Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Buen Samaritano - XXI Jornada Mundial del Enfermo

2,564 views

Published on

El Buen Samaritano 'Anda y haz tú lo mismo' (Lc 10,37)
Subsidio Litúrgico para las XXI Jornada Mundial del Enfermo 2013.
Incluye Via Crucis

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Buen Samaritano - XXI Jornada Mundial del Enfermo

  1. 1.         1    
  2. 2.     2    
  3. 3.         Presentación        La  preocupación  de  la  Iglesia    por  el  mundo  de  los  que  sufren  y  sus  familiares,  por  los   agentes   sanitarios,   por   los   agentes   pastorales   así   como   por   los   voluntarios  encuentra  su  expresión  este  año  en  el  tema  que  ha  elegido  el  Santo  Padre  Benedicto  XVI:  “Anda  y  haz  tú  lo  mismo”  (Lc.  10,37).  Palabras   antiguas,   pero   siempre   actuales,   las   que   Jesús   dirige   a   su   interlocutor,   el  cual,  insistiendo  aún  más,  le  apremia  con  dos  preguntas  incisivas:  “Maestro,  ¿qué  debo  hacer   para   obtener   la   vida   eterna?”   y   acto   seguido   “¿Y   quién   es   mi   prójimo?”.   (Lc.   10,  25,29).  La  parábola  evangélica  no  pierde  nunca  su  comprometedora  actualidad,  sobre  todo  para   quienes   viven   en   su   carne   el   misterio   del   dolor   y   de   la   soledad,   y   que  encuentran  en  su  camino  personas  que  han  respondido  positivamente  a  la  invitación  de  Jesús:  “Anda  y  haz  tú  lo  mismo”,  haciéndose  así  continuadores  y  testigos  de  Aquel  que  en  primer  lugar  y  para  todos  es  el  Buen  Samaritano,  que  venda  las  heridas  del  cuerpo   y   del   espíritu   con   el   consuelo   que   brota   de   la   cercanía,   de   una   con-­‐‑participación  atenta  y  presurosa,  que  infunden  paz,  serenidad  y  esperanza.  Aprovechando   toda   la   riqueza   de   esta   imagen   evangélica,   que   siempre   acucia   a   la  Iglesia   y   a   todos   los   creyentes,   y   que   el   Santo   Padre   ha   elegido   como   tema   para   la  Jornada   Mundial   del   Enfermo   del   2013,   el   Consejo   Pontificio   para   los   Agentes  Sanitarios  (para  la  Pastoral  de  la  Salud)  ha  tenido  a  bien  redactar  el  presente  Soporte,  traducido   a   diversas   lenguas   y   válido   para   todo   el   Año   Litúrgico,   dividido   en   tres  momentos   fundamentales   (Adviento-­‐‑Navidad,   Jornada   Mundial   del   Enfermo   en   la  Conmemoración   Litúrgica   de   la   Bienaventurada   Virgen   de   Lourdes,   Cuaresma-­‐‑Pascua),  para  ofrecer  a  los  enfermos,  a  los  agentes  sanitarios,  a  los  agentes  pastorales,  a   las   familias   y   a   los   voluntarios   unos   puntos   de   reflexión   teológica,  profundizaciones   pastorales   y   formularios   de   oración,   con   el   fin   de   que   siga  resonando   el   acuciante   llamamiento   que   Jesús   sigue   dirigiendo,   de   manera  específica,   al   mundo   del   sufrimiento   y   de   la   asistencia   sanitaria   en   sus   diversos  componentes:  “Anda    y  haz  tú  lo  mismo”.  El  propio  Via  Crucis  que  se  incluye  al  final,  retoma  el  mismo  tema  propuesto  por  el  Santo   Padre,   haciéndolo   motivo   de   contemplación   y   de   oración   en   el   itinerario   que   3    
  4. 4. llevó   a   Jesús   a   ser   en   su   Cruz   Gloriosa   el   Buen   Samaritano   que   se   inclinó   sobre   los  sufrimientos   humanos   hasta   el   tormento   del   máximo   abandono   y   desgarro,   para  pasar  de  allí  a  la  gloria  de  la  Resurrección.  Al   confiar   a   toda   la   Iglesia   este   Soporte,   se   pretende,   en   fin,   crear   esa   comunión   de  gracia,  de  oración  y  de  caridad  recíproca  que  ve  en  el  misterio  del  sufrimiento  y  en  el  mundo   sanitario   ese   testimonio   mutuamente   reflejado,   concreto   y   cotidiano,   de   los  que  hacen  el  bien  al  que  sufre  y  de  los  que  hacen  el  bien  con  su  propio  sufrimiento.  Al   entrar,   con   este   instrumento   de   reflexión   y   de   oración,   en   vuestras   casas,   en   los  lugares  y  estructuras  de  los  cuidados  asistenciales,  y  haciéndome  con  vosotros  y  para  vosotros   testigo   de   la   continuada   atención   amorosa   de   Jesucristo,   os   imparto   mi  Bendición.              †Zygmunt  Zimowski                                Presidente                    del  Consejo  Pontificio            para  los  Agentes  Sanitarios      (para  la  Pastoral  de  la  Salud)   4    
  5. 5.  1      En  el  tiempo  de  Adviento      contemplamos  el  Misterio  de  la  Virgen  Inmaculada     Apuntes  de  reflexión  teológica    “Anda  y  haz  tú  lo  mismo”  (Lc.  10,37)  “Anda”.  Inmediatamente  después  del  anuncio  del  Ángel  y  de  la  concepción  del  Hijo,  María  se  encamina  con  presteza  hacia  la  montaña  para  visitar  a  su  prima,  que  de  allí  a  tres  meses  iba  a  dar  a  luz  un  hijo.  María  va,  va  hacia  su  prima  Isabel.  Este  ir  tiene  su  motivo  en  el  Misterio    que  se  ha  hecho   presente   en   su   vida   y   en   la   de   Isabel,   y   que   las   ha   unido   de   forma  insospechada   “desde   arriba”.   Pero   en   este   ir,   correlativo   a   este   primer   móvil,   e  inscrito   en   él,   se   da   también   el   motivo   de   visitarla   y   de   ayudar   en   sus   últimas  semanas  de  embarazo  a  su  prima,  que  “era  de  edad  avanzada”(Lc  1,18).  La  de  María  es  una  “visitación”,  y  la  visitación  es  un  modelo  de  relación  con  el  otro  en   cuanto   tal.   Visitar   significa   ante   todo   hacerse   presente,   hacer   posible   al   otro   el  gozo   por   la   presencia   propia.   El   hombre,   en   efecto,   en   su   condición   de   criatura  espiritual,  es  un  ser  presente  que  vive  y  goza  de  la  presencia  de  otro.  El  meollo  de  la  visitación  de  María,  sin  embargo,  no  se  limita  a  este  simple  dato,  por  más  que  sea  esencial.  María,  al  dirigirse  a  casa  de  Isabel,  al  llevar  su  propia  presencia,  lleva  la  del  Niño  que  porta  en  su  seno.  Y  verdaderamente  es  el  Niño  quien  está  en  el  origen  de  toda  la  dinámica  de  la  visitación  y  en  definitiva  del  encuentro.  Radica  en  la  comunión  que  une  a  los  dos  niños  donde  se  encuentran  las  dos  madres.  Además  de  visitar,  María  se  queda.  Durante  tres  meses,  María  permanece  con  Isabel.  La  visitación,  por  un  lado,  se  realiza  al  instante  y  todo  está  ya  presente  en  un  único  momento;   por   otro   lado,   la   verdad   del   encuentro   pide   un   tiempo,   que   es   el   tiempo  del  otro.  Los  tres  meses  son  el  tiempo  de  Isabel,  y  María  se  queda  tres  meses.  El  detenerse  siguiendo  la  medida  de  la  necesidad  ajena  es  lo  que  hace  verdadera  a  la  visitación.  “Anda  y  haz  tú  lo  mismo”  (Lc.  10,37),  Anda  y  “haz  tú  también  misericordia”.  ¿Pero  de  qué   misericordia   se   trata?   ¿Cuál   es   la   misericordia   que   realiza   María,   haciéndola  presente?  Ella  misma  la  proclama  en  el  cántico  que  entona  en  el  encuentro:  Dios,  el  Poderoso,  “se   acordó   de   su   Misericordia”   (Lc   1,54).   La   misericordia   que   está   aquí   en   juego   es   la  “Suya”,  la  misericordia  del  “Santo”,  de  Dios.   5    
  6. 6. Y   es   a   esta   misericordia   a   la   que   debemos   dirigir   la   mirada   si   queremos   empezar   a  comprender  algo  del  misterio  de  ese  ir  de  María.  El  hacerse  presente  de  “Su  misericordia”  en  María  se  cumple  en  la  concepción  de  Ella  misma:   la   Inmaculada   Concepción.   María   es   la   Inmaculada,   la   Toda   Hermosa   (tota  pulchra),   la   Toda   Santa   (panagia).   La   misericordia   de   Dios,   obrando   en   Ella,   ha  definido  enteramente  su  ser  reconstituyéndolo  desde  su  origen.  La   misericordia   del   Señor   ha   establecido   en   Ella   un   principio   nuevo.   Cuando   Dios  obra,  lleva  a  cabo  siempre  algo  nuevo:  “Hé  aquí  que  yo  hago  nuevas  todas  las  cosas”  (Ap  21,5),   “hé   aquí   que   yo   hago   ahora   una   cosa   nueva”   (Is   43,   19).   Y   el   “inicio”   es   decisivo,  porque  todo  lo  que  María  hace,  lo  hace  a  partir  de  aquel  inicio.  Esto  significa  que  la  novedad  de  su  obrar  tiene  su  secreto  en  la  novedad  del  inicio  que  está  puesto  en  Ella  y  que,  por  lo  tanto,  ahora  Ella  misma  es.      María   con   su   misma   presencia   es   misericordia,   porque   está   la   misericordia   del  “Santo”  en  su  inicio.  “Anda  y  haz  tú  lo  mismo”  (Lc.  10,37),  Ve  y  lleva  tú  también  la  misericordia  que  ha  sido  puesta  en  el  inicio  de  quien  eres  y  de  tu  propio  existir.  El   Apóstol   Pablo   explica   esta   admirable   dinámica.   La   salvación,   en   ausencia   de   la  cual   todo   se   precipita   en   la   nada   y   en   el   sinsentido,   “no   proviene   de   vosotros”,   “ni  proviene  de  las  obras”  (“haz  tú  también”),  “sino  que  es  don  de  Dios”:  “Somos  en  efecto  obra  suya”  (Ef  2,8-­‐‑10).  María  lo  es  de  manera  típica,  perfecta.  “Somos,  pues,  obra  suya.  Dios  nos  ha  creado  en  Cristo  Jesús,  para  que  nos  dediquemos  a  las  buenas  obras,  que  de  antemano  dispuso  él  que  practicásemos”  (Ef  2,10).  Por  tanto  cuando  “hacemos  misericordia”  llevamos  a  efecto  y  hacemos  manifiesta,  y  por   tanto   visible   y   experimentable,   la   misericordia   de   la   obra   de   Dios   en   nosotros  mismos.   Como   dice   el   poeta:   “Es   un   milagro.   Un   milagro   perpetuo,   un   milagro  anticipado,   Dios   se   nos   adelantó,   misterio   de   todos   los   misterios,   Dios   comenzó”.  “Todos   los   sentimientos,   todos   los   impulsos   que   nosotros   debemos   tener   para   con  Dios,   Dios   los   tuvo   para   con   nosotros,   empezó   teniéndolos   por   nosotros”.   Aquí,   en  especial  deberíamos  decir  que  lo  que  el  Hijo  nos  pide  en  relación  a  los  otros,  Él  ya  lo  ha  hecho  por  nosotros.       6    
