La mujer
madura
por
Dra. Sonia Lorente
Parroquia de San Félix
Barcelona
26 mayo 2014
1
LA MUJER MADURA
De la menopausia se sabe mucho, y los medios de comunicación
nos bombardean con avisos e información sob...
2
Si la mujer no ha sabido expandirse antes de esta etapa como
madre, esposa, creativa…, si no ha cultivado antes el gozo ...
3
EL PROBLEMA DE LAS PASTILLAS
La mujer es lunática… ¡que no loca! Esto significa que es cíclica: se
mueve por ciclos luna...
4
EL CALDERO DE LA VIDA, SAGRADO
Hay culturas que valoran de forma especial la maternidad y el ciclo
de la vida. Voy a cit...
5
LA MENOPAUSIA
Menopausia significa, literalmente, cese del sangrado. En esta
época, se cierra el útero y la energía vita...
6
LA OSTEOPOROSIS TEMIDA
La osteoporosis es uno de los problemas más temidos en esta
etapa. Y no es exclusiva de la mujer,...
7
LAS PÉRDIDAS Y LOS EJERCICIOS PÉLVICOS
Otro problema, las pérdidas de orina y la incontinencia. En vez de
envolvernos en...
8
CIRCULACIÓN Y DIGESTIÓN
Otro problema de la menopausia es la microcirculación deficiente,
que provoca esas redes de capi...
9
LIBERAR LOS CENTROS VITALES
Además del sistema sanguíneo, tenemos el sistema linfático, muy
importante en la mujer. Acti...
10
LA ALEGRÍA Y LAS ABUELAS
Hay que trabajar la alegría vital. Desde los cincuenta hasta que te
vas de este mundo, ¿cómo e...
11
PREGUNTAS Y RESPUESTAS
―A las mujeres se nos recomiendan muchas pastillas y tomar
calcio para prevenir la osteoporosis....
12
La solución comienza por masticar bien, con calma, cada bocado de
alimento. Hay que saber posar el tenedor en el plato ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

La menopausia - charla 26 mayo 2014

1,151 views

Published on

La menopausia - conferencia de Sonia Lorente
Barcelona, 26 de mayo 2014

Published in: Healthcare
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,151
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
11
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La menopausia - charla 26 mayo 2014

  1. 1. La mujer madura por Dra. Sonia Lorente Parroquia de San Félix Barcelona 26 mayo 2014
  2. 2. 1 LA MUJER MADURA De la menopausia se sabe mucho, y los medios de comunicación nos bombardean con avisos e información sobre este periodo. Pero, ¿es todo cuanto dicen real o hay “síntomas fantasma” que nos inculcan para que consumamos ciertos productos? Lo que es natural a veces se nos presenta como algo patológico que hay que evitar. No entramos en la menopausia de golpe. Antes viene un periodo, el climaterio, entre los 42 y los 46 años. En esta fase se empiezan a dar algunos cambios físicos y emocionales, pero aún tenemos la regla y somos fértiles. ¿Qué sucede? Que por el estrés, los hábitos de vida y muchas veces por el tabaquismo se adelantan los cambios. La mujer no ha vivido de forma equilibrada y sufre molestias propias de la menopausia antes de tiempo. Pero esta etapa, vivida de forma natural, es maravillosa. La mujer, como la manzana madura, llega a su plenitud. Tiene madurez física, pero también madurez interna. Ha vivido mucho, ha pasado por circunstancias que la han hecho sentir y sentirse: unirse a una pareja, ser madre, en algunos casos romper e iniciar una nueva relación…, y toda su experiencia humana, familiar y profesional. Ahora, en el climaterio, la mujer sabe quién es y lo que quiere. Se está asentando por dentro, aunque físicamente sufra algunos cambios. RETRASOS Y DESEQUILIBRIOS Entre los 25 y los 35 años la mujer está en su edad de mayor fuerza física para tener hijos. Pero hoy la maternidad se da a edades cada vez más avanzadas, en las que ya no hay la misma energía. Muchas mujeres deciden formar un matrimonio y ser madres justamente cuando empieza el climaterio, pasados los cuarenta.
