<ul><li>Todo empieza cuando Isómaco, un ciudadano ateniense, poseedor de  </li></ul><ul><li>una hacienda en la demo de Kef...
<ul><li>Al día siguiente, Isómaco enseñó la hacienda al nuevo esclavo y le indicó las  </li></ul><ul><li>tareas que iba a ...
<ul><li>Al amanecer del día siguiente tuvo lugar la asamblea. El primero en pedir la  </li></ul><ul><li>palabra fue el gen...
<ul><li>Con la llegada del verano, Neleo supo combinar a la perfección sus tareas en el  </li></ul><ul><li>campo y ampliar...
<ul><li>Habían pasado diez días desde el crimen, pero por suerte apareció Arcágoras  </li></ul><ul><li>un vecino de la fam...
<ul><li>Pasaron los días, los turnos de vigilancia otorgaban cierta tranquilidad y  </li></ul><ul><li>constituían su única...
<ul><li>Cuando llegaron a la posada, Demeas les recibió con un gran  </li></ul><ul><li>banquete. No obstante al poco tiemp...
<ul><li>Tras recibir toda la información deseada lograron maniatar y herir a los  </li></ul><ul><li>tebanos. </li></ul><ul...
<ul><li>Ión por fin localizó a su padre y le dijo que saliera del ágora, ya que estaba  </li></ul><ul><li>rodeado y corría...
Nikitis  1º  Bachiller  A  Asignatura: Griego <ul><li>Al oír esto perdió totalmente el control sobre sí mismo e insertó la...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

El hombre de Esparta

2,706 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,706
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
118
Actions
Shares
0
Downloads
27
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El hombre de Esparta

  1. 2. <ul><li>Todo empieza cuando Isómaco, un ciudadano ateniense, poseedor de </li></ul><ul><li>una hacienda en la demo de Kefisia decide partir hacia Atenas para </li></ul><ul><li>obtener un nuevo eslavo cuya función sería la de pedagogo y </li></ul><ul><li>educador de su hijo Iónides. </li></ul><ul><li>Una vez en el mercado, tal fue su asombro por los conocimientos de uno de </li></ul><ul><li>los esclavos, que Isómaco no duda en comprarlo. </li></ul><ul><li>Al llegar a la hacienda, el nuevo eslavo llamado Neleo es acogido gratamente </li></ul><ul><li>por todos los miembros de la familia. </li></ul><ul><li>Poco después de conocer su nuevo hogar, las costumbres y las obligaciones </li></ul><ul><li>que debía cumplir en la hacienda, Neleo acude a una cena con Isómaco y su </li></ul><ul><li>mejor amigo Alceo, ya que los amigos deseaban conocer que había ocurrido </li></ul><ul><li>en la batalla entre Corcira y la enemiga de Atenas, Corinto. En la cena, Neleo </li></ul><ul><li>les explicó que él no era espartano, sino que procedía de una aldea de </li></ul><ul><li>Mesenia, la cual fue reducida a la servidumbre tras ser derrotada por la polis </li></ul><ul><li>de Esparta. </li></ul><ul><li>Aunque Neleo vivía con su madre y ambos trabajaban sin descanso para </li></ul><ul><li>Esparta, esta supo educarlo con mucho esfuerzo y riesgo al reunir una </li></ul><ul><li>pequeña biblioteca en el sótano de su casa. </li></ul><ul><li>El motivo de haber terminado en el mercado, residía en que un día el esclavo </li></ul><ul><li>fue capturado por un batallón espartano y lo utilizaron como remo de la flota </li></ul><ul><li>corintia que disponía de ciento cincuenta barcos mientras que los corcíreos </li></ul><ul><li>unos cien. </li></ul><ul><li>El combate fue despiadado y sangriento, no obstante un grupo de soldados </li></ul><ul><li>atenienses ayudantes de Corcira saltaron a la galera enemiga y liberaron a </li></ul><ul><li>Neleo, el cual pasó a servir a los atenienses. </li></ul><ul><li>Tras la huida de la flota corintia, Neleo fue llevado Atenas para ser vendido </li></ul><ul><li>como esclavo. </li></ul>