  7. 7. Apuntes  de  reflexión  para  los  enfermos,   sus  familias  y  para  los  agentes  sanitarios    Cuando  Jesús  quiere  explicar  el  mandamiento  fundamental  de  su  mensaje,  que  es  el  precepto  de  la  caridad,  presenta  la  parábola  del  Buen  Samaritano  (cf.  Lc  10,25-­‐‑41),  y  cuando   quiere   presentar   los   criterios   del   juicio   final,   pondrá   como   motivo   de  bienaventuranza   las   obras   de   misericordia   llevadas   a   cabo,   y   entre   éstas   el   cuidado  de  los  enfermos  (cf.  Mt  25,31-­‐‑36),  afirmando  que  cuanto  se  hizo  en  este  ámbito  se  le  hizo  a  él  mismo.  Todavía   más,   particular   importancia   tiene   la   conclusión   del   Evangelio   de   Marcos,  porque   aquí   se   trata   del   encargo   de   cuidar   y   de   curar   que   se   exige   a   todos   los  creyentes  (cf.  Mc  16,17-­‐‑18).  La  pastoral  de  la  salud  por  tanto  representa  la  actividad  desarrollada  por  la  Iglesia  en  el  sector  de  la  sanidad,  es  expresión  específica  de  su  misión  y  manifestación  de  esta  ternura   de   Dios   para   con   la   humanidad   doliente.   Un   testimonio   de   un   servicio   que  debe   animar   a   la   Iglesia   en   la   perspectiva   de   una   visión   de   la   salud,   que   no   es   la  simple   ausencia   de   enfermedad,   sino   un   modelo   de   salud   que   se   inspira   en   la  “salvación  saludable”  ofrecida  por  Cristo:  una  oferta  de  salud  “global”  e  “integral”,  que  sana  al  enfermo  en  su  totalidad.  En   esta   perspectiva,   la   Iglesia   se   acerca   a   quien   está   en   el   dolor   con   compasión   y  solidaridad,  haciendo  suyos  los  sentimientos  de  la  misericordia  divina.  Este  servicio  al   hombre   probado   por   la   enfermedad   reclama   la   estrecha   colaboración   entre  profesionales   sanitarios   y   agentes   pastorales,   asistentes   espirituales   y   voluntariado  sanitario.  De  aquí  el  deber  de  todo  cristiano  de  ser  un  Buen  Samaritano  que  –como  afirma  la  Carta  Apostólica  Salvifici  doloris–  es  todo  hombre  que  se  detiene  junto  al  sufrimiento  de  otro  hombre,  es  todo  hombre  sensible  al  sufrimiento  ajeno,  que  se  conmueve  ante  la  desgracia  del  prójimo”  (cf.  Nº  28);  es  todo  hombre  que  trata  de  ser  y  que  quiere  ser  “las  manos  de  Dios”.  Se   trata   de   un   encuentro   asistencial   socio-­‐‑sanitario   y   pastoral   que   podemos  representar  a  modo  de  ejemplo  así:  dos  caminantes  se  encuentran  por  el  camino  de  la  vida.   Uno   lleva   sus   necesidades,   sus   carencias,   sus   dolores   a   otro   que   ha   estudiado  para  ayudar,  que  declara  estar  capacitado  para  ayudar,  y  está  autorizado  a  dar  esta  ayuda.  En  la  realidad  este  encuentro  está  motivado  por  una  petición  de  ayuda  con  vistas  a  la  recuperación   de   la   salud,   pero   constituye   también   el   lugar   de   expresión   de   una  exigencia   de   relación   humana;   primero   la   del   agente   sanitario,   como   exigencia   de  darse;  segundo,  la  de  la  persona  enferma,  de  confiarse.  Una  relación  asistencial  a  la  luz  de  la  Palabra  de  Dios,  que  significa  ponerse  junto  al  que  sufre,  en  el  camino  de  compartir,   en   el   que   el   testimonio   de   solidaridad   del   agente   sanitario   puede   7    
  8. 8. contribuir  a  que  el  que  sufre  encuentre  en  sí  mismo  el  valor  necesario  para  elaborar  soluciones   adecuadas,   nuevas   adaptaciones   psicológicas,   así   como   para   dar   un  “sentido”   a   su   mismo   sufrimiento,   para   que   se   convierta   en   crecimiento   personal   y  espiritual.  En   este   encuentro   podemos   ser   solo   portadores   de   una   solidaridad   humana,   pero  como   cristianos,   estamos   llamado   a   ser   agentes   de   cuidado   y   de   curación   en   el  sentido  más  amplio  (cf.  Mc  16,17-­‐‑18),  puesto  que  el  primer  acto  terapéutico  es  llevar  el  testimonio  del  amor  de  Dios  a  los  que  sufren.  En   el   ámbito   de   esta   relación   humana   es   donde   el   profesional   y   el   agente   pastoral,  naturalmente   dentro   de   los   límites   de   sus   respectivas   competencias,   facilitan   y  promueven   los   diversos   itinerarios   que   llevan   a   los   que   sufren   y   a   sus   familiares,   a  entrar  en  contacto  con  sus  propios  recursos  interiores  y,  si  es  el  caso,  con  el  Dios  en  quien  creen,  ayudándoles  a  dar  un  sentido  a  la  propia  situación  de  vida.  Una  búsqueda  de  sentido  que  comienza  con  la  aceptación  de  la  propia  situación.  Es  necesario   un   camino   interior   para   aceptar   que   se   está   enfermo,   que   se   es  dependiente,   que   no   se   es   ya   autosuficiente.   En   este   encuentro   se   experimentan   los  límites  humanos,  como  la  relatividad  de  toda  ayuda  humana,  porque  no  siempre  se  puede   curar;   o   la   distancia   insalvable   entre   un   agente   “sano”   y   una   persona   “que  sufre”,  aun  cuando  esta  presunta  salud  hay  que  considerarla  en  sentido  relativo.  En   efecto,   la   pertenencia   a   una   común   naturaleza   humana   del   profesional   y   del  agente   de   pastoral,   con   sus   consiguientes   limitaciones,   hace   que   esta   relación  asistencial  deba  ser  comprendida  correctamente  como  un  encuentro  entre  “personas  que   sufren”   que   tratan   de   ayudarse   recíprocamente.   Como   cualquier   persona  humana,  el  agente  no  puede  sustraerse  al  sufrimiento  que  va  unido  a  la  soledad,  al  crecimiento,   a   las   separaciones,   a   las   pérdidas   físicas   y   afectivas,   a   los   vacíos  existenciales,  a  la  inmadurez,  a  los  incumplimientos,  al  pecado.  Junto  a  estas  heridas  pueden   darse   otras   ligadas   al   tipo   de   trabajo,   que   conlleva   el   vivir     en   continuo  contacto  con  situaciones  de  sufrimiento  y  de  luto.  Si  la  persona  que  sufre  tiene  que  tratar  de  dar  un  sentido  a  su  propia  situación  vital,  también   el   profesional   tendrá   que   dar   un   sentido   al   sufrimiento   con   el   que   se  encuentra:  de  la  respuesta  personal  se  seguirá  la  actitud  hacia  el  otro.  De   hecho   existe   el   peligro   de   permanecer   atrapados   en   la   seguridad   de   la  competencia  adquirida  y  utilizar  la  profesionalidad  para  evitar  el  deber,  mucho  más  difícil,   de   ser   “compasivo”.   Pero   es   precisamente   esto   lo   que   distingue   al   Buen  Samaritano  de  los  otros  que  pasaban  en  la  Parábola,  en  los  que  este  sentimiento  era  tan   débil,   que   no   era   suficiente   para   sacarles   de   sus   ocupaciones,   aun   siendo  plenamente  legítimas.  La  asistencia,  por  tanto,  incluida  la  pastoral,  debe  ser  interpretada  de  un  modo  más  realista  como  un  encuentro  entre  dos  personas  que  recorren  juntos  un  trecho  de  vida     8    
