravará, conlas consecuencias que se exponen en los puntos siguientes. A diferencia de la vegetación en lasriberas, la vegetación dentro del cauce es un síntoma negativo, de mal funcionamiento delsistema fluvial. 8
  9. 9. 4.1.1.3. Estrechamiento del cauceEl estrechamiento del cauce, causado por el excesivo crecimiento de vegetación maduradentro del mismo, sobre barras sedimentarias y orillas. Esta vegetación disipa la energía de lacorriente, que se ve imposibilitada para erosionar las orillas, por lo que se concentra enerosionar el fondo (incisión). La colonización de todas las barras de sedimentos hace que éstosqueden fijados, que no se movilicen, que las barras se estabilicen, y el resultado final es elestrechamiento progresivo del cauce, que a su vez incrementa la incisión. 4.1.1.4. Descenso del freático en las riberasEl descenso del freático en las riberas, provocado tanto por la incisión como por elestrechamiento del cauce y por la propia acumulación de vegetación dentro del mismo. Estedescenso provoca una matorralización de las riberas, como es ya evidente en muchos sectoresdel LIC Bajo Gállego, y será mucho más grave y extendido con la entrada en funcionamiento deBiscarrués. Descenso del freático y matorralización suponen vía libre para la entrada deespecies invasoras. 4.1.1.5. Reducción de sólidos en suspensiónLa reducción de sólidos en suspensión, que será provocada por una presa más, que completauna sucesión de trampas (La Peña-Biscarrués-Ardisa) insalvables no sólo para la totalidad delsedimento grueso, sino incluso para una parte importante del fino. De manera similar aMequinenza-Ribarroja en el Ebro, la consecuencia de esta reducción sedimentaria (“aguaslimpias”) será la invasión de macrófitos. 4.1.1.6. Acorazamiento muy marcado en el fondo del lechoEl acorazamiento muy marcado en el fondo del lecho, provocado también por la sucesión depresas-trampa de sedimentos, por la ausencia de caudales geomórficos capaces de movilizarmaterial grueso y por la alta frecuencia de aguas limpias capaces de arrastrar los finos. Estacoraza superficial es muy negativa para la fauna hiporreica y para la conexión con el freático,contribuyendo al descenso de éste. El embalse de Biscarrués acelerará también este proceso. 4.1.1.7. La llanura de inundación del bajo Gállego quedará colgadaLa llanura de inundación del bajo Gállego quedará colgada en muchos sectores, a causa de laincisión, y no podrá ejercer su papel autorregulador-laminador de disipación de energía. Cadavez será más difícil que el río pueda desbordarse, con lo que todos los procesos descritospueden considerarse irreversibles, salvo que se redujera la regulación en vez de aumentarlacon Biscarrués. 4.1.1.8. Simplificación del paisaje fluvialLa simplificación del paisaje fluvial como consecuencia de todo lo anterior, con estrechamientodel río, desaparición de los últimos cauces secundarios, rápida desaparición de caucesabandonados (como en el caso del Hospitalico en Peñaflor, tras una corta en 2003), 9
  10. 10. desplazamiento de la vegetación de ribera a una franja dentro del cauce y dramática pérdidade caracteres fluviales en la llanura de inundación. 4.1.1.9. ConclusionesDe todo lo expuesto se puede concluir que la entrada de un elemento más de alteraciónfuncional en el Gállego, el embalse de Biscarrués, supondrá para este sistema fluvial unapérdida irreparable de naturalidad, geodiversidad y biodiversidad, desencadenándose unagravamiento de los numerosos procesos negativos que ya están alterando progresivamentela estructura, función y calidad ambiental del sistema natural Gállego. 4.1.2. Efectos sobre el estado ecológico del río GállegoNarcís Prat y Núria Cid (Universidad de Barcelona)El proyecto de embalse de Biscarrués posee varios Estudios de Impacto Ambiental (EIA) conconclusiones diferentes (uno favorable y otro desfavorable). Además, recientemente ha sidoobjeto de un análisis comparativo de los mismos por parte de un profesor de la Universidad deLleida (UdL) que comenta algunos de los aspectos controvertidos de los dos estudios y queconcluye que el embalse no tiene impacto ambiental, ni en la zona donde se construye niaguas abajo del mismo. En esta parte no valoramos las opiniones ni los planteamientos de esteúltimo estudio, sino sus razonamientos sobre los temas de impacto sobre el estado ecológico. 4.1.2.1. Alcance espacialEl autor del informe indica que “…resulta bastante evidente que no van a producirse efectosnotables por encima de la presa de la Peña y por debajo de la Ardisa”. Mientras lo primero esbastante claro no lo es lo segundo, ya que depende de cómo funcione la nueva presa losefectos pueden ser notables. Incluso si se mantienen los caudales generadores y el régimen decaudales ecológicos, si el embalse disminuye los caudales máximos, el efecto aguas debajo dela presa puede ser notable tanto desde el punto de vista geomorfológico (que se ha tratado enotro apartado) como ecológico como trataremos aquí.El autor nos dice que el embalse tiene bajos tiempos de residencia (4 días de media) pero estevalor no es igual todo el año, sino que en verano será notablemente superior con lo cual losefectos sobre la fisicoquímica del agua si pueden ser notables, tanto por lo que se refiere a latemperatura como a la posible eutrofización. Si bien es cierto que en cadenas de grandesembalses se mejora la calidad del agua, lo contrario también es cierto y precisamente lo es enlugares con baja tasa de renovación. Por ejemplo, en el río Llobregat una sucesión de azudescrea un ambiente que favorece la presencia de mas algas e incluso la generación de algunosproductos (e-g- geosminas) que pueden ser problemáticos para la potabilización del agua.Ciertamente el Gállego no es un río muy eutrófico pero si puede haber cambios en la calidadpor la presencia de un embalse más en el curso durante verano cuando los caudales seanmenores. 10