  2. 3. <ul><li>Al día siguiente, Isómaco enseñó la hacienda al nuevo esclavo y le indicó las </li></ul><ul><li>tareas que iba a realizar fuera de ella además de su labor como educador de </li></ul><ul><li>Ión. </li></ul><ul><li>Durante el recorrido por la hacienda, Neleo conoce a Harmodio quien se tenía </li></ul><ul><li>como el primero entre los esclavos y al que no le agradó la presencia del </li></ul><ul><li>recién llegado. </li></ul><ul><li>Ese mismo día, Harmonio alertó a Isómaco del peligro de Neleo, pues al </li></ul><ul><li>penetrar su cuchillo en la carne de un carnero, este emitió un grito humano y </li></ul><ul><li>varias palabras de las cuales pudo entender “Horror” y “Neleo”. </li></ul><ul><li>Según Harmonio el espíritu de Neleo era portador de una maldición, y Zeus </li></ul><ul><li>quería advertirles utilizando el cuerpo del carnero. Al oír esto, Isómaco pensó </li></ul><ul><li>que se trataba de una alucinación y le pidió que no lo contara a nadie. </li></ul><ul><li>Una mañana, Isómaco recibió un comunicado de Aristogitón, un buen amigo </li></ul><ul><li>suyo que vivía en Atenas, quien le informó de que dos días más tarde se iba a </li></ul><ul><li>celebrar en la Asamblea una sesión para tratar el tema de la guerra contra la </li></ul><ul><li>liga espartana. En este viaje le acompañaría Neleo, ya que debido al prodigio </li></ul><ul><li>de Harmodio, Leucipe la mujer de Isómaco solicitó a su marido que se llevara </li></ul><ul><li>consigo al esclavo con el propósito de conducirle ante el altar de la Acrópolis y </li></ul><ul><li>realizar allí un sacrificio a la diosa Atenea. Por otra parte, también les </li></ul><ul><li>acompañaría Ión. </li></ul><ul><li>Una vez en Atenas y finalizada la ceremonia, Isómaco y sus amigos se </li></ul><ul><li>centraron en la sesión de la Asamblea del día siguiente. Todos ellos eran </li></ul><ul><li>seguidores de las ideas políticas de Perícles y de la democracia, al contrario de </li></ul><ul><li>sus enemigos Tucídides y Alcinoo quienes deseaban la oligarquía y la guerra. </li></ul>
  3. 4. <ul><li>Al amanecer del día siguiente tuvo lugar la asamblea. El primero en pedir la </li></ul><ul><li>palabra fue el general Pericles, el cual afirmó que él y sus seguidores no iban a </li></ul><ul><li>comenzar la guerra, aunque sí que estarían dispuestos a defenderse con </li></ul><ul><li>firmeza de quienes recurriesen a ella. </li></ul><ul><li>El siguiente en tomar la palabra fue Alcinoo quien acusó a Pericles de </li></ul><ul><li>manipulador y débil, pues si los espartanos atacaban primero obtendrían una </li></ul><ul><li>ventaja inicial. </li></ul><ul><li>Por esta razón, Alcinoo era partidario de la guerra inmediata y de tomar la </li></ul><ul><li>iniciativa en el combate y de este modo convertir a Atenas en la dominadora de </li></ul><ul><li>la Hélade. </li></ul><ul><li>Por otra parte, Alcinoo también criticó a la democracia y a la ley natural, pues </li></ul><ul><li>todos no podían ser tratados iguales, ya que el sistema de la igualdad les </li></ul><ul><li>llevaría al precipicio. </li></ul><ul><li>Según él, sólo los más hábiles entre los más poderosos serían los que </li></ul><ul><li>transporten Atenas hacia la gloria eterna. Deseaba una reforma política de toda </li></ul><ul><li>la Hélade para convertirla en un imperio oligárquico. </li></ul><ul><li>A estas palabras de Alcinoo, Isómaco concluyó la asamblea diciendo que una </li></ul><ul><li>polis fuerte y digna es aquella que otorga una oportunidad a los más débiles. </li></ul><ul><li>Según Isómaco la guerra sólo constituye un recurso aceptable en el momento </li></ul><ul><li>en que se agotan todas las posibilidades de evitarla y gracias a la ausencia de </li></ul><ul><li>ella, Atenas puede lograr la paz. El sistema político de la oligarquía postulado </li></ul><ul><li>por Alcinoo, sólo generaría injusticia, odio y destrucción. </li></ul><ul><li>Por otra parte, Isómaco se atrevió a acusar a Alcinoo de intentar destrozar la </li></ul><ul><li>paz y la estabilidad de Atenas al haber organizado un transporte de armas </li></ul><ul><li>desde Esparta utilizadas con el fin de aniquilar Atenas. </li></ul><ul><li>Finalizada la asamblea, Alcinoo se vio obligado a huir de la ciudad a </li></ul><ul><li>escondidas sin que nadie supiera el motivo de su marcha. </li></ul>
