Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

110416 VIVA LINARES Los Trompeteros del Nazareno

646 views

Published on

Artículo publicado en "Viva Linares" el 16/4/2011 sobre los Trompeteros del Nazareno, una de las tradiciones más antiguas de la Cofradía.

Published in: Spiritual
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

110416 VIVA LINARES Los Trompeteros del Nazareno

  1. 1. Linares | Tradiciones 8 SÁBADO, 16 DE ABRIL DE 2011 vivalinares mente eran afinadas en la nota «do», mientras que actualmente se afinan en «re». Su sonoridad, clara y penetran- te, estaba perfectamente adaptada a las interpretaciones al aire libre a pesar de su limitada capacidad para controlar el sonido. En la actualidad, las trompetas sondelatónconboquillasdebronceysu mantenimiento y reparación se lleva a cabo en la localidad cordobesa de Bae- na. Los trompeteros actuales efectúan tres tipos de toques, denominados ente- ra, media y floreada. No obstante, este últimotoque(«lafloreada»)estáenfran- co declive y bastante adulterado, ya que a decir de los trompeteros más antiguos, nohaynadieconlossuficientes«pulmo- nes»(léaseloquesecreaoportuno…)co- mo para ejecutarlo con la debida destre- za. Por último, hay que indicar que los toquessesuelenefectuaralllegaraalgu- na esquina, tras escuchar una saeta y por supuesto, precediendo a las distin- tas bendiciones que efectúa la imagen del Nazareno. Además, durante toda la madrugada del viernes Santo, están re- corriendo el casco urbano de la pobla- ciónconsuatronadorymonocordesoni- do, hasta el momento en que se unen con la banda de cabecera de la herman- dad en el lugar conocido como las Ocho Puertas y desde allí, se dirigen hasta la iglesia de San Francisco. ¿Cómoeselsonidodelatrompeta?,di- fícil expresarlo con palabras. Quizá la LostrompeterosdelNazareno Los trompeteros deLinares hicieronsu apariciónenla segundamitad delsigloXVII EnelUní,los trompeteros recorríanlas callesdurante lamadrugada delViernes Santopara anunciarla procesiónde lamañana ‘‘ REGRESOALPASADO porAndrésPadillaCerón,consejerodelCentrodeEstudiosLinarenses(CEL) yautordellibro‘LinaresNazareno’ constancia de una manifestación muy similar a la de los trompeteros de Lina- res:lasllamadastrompetasdelamentos, verdaderas protagonistas del viernes Santo. Por otra parte, el dato más anti- guonosloaportaelhistoriadorubetense VicenteMiguelRuizFuentesysetratade un documento por el que la cofradía de la Soledad y un trompetero, formalizan un contrato, en la lejana fecha del 15 de Marzo de 1563. En el texto del mismo se especifica que el mencionado individuo debía: «Servir en la cofradía de la Sole- dad... de trompeta desde el día de Pas- cua Florida y en todas las fiestas que la dichacofradíacelebracadaañoqueson; fiesta del Espíritu Santo, de ceniza, Vier- nesdeRamos,delacomunióndelJueves Santo, procesión del Jueves Santo en la noche... ». Igualmente se sabe que en Córdoba capitalyenLuque,elcortejoprocesional de sus cofradías del Nazareno, se habría con unas trompetas de Latón. No solo se daría esta manifestación sonora en An- dalucía, ya que también se tiene cons- tancia de que en el mismísimo Madrid salíantrompeterosenlasprocesionesde Semana Santa. Esto es lo que nos cuenta esteantiquísimotextopublicadoenDia- rio de Madrid de 7 de mayo de 1790 : «La multitud de contrahechos trompeteros queespantanaloschiquillosconsuagu- da caperuza y son el hazme reír de las gentes con sus absurdas clarinadas». Trompeteros en 1964. En primer plano el querido y recordado cabo Pepe Ruano.. ARCHIVO COFRADÍA DEL NAZARENO persona que más supo acercarse a