  11. 11. El autor reconoce que el embalse de Biscarrués disminuirá las avenidas aguas abajo de Ardisa,tanto en frecuencia como en magnitud. Intenta justificar así que gracias a los embalses existebosque de ribera en ríos pirenaicos, como ocurre aguas abajo de Ardisa, y que en el caso de noestar regulados formarían un pedregal de “banda árida”. Está bien documentado (por ejemploen el río Tagliamento en Italia) que los ríos no regulados con cauces trenzados además debosques de ribera albergan una biodiversidad mucho mayor que los que tienen un canal másreducido con su bosque de ribera delimitándolo. Por lo tanto, ya que existen fotografías decuál sería el estado natural del río (e.g. Noguera Ribagorzana), debería tenderse al estadoinicial de referencia siguiendo la Directiva Marco del Agua (DMA), o sea el río ancho ytrenzado, para lo que se necesitan los caudales de punta que deberían derivarse. Estoimplicaría más caudal de crecidas y por tanto otro régimen de caudales diferente al propuestoen el EIA. La laminación de avenidas no genera más bosque de ribera, simplemente aumenta labiomasa de este, lo que no implica un mejor estado ecológico ya que favorece a ciertasespecies y en cambio contribuye a la desaparición de otras. Además de que casi no quedan ríosde este tipo en el margen derecho del Ebro, el Gállego ofrece el único ejemplo de posiblerestauración de este tipo de ríos y debería tenerse como objetivo en el Plan de Gestión. Por lotanto, el régimen de caudales del río debería modificarse para poder obtener mayorescrecidas. Que un cauce trenzado no tenga vegetación arbórea no es cierto (véase el caso delTagliamento), lo que ocurre es que su estructura y composición es diferente ya que formamanchas y tiene más biodiversidad de árboles, lo cual aumenta el valor del bosque. Lafotografía del ejemplo de río pirenaico muestra además que antes de la regulación fluvial elproblema eran los campos de cultivo que impedían el crecimiento del bosque de ribera. Larestauración del flujo natural del río debería acometerse con una nueva delimitación delespacio fluvial que aumentaría en mucho la superficie del dominio público hidráulico con unamejora de la biodiversidad mucho mayor que la conservación de la situación actual.La consolidación del bosque en el bajo Gállego no debería ser el objetivo, ya que lamaduración de los bosques lleva a una uniformización de los mismos que no se cambia con loscaudales generadores. Son las crecidas las que mantienen la heterogeneidad y por ello, si elnuevo embalse va a disminuir mas las crecidas, al final el bosque será muchos menos diversoque en la actualidad.Ciertamente las crecidas de menor magnitud parecen mantenerse, pero estas crecidas nosuponen cambios importantes en la biomasa total del bosque de ribera pues no afecta lainvasión del canal principal del mismo y la fijación de la corriente en un solo canal. A largoplazo esto aumenta la peligrosidad de las pocas grandes crecidas pues al haber una biomasamayor el río se desborda con más facilidad. Por esta razón, además de albergar una menorbiodiversidad, este tipo de ríos con regulación presentan riesgos más elevados frente agrandes crecidas ya que los embalses construidos no tienen la capacidad para poderlas regular,como es el caso de Biscarrués.La afirmación por el autor de que “resulta más natural para el ecosistema fluvial menoscrecidas por año pero bien repartidas que muchas crecidas con años sin ninguna” es decarácter subjetivo pues esta situación favorece a unas especies pero no a otras ya que en unecosistema fluctuante como un río los resultados que se pueden obtener de una revisión de la 11
  12. 12. literatura científica en cuanto a la importancia de las fluctuaciones medias respecto a lasmáximas y mínimas no son concluyentes. 4.1.2.2. Efectos sobre el LIC del bajo GállegoEs obvio que según como se haga la explotación del embalse los efectos sobre el LIC del bajoGállego serán diferentes. Si se mantiene la situación actual de caudales ambientales, con loscaudales generadores pero con menos caudales punta, el bosque seguirá avanzando pero esincierto saber si se mantendrá como ahora o no a largo plazo. La pregunta se centra en cual esel objetivo. Si se trata de recuperar el buen estado ecológico (que incluye el hidromorfológico)es evidente que las condiciones de referencia de un río Pirenaico que debería ser ancho ytrenzado, no se van a recuperar.Por otra parte, los caudales mínimos han sido calculados con el método del QBM. En los ríosregulados, este método, infravalora los caudales mínimos necesarios para que el río mantengasu integridad ecológica al utilizar los mínimos absolutos de los años más secos, tal y comomostró un estudio de la FNCA realizado para la cuenca del Ebro y otro posterior para todaEspaña. Por lo tanto, los caudales de base del Gállego están infravalorados. Esto favorece lapresencia de especies invasoras y determina que el estado ecológico sea inferior al requeridopor la DMA (véase más adelante acerca de este tema.) 4.1.2.3. Cambios en el estado ecológicoEl autor dice que las características hidromorfológicas no van a modificarse, aparte de lo quese dice en otro apartado del informe de la UdL, pero está claro que el estado ecológico del ríosería diferente si se respetara el régimen natural del río. Dada la transformación prevista en lazona del embalse está claro que esto no se respeta sino que se empeora, y en consecuencia elbajo Gállego no va a recuperar el estado natural ya que la regulación actual lo impide y masaún con otro embalse que no posibilitará la restauración del buen estado ecológico.El autor afirma que “no habrá cambios en el estado ecológico sin cambios en los aspectosabióticos” lo cual no es cierto pues la relación entre unos y otros no es lineal y la presencia ono de grandes crecidas podría tener efectos sobre estos cambios. Por ejemplo, las especiesinvasoras se ven favorecidas por los caudales constantes (lo que ya pasa actualmente y pasarámas en el futuro en el Bajo Gállego) y por lo tanto puede ser que el aumento de la densidad deestas especies provoque la desaparición de otras. Tanto el cangrejo americano como muchasespecies de peces alóctonas se ven favorecidas por los caudales constantes mientras lairregularidad de los caudales y las grandes crecidas favorecen las especies autóctonas queestán adaptadas a estos cambios. Por lo tanto seguro que el estado ecológico variará con lapresa.Respecto al tramo de río que será transformado en embalse es evidente que no se respeta elprincipio de no degradación de la situación actual de acuerdo con la DMA. El autor nos diceque no se modificará su estado ecológico, lo cual no es cierto pues pasaremos de una masa deagua de río a una de embalse con lo que se elimina un ecosistema natural singular y seconstruye otro de artificial que no puede ser comparable con un río desde el punto de vista 12
