Buscamos las huellas de San Juan de Dios. Curso 2013-2014

1,073 views

Published on

Dinámica para el curso 2013-2014. Adaptándonos al año litúrgico vamos a ir buscando huellas de San Juan de Dios que nos inviten a amar más a Cristo. En cada domingo se incluye una reflexión relacionada con el evangelio y la huella del momento.

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,073
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
19
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Buscamos las huellas de San Juan de Dios. Curso 2013-2014

  1. 1. CENTRO SAN JUAN DE DIOS CIEMPOZUELOS SERVICIO DE CATEQUESIS CURSO 2013-2014
  2. 2. “En el camino de la vida, buscamos las huellas de San Juan de Dios” ÍNDICE Pág. Prólogo…………...………………………………………………………………….03 Fundamentación………………………..………………………………………..06 Descripción de la dinámica……………………………….…………………..08 Creer……………………………………………………………………………….…09 - Creer desde San Juan de Dios: Ascesis en su vida espiritual Granada……………………………………………………………………………..12 - ADVIENTO: Preparamos la GRANADA para el encuentro Granada será tu luz Vivir…………………………………………………………………………………..14 - Vivir al estilo de San Juan de Dios: La sensatez como criterio fundamental en su vida Cruz……………………………………………………………..…………………...17 - CUARESMA: María estaba junto a la cruz Con la cruz entre las manos Servir………………………………..………..……………………………………..19 - Servir al estilo de San Juan de Dios: El trabajo en nuestra espiritualidad Báculo………………………………………………………………………………..22 - PASCUA: La resurrección, posibilidad de iniciar caminos nuevos Le acompañó en su labor Reflexión dominical………….……………….…………………………………25 Carteles………………………….……………….…………………………………68 2 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  3. 3. “En el camino de la vida, buscamos las huellas de San Juan de Dios” PRÓLOGO1 Creer / Vivir / Servir (Para los trimestres) Granada / Cruz / Báculo (Para el tiempo fuerte del trimestre) Durante este curso 2013/2014 nuestro santo San Juan de Dios nos va a acompañar en nuestro camino de la vida a conocer más a Cristo. Para ello vamos a tener como herramientas no sólo palabras, sino también símbolos que se transforman en hechos, ya que San Juan de Dios nos deja como huellas a seguir hechos y palabras. «Quien se sabe llamado por Dios al estilo de Juan de Dios y le responde, se experimenta a sí mismo como paciente de una misteriosa y 1 Aportación realizada por Dª Norka Risso 3 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  4. 4. progresiva transformación interior, habilitado por el Espíritu para una forma de vida en vaciamiento de sí. Como Juan de Dios, Dios nos habla en los gritos de la humanidad que sufre por enfermedad, pobreza e injusticia. Se despierta y potencia en nosotros el amor compasivo y misericordioso, la acogida, la benevolencia, el sentido de solidaridad y fraternidad. Se transforma, así, la escala de valores que hasta ese momento definía nuestra vida. Al vivir en clave de Hospitalidad, el Espíritu Santo nos hace capaces de manifestar en nuestra vida el amor especial del Padre a quienes sufren y de continuar en el tiempo el estilo de vida de Jesús de Nazaret cooperando en la misión de la Iglesia, sirviendo a Dios en el hombre que sufre.»2 El origen de nuestra hospitalidad está en la vida de Jesús de Nazaret a quien imitó fielmente nuestro Fundador San Juan de Dios, dedicándose por entero al servicio de los pobres y enfermos. Ahora Juan de Dios somos nosotros: compartimos su don, su fe, su sensibilidad ante el sufrimiento humano, su entrega incondicional en el servicio, su humildad y creatividad creativa. Su itinerario espiritual es la propuesta pedagógica que el Espíritu Santo nos ofrece para desarrollar en nosotros el carisma de la Hospitalidad. También nosotros, como él, somos personas en camino, andariegos y peregrinos en medio de un mundo globalizado y enormemente complejo. Su peregrinación interior, su camino espiritual hacia la cumbre del descenso, hacia la miseria humana, son para nosotros la mejor propuesta de espiritualidad de misión y de comunión, por eso vamos siguiendo sus huellas. Dentro de todas las huellas que San Juan de Dios ha dejado a la Orden Hospitalaria están las actitudes de creer, vivir y servir, junto con símbolos tan importantes para él como la granada, la cruz y el báculo. Juan de Dios, tras escuchar a Juan de Ávila se convirtió, su CREER pasó a ser activo, se notaba en cada acto, en cada acción, hasta ser un pobre entre los pobres. Juan de Dios, por Jesucristo, hace una opción preferencial por los pobres. Su estilo de VIVIR fue la máxima sencillez, confiando en la misericordia de Dios. Y sin que nadie le dijese nada se dedicó a SERVIR a los más pobres. Estas son las huellas que nosotros queremos seguir, para hacer presente el evangelio de la misericordia y la compasión en medio del mundo de la salud. Se dice que Juan de Dios empieza su gran aventura cuando se encuentra a un niño descalzo con una granada en la mano, y tras verlo, 2 El camino de la hospitalidad según el estilo de S. Juan de Dios Nº 92 y 93 4 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  5. 5. él escucha en su interior la frase ‘Granada será tu cruz’, efectivamente la granada será como la luz que ilumine el camino de Juan de Dios, para nosotros la GRANADA es el corazón de la Orden Hospitalaria, donde acogeremos al Niño Dios. La cruz fue tan importante para Juan de Dios que incluso el final de su vida lo vivió abrazando la CRUZ, ¡magnífico gesto que nos gustaría aprender!. Y como toda persona necesitó un soporte, un BÁCULO, un apoyo para andar, y qué duda cabe que este soporte fue el mismo Jesús el Señor; pues que este báculo sea nuestra motivación para continuar el espíritu apostólico de Juan de Dios. En definitiva intentaremos que este curso podamos traducir estos símbolos en gestos de evangelización para los enfermos y necesitados, para sus familias, para los colaboradores y voluntarios, de forma que estas huellas: CREER, VIVIR, SERVIR, GRANADA, CRUZ, y BÁCULO, sean llamas que iluminen nuestra forma de ser y estar en nuestro Centro y que se note entre los preferidos de Jesucristo. CREER – GRANADA Primer trimestre: Octubre 2013 / Noviembre 2013 / Diciembre 2013 Tiempo fuerte: Adviento – Navidad: Nuestra Granada es el corazón para acoger al Señor. VIVIR – CRUZ Segundo trimestre: Enero 2014 / Febrero 2014 / Marzo 2014 Tiempo fuerte: Cuaresma – Semana Santa: Abrazados a la Cruz. SERVIR - BÁCULO Tercer trimestre: Abril 2014 / Mayo 2014 / Junio 2014 Tiempo fuerte: 5 Pascua: Nuestro Báculo para el camino. “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  6. 6. «En el camino de la vida, buscamos las huellas de San Juan de Dios» FUNDAMENTACIÓN3 Esta frase va a ser la que nos acompañe durante todo el curso 2013/2014. Se ha elegido porque queremos dar a conocer durante este año el documento de la Curia General. “La Pastoral según el estilo de San Juan de Dios”, y es que pensamos y estamos convencidos de que San Juan de Dios nos ayuda con su vida y con su obra a hacer las cosas de otra manera. Nos indica un camino hacia Cristo marcado por la presencia del prójimo. Seguir las huellas de san juan de Dios nos obliga a continuar un modelo de atención a la persona enferma, necesitada, concreto. Una asistencia donde afirmamos que Jesucristo es fuente de esperanza, de salvación. A través de la pastoral del centro, del Sº de Atención espiritual y religiosa y de las catequesis, la Iglesia se hace presente en el mundo de la Salud y de la asistencia, para cuidar y atender a la persona con el fin de acompañarla, evangelizarla y proponer un camino de esperanza a 3 Aportación realizada por Dª Begoña Moreno 6 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  7. 7. través de Jesucristo, el buen samaritano de la Humanidad. No debemos olvidar que esto es misión fundamental de la Familia Hospitalaria. San Juan de Dios vivió su compromiso cristiano ayudando a los enfermos, acogiendo a los “desheredados” del momento. Era su manera de acercarse más a Dios, ya que veía a Cristo en el rostro del enfermo. Para nosotros es ejemplo de Fe y el conocimiento de su vida nos ayuda a acercarnos más a Dios y a los demás. Por este motivo queremos seguir sus huellas. Queremos asumir sus actitudes y valores. Sólo asumiéndolos nosotros, podremos ayudar a que otros los vivan y a su vez los transmitan. Esos valores que vamos a recalcar este año serán: CREER, VIVIR Y SERVIR • CREER porque en San Juan de Dios su Fe es el motor de su acción: Ama al enfermo porque sabe que es imagen de Dios, no ceja en su empresa porque se fía de Dios y se compromete con la construcción del reino de Dios porque confía profundamente en ÉL. • VIVIR porque su manera de vivir su insólita, apasionada y apasionante. Radicalmente humilde para acercarse y conocer a los más humildes. Su vida, siempre apoyada en la Cruz de Cristo, alivió en peso de muchas cruces que tenían otros. Y todo por amor y desde el amor. • SERVIR porque en San Juan de Dios no cabe la reflexión o la oración sino va acompañada de un acto de acercamiento y de alivio al que sufre, al que algo necesita. Su vida fue SERVICIO. Yes el ejemplo para todos Hermanos, colaboradores, residentes. Siempre podemos hacer algo por el prójimo. Esas tres palabras nos acompañaran y resonar lo suficiente en nuestras actividades que lograremos que nos calen. Pero además nos apoyaremos en tres símbolos u objetos que nos identifican como seguidores de San Juan de Dios. LA GRANADA, LA CRUZ Y EL BÁCULO • GRANADA: Como símbolo de centro, de nuestro centro, el lugar donde vivimos muchas cosas y donde también nos encontramos con Dios a través de nuestro trabajo, de los residentes, de los compañeros. Granada, porque allí fue el lugar de conversión, de Fe y de vida de san juan de Dios. “Granada será tu cruz” le dice un niño a Juan ciudad. Nosotros queremos que este centro sea nuestra “Granada” y allí acogeremos el mensaje de Jesús. Viviremos la hospitalidad, la acogida, la espera de Jesús en nuestra “Granada”. 7 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  8. 