  9. 9. ayudándose  recíprocamente,  e  interpretando  las  situaciones  a  la  luz  de  la  Palabra  de  Dios.    En  conclusión,  estas  consideraciones  ponen  en  evidencia,  por  un  lado,  la  pobreza  y  los   límites   de   la   ayuda   humana   y,   por   otro,   la   pobreza   del   sufrimiento;   pero   es  precisamente  esta  “humanidad  herida”  el  lugar  de  encuentro.  En   su   historia   terrena,   Jesús   pone   de   relieve   también   el   estado   de   ánimo   de   la  situación     de   una   persona   que   sufre,   cuando   en   la   noche   de   la   pasión   suplica   ser  liberado  del  cáliz  del  sufrimiento  (cf.  Mc  24,36)  y  confiesa  tener  “el  alma  triste  hasta  la  muerte”   (Mc   14,36),   descubriendo   luego   con   amargura   que   no   puede   contar   con   la  solidaridad  de  sus  discípulos,  hasta  el  punto  de  decir:  “no  habéis  sido  capaces  de  velar  ni  una  sola  hora  conmigo”  (Mt  26,40).  La  enfermedad  es  una  experiencia  traumática  que  atenta  contra  la  integridad  física  y  psíquica   del   hombre,   comporta   una   brusca   ruptura   de   la   cotidianeidad   y   hace  percibir   inmediatamente   la   fragilidad   de   la   naturaleza   humana;   además   determina  una  imagen  diferente  de  sí  mismos  y  del  mundo  que  le  rodea.  Más  aún,  la  persona  enferma   está   sujeta   fácilmente   a   sentimientos   de   temor,   de   dependencia   y   de  desánimo.   Debido   a   la   enfermedad   y   al   sufrimiento   pueden   verse   sometidas   a   una  dura  prueba  incluso  su  misma  fe  en  Dios  y  en  su  amor  de  Padre.  Por   tanto,   se   puede   entender   la   pastoral   de   la   salud,   como   una   ayuda   a   la  “reconstrucción”  o  a  la  “reparación”  de  la  capacidad  de  escuchar  a  Dios,  capacidad  debilitada   o   anulada   por   la   enfermedad,   señalando   como   modelo   a   María   que  experimentó  personalmente  el  sufrimiento:  la  huída  a  Egipto,  la  preofecía  de  Simeón,  el  drama  de  la  pasión  y  muerte  de  su  Hijo,  su  presencia  al  pie  de  la  cruz.  Es  a  María,  la  Salus  Infirmorum,  a  la  que  durante  siglos  se  han  dirigido  y  todavía  hoy  se  dirigen,  como   intercesora   del   Hijo,   las   oraciones   y   las   peticiones   de   curación,   en   el   sentido  más  amplio  de  la  palabra.  Pero   la   persona   enferma   tiene   aún   un   deber   eclesial.   En   la   Exhortación   Apostólica  Christifideles  laici  el  Beato  Juan  Pablo  II,  cuando  habla  de  la  misión  de  los  enfermos,  afirma  que  “a  todos  y  cada  uno  se  dirige  la  llamada  del  Señor:  también  los  enfermos  son  enviados  como  obreros  a  su  viña.  El  peso  que  oprime  los  miembros  del  cuerpo  y  menoscaba  la  serenidad  del  alma,  lejos  de  retraerles  del  trabajar  en  la  viña,  los  llama  a  vivir  su  vocación  humana  y  cristiana  y  a  participar  en  el  crecimiento  del  Reino  de  Dios  con  nuevas  modalidades,    incluso  más  valiosas”  (nº  53).       9    
  10. 10. Apuntes  para  la  oración  El  proyecto  de  Dios  comienza  a  revelarse:  el  fiat  de  la  Virgen  María  es  el  comienzo  y  ella  rápidamente  va  a  visitar  a  su  prima  Isabel  y  le  lleva  el  gozo  de  la  presencia  de  Jesús  en  su  seno.  De  este  modo  Isabel  fue  colmada  de  Espíritu  Santo.  “María contestó: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra». Y el ángelse retiró. En aquellos mismos días, María se levantó y se puso en camino de prisa hacia lamontaña, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Aconteció que,en cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel deEspíritu Santo ” (Lc 1, 38-42)  Reflexión  En  ningún  lugar  del  Evangelio  encontramos  que  nos  enseñe  a  quedarnos  indiferentes  frente   a   los   hermanos.   La   indiferencia   evangélica   (no   preocuparse   del   alimento,   del  vestido,   del   mañana)   manifiesta   ante   todo   lo   que   cada   alma   debe   sentir   frente   al  mundo,   a   sus   bienes   y   a   sus   lisonjas.   En   cambio,   cuando   se   trata   del   prójimo,   el  Evangelio   no   quiere   ni   siquiera   oír   hablar   de   indiferencia,   sino   que   impone   amor   y  piedad.   Además,   el   Evangelio   considera   como   absolutamente   inseparables   las  necesidades  espirituales  y  temporales  de  los  hermanos.  La  de  María  es  una  “visitación”,  y  la  visitación  en  cuanto  tal  es  un  modelo  de  relación  con   el   otro.   Además   de   visitar,   María   se   queda.   Durante   tres   meses   permanece   con  Isabel.  Por  un  lado,  la  visitación  se  realiza  en  el  instante  y  ya  está  todo  presente  en  un  solo  momento;  por  otro,  la  verdad  del  encuentro  requiere  un  tiempo,  que  es  tiempo  del  otro.  El  quedarse  según  la  medida  del  otro  hace  verdadera  la  visitación.   Meditemos  y  recemos  el  Salmo  34   Bendigo al Señor en todo momento, su alabanza está siempre en mi boca; mi alma se gloría en el Señor: que los humildes lo escuchen y se alegren. Proclamad conmigo la grandeza del Señor, ensalcemos juntos su nombre. Yo consulté al Señor, y me respondió, me libró de todas mis ansias. Contempladlo, y quedaréis radiantes, vuestro rostro no se avergonzará. El afligido invocó al Señor, él lo escuchó y lo salvó de sus angustias. El ángel del Señor acampa en torno a quienes lo temen y los protege. 10    
  11. 11. Gustad y ved qué bueno es el Señor, dichoso el que se acoge a él. Todos sus santos, temed al Señor, porque nada les falta a los que lo temen;  Pidamos   al   Señor   la   fuerza   para   vivir   la   dimensión   de   la   “visitación”   y   el   gozo   de  acoger  y  regalar  misericordia.  Oremos  y  digamos:  Escúchanos,  Señor.  Cuando   nos   “visita”   la   prueba   del   dolor,   ayúdanos   a   acogerlo   como   un   signo   de  particular   intimidad   con   tu   amor   y   haz   que   digamos   “aquí   estoy”   como   la   Virgen  María;  oremos.     R/  Escúchanos,  Señor.  Cuando   encontramos   hermanos   que   escatiman   el   tiempo   para   visitar   nuestro  sufrimiento,  haz  que  les  dirijamos  una  sonrisa  de  misericordia;  oremos.     R/  Escúchanos,  Señor.  Cuando   nos   parece   tener   prisa   por   las   muchas   cosas   que   nos   oprimen,   modera  nuestro  paso,  Señor,  y  ayúdanos  a  valorar  el  tiempo  como  un  don  de  amor;  oremos.     R/  Escúchanos,  Señor.  Cuando  deseamos  encontrar  la  fuente  de  tu  misericordia,  recuérdanos  el  anuncio  del  Ángel   a   María,   allí   está   el   principio   de   la   vida   nueva   que   todo   hombre   lleva   en   sí  mismo;  oremos.     R/  Escúchanos,  Señor.    El  rostro  de  la  misericordia  Señor  Jesús,  a  través  del  humilde  “sí”  de  la  Virgen  de  Nazareth  has  dejado  los  cielos  y  has  descendido  a  la  tierra  para  revelarnos  el  amor.  De  la  cuna  de  Belén  hasta  el  Monte  de  las  Bienaventuranzas  has  dado  al  que  cree  en  ti   el   secreto   del   gozo.   ¡Bienaventurados   vosotros!   ¡Bienaventurados   vosotros!  Bienaventurados   vosotros,   los   pobres,   porque   vuestra   riqueza   es   el   Reino   de   los  Cielos.  Bienaventurados  vosotros,  los  misericordiosos,  porque  encontraréis  misericordia.  La   misericordia,   Señor,   deja   en   nosotros   la   impronta   del   rostro   del   Padre.   Sed  misericordiosos,  como  lo  es  vuestro  Padre  que  está  en  los  cielos.  En   la   misericordia   cielos   y   tierra   se   encuentran,   y   Tú,   Señor,   te   alegras   al  reencontrarnos  en  Ti  en  el  maravilloso  arco  iris  del  amor.  Colores   que   funden   dolor   y   consuelo,   piedad   y   voluntad   de   compartir,   paz   y  esperanza.  Amén.   11    
  12. 12. 2    XXI  Jornada  mundial  del  Enfermo    Conmemoración  Litúrgica  de  la  Bienaventurada  Virgen  de  Lourdes     Apuntes  de  reflexión  teológica    “Anda  y  haz  tú  lo  mismo”  (Lc.  10,37)  Algunas  veces  Jesús  dice:  “Permaneced”  (cf.  Jn  15,4.7.9),  otras  dice:  “Id”  (cf.  Mt  28,19).  Son  dos  movimientos  que  se  reclaman  mutuamente,  pero  no  de  la  misma  manera:  el  primero  es  fundamento  y  premisa  necesaria  del  segundo.  Aquí  Jesús  dice:  “Anda”.  En  efecto,  para  encontrarse  con  el  otro  en  la  “visitación”  o  en  la  oferta  del  propio  sufrimiento  «en  favor  de  la  Iglesia»  y  de  la  humanidad  entera,  hay  que  “salir  de  la  propia  tierra”,  es  necesario  andar,  hay  que  desplazarse.  Andar  es  ir  hacia  el  otro,  en  la  dirección  del  otro.  Y  para  ir  ante  todo  hay  que  dirigir  la   mirada.   Si   no   se   acepta   mirar   al   otro   tal   como   es,   en   la   condición   en   que   se  encuentra,   la   relación   no   se   inicia   y   no   se   convierte   nunca   en   comunicación   e  intercambio.   Por   eso   dice   el   Señor:   “No   apartes   del   indigente   tu   mirada…”   (Tb   4,7;   Sir  4,4).  Una   vez   que   se   acepta   dirigir   la   mirada,   el   otro   se   hace   presente   y   adquiere  consistencia  en  nosotros.  Es  un  primer  paso  hacia  una  comunión  más  plena.  Con   la   aceptación   del   mirar   al   otro   comienza   la   superación   del   “extraño”   y   el   otro  pasa  a  ocupar  un  sitio  en  nosotros  y,  entonces  empezamos  a  entender  “dónde  está”  el  otro   y,   por   tanto   podemos   llevar   a   cabo   el   siguiente   acto   de   libertad,   de   ir   en  dirección  hacia  él.  En  el  caso  de  que  se  reprima  la  primera  mirada,  no  habrá  ya  nada  a  continuación,  no  habrá  seguimiento.    “Y  haz  tú  lo  mismo”  .  Jesús  emplea  el  “tú”  con  el  doctor  de  la  Ley  porque  es  precisamente  su  “yo”  el  que  está  en  entredicho,  no  es  meramente  un  principio  teórico  general.  Está  en  entredicho  su  persona,  su  subjetividad  personal,  y  está  comprometida  esa  manera  particular  que  es  el  obrar:  “haz  tú  también”.    En   cada   “hacer”,   pero   de   manera   particular   en   este,   está   en   cuestión   la   identidad  personal,   la   verdad   del   ser   persona.   La   de   quien   cree   que   se   puede   ser   uno   mismo  independientemente  de  la  comunión  con  el  otro  y  con  los  demás,  es  mera  ilusión:  es  jugar  consigo  mismo  antes  incluso  que    con  el  otro.  Una   traducción   del   mandamiento   del   Antiguo   Testamento   dice   así:   “Amarás   a   tu  prójimo  como  a  ti  mismo”  (cf.  Lv  19,18).     12    