  3. 3. 2 Si la mujer no ha sabido expandirse antes de esta etapa como madre, esposa, creativa…, si no ha cultivado antes el gozo de vivir, hay algo que se ha perdido. El climaterio es un momento para mirar la vida en perspectiva, como desde una altura. Si la mujer no ha aprendido a cuidarse y a sentirse, ahora le costará más. Por eso puede sentirse triste, dudar, preguntarse si todo tiene sentido, experimentar cambios de humor, perder alegría… CAMBIOS FÍSICOS En el climaterio las glándulas del cuerpo cambian su actividad. Las hormonas femeninas ―los estrógenos― empiezan a decaer. Como son las hormonas responsables de la firmeza de los órganos sexuales, su disminución supone una caída del pecho y la vejiga, que comienzan a colgar y bajan. De ahí los problemas de retención de orina y la flaccidez de los pechos. En cambio, otra hormona, la progesterona, se mantiene durante un tiempo. Es la hormona que da calor y retiene las grasas, y de ahí vienen los típicos sofocos, el calor y la acumulación de grasa en algunas zonas. Si no se cuida la alimentación, el efecto de esta hormona se dispara y da síntomas muy acentuados. Otra hormona que también deja de segregarse es la prolactina, responsable de la sujeción del pecho y la producción de leche. Con la ovulación hay mucha producción de prolactina, el pecho sube y se hincha, en la menstruación, baja. La mujer tiene un aura energética muy poderosa en el pecho, algo que no posee el hombre. Allí se asientan las emociones y se proyecta su corazón. Por eso el abrazo de la mujer, cuando estrecha a alguien contra su pecho, puede curar y aliviar. Porque cuando abraza la mujer coge y acoge. De cómo nos hayamos nutrido y cuidado antes del climaterio dependerá cómo vivamos esta etapa.
  4. 4. 3 EL PROBLEMA DE LAS PASTILLAS La mujer es lunática… ¡que no loca! Esto significa que es cíclica: se mueve por ciclos lunares y esto hace que su temperamento cambie. Con el ciclo menstrual, la mujer recoge y suelta, sube y baja, como la marea; tiene picos y bajadas. Pero, ¿qué sucede? Muchas mujeres han pasado décadas tomando pastillas anticonceptivas. En realidad, ¡han estado siempre con una menopausia forzada! No ha habido en ellas ciclos, ni verdadera comunicación entre sus ovarios, su pecho y sus glándulas. No han tenido conciencia de sus cuerpos ni una verdadera menstruación, sino un pequeño sangrado mensual. De ahí que sus órganos acaben distrofiados y surjan quistes, miomas y otros problemas. Cuando llega el climaterio observamos ciertos cambios en la menstruación, que son naturales: la sangre puede ser más escasa o más abundante, y más oscura. Esto es debido a que el cuello del útero está más bajo, más abierto a la superficie y la sangre se oxida más, de ahí el cambio de color. También es natural la caída de los pechos ―del pecho manzana al pecho “pera”―, y los cambios de carácter. Todo esto es normal. SE CIERRA EL CICLO DE LA VIDA… PARA ABRIRSE OTRO El hombre siempre es fértil, hasta edades muy avanzadas. No se le mueren los espermatozoides, no se le seca ni se le encoge nada. A la mujer, en cambio, se le cierra el ciclo de la vida. Su matriz, “el caldero de la vida”, se encoge. Se mueren los óvulos; la regla, que nos acompaña unas 400 veces en la vida, nos abandona. ¿Por qué? Porque el ciclo de la vida, el hecho de dar a luz a otras vidas en nuestro cuerpo, supone un enorme desgaste energético. Cuando llega cierta edad, el cuerpo ya no tiene tanta fuerza y debe ahorrar energía, por esto cesa la menstruación y todo el proceso vital.