  4. 5. <ul><li>Con la llegada del verano, Neleo supo combinar a la perfección sus tareas en el </li></ul><ul><li>campo y ampliar la labor como principal pedagogo de Ión, de hecho sabía que </li></ul><ul><li>si trabajaba duro podría viajar a Mesenia y comprar la libertad de su madre. </li></ul><ul><li>A finales de verano le fueron mejor las cosas, pues se enamoró de una esclava </li></ul><ul><li>muy hermosa llamada Alké. </li></ul><ul><li>El otoñó trajo consigo la vendimia, que constituía uno de los acontecimientos </li></ul><ul><li>más importantes dedicado a la recolección y pisado de la uva. </li></ul><ul><li>Más tarde llegaron las esperadas fiestas dionisíacas, una combinación de </li></ul><ul><li>música, ritos, vino y locura. </li></ul><ul><li>En cuanto a Neleo, su amor y pasión por la esclava seguían en aumento, este </li></ul><ul><li>solía acompañarla hacia su hacienda atravesando un frondoso bosque. </li></ul><ul><li>No obstante, llegó una ocasión en la que no pudo evitar atravesar el bosque </li></ul><ul><li>durante la noche para regresar a casa, hecho que le condujo a la muerte, pues </li></ul><ul><li>tres misteriosos hombres al averiguar que era el esclavo más apreciado de </li></ul><ul><li>Isómaco no dudaron en perseguirle y darle muerte. </li></ul><ul><li>A la mañana siguiente al crimen, todos los miembros de la hacienda iniciaron </li></ul><ul><li>una intensa búsqueda de Neleo, aunque sin éxito, evidentemente llegaron a </li></ul><ul><li>sospechar de Alcinoo. </li></ul>
  5. 6. <ul><li>Habían pasado diez días desde el crimen, pero por suerte apareció Arcágoras </li></ul><ul><li>un vecino de la familia, este afirmó haber divisado un grupo de buitres </li></ul><ul><li>revoloteando en lo más alto del monte, incluso llegó a soñar que una bandada </li></ul><ul><li>de aves fénix despedazaban el cuerpo de un hombre. A continuación, guiados </li></ul><ul><li>por su vecino se fueron al monte dónde encontraron los restos de Neleo. </li></ul><ul><li>Más tarde, fueron a contárselo a Isómaco, quien se encontraba en una cabaña </li></ul><ul><li>de vigilancia, cuando este se enteró de lo ocurrido entendió que se </li></ul><ul><li>encontraban en peligro, pues según él los responsables seguirían intentando </li></ul><ul><li>causarles el máximo dolor posible, así que decidió aumentar la seguridad y </li></ul><ul><li>vigilancia. Isómaco sospechaba de Alcinoo, ya que este por diversas causas </li></ul><ul><li>sentía un gran odio hacia todos los suyos y en especial hacia él desde su </li></ul><ul><li>llegada a Atenas desde Esparta, lugar en el que nació. </li></ul><ul><li>En ese momento Isómaco comunicó a su hijo que se acercaban tiempos </li></ul><ul><li>peligrosos y que probablemente partiría a la guerra, además creyó conveniente </li></ul><ul><li>explicarle que hace un año comenzaron a sospechar de Alcinoo y sus </li></ul><ul><li>seguidores porque estos apoyaban a los espartanos y además se creía que </li></ul><ul><li>estaban trayendo armas desde Esparta. </li></ul><ul><li>Finalmente investigaron y encontraron pruebas suficientes para denunciar a </li></ul><ul><li>Alcinoo y llevarlo ante el juez. Sin embargo, cuando los soldados llegaron a su </li></ul><ul><li>casa para detenerle, éste ya había sido informado de todo y huyó de la ciudad. </li></ul><ul><li>Ión comprendió el porqué de la vigilancia estricta y también que estaban </li></ul><ul><li>condenados a la venganza del espartano, cuyo odio hacia los demócratas y </li></ul><ul><li>hacia Isómaco no cesaría. </li></ul><ul><li>El peligro les acechaba fuera y no podían presentar una querella por asesinato </li></ul><ul><li>contra Alcinoo, puesto que no tenían pruebas. </li></ul>