  13. 13. Por   tanto,   en   virtud   de   la   común   pertenencia   original   de   los   hombres,   de   todos   los  hombres,   el   actuar   según   el   verdadero   bien   (eleos)   para   con   el   otro,   contribuye   a  reconstituir  la  propia  identidad.  Al  aproximarse  al  otro  mi  “yo”  se  vuelve  un  “tú”  para  el  otro,  y  de  este  modo  viene  a  ser  con  más  verdad  “yo”.  Porque  se  trata  de  la  verdad  de  mi  ser  y  del  otro.    “Anda   y   haz   tú   también”.   ¿Pero   cuál   es   el   contenido   de   este   actuar?   El   relato   que  precede  nos  lo  ilustra.  Ante  todo  “se  le  acercó”  porque  es  a  partir  del  acto  de  aproximarse  por  lo  que  el  otro  se   convierte   en   prójimo.   Después   echa   aceite   para   aliviar   sus   heridas,   el   vino   para  purificarlas,   y   las   venda.   El   aliviar,   el   curar   y   el   vendar   indican   que   la   medida   del  actuar  sew  define  por    la  necesidad  del  otro,  y  resulta  adecuada  en  la  medida  en  que  se  ajusta  a  lo  que  el  otro  necesita.  Pero   el   actuar   está   entremezclado,   como   entremezclada   está   la   indigencia   del   otro,  por   lo   que   se   hace   necesario   levantarlo,   luego   llevar   no   solamente   sus   bultos,   sino  también  cargar  con  su  peso,  conducirlo  a  una  posada  y  gastar,  lo  primero  tiempo  y  luego  dinero,  estando  dispuestos  a  gastar  aún  más.  “Haz  tú  lo  mismo”.  El   término   que   resume   todo   esto   y   que   está   vinculado   al   “hacer”   es   el   término  “misericordia”   (eleos):   “haz   también   tú   misericordia”,   en   la   doble   adecuación   a   la  misericordia  que  ya  ha  sido  puesta  en  práctica,  y  a  la  misericordia  que  el  otro,  en  su  situación  concreta,  requiere  ahora.  Este  poner  en  práctica  la  proximidad,  que  quiere  decir  hacer  presente  y  operativa  la  misericordia,  no  es  el  origen,  no  está  aquí  el  origen  de  la  misericordia,  no  se  trata  de  una  gratuidad  absoluta.  Encontramos  expresada  esta  verdad  en  el  Diálogo  de  la  Divina  Providencia   de   Santa   Catalina   de   Siena,   cuando   el   Señor   dice:   el   hombre   no   puede  amarme  con  un  amor  gratuito,  porque  todo  lo  que  él  es  lo  ha  recibido  de  Mí.  Podría  decirse:   ya   se   ha   empleado   en   él   misericordia,   esto   es   amor.   Entonces   yo,   dice   el  Señor,   considero   como   un   amor   gratuito   empleado   en   Mí,   el   que   lleváis   a   vuestro  prójimo.    La  pregunta  de  la  que  todo  había  partido,  termina  en  la  invitación  de  Jesús:  “Anda    y  haz   tú   lo   mismo”,   era   una   pregunta   sobre   la   vida   (Lc   10,25):   «Maestro,   ¿qué   tengo   que  hacer  para  heredar  la  vida  eterna?»,  esto  es,  la  vida  verdadera.  Y  Jesús  le  dice:  “Haz  esto  y  vivirás”.  En  el  “hacer”  al  que  Jesús  invita  al  doctor  de  la  Ley  está  implicada  la  vida  de  varias  maneras.   El   dar   espacio   al   otro   en   sí   mismo   es   introducirlo   en   un   espacio   de  comunión,   y   el   espacio   de   comunión   es   un   espacio   de   vida.   El   dedicar   tiempo,  cuidado,  fuerza  y  dinero,  es  dar  vida,  hacer  de  manera  que  la  propia  fuerza  de  vida  del   otro   sea   motivo   de   vida   para   aquel   que   en   esa   circunstancia   carece   de   ella.   Por   13    
  14. 14. tanto   la   invitación   de   Jesús   a   que   nos   acerquemos   y   a   la   misericordia   es   una  invitación  a  dar,  a  donar  vida.  La  misericordia  y  la  vida  se  reclaman  la  una  a  la  otra.  La  misericordia  es  una  cuestión  de   vida.   De   hecho,   no   hay   amor   más   grande   que   “dar   la   vida”   (Jn   15,13).   También  desde  el  punto  de  vista  de  quien  yace  en  la  necesidad  y  en  el  sufrimiento,  el  convertir  en  ofrenda  el  dolor  es  una  ofrenda  de  vida.  Desde   este   punto   de   vista,   se   debe   revisar   también   el   significado   de   acompañar   al  sufrimiento  del  otro  como  un  hacerse  prójimos  en  la  ocasión  más  grande  que  hay  de  cercanía,   de   tal   manera   que   la   ofrenda   de   la   vida   del   otro   sea   posible   en   virtud   de  nuestra  ofrenda  a  él.  De  este  modo  la  vida  incrementa  la  vida.  El   amor,   de   por   sí,   requiere   la   vida:   “Amarás   al   Señor   tu   Dios   con   toda   tu   alma”,   es  decir,  con  toda  tu  vida.       Apuntes  de  reflexión  para  los  enfermos,   sus  familias  y  para  los  agentes  sanitarios        Con   la   Carta   Apostólica   Salvifici   doloris,   publicada   el   11   de   febrero   de   1984,  Conmemoración   Litúrgica   de   la   Bienaventurada   Virgen   de   Lourdes,   el   Beato   Juan  Pablo   II   se   propuso   iluminar   la   dura   realidad   del   sufrimiento   con   la   luz   del  Evangelio,   para   ayudar   a   descubrir   su   sentido   salvífico.   Pero,   como   afirma  decididamente  el  Papa,  “para  poder  percibir  la  verdadera  respuesta  al  «por  qué»  del  sufrimiento,   tenemos   que   dirigir   nuestra   mirada   a   la   Revelación   del   amor   divino,  fuente  última  del  sentido  de  todo  lo  que  existe”  (nº  13).  ¿Cuál   es,   entonces,   el   camino   espiritual   de   la   persona   cristiana   enferma   en   el   que  puede  ser  ayudado  por  una  cercanía  humana?  La  actitud  frente  a  la  enfermedad  y  el  sufrimiento   se   caracteriza   por   dos   momentos:   la   lucha   contra   sus   causas   y  consecuencias  físicas  y,  al  mismo  tiempo,  un  camino  de  aceptación  de  la  situación.  El  primer  momento  puede  caracterizarse  por  el  dolor  físico  de  la  enfermedad,  al  que  se   pueden   añadir   el   dolor   físico   del   tratamiento   y   los   sufrimientos   que   pueden  derivarse   del   proceso   asistencial   (espera   de   los   resultados   de   las   pruebas   y   de  eventuales   terapias,   retrasos,   etc.)   Pero   también   el   segundo   momento   puede   ser  igualmente  doloroso,  marcado  por  la  sensación  de  no  haber  merecido  tal  situación  y  por  la  dificultad  de  ver,  al  menos  en  un  primer  momento,  la  bondad  del  Señor.  Es  un  camino  que  se  basa  no  sólo  en  las  fuerzas  humanas,  porque  Cristo  viene  al  encuentro  del   hombre   enfermo:   «A   medida   que   el   hombre   toma   su   cruz,   uniéndose  espiritualmente   a   la   Cruz   de   Cristo,   se   revela   ante   él   el   sentido   salvífico   del  sufrimiento»  (Juan  Pablo  II,  Carta  Ap.  Salvifici  doloris,  nº  26).   14    
  15. 15. La   asistencia   cobra   entonces   una   dimensión   mucho   más   amplia:   se   trata,   a   nivel  psicológico,  de  instaurar  una  relación  interpersonal  con  una  persona  que  atraviesa  un  momento  difícil  en  su  vida;  a  nivel  espiritual,  de  realizar  un  encuentro  profundo  con  una   persona,   y   es   preciso   crecer   en   la   propia   “humanidad”   para   encontrarse   con   la  “humanidad”   del   otro;   a   nivel   asistencial,   de   ofrecer   al   enfermo   un   servicio,   como  testimonio  de  ese  amor  de  Dios  del  cual  el  agente  sanitario,  si  es  creyente,  quiere  ser  un  instrumento;  a  nivel  religioso,  de  una  relación  de  comunión  de  fe  con  la  cercanía  del  agente  pastoral.  La   ayuda   más   valiosa   que   se   puede   dar   a   los   otros   es   “estar”.   Sin   la   capacidad   de  estar   presente   ante   quien   sufre,   ninguna   de   las   otras   formas   de   apoyo   puede  realizarse.   Cuando   realmente   uno   está   presente   ante   alguien   que   sufre,   se   participa  de  su  dolor.  La  persona  amiga,  que  es  capaz  de  permanecer  en  silencio,  juntos  en  un  momento   de   confusión   o   de   desesperación,   en   una   hora   de   luto   o   de   pesar,   sin  pretender  saber,  cuidar,  curar,  sino  viviendo  la  cercanía  como  testimonio  del  amor  de  Dios,  es  quien  de  verdad  está  cuidando.  Esta   capacidad   de   cuidar,   propia   también   del   agente   pastoral,   del   familiar   y   del  voluntario,  fue  expresada  ya  por  San  Agustín:  “Yo  no  sé  cómo  sucede  que  cuando  un  miembro  sufre,  su  dolor  se  vulve  más  ligero  si  los  demás  miembros  sufren  con  él.  