  13. 13. ecológico. Que el embalse tenga más o menos potencial ecológico no implica que se puedaequiparar con el estado ecológico de la masa de agua río. El comparar el Buen EstadoEcológico (masas de agua de ecosistemas naturales como ríos) con el Buen Potencial Ecológico(masas de agua altamente modificadas como embalses) no tiene ningún sentido. El primero esun estado natural a conservar y/o restaurar, el segundo es un objetivo a alcanzar en una masade agua artificial que debe tener unos objetivos ambientales, pero los valores que atesoranunca serán los mismos que la masa de agua original que ha destruido. 4.1.2.4. Conectividad EcológicaPretender que “al estar la presa entre dos presas no se obstruye la conectividad ecológica” yque “la pérdida no es sustancial ya que aporta un tipo de ambiente limnófilo” es olvidar quelos peces de aguas abajo nunca podrán subir aguas arriba y viceversa ya que el embalse no essu medio habitual.Por otra parte los embalses son reservorios de otras especies de peces introducidas quepueden afectar las especies autóctonas de río aguas arriba y abajo. El embalse actúa comonexo de conexión para la difusión de estas especies. Entre ellas, los siluros que acaban siendouna excusa para introducir los alburnos. Los efectos de estas especies en la cadena trófica delEbro son muy evidentes como para pretender que no habrá ninguna afección en el futuro. Nosolo se limita la conectividad de las comunidades de peces aguas arriba y abajo sino que sefomenta su destrucción futura al incluir una masa limnófila en el río. Además, en el embalse deArdisa se ha detectado presencia larvaria de mejillón cebra evidenciando que un embalse mássignifica más posibilidad de mejillón cebra y de cambio total del ecosistema del Gállego.Los peces son especies clave para definir el estado ecológico. En la cuenca del Ebro no se hanusado en el Plan de Cuenca (borrador) porqué la IPH no lo contempla. Pero si los usáramos sinduda el estado ecológico del Gállego sería mucho peor que lo que nos cuentan losinvertebrados y las algas. Precisamente los ríos regulados son los que obtienen el peor estadode peces y los tramos libres de embalses el mejor. El Gállego es un río relativamente libre(comparado con otros afluentes del Ebro) y presenta todas las cualidades para la restauraciónde su buen estado ecológico. El EIA debería haber recogido la información sobre pecesexistente (aunque no sea oficial) para poder decidir si el estado ecológico del río se verá o noafectado. El autor del informe comparativo minimiza la importancia de los peces (dice queoptar por utilizar el habitat físico como descriptor de la capacidad de acogida del medioacuático es un planteamiento inconsistente) lo cual va en contra de la DMA que nos obliga adeclarar el estado ecológico como el peor de los estados biológicos. No utilizar los peces espues un error pues estos integran en gran manera características plurianuales de la calidadecológica que no pueden observarse con otros indicadores biológicos. 4.1.2.5. Aspectos formales del EIAFinalmente que nos digan que “una vez alcanzado este nivel (información en cantidad y calidadsuficiente) no se requiere (en un EIA) profundizar más” y que un EIA “no es un estudiocientífico, ni es su función ni cometido” creemos que es un error, primero porque parece queno se tiene la información suficiente (caso de los peces) y que se niegue el contraste científico 13
  14. 14. que es el que permite avanzar. Como mínimo está claro que las opiniones de quien haelaborado el informe no coinciden con las de otros expertos como los que elaboran esteescrito y que sus afirmaciones son como mínimo matizables y en algún caso puede queerróneas. 4.1.2.6. SeguimientoEn el informe se propone un seguimiento de los aspectos contrapuestos del proyecto en formade un Plan de Vigilancia Ambiental. Por ejemplo el diseño de crecidas controladas, lo queindica que realmente no se sabe cuál es el efecto real de las crecidas y por lo tanto decir queno van a tener efecto no es cierto. Se reconoce que las especies alóctonas van a ser unproblema pues se propone un plan de gestión.La Comisión de Seguimiento que se propone está claramente sesgada a expertos de una únicaUniversidad y los que no son de la misma son del mismo grupo de investigación que el autordel informe con lo que esta comisión no parece que vaya a ser muy “imparcial” en laevaluación de las medidas. Habría sido más elegante por parte de quien propone estacomisión incluir dentro de la misma otros expertos de otras áreas y de universidades o centrosde investigación de otros lugares de la cuenca del Ebro, con personas que han hechoinvestigación en el área (aunque sean opositores al embalse).En resumen, los argumentos del informe de la UdL para intentar demostrar que el EIA muestraque no hay impacto son cuando menos dudosos y se han expuesto aquí otros argumentos quepueden demostrar lo contrario. Lo más prudente en este caso es en lugar de pedir informes “amedida” es abrir un debate entre quienes tienen opiniones y razones contrarias para intentaraclarar en qué puntos la razón está más de un lado que de otro o quizás no es ni de uno ni deotro. El cumplimiento del mandato de la DMA es la guía que debe orientarnos para llegar albuen estado de las aguas. 4.2. Efectos en los MonegrosComité científico de SEO/BirdLife: Eduardo de Juana (Universidad Complutese de Madrid),Mario Díaz (Instituto de Recursos Naturales, CSIC), Eulalia Moreno (Estación Experimental deZonas Áridas, CSIC), José Ramón Obeso (Universidad de Oviedo), Beatriz Arroyo (Institutode Investigación en Recursos Cinegéticos IREC, CSIC), José Luis Tella (Estación Biológicade Doñana, CSIC), Alberto Velando (Universidad de Vigo) y Pedro Jordano, (Estación Biológicade Doñana, CSIC). Extraído del informe presentado por SEO/BirdLife. 4.2.1. Impacto sobre los espacios protegidos de MonegrosEl proyecto no solo tendrá afecciones sobre el propio río, sino sobre las áreas en las que seutilizará el agua regulada, en este caso en Monegros.Con el objeto de conseguir el cierre del procedimiento de infracción abierto durante latramitación de los planes de regadío de Monegros, la DGA designó cuatro Zonas de Especial 14
