Successfully reported this slideshow.
Seis años,<br />cuatro meses,<br />nueve días.<br />
El abrazo y la sonrisa,<br />la celebración.<br />
“Esos hijos son mi luz, <br />mi luna, mi estrella.” <br />
“Por ellos encontré coraje para                            enfrentar la selva, para volver a verlos.” <br />
Ingrid Betancourt <br />nació en navidad, <br />en diciembre de 1961.<br />Como todos los padres, <br />su mamá y su papá ...
Ingrid tuvo en sus<br />padres un vivo ejemplo <br />de generosidad, <br />de integridad <br />y de amoroso servicio <br /...
La mamá de Ingrid, doña<br /> Yolanda Pulecio, siempre <br />estuvo envuelta en <br />causas sociales. <br />Todavía en el...
Yolanda Pulecio, <br />en 1958.<br />
A lo largo de más<br />de cinco décadas <br />de existencia, <br />aproximadamente <br />12,000 niños<br />encontraron abr...
Hoy, al caminar por la <br />capital colombiana, doña Yolanda no pocas veces<br />se detiene ante algún <br />ex-alumno de...
El papá de Ingrid,<br />Gabriel Betancourt, <br />dedicó su vida a<br />otra causa igualmente <br />noble, – la promoción ...
Actuó, inicialmente, <br />como ministro de Educación <br />en Colombia, <br />siendo posteriormente<br />designado Embaja...
La residencia de la familia <br />era un lugar de encuentro para renombrados pensadores <br />y artistas latinoamericanos,...
Dentro de los recuerdos<br /> de Ingrid de esa época <br />figuran las tardes <br />en que ella, adolescente,<br /> pasaba...
Ingrid crece escuchando <br />los consejos de su papá:<br />“Fue gracias a Colombia<br />que tú conociste<br /> Europa, fr...
“Todas esas posibilidades <br />con que te beneficiaste<br />hacen que hoy<br />tengas una deuda<br />con el país. <br />N...
Y con tales palabras en<br />mente, Ingrid se forma <br />en Ciencias Sociales, por el <br />Instituto de Estudios <br />P...
A los 29 años de edad, <br />después de conocer <br />las ventajas de una vida confortable y privilegiada <br />en la capi...
Se lanza en cuerpo y alma, dispuesta a contribuir <br />de lleno, con todas <br />sus fuerzas, en el rescate <br />de su p...
Un país sumergido <br />en un escenario violento,<br />caracterizado por el<br />poder de los narcotraficantes, <br />la c...
Una joven mujer, <br />con sus sueños<br /> y sus esperanzas. <br />¿Qué sería de nosotros <br />si no soñáramos?...<br />
En 1994, a los 33 años, <br />es electa Diputada,<br />con la mayor votación <br />registrada en el país.<br />Incansable ...
Una vez que la causa <br />que abraza, <br />– el combate a la banda de <br />políticos corruptos <br />y el narcotráfico ...
Tales amenazas, sin embargo,<br /> apenas refuerzan su<br />convicción de la necesidad <br />de sus esfuerzos y de la vali...
No es posible saber <br />si conseguirá hacer <br />la travesía o no.<br />Es una apuesta.<br />Pero sólo <br />los que ap...
Es en 2002, a los 40 años <br />de edad, que Ingrid Betancourt <br />resuelve postularse candidata <br />a la presidencia ...
23 de febrero de 2002<br />Foto tomada minutos antes de su secuestro. <br />
Una guerrilla tan sangrienta, <br />como imprevisible.<br />Ingrid es arrancada <br />del vehículo, y <br />llevada prisio...
Un cautiverio localizado en medio de la densa vegetación, bajo varias camadas de sombras formadas por la  copa de los árbo...
Sombras sobre sombras,<br />Haciendo que, a veces,<br /> los rehenes permanezcan<br /> varios días sin ver <br />la luz de...
Apenas un mes después del secuestro, <br />el papá de Ingrid, en medio <br />de la desesperación, fallece<br />a causa <br...