Y  el  alivio  de  este  dolor  no  se  deriva  de  una  distribución  común  de  los  mismos  males,  sino  del  consuelo  que  se  experimenta  en  la  caridad  de  los  otros”  (Cartas  99,2).  Ésta  es  la  actitud  fundamental.  No  se  trata,  por  tanto,  de  la  abundancia  de  palabras  y  consejos,  sino  de  la  disponibilidad  para  la  escucha.  Si  el  hecho  de  oír  se  desarrolla  y  se  acaba  a  nivel  fisiológico  de  la  función  auditiva,  el  escuchar  es  el  acto  espiritual  que  hace  percibir  no  sólo  las  palabras  sino  también  los  pensamientos,  el  estado  de  ánimo,  el   significado   personal   y   más   escondido   del   mensaje   que   se   transmite.   Al   silencio  interior,   necesario   para   escuchar,   debe   unirse   también   un   lenguaje   verbal   que   debe  limitarse   a   acompañar   al   relato.   Una   relación   de   comunicación   que   está   hecha  también  de  silencio;  es  más,  las  pausas  de  silencio  caracterizan  los  encuentros  entre  personas   que   se   comunican   a   nivel   profundo.   Y   Dios   habla   precisamente   en   el  silencio,  es  su  pastoral  divina.  En  fin,  el  objetivo  de  la  curación  física  del  paciente  no  puede  ser  la  única  finalidad  de  la   actividad   asistencial,   porque   ésta   con   frecuencia   es   inalcanzable:   baste   pensar   en  las  personas  discapacitadas,  en  las  personas  ancianas  con  patologías  crónicas,  en  las  personas  en  la  fase  terminal  de  la  enfermedad.  Si   además   no   queda   ninguna   posibilidad   de   que   el   cuerpo   vuelva   a   estar   mejor,   o  incluso   si   se   está   frente   a   la   muerte,   se   puede   tener   confianza   en   una   curación.   Es  necesario,   claro   está,   postular   un   concepto   más   realista   de   curación   que,   además,  ofrece   siempre   la   posibilidad   de   tener   un   objetivo   terapéutico.   Objetivo   siempre  posible,  si  se  entiende  la  curación  como  la  capacidad  de  una  persona  para  no  dejarse  aplastar   por   la   situación   vital,   de   modo   que   tenga   el   valor,   la   fe,   la   fuerza   de   15    
  16. 16. permanecer   “dueña”   de   la   situación   y   de   saberla   gestionar,   en   lo   humanamente  posible.  Si  el  cuerpo  puede  ir  en  declive,  el  espíritu  puede  crecer.  En  efecto,  por  curación  se  debe   entender   más   correctamente   la   posibilidad   de   ayudar   a   un   enfermo   crónico,   a  una  persona  afectada  por  una  discapacidad,  a  un  moribundo,    a  tratar  de  aceptar  su  situación   vital,   y   a   trascender   la   enfermedad   y   la   salud,   y   afirmar   en   actitud   de  ofrecimiento:   “Por   esto   estoy   contento   de   los   sufrimientos   que   soporto   por   vosotros   y  completo  en  mi  carne  lo  que  falta  a  los  padecimientos  de  Cristo,  a  favor  de  su  cuerpo,  que  es  la  Iglesia”   (Col   1,24).   Una   persona   que   ya   no   es   sólo   objeto   de   una   preocupación  pastoral,  sino  sujeto  de  ella.  Por  otra  parte,  “en  el  programa  mesiánico  de  Cristo,  que  es  a  la  vez  el  programa  del  Reino  de  Dios,  el  sufrimiento  está  presente  en  el  mundo  para   provocar   amor,   para   hacer   nacer   obras   de   amor   hacia   el   prójimo,   para  transformar   toda   la   civilización   en   la   “civilización   del   amor”.   En   este   amor   el  significado   salvífico   del   sufrimiento   se   realiza   totalmente   y   alcanza   su   dimensión  definitiva”   (Carta   Ap.   Salvifici   doloris,   nº   30),   de   modo   que   el   Beato   Juan   Pablo   II  podía   concluír   afirmando   que   «Cristo   al   mismo   tiempo   ha   enseñado   al   hombre   a  hacer  bien  con  el  sufrimiento  y  a  hacer  el  bien  a  quien  sufre».       Apuntes  para  la  oración  Jesús  nos  invita  en  su  Evangelio  a  dos  movimientos  que  parecen  contradecirse,  pero  que  en  realidad  responden  al  núcleo  más  profundo  del  ser  creyentes:  “Permaneced  en  mí”  y  “Anda  y  haz  tú  lo  mismo”.  “Permanecer”   en   su   amor   responde   a   la   exigencia   de   detenerse,   de   contemplar,   de  absorber  el  amor;  “Anda”  pon  en  juego  todas  las  energías  reforzadas  en  la  fuente.  Sin  el  permanecer,  el  “Anda”  puede  derivar  en  eficientismo,  en  activismo  no  alumbrado  por   el   fuego   de   la   caridad.   “La   fe   que   actúa   por   el   amor   se   convierte   en   un   nuevo  criterio  de  pensamiento  y  de  acción,  que  cambia  toda  la  vida  del  hombre”  (Benedicto  XVI,  Carta  Ap.  Porta  fidei,  nº  5)  “Permaneced   en   mí   y   yo   en   vosotros.   Si   permanecéis   en   mí   y   mis   palabras   permanecen   en  vosotros,  pedid  lo  que  deseáis,  y  se  realizará.”  (Jn  15,4.7.9.).    Reflexión  «Es  hermoso  permanecer  unos  momentos  con  Él  y,  recostados  sobre  su  pecho  como  el  discípulo  amado,  ser  tocados  por  el  amor  infinito  de  su  corazón.  Permaneced  en  mí  como  yo  en  vosotros.  Esta  reciprocidad  es  el  fundamento  mismo,  el  alma  de  la  vida  cristiana.  Realizada  en  nosotros  por  el  Espíritu  Santo,  nos  abre,  a  través   de   Cristo   y   en   Cristo,   a   la   contemplación   del   rostro   del   Padre».   (Beato   Juan  Pablo  II).   16    
  17. 17.   Meditemos  y  recemos  el  Salmo  136     Dad  gracias  al  Señor  porque  es  bueno:   porque  es  eterna  su  misericordia.   Dad  gracias  al  Dios  de  los  dioses:   porque  es  eterna  su  misericordia.   Dad  gracias  al  Señor  de  los  señores:   porque  es  eterna  su  misericordia.   Sólo  él  hizo  grandes  maravillas:   porque  es  eterna  su  misericordia.   Él  hizo  sabiamente  los  pueblos:   porque  es  eterna  su  misericordia.   Él  hizo  sabiamente  los  cielos:   porque  es  eterna  su  misericordia.    Haz   tú   lo   mismo.   En   todo   “hacer”,   pero   particularmente   en   éste,   está   en   juego   la  identidad   personal   y   la   verdad   del   ser   persona.   Cuando   me   aproximo   al   otro,   mi  propio  “yo”  resulta  un  “tú”  para  el  otro;  y  de  este  modo  es  con  más  verdad  “yo”.  Así  es  como  surge  la  verdad  de  mi  ser  y  la  del  otro.  ¿Qué  hace?  Se  le  acerca.  ¿Qué  hace?  Empieza  una  nueva  manera  de  obtener  la  vida  eterna.  ¿Qué  debo  hacer  para  obtener  la  vida  eterna,  es  decir,  la  vida  verdadera?,  y  Jesús  responde:  “Haz  esto  y  vivirás”.  Oremos  y  digamos:  Haznos  fuertes,  Señor.  Señor,  en  la  escuela  del  Buen  Samaritano,  enséñanos  a  aliviar,  a  vendar  y  a  cuidar  las  heridas   del   cuerpo   y   del   espíritu,   y   que   nuestra   cercanía   respete   siempre   a   quien  sufre,  respete  siempre  la  dignidad  del  otro;  oremos.     R/.  Haznos  fuertes,  Señor.  Señor,  me  siento  abandonado  y  solo  en  el  camino,  envíame  buenos  samaritanos  que  sean  un  apoyo  en  mi  dolor,  para  que  descubramos  juntos  el  valor  de  la  vida,  oremos.     R/.  Haznos  fuertes,  Señor.  Señor,  danos  unos  ojos  atentos  y  un  corazón  sensible,  para  que  nos  demos  cuenta  de  las   verdaderas   necesidades   de   los   hermanos,   y   que   en   ese   mutuo   mirarnos  percibamos  que  el  yo  y  el  tú  se  funden  en  un  “nosotros”,  rico  en  promesas  de  vida,  oremos.     17    
  18. 18. R/.  Haznos  fuertes,  Señor.  Señor  Jesús,  que  nos  has  dicho  que  no  hay  amor  más  grande  que  el  de  dar  la  propia  vida,   nosotros   sufrimos   y   hacemos   ofrendas   por   nuestros   hermanos,   ayúdanos   a  intercambiarnos  la  vida,  en  una  donación  recíproca  que  tiene  en  ti  la  fuente,  oremos.     R/.  Haznos  fuertes,  Señor.    Hacerse  prójimo  Señor,  aumenta  en  nosotros  la  fe  como  raíz  de  todo  amor  verdadero  al  hombre.  ¿Cómo  podemos  dar  testimonio  de  tu  amor?  Tú  nos  has  hablado  de  un  hombre  que  bajaba  de  Jerusalén  a  Jericó  y  que  fue  asaltado  por  unos  malhechores.  Señor,  ese  hombre  nos  está  llamando.  Ayúdanos  a  no  quedarnos  entre  las  paredes  del  Cenáculo.  Jerusalén  es  la  ciudad  de  la  Cena,  de  la  Pascua,  de  Pentecostés.  Por  eso  nos  empuja  hacia  fuera  para  ser  el  prójimo  de  cada  hombre  en  el  camino  de  Jericó.   (Carlo  Maria  Martini)       18    