  15. 15. Protección de las Aves y se comprometió a llevar a cabo estudios poblacionales de avesesteparias que desembocarían en: 1) la ampliación de la Red Natura 2000 en Monegros y 2) enla protección de los enclaves más importantes mediante planes específicos de recuperaciónpara las principales especies de aves esteparias. Otro compromiso fue aprobar los planes degestión de las ZEPA, compromiso aún incumplido. Hasta la fecha, se han llevado a cabo algunosde estos estudios, pero sin un aumento significativo de superficie protegida. Por otra parte,solo se ha aprobado el plan de recuperación del Cernícalo primilla, estando pendientes los dela alondra ricotí (Chersophilus duponti), la avutarda (Otis tarda), el sisón (Tetrax tetrax) y lasgangas ortega (Pterocles orientalis) e ibérica (Pterocles alchata). Algunas de estas especiestienen importantes poblaciones fuera de las actuales ZEPA y, en general, todas utilizan deforma habitual tanto zonas protegidas, como zonas no protegidas.Entre los principales estudios llevados a cabo en los últimos años cabe destacar los censoscoordinados de avutarda (2000-2011), el censo nacional de sisón-ganga-ortega (2005), el censonacional de poblaciones de alondra ricotí (2007), los censos periódicos de cernícalo primilla(2009) y el Programa de Vigilancia Ambiental de las obras de regadío en Monegros (2004-2011).De estos estudios, se puede concluir que las poblaciones de avutarda, sisón, ganga ibérica,ganga ortega y cernícalo primilla se encuentran distribuidos en fase de reproducción einvernada en parcelas previstas en el proyecto de regadío denominado Monegros II. Además,las poblaciones monegrinas de estas especies se encuentran en franco retroceso debido a loscambios que ha sufrido la estructura del hábitat, tras los procesos de concentración parcelariay la falta de gestión de las actuales ZEPA de Los Monegros en las que no se ha mejorado elhábitat.Para todas las especies citadas, la transformación en regadío supone una transformaciónradical de su hábitat que, en muchos casos, puede suponer su extinción local. Las afeccionesdel regadío sobre las aves esteparias se ha podido comprobar en las últimas décadas en todoel valle del Ebro, aragonés y catalán, que se ha puesto en regadío.Tras las consideraciones anteriores, se puede concluir que, de forma general, cualquier tipo deregadío en Monegros es incompatible con la conservación de las aves esteparias y que, encualquier caso, no puede llevarse a cabo antes de aprobar los planes de recuperación,ampliar la red natura 2000 y aprobar sus correspondientes planes de gestión. Cualquier otraopción produciría severos impactos, siempre irreversibles. 4.2.2. Impacto sobre el humedal Ramsar Complejo Saladas Sástago-BujaralozEl 7 de enero del 2011, el Consejo de Ministros acordó la inclusión del complejo de lagunassaladas denominado: Sástago-Bujaraloz, en el listado de Humedales de ImportanciaInternacional RAMSAR. Se trata de un complejo lagunar de carácter endorréico ubicado en unaestepa salina, donde se han inventariado más de 100 depresiones y decenas de especies deflora y fauna invertebrada endémica de éste ecosistema singular. Debido a sus especialescaracterísticas, cualquier mínima variación en el nivel del agua, tiene una gran influencia en laconservación de los hábitats y especies singulares y amenazadas. 15
  16. 16. En este caso, ya se ha comprobado en otras zonas de riego ejecutadas que los excedentes deriego, necesarios para compensar la salinidad del suelo y el efecto sobre los cultivos, hanprovocado la inundación de los vasos de las saladas dulcificando el ecosistema y provocando ladesaparición de valores naturales únicos en el mundo (por ejemplo, en el Salobrar de Bujaralozo la Laguna de los Fabares en Candasnos).Por ello, se puede concluir, que la utilización del agua del proyecto de Embalse de Biscarruéstendrá un impacto irreversible sobre el humedal Ramsar denominado Complejo SaladasSástago-Bujaraloz. 5. Análisis de alternativasPedro Arrojo Agudo y José Javier García (Universidad de Zaragoza)El estudio titulado Alternativas a Biscarrués, que realizaron los autores para la Comisión delAgua de Aragón en 2006, la propia tesis doctoral del segundo, y la determinación del alcancedel estudio de impacto ambiental establecida el 12 de mayo de 2008 (Ver antecedentes)ponen de manifiesto de manera clara y precisa que el estudio de impacto ambiental delproyecto discutido debería haber analizado las siguientes alternativas: 5.1. Redimensión, modernización y mejora de la gestión de los Riegos del Alto AragónLa primera prioridad debe estar en modernizar hasta 55.000 ha, lo que puede llegar a ahorrardel orden de 154 hm3/año, asumiendo dotaciones como las que se promueven para MonegrosII, en peores condiciones climáticas que Monegros I (ver el apartado soluciones basadas endisminuir las dotaciones en el anexo al documento citado). 5.2. Retirada de superficies de regadío salinizadas o de baja rentabilidadEn el Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro estima en unas 300.000 las hectáreas regablesafectadas por notables problemas de salinidad (CHE-1996) Según los estudios de Herrero parala DGA, en Aragón se estiman en 160.000 ha la superficie regable con problemas de salinidad(DGA-1986).El lavado de zonas salinas por riego masivo lleva a descargas masivamente salinizadas sobre loscauces fluviales a través de los retornos de riego. Según estudios de la CHE, firmados porPinilla ya en 1985 (entonces Comisario de Aguas de la CHE), los regadíos de RRAA movilizabansales a los cauces que llegaban en las fechas de la citada publicación hasta 12 toneladas de salpor hectárea y año en algunas zonas (Pinilla-1985).Desde una perspectiva global, la calidad agronómica de las tierras suele clasificarse en seisniveles. En el caso de Monegros, sobre 520.704 ha, los porcentajes de los distintos niveles sonlos siguientes: apenas un 33% son superficies de buena calidad agronómica, por debajo delnivel IV; las de peor calidad, niveles V y VI, no aptas para el riego, ocupan el 16% del espacio.La mayor parte, en el entorno del 46%, son tierras de calidades entre IV y V, notablementedeficientes. 16
  17. 17. En este contexto, resulta evidente que no hay posible proceso de modernización si no se poneen marcha un plan de retirada indemnizada de regadíos salinizados y de baja rentabilidad, quepodría llegar a extenderse a 15.000-20.000 ha, lo que supondría ahorrar más de 120 hm3. Elcoste de compensación que exigirían los regantes sería muy bajo, dado que son tierras de muybaja productividad. Teniendo en cuenta que retirar la concesión de riego a una de estashectáreas significaría ahorrar, cuando menos, 8000 m3/año durante 50 años, haciendo elcálculo correspondiente de amortización de la compensación se llega a un coste de unos 0,03€/m3. 