defi- nirsusonoridadfue JuanSánchezCaba- llero,quienenelanuarioCruzdeGuíade 1956 decía: «¿Son vibrantes y agudas? No. Algo así como el quejido bronco de un gladiador vencido en la arena; como un lamento agonizante; como una vin- dicta pública, proclamando al mundo la mayor injusticia de todos los tiempos.» Orígenes Tenemos la certeza de que esta manifes- tación de arte musical se remonta al si- gloXVII ypruebadeelloesquelastrom- petasqueseutilizanrespondenalmode- lo de «trompeta larga barroca», que se ha descrito anteriormente. Por otra par- te, se ha podido encontrar una mención alosantiguostrompeterosenlosEstatu- tos que la cofradía del Nazareno aprobó en el año 1798. En este documento se in- dica que en la madrugada del viernes SantodebíadepasarporcasadelAlférez «un Trompetero de los que ha de tener la cofradía». Estas ordenanzas eran, en re- alidad, una adaptación de otros anti- guos estatutos 1772 que, a su vez, eran una reforma del los primitivos ordenan- zas de 1601. Por toda esta sucesión de normativasnospodemoshacerunaidea de la antigüedad de esta costumbre. Además y por otro lado, están las refe- rencias que sobre esta costumbre, exis- ten en localidades vecinas. Sin ir más le- jos, en la ciudad de Úbeda tenemos C onstituye la tradición linarense que más ha sabido resistir el paso deltiempoytambiénlamáscono- cida por el público en general. Consisteenqueciertonúmerodeherma- nos, revestidos con la túnica nazarena, tocanunastrompetasdelatóndemásde un metro de largo, con las que efectúan diversos toques de sonido grave. El des- arrollo de esta costumbre tiene lugar desde las primeras horas de la madruga- da del viernes santo y se prolonga hasta que se encierra la procesión del Nazare- no. En la actualidad, los trompeteros se dividen en tres grupos (tercios) com- puestos por ocho individuos en el caso delaVirgenySanJuan,mientrasquepa- ra el tercio de Jesús, su número se eleva hasta nueve. Los tercios de trompeteros son dirigidos por un cabo, que distribu- yealosindividuosyorganizaeldesarro- llo de la procesión, así como de los ensa- yos. El oficio de cabo es uno de los más prestigiosos dentro de la cofradía, ya que se puede decir que los trompeteros pertenecen a una casta especial, por su gallardía y constancia. El instrumento que se utiliza actual- mente deriva de la trompeta natural o trompeta larga barroca, cuyo uso empe- zó a generalizarse en la transición de los siglos XVI a XVII. Este instrumento esta- ba vaciado en metal y su sección era ci- líndrica hasta el pabellón, en donde se ensanchaba progresivamente. Original-
  2. 2. vivalinares SÁBADO, 16 DE ABRIL DE 2011 9 tiene, los trompeteros, atronadores co- mo en los mejores tiempos». Es decir que la costumbre de los trom- peteros ya venía de lejos y hasta deduci- mos que no estaba libre sufrir ciertos al- tibajos. El primer testimonio gráfico de su presencia en una procesión, lo tene- mos en una fotografía de 1901 en la cual y escondidos entre el gentío, se puede apreciar a algunos de estos trompeteros. Los Trompeteros tras la Guerra Civil ElprimerañoenqueelNazarenohizoes- tación de penitencia, tras el paréntesis de la Guerra Civil, fue 1943 y ya en esta Semana Santa hicieron su aparición los trompeteros. Existe una carta de 21 de abril de 1943 por el cual el hermano ma- yor de la cofradía, solicita permiso al al- caldepararealizar«sustradicionalesto- ques de pasión» desde las una de la ma- drugada hasta la hora de salida de la procesión. Por este documento sabemos que desde ese primer año, se restableció la parte más llamativa de la tradicional costumbre del Uní, es decir recorrer las