La familia lanza un llamado humanitario, <br />para que Ingrid sea liberada, de modo que pueda participar del entierro de ...
La dura rutina de los campamentos, <br />las largas marchas mata adentro, <br />todas las privaciones, humillaciones, tort...
En un video grabado como prueba de vida, Ingrid afirma:<br />“Estoy bien, estoy viva. <br />Sólo pido a Dios que <br />me ...
En una entrevista concedida después<br />de su liberación, Ingrid recuerda:<br />“Nosotros (los secuestrados) <br />lleváb...
“La selva es un lugar hostil. Todo duele en ella.<br />La piel no es un espacio de protección, sino de dolor. <br />Comer ...
“Los incesantes sonidos macabros de los animales,<br />y, en la noche, el sonido de los <br />compañeros que lloraban durm...
“Como rehenes, pasábamos por <br />una humilhación constante.<br />Éramos víctimas de total arbitrariedad.<br />Llegas a c...
“Lo que me permitió soportar<br />tamaño sufrimiento fue el sentimiento<br />de que Dios estaba a nuestro lado.<br />Si no...
Y por cinco veces, <br />Ingrid intenta huir <br />del cruel cautiverio.<br />En una de esas ocasiones, pasa tres días per...
Ella cuenta que durante <br />los días que pasó<br />perdida en la selva,<br />a pesar de todos los <br />riesgos y de la ...
Añade que ya tarde, en la noche, buscaba un claro <br />en medio de la <br />densa vegetación, <br />y al recostarse <br /...
Y, en medio de lo desconocido,<br />no sabía para qué lado ir,<br />si encontraría algo con qué pudiera alimentarse, <br /...
“Durante los años de   cautiverio, descubrí que <br />la libertad es tan vital <br />como el oxígeno.<br />Ella es la prin...
El incesante caminar, hasta el límite de <br />sus fuerzas al caer la noche.<br />
Y después de cada captura, el castigo redoblado.<br />La fragilidad de un cuerpo, <br />delante de las garras del agresor....
No es raro que los carceleros ejecuten a los  fugitivos que son capturados, para que sirva de lección y se desanime a los ...
Pero, aunque le perdonen<br /> la vida, no le alivian<br /> los castigos, <br />cada vez más severos <br />después de cada...
En una ocasión, <br />ella es amarrada por el cuello a un árbol.<br />Por tres días fue forzada<br />a permanecer de pie, ...
En otra ocasión, <br />Ingrid tiene las botas confiscadas.<br />
Otra pena para los fugitivos capturados es atormentarlos <br />durante el sueño con <br />tarántulas y cobras. <br />Recor...
Cierta vez, determinaron<br />que Ingrid debería reparar <br />y coser los uniformes <br />desgastados y rasgados.<br />Ad...
Fue en esa ocasión <br />que ella confeccionó,<br />con hilos, botones <br />y astillas de madera, <br />el rosario que ir...
Un símbolo <br />de fe.<br />Un símbolo <br />de resistencia.<br />
“En la selva perdí<br /> la infancia <br />de mis hijos... <br />y gané a Dios, <br />gané humildad <br />y mucho amor <br...
¿Cuántas lágrimas no regaron el suelo<br />del cautiverio en medio de la selva cerrada?<br />
Salva la Fe, el Amor y la Esperanza,<br />todo lo demás perece.<br />
02 de jullio, 2008.<br />El milagro del rescate.<br />
¿Quién algún día sondeará lo que pasó en <br />el corazón de esta madre y en el corazón de su hija?...<br />
En los días de cautiverio,<br />la constante <br />remembranza de los hijos<br />– Mélanie y Lorenzo,<br />de quien fuera ...
Recuerdos e historias <br />a ser compartidas...<br />
Frente a la pregunta de si el día más feliz <br />de su vida fue el <br />de su liberación, <br />Ingrid, sin titubear ni ...