5.3. Construcción de embalses de regulación en destino, dentro del sistema de riegoEn la Comisión del Agua el informe del prof. Arrojo explicitó diversos emplazamientos einfraestructuras de regulación, fuera del cauce del Gállego, que podrían reforzar ladisponibilidad de agua en el sistema de Riegos del Alto Aragón. Se propuso el embalse deMarracos y toda una serie de balsas y embalses de regulación en la intercuenca Gállego-Cinca.El embalse de Marracos, con un mínimo de 84 hm3 de capacidad (a llenar con caudales enderivación del Gállego e incluso del Río Aragón) permitiría atender los compromisos de riegodel Bajo Gállego en años normales. Existen proyectos de otras balsas en margen izquierda delGállego como Valdeparadas con 35 hm3 y Val de Recordín con 33 hm3 (ver anexo deldocumento citado).El Embalse de la Valcuerna, con capacidad de hasta 240 hm3, junto con otras posibles balsas deregulación en tránsito, como Castellflorite, Almudévar o el recrecimiento de Valdabra, entreotros muchos: darían flexibilidad de riego a la demanda y reforzarían la capacidad global deregulación en años normales.El embalse de Marracos, como es bien conocido en la CHE, permitiría conectar los sistemas delRío Aragón con la intercuenca Gállego-Cinca, al tiempo que podría liberar la servidumbre de lasdemandas de las 17.000 ha de los riegos del Bajo Gállego, reforzando por tanto ladisponibilidad (especialmente en años de sequía) para RR.A.A.Los embalses de regulación en destino o en tránsito citados, junto con toda otra serie deproyectos en esta misma línea que propuso la propia CHE en la Comisión del Agua,completaron un conjunto de obras que tuvieron una aprobación por consenso en la citadaComisión. Por otra parte, estos embalses de regulación en destino o en tránsito podrían serllenados usando los canales en meses en que están baldíos (invierno), evitando así el cuello debotella del sistema que no es sino la saturación de los grandes canales en verano. 5.4. No aumentar la superficie de Riegos del Alto AragónSi se consideran los escenarios oficiales de Cambio Climático con los que se está trabajando y sise ponen sobre la mesa los requerimientos de caudales ecológicos exigidos por la actualDirectiva Marco de Aguas, es evidente que no es viable extender más aún el regadío en elsistema de RR.A.A. Sin embargo, esta evidencia no parece entrar en las consideraciones quealimentan la pretendida necesidad de construir Biscarrués. 17
  18. 18. 5.5. Empleo de las aguas subterráneas del aluvial del Bajo GállegoEl acuífero aluvial del Bajo Gállego (con una capacidad de más de 200 hm3, de los que entre 44y 104 hm3 son renovables), mediante adecuadas baterías de pozos, permitiría reforzar ladotación del Bajo Gállego en años de sequía. Ello permitiría, en esos años cuando menos,abastecer caudales desde el acuíferos que quedarían liberados para derivarse en el Gállego,aguas arriba, hacia la Sotonera, quedando al servicio de RR.A.A.El coste total estimado que supondrían estos bombeos se sitúan en torno a: 0,05 €/m3. 5.6. Opciones complementariasAdemás de estas alternativas expuestas, los estudios elaborados por el Prof. Arrojo ofrecendos opciones complementarias, particularmente útiles en años de sequía:Una estación de bombeo en el embalse del Grado,que permitiría disponibilizar hasta 107 hm3,si fuera necesario, para el sistema de Riegos del Alto Aragón, desde el Cinca, en años desequía. El problema que existe hoy es simplemente que el canal que lleva los caudales alsistema de RR.A.A. desde el embalse del Grado sale de una cota muy alta, de forma quecuando la lámina de agua llega a ese nivel ya no entra por gravedad en el citado canal. Unasimple estación de bombeo solucionaría este problema a costes bajos, si la previsión fuerabombear sólo 30 hm3 (que es la capacidad del proyecto de Biscarrués). Tales costes nosuperarían 0,02 €/m3.Colocar compuertas modernas en el embalse de la Peña, aguas arriba de Biscarrués. Dichoembalse, uno de los primeros en construirse en la Cuenca del Ebro, tendría la posibilidad deregular puntas de crecida en años de sequía, sin más que disponer de esas compuertasadecuadamente conectadas al sistema automatizado de control de caudales (SAIH) de la CHE.No olvidemos que éste fue desde un principio el objetivo presentado ante la Comisión delAgua para justificar la construcción del nuevo proyecto de Biscarrués. 5.7. Evaluación coste eficacia de las alternativasSegún la evaluación realizada por el profesor Arrojo Agudo, los costes del proyecto deBiscarrués se elevarían a unos 0,2 €/m3 (contando costes de amortización + indemnización deimpactos sobre las empresas de aguas bravas en la zona de afección).Los costes de las alternativas señaladas y de algunas otras opciones que a continuación sereferencian serían en todos los casos sensiblemente inferiores a los estimados para laconstrucción del embalse: - Flexibilizar las concesiones hidroeléctricas del Gállego (Salto del Lobo-Marracos) y del Cinca (Salto de Arias), en beneficio del riego en sequía: 0,01 - 0,016 €/m3 - Baterías de pozos de sequía sobre el acuífero aluvial del Gállego (44 hm3 son renovables), permitiría reforzar la dotación del Bajo Gállego en sequía: 0,05 €/m3 18
  19. 19. - Estación de bombeo en el embalse del Grado, daría hasta 107 hm3, si fuera necesario, para el sistema de RR.A.A., desde el Cinca, en años de sequía: 0,1 €/m3. Si sólo se bombearan 30 hm3 el coste no sería superior a 0,02 €/m3. - Retirada de superficies salinizadas, o de bajo rendimiento, con compensaciones, permitiría ahorrar hasta 140 hm3 para ciclos de sequía: 0,03 €/m3. - Flexibilizar la gestión del embalse de la Peña modernizando compuertas para operarlas en conexión con el SAIH para captar crecidas en años de sequía es una necesidad, tanto si se hace como si no se hace Biscarrués, por simples necesidades de mantenimiento y de operatividad del embalse de la Peña. 6. Análisis jurídicoAbel La Calle (Universidad de Almería) 6.1. Efectos de la implantación y funcionamiento del embalse (Gállego y Monegros)Conforme al análisis realizado por Antonio Casas (Universidad de Zaragoza) y el Informe delCEDEX de abril de 2010, ni anteproyecto ni el Estudio de impacto ambiental contienen unanálisis suficiente sobre la seguridad y los riesgos que comportarían la ejecución yfuncionamiento del proyecto discutido. Como se ha señalado más arriba, la ejecución de unembalse en la zona de Biscarrués conlleva dificultades técnicas elevadas que no han sidocontempladas en el anteproyecto. En este sentido, las características de los materialesexistentes, la complejidad geológica (fracturación), el diferente estado de alteración de lossegmentos sobre los que se pretende apoyar la presa, así como la existencia de estratoshorizontales cuyo ángulo de rozamiento interno es muy difícil de prever durante la vida útil delembalse (riesgos importantes de erosión del núcleo impermeable de la presa), todo ellodetermina importantes riesgos de estabilidad