8. • CRUZ: san Juan de dios murió como vivió: con la cruz entre sus manos, mirando a cristo frente a frente, en sus momentos duros y en los felices, San Juan de Dios tenía presente a Cristo, lo que su Palabra le decía, lo que su Vida le inspiraba. Que esa imagen nos ayude en nuestro camino de encuentro con Cristo. • BÁCULO: Bastón, apoyo para el camino. Y es que san juan de Dios era un hombre de acción. No se quedaba quieto, ni impasible ante tanta necesidad. El impulso de experimentar el amor de Dios le lleva a salir a los caminos a SERVIR. Estas son las tres palabras y los tres símbolos que nos ayudarán a hacer este camino en el que seguimos las huellas de San Juan de Dios. DESCRIPCIÓN DE LA DINÁMICA4 En cada trimestre resonará una palabra que nos irá ayudando a extraer todo lo importante. En el primero: Octubre-noviembre y diciembre. Todavía estamos con los ecos del año de la Fe. Por lo que la palabra CREER seguirá ambientando e invitándonos a reflexionar cada semana. (Ambientará la parte derecha de la iglesia). Uniremos cada evangelio de las semanas que van desde el inicio de curso hasta el adviento con una reflexión que continúe ahondando en nuestra Fe, Una vez iniciado el adviento, tendremos una dinámica concreta para este tiempo. Esta dinámica tendrá como protagonista la GRANADA (QUE TAMBIÉN AMBIENTARÁ LA PARED DE LA IGLESIA) La Granada (solo la granada), como hemos dicho antes simboliza nuestro lugar de conversión, de encuentro, de acogida,…Ese lugar para todos nosotros es el Centro y en él nos prepararemos para la Venida de Jesús. Cada domingo del Adviento, buscaremos y reflexionaremos la manera de acoger mejor y más preparados al Niño Dios. En el segundo: enero-febrero y Marzo. Añadimos un apalabra más a nuestra “catequesis ambiental” de la Iglesia: VIVIR. YA hemos recibido a Jesús, ahora intentamos a prender de Él para que nuestra vida sea fiel al Evangelio. Como cristianos no podemos vivir de cualquier manera, nuestra vida tiene que ser reflejo de en quién creemos y en quién nos fijamos. Así lo hizo también nuestro padre San Juan de Dios. 4 Aportación realizada por Dª Begoña Moreno 8 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  9. 9. Al final de este trimestre llega la cuaresma. La cuaresma es el tiempo de la conversión, de la reconciliación, de acercarnos de otra manera a la Cruz, ya que como decía Santa Teresa, en “ella está la vida y el consuelo. Y ella sola es el camino hacia el Cielo”. Abrazarnos a la cruz como hizo san Juan de Dios durante toda su vida y en el momento de su partida, nos ayudará a entender el misterio de la pasión de Jesús. Que no es otra cosa que la entrega absoluta de Cristo. En este tiempo de reflexión, será la cruz la que nos ilumine y nos ayude a vivir este tiempo de manera más consciente. En el tercero: Abril, Mayo y Junio (aunque casi todo abril es Cuaresma), daremos el salto a la acción: no hay Fe sin obras. Y nuestras obras deben basarse en el servicio a los demás. Servir será la Palabra que añadiremos a nuestra composición. El servir tiene que ser la seña de identidad de los cristianos que salen al camino y que no les es indiferente el prójimo maltrecho que se encuentran. Por eso en este tiempo de Pascua es el BACULO el que marcará también nuestra dinámica. CREER «Jesús quiere entrar en nuestros hogares para ayudarnos a comprender nuestros problemas, pero nosotros no le acogemos porque aún no hemos dado el paso de la simpatía humana por él al contacto directo con su persona. ¿Cómo superar las desconfianzas que nos impiden mantener un coloquio personal con Jesús, Hijo de Dios?, ¿cómo llegar a tener con él una relación que poco a poco vaya transformando nuestra existencia? Si no tenemos una verdadera relación con él, difícilmente romperemos la línea que nos separa de los demás y que nos está bloqueando en la comunicación y en la solidaridad. 9 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  10. 10. El paso del conocimiento histórico de Jesús al encuentro directo con él se llama creer. Creer quiere decir dar este salto, ir más allá, superar esta barrera. Pero yo no sé deciros cómo se produce este paso, porque nadie puede darlo por nosotros: cada uno tiene que hacerlo por sí mismo y es don de la gracia. Es Dios el que nos atrae, el que nos hace dar el paso tan fundamental para la existencia humana. Y si no logramos comprender en todo su significado existencial la palabra «creer», podemos hablar de fiarnos: fiarnos de Dios que se ha manifestado así en Jesús, abandonarnos a él.»5 CREER DESDE SAN JUAN DE DIOS: «ASCESIS EN SU VIDA ESPIRITUAL»6 Si planteamos este creer desde San Juan de Dios, sería interesante realizar un peregrinaje a través de la ascesis en su vida espiritual, utilizando las cartas de san Juan de Dios como telón de fondo; por ello traemos aquí el material elaborado para unos retiros espirituales de la Provincia Bética: En el proceso de la vida espiritual se encuentra en el primer paso la ascesis. Lo hemos visto en los santos. También se da en nuestras vidas. Es un momento en que respondiendo a la gracia de Dios, el hombre debe realizar un esfuerzo de desprendimiento de las criaturas, de penitencia, de lucha contra el mal, de centramiento en Dios. Pienso que creemos en ello. Nos hemos propuesto el avanzar en la vida espiritual a pesar de las dificultades que pueden ser evidentes. El iniciar la vida ascética lleva consigo el reconocimiento de nuestra calidad de pecadores. Frente a Dios somos limitación, pequeños, con la exigencia de luchar contra el mal, con comprensión de la limitación. Así le ocurrió a Juan de Dios y vamos a centrarnos en algunos de los textos. A Luis bautista lo tiene en consideración, intuimos que es persona que quiere venir a vivir con él. Juan de Dios le escribe, con un clima de mucha confianza lo que quiere decir que había entre ambos un cierto conocimiento y amistad. Le plantea comprendiéndole en su debilidad la exigencia ascética. Viendo su debilidad primero no sé qué aconsejarte, después afirmativamente dice que deberá venir decidido y con exigencia de superar la debilidad en la que se encuentra: 5 Diccionario espiritual. Pequeña guía para el alma, Martini C.M., PPC 1998, p. 45 Retiros espirituales del curso 2011-2012 – Provincia Bética. Año de la Familia de San Juan de Dios, Año de la Renovación. Orar con las cartas de San Juan de Dios. 27/28 enero 2012, P. 1-4 6 10 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  11. 11. «Viendo lo flaco que sois muchas veces en relación con las mujeres, no sé qué aconsejaros de vuestra venida aquí» (LB 5) «Si venís, tenéis que venir decididamente y deberéis guardaros mucho de las mujeres, como del diablo» (LB 12) Intentando aportar luz a la situación en la que se encuentra Luis bautista le hace una reflexión que explicita usando de algunas comparaciones. Primero lo define como que anda como barca sin remo. Se identifica con él y le dice, también yo muchas veces ando en duda sin saber cómo orientarme, conocimiento: «Estoy viendo que andáis como barca si remo; también yo muchas veces me encuentro en duda, sin saber cómo orientarme» (LB 8) Después usa el símil de piedra movediza, entrando de lleno en la exigencia, hay que poseerse a sí mismos, hay que vivir no con vida flácida sino con la exigencia de vida que lleva consigo nuestro proyecto, voluntad: «Me parece también que andáis como piedra movediza, por lo cual será bueno que tratéis un poco de domar vuestra carne y de pasar vida dura» (LB 9) No es que hable de un proceso ascético como se entiende en la teología espiritual, no obstante plantea claramente a Luis Bautista la necesidad de la exigencia, pasar estrecheces es su expresión, con el fin de prepararse a aceptar los trabajos y a asumir la realidad de la vida en la que se alternan días difíciles con otros de completa bonanza: «Me parece mejor que paséis estrecheces durante algunos días, hasta que podáis venir muy bien preparado para saber soportar los trabajos y el alternarse de días especialmente difíciles con otros de completa bonanza» (LB 6) En forma de refrán lleva a la duquesa de Sesa al estado de alerta. Hay que estar siempre con el pie en el estribo, porque nuestra vida va a ser un continuo luchar con los que tradicionalmente definimos como los enemigos del alma: «Buena duquesa, andad siempre en duermevela y con el pie en el estribo; pues si bien nos fijamos, estamos en una guerra continua con el mundo, el diablo y la carne» (1DS 7) 11 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  12. 12. De alguna manera, esta es la forma de creer de Juan de Dios, su modo de ser creyente se palpa en sus escritos. No podemos actuar por nosotros mismos, ni con solas nuestras fuerzas. Hemos de intentar creer por su amor y bondad, amar y servir a Jesucristo sólo por quien él es; evitando el mal, no haciendo mal a nadie, queriendo para el prójimo lo que querríamos para nosotros y sobre todo deseando que todos se salven. GRANADA ADVIENTO: PREPARAMOS LA GRANADA PARA EL ENCUENTRO7 Es cierto que en este tiempo de Adviento revivimos y nos preparamos para celebrar con intensidad la venida histórica del Hijo de Dios a nuestra vida, pero además, el tiempo de Adviento es celebrar y abrirse a la venida constante de Dios, de Jesús, a nuestras vidas y a la vida de la Orden Hospitalaria, por ello preparamos personalmente nuestros corazones y comunitariamente nuestra granada. Porque Dios viene ahora. En este tiempo, al invitarnos a vivir la venida del Señor, nos recuerda que Dios viene constantemente a nuestras vidas y viene ahora de muchas maneras: a través de los acontecimientos y las personas con que nos encontramos. Y el tiempo de Adviento será una llamada a estar con los ojos abiertos a nuestro entorno, teniendo el corazón abierto a los que nos rodean, porque en ellos Dios se manifiesta y viene a nosotros. El Adviento nos invita a preguntarnos: ¿cómo reconocemos a Dios en los pobres y los débiles? 7 Reflexión confeccionada por el P. Santiago Sierra, y adaptada por Norka Risso 12 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  13. 13. Él viene también a través de la oración, a través de la comunidad eclesial y de la Eucaristía. Dios viene a nosotros cuando le escuchamos en el fondo del corazón, cuando le buscamos en el diálogo silencioso y amoroso, compartiendo con Él, nuestro Padre, nuestras cosas e ilusiones y le dejamos acompañarnos en nuestros caminos. Él viene cuando nos reunimos en su nombre y el Adviento puede ser un momento importante para valorar esta presencia de Dios que quiere fecundar nuestra granada en todas nuestras realidades comunitarias y eclesiales. Además de la venida histórica de Jesús y de la venida cotidiana, también se celebra en el Adviento la venida definitiva al final de los tiempos, cuando llegue a término nuestra historia y entremos en la vida de Dios. Este es el horizonte final de nuestra existencia: compartir con toda la humanidad la vida plena de Dios. GRANADA SERÁ TU LUZ «Otra vez la tentación de caminar hacia lo desconocido. Hay algo dentro de él que no le deja estar quieto ni aferrarse a nada, se despide de sus clientes y amigos y pone rumbo a lo desconocido. El hecho que voy a narrar no tiene rigor histórico pero sí lo podemos ver como un signo profético, un pensamiento del camino tal vez una meditación personal. El hecho ocurre cerca de Gaucín, un pueblecito de la serranía de Ronda. En las afueras del pueblo, un manantial que proporciona agua a los caminantes y lugar de descanso: la Adelfilla, que así se llama la fuente, y en ella un niño descalzo con una granada abierta en las manos, es de suponer que la pobreza y desvalimiento del niño impresionarán el corazón de Juan que estaba buscando algún signo que orientara sus pasos, y allí escucha en su interior la tradicional y célebre frase: “Granada será tu cruz” ¿Una aparición? No lo creo, una experiencia mística? Es muy probable, en un hombre que está buscando sinceramente la verdad y el sentido de la vida, la luz que, en aquella expresión Granada será tu cruz, él sintiese que también sería su luz. Un momento de oración en el que aquel aventurero empieza a vislumbrar su gran aventura: “Granada será tu luz”.»8 8 VIDA DE SAN JUAN DE DIOS, Hernández Torres J.J., Clave Granada Editorial, Granada 2003, p. 47-48 13 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  14. 