¡No!<br />Añadiendo que los días más felices de su vida fueron las fechas en que nacieron sus hijos.<br />
Y al ser cuestionada <br />sobre la carrera política interrumpida,<br />ella responde que <br />su experiencia <br />polít...
Añade  <br />que abandona <br />la política partidaria,<br />mas no la Política.<br />La Política con <br />“p” mayúscula,...
Pocas semanas después de su liberación, <br />Ingrid inicia una serie <br />de visitas a presidentes y autoridades, <br />...
...y, principalmente, de dirigir los movimientos<br />para la urgente necesidad de buscar salidas <br />para la difícil si...
Brasil<br />
Chile<br />Bolivia<br />
Ecuador<br />Venezuela<br />
México<br />España<br />
Argentina<br />
Perú<br />Colombia<br />
Francia<br />
Título de “Ciudadana de Honor”, <br />conferido por la Prefectura de París.<br />
En la sede de la Organización <br />de las Naciones Unidas (ONU)<br />Nueva York, EUA<br />
Trofeo “Pellegrino di Pace” (“Peregrino de la Paz”)<br />Roma, Italia.<br />
En la ceremonia privada de la conferencia:<br /> “La Civilización de la Paz: Diálogo entre Culturas <br />y Religiones”, I...
“Es preciso creer en un mundo mejor, que <br />el bien siempre vence al mal, y que en los próximos días habremos de ser te...
“Los valores de nuestra civilización deben cambiar, <br /> la sed de poder y la ganancia dando lugar <br />al servicio y l...
“Nosotros somos los constructores de un tiempo nuevo, <br />aquellos que inauguran un tiempo nuevo del espíritu, <br />un ...
Evento promovido <br />por la comisión organizadora del <br />Premio Nobel de la Paz.<br />
Al lado de Bono Vox, <br />activista con trabajos humanitarios en África.<br />
El emocionante reencuentro con <br />el policía colombiano Pinchao, <br />ex-compañero de cautiverio.<br />
Después de ocho años en cautiverio, Pinchao consiguió huir, <br />en 2007, del campamento donde era mantenido rehén; se de...
Recordando los tiempos difíciles de cautiverio, <br />y el apoyo recibido en tales horas, él afirma: <br />“Ingrid fue mi ...
Premio  <br />“Mujer del Año 2008”<br />Viena, Austria<br />
Encuentro “Como construir un mundo mejor”<br />
Al  lado de Luis Eladio Pérez, ex-congresista colombiano, que aborda en su libro, intitulado “Infierno Verde”, los siete a...
Durante el lanzamiento del libro de su ex-<br />colega de cautiverio,<br />Ingrid, con la voz embargada y llorando <br />e...
“Soy muy feliz... <br />mas mi corazón<br />aún está preso <br />en los árboles <br />de la selva...”<br />
Entrega del Premio <br />Príncipe de Asturias <br />de la Concordia 2008. <br />Ciudad de Oviedo,<br />España. <br />
Un reconocimiento <br />“de la dignidad y del <br />coraje” de Ingrid <br />delante del cautiverio.<br />
Según el tribunal, <br />ella personifica a todos <br />aquellos en el mundo <br />que están privados <br />de la libertad...
Ingrid, después de afirmar que no merece<br />“semejante distinción”, acepta reciber el premio, <br />con “inmensa emoción...
Dedica el premio a su “amada Patria, Colombia, <br />sedienta de concordia y paz”.  <br />Y, agradeciendo a Dios, pide par...
“Me atrevo a recibir el premio en nombre <br />de mis compañeros secuestrados, <br />aquellos que están esperando por su l...
Ceremonia de entrega <br />de la medalla de la <br />“Legión de la Honra”, <br />la más alta condecoración <br />de Franci...