del futuro embalse que incluyen su rotura.En relación a los estudios realizados por Alfredo Ollero (Universidad de Zaragoza) se concluyeigualmente que el Estudio de impacto ambiental no ha analizado de manera suficiente lasalteraciones funcionales que el proyecto discutido va a producir en el río Gállego. En concretono se ha considerado la pérdida irreparable de su naturalidad, geodiversidad y biodiversidad,desencadenándose un agravamiento de los numerosos procesos negativos que ya estánalterando progresivamente la estructura, función y calidad ambiental del sistema naturalGállego.En lo que atañe al análisis realizado por Narcís Prat y Núria Cid (Universidad de Barcelona) esevidente que el Estudios de Impacto ambiental no ha analizado de manera suficiente losefectos negativos del anteproyecto en, al menos los siguientes aspectos: la calidadfisicoquímica del agua (temperatura y eutrofización) aguas abajo del embalse en verano;pérdida del estado de referencia, río ancho y trenzado, al disminuir las avenidas lo quemodifica el bosque de ribera y le hace perder diversidad; el favorecimiento de la colonizaciónde especies invasoras al implantar los caudales mínimos calculados por el método del QBM 19
  20. 20. que infravalora las necesidades ambientales; cambio del estado ecológico de las masas deaguas afectadas que tendrá a partir de entonces la calificación de aguas muy modificadas conmenores exigencias en los objetivos medioambientales (buen potencial ecológico); y la roturade la conectividad ecológica en el tramo en que se implanta el embalse.En lo que se refiere a los efectos sobre el LIC ES2430077 Bajo Gállego, además de lo expuestoen el análisis realizado por Narcís Prat y Núria Cid (Universidad de Barcelona), también se hade tener en cuenta el informe realizado por el Comité científico de SEO/BridLife en el que seconcluye que el impacto del proyecto sobre el espacio debe considerarse como crítico eirreversible, ya que su construcción supondría una modificación de la realidad física del río,que imposibilitaría el mantenimiento de los valores por los que ha sido declarado (hábitat92A0 Bosques galería de Salix alba y Populus alba y hábitat 92D0 Galerías ribereñastermomediterráneas y del sudoeste de la península ibérica).En lo que atañe a los efectos sobre del funcionamiento del proyecto en el lugar a donde sedestinan las aguas, los Monegros, el informe del Comité Científico de SEO/BirdLife concluye:por una parte que de forma general, cualquier tipo de regadío en Monegros es incompatiblecon la conservación de las aves esteparias y que, en cualquier caso, no puede llevarse a caboantes de aprobar los planes de recuperación, ampliar la red natura 2000 y aprobar suscorrespondientes planes de gestión. Cualquier otra opción produciría severos impactos,siempre irreversibles; por otra que la utilización del agua del proyecto de Embalse deBiscarrués tendrá un impacto irreversible sobre el humedal Ramsar denominado ComplejoSaladas Sástago-Bujaraloz.Todos los efectos ambientales negativos que se han descrito en el presente informe ydetallado en los documentos referidos en cada parte, ponen de manifiesto la omisión ominimización injustificada de importantes efectos ambientales en el Estudio de impactoambiental, así como incumplimientos del Derecho comunitario y nacional tanto en la faseprevia de evaluación de impacto ambiental, como en el cumplimiento del deber de prevencióndel deterioro de todas las masas de aguas, así como en los deberes de protección yconservación de las zonas protegidas de la red Natura 2000.La Directiva de evaluación de impacto ambiental establece que «los Estados miembrosadoptarán las medidas necesarias para que el promotor suministre en forma adecuada… [que]contendrá, al menos: […] — los datos requeridos para identificar y evaluar los principalesefectos que el proyecto pueda tener en el medio ambiente» (art. 5.1 y 5.3 de la Directiva1985/337). Esta obligación comporta una descripción de los efectos importantes del proyecto(apartado 4 del anexo IV de la Directiva 1985/337/CEE), y esta descripción debería incluir losefectos directos y, eventualmente, los efectos indirectos secundarios, acumulativos, a corto,medio y largo plazo, permanentes o temporales, positivos y negativos del proyecto. En elpresente caso, la comparación de los efectos analizados por el Estudio de impacto ambiental ylos descritos más arriba evidencia el carácter insuficiente del análisis de efectos y sesgado desus conclusiones. Ello constituye un incumplimiento manifiesto de las exigencias del Derechocomunitario de evaluación de impacto ambiental. 20
  21. 21. En lo que se refiere a los Monegros ni el proyecto ni el Estudio de impacto ambiental toman lasmedidas adecuadas para evitar el deterioro de los hábitats así como las perturbaciones queafecten a las aves, en la medida que tienen un efecto significativo respecto a los objetivos delartículo 4 Directiva aves, en los territorios que reúnan las condiciones de ZEPA estén o noclasificados como tal, siendo una prueba de esta condición su inclusión en el IBA deSEO/BirdLife (STJCE 19-05-1998, Comisión / Países Bajos, C-3/96, Rec. p. I-3031, apartados 69 y70; 07-12-2000, Comisión / Francia, C-374/98, apartado 25).En lo que se refiere al LIC ES2430077 Bajo Gállego ni el anteproyecto ni el Estudio de impactoambiental adoptan las medidas apropiadas para evitar en los lugares de importanciacomunitaria (LIC), el deterioro de los hábitats naturales y de los hábitats de especies, así comolas alteraciones que repercutan en las especies que motiven su designación, en la medida enque dichas alteraciones puedan tener un efecto apreciable en lo que respecta a los objetivosde la Directiva hábitats (art. 4.5 en relación al 6.2 Directiva hábitats). 