  5. 5. 4 EL CALDERO DE LA VIDA, SAGRADO Hay culturas que valoran de forma especial la maternidad y el ciclo de la vida. Voy a citar dos ejemplos maravillosos. Para la Medicina China la mujer recién parida debe ser cuidada con especial mimo, porque su energía para sostenerse ―que viene del riñón― se ha agotado durante el parto. En la cultura tradicional china, cuando una mujer da a luz, es cuidada y respetada por todas las mujeres de su entorno: familiares, vecinas… Se guarda la cuarentena del parto, es decir, que durante cuarenta días la mujer recién parida “no debe pisar el suelo”. Se la mima y agasaja, la cuidan, la lavan, le entregan al niño para que lo amamante. El parto supone un inmenso desgaste, y es hermoso ver cómo las mujeres se cuidan entre ellas. En la cultura tradicional hebrea la placenta es venerada como asiento de la vida. La placenta, realmente, es un músculo muy poderoso: contiene al niño que crece, con sus patadas, sus giros y sus empujones. Gracias a ella, no solo el niño es sostenido, sino que ningún órgano del cuerpo se desplaza. Los hebreos consideran que es fuente de vida y por eso, cuando la mujer pare, la placenta es venerada y entregada a la tierra. ¡Existen cementerios de placentas! Entre los animales mamíferos, muchos se la comen, pues es una fuente energética de alimento que les será necesaria para la crianza. Hoy, en los países industrializados, las placentas se usan para fabricar medicamentos y cosméticos. Nuestro útero, ¡es capaz de tanto! ¿Cómo nos despedimos de él cuando termina su etapa fértil? Agradezcamos lo que somos.
  6. 6. 5 LA MENOPAUSIA Menopausia significa, literalmente, cese del sangrado. En esta época, se cierra el útero y la energía vital se puede destinar a otras cosas. Ya no vivimos una interrupción cada mes, podemos disfrutar de las relaciones con nuestra pareja, podemos emprender nuevos proyectos. Si hemos tenido hijos en la edad adecuada, estos ya serán adolescentes o casi adultos. Seguimos siendo madres, pero estamos más liberadas. Hay muchos remedios naturales para algunas molestias propias de este periodo. Un síntoma frecuente es la sequedad de la piel, especialmente en torno a los órganos sexuales. Los labios de la vagina y el clítoris se encogen y pueden sufrir irritación. La solución: lavarse sin jabón ―los jabones son muy agresivos― y untarse la zona con aceite de trigo o de prímula. Con esto aliviaremos el picor y podremos gozar de unas relaciones íntimas satisfactorias. ¡Seguimos siendo mujeres! Es bueno que nos miremos desnudas, ante el espejo. Hay que enamorarse de todas las partes de nuestro cuerpo. Aceptarlo todo. Todo cae, sí… pero con armonía. Aprendamos a amarnos como somos, mujeres en evolución. No añoremos un pasado ideal. Podemos taparnos y decorarnos, pero lo importante es sentirse, y sentirse por dentro. Los anuncios publicitarios no nos ayudan. Nos hacen sentirnos enfermas y nos asaltan con sus ofertas: yogures con bífidus para la flora, compresas para las pérdidas leves, cremas para esto, pastillas para lo otro… De la compresa para la regla pasamos a la compresa para el pipí, ¡es como si quisieran tenernos a las mujeres siempre en pañales! En realidad, la mujer menopáusica, tal como dicen en la cultura china, es oro molido: una mujer más cooperadora, más espiritual, llena de experiencia y libertad. Cuando llegue a los setenta años, si ha vivido en plenitud, será todo esto y mucho más.