  19. 19. 3          En  el  Misterio  Pascual  Dios  en  su  Hijo        se  hizo  nuestro  prójimo         Apuntes  de  reflexión  teológica    “Anda,    y  haz  tú  lo  mismo”  (Lc.  10,37)  Lo  que  Jesús  pide  que  hagamos  a  los  hombres  es  únicamente  lo  que  Él  ya  ha  hecho  con  ellos.  Por  eso  el  “hacer”  del  cristiano  es,  un  restituir,  un  “volver  a  dar”.    “Anda,    y  haz  tú  lo  mismo”    al  fin  y  al  cabo    significa:  vete  y  haz  tú  también  lo  que  yo  he   hecho   contigo.   La   expresión   exacta   la   encontramos   en   el   Evangelio   de   Juan  después  del  lavatorio  de  los  pies:  “para  que  también  vosotros  hagáis  lo  mismo  que  yo  he  hecho  con  vosotros”  (Jn  13,15).  Para  entender  un  poco  más  de  cerca  nuestro  obrar  «en  Cristo»,  es  bueno  detenerse  un  momento  en  el  misterio  del  obrar  del  propio  Cristo.  Jesús   es   el   Hijo.   Él   recibe   todo   lo   que   Él   es   del   Padre,   y   cuando   el   Padre   le   dice:  “Vete”,  le  envía  a  cumplir  su  misión  de  salvación  y  redención  de  toda  la  humanidad  herida   y   casi   moribunda.   El   Hijo   obra   siempre   en   el   perímetro   marcado   por   la  voluntad   del   Padre   (Jn   4,34),   lleva   las   palabras   que   el   Padre   le   ha   dado   (Jn   17,8)   y  realiza  las  “obras  del  Padre”  (Jn  10,25.32.37).  La   comunión   tan   estrecha   del   Hijo   con   el   Padre   hace   que   en   cualquiera   de   sus  expresiones,  en  cualquier  comunicación  y  acción  Jesús  haga  presente  el  amor  (eleos,  agape)   del   Padre.   Es   como   si   el   amor   más   grande   consistiese   en   llevar   el   amor   de  Otro,  aun  cuando  se  está  llevando  el  amor  de  uno  mismo.  Y  no  sólo  esto,  sino  que  de  esta   manera,   los   que   entran   en   el   radio   de   acción   de   Cristo   quedan   con   ello  introducidos  en  la  irradiación  de  la  paternidad  del  Padre.  Todo  lo  que  Jesucristo  es  y  todo  lo  que  él  testifica,  viene  a  ser  “Camino”  hacia  el  Padre,  “rico  en  misericordia”.  (Ef  2,4;  Sant  5,11).  El  amor  del  que  Él  hace  partícipes  a  los  hombres  es  el  amor  del  cual  Él  mismo  vive.    “Anda,    y  haz  tú  lo  mismo”    Los  que  pertenecen  a  Cristo  y  viven  “en  Cristo”  con  su  actuar  derriban  las  barreras  de  lo   extraño,   crean   proximidad,   no   tanto   por   el   hecho   de   que   se   acercan   al   otro,   sino  por   cuanto   aportan   una   misericordia   que   no   es   principalmente   la   suya   propia,   sino  aquella   en   la   que   ellos   mismos   vieron   que   alguien   se   les   acercaba   y   venía   a   su  encuentro,  y  por  la  que  ahora  se  ven  completamente  abrazados.   19    
  20. 20. De  esta  manera,  actuar  en  favor  del  otro  “en  Cristo”  le  permite  al  otro  abrirse  tanto  al  amor  fraterno  como  al  paterno,  que  es  aquel  del  que  el  fraterno  procede.  El  obrar  “en  Cristo”,   poniendo   en   práctica   la   misericordia,   abre   el   camino   de   la   comunión   del  Padre  y  del  Hijo.  Se  podría  afirmar  que  es  en  la  comunión,  de  la  que  llegamos  a  ser  portadores,  donde  se  manifiesta  la  verdad  del  amor.  En  efecto,  el  dolor  y  el  sufrimiento  tienden  a  aislar,  en  un  amago  de  hacer  saltar  los  vínculos,  las  relaciones  e  incluso,  si  fuera  posible,  la  fuente  de  todo  verdadero  vínculo,  que  es  la  comunión  que  radica  en  Dios  mismo  y  de  la  que  nosotros  estamos  llamados  a  participar  (cf.  1Jn  1,3).  La  invitación  para  hacer  actual  y  activa  la  misericordia  (“Anda”  y  pon  en  práctica  tú  también   la   misma   misericordia”)   es   a   la   vez   una   invitación   a   reforzar   el   vínculo  volviendo  a  crear  comunión,  reconociendo  la  necesidad  en  la  que  el  otro  está  metido  y  haciéndose  cargo  de  ella.  Aquí   se   manifiesta   también   el   carácter   providencial   del   estado   de   sufrimiento,   que  nos  hace  a  todos  necesitados  de  los  demás.  Desde  este  punto  de  vista,  el  sufrimiento  es   el   punto   en   el   que   se   puede   reconocer   con   más   facilidad   la   comunión   en   la   que  estamos  amasados  desde  nuestro  origen.  Quien  vive  “en  Cristo”  su  propio  sufrimiento,  puede  cambiar  el  signo,  por  lo  que  una  fuerza  de  separación  (nadie  sabe  lo  que  yo  estoy  sufriendo;  nadie  puede  sufrir  en  mi  lugar),   llega   a   transformarse   en   la   más   poderosa   fuerza   de   comunión   (lo   que   estoy  sufriendo,  lo  sufro  “en  Cristo”;  lo  que  estoy  sufriendo,  lo  ofrezco  por  todos).  “En  Cristo”  el  sufrimiento,  mediante  la  misericordia  que  comporta,  se  transforma  en  una  expansión  de  la  comunión.  Y   de   la   misma   manera   que   no   se   puede   disociar   el   misterio   del   Hijo   del   de   su  comunión  con  el  Padre,  tampoco  se  puede  separar  ya  el  misterio  de  Jesucristo  de  su  ser  el  “varón  de  dolores  que  conoce  muy  bien  el  sufrimiento”  (Is  53,3)  y  que  ha  “sido  hecho  perfecto   por   sus   padecimientos”   (Heb   2,10).   Cargando   sobre   sus   hombros   toda   la  capacidad   de   ser   compartido   que   tiene   el   sufrimiento,   el   Hijo   hace   posible,   y   para  nosotros  real,  su  transfiguración.       Apuntes  de  reflexión  para  los  enfermos,   sus  familias  y  para  los  agentes  sanitarios    En  el  itinerario  espiritual  del  papa  Benedicto  XVI,  el  misterio  de  la  Cruz  de  Cristo  le  da   sentido   y   dignidad   a   la   experiencia   del   dolor.   El   que   sufre,   sufre   con   Cristo   y,  unido  a  su  pasión.  En  el  otro  lado  de  la  Cruz,  en  la  que  está  crucificado,  todo  enfermo  descubre   que   Jesús   le   acompaña,   que   está   con   él,   para   hacerle   compañía,   para  tomarle   de   la   mano   en   un   itinerario   que   va   más   allá   de   la   eventualidad   de   la   20    
  21. 21. enfermedad  y  que  se  funde  con  el  amor  redentor,  y  se  convierte  en  fuerza  contra  el  mal  que  hay  en  el  mundo.  Es  el  valor  salvífico  del  sufrimiento  lo  que  el  Papa  reitera  en   sus   discursos   y   recuerda,   a   un   mundo   que   no   conoce   ya   el   significado   del  sufrimiento  redentor  y  que  ha  perdido  el  sentido  de  la  enfermedad  como  fuerza  para  la  purificación  del  mundo.  Por   eso,   afirma   una   vez   más   Benedicto   XVI,   “en   nuestra   generación,   en   nuestra  cultura,   debemos   redescubrir   el   valor   del   sufrimiento,   aprender   que   el   sufrimiento  puede  ser  una  realidad  muy  positiva,  que  nos  ayuda  a  madurar,  a  ser  más  nosotros  mismos,  más  cercanos  al  Señor,  que  sufrió  por  y  con  nosotros”  (Discurso,  24  de  julio  de  2007).  La  experiencia  de  la  enfermedad  es  ciertamente  “una  tierra  extranjera”,  como  la  del  pueblo   hebreo   en   el   exilio,   y   puede   plantear   a   quien   sufre   un   interrogante   similar:  “¡Cómo  cantar  un  cántico  del  Señor  |  en  tierra  extranjera!”  (Sal  136,4).  El  sufrimiento  no  niega  el  amor  de  Dios,  sino  que  revela  sus  misteriosos  arcanos:  se  trata   de   una   situación   que   hay   que   descifrar,   que   puede   permitirnos   purificar   el  propio   conocimiento   que   tenemos   de   Dios,   al   igual   que   Job   pudo   decir:   “Te   conocía  solo  de  oídas,  pero  ahora  te  han  visto  mis  ojos”  (Job  42,5).  Si  se  acepta  el  camino  salvífico  de  Dios,  la  enfermedad  y  la  muerte  se  convierten  en  tiempo  de  gracia.  Elaborar  una  situación  de  vida  marcada  por  la  enfermedad  o  por  el  pensamiento  de  una   muerte   cercana,   para   convertirla   en   un   momento   importante,   significativo   y  decisivo  de  la  propia  vida,  va  más  allá  de  la  lucha  contra  ella,  y  es  quizá  la  labor  de  creatividad  más  personal  que  un  hombre  y  una  mujer  pueden  hacer  en  el  retazo  de  historia  que  están  llamados  a  vivir.    Ciertamente  es    un  camino  que  incluso  para  la  fe  puede  no  ser  fácil,  puede  ser  largo,  no  se  puede  dar  por  descontado,  y  quizá  se  alcance  sólo  parcialmente,  pero  será  aún  más  difícil  si  el  enfermo  no  recibe  el  amor  y  el  servicio  de  la  Iglesia.  Solamente   partiendo   de   actitudes   positivas   y   altruistas   la   persona   enferma   puede  abrirse   a   una   actitud   positiva   hacia   el   sufrimiento,   al   igual   que   Jesús   en   la   Cruz  asume  un  sufrimiento  que  no  se  ha  merecido,  pero  que  hace  de  él  un  instrumento  de  redención  y  de  amor  al  hombre.  Este  amor  encuentra  uno  de  sus  puntos  de  apoyo  fundamentales  en  el  encuentro  de  los   enfermos   con   Cristo   a   través   del   encuentro   con   el   asistente   religioso,   de   la  celebración  de  los  sacramentos  y  de  la  oración  y  que,  en  la  medida  que  lo  permita  la  persona  enferma,  también  los  profesionales  y  los  familiares  deben  facilitar.  Su  papel  puede   ser   descrito   simbólicamente   como   aquellos   que   “como   no   podían   presentárselo  por   el   gentío,   levantaron   la   techumbre   encima   de   donde   él   estaba,   abrieron   un   boquete   y  descolgaron  la  camilla  donde  yacía  el  paralítico”  (Mc  2,4).  La   oración   pone   remedio   a   la   soledad   del   enfermo   ofreciéndole   una   intimidad   con  Dios   incluso   antes   del   sacramento   de   la   reconciliación.   La   oración,   además,   puede  ayudar  a  superar  esa  sensación  de  impotencia  humana  que  se  experimenta  frente  a  la   21    
