El surrealismo

459 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
459
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El surrealismo

  1. 1. El SurrealismoMovimiento literario y artístico, elitista y de izquierdas, que nació en Francia en 1924impulsado por André Breton. Este defendió en su Manifiesto la inconsciencia, el sueñoy la locura. Este movimiento estaba basado en la teoría del psicoanálisis de Freud.Pretende visualizar el inconsciente del individuo en su estado puro, esto es, despojadodel control que ejerce la razón y al margen de las represiones éticas y morales de losconvencionalismos sociales. Se propone pues, un arte basado en el inconsciente y elmundo de los sueños, fuera de toda preocupación estética y moral.En el arte surrealista el inconsciente se va a convertir en protagonista. En elinconsciente se piensa en imágenes y dado que el arte formula imágenes es el mediomás adecuado para emerger a la superficie los contenidos profundos del inconsciente.Si la realidad auténtica es la profunda, la que no se ve, ¿cómo hacerla surgir? ¿cómoliberarla? Un método consiste en dejarse llevar por aquello que nace de nuestro interiorsin aplicar ningún filtro, automáticamente (automatismo); el otro supone tratar dereproducir la arbitrariedad del sueño y del delirio.Los recursos utilizados presentan una cierta cohesión de escuela: animación de loinanimado, metamorfosis, aislamiento de fragmentos anatómicos, máquinas fantásticas,confrontación de cosas incongruentes, perspectivas vacías, creación evocativa del caos;a menudo, como referencia a sus raíces psicoanalíticas y a la importancia que elpsicoanálisis otorga a todas las dimensiones del sexo, se cultiva el tema erótico tratadode forma lúbrica (lujuriosa)La plástica surrealista no aporta un formalismo nuevo como las otras vanguardias. Elvocabulario del Surrealismo no es nuevo; lo novedoso es la síntesis y, sobre todo, lasemántica (el sentido o significación).Por tanto, el Surrealismo no posee unidad formal. Desde la figuración casi hiperrealista,hasta la influencia cubista o los límites de la abstracción, coinciden en él. Sin embargo,en su conjunto hay un elemento común: la perfección técnica y la minuciosaejecución, para poder exponer los sueños con claridad.Encontramos dos corrientes en el movimiento: el surrealismo del automatismoabstracto que inventa un universo personal y se deja llevar por lo que a cada pintor lesurge de dentro y el llamado surrealismo figurativo en el que se reconocen las formaspero fuera de su contexto real. Abstractos Figurativos Joan Miró Salvador Dalí Yves Tanguy René Magritte Óscar Dominguez Giorgio de ChiricoEl surrealismo se deshizo como movimiento en 1944, debido a la Segunda GuerraMundial, pero la tendencia surrealista se extendió por todo el mundo y aún hoysobrevive. En España los grandes pintores de nuestro siglo: Picasso, Dalí y Miró, hanparticipado del surrealismo.De la ruptura con la consciencia, el Surrealismo ha pasado con frecuencia a la rupturacon las convenciones sociales, de ahí que las excentricidades hayan sido unaconnotación de su historia.
  2. 2. Salvador Dalí (1904-1989). Su obra se pude resumir en surrealismo y provocación, semarchará de la escuela de Bellas Artes de Madrid por juzgar de incompetentes a susprofesores y ya en París se alista a la tendencia Surrealista (1929).Influido por Freud y por Jacques Lacan defendía que, al igual que cuando miras nubes ocualquier otro elemento del paisaje, reconoces formas fantásticas porque proyectasvisualmente tus delirios, de igual modo puedes pintar sin automatismos y reproducir tuspropias visiones u obsesiones con todo detalle y precisión.Es excepcional en sus calidades plásticas, de asombroso dibujo de influenciasrenacentistas y barrocas (confesaba su admiración por Rafael, Velázquez, Vermeer),con una luz limpia y transparente, esa luz nítida del Ampurdám. Pero esta capacidad lautiliza para desarrollar el llamado “método paranoico-crítico” Este método cogeelementos tomados de la realidad, otros también reales pero descontextualizados,modificados o deformados, y otros totalmente irreales, asociados en un contexto, en unambiente en el que nunca aparecen asociados en la realidad. Lo que siempre va a buscares la insólita asociación, el impacto visual que provoca al espectador y lo descoloca. Elsubconsciente, los sueños, la