El mundo, y las vueltas que da.<br />
La fragilidad y la fuerza, <br />la fe y el coraje <br />de una mujer.<br />La fragilidad y la fuerza, <br />la fe y el co...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Ingrid Betancourt

761 views

Published on

Published in: Self Improvement, Business
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Ingrid Betancourt

  1. 1. Seis años,<br />cuatro meses,<br />nueve días.<br />
  2. 2. El abrazo y la sonrisa,<br />la celebración.<br />
  3. 3. “Esos hijos son mi luz, <br />mi luna, mi estrella.” <br />
  4. 4. “Por ellos encontré coraje para enfrentar la selva, para volver a verlos.” <br />
  5. 5. Ingrid Betancourt <br />nació en navidad, <br />en diciembre de 1961.<br />Como todos los padres, <br />su mamá y su papá <br />desean para su hija <br />recién nacida todo <br />el bien del mundo. <br />
  6. 6. Ingrid tuvo en sus<br />padres un vivo ejemplo <br />de generosidad, <br />de integridad <br />y de amoroso servicio <br />al prójimo necesitado. <br />
  7. 7. La mamá de Ingrid, doña<br /> Yolanda Pulecio, siempre <br />estuvo envuelta en <br />causas sociales. <br />Todavía en el año de<br />1958, creó el Albergue <br />Infantil de Bogotá, <br />institución destinada a<br />acoger menores necesitados <br />en situación de riesgo social.<br />
  8. 8. Yolanda Pulecio, <br />en 1958.<br />
  9. 9. A lo largo de más<br />de cinco décadas <br />de existencia, <br />aproximadamente <br />12,000 niños<br />encontraron abrigo <br />en la institución.<br />
  10. 10. Hoy, al caminar por la <br />capital colombiana, doña Yolanda no pocas veces<br />se detiene ante algún <br />ex-alumno de la institución, <br />ya adulto, que la abraza <br />y le agradece todo el cariño <br />y cuidados recibidos, <br />llamándola cariñosamente: <br /> “Máma Yolanda”. <br />
  11. 11. El papá de Ingrid,<br />Gabriel Betancourt, <br />dedicó su vida a<br />otra causa igualmente <br />noble, – la promoción de <br />la educación y de la cultura.<br />
  12. 12. Actuó, inicialmente, <br />como ministro de Educación <br />en Colombia, <br />siendo posteriormente<br />designado Embajador <br />colombiano en la UNESCO, <br />lo que motivó el traslado<br />de la familia hacia Francia, <br />cuando Ingrid aún<br /> era pequeña.<br />
  13. 13. La residencia de la familia <br />era un lugar de encuentro para renombrados pensadores <br />y artistas latinoamericanos, <br />como Pablo Neruda, <br />Fernando Botero y <br />Gabriel García Márquez.<br />
  14. 14. Dentro de los recuerdos<br /> de Ingrid de esa época <br />figuran las tardes <br />en que ella, adolescente,<br /> pasaba leyendo poesía<br /> al lado de <br />Pablo Neruda. <br />
  15. 15. Ingrid crece escuchando <br />los consejos de su papá:<br />“Fue gracias a Colombia<br />que tú conociste<br /> Europa, frecuentaste <br />las mejores escuelas y viviste <br />un esplendor cultural<br />que colombiano alguno <br />difícilmente conocerá...” <br />
  16. 16. “Todas esas posibilidades <br />con que te beneficiaste<br />hacen que hoy<br />tengas una deuda<br />con el país. <br />No te olvides de eso.”<br />
  17. 17. Y con tales palabras en<br />mente, Ingrid se forma <br />en Ciencias Sociales, por el <br />Instituto de Estudios <br />Políticos de París.<br />E 1983, se casa con <br />el diplomático francés<br />Fabrice Delloye, con quien <br />tuvo dos hijos, Mélanie, <br />nacida en 1985, y<br />Lorenzo, nacido en 1988. <br />
  18. 18. A los 29 años de edad, <br />después de conocer <br />las ventajas de una vida confortable y privilegiada <br />en la capital francesa, <br />Ingrid Betancourt decide <br />hacer lo inimaginable.<br />