  7. 7. 6 LA OSTEOPOROSIS TEMIDA La osteoporosis es uno de los problemas más temidos en esta etapa. Y no es exclusiva de la mujer, los hombres también la padecen. Pero la verdad es que la osteoporosis solo se da en edades muy avanzadas, a partir de los setenta años, si el cuerpo no se ha cuidado bien. Muchas mujeres comienzan a medicarse y a tomar calcio para “prevenir”, cuando es totalmente innecesario. Veámoslo de otra manera. El tuétano, la médula de los huesos, es donde se almacenan las emociones profundas. ¿He sonreído y he vivido con alegría la primera etapa de mi vida? Si no es así, ¡va siendo hora de buscar alguien con quien reír! Alguna mujer amiga con quien aprender a disfrutar de la vida y compartir. ¿Qué hacen los medicamentos para la osteoporosis? En primer lugar, alteran el funcionamiento de la tiroides. Muchas mujeres terminan con esta glándula inflamada y tienen que acabar extirpándosela. En segundo lugar, los fármacos de calcio aspirados provocan pólipos nasales, que pueden ser cancerígenos. En tercer lugar, el calcio que se ingiere, si no se toma con fósforo y otros componentes, no se asimila, simplemente se elimina por la orina o se acumula. Si se acumula, forma calcificaciones en las articulaciones. También rompe el equilibrio químico que se da en el intercambio de nutrientes de la célula con el medio. Por tanto, la ingesta de calcio sin más provoca trastornos aún peores que los que quiere evitar. ¿Es necesario pasar por todo esto? No. No caigamos en la ley del miedo: voy a tomar esta medicina por si… para prevenir… Hay otros remedios. El hueso más fuerte, que se suele romper en la vejez, es el fémur, que se ensambla en la cadera. ¿Cómo fortalecerlo? Caminando y haciendo ejercicio. ¿Por qué no probáis la danza del vientre? O cualquier danza, al son de la música que os guste. Bailad y moveos. El ejercicio fortalecerá vuestros músculos y vuestra zona pélvica, movilizará y tonificará las caderas. Así se formará una faja muscular que sostendrá los huesos. Y además, haréis salud y os divertiréis.
  8. 8. 7 LAS PÉRDIDAS Y LOS EJERCICIOS PÉLVICOS Otro problema, las pérdidas de orina y la incontinencia. En vez de envolvernos en compresas y pañales, podemos evitarlas o minimizarlas. ¿Cómo? Con ejercicios hipopresivos. Consisten en tomar aire, apretar y soltar. Cuando vayáis a orinar, probad a contener la orina unos segundos, y luego soltad. Hacedlo varias veces, cada día. Sentid vuestra fuerza vital. Veréis cómo poco a poco vuestros órganos y músculos se fortalecen. Es importante reforzar nuestra zona vital interna. Si la mujer, que es receptora, recibe sin fuerzas, envejecerá mal. LA PIEL Y LA ALIMENTACIÓN Otra lucha de la mujer madura es su batalla contra las arrugas y la sequedad de piel. Se habla mucho de las coenzimas Q-10, presentes en muchos cosméticos. Estas coenzimas se pueden tomar con la alimentación. Una cara arrugada delata años de mala nutrición. ¿Qué alimentos contienen la coenzima Q-10 y mejoran la piel? La sardina, la caballa, las nueces, las semillas, el aceite de soja. También es importante tomar suficiente zinc y vitaminas del grupo B. La levadura de cerveza y los copos de avena nos lo aportarán en abundancia. El pan integral y los huevos ―pan con tortilla― son buenos para las enzimas y la salud de los órganos internos. La fruta, tomadla entera y con sus semillas, que contienen muchos oligoelementos esenciales. Tomad la sandía con sus pepitas, la pera, el kiwi… Menos las semillas de papaya, que son purgantes. Para tomar la fruta con piel, lavadla bien para eliminar restos de pesticidas. Aunque lo ideal sería tomar fruta ecológica. Un bol diario de cereales integrales mezclados nos aporta aminoácidos esenciales y es buenísimo para el sistema nervioso.