  22. 22. enfermedad   y   a   la   muerte,   si   la   persona   logra   poner   ante   Dios   su   resentimiento,   su  rebeldía,  su  desesperación,  los  motivos  de  su  opresión.  La   oración   transmite   esperanza:   la   esperanza   y   la   convicción   de   que   Dios   está  disponible  y  es  accesible,  la  esperanza  en  un  mundo  nuevo  en  el  que  Dios  «enjugará  toda  lágrima  de  sus  ojos,  y  ya  no  habrá  muerte,  ni  duelo,  ni  llanto,  ni  dolor».  (Ap  21,4).  La   oración   de   los   Salmos,   además,   puede   aportar   la   conciencia   del   sentido   de  comunión   con   otras   personas   que   sufren,   que   han   experimentado   los   mismos  sentimientos  de  angustia  y  de  abandono.  Una  comunión  que  le  hace  consciente  de  la  certeza  de  formar  parte  de  un  único  “pueblo”  que  ante  las  numerosas  dificultades  de  la  vida,  no  solamente  ante  la  enfermedad  y  la  muerte,  ha  encontrado  siempre  en  Dios  su  último  consuelo.    Tal  certeza  es,  de  manera  especial,  confirmada  por  la  gracia  del  sacramento   de   la   Reconciliación,   de   la   Unción   de   los   enfermos   y   de   la   Eucaristía,  donde  del  encuentro  con  Cristo  brota  el  apoyo  que  proporciona  alivio  y  salvación.  En   dicho   contexto,   en   un   mundo   secularizado   y   del   que   la   institución   asistencial  puede  ser  espejo  fiel,  los  mismos  profesionales  pueden  ser  el  testimonio  de  ese  amor  de  Dios  que  da  respuesta  a  los  interrogantes  que  nacen  del  trabajo  en  el  mundo  del  sufrimiento   humano.   Un   actuar   que   pretende   ser   exclusivamente   tecnológico   y  científico  pero  que,  al  mismo  tiempo,  pone  en  evidencia  los  límites  humanos  de  una  actuación,  y  que  suscita  preguntas  a  veces  inconscientes,  sobre  el  verdadero  sentido  de  la  vida.       Apuntes  para  la  oración  En   este   tiempo   de   muerte   y   de   resurrección,   alcancemos   a   comprender   por   la   vida  misma   de   Jesús   la   profundidad   del   “Anda”   que   Él   nos   dirige.   Jesús   es   el   Hijo.   Él  recibe   todo   lo   que   es   del   Padre,   y   cuando   el   Padre   le   dice   “Anda”,   lo   envía   para  cumplir  su  misión  de  redención  y  de  salvación  en  relación  con  la  humanidad  herida.  Jesús  actúa  siempre  según  la  voluntad  del  Padre  y  lleva  a  cabo  sus  obras.  Al  “Anda”  del  Padre,  Jesús  se  asocia  y  nos  dice  a  cada  uno  de  nosotros  “Anda,  y  haz  tú  lo  mismo”    “Jesús   les   respondió:   «Os   lo   he   dicho,   y   no   creéis;   las   obras   que   yo   hago   en   nombre   de   mi  Padre,  esas  dan  testimonio  de  mí”  (Jn  10,25).  “Jesús   le   dijo:   «Yo   soy   la   resurrección   y   la   vida:   el   que   cree   en   mí,   aunque   haya   muerto,  vivirá;  26  y  el  que  está  vivo  y  cree  en  mí,  no  morirá  para  siempre”  (Jn  11,25).  Reflexión  “Al  unirse  a  Cristo,  el  Pueblo  de  la  nueva  Alianza,  lejos  de  encerrarse  en  sí  mismo,  se  convierte   en   “sacramento”   para   la   humanidad,   signo   e   instrumento   de   la   salvación  obrada   por   Cristo,   que   es   luz   del   mundo   y   sal   de   la   tierra   (cf.   Mt   5,   13-­‐‑16)   para   la  redención   de   todos.   La   misión   de   la   Iglesia   está   en   continuidad   con   la   de   Cristo:  “Como  el  Padre  me  ha  enviado,  así  también  os  envío  yo”  (Jn  20,21)  (Beato  Juan  Pablo  II).   22    
  23. 23. Meditemos  y  recemos  el  Salmo  61   Escucha, oh Dios, mi clamor, atiende a mi súplica. Te invoco desde el confín de la tierra con el corazón abatido: llévame a una roca inaccesible. Porque tú eres mi refugio y mi bastión contra el enemigo. Habitaré siempre en tu morada, refugiado al amparo de tus alas. Porque tú, oh Dios, escucharás mis votos y me darás la heredad de los que temen tu nombre. Añade días a los días del rey, que sus años alcancen varias generaciones; reine siempre en presencia de Dios: tu gracia y tu lealtad le hagan guardia. Yo cantaré salmos a tu nombre, e iré cumpliendo mis votos día tras día.  Oremos:  Jesús,  enviado  del  Padre,  escúchanos  Señor,  ayúdanos  a  llevar  al  mundo  la  misericordia  recibida  de  ti  y  que  cada  uno  de  nosotros  pueda  reconocerse  en  ella  como  hermano,  abrirse,  abrazarse;  oremos:     R/.  Jesús,  enviado  del  Padre,  escúchanos.  Señor,   el   dolor   y   el   sufrimiento   tienden   a   aislar,   a   romper   vínculos;   ayúdanos   a  encontrar  en  ti  la  vía  de  la  comunión  contigo  y  con  el  Padre,  en  el  gozo  del  Espíritu  Santo;  oremos.     R/.  Jesús,  enviado  del  Padre,  escúchanos.  Señor,  que  cuantos  participan  de  tu  sufrimiento  puedan  transformarlo  en  expansión  de  comunión  de  tu  Iglesia  santa;  oremos.     R/.  Jesús,  enviado  del  Padre,  escúchanos.  Señor,   en   tu   santa   resurrección,   danos   la   fuerza   de   compartir   contigo,   como   los  Apóstoles,  el  “pescado  asado”,  esdecir,  el  pan  de  la  vida  que  nos  abre  a  la  eternidad;  oremos.     R/.  Jesús,  enviado  del  Padre,  escúchanos.    Atraídos  por  la  sonrisa  de  Cristo  en  la  Cruz  Estaba   oscuro   alrededor   y   el   cuerpo   del   Señor,   todo   claridad,   casi   a   la   muerte,  jadeaba  dolorido.   23    
  24. 24. Un  débil  suspiro  salió  de  él:  “Señor,  Padre  mío,  ¿por  qué  me  has  abandonado?”  Un  rayo  invisible  traspasó  aquellas  tinieblas  hasta  el  corazón  de  Cristo:  la  respuesta  del  amor  del  Padre.  En  el  rostro  del  Señor  brilló  una  sonrisa  mientras  a  su  alrededor  echaba  raíces  la  vida:  los  enfermos  con  la  salud  recibían  el  don  de  la  sonrisa;  la  Madre  le  sonríe  y  Él  sonríe  a  la  Madre.  María  estaba  junto  a  él…  Después   la   mirada   se   le   iluminó   intensamente,   dio   un   potente   grito,   innumerables  hombres  aparecieron  a  su  alrededor.  Alentó  sobre  ellos  el  Espíritu  de  amor.  Sonrió  una  vez  más…  Reclinó  la  cabeza.  Había  muerto…   (Siervo  de  Dios  Guillermo  Giaquinta)    Amados  por  aquel  que  es  la  vida  “Viviréis, porque yo sigo viviendo”,   dice   Jesús   en   el   Evangelio   de   Juan   (14,19)   a   sus  discípulos,  esto  es  a  nosotros.  Nosotros  viviremos  mediante  la  comunión  existencial  con   Él,   mediante   el   estar   insertos   en   Él,   que   es   la   vida   misma.   La   vida   eterna,   la  inmortalidad   bienaventurada,   no   la   tenemos   por   nosotros   mismos   ni   la   tenemos   en  nosotros   mismos,   antes   al   contrario   mediante   una   relación   –mediante   la   comunión  existencial   con   Aquel   que   es   la   Verdad   y   el   Amor   y   que   es   eterno–   que   es   Dios  mismo.  La  mera  indestructibilidad  del  alma,  por  sí  sola,  no  podría  dar  un  sentido  a  una   vida   eterna,   no   podría   convertirla   en   una   vida   verdadera.   La   vida   nos   viene  dada  por  el  hecho  de  ser  amados  por  Aquel  que  es  la  Vida;  nos  viene  dada  por  vivir-­‐‑con  Él  y  por  amar-­‐‑con  Él.  Yo,  pero  ya  no  más  yo:  ésta  es  la  vía  de  la  cruz,  la  vía  que  “cruza”   una   existencia   encerrada   solamente   en   el   yo,   abriendo   de   esta   forma   el  camino  al  gozo  verdadero  y  duradero.  De  este  modo,  llenos  de  gozo,  podemos  cantar  junto  con  la  Iglesia  en  el  Exultet:  “Que  salte   de   alegría   el   coro   de   los   ángeles…   Que   goce   la   Tierra”.   La   resurrección   es   un  acontecimiento   cósmico,   que   abarca   cielo   y   tierra   y   los   asocia   el   uno   con   la   otra.   Y  nuevamente   con   el   Exultet   podemos   proclamar:   “Cristo,   tu   hijo   resucitado…   brilla  sereno  para  el  linaje  humano,  y  vive  y  reina  por  los  siglos  de  los  siglos”.  Amen.   (Benedicto  XVI)     24    
  25. 25. V I A   C R U C I S       Recorramos   el   camino   de   la   cruz   de   Cristo:  la  cruz  es  el  gran  “sí”  del  amor   de   Dios   por   el   hombre.   Que   nuestra   oración   sea   contemplación,   partici-­‐‑ pación,   expresión   de   amor,   súplica   y   agradecimiento.   La   contemplación   de   Cristo   en   nuestra   vida   no   nos   aleja   de   la  realidad,  más  bien  nos  hace  aún  más   partícipes   de   los   acontecimientos   humanos,   porque   el   Señor,   atrayén-­‐‑ donos   hacia   sí   en   la   oración,   nos   permite   hacernos   presentes   y   cercanos   a  todo  hermano  en  su  amor.   Cel.  Hermanos,  estamos  aquí  reunidos   para  recordar,  meditar  y  contemplar  el   momento   culminante   de   la   vida   terrena  de  Jesús:  los  sufrimientos  de  su   pasión  y  de  su  muerte  en  la  cruz.  Es  el   momento  propicio  para  adentrarnos  en   el  infinito  amor  de  Dios,  que  envió  a  su   Hijo   Jesús   para   la   salvación   y   la   santi-­‐‑ficación   de   los   hombres   y   de   cada   uno   de   nosotros.   Confiados   en   el   Padre,   que  ofreció  a  su  Hijo  por  nosotros,  y  sostenidos  por  el  Espíritu  Santo,  damos  comienzo  a  nuestra  oración.   A.  Padre  nuestro…  C.  En  el  nombre  del  Padre,  del  Hijo  y  del  Espíritu  Santo.   A.  Amén  C.   Oh   Cristo   crucificado,   danos   el   verdadero   conocimiento   de   Ti,   el   gozo   que  anhelamos,  el  amor  que  colme  nuestro  corazón  sediento  de  infinito.   (Benedicto  XVI)     25    