  6. 7. <ul><li>Pasaron los días, los turnos de vigilancia otorgaban cierta tranquilidad y </li></ul><ul><li>constituían su única garantía de protección. </li></ul><ul><li>Por desgracia Alcinoo volvió a atacar, esta vez asesinó al caballo más querido </li></ul><ul><li>de Isómaco y les dejó un inquietante mensaje: O TÚ O YO. </li></ul><ul><li>Tras la muerte del caballo, llegaron a la hacienda todos los amigos del </li></ul><ul><li>afectado y finalmente decidieron viajar al oráculo de Delfos, pues el dios </li></ul><ul><li>podría informarles sobre el verdadero asesino de Neleo y sobre el paradero de </li></ul><ul><li>su enemigo. </li></ul><ul><li>Definitivamente, Alceo, Ión e Isómaco irían a Delfos. </li></ul><ul><li>De camino hacia Delfos, reposaron en una posada en la que conocieron a un </li></ul><ul><li>posadero llamado Demeas, quien requería la ayuda de los atenienses ya que </li></ul><ul><li>Plateas, su indefensa ciudad y aliada de Atenas, iba a ser derrotada por Tebas </li></ul><ul><li>o Esparta y la ciudad contaba con un ejército demasiado débil. Isómaco le </li></ul><ul><li>aseguró que al regresar de Delfos, avisaría de esto al ejército ateniense para </li></ul><ul><li>proteger Plateas. </li></ul><ul><li>Al llegar por fin a su destino, Isómaco formuló dos preguntas al dios Apolo, </li></ul><ul><li>una de ellas era el lugar en el que se encuentra el asesino de Neleo, a lo que </li></ul><ul><li>obtuvieron como respuesta que los destinos de ambos adversarios se </li></ul><ul><li>cruzarán bajo el plenilunio. La segunda pregunta era quien mató a Neleo y </li></ul><ul><li>persigue su destrucción, esta vez la respuesta era que su verdadero dueño </li></ul><ul><li>mató al esclavo. </li></ul><ul><li>Después de oír tales inesperadas respuestas, marcharon a Platea de nuevo un </li></ul><ul><li>tanto decepcionados. </li></ul>
  7. 8. <ul><li>Cuando llegaron a la posada, Demeas les recibió con un gran </li></ul><ul><li>banquete. No obstante al poco tiempo llegaron a la posada tres </li></ul><ul><li>tebanos, los cuales actuaban de manera extraña como si estuviesen </li></ul><ul><li>planeando algo, esa era una buena oportunidad para obtener muchas </li></ul><ul><li>respuestas. Así que Demas demostrando una admirable habilidad les atribuyó </li></ul><ul><li>a sus nuevos amigos nombres falsos y juntos se hicieron pasar por enemigos </li></ul><ul><li>de Atenas y de sus política y por tanto aliados de Alcinoo. </li></ul><ul><li>Los tebanos ajenos al engaño, llegaron a confesar que estaban en Platea en </li></ul><ul><li>una misión militar, más tarde entendieron que la misión consistía en preparar </li></ul><ul><li>el terreno para una inminente invasión de Platea. </li></ul><ul><li>Isómaco aprovechó la situación para preguntarles dónde vivía Alcinoo en esos </li></ul><ul><li>momentos a lo que respondieron que se ocultaba en una hacienda cercana a </li></ul><ul><li>Tebas protegido por esclavos. </li></ul><ul><li>Los tebanos incluso llegaron a afirmar que fue Alcinoo el verdadero </li></ul><ul><li>responsable de la muerte de Neleo y que ordenó a dos de sus mercenarios </li></ul><ul><li>matar al caballo. </li></ul><ul><li>Por otra parte, gracias a las explicaciones de los tebanos sobre la vida de </li></ul><ul><li>Alcinoo, Iónides llegó a descubrir que Alcinoo era el padre de Neleo, y es por </li></ul><ul><li>esto por lo que una de las respuestas del oráculo era que su verdadero dueño </li></ul><ul><li>mató a Neleo. </li></ul><ul><li>Finalmente los atenienses escucharon lo que más les interesaba, pues los tres </li></ul><ul><li>tebanos les comunicaron que esa noche al oír una señal se iba a producir la </li></ul><ul><li>invasión de Platea, su misión consistía en acudir a un almacén y recoger sus </li></ul><ul><li>armas, a continuación debían de ir en silencio a abrir las puertas de la ciudad </li></ul><ul><li>para permitir la entrada al ejército tebano y mercenarios de Alcinoo </li></ul><ul><li>incluyéndole a él. El objetivo era la invasión y el hermanamiento de Platea con </li></ul><ul><li>Tebas. </li></ul>