  19. 19. Se lanza en cuerpo y alma, dispuesta a contribuir <br />de lleno, con todas <br />sus fuerzas, en el rescate <br />de su país de origen, <br />Colombia.<br />
  20. 20. Un país sumergido <br />en un escenario violento,<br />caracterizado por el<br />poder de los narcotraficantes, <br />la corrupción de autoridades, <br />y el terrorismo paramilitar<br />de extrema derecha.<br />
  21. 21. Una joven mujer, <br />con sus sueños<br /> y sus esperanzas. <br />¿Qué sería de nosotros <br />si no soñáramos?...<br />
  22. 22. En 1994, a los 33 años, <br />es electa Diputada,<br />con la mayor votación <br />registrada en el país.<br />Incansable militante, <br />se torna una árdua <br />promotora de la justicia <br />social y de la educación, <br />eligiéndose posteriormente Senadora, otra vez con la mayor<br /> votación jamás registrada para el cargo en el país. <br />
  23. 23. Una vez que la causa <br />que abraza, <br />– el combate a la banda de <br />políticos corruptos <br />y el narcotráfico –,<br />encara muchos <br />intereses ocultos,<br />no tarda en comenzar <br />a recibir<br />amenazas de muerte. <br />
  24. 24. Tales amenazas, sin embargo,<br /> apenas refuerzan su<br />convicción de la necesidad <br />de sus esfuerzos y de la validez <br />de la causa por la cual lucha.<br />Ingrid mantiene su agenda, <br />siendo el único cambio,<br />en su rutina, el chaleco <br />a prueba de balas, que empieza <br />a usar constantemente.<br />
  25. 25. No es posible saber <br />si conseguirá hacer <br />la travesía o no.<br />Es una apuesta.<br />Pero sólo <br />los que apuestan <br />saben lo que es la vida. <br />
  26. 26. Es en 2002, a los 40 años <br />de edad, que Ingrid Betancourt <br />resuelve postularse candidata <br />a la presidencia de Colombia. <br />
  27. 27. 23 de febrero de 2002<br />Foto tomada minutos antes de su secuestro. <br />
  28. 28. Una guerrilla tan sangrienta, <br />como imprevisible.<br />Ingrid es arrancada <br />del vehículo, y <br />llevada prisionera <br />a un lugar desconocido.<br />El cruel cautiverio <br />en las densas selvas colombianas.<br />
  29. 29. Un cautiverio localizado en medio de la densa vegetación, bajo varias camadas de sombras formadas por la copa de los árboles, <br />tornando prácticamente imposible su<br />localización por aeronaves <br />que por ventura <br />sobrevolasen el área.<br />
  30. 30. Sombras sobre sombras,<br />Haciendo que, a veces,<br /> los rehenes permanezcan<br /> varios días sin ver <br />la luz del sol.<br />
  31. 31. Apenas un mes después del secuestro, <br />el papá de Ingrid, en medio <br />de la desesperación, fallece<br />a causa <br />de problemas <br />cardio respiratorios. <br />
  32. 32. La familia lanza un llamado humanitario, <br />para que Ingrid sea liberada, de modo que pueda participar del entierro de su padre. <br />La petición es ignorada.<br />
  33. 33. La dura rutina de los campamentos, <br />las largas marchas mata adentro, <br />todas las privaciones, humillaciones, torturas.<br />Los constantes traslados, intentando dificultar posibles<br />operaciones de localización <br />y rescate. <br />
  34. 34. En un video grabado como prueba de vida, Ingrid afirma:<br />“Estoy bien, estoy viva. <br />Sólo pido a Dios que <br />me ayude a colocar <br />un pie delante del<br />otro para poder <br />andar día tras día.”<br />