14. VIVIR «He aquí cómo el apóstol describe con pocas palabras la vida nueva que a todos nos gustaría vivir y que esperamos pueda convertirse en la regla general de la humanidad: «Vivir con sobriedad, justicia y piedad en este mundo». En el centro de las tres características de la vida nueva está la justicia: la justicia es conformarse a todo lo que es justo, a las leyes divinas y humanas, es portarse como es debido en cualquier circunstancia, es dar a cada cual lo que le corresponde. La justicia es, por tanto, la virtud reguladora de todas las relaciones. En ella está la raíz de la paz. Vivir en la justicia significa vivir hallando siempre la regla de conducta respecto a los valores, las personas, las situaciones y los objetivos. La piedad significa tener familiaridad con Dios, sentir su intimidad, con gusto y con alegría. Significa vivir las relaciones de justicia no con un rigor frío, sino como transparencia de la bondad y la ternura de Dios en la vida diaria, en todas las horas del día y no solamente durante la oración. Finalmente, la sobriedad es la templanza, la sabia utilización de los bienes de este mundo. No se trata de rechazar ningún bien temporal: más bien estamos llamados a valorar las cosas según su importancia y su mérito, a saber ejercer el control y la disciplina sobre nuestros deseos: disciplina de los sentidos, del cuerpo, del espíritu, de la vida, orden en las cosas, de forma que podamos vivir la justicia en el calor de la familiaridad con Dios. Siguiendo con el texto de san Pablo, nos preguntamos: ¿es posible vivir estas realidades «en este mundo», en esta sociedad, en todo momento? San Pablo responde: «Se nos ha manifestado la gracia de Dios». Es decir, la vida nueva es un don, una concesión gratuita que Dios nos hace. No es simplemente un ideal que nos propongamos y del que 14 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  15. 15. sabemos inexorablemente que estamos muy lejos: es una gracia que se nos ha manifestado.»9 VIVIR AL ESTILO DE SAN JUAN DE DIOS: «LA SENSATEZ COMO CRITERIO FUNDAMENTAL EN SU VIDA»10 Para poder vivir desde el estilo de san Juan de Dios, nos apoyamos en ‘la sensatez como criterio fundamental en su vida’. El sentido común, la sensatez, parece que entra dentro de la lógica humana, pero es una gran virtud. No estamos acostumbrados a encontrarla en los tratados de virtudes, aunque hay algunas de ellas que la irradian. De hecho en el Antiguo Testamento se presenta la Sabiduría como una gran tesoro, quien la posee no sabe lo que ha encontrado. De Juan de Dios podemos decir que fue un gran sensato. Pasó la crisis, pero le llevó a la cordura, lo captamos en muchas de sus actuaciones, también en sus escritos que manifiestan las coordenadas de su vida. La sensatez es fruto de la madurez, de la experiencia, del equilibrio. A veces pasan los años y nuestra sensatez no crece. Hemos de trabajar para que aparezca, a pesar de nuestros egoísmos, de nuestro carácter. La vida nos moldea, el Señor nos moldea. Asís lo expresa Juan de Dios cuando dice: «¡Nuestro Señor Jesucristo haga que en sabiduría sea viejo!» (1GL 8) De las cosas que he entresacado de sus Cartas que me han parecido reflejo de la sensatez, algunas se refieren a Dios mezclado con los hombres. Poseer a Dios lo ve unido a caminar en la presencia de Dios, con Dios, como si fuese un compañero de viaje. No concibe estar con Dios y no vivir como Dios quiere: «Quedaos con Dios y andad con Dios» (LB 20) Vive con un gran espíritu de fe y desde él actúa. La satisfacción que le produce la obra bien hecha es la que le da sentido a su vida y desde lo que quiere seguir trabajando. La buena obra es la que da perennidad a las cosas: 9 Diccionario espiritual. Pequeña guía para el alma, Martini C.M., PPC 1998, p. 224 Retiros espirituales del curso 2011-2012 – Provincia Bética. Año de la Familia de San Juan de Dios, Año de la Renovación. Orar con las cartas de San Juan de Dios. 27/28 enero 2012, P. 9-11 10 15 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  16. 16. «Todo perece menos las buenas obras» (1DS 6) Vive en la presencia de Dios, a caballo como todos, entre la gratuidad y la necesidad de merecer la gloria definitiva. A pesar de que en otras ocasiones mete la fuerza en el mérito, aquí nos da un criterio embebido de la gratuidad. Va cediendo hasta que lo deja todo a merced de la gracia de Dios: «Mandad celebrar algunas misas al Espíritu Santo y a los Reyes Magos, si tenéis con qué; mas si no podéis, con la buena voluntad basta; pero si tampoco esto fuera suficiente, supla la gracia de Dios» (LB 18) Es insistente en sus cosas, sabe lo que supone la salvación de las personas y afirma que no se puede permitir el perder las muchachas con las que ha tenido comunicación. Es hombre lógico, con interés, haciendo cuanto está de su parte. «Si es verdad que un alma vale más que todos los tesoros del mundo, no podemos permitir que aquellas muchachas pequen por tan poca cosa» (1DS 17) Es práctico. Un santo de la gente y para la gente. No se asusta por nada, sabe afrontar cualquier situación con criterio. Le hemos visto angustiado por las deudas, con miedo a salir a la calle, aquí lo vemos con sensatez. Son tres pasos, el recibir limosna, la deuda o el ayuno: «El día que no se recoge limosna suficiente para proveer a lo que he dicho, lo tomo fiado, y otras veces tienen que ayunar» (2GL 7) En dos ocasiones las Cartas nos lo presentan con la necesidad de hacer una venta. En las dos, los criterios que lo mueven son claros. En la primera, la necesidad de dinero y lo pequeño de la renta, pero que se actúe con justicia que no pierdan ni el comprador ni los pobres: «Os mando al joven que lleva la presente para que trate el asunto de un hombre soltero que murió en este hospital y dejó ciertos bienes a esta casa. Mi deseo es que todo se venda porque tengo mucha necesidad del dinero y es poca la renta para tener que ir cada año a cobrarla. Que no pierdan nada ni el comprador ni los pobres.» (2GL 16) En el segundo caso piensa en el costo de los portes. No obstante deja a la duquesa de Sesa para que sea la que decida en los conviene hacer, a pesar de que seguirá insistiendo en la necesidad que tiene del dinero: «Me parece mejor vender el trigo, porque no tengo con qué pagar a los 16 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  17. 17. que habrían de traerlo, pues el costo de los portes es grande. Vos veréis lo que pensáis y lo que conviene hacer» (2DS 21) Se fía de todos, sobre todo de los allegados. No podemos dudar de la confianza que tiene con Angulo. No obstante actúa con señales, quiere saber con certeza su si sus pretensiones son cumplidas: «Si dierais a Angulo esa limosna, dadle también una carta de dos renglones para que me la traiga; así sabré que la necesidad está remediada» (1DS 19) Sorprende su sagacidad. En ocasiones sale a pedir y lo que recibe lo da antes de llegar a casa, por la necesidad que encuentra. Ahora lo vemos con ingenio, justificando el actuar de sus bienhechores por la presión de los pobres, pero sabiendo que si no se hace presente, peligra el que se quede sin los recursos necesarios para seguir con la obra del hospital: «Que Angulo no se venga si ningún socorro. Iré a visitar a otros tantos, tal vez nuestro Señor Jesucristo querrá que me saquen de algún apuro. Quiero ir yo personalmente, pues tienen tantos negocios entre manos y tantos pobres a los que dar limosna que si no está uno delante fácilmente se les olvida lo que se les envía a decir; de lo cual no hay que extrañarse, pues es mucho lo que los pobres acosan a estos señores, importunándoles en todo momento» (2DS 22) Pues que sepamos seguir también esta huella, haciendo nuestro el proyecto de vida que presentó a la duquesa de Sesa, es decir, la oración el trabajo y el mantenimiento del cuerpo. CRUZ 17 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  18. 18. CUARESMA: MARÍA ESTABA JUNTO A LA CRUZ "Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María la de Cleofás, y María la Magdalena. Jesús, al ver a su madre y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a su madre: Mujer, ahí tienes a tu hijo. Luego, dijo al discípulo: Ahí tienes a tu madre. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa" Estas palabras las escuchábamos hace un momento, en el relato de la Pasión. Nos las refiere el mismo que las escuchó y que estaba, junto con María, al pie de la cruz: Juan. Pocas noticias llegan hasta nosotros de una fuente tan directa y segura como ésta. En ellas queremos detenernos un rato, para poderlas meditar. Si María estaba "junto a la cruz de Jesús" en el Calvario, eso quiere decir que estaba en Jerusalén aquellos días; y si estaba en Jerusalén, eso quiere decir que lo presenció todo. Que asistió a toda la pasión de su Hijo, a los gritos de ¡a Barrabás, a Barrabás!, al Ecce Homo. Que vio cómo su Hijo era sacado afuera azotado, coronado de espinas, cubierto de salivazos; que vio cómo su cuerpo desnudo se estremecía en la cruz, en el estertor de la muerte. Que vio cómo los soldados se repartían sus vestiduras y echaban a suertes aquella túnica que ella tal vez había tejido con tanto amor. También ella bebió el cáliz amargo, lo apuró hasta las heces. A ella pueden aplicársele muy bien las palabras que pronunciaba la hija de Sión en su angustia: "Vosotros, los que pasáis por el camino, mirad, fijaos: ¿Hay dolor como mi dolor?" (Lm 1,12). María no estaba sola junto a la cruz; con ella estaban otras mujeres, además de Juan: una hermana suya, más María la de Cleofás y María Magdalena. Podría parecer que María es una más entre las mujeres que estaban allí presentes. He asistido a veces al funeral de algún joven. Recuerdo en especial el de un chico. Detrás del ataúd iban varias mujeres, todas vestidas de negro y todas llorando. Parecían sufrir todas de la misma manera. Pero entre ellas había una que era distinta, en la que todos los asistentes pensaban, por la que lloraban y a la que dirigían furtivamente la mirada: la madre. Tenía los ojos fijos en el ataúd, como petrificados, y se veía que sus labios repetían sin descanso el nombre de su hijo. Cuando, al Sanctus, todos se pusieron a decir con el sacerdote "Santo, santo, santo es el Señor, Dios del universo...", también ella susurró mecánicamente "Santo, santo, santo...". Y en aquel momento yo pensé en María al pie de la cruz. Pero a María se le pidió algo más difícil: que perdonase a los que mataban a su Hijo. Cuando oyó a su Hijo decir: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen" (Le 23,34), María comprendió enseguida lo que el Padre esperaba también de ella: que dijese también en su corazón esas mismas palabras: "Padre, perdónalos..." Y las dijo, y perdonó. 18 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  19. 