Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Charla Sonia Lorente - El corazón (2)

441 views

Published on

Conferencia de salud - 23 noviembre 2015
Sonia Lorente

Published in: Healthcare
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Charla Sonia Lorente - El corazón (2)

  1. 1. El corazón por Sonia Lorente Barcelona 23 noviembre de 2015 Cuerpo, mente y emociones
  2. 2. 1 EL CORAZÓN, ASIENTO DE LA MENTE El corazón asienta la mente y los pensamientos. Si en el plano físico tiene dos protectores, el pericardio y el intestino delgado, en el plano mental es importante ver cómo reeducamos nuestra mente y nuestros sentimientos para que el corazón funcione bien. El corazón late: sin latido no hay vida. El latido puede acompasarse con el respirar. Una respiración agitada, acelerada, incompleta, es señal de que algo pasa. En cambio, una respiración calmada y profunda ayuda a armonizar el latido del corazón. SOMOS MÁS QUE CUERPO La persona es un todo con varias dimensiones. Poseemos un cuerpo, pero también una mente y un espíritu. Un buen latido del corazón revelará salud en estas tres dimensiones. Hemos de cuidar las tres: CUIDAR EL CUERPO Hoy vivimos a un ritmo acelerado. Todos corremos y nos cuidamos poco. Parece que nuestra vida es un continuo hacer, correr, producir. Incluso cuando queremos mantenernos en forma nos lanzamos a hacer deportes excesivos, que nos aceleran más, nos restan energía y nos agotan. Eso tampoco es bueno para el corazón. Persona cuerpo mente espíritu
  3. 3. 2 Tampoco nos alimentamos bien: no tomamos los nutrientes necesarios ni nos paramos a comer con calma y consciencia. ¿Desayunamos bien, parando, bendiciendo los alimentos, saboreando, para salir bien nutridos y fortalecidos al mundo? A mediodía, ¿masticamos nuestro almuerzo con calma, o engullimos rápido cualquier cosa para continuar trabajando? Por la noche, ¿cenamos temprano, frugal, para poder descansar bien, o nos vamos a la cama con el estómago repleto de comida que nos cuesta muchísimo de digerir? Esta forma de vida acelerada, sin consciencia, sin una buena nutrición, nos enferma y nos gasta, y va minando la energía del corazón. Y ¿qué sucede? Que el cuerpo sujeta la mente y el espíritu. Es la base, el fundamento. Un cuerpo cuidado equivale a una mente abierta, despierta, atenta. Observad qué ocurre cuando alguien tiene un accidente y cae en coma. Su cuerpo es mantenido de forma artificial, con máquinas, pues su corazón no funciona solo. Cuando esto ocurre, la consciencia, la mente, se va del cuerpo. Al recuperarse, la persona puede ser que haya olvidado cosas importantes, como quiénes son sus seres queridos, y otros conocimientos. En cambio, no ha olvidado cómo andar, comer, respirar… Las funciones orgánicas tienen memoria en el cuerpo, pero las mentales se pueden perder. Si ha habido un parón, una desconexión fuerte entre el cuerpo y la mente, no siempre se recupera, o tarda mucho en recobrarse. Cuidarse alimentación estrés ejercicio
  4. 4. 3 COHERENCIA CUERPO-MENTE-ESPÍRITU Esto nos habla de la importancia de mantener bien unidos cuerpo, mente y espíritu para mantener la identidad de la persona, sus relaciones, su afecto, su espíritu y su voluntad. La coherencia cuerpo-mente-espíritu es fundamental. Y esta coherencia se asienta en el corazón. Porque resulta que el corazón también tiene cerebro, ¡tenemos un cerebro emocional! El cerebro del corazón se ha descubierto y confirmado científicamente hace poco. Pero todas las culturas de la humanidad saben que el corazón es la sede de la máxima inteligencia. En el antiguo Egipto, la sabiduría estaba arraigada en el corazón, no en el cerebro. En Hawai, el corazón es el centro de la sabiduría. En el Cristianismo, Jesucristo es representado con un corazón ardiente y a veces lleno de espinas: significa que se puede amar, aunque haya sufrimiento. Buda enseñaba a sus seguidores que un corazón calmado ahuyenta el caos de la vida. En todas las culturas tradicionales el corazón prevalece como guía de la vida. cuerpo mente VIDA espíritu VIDA
  5. 5. 4 LA MENTE Nuestra cultura occidental ha puesto la mente en el centro de la vida. La razón, tan creativa, ha logrado tantos avances científicos y ha acumulado tanto conocimiento que le hemos dado la máxima prioridad. Y hemos olvidado el libro del corazón, la intuición. Vivimos en una era en la que la mente es el “número uno”. Internet ha permitido que todo el saber de la historia se recopile en pocos años, y no solo eso, sino que los conocimientos del mundo se multiplican y se amplían cada pocos meses. Jamás se ha conocido tal expansión de la mente y de la información. Pero, ¿qué sucede? Mi pensamiento produce emociones. Y estas emociones no siempre responden a lo que el corazón me dicta. Un exceso de información nos puede bloquear. Podemos perdernos en un mar de pensamientos y de información que no nos deja escuchar lo que dice el corazón. La mente es maravillosa pero debe estar en su lugar y no anular la energía y la sabiduría del corazón. De la misma manera que cuidamos el cuerpo con alimentos, sueño y respiración, hay que cuidar la mente. ¿Cómo? pensamiento emociones sentir MENTE