  35. 35. En una entrevista concedida después<br />de su liberación, Ingrid recuerda:<br />“Nosotros (los secuestrados) <br />llevábamos el dolor <br />del mundo en todas <br /> sus dimensiones. <br />En todas <br />sus expresiones”.<br />
  36. 36. “La selva es un lugar hostil. Todo duele en ella.<br />La piel no es un espacio de protección, sino de dolor. <br />Comer duele, <br />ir al baño duele, <br />bañarse duele,<br />vivir duele, respirar duele.<br />No ver el cielo duele.<br />No ver a las personas que uno ama duele”. <br />
  37. 37. “Los incesantes sonidos macabros de los animales,<br />y, en la noche, el sonido de los <br />compañeros que lloraban durmiendo<br /> y gritaban sus pesadillas”.<br />“Un desierto <br />de apego, <br />de solidariedad, <br />de afecto.”<br />
  38. 38. “Como rehenes, pasábamos por <br />una humilhación constante.<br />Éramos víctimas de total arbitrariedad.<br />Llegas a conocer lo peor <br />que puede existir <br />en el alma humana.”<br />
  39. 39. “Lo que me permitió soportar<br />tamaño sufrimiento fue el sentimiento<br />de que Dios estaba a nuestro lado.<br />Si no fuera por este <br />sentimiento, difícilmente <br />conseguiría soportar <br />las penas impuestas <br />en el cautiverio.”<br />
  40. 40. Y por cinco veces, <br />Ingrid intenta huir <br />del cruel cautiverio.<br />En una de esas ocasiones, pasa tres días perdida <br />en la selva antes <br />de ser recapturada. <br />
  41. 41. Ella cuenta que durante <br />los días que pasó<br />perdida en la selva,<br />a pesar de todos los <br />riesgos y de la incertidumbre <br />a que estaba expuesta,<br />era motivo de alivio <br />y tranquilidad sentirse <br />libre, a salvo de la mirada de los vigilantes, de los guardias, de las armas y de los grilletes.<br />
  42. 42. Añade que ya tarde, en la noche, buscaba un claro <br />en medio de la <br />densa vegetación, <br />y al recostarse <br />contemplaba, en libertad, <br />la luna y las estrellas <br />antes de dormir.<br />
  43. 43. Y, en medio de lo desconocido,<br />no sabía para qué lado ir,<br />si encontraría algo con qué pudiera alimentarse, <br />o si saldría viva <br />de aquella situación.<br />No obstante sabía que estaba libre y esto le bastaba.<br />
  44. 44. “Durante los años de cautiverio, descubrí que <br />la libertad es tan vital <br />como el oxígeno.<br />Ella es la principal llave <br />para la dignidad humana.”<br />Ingrid Betancourt<br />
  45. 45. El incesante caminar, hasta el límite de <br />sus fuerzas al caer la noche.<br />
  46. 46. Y después de cada captura, el castigo redoblado.<br />La fragilidad de un cuerpo, <br />delante de las garras del agresor.<br />Las cadenas cada <br />vez más pesadas,<br /> las privaciones y <br />las humillaciones<br />cada vez más severas.<br />
  47. 47. No es raro que los carceleros ejecuten a los fugitivos que son capturados, para que sirva de lección y se desanime a los demás rehenes.<br />Ingrid Betancourt, no obstante es considerada <br />como una moneda de troca de alto valor, lo que hace <br />que su vida sea conservada.<br />
  48. 48. Pero, aunque le perdonen<br /> la vida, no le alivian<br /> los castigos, <br />cada vez más severos <br />después de cada <br />tentativa de fuga.<br />
  49. 49. En una ocasión, <br />ella es amarrada por el cuello a un árbol.<br />Por tres días fue forzada<br />a permanecer de pie, <br />bajo el yugo del cruel castigo,<br />hasta que deciden <br />disminuirle la pena.<br />
  50. 50. En otra ocasión, <br />Ingrid tiene las botas confiscadas.<br />
  51. 51. Otra pena para los fugitivos capturados es atormentarlos <br />durante el sueño con <br />tarántulas y cobras. <br />Recordándoles que la selva que <br />los rodea está infestada de <br />esos y otros peligros.<br />