6.2. Análisis real de alternativas, viabilidad técnica y costes desproporcionadosComo ha concluido el CEDEX en su informe de abril de 2010, «las soluciones propuestas sonvariaciones que parten de la construcción de un embalse en una cierta ubicación, convariaciones pequeñas en la ubicación de la cerrada, y más notables en la cota de inundación,pero no existen alternativas realmente diferentes en ubicación o soluciones diferentes alsupuesto problema que el proyecto identifica, la necesidad de agua para riego. Esta propuestade soluciones fuerza a la selección de la alternativa 2, la menos mala de las tres, y la única quese analiza en el estudio de impacto ambiental. Además, aunque la selección previa dealternativas es evidente y previsible, no responde a una verdadera evaluación de las opcionesen el estudio de impacto ambiental» (p. 6, la negrita es nuestras).Igualmente, conforme a los estudios realizados por Pedro Arrojo y José Javier García, el oficiode la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental de 12 de mayo de 2008 (verantecedentes) y el citado informe del CEDEX (pp. 8-9), deberían haberse analizado de manerasuficiente, al menos, las siguientes alternativas:- Redimensión, modernización y mejora de la gestión de los Riegos del Alto Aragón, a pesarde ofrecer mayores ventajas para el interés general (informe CEDEX p. 8) y poder ahorrarentorno a 154 hm3/año con la modernización de 55.000 ha (Informe Pedro Arrojo y José JavierGarcía). Tómese en consideración que razones económicas y ambientales hacen necesaria laretirada indemnizada de regadíos salinizados y de baja rentabilidad, que podría llegar aextenderse a 15.000-20.000 ha, lo que supondría ahorrar más de 120 hm3 (Informe PedroArrojo y José Javier García).- Análisis detallado de la alternativa 0, es decir replantear el incremento de superficie regableprevisto, ya que el Estudio de impacto ambiental lo «elimina a priori sin una evaluacióndetallada» (Informe CEDEX p. 8). Omite así la necesaria comparación de los intereses generalespresentes, excluyendo valorara todos los efectos ambientales, la necesaria protecciónambiental y los efectos sociales y económicos sobre las poblaciones de los territorios afectadosy beneficiados conforme señala el en su alegación el Departamento de Geografía y Ordenación 21
  22. 22. del Territorio de la Universidad de Zaragoza. A más abundamiento, las perspectivas de losefectos del Cambio climático y las exigencias de caudales ecológicos que comportan los nuevosobjetivos medioambientales (artículo 4 de la Directiva 2000/60/CE) que hacen necesaria estaalternativa, no han sido tenidas en cuenta (Informe Pedro Arrojo y José Javier García).- Mejoras en el sistema de embalses existente, la posibilidad de infraestructuras fuera delcauce, conexiones con los embalses de Marracos (84 hm3) y Valcuerna (240 hm3) einfraestructuras de regulación en destino, constituyen una alternativa técnica viable conmenores efectos ambientales que tampoco ha sido analizada por el Estudio de impactoambiental (Informe Pedro Arrojo y José Javier García). Así como, la mejora e incremento decapacidad de los canales de Monegros y del Gállego, el almacenamiento de avenidas en laSotonera y el aumento del almacenamiento con balsas laterales (Informe del CEDEX p. 9). - Empleo de las aguas subterráneas del acuífero aluvial del Bajo Gállego (capacidad de 200hm3 y entre 44 y 104 hm3 renovables) permitiría mediante las adecuadas baterías de pozos,reforzar la dotación del Gállego aguas abajo en años de sequía y facilitar la garantía para losRegadíos del Alto Aragón dichos años a través de derivaciones de caudales aguas arriba haciala Sotonera (Informe Pedro Arrojo y José Javier García).En conclusión, no es racionalmente aceptable ni jurídicamente legítimo hacer unplanteamiento sesgado de alternativas que conduzca a una solución preestablecida. En elpresente caso se han omitido o rechazado sin análisis detallado de alternativas, en fraude de laexigencia legal de su estudio. Ello constituye un incumplimiento del Derecho comunitario yespañol aplicable conforme a las normas siguientes:La Constitución española establece que «la Administración Pública sirve con objetividad losintereses generales y actúa de acuerdo con los principios de eficacia, jerarquía,descentralización, desconcentración y coordinación, con sometimiento pleno a la ley y alDerecho» (art. 103.2). Para servir con objetividad a los intereses generales y actuar de maneraeficaz, es imprescindible que en decisiones tan importantes como la cuestionada, se realice unanálisis de alternativas real.La Directiva de evaluación de impacto ambiental establece que «los Estados miembrosadoptarán las medidas necesarias para que el promotor suministre en forma adecuada… [que]contendrá, al menos: […] — una exposición de las principales alternativas estudiadas por elpromotor y una indicación de las principales razones de su elección, teniendo en cuenta losefectos medioambientales» (art. 5.1 y 5.3 de la Directiva 1985/337/CEE).La Directiva marco del agua establece que «No se considerará que los Estados miembros haninfringido la presente Directiva cuando: el hecho de […] no evitar el deterioro del estado deuna masa de agua superficial […] se deba a nuevas modificaciones de las características físicasde una masa de agua superficial […], y se cumplan las condiciones siguientes: […] que losbeneficios obtenidos con dichas modificaciones o alteraciones de la masa de agua no puedanconseguirse, por motivos de viabilidad técnica o de costes desproporcionados, por otrosmedios que constituyan una opción medioambiental significativamente mejor» (art. 4.7.d de laDirectiva 2000/60/CE). Para tener conocimiento de que los beneficios obtenidos por la 22
  23. 23. modificación del proyecto cuestionado no pueden conseguirse por otros medios, esimprescindible realizar un análisis de alternativas y de viabilidad técnica o costesdesproporcionados.Además, otra condición que ha de cumplir esta excepción de la obligación de prevención esque «los motivos de las modificaciones o alteraciones se consignen y expliquenespecíficamente en el plan hidrológico» (art. 4.7.b de la Directiva 2000/60/CE). PlanHidrológico de Cuenca del Ebro que debería estar aprobado y publicado desde el 22 dediciembre de 2009 (art. 13.6 de la Directiva 2000/60/CE). Ello hace exigible el análisis dealternativas y de viabilidad técnica o costes desproporcionados actualmente, pues laAdministración no puede ampararse en su propio incumplimiento (la ausencia de un planaprobado) para omitir otra obligación (consignar y explicar los motivos de la modificaciónprevista por el proyecto cuestionado).Téngase en cuenta que esta obligación de prevención (evitar el deterioro), se deduce del fin dela Directiva de establecer un marco para la protección de las aguas que «prevenga tododeterioro adicional y proteja y mejore el estado de los ecosistemas acuáticos» (art. 1 de laDirectiva 2000/60/CE), y del objetivo medioambiental según el cual «los Estados miembroshabrán de aplicar las medidas necesarias para prevenir el deterioro del estado de todas lasmasas de agua superficial» (art. 4.1.a.i de la Directiva 2000/60/CE). Además, esta obligación deprevención, a diferencia de otras obligaciones de la Directiva marco del agua, no está sometidaa un plazo específico, por