19. CON LA CRUZ ENTRE LAS MANOS «Se le agravó más la enfermedad, recibió el sacramento de la penitencia y le trajeron a nuestro Señor para que lo adorara, pues ya no lo podía recibir, por su estado de enfermedad. Llama a Antón Martín, para encomendarle a los pobres, los huérfanos y, sobre todo, a los vergonzantes. Le dice cuanto tiene que hacer con ellos, le amonesta, le da consejos. Siente que llega la hora de su partida, se levanta de la cama, poniéndose de rodillas, coge el crucifijo. Ora un instante en silencio y dijo con voz clara e inteligible: “Jesús, Jesús, en tus manos encomiendo mi espíritu”. Y entregó su alma a su Señor. Tenía cincuenta y cinco años, habiendo gastado doce de éstos en servir a los pobres de Granada.»11 SERVIR «Ligada a Cristo y a su amor, a su iniciativa de caridad misericordiosa, la comunidad cristiana no puede dejar al pueblo a merced de sus necesidades, tiene que esforzarse por hacerse de algún modo presente, continuando la obra del Maestro. No podemos decir: «¡Que se las apañe!». Tenemos la obligación de servir a la gente. A este servicio la Iglesia no puede sustraerse, como tampoco 11 VIDA DE SAN JUAN DE DIOS, Hernández Torres J.J., Clave Granada Editorial, Granada 2003, p. 183 19 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  20. 20. puede sustraerse a la fatiga y a los riesgos del diálogo con la sociedad, encerrándose en su vida eclesial y dejando que la historia vaya por su cuenta. El ministerio de la comunidad cristiana consiste, por tanto, en unificar la Palabra de Dios y la historia. La Iglesia, sabiendo que la vida divina ha sido concedida al hombre por amor, no puede interpretar el presente únicamente a la luz de las ciencias humanas, por muy importantes que sean; vive y sirve plenamente este presente reconociendo en él los signos de la presencia de Dios. El «Dadles vosotros de comer» nos apremia en nuestra historia de Iglesia y nos compromete a mostrar cómo en toda realidad humana vibra una tensión hacia un misterio más grande. Aquí la obediencia de la Iglesia a la Palabra se transforma en un servicio cultural, dirigido a encontrar soluciones e introducir en ellas fermentos que ayuden a vivir la gozosa riqueza del amor divino. Y entonces el «Dadles vosotros de comer» entronca igualmente con las situaciones de miseria y pobreza, con los proyectos y las exigencias de los humanos, para inventar la misión pastoral de la Iglesia y orientar hacia la promoción total de la persona.»12 SERVIR AL ESTILO DE SAN JUAN DE DIOS: «EL TRABAJO EN NUESTRA ESPIRITUALIDAD»13 La opción por el servicio se palpa en su entrega en su forma de trabajar. El trabajo ha sido presentado en la Biblia como un castigo: “ganarás el pan con el sudor de tu frente” (Gen. 3,19). Este lenguaje hay que saberlo leer. El Vaticano II nos lo presentó como forma de pobreza “ley común del trabajo” (Perfectae caritatis 13). Hoy en día se habla mucho del trabajo como una posibilidad de realización. También llega a ser para muchos un refugio, por no llegar a profundizar en el propio ser, por llenar los espacios libres: hay que estar ocupado, se tiene miedo a plantearse la vida. En nuestra sociedad ha aparecido el drama de la carencia de trabajo, con lo que las personas no disponen del medio para vivir con dignidad. En este momento de crisis, muchas personas han quedado a la intemperie. 12 Diccionario espiritual. Pequeña guía para el alma, Martini C.M., PPC 1998, p. 199 Retiros espirituales del curso 2011-2012 – Provincia Bética. Año de la Familia de San Juan de Dios, Año de la Renovación. Orar con las cartas de San Juan de Dios. 27/28 enero 2012, P. 6-7 13 20 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  21. 21. Juan de Dios fue un gran trabajador. Se entregó a los demás y para él no cuentan las horas, se da con gran generosidad y pretende que quienes quieran seguirle hagan lo mismo. Del trabajo nos habla en varias ocasiones en sus Cartas. Presenta a Jesús y a María como figuras testificantes en el trabajo. Prácticamente usa el mismo ejemplo para los dos. A Jesús lo valora en el sentido que lo hizo para darnos ejemplo. A María la presenta como la Madre de Dios, Reina de los ángeles y Señora del mundo y no obstante esto, se dedica al trabajo. Lo escribe en dos cartas diferentes enviadas a la Duquesa de Sesa: «Toda la vida de Jesús fue un trabajo continuo para darnos ejemplo. De día predicaba y de noche oraba. ¿Por qué nosotros, pobres pecadores y gusanillos miserables, buscamos riqueza y descanso?» (1DS 10) «Qué bien lo hacéis buena duquesa, ocupándoos de día y de noche en vuestros quehaceres y labores, para no estar ociosa ni gastar el tiempo en vano. Queréis seguir el ejemplo de nuestra Señora la Virgen María, siempre entera que a pesar de ser Madre de Dios, Reina de los ángeles y Señora del mundo, ocupaba el día en el trabajo, para procurarse el sustento, y por la noche, y también parte del día, oraba en su retiro, para enseñarnos que, terminada la jornada, hemos de dar gracias a nuestro Señor Jesucristo» (2DS 18) En otra parte de la segunda Carta a la Duquesa vuelve a insistir en el tema, en este caso, citando solamente el testimonio de Jesús como Cordero sin mancha, que padeció muchos trabajos sin merecerlos. Siendo Él el Creador y el Redentor del mundo, qué es lo que nosotros esperamos. Lo hace en contraste con muchos planteamientos de vida que buscan el descanso y el placer: «Si consideramos los muchos trabajos que el Cordero sin mancha padeció sin merecerlos, ¿vamos nosotros a desear y a buscar descanso y placer? En un mundo donde Jesucristo, nuestro Creador y Redentor, tuvo tantos padecimientos y dolores, ¿qué esperamos nosotros tener?» (2DS 9) Sabemos que las Cartas a la Duquesa de Sesa y a Gutiérrez Laso, están escritas como a sus benefactores, tenía con los dos una fluidez de contenido en sus comunicaciones, compartía sus desvelos. En las dos tiene expresiones que manifiestan lo mucho que tiene que hacer. Lo consideramos más como un compartir, pero es manifestación de lo mucho que está realizando, de lo mucho que está creciendo su obra, por lo que no hay espacio para el sosiego: «Es tanto el trabajo que aquí he tenido que no me queda ni un momento de sosiego» (1GL 4) 21 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  22. 22. «Hermana mía en Jesucristo, mis trabajos crecen cada día mucho más» (2DS 2) La presentación del trabajo que hace la duquesa la hace como lo que nosotros llamaríamos hoy también un voluntariado: “Empleáis el tiempo en oraciones y limosnas y en continuas obras de caridad”. Es un clásico planteamiento de una persona de bien, con una exigencia en función de los demás. Lo ve siempre desde la óptica de Dios, para que sirva de aprovechamiento a su marido: «Buena duquesa, empleáis el tiempo en oraciones y limosnas, y en continuas obras de caridad, para que todo ellos aproveche también a vuestro generoso y humilde marido, y Jesucristo lo preserve de los peligros del cuerpo y del pecado del alma» (1DS 11) Finalmente tenemos los textos de Luis Bautista. Le habla directamente del trabajo que tendrá que realizar si se decide a venir al hospital. Lo hace poniéndolo en guardia. Le da un criterio que manifiesta lo importante que es para él el trabajo. No concibe la vida de otra manera. Sintiéndose llamado a hacer el bien a los demás, sabe que esta vida se caracteriza por la temporalidad y al plantearlo está con la misma puesta en el más allá. «Tendréis que trabajar mucho más de lo que hasta aquí habéis trabajado» (LB 11) «Si acá venís, ha de ser para trabajar, no para pasarlo bien: tened en cuenta que al hijo más querido se le dan mayores trabajos» (LB 13) Pues a seguir sirviendo desde nuestra entrega generosa. BÁCULO 22 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  23. 23. PASCUA: LA RESURRECCIÓN, POSIBILIDAD DE INICIAR CAMINOS NUEVOS La Resurrección de Jesús, si se la comprende y vive más como un dinamismo de vida que como una doctrina, puede ser la "prueba" de que siempre es posible iniciar nuevos caminos. Y esto, porque ella misma fue el camino de más novedad para el mismo Jesús. Es, ciertamente, el camino nuevo de la compañía cálida del Padre, del disfrute sin mezcla de tristeza amarga, de la presencia más amable con toda persona y con toda realidad. La teología, los estudiosos de la Palabra se han preguntado muchas veces cuando han pensado en la resurrección: ¿Cómo fue posible un nuevo comienzo? ¿Quién fue el primero (quizá la primera) que dijo: está vivo? Y más todavía, como lo hemos indicado, ¿qué supuso para el mismo Jesús comenzar su camino más nuevo, su comienzo más deslumbrador? Vamos a dar algunas pistas que puedan sugerir que es posible ir construyendo una espiritualidad del recomenzar en los modos de los caminos nuevos, en los que necesitamos ese báculo de apoyo, no de la rutina de siempre. A ese anhelo empuja la dinámica de la resurrección. Los caminos nuevos van hacia horizontes nuevos: No miran hacia atrás, no sucumben a la nostalgia, se desprenden del paralizante bienestar de lo sabido, de lo de siempre. Los caminos nuevos no consideran inútil ir en la dirección del horizonte, aunque este se sitúe siempre un poco más lejos. Saben que, mientras se camine, vamos bien. Los caminos nuevos mantienen siempre activada la capacidad de soñar, de anhelar, de intuir un sol hermoso tras la niebla que hay que cruzar. Los caminos nuevos necesitan pies y ojos nuevos: Pies, conductas, planteamientos de vida de componente nuevo. Los caminos nuevos se alejan, poco a poco, de los caminos trillados, de los recodos de un camino ya conocido de sobra. Los caminos nuevos, al andar, miran las cosas con ojos nuevos, redescubren valores que antes estaban ocultos, matices que antes se dejaban de lado. Por eso mismo, al mirar con novedad, descubren posibilidades insólitas. Y eso les anima enormemente. Los caminos nuevos están hechos de confianzas nuevas: Porque si estamos en las confianzas de siempre, rutinarias, cansadas, estamos en realidad, próximos a la desconfianza. Por eso mismo, quien quiera andar por sendas nuevas ha de recrear la confianza, ha de apostar confiando en que los días venideros podrán ser mejores. Las confianzas nuevas hablan de amores nuevos, de corazones llenos de nombres hasta ahora desconocidos. 23 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  24. 