  8. 9. <ul><li>Tras recibir toda la información deseada lograron maniatar y herir a los </li></ul><ul><li>tebanos. </li></ul><ul><li>Pronto sonó la sirena y la ciudad empezó a ser invadida. Al cabo de un rato </li></ul><ul><li>terminaron de entrar todos los soldados aprovechando que la ciudad estaba </li></ul><ul><li>durmiendo, y tras ocupar el ágora varios grupos de soldados se dispersaron y </li></ul><ul><li>recorrieron los barrios de Platea anunciando que todos los ciudadanos debían </li></ul><ul><li>despertar y acudir al ágora. </li></ul><ul><li>Una vez convocados todos, los tebanos preferían dialogar a emplear sus </li></ul><ul><li>armas, así que propusieron entablar con los plateenses una común alianza. </li></ul><ul><li>Hábilmente, los ciudadanos fingieron aceptar las condiciones que proponían </li></ul><ul><li>los tebanos y aprovecharon para regresar a sus casas y armarse. </li></ul><ul><li>Al mismo tiempo, algunos debían de llevar bártulos y mamotretos para levantar </li></ul><ul><li>defensas en las salidas del ágora y encerrar en ella a los tebanos, una tarea </li></ul><ul><li>sencilla puesto que los ciudadanos en realidad eran más numerosos. </li></ul><ul><li>Iónides a su vez buscaba a su padre, así que hicieron grupos para dar con él, </li></ul><ul><li>ya que éste se había marchado en busca de Alcinoo y era conveniente que su </li></ul><ul><li>padre y su adversario supieran quien era el progenitor de Neleo. </li></ul><ul><li>Finalmente se desató la batalla, aunque los soldados tebanos estaban en </li></ul><ul><li>inferioridad y por lo tanto muy asustados. </li></ul>
  9. 10. <ul><li>Ión por fin localizó a su padre y le dijo que saliera del ágora, ya que estaba </li></ul><ul><li>rodeado y corría un gran peligro al estar tan cerca de los tebanos. </li></ul><ul><li>Al final salieron del ágora, e Ión le dijo a su padre que Neleo era hijo de </li></ul><ul><li>Alcinoo, cosa que le costo creerse. </li></ul><ul><li>Ión también le suplicó que debían abandonar aquel lugar, porque se estaban </li></ul><ul><li>cumpliendo las predicciones del oráculo y acto seguido le recordó la segunda, </li></ul><ul><li>la cual decía que el destino de su padre se iba a cruzar con el de Alcinoo, </li></ul><ul><li>entonces Ión le intentó explicar que el oráculo se refería a que su padre se iba </li></ul><ul><li>a encontrar con su enemigo físicamente y que los dos iban compartir el mismo </li></ul><ul><li>destino, la muerte. </li></ul><ul><li>El padre por desgracia no quiso creerle, pues no podía perder la oportunidad </li></ul><ul><li>de matar a su enemigo. </li></ul><ul><li>Al fin, llegó la encarnizada batalla entre ambos, aunque Isómaco no pudo </li></ul><ul><li>reprimirse y confesó a Alcinoo que había matado a su propio hijo, lo cual le </li></ul><ul><li>produjo un enorme dolor que lo puso en desventaja, no obstante finalmente se </li></ul><ul><li>armó de valor y fuerza, y consiguió acabar con Isómaco. </li></ul><ul><li>Esta escena estaba siendo vista por Ión, quien apareció de inmediato y recordó </li></ul><ul><li>al asesino de su padre que tal fue su perversidad, que los dioses le castigaron </li></ul><ul><li>provocando que su hijo muriera a manos de él. </li></ul>
  10. 11. Nikitis 1º Bachiller A Asignatura: Griego <ul><li>Al oír esto perdió totalmente el control sobre sí mismo e insertó la espada de </li></ul><ul><li>Isómaco en tierra de manera que la punta señalaba el cielo y sin dudarlo se </li></ul><ul><li>abalanzó sobre ella provocando su muerte. </li></ul><ul><li>Los ciudadanos plateenses ganaron aquella batalla. </li></ul><ul><li>Al día siguiente hijo y madre enterraron a Isómaco cerca de la tumba del </li></ul><ul><li>abuelo de Ión. </li></ul><ul><li>La gran guerra entre Esparta y Atenas se desató y la familia no tuvo más </li></ul><ul><li>remedio que trasladarse al interior de las murallas de Atenas a casa de Alceo, </li></ul><ul><li>pero debido a la penuria y a las enfermedades no tuvieron otra que instalarse </li></ul><ul><li>en una colonia alejada de la Hélade , así fue como llegaron a Hemeroskopeion. </li></ul><ul><li>Esta guerra duró veintisiete años y su destino fue el mismo que el de los </li></ul><ul><li>protagonistas, la destrucción mutua, con lo cual el oráculo de Delfos estaba en </li></ul><ul><li>lo cierto. </li></ul>

×