calles de Linares en la madrugada del viernes Santo para anunciar la proce- sión de la mañana. Durante toda esa no- che, los trompeteros tenían paso franco en las viviendas de sus conocidos en donde se les convidaba a vino y bacalao. Porestemotivo,erafrecuenteencontrár- selos durante esta legendaria noche en cualquier lugar del centro de Linares, por donde deambulaban en grupos o en solitario. La otra parte de este ancestral Uní y quizás la menos conocida, la cons- tituía el ensayo que se realizaba durante las noches de cuaresma por diversos lu- gares del casco viejo de la ciudad, espe- cialmente en la plaza de las Siete Esqui- nas. Por lo tanto y teniendo en cuenta los precedentes citados, es seguro que los trompeteros de Linares harían su apari- ción en la segunda mitad del siglo XVII. A partir de esta época y siguiendo un proceso similar al de otras cofradías es- pañolas,lahermandaddelNazarenoex- perimenta un proceso de barroquiza- ción, que le hizo adoptar esta costum- bre. La misión original del toque de trompetas fue similar a la actual: anun- ciar la llegada de la procesión o de la imagen de Jesús, constituyendo una no- ta de boato y pompa a la que la cofradía linarense no pudo sustraerse. Por otra parte y si nos fijamos en el modo en que actúan los trompeteros, descubrimos que se trata de un proceso bastante ar- caico, no solo por los instrumentos que tocan (trompetas barrocas) sino por los tétricos y monocordes sonidos que se emiten. Las primeras referencias escritas que nos hablan de los trompeteros, tal y co- mo los conocemos en la actualidad, se las debemos el historiador linarense Fe- derico Ramírez, quien en su obra Apun- tes... nos dejó un relato bastante pinto- rescodelaceremoniaconocidacomo«El Paso». En dicho acto y según Ramírez, lostrompeterosnoparabandehaceruso deesteinstrumento.Sitenemosencuen- ta que esta ceremonia fue suprimida en los años 1865-66 y que Ramírez nació en 1850, es muy posible que el relato que nos hace de la misma, fuese fruto de sus observaciones directas. Otra referencia ciertaaestatradicióndelostrompeteros nos la da el periódico Linares de 21 de abril de 1881: «Las fiestas de Semana Santa estuvieron muy concurridas; el númerodepenitentesyhumildesfuetan crecidocomoenotrosaños;lafeseman- Arriba a la izquierda, - Portada del libro ‘Linares Nazareno’, a la venta en librerías. . Trompeteros en 1950. . Trompeteros a cara descubierta en 1960.FOTO ESPEJO - - Sobre estas lineas, Procesión del Nazareno en 1901. IMÁGENES DEL ARCHIVO DE LA COFRADÍA DEL NAZARENO Durante la etapa de la posguerra, el terciodetrompeterosestabaconstituido por un total de catorce individuos, con un cabo al frente. Por este número, su- ponemos que solamente contarían con trompeteros las imágenes del Nazareno y María Santísima, careciendo de este elemento humano la de San Juan, al me- nos durante estos primeros tiempos. El primer cabo de trompeteros que ejerció comotalenestaetapa,fueAntonioPera- les,elfamosísimo«caboPerales»,perso- nacarismáticayparadigmadelbuenna- zareno.Durantelosañoscuarentadelsi- glo XX, son continuas las referencias a estepersonajeenlasactasdelacofradía, en donde siempre se le otorgaba un voto de confianza para ejercer su labor. Un curioso contratiempo surgido en- tre los trompeteros y el clero local, tuvo lugar en la procesión de 1947. En ese año,seimpidióeltoquedelastrompetas durante la primera parte de la procesión ya que coincida con la celebración de un Vía-CrucisorganizadoporAcciónCatóli- ca. Esto tuvo que contrariar a tan ague- rrido cuerpo, puesto que al año siguien- te, se toma el acuerdo de proponer al