  6. 6. 5 CÓMO CUIDAR LA MENTE Las corrientes de la New Age han insistido mucho en la importancia del pensamiento positivo y las afirmaciones. Estas técnicas mentales son interesantes, pero no hay que obsesionarse con el pensamiento positivo. ¿Por qué a menudo esto no funciona? Porque de lo que se trata es de crear redes neurológicas nuevas. El cerebro está acostumbrado a pensar y actuar de una manera, y hay que enseñarle a crear conexiones nuevas. Esto no se hace pensando, sino actuando. Haz algo nuevo, algo positivo, que te siente bien, y esto creará nuevas conexiones en el cerebro. Haz, actúa: el cambio es el motor de la neuroplasticidad. Es decir, que actuando de otra manera enseñarás a tu cerebro a pensar y a sentir de otro modo. En cambio, solemos hacerlo al revés. Sentimos, damos importancia a nuestras emociones del momento y a nuestros pensamientos, repetidos una y otra vez. Nos centramos en lo negativo de siempre y esas convicciones se establecen como hábito, separándonos de nuestro espíritu y de nuestra voluntad. Si queremos una mente serena y positiva, hemos de adoptar unas prácticas diarias que nos hagan sentirnos bien, y perseverar en ellas. No se trata de repetir frases ni ideas, sino acciones. Adquiere un nuevo hábito. Llama a tus amigos, encuéntrate con ellos. Cuídate. Persevera en estas acciones positivas. Si lo haces de verdad, tu cuerpo se lo creerá y tu cerebro generará una nueva corriente. EL SILENCIO, NECESARIO Para conseguir una mente clara es necesario parar la actividad. Hay que detenerse y hacer silencio, a solas. Buda se retiró a meditar al bosque para conseguir la iluminación. Jesús se fue al desierto cuarenta días, a rezar a solas, antes de iniciar su vida pública. Hemos de parar si queremos sentirnos. La mente clara necesita
  7. 7. 6 calma. ¡Para y siéntete! Contempla lo que te rodea. Siéntete a ti mismo, vivo. Respira. No te llenes de tanta información y de pensamientos que te quitan la alegría. Un cuerpo sano y una mente clara favorecen un corazón bien asentado. LAS EMOCIONES En la Medicina Tradicional China se asocia cada órgano del cuerpo con una emoción. Esto tiene una base: cuando nos emocionamos, siempre hay una reacción física: podemos acalorarnos, se nos disparan los latidos del corazón, o bien nos encogemos y contenemos el aliento… También a nivel químico segregamos ciertas hormonas y sustancias que acompañan a las emociones y contribuyen a fijarlas. El corazón siempre se mueve, es caliente y se asocia al elemento fuego. La emoción propia del corazón es la alegría. Si no hay alegría, ¡el corazón se para! Veamos cómo las emociones asociadas a un órgano físico afectan al corazón. • miedo• tristeza • exceso de reflexión • ira HÍGADO BAZO RIÑÓNPULMÓN
  8. 8. 7 EL HÍGADO Y LA IRA El hígado se asocia con la ira. Ya vemos que quien se enfada mucho enrojece, se congestiona, se acalora. Es como echar demasiada leña al fuego: la ira asfixia el corazón. Quita vida. La frustración es la ira escondida; el enfado, en vez de estallar, se proyecta hacia adentro, contra uno mismo. Quien vive frustrado está enojado porque las cosas no son como querría. El corazón libre ama los cambios. El mejor antídoto para la ira es la aceptación: hay que aceptar las mutaciones de los tiempos, la evolución, las crisis y los imprevistos. No se trata de querer cambiarlo todo, sino de adaptarse. De lo contrario, el corazón estará encogido, acumulará calor coronario y dará vértigos, mareos, hipertensión, problemas en los ojos, pitidos en los oídos… Todo esto son síntomas de un corazón caliente y enrabiado. EL BAZO Y LA PREOCUPACIÓN El bazo alberga un exceso de reflexión. Es la actitud de aquellos que todo lo piensan mil veces, lo planean, lo viven por anticipado… No viven en el presente, sino en su mente. Esto es como quitar leña al fuego. Demasiado pensar roba fuerza al corazón. La persona así va lenta, falta de energía, cansada. El vientre se abulta, “embarazado de pensamientos”. ¿Os habéis sentido así alguna vez? Hay que aprender a ser flexibles, no preocuparse tanto con lo que pensamos y ocuparse más en vivir el momento presente, tal como viene. EL RIÑÓN Y EL MIEDO ¿Qué ocurre si le echamos agua al fuego? Echar agua al corazón es apagar su energía y su calor. El agua es el miedo, la emoción asociada al riñón. El miedo impide hacer planes y propuestas y lleva a la parálisis. Atención, porque hoy nuestra sociedad vive bajo el signo del miedo. Las noticias nos bombardean con atentados y sucesos que nos abruman, nos hacen sentir impotentes y nos