24. Los caminos nuevos necesitan amaneceres nuevos: Necesitan la certeza inquebrantable de saber que es una suerte tener una posibilidad nueva en las manos, de que pertenecer a la aventura de la vida es un don impagable. Los caminos nuevos se olvidan de los hermosos amaneceres de otras épocas que ya no existen y, sin sucumbir a la nostalgia, creen que este amanecer de hoy, esta posibilidad, es la mejor que han tenido nunca. Por eso, quien quiera andar por caminos nuevos disfruta del momento presente como evidencia de la bondad de su mejor futuro. Los caminos nuevos tienen que encajar riesgos nuevos: Porque el anhelo y el sueño están alimentados por el riesgo y el temor frena cualquier posibilidad de dar un paso en dirección a lo nuevo. De esta manera, el riesgo asumido por causa del anhelo pierde la temeridad que lo hace rechazable. Y, contra lo inesperado, encuentra resortes que hacen doblegarse a no pocas dificultades. Los caminos nuevos entonan cantos nuevos: No las viejas melodías de siempre, la música que aquieta y paraliza, las razones anquilosadas, la letanía de la inflexibilidad. Un canto nuevo para un tiempo nuevo. Por eso miran a los poetas de la novedad, a los cantores que desgranan sueños nuevos, a los músicos que sugieren otro tipo de melodías. Una música nueva para un tiempo. Los caminos nuevos abrazan con brazos nuevos: Una nueva cercanía del corazón porque se ha desvelado la hermosura de un corazón nuevo. Un amparo dotado de una calidez nueva. Un estar en comunión, en conexión honda, al verse en el ámbito de un amor vivo. Por tanto, ahondemos en la posibilidad de recomenzar. Recomenzar es posible: Porque son tales los obstáculos que se acumulan que llega a instalarse en el corazón la certeza de que innovar, recomenzar, es imposible. Es preciso quebrar esa sensación y pensar, con realismo, que siempre hay oportunidad de coger el báculo e iniciar caminos nuevos, por modestos que sean. Que esa oportunidad es una realidad a la mano, que se puede comenzar hoy mismo. LE ACOMPAÑÓ EN SU LABOR San Juan de Dios fue un hombre y santo pobre, que vivió la pobreza como ejemplo de su vida, la Duquesa de Sesa le regaló un Bastón o Báculo para que se apoyara, este se conserva como una Reliquia, le acompañó en su labor misionera y sus andanzas por Granada. 24 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  25. 25. REFLEXIÓN DOMINICAL14 Domingo, 06 de octubre de 2013 – 27º T. Ordinario 1ª lectura: Habacuc 1,2-3;2,2-4 «El justo vivirá por su fe» Salmo: «Ojalá escuchéis la voz del Señor: No endurezcáis vuestro corazón» 2ª lectura: 2 Timoteo 1,6-8.13-14 «No tengáis miedo de dar la cara por nuestro Señor» Evangelio: Lucas 17, 5-10 «¡Si tuvierais fe…!» En aquel tiempo, los apóstoles le pidieron al Señor: «Auméntanos la fe.» El Señor contestó: «Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa montaña: "Arráncate de raíz y plántate en el mar," y os obedecería. Suponed que un criado vuestro trabaja como labrador o como pastor; cuando vuelve del campo, ¿quién de vosotros le dice: "En seguida, ven y ponte a la mesa? ¿No le diréis: "Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras como y bebo, y después comerás y beberás tú"? ¿Tenéis que estar agradecidos al criado porque ha hecho lo mandado? Lo mismo vosotros: Cuando hayáis hecho todo lo mandado, decid: "Somos unos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer."» REFLEXIÓN: Empezamos la dinámica del año con la palabra creer, y como leemos en el evangelio de este domingo, los discípulos piden a Jesús esta actitud, piden que se les aumente la fe; es decir, piden que se les aumente la capacidad de poder creer. Y Jesús les responde diciendo que la fe no es cuestión de cantidad, sino de calidad, de compromiso. En una ocasión escuché a un sacerdote que decía «no es cuestión de hablar de tener fe, sino que tenemos que hablar de ser creyentes»; y es que en el ser creyente va implícito el tener fe, ya que la fe es muy activa, y el actuar brota del propio ser. Efectivamente Jesús nos invita a cuidar la calidad de nuestra fe, es cuestión de vivir al máximo como creyentes, de esto sabía mucho San Juan de Dios, que vivía una fe comprometida, vivida hacia el ‘otro’. Es en la vivencia de cada día donde se valora la fuerza de nuestra fe, más que la cantidad. ¿Puedo creer sin vivir de acuerdo con la fe que profeso? 14 Redacción y adaptación de reflexiones por Norka Risso 25 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  26. 26. Domingo, 13 de octubre de 2013 – 28º T. Ordinario 1ª lectura: 2 Reyes 5,14-17 «Volvió Naamán a Eliseo, y alabó al Señor» Salmo: «El Señor revela a las naciones su salvación» 2ª lectura: 2 Timoteo 2,8-13 «Si perseveramos, reinaremos con Cristo» Evangelio: Lucas 17,11-19 «¿No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios?» Yendo Jesús camino de Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea. Cuando iba a entrar en un pueblo, vinieron a su encuentro diez leprosos, que se pararon a lo lejos y a gritos le decían: «Jesús, maestro, ten compasión de nosotros.» Al verlos, les dijo: «Id a presentaros a los sacerdotes.» Y, mientras iban de camino, quedaron limpios. Uno de ellos, viendo que estaba curado, se volvió alabando a Dios a grandes gritos y se echó por tierra a los pies de Jesús, dándole gracias. Éste era un samaritano. Jesús tomó la palabra y dijo: «¿No han quedado limpios los diez?; los otros nueve, ¿dónde están? ¿No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios?» Y le dijo: «Levántate, vete; tu fe te ha salvado.» REFLEXIÓN: Parece que Jesús se queja por la falta de agradecimiento de los leprosos curados, y en ocasiones esta queja también puede ir dirigida a nosotros, estamos tan centrados en nosotros mismos y nuestras preocupaciones que en ocasiones no percibimos los pequeños regalos que recibimos de Dios, ya que estamos muy distraídos. Pues desde la fe podemos ser transformados interiormente, el creer nos invita a ser personas nuevas con paz interior y con gozo, lo cual nos lleva a sacar lo mejor de nosotros mismos, a ser agradecidos, a reconocer que todo es gracia, como diría san Pablo «todo es don». El creer cambia nuestros corazones y esto se refleja externamente en nuestra actitud de vida ¿Cómo ando de agradecimiento? Domingo, 20 de octubre de 2013 – 29º T. Ordinario (DOMUND) 1ª lectura: Éxodo 17,8-13 «Mientras Moisés tenía en alto la mano, vencía Israel» 26 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  27. 27. «El auxilio me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra» 2ª lectura: 2 Timoteo 3,14-4,2 «El hombre de Dios estará perfectamente equipado para toda obra buena» Evangelio: Lucas 18,1-8 «Dios hará justicia a sus elegidos, que claman a él» Salmo: En aquel tiempo, Jesús, para explicar a sus discípulos cómo tenían que orar siempre sin desanimarse, les propuso esta parábola: «Había un juez en una ciudad que ni temía a Dios ni le importaban los hombres. En la misma ciudad había una viuda que solía ir a decirle: "Hazme justicia frente a mi adversario"; por algún tiempo se negó, pero después se dijo: "Aunque ni temo a Dios ni me importan los hombres, como esa viuda me está fastidiando, le haré justicia, no vaya a acabar pegándome en la cara."» Y el Señor respondió: «Fijaos en lo que dice el juez injusto; pues Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos que le gritan día y noche?; ¿o les dará largas? Os digo que les hará justicia sin tardar. Pero, cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará esta fe en la tierra?» REFLEXIÓN: En el evangelio de este Domingo se nos invita a creer en medio de la adversidad, a mantenernos en la oración a pesar de las dificultades; porque el tener fe es esperar con una actitud de confianza en que Dios no se olvida de nosotros. Tenemos la certeza de que Dios escucha nuestras peticiones, y no para que le dejemos en paz, sino porque su misericordia no tiene límites, siempre nos da pruebas de su amor. La perseverancia en la oración no es otra cosa que una invitar a creer confiadamente en Dios ¿Cómo ha influido en mi vida la oración? Domingo, 27 de octubre de 2013 – 30º T. Ordinario 1ª lectura: Eclesiástico 35,15b-17.20-22a «Los gritos del pobre atraviesas la nubes» Salmo: «Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha» 2ª lectura: 2 Timoteo 4,6-8.16-18 «Ahora me aguarda la corona merecida» Evangelio: Lucas 18,9-14 «El publicano bajó a su casa justificado; el fariseo, no» En aquel tiempo, dijo Jesús esta parábola a algunos que, teniéndose por justos, se sentían seguros de sí mismos y despreciaban a los demás: «Dos hombres subieron al 27 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  28. 28. templo a orar. Uno era fariseo; el otro, un publicano. El fariseo, erguido, oraba así en su interior: "¡Oh Dios!, te doy gracias, porque no soy como los demás: ladrones, injustos, adúlteros; ni como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo." El publicano, en cambio, se quedó atrás y no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo; sólo se golpeaba el pecho, diciendo: "¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador." Os digo que éste bajó a su casa justificado, y aquél no. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.» REFLEXIÓN: En el evangelio de este Domingo se nos invita a mirar en el interior de nuestro corazón para descubrir cómo somos. Ciertamente el creer en Dios implica un cambio de actitud en nuestra vida, implica vivir desde la humildad y el agradecimiento, sabiendo que no estamos en posesión exclusiva de la verdad, que podemos equivocarnos, y por tanto que no debemos juzgar a los demás. Una hermosa actitud que podemos tener como creyentes y seguidores de Jesucristo es presentarnos ante Dios no con lo que hemos hecho mal, sino con lo que aún nos queda por hacer bien, o en todo caso juzgarnos a nosotros mismos a la luz de la inmensa bondad de Dios y no comparándonos con otros. Creer en Dios es sentirnos envueltos en su misericordia ¿Me presento ante Dios con humildad? Viernes, 01 de noviembre de 2013 – Todos los santos 1ª lectura: Apocalipsis 7,2-4.9-14 «Apareció en la visión una muchedumbre inmensa, que nadie podría contar, de toda nación, raza, pueblo y lengua» Salmo: «Este es el grupo que viene a tu presencia, Señor» 2ª lectura: 1 Juan 3,1-3 «Veremos a Dios tal cual es» Evangelio: Mateo 5,1-12a «Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo» En aquel tiempo, al ver Jesús el gentío, subió a la montaña, se sentó y se acercaron los discípulos; y él se puso a hablar, enseñándolos: «Dichosos los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Dichosos lo que lloran, porque ellos serán consolados. Dichosos los sufridos, porque ellos heredarán la tierra. Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos quedarán saciados. Dichosos los misericordiosos, porque ellos alcanzarán la misericordia. Dichosos los limpios de 28 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  29. 29. corazón, porque ellos verán a Dios. Dichosos los que trabajan por la paz, porque ellos se llamarán los Hijos de Dios. Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Dichosos vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo.» REFLEXIÓN: Las bienaventuranzas son uno de los textos más genuinos y hermosos del Evangelio, se proclaman en este día para recordarnos que el creer en Dios implica seguir el ideal anunciado por Jesucristo. Los creyentes debemos saber que hay una felicidad diferente a la que nos ofrece el mundo, una felicidad que nos hace ir a contracorriente, una felicidad que consiste en amar incluso sufriendo; como lo han hecho a lo largo del tiempo todos los santos, desde la sencillez e incluso desde el anonimato. La festividad que hoy celebramos nos recuerda no sólo nuestro destino, sino principalmente que nuestra felicidad comienza aquí aunque alcance su plenitud en el encuentro final con Dios. Debemos vivir de acuerdo a los valores del evangelio. ¿Qué felicidad vivo la del evangelio o la de la sociedad? Domingo, 03 de noviembre de 2013 – 31º T. Ordinario 1ª lectura: Sabiduría 11,23-12,2 «Te compadeces, Señor, de todos, porque amas a todos los seres» Salmo: «Bendeciré tu nombre por siempre, Dios mío, mi Rey» 2ª lectura: 2 Tesalonicenses 1,11-2,2 «Que Jesús nuestro Señor sea vuestra gloria y vosotros seáis la gloria de él» Evangelio: Lucas 19,1-10 «El Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido» En aquel tiempo, entró Jesús en Jericó y atravesaba la ciudad. Un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de distinguir quien era Jesús, pero la gente se lo impedía porque era de bajo de estatura. Corrió más adelante y se subió a una higuera para verlo, porque tenía que pasar por allí. Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y dijo: «Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa.» Él bajó en seguida, y lo recibió muy contento. Al ver esto, todos murmuraban diciendo: «Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador.» Pero Zaqueo se puso en pie, y dijo al Señor. «Mira, la mitad de mis bienes, Señor, se la doy a los pobres; y si de alguno me he aprovechado, 29 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  30. 30. le restituiré cuatro veces más.» Jesús contestó: «Hoy ha sido la salvación de esta casa; también éste es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido.» REFLEXIÓN: Parece que Zaqueo es un hombre insatisfecho, tiene de todo, pero le falta algo importante para encontrar la felicidad, y ésta la encuentra cuando Jesús se dirige a él desde el amor y la misericordia, y lo interpela. A nosotros muchas veces nos pasa lo mismo, estamos rodeados de ruidos externos: móvil, televisión, mp3,… pero en el fondo sentimos un gran vacío, tenemos muchos medios de comunicación, pero ninguno nos ayuda a comunicarnos con Dios, por ello, día a día, el Señor sale a nuestro encuentro por si queremos llenar el vacío interior con lo verdaderamente importante. Eso es lo que tiene dar el paso para acercarse a Dios, eso es lo que implica el creer, que nos hace reaccionar y dar un giro a nuestra vida; el creer en Dios nos invita a darnos, a servir al otro, a compartir. Jesús entra en nuestro corazón y nos invita a salir de nosotros mismos para dar al otro. ¿Hago algo por los que necesitan más que yo? Domingo, 10 de noviembre de 2013 – 32º T. Ordinario 1ª lectura: 2 Macabeos 7,1-2.9-14 «El rey del universo nos resucitará para una vida eterna» Salmo: «Al despertar me saciaré de tu semblante, Señor» 2ª lectura: 2 Tesalonicenses 2,16-3,5 «El Señor os dé fuerza para toda clase de palabras y de obras buenas» Evangelio: Lucas 20,27-38 «Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos» En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos saduceos, que niegan la resurrección, y le preguntaron: «Maestro, Moisés nos dejó escrito: Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer, pero sin hijos, cásese con la viuda y dé descendencia a su hermano. Pues bien, había siete hermanos: el primero se casó y murió sin hijos. Y el segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete murieron sin dejar hijos. Por último murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete han estado casados con ella.» Jesús les contestó: «En esta vida, hombres y mujeres se casan; pero los que sean juzgados dignos de la vida futura y de la resurrección de entre los muertos no se casarán. Pues ya no pueden morir, son como ángeles; son hijos de Dios, porque participan en la resurrección. Y que resucitan los muertos, el mismo Moisés lo indica en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor "Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob". No es Dios de muertos, sino de vivos; porque para él todos están vivos.» 30 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  31. 31. REFLEXIÓN: Creer en Dios lleva consigo creer en la Resurrección, así nos lo insinúa Jesús este Domingo y además nos confirma que la vida futura y esta vida nos son semejantes, por tanto, es mejor evitar comparaciones. Creer en la Resurrección de Jesús nos cambia totalmente, porque supone reconocer a un Dios Padre misericordioso, apasionado por la vida, que nos acompaña en cada momento de nuestra vida, capaz de transmitirnos alegría y esperanza en nuestra existencia. Peto también implica que nosotros tenemos que tomar partido por la vida, y evitar la muerte que esté a nuestro alcance. Creer en Dios implica creer en un Dios de vivos, no de muertos. ¿Estoy dispuesto a defender la vida? Domingo, 17 de noviembre de 2013 – 33º T. Ordinario (IGLESIA DIOCESANA) 1ª lectura: Malaquías 3,19-20a «Os iluminará un sol de justicia» Salmo: «El Señor llega para regir la tierra con justicia» 2ª lectura: 2 Tesalonicenses 3,7-12 «El que no trabaja, que no coma» Evangelio: Lucas 21,5-19 «Con vuestra perseverancia, salvaréis vuestras almas» En aquel tiempo, algunos ponderaban la belleza del templo, por la calidad de la piedra y los exvotos. Jesús les dijo: «Esto que contempláis, llegará un día en que no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido.» Ellos le preguntaron: «Maestro, ¿Cuándo va a ser eso?, ¿y cuál será la señal de que todo eso está para suceder?» Él contestó: «Cuidado con que nadie os engañe. Porque muchos vendrán usurpando mi nombre, diciendo: "Yo soy", o bien: "el momento está cerca"; no vayáis tras ellos. Cuando oigáis noticias de guerras y de revoluciones, no tengáis pánico. Porque eso tiene que ocurrir primero, pero el final no vendrá en seguida. Luego les dijo: «Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, habrá grandes terremotos, y en diversos países epidemias y hambre. Habrá también espantos y grandes signos en el cielo. Pero antes de todo eso os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a los tribunales y a la cárcel, y os harán comparecer ante reyes y gobernadores, por causa de mi nombre: así tendréis ocasión de dar testimonio. Haced propósito de no preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro. Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os traicionarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán por causa de mi nombre. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas.» 31 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  32. 32. REFLEXIÓN: Creer en Jesucristo es creer en su mensaje de esperanza. Muchas veces nos sucede que no podemos más, da la impresión que todo sale mal, incluso llegamos a pensar ¿dónde está Dios?...; pues Él siempre está a nuestro lado, caminando junto a nosotros. Nuestra esperanza es creer que podemos disfrutar de una vida más humana acogiendo el amor de Dios, descubriéndolo en la sencillez de nuestra vida, en lo pequeño; y aceptar sus planes para con nosotros. Este Domingo Jesús nos invita a ser constantes a pesar de las pruebas de la vida, a perseverar en la entrega y el amor, ciertamente el camino no siempre es fácil, pero su Palabra nos ayuda a afrontar las dificultades. Creer en Jesucristo implica seguirle a pesar de las dificultades. ¿En qué momento de dificultad en sentido que Dios me defendía? Domingo, 24 de noviembre de 2013 – Jesucristo Rey del Universo (Hoy termina el año de la fe) 1ª lectura: 2 Samuel 5,1-3 «Ungieron a Daniel como rey de Israel» Salmo: «Que alegría cuando me dijeron: Vamos a la casa del Señor» 2ª lectura: Colosenses 1,12-20 «Nos ha trasladado al reino de su Hijo querido» Evangelio: Lucas 23,35-43 «Señor, acuérdate de mí, cuando llegues a tu reino» En aquel tiempo, las autoridades hacían muecas a Jesús, diciendo: «A otros ha salvado; que se salve a sí mismo, si él es el Mesías de Dios, el Elegido.» Se burlaban de él también los soldados, ofreciéndole vinagre y diciendo: «Si eres tú el rey de los judíos, sálvate a ti mismo.» Había encima un letrero en escritura griega, latina y hebrea: "Éste es el rey de los judíos". Uno de los malhechores crucificados lo insultaba, diciendo: «¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros.» Pero el otro lo increpaba: «¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en el mismo suplicio? Y lo nuestro es justo, porque recibimos el pago de lo que hicimos; en cambio, éste no ha faltado en nada.» Y decía: «Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino.» Jesús le respondió: «Te lo aseguro: hoy estarás conmigo en el paraíso.» REFLEXIÓN: Creer en Jesucristo es creer que el amor es nuestro mayor poder. Jesús no ha creído nunca en la violencia para transmitir su mensaje, todo lo contrario, Jesús no puede pasar de largo ante el dolor y el sufrimiento 32 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  33. 33. humano, es más lo vive en sus propias carnes, ofreciendo el perdón y la salvación ante cualquier tipo de injusticia o violencia. Con la solemnidad de Jesucristo, Rey del universo finaliza el año litúrgico, con el deseo de expresar el sentido de consumación del plan de Dios. Además con esta fiesta termina el ‘Año de la fe’. Ojalá que este ‘año de la fe’ haya sido un tiempo para volver a descubrir nuestro camino de la fe y resaltar el entusiasmo renovado del encuentro con Cristo. El año litúrgico es un camino que recorre la historia de salvación hasta estar con Cristo en el paraíso. ¿Siento que mis esperanzas de salvación se cumplen en Cristo? Domingo, 01 de diciembre de 2013 – 1º T. Adviento (Comienza el Ciclo A) 1ª lectura: Isaías 2,1-5 «El Señor reúne a todos los pueblos en la paz eterna del Reino de Dios» Salmo: «Que alegría cuando me dijeron: Vamos a la casa del Señor» 2ª lectura: Romanos 13,11-14 «Nuestra salvación está cerca» Evangelio: Mateo 24,37-44 «Estad en vela para estar preparados» En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuando venga el Hijo del hombre, pasará como en tiempo de Noé. Antes del diluvio, la gente comía y bebía y se casaba, hasta el día en que Noé entró en el arca; y cuando menos lo esperaban llegó el diluvio y se los llevó a todos; lo mismo sucederá cuando venga el Hijo del Hombre: Dos hombres estarán en el campo: a uno se lo llevarán y a otro lo dejarán; dos mujeres estarán moliendo: a una se la llevarán y a otra la dejarán. Por tanto estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón, estaría en vela y no dejaría abrir un boquete en su casa. Por eso estad también vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del Hombre.» REFLEXIÓN: Nuestra Granada representa para el Centro San Juan de Dios de Ciempozuelos, lo que el corazón para cada uno de nosotros; es decir, la hospitalidad, la acogida, y para poder esperar al Señor en lo más hondo de nosotros mismos y en nuestro Centro, nos vamos a ir preparando. En este primer Domingo de Adviento comenzamos un nuevo año litúrgico. Durante este tiempo nos preparamos para recibir una vez más a Jesús en la 33 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  34. 