lo que es aplicable desde la fecha de su entrada en vigor el 22 dediciembre de 2000 (art. 25 de la Directiva 2000/60/CE). Por tanto, cuando se habla de «nuevasmodificaciones de las características físicas de una masa de agua superficial» (art. 4.7 de laDirectiva 2000/60/CE), se ha de entender la expresión «nueva» como la que se produzca apartir del 22 de diciembre de 2000.Por último, también ha de llamarse la atención sobre el fraude que constituye elplanteamiento sesgado de un análisis de alternativas individualizado que evita las alternativascombinadas. Las soluciones únicas y definitivas (embalse o nada) pertenecen a una concepciónobsoleta frente a las soluciones combinadas y adaptativas (alternativas propuestasjerarquizadas para implementarse en el tiempo según necesidades). Esta es la concepciónexigida para las medidas en materia de política de aguas por la Directiva marco del aguacuando exige que se realice un estudio de «la combinación más rentable de medidas»basándose en las previsiones de los costes potenciales de dichas medidas (anexo III.b) de laDirectiva 2000/60/CE). 7. ConclusionesEl presente informe establece claramente que la implantación y funcionamiento del Proyecto20070589GPR Embalse de Biscarrués en el río Gállego, tendrá importantes e irreversiblesimpactos tanto en el río Gállego como en el ecosistema estepario de Monegros. Estosimpactos no han sido adecuadamente identificados y valorados en el Estudio de impactoambiental, incumpliendo así el Derecho comunitario y nacional tanto en la fase previa de 23
  24. 24. evaluación de impacto ambiental, como en el cumplimiento del deber de prevención deldeterioro de todas las masas de aguas, así como en los deberes de protección y conservaciónde las zonas protegidas de la red Natura 2000. Los impactos ambientales descritos incluyen:• Insuficiente análisis de la seguridad y los riesgos que comportarían la ejecución y funcionamiento del proyecto discutido. En este sentido las características geomorfológicas del terreno y del propio proyecto, conllevan importantes riesgos de estabilidad del futuro embalse.• El propuesto embalse acentuaría las perturbaciones de carácter geomorfológico y ecológico generadas por los embalses ya existentes en el Gállego, como consecuencia de las marcadas modificaciones de los caudales líquidos y sólidos, que constituyen un aspecto determinante en todo el sistema fluvial aguas abajo. Estas alteraciones funcionales no han sido suficientemente analizadas en el Estudio de impacto ambiental.• El Estudios de Impacto ambiental no ha analizado de manera suficiente los efectos negativos del anteproyecto sobre el estado ecológico del río Gállego, calificado actualmente según el borrador del Nuevo Plan de Gestión de la Demarcación Hidrográfica del Ebro como masa de agua en buen estado de conservación, y que como consecuencia del proyecto pasaría a ser una masa de agua muy modificada que solo podría aspirar al buen potencial ecológico.• En lo que se refiere a los efectos sobre el LIC ES2430077 Bajo Gállego, el impacto del proyecto sobre el espacio debe considerarse como crítico e irreversible, ya que su construcción supondría una modificación de la realidad física del río, que imposibilitaría el mantenimiento de los valores por los que fue declarado zona LIC.• En lo que atañe a los efectos sobre el lugar a donde se destinan las aguas, destaca que cualquier tipo de regadío en Monegros es incompatible con la conservación de las aves esteparias y que, en cualquier caso, no puede llevarse a cabo antes de aprobar los planes de recuperación, ampliar la red natura 2000 y aprobar sus correspondientes planes de gestión. Además, el proyecto tendrá un impacto irreversible sobre el humedal Ramsar denominado Complejo Saladas Sástago-Bujaraloz.Por otro lado, el Estudio de impacto ambiental adolece de una falta de análisis real dealternativas. Estas alternativas ya fueron identificadas en 2008 en la comunicación de laDirección General de Calidad y Evaluación Ambiental a la Presidencia de la ConfederaciónHidrográfica del Ebro, indicando que: «…es necesario que las alternativas se generen sobre elconjunto de los elementos del sistema que se pretende mejorar, y no sólo sobre la presa deBiscarrués» ya que existen «…actuaciones alternativas que podrían hacer innecesaria laconstrucción del embalse de Biscarrués, y que pueden ser objeto de evaluación».Por todo ello tanto el anteproyecto como el correspondiente Estudio de impacto ambientalconstituyen un incumplimiento del Derecho comunitario y español aplicable conforme a lascarencias y normas siguientes: 24
  25. 25. • En cuanto a la ausencia de análisis real de alternativas al proyecto propuesto supone la vulneración de: o La Constitución española, en tanto en cuanto exige a la Administración Pública servir con objetividad y eficacia los intereses generales, lo cual exigiría que en decisiones tan importantes como la cuestionada, se realice un análisis de alternativas real. o La Directiva de evaluación de impacto ambiental exige la exposición de las principales alternativas estudiadas por el promotor y una indicación de las principales razones de su elección, teniendo en cuenta los efectos medioambientales.• En cuanto al deterioro del estado ecológico de una masa de agua, sujeta además a distintas figuras de protección, el proyecto vulnera la Directiva marco del agua que únicamente permite el deterioro del estado de una masa de agua como consecuencia de la modificación de sus características físicas cuando los pretendidos beneficios no puedan conseguirse de otra manera bien por motivo de viabilidad técnica o por motivo de costes desproporcionados. Además exige que esta motivación forme parte dentro del correspondiente plan hidrológico. El proyecto no realiza el análisis de las posibles alternativas.• Por último, también ha de llamarse la atención sobre el fraude que constituye el planteamiento sesgado de un análisis de alternativas individualizado que evita las alternativas combinadas. Las soluciones únicas y definitivas (embalse o nada) pertenecen a una concepción obsoleta frente a las soluciones combinadas y adaptativas (alternativas propuestas jerarquizadas para implementarse en el tiempo según necesidades). Esta es la concepción exigida para las medidas en materia de política de aguas por la Directiva marco del agua cuando exige que se realice un estudio de «la combinación más rentable de medidas» basándose en las previsiones de los costes potenciales de dichas medidas (anexo III.b) de la Directiva 2000/60/CE). 25

×