  9. 9. 8 CIRCULACIÓN Y DIGESTIÓN Otro problema de la menopausia es la microcirculación deficiente, que provoca esas redes de capilares, varices y venas hinchadas. Para esto son estupendos los cereales integrales. Para el dolor de articulaciones, el aceite de pescado es idóneo. El mejor es el de salmón. También son buenos los aceites de prímula y onagra. Otra fuente increíble de oxígeno y minerales ―entre ellos, el calcio― son las algas. En Occidente todavía no estamos acostumbrados a tomarlas con frecuencia, pero en Japón, donde se consumen habitualmente, las mujeres apenas presentan síntomas de la menopausia y no sufren osteoporosis. Los ácidos grasos omega 3 y 6 son buenos para fortalecer los huesos, la vista y el sistema nervioso. Se encuentran en abundancia en los aceites de pescado y en el lino, las semillas de calabaza y de girasol, el sésamo. Acostumbraos a espolvorear con estas semillas las ensaladas, las verduras, los purés… Aportan muchísimos nutrientes. Las enzimas digestivas también bajan en esta edad. Se pueden reforzar con alimentación adecuada. Lo ideal es tomar alimentos en su estado natural, vivo, lo menos procesados y cocinados posible. Es decir, frutas y verduras crudas o semi-cocidas, si puede ser ecológicas y de calidad para que tengan más nutrientes.
  10. 10. 9 LIBERAR LOS CENTROS VITALES Además del sistema sanguíneo, tenemos el sistema linfático, muy importante en la mujer. Activa el sistema inmune y hace un drenaje y limpieza de los espacios entre las células. Es necesario que la linfa circule libremente y los ganglios linfáticos, a la menor presión que reciben, se bloquean. En la ingle tenemos muchos ganglios que se ven comprimidos por bragas, medias, pantalones ajustados, fajas… ¡Esto bloquea la circulación linfática! Una sana costumbre es ir sin bragas cuando estás en casa. Al moverte y caminar harás un masaje en la zona inguinal que potenciará los órganos y la circulación linfática. Reactivarás los jugos del cuerpo, estos bajarán, caerán y humedecerán los órganos. Te sentirás viva y activa. Ya no serás una mujer “seca”, retraída, sin energía. Muchas mujeres recuperan el fluir interno y la fortaleza con solo dejar su cuerpo libre. Los dos centros vitales de la mujer, el pecho y la ingle, deben respetarse y cuidarse mucho. No son para oprimirlos con gomas y alambres. Pero, como vemos, la publicidad consumista quita vida a la mujer. Fijaos durante una semana en los anuncios dirigidos a las mujeres. No potencian lo que somos. Tenemos que vivirnos y mostrarnos con naturalidad. Recordad: la mujer piensa, siente y resiente. Piensa con la mente, siente con el corazón, resiente en el vientre.
  11. 11. 10 LA ALEGRÍA Y LAS ABUELAS Hay que trabajar la alegría vital. Desde los cincuenta hasta que te vas de este mundo, ¿cómo encaras tu vida? Las abuelas deben tener en cuenta una cosa: son acogedoras, miman, cuidan y aconsejan, pero no son madres. No están para controlar, velar y dar lo mismo que dieron cuando ejercieron su maternidad. Alerta: también necesitan su tiempo. Si hacen de mamás, pronto surgirá la angustia, el dolor y el cansancio. Irán de un dolor a otro, y caerán enfermas. A esta edad no pueden llenarse de ocupaciones sin más. Ahora la mujer puede hacer lo que quiera. Debe aprender a decir no y a poner sus límites. ORO LÍQUIDO Para una mujer es difícil envejecer sin amarse. Un hombre maduro, con canas, es “interesante”; una mujer anciana a menudo es considerada como un trasto viejo y es rehusada. Nadie nos enseña a amarnos… ¡así que hemos de empezar a aprender, hoy! En Japón a las mujeres mayores se las llama oro líquido. Se ha estudiado un fenómeno en la isla de Okinawa y se han recogido las conclusiones del estudio en un libro, La mujer longeva. En esta isla, casi todas las mujeres superan los cien años. ¿Por qué? En primer lugar, por la nutrición. Y después, porque pasan su vida siempre acompañadas de otras mujeres. No están solas, y lo que hay en su mente pasa a su cuerpo. Se asocian, comparten, se multiplican. Ríen, se ayudan, crecen juntas. En cambio, nuestra sociedad individualista nos controla, nos coloca y nos aísla. Pensad en ello. Buscad a otras mujeres amigas con quien reír, compartir y apoyarnos. Divertíos, disfrutad de la vida. La mujer madura es la mujer radiante, sabia, generadora de una gran energía que puede ofrecer a los demás.