  9. 9. 8 quitan la energía para vivir. El impacto de tantas noticias ante las que no podemos hacer nada nos sabotea. Los medios rivalizan entre sí para ofrecer más información espantosa, porque saben que esto vende y así ganan audiencia. ¿A costa de qué? De privarnos de alegría y capacidad de acción. Sepamos cerrar la tele. Es bueno estar informado de lo que ocurre, especialmente de lo que pasa cerca de nosotros, para poder actuar, pero no nos saturemos de telediarios ni de crónicas de sucesos. Si hay que hacer recortes, hagámoslos de malas noticias. Recordad, el miedo paraliza el corazón. EL PULMÓN Y LA TRISTEZA El pulmón cargado lleva consigo la tristeza. Es como soplar al fuego: primero parece que lo aviva, pero si hay demasiado viento, termina apagándolo. La tristeza apaga el corazón. ¿Cómo respiramos? ¿Tenemos motivos, de verdad, para estar tan tristes? Si los tenemos, ¿podemos cambiar? ¿Hay algo que podamos hacer? Y si no, siempre podemos aceptarlo. La calma alivia la tristeza. La aceptación y amar los cambios propician un corazón en calma, armónico. Respirando el corazón se calma. Respirad hondo. ¿Habéis visto cómo en las salas de duelo, en las funerarias, la gente suspira y solloza? Después de soltar el aire, se sienten mejor. Respirar hondo, suspirar, llorar… todo esto libera y calma.
  10. 10. 9 ALEGRÍA, CALMA, GOZO ¿Queréis alegría? Los niños pequeños, siempre abiertos, siempre receptivos, desprenden alegría de forma natural. Son pura honestidad en el sentir. Buscad a los niños, pasad tiempo con ellos. El estado natural del corazón es la alegría. La calma también es imprescindible. La necesitamos a diario. Buscad, cada día, unos minutos para vosotros mismos. Que los demás nos vean retirarnos es muy educativo y enseñará al resto de la familia que es bueno hacer silencio. Así nuestros hijos y nietos también aprenderán. En esos minutos de silencio, respirad hondo, estad bien presentes, con vosotros mismos, sentíos y encontrad vuestra calma interior. Finalmente, el corazón es la casa del gozo. Gozo y alegría no son lo mismo. El gozo es más profundo que la alegría. Es la recreación: recrearme en aquello que me deleita. ¿Me recreo cada día, haciendo lo que más me gusta? ¿Dedico un tiempo a lo que me apasiona? Buscad aquello que os llene, que os haga felices, que os recree. Esto da vida al corazón, salud al cuerpo, apertura de mente y de espíritu. El gozo es una energía que se comparte, se engrandece y se expande con otros. El gozo no podemos guardárnoslo para nosotros, hay que compartirlo en grupo. Antiguamente los pueblos, las tribus, las familias, se unían en ocasiones especiales para hacer celebrar algo. Este es el sentido de la fiesta: compartir el gozo. En vuestro entorno, no dejéis de asociaros. Buscad vuestro grupo, vuestros amigos, vuestra tribu. Compartid vuestro gozo, lo que os gusta, lo que os llena. Somos seres comunitarios, hechos para la fiesta.
  11. 11. 10 RECAPITULANDO La mente se asienta en el corazón. Lo que pensamos y las emociones que producimos, todo esto genera redes neuronales en el cerebro. Actuando de manera distinta producimos neuroplasticidad: cambiamos las redes neuronales y asentamos otros pensamientos y emociones en el corazón. Hemos de cuidar el cuerpo físico porque es el que sostiene el espíritu. Somos cuerpo y somos energía, no podemos separarnos de esto. Nuestra energía vital es ascendente, sube en espiral por la columna vertebral, activando nuestros centros nerviosos. Todo ser consciente, con vida, con energía, posee esta “espiral de energía” que sube por su espalda. En las antiguas culturas se habla de ella en forma simbólica: la serpiente kundalini de la India, la serpiente que Moisés colocó en lo alto de un poste; la serpiente del dios griego de la salud, Esculapio, que hoy vemos en los logos de las farmacias... Hasta nuestro ADN tiene esta forma de espiral. La energía emergente es reconocida en todas las culturas. Se consolida cuando el niño deja de mamar y se pone en pie. Entonces empieza a caminar, mira el mundo y sabe lo que quiere. Finalmente, si queremos cuidar nuestro corazón y potenciar sus buenas emociones, busquemos la alegría, no olvidemos nuestras relaciones y no estemos lejos de los niños; cultivemos la calma con un tiempo de silencio a diario y practiquemos aquello que más nos apasiona, compartiendo nuestro gozo con los demás. Sonia Lorente Teruel Visita su página: www.sonialorente.org

×