pá- rroco que concediese permiso para «en los intervalos del Vía-Crucis, tocar los trompeteros». El año 1951 sería el último que saldría el popular Cabo Perales, ya que debido a su avanzada edad, fue relevado por Se- bastián Sánchez. No obstante, en el año 1952 se nombró cabo honorario de trom- peteros al «veterano hermano Sr. Pera- les».Poresemismotiempo,haytambién un intento de terminar con el Uní, con- minando a los trompeteros a que hicie- ran los ensayos en su casa. A esta dispo- sición, poco caso se le habría de hacer, puesto que al año siguiente y en el acta de 26 de febrero de 1953 se vuelve a apro- bar un acuerdo similar: «Se da cuenta a los trompeteros el acuerdo de la Junta Directiva de no poder tocar por la calle, ensayando en sus domicilios hasta el miércoles santo que serán recogidas [las trompetas] por el cabo, quien les hará nuevamente entrega de ellas en la ma- drugada del Viernes Santo». Se ve que, tanto en los ensayos de la cuaresma, como en la madrugada del viernesSanto, nuestroscastizostrompe- teros se habrían extralimitado en sus funciones. Y no faltó quien achacara es- ta prohibición a las quejas de un juez de primera instancia que vivía en la calle Peral y que, molesto por estos inocentes toques, no dudó en avisar a la Policía Ar- mada. En cualquier caso, suponemos que esta medida de la prohibición no se- ría de mucha aplicación y que los lina- renses pudieron seguir disfrutando de losensayosydelUní.,aunque¡ay!acier- ta distancia de tan susceptible juez. Si se observan fotos de esta gloriosa época, se aprecia que los trompeteros ibanconlacaradescubierta,aligualque algunos penitentes que llevaban estan- dartes, faroles y «marías». Por eso, en el año 1962 y quizás influenciados por las directrices del Concilio Vaticano II, se propuso en la Junta General que todos loshermanosllevasenlacaracubierta.A esta proposición se opusieron los trom- peteros, alegando que «ellos no podían tocarconlacaratapada».Elacuerdoque finalmente se adoptó fue que todos los penitentes saliesen con la cara cubierta «con la sola excepción de los citados trompeteros». Y así se mantuvieron has- ta mediados de la década de los años se- tentadelsigloXX,épocaenqueyanotu- vieronmásremedioquecubrirselacara, demostrando que esto no era impedi- mento para el buen ejercicio de su mi- sión. Sepuededecirquelaépocaheroicade los trompeteros del Nazareno empieza en el año 1943 y termina con la llegada delanuevaimagendeVíctordelosRíos. A partir de 1961, se vive una efímera eta- pa de esplendor que a los pocos años en- tra en declive, decadencia que duraría hastaelaño1975.Desdeeseañoseinicia una lenta recuperación, con la adopción de cierto grado de seriedad, llegando así a la década de los años ochenta del siglo XX. En esta época, se pone otra vez de moda formar parte de tan castiza tropa, de forma que muchos jóvenes cofrades tomaríanelrelevodelosveteranostrom- peteros. Por ese mismo tiempo también se retomó la costumbre de ensayar du- rante las noches de cuaresma por las ca- lles de Linares, llevando así los sonidos del Uní a todos los rincones de la ciudad minera.Deestamaneranoslorecordaba en el boletín El Nazareno (diciembre, 1988) el delegado de trompeteros: «Em- pezamos nuestros ensayos en tiempo de Cuaresma por las calles de Linares y de- bidamente autorizados. Anunciamos con nuestros roncos sonidos, que la Se- mana Santa está muy cerca.» En los albores del siglo XXI, se puede decir que el tercio de trompeteros es una delasinstitucionesmásdisciplinadasde la cofradía del Nazareno, sabedores de que son portadores de una tradición de más de cuatro siglos. ■

×