Successfully reported this slideshow.
Your SlideShare is downloading. ×

Librealbedrio

Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Loading in …3
×

Check these out next

1 of 64 Ad
Advertisement

More Related Content

Slideshows for you (20)

Viewers also liked (20)

Advertisement

Similar to Librealbedrio (20)

More from Dave Gifford (20)

Advertisement

Recently uploaded (20)

Librealbedrio

  1. 1. Libre albedrío Una presentación del Rvdo. David Gifford 2010
  2. 2. ¿Tenemos libre albedrío (voluntad propia)? ¿Tenemos la habilidad de escoger, decidir y elegir entre varias opciones?
  3. 3. Parece una pregunta fácil
  4. 4. Sin embargo, es una pregunta que ha ocupado las mentes de filósofos y teólogos
  5. 5. Tres puntos de vista filosóficos 1. Determinismo 2. Libertarismo 3. Compatibilismo
  6. 6. Objeciones al determinismo
  7. 7. 1. A primera vista, parece que tenemos la habilidad de escoger libremente entre varias opciones
  8. 8. 2. Si no tuviéramos libre albedrío, no seríamos responsables para nuestras acciones
  9. 9. 3. Si no tuviéramos libre albedrío, a. La recapacitación no tendría sentido b. el orgullo no tendría sentido c. La creatividad no tendría sentido
  10. 10. Sin embargo, no todo es como aparece a primera vista…
  11. 11. Objeciones al libertarismo y la idea del libre albedrío
  12. 12. 1. Todo efecto tiene una causa. Cada acción es un efecto. Así que parece que nuestras acciones son parte de una cadena infinita de causas y efectos.
  13. 13. 2. Nuestras decisiones son influenciadas por muchos factores que ni controlamos ni muchas veces nos damos cuenta
  14. 14. Ejemplo: olores (Disney)
  15. 15. Ejemplo: colores (rojo)
  16. 16. Ejemplo: propaganda subliminal
  17. 17. Ejemplo: predisposiciones genéticas
  18. 18. Ejemplo: acondicionamiento (Skinner)
  19. 19. Ejemplo: Impulsos subconscientes (Freud)
  20. 20. Nuestra naturaleza, nuestra educación, nuestro ambiente y otras personas nos manipulan ¿Podemos decir que somos libres?
  21. 21. 3. La presciencia divina Si Dios sabe el futuro, ¿cómo podemos evitarlo?
  22. 22. 4. La predestinación Si Dios decide nuestro futuro de antemano, ¿no son nuestras decisiones predeterminadas?
  23. 23. 5. La depravación total Si no podemos decidir hacer lo bueno, ¿cómo podemos decir que somos libres? Y si no somos libres para escoger lo bueno, ¿por qué Dios nos culpa por hacer lo malo?
  24. 24. Así que hay muchas objeciones filosóficas y teológicas a la idea que tenemos libre albedrío
  25. 25. ¿Quién tiene la razón?
  26. 26. Respuestas Las decisiones humanas son libres; si no, no podríamos hablar de la responsabilidad moral. Y hay muchos que quieren escapar de esa responsabilidad
  27. 27. No debemos confundirnos Creer en la predestinación no convierte una persona en determinista Agustin, Calvino y los Reformados eran libertarios y/o compatibilistas, no deterministas
  28. 28. Así que creemos en el libre albedrío Sin embargo, podemos rescatar las doctrinas reformadas: Presciencia divina Predestinación y elección Depravación total
  29. 29. La presciencia divina Objeción: 1. Si Dios sabe lo que vamos a hacer, entonces nuestro futuro está decidido. 2. Si el futuro está decidido, no hay libre albedrío. Estamos obligados a tomar las decisiones que Dios vio
  30. 30. Respuesta: No es que las cosas futuras suceden porque Dios sabe que van a suceder
  31. 31. Al contrario, Dios sabe lo que va a suceder porque sabe las decisiones que vamos a tomar
  32. 32. Si hubiéramos tomado otras decisiones, Dios las habría sabido aquellas decisiones Pero escogimos lo que escogimos libremente, pero lo que escogimos, Dios sabe desde la eternidad, porque Dios ve toda la historia como si fuera un solo momento.
  33. 33. Dios sabe lo que escogerás porque te conoce. Conoce como usarás tu libre albedrío Las decisiones que tomamos libremente son las cosas que Dios ve.
  34. 34. La predestinación Objeción: Si Dios predestina todas las cosas, entonces predestina nuestras decisiones fuera de nuestro control, y no tenemos libre albedrío
  35. 35. Respuesta: Dios no predestina nada en contra de la voluntad de uno. No nos obliga a hacer nada que no queremos hacer.