imaginación actúan sobre el pintor, que plasma sobre ellienzo esas imágenes soñadas en asociaciones insólitas e, incluso, delirantes.Algunos temas llegan a ser obsesivos, como las imágenes dobladas o las simbólicasasociadas al sexo.Dalí se sirvió de las teorías psicoanalíticas para plasmar su personalidad y susobsesiones: el complejo de Edipo, la megalomanía, la obsesión por Gala.Tras un momento de aprendizaje, los años 30 son su periodo más creativo con obrascomo El gran masturbador (1929), Persistencia de la Memoria, Premonición de laGuerra Civil (1936). Más adelante se tornará grandiosamente barroco y sus obras, LedaAtómica o el Cristo de San Juan de la Cruz imbuidas de un sentido del espacio y de lacomposición más clásica pero siempre inquietante. Dalí abandona prácticamente lapintura en 1982, al morir su musa y compañera, Gala Eluard. El gran masturbador, 1929 Premonición de la Guerra Civil, 1936 Leda Atómica.1949
  3. 3. A Joan Miró (1893-1983) podemos situarlo fuera del surrealismo figurativo yconsiderarlo representante genuino del surrealismo del automatismo (plasmar larealidad surgida del sueño), un lenguaje artístico cercano a la abstracción.Aportó una visión de su inconsciente mágica y lírica, llena de gran fantasía. Sobrefondos blancos o azules y con una gama de colores brillantes (amarillos, rojos, verdes,azules…) creaba en el espacio diferentes signos reconocibles, como estrellas, soles,gatos, peces, escaleras o insectos, con un fuerte contenido simbólico… que sirven desoporte a los mensajes del subconsciente.De lenguaje preciso y minucioso. Sus creaciones están formadas por asociacionesfantásticas, signos simbólicos, ondulaciones y curvas que imponen a su obra uncarácter rítmico y festivo. Carnaval del arlequín, 1924 La Masía, 1921-22
  4. 4. La persistencia de la memoria. Óleo sobre lienzo. 1931. Dimensiones: 24 x 33 cm.Museo de Arte Moderno de Nueva York.Estamos delante de un paisaje onírico. Parece una playa al anochecer. En primertérmino y en posición central, destaca una extraña figura: una cabeza blanda con unaenorme nariz, de larga y carnosa lengua que sale de ella, pero carece de boca. Su rarocuello se pierde en la oscuridad. Reposa dormida sobre la arena, ya que vemos cerradosu ojo, con unas enormes pestañas. Puede muy bien ser un autorretrato estilizado delpintor.Tiene encima un blando reloj de bolsillo. A la izquierda, sobre lo que parece una mesade madera rectangular, aunque incompleta, encontramos otros dos relojes: uno máspequeño, cerrado, sobre el que se apelotona una multitud de hormigas; el otro, enorme,blando y alabeado- con una mosca encima y marcando casi las siete horas- , se escurrepor el borde de la mesa. De ésta nace un árbol roto, con una sola rama sin hojas sobre laque hay un tercer reloj blando. Al fondo, iluminada fuertemente, vemos una calarecortada por acantilados rocosos. Una piedra redondeada proyecta su sombra sobre laarena de la playa, que está desierta. El mar se confunde casi con el cielo cubierto devaporosas nubes blancas.El dibujo tiene una enorme importancia en el cuadro. Es de líneas puras, muyacadémico. Los objetos están representados con exactitud y detallismo, pero susdimensiones no son reales y están deformados.La luz juega un gran papel. El cuadro está dividido en dos partes no simétricas: unatenebrista, en primer término, con un foco de luz a la derecha que ilumina suavementelos objetos, que proyectan sus sombras y se recortan en el espacio; y la otra, fuertementeiluminada, al fondo, con una luz muy blanca, irreal.El color es rico y variado. Predominan los tonos fríos (azules, grises, blancos), quecontrastan con los cálidos (ocres, marrones y amarillos).La composición está muy estudiada. Domina la línea horizontal del mar al fondo,remarcada por la luz, que divide el cuadro en dos mitades desiguales pero armoniosas.Se complementa con la horizontal de la rama seca del árbol, que con su tronco marca ala izquierda una vertical que equilibra la composición. Como elementos dinámicos, elpintor utiliza las líneas diagonales (mesa, cabeza) y las curvas (relojes, cabeza). Elcolor contribuye a lograr estos efectos, ya que los tonos cálidos nos acercan las formas,mientras que los fríos las alejan. La perspectiva tradicional existe, pero el espacioparece extraño. El punto de vista del espectador es alto, aunque no en todos los objetos.

×