  12. 12. 11 PREGUNTAS Y RESPUESTAS ―A las mujeres se nos recomiendan muchas pastillas y tomar calcio para prevenir la osteoporosis. ¿Es posible que todo sea por intereses de los laboratorios? ―Mucho calcio sin fósforo no se asimila bien. Alteramos la función celular y podemos llegar a provocar piedras en los riñones. Esto no funciona. Tampoco va bien tomar mucha leche. Para prevenir la osteoporosis lo ideal es comer bien, caminar y tomar calcio biodisponible, por ejemplo el que hay en el sésamo molido y en las algas. El calcio que no se absorbe se elimina o se acumula, generando otros problemas. Dar hormonas para atajar los síntomas de la menopausia tampoco es inocuo. Tienen muchos efectos secundarios: problemas cardiovasculares, infartos, cánceres. ―Sobre las pruebas médicas y ginecológicas. ¿Sabéis que una mamografía equivale a recibir 1500 radiografías? Para no hablar de la citología, que es un raspado agresivo del cuello uterino. Muchas pruebas son innecesarias, pero las mujeres se someten a ellas por el miedo que se les inculca. Hay alternativas, máquinas no radioactivas y otros medios de diagnóstico. En algunos lugares se están contratando personas ciegas para hacer palpaciones mamarias, porque con el tacto detectan de inmediato cualquier bulto con mucha más precisión que las máquinas. ―¿Qué pasa con los gases? Hay días que me levanto bien y cuando llega la tarde no puedo abrocharme el pantalón porque el vientre se hincha. Es un problema frecuente, pero no tiene que ver con las hormonas sino con la digestión. Está asociado a la vesícula y al hígado. Por algún motivo el hígado se calienta, segrega bilis sin que haya alimento en el estómago y esta va a parar al intestino, provocando una fermentación y gases.
  13. 13. 12 La solución comienza por masticar bien, con calma, cada bocado de alimento. Hay que saber posar el tenedor en el plato y saborear, ensalivar bien y tragar sin prisas. Hablar mientras comes también puede perjudicar. Los eructos son gases que salen por la boca, producto de una mala ingestión. Remedios fáciles: tomar por la mañana agua con una cucharada de aceite de oliva y el zumo de un pomelo, mejor aún con la pulpa. Comer los crudos al mediodía ―ensaladas―. Por la noche, comer fruta sola o comida suave, hervida. Esto ayuda a evitar la fermentación nocturna y los gases. ―Háblanos sobre el insomnio. El insomnio es producido por la subida de la hormona progesterona, la que da calor. Para combatirlo, podemos tomar jalea real, própolis y polen. Contienen fitohormonas potentes que regulan el sueño y el descanso. Estos productos es mejor tomarlos por la mañana a primera hora, pues son muy energéticos. Por la noche, tomad un par de cápsulas de triptófano, que es el aminoácido que ayuda producir serotonina, la hormona de la relajación. También ayudan las infusiones de lúpulo, azahar y la triple tila. Hazte tres tilas, sin miel, y tómalas a traguitos, durante el día, como si fuera un medicamento homeopático. Las semillas de amapola también son estupendas como sedantes. Puedes espolvorearlas sobre cualquier alimento. Finalmente, para mejorar la calidad de nuestro sueño es bueno revisar cómo vivimos y cómo gestionamos nuestro estrés. LIBRO RECOMENDADO Sano y salvo, del Doctor Juan Gervás y la Dra. Mercedes Pérez, es un libro que derrumba algunos mitos sobre la salud y desvela lo innecesarias que son muchas pruebas y tratamientos. Sus autores son dos médicos de prestigio, con carreras brillantes y una gran inquietud humanitaria. Aquí tienes un enlace para saber más. Lo puedes encontrar en la Casa del Libro.

×