  26. 26. I  Estación:  Jesús  ora  en  el  huerto  de  Getsemaní     C.   Te   adoramos,   oh   Cristo,   y   te   bendecimos.   A.   Porque   con   Tu   santa   cruz   redimiste  al  mundo.     Del   Evangelio   según   San   Mateo   26,  37-­‐‑39     “Y   llevándose   a   Pedro   y   a   los   dos   hijos   de   Zebedeo,   empezó   a   sentir   tristeza   y   angustia.  Entonces   les   dijo:   «Mi   alma   está   triste   hasta   la   muerte;   quedaos   aquí   y   velad   conmigo».  Y   adelantándose   un   poco   cayó   rostro   en   tierra   y   oraba   diciendo:   «Padre   mío,   si   es   posible,   que  pase  de  mí  este  cáliz.  Pero  no  se   haga   como   yo   quiero,   sino   como   quieres  tú».”  Meditación    Es  hacia  ese  cáliz  hacia  el  que  Cristo  siente  un  rechazo  total:  si  es  posible,  Padre,  pase  de   mí   este   cáliz.   Es   la   sensibilidad   humana   la   que   se   rebela,   pero   su   voluntad   está  firme:   no   se   haga   mi   voluntad,   sino   la   tuya.   También   en   el   momento   crucial   del  rechazo,  cuando  humanamente  implora  para  que  el  cáliz  se  aleje,  repite:  “no  se  haga  mi   voluntad   sino   la   tuya”,   consciente   de   que   el   plan   del   Padre   es   un   designio   de  amor  y  de  redención  a  través  de  la  cruz.    M.   Estamos   ante   ti,   Jesús,   frágiles   y   asombrados   porque   aceptaste   la   voluntad   de  Dios  y  te  ofreciste  al  dolor.  Repitamos  juntos:  Señor,  ten  piedad  de  nosotros.  Cuando  no  acatamos  tu  voluntad,     R.  Señor,  ten  piedad  de  nosotros.  Cuando  no  logramos  compartir  el  sufrimiento  ajeno,   R.  Señor,  ten  piedad  de  nosotros.  Cuando  pensamos  demasiado  en  nuestras  exigencias,   R.  Señor,  ten  piedad  de  nosotros.  A.  Padre  nuestro…  Santa  Madre,  haced  que  las  llagas  del  Señor  queden  impresas  en  mi  corazón.   26    
  27. 27. II  Estación:    Jesús  es  flagelado  y  condenado  a  muerte,  toma  tu  cruz     C.   Te   adoramos,   oh   Cristo,   y   te   bendecimos.   A.   Porque   con   Tu   santa   cruz   redimiste  al  mundo.     Del  Evangelio  según  San  Mateo   27,  24-­‐‑26     “Al ver Pilato que todo era inútil y que, al contrario, se estaba formando un tumulto, tomó agua y se lavó las manos ante la gente, diciendo: «Soy inocente de esta sangre. ¡Allá vosotros!». 25 Todo el pueblo contestó: «¡Caiga su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos!». Entonces les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de azotarlo, lo entregó para que lo crucificaran”. .  Meditación    En  el  fondo  de  todo  está  el  amor  hacia  el  Padre  y  hacia  los  hermanos.  Cristo  sabe  que  a   los   hermanos   debe   darles   semejante   precio   de   salvación   y   de   ejemplo;   si   Él   no  hubiese   vivido   su   espiritualidad   de   la   cruz,   después   de   Él   los   hombres   no   habrían  tenido   el   valor   ni   la   fuerza   para   hacerlo.   Por   los   hermanos   Él   acepta   este   plan   de  salvación.    M.  Estamos  ante  ti,  Señor,  asustados  y    humillados.  Respondamos  a  cada  invocación:  Quédate  junto  a  nosotros,  Señor.  Por  quien  es  perseguido  a  causa  de  su  fe.   R.  Quédate  junto  a  nosotros,  Señor.  Por  el  enfermo  incurable.   R.  Quédate  junto  a  nosotros,  Señor.  Por  quien  acepta  compartir  el  dolor  ajeno.   R.  Quédate  junto  a  nosotros,  Señor.  A.  Padre  nuestro…  Santa  Madre,  haced  que  las  llagas  del  Señor  queden  impresas  en  mi  corazón.   27    
  28. 28. III  Estación:  Jesús  cae  por  primera  vez       C.   Te   adoramos,   oh   Cristo,   y   te   bendecimos.   A.   Porque   con   Tu   santa   cruz   redimiste  al  mundo.     Del   Evangelio   según   San   Lucas   9,23     “Si   alguno   quiere   venir   en   pos   de   mí,   que   se   niegue   a   sí   mismo,   tome   su  cruz  cada  día  y  me  siga”.       Meditación     Has   caído   en   el   polvo   por   nosotros,   Señor,   y   nosotros   al   caminar  no  nos  damos  cuenta  de  los   numerosos   tropiezos   que   encontramos:   superficialidad,   egoísmos,   resistencia   a  confiar  en  Ti  hasta  el  fondo.  Pero  Tú  sigues  hablando  de  amor,  de  verdadero  amor,  perenne,  amor  que  proviene  de  un  Dios  hecho  hombre  y  que  no  abandonará  nunca  a  sus  hijos.    M.  Estamos  ante  Ti,  Señor,  y  Te  contemplamos,  humillados,  mientras  desde  el  suelo  nos  miras  misericordioso.  Respondamos  a  cada  invocación:  Ayúdanos,  Señor.   R.  Ayúdanos,  Señor.  Para  que  podamos  tener  tus  mismos  sentimientos  de  bondad  y  misericordia.   R.  Ayúdanos,  Señor.  Para  que  podamos  evitar  todos  nuestros  tropiezos.   R.  Ayúdanos,  Señor.  Para  que  ayudemos  a  levantarse  al  hermano  que  ha  caído.   R.  Ayúdanos,  Señor.  A.  Padre  nuestro…  Santa  Madre,  haced  que  las  llagas  del  Señor  queden  impresas  en  mi  corazón.   28    
  29. 29. IV  Estación:  Jesús  se  encuentra  con  su  madre     C.   Te   adoramos,   oh   Cristo,   y   te   bendecimos.   A.   Porque   con   Tu   santa   cruz   redimiste  al  mundo.     Del   Evangelio   según   San   Lucas   2,  34-­‐‑35     “Simeón los bendijo y dijo a María, su madre: «Este ha sido puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; y será como un signo de contradicción —y a ti misma una espada te traspasará el alma—”.   Meditación     Miradas   intensas,   rápidas   como   el   latido   del   corazón,   miradas   como   relámpagos   de   un   amor  que  hiere  y  une.  En  el  camino  de  la  cruz,  Madre  e  Hijo  repiten  su  fiat…  Es  una  oferta  única,   lágrimas   y   sangre   surcan   el   cuerpo   de   la   Madre   y   del   Hijo.   En   una   única  mirada  se  condensa  todo  el  dolor  y  el  amor  del  mundo.    M.   Estamos   ante   Ti,   Jesús,   conmovidos   y   humillados,   por   un   amor   que   no   conoce  límites  y  que  pone  en  comunión  todo  dolor  materno.  Repitamos  juntos:  Escúchanos,  Señor.  Por  todas  las  madres  que  han  visto  morir  a  sus  hijos,  y  su  corazón  ha  sido  atravesado  por  la  espada  del  dolor,  oremos.   R.  Escúchanos,  Señor.  Por  todas  las  madres  que  han  asistido  al  extravío  moral  de  sus  hijos  por  la  droga,  o  que  han  despedazado  su  vida  en  el  asfalto  de  las  carreteras,  para  que  encuentren  la  esperanza  de  un  encuentro  con  ellos  en  la  eternidad,  oremos.   R.  Escúchanos,  Señor.  Por   todas   las   mujeres   a   las   que   la   enfermedad   ha   quitado   belleza,   para   que  encuentren  una  nueva  luz  en  el  fiat  de  María,  oremos.   R.  Escúchanos,  Señor.  A.    Ave  María…  Santa  Madre,  haced  que  las  llagas  del  Señor  queden  impresas  en  mi  corazón.   29    
  30. 30. V  Estación:  Jesús  es  ayudado  por  el  Cirineo     C.   Te   adoramos,   oh   Cristo,   y   te   bendecimos.   A.   Porque   con   Tu   santa   cruz   redimiste  al  mundo.     Del   Evangelio   según   San   Lucas   23,26     “Mientras   lo   conducían,   echaron   mano  de  un  cierto  Simón  de  Cirene,   que   volvía   del   campo,   y   le   cargaron   la  cruz,  para  que  la  llevase  detrás  de   Jesús”.     Meditación     El   verbo   llevar   es   empleado   con   sorprendente   frecuencia   en   las   Escrituras,   que   saben   expresar  con  esta  palabra  toda  la  obra  de  Jesucristo.  En  realidad  Él  llevaba  a  cuestas  nuestras  flaquezas,   había   cargado   con   nuestros   dolores…   El   castigo   que   nos   procuró   la   paz  cayó  sobre  Él  (Is  53,  4-­‐‑5).  Por  tanto  la  Biblia  puede  definir  también  toda  la  vida  del  cristiano  como  un  llevar  la  cruz.  Aquí  se  realiza  la  comunidad  del  cuerpo  de  Cristo,  la  comunidad  de  la  cruz,  en  la  que  debemos  experimentar  las  cargas  los  unos  de  los  otros.   Si   no   lo   hiciésemos,   no   seríamos   una   comunidad   cristiana.   Negándonos   a  llevarlas,  renegaríamos  de  la  ley  de  Cristo.    M.  Estamos  delante  de  Ti,  Señor,  humillados  pero  también  deseosos  de  llevar  contigo  la  cruz,  instrumento  de  salvación.  Repitamos  juntos:  Mantennos  firmes,  Señor.  En  ayudar  a  los  hermanos  que  sufren  a  descubrir  que  la  cruz  que  llevan  durante  un  trecho  del  camino  es  la  misma  de  la  que  Cristo  es  el  primer  portador.   R.  Mantennos  firmes,  Señor.  En  vivir  cotidianamente  nuestra  porción  de  cruz.   R.  Mantennos  firmes,  Señor.  En   ofrecer   nuestros   pequeños   sufrimientos   para   que   enriquezcan   la   santidad   de   la  Iglesia.   R.  Mantennos  firmes,  Señor.  A.  Padre  nuestro…  Santa  Madre,  haced  que  las  llagas  del  Señor  queden  impresas  en  mi  corazón.   30    

×