34. Navidad. Su venida llena nuestro corazón y nuestra granada de esperanza y nos invita a creer que con Él podemos construir un mundo más bello para todos. Dios quiere seguir viniendo a nuestras vidas y eso llena nuestro corazón y nuestra granada de esperanza y de alegría, ¡nos preparamos para su venida con el corazón y la granada abiertos de par e par! Domingo, 08 de diciembre de 2013 – Inmaculada Concepción de María 1ª lectura: Génesis 3,9-15.20 «Establezco hostilidades entre tu estirpe y la de la mujer» Salmo: «Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas» 2ª lectura: Efesios 1,3-6.11-12 «Nos eligió en la persona de Cristo, antes de crear el mundo» Evangelio: Lucas 1,26-38 «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo» En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracias, el Señor está contigo.» Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquel. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.» Y María dijo al ángel: «¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?» El ángel le contestó: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.» María contestó: «Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» Y la dejó el ángel. REFLEXIÓN: En este segundo Domingo de Adviento, seguimos expresando que ponemos toda nuestra esperanza en el Dios de Jesucristo, en el Dios del Amor y de la Vida; pero también queremos acoger su invitación para preparar nuestro corazón y nuestra granada para que Jesús siga naciendo en nosotros y en nuestro Centro. Él cuenta con nosotros y está con nosotros para que le preparemos el camino, como María, desde la alegría, para que muchos otros puedan encontrarse también con Él y puedan experimentar su amor y su salvación. 34 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  35. 35. Domingo, 15 de diciembre de 2013 – 3º T. Adviento 1ª lectura: Isaías 35,1-6a.10 «Dios vendrá y nos salvará» Salmo: «Ven, Señor, a salvarnos» 2ª lectura: Santiago 5,7-10 «Manteneos firmes, porque la venida del Señor está cerca» Evangelio: Mateo 11,2-11 «¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?» En aquel tiempo, Juan, que había oído en la cárcel las obras del Mesías, le mandó a preguntar por medio de sus discípulos: «¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?» Jesús les respondió: «Id a anunciar a Juan lo que estáis viendo y oyendo: los ciegos ven, y los inválidos andan; los leprosos quedan limpios, y los sordos oyen; los muertos resucitan, y a los pobres se les anuncia el Evangelio. ¡Y dichoso el que no se sienta defraudado por mí!» Al irse ellos, Jesús se puso a hablar a la gente sobre Juan: «¿Qué salisteis a contemplar en el desierto, una caña sacudida por el viento? ¿O qué fuisteis a ver, un hombre vestido con lujo? Los que visten con lujo habitan en los palacios. Entonces, ¿a qué salisteis?, ¿a ver a un profeta? Sí, os digo, y más que profeta; él es de quien está escrito: "Yo envío mi mensajero delante de ti, para que prepare el camino ante ti”. Os aseguro que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan, el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él.» REFLEXIÓN: Los discípulos de Jesús nos reunimos con alegría en este tercer Domingo de Adviento para seguir preparando nuestro corazón y nuestra granada para la Navidad. Hoy la Palabra de Dios nos invita a sentir y expresar nuestra alegría porque se acerca el nacimiento del Señor. Jesús viene de nuevo, está cerca y estamos alegres por ello. Tenemos que preparar nuestra granada y nuestro corazón para recibirlo y que nazca en nuestro centro y en nosotros. Domingo, 22 de diciembre de 2013 – 4º T. Adviento 1ª lectura: Isaías 7,10-14 «La Virgen concebirá» Salmo: «Va a entrar el Señor: Él es el Rey de la Gloria» 2ª lectura: Romanos 1,1-7 «Jesucristo, de la estirpe de David, Hijo de Dios» 35 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  36. 36. Evangelio: Mateo 1,18-24 «Jesús nacerá de María, desposada con José, hijo de David» El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: «José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.» Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el Profeta: «Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, (que significa "Dios-con-nosotros").» Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y se llevó a casa a su mujer. REFLEXIÓN: Ya estamos en el último Domingo de Adviento, la Navidad está muy cerca; Jesús ya viene a nuestros corazones y a nuestra granada para darnos su vida y que así se cumplan nuestros mejores deseos. Le pedimos a María que nos enseñe a acoger y a entregar a Jesús como Ella lo hizo, para que también nosotros seamos una pequeña navidad llevando a Jesús a los demás, dando vida y felicidad. Miércoles, 25 de diciembre de 2013 – Natividad del Señor 1ª lectura: Isaías 52,7-10 «Los confines de la tierra verán la victoria de nuestro Dios» Salmo: «Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios» 2ª lectura: Hebreos 1,1-6 «Dios nos ha hablado por su Hijo» Evangelio: Juan 1,1-18 «La Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros» En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. La Palabra en el principio estaba junto a Dios. Por medio de la Palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho. En la Palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió. Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar 36 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  37. 37. testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino, y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Éstos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios. Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de él y grita diciendo: «Este es de quien dije: "El que viene detrás de mí pasa delante de mí, porque existía antes que yo."» Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia. Porque la Ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: el Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer. REFLEXIÓN: «La Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros» ¡Qué maravilla sentir que Jesús nace en nuestros corazones y en nuestra granada! Esta nueva venida nos sobrecoge, el Dios con nosotros se encarna en la fragilidad de un pequeñín; esto supone descubrir la presencia de Cristo en los más frágiles de nuestra sociedad, en los pobres, en los que enfermo, en los que sufren y ello implica salir a su encuentro para acogerlos en nuestros corazones y en nuestra granada. Además esta gran noticia nos llena de amor, de ilusión,… y es que esta noticia no nos la podemos quedar para nosotros, tenemos que celebrarlo con una gran fiesta e invitar a todos, para que se enteren lo que hemos visto y hemos oído. Domingo, 29 de diciembre de 2013 – Sagrada Familia 1ª lectura: Eclesiástico 3,2-6.12-14 «El que teme al Señor honra a sus padres» Salmo: «¡Dichoso el que teme al Señor, y sigue sus caminos!» 2ª lectura: Colosenses 3,12-31 «La vida de familia vivida en el Señor» Evangelio: Mateo 2,13-15.19.23 «Toma al niño y a su madre y huye a Egipto» Cuando se marcharon los magos, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo.» José se levantó, cogió al niño y a su madre de noche; se fue a Egipto y se quedó hasta la muerte de Herodes; así se cumplió lo que dijo el Señor por el Profeta: “Llamé a mi hijo para que no saliera de Egipto”. Cuando murió Herodes, el ángel del Señor se apareció 37 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  38. 38. de nuevo en sueños a José en Egipto y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre y vuélvete a Israel; ya han muerto los que atentaban contra la vida del niño.» Se levantó tomó al niño y a su madre y volvió a Israel. Pero al enterarse que Arquelao reinaba en Judea como sucesor de su padre Herodes tuvo miedo de ir allá. Y avisado en sueños se retiró a Galilea y se estableció en un pueblo llamado Nazaret. Así se cumplió lo que dijeron los profetas, que se llamaría nazareno. REFLEXIÓN: creer en Jesucristo conlleva vivir nuestra fe, no sólo en nuestros corazones, para nuestros adentros; sino que implica vivirlo en comunidad en la gran granada que nos une a todos como familia hospitalaria. Jesús se encarna en medio de una familia, para vivir su fe en grupo, ya que es difícil vivirlo individualmente, por ello es importante tener grupos de referencia en los que poder compartir la alegría que el Niño Dios nos trae. No podemos vivir nuestra fe como entes aislados en el mundo. Vivir nuestra fe en familia en ocasiones no es fácil, que si huir a Egipto, que si regresar,… así también es nuestra vida, pero lo más importante es que sepamos confiar en Dios, Él pondrá los medios para que la unión de la familia hospitalaria se mantenga. Miércoles, 01 de enero de 2014 – Santa María Madre de Dios 1ª lectura: Números 6,22-27 «Invocarán mi nombre sobre los israelitas y yo los bendeciré» Salmo: «El Señor tenga piedad y nos bendiga» 2ª lectura: Gálatas 4,4-7 «Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer» Evangelio: Lucas 2,16-21 «María meditaba todas estas cosas en su corazón. Al cumplirse los ocho días, le pusieron por nombre Jesús» En aquel tiempo los pastores fueron corriendo y encontraron a María y a José y al Niño acostado en el pesebre. Al verlo, les contaron lo que les había dicho de aquel niño. Todos los que lo oían se admiraban de lo que decían los pastores. Y María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón. Los pastores se volvieron dando gloria y alabanza a Dios por lo que había visto y oído; todo como les había dicho. Al cumplirse los ocho días tocaba circuncidar al niño y le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamado el ángel antes de su concepción. REFLEXIÓN: La fiesta de Navidad y su Octava, “el octavo día” que dirían los Santos Padres, son como una misma fiesta escalonada celebrada en dos actos. El día de Navidad nos fijamos en el Niño-Dios, Hijo de Dios nacido de la raza humana en suma pobreza. El día octavo nuestra mirada se dirige a María, llena de gracia y de ilusión, y con la responsabilidad propia de quien ha recibido 38 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  39. 39. una importante misión en el mundo: ser Madre de Dios, ser Madre de los hombres y, en concreto, Madre de la Iglesia. A ella se dirigen hoy nuestras plegarias para gozar de su intercesión, a ella queremos acogerla en nuestra granada al comenzar un nuevo año civil, como una nueva etapa en el calendario de nuestra historia de salvación. Domingo, 05 de enero de 2014 – Segundo después de Navidad 1ª lectura: Eclesiástico 24,1-4.12-16 «La sabiduría habita en medio del pueblo elegido» Salmo: «La Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros» 2ª lectura: Efesios 1,3-6.15-18 «Nos predestinó a ser Hijos adoptivos suyos por Jesucristo» Evangelio: Juan 1,1-18 «La Palabra se hizo carne, y acampó entre nosotros» En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. La Palabra en el principio estaba junto a Dios. Por medio de la Palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho. En la Palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió. Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino, y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Éstos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios. Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad. [Juan da testimonio de él y grita diciendo: -Éste es de quien dije: «El que viene detrás de mí pasa delante de mí, porque existía antes que yo». Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia: porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: el Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.] REFLEXIÓN: En este segundo domingo de Navidad los textos bíblicos nos dicen en la primera lectura que la Sabiduría habla por medio de los profetas, luego el apóstol san Pablo, en la segunda lectura, nos recuerda que cuando el Hijo de Dios se hace hombre el hombre puede acceder a la filiación divina, por medio de la gracia de la adopción, y finalmente el Evangelio prolonga la 39 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  40. 40. meditación de la encarnación con el que el Verbo de Dios propone su presencia entre nosotros: Acampó entre nosotros; y eso es precisamente lo que deseamos: abrir nuestros corazones y que acampe en medio de nuestra granada. Lunes, 06 de enero de 2014 – Epifanía del Señor 1ª lectura: Isaías 60,1-6 «La gloria del Señor amanece sobre ti» Salmo: «Se postrarán ante ti, Señor, todos los reyes de la tierra» 2ª lectura: Efesios 3,2-3a.5-6 «Ahora ha sido revelado que también los gentiles son coherederos» Evangelio: Mateo 2,1-12 «Venimos de Oriente para adorar al Rey» Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes. Entonces, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: -¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo. Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó, y todo Jerusalén con él; convocó a los sumos pontífices y a los letrados del país, y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías. Ellos le contestaron: -En Belén de Judea, porque así lo ha escrito el profeta: «Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres ni mucho menos la última de las ciudades de Judá; pues de ti saldrá un jefe que será el pastor de mi pueblo Israel». Entonces Herodes llamó en secreto a los Magos, para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles: -Id y averiguad cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo. Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño. Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes, se marcharon a su tierra por otro camino. REFLEXIÓN: Epifanía, significa manifestación, acercamiento y proximidad. Dios se ha manifestado en Jesucristo, el Hijo muestra al Padre y con el Padre envía el Espíritu que sostiene nuestra fe. Dios se automanifiesta, se regala a la humanidad porque siente pasión por ella, por nosotros; y nosotros estamos dispuestos a abrir de par en par las puestas de nuestra granada. Salgamos 40 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  41. 41. pues a las calles a buscar, como los Magos, dónde está hoy, el Rey de los judíos. No llevamos oro ni plata, sino manos abiertas y el fuego del Espíritu de Cristo en los corazones. Él hace el resto y llega el asombro. Domingo, 12 de enero de 2014 – Bautismo del Señor 1ª lectura: Isaías 42,1-4.6-7 «Mirad a mi siervo, a quien prefiero» Salmo: «El Señor bendice a su pueblo con la paz» 2ª lectura: Hechos 10,34-38 «Dios ungió a Jesús con la fuerza del Espíritu Santo» Evangelio: Mateo 3,13-17 «Apenas se bautizó Jesús, vio que el Espíritu de Dios bajaba sobre él» En aquel tiempo, fue Jesús desde Galilea al Jordán y se presentó a Juan para que lo bautizara. Pero Juan intentaba disuadirlo, diciéndole: -Soy yo el que necesito que tú me bautices, ¿y tú acudes a mí? Jesús le contestó: -Déjalo ahora. Está bien que cumplamos así todo lo que Dios quiere. Entonces Juan se lo permitió. Apenas se bautizó Jesús, salió del agua; se abrió el cielo y vio que el Espíritu de Dios bajaba como una paloma y se posaba sobre él. Y vino una voz del cielo que decía: -Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. REFLEXIÓN: Nuevamente volvemos a abrir de par en par las puertas de nuestra granada, ya que hoy celebramos el bautismo del Señor Jesús, que como uno más de su pueblo, se acerca a orillas del Jordán. Como Él escuchó la voz del Bautista, como los primeros cristianos escucharon e hicieron suyo el mensaje de la voz del Padre que marca y remarca la identidad de Jesús de Nazaret como su Hijo amado y predilecto, también nosotros quisiéramos escuchar y hacer vida de nuestra vida la voz del Espíritu del Señor Jesús que misteriosamente nos habita desde el día de nuestro propio bautismo. Domingo, 19 de enero de 2014 – 2º T. Ordinario 1ª lectura: Isaías 49,3.5-6 «Te hago luz de las naciones para que seas mi salvación» Salmo: «Aquí estoy, señor, para hacer tu voluntad» 2ª lectura: 1 Corintios 1,1-3 «Gracias y paz os dé Dios nuestro Padre y Jesucristo nuestro Señor» Evangelio: Juan 1,29-34 «Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo» 41 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  42. 42. En aquel tiempo, al ver Juan a Jesús que venía hacia él, exclamó: -Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Éste es aquel de quien yo dije: «Tras de mí viene un hombre que está por delante de mí, porque existía antes que yo». Yo no lo conocía, pero he salido a bautizar con agua, para que sea manifestado a Israel. Y Juan dio testimonio diciendo: -He contemplado al Espíritu que bajaba del cielo como una paloma, y se posó sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: Aquél sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre él, ése es el que ha de bautizar con Espíritu Santo. Y yo lo he visto, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios. REFLEXIÓN: La obra del Cordero no está acabada, porque el dolor y el sufrimiento de las personas, como efectos de los pecados de otros, siguen estando ahí y nos rodean por todas partes. Los cristianos, transformados y guiados por el Espíritu de Dios, estamos llamados a vivir de forma diferente, ya que estamos llamados a ser actores de la salud y de la salvación, como lo fue Jesús de Nazaret, que impregnado por el Espíritu de Dios, vivió anunciando a todos los pobres, oprimidos y desgraciados la Buena Noticia de su liberación. Para ello contamos con la fuerza y la ayuda de este Espíritu de Dios. Domingo, 26 de enero de 2014 – 3º T. Ordinario 1ª lectura: Isaías 8,23b-9,3 «En la Galilea de los gentiles el pueblo vio una luz grande» Salmo: «El Señor es mi luz y mi salvación» 2ª lectura: 1 corintios 1,10-13.17 «Poneos de acuerdo y no andéis divididos» Evangelio: Mateo 4,12-23 «Vino a Cafarnaúm para que se cumpliese lo que había dicho el Profeta Isaías» Al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan, se retiró a Galilea. Dejando Nazaret, se estableció en Cafarnaúm, junto al lago, en el territorio de Zabulón y Neftalí. Así se cumplió lo que había dicho el profeta Isaías: «País de Zabulón y país de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló». Entonces comenzó Jesús a predicar diciendo: - Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos. 42 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  43. 43. [Pasando junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, al que llaman Pedro, y a Andrés, su hermano, que estaban echando el copo en el lago, pues eran pescadores. Les dijo: -Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres. Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Y, pasando adelante, vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes, con Zebedeo, su padre. Jesús los llamó también. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron. Recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas y proclamando el Evangelio del Reino, curando las enfermedades y dolencias del pueblo. REFLEXIÓN: Cristo nuevamente se nos muestra como luz, pero esta luz nos hace descubrir ahora unos “colores” particulares sobre su persona. Jesús es la luz que poco a poco se enciende para iluminarnos a Dios. Es una luz para todos los hombres y que a su vez necesita de los hombres para continuar iluminando la humanidad, sería una nueva forma de vivir como cristianos. Y por último es la luz que nos envuelve a todos, que a todos nos une bajo su resplandor. Es el fundamento de nuestra unidad, siendo esta verdad especialmente importante este Domingo. Domingo, 02 de febrero de 2014 – La presentación del Señor 1ª lectura: Malaquías 3,1-4 «Entrará en el santuario el Señor a quien vosotros buscáis» Salmo: «El Señor, Dios de los ejércitos, es el Rey de la gloria» 2ª lectura: Hebreos 2,14-18 «Tenía que parecerse en todo a sus hermanos» Evangelio: Lucas 2,22-40 «Mis ojos han visto a tu Salvador» Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: «Todo primogénito varón será consagrado al Señor», y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: «un par de tórtolas o dos pichones.» Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo. Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: «Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien 43 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014
  44. 44. presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.» Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño. Simeón los bendijo, diciendo a María, su madre: «Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma.» Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén. Y, cuando cumplieron todo lo que prescribía la leu del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba. REFLEXIÓN: La fiesta de la Presentación del Señor en el templo, cuarenta días después de su nacimiento, pone ante nuestros ojos un momento particular de la vida de la Sagrada Familia: según la ley mosaica, María y José llevan al niño Jesús al templo de Jerusalén para ofrecerlo al Señor. Simeón y Ana, inspirados por Dios, reconocen en aquel Niño al Mesías tan esperado y profetizan sobre él. Estamos ante un misterio, sencillo y a la vez solemne, en el que la santa Iglesia celebra a Cristo, el Consagrado del Padre, primogénito de la nueva humanidad. Se conoce también esta fiesta como "La Candelaria". Observamos el contraste en el vivir: El mismo Niño Jesús está llamado para ser Luz y gloria y a la vez escándalo y roca dura contra la que muchos se estrellarán. Domingo, 09 de febrero de 2014 – 5º T. Ordinario 1ª lectura: Isaías 58,7-10 «Entonces nacerá tu luz como la aurora» Salmo: «El justo brilla en las tinieblas como una luz» 2ª lectura: 1 Corintios 2,1-5 «Os he anunciado a Cristo crucificado» Evangelio: Mateo 5,13-16 «Vosotros sois la luz del mundo» En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: -Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán? No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente. Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte. Tampoco se enciende una lámpara para meterla debajo del celemín, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de casa. Alumbre así vuestra luz a los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en el cielo. 44 “En el camino de la vida encontramos las huellas de San Juan de Dios” Servicio de Catequesis – Centro San Juan de Dios Ciempozuelos Curso 2013-2014

×