  52. 52. Cierta vez, determinaron<br />que Ingrid debería reparar <br />y coser los uniformes <br />desgastados y rasgados.<br />Además de la pila de viejos uniformes, también le entregaron material de costura.<br />
  53. 53. Fue en esa ocasión <br />que ella confeccionó,<br />con hilos, botones <br />y astillas de madera, <br />el rosario que iría a <br />acompañarla durante<br /> las duras penas <br />del cautiverio. <br />
  54. 54. Un símbolo <br />de fe.<br />Un símbolo <br />de resistencia.<br />
  55. 55. “En la selva perdí<br /> la infancia <br />de mis hijos... <br />y gané a Dios, <br />gané humildad <br />y mucho amor <br />por el mundo.”<br />
  56. 56. ¿Cuántas lágrimas no regaron el suelo<br />del cautiverio en medio de la selva cerrada?<br />
  57. 57. Salva la Fe, el Amor y la Esperanza,<br />todo lo demás perece.<br />
  58. 58. 02 de jullio, 2008.<br />El milagro del rescate.<br />
  59. 59. ¿Quién algún día sondeará lo que pasó en <br />el corazón de esta madre y en el corazón de su hija?...<br />
  60. 60. En los días de cautiverio,<br />la constante <br />remembranza de los hijos<br />– Mélanie y Lorenzo,<br />de quien fuera apartada siendo <br />aún pequeños.<br />
  61. 61. Recuerdos e historias <br />a ser compartidas...<br />
  62. 62. Frente a la pregunta de si el día más feliz <br />de su vida fue el <br />de su liberación, <br />Ingrid, sin titubear ni un segundo, responde que...<br />
  63. 63. ¡No!<br />Añadiendo que los días más felices de su vida fueron las fechas en que nacieron sus hijos.<br />
  64. 64. Y al ser cuestionada <br />sobre la carrera política interrumpida,<br />ella responde que <br />su experiencia <br />político-partidista <br />la hizo perder las <br />esperanzas de que los <br />cambios necesarios <br />puedan surgir en <br />la arena política. <br />
  65. 65. Añade <br />que abandona <br />la política partidaria,<br />mas no la Política.<br />La Política con <br />“p” mayúscula, que <br />mueve, que activa, <br />que impulsa, <br />rumbo al Amor, <br />la Justicia<br /> y la Solidaridad.<br />
  66. 66. Pocas semanas después de su liberación, <br />Ingrid inicia una serie <br />de visitas a presidentes y autoridades, <br />con el objeto de <br />agradecer el apoyo que concluyó con su <br />emancipación,...<br />
  67. 67. ...y, principalmente, de dirigir los movimientos<br />para la urgente necesidad de buscar salidas <br />para la difícil situación de muchos que todavía<br />se encuentran<br />secuestrados y<br />que continúan <br />cautivos en <br />las selvas <br />colombianas.<br />
  68. 68. Brasil<br />
  69. 69. Chile<br />Bolivia<br />
  70. 70. Ecuador<br />Venezuela<br />
  71. 71. México<br />España<br />
  72. 72. Argentina<br />
  73. 73. Perú<br />Colombia<br />
  74. 74. Francia<br />
  75. 75. Título de “Ciudadana de Honor”, <br />conferido por la Prefectura de París.<br />
  76. 76. En la sede de la Organización <br />de las Naciones Unidas (ONU)<br />Nueva York, EUA<br />
  77. 77. Trofeo “Pellegrino di Pace” (“Peregrino de la Paz”)<br />Roma, Italia.<br />
  78. 78. En la ceremonia privada de la conferencia:<br /> “La Civilización de la Paz: Diálogo entre Culturas <br />y Religiones”, Ingrid se dirigió a los participantes:<br />
  79. 79. “Es preciso creer en un mundo mejor, que <br />el bien siempre vence al mal, y que en los próximos días habremos de ser testigos del inicio del tiempo del espíritu, <br />tan esperado por nosotros.” <br />