  36. 36. Él nos pone en situaciones donde él sabe como responderemos. Él puede ponernos en situaciones donde él sabe lo que vamos a escoger. Pero no va en contra de nuestra voluntad.
  37. 37. Un problema surge cuando pensamos en la predestinación del pecado
  38. 38. Santiago 1.13-14 nos dice, Cuando alguno es tentado no diga que es tentado de parte de Dios, porque Dios no puede ser tentado por el mal ni él tienta a nadie; sino que cada uno es tentado, cuando de su propia pasión es atraído y seducido.
  39. 39. Sin embargo, el libro de Hechos nos dice que la crucifixión de Jesucristo fue predestinada
  40. 40. …a este, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios… (Hc 2.23)
  41. 41. Y verdaderamente se unieron en esta ciudad Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel, contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera. (Hc 4.27-28)
  42. 42. Podríamos mencionar también el hecho de que Dios endureció el corazón de Faraón
  43. 43. Respuesta: Dios no nos tienta a pecar. Dios no nos invita a pecar. Dios o nos obliga a pecar contra nuestra voluntad. Dios siempre nos invita y nos ordena hacer lo correcto, y él desea que lo hagamos.
  44. 44. Sin embargo, la predestinación comprende hasta las situaciones donde pecamos.
  45. 45. Judas Iscariote formó su carácter y su avaricia a través de sus malos hábitos toda su vida. Y en el aposento alto Dios lo puso en una situación donde Dios sabía que el verdadero carácter de Judas se manifestaría.
  46. 46. Judas no pudo resistir la tentación de traicionar a Jesús, no porque la situación en sí era inevitable, sino porque ya había formado su carácter de maldad
  47. 47. Es importante enfatizar que Dios no toma ninguna decisión por nosotros. Cuando pecamos, es por nuestra culpa.
  48. 48. Es nuestra culpa porque no es la situación que nos impulsa a pecar, sino la fuerza del carácter que hemos formado que escoge el mal A través de los hábitos, formamos carriles en nuestro ser, y ya formados los carriles, es difícil salir de ellos
  49. 49. En toda situación tenemos el libre albedrío para escoger el bien. Si no lo escogemos, no es culpa ni de Dios ni de la situación. Es nuestra culpa.
  50. 50. La depravación total el ser humano “está enteramente indispuesto, incapacitado y en oposición a todo lo que es bueno espiritualmente, e inclinado de un modo completo a lo malo” Catecismo Mayor de Westminster, pregunta 25
  51. 51. Objeción Si el pecado original nos quitó el poder de escoger el bien, entonces no tenemos libre albedrío
  52. 52. Respuesta: Sí y no. Por un lado, sí, nuestro libre albedrío ha sido debilitado. Nunca escogemos el bien hasta que Dios nos regenera en la conversión. Y aun como Cristianos hacer el bien nos cuesta.
  53. 53. Sin embargo, por el otro lado, lo que el pecado original nos quitó no fue el poder sino el querer. No es que el ser humano no puede escoger el bien, sino que no quiere.
  54. 54. Es como si estuviéramos en una celda con la puerta abierta. Tenemos la habilidad de salir, pero nuestra voluntad no quiere. Rehusamos hacer lo bueno. Rehusamos salir de la celda.
  55. 55. En la salvación, Dios reactiva o reanima la voluntad de la persona. El Espíritu Santo no solamente regenera a la persona, sino despierta y abre el corazón para aceptar a Jesús
  56. 56. porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. (Efesios 2.8)
  57. 57. Dios efectúa esta regeneración a través de la predicación de su Palabra. La Palabra misma abre algunos corazones y cierra otras. Por eso nosotros enfatizamos la predicación desde el púlpito y la proclamación en el evangelismo
  58. 58. Cuatro aplicaciones
  59. 59. 1. Tomar la responsabilidad por nuestras acciones en vez de culpar a Dios o al diablo
  60. 60. 2. Rechazar tanto la creencia en el destino / la suerte como en el azar / la casualidad
  61. 61. 3. Proclamar con confianza
  62. 62. 4. La humildad delante de Dios, y la oración Nuestro futuro está en sus manos. Necesitamos su gracia para cambiar.
  63. 63. 5. Rechazar el pesimismo del determinismo. Podemos y debemos ser optimistas en cuanto a nuestra habilidad de cambiar a nosotros mismos y cambiar al mundo por medio de un libre albedrío activado y habilitado por el poder del Espíritu Santo
  64. 64. “Ore et labore”

×