  80. 80. “Los valores de nuestra civilización deben cambiar, <br /> la sed de poder y la ganancia dando lugar <br />al servicio y la donación.”<br />
  81. 81. “Nosotros somos los constructores de un tiempo nuevo, <br />aquellos que inauguran un tiempo nuevo del espíritu, <br />un tiempo oportuno para que los sueños <br />se tornen realidad.” <br />
  82. 82. Evento promovido <br />por la comisión organizadora del <br />Premio Nobel de la Paz.<br />
  83. 83. Al lado de Bono Vox, <br />activista con trabajos humanitarios en África.<br />
  84. 84. El emocionante reencuentro con <br />el policía colombiano Pinchao, <br />ex-compañero de cautiverio.<br />
  85. 85. Después de ocho años en cautiverio, Pinchao consiguió huir, <br />en 2007, del campamento donde era mantenido rehén; se dejó llevar durante una tempestad, hacia la libertad, por la corriente <br />del río y, luego, dieciocho días de caminata por la selva.<br />
  86. 86. Recordando los tiempos difíciles de cautiverio, <br />y el apoyo recibido en tales horas, él afirma: <br />“Ingrid fue mi luz, mi camino, mi guía en los momentos en que me encontraba en la oscuridad”.<br />
  87. 87. Premio <br />“Mujer del Año 2008”<br />Viena, Austria<br />
  88. 88. Encuentro “Como construir un mundo mejor”<br />
  89. 89. Al lado de Luis Eladio Pérez, ex-congresista colombiano, que aborda en su libro, intitulado “Infierno Verde”, los siete años en que <br />permaneció confinado en la cárcel de las Farc.<br />
  90. 90. Durante el lanzamiento del libro de su ex-<br />colega de cautiverio,<br />Ingrid, con la voz embargada y llorando <br />en algunos momentos, <br />recordó a los rehenes que <br />todavía permenecen prisioneros en la selva en espera del rescate:<br />
  91. 91. “Soy muy feliz... <br />mas mi corazón<br />aún está preso <br />en los árboles <br />de la selva...”<br />
  92. 92. Entrega del Premio <br />Príncipe de Asturias <br />de la Concordia 2008. <br />Ciudad de Oviedo,<br />España. <br />
  93. 93. Un reconocimiento <br />“de la dignidad y del <br />coraje” de Ingrid <br />delante del cautiverio.<br />
  94. 94. Según el tribunal, <br />ella personifica a todos <br />aquellos en el mundo <br />que están privados <br />de la libertad<br />debido a la “defensa <br />de los derechos humanos <br />y la lucha contra <br />la violencia, <br />la corrupción, <br />y el narcotráfico”.<br />
  95. 95. Ingrid, después de afirmar que no merece<br />“semejante distinción”, acepta reciber el premio, <br />con “inmensa emoción, mucho respeto y humildad” <br />en nombre de sus antiguos colegas de cautiverio, <br />vivos y muertos. <br />
  96. 96. Dedica el premio a su “amada Patria, Colombia, <br />sedienta de concordia y paz”. <br />Y, agradeciendo a Dios, pide para que Él la guíe para <br />“poder responder con altura y sabiduría las oportunidades <br />que se abren para servir a los que sufren, <br />y ser la voz de los que no pueden expresarse”. <br />
  97. 97. “Me atrevo a recibir el premio en nombre <br />de mis compañeros secuestrados, <br />aquellos que están esperando por su libertad, <br />y, con mucho amor, en nombre de mis compañeros <br />que no volverán, aquellos que murieron en la selva”.<br />
  98. 98. Ceremonia de entrega <br />de la medalla de la <br />“Legión de la Honra”, <br />la más alta condecoración <br />de Francia.<br />
  99. 99. El mundo, y las vueltas que da.<br />
  100. 100. La fragilidad y la fuerza, <br />la fe y el coraje <br />de una mujer.<br />La fragilidad y la fuerza, <br />la fe y